Archivo de la etiqueta: secretarias putas

El éxito de una mujer esta en medio de las piernas

Soy Fanny una traviesa niña de 24 años de edad. Blanca, delgada y muy sabrosa, siempre he sido muy loca. A lo largo de mi vida multiples hombres me han hecho el amor… Soy fanatica de las relaciones sin compromiso y se disfrutar de mi cuerpo como no tienen idea. En fin… La presente historia se desarrolla en la empresa donde inicie trabajar luego despues de titularme como administradora de empresas.

No podre olvidar el primer dia de trabajo, yo era una de las chicas más jovenes y antojables de la empresa. Casi a la semana empece a recibir intentos de ligue por varios hombres pero la verdad yo me sentia demasiada mujer para ellos, ademas casi todos estaban casados o tenian pareja. Recuerdo haber batedo todos hasta que llego el unico hombre que logro hacerme suya. ¡Claro! No era exactmente mi tipo pues el era un “Abuelo” en todos los sentidos. Con sus casi 70 años don Ignacio aun le gustaba calentarse y sentirse hombre con las mujeres. El es precisamente el accionista mayoritario del corporativo… Un hombre con bastante dinero y que nunca se caso, aunque no me sorprende porque se que se ha encamado a muchas mujeres en su vida y creo yo fui una de las ultimas que logro fornicarse.

Desde niña habia tenido un frase muy pegada en mi mente:

“El éxito de un mujer esta en medio de las piernas” Esta frase me hizo cometer muchas cosas desde chica; como la vez que me entregue mi profesor de matematicas para pasar la materia, la vez que logre seducir y coger a un oficial para que no me llevara presa por conducir drogada, entre muchas otras. La más reciente, esta presente historia. Don Ignacio me tiro el perro casi tan luego como entre y desde esa vez empece a ser su PUTA personal, la verdad no ignificaba mucho para mi ya que por su edad servia más para dormir que para coger xD. Desde las primeras veces lo unico que hacia era tocarme, meterme dedos en la vagina. El se qudab complacido con que yo le hicera “Trabajitos bucales” como el le llamaba, le gustaba que me comiera su semen y tambien me chupaba la concha. Esto era todo el servicio que le daba a mi querido jefecito antes de terminar el di. Ya sabia que antes de retirarme tenia que pasar a su despacho. El me subia la falda, me quitaba las bragas y perdia su cabez entre mis muslos comiendome el coño, le ponia muy cachondo que le mojara la cara con mi rico squirt. Muchas veces intento penetrarme pero la flacidez de su miembro no lo hacia posible, solo frotaba su verga en mi vagina y al terminar se vaciaba encima de mi.

Nunca logre hacerme el amor en más de cuatro meses siendo su puta privada. Nunca hasta aquella noche que al fin logre metermel muy rico. Ese dia use un sensual vestido blanco de falda corta, yo me encontraba trabajando cuando Ignacio se aproximo a mi, colo su mano bajo el vestido y me apreto la concha sobre las bragas. Me estremeci al momento, estabamos en publico, logre ver como una de mis compañeras observaba discretamente como me apretaba el coño entre mis piernas. ¡Ven a mi despacho zorrita, tengo ganas de cogerte! Me dijo susurrandome al oido. Era casi el final del dia, solo faltaban un par de horas para salir. Pase al baño hacer pipi y me fui hacia donde Ignacio. El me vio entrar, me sorprendi al ver que estaba masturbandose sentando en su silla. Puse seguro a la puerta y fui a él.

Ignacio se aplico lubricante sabor mango en su miembro y me dijo que se la chupara. Incline mi cabeza hacia su miembro y suvemente inicie masajerselo, el pujaba de placer. Acto seguido me lo introduje en la boca iniciando a comerselo. Suavemente entraba y salia de mi boca, le chupaba hasta los huevos, eso le ponia como lobo feroz, no cabe duda que estaba disfrutando mucho el momento. Ignacio me dordeno:

¡Subete el vestido y bajate las bragas! De inmediato me puse de pie, sensualmente inicie a bailarle un striptease mientras me levantaba las enaguas del vestido. Tome mis bragas y las deje caer por mis piernas hasta el piso. Ignacio me tomo, me quito el vestido totalmente sentandome en su escritorio. El abrio mis muslos e inicio a chuparme la concha, tambien puso un poco de lubricante en mi coño, como siempre yo cerre mis ojos dejandome llevar por el momento. La lengua de Ignacio recorria mis labios vaginales y me la metia un poco.

No pense que esa noche lograra hacerme el amor. Don Ignacio ya habia tardado frotando su verga en mi raja vaginal, estaba gozando muy rico como siempre, me chupaba los labios de placer mientras conservaba los ojos cerrados. De pronto… Tajante como un rayo sentí algo adentrarse en mi vagina; era su pene que de alguna manera logro una magica ereccion y me la habia metido toda hasta dentro mi coño. Ignacio enloqecio al sentir que logro penetrarme, me apreto las nalgas y con todas sus fuerzas me la metia y sacaba. Yo estaba sorprendida, al fin despues de meses logro hcerme suya y me estaba culeando muy deliciososo, el me mordia los pezones, me meti dedos en el culo. Era su PUTA en esos momentos y ¡Dios! Como lo estab gozando. Fueron minutos de placer para los, mi coño estaaba muy lubricado y resbalaba muy delicioso su verga dentro de mi. Ignacio aun teniendo su verga dentro de mi me volteo detrás contra su escritorio y continuo el vaiven tan placentero, casi podia jurar que el sonido de la penetracion lograba escucharse fuera de su despacho.

Despues de unos minutos Ignacio no aguanto más y dejo soltar cada gota de su leche dentro de mi coño. Senti mi vagina inhundarse con tanto semen caliente que me volvio loca de placer. Inmedito que termino su orgasmo su pene se volvio flacido de nuevo, me la saco y me ordeno que le hiciera un “Trabajito oral” Yo me incline, todo el semen se me escurri por las piernas. Tome el miembro de Ignacio y comence a comerselo como otras veces. Esta vez le sabia diferente, un saborcito rico de la combinacion de su semen y mis fluidos vaginales. Mientras le chupaba nuevamente comenzo a crecer en mi boca, el me halo del cabello como un jinete a una yegua y empujo mi cabeza contra él ocasionando que su verga llegara casi a mi garganta. La calentura se podero de el de nuevo. Ignacio me tomo acostandome boca a a bajo en su alfombra, esta vez me iba hacer anal. Casi grito al sentir su verga intentando entrar en mi cerradito ano que aunque no virgen pero si lo tengo muy estrecho, solo logro metermela un poco, aun así note su verga bien metida entre mis nalgas, el inicio a moverse para metermela totalmente pero no lo logro. Se le puso flacido y termino vacindose sobre mis nalgas.
Nos pusimos de pie, el me beso en la boca mientras introducia sus dedos en mi coño muy mojado de su semen. Casi nos da un infarto cuando alguien toco a la puerta… Eran los de intendencia, de inmedito me puse el vestido, me limpie mi vagina con mis bragas y se las deje manchadas de semen. Yo me acomode el cabello y me retire de su despacho con la concha al aire.

No fue hasta tres semanas más tarde que confirme mi embarazo. Aunque esto en vez de molestarme me alegro pues significaba para mi una gran ventaja de lograr mis objetivos por medio de chantajes. Logre sacarle un buen de dinero, el pago mis tratamientos, le exigi ascenderme en el corporativo y al final lo obligue pagarme el aborto en uno de los mejores hospitales de la ciudad… Obvio no iba tener ese niño, osea no y menos a mi edad.

Tres secretarias calientes y buenas para el sexo en grupo

¡Hola!

