Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como jovencitas

Masturbando a su alumna

Imagen
El reloj marcaba el final de la jornada escolar cuando las últimas luces del día se desvanecían en el horizonte. En una aula casi desierta, las sombras se alargaban y apenas se escuchaban los ecos de pasos apresurados en los pasillos. Ella, una joven estudiante de mirada traviesa y cabello oscuro, aguardaba al final del pasillo, con el corazón latiendo con una excitación que apenas podía contener. Su mirada desafiante se posaba en la puerta entreabierta del despacho del profesor, un hombre de mirada intensa y porte serio. El profesor, aún absorto en corregir algunos papeles, no se percató de su presencia hasta que ella se acercó con pasos decididos, interrumpiendo su concentración. Levantó la mirada, y sus ojos se encontraron en un instante cargado de complicidad y deseo velado. —Profesor —susurró ella con voz apenas audible, pero llena de determinación—, necesito su ayuda con la tarea. Él la observó con intensidad, sin apartar la mirada de sus ojos avispados. Una sonrisa fugaz se dibu

Pendeja escort infiel de 1.45m

Imagen
Bueno, un dia x por la tarde tenia ganas de detonarme una pendeja, buscco en la web una escort con esas caracteristicas, si usted es gatero sabra que no es facil ya que ponen fotos viejas o mienten con la edad etc, pero mi habil ojo de gatero ya esta entrenado y localizo a una con las caracteristicas que buscaba, pacto la hora para el encuentro, llego al domicilio y efectivamente mi ojo gatero dio en el blanco era una pendeja de 18 a 21 años aprox tatuada, con pircing etc, pero con una caracteristica q no me esperaba, es que la chica media los mismo que mide la cantante niki nikole 1.45 metros (no era enana jajaja), osea se notaba mucho y bueno yo quede reculando ya que no me gustan las chicas flaquitas con poco culo, pero se dio vuelta y pude ver que tenia un muy buen culo, entonces procedo para cerrar el acuerdo, bueno pactamos 1hora empieza a hacer el oral bien, se notaba que tenia xp ya que no te raspaba ni nada raro, procede a subirse para cabalgarme, y veo que le cuesta metersela

Isabella sumisa jovencita

Imagen
En un pequeño pueblo, vivía un hombre sabio y experimentado llamado Edward, quien había alcanzado la respetable edad de 80 años. A pesar de los años que habían pasado, su espíritu se mantenía vigoroso y su mente llena de curiosidad y deseos. Si bien su cabello plateado y su andar pausado delataban su edad, en su mirada aún brillaba la pasión por la vida. Una tarde de verano, mientras caminaba por el parque, Edward conoció a una joven artista llamada Isabella. Ella era una belleza en sus veintitantos años, con un espíritu libre y una sonrisa encantadora. Se sintieron atraídos mutuamente, a pesar de la diferencia de edad. Isabella admiraba la sabiduría y las experiencias de Edward, mientras que él quedó cautivado por la juventud y el talento artístico de Isabella. A medida que pasaban más tiempo juntos, la chispa entre ellos creció más fuerte. Un día, mientras compartían un café en la terraza de un pequeño café, Isabella acarició la mano temblorosa de Edward con ternura. "Eres fasci

El profe... (partido revancha)

Imagen
Después de dejarlo plantado para ir a consolar a Damián, le prometí al Profesor que lo iba a compensar. Así que a los pocos días reprogramamos nuestra cita y finalmente nos encontramos en la habitación de un hotel adyacente a la General Paz, un lugar que destilaba trampa y piratería por cada ladrillo. Me compré un conjunto de lencería, especial para la ocasión, por lo que luego de saludarnos con los besos y caricias de rigor, le dije que me espere en la cama, que tenía una sorpresa para él.  Voy al baño y me pongo el conjunto, un body de nailon, negro, transparente, con la entrepierna abierta.  Cuando vuelvo a la habitación, el Profe ya me está esperando en la cama, desnudo, meneándosela a conciencia.  Le desfilo por delante, exhibiéndome, con los pelos de la concha asomando por la abertura de la entrepierna, como si fuera un plumero. Me subo a la cama y gateando sexy y seductora, me acerco a aquello que late entre sus piernas. Cuando la suelta, la pija se le queda bien parada, exhibie

