Archivo de la etiqueta: ternura

Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

La pasión de Josito Maura

Toda mi historia empezó a finales de 2004, cuando conocí a Josito Maura. La primera que le vi estaba tomando café con un conocido mío que me lo presentó y me quedé a tomar café al final con ellos.

Mi amigo se fue al trabajo (eran las 5 de la tarde), yo me tenía que ir a la biblioteca a seguir estudiando la oposición que me estoy preparando pero Josito insistió en que me quedase a tomar otro café y seguir charlando, el trabajaba, en una tienda de zapatos propiedad suya por lo que no tenía hora de abrir, parecía simpático por lo que me quedé un rato más con él.

A los 15 minutos ya me había contado toda su vida, al parecer había sido una persona de mucho dinero que lo había perdido todo y que solo mantenía la tienda de zapatos y mucha labia, que tenía que vivir en el piso de su novia Lourdes a la cual detestaba (esto me lo confesó cuando pasamos del café a las cañas) por ser demasiado barriobajera y no tener su clase social, pero lo que al le gustaban eran las chicas con clase como yo.

Yo me divertía mucho con lo que me contaba, no sabia si iba en serio o en broma, pero me sentía halagada porque notaba como me miraba, y él también me empezaba a gustar sobre todo físicamente, aunque no era fuerte si tenía unos ojos verdes penetrantes y vestía muy bien, pero no quise seguir adelante sabiendo que tenía novia.

El hecho es que los siguientes días no me lo quitaba de la cabeza, me enteré por gente (y es que Cáceres donde vivo es muy pequeño y a Josito lo conocían demasiadas personas) que ya había puesto los cuernos a su novia varias veces, no muchas, pero si algunas, y eso me animó a dar el paso.

Me presenté una mañana en su zapatería vestida muy elegante con una chaqueta oscura, blusa blanca y vaqueros, mi mejor baza siempre ha sido mi elegancia, mi altura y mi pelo, y supe que en cuanto me vio quiso desnudarme, pero quería hacerle sufrir y dejé que me invitara a un café.

Al cabo de un rato viendo que no se animaba le invité yo a un par de cañas, y entonces confesó estar mal por una discusión con su novia Lourdes porque le dio mucha caña porque al parecer ella es muy histérica, nerviosa e insegura, por lo que se encontraba de capa caída, esa aptitud de niño pequeño hundido le enterneció ante mis ojos y me insinué un poco acariciándole el brazo.

No hizo falta más, estaba necesitado de amor y de sentirse deseado, todo fue muy frenético, unos besos apasionados y porque le paré diciendo sutilmente: “deja un poco para otro día”, y es que desde el primer día el no dejaba de jactarse una y otra vez de “la famosa pasión sexual de Josito Maura”, era un bocazas y un niñato pero yo me sentía muy atraída por él.

Me estuvo llamando varias veces al móvil los siguientes días, y al final no alargué más su agobia, y quede con él, no quiso quedar en la zapatería sino en un bar (evidentemente para que la gente no le viera), yo me puse mis mejores vaqueros, jersey de cuello abierto y camisa, fue pija, como él me había comentado que le gustaba.

Desde un primer momento me soltó muy prepotente: “Yo quiero a mi novia osea que no busques más que amistad conmigo, lo del otro día fue un error, y yo no pienso dejar a mi novia ni por ti ni por nadie”, indudablemente era el dinero de su novia el que hablaba por él y la necesidad de tener un techo donde dormir.

Es gracioso en que quedaron esas palabras, pues en menos de un par de horas su pasión por querer tocarme y desnudarme no había quien le parara, sobre todo en cuanto se tomó unas cañas y una copa que le invité, de él no salía nada por lo que le invité a mi casa que estaba sola, y ya allí todo fue imparable, yo di el primer pasó pero el resto fue todo suyo.

Me sobó por todo el cuerpo antes de desnudarme, le encantaba el tacto de mi ropa hasta que finalmente me quitó violentamente el vaquero y las bragas y me penetró, fue increíble, la erección no era excesivamente grande pero el ímpetu y las ganas fueron arrolladoras, no exagero si digo que estuvo 15 minutos sin coger aliento venga a follarme y a penetrarme, ni siquiera pudo desnudarme del todo, lo tuve que hacer yo.

Según pasaban los minutos más se aceleraba, y más fuerte empujaba, tenía que levantarle la cabeza de mis tetas para que recobrara el aliento, era todo un toro, un animal en celo, con unas ansias locas de follar y de comerme todo. Ese primer día me estuvo follando ininterrumpidamente 40 minutos, y luego me echo otro polvo de 10 minutos, fue apoteósico.

Me quedé totalmente prendada de él y con ganas de más y ahí si que me cortó pues los siguientes días volvió con el arrepentimiento venga a decirme que lo que había pasado había sido un desliz y que él quería a su novia y que no cortaría con ella, me quedé flipada, menudo golfo y sinvergüenza, aunque claro, esa era la tónica habitual de Josito Maura.

Le dejé en paz unos días, y aparecí de nuevo en la zapatería, como siempre vestida como a él le gustaba, tardo poco en volver a caer, y esos ojitos verdes estuvieron de nuevo entre mis tetas venga a follar y follar como ningún otro mortal puede haber follado nunca, no duró tanto como los primeros días pero desde luego compensaba por el tremendo derroche de energía sexual que desprendía cada vez que follaba. No me extraña que su novia, la desgraciada Lourdes, no le dejase pues si follaba así en todas las situaciones era para tenerlo a su lado aunque le pusiera los cuernos constantemente.

Me encantaba por una parte ese aparente genio y carácter que tenía pero también como contrarrestaba con ese crío niñato que no paraba de hablar, y es que desprendía tal magnetismo que era adictivo.

Nuestros encuentros siguieron durantes los siguientes días, incluso un día al entrar en la tienda me encontré a la famosa novia y tuve que hacer el tonto de que iba a comprarme unos zapatos para disimular.

El caso es que al cabo de unos meses me cansé de ser la otra, no me importaba, de hecho me gustaba la clandestinidad de nuestra relación, le daba más morbo a nuestras cada vez más brutales relaciones sexuales, pues con él descubrí el placer en todos los rincones de mi cuerpo, y esa mezcla de entusiasmo infantil al follar (como si llevase años sin follar) hacían de Josito una tentación suprema.

Por lo que un día quise pegarle un susto y le dije estar embaraza, a lo que el cabrón al principió se puso tristón aparentando que le afectaba para ir dejando ver poco a poco su incomodidad ante el tema diciéndome en un momento dado: “ese no es mi problema, yo no asumo nada, si quieres dinero no tengo nada”

Eso me cabreó mucho pero planee mi venganza (como buena mujer vengativa muy lentamente), le mande un sms desde una cabina a su novia diciendo algo así como “Tu novio te pone los cuernos, síguele el jueves por la tarde y verás”, solo que no pude llevarlo a cabo pues ese jueves no pillé a Josito, pero sabía que a partir de entonces iba a ser esto una tremenda relación de sexo bestial con maquiavélicas consecuencias.

Él astutamente me esquivó durante semanas, incluso me llegaron a decir que se estaba liando con otra tía que conocía a su madre y se aprovechaba de esa conexión para tirarse a Josito, pues él hacía siempre lo que decía su madre.

Yo dejé que pasaran los meses y no volví a aparecer por la zapatería, rehice mi vida y aunque siempre me quedaba en el subconsciente el tremendo morbo de follar salvajemente otra vez con él y me carcomía un poco los celos que se estuviese tirando en esos meses a su “novia oficial” o a cualquier otra que me hubiera sustituido.

Finalmente fue él que atacó, estaba tomándome un café con una amiga, y apareció él junto a su novia en el bar, me saludo muy tímida e indiferentemente, casi como avergonzado y supongo que temeroso de que Lourdes (su novia) se diese cuenta de que había algo entre los dos. Estuve tentada de ponerle en un compromiso pero sabía muy bien que Josito a pesar de ser un débil ante todo jamás me perdonaría haber interferido en su vida y entonces ya si que se acabaría todo. Por lo que pasé de todo y seguí de charla con mi amiga.

Pero gran sorpresa que en menos de una hora recibí una llamada suya simplemente para charlar, y así fue, incluso me convenció de que solo quería eso, pero como siempre su debilidad se hizo patente, y fui muy franca diciendo: “¿a quien quieres engañar con esa aptitud de persona honesta, integra y fiel a tu novia?, si te derrumbas siempre en cuanto ella no está”, él callo como queriendo que siguiera hablándole así, le eché una bronca pero lo cierto es que esos ojos verdes pseudo llorosos me enternecieron bastante y le di de todo corazón un beso en los labios que él agradeció.

Ese día me di cuenta que Josito a pesar de tener más de 30 años es y siempre será un niño necesitado de amor que lo buscaba tanto en otras chicas desesperadamente, y era ese niño dentro de cuerpo de hombre el que le hacía follar siempre tan intensamente como si la vida le fuese en ello, una mezcla de amor/sexo sea con quien fuese, su tremenda carencia afectiva le hacía vulnerable ante cualquier mujer, y eso me atraía más todavía, y ese día desembocó todo bestialmente.

Fuimos a mi casa, y ya dentro nos empezamos a besar lentamente al principio pero luego más pasionalmente, llevaba yo una camiseta de tirantas y unos vaqueros y me besó las tetas por encima de la camiseta con una dulzura y ternura que jamás le había visto nunca antes, era como si un niño de 14 años besará por primera vez unas tetas a través de la ropa, con mucho tacto, ternura, curiosidad y deseo, todo un cúmulo de placer por lo lento que fue todo, tremendamente lento.

Yo ya notaba la erección en su pantalón pero no fue directamente al grano, al contrario, siguió acariciándome por encima de la ropa, primero mis pechos, luego mi culo, mi entrepierna y mi cuello, me encantó, no tengo otras palabras que decir como me encantó, era la ternura personificada, como si su vida dependiese de eso. Jugueteo con todo mi cuerpo durante más de 10 minutos.

Ya todo fue un manantial de pasión, me desnudo con mucha suavidad pero con ferviente deseo en su mirada, sabía que había estado con muchas chicas y que con otras muchas chicas le quedaría por estar, pero ese día notaba que yo para él era la persona más especial y deseada del mundo. Me folló como siempre con fuerza, con mucha energía, con ese aire de ingenuidad de que estaba descubriendo que grande es follar, y duró, duró, incluso le llamaron al móvil y no se dio cuenta, fue un torrente de deseo puro, duro y muy natural, acrecentándose según pasaban los minutos, no se ni cuanto duro, solo se que tuve un orgasmo que duró muchísimo, más de 20 segundos, yo que se, fue como llegar al cielo y quedarme en él, no quedan palabras en el mundo para describirlo, una pasión sexual pseudo infantil repleta de energía, ilusión y entusiasmo por follar como nunca.

El se vistió y me dijo lacónica y muy seriamente: “Esta es la última vez que nos vemos” y se fue. Y desde entonces lo ha cumplido a rajatabla. En el fondo intenta ser fiel a su novia pero le es imposible, y en cierta manera es justo que sea así, pues un hombre tan dulce, tierno y sexualmente impecable está predestinado a satisfacer a muchas chicas, y eso él no lo sabe, pero por eso cada cierto tiempo cae contra toda su voluntad en las redes de una nueva chica, y es que la pasión de Josito Maura es una de las cosas que nunca se olvidan y que compensan de haber sido mujer.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax