Archivo de la etiqueta: profesoras putas

La profesora Celeste… Salvaje tentación

¿Cómo estan? Estimados lectores del morbo. A continuacion les comparto mi experiencia que tuve en mis buenos años de estudiante, en esos tiempos era un inexperto joven de 18 años, estaba en el ultimo año del bachillerato. Debo decir que siempre he sido un chico muy caliente aunque no muy exitoso con las mujeres, en esos tiempos solo logre cogerme a una chica del colegio y a Celeste, la hermosa mujer que es la privilegiada protagonista de mi breve historia. Celeste era profesora de idiomas del colegio, una monumental mujer que era el antojo de muchoos en la escuela, tanto de alumnos como de maestros y despues de lo que vi esa noche supe que más de uno logro cogersela, ella era muy liberal y aventurera, ademas estaba soltero así que disfrutaba a diestra y siniestra del placer. Claro que no era exactamente una mujer a mi alcance, ella era casi diez años mayor a mí, tenia 27 años. Cuerpo delgado, cabello largo y unas delciosas piernas que por mucho tiempo se me antojaron.

Yo era uno de los chicos más pervertidos del colegio. Sin que nadie se enterara andaba espiando a las chicas y profesoras en los vestidores y baños de la escuela. Me encantaba espiar y grabar a las chicas mientras hacian pipi o se cambiaban de ropa en el baño, recuerdo que coleccione muchos videos en estas andadas, siempre me colaba de puntillas para espiar en los baños. Un par de veces logre espiar a Celeste que era mi mayor antojo por sobre todas, ame ver su deliciosa vagina bien afeitada. ¡Puta madre! Algun dia tendra que ser mia siempre lo pense, de esta manera logre ver lo que aquella noche vi y que cambio mi opinion de Celeste pues hasta ese momento pense que era una chica decente. Celeste terminaba de impartir su ultima clase a las 6:00 pm y se quedaba un tiempo en el aula trabajando. A diario la iba espiar escondido muy sigilosamente detrás de unos casilleros dentro del aula, desde ahí la miraba sentada en su escritorio, a veces sin saber que estaba ahí ella abria las piernas dejandome ver de bajo su falda ¡Demonios! Como me calentaban sus hilos dentalas que se metian dentro su raja.

Pero lo mejor fue esa noche. Sin duda no era la primera vez que el director se le culeaba pero esa vez por alguna razon quiso hacerselo ahí mismo. Estando escondido vi al director entrar en el salon, nada estraño excepto porque el le puso seguro a la puerta, esto me extraño mucho hasta que por fin etendi que eran amantes. Se dijeron solo un ¡HOLA! Y el se la beso tan intensamente que yo me quede congelado, no podia creer lo que estaban viendo mis ojos. Celeste se arodillo ante el y bajo su cremallera liberando su verga que estaba bien recia y lsita para todo, lentamente comenzo a comersela, chupando, pasando su lengua por todo su platano macizo, yo estaba congelando viendo como se deboraba todo el platanote del director y le le gustaba mucho. Despues de chuparle la verga a su amante ella misma enfundo su miembro con un condón, acto seguido el la tomo. Le alzo su pequeña falda, removio sus pantis y logre ver como le clavo cada centimetro de su verga. Celeste se lamia los labios, su cara de placer era enorme, yo desde donde estaba podia escuchar sus gemidos suaves; Mientras se le culeaban muy fuerte detrás, el le pegaba nalgadas y continuaba haciendola suya. ¡No tienen idea! como disfrute verla coger con el director, en ese momento me di cuenta que era su puta privada, el coninuo comiendosela unos momentos más y luego se la saco, se quito el condon tirandolo al piso e hizo que Celeste se tragara cada gota de su leche. La beso en la boca y se retiro del aula dejandola bien cogida, ella se acomodo las pantis, desde donde estaba escondido pude ver como su entrepierna estaba muy mojada, se arreglo y salio tambien del aula. En ese momento no se que me me dio pero tome el condon que dejo tirado su amante, si se que fue asqueroso pero al imaginar que ese trozo de hule estuvo dentro su vagina y que estaba impregnado de sus flujos vaginales me excito mucho.

Yo pense que ninguno de los dos se habian dado cuenta que los espie pero Celeste siempre supó qu la espiaba y sabia que vi y grabe aquel momento. Esto sin duda hizo que ella se entregara a mí, aunque debo dejar en claro que yo nunca le amenaze de ninguna manera ni intentente extorcionarla. Esto sucedió casi un mes despues durante una fiesta en la escuela.

Celeste fue vestida con una muy sexual minifalda roja, blusa escotada negra y tacones altos. Yo estaba hechando desmadre con mis amigos cuando veo a Celeste venir a nosotros, nos hizo platica como si fueramos chicos de su edad y ella fuera de nuestra amiga. Todos nos qeudamos con cara de ¿Qué le pasa? Ella nos bromeaba con tono de relajo, al ver que seguiamos serios nos dijos -¡No sean tontos, en el aula soy su profesora pero aquí afuera solo soy una chica, pueden tratarme como a una de sus amigas!- PERO QUE NO SE ENTERE NADIE, nos guiño el ojo. Todos mis amigos la desnudaban con la mirada pero solo yo era el Centro de atencion de Celeste, ella miro mi paquete, lo tenia un tanto parada y sonrio maliciosamente. Poco despues mis amigos se fueron a sus asuntos y yo quede solo con mi amada Celeste. Estaba nervioso pero no podia quedarme así, porque si en verdad deseaba que pasara algo con ella tenia que estar a la altura de aquellos hombres a quienes abre las piernas con gusto. Le invite a tomar una copa, ella acepto pero no me dijo ¡NO AQUÍ! Así que los dos salimos rumbo a un bar cercano, al subirme a su auto la tension sexual aumento, su falda se habia subido bastante, ella continuo conduciendo hasta que llegamos a una zona solitaria de la ciudad, detuvo el vehiculo en la obscuridad. Los dos nos miramos a lo ojos y Celeste se abalanzo sobre mi sentandose en mi verga. Sentí como mi verga hizo friccion contra su concha.

-¡Muchacho lindo! ¿Me vas a violar? O solo seguiras viendome las piernas toda la noche. Yo que se me deseas, se que dia con dia me espias. Y ¿Sabes algo? Es tu dia de suerte, hazme el amor-

Yo no sabia que hacer, ella fue la que condujo todo el momento. Celeste se subio la falda, empujo mi cabeza entre sus piernas y me hizo comerme su concha. -¡Vamos chupamela, quiero ver si eres hombre para mi!- Solo torpemente incie a masajar sus labios vaginales con mi lengua, ella se convulciono de placer. ¡No podia crerlo! Al fin tenia la concha de mi deseada profesora en mi cara y estaba muy cerca de poseerla. Mientras continuaba comiendome su raja ella libero mi pene y senti sus manos iniciar a masturbarme, segundo a segundo que le hacia oral note como se mojaba más y más. Le olia delicioso, era un aroma que me embriagaba de lujuria. Celeste se quito de mi y me dijo -¡Nada mal pequeño aunque aun te falta mucha experencia con muejeres, ya iras aprendiendo!-

Celeste enfundo mi pene con el condon, se puso un poco de lubricante en la vagina y suavemente inicio a meterse mi verga, Senti como lentamente iba entrando hasta llegar al fondo de ella, estaba muy apretadita y al fin tenia toda mi verga bien adentro su raja vaginal. ¡Hazme gozar bebe, hazme el amor! Me grito con una voz muy sensual. Tenia un cuerpo muy ligero por lo que no me costo maniobrar, inicie a al mete y saca con todas mis fuerzas. Celeste me clavaba sus besos mojados en mi boca mientras se lo hacia. Los dos nos estabamos entregando al placer intensamente. Yo sin pensar aprete sus pezones y me agarre de ellos para bombearla mas fuerte. El lubricante hacia que mi verga resbalara muy rico dentro su vagina, era un placer sin limite. Celeste se daba sentones muy fuertes y apretaba mucho para que entrara aun más. Los vidrios del auto se habian empeñado de nuestro sudor y yo continuaba moviendome dentro de ella, me decia cositas ricas al oido y yo tambien. Le hice el amor hasta donde aguante y el placer fue tanto que me vine en poco menos de veinte minutos.

Celeste se saco mi verga de su vagina, me quito el condon bien lleno de semen y nuevamente se lo llevo a la boca. Sin duda logro probarse mi lechita.

-Bien niño lindo ya has acabado de disfrutarme, es hora de que me des algo que es mio. Se que la otra tarde me grabaste mientras el director me hacia el amor. ¡Se niño bueno y dame la memoria de tu telefono!-
En ese momento entendi el motivo principal por el que se entrego a mi. Pero no me importaba… A fin de cuentas cumplí mi sueño y me la goce como no se imaginan. No dude en cederle lo que me pidio, ella guardo la memoria, se vistio y continuo manejando de regreso a la fiesta. Volvimos a entrar por separado, Una felicidad inmensa me desbordaba al saber que aunque sea brevemente pero fue mia esa noche. Queria presumirselo a mis amigos pero no pense que era el momento prodente. Ademas yo aun tenia ganas de más, mucho más esa noche.

Mