Nicky va al ginecologo

 



Nicky, una joven de 18 años con una belleza exótica, camina por los pasillos del consultorio médico con una mezcla de emoción y nerviosismo. Su cita con el ginecólogo es un paso importante en su cuidado de salud y bienestar. Con cada paso, siente cómo la anticipación se va apoderando de ella, pero también confía en que el médico la guiará y responderá a todas sus preguntas.


Al llegar a la recepción, es recibida por una amable enfermera que la saluda con una sonrisa cálida. Nicky se registra y toma asiento en la sala de espera, observando a las demás pacientes mientras espera su turno. El ambiente tranquilo y relajado del lugar la reconforta, y aprovecha ese momento para repasar las preguntas que tiene en mente.


Finalmente, es llamada por el nombre y se dirige hacia la consulta del ginecólogo. Cruza la puerta con determinación y se encuentra con el Dr. Martínez, un médico experimentado y comprensivo. Él la saluda amablemente y le invita a tomar asiento en frente de su escritorio.


Nicky se siente aliviada al ver la calidez en los ojos del doctor, lo que le da la confianza para expresar sus inquietudes abiertamente. Con una voz suave pero firme, comienza a compartir sus motivos de consulta y las razones por las cuales busca el asesoramiento de un ginecólogo.


El doctor Martínez escucha atentamente, brindando un ambiente de respeto y comprensión. Le hace preguntas adicionales para obtener más detalles y asegurarse de tener una imagen completa de la situación de Nicky. La joven se siente escuchada y valorada, lo que la tranquiliza aún más.


La parte más importante de esta visita es establecer una relación de confianza entre el médico y la paciente. Nicky se siente cómoda compartiendo sus preocupaciones íntimas con el doctor Martínez, sabiendo que está en buenas manos y que recibirá el mejor cuidado posible.


Nicky ingresa a la sala de examen y se encuentra con el Dr. Martínez, quien la saluda amablemente. El médico le indica que se prepare para el examen y le proporciona una bata de hospital para que se desvista.


Nicky se siente un poco nerviosa, pero confía en la profesionalidad del doctor y sabe que este examen es necesario para su salud. Con cuidado, se quita la ropa y se pone la bata, asegurándose de cubrirse adecuadamente.


El Dr. Martínez espera pacientemente mientras Nicky se desviste, asegurándose de que se sienta cómoda y respetando su privacidad en todo momento. Él entiende que puede resultar incómodo para ella y hace todo lo posible para crear un ambiente seguro y confiable.


Nicky se siente un poco nerviosa mientras se desviste y se coloca la bata de hospital. Su mente se llena de pensamientos y preguntas. Se pregunta si está haciendo lo correcto al someterse a este examen y si realmente es necesario.


A medida que se acomoda en la camilla, los pensamientos de Nicky se vuelven más introspectivos. Se pregunta si el examen será incómodo o doloroso, si encontrará algo preocupante o si todo saldrá bien. Intenta tranquilizarse recordando que está en manos de un profesional y que él velará por su bienestar.


El Dr. Martínez, con amabilidad y profesionalismo, se acerca a Nicky para realizar el examen de senos. Con manos expertas, examina cuidadosamente cada seno, palpando suavemente en busca de cualquier anomalía. Mientras realiza el examen, el médico le brinda palabras de aliento y le explica el proceso paso a paso.


Nicky se siente un poco tensa al principio, pero el trato respetuoso y compasivo del Dr. Martínez la ayuda a relajarse. Con cada movimiento, Nicky se concentra en su respiración, tratando de mantener la calma y confiar en que el médico detectará cualquier problema potencial.


A medida que el examen progresa, Nicky se siente aliviada al escuchar al Dr. Martínez decir que no encuentra ninguna anomalía en sus senos. Un suspiro de alivio escapa de sus labios, y una pequeña sonrisa se dibuja en su rostro. Sabe que es importante realizar este examen de manera regular para detectar cualquier cambio temprano y garantizar su salud a largo plazo.


Luego del examen de pezones, el Dr. Martínez procede al examen bimanual del abdomen y la vagina. Con cuidado y delicadeza, coloca sus manos sobre el abdomen de Nicky, palpando suavemente para evaluar el estado de los órganos internos. Nicky sigue las instrucciones del médico, relajándose y permitiendo que se realice el examen de manera adecuada.


