Secretaria sumisa





German llegó a la oficina temprano por la mañana, con una mirada decidida en sus ojos. Caminó con confianza hacia su despacho, donde Flor, su sumisa secretaria, lo esperaba con anticipación. Al entrar, sus ojos se encontraron y Flor supo inmediatamente que comenzaba un intenso dia laboral.




"Florencia, quítate la ropa y permanece desnuda mientras trabajas en tu escritorio", ordenó German con voz autoritaria.




Flor, sin dudarlo, comenzó a despojarse de su ropa lentamente, dejándola caer al suelo con gracia. Con movimientos gráciles, desabrochó el botón de su blusa lentamente, dejando al descubierto suaves curvas y una delicada piel que anhelaba ser tocada. El tejido de la blusa cayó suavemente por sus brazos, revelando su figura curvilínea y sensual, decorada con un delicado sujetador de encaje negro que realzaba aún más su busto.




Deslizó las manos por sus caderas, desabrochando lentamente el cierre de su falda, permitiendo que se deslizara por sus piernas hasta caer al suelo. Quedó en pie únicamente con su lencería, sintiéndose vulnerable y expuesta ante la mirada de su jefe. Cada prenda que caía aumentaba su excitación y la sensación de entrega total.




Con manos temblorosas, desabrochó el broche de su sujetador, liberando sus pechos y dejando que se balancearan ligeramente. La tela cayó al suelo, revelando sus pezones erectos y sensibles, listos para recibir las caricias y los azotes de German. Su respiración se volvió más intensa mientras su cuerpo se llenaba de anticipación y deseo.




Finalmente, se despojó de su última prenda, su ropa interior, dejando al descubierto su intimidad y desnudez completa. Flor se encontraba ahora totalmente expuesta, sintiendo la mirada ardiente de German recorriendo cada centímetro de su piel. Sus mejillas se ruborizaron, pero su excitación no hacía más que crecer.




Cada prenda que había caído al suelo simbolizaba su entrega total y sumisión ante su jefe. La vulnerabilidad y la exposición la llenaban de un éxtasis indescriptible, mientras sus sentidos se agudizaban y se sumergía más profundamente en su papel de sumisa.


Sin nada más que su piel desnuda, Flor se sentó en su silla de escritorio, adoptando una postura erguida y elegante. German observaba con satisfacción cómo su sumisa se preparaba para cumplir sus deseos.




Luego, German decidió añadir un poco de picante a la situación. "Ve a la sala de descanso y tráeme una taza de café negro bien caliente. Quiero que lo sirvas personalmente", expresó con una sonrisa dominante. Flor se levantó de su escritorio y, obedeciendo las órdenes de su jefe, caminó hacia la sala de descanso. 




Flor sintió un cosquilleo de excitación recorrer su cuerpo cuando escuchó la orden de German. Sabía que obedecerle era parte fundamental de su juego de sumisión y que complacerlo en cada deseo era su mayor satisfacción. Con una mirada llena de sumisión, asintió ante la orden y se puso en movimiento hacia la sala de descanso.




Mientras caminaba por el pasillo, podía sentir la suave brisa acariciar su piel desnuda, recordándole su estado de vulnerabilidad y entrega. Cada paso resonaba en el silencio de la oficina, aumentando aún más su excitación. Llegó a la sala de descanso y se dirigió hacia la cafetera, lista para preparar el café negro bien caliente que su jefe deseaba.




Flor tomó la taza entre sus manos, sintiendo el calor penetrante a través de la cerámica. Inhaló profundamente el aroma tentador del café recién hecho, mientras su mente se llenaba de imágenes de servir personalmente a su jefe. Con paso cauteloso, se dirigió de regreso a la oficina de German, llevando consigo la taza de café.




Al entrar en la oficina, encontró a German sentado detrás de su escritorio, esperándola con una expresión de dominio en su rostro. Colocó la taza de café frente a él, con manos temblorosas pero firmes, sin atreverse a hacer contacto visual directo. Sabía que debía esperar sus siguientes instrucciones.




