Posts Tagged ‘Zoofilia’

Camila – Zoofilia anal

Martes, septiembre 20th, 2011

Hola amigos, soy Camila nuevamente. En esta ocasión sigo reviviendo el pasado y quiero contarles cuando me animé a que mi perro Bartolo me la metiera por el culo.

 

Como les conté en relatos anteriores, me encanta sentir una verga gruesa por mi orto, esto paso cuando cumplí 17 años y me hice mi propio regalo.

Ya había probado variedad de pijas pero aún no me sentía preparada para tener la del perro adentro, en realidad le temía al abotonamiento, al ser arrastrada, lastimada y a que me descubran así. Por mi vagina nunca tuve problemas con esto pero al ser mi ano mas estrecho no quería que sucediera.

Mi cumpleaños cayó un día miércoles, al ser día laboral mi familia se fue a dormir temprano, era en pleno septiembre y ya comenzaba a hacer calor. Don Carlos (uno de mis machos) no estaba durante esa semana, le dieron unos días de vacaciones y se fugó con su familia a Mendoza, nos pidió que le cuidáramos la casa.

Este fue el golpe de suerte que necesitaba, podría ir a esa casa y estaría sola sin riesgos a que me descubran.

Entonces tipo 12 de la noche, saque mi gel íntimo y me fui con Bartolo a esa casa, me dirigí directamente a la habitación de Miguel, de inmediato me desnudé, estaba ansiosa, excitada… y mojada. Me puse a $ patas y bartola de inmediato comenzó su trabajo, largas lengüeteadas por toda mi vulva, clítoris y ano. Tomé el pomo del gel que tiene la punta redondeada y me lo metí en mi ano, luego giré y le indiqué a Bartolo que se recostara, él ya tenía buena parte del pene afuera, sabía que tenía fiesta. Me abalancé sobre el y se la chupe de forma torpe y rápida, lo hacia como desesperada, lo hice acabar con mi boca y continúe para dejársela limpia.

Yo estaba muy caliente así que me senté sobre él y lo cabalgué hasta acabar, fue tan rápido que no llegué a meter su bola en mi concha. Inmediatamente me puse a 4 patas y Bartolo me monto de inmediato, yo puse mi mano para evitar que su pija se fuera a meter en mi concha y la guié hasta mi orto que estaba lleno y chorreando de gel intimo. En el tercer intento la introdujo, tengo mi hoyo tan bien preparado que no me dolió para nada a pesar de la violencia de la estocada.

Lo hacia muy rápido, yo estaba tan caliente que también empujaba en sentido contrario para me entrara mas. En un rato sentí como la bola se empezaba a hacer lugar para ingresar en mi ano que no oponía resistencia alguna, todo lo contrario se estiraba más y más para recibir tremendo pedazo de carne. Una vez que entro todo hizo unos cuantos movimientos más y me lleno el culo de leche… ¡¡¡que hermosa sensación!!! Lo tomé por el cuello y lo hablaba para tranquilizarlo y principalmente para que no quisiera bajarse, me encantaba sentir su peso sobre mí.

Lo contuve por 5 minutos en esa posición, yo no me quedaba quieta, movía mi trasero para que su verga me estirara bien las tripas ya que todavía seguía firme. Luego giro y se bajo quedando pegados, me tomé de la cama y esperé el tirón, salió muy despacio por lo que no sentí dolor alguno. Me recosté en la cama boca abajo y el se comenzó a limpiar la verga.

Pasaron como 15 minutos, yo me estaba durmiendo cuando siento los lengüetazos del perro nuevamente sobre mi intimidad, se sentía tan rico que lo deje y poco a poco fue excitándome, lo único que hice fue bajar un poco mi trasero y esperar que me monte. No tardó nada en hacerlo, volví a tapar mi vagina y me la metió nuevamente por atrás, tenia el orto lleno de fluidos por lo que ya estaba lubricado, esta vez yo le ajustaba el orto para que le costara mas entrar y eso le gustaba por que lo hacia con mas fuerza y yo lo disfrutaba el doble. Cuando sentí que su bola hacia presión sobre mi ano, coloqué mi mano y controle su entrada, no deje que entre por completo, directamente hice que quedara justo en el esfínter para así sentir esa hermosa sensación de que te están partiendo en dos. Lo tuve así hasta que acabó. Volví a acariciarlo para que no se baje, nos quedamos un buen rato así  hasta que quite mi mano detrás de la bola y me estiré hacia atrás haciéndola entrar en mi hoyo. El se bajo y tiro para sacar su verga, pero esta vez ni sentí cuando salio, yo quise incorporarme pero no podía hacer reaccionar las piernas, mi culo soplaba leche y sentía mis tripas acomodarse nuevamente. El perro me destrozó, me dejó como yo quería, con el culo bien roto. Tomé mi celular, vi que eran como las 1:30 de la mañana así que directamente coloque el despertador a las 4:30 y me acomodé a dormir en la cama de Miguel.

Cuando sonó despertador del teléfono, comencé a buscar mi rota, el perro seguía a dentro así que me buscaba para cogerme nuevamente, lo pensé un momento… y accedí. De nuevo a 4 patas, el comenzó a lamer pero me monto de inmediato, deje que me lo metiera por la vagina,  bombeaba frenéticamente, yo sentía como se hinchaba cada vez mas su verga así que intente hacer algo raro: justo cuando el la estaba sacando yo bajé rápido mis ancas y logre que saliera y entrara en mi ano. Y comenzó a fulminarme nuevamente, me daba duro y yo no paraba de morder las sábanas como lo había hecho toda la noche, gozaba mucho, con una mano me pellizcaba los pezones, con la otra mi clítoris, cuando terminó de meter su bola me acabe, quise gritar pero me contuve, bombeó un rato mas y también termino.

Se quedó quieto un rato y luego se bajo, cuando me tome de la cama para que tirara… o sorpresa, estábamos bien abotonados. Siguió tirando hasta que me hizo que soltara la cama, como la puerta de la habitación estaba entre abierta, el desgraciado salio conmigo a la rastra, trabaja de pillarme del alfombrado y de usar un poco mis pies pero no había caso. Cuando llegamos a las escaleras me tome fuerte y creo que la posición en la que quedamos también ayudo pero fue ahí donde logramos soltarnos. Me recosté en este mismo lugar un rato y luego me costo pero me incorporé, regrese a la habitación, recogí mis prendas y me marche caminando bien abierta hacia mi casa.

Por supuesto no fui al otro día a clases por que no podía caminar, pero sinceramente, valió la pena. Aprendí mucho de esta experiencia y puedo coger con más confianza y también me ayudo mucho cuando tuve que soportar mas adelante la verga de mi perro tato un hermoso mastín con una pija descomunal y deliciosa. Esa historia se las debo para más adelante. Besos

Zoofilia

Viernes, mayo 27th, 2011

soy una persona de edad madura y quiero contarles una experiencia que me paso a principiios del presente año , conoci en el mes de febrero a una señora de aproximadamente 30 años y la invite a salir para invitarle una cerveza pero mañosamente la lleve a un lugar que se llama acolman esto es en el estado de mexico y cuando llegamos al lugar que yo previamente conocia y que era un pequeño cerro o monte donde habia poca gente y al estar en ese lugar vimos a lo lejos un burrito que se encontraba comiendo amarrado de un arbol que me imagino el dueño lo habia llevado a ese lugar y al observarlo se le salio su miembro que aproximadamente media como un metro la tenia negra y gruesa y mi acompañante se hizo la inocente y me pregunto que era lo que le salia por debajo de sus patas traseras a lo que le argumente que no sabia pero que si queria nos acercaramos para ver lo que era logico yo si sabia lo que era y fue asi como nos acercamos y el burrito se espanto y la metio cuando nos acercamos ella me pregunto que que habia sucedido y le comente que se habia espantado y habia metido su miembro para que no se la viera a lo que ella me dijo que queria verla y le comente que tendriamos que esperar a que el burrito la volviera a sacar y fue como esperamos una media hora y la volvio a sacar el burro y ella tenia la mirada excitada y cara de sorpresa y le dije que se la tocara con la mano y me dijo que tenia miedo de que el animal le hiciera algo a lo cual yo le dije que no le haria nada el burro que no tubiera miedo a lo cual ella se la empezo a tocar y me comentaba que se sentia muy rico a lo cual le dije que se agachara y que yo le ayudaria para que la penetrara a lo cual acepto y lo unico que hicimos fue que se la puse en la entrada de su vagina pero no hubo penegtracion en eso estabamos cuando llego el dueño del burrito y se lo llevo y posteriormente lo platicamos mi pareja y yo y quedamos de volver para una proxima experiencia ,espero les haya gustado este relato corto y me envien relatos al correo  berglic@live.com.mx

