Swinging con mi esposo

 Mi esposo y yo tenemos 8 anos de casados. Yo en la actualidad tengo 34 y el 39. Tenemos una sola hija, una niña que tiene ahora 6 anos. Podría decir que nuestro matrimonio a sido bastante normal, teniendo discusiones y desacuerdos como cualquier otra pareja. Mi esposo es un casi de mi altura un poco robusto, por mi parte siempre fui de mucha piernas y después del embarazo mi piernas se pusieron más gruesas y mis pompis más paradas.





En la intimidad es el area que menos hemos tenido problemas y creo que ha sido porque ambos somos un poco locos en ese aspecto. Hemos hecho de todo y aveces hasta nos daba orgullo cuando veiamos a otras parejas que obiamente no estaban teniendo una vida sexual tan activa como nosotros. Siempre habia entre nosotros algo nuevo que inventar, una nueva posicion, una nueva ropita sexy o cualquier cosa que se nos ocurria a el o a mi.



Hace unos meses atras un dia mientras tomabamos desayuno juntos un sabado y nuestra hija veia television, mi esposo estaba ojeando el periodico y de pronto me dice una pregunta que me dejo helada por dentro..."alguna vez has ido a una discoteca de swingers".



Yo vivo en Miami, en Estados Unidos y no se que palabra se usa en otros paises para eso pero aqui "swingers" significa cuando uno hace intercambios de pareja, osea se encuentran dos parejas y se cambian las mujeres, o los hombres para tener sexo. Como se hace con el consentimiento de ambos y al mismo tiempo algunas personas consideran que eso no es una infidelidad y piensan que es una practica normal para encender la pareja.



Yo no me considero una cucufata y creo que sexualmente soy de mente abierta pero esas practicas la verdad no iban conmigo y me parecian la verdad inmorales. A lo mejor tiene mucho que ver la educacion cristiana que me dieron desde nina pero la verdad yo no creo que sea normal para un matrimonio estar acostandose unos con otros como si fuera cuestion de cambiarse de medias, simplemente no iba conmigo.



Pero volviendo a ese Sabado por la manana cuando mi esposo me hizo esa pregunta solo atine a contestarle "no nunca". El hizo un gesto con la boca y siguio mirando el periodico como pensando, yo le dije "porque, que piensas", y el me respondio "si vamos, no quiere decir que nos vamos a acostar con nadie, es simplemente por curiosidad". Yo me segui quedando helada con lo que mi esposo me estaba diciendo pero segui escuchando lo que decia.



Basicamente tuvimos una conversacion de media hora en la que el me dijo que no todos los que van a esa clase de discos necesariamente es que se van a acostar con otros, simplemente algunas personas van por curiosidad para ver el ambiente simplemente. Tambien insinuo que nosotros podiamos ir simplemente como una aventura para mirar y que no pusiera cara de espanto porque no me estaba pidiendo cambiar de parejas sino que simplemente queria curiosear como era ese ambiente.



Tengo que aceptar que si bien es cierto al principio lo tome bastante negativamente, despues de escucharlo un poco la verdad me puse un poco mas flexible. La verdad es que "no hay nada de malo en mirar" pense para mis adentros, si es que solamente ibamos a ir como una aventura de curiosos pues creo que no habia nada malo en eso. Ademas si mi esposo ya tenia esa curiosidad encima pues pense que iba a terminar yendo a esa disco conmigo o sin mi asi que preferia que fuera conmigo. Al final de la conversacion le acepte ir con el UNA noche simplemente con la intencion de curiosear como el queria. Me dijo que podiamos ir en dos semanas ya que mi mama se iba a quedar con mi hija de un Sabado para Domingo y nosotros teniamos la noche libre.



Ese Sabado me empeze a alistar como a las 9 de la noche para nuestra "aventura" de esa noche. Creo que por primera vez en anos al escojer lo que me iba a poner pense no solamente en mi esposo sino en querer verme atractiva con los demas. Ya que mi esposo queria jugar este jueguito pues yo le iba a seguir la corriente, y ya que a la disco que ibamos le era permitido a todo hombre mirar a la esposa de otro pues al menos queria que si me iban a mirar que me encontraran como una mujer atractiva.