"Flor, arrodíllate frente a mí y mantén la taza cerca de tus labios, pero no la bebas", ordenó German con voz ronca y dominante. Flor obedeció de inmediato, dejando que sus rodillas tocaran el suelo, sintiendo el frío de la superficie a través de su piel desnuda. Mantuvo la taza de café cerca de sus labios, sintiendo el calor emanar de ella, pero resistiendo el impulso de tomar un sorbo.




Los ojos de German se clavaron en ella, observándola con una mezcla de deseo y satisfacción. "Así es, Flor. Siempre lista para satisfacer mis deseos", susurró, acariciando suavemente el rostro de Flor con la punta de sus dedos.




Flor podía sentir cómo su excitación crecía con cada segundo que pasaba arrodillada ante su jefe. La combinación de vulnerabilidad y sumisión se entrelazaba en su interior, envolviéndola en una sensación abrumadora de placer. Estaba completamente entregada a él, dispuesta a cumplir sus órdenes y a experimentar los límites del placer.




La tensión en la habitación era palpable mientras Flor se mantenía en posición, esperando las siguientes órdenes de German. Cada momento que pasaba aumentaba su anticipación y su deseo de satisfacerlo plenamente. Sabía que, bajo su dominio, experimentarían un nivel de conexión íntima y excitación que solo ellos entendían.




La mirada de German se llenó de satisfacción mientras tomaba la taza de café caliente. Observó a Flor, que permanecía desnuda frente a él, lista para cumplir cualquier otra orden que le diera.




Después de un breve momento de disfrute, German decidió enfocarse en los asuntos laborales. "Flor, quiero que prepares el informe para la reunión de mañana y lo tengas listo en una hora", indicó, recordándole que también existían responsabilidades laborales.




Flor asintió con sumisión, comprendiendo que incluso en medio de su juego erótico, su amo también esperaba que cumpliera con sus tareas laborales. A pesar de su excitación y entrega, siempre había un equilibrio entre el placer y las responsabilidades.




Se puso de pie frente a su escritorio y se acercó a German, aún desnuda y sintiéndose vulnerable. "Por supuesto, señor", respondió en un tono suave pero obediente. La dualidad de su sumisión se entrelazaba con su profesionalismo, creando una dinámica única entre ellos.




Flor se alejó de German y se sentó detrás de su escritorio. Su cuerpo seguía vibrando con la excitación que inundaba cada fibra de su ser, pero también se enfocó en la tarea que le había sido encomendada. Sabía que debía demostrar su eficiencia y dedicación.




Concentrada, comenzó a organizar sus pensamientos y a recopilar la información necesaria para el informe. Las teclas del teclado resonaban en la habitación mientras sus dedos ágiles danzaban sobre ellas, materializando sus ideas en palabras escritas. Mientras trabajaba, ocasionalmente levantaba la mirada hacia German, quien la observaba con una mezcla de admiración y dominio.




El tiempo pasaba rápidamente, pero Flor estaba decidida a cumplir la orden de su jefe. Se sumergió por completo en la tarea, aprovechando la energía erótica que aún ardía en su interior para potenciar su enfoque y productividad.




Después de una hora intensa de trabajo, Flor terminó el informe y lo revisó minuciosamente para asegurarse de su precisión. Estaba satisfecha con su desempeño, sabiendo que había cumplido tanto con las expectativas laborales como con las eróticas de su jefe.




Se acercó a German, con el informe en sus manos, y se lo entregó con una reverencia suave. "Aquí está el informe, señor. Espero que cumpla con sus expectativas", dijo, con la voz ligeramente temblorosa debido a la excitación que todavía la recorría.