Bueno, esta historia sucede hacia un año.-

Yo recién empezaba a trabajar, la verdad que con el cargo que tenia en una empresa de seguridad debía asistir de etiqueta, con corbata, camisa, tela, etc., y sinceramente la pinta era la mejor, en la primera semana, converse mucho, con la secretaria de gerencia, un mujer, mucho menor de edad que yo, (bueno 4 años menor, yo tengo 21) era hermosísima, unas nalgas redonditas, paraditas, una tetas gigantes acompañadas de un escote formal insinuante a muerte, era hermosa. conversaremos mucho, eran varias horas del turno que conversábamos. Una noche que terminábamos de trabajar, estábamos solos en la oficina, gerencia, y administración se habían retirado, quedaba la secretaria de gerencia y yo administrador jefe, ambos, antes de salir, le invite a tomar un café en la misma oficina, y a seguir conversando, en ese momento entró al baño a retocarse un rato, y cuando salió se dio un tropezón que casi se va de cabeza al suelo, en ese tropezón, la alcancé a agarrar, pero ese agarron fue mas de los ambos esperábamos, en mi intento desesperado por evitar que se cayera, lo primero que agarré fue una de sus tetas, y en el forcejeo, esa misma teta salió del scote, dejándola al aire, o a vista y paciencia del mas caliente con ella. ella no atinó a nada, y yo por evitar algo (no se que) me acerqué y le acomodé la teta que estaba afuera, ella solo mira como yo le tocaba su pecho y lo acomodaba, según ella caballerosamente, y al fin le digo, “vamos a mi oficina, que esta listo el café que quedamos”, fuimos ala oficina servimos el café, y me da por encender el televisor, en un canal X donde estaban dando un programa de educación sexual y placer sexual, sin tomar “mucho” en cuenta la televisión, conversamos y luego de harto rato de conversar, se me ocurre decirle que “tenia unas tetas increíbles, y que tenia ganas de tocarlas hace rato”, ella se sonroja, y su mano trata de acomodar algo debajo de su falda a la altura de su entrepierna, y por ultimo se acomoda las tetas. Seguimos conversando, deja luego su taza, en el escritorio, se pone detrás de mi y me dice al oído “así es que te gustaron mis tetas, y hace rato querías tocarlas” si le digo, muy confiado, y creyendo que me estaba molestando, cuando sale de atrás, se pone en frente y a sabiendas de que ya no vendría nadie mas a la empresa, se saca la blusa, con ese scote que me volvió loco todo el día, y dejó sus tetas a mi vista, y se puso en frente y me pidió que se las tocara, que eran mías.

Yo ni corto ni perezoso, me agarre de sus tetas, las tomé, las agarre, las chupe, y mientras las chupaba, le agarraba las nalgas, le bajé el cierre de la falda, la despojé de ella, le saque la tanga, ella me desnudaba también, al final terminamos ambos denudas, ahí, me di cuenta de que tenia a la mujer mas bella y caliente de la empresa a mi entera disposición, lista para abrir sus piernas tomar su clitoris, y guardar mi verga dentro del jugoso sexo de la secretaria de gerencia.

En el mete y saca de la verga dentro de la vagina de Catalina, escuchamos a alguien que estaba en el star de la oficina, yo me despego de mi sexo, me pongo algo del pantalon, y salgo y veo, a un secretaria del administrador de contratos, Daniela, hermosa, con menos culo, pero hermosa. Le pregunte, que hacia ahí, y me responde que se había devuelto al baño, y le pregunto para callado, si había escuchado algo de lo que había pasado allá adentro, ella me responde ” no se preocupe jefe, si o conozco a la Cata, yo me quedo callada”, esta bien, le dije en todo caso ya terminamos luego de la interrupción, y le dije si quería un café, mas que mal estaba fría la noche, ella aceptó, entro a mi oficina, y se da cuenta que Catalina estaba con solo una taza en las manos y nada mas, su ropa esta esparcida en mi oficina, además de estar de piernas abiertas, y con la entrepierna mojada, y yo con el puro pantalón, sin ropa interior, y se notó por sus pezones erectos, que también le gustaría estar debajo mío, con mi verga dentro de su culo. Yo le digo, ponte cómoda, ella se sienta, ¡no! le digo mas cómoda, y le acaricio las tetas y comienzo a desabrocharle la blusa, dejándola solo con sostenes, luego sin mas ella me besa, y empieza sacarse la falda, y queda en las mismas condiciones que Catalina, desnudas para mi solito, listas para seguir teniendo sexo, penetrándolas hasta mas no poder, y hacer lo que quiera con ellas.

