Samantha recibe una visita de sus amigas

 


"¡Hola Samantha!", dijo Ana mientras abrazaba a su amiga. "Qué bueno verte de nuevo". Mavi también se unió al abrazo, sonriendo ampliamente.


"Chicas, qué sorpresa. ¿Qué las trae por aquí?", preguntó Samantha mientras las invitaba a pasar a su casa.


"Bueno, extrañamos pasar tiempo contigo y pensamos en visitarte", explicó Mavi, mientras Ana asentía en acuerdo.


"Sí, y también extrañamos lo que solíamos hacer juntas", dijo Ana con un tono pícaro mientras miraba a Samantha.


Samantha sonrió, entendiendo perfectamente a qué se refería Ana. "Bueno, ¿por qué no nos sentamos y ponemos al día mientras tomamos algo?", sugirió mientras les ofrecía bebidas.


Las tres se sentaron en el sofá, tomando sus bebidas y hablando sobre lo que habían estado haciendo desde la última vez que se vieron. Pero la tensión sexual entre ellas era palpable y, después de un rato, Samantha decidió romper el hielo.


"Chicas, ¿por qué no seguimos donde lo dejamos la última vez?", preguntó con una sonrisa traviesa en su rostro.


Ana y Mavi se miraron y sonrieron, sabiendo exactamente a qué se refería Samantha. "¡Por supuesto!", exclamó Ana mientras se levantaba del sofá.

Esperen - dijo Samantha. Esta vez quiero que hagan todo lo que yo les diga

Ana y Mavi asintieron, excitadas por la idea de que Samantha tomara el control. "Por supuesto, Samantha. Lo que tú digas", respondió Ana con una sonrisa seductora.


Samantha sonrió con satisfacción y las llevó al dormitorio, donde las hizo arrodillarse juntas en la cama. Luego, comenzó a acariciar sus cuerpos desnudos, explorando cada centímetro con sus manos expertas.


"Quiero que se besen", ordenó Samantha con voz firme. Ana y Mavi se acercaron la una a la otra y comenzaron a besarse apasionadamente, mientras Samantha observaba con una sonrisa satisfecha.


Luego, Samantha les pidió que se acostaran boca arriba, con las piernas abiertas. Con habilidad, comenzó a estimular sus clítoris con sus dedos, haciendo que Ana y Mavi gemieran de placer.

Luego, Samantha les pidió que se acostaran boca arriba, con las piernas abiertas. Con habilidad, comenzó a estimular sus clítoris con sus dedos, haciendo que Ana y Mavi gemieran de placer.

"Ahora, quiero que se masturben mutuamente con los dedos", ordenó Samantha.


Ana y Mavi se miraron a los ojos, sonriendo con deseo y excitación. Lentamente, comenzaron a explorar los cuerpos de la otra, acariciando y estimulando cada rincón erógeno. Con cada gemido, Samantha aumentaba la intensidad de su estimulación, moviendo sus dedos con habilidad y precisión.


"¡Más fuerte, más rápido!", ordenó Samantha, mientras sus dedos se adentraban más en los culos de Ana y Mavi, quienes gemían cada vez con más fuerza. Las tres mujeres se dejaron llevar por el placer, disfrutando del éxtasis que les brindaban sus cuerpos.

Ana y Mavi se miraron a los ojos mientras seguían estimulándose mutuamente con los dedos. "¡Oh Dios, Samantha, esto es increíble!", exclamó Mavi entre gemidos. "Sí, no puedo creer lo bien que se siente", añadió Ana, sintiendo cómo su cuerpo se acercaba cada vez más al orgasmo.


Samantha sonrió satisfecha al ver el placer que estaba dando a sus amigas. "Les gusta esto, ¿verdad?", preguntó con voz sensual. "Sí, es increíble", respondió Mavi, mientras Samantha continuaba estimulando su culo con sus dedos. Ana, por su parte, seguía masturbando a Mavi con habilidad, sintiendo cómo su cuerpo se estremecía cada vez más.


