Archivo de la etiqueta: tetas

Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Chantaje Familiar III (De visitante)

¡Muy buenas amantes de los relatos! En esta ocasión llego con la 3ra parte de este relato en serie, en el cual ahora estoy en la casa de mis parientes, espero que les guste!

Aviso: En el relato se nombra la existencia de archivos (Fotos). Desgraciadamente no las puedo compartir con ustedes porque las he ido perdiendo por los cambios de memorias y el deterioro de las mismas.

Luego de la espectacular noche con mi tía en la ducha me fui a dormir y ella hizo lo mismo, satisfecha según se expresó. Me hubiera gustado que mis parientes se quedaran para año nuevo, mas que todo para poder disfrutar a mi prima, y ahora también, a mi deliciosa tía, pero luego de la cena mis padres discutieron. Temí que fuera por la infidelidad de mi padre con mi tía, pero en el pasar del tiempo descubrí que era porque la unión entre ellos se iba deteriorando, además de unos problemas económicos, y típicas cosas de pareja. Por el revuelo y la tensión que recorría la casa, mis parientes se volvieron al sur.
Todos los santos días extrañé que mi prima me bajara los pantalones sin preguntar y me chupara la verga… Extrañaba a mi tía, ya que habérmela cogido había sido lo más delicioso y me habían quedado las ganas de seguir haciéndolo.
No pasó mucho para que la calentona de mi prima consiguiera mi número y me mandara whatsapp’s con fotos de sus tetas, concha y culo, además de hacerme videítos y mandarme audios con esos deliciosos gemidos de nena para que yo me reventara a pajas recordando los buenos momentos que había pasado con ella.

A medida que iba pasando el año me echaba unos polvos con algunas amigas calentonas y me cogía a minitas que conocía en el boliche, que eran cosa de una noche. No lo disfrutaba, me las cogía imaginando que eran mi tía y mi prima, recordando ese hermoso par de polvos en la ducha con Jessica, su culo redondo y apretadito, los petes de Wanda y su concha peludita…
Desde que tengo memoria siempre me aburría de los mismos tajos y buscaba otros, por lo cual no podía tener novia, las pocas que tuve me duraban un par de meses, y las que quisieron seguir se tuvieron que comer los cuernos consentidos hasta que se cansaron. Pero con mi tía y mi prima fue realmente diferente. No se si la sensación incestuosa y el calor de estar cogiéndote a una parienta (Por mas lejana que sea) me excita tanto, pero lo disfrute a pleno.

¡Hasta que por fin llegó la época de las fiestas nuevamente!. Mis padres se habían separado a mediados de octubre y ninguno de los dos iría al sur, a mi me importaba tres pelotas, y fue mucho mejor con su ausencia. Con mi dinero compre un pasaje y me fui al sur, a la casa de mi tía, su novio y mis dos primos. Lo del novio de mi tía me descolocó cuando me lo contó mi prima, pero igual encontraría la manera de volver a revivir lo de las fiestas anteriores, con ambas.
Finalmente llegué a la casa y me recibieron con muchísimo afecto, Luciano me dio un afectuoso y fuerte abrazo, ya que es una bestia musculosa, mi tía me abrazó y me dio un beso diciéndome “Chiquito de la tía” como nunca antes me había dicho, como cambiaron las cosas…
Detrás de ella estaba su novio, un rubio, de tez blanca con barba de 3 días, muy alto. Me extendió la mano y luego me palmeo el hombro, un tipo distante pero ligeramente agradable. Wanda llegó última, corriendo hacia mí y abrazándome. Todos se quedaron atónitos con la actitud de ella, ya que es muy arisca la mayor parte del tiempo.
-Hola primita.- Le dije con una sonrisa.
Como llegue a la hora de almorzar prepararon plato para mi y mientras comíamos hablamos de cómo era todo en donde yo vivía y chismes, nos reímos un rato con un par de chistes y anécdotas graciosas del novio de mi tía. Mi prima no paraba de mirarme y morderse el labio inferior, ni tampoco de frotarme la pierna con las suyas por debajo de la mesa, le desvié la mirada temiendo que alguien se diera cuenta, a ella parecía no importarle eso.
Cuando ayudé a juntar la mesa levantando mi plato, a la pasada ella me apretó una nalga.
-¿Estas loca?- Le susurré.
-Voy a dormir la siesta, buscame en mi habitación más tarde. – Dijo ella riendo y mordiéndose el labio mientras subía las escaleras.
Esas actitudes eran las que me excitaban, una débil erección se me marcó en el pantalón y traté de disimularla.
En la cocina estaba solo mi tía lavando los platos, Gerardo (Su novio) se había ido a dormir y mi primo se había ido con algunos de sus amigos, me invitó, pero estaba muy cansado por el viaje.
-¿Así que se separaron tus viejos?- Me preguntó mi tía con una olla en la mano.
-Así es.
-¿No sabes por qué fue?
-Creo que por tema de plata y porque era mucha rutina ya.
-Ahh…- Dijo en un leve suspiro.
-¿Vos pensabas que era porque te garchaste a mi viejo?
-No me lo recuerdes.- Dijo agachando la cabeza.
-Pero así fue.- Le susurré arrimándomele.-Yo mismo te vi.
Ella retrocedió hasta ponerse contra la mesada, yo me acerqué a centímetros de su boca.
-Te extrañé Jessy.
-Tengo novio Agustín.
-Es una lástima. –Le susurré al oído.- Yo tenía la pija bien cargada para vos.
Le acerqué la mano para que rozara mi bulto.
-Por favor Agustín, soy una mujer nueva, no soy la atorranta que te cogiste en la ducha de tu casa.
-No podes negar que te encantó.- Le pasé la punta de la lengua por el cuello y salí de la cocina.
Agarré mis bolsos y subí las escaleras, una vez en el piso de arriba me encontré con Wanda, estaba con un shorsito y una musculosa.
-Por fin, ¿Cuánto ibas a tardar?.
-Estoy buscando la habitación de Luciano para dejar los bolsos, es la que tiene dos camas ¿No?.
Ella suspiró.
-Si, es aquella.- Me la señaló.
Me dirigí a la habitación y entré, había una cucheta y otra cama al lado.
-¿Acá dormis vos?- Le pregunté señalando la cama.
-¿Te pensas que voy a dormir en la misma pieza que mi hermano con las pajas que me hago? – Me preguntó algo agresiva.
Solté los bolsos y apreté a Wanda en mis brazos.
-¿Qué te pasa, querés pija pendeja?.
-Sabes que si hijo de puta, pelala ya.
La empujé en la cama y me desabroche el cinto, ella me quito las manos de ahí y me bajó los jeans agresivamente y se metió la pija en la boca con rapidez.
-Ay dios, no sabes lo que extrañaba esta pija, no te das una idea. – Le dijo mientras me pajeaba.
-Yo extrañaba como me la chupaba la putita de mi prima.
-Que ternura por favor…
-Callate y chupá.- Le metí la pija hasta la garganta.
Ella se ahogó y me empujó sacándosela, la baba le colgaba de la boca.
-Hace bastante que no chupo una asi de grandota, anda despacio pelotudo.
-No te quejes, si queres pija te la voy a dar a mi manera.
Se la metí de nuevo y comencé a bombearle la boca agarrándola del pelo, ella se metió desesperadamente la mano adentro del short y comenzó a masturbarse frenéticamente.
-Vamos a tu pieza.- Le dije sacándole la pija de la boca y subiéndome los pantalones como pude.
La cargué en mis brazos y la llevé hasta su pieza, cerre la puerta una vez adentro, corrí los peluches que estaban en su cama y la arrojé en el colchón. Le bajé el short junto con su bombacha y su concha semi peluda estaba bien mojada.
-Me encanta que te dejes los pelitos arriba.- Le dije metiéndole lentamente el dedo índice.
– Ay si… por fin te dignas a chupármela… vamos a ver si sos tan bueno como yo. – Me dijo empujándome la cabeza hacia su vagina.
Sentí su humedad en los labios y comencé a apretar mi lengua contra su clítoris, abriendo los labios de su conchita para poder lamerlo con mas comodidad.
-Ay esa lengua primito… que bien que lo haces dios…- Hundía los dedos en mi larga cabellera y tenía espasmos a causa de la sensibilidad de su sexo.
Le metí dos dedos y le absorbí el clítoris con mi boca, moviéndolo dentro de la misma con los movimientos rapidos y profundos de mi lengua. Ella jadeó y lanzó un profundo y extenso gemido que acompañó arqueando su espalda y llenándome la boca de flujo expeso y chicloso. En mi rápida reacción le tapé la boca.
-¡Ay dios como me hiciste acabarme la puta madre! – Sonrió jadeando y corriéndome la mano de su boca.
-Vos si que estas loca, ¿Y si nos escuchan?
-Tenés que dejar de preocuparte tanto, están re dormidos y Luciano no vuelve hasta la noche.
Se escuchaban golpes suaves y gemidos ahogados, guardamos silencio para poder escuchar mejor, abrimos la puerta y desde la habitación que estaba con la puerta cerrada se escuchaban los gemidos ahogados de mi tía, que parecía no poder aguantar.
-Me parece que no hay que preocuparse, ellos también hacen sus cosas.- Dijo mi prima de manera natural.
-Pareciera que quisiera reprimir sus gemidos…- Dije pensativo.
Ella me pegó una cachetada en el brazo.
-¿Estas analizando los gemidos de mi madre? – Me susurró violentamente. –No la culpo, no es nada fácil reprimir los gemidos con el cacho de verga que tiene Gerardo.
-¿Te cogiste al novio de tu madre? – Pregunté incrédulo.
-No boludo, pero una vez estaba por bañarse y dejó la puerta abierta, yo justo pasé y le colgaba tremenda chota…
-Si, pasabas casualmente.
-Bueno, se la quería mirar, con algo tenía que pajearme, no tenia tu pija para que me sacara las ganas… ¿Me vas a decir que te pusiste celoso?. – Dijo ella sonriendo.
-No, nada que ver…- Dije mirándola. – Ya me están empezando a doler los huevos, ¿Y si seguimos con lo nuestro?
Ella se mordió el labio y soltó una carcajada traviesa mientras se abría de piernas en la cama y me llevaba la pija hasta la entrada de su vagina.
– Cogeme como vos sabes…- Me susurró al oído y me lamió el cuello.
Moví mi cadera hacia delante lentamente y me abrí paso a través de la conchita de Wanda, ella me agarraba de los pelos suavemente. Le quité la musculosa y sus pechos comenzaron a moverse al ritmo de mi bombeo.
-Ay… Si… Dios… Como extrañaba esto, como te extrañaba primito… Extrañaba tener tu pija adentro mío… Ay seguí por favor…
Las increíbles tetas de mi prima me volvían loco, por lo cual les pegue una buena chupada mientras la bombeaba. Le deje un par de chupones en cada una.
-Así te vas a acordar de mí.
-Con las cogidas que pegás, ¿quien se va a olvidar de vos?
Me reí.
-¿Qué dije? – Preguntó ella de mala manera.
-Me parece que nos estamos poniendo tiernos eh…
-Callate la boca y cógeme, te voy a poner la cajeta en la boca así dejas las boludeces.
-Ah ¿querés que te coja bien zorrita?- Le dije aumentando el ritmo de mis bombeos.
-Ay dios… Ay.- El volumen de sus gemidos iba en aumento. – Ay no pares… Ay pará afloja que nos van a escuchar.
-¿Ahora vos te preocupas?- Le aumenté aún más el ritmo, arremetiendo violentamente contra ella e introduciendo mi miembro en su totalidad, la tomé de la cara y la puse frente a la mía.-¿Quién es el más pijudo?
-Ay… Vos primito.
-¿Tanto te gusta mi pija?
-Me encanta hijo de puta, rompeme toda, no aflojes ahora.
Volví al ritmo violento, notaba como el flujo se escurría desde dentro de su conchita y caía a las sábanas. Me clavó las uñas en la espalda y me rogó que no parara, al cabo de unos segundos un chorro de flujo emergió de su vagina, eso me calentó muchísimo, saqué mi pija rápidamente y me reincorporé, acabando gran cantidad de semen en sus tetas.
-Ay dios… Que rico que me cogiste… – Dijo Wanda jadeando y desparramándose el semen por sus tetas.
-Voy a ir a la habitación de Luciano así tu vieja no se da cuenta.
-¿Te pensás que no se dio cuenta ya?
-¿Te pensás que va a andar escuchando tus gritos mientras le meten un buen pedazo de carne, según vos, por la concha?
-No lo había pensado así… – Dijo vistiéndose.
Yo me vestí y fui hasta la habitación de Luciano, cerré la puerta y suspiré, serían unas hermosas fiestas, y aún faltaban varios días en los cuales pensaba seguirla pasando bien… muy bien.