Una perrita que me hizo conocer el paraíso

Viernes, enero 21st, 2011

Esto ocurrió hace mas de cinco años. Tiempos de soltero y viajante fui a um lugar que no identificaré, pues siendo esta una fantasia o realidad   puede ser confundido El relato como ofensivo o talvez como haciendo propaganda del lugar.  Basta decir que era um lugar donde paran los camioneros  a decansar, a beber y a hacer sexo comun,  fuera de lo comun. Sexo no convencional o normal.  Eran ya las 10 de La noche.  Ambinte alegre decenas de putas y unos pocos clientes.  Hola, me invitas um trago? Uma linda y joven mujer.  La acepté em La mesa porque no queria estar mas solo.  Estaba mas de 2 horas bebiendo y sin ganas de joder.  Estava apático.  Los ojos de La joven de unos 22 años me analisavan el tiempo todo, queria saber que me apeteceria.  Sabia que no era Ella a quien  yo deseaba.  Por eso emprendió La labor de agenciadora.  Esos travestis, comentaba, son uma dura concurrencia para nosotras.  Ellas(os)  hacen cositas que nosotras no podemos hacer.  Muchos clientes gimen com ellos. Mire al travesti, no por encontrarlo uma maravillosa ninfeta, linda(o) de verdad.  Lo miraba porque me llamo La atencion uma perrita que estaba a su lado, bailando, esperando que el la la premie com unas sobras del plato. Como es su nombre joven? La pregunta me trajo de nuevo a la mesa ya a la mujer. No viene al caso, respondi. Usted viene a beber um poço, al paraíso, mas siempre, siempre, alguna cosa va a hacer, además de beber. Todos hacen.  Señaló hacia la outra mesa donde habia um muchacho, unos 20 años.  Flaco, um poco, diria esbelto.  Mirada fija y prometedora. Yo no estaba com ganas. La mujer me dice, que el joven no es um puto.  Es um cliente, interesado en mi. Si yo quisiera Ella lo llamaria, provocaria uma situacion y saldria de escena. Claro, yo Le pagaria uma cantidad y, seguramente, el joven tambien.  Aqui nada es grátis. Sinceramente, me habia comenzado a interesar em alguna cosa, quando, de repente, vi a la perrita que comenzo a olfatear en el médio de las piernas del travesti. Parecia que no era novedad para El travesti que comenzo a llamar la atención de los pocos clientes levantando El vestido para la perrita lamer.  Fué um carcajadas unísonas de toda la clientela. La escena me dejo excitadisimo y la mujer percibió mi estado. Puedo te llevar al delírio solamente com la lengua, em todo lugar, me gusta meter la lengua em todos los hoyos, profundamente y luego despues bebo hasta secar tu fuego, garganta abajo.  Lo dijo com tanta seducción. Que ya estaba desnudo em la cama del cuarto. Lo combinado era 100 dolares.  Salió Del baño envuelta em uma toalla que abrio desnudandose, uma diosa de mujer, que quieres papacito? No espero respuesta y llevo mi mastro garganta adentro, despues de unos minutos de delírio me dijo: Quieres la lengua adentro papito? Hum? Estaba sorprendido y me lamió el culo y su lengua caliente me penetraba. Te gusta mi lengüita papito? No parezco uma perrita?  Si, mi perrita, tu lengua es deliciosa. No tanto como la lengua de la perrita. Que com uma lenguada puedes llegas al paraíso, como El travesti.  Viste al travesti?  Sim respondi. Paro de lamer y com la mirada fija en mis ojos.  Ya te divertiste de várias maneras, puedo ver, decia metiendome um dedo, sin diificultad, en el recto. Estas en el paraíso. Tienes la opotunidad de conocer un placer que dificilmente vás encontrar en outra oportunidad.  Ya estoy teniendo placer, respondi. Uma lengua diferente, una conchita inolvidable ES lo que te puedo conseguir.  Yo seguia sin entender. Limpiecita, me decia.  Ella sabe lo que hace porque está entrenada y, para suerte,  está em celo.  Yo no creia lo que estaba oyendo.  Me hablaba de la perrita.  Como me llego al fondo de mi cerebro? 200 dolares mas.  No tendrás otra oportunidad. No consegui articular palabra alguna. Ella sonrie viste la ropa y despues de unos 10 minutos reaparece. Vá a ser 250 más. La dueña está irreductible. Yo podria decir alguna cosa? Llevó la perrita, pastor alemana, joven, al baño y Le enjuagó la conchita el El bidet. Parecia um ritual al que ya estaba acostumbrada. La mujer se desnudo y me paso la lengua em El cuello, me chupó las tetas y engulio mi pinga. Despues de unos 30 segundos me susurró:  Estoy Le dando confianza a la perrita, pues no te conoce pero ya sabe que eres de confianza. Dio uma palmada em la cama y la perrita salto a la cama y, como um remolino, su lengua áspera me lamió la pinga, era tan rápida que ninguna mujer tendria esa pericia.  Su lengua iba Del ano a la punta y volvia.  Mecoloque de cuatro, ofreciendole El ano y la lengua  me hacia delirar.  La mujer me mamaba.   La tube que apartar para no me venir.  Lamele la conchita… Como? Dije. La mujer me sonrio e echando a la perrita separo SUS lábios com los dedos e metio la lengua en la concha de la perra.  Viste? Es asi!  Me guio. La concha de la perra ES olorosa, pequeña, deliciosa.  Veía mis 20 cm. No voy a conseguir entrar.  Pensé.  Consigues penetrar si! Como la mujer me leyo El pensamiento? La mujer lamó a la peritala seguro por la parte delantera, levanto la cola y dice: apuntale a la concha, solamente coloca la puntita, Ella hace El resto.  Estaba com mi palo rebentando de duro.  La mujer segurando la cola. La conchita me esperando.  Hic elo que Ella me dijo coloque la puntita bien despacito. Empuje um poquito para poder encajar, senti El encaje y la perra también. Uma cosa maravillosa aconteció: fui jalado para dentro da perra, como si fuera uma garganta profunda y apretada, apretadisima, mas mojadisima. Me quede um par de minutos bombeando como um motor acelerado. Mas no ES como la concha de uma mujer. Es uma cosa que te jala y te aprieta um escândalo de delícia que explote e casi desvaneci y la perra seguia bombeando.  Cuando Sali de Ella no tenia ninguna gota em mi pene.  Todo El líquido estava dentro de la perra. Cerré los ojos. Cuando los abri no habia náie em El cuarto. Solamente uma nota: Tomé la libertad de tomar los 350 dólares. Verifique que está cierto. Hay uma perrita que de aqui a dos meses debe entrar em El primer celo.  Quieres ser El primero? Si vuelves me avisas. Solamente um telefono, sem nombre, al final de la nota.

Mi marido colabora para que mi perro me coja

Jueves, diciembre 16th, 2010

Me decido a contar mi vida, porque son muchos los relatos que yo y mi marido leemos en Internet, me casé joven tenía 21 años, Alejandro mi marido tenía 36, me llevaba 15 años, yo vivía en un pueblo grande del centro de España, y Alejandro es era el heredero de unos mataderos que había en el pueblo, empezamos a salir y a pesar de la diferencia de edad, nos casamos.
Alejandro hizo una casa preciosa en las afueras del pueblo, y una vez casados nos fuimos a vivir a ella, al año de casados tuvimos un hijo que llamamos Aurelio y a los dos años una niña que llamamos Cristina, pasaban los años y éramos muy felices, cuando Alejandro tenía 55 años ya nuestras relaciones amorosas eran de largo en largo, después de los 50 había tenido un bajón considerable, yo con 40 estaba en plenitud de forma pero nada, Alejandro no funcionaba, nuestro hijo tenia 18 años y no hizo mas que la escuela, lo de estudiar no era lo suyo, así que a trabajar con su padre, Cristina tenía 16 y seguía en la escuela, tenemos un precioso gran danés de 3 años, al que llamamos Rex, copiado de la serie de la 3, siempre que yo salía al jardín era mi guardaespaldas, ya que no se separaba de mi, yo soy la que le da de comer, le baña, le mima, el animal es muy cariñoso y siempre está jugando.
Cuando un día Alejandro y yo estábamos leyendo relatos eróticos en Internet, salió uno de una mujer que hacía el amor con su perro, y Alejandro dice.
-Claudia, esto si que esta bueno
-Me parece increíble que se pueda hacer con un perro
Desde ese día, leíamos todos los relatos de zoofilia, y yo con alguno me excitaba, pero tenía que conformarme con masturbarme, un día que estaba a cien, me dice Alejandro.
-Anda, que si te coge ahora Rex.
-No seas bruto, tiene que estar enseñado
-No creo que tarde mucho en aprender, su instinto le guía
-Pues tiene una polla de espanto, el otro día la tenía fuera y es un considerable rabo, rojo como un tomate, largo y grueso.
-Ja, ja, si te coge ahora te la clava hasta el corazón
-Calla, bruto
Pasaban los días y yo estaba deseando ver de nuevo la polla de Rex, pero este no me daba la oportunidad, un día lo llame para bañarlo.
-Vamos Rex, que ya hueles, al baño
El cariñoso animal me siguió y una vez en el baño, entro en la bañera, lo mojé con agua templada y lo empecé a enjabonar, cuando mi mano se acercaba a su pene, Rex se quedaba quieto como una estatua, yo le froté y pude comprobar como el animal empezaba a tener una erección, así que continué con los masajes y pude ver aquel pedazo de polla, roja y larga con un grosor considerable, yo me estaba excitando, cuando lo saque de la bañera y comencé a secarlo, Rex estaba muy nervioso, no paraba de lamerme y moverse, a la noche en la cama con Alejandro le conté lo ocurrido.
-Así que cuando lo sobaste se empalmo
-Y no sabes tu que pedazo de polla
-Ya viste que en algunos relatos que leímos, dicen que los gran daneses son los perros que mayor tienen el pene.
-Mayor y más gordo
-Cuando lo vuelvas a bañar procura que esté yo para verlo
-El sábado cuando salgan los chicos, lo bañamos
Cuando el sábado que los chicos salían con sus pandillas, se marcharon dije a Alejandro
-Que, ¿lo bañamos?
-Si, haber si es tan grande como dices
Me puse un blusón que solía ponerme para bañarlo, ya que me dejaba empapada y llamé a Rex.
-Rex, vamos al baño
Rex como siempre me siguió y una vez en la bañera, yo no podía bañar bien a Rex, ya que la mampara no daba para estar los dos de rodillas, así que me metí en la bañera con Rex, después de mojarlo comencé a enjabonarlo y de nuevo cuando le frotaba su pene éste comenzó a salir y ponerse tieso, Alejandro decía.
-Valla pedazo de estaca
Rex, se estaba poniendo muy nervioso, me lamía y intentaba subirse encima de mí, Alejandro se reía
-Quiere follarte
Yo tenía el blusón completamente pegado a mi cuerpo y mis bragas que era lo único que tenía debajo también estaban empapadas, cuando salimos de la bañera me puse a secarlo Rex no paraba, yo estaba de rodillas y continuamente me lamía y intentaba subirse en cima de mi, y me dice Alejandro
-Déjalo subirse haber que hace
Me quedé quieta de rodillas con las manos apoyadas en el suelo y Rex  de inmediato se me acaballó, sentía en mi culo su pene grande y duro pegar golpes sobre mi blusón, estaba moviéndose como si estuviera follando, Alejandro se reía a carcajadas, y me decía
-Si llegas a estar sin ropa te la clava de lo lindo
Rex estaba muy tozudo, y lo echamos al jardín, yo estaba muy excitada me duché y me masturbe como una loca, en la noche me decía Alejandro
-Es impresionante, como su instinto le lleva a follar
-Tiene una polla de impresión
-Si te la mete te vuelve loca
Tardé en conciliar el sueño, no podía quitar de mi cabeza lo que Rex intentó, a mediados de semana de nuevo volví a bañar a Rex, estaba sola y me metí en la bañera con él, pero sin ropa, así que cuando lo empecé a sobar su polla ya fuera estaba como un palo, me puse a secarlo y yo estaba ya excitada, mi coño ya chorreaba, Rex buscaba mi coño y se puso a oler, yo me quedé parada y comenzó a lamer, su lengua entraba no se hasta donde, tuve un orgasmo de campeonato, él intentaba subirse encima de mi, como el sábado me encantó lo que hizo, me quede a cuatro patas y deje que se subiera, tenía la cabeza apoyada sobre la taza del inodoro y Rex daba golpes con su enorme polla en mi culo, en una ocasión acertó y entro parte de su pene en mi coña, sentí como una descarga eléctrica, tenía la polla muy caliente, yo ya estaba a cien, siguió intentándolo y de un empujón sentí como aquel enorme pene entro en mí, me hacia daño era muy largo y gordo, comenzó a bombear, yo ya no sabía si sentía dolor o placer, tuve un orgasmo y cuando Rex eyaculó dentro de mi no podía ni moverme, sentí una gran cantidad de semen que me abrasaba por dentro, cuando se retiró cayo gran cantidad por el suelo, yo tardé un rato en poder moverme, luego de ducharme observé que me resquemaba la cintura y en el espejo veo que tengo unos arañazos, me eché un poco de agua oxigenada y después de limpiar el baño me quede sentada en el sofá, pensando que tenía que haberle puesto unos calcetines gruesos como había leído en varios relatos, a la noche cuando nos acostamos me dice Alejandro.
-¿Qué te pasó?, tienes unos arañazos en la cintura
-Estuve bañando a Rex, y intento acaballarme y me araño
-Solo intentó acaballarte
-Si, hizo como el otro día
El sábado lo volvemos a bañar
Cuando de nuevo los chico se marcharon, nos pusimos a bañar a Rex, cuando lo estábamos secando me dice Alejandro.
-Quítate la ropa, haber que hace
-Si pero busca unos calcetines gruesos, que si no me araña
Alejandro se fue a buscar los calcetines y yo me quité la ropa, Rex estaba inquieto, me daba la impresión que sabia lo que iba a pasar, Alejandro le puso los calcetines y se los amarro con unas cintas, y dijo.
-Ponte a gatas
Yo como el otro día apoye mi cabeza sobre el inodoro, y Rex de inmediato me acaballó, en el primer intento ya metió su polla en mi coño, después de yo tener dos orgasmo Rex eyaculo llenado de semen mis muslos y suelo, Alejandro tenia su polla erecta, y en la misma posición que tenía me la clavo de un golpe, no sentía lo más mínimo, ya que la polla de Rex es el doble de larga y gorda, eyaculo dentro de mi como una fiera, y le dije.
-Cariño, te funcionó
-Dios, me puso a cien
Comenzamos a tener relaciones con Rex, en algunas ocasiones al principio Alejandro tuvo alguna erección pero luego ya no era capaz, así que yo estaba en la gloria, pasaron dos años yo ya con 42 era la mujer mas feliz de la tierra, tenía sexo cuando quería y mi marido me ayudaba, Rex se había convertido en un experto follador, siempre estaba dispuesto, comencé a observar que nuestra hija Cristina ya con 18 años, siempre que estaba en casa le gustaba jugar mucho con Rex, comenzó a bañarlo ella cosa que nunca había querido hacer, incluso algunas noches lo metía en su habitación, una noche me desperté y sentí unos leves gemidos, me levanté y salí muy suave al pasillo para ver de donde procedían los suaves gemidos, y en la puerta de la habitación de Cristina pude oír sus gemidos y la respiración agitada de Rex, acababa de descubrir que mi hija de 18 años se follaba con Rex, no podía decir nada, yo pensaba éste animal bien aguanta, ya que yo me lo follaba varias veces a la semana y también mi hija, pasaron los años y hoy tengo 54 años, Alejandro 69 , Cristina 30 y sigue viviendo con nosotros, Aurelio ya tiene 32 se casó con una chica del pueblo y tienen una preciosa niña.
Nuestro antiguo Rex, se murió, pero Alejandro cuando ya estaba viejo trajo otro gran danés y tambien aprendió muy rápido, también lo llamamos Rex.