German tomó el informe y lo examinó detenidamente. Una sonrisa de aprobación se dibujó en su rostro. "Buen trabajo, Flor. Siempre te superas a ti misma", elogió, reafirmando su dominio y su satisfacción con su sumisa.




Flor se llenó de orgullo y gratitud al recibir el reconocimiento de su amo. Sabía que su entrega y dedicación eran valoradas, tanto en el ámbito erótico como en el laboral. Sentirse apreciada y amada en todas sus facetas era lo que alimentaba su conexión especial.




El deseo sexual continuaba, aún palpable en el aire. German y Flor se sumergieron nuevamente en la intensidad y el éxtasis, pero ahora con la satisfacción de haber cumplido con sus responsabilidades profesionales. Juntos, explorarían los límites de su deseo y seguirían fortaleciendo su conexión única, alimentada por la confianza, el respeto y el amor mutuo.




Luego de haber cumplido con las tareas laborales, German decidió llevar el juego de dominación y sumisión a un nivel más íntimo. Miró fijamente a Flor, cuyo cuerpo aún se estremecía con el recuerdo de sus órdenes anteriores.




"Flor, quiero que te prepares adecuadamente para mí", dijo German con voz firme y dominante. "Ve al cajón del escritorio y trae el lubricante anal que tenemos reservado especialmente para estas ocasiones".




Flor asintió y se levantó de su silla, sintiendo la excitación aumentar con cada palabra de su jefe. Abrió el cajón del escritorio y encontró el lubricante anal, una señal clara de que su juego tomaría un camino más exploratorio y erótico. Tomó el frasco en sus manos y volvió junto a German, manteniendo la mirada baja en señal de sumisión.




"Arrodíllate frente a mí", ordenó German, mientras acariciaba suavemente su mejilla. Flor obedeció de inmediato, hundiéndose de rodillas frente a su amo. El corazón le latía con fuerza, mezclando nerviosismo y deseo en una explosión de sensaciones.




"Ahora, toma una cantidad generosa de lubricante y comienza a acariciar tu entrada anal", ordenó German en un tono grave y controlador. "Ve despacio, asegúrate de prepararte adecuadamente".




Flor tomó el frasco de lubricante entre sus manos temblorosas y vertió una cantidad generosa sobre sus dedos. Con movimientos suaves y cuidadosos, comenzó a acariciar la zona alrededor de su ano, dejando que el lubricante se deslice lentamente. Cada toque provocaba una mezcla de placer y anticipación, mientras su cuerpo se preparaba para la próxima fase de su juego.




"Recuerda, Flor, la comunicación es fundamental", recordó German con voz serena. "Si en algún momento sientes incomodidad o necesitas que paremos, debes decírmelo de inmediato. Tu placer y bienestar son mi prioridad".




Flor asintió, agradecida por la consideración de su amo hacia su seguridad y confort. Sentía una confianza absoluta en él y sabía que podía expresar sus límites sin temor alguno. Con cada caricia, su cuerpo se relajaba y se entregaba aún más a la experiencia compartida.




"Flor, estás haciendo un buen trabajo hasta ahora", respondió German con voz firme y dominante. "Ahora, quiero que comiences a introducirte un dedo en el ano. Ve despacio y escucha tu cuerpo, comunicándome cualquier señal de incomodidad".




Flor asintió, sintiendo la mezcla de nerviosismo y excitación recorrer su cuerpo. Tomó un poco más de lubricante en sus dedos y comenzó a acariciar suavemente la entrada de su ano, permitiendo que el lubricante se deslice y prepare el camino para su exploración.




Con cada movimiento, Flor se sumergía más en el placer y en la experiencia de ser guiada por su jefe. Sentía cómo su cuerpo respondía, abriéndose y dilatándose gradualmente ante la estimulación.




"Muy bien, Flor", elogió German. "Ahora, agrega otro dedo. Quiero que te acostumbres a la sensación de estar completamente llena y abierta para mí".




