Isabella Capítulo 11: Un viaje inesperado

 



Isabella Capítulo 11: Un viaje inesperado


Isabella y Daniel estaban en la carretera, conduciendo hacia una pequeña cabaña en la montaña que habían rentado para el fin de semana. La vista era hermosa y el ambiente era relajante. Mientras se adentraban en el bosque, la conversación fluía naturalmente entre ellos.


De repente, el coche se detuvo. Daniel intentó arrancarlo varias veces, pero nada parecía funcionar. Miró a Isabella y le dijo: "Tendremos que caminar hasta la cabaña. ¿Estás lista?"


Isabella se encogió de hombros, pero no podía negar que estaba emocionada. Era una aventura inesperada, algo fuera de lo común. Tomaron sus cosas y comenzaron a caminar.


Después de unos minutos de caminata, Daniel se detuvo y se giró hacia ella. "¿Sabes qué?", dijo, "No puedo esperar a llegar a la cabaña. Quiero hacerte el amor aquí mismo, en medio del bosque".


Isabella se sorprendió ante la propuesta, pero no podía negar que la idea la excitaba. Daniel la tomó por la cintura y la acercó a él, besándola apasionadamente. Lentamente, comenzó a desabotonar su camisa mientras ella hacía lo mismo con la suya.


La luz del sol filtrándose a través de los árboles iluminaba su piel desnuda mientras se besaban y acariciaban. Daniel se arrodilló frente a ella y comenzó a besar y lamer sus senos, mientras sus manos exploraban su cuerpo.


Isabella sintió una oleada de placer que la recorrió de arriba abajo. Tomó a Daniel por el pelo y lo atrajo hacia ella, sintiendo su erección contra su abdomen. Daniel la levantó en brazos y la apoyó contra un árbol, mientras le susurraba cosas al oído.


Finalmente, Isabella se arrodilló frente a Daniel y comenzó a desabrochar su pantalón. Lo liberó de su ropa interior y tomó su miembro en su boca, sintiendo cómo crecía en su boca.


Daniel la tomó de la cabeza y comenzó a mover sus caderas al ritmo de sus movimientos, mientras ella lo miraba a los ojos. Finalmente, explotó en un orgasmo intenso, mientras ella seguía lamiéndolo y besándolo.


Se quedaron ahí, en medio del bosque, abrazados y desnudos, respirando profundamente. La aventura había sido inesperada, pero habían descubierto nuevas formas de amar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Culona Vianey (Testigo de Jehova, Joven Casada Infiel)

Mi Primer Experiencia Pegging

Me follé a la novia de mi amigo por detrás