Sarah esclava anal



El año es 1730, y el hombre se llama Thomas. Él es un hombre de mediana edad, con cabello castaño y ojos azules profundos. Thomas es un hombre de negocios exitoso, pero también tiene una pasión oscura: la esclavitud sexual. Él ha estado buscando una esclava negra para satisfacer sus deseos más profundos, y finalmente ha encontrado lo que está buscando en el mercado de esclavos de la ciudad.


Thomas se encuentra con el vendedor de esclavos, un hombre grizzly con una barba larga y peluda. El vendedor le muestra a Thomas a una joven esclava negra llamada Sarah. Sarah es una mujer hermosa y deseable, con piel morena y ojos negros brillantes. Thomas se siente instantáneamente atrapado por ella y decide comprarla.


THOMAS: "Cuánto cuesta?"


VENDEDOR: "Seis cientos de dólares".


THOMAS: "Vaya bien, me lleva".


Thomas lleva a Sarah a su finca, donde se encuentra con una casa grande y lujosa. Sarah está vestida con un vestido largo y un velo que cubre su cabeza. Thomas le ordena que se desviste y se quede solo en la habitación. Sarah se obedece, despojándose lentamente hasta quedarse solo en sus prendas interiores. Thomas entra a la habitación, mirando a Sarah con una mirada seductora.


THOMAS: "Qué hermosa eres".


SARAH: "Gracias, señor".


THOMAS: "Me gusta tu cuerpo, Sarah. Me gusta todo sobre ti".


Thomas se acerca a Sarah, tocando sus pechos y sus cuartos inferiores. Sarah se siente asustada por la intensidad de su amo, pero también excitada por la idea de ser su esclava sexual. Thomas le ordena que se quede quieta mientras él la examina más detenidamente. Sarah obedece, sintiéndose vulnerable ante el poder de su amo.


THOMAS: "Tu ano me llama la atención, Sarah. Me gustaría verlo más cerca".

 Thomas se acerca a Sarah, tocando su ano con sus dedos. Sarah se siente asustada por la intensidad de su amo, pero también excitada por la idea de ser dilatada para recibirlo dentro de ella. Thomas comienza a insertar un dedo en el ano de Sarah, paulatinamente aumentando el tamaño hasta que ella se abre completamente. Sarah grita con dolor y sensación de abrumamiento, pero también siente una intensa sensación de excitación creciente. Thomas continúa dilatando el ano de Sarah con sus dedos, aplicando una presión constante y firme hasta que está lo suficientemente grande como para admitirlo dentro de ella. Sarah se siente más y más abierta y preparada para la penetración, sintiéndose completamente subordinada ante el poder de su amo. Thomas finalmente se retira sus dedos y se acerca a Sarah con su pene erecto. Sarah se siente asustada por la intensidad de su amo, pero también excitada por la idea de ser dilatada para recibirlo dentro de ella. Thomas entra lentamente en el ano de Sarah, sintiéndose cada pulgada del pene que introduce dentro de ella. Sarah grita con dolor y placer al mismo tiempo, sintiéndose completamente subordinada ante el poder de su amo. Thomas empieza a moverse más rápidamente, penetrando más profundamente en el ano de Sarah con cada movimiento. Sarah grita con dolor y placer al mismo tiempo, sintiéndose completamente satisfechos después del acto del sexo anal tan intenso como nunca antes experimentado por ellos dos. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Culona Vianey (Testigo de Jehova, Joven Casada Infiel)

Mi Primer Experiencia Pegging

Me follé a la novia de mi amigo por detrás