Me decidi por un vestido negro bastante pegado que me llegaba a las rodillas y tenia un pequeno escote pero tampoco tan descarado. Me puse unas zandalias abiertas de taco alto y me mire al espejo. Pense que me veia bien.



Cuando llegamos a la disco mi esposo cuadro el carro en el parqueo y fuimos caminando hacia la puerta. Yo estaba que me sudaban las manos de lo nerviosa que estaba, no tenia idea que esperar, que iba a ver, si iba a ver una pareja desnuda apenas entrara, me arrepenti un poco de hacerle aceptado a mi esposo haber venido aqui pero ni modo ya estaba en la puerta.



Tengo que decir que desde que vi la puerta me parecio una discoteca bastante normal y bonita. Si hubiera pasado un dia por la calle hubiera pensado que era una discoteca como cualquier otra. Mi esposo pago la entrada y apenas entramos habia un letrero grandisimo en la primera pared que era la primera indicacion del tipo de discoteca que estabamos. El letrero decia algo como "Si alguien saca a bailar a tu pareja no quiere decir que se va a acostar con ella/el. Este club es para bailar y divertirse respetuosamente pero deje los celos en la puerta por favor".



Basicamente el letrero queria decir que las personas pueden sacar a bailar a la esposa o al esposo de uno sin que esto se considere una falta de respeto o sin que esto sea un problema. Me puse un poco nerviosa pero al entrar por fin completamente a la disco y ver las mesas y la pista de baile la verdad me quede sorprendida y me tranquilize bastante.



Era una discoteca bastante bonita, y la verdad la gente se veia bastante decente. Yo en mi mente me imaginaba que iban a ver puros viejos enfermos que te iban a comer con la mirada pero la verdad creo que ni viejos habian entre los que estaban alli. Habian mujeres bonitas y bien arregladas y hombres guapos tambien. Todos bailaban o conversaban en las mesas pero no se veia nada inapropiado, todos bastante decentes simplemente bailando y disfrutando como una discoteca normal.



Mi esposo y yo nos empezamos a acercar hacia la pista de baile y ni bien bajamos unos escalones un muchacho se me acerca y me dice "quiere bailar", yo lo mire a mi esposo casi como pidiendo permiso y el hizo una expresion como que "ni modo". Asi que le acepte la pieza a este muchacho y fuimos a la pista de baile a bailar. Despues de bailar un momento con este muchacho mire hacia otro lado de la pista de baile y mi esposo tambien estaba bailando con otra mujer.



Durante las primeras 2 horas mi esposo y yo bailamos con diferentes parejas pero despues de un par de piezas siempre nos juntabamos los dos otra vez. La verdad yo me empeze a sentir bastante comoda pues la verdad ninguno de los hombres con los que baile me falto el respeto. Uno o dos me dijeron en la oreja que estaba muy bonita y yo les agradeci el cumplido pero nada mas paso. Me senti como cuando estaba soltera e iba a una disco y los muchachos te piropeaban. Obiamente cuando una esta casada ya no se puede permitir esas cosas pero al menos esta noche parecia que debido al ambiente que estabamos si me podia permitir agradecer ese piropo y sentirme bien.



Una pareja se nos acerco a mi esposo y a mi mientras estabamos de pie, y el hombre pidio bailar conmigo y la mujer saco a bailar a mi esposo. Nosotros aceptamos. Se veian de una edad similar a la nuestra y se veian una pareja bastante decente. Despues de un par de canciones nos separamos pero mas adelante otra vez nos invitaron a bailar. Despues de bailar por una tercera vez, el hombre se acerco a mi esposo y nos invito a el y a mi a sentarnos con ellos en una de las mesas. Mi esposo me miro a mi y la verdad como se veian buena gente y amigables yo le hize a mi esposo un gesto como que "bueno" asi que los seguimos para sentarnos los cuatro en una mesa.



El se llamaba Ken y ella se llamaba Liza. Como dije se veian como de una edad similar a la nuestra, despues de conversar un rato me entere que Ken era dos años mayor que mi esposo y Liza un año menor que yo. Nos preguntaron si veniamos a esa disco con frecuencia y le admitimos que era nuestra primera vez. Ken nos dijo que ellos si frecuentaban esa disco muchas veces.



La conversacion entre todos fue bastante normal y agradable, no me senti incomoda para nada y bailamos varias veces mas yo con Ken y mi esposo con Liza. Yo tome un poco pero no tanto, luego de un par de horas mas me imagino que quizas por la naturaleza de la disco donde estabamos mientras estabamos sentados en la misma mesa mi esposo empezo a hablar mas con Liza y yo a hablar mas con Ken.



Atravez de la mesa veia como mi esposo hablaba con Liza sonriendose entre ambos lo cual me dio un poco de celos pero la verdad no estaban haciendo nada malo y estaban enfrente mio asi que no tenia nada que reclamar. Simplemente como para compensar yo y Ken teniamos nuestra propia conversacion y me permiti tambien sonreirle y coquetearle con la mirada un poquito. Lo maximo que hizo Ken esa noche fue decirme que "tenia bonitas piernas" , le agradeci el comentario y lo dijo de una forma que no me hizo sentir incomoda para nada.



Cuando eran las 2.30 de la madrugada mi esposo y yo decidimos que era hora de marcharnos, asi que nos pusimos de pie y nos despedimos de nuestros nuevos amigos. Yo le di un beso en la mejilla a Ken y le agradeci por su compania esa noche. El me respondio "el placer fue mio bella". Antes de marcharnos Ken nos dijo a mi y a mi esposo que vinieramos el proximo Sabado que ellos tambien estarian alli, nosotros les respondimos que lo pensariamos pero no les aseguramos nada.



Cuando salimos de la disco esa primera noche la verdad no me arrepentia para nada haber ido. No me senti incomoda en ningun momento de la noche y la verdad no senti que nadie me falto el respeto. Al contrario como lo dije antes me hacia sentir como cuando era soltera y no tenia que sentirme mal con aceptarle un cumplido a otro hombre. Y eso era algo que no tenia nada de malo y me hacia sentir bien conmigo misma.



Mi esposo y yo no hablamos para nada durante toda la semana acerca de la invitacion de Ken para ese Sabado. Recien el mismo Sabado por la manana mi esposo me lo menciona como preguntandome si queria ir. Yo le respondi "si tu quieres ir, pues vamos" y el me respondia preguntandome si era yo la que queria ir. Ninguno de los dos queria ser el primero en admitir que queriamos ir otra vez.



A las 9 de la noche me empeze a alistar otra vez para regresar al club de swingers por segunda vez. Como la semana anterior Ken me habia halgado mis piernas decidi ponerme una falda negra que llegaba un poco arriba de las rodillas sin ser demasiado escandalosa tampoco y unos tacones altos. Apenas llegamos a la disco como a las 10 y entramos Ken y Liza nos recibieron muy amigablemente y nos invitaron a sentarnos juntos otra vez.



Pasaron como 30 minutos en que todos hablamos y nos bromeamos juntos pero casi instintivamente por el lugar donde estabamos mi esposo empezaba a bailar y conversar mas con Liza y yo a la vez hablaba y conversaba mas con Ken. La discoteca estaba llena y muy oscura por momentos mi esposo y Liza se alejaban un poco.



Ken era un hombre guapo y de conversacion agradable asi que no me sentia incomoda estando con el. Ademas tambien me piropeaba y halagaba y eso me hacia sentir bien sin sentime mal por estar casada ya que mi esposo estaba enfrente mio con otra mujer tambien.



Si me preguntaran si senti celos hacia Liza en ese momento, podia admitir que si, que quizas sentia un poco de celos, pero al mismo tiempo mi esposo y ella estaban al alcanze de mi vista en todo momento al igual que yo y Ken al alcanze de la vista de mi esposo. Me parece que mi esposo y yo nos estabamos permitiendo "coquetear" un poco con otra persona pero al mismo tiempo estabamos los dos mirandonos uno al otro que no sucediera algo que pasara el limite con lo que nos podiamos sentir comodos haciendo. 



Mi esposo no tocaba a Liza de una forma incomoda para mi ni yo hubiera dejado que Ken me tocara de una forma que mi esposo no estuviera comodo, simplemente sin decirlo lo que nos permitiamos, era conversaciones, sonrisitas y bailar juntos, nada mas.