Luego de la siesta merendamos los 4, menos Luciano, que se encontraba fuera de casa. Yo me levanté vestido, con la remera, el jean y las zapatillas, pero cuando bajé estaban todos en la mesa semidesnudos, mi prima llevaba la musculosa y el shorsito, como la había visto antes, pero Gerardo estaba en bóxers, considerablemente tenía su buen pedazo como me había dicho Wanda, y mi tía con un top que la hacia ver muy jovial, luciendo su abdomen envidiable por las demás mujeres, y un short bastante metido en el culo que me volvió loco ni bien lo vi, estaba teniendo otra erección que quise disimular.
-Ponete cómodo sobri.- Me dijo mi tía mientras preparaba la merienda para todos. –No es como en tu casa que no se podía casi ni mostrar el tobillo jaja.
Me entro una excitación leve que me recorrió el cuerpo.
-Bueno, ahora bajo, voy a dejar la ropa arriba.
-Ah no te preocupes, después yo la llevo, sacate todo dale que hace calor.
Los ojos de Gerardo y de Wanda estaban puestos en mi, esta ultima se reía disimuladamente.
Comencé por sacarme mi remera y dejarla sobre el sillón.
-Que lomo tenes loquito. – Sonó la voz gruesa de Gerardo desde la mesa. -¿Haces algún deporte?.
-Entreno por mi cuenta y de vez en cuando voy al gimnasio. –Le contesté desabrochándome el cinto. – Pero no me excedo porque viste lo que les pasa a los culturistas… Se les achica el muñeco.
-Y la verdad que si… Ese es el musculo mas importante jajaja.
Me estaba sacando los jeans y debajo llevaba un bóxer blanco, en ese momento llegó mi tía desde la cocina con las tazas de café.
-¡Que culo! – Exclamó Wanda, no se si lo dijo apropósito o se le escapó.
-¡Wanda! –Le levantó la voz mi tía. –¡Es tu primo!
-¡Mamá! Si tiene un buen culo, ¿Qué culpa tengo?
Yo me sonrojé ligeramente, no sabía si reirme o volver a vestirme para no armar líos.
-Es cierto Jessica. –Dijo Gerardo tranquilamente. – El muchacho tiene su buen orto y ella es una mujer, a las mujeres les encantan los ortos de los hombres.
-La verdad que sí, pero…
-¿Pero? Sabes que tu sobrino tiene un terrible culo, ¿o no es así?
-Si, es cierto, es un culo digno de admirar.
-Entonces deja que tu hija admire el culo de su primo en paz.
-Ella tiene novio…
-¿Ese pelotudo? No puede ser más pajero, la vez que vino a quedarse a dormir lo atajé a las 3 de la mañana viendo porno en el directv muy con la manito mientras tu hija dormía. – Se dirigió a Wanda. – ¿Cuándo le pensas cortar como habías dicho?.
-No he encontrado el momento, pero ya lo voy a hacer.
Según lo que veía Gerardo era el dueño de la casa y cabeza de la familia, pero era muy justo y un increíble padrastro.
Me senté al lado de Wanda y comenzamos a merendar, charlando lo más bien mientras todos estábamos semidesnudos a causa del calor. En mas de una ocasión mi prima me rozo el bulto con la mano y en otras lo toco y lo apretó disimulando a la perfección. Yo por mi parte le acariciaba la pierna a mi tía por debajo de la mesa, pero ella me miraba algo seria y se corría de manera que yo no la alcanzara.
Una vez todos acabamos con nuestras meriendas Gerardo y Wanda subieron a cambiarse, ya que el tenía que ir a trabajar y Wanda a entrenamiento de Hockey.
Ayudé a mi tía a juntar la mesa y a llevar todo a la cocina.
-¿Viste el novio que tengo? Esta muy fuerte… – Me comentó ella.
-Si, la verdad es muy buen tipo… y por lo que escuché te garcha muy bien.
-Realmente si, es un animal, discúlpame si te molestó escucharnos…
-No, esta todo perfecto, sabés que me encanta escucharte.
Ella se sonrojó ligeramente.
-El es actor porno, una amiga nos presentó hace 8 meses y bueno, acá estamos.
-¿Actor porno? Eso explicaba la matraca del tipo… – Dije alcanzándole una taza. – ¿Y no te molesta que se coja a otras minas?
-No, porque es parte de su trabajo… aunque siendo sincera me da un poquito de celos, pero me excita, es una mezcla rara.
-Es lo mismo que me pasó hoy con vos… – Le dije queriendo arrimarme a ella, pero en ese momento bajaba las escaleras Gerardo.
-Mi amor, ¿Querés que te acompañemos? Quiero llevarlo a Agustín a conocer tu trabajo.
-Si no hay drama, si el quiere… Capaz que te lo contratan al sobri jaja.
Subí a vestirme junto con mi tía, no pude sacar ventaja de nada ya que Wanda estaba vistiéndose también. Una vez abajo salimos todos juntos en el auto de Gerardo, rumbo a su lugar de trabajo.

Continuará…

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Revisación médica????

Era el 2010, me habia recibido de Tripulante de Cabina de pasajeros, mas comunmente de Azafata de Avion. Era el turno de pasar el psicofísico para obtener la licencia para volar… Me dirijo a la Fuerza Aérea de mi provincia… Ver a todos los hombres con el uniforme camuflado me hacia sentir un aire de atraccion increible…
Pasé varios exámenes, psiquiátrico, psicológico,vista,audiometría, electro etc etc… Llegué a las 7 am y eran las 13 hs y seguía con la revisación, el último control era con el médico clínico que te hacía un chequeo general….
Entré al consultorio al escuchar mi nombre y apellido, me saluda muy amablemente el médico y cierra la puerta con llave, afuera en la puerta decía bien grande “NO GOLPEE ESPERE A SER LLAMADO”…
Tenia puesta una chaqueta blanca, tendría unos 38 años, canoso ,eso le daba un aire de maduro espectacular, ojos verdes y estatura mas bien bajo que alto, esa altura justa que me gustaba…
Me pregunta edad, estado civil, si tuve operaciones etc etc… Me miraba con esos ojitos picarones mientras dejaba escapar una sonrisita a cada respuesta….
Me hace sentar en la camilla, me revisa los ojos, los oidos, y me pide que me saque la camisa… Yo iba con una camisa medianamente holgada de animal print, calzas negras ajustadas y zapatos altos, era la revisacipon de mi vida y había que ir bien vestidos…
Me empiezo a desabrochar la camisa y vi como me sonreía, queria descubrir lo que llevaba oculto el muy putito…Tenía puesto un conjunto de encaje negro que realzaba aun mis tetas con un moñito rosa en el medio…
Apoya el estetoscopio en mi espalda y hace que respire hondo,muy bien me dice… Ahora rescostate boca arriba en la camilla, se inclina y me lo pone en mi pecho, “te tengo que correr el corpiño un poco para escuchar mejor”… A esa altura ya tenia el ritmo cardiaco a 200 ppm…
Era exitante ver con qué picardía exploraba las partes de mi cuerpo, me dice excelente,…
“Ahora parate y sacate las calzas, tengo que ver si tenes cicatrices”… Así lo hice… Me quedé en mi conjunto de ropa interior sexy y zapatos altos, era un culotte de encaje que se traslucía parte de mi conchita, me ruboricé entera, nunca pensé que me tenia que desnudar toda…
Me rodeó mirando cada parte, mi colita grande pero siempre parada, derechita como para marchar… “PERFECTO” exclamo…
SentÍ que me agarro por detrás mis tetas y me apoyó con una erección increíble en mi colita, no me lo esperaba… Asi deje salir un suspiro de sorpresa y placer a la vez… El sabia con quien si y con quien no, llevar la revisacion a comun a una mas profunda…
Me bajó el culotte lentamente y me dijo que no me sacara los zapatos, yo parada y con las piernas abiertas me dijo que me quedara asi que me tenia que examinar la conchita…
Arrodillado en el piso empezó a lamer mi conchita depilada, lentamente ,saborándome, me separó los labios con una mano y encontró mi clítoris, le dió movimientos circulares rápidos llenandolo de saliva… Aunque a esa altura mi lubricación vaginal era óptima, su saliva y mis jugos se mezclaron… Mientras se agarraba de mis firmes piernas…
Empezó a meter los dedos por la colita, siempre me dolió esa zona pero como buen médico sabía como hacerlo…Me exitó tanto su lengua que estaba a punto de acabar arriba de ese doctor que ni siquiera sabía el nombre…
Empecé a temblar y gemir y él muy putito sabia que me iba a correr, “me dijo dale azafata putita correte para mi” quiero saber si todo está bien con tu acabada… Me recorrio un calor impresionante en todo el cuerpo, era una sensacion de ardor, calor, placer, agitacion, en todo el cuerpo…Acabé tanto que no pudo tragarse todo,el doctorcito putito… Me dijo delicioso estas perfecta, pero tengo ahora tengo que ver tu colita …
Me puso en cuatro en la camilla, aún con los zapatos puestos, tenía una vista espectacular de mi concha y mi colita…
Se puso un forro y antes de envestirme ,me lamió el culo, entre que teminaba de correrme y me savoreaba el culo mi cuerpo era puro temblores… Me metió su pija despacito por mi cola, ya que era lógico que no la había entregado varias veces por su tamaño…
“Que cerradita estas putita!” pero me encanta, empezó los movimentos suaves , a medida que me cojia fue aumentando el ritmo, mas y mas, yo gemía de placer, y el muy putito también, difrutaba de mi orto grande redondo y blanco…
Como me gustás trolita desde que pasaste esa puerta! Mi cabeza iba mil mientras me cojia, me folló tanto el culo que ya me dolía, sacó rápido la pija y el preservativo, me giró y acabó en todas mis tetas…
Esa lechita calentita de un doctor en mis tetas mmmm me volvió loca…
Quedate en la camilla boca arriba, tomó un rollo de papel que tenía y empezó a limpiar todo mi cuerpo, “las azafatas siempre tienen que estar impecables no importa las circunstancias”

Una vez vestida y sentada como una señorita vi como ponia “APROVADO” en mi legajo…

Espero que les haya gustado!
Espero puntos comentarios

Curvilinea86

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

El chantajista hijo de puta, Cap 1

Mi nombre es Ignacio, vivo en Buenos Aires, en el barrio porteño de Las Cañitas. Tengo 16 años y la verdad es que me masturbo todos los dias, a veces una sola vez, a veces dos, tres, pero todos los dias seguro. Me encantan los videos y los relatos porno, y otras veces me pajeo recordando las cosas que vi en el día.

