Antonella va al ginecologo

 



Antonella camina con determinación hacia el consultorio del doctor González. Siente una mezcla de nerviosismo y curiosidad mientras espera ser atendida. Al entrar, es recibida por la recepcionista amablemente.


Recepcionista: ¡Buenos días! ¿En qué puedo ayudarte?


Antonella: Buenos días, tengo una cita con el doctor González. Me llamo Antonella.


Recepcionista: Perfecto, Antonella. Por favor, toma asiento y el doctor te llamará en breve.


Antonella se sienta en la sala de espera, observando a su alrededor mientras espera su turno. Puede sentir su corazón latiendo un poco más rápido por la anticipación. Después de unos minutos, el doctor González sale de su consultorio y se acerca a Antonella.


Doctor González: Buenos días, Antonella. Soy el doctor González. Por favor, sígueme a mi consultorio.


Antonella se levanta y sigue al doctor González a su consultorio. A medida que camina, nota la serenidad y profesionalidad en el ambiente, lo cual la tranquiliza un poco.


Doctor González: Antonella, siéntate aquí. ¿Cómo te encuentras hoy? ¿Hay algo en particular por lo que estés preocupada?


Antonella: Buenos días, doctor González. Estoy un poco nerviosa, pero también ansiosa por abordar algunas inquietudes que tengo sobre mi salud. Me preocupa un cambio que he notado en mi cuerpo y espero obtener respuestas y orientación.


Doctor González: Entiendo completamente tus sentimientos, Antonella. Estoy aquí para escucharte y brindarte el apoyo que necesitas. Antes de comenzar, me gustaría hablar un poco más sobre tus síntomas y cualquier otra preocupación que puedas tener.


Antonella y el doctor González tienen una conversación abierta y honesta sobre los síntomas y preocupaciones de Antonella. El doctor toma notas y hace preguntas adicionales para tener una comprensión completa de la situación.


Doctor González: Gracias por compartir esa información, Antonella. Me gustaría realizar un examen médico completo para evaluar tu condición. Te explicaré cada paso antes de proceder, y si en algún momento sientes incomodidad o deseas hacer una pausa, no dudes en decírmelo.


Antonella asiente, agradecida por la explicación y el enfoque atento del doctor González. Se siente aliviada al saber que está en buenas manos y que su bienestar es una prioridad.


Antonella: Gracias, doctor González. Aprecio su disposición a ayudarme y su enfoque comprensivo. Estoy lista para el examen y confío en su experiencia.


Doctor González: Estoy aquí para apoyarte, Antonella. Comencemos por preparar el entorno adecuado y asegurarnos de que te sientas cómoda antes de comenzar con el examen.


Doctor González: Antonella, para realizar el examen adecuadamente, necesitarás desvestirte completamente. Te proporcionaré una bata para que te sientas más cómoda durante el proceso. Puedes guardar tus pertenencias en el armario allí y cambiarte detrás de la cortina.


Antonella asiente y se levanta, sintiendo una combinación de nerviosismo y determinación. Se dirige hacia el armario y guarda sus pertenencias cuidadosamente. Luego, se coloca la bata y se asegura de que esté bien ajustada.


Doctor González: Cuando estés lista, puedes sentarte en la camilla y cubrirte con la sábana que está allí. Te aseguro que seremos respetuosos con tu intimidad en todo momento.


Antonella se siente un poco vulnerable al desvestirse, pero confía en la profesionalidad y respeto del doctor González. Camina hacia la camilla y se sienta, cubriéndose con la sábana para preservar su privacidad.


Antonella: Doctor González, me siento un poco nerviosa al desvestirme, pero confío en que usted se ocupará de mi bienestar y respetará mi intimidad.


Doctor González: Entiendo tus sentimientos, Antonella. Mi objetivo principal es que te sientas cómoda y segura durante todo el proceso. Respetaré tu privacidad en cada momento y solo realizaré los exámenes necesarios para evaluar adecuadamente tu salud.


Antonella respira profundamente, tratando de calmar sus nervios. Confía en las palabras del doctor González y sabe que está en buenas manos.


Antonella: Gracias, doctor González, por su comprensión y respeto. Estoy lista para continuar con el examen.


Doctor González: Aprecio tu confianza, Antonella. Continuemos paso a paso para asegurarnos de que te sientas segura y cómoda en todo momento.


El doctor González se acerca a Antonella con cuidado y profesionalismo, listo para realizar el examen de senos. Le explica el procedimiento y la importancia de la autoexploración regular.


Doctor González: Antonella, comenzaré examinando tus senos para verificar si hay alguna irregularidad. Es importante que te familiarices con la forma en que se sienten tus senos y que realices autoexámenes regularmente en casa.


Antonella: Entendido, doctor González. Me preocupo por mi salud y quiero aprender a hacerlo correctamente.


El doctor González coloca sus manos con suavidad sobre los senos de Antonella, realizando movimientos circulares y palpitantes para explorar cualquier anormalidad. Antonella se mantiene atenta a las instrucciones y consciente de las sensaciones que experimenta.


Antonella: Doctor, ¿es normal tener cierta sensibilidad en los senos durante el examen?


Doctor González: Sí, Antonella. Los senos son naturalmente sensibles y pueden responder de diferentes maneras a la palpación. Si en algún momento sientes molestias o dolor, por favor, avísame de inmediato.


Antonella asiente, confiando en el juicio y la experiencia del doctor González. Reconoce que su bienestar es la prioridad durante el examen.


Doctor González: Antonella, no sientas vergüenza al hablar sobre cualquier preocupación o pregunta que tengas. Estoy aquí para brindarte la mejor atención posible.


Antonella: Gracias, doctor González. Me siento segura sabiendo que puedo comunicarme abiertamente con usted.


El doctor González continúa examinando meticulosamente los senos de Antonella, buscando cualquier cambio o anormalidad. Antonella se siente agradecida por su enfoque cuidadoso y profesional.


Doctor González: Hemos completado el examen de tus senos, Antonella. No se han encontrado irregularidades hasta ahora, pero recuerda hacer autoexámenes regularmente y estar atenta a cualquier cambio en el futuro.


Antonella: Entendido, doctor González. Haré de la autoexploración una parte importante de mi rutina de cuidado personal.


El doctor González retira sus manos de los senos de Antonella con suavidad, asegurándose de que se sienta cómoda antes de continuar con la siguiente parte del examen.


Doctor González: Ahora procederé a examinar tus pezones, Antonella. Esto nos ayudará a evaluar cualquier cambio o anormalidad en esta área. Por favor, avísame si sientes algún malestar durante el proceso.


Antonella asiente, preparada para la evaluación. El doctor González comienza el examen de pezones con movimientos suaves y delicados, observando detenidamente cualquier alteración visual o táctil.


Antonella: Doctor, ¿es normal que los pezones varíen en tamaño, forma y color?


Doctor González: Sí, Antonella. Los pezones pueden ser diferentes en cada persona y pueden cambiar a lo largo de la vida. La variación en tamaño, forma y color es completamente normal. Estamos buscando cambios significativos en relación a tu condición previa.


Antonella se siente aliviada al escuchar las palabras del doctor González. Se da cuenta de que su cuerpo es único y que las diferencias en los pezones son naturales.


Antonella: Gracias por aclararlo, doctor González. Me tranquiliza saber que esas variaciones son normales.


El doctor González continúa con el examen, evaluando la textura y sensibilidad de los pezones, cada vez mas dueros e hinchados. Antonella se mantiene relajada, confiando en la experiencia del médico y en su compromiso de brindarle una atención adecuada.


Antonella: Doctor, ¿debería realizar algún cuidado especial para mis pezones?


Doctor González: Es importante mantener una buena higiene y mantener los pezones limpios y secos. Siempre puedes aplicar una crema hidratante suave si sientes sequedad en la zona. Además, evita la exposición excesiva al sol y los traumatismos innecesarios.


Antonella toma nota de los consejos del doctor González, reconociendo la importancia de cuidar adecuadamente sus pezones.


Antonella: Entendido, doctor. Haré todo lo posible para mantener mis pezones saludables y protegidos.


El doctor González finaliza el examen de pezones y retira sus manos con cuidado, asegurándose de que Antonella se sienta cómoda en todo momento.


Doctor González: Hemos completado el examen de tus pezones, Antonella. No se han encontrado irregularidades hasta ahora. Recuerda que siempre puedes comunicarte conmigo si tienes alguna inquietud o pregunta.


Antonella: Gracias, doctor González.


Doctor González: Ahora, Antonella, realizaré un examen bimanual en el que utilizaré mis manos para evaluar el tamaño y la forma de tus órganos internos. Es posible que sientas una leve presión durante el proceso, pero no debe causarte dolor. Por favor, avísame si experimentas alguna molestia.


Antonella asiente, preparada para el siguiente paso del examen. El doctor González coloca guantes estériles y aplica una pequeña cantidad de lubricante en sus dedos para facilitar el proceso.


Doctor González: Comenzaré examinando tu abdomen. Relaja tus músculos abdominales mientras ejerzo una suave presión en diferentes áreas. Esto nos ayudará a evaluar el tamaño y la forma de tus órganos internos.


El doctor González realiza movimientos suaves y delicados en el abdomen de Antonella, palpando cuidadosamente cada región para detectar cualquier irregularidad o sensibilidad anormal.


Antonella: Doctor, ¿qué tipo de irregularidades podrían indicar un problema?


Doctor González: Buscamos cualquier cambio en la textura, tamaño o forma de los órganos internos. También prestamos atención a cualquier sensibilidad o dolor anormal. Sin embargo, es importante recordar que cada persona es diferente, y lo que puede ser normal para ti puede no serlo para otra persona. Si encuentro algo que me preocupe, te lo informaré de inmediato.


Antonella se siente aliviada al escuchar las explicaciones del doctor González. Confía en su experiencia y en su capacidad para detectar cualquier anomalía que requiera atención adicional.


Antonella: Gracias por aclararlo, doctor. Me siento tranquila sabiendo que estás evaluando cuidadosamente mis órganos internos.


El doctor González continúa con el examen bimanual, llevando su atención hacia la vagina de Antonella. Con la mano lubricada y guantes estériles, realiza inserciones suaves y delicadas para evaluar el tamaño, la posición y la textura de los órganos internos.


Doctor González: Ahora evaluaré la vagina. Permíteme insertar un dedo suavemente mientras te pido que te relajes. Esto nos ayudará a evaluar la salud de tus órganos reproductivos y detectar cualquier anormalidad.


Antonella sigue las instrucciones del doctor González, respirando profundamente y relajando los músculos de su pelvis. Se siente segura y confiada en manos del profesional médico.

Doctor González: Excelente, Antonella. Ahora procederé a palpar cuidadosamente tus órganos internos para evaluar su tamaño y textura. Comenzaré insertando uno de mis dedos en tu vagina mientras aplico una presión suave. Quiero recordarte que es normal sentir una ligera incomodidad, pero si en algún momento sientes dolor intenso, debes informarme de inmediato.


Antonella se prepara mentalmente para el siguiente paso del examen. Confía plenamente en la experiencia y profesionalismo del doctor González, lo que la ayuda a mantenerse calmada durante el procedimiento.


Doctor González: Aquí vamos, Antonella. Relájate y respira profundamente. Te guiaré durante todo el proceso.


Con movimientos suaves y precisos, el doctor González introduce su dedo en la vagina de Antonella, explorando cuidadosamente la textura de las paredes vaginales y evaluando la posición y la respuesta de los órganos internos. Antonella se esfuerza por mantenerse relajada y comunicar cualquier sensación inusual que pueda experimentar.


Antonella: Doctor, siento un poco de presión, pero no es doloroso.


Doctor González: Es normal sentir presión durante el examen bimanual. Continúa respirando profundamente y relajando tus músculos para que el proceso sea más cómodo para ti.


El doctor González sigue moviendo su dedo de manera suave y cuidadosa, asegurándose de examinar todas las áreas necesarias. Durante todo el examen, mantiene una comunicación constante con Antonella para garantizar su bienestar.


Doctor González: Antonella, ¿te sientes cómoda hasta ahora? ¿Hay algo que desees comentar o alguna pregunta que tengas?


Antonella: Me siento cómoda, doctor. Aprecio que me explique todo paso a paso. No tengo preguntas en este momento.


Doctor González: Me alegra saber que te sientes cómoda, Antonella. Mi objetivo es brindarte una atención médica de calidad y asegurarme de que estés informada durante todo el proceso. Continuemos entonces con el siguiente paso del examen.


El doctor González retira su dedo de la vagina de Antonella, concluyendo así la parte del examen bimanual relacionada con los órganos internos. Se toma un momento para descartar cualquier preocupación o anomalía y continúa con el próximo paso del examen.

Doctor González: Ahora, Antonella, procederemos con el examen pélvico utilizando un espéculo. Esto nos permitirá obtener una vista más clara del cuello uterino y realizar una evaluación más detallada. Es importante que te relajes y confíes en el proceso. Haré todo lo posible para que te sientas cómoda.


Antonella asiente, consciente de la importancia de este examen en su salud ginecológica. Se acuesta en la camilla y se prepara para el siguiente paso.


Doctor González: Antonella, primero aplicaré un poco de lubricante en el espéculo para facilitar su inserción. Sentirás una sensación fría pero agradable. Ahora, comenzaré a insertar el espéculo suavemente en tu vagina. Recuerda que si en algún momento sientes molestias o dolor, debes informarme de inmediato.


Con movimientos precisos y cuidadosos, el doctor González introduce el espéculo en la vagina de Antonella. A medida que se abre, permite una visión clara del cuello uterino y de la pared vaginal.


Antonella: Doctor, siento una ligera presión, pero no es doloroso.


Doctor González: Eso es normal, Antonella. Trataré de hacerlo lo más cómodo posible para ti. Mantén la calma y respira profundamente.


El doctor González examina detenidamente el cuello uterino, observando su color, forma y cualquier indicio de anomalías. Durante todo el proceso, se mantiene en constante comunicación con Antonella, asegurándose de que se sienta cómoda y de que no experimente ninguna molestia excesiva.


Doctor González: Antonella, ¿te sientes bien hasta ahora? ¿Hay algo que quieras mencionar o alguna pregunta que tengas?


Antonella: Me siento bien, doctor. La presión es soportable y aprecio que me explique cada paso. No tengo preguntas en este momento.


Doctor González: Me alegra saberlo, Antonella. Estoy aquí para cuidar de tu bienestar y responder cualquier inquietud que puedas tener. Continuaremos con el examen pélvico para asegurarnos de obtener toda la información necesaria.


El doctor González realiza una inspección minuciosa mientras mantiene el espéculo en su lugar. Luego, cuidadosamente retira el espéculo de la vagina de Antonella, concluyendo así esta parte del examen.

Doctor González: Ahora procederemos con el examen del clítoris, Antonella. Es importante que te sientas cómoda y relajada durante este proceso. Por favor, recuerda que estoy aquí para brindarte atención médica de calidad y asegurarme de que te sientas segura en todo momento.


Antonella asiente, consciente de la importancia de comunicarse abiertamente con el doctor y de expresar cualquier incomodidad o duda que pueda surgir.


Doctor González: Comenzaré con movimientos suaves y delicados en el área del clítoris para evaluar su sensibilidad. Es normal experimentar sensaciones diferentes durante este examen, ya que el clítoris es una parte altamente sensible del cuerpo.


Antonella cierra los ojos y se concentra en su respiración, tratando de relajarse y permitir que el médico realice el examen de manera adecuada. A medida que el doctor González realiza movimientos suaves y circulares en el clítoris, Antonella se enfoca en las sensaciones que surgen.


Antonella: (susurrando) Doctor, puedo sentir una creciente sensibilidad en la zona. Es una sensación inusual pero no dolorosa.


Doctor González: Es normal experimentar sensibilidad durante este examen, Antonella. Estoy aquí para asegurarme de que te sientas cómoda en todo momento. Por favor, avísame si en algún momento sientes alguna molestia o deseas detener el examen.


Antonella asiente, agradecida por la atención y cuidado del doctor González. A pesar de sentirse un poco tímida, confía en su profesionalismo y en su objetivo de brindarle una atención médica de calidad.


Doctor González continúa con movimientos suaves y precisos, evaluando la respuesta de Antonella a cada estímulo. Durante todo el proceso, el doctor mantiene una comunicación abierta y verifica constantemente el nivel de comodidad de Antonella.


Antonella: (con una mezcla de timidez y confianza) Doctor, debo admitir que me resulta un poco embarazoso sentir estas sensaciones. Pero confío en que está realizando su trabajo de manera profesional.


Doctor González: Entiendo tus sentimientos, Antonella. Es normal sentir cierta vergüenza en este tipo de situaciones, pero quiero asegurarte que mi objetivo principal es tu bienestar y cuidado. Si en algún momento te sientes incómoda, no dudes en decírmelo y haremos los ajustes necesarios.


Antonella se siente aliviada al escuchar las palabras tranquilizadoras del doctor González. Aunque las sensaciones que experimenta son inesperadas, confía en que está en buenas manos y que el médico está comprometido con su bienestar.


Doctor González: Estamos llegando al final del examen del clítoris, Antonella. Solo necesito unos momentos más para completar la evaluación.

Doctor González continúa realizando movimientos suaves y circulares en el clítoris de Antonella, monitoreando cuidadosamente su respuesta y asegurándose de mantener un ambiente seguro y cómodo.


Antonella comienza a sentir cómo su piel se eriza y su clítoris se vuelve aún más sensible y receptivo a cada estímulo. Las sensaciones se intensifican a medida que el examen avanza, llevándola a experimentar una oleada de placer inesperada.


Antonella comienza a notar cómo su cuerpo reacciona a los suaves y precisos movimientos del doctor González en su clítoris. Su piel se eriza y una sensación de sensibilidad recorre todo su cuerpo. Cada roce, cada estimulación, provoca una respuesta aún más intensa en su clítoris, llevándola a experimentar una oleada de placer inesperada.


Las sensaciones se vuelven cada vez más intensas a medida que el examen avanza. Antonella se encuentra inmersa en un torbellino de sensaciones, con su clítoris respondiendo de forma exquisita a cada toque del doctor. La atención y el cuidado con los que el médico realiza cada movimiento permiten que Antonella se sienta cómoda y segura en este proceso.


Antonella, aunque sorprendida por la intensidad de las sensaciones que experimenta, se permite dejarse llevar por ellas. Su cuerpo responde de manera involuntaria y placentera, mientras el doctor continúa explorando su clítoris con dedicación y profesionalismo. Cada vez más consciente de su propia sexualidad, Antonella se encuentra en un ambiente seguro y controlado que le brinda la oportunidad de descubrir nuevas facetas de su propio placer.


Antonella: (con voz entrecortada) Doctor, creo que he experimentado un orgasmo involuntario. Me siento un poco sorprendida y no estoy segura de si es normal durante un examen médico.


Doctor González: Comprendo tus inquietudes, Antonella. Aunque es menos común, no es inusual experimentar una respuesta orgásmica durante el examen del clítoris. Cada persona es única y puede tener diferentes reacciones. Quiero asegurarte que estás en un entorno seguro y respetuoso. Si tienes alguna preocupación adicional o deseas hablar más sobre esto, estoy aquí para escucharte.


Antonella se siente aliviada al escuchar la respuesta comprensiva del doctor González. Aunque inicialmente se sintió avergonzada por su reacción, ahora se siente apoyada y comprendida.


Doctor González: Antonella, ahora procederemos con el examen rectal. Para ello, te pediré que adoptes una posición cómoda, generalmente de costado con las rodillas dobladas hacia el pecho. Esto facilitará el acceso y permitirá una evaluación adecuada.


Antonella asiente, entendiendo las instrucciones del doctor. Se acomoda en la posición indicada, tratando de relajarse y mantener la calma. El doctor se prepara utilizando guantes y lubricante para garantizar una inserción suave y sin molestias.


Doctor González: Antonella, durante el examen, introduciré suavemente un dedo lubricado en el recto para evaluar la textura de las paredes internas y verificar la presencia de cualquier anormalidad. Te aseguro que seré cuidadoso y haré todo lo posible para que te sientas cómoda en todo momento.


Antonella: Gracias, doctor. Confío en que está realizando su trabajo de manera profesional. Haré todo lo posible para relajarme durante el examen.


El doctor González comienza el examen rectal con movimientos lentos y delicados, asegurándose de no causar molestias innecesarias. Antonella se concentra en mantener la calma y respirar profundamente para facilitar el proceso.

A medida que el doctor explora suavemente el interior del recto de Antonella, esta puede sentir una leve presión que se intensifica a medida que el examen continúa. Se esfuerza por mantenerse relajada y respirar profundamente, consciente de que la relajación es clave para facilitar el proceso y minimizar cualquier incomodidad.


El doctor González, con su experiencia y habilidad, realiza movimientos precisos y controlados mientras explora las paredes internas del recto. Antonella se concentra en mantener su mente enfocada en la respiración, permitiendo que su cuerpo se adapte y se relaje aún más a medida que el examen avanza.