Mi alumna de 6to

Imagen
 Nuevamente me habian asignado como profesor de 6to año, cuestión que me trae muchos problemas ya que mi debilidad son las egresadas. Este año había decidido estar tranquilo, mis viajes anteriores y mis historias con otras alumnas me habían traído muchos problemas.  El primer día de clases ingresé al salón y supe que este año no iba a ser dintinto. En el aire se percibían las hormonas a mil, y al mirar, las polleritas cortas, las piernas suaves de cada pendeja, las tetas duras, todo eso me enloquecía así que en mi cabeza pensaba a cual me cogería este año. Buscando en las filas pude ver a una morocha, flaquita, hermosa. No parecía tener muchas tetas, pero al verla en el recreo me di cuenta el culo precioso que escondía detrás de su pollera escocesa. Para mi asombro se acercó a mi en el recreo y me dijo que le había gustado mi clase y que deseaba tomar clases particulares conmigo, le comente que se nos prohibía darle clases particulares a alumnas de la institución en donde trabajáramos.

La alumna puta 1

Imagen
Profesor Gerardo: Ceci, quiero que te arrodilles frente a mí, ahora mismo. Ceci: Sí, profesor Gerardo. se arrodilla obedientemente Profesor Gerardo: Muy bien, ahora quiero que te toques a ti misma, acaricia tu cuerpo siguiendo mis indicaciones. Ceci: con voz suave y sumisa Sí, profesor Gerardo. comienza a acariciarse lentamente Profesor Gerardo: Fantástico, Ceci. Continúa, pero hazlo más intensamente. Quiero que te entregues por completo a tus sensaciones. Ceci: susurra excitada Sí, profesor Gerardo. aumenta el ritmo de sus caricias Profesor Gerardo: Ahora, quiero que me brindes estimulación oral. Quiero sentir tu boca y tu lengua en mí. Profesor Gerardo: con voz profunda y dominante Ahora, quiero que me brindes estimulación oral. Quiero sentir tu boca y tu lengua en mí. Ceci: su respiración se acelera, pero obedece sin titubear Sí, profesor Gerardo. se arrodilla frente a él, sintiendo cómo la sumisión se apodera de su ser Profesor Gerardo: observándola con intensidad Muy bien, Ceci. C

Carla va al ginecologo

Imagen
  Carla, una joven de 18 años, espera ansiosa en la sala de espera del consultorio médico. Su vestido ajustado de color azul marino abraza sus curvas con elegancia y confianza. Mientras hojea una revista, su mirada se desvía hacia su reloj con impaciencia. Carla: (para sí misma) Espero que no tarde mucho. Esta molestia me está afectando demasiado. Finalmente, la puerta del consultorio se abre y el Dr. Martínez aparece, llamando su nombre. Carla se pone de pie, ajustando discretamente su vestido antes de acercarse al médico. Dr. Martínez: Hola, Carla. ¿Cómo te encuentras hoy? Carla: Hola, doctor Martínez. Bien, supongo. Vengo por un control de rutina, pero también quiero hablarle sobre algo que me preocupa. El médico asiente, invitándola a compartir sus preocupaciones sin juzgar. Carla: Últimamente he estado lidiando con un estreñimiento persistente. No puedo evitar sentirme incómoda y frustrada por esta situación. He probado diferentes remedios caseros y cambios en mi dieta, pero nada

Con mi mujer y una adolescente de 18 años

Imagen
Éste relato lo trajo uno de mis lectores recurrentes pensando que su historia podía ser un aporte digno de ser leído. Él solo quería que conozcan su historia, que es parte de la historia del amor de su vida, Sara, que aun continúa siendo su mujer el día de hoy, y dentro de esa empresa del amor que es su matrimonio, quiso dar a conocer algunas de las experiencias más calientes que vivió hace no mucho tiempo atrás. “Con Sara nos conocimos por Badoo, una app de citas similar a lo que hoy sería Tinder nos casamos hace siete años, y consecuentemente como dice el refrán “casado casa quiere”, compramos una vivienda con lo que habíamos ahorrado mientras estábamos de novios. No nos dio la nafta para comprar algo nuevo ni construir desde cero, pero encontramos una casa en buenas condiciones que había sido un hostel, así que le sobraban algunas habitaciones e incluso tenía una piecita en el fondo para guardar herramientas y maquinas. Me presento, soy Marco, me gusta mucho el sexo sadomasoquista d