Una mamada en las alturas



El vuelo transatlántico era suave hasta que una tormenta inesperada sacudió el avión. La tripulación, incluido el apuesto piloto Alex y la encantadora azafata Olivia, trabajaron incansablemente para calmar a los pasajeros. Mientras caminaban por el pasillo, sus miradas se encontraron en varias ocasiones, compartiendo sonrisas tranquilizadoras entre la tensión.


La tormenta finalmente pasó, pero el ambiente a bordo estaba cargado. Olivia, con su uniforme de azafata perfectamente ajustado, se acercó a Alex en la cabina del piloto para expresar su agradecimiento. Sus ojos chispeaban con una mezcla de alivio y complicidad mientras se sumergían en la conversación.


Olivia: Gracias por mantener la calma allá arriba. Realmente aprecio tu profesionalismo.


Alex: (sonríe) No hay problema, Olivia. Trabajamos mejor como equipo. ¿Te gustaría ver cómo funciona todo desde aquí?


Olivia asiente con entusiasmo y lo sigue a la cabina. La atmósfera cambia cuando entran en la sala iluminada por las luces tenues de la cabina y el destello de las estrellas a través de la ventana.


Olivia: (mirando alrededor) Nunca me canso de esta vista. Es... impresionante.


Alex: (cerrando la puerta) Sí, lo es. (se acerca) Pero hay algo aún más impresionante esta noche.


La complicidad entre ellos se intensifica mientras comparten historias personales sobre sus vidas. Alex, con su uniforme de piloto ajustado, se siente más accesible, y Olivia, con su elegante uniforme de azafata, irradia una sensualidad sutil.


Olivia: (riéndose) ¿Sabías que de niña soñaba con ser piloto?


Alex: (sonríe) No, pero ahora estoy agradecido por ese sueño infantil.


La tensión sexual aumenta con cada palabra compartida. Olivia se muerde el labio inferior, y Alex nota el gesto.


Alex: (acercándose) Parece que la tormenta no fue lo único que dejó chispas esta noche.


Olivia: (sonríe traviesa) Tal vez necesitemos investigar más a fondo.


 Sin decir nada, ella se arrodilló y deslizó la mano hacia la pantalón de Alex, arrancando su cinturón de seguridad antes de deslizarse hacia sus piernas.


Alex se volvió ligeramente para mirar a Olivia, pero ella le agarró la cara y le dijo en voz baja: "No hables. Esto es solo para ti".


Olivia se puso a trabajar, desabrochando el pantalón de Alex y sacando su erección. Le abrió la boca y le colocó su pene entre las labios, comenzando a lamerlo con pasión. Alex se asombró por la intensidad de la felación que recibía mientras volaba a más de 30.000 pies.


Olivia continuó lamiendo su pene con pasión, metiendoselo todo en la boca mientras Alex se deslizaba hacia el fondo del asiento para disfrutar de la sensación. Ella tomó todo de él, incluidos los olores y sabores únicos que solo se encuentran en un hombre excitatamente aroused.


Finalmente, Alex gritó y eyaculó en la boca de Olivia, quien lo tragó con gusto. Ella se mantuvo allí lamiendo cada gota hasta que estuviera completamente limpito antes de levantarse y arreglarse.


Alex se quedó impresionado por la habilidad y habilidad sexual de Olivia y se prometió que haria lo posible para que ella tambien viaje en su siguiente vuelo comercial.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Culona Vianey (Testigo de Jehova, Joven Casada Infiel)

Mi Primer Experiencia Pegging

Me follé a la novia de mi amigo por detrás