Hace unos meses mi madre entró a mi cuarto y me encontró, tirado en la cama, pantalón y calzoncillo por las rodillas, y yo masturbándome con la pija bien pero bien dura, justo me estaba apretando un poco para que la cabeza se ponga bien lustrosa y colorada, y ella justo abre la puerta y entra de una, me mira, se queda quieta, parada, mirando, yo claro tratando de taparme pero ella en vez de irse se me queda sermoneando

-MÁMA NO MIRES, COMO ENTRÁS ASÍ
-Ignacio, que te creés que es esta casa? Sos loco, vos?
-MAMÁA SALI DESPUÉS HABLAMOS PERO… – y era re dificil porque mientras ella me hablaba pavadas yo no sabía que hacer, para poder subirme los pantalones le tenia que mostrar de nuevo la verga que la seguia teniendo re parada, y taparme con las piernas tampoco tapaba del todo, asi que ella sermoneándome me estaba mirando igual y yo me mería de vergüenza

-Mirá Ignacio, en esta casa te contenés. Esto lo voy a hablar con tu padre
-NOOO Maa por favorr…

Y se fue.

Al final, mi padre habló en privado conmigo. Me dijo que me pajeara en el baño, y que si mi mamá me preguntaba, me había hablado de mal que hice y me habia castigado. El asunto pasó pero yo me quedé resentido con mi madre, humillado…

y empecé a fantasear con darle un castigo a la hija de puta.

A partir de entonces empecé a fantasear con mi vieja. A pajearme todos los dias, tres veces al día, pensando en ella. A veces, cuando ni mi papá ni mi mamá estaban, y encontraba en el lavadero unas bombachas o unos corpiños usados, me pajeaba oliendolos, adivinando el olor de las tetas de mi madre, y el olor de su concha y de su culo en los bombachas.

En fin, todavía uds no saben lo buena que está mi vieja.

No es joven, se llama Clara, todos le dicen Clarita, tiene 52 años, pero se mantiene muy linda de cara, es una morocha con unas tetas muy grandes, y un poco de pancita. Y que culo. Bien grande. No saben como fantaseo con abrirle los cachetes del culo a mi madre, quiero verle el agujero del ano que yo no sé, no creo que mi padre le entre por el culo, no creo que ni se la coja ya ese viejo de mierda, pero bueno, en fin, el caso es que es una señora que se mantiene muy bien, ni muy alta ni muy baja y de carnes generosas, digamos.

Bueno, cuestión que van pasando los meses, a mi en el colegio me iba cada vez peor, la verdad es que estaba todo el día pensando en pajearme, imaginando historias, todas masomenos calientes, calculando eso si que no se me pare la pija en el aula, y si llegaba a pasar, que sea lejos de los recreos, no sea cosa de tener que levantarse y quedar expuesto.

Un día me tuve que agarrar a piñas con un compañero. Por nada, porque no se que le dijeron que dije y bueno, hubo que pelear, no tuve opción, y ese día me castigaron, y como estaba realmente furioso, en una que pude me escapé por la ventana, y me fui a mi casa.

Ni bien entro, llamo a mi madre, sabiendo que a media mañana es la que está en mi casa ya que mi padre está fuera trabajando.

-¿Má, estás en casa? – Y como escucho un ruido en la cocina entro y veo a mi vieja desnuda vistiéndose, y a un tipo subioendose los pantalones.

-¿¿¿!!MAMÁ QUE HACÉS??!!!

El tipo casi sin vestirse se fue yendo hacia la puerta – Hablamos Clarita, chau – Se rajó de una.

Mi madre se puso el vestido y me dice

-Sentate Nachito, vamos a hablar

-¿Vamos a hablar de que? ¡Te lo estabas cogiendo!

-Bueno, eso es algo que no es para vos, no es cosa tuya. Vos no sabés como es mi relación con tu padre, así que te digo, de esto ni una palabra.

-Na, ¿que ni una palabra? ¿Vos no te acordás el día que entraste a MI cuarto? ¿Y que fuiste y le contaste a papá? YO VOY A HACER LO MISMO, TE JURO.

-NO! IGNACIO POR FAVOR… TE PIDO… POR FAVOR…

-Bueno. Vamos a hacer algo, te acordás de ese día? ¿Que vos me sermoneabas y yo estaba desnudo y vos me hablabas pero tambien me mirabas? Bueno, sacate el vestido, quiero que sientas lo que yo sentí ese día.

Mi vieja me miró, incrédula de lo que le pedía, estuvo a punto de decirme algo, pero se calló. Miró al piso y se sacó el vestido. No llevaba copiño. sus grandes tetas quedaron desnudas.

-La bombacha también

Y se sacó la bombacha.

Yo me acerque y saque la verga, bien dura, y tomándole la mano le dije

-Agarrala y pajeame.

Y se dejó llevar la mano, yo le ayudaba, apretandole la mano para que agarre mi verga, y pajeandome con su mano, y con la mano que tenía libre le amasaba las tetas.

Escriban comentarios de como quieren que siga el relato, y lo continuaré. Saludos

Ignacio, El chantajista hijo de puta

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Mi relato

Hola amigos mi nombre es luis tengo 16 anos edad.Pero aunque no lo qrean e tenido muchas experiensias xexuales.
Mi primera relasion xexual fue con una mujer mayor yo tenia 14 anos y eya 31,eya era mi aurientadora social de mi escuela,era una maestra americana”huera”,era una maestra muy ermosa pero lo que mas me gusto desde el primer dia que la conosi fue su ermoso culo.lo tenia muy bien y muy parado de pechos no se quedaba atras en fin era ermosa.

todo paso un biernes al termino de clases yo me entretube con mis amigos en la salida y se me abia olbidado que tenia que ir con mi aurientadora para ablar aserca unos colejios.cuando entre al salon eya me pregunto porque me abia tardado le pedi que me perdonara que me entretube con mis amigos,eya se rio y me dijo que si eran amigos o novia y le respondi que amigos que por el momento estaba soltero,eya se rrio y me dijo que como era posible si yo era muy atractibo,yo le respondi que eya era muy beya y me respondio grasias.ese dia eya tenia puesto una una blusa color blanca que le alsava los bustos,y una falda larga pero se le notaba su gran culo que tenia.Eya cambio de tema y me dijo que me queri dar algunas aplicasiones se lebante del asiento y se direjio asia un librero y se agacho quedando en forma de perrito mi mirada se fue asu culaso,duro unos 40 sugundos buscando pero bolteo y me dijo que quetanto la beia yo me quede cayado se lebanto y me dijo que si me gustaba le respondi que si y me pregunto que que me gutaba mas le dije su culo y se aserco mas y me dijo que si selo queria tocar le dije que si me enpeso a besar yo le meti mano de bago su falda larga y porfin ese culo era mio se me subio y le empese a chupar sus tetas eran riquisimas escuchava como gritaba con las chupadas que le daba.Despues le subi su falda y me di cuenta que yebaba una tanga de color roja la puse de posision de perrito y le empese a chupar su culo asta yegar asu ano eso la bolbia loca dsia aaaasi.despes me pregunto de que tamano la tenia,le respondi que regular me bajo los pantalones con los boxers y me dijo que era un mentiroso que era enorme,la empeso a mamar era lo mas rico lo mas fasinante termine en su boca 2 beses despues la puse de perrito y sela empese a meter por su bajina era lo mas rico gritaba mucho aa si mas todo.despues me dijo que su ano estaba caliente que nesesitaba berga la obedesi y de un empujon se la meti fue el grito mas fuerte y me exito y iso que me biniera

mi mail es luis3612@yahoo.com.mx para todo tipo de mujeres interesadas en lo que quieran .

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

La vecina del 19 H (2)

Mi vecina Mirta se transformó en mi amante. Era, a pesar de su apariencia tímida y poco demostrativa, sumamente fogosa y adicta al sexo. Cada vez que se daban las circunstancias me buscaba. Mi esposa era la antítesis, eludía las relaciones sexuales y solamente cuando no tenía excusas se prestaba a una cópula formal. Eso me ayudaba a mantener una vida sexual relativamente normal.

Nos encontrábamos con Mirta en un hotel alojamiento, o bien aprovechábamos la ausencia de sus hijos durante el horario escolar, que coincidía cuando mi esposa iba a su consultorio para compartir su lecho matrimonial. Con Ella, sí explorábamos todas las variantes del sexo.

Me llamaba la atención que siempre me preguntase por la forma en que Silvia se comportaba en la cama cuando hacíamos el amor. No podía creer que no gozase y tratase de espaciar las relaciones. Luego venía el comentario intencionado, “No será bisexual y preferirá a las mujeres”. Yo se lo negaba rotundamente y ella insistía “Ya lo voy a comprobar”.

La situación se estaba haciendo insostenible. Mirta quería más y más. Me amenazaba con hacer saber de nuestra relación a Silvia si no accedía a sus caprichos. Me confesó que gozaba, cuando escuchaba a través de las delgadas paredes que separaban los dormitorios, como hacíamos el amor. Me propuso, más bien me exigió, que con Silvia lo hiciéramos los martes a las tres de la tarde. Sabía que Silvia no iba al consultorio, sus hijos estaban en el colegio, y Ella quedaba sola. Tenía todo controlado, sabía todos los movimientos. Quería que nos expresásemos en voz alta y diéramos rienda suelta a nuestras sensaciones cuando hiciésemos el amor con palabras obscenas que tanto la calentaban. Ella nos escucharía a través de la delgada medianera que separaba el dormitorio de huéspedes de ambos departamentos y gozaría masturbándose.

Me asusté pues temía las consecuencias si Silvia se daba cuenta del plan urdido por Mirta, pero no tuve más remedio que aceptar su chantaje. Unas semanas más tarde Mirta me hizo saber que podría poner en práctica lo convenido sin poner en riesgo mi matrimonio. Sus palabras me sorprendieron. Yo presumía la reacción adversa de mi esposa pero no tenía alternativa.

El martes luego de almorzar en casa con mi mujer, tomé una ducha y escuche la música que colocó Mirta, desde su departamento. Era la que nos identificaba desde nuestra primera salida y luego tres golpecitos sobre la pared del baño como habíamos quedado me indicaron que estaba lista para cumplir su fantasía. Estaba nervioso pero a mi vez excitado. Al salir del baño, en la puerta del dormitorio estaba Silvia hermosa como nunca. Estaba radiante. Su cuerpo esbelto, su cabello rubio suelto, sus ojos claros y su mirada insinuante como hacía mucho no notaba, me terminaron de excitar, la perseguí y ella con una sonrisa pícara se refugió en la pieza de huéspedes. La alcancé y la abracé por detrás. Con mi boca besé su cuello y el lóbulo de la oreja que tanto la excitaban. Se apoyó en la pared sobre la medianera como si lo hiciese a pedido de Mirta. Comenzamos un escarceo amoroso, con besos y caricias. Mis manos la recorrían desde sus pechos, pellizcando sus pezones endurecidos, su vulva carnosa depilada acariciando el clítoris, hasta sus glúteos firmes. Los abrí sabiamente para gozar de los orificios expuestos a mi mirada llenos de pringosos jugos producto de su calentura. Mis expresiones, sabiendo que Mirta nos escuchaba, no hicieron más que excitarme, y para mi sorpresa, Silvia también dio rienda suelta a su placer con palabras obscenas.

“Así me gusta mamita que te portes como una puta”. Le dije en voz alta.

“Siiiiii papito, me encanta tu pija gorda, quiero besarla y chuparla”, “Quiero ser tu puta”

“Por Dios, que concha cachonda, llena de jugos”, “Que tetas duras”, “Me encanta sobarlas, y besar tus pezones puntiagudos”, le espeté.

“Ay, ay, ayyyyy, mordelos mi amor, pero no me lastimes”, me respondió Silvia.

Me pareció sentir algún gemido a través de la pared, seguramente Mirta estaba disfrutando con las palabras que le llegaban desde nuestra habiotación. Yo me excité mucho más imaginando lo que ocurría del otro lado. Silvia estaba desconocida. Jadeaba y gemía. Se colocó en 69 y nos prodigamos una mamada descomunal. Luego de una cogida de casi veinte minutos con un mete y saca profundo dentro de su concha complaciente, me corrí y eyaculé entre gemidos y jadeos acompañados por expresiones mezcladas de lujuria y amor, que seguramente llegaban a los oídos de Mirta.

Nos bañamos juntos enjabonando nuestros cuerpos y nos prometimos repetirlo todas las semanas el mismo día y a la misma hora para disfrutar de una tarde en soledad y gozar del renacer sexual y el placer intenso que habíamos vivido luego de tanto tiempo.

Silvia salió para visitar a sus padres, y yo media hora después deje el departamento para ir al consultorio. En el momento de cerrar la puerta, se abrió la de mi vecina. Mirta me miró a los ojos, me tomó de la mano y me introdujo en su departamento. Me besó y en un susurro me confesó que la habíamos hecho muy feliz. Había gozado escuchando todo, casi como si hubiese estado presente y me dijo que esperaría ansiosamente el martes siguiente. Su calentura le había provocado al masturbarse un orgasmo fabuloso. Había explorado la profundidad de la sensualidad femenina y la fantasía de una relación diferente estimulando sus sentidos y dando rienda suelta a su imaginación.

A partir de ese día todos los martes gozábamos de una relación cada día más intensa. Silvia siempre se había negado a una penetración anal, pero para mi sorpresa una tarde mientras cogíamos, en el paroxismo del placer, me imploró en voz alta que la iniciase y le desvirgara el ano.

“Papito rompeme el culo. Quiero tu pija dentro mio”, “No te detengas con esa pija enorme y gruesa, aunque grite de dolor”.

La calentura que tenía, sabiendo además que Mirta escuchaba desde su habitación me incentivó. En voz alta fui describiendo todos los pasos.

“Te voy a meter la verga dura como está”. “Me pongo el condón, y te lubrico el ano con vaselina”.

“Sí mi cielo, lo que tu quieras”. Silvia me abrió las nalgas, con las dos manos dándome a entender que estaba lista para cumplir con mis deseos durante tanto tiempo negado.

“Que culo maravilloso con orificio tan estrecho”, “como te lo voy a agrandar”, le dije. La coloqué de espaldas y comencé con un movimiento circular alrededor del ano, hasta que a viva voz me expresó.

“Ahora Hugo hazme tuya, no me hagas desear más, estoy dispuesta a soportar el dolor”.

Con un solo movimiento le introduje mi miembro, atravesando el esfínter. En ese momento lanzó un grito de dolor, y a medida que lo profundizaba en el recto aumentaban sus gemidos y las expresiones obscenas de dolor y placer. Me pedía por favor que se la sacara pero moviéndose en vaivén no hacía más que introducirlo hasta que mis testículos golpearon sus nalgas. Finalmente tuve toda mi verga dentro de su recto. La tomé de sus tetas, y nos movimos como un perro a su perra en celo hasta que eyaculé entre jadeos y palabras derramando mi semen en su interior. Silvia llegó a un orgasmo ruidoso que llegó a los oídos de Mirta. Terminamos bañándonos juntos enjabonando nuestros cuerpos y besándonos entre expresiones de amor y caricias.