A medida que el médico desliza sus manos hacia la parte inferior del abdomen, Nicky siente una sensación de presión suave pero reconfortante. Puede notar cómo el médico evalúa la forma, el tamaño y la textura de los órganos internos. Aunque puede sentir cierta incomodidad debido a la presión ejercida, comprende que es parte necesaria del examen para obtener una evaluación completa de su salud.


Después de evaluar el abdomen, el médico introduce suavemente uno o dos dedos en la vagina de Nicky para realizar un examen bimanual. Nicky se siente un poco tensa al inicio, pero el médico le brinda tranquilidad y le indica que se relaje para facilitar el examen. A medida que el médico realiza movimientos suaves y controlados, Nicky se concentra en su respiración y trata de mantenerse relajada.


Durante el examen bimanual, Nicky puede experimentar diferentes sensaciones a medida que los dedos del médico exploran su vagina. Puede sentir una ligera presión y una sensación de llenura. Aunque se siente un poco vulnerable en ese momento, confía en la experiencia y profesionalismo del médico, recordándose a sí misma que esto es parte de su cuidado de salud.


El Dr. Martínez concluye el examen bimanual, retirando cuidadosamente los dedos de la vagina de Nicky. Le informa que no ha detectado ninguna anormalidad y que todo parece estar en buen estado. Nicky se siente aliviada al escuchar las palabras del médico y agradece su atención cuidadosa durante el examen.


Con la parte bimanual completada, el Dr. Martínez se prepara para realizar el examen con el especulo. Nicky se recuesta en la camilla y se coloca en posición adecuada, asegurándose de estar lo más cómoda posible. El médico le explica el procedimiento y le asegura que estará atento a cualquier incomodidad que pueda experimentar.


Con cuidado, el Dr. Martínez introduce el especulo en la vagina de Nicky. A medida que se expande suavemente, Nicky puede sentir una sensación de presión y apertura. Aunque se siente un poco incómoda debido a la posición y la inserción del especulo, Nicky se concentra en su respiración para relajarse y permitir que el médico realice el examen de manera eficiente.


Una vez que el especulo está correctamente colocado, el Dr. Martínez utiliza una luz brillante para examinar el interior de la vagina y el cuello uterino de Nicky. Nicky se siente un poco expuesta y vulnerable en este momento, pero entiende que es una parte esencial del examen ginecológico para detectar cualquier anormalidad o signo de enfermedad.


A medida que el médico inspecciona cuidadosamente la zona, Nicky trata de mantenerse tranquila y confiar en el conocimiento y experiencia del médico. Sabe que este examen es crucial para su salud y bienestar, y está dispuesta a enfrentarlo con valentía y determinación.


Después de realizar una evaluación exhaustiva, el Dr. Martínez retira suavemente el especulo de la vagina de Nicky. Le informa que no ha encontrado ninguna anomalía y que todo parece estar en buen estado. Nicky suspira aliviada, sintiendo un peso levantado de sus hombros. Agradece al médico por su atención y cuidado durante el examen.



El Dr. Martínez se enfoca en examinar el clítoris de Nicky. Con cuidado y profesionalismo, el médico utiliza guantes estériles para explorar esta zona altamente sensible.


Nicky se siente un poco nerviosa, ya que sabe que esta parte del examen puede despertar sensaciones más íntimas y personales. Sin embargo, confía en la experiencia y habilidad del médico para llevar a cabo el examen de manera adecuada y respetuosa.


El Dr. Martínez comienza a realizar movimientos suaves y controlados alrededor del clítoris de Nicky. Nicky se encuentra inmersa en la sensación, percibiendo cómo su piel reacciona y se eriza ante cada estímulo. Una mezcla de nerviosismo y anticipación se apodera de ella, mientras experimenta sensaciones placenteras que se intensifican gradualmente.


El médico continúa con movimientos precisos, explorando el clítoris y sus alrededores. Nicky se siente cada vez más consciente de su propio cuerpo y de las sensaciones que surgen de esta estimulación. El placer y la excitación comienzan a fluir a través de ella, generando una respuesta fisiológica natural.


El Dr. Martínez: (con voz suave y tranquilizadora) Ahora, Nicky, voy a realizar una exploración en la zona del clítoris. Quiero que te relajes y te concentres en las sensaciones que experimentes. Si en algún momento sientes molestia o necesitas que detenga el examen, por favor avísame de inmediato, ¿de acuerdo?


Nicky asiente con la cabeza, sintiéndose un poco nerviosa pero confiando en las habilidades del médico. Cierra los ojos y se deja llevar por la situación, tratando de relajarse lo más posible.


