Virgindad con mi amigo

 



Era una calurosa tarde de verano. El sol pegaba como nunca en capital y casi nadie se aguantaba salir de sus casas con aires acondicionados o piletas

El mejor refugio contra el calor en ese tiempo eran los negocios . Aquellos paraísos de aire acondicionado eran lo mas para los que no gustaban de sudar.

Y ahí estábamos nosotros, después de haber pasado la mañana deambulando por la calle bajo el sol habíamos decidido darnos un respiro y entrar a aquel centro comercial de Palermo . Eramos 4: Mora , Emanuel, Pablo y yo. Todos íbamos a la misma clase (3ro de secundaria) , aunque yo me llevaba mejor con Pablo y Ema con Mora (siempre me lleve mejor con los hombres) , aunque no nos lleváramos mal, yo con Mora ya apenas tenía relación, y con Ema casi lo mismo. Llevábamos juntos 3 años y nos conocíamos bien, y tal vez por eso nos distanciamos un poco.
Después de dar una vuelta y ir al macdonals a comer un par de hamburguesas, Pablo y yo decidimos ir a mirar ropa, mientras que los otros dos decidieron ir a una tienda gamer a curiosear.

Mi relación con Pablo era buena, habíamos empezado a hablar ese año y nos caímos bien. Ninguno íbamos de creídos ni pertenecíamos al grupo que se creía mas que los demás, teníamos mas amistades fuera que dentro de clase, y eso nos permitió tener confianza. Gracias a esa confianza averigüe que Mario se las conseguía a todas, y que su lista de chamuyos era bastante larga de hecho, aunque cuando le hablaban de ir a garchar , el prefiriera dejarlo "para mas adelante", no era extraño, ya que el chico, aunque no tenía un cuerpo perfecto, era alto, estaba delgado, y marcaba un poco de tableta y biceps, que sumado a su pelo enrulado y su cara de niño, las enamoraba a todas. Yo en cambio era mas bien baja para mi edad (lo sigo siendo hoy en dia mido menos de 1 50) , no me destacaba por ser una maravilla físicamente aunque siempre me dijeron que tenia buena cola desde chica, pero tampoco era fea, en ese tiempo tenia mi chamuyo aparte y un poco de ganado jeje.
Después de mirar un poco de ropa en varias tiendas entablamos conversación, que se fue rápidamente hacia el tema de las chamuyos y relaciones (como suele pasar).

-Conocí a una piba de la escuela unos años mayor que nosotros Julieta , tiene una fama de loba la conchuda pero es copada - Dijo Pablo mientras me enseñaba la foto de una morena en su móvil- Me la comí en las ultimas juntadas y no sabes como mueve la lengua...- concluyó Pablito con una sonrisa.

- Y bueno, pues si besa bien imagínate como la chupará - le contesté yo en tono morboso siempre teníamos esos chistes entre amigos que nos salían del alma

- jajajaj Sabes no es lo que voy buscando pero segun hablo Juan (uno de mi ex novios) vos no te quedas atras a la hora de mover la lengua -Dijo Pablo entre risas.

-Claro, tu lo que quieres es Garchartela, Tarado! jajaja y que andan hablando de lo que se hacer yo no -le dije yo mientras me reía

-No seas Boluda, si sabes que no quiero- Pablo contesto con cara seria y ademas son charlas entre hobres vos no entenderias todo lo que se AJAJA

-¿Bueno, entonces qué te gustaría?- Pregunté yo intentando mejorar la conversación.

-Pueees... Que me hiciera una buena Turca - respondió Pablo -Que me la chupe como los dioses y venirme en su boca...- acabó Pablo con una gran sonrisa

- Jajajajajajaj, Te olvidaste que soy mujer me parece ajajajaj que bien guardado te lo tenías -no pude evitar reírme... -Eso es muy de vídeo porno, seguro que en la realidad no debe ser tan lindo-Contesté- Además, hay que tenerla bastante grande para correrse en la boca con una turca y no no se su vos ... -Le dije a Pablo para provocarlo

- ¿Que decis tarda ? - picó completamente- Yo la tengo bastante grande...

- Jajajajajja -me reí- ¿Cuanto es bastante? -Yo bromeaba, pero me empezaba a interesar el tema

- Puees... -dudaba- ... 21 centímetros... -concluyó con rapidez

- ...Naaa -Dije yo con cara de incredulidad total- Pablo, eso es enorme. Yo se que te mide mas que a Emanuel pero eso es una burrada... -Concluí yo con cara de escepticismo

- Bueno... Es lo que hay, si no lo quieres creer tu verás... -Dijo con cierto orgullo en la mirada

- No si... Me lo creo, pero es que me parece raro que sea tan grande.. la de Juan media 16 -Conteste

- Cuando te acostumbras es normal. A mi no me parece tan grande jajaj asi que se la viste a Juan -Dijo entre risas - además, es incómodo a veces para acomodársela en el pantalón...

Pablo bromeaba para quitarle importancia al asunto al asunto, pero entre las risas por su comentario le eché una buena mirada a los jean ajustados que llevaba puestos

- Si jajaj cosas de parejas no entenderías y... Imagino que con una verga mas grande acabas masmás. ¿Es cierto?

-Jajajajajja -se reía - Hay veces que parece una piscina... -Bromeaba

- Puajj que asco. -dije yo, aunque no lo pensara

- Aunque... Llevo mucho tiempo sin hacerme pajas, es como que me da asco. -Confesó finalmente

-No se cual es su obsesión por pajearse todo el tiempo

Después de la charla animada que tuvimos salimos a recibir a los demás para irnos. Esa noche había Juntada en lo de Ema , sus padres se habían ido de viaje unos días y le habían dejado solo. Iban a haber chicas chicos alcohol y piscina, y no era plan de perdérselo...
---------------------------------
Leí las 22:05 en la pantalla de mi celular . Llevábamos una hora de chupi en el patio. Durante el tiempo que habíamos estado habíamos bebido un poco y hablado con un grupito, que daban la impresión de estar mucho mas borrachos que nosotros, por eso ni Pablo ni yo y yo nos abstuvimos de intentar chamuyar con algunos de los presentes aunque no de beber... uno de los pibes quiso chamuyarme intentando hacerse el lindo y termino sin su botella de ceveza (siempre borracha desde chica)

Dos horas y pico mas tarde la gente ya se iba de la fiesta. Solo quedaban unos cuantos en la pileta, así que Pablo y yo decidimos entrar al la casa a cercarnos y ver que podíamos comer, Cuando entramos vimos había unos pibes (vecinos de Ema) se estaban comiendo en plena cocina , así que Pablo, un poco mareado por el alcohol tiro,

-Vamos a la pieza de Ema y jugamos a la play va no se si te gusta parece que la joda esta media tirada.
Yo media alcalizada también y con mucho sueño dije- Dale pero te aviso que soy un asco con las consolas.
-No pasa nada es para matar el tiempo- Respondio

Nos pusimos a juagar un juego de pelea en este momento no me acuerdo cual era. Después de estar ahí un rato hablando de diversos temas sin importancia, Pablo decidió poner un poco de porno en la compy ya que decia que una turca era cómoda (retomando la charla anterior) Mientras veíamos como un negro se follaba a una rubia con enormes tetas operadas, Pablo comenzó a sobarse el bulto por encima del pantalón, que se iba haciendo mas grande con cada caricia. Yo, no se si por el vídeo o por ver a mi migo con su procedimiento, acabé por ponerme caliente ambién.

Llevaríamos ya cinco o seis minutos de vídeo ya nos habiamos olvidado de la pregunta de la turca , cuando Pablo, que parecía cansado de solamente rozarse la entrepierna, preguntó poco decidido:

-¿Che.. Hmm... Comprobar el tamaño de mi pija ? Por lo que hablamos antes y todo eso... -la proposición no habría sonado normal a oídos de otra persona, pero por la curiosidad que tenia de antes y lo caliente que estaba, acabé accediendo...
Comenzó a desabrocharse los botones del vaquero negro que llevaba, permitiendo a su bulto extenderse con mas comodidad. Al acabar de hacerlo se bajó los pantalones hasta dejar al aire unos boxers de verde que estaban apretados de por si por el tamaño del miembro que guardaban bajo la tela...

Mientras me miraba a los ojos, mi amigo deslizó sus dedos sobre la tela de sus boxers, y tiró hacia abajo, dejando libre toda su virilidad. Al verlo por primera vez me quedé asombrada por su tamaño. Era largo, muy largo, y también muy grueso, más por el medio que por la base. Estaba rodeado por una fina mata de vello púbico negro , que rodeaba sus abdominales y acababa en su ombligo. La cabeza del pene era grande y rosada, y estaba cubierta por un prepucio dado de sí. También pude ver que los huevos eran grandes, y estaban también recubiertos por un suave vello moreno. Muchas venas rodeaban el miembro, dándole un aspecto de lo mas atractivo y varonil...
Debió ser por la boca abierta y por la cara de pasmado que puse, porque Pablo, con una media sonrisa burlona en la boca, preguntó:

-Bueno que pasa, ¿te gusta? -Yo tardé en reaccionar, para cuando lo hice, contesté

- Bueno... Sí... Es mas grande de lo que imaginaba...


- Si, mas grande que el Juan no? ... Bueno, solo era para que te aseguraras...

Dicho esto se giró de nuevo hacia la pantalla del ordenador, dio al play de nuevo y comenzó a masturbarse suavemente. Yo miraba la pantalla, donde el negro ya estaba enculando a la pobre rubia, que gemía exageradamente alto, mientras que no podía quitarle ojo al hipnótico movimiento de sube-baja del prepucio de Pablo . Cuando el vídeo acabó, puso otro nuevo, de dos morenas con otro negro.

Cuando el video llevaba la mitad, interrumpió el movimiento, se giró, me miró, me agarro la mano y la acercó hacia su gran trozo de carne. Yo nuca lo habia visto de otra forma que como amigo y aun era virgen; pero por el alcohol, la excitación, o la suma de todas las cosas, acabé acercando yo misma la mano hasta agarrarle el mástil. Lo primero que me sorprendió fue su suavidad, y al mismo tiempo la dureza que escondía su piel, firme como la roca. Me quedé ahí parada sin saber que hacer, con la mano aferrada a su verga y el mirándome intensamente a los ojos.

Al final decidí que no había empezado para nada, y comencé a mover la mano arriba y abajo lentamente, masturbandolo con tranquilidad. Fui acelerando el ritmo, hasta hacerlo a una velocidad normal. el echaba la cabeza hacia atrás con los ojos cerrados, por lo que supuse que no lo estaba haciendo mal para ser la primera vez. Después de un tiempo, comentó:

-Se me está quedando muy seca, ¿puedes lubricarla para que sea mas suave?

Yo no tenía ningún problema en hacerlo, lo miré a los ojos, que me contemplaban con lujuria, bajé la cabeza hacia su vientre, y cuando estaba bastante cerca de su capullo seguro de que no iba a fallar, escupí, mezclando mi saliva con sus fluidos pre seminales. La sorpresa vino cuando fui a incorporarme, noté como la mano grande de Pablo presionaba mi cabeza hacia abajo, impidiendo que subiera más. Cuando iba a preguntarle una explicación, el habló:

-Oye... ¿Y si aprovechas que ya estas ahí y de paso...mmm... Te la metes en la boca?...

Yo me quedé Sorprendida . Habíamos empezado como un juego viendo porno y ahora me estaba "obliganda" a que se la chupara... Me parecía que Pablo era bastante diferente a como lo había imaginado. De todos modos no opuse resistencia, solo un suspiro de frustración. Luego abrí la boca al máximo y me metí la cabeza de su miembro ayudada por su mano que empujaba mas hacia mi garganta. El sabor era agradable, mezcla de sudor y hormonas. Después de un tiempo empece a intentar tragar más, pero no conseguí ni meterme la mitad. Para compensar, comencé a moverme arriba y abajo, succionando la zona sensible del glande y pasando la lengua por su frenillo.

Esto pareció gustarle a Pablo, que echó la cabeza hacia atrás y comenzó a suspirar pesadamente, mientras me cogía del pelo para marcar el ritmo del pete . Despues de un rato entre risas dijo:

-Probamos lo de la turca jejeje saca tus ubres nena dale...-

En ese momento, arrodillada entre sus piernas, tragué saliva y no solté jamás la mirada de aquel pedazo de carne por donde las venas iban y venían. Me sentía como una putita, y para qué mentir, estaba calentísima por su carne. Saqué mis tetas de su débil escote y me incliné para aprisionar su tranca entre mis enormes “ubres”, como les nombró él. Gimió y entrecerró los ojos, no lo podía creer al sentir la suave piel envolviéndolo. Y en el preciso instante en que me agarré las tetas con fuerza para subir y bajar lentamente, vi cómo un brillo húmedo salió de su uretra.

—No me jodas que eres precoz, Pablo …

—No pares, nena, no pares, vaya tetazas…

Mientras le iba haciendo la paja con mis tetas le miraba la cara y cada vez que recuperaba el aliento para mirarme a los ojos, me inclinaba para chuparle la jugosa cabecita. Metía la puntita de mi lengua en su agujerito para volverlo loco. Se corrió muy rápido y no me dio tiempo a disfrutar mucho esa primera experiencia con la leche.

Su verga empezó a escupir chorreones de leche mientras yo le daba mordiscones con mis labios al tronco (cosa que vi en la porno que puso) , apenas me dio tiempo de reaccionar para que se corriera en mi cara y tetas. Yo me relamía los labios mientras le miraba con cara de puta. Mi ropa y mi cabello se habían ensuciado, pero no me importaba.

—Chupala hermosa, límpiamela. No uses tus manos, venga.

Estuve largo y tendido rato haciendo movimientos con mi lengua. Vaya puta estaba hecha, lo sé. Lo bueno de los jovencitos es que no tardan en ponerse a pleno, mordi suavemente su capullo, dejándole resbalar entre mis dientes. Esto pareció provocarle dolor, aunque en realidad fuera mucho placer junto, y soltó un gemido mucho mas alto de lo recomendable. Yo seguí mi trabajo pero mas acelerado, y parecía que a Pablo le gustaba más, porque cada vez jadeaba mas fuerte y me la meneaba mas rápido. Al poco tiempo , entre sonoros jadeos, me levantó la cabeza, previsiblemente para que no le hiciera correrse

Después de unos segundos de descanso, Pablo , con timidez en los ojos, volvió a preguntar:

-Bueno ehh... Querría saber si tu quieres... Seguir hasta el final...-

Al principio yo no comprendí a que se refería, pero cuando vi su cara nerviosa supuse que era la cara de cualquiera que va a perder la virginidad. Entré en una gran dilema, no sabía si quería completar ese momento ahí y con él, y tampoco si eso, su pene, sería capaz de entrar dentro de mí, solamente de pensarlo se me encogía todo Al final, el alcohol volvió a actuar por mi, y como respuesta, me acerqué a sus labios y lo besé. Mientras nuestras lenguas jugaban pasándose el sabor de su sable, noté como el me miraba, con una mezcla de amor y pasión ocultas tras la lujuria y el deseo.

Después del beso, Pablo , sin esperar ni un momento, se giró, abrió un cajón y sacó un par de condones Prime y un bote de lubricante de la misma marca. "El hdp lo tenia preparado", pensé mientras rasgaba uno de los envoltorios y sacaba el preservativo. Como parecía no tener mucha idea de como ponérselo, yo le ayudé, aunque fue difícil que cupiera entero dentro sin reventarlos. Me recorrió todo mi cuerpo con su mirada y yo hice lo mismo hasta que no pude aguantar más; lo arrinconé, besé su cuello, sus pechos, sus abdominales. Bajé y bajé hasta cerciorarme de que su polla estuviera bien fuerte y gorda. Al levantarme me tomó de la cintura y me dio media vuelta, poniéndome contra la pared Me incliné, puse la colita en pompa y gemí como cerdita cuando ladeó la fina telita de mi tanga a un costado. Metió mano y, con los dedos quietos, tensos entre mis labios vaginales, me habló:

-Estas lista?
-Dude un poco pero asenti con la cabeza (estaba a punto de perder mi virginidad)

Nada más responderle me dio una estimulación vaginal riquísima. El dedo del medio se abrió paso entre mis labios vaginales, mientras que el anular y el índice apretujaron los labios externos para iniciar un masaje la mar de caliente, rozando mi capuchón seguido de esto se arrodilló, separó mis labios con los dedos, introdujo su lengua en mi vagina y comenzó a follarme con ella; Pablo lamía con esmero, buscaba con la punta de su lengua mi capuchón en búsqueda de mi puntito, y luego volvía a hundir su lengua en mi concha, dándome mordiscones con sus labios, realizando movimientos circulares en su interior hasta que consiguió que me corriera; con el coño contrayéndose, metió un dedo hasta el fondo y me folló así un ratito:

—Tienes la concha más mojada que he sentido jamás… ¿estás lista?

—Agghmm… —ni siquiera podía hablar claro, solo acompasaba mi cintura con su movimiento de dedo.

Lo sacó. Me tomó de la cintura con sus dos poderosas manos, como queriendo atajarme por si me zarandeaba ante la inminente invasión de la cabeza de tranca. Me comenzo a brotar del cuerpo una sensacion de dolor que no podía mas comenze a pedir que la sacara pero luego de un rato mi cuerpo se empezó a acostumbrar y comenzó a moverme solita. Pasado un tiempo, desistió de su tarea, que a mi me estaba llevando al cielo. comenzó Empujando suavemente fue entrando, primero un centímetro, luego dos, luego tres... Y de poco en poco ya me había metido la verga adentro, Nunca había sentido nada igual, ese mounstro taladraba por dentro mi virginidad, y dolía mucho. Me compense viendo la cara de placer de Pablo, que continuaba su inserción dentro de mí. Cuando juzgó que ya la había metido suficiente, comenzó un movimiento suave de mete-saca, al principio dolió mas que todo lo demás, pero después de un tiempo comencé a sentir mas placer que dolor, y eso me encantaba.

Pablo seguía moviendose cada vez mas rápido, se agachó sobre mi y me besó la nuca, pero parecía que eso no era bastante para él. En un segundo, me agarró y me dio la vuelta, tumbandome hacia arriba, cogió mis piernas y las puso sobre sus hombros, y sin darme tiempo a preguntar, me embistió con todas sus fuerzas. Su rabo, que antes no había entrado del todo, me ensartó completamente, llevandome a una nueva dimensión del dolor, haciéndome gritar. para callarme , se agachó y me dio un beso en la boca, que duró lo suficiente para que se pasara el dolor y llegara un nuevo placer bestial, que me hacia sentir llena por dentro como no lo había estado nunca
Volvió a empezar con su ritmo de embestidas de antes, pero mas fuerte, y lo iba acelerando con el tiempo.

Llegó un momento que me estaba dando duro, yo solo quería que siguiera y no paraba de gemir mientras el me embestía y la cama rechinaba. Cuando los dos estábamos a punto de explotar, me la sacó, saltó hacia mi boca,se quitó el condón a tiempo y me la metió en la boca. Al segundo, cinco trallazos de leche , fuertes y abundantes se estrellaron contra mi paladar. Yo intenté no tragar nada, pero el poco que descuidé tenia un sabor salado y agradable que me excitó como nada más. Mientras el se tumbaba en su cama, me acerqué a su boca para compartir su propio semen, al principio me alejó, pero luego me besó y se tragó su parte, con visible cara de placer y excitación. Al acabar me tumbe junto a el mientas me acariciaba el pelo, y juntos nos dormimos,

Me desperté la madrugada siguiente, apenas habríamos dormido unas horas, pero el ya estaba despierto también, mirándome con deseo, suplicándome que repitiéramos esa escena de la noche anterior que había logrado enviarle directo al placer pero no se pudo ya que al rato volvio ema queriendo llevarse una minita a su pieza bueno cosa del dueño de casa jaja

P: hiru258654

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Culona Vianey (Testigo de Jehova, Joven Casada Infiel)

Mi Primer Experiencia Pegging

Me follé a la novia de mi amigo por detrás