Flor siguió las órdenes de German, introduciendo con cuidado un segundo dedo en su ano, sintiendo cómo la presión aumentaba y su excitación se intensificaba. Su mente se enfocaba en las sensaciones, en cada movimiento y en la conexión que existía entre ella y su jefe.




A medida que se dilataba, Flor notó cómo el placer se mezclaba con una creciente sensación de entrega y sumisión. Cada movimiento y cada instrucción de German la acercaban más a un estado de éxtasis y completa rendición.




"Flor, continúa dilatándote mientras me miras", ordenó German, su voz llena de dominio. "Quiero que veas cómo me excitas, cómo tu obediencia y sumisión alimentan mi deseo por ti".




Flor obedeció, manteniendo la mirada fija en los ojos de German mientras seguía dilatándose con sus dedos. La conexión entre ellos era palpable, una danza erótica en la que sus deseos y límites se entrelazaban en perfecta armonía.




La excitación estaba en su punto más álgido, y Flor sabía que estaba lista para dar el siguiente paso en su exploración erótica junto a su jefe. 








La excitación palpable en el aire creaba una atmósfera eléctrica entre Flor y German. Ambos estaban dispuestos a llevar su juego de dominación y sumisión a un nivel más profundo y exploratorio.




Flor, aún con los dedos introducidos en su ano, miró a German con una mezcla de deseo y sumisión. Sabía que estaba lista para experimentar una nueva forma de placer, una entrega total a su jefe.




"Amo, deseo entregarme completamente a ti", susurró Flor con voz entrecortada, dejando en claro su anhelo de llevar el juego a un nivel más íntimo y desafiante.




German se acercó a ella lentamente, su mirada llena de deseo y dominio. Sus manos acariciaron suavemente el rostro de Flor, transmitiendo calma y confianza.




"Flor, te admiro por tu entrega y valentía", expresó German con voz profunda y seductora. "Estoy aquí para guiarte y cuidarte en cada paso del camino. Si en algún momento necesitas detenernos o si algo no se siente bien, solo tienes que decírmelo. Tu placer y bienestar son mi prioridad".




Flor asintió, sintiendo una mezcla de confianza y excitación ante las palabras de su jefe. Estaba lista para dejarse llevar y explorar los límites de su propio placer en sus manos expertas.




"Jefe, le entrego mi cuerpo y mi confianza", respondió Flor con voz firme, su mirada fija en la suya. "Hagame tuya, lléneme a donde quiera".




Un brillo de satisfacción y dominio iluminó los ojos de German mientras admiraba la entrega total de Flor. Sabía que estaban a punto de experimentar una conexión intensa y única, llevando su fantasía a un nivel completamente nuevo.




"Flor, ven conmigo", ordenó German con voz autoritaria, tomando suavemente su mano y conduciéndola hacia un rincón apartado de la sala. Había preparado un lugar especial para llevar a cabo esta nueva fase de su juego.




En ese rincón, se encontraba un cómodo sofá tapizado en terciopelo negro. German indicó a Flor que se recostara boca arriba, sus piernas abiertas y expuestas. Flor obedeció sin vacilar, sintiéndose vulnerable y ansiosa por las emociones que estaban por venir.




German se arrodilló entre las piernas de Flor, su mirada ardiente y llena de deseo. Lentamente, comenzó a acariciar suavemente sus muslos, ascendiendo hasta llegar a la zona íntima que había sido preparada con sumo cuidado.




"Flor, relájate y disfruta del placer que te voy a dar", susurró German con voz seductora, sintiendo cómo la tensión y el deseo crecían en la habitación.




La excitación era palpable mientras German comenzaba a explorar el cuerpo de Flor, sus dedos expertos acariciando y estimulando sus zonas más sensibles. Cada toque, cada movimiento, era una danza sensual que los envolvía en un torbellino de pasión y entrega.




Flor cerró los ojos, entregándose por completo a las sensaciones que recorrían su cuerpo. La dilatación anal que había comenzado previamente se volvía más intensa a medida que German exploraba suavemente su entrada con uno de sus dedos lubricados. Cada roce y presión desataban oleadas de placer en Flor, quien se abandonaba por completo a la experiencia.




German, atento a las reacciones de Flor, ajustaba la intensidad de sus movimientos, llevándola al límite sin traspasar sus límites. Su dominio y control se manifestaban en cada gesto, en cada caricia, creando una conexión profunda entre ambos.




Flor gemía en respuesta al placer que se intensificaba, sintiendo cómo su cuerpo se entregaba al éxtasis que German le proporcionaba. La combinación de la dilatación anal y la estimulación de otras zonas erógenas la llevaba a un estado de excitación sin igual.




Con su mano libre, German acariciaba el cuerpo de Flor, sus pechos, su abdomen, sus muslos, mientras mantenía un ritmo constante en la dilatación anal. El deseo entre ellos crecía, alimentado por la confianza y la entrega mutua.




"Jefe, lo necesito", susurró Flor entre jadeos, expresando su anhelo por más, por ir más allá en su exploración conjunta.




German comprendió su deseo y decidió llevarla aún más lejos. Con delicadeza, añadió un segundo dedo, incrementando la sensación de plenitud y llevando a Flor a nuevas alturas de placer.




La dilatación anal combinada con las caricias y la atención de German despertaron en Flor un fuego interior incontrolable. Sus movimientos se volvieron más frenéticos, buscando cada vez más profundidad y conexión.




German sonrió satisfecho al escuchar las palabras de Flor, sabiendo que su sumisa deseaba ir más allá en su juego de dominación y sumisión. Sus ojos brillaron con una mezcla de deseo y devoción mientras acariciaba suavemente el rostro de Flor.




"Flor, eres una sumisa excepcional y estoy encantado de poder explorar juntos nuevos horizontes", respondió German con voz firme pero cariñosa. "Permíteme llevarte al siguiente nivel, donde la penetración se convierte en una experiencia de entrega y placer absoluto".




Flor asintió, su mirada llena de confianza y excitación. Su cuerpo anhelaba la conexión íntima con su amo, confiando plenamente en él para guiarla en este nuevo territorio.




German tomó un pequeño frasco de lubricante, asegurándose de que todo estuviera listo para una experiencia segura y placentera. Con manos expertas, aplicó una generosa cantidad de lubricante en su miembro, asegurándose de cubrirlo completamente.




"Flor, mi amor, quiero que te relajes y te entregues por completo a mí", dijo German con dulzura, acariciando suavemente su espalda para infundirle calma y confianza. "Voy a penetrarte, pero siempre estaré atento a tus reacciones y te escucharé en todo momento".




Flor asintió, sintiendo una mezcla de nerviosismo y excitación mientras se preparaba para recibir a su jefe dentro de ella. Se acomodó en el sofá, abriendo sus piernas y ofreciéndose a él con total entrega.




German se acercó lentamente, guiando su miembro hacia la entrada deseosa de Flor. Con cuidado y delicadeza, comenzó a penetrarla lentamente, permitiendo que su cuerpo se adaptara gradualmente a su presencia.




Flor soltó un gemido mezcla de dolor y placer, sintiendo cómo cada centímetro de él la llenaba. La sensación era intensa y abrumadora, pero el amor y la confianza que compartían les permitía explorar nuevas formas de placer juntos.




German se detuvo un momento, permitiendo que Flor se acostumbrara a la sensación de plenitud. La abrazó, susurrándole palabras de aliento y asegurándole que estaba ahí para cuidarla.




Poco a poco, comenzó a moverse en un ritmo lento y cauteloso, guiado por las reacciones y los suspiros de Flor. Cada embestida era una sinfonía de sensaciones, llevándolos a ambos hacia el clímax de su conexión y deseo.




Flor se abandonó por completo al placer que fluía a través de su cuerpo. Sus gemidos se mezclaban con los susurros de German, formando una melodía de entrega y éxtasis.




La penetración se convirtió en una danza apasionada y sincronizada entre ellos. Los límites entre el dolor y el placer se difuminaron, dejando solo espacio para la entrega mutua y la exploración de un placer compartido.




German y Flor se sumergieron en una sinergia de movimientos y sensaciones, llevándolos a un estado de éxtasis compartido. Cada embestida era un encuentro de dos almas que se entregaban por completo el uno al otro.




Flor, entregada a su rol de sumisa, sentía cómo su cuerpo se estremecía con cada embestida de su amo. Cada sensación, cada roce, cada penetración era una fusión de dolor y placer que la transportaba a un lugar de completa rendición.




Los gemidos de Flor se mezclaban con los gruñidos guturales de German, alimentando aún más la pasión y el fuego que ardía entre ellos. El ritmo se aceleraba, y el placer se intensificaba con cada embestida profunda y controlada.




"Jefe, sí", susurró Flor entre jadeos. "Eres mi dueño, mi guía, mi todo. Tómame, hazme tuya".




Las palabras de Flor avivaron la llama de la dominación de German, impulsándolo a llevarla al límite de su entrega. Sus embestidas se volvieron más rápidas y enérgicas, llevándolos a ambos a las alturas del placer.




Los cuerpos sudorosos se movían en perfecta armonía, una danza de deseo y pasión desenfrenada. Cada movimiento de German dentro de Flor era una afirmación de su control y dominio, y cada respuesta de ella era una rendición total a su voluntad.




El éxtasis los envolvió en una explosión de sensaciones. Flor se aferró a German, su cuerpo temblando en un orgasmo abrumador. Sus gemidos se mezclaron con los gruñidos guturales de él, mientras su liberación se entrelazaba en una cascada de placer compartido.




Cuando finalmente alcanzaron el clímax, permanecieron abrazados, recuperándose del éxtasis y disfrutando de la intimidad compartida. La respiración entrecortada y los latidos acelerados de sus corazones eran el testimonio del vínculo profundo que habían creado a través de su exploración sexual.




Flor, envuelta en una mezcla de agotamiento y satisfacción, contempló a su jefe con ojos llenos de gratitud. Cada encuentro les había llevado a un nivel más profundo de conexión y exploración, y ella se sentía agradecida por tener a alguien tan atento y respetuoso a su lado.




"Jefe, gracias", susurró Flor con voz suave pero llena de emoción. "Gracias por guiarme en este viaje de autodescubrimiento y placer. Eres el jefe que siempre soñé tener".




German sonrió con ternura y acarició el rostro de Flor con suavidad. "Flor, mi dulce sumisa, no hay mayor placer para mí que verte disfrutar y encontrar satisfacción en nuestras experiencias juntos. Eres mi mayor tesoro y siempre estaré aquí para guiarte y cuidarte en cada paso del camino".




Flor se acurrucó junto a su amo, sintiendo su cálido abrazo envolviéndola. En ese momento, no había dudas ni inseguridades, solo una conexión profunda y un amor mutuo que trascendía las barreras convencionales.




Con el corazón lleno de gratitud y la mente repleta de nuevas posibilidades, Flor se entregó al descanso, sabiendo que el próximo capítulo de su viaje estaba por venir. Juntos, seguirían explorando los rincones más íntimos de su deseo, siempre apoyados en el amor y el respeto mutuo que les unía.




Y así, en ese remanso de paz y satisfacción, Flor y German descansaron, sabiendo que su relación era un vínculo único y poderoso que les llevaría a descubrir nuevos horizontes de placer y conexión, siempre unidos en su búsqueda compartida de la felicidad erótica.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Culona Vianey (Testigo de Jehova, Joven Casada Infiel)

Mi Primer Experiencia Pegging

Mi mejor amigo embarazo a mi mamá