Nicky: (susurra) Está bien, doctor. Estoy lista.


El Dr. Martínez: (coloca sus manos con cuidado) Comenzaré explorando suavemente los pliegues de piel alrededor del clítoris. Quiero que me digas si en algún momento sientes alguna molestia o incomodidad.


Nicky se prepara para las sensaciones que están por venir, consciente de que el examen es necesario para su salud. A medida que el médico realiza movimientos suaves y controlados alrededor de su clítoris, Nicky siente una oleada de cosquilleo y sensibilidad recorrer su cuerpo.


Nicky: (con voz temblorosa) Wow... Siento cómo mi cuerpo responde a cada toque suyo. Es como si mi clítoris estuviera despertando y volviéndose más sensible.


El Dr. Martínez: (con delicadeza) Es completamente normal, Nicky. El clítoris es una zona muy sensible y reacciona ante la estimulación. Mi objetivo es evaluar su respuesta y asegurarme de que todo esté funcionando correctamente.


Nicky se deja llevar por las sensaciones, permitiendo que el placer y la excitación se apoderen de ella. Los movimientos expertos del médico hacen que su clítoris se vuelva más erecto y sensible con cada toque.


Nicky: (susurra) Oh... Esto se siente increíble. Nunca había experimentado algo así antes. Es como si mi cuerpo estuviera despertando a nuevas sensaciones.


El Dr. Martínez: (con tranquilidad) Es importante que te sientas cómoda y segura durante el examen. Estoy aquí para responder a tus preguntas y asegurarme de que entiendas todo lo que está sucediendo.


Nicky asiente, totalmente inmersa en las sensaciones que su cuerpo está experimentando. Se concentra en cada movimiento del médico, sintiendo cómo su clítoris se vuelve más sensible y receptivo.


Nicky: (con voz entrecortada) No puedo evitar sentirme excitada. Cada toque suyo despierta nuevas sensaciones en mi cuerpo.


El Dr. Martínez: (con calma) Es normal que experimentes excitación durante la estimulación del clítoris. Recuerda que esto es parte del examen y estamos evaluando tu salud íntima en general.


Nicky asiente, sintiendo cómo su respiración se vuelve más agitada y su corazón late con intensidad. Su cuerpo está reaccionando de manera natural y no puede evitar dejarse llevar por las sensaciones placenteras que surgen de la estimulación íntima.


Nicky: (con voz temblorosa) Estoy tratando de mantener la calma, doctor, pero es difícil. Cada movimiento suyo aumenta mi excitación. Nunca había experimentado algo así antes.


El Dr. Martínez: Entiendo, Nicky. Estoy aquí para guiarte y asegurarme de que te sientas cómoda en todo momento. Es importante recordar que este es un examen médico y nuestro objetivo principal es evaluar tu salud íntima. Permíteme continuar con cuidado para asegurarnos de obtener los resultados necesarios.


Nicky se aferra a la camilla, sintiendo cómo las sensaciones se intensifican con cada toque del médico. Su mente está llena de pensamientos y emociones encontradas, pero confía en que el Dr. Martínez sabe lo que está haciendo y está comprometido con su bienestar.


Nicky: (susurrando) Está bien, doctor. Confío en usted. Por favor, continúe.


El Dr. Martínez continúa con su examen, manteniendo un enfoque profesional y delicado mientras explora los contornos sensibles de Nicky. A medida que las sensaciones se intensifican, Nicky se sumerge por completo en el momento, dejando que su cuerpo responda de manera natural y disfrutando de la oleada de placer que recorre cada fibra de su ser.


Nicky se sumerge en el momento, permitiendo que las sensaciones se apoderen de ella. Cierra los ojos y se concentra en las caricias expertas del médico, sintiendo cómo su cuerpo se despierta y se conecta con una profunda sensualidad. Cada toque, cada movimiento, alimenta su deseo y desencadena una oleada de placer que la hace gemir suavemente.


Nicky: (jadeando) Doctor... por favor, continúe. Siento... siento una conexión única con mi cuerpo.


El Dr. Martínez: (con voz suave) Estoy aquí para guiarte en este proceso, Nicky. Tómate tu tiempo y siéntete libre de expresar cualquier sensación o inquietud que tengas.


Nicky se entrega por completo a las sensaciones, dejando que el placer fluya a través de cada fibra de su ser. El examen se convierte en un viaje de descubrimiento y autoexploración, permitiéndole conectarse de manera profunda con su cuerpo y sus deseos más íntimos. En ese momento, Nicky se siente viva y empoderada, abrazando su sensualidad y disfrutando del regalo de la propia sexualidad.