Despues de esta segunda noche, volvimos a la siguiente semana, y por las siguientes dos semanas tambien. Solamente una vez mi esposo me pregunto si me sentia comoda yendo a esa disco los Sabados y yo le respondi que si que si no nos faltabamos el respeto el uno al otro no habia problemas. En el fondo creo que esa sensacion de poder coquetear con otra persona con todo el permiso de tu pareja pues esta enfrente tuyo nos gustaba a los dos.



Tambien tengo que aceptar que Ken y yo empezamos a tener unas conversaciones un poco mas subiditas de tono y estoy seguro que mi esposo y Liza tambien tuvieron esas conversaciones. Ken me miraba las piernas y las nalgas me decia que si yo fuera su pareja el me lameria toda las piernas antes de hacerme el amor y q por supuesto le encantaría estar entre mis nalgas haciéndome un beso negro Y que le gustaria poner un espejo al lado de la cama para poder verme las piernas y las nalgas alrededor de su cintura mientras el se volvia loco haciendome el amor. 



Yo en cualquier otra situacion del mundo le hubiera mandado una bofetada a quien me dijera esto, pero Ken y yo despues de varias semanas de vernos en la disco y tener conversaciones como esas hacia que no me sintiera incomoda escuchandole sus fantasias simplemente lo miraba y me reia, y porque no decirle me sentia bien que este hombre enfrente mio tuviera fantasias sobre mi.



Despues de 5 semanas creo de vernos en la disco, un Sabado despues de estar conversando y bailando como de costumbre noté q mi esposo y Liza se perdieron unos segundos suficiente para q Ken yo nos pegáramos mas y el pudiera bajar sus manos para poder palpar mis nalgas yo me puse nerviosa y las retiré el se me acercó al oído y me dijo q tenía unas pompis grandes y duritas, ese comentario me desorbitó al instante aparecieron nuestra pareja, llegaron las dos de la manana y antes de que mi esposo y yo dijeramos que nos teniamos que marchar, Ken se puso de pie y nos invito a casa de ellos para continuarla y seguir tomando y charlando.



Quizas en ese momento tomamos una decision que no debimos de tomar pero simplemente habiamos podido mantener esta relacion con Ken y Liza sin faltarnos el respeto uno al otro ni sentirnos incomodos. A mi y a mi esposo nos agradaba la presencia de ambos y en ese momento no vimos nada de malo en aceptar su invitacion y simplemente seguir pasando un momento agradable con ellos. 



Lo que mi esposo y yo no pensamos en ese momento fue que parte del motivo por el cual no habia pasado nada era porque una disco es un ambiente seguro, por decirlo de algun modo, solamente hay una pista de baile y mesas para sentarse. Pero una casa es diferente, en una casa hay habitaciones, hay camas, hay muchas cosas que pueden incitar a que cosas que una no tiene planeado pasen.



Fuimos a la casa en carros separados y cuando llegamos Ken y Liza nos hicieron pasar, era una casa bonita, de dos pisos y apenas entramos nos sentamos en la sala para conversar. Ken nos pregunto que deseabamos tomar y yo pedi un vino y mi esposo pidio un ron con cocacola. 



Mientras Ken se fue a preparar nuestras bebidas, Liza nos dijo que ya que estaba en casa se iba a poner algo mas comoda para conversar. Aqui fue donde los problemas empezaron. Liza bajo del segundo piso descalza y con una sudadera larga que le cubria hasta arriba de las rodillas. Obiamente cuando se sentaba y cruzaba la pierna se le veia todo el muslo y estoy segura que a mi esposo se le salian los ojos.



Yo me sentia un poco impotente de no poder hacer nada, ni reclamar nada asi que decidi pagarle con la misma moneda a mi esposo. Diciendo que yo tambien estaba cansada me quite los zapatos de taco y quede descalza, y disimuladamente tambien me subi la falda mas de lo necesario y cruzaba las piernas en direccion hacia Ken. Con una sonrisa tambien me di cuenta como a Ken se le empezaron a salir los ojos mirandome los muslos. Y tambien vi como mi esposo se dio cuenta que le estaba enseñando todas las piernas a Ken.



Lo que sucedio a continuacion fue que sin decirnos una palabra mi esposo y yo intuituvamente empezamos a hacer cosas para quedar iguales con lo que hacia el otro, yo estaba rabiosa con lo que hacia mi esposo y estoy segura que el tambien lo estaba. Liza se sento super pegada a mi esposo y se hablaban y sonreian diciendose cosas en la oreja. 



Asi que yo tambien hize que Ken se me pegara bastante y deje que me pusiera la mano en la cintura y me hablara en la oreja, e inclusive en un momento que mi esposo estaba distraido deje que me acariciara los muslos por un par de segundos. Como lo dije antes Ken me parecia un hombre atractivo asi que ya que estaba jugando a ponerlo celoso a mi esposo estaba contenta que fuera al menos con un hombre guapo.



Despues de una hora de estos jueguitos me dieron ganas de ir al baño asi que me excuse con todos para retirarme al bano por unos segundos. Cuando entre al baño mire al espejo y refleccione un poco. Pense que si estabamos jugando demasiado con fuego, y que quizas el aceptar venir aqui habia sido un poco pasar la linea que siempre habiamos cuidado, tambien pense que Ken me parecia un hombre muy atractivo y si hubiera estado soltera ya hubieran pasado muchas cosas mas, pero la realidad era que estaba casada y quizas era hora que debiamos terminar con estos jueguitos peligrosos.



Cuando sali del bano me dirigi hacia la sala donde todos habiamos estado sentados y casi me caigo de espaldas cuando veo que mi esposo y Liza no estaban. Cuando pregunte por ellos, Ken me dijo que no me preocupara que habian ido al carro a sacar algo que Liza habia dejado, asi que me tranquilize un poco. 



Me sente con Ken y el empezo a acercarse y a coquetearme como habia hecho toda la noche, yo le sonrei pero estaba preocupada de donde estaba mi esposo. Pasaron 5 minutos y no regresaban, asi que me empeze a preocupar mas. Asi que Ken me tomo por un brazo y me dijo que lo mirara directamente, y me dijo las palabras que habia temido escuchar desde que sali del bano, me dijo "tu esposo y Liz no estan afuera en el carro, estan en otro lugar..." y apenas dijo eso hizo un gesto con la cara señalando hacia una habitacion que estaba con la puerta cerrada. Me puse fria como si acababa de ver a un muerto.



No podia creer lo que el desgraciado de mi esposo habia hecho, habia roto nuestro pacto de controlar hasta que punto llegabamos con esto. Me estaba engañando en ese mismo momento y lo peor era que yo habia sido complice de que llegaran las cosas a este punto pero yo pense que este desgraciado iba a poder controlarse de lo que pasara. Que ibamos a llegar a un punto en que simplemente ibamos a decidir que era demasiado y retirarnos juntos sin culparnos uno al otro.



No recuerdo las cosas que Ken dijo en ese momento pero cuando desperte un poco de la rabia que senti por un minuto mire a Ken y todavia con rabia por lo que habia hecho mi esposo pense "ya que el rompio con el acuerdo, pues ahora yo tambien voy a romper con el mio". Ken me tomo por la mano y me dirigio hacia el segundo piso y yo lo segui convencida de que ya que mi esposo se iba a cojer a otra mujer esa noche, pues yo iba a dejar que Ken me cojiera como quisiera esa noche tambien.



Llegamos a una habitacion del segundo piso y apenas entramos Ken cerro la puerta con seguro. Nos empezamos a besar apasionadamente y yo decidi que si continuaba con mi rabia no iba a disfrutar de este momento como hubiera querido. Asi que decidi en lo que mas pude de simplemente poner la memoria de mi esposo y lo que estaba haciendo de lado y pensar en este hombre que me tenia en sus brazos que me resultaba super atractivo y que tenia todos los permisos del mundo para disfrutar del sexo mas lujurioso del mundo con el.



Ken y yo nos empezamos a desvestir y caimos encima de la cama sin dejar de besarnos y acariciarnos, Ken me bajo la falda por las piernas mientras tal y como me lo habia dicho en su fantasia me lamio y beso todas las piernas y las nalgas. Cuando quedamos los dos en ropa interior solamente nos besamos apasionadamente mientras el me tocaba y nos revolcabamos uno encima del otro por todas las sabanas.