De repente, Samantha se detuvo y se levantó, mirando a las dos mujeres. "Creo que es hora de que probemos algo nuevo", dijo con una sonrisa traviesa en su rostro. Ana y Mavi se miraron con curiosidad, esperando a ver qué tenía en mente su amiga.


Samantha se acercó a ellas y les susurró al oído: "Quiero que me hagan sexo oral mientras yo les masturbo con los dedos". Ana y Mavi se miraron a los ojos, sonriendo excitadas ante la propuesta. "Sí, nos encantaría", dijo Ana, mientras Mavi asintió con entusiasmo.


Las tres mujeres se acostaron juntas en la cama, con Samantha en el centro, mientras Ana y Mavi se posicionaban a ambos lados de ella. Samantha comenzó a estimular sus culos con los dedos, mientras Ana y Mavi se acercaban a su entrepierna, listas para darle placer con sus lenguas.


Mientras Ana y Mavi se turnaban para hacerle sexo oral, Samantha seguía estimulándolas con los dedos, haciendo que sus cuerpos temblaran de placer. Las tres mujeres se dejaron llevar por el éxtasis del momento, disfrutando de los placeres que se estaban brindando mutuamente.


Ana, ven a lamerme por delante, ordeno Samantha, y tu Mavi, lameme por detras

Ana se acercó a Samantha, quien estaba parada en la habitacion con las piernas abiertas, y comenzó a lamer suavemente su clítoris mientras su amiga gemía de placer. Mavi, por su parte, se arrodilló detrás de Samantha y comenzó a lamer su ano, haciendo que Samantha se retorciera de placer.

"Oh, sí, así, sigue así", gemía Samantha mientras las dos mujeres la estimulaban con sus lenguas. El placer que sentía era indescriptible y se dejó llevar por la intensidad del momento.

Mientras tanto, Ana y Mavi también comenzaron a tocarse y acariciarse mutuamente, explorando sus cuerpos con sus manos y lenguas. Los gemidos y suspiros de placer llenaban la habitación, creando una atmósfera de pasión y erotismo.

Después de un rato, Samantha ordenó a Ana que se pusiera en cuatro patas, y Mavi se colocó detrás de ella, listo para penetrarla con su strap-on. Ana gemía con cada embestida, mientras Samantha continuaba estimulando su clítoris con su lengua.

Mientras tanto, Mavi disfrutaba del control que tenía sobre la situación, sintiendo cómo su strapon se deslizaba con facilidad dentro del cuerpo de Ana. Samantha también se unió a la penetración, deslizando sus dedos dentro del ano de Ana y aumentando aún más el placer que sentía.

"Oh, dios mío, esto es increíble", gemía Ana mientras su cuerpo temblaba de placer.

Samantha sonrió con satisfacción mientras seguía lamiendo y mordiendo el clítoris de Ana. Mavi continuaba embistiendo con fuerza, disfrutando del calor y la humedad de la vagina de Ana envolviendo su strapon.

Después de un rato, Samantha decidió cambiar las cosas y ordenó a Mavi que se acostara boca arriba en el sofá, con las piernas abiertas. Ella se acercó y comenzó a lamer su clítoris con habilidad, mientras Ana continuaba penetrándola con el strapon.

Mavi se retorcía de placer, gimiendo y apretando las piernas alrededor de la cabeza de Samantha mientras sentía el orgasmo acercarse. Ana también estaba cerca, gemía mientras seguía penetrándola con fuerza.

Finalmente, las tres mujeres alcanzaron el orgasmo simultáneamente, sus cuerpos temblando de placer mientras se aferraban unas a otras. Exhaustas pero felices, se acurrucaron juntas en el sofá, disfrutando de la sensación de sus cuerpos entrelazados y el amor que compartían.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Culona Vianey (Testigo de Jehova, Joven Casada Infiel)

Mi Primer Experiencia Pegging

Me follé a la novia de mi amigo por detrás