AAAAAAHHHHHHHHHH!!!!


Después de experimentar un intenso orgasmo involuntario, Nicky se queda sin aliento, su cuerpo temblando suavemente por la intensidad del placer. Su mente está llena de pensamientos y emociones encontradas mientras trata de procesar lo que acaba de experimentar.


Nicky se siente abrumada por la intensidad de las sensaciones y la liberación de energía que ha experimentado. Está sorprendida de cómo su cuerpo ha respondido de forma tan poderosa y visceral a la estimulación. Se siente orgullosa de sí misma por permitirse explorar y disfrutar de su sexualidad de una manera tan profunda.

El Dr. Martínez se acerca a Nicky con una expresión seria y profesional. Ha llegado el momento de realizar el examen rectal para completar la evaluación médica.


Dr. Martínez: Nicky, ahora necesito realizar un examen rectal para evaluar la salud de tu recto y glándula prostática. Es una parte importante de la evaluación y nos ayudará a obtener una imagen completa de tu bienestar.


Nicky se siente un poco nerviosa ante la perspectiva del examen rectal, pero confía en la experiencia y profesionalismo del Dr. Martínez.


Nicky: Entiendo, doctor. Sé que es necesario para obtener una evaluación completa de mi salud. Estoy lista.


El médico prepara el equipo necesario y explica cuidadosamente cada paso del procedimiento a medida que avanza.


Dr. Martínez: Primero, te pediré que te coloques en una posición adecuada para realizar el examen. Puedes inclinarte hacia adelante y apoyarte en la camilla.


Nicky sigue las instrucciones y se posiciona de manera adecuada, sintiendo una mezcla de nerviosismo y confianza.


Dr. Martínez: Ahora aplicaré un poco de lubricante en el guante para facilitar la inserción. Sentirás una leve presión a medida que introduzco suavemente mi dedo en el recto para examinar la zona.


Nicky respira hondo mientras el médico realiza el examen. Aunque se siente un poco incómoda, intenta mantenerse relajada y confiar en el proceso.


Nicky: (susurrando) Está bien, doctor. Estoy tratando de relajarme y confiar en su experiencia.


El Dr. Martínez continúa con el examen rectal de manera cuidadosa y profesional. A medida que avanza, le explica a Nicky lo que está haciendo y por qué es importante.


Dr. Martínez: Estoy evaluando la textura, tamaño y consistencia de tu recto y glándula prostática. Es un proceso rápido pero crucial para identificar cualquier anomalía o irregularidad.


Nicky asiente, tratando de mantenerse calmada mientras el examen continúa. Aunque se siente un poco invadida, sabe que es un procedimiento médico necesario.



Nicky cierra los ojos y se concentra en su respiración, tratando de relajar su cuerpo mientras el Dr. Martínez realiza el examen con cuidado y profesionalismo. Aunque puede sentir una sensación de presión y algo de incomodidad, se esfuerza por mantener la calma y confiar en que el procedimiento será rápido y seguro.


Nicky: (susurrando) Respiro profundo... Confío en el proceso.


Nicky cierra los ojos y se toma un momento para concentrarse en su respiración. Inhalando lentamente, llena sus pulmones de aire fresco, tratando de calmar los nervios que aún la invaden. Exhala suavemente, dejando escapar cualquier tensión que pueda haber en su cuerpo. A medida que su respiración se vuelve más profunda y rítmica, una sensación de calma comienza a envolverla.


Nicky: (susurrando) Confío en el proceso... Confío en el Dr. Martínez.


Mientras repite estas palabras en su mente, Nicky se esfuerza por recordar que está en manos de un profesional médico que busca su bienestar. Sabe que el examen rectal es un procedimiento necesario y confía en que el Dr. Martínez lo llevará a cabo de manera segura y delicada.


Nicky: (susurrando) Confío en mi cuerpo... Confío en que puedo manejarlo.


Se repite a sí misma que su cuerpo es fuerte y capaz de enfrentar cualquier situación. A medida que su confianza crece, una sensación de empoderamiento comienza a surgir dentro de ella. Sabe que está tomando el control de su salud y que este examen es un paso importante en ese camino.


Nicky: (susurrando) Respiro profundo... Me entrego al proceso.


Inhala profundamente una vez más, permitiendo que el aire lleno de calma y confianza llene todo su ser. Con cada exhalación, su cuerpo se relaja un poco más. Siente que está lista para enfrentar el examen rectal con una mente abierta y una actitud valiente.


Nicky: (susurrando) Estoy lista... Estoy lista para lo que venga.


El Dr. Martínez: (con voz tranquilizadora) Estoy aquí para brindarte la mejor atención médica posible, Nicky. Voy a utilizar un espéculo para realizar el examen rectal, es una parte importante de la evaluación para asegurarnos de tu salud.


Nicky: (asiente, tratando de mantener la calma) Entiendo, doctor. Confío en su criterio y sé que está haciendo lo mejor para cuidar de mí.


El Dr. Martínez: (con voz tranquilizadora) Voy a utilizar un espéculo para realizar el examen rectal, Nicky. Es un instrumento médico diseñado para ayudarnos a evaluar la salud de tu recto y colon. Es una parte importante del proceso de diagnóstico para asegurarnos de que todo esté en orden.


Nicky: (asiente, con cierta aprensión) Entiendo, doctor. Confío en su criterio y sé que está haciendo lo mejor para cuidar de mi salud.


El médico toma el espéculo y lo prepara adecuadamente, asegurándose de que esté limpio y lubricado para facilitar la inserción. Nicky se prepara mentalmente, recordándose a sí misma que este examen es necesario para su bienestar y que el Dr. Martínez está allí para ayudarla.


Nicky: (con voz temblorosa) Está bien, doctor. Haré lo que sea necesario. Por favor, hágalo con cuidado.


El Dr. Martínez: (con calma) Por supuesto, Nicky. Haré todo lo posible para que te sientas cómoda durante el procedimiento. Recuerda que estoy aquí para cuidar de ti.


Con manos expertas, el médico comienza a insertar el espéculo suavemente en el recto de Nicky. La joven se concentra en su respiración, intentando relajarse y permitir que el procedimiento se realice sin dificultad.


Nicky: (susurrando para sí misma) Respira profundo, Nicky. Confía en el proceso. Está bien.


El espéculo se abre lentamente, permitiendo al Dr. Martínez examinar el interior del recto de Nicky de manera cuidadosa y detallada. Aunque se siente un poco incómoda, Nicky se recuerda a sí misma que esto es parte de su cuidado médico y que está en manos expertas.


El Dr. Martínez: (observando y evaluando) Todo parece estar en orden, Nicky. No veo ninguna anomalía o problema que deba preocuparte. Estás haciendo un buen trabajo, manteniéndote tranquila.


Nicky: (suspirando aliviada) Gracias, doctor. Me alegra saber que todo parece estar bien. Aprecio su cuidado y profesionalismo durante todo el procedimiento.


El médico retira suavemente el espéculo y lo coloca en un recipiente especial para su posterior limpieza. Nicky siente una sensación de alivio al darse cuenta de que el examen rectal ha llegado a su fin.

El Dr. Martínez: (con una sonrisa tranquilizadora) Muy bien, Nicky. Hemos terminado con el examen rectal. Ahora aplicaré suavemente la crema antihemorroidal para que pueda comenzar a sentir alivio.


Nicky asiente, agradecida de que el procedimiento haya llegado a su fin. Ella se relaja un poco más mientras el médico toma una pequeña cantidad de crema en sus dedos y la aplica con delicadeza en el área afectada alrededor del ano de Nicky.


Nicky: (suspira aliviada) Gracias, doctor. Estoy segura de que esta crema me ayudará a sentirme mejor.


El Dr. Martínez: De nada, Nicky. Esta crema te ayudará a reducir la inflamación y aliviará cualquier molestia que puedas estar experimentando. Recuerda aplicarla según las indicaciones y mantener una buena higiene en el área.


Nicky: Lo tendré en cuenta, doctor. Aprecio mucho su cuidado y profesionalismo durante todo el examen.


El Dr. Martínez: Es mi deber, Nicky. Si tienes alguna pregunta o inquietud, no dudes en contactarme. Estoy aquí para ayudarte en tu proceso de recuperación.


Con el examen rectal y la aplicación de la crema antihemorroidal completados, Nicky se siente aliviada y agradecida por la atención médica que ha recibido. Ahora, sabe que puede seguir las instrucciones del médico para aliviar cualquier molestia y comenzar su camino hacia una mejor salud.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Culona Vianey (Testigo de Jehova, Joven Casada Infiel)

Mi Primer Experiencia Pegging

Me follé a la novia de mi amigo por detrás