Finalmente el se puso encima mio, me bajo el calzon, y me abrio las piernas. Y yo agarrandolo de los hombros y con un gemido recibi su pene dentro de mi se sentía un poco más grande y grueso. Yo siempre he sido un poco gritona para hacer el amor, asi que creo que gemi bastante mientras el hacia que nuestros cuerpos se muevan de arriba a abajo encima del colchon. No me beso ni acaricio para nada durante los primeros 10 minutos creo, simplemente me la metia con conviccion y firmeza mirandome como yo me volvia loca estirando los brazos y cerrando los ojos debajo de el.



Despues de estos primeros diez minutos empezamos a cambiar de posiciones y el cambio un poco tambien empezando a besarme mas y acariciarme. Me puso encima de el para que yo lo cabalgara mientras el me besaba y mordia los senos yo me movía muy sensual arriba suyo mientras el apretaba mis pompis y succionaba mis pezones. En esa posicion tuve mi primer orgasmo, y tuve otro 15 minutos mas adelante.



Para teminar Ken me puso en posicion de perrito, se puso detras mio y me la metió comenzó a moverse con convicción y firmeza llegó a darme nalgadas y a decirme q así fantaseaba tenerme viendo esa nalgas y piernas tan ricas q tengo. Me agarro con ambas manos por la cintura y lo empezo a hacer fuerte como cuando un hombre quiere ya venirse yo comencé a gemir bastante mis nalgas amortiguaban sus fuertes embestidas. Me pregunto si me estaba cuidando y yo le respondi que si, y ni bien dije eso el empezo a hacerlo aun mas fuerte todavia hasta que termino viniendose dentro de mi. El grito un poco como haciendo fuerza mientras eyaculo. Yo estaba muerta, estaba toda roja y me faltaba el aire al respirar. El se acosto desnudo al lado mio y descansamos los dos.



Hablamos como por 20 minutos de tonteria y media, y yo trataba de completamente olvidarme de mi esposo. Despues de 20 minutos para mi completa sorpresa Ken me empezo a besar, como queriendo empezar otra vez. Con toda sinceridad habia sido por lo menos mas de 5 años que no me hacian el amor dos veces seguidas en una noche. Asi que sin pensarlo dos veces empeze a acariciarlo con los brazos y las piernas mientras el me empezo a besar.



Nos besamos como por 15 minutos y Ken me pidio directamente que le diera sexo oral para reanimarlo completamente. Yo no tuve ningun problema créanme a él era súper guapo y desnudó era un papacito asi que lo acoste a Ken boca arriba, y baje todo mi cuerpo hasta mas abajo de su cintura y me meti el pene de el a la boca todavía estaba flácido y con resto de semen los cuales limpie con mi labios y lengua aquel inofensivo miembro comenzó a responder a mi fuertes chupones “te quiero mamar el ano” dijo ken y mientras se la chupaba viéndolo a los ojos me detuve solo para preguntar “y q mas?” Excitado a más no poder me dijo “te quiero coger por el culo llevo meses fantaseando q te hago sexo anal” lo mire y le dije interesante. Le chupe el pene de adentro hacia afuera como por 10 minutos hasta que lo senti completamente duro me detenía solo para masajearlo mientras chupaba sus huevos. Asi que me subi en el y lo cabalgue otra vez pero ahora con mas fuerzas y ganas como buscando sacarle la leche la cama hacia tanto ruido q me sentí orgullosa q mi marido escuchara, no besábamos y me chupaba las tetas y amasaba mi nalgas mientras yo no me detenía y gemía. 



Despues de unos 15 minutos otra vez tuve otro orgasmo, y de ahi el me cambio de posicion para seguir gozandome por la siguiente hora. Yo estaba en las nubes, y dejaba que Ken me pusiera en cualquier posicion que el quisiera. Despues de un rato mas tuve todavia otro orgasmo y no lo podia creer, creo que nunca en mi vida habia tenido 4 orgasmos en menos de 3 horas ken demostró ser un buen amante en la cama y sabía usar su herramienta para q negar q me estaba echando tremendo polvo. Me susurro q me quería hacer sexo anal y yo acepte enseguida con la condición q yo lo guiaría y pararíamos si yo lo deseaba y el acepto sin reproches.



Sin q lo pidiera me empine mientras ponía mi pecho en la cama con ambas manos separe mis grandes pompis para facilitarle el camino, el se paro atrás mío y me observo con mucho deseo diciéndome “tienes un trasero de medidas increíbles, tus piernas me encantas eres una mujer perfecta” diciendo esto comenzó a darme sexo oral en el ano sinceramente mi marido muy pocas veces me lo hizo pero Ken wow me estaba dando una chupada q me hacía delirar, su traviesa lengua jugaba con mi ano y trataba de penetrarlo luego dejaba caer abundante saliva y comenzó a meter un dedo pero pronto fueron dos pero jamás dejó de chuparme el ano luego bajo a mi vagina y sus labios jalaban mi clitoris y lo chupaba con deseo, yo gemía y echaba las nalgas para atrás hasta q yo misma le pedí q ya me la metiera despacio.



Se puso de cuclillas arriba mío y dirigió su pene a la entrada de mi ano he hizo presión logrando entrar la cabeza la verdad me dolió mucho y solté un quejido y el la saco, volvió a intentar y esta vez entró casi la mitad pero me seguía doliendo y me quejaba así q la volvió a sacar,volvió a darme otro intenso beso negro y volvió al ataque con delicadeza lo puso en mi ano y fue empujando yo gemía y me quejaba mucho por q realmente era un poco más grande y gruesa q la de mi esposo, separe los pliegues de mi nalgas y comenzó a moverse despacio hasta q me ordenó masturbarme yo hice caso y cada vez el dolor era menos y sentía más placer q otra cosa, comenzó a moverse un poco más rápido hasta q la metió completa por q sentí sus huevos en mi vagina yo solo solté un pujido q tuvo q escucharse hasta las escaleras, ken me jalo del cabello y me daba fuertes nalgadas yo no paraba de gemir luego se aferró a mis caderas y comenzó a darme con mas fuerza yo seguía masturbandome y de pronto sentí un descenso como si me fuera a desmayar y a la misma vez como deseo de ir al baño solté un gemido muy alto para no decir un grito mientras experimentaba mi primer orgasmo anal. Luego comenzamos una intensa faena de sexo anal por primera vez le dejé saber a Ken el enorme placer q me provocaba su pene cuando me la metía ,ya mi culito estaba muy dilato y acostumbrado a su visitor ya ken la sacaba completa y la volvía a enterrar sin dificultades.



Con mucha maestría me tumbo de cucharita junto con el sin sacarla y separaba mis nalgas para entrar y salir más profundo, el mordía mis orejas y me susurro q mirara hacia el espejo,aquella imagen era erotica mi nalgas se miraban enormes y mis piernas igual y el pene de ken se miraba mas grueso y mi ano estaba tan abierto nunca lo había visto así la saliva casi se me salía de la boca de tanto placer estaba en pleno extasis, yo reculé mas el culo q rico se sentía yo gemía y le pedía más pero ken con toda la calma entraba y salía casi completo para buscar entrar más profundo en mi intestino mientras yo gemía excitada y le dije “nunca imaginé q el sexo anal se podía gozar tanto” y nos besamos fogosamente.



Estaba tan en las nubes con este hombre que cuando el me pidio sexo oral otra vez para terminar, yo no tuve la menor de las dudas de arrodillarme en el piso enfrente de el y meterme el pene a la boca y darle el mejor sexo oral para agradecerle todo el placer que me habia hecho sentir esa noche.Deje que se viniera dentro de mi boca, antes que el mi esposo era el unico hombre en mi vida que habia dejado que se viniera dentro de mi boca luego me lo trague completo.



Cuando terminamos otra vez nos acostamos encima de la cama sin respiracion. Le dije q había sido el mejor sexo de mi vida nos besamos Pero esta vez nos quedamos dormidos. Cuando me desperte despues de unas horas creo que fue cuando el mundo se me vino abajo. Creo que suplique mil veces al cielo que todo lo que acabara de pasar hubiera sido un sueno. Ken estaba todavia en la cama y al verme me dijo que iba a salir afuera a ver si mi esposo estaba listo.



Ken salio por la puerta y yo estaba hasta avergonzada de mirarme al espejo, creo que hasta llore de la desesperacion que senti. Luego cuando me acorde que mi esposo tambien me habia engañado en la habitacion de abajo un poco me tranquilize pero igual me senti la mujer mas sucia del mundo.