Fue otra tarde diferente que nos llenó de placer. Silvia se quejó por varios días de la irritación de su ano que por fin había desvirgado. Había cumplido con mi deseo

Al encontrarme con Mirta, me felicitó y me aseguró que había disfrutado del maravilloso momento en que escuchó que había desvirgado el ano de mi esposa.

Munjol (continúa con Parte 3)

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

El pintor

El jueves lo acompañamos a mi novio al aeropuerto, y nos despedimos entre besos y recomendaciones. Gilberto ya había hablado con su amiga que lo esperaba en El Galeao para llevarlo a su apartamento y hospedarlo hasta su retorno el lunes siguiente.

Retornamos a la Capital, y me citó a su atelier al día siguiente para terminar la obra, y deser posible comunicarnos con Jorge vía computadora y vernos a través de lavideo cámara desde el departamento de su amiga Marcia.

Esa noche me dormí pensando en laprimera vez que no me acompañaría Jorge para posar, y en mi imaginación rondó la fantasía de un hombre negro sumamente atractivo que podría cumplir mi sueño.

Nerviosa y puntual llegué al atelier. Gilberto me convidó con una bebida alcohólica y nossentamos frente a la computadora, para conectarnos con Marcia y Jorge.Rápidamente el contacto se produjo y para mi asombro se veía perfectamente lahabitación y Marcia que nos saludó efusivamente. Era joven y bonita con uncuerpo escultural. Llevaba una malla diminuta como única indumentaria, lo queme asombró, y ante mi estupor apareció Jorge en pantalla totalmente desnudo. Meprecipité sobre la computadora para pedirle explicaciones, pero no obtuve respuesta Impotente me aparté de lapantalla, pero mi curiosidad hizo que luego de unos instantes me sentase frentea ella. Entonces los vi. Ambos se prodigaban caricias y Jorge la penetraba unay otra vez, por delante y por detrás, los gemidos de Marcia retumbaban en micabeza, aunque pasados unos minutos despertaron en mi calentura y un deseoirrefrenable de venganza. Gilberto de pié, se hacía el desentendido. Al ver semejante escename acerqué a Gilberto me arrodillé y le bajé los pantalones. El calzoncillo seelevó insinuando la erección del miembro. Era enorme y al descubrir el glanderojo vinoso de esa verga negra, supe que se haría realidad mi fantasía. Comencéa succionarlo sin importarme que mi novio lo observara, lo tenía merecido, ehice todo lo posible para mostrarme ante la cámara mirándolo y mostrando micomplacencia ante tamaña cogida. Me introdujo su enorme verga negra quecontrastaba con mi piel blanca y la rosada vulva depilada, que se abría antecada embestida. Me acariciaba las tetas pellizcando lospezones turgentes por el deseo. Los jadeos y gemidos se escuchaban claramentedesde la cámara, según lo hacían saber Marcia y Jorge desdesu computadora. No me importaba, y así seguimos por varias horas. Apagamos laseñal, pero no por ello dejamos de gozar. Me alzaba y mientras con sus manos meabría las nalgas me deslizaba hacia abajo introduciendo la verga hasta lostestículos. Me subía y bajaba, mientras yo hamacándome lo incitaba. Luego poradelante, con él recostado de espaldas, lo montaba haciéndolo acabar una y otravez. Finalmente nos dormimos abrazados, aunque despertamos varias veces por lanoche reiniciando los juegos .Pero no todo terminó ahí. Me encantó ver frenteal espejo como esa enorme verga al salirde la vagina desbordaba el semen que se deslizaba porel periné lubricando el orificio anal que no tardó Gilberto en atacar pese a mis súplicas por temor al dolor que me causaría. Finalmente mi calentura pudomás y se lo ofrecí abriendo con mis manos las nalgas para ampliar el orificio.Los gemidos y el dolor al atravesar el esfínter no hicieron más que excitarlo enrojeciendo con chirlos mi cola. Padecía y gozaba al mismo tiempo. Terminé exhausta y satisfecha después de ese día de lujuria y desenfreno que filmó y saco fotos para recordar el momento en que mi fantasía se había convertido en realidad.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Una chica cachonda

Mi nombre es Jazmín Juárez Gutiérrez, deseo relatar lo que en una ocasión me ocurrió y cambió mi sexualidad de manera drástica. Antes que nada debo describirme y decirles que soy aproximadamente de 1.55 mts., morena, simpática, delgada pero con pechos pequeños pero firmes, caderas acordes a mi estatura y unas nalgas que me dicen que están muy sabrosas, eso sí tengo mucha cola Hace aproximadamente unos cinco años atrás, cuando entre a trabajar en mi actual trabajo de demostradora y edecan, vivíamos en el norte de la ciudad, cercanos al Estado de México, por eso tenía que trasladarme en el camión y mtero. Generalmente llegaba a Indios Verdes después de un trayecto de cerca de me dia hora en camión.

Esa vez se me estaba haciendo tarde y para no llegar más retrasada aborde en el vagón que pude, no alcance el de mujeres. Al principio iba un poco apretado el vagón pero resistible para mi humanidad. Iba vestida con mi uniforme, falda negra, blusa blanca y saco gris. Usualmente uso la falda a la altura arriba de la rodilla pero a veces por la necesidad de la promoción debe ser un poco más corta, y ese día era así y no muy justa porque a mi esposo no le gusta.

Después de tres estaciones iba más lleno el convoy y al llegar a la Raza podía sentir como insistentemente una mano pasaba por mis nalgas, había levntado discretamente un poco mi saco para acariciarme, y disimuladamente de vez en ves se posaba en ellas, rozando mis piernas y recorriendo mi anatomia con movimientos circulares, no alcanzaba a ver quien era el que me tocaba así, trataba de moverme de ahí pero no pude, así que tuve que tratar de esquivar esas caricias clandestinas.

Para llegar a las dos siguientes estaciones se demoró el metro cerca de díez minutos por lo cual se empezo a llenar más el convoy, sintiendo como me apretaban contra los pasajeros de atrás, aprovechando eso ya no sentía una mano, ahora eran dos las que se atrevían a acariciarme, pero sin descararse. Creo que mi cara era de deseperación por no saber que hacer y me comence a poner roja y a sudar, aparte del calor que hacía en el metro.

Avanzamos y las caricias se hacían más audaces, emepezaban a recorrer mis nalgas por arriba de la falda con más insistencia, me recorrían los pliegues de mi pantaleta, subiendo y bajando por los bordes, empujando poco a poco mi cuerpo con sus caricias hacia delante, incluso una de esas manos se apoyo en mi pierna sobandolme mi muslo, primero por arriba de la falda y después alargandose hasta tocar mi piel, dejando ahí su mano y sintiendo su calor.

Lo único que pude hacer fue apretar mi bolsa contra mi pecho con mis dos manos, y ante mi nula resistencia me seguían manoseando mis nalguitas, hasta ese día y desde que me case nadie más que mi espooso me había tocado así.

Caundo llegamos a Guerrero la estación era un desastre, había mucha gente en el anden y al abrirse las puertas la multitud de afuera se nos abalanzo hacía adentro y entre esos apretujones una de las manos que me acariciaba me apretó la nalga derecha y me la sobaba con descaro, apoderándose de mi trasero, hundiendo sus dedos en mi carne protegida sólo por mi ropa, mientras que otra mano también me apretó la nalga izquierda, el manoseo era inevitable, mi estatura y los empujones no me dieron oportunidad de hacer mucho y tuve que poner mi brazo a la altura de mi pecho para evitar ser aplastada, parecían horas pero fueron segundos de intenso ajetréo, mientras que mis nalgas recibián trato especial de dos desconocidos que se deleitaban tocandome el culo a su antojo.

Al cerrarse las puertas el apretón fue mayor y al avanzar una de esas manos se metió por debajo de mi falda y me estaba acariciando sobre la pantaleta, y de pronto ya no era una sóla fueron tres las que por debajo de mi falda me tocaban insistentemente, un tipo que iba a mi lado y de frente al notar que yo no protestaba por el singular manoseo de mi trasero y complaciente con su mano derecha se introdujo bajo mi falda y comenzo a tocar mi cosita.

Abrí los ojos y volteaba para todos lados tratando de que alguien me auxiliara, pero nadie había, puras personas de rostros frios e inexpresivos que iban ahí. Introdujo sus dedos por un costado de mi pantaleta un me empezó a tocar mi cosita, y los de atrás ya trataban de meter un dedo en mi ano pero lo aprete y eso basto para que sintiera como me jalaban mi pantaleta y ésta casi resbalara por mis piernas.

Ya me encontraba húmeda y creo que un pooc exitada. Tenía cuatro manos por debajo de mi falda satisfaciendo sus deseos sexuales reprimidos, manoseando a una desconocida que no ponía resistencia, los apretones en mis nalgas eran más duros y atrevidos, me acariciaban a tres manos o quizá más, no se, y al enfrenarse subitamente el metro y senti como un tipo se ponía justo detrás de mi y me repegaba su pene erecto, caliente en mis nalgas, empujando su cuerpo contra el mío para hacerme sentir el esplendor de su verga erecta y firme, era una erección tremenda, yo creo que ni con su esposa el tipo ese había tenido semejante parada de verga, por eso me acomodo en el justo emdio parta poder sentir esos empujones de verga en mi cola, estaba desean que acabara pero también que me pusiera su pene desnudo entre mis nalgas, ahí justo delante de todos, si me lo hubiera hecho me habría hecho venirme, con sus repegones imaginaba que me estaba dando verga por el culo, que me estaba enculando, que me estaban cogiendo como a una perra, como una puta, realmente deseaba que me llenaran con semen, semen de otro macho.

Avanzo y antes de llegar a Hidalgo un señor acercó su brazo a la altura de mis senos y “accidentalemte” se apoyaba para sentirlos, no los podía tocar pero posaba las yemas de sus dedos sobre mis pechos, ya para ese entoncers el manoseo estaba en su punto candente, yo me sentía sin calzones, con la vagina húmeda, con un pene entre mis nalgas, con una mano insistente tocandome la vagina, un tipo tratando de sobar mis tetas, era de locura.

Si mi marido me hubiera visto pensaría que era una puta, y en realidad lo era en ese momento, en ese lugar, si me hubieran cogido ahí en el vagón, no hubiera puesto resistencia porque ya estaba muy caliente, por eso cuando llegamos a Hidalgo salieron muchos pero no me moví para no dejar de sentir y entraron más pasajeros, no me importo seguir sintiendo esos empujones en mis nalgas, la excitación me embargaba, imaginaba que era la mujer perfecta para cualquier hombre, que me deseaban, que destilaba sexo por mis poros, yo msma me hubiera quitado los calzones y hubiera pedido a gritos verga, mientras más sucio fuera el tipo mejor, más puerca me hacía sentir, por eso cuando el de al lado se masturbo delante de mi, tapándose con su períodico y salpicando su semen en mi falda no me importó por desgracia no lo echo en mis piernas, hubiera sido delicioso.

Tenía que bajar en Balderas, así que me acomode para salir, me dieron la última cachondeada, le pregunte al de enfrente que si bajaba en la siguiente echando mis nalgas hacia atrás, lo que permitió que me tocaran el culo al antojo de quien quisiera, poco falto para que empezara a bajar cierres y masturbar a cuanto hombre me lo pidiera, si me hubieran obligado a tener sexo hubiera tenido como diez orgasmos; en ese momento hubiera mamado todos aquellos penes que me ofrecieran, hubiera dejado que me tocaran todo mi cuerpo, que chuparan mi cosita, que me metieran los dedos en mi culito, que me chuparan mis pezones, me hubiera dejado someter por todos o uno por uno, desebaba que me llevaran al fondo del vagón, que me desnudaran y que me sometieran todos, que me dieran por todos los orificios de mi cuerpo, que me llenaran de semen la cara, mis manos, mis senos, mi boca, pero nada de eso paso y la cachondeada que me estaban dando sólo me calento y llegamos y me baje discretamente el saco y acomode mi falda, antes de bajar sentí un manoseo impresionante, una gran cantidad de manos se apoderaron de mis nalgas, me acariciaban deseperadamente, lo que sentí fue como una mano introdujo algo en la bolsa derecha de mi saco. Cuando bajamos no quise voltear a ver a nadie para no perder el encanto del anonimato. Cuando revise mi pantaleta estaba húmeda y olía a semen, alguien se había masturbado y me había salpicado.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Mi gran error

Mi nombre es Javier,estoy casado algo mas de 20 anos,mi matrimonio fue bien normal hasta hace 2 anos,nuestro hijo se caso y mi esposa y yo quedamos solos,nuestra vida sexual era mas o menos normal no habia mucho sexo pero eso es normal despues de 20 anos de convivencia.Mi esposa tiene una hermana que es divorciada,ellas salian a menudo al cine a las tiendas,etc.Siempre tube una gran confianza en mi esposa,hasta que un dia buscando unas llaves en su bolsa encontre una caja de condones,cosa que nunca nosotros usabamos,cuando mi esposa se levanto la pregunte por los condones ,ella me dijo que eran de la hermana,yo crei lo que me dijo pero yo veia cambios en ella,mas salidas y ropas mas provocativas,y menos relaciones sexuales,un dia despues de mucho rogar pude tener sexo aquello despues de tanto tiempo fue como volver ser joven.Entonces ella me pregunto si me habia gustado logicamente le dije que si,entonces fue cuando,me dijo que tenia un amante,y que era mejor que yo lo supiera,que ella no queria dejarme y que lo mejor era que yo aceptara la situacion,tubimos una bronca bien grande y ella se fue a vivir con la hermana,los celos me comian,fui a casa de la hermana y ellas estaban a punto de salir al verlas vestidas tan provocativas me puse como loco,le dije que queria hablar con ella me dijo que hiba a salir que luego en la noche iria por casa a recojer algunas cosas y que podriamos hablar.Llego como a las tres de la manana me dijo que no queria broncas ni violencia ,le dije que queria que volviera a la casa y que dejara esa clase de vida,me dijo que volvia pero que no dejaria a sus amantes.Ella me empezo a manosear y yo desesperado la desnude y no pude ni metersela pues debido a mi excitacion me vine en su cuerpo ella me beso y se fue a la ducha esa noche empezo mi tormento .Tube que aceptarlo ella me prometio que nunca meteria a los amantes en la casa pero como a los dos meses lo conoci un hombre mas o menos de mi edad la verdad que no era nada atractivo bien alto y fuerte bien musculoso mi esposa me dijo que me fuera a uno de los cuartos que ella hiba a usar el cuarto matrimonial el amante me miraba con ojos de curiosidad cuando yo acepte le oi decir a mi esposa,no te dije que no habria problema y empezo a reirse.Desde mi cuarto yo oia los jadeos y mi esposa pidiendole que se la metiera que se la culeara que la tratara como una puta que hiciera lo que quisiera con su cuerpo,hasta que todo quedo en silencio,al rato el amante se fue y mi esposa estaba desnuda preparandose un cafe,ella se dio cuenta que la miraba con lujuria y me dijo que me la sacara yo lo hice pensando que me dejaria hacer sexo pero ella me dijo, vamos pajeate mirandome mis tetas so cabron.Yo maldecia mi suerte pero me hice la paja ella me miraba sonriendo.Cambie las sabanas y por lo menos me dije que todavia compartiamos el lecho matrimonial por lo menos para dormir,por cuanto tiempo?bueno eso lo veremos en los proximos capitulos

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Mi relación con maduros / Parte 1

Saludos a todos los lectores de sexy-cuentos, algunos ya me conoceréis, me llamo Yolanda, tengo 17 años, rubia con mucho tipo y me gusta seducir a la gente.
Mando los relatos desde el ordenador de mi novio, que me deja usar su cuenta de correo.
Mi anterior relato fue lesbico, pues este es de maduros, ahí va:

Era el día 27-12-04, salia con mi chico de bares por la noche, de repente le sonó el móvil, era su madre que quería que fuera a casa porque se encontraba mal y estaba sola ya que su padre estaba de noche, me beso me pago la copa y se fue.