Mi primera vez con Rufo

Jueves, diciembre 16th, 2010

Hola amigos. Me llamo Karina tengo 19 añitos, soy de Perú y empecé con la zoofilia a los 16 años.

Bueno hace tres años, yo vivía en la casa de mis padres y ellos tenían un perrito llamado RUFO el cual era de regular tamaño y muy  bonito, yo siempre jugaba con el, lo bañaba y lo alimentaba por lo que el perro era manso conmigo.

Por ese tiempo yo estaba buscando como tener mas placer en el sexo ya que desde un año atrás yo ya había tenido sexo con mi novio y lo seguí teniendo con muchos otros pero no llegue nunca a un orgasmo, ni siquiera masturbándome, así que estaba buscando como tener mas placer, y bueno se dio la mas grata experiencia de mi vida con mi perrito Rufo.

Era un 14 de abril del 2003, eran las 22 de la noche, (jaja lo recuerdo bien) yo estaba en mi cuarto ya con un camisón largo que me llegaba a las rodillas (mi pijama); estaba en mi computadora en una sala de Chat de sexo, en eso no se como, me metí a una sala de puras lesbianas y sin saber empecé a hablar con ellas. Una me llamo mas la atención, se llamaba Liz, ella me contó que nuca se había sentido satisfecha con un hombre así que lo hacia con mujeres y con animales…

Esto ultimo me dejo paralizada, ella me comento que lo hacia con perros y caballos, que sus penes eran mucho mas enormes y jugosos que los de cualquier hombre, que su leche era la mas caliente y deliciosa además de que te daban el triple de lo que te da un hombre.

Un escalofrío recorría mi espalda y sentía como mi panocha se enjugaba mucho mas que cuando mi enamorado me la chupaba, “háblame de cómo lo haces” le dije, ella se rió y empezó a contarme lo rico que era follar con un perro, sobre como te lamía la panocha asta mojártela por completo y como te metía un enorme pene y una gran pelota haciéndote gritar de placer; yo le pregunte si tenia videos o fotos y ella empezó a pasarme una gran cantidad de videos y fotos. yo los vi., y quede completamente helada al ver como mujeres eran cogidas por perros,  no podía moverme, mi vagina estaba completamente mojada, y Liz me pregunto si tenia un perro, yo pensé en Rufo y en un instante me imagine siendo follada por Rufo sintiendo su pene de perro en mi vagina,  mmmm que caliente que estaba. Pero en eso entro mi papá a mi cuarto y fue como si me echaran un balde de agua fría, lo bueno es que alcance a apagar mi computadora pero perdí toda la información :-(

Mi papá me regaño por  que me estaba yendo muy mal en el colegio, y me dijo que era muy vaga y descuidada, ya saben me dio un sermón de esos… pero yo solo pensaba en los videos y en mi perro Rufo… “me estas escuchando!!” grito mi papá, yo salte y le dije que si, y bueno, después de un rato el se fue y yo mire mi calzón, estaba empapado con mis jugos, me lo saque y me lo puse en la boca, estaba muy excitada y empecé a masturbarme pensando en los videos que había visto, entonces se me prendió el foquito y fui corriendo a buscar a Rufo lo encontré en el patio,  y me le acerque ansiosa le empecé a acariciar el lomo y le mostré mi calzón empapado, el perro se puso inquieto y empezó a lamer el calzón con unas ganas locas, le mire el pene y se veía grueso y una puntita roja le salía del forro, entonces se me ocurrió mostrarle mi panocha para que la lama, pero mi papá salió a preguntarme por que había salido así al  patio, no saben cuanto me molesto eso, y el me dijo que me fuera a dormir por que era muy tarde, yo estaba muy molesta, tuve ganas de gritar, pero me dio miedo de que mi papá sospechara de algo así que me fui a mi cuarto  toda frustrada y molesta para mi padre.

Me eché en mi cama y empecé a masturbarme como loca, me metía los dedos por la vagina y el ano, y los movía como si fueran un pene, mientras que con mi otra mano me frotaba el clítoris de arriba hacia abajo, en mi mente solo estaba el pene de Rufo y pensaba en como se sentiría ser penetrada por el, seguí frotándome y metiéndome los dedos como una loca y empecé gemir de placer tan solo pensando en mi perrito, entonces mi cuerpo empezó a moverse como poseído por ese gran calor que me quemaba por dentro y me metí los dedos lo mas adentro que pude, mi clítoris parecía una roca por lo duro que se había puesto y lo seguí frotando con fuerza, y empecé a convulsionar de placer tenia ganas de gritar de gusto pero tuve que aguantarme por miedo a que mis padres se dieran cuenta, pero no pude mas empecé a convulsionar con mas fuerza y mordí mi almohada para acallar mis gritos… grite con fuerza y sentí como mi clítoris estallaba y salía un choro caliente de mi vagina  grite como puta en celo, deseosa de tener a Rufo dentro mío, fue una sensación deliciosa. Fue mi primer orgasmo… después me di cuenta del estado en que estaba,  estaba echada en mi cama con la cola para arriba, todo mi cuerpo estaba sudoroso y mi vagina parecía un mar, toque la cama y estaba toda mojada por mis jugos parecía que le hubiera echado un balde de agua caliente. Tuve que sacar mis sabanas y voltear mi pesado colchón, me fui a duchar, y después me quede dormida en mi cama, ese orgasmo me había agotado por completo.

Bueno al día siguiente me levante renovada pero con un ligero dolor en mi anito por la locura de la noche anterior.

Pasaron 4 días en los cuales no pude dormir pensando en mi perrito al que no pude follar por la presencia de mis padres, pero al fin llego el día.

Eran las 2 de la tarde, mi papá estaba en el trabajo y mi mamá salió con unas amigas a visitar a una tía que estaba enferma fuera de la ciudad así que no volvería hasta el día siguiente y como no tenía hermanos me quede solita en la casa con mi querido Rufo. Ni bien salió  mi mamá mi panocha empezó a calentarse y yo empecé a frotarme por encima de mi calzón, busque desesperada al perro, lo encontré en el patio al muy vago durmiendo placidamente. Lo desperté y lo metí a la casa, “ahora eres mío perrito” le dije deseosa, lo eché en el piso le abrí las piernas y le intenté tocar el pene, pero Rufo no se dejo, se paró y trato de escapar pero no lo deje y me lo llevé a mi cuarto para estar mas cómoda. Me desnudé y me le acerqué despacio, empecé a acariciarle el lomo y besarle esa fría nariz mientras que con mi otra mano me masajeaba el clítoris,  mi vagina estaba muy caliente y empezó a ponerse húmeda, me metí los dedos y empecé a masajearme metiéndome los dedos y moviéndolos ahí adentro me la dilaté para que sea mas fácil la cosa, los saque todos mojados con mis líquidos, se los puse en la boca de Rufo y el empezó a lamérmelos como si estuvieran con miel, bajé mi mano hacia su pene con mucho cuidado, y lo empecé a acariciar con delicadeza, la verga empezó a crecer poco a poco en mi mano que excitante era eso y en eso salio de su forro un hermoso pene animal, era rojo, suave y estaba muy húmedo no pude aguantar y se lo toque pero Rufo  se aparto a un lado y empezó a lamerse el pene, supongo que le hice doler al tocarle, me le acerque y le mostré mi húmeda panocha, el perro se acerco a olerme, me metió su fría nariz a las piernas y cuando me toco los labios mayores yo me sobresalté por el frío, así que mejor me eché en el piso y abrí las piernas, Rufo no se apartó de mi panocha, y empezó a lamerla como queriendo comerme, me lamía los labios mayores con un gusto y una rapidez pero no podía llegar al fondo así que yo abrí las piernas todo lo que pude para dejar expuesta todo mi sexo, entonces el perro me lamió la entrada a mi vagina como queriendo penetrarme con su lengua después su lengua subió hasta mi clítoris, yo empecé a querer alejarme pero el perro no paró de lamerme y yo empecé a convulsionar por el placer, me tome los senos y los apreté con fuerza, me corrí como nunca lo había hecho y solo por su mamada. Ahora quería su pene pero  Rufo  no quería parar de lamerme así que tuve que ponerme debajo de él, así como una pose 69, el perro seguía lamiéndome y yo vi su gran pene, era el doble de lo que era antes, que rico que estaba, todo rojo y grande, me lo acerque  a la boca con mucho cuidado para que no se asustara y empecé a chupárselo, Rufo empezó a moverse rápidamente como si estuviera follando, y empezó a lamerme mas fuerte tanto que me hacia daño, yo seguía chupándole y le salió un chorro de semen a mi boca, tenia un sabor delicioso… todo caliente y saladito.. me lo tragué como una puta.

No aguanté mas, me salí de esa pose y me puse como una perrita con la cola bien parada abriendo mis piernas lo mas que podía para que me follara, y Rufo de un brinco se montó encima mío y empezó a moverse como loco pero sin atinar, yo moví mi vulva hacia su pene en eso sentí como la punta abrió mis labios y entró, me metió toda su vergota a mi pobre vagina, yo grite de placer y empezó a bombear como loco cada vez mas adentro, empecé a gritar e intenté safarme pues me dolía mucho, pero no podía el perro parecía unido a mi, sus garras me agarraban la cadera con tal fuerza que me lastimaban y no se soltaba por nada, me sentía una perra, sin poder hacer nada mas que complacer a mi amo, a mi dueño, a mi perro. Me dolía tanto que me hizo llorar pero el dolor se convirtió en un placer tan grande que no podía ni respirar, cada embestida era tan salvaje, que empecé a moverme como una puta en celo al ritmo del perro, empecé a gritar de placer a bramar, a pedir mas mucho mas dámelo todo… pero en eso sentí una pelota que luchaba por entrar dentro mió ¡era inmensa! Era mucho para mí y trate de que parara pero Rufo me arremetió con tal fuerza que la metió en una sola, yo grite por el dolor como nunca había gritado e mi vida, Rufo se movía tan rápido y con cada arremetida me metía mas adentro esa enorme verga, parecía un taladro, y cuando toda ella estuvo dentro mió ya no me dolió sino todo lo contrario, se sentía el paraíso, yo bramaba de placer el perro se movía como loco y sentía su baba en mi espalda, mis manos amasaban mis pequeños senos con fuerza, mis pezones estaban erectos y yo los frotaba con fuerza, el perro me bombeó con una rapidez que no pude mas, me vinieron grandes espasmos y mis entrañas se estremecieron me vino un gran orgasmo. aaa… sigueeee.. dame mas… dámelo todo… gritaba con la voz apagada por el cansancio, y en eso el pene se puso tan duro que me vinieron mas orgasmos, Rufo me agarro con toda su fuerza y se movió como un gran taladro, su pene estaba tan grueso que me llevaba de un orgasmo a otro, ya estaba agotada, y en eso sentí como Rufo eyaculaba, sentí su semen ardiente en mi útero llevándome a un gran orgasmo, grité, grité siii. Rufo Quero ser tu perra hazme tuyaa…le decia con gemidos y gritos el perro me metio su vergota y con toda la fuerza que me quedaba me sacudí, convulsione, y me derretí por el calor de todo ese semen…

Quedé tirada en el piso, exhausta apenas podía respirar, pero mas complacida que nunca.

Rufo se volteo hacia atrás y su cola quedo contra mi ano, pero su pene no salía, yo me asusté e intenté sacarlo pero estaba exhausta, no podía moverme y tenía tanta sed. Rufo empezó a arrastrarme hacia la puerta nooo… gemí pero no pude agarrarme de nada y el perro me saco de mi cuarto, era tan humillante y tan excitante a la vez. Me llevó a la cocina, hacia su plato que estaba con agua, el tomo un poco y después se echó a un lado, yo traté de pararme pero no podía, estaba exhausta y el perro me jalaba hacia el suelo así que me arrastré hacia su plato, acerqué mi cara y empecé a tomarme todo el agua que estaba mezclada con la baba de Rufo, tenia su sabor… En ese momento me sentí tan puta, tan perra… la perrita de mi Rufo.

El agua me dio fuerza y pude llevar al perro a mi cuarto. Cuando  llegamos apenas pude cerrar la puerta, me tiré en el piso y empecé a jalar para liberarme del perro, era increíble, ya estábamos media hora así abotonados pero la verga de mi Rufo no empequeñecía  y yo estaba tan cansada que me quede dormida. Desperté cuando note que el perro jalaba para liberarse así que le ayude, yo jalé en sentido contrario, y al fin nos soltamos, y vi como salía un montón de esperma junto con mis líquidos de mi vagina, el perro se acerco y empezó a lamerme, yo empecé a gemir y llegue a otro orgasmo, cuando Rufo me dejo limpia, hice esfuerzos para pararme el perro se fue a un rincón y empezó a lamerse el pene, me le abalancé y empecé a chupárselo, Rufo se dejo y me dio un bocado de semen mas yo se lo chupé con mas fuerza hasta que le saqué todo el semen y el pene empezó a decrecer, después el perro se fue y yo me miré en un espejo la panocha, mi vagina estaba tan abierta era una O tanto así que mi mano podía entrar con facilidad, yo quise continuar  pero me dolía y estaba muy cansada así que me puse mi camisón me eche en mi cama y me quede dormida..

Bueno amigos esa fue una de mi mas gratas experiencias zoofilicas, después lo hice con ponnys burros y muchos perros pero eso ya les contaré a la próxima.

Mi e-mail es lokarina_979@hotmail.com para intercambiar experiencias, consejos y zoorelatos, y concejos para mejorar mis relatos(esta fue la primera vez que escribo uno) pero que los hombres se abstengan de escribir, sorry nenes pero no me interesan sus delgados penes jajaja solo bromeaba chao mis queridos amigos

Leo el gran follador

Domingo, diciembre 12th, 2010

Esto es lo que me paso hace dos anos estaba en mi cassa (en la que vivo sola) sentada en el sofá viendo una peli de zoofilia en la tele mi perro leo estaba en celo era un Pastor alemán enorme.Esa pelicula me excito mucho ver como un gran perro se follaba a dos chicas hacia que me entraran ganas de hacerlo con leo y me ponía muy caliente.Cuando termine la peli me fije en la gran polla de leo.Como estaba el en celo y yo casi también decidí masturbarlo, agarre su polla por la puntita y empeze a meterla y sacarla continuamente cada vez mas fuerte y mas rápido, mientras se lo hacia veía la cara de placer de leo y notaba como su adorada polla se ponía mas dura mas larga y mucho mas roja.Cuando termine de masturbarle me fui a mi habitación con leo y me dormi con mi perro leo a mi lado.Yo esa noche estuve pensando en la polla de leo y la peli y como me gustaría poder tener esa polla dentro de mi.
Al día siguiente note que una lengua caliente y enorme me lamia el cuello y me desperté era leo como me gustaba que me lamiese no le aparte y como me estaba excitando me desnude y me eche a la cama.Leo se me acerco y yo empece a masturbarle como el día anterior hice.Esta vez note mucho mas su preciosa polla creciendo en mis manos y sus huevos.
Ver como disfrutaba mi perro y su polla me excite mucho y abrí las piernas para que leo me lamiese mi vagina, y así hizo me paso su lengua por todo mi ano y me la metió en mi vagina gracias a eso me dio un orgasmo.Como estaba súper excitada me puse a cuatro patas y inmediatamente leo se coloco en mi culo agarrado con sus patas delanteras   a mi cintura y note como su polla buscaba mi vagina y el desesperado por penetrarme se menaba para buscar mi vagina y yo con mi mano aprobeche y le masturbe un poco mas y cuando se iba a correr me penetro primero con su polla que se meneaba dentro de mi mas rápido y fuerte que ningún hombre yo gozaba como nunca lo que me llevo a otro orgasmo y seguido de otro me corrí yo pasaron unos minutos de follar con leo hasta que me metió todo hasta el fondo y note una bola dentro de mi note mucho dolor pero luego se transformo en placer y un orgasmo que me dejo con la csbeza apoyada en la cama.
Nos quedamos pegados media hora hasta que su bola se deshincho y pudimos separarnos.Cuando me soltó yo estaba llena de semen y sangre y me fui a darme un baño mientras leo descansaba de su gran trabajo.
Espero que les haya gustado mi relato podéis enviarle vuestros relatos y experiencias de xoofilia con perros a sexycat56@hotmail.com
Adiós…..