El sexo fue lo mejor, dos mujeres a cuestas, esperando que se la meta o en el culo o en la vagina o en la boca, a Catalina la tenia boca arriba, con las piernas abiertas, y atravesada por el culo, con una verga grandota, mojada y jugosa.

Daniela de pie me acariciaba la cabeza y me entrega su vagina para que se la chupe, para que mi lengua juega desesperada en su vagina, y con una mano, jugaba con sus tetas, nos turnábamos en el sexo oral, las turnaba en las penetraciones, pero sin que les faltara a una de ellas, después con las cabezas juntas en una silla acariciándose las paginas, y jugando con su culo y ambas como podían chupando mi verga esperando uno de tantas eyaculaciones, que les di tanto en su culo, su vagina, su ombligo, espalda, esta vez fue en la boca de ambas.

Esa noche, Daniela se quedo en la oficina, al igual que yo y Catalina, bueno para cuando terminábamos, teníamos que ducharnos, y salir del turno, solo bastaba marcar tarjeta y retíranos.-

Pero de una vez, cada vez que nos quedábamos solos en la empresa, donde quedábamos, en el hall, en mi oficina, o en la oficina de quien queramos tener sexo, nos quedábamos.-

En la tercera vez que estuvimos en sexo en la oficina, se nos agregaron dos personas mas, una niña de 18 años, y una joven, pololo o novio de Valentina, ella delgadita, buenas tetas, buen culo, lo chupaba como diosa (comprobado esa noche), así empezamos a tener sexo entre 5, dos varones, tres mujeres que les gusta el sexo, que se te desnudan cuando quieren a la hora que quieren o quieres, derrepente en horario de trabajo, en medio turno de día, llegaban de a una a la oficina, se desnudaban, y se la metia, la follaba, le agarraba las tetas, se las chupabas, le chupabas la vagina, la culeabas, de todo, después se vestían, y salían como si nada, esperaban un rato, y llegaba la otra y lo mismo disfrutas, todo el día teniendo relaciones, sexo, calentura de la que quieras, con tres de las mujeres, mas lindas de la empresa, mas cuando Carlos tenias que hacer consultas sobre personal y las calentonas van llegando de a una, nuevamente y la orgía se arma. Nuevamente.
Bueno de mas esta decirles que mas de una vez nos descubrieron teniendo sexo en las oficinas y en orgías.-

Pero mientras mas nos pillaban, mas mujeres y hombres se unían a las orgías.-

Bueno.-

Esa es la historia, espero les guste.-

Adiós.-

Fantasias de una secretaria

Mi nombre es Laura, tengo 24 años y trabajo en una oficina de secretaria. Me gusta mi trabajo porque tengo mucha tranquilidad para hacer todo el papeleo, casi siempre estoy sola en la ofi, excepto de unas pocas veces que pasaban mis jefes con previo aviso.

Un día, que no tenía muchas ganas de trabajar, me metí en Internet y empecé a leer unos cuántos relatos eróticos, me gustaba la fantasía de practicar sexo con un extraño maduro, por ejemplo.

Y en mitad del relato, entró un chico preguntando con acento de búlgaro si le podíamos ofrecer trabajo en una obra, y le dije que de momento no necesitábamos a nadie, intenté todo para acortar su visita para poder seguir leer ese relato tan excitante que había dejado mi tanga mojado y a mi con unas ganas de tocarme los pechos y el clítoris que me picaba de tantas ganas.
Pero el chico no quiso, empezó a hacerme cumplidos, decía que le gustaría estar con una chica tan simpática como yo … vamos, que no se venció.

Le miré bien, y no me gustaba nada, era bajito, feo de cara y de cuerpo, demasiado desesperado, parecía que nunca había estado tan cerca de una chica como yo, me decía todo el tiempo que yo era la chica mas guapa que había visto jamás.

En ese momento pensé jugar un poco con el; ya no intenté acortar la conversación, al contrario. Quería pasármelo bien y empecé a tocarme el pelo, decirle que estaba muy sola últimamente, que ningún hombre me entendía, empecé a desabrocharme un botón de mi blusa y le miré con ojos de gatita.

El chico se quedó en blanco, pero con una sonrisa muy grande.

En ese momento le pregunté si realmente tenia ganas de estar con una chica como yo, y claro, me dijo que si.

– Que me harías? Que te gustaría hacer?

El: me gustaría tocar tus pechos.

Cogí su mano derecha y la metí bajo mi blusa, al principio se quedó perplejo pero a los 2 segundos empezó masajearme mis pechos con torpeza, lo que me excitó mas todavía. Entonces le pregunté de nuevo:

Que harías después de tocarme el pecho?

Me dijo que le gustaría tocar mi coño. – pensé, que morro tiene, pero voy a cumplir , a ver como reacciona.

Me abrí de piernas, subí mi falda y aparté el tanga para que salieran mis labios carnosos esperando alguna caricia. Me miró, no se lo podía creer, lo que me ponía más cachonda todavía. Se arrodilló delante mía y empezó a tocarme el coño con dos dedos con muchos cuidado pero igual de torpe y mirando cada detalle.

Incluso me preguntó si podía hacer una foto de mi coño, mis pechos para recordarlo todo mas adelante. Le dije que si pero para mas tarde, porque quería que me lamiera mis partes ya húmedas , cogí su cabeza entre mis manos y le apreté hacia mi sexo, después le aparté un poco, le cogí el dedo índice suyo y me lo metí dentro de mi coño, lo saqué y lo metí con mas fuerza… como a mi me gusta, repetí varias veces, y me encantaba. Empecé a ponerme mas cachonda tenía tantas ganas de ser penetrada ya pero me aguanté para alargar ese placer.

Le saqué su dedo y me cogí dos y me los metí de nuevo, y de nuevo, mmh… como disfruté con ese juego, después me metí sus tres dedos, mientras yo me tocaba mis tetas pellizcando mis pezones. De vez en cuando le tenía que subir la vista para que no se perdiera nada de lo que estaba haciendo yo.

Le enseñé como tocarme el clítoris, como penetrarme con su lengua, era fabuloso.. quien iba a saber que un chico tan feo se dejaba manejar tan fácil… no me arrepentí ni lo mas mínimo.

Entonces llegó el momento de bajarle yo los pantalones de la marca de la pava, sucios; yo arrodillada y el sentado en mi silla de secretaria.

Me encontré con una polla hermosa, bien grande y rígida, me acerqué lentamente, me humedecí los labios y empecé a lamerle la polla entera, me la metí con todas mis ganas en la boca, bien adentro, la saqué para acercarme a sus huevos durísimos, se los chupé enteros, y me ponía cada vez mas cachonda, me encantaba chuparle la polla a ese tío desconocido, le iba a dar una lección de lo que es capaz de hacer una chica guapa sentada todo el día en una oficina.

Y si, se lo demostré porque al poco tiempo empezó a retorcerse del gusto del orgasmo que le estaba pasando; y se corrió bien corrido en mi boca. Me tragué la mitad, la otra mitad la restregué en mis tetas…. Me daba tanto gusto sentir su leche encima de mi, que empecé a masturbarme delante de el, ya me había subido a la mesa- justo enfrente de el, y ahí estaba masturbándome como una loca, cachondisima, rogándole que me penetrara, y gracias a dios, hizo lo que le había pedido, con una fuerza tremenda, ya no sabia por donde sujetarme.

Me daba bien fuerte, y además con unos movimientos circulares, le sentí tanto, que solamente podía chillar del gusto que me daba ese tío.

Recordando ese encuentro con ese chico, la verdad es que no me acuerdo de las veces que me he corrido, pero fue mi mejor experiencia sexual.

Todavía utilizo esa experiencia para masturbarme con mi juguete. Espero que os pueda servir mi experiencia igual que a mi….