Me quede en el bar hablando con el de la barra, un hombre de unos 48 años de estatura normal y parecía bien cuidado.

Empezó el la conversación diciéndome que me veía sola, y que me invitaba a una copa. Yo al principio no le hice mucho caso,pero después me lance a la acción.
Le eché unas miraditas estudiadas, el vino a la silla mía y me trajo otra copa gratis.

Yo no quería la copa pero la acepte.

Mas tarde vi llegar a otro hombre que hablaba con el de la barra, parecían muy amigos, este hombre era mas mayor que el otro, tendría unos 55 años.

Les observe durante un ratito y luego me decidí a acercarme a ellos, en el bar había muy poca gente y los pocos que había estaban saliendo ya.

cuando llegué a ellos me senté en la silla mas próxima, deje que uno de mis exquisitos pechos rozara la espalda y el brazo de uno de ellos, el cual me miro de forma apasionada. El de la barra me presento a su amigo, era abogado y todos los días se pasaba por el bar a esas horas, charlamos un ratito, echando algún guiño o algún gesto provocativo por mi parte, hasta que no quedo nadie en el bar.

Le dije que tenia que ir al baño, era mentira, porque me encontraba mal, el abogado se ofreció a acompañarme.

Cuando entramos en los servicios me arrime un poco a el, sentía su paquete en mi tanga, me acompaño al inodoro hice gemidos como si potara y cuando salí me dirigí al lavabo, me dispuse a lavarme las manos y deje que se me viera el tanga al agacharme, movía el culo de forma sexual para seducirle. Al cabo de un ratito pico, se aproximo a mi y me tocaba las nalgas y la cintura de forma sensual, yo me di la vuelta y le empecé a besar el no se resistía, cuando termine el me había quitado la camiseta y me estaba desabrochando el pantalón, me dirigí a su poya, baje su pantalón y le quite el calzón, allí estaba una gran verga a mi disposición, en ese momento el llamo a el de la barra, yo mientras tanto le daba lengüetazos en su aparato y al final me decidí a comer, el hombre de la barra entro y se quedo perplejo; me cogió del pantalón y me lo quito, igual hizo con el tanga; me empezó a penetrar, yo mientras tragaba la leche del abogado emitía gemidos de placer, tuve u! n orgasmo que el de la barra lo aprovecho muy bien, tras un largo tiempo así, el abogado empezó comerme los pechos, yo empecé a hacer otra mamada a el de la barra; que me dio mas leche, después me apelle en la puerta y los dos se lanzaron hacía mi, el abogado se estaba haciendo una paja en mis tetas y en mi cara y el de la barra se corría en mi cuerpo, estaba bañada de semen que intente aprovecharlo, luego tuve unos momentos de máximo placer ya que me penetraban por el ano y por mi concha.

Pasaron unos minutos y mientras el de la barra me penetraba el abogado puso su rabo en mis pechos y con ellos le empecé a masturbar, trague lo que pude y el de la barra paro de penetrarme, y dijo que tenia que cerrar el local por cuestiones legales así que me deje vestir por ellos que alternábamos algún chupetón y yo el vestí a ellos también bañándoles con mi lengua, cuando ya estábamos vestidos nos dimos unos besos y salimos del local.

YOLANDA

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

La chica del colegio

primero que nada, quiero agradecer a la pagina por ser una de las mejores en su medio, segundo a todos los que mandan sus relatos diariamente

soy un joven mexicano, nacido en los mochis sinaloa, mido 1.75, peso 83 kilos, chico normal,completamente
hetero un poco feo pero no me importa

actualmente tengo 18 años y esto que les contare paso cuando yo estaba en la secundaria en mi 3er grado

era un dia normal, el desmadre a todo lo que da y yo buscando la forma de divertirme como siempre, cuando de pronto, vi a una niña de primero que estaba de muerte, mas buena y ya no podria existir, tez blanca, chaparrita, buenas tetas y muy buen culo, aun la recuerdo muy bien, tenia una cara de angel que no podia con ella. cuando ella se acerco a los bebederos,
me acerco yo tambien y le pregunto ya saben. lo tipico. donde te habias metido? porque nunca te habia visto?, en que salon estaba etc. nos quedamos platicando por unos minutos en cuanto me dice que si podria acompañar a los sanitarios, cosa al cual accedi completamente porque tambien me estaba orinando.

en el transcurso pues platicamos de muchas cosas, y en eso me adelante y decidi pedirle su correo me dijo que no tenia pero me dio su telefono, me sorprendio mucho esa accion de su parte, al principio pense que me batiaria pero sucedio todo lo contrario.

le di mi telefono y nos despedimos de beso. esa misma tarde, recibi una llamada, era ella, me cito en un parque. dijo que tenia que platicar conmigo de algo. cuando llegue, la busque poor un momento y hasta despues la vi, venia sola y despues de eso nos fuimos a una plaza que esta pegada al parque, platicando, en eso salio el tema de los novios, me dijo que no tenia,
me pregunto lo mismo y le dije que tampoco tenia, y asi paso

orale y no has tenido nunca novio entonces?

no, solamente mis hermanos

a cabron. como que tus hermanos?

si, ya sabes, no te agas tonto

sabe, sera que yo nunca he tenido hermanas

y que haces con ellos?

lo que me digan, y me gusta mucho

y nunca lo has hecho con alguien que no sea tu hermano

la verdad no, pero me gustaria intentarlo

te gustaria intentarlo conmigo

pues no se, siento que eres diferente

fuimos al parque, donde empezamos a besarnos, su piel era tan delicada que aun la recuerdo, aunque no era mi primera vez, fue la primera vez que senti lo que es hacer el amor, suavemente la desprendi de su blusa, dejando su tetas resguardadas por un sexy sosten negro, mientras masajiaba una, le desprendia el sosten con la otra y ella sobaba mi palo por arriba de mi
pantalon, la acoste en una banca y la empeze a besar por todo el cuerpo, cada centimetro y cada parte, esas tetas se incharon como nunca y al momento que le desprendo su tanga sale un rico aroma conocido. le empeze a dar un trabajo oral y se veia como se retorcia del placer, cuando me doy cuenta, mi palo ya deseaba salir de la prision que era mi pantalon y al
momento de desabrocharmelo salta de manera repentina.

le dije
esta tarde seras mia nada mas saque un condon, me lo puse y se la ensarte de golpe, solamente se oian gemiditos, ya que no podiamos hacer mucho ruido. empezamos con un rico vaiven lento que fue acelerando cada vez mas, fue cuando tuvo su orgasmo y se vino de manera agresiva, se movia como una puta de primera, la deje reposar unos segundos y segui bombeandole hasta que me vine. nos vestimos y fuimos a la plaza a lavarnos un poco. la deje en su casa y nos despedimos
de un beso.

a los dias, nos pusimos de acuerdo para esta vez irnos a un motel pero esa sera otra historia

se aceptan comentarios, sugerencias y todo lo que ocupen al correo
orsa_alan233@yahoo.com.mx

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax