Anahí, embarazada, va al ginecologo y el marido la acompaña



Anahí y su esposo llegaron al consultorio del Dr. González, ambos un poco nerviosos y emocionados. Anahí estaba en la recta final de su embarazo, con 9 meses de gestación, y estaba ansiosa por conocer a su bebé.

El doctor González los recibió con una sonrisa y los invitó a sentarse. "¿Cómo se sienten hoy?", preguntó mientras revisaba los registros médicos de Anahí. "Estamos emocionados por la llegada del bebé", respondió el esposo de Anahí.

"¡Genial! Vamos a hacer una revisión de rutina y asegurarnos de que todo esté en orden", dijo el doctor mientras se acercaba a Anahí. Comenzó a hacerle preguntas sobre sus síntomas y a revisar su presión arterial y los latidos del corazón del bebé. "Continuaremos con el examen mamario", indico.

Anahí se puso de pie y siguió las instrucciones del doctor González, colocando sus manos detrás de la nuca. Su marido la observaba con cariño, notando la tensión en su cuerpo y tratando de reconfortarla con su presencia.

El doctor González se acercó a Anahí por detrás y comenzó a examinar sus senos y pezones. Con delicadeza, palpó suavemente cada seno, evaluando su textura y tamaño. Luego, se enfocó en los pezones, observando su color y forma, y evaluando su sensibilidad.

"Todo parece estar bien", dijo el doctor González mientras se ponía los guantes. "Ahora, necesito revisar tus pezones para ver si ya estás produciendo leche materna".

Anahí se sintió un poco nerviosa, pero asintió con determinación, sabiendo que era un paso importante para prepararse para la lactancia. El doctor González aplicó una pequeña cantidad de presión en cada pezón, y Anahí sintió una pequeña gota de leche materna salir.

"¡Mira, mi amor!", exclamó su marido emocionado al ver la pequeña gota de leche materna. "Estás lista para amamantar a nuestro bebé".

Anahí sonrió con ternura, sintiéndose emocionada y un poco abrumada por la idea de amamantar a su bebé por primera vez. Pero sabía que contaba con el apoyo de su esposo y de su médico para hacerlo de la mejor manera posible.

"Excelente, todo parece estar en orden", dijo el doctor. "Ahora, vamos a revisar su área vaginal y cervical".

Anahí asintió mientras el doctor comenzaba el examen. Su marido se mantuvo a su lado, sujetándole la mano y dándole palabras de aliento.

Durante el examen vaginal, el doctor revisó la textura y tamaño del canal vaginal, y la posición del cuello uterino. Anahí se sintió un poco incómoda, pero trató de mantenerse relajada.

"Todo se ve bien en esta área también", dijo el doctor mientras terminaba el examen vaginal. "Ahora, necesito realizar un examen rectal para asegurarme de que todo esté bien en esa área también".

Durante el examen vaginal, el doctor revisó la textura y tamaño del canal vaginal, y la posición del cuello uterino. Anahí se sintió un poco incómoda, pero trató de mantenerse relajada.

Una vez que el examen rectal terminó, el doctor se tomó un momento para evaluar los resultados. "Todo parece estar bien, Anahí", dijo con una sonrisa. "Su bebé está creciendo saludablemente, y su cuerpo está en buen estado para el parto".

Anahí y su marido se sintieron aliviados al escuchar las palabras del doctor. Con una sensación de tranquilidad, se prepararon para seguir adelante con los últimos días de embarazo y la llegada de su bebé.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Culona Vianey (Testigo de Jehova, Joven Casada Infiel)

Mi Primer Experiencia Pegging

Me follé a la novia de mi amigo por detrás