Ken entro despues de unos minutos y me dijo que si que mi esposo tambien estaba listo y me esperaba en el carro. Yo ya me habia vestido y sali con la mayor verguenza del mundo. Cuando baje las escaleras la vi a Liza en la cocina, ella me sonrio como si nada hubiera pasado y me dijo "buenos dias". No podia creer como podia sonreir despues que sabia que su esposo paso la noche conmigo y ella con el mío.



Entre al carro sin nisiquiera mirar a mi esposo. El encendio el auto y empezamos la marcha a casa. Yo todo el camino estuve aterrada de que mi esposo dijera la menor palabra de lo que paso o que me hiciera la menor pregunta de lo que habia sucedido. pero despues de media hora de camino y que mi esposo no decia la menor palabra me puse a pensar que quizas el estaba tan avergonzado como yo.



Llegamos a casa de mi madre a recojer a mi hija sin decirnos ni una palabra. Una vez que nuestra hija estuvo en el carro creo que la tension se alivio un poco porque ella empezo a hablarnos pero ni el ni yo nos dirijimos la palabra todavia.



Creo que la unica palabra que mi esposo y yo cruzamos todo ese Domingo en la casa fue al acostarnos que el me pregunto si queria que me despetara mañana cuando se iba al trabajo y yo le respondi que si.



Creo que lo que sentiamos ambos era miedo de hablar uno con el otro y que uno haga la pregunta que empieze una discusion que hiciera que nos echaramos en cara cosas entre los dos. Porque al fin y al cabo los dos podiamos juzgar al otro pero al mismo tiempo eramos culpables del mismo delito. Han pasado 4 meses hasta el dia de hoy.



Mi esposo y yo JAMAS hemos ni siquiera mencionado otra vez el nombre de la discoteca de swingers en nuestras conversaciones, es como si la discoteca y los 5 o 6 Sabados que fuimos nunca hubiese sucedido. El y yo con el tiempo ya hemos empezado a hablar y conversar como antes, simplemente sin decir una palabra entre los dos hemos llegado a un acuerdo que es mejor ni mencionar lo que sucedio esa noche. Y yo creo que estoy de acuerdo con ese acuerdo implicito que ni siquiera se ha mencionado.



Mi esposo y yo tambien hemos vuelto a tener intimidad como antes. Creo que el unico incidente que sucedio fue una noche que mientras lo haciamos y el estaba encima mio por un momento nos miramos uno al otro a los ojos y no dijimos nada como por 5 segundos, despues continuamos haciendolo pero yo estoy segura lo que paso por nuestras mentes en esos 5 segundos.



No se si la actitud que hemos tomado mi esposo y yo sea la mejor, de simplemente ni mencionarlo y tomarlo como que fue algo que ni siquiera paso porque a lo mejor seria doloroso hablar de ello y aceptar que fuimos infieles uno al otro. 



Tambien he pensado que quizas lo mejor seria simplemente aceptarlo y pensar que fue algo que de verdad sucedio que lo disfrutamos y simplemente ya dejarlo en el pasado. Quizas por eso es que me decidi a contar mi experiencia aqui porque estoy segura que en esta clase de websites hay personas que han pasado por esto tambien y me pudieran dar su opinion de cual es la mejor actitud que se puede tomar cuando pasan estas cosas en un matrimonio como el mio. Si es mas comodo pensar como que no sucedio o ser valiente y enfrentar una discusion entre los dos que hasta podria terminar en una separación y para colmo mi esposo no lo sabe pero ken ya sabe donde trabajo aunq se a comportado como un caballero siento q no está bien además verlo me da un poco de morbo aveces recordando el buen amante q es y el no pierde oportunidad para verme las piernas y las nalgas quedándose pensativo seguro recordando lo mucho q las gozo aquella noche. Quizás más adelante cuente como terminó la historias con estos personajes Gracias.


P: comechocho25






Comentarios

Entradas populares de este blog

La Culona Vianey (Testigo de Jehova, Joven Casada Infiel)

Mi Primer Experiencia Pegging

Me follé a la novia de mi amigo por detrás