Pegging - Horacio y Verónica

 



Llegué a casa después de un largo día de trabajo y lo encontré parado en la sala, vestido con una lencería femenina. No pude evitar sentirme sorprendida, pero también emocionada por lo que estaba a punto de suceder.


"Hola, mi amor", dijo Horacio con una sonrisa nerviosa. "¿Te gusta cómo me veo?"


"No puedo evitar que me guste", respondí con una risita, acercándome a él. "Eres muy atrevido, Horacio".


"Quería hacer algo diferente esta noche", dijo él, acariciando suavemente mi brazo. "¿Estás lista para probar algo nuevo?"


"Por supuesto, amor", respondí con una sonrisa. "Me encanta explorar nuevas cosas contigo".


Horacio me tomó de la mano y me llevó a la habitación, donde había preparado todo para nuestra noche especial. Me ayudó a quitarme la ropa y me puso una lencería que había comprado especialmente para mí.

Verónica se colocó el cinturón con el dildo, sintiendo el peso y la sensación de poder que le brindaba. Horacio la miraba con deseo y anticipación. 


"Me encanta cómo te ves", dijo Horacio, acercándose a ella y besándola apasionadamente. "Estoy tan emocionado por esto, Vero".


Verónica sonrió, sintiendo la excitación crecer en su cuerpo. "Yo también estoy emocionada, amor", respondió ella mientras lo llevaba hacia la cama. "¿Listo para probar algo nuevo?".


Horacio asintió con entusiasmo, dejándose caer en la cama mientras Verónica se acercaba a él con el dildo en la mano. "Por supuesto, Vero. Siempre estoy dispuesto a experimentar contigo".


Verónica se colocó encima de él, sintiendo la emoción de la novedad y la anticipación. Comenzó a penetrarlo suavemente, sintiendo cómo la excitación crecía en su cuerpo a medida que Horacio gemía de placer.


"Oh, Dios mío", gemía Horacio, agarrando las sábanas mientras Verónica lo penetraba con el dildo. "Eres increíble, Vero".

Horacio gemía de placer mientras Verónica lo penetraba con el dildo, sintiendo la excitación crecer en su cuerpo con cada embestida. "Sí, Verónica, me encanta", dijo él, aferrándose a las sábanas mientras ella lo follaba con fuerza.


Verónica sonrió, sintiendo cómo el placer también la invadía. "Me alegro de que te esté gustando, amor", susurró ella mientras aumentaba el ritmo de la penetración. "¿Quieres que pare o que siga?"


Horacio respiró profundamente, sintiendo que estaba cerca del orgasmo. "Sigue, por favor, no pares", dijo él, cerrando los ojos mientras se abandonaba al placer.


Verónica asintió, sintiendo su propia excitación aumentar al ver el rostro de placer de su esposo. Siguió moviéndose con fuerza, sintiendo el dildo deslizarse suavemente dentro de él mientras Horacio gemía y se contorsionaba debajo de ella.

Verónica siguió moviéndose sobre él, disfrutando de la sensación de control y poder que le brindaba el cinturón con el dildo. Notó cómo Horacio comenzaba a gemir más fuerte, acercándose al clímax.


"¿Te gusta, amor?" preguntó ella, mirándolo con una sonrisa pícara.


"¡Sí, mucho!", respondió Horacio con un gemido.


Verónica aumentó el ritmo de la penetración, sintiendo cómo el placer se acumulaba en su propio cuerpo. Quería que Horacio experimentara el máximo placer posible, y se esforzó por darle exactamente eso.


Finalmente, Horacio llegó al clímax, gritando de placer mientras su cuerpo se tensaba y temblaba con el orgasmo. Verónica se detuvo suavemente, dejando que Horacio se recuperara del intenso orgasmo.

Horacio respiró profundamente, todavía temblando un poco mientras se recuperaba de su orgasmo. "Wow, eso fue increíble", dijo con una sonrisa mientras miraba a Verónica.


Ella se acercó a él y le dio un suave beso en los labios. "Me alegra que te haya gustado, amor", dijo ella. "Siempre me gusta experimentar cosas nuevas contigo".


Horacio la miró con amor y aprecio. "Lo sé, cariño. Y te agradezco por estar dispuesta a hacerlo. Te amo", dijo él, tomándola de la mano.


Verónica sonrió y se acurrucó junto a él, sintiéndose cercana y conectada con su pareja después de esta experiencia. "Te amo también, Horacio. Siempre y para siempre".

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Culona Vianey (Testigo de Jehova, Joven Casada Infiel)

Mi Primer Experiencia Pegging

Me follé a la novia de mi amigo por detrás