Aunque siente cierta incomodidad debido a la presión, Antonella recuerda la importancia de este examen en la detección temprana de posibles problemas de salud. Mantiene una comunicación abierta con el doctor González, asegurándose de informarle cualquier molestia adicional que pueda experimentar.


Doctor González: Antonella, estamos avanzando suavemente con el examen. Quiero asegurarme de que te sientas cómoda en todo momento. Si en algún momento sientes que necesitas un descanso o si experimentas algún tipo de molestia, por favor, avísame de inmediato.


Antonella: Entendido, doctor. Aprecio su preocupación y me esforzaré por mantenerme relajada durante el examen.


A medida que el examen continúa, Antonella se sorprende de su propia capacidad para mantener la calma y la compostura. Reconoce que el doctor González ha sido cuidadoso y atento en todo momento, lo que le brinda confianza y tranquilidad adicional.


Con cada movimiento del doctor, Antonella se esfuerza por relajarse aún más, recordándose a sí misma que esto es parte de su cuidado médico y que está en manos de un profesional competente. Sabe que su bienestar es la prioridad y que este examen es un paso importante para mantener su salud.

Finalizando la exploración rectal, el doctor González retira suavemente su dedo y se asegura de que Antonella se sienta cómoda antes de continuar con la siguiente parte del examen. Antonella toma un momento para recuperarse y agradece al doctor por su profesionalismo y cuidado durante todo el proceso.


Doctor González: Antonella, hemos completado el examen rectal. Quiero felicitarte por tu cooperación y por mantener la calma durante todo el procedimiento. ¿Te sientes bien ahora?


Antonella: Sí, doctor. Me siento aliviada de que haya concluido. Aprecio su cuidado y profesionalismo en cada paso del camino.


Doctor González: Antonella, ahora procederemos a aplicar una crema antihemorroidal para ayudar a calmar cualquier irritación o molestia que puedas tener. Esta crema tiene propiedades antiinflamatorias y puede brindarte alivio.


Antonella asiente, confiando en las recomendaciones del médico y comprendiendo la importancia de cuidar su salud. El doctor González toma la crema y aplica una pequeña cantidad en la punta de su dedo, asegurándose de tener las manos limpias y utilizando guantes desechables para mantener la higiene adecuada.


Doctor González: Antonella, sentirás un ligero contacto mientras aplico la crema en la zona afectada. Trataré de ser lo más suave y delicado posible para minimizar cualquier incomodidad.


Antonella se relaja y se prepara para la aplicación de la crema, confiando en las habilidades y experiencia del doctor. El médico comienza a aplicar la crema con movimientos suaves y circulares, asegurándose de cubrir completamente la zona indicada.


Antonella: (suspirando) Se siente reconfortante tener esta crema aplicada. Espero que me ayude a aliviar cualquier malestar que haya experimentado.


Doctor González: La crema debería proporcionar un alivio gradual a medida que se absorbe y actúa en la zona afectada. Recuerda seguir las instrucciones que te proporcionaré sobre su uso y la frecuencia de aplicación.


Antonella: Gracias, doctor. Aprecio su atención y cuidado durante todo el examen.


Una vez completada la aplicación de la crema, el doctor González se retira los guantes y se asegura de que Antonella se sienta cómoda y satisfecha con el examen. Antonella se viste nuevamente y se prepara para concluir su visita al consultorio médico.


Doctor González: Antonella, hemos llegado al final del examen. Si tienes alguna pregunta adicional o necesitas más orientación, no dudes en comunicarte conmigo. Estoy aquí para brindarte apoyo y atención médica continua.


Antonella: Gracias, doctor González. Realmente aprecio su profesionalismo y dedicación durante todo el proceso. Me siento tranquila y confiada en su cuidado.


Con expresiones de gratitud mutua, Antonella se despide del doctor González, sintiéndose aliviada y agradecida por haber recibido una atención médica integral y respetuosa. Sabe que ha tomado un paso importante en el cuidado de su salud y está lista para seguir las indicaciones y recomendaciones del médico para su bienestar a largo plazo.



Comentarios

Entradas populares de este blog

La Culona Vianey (Testigo de Jehova, Joven Casada Infiel)

Mi Primer Experiencia Pegging

Me follé a la novia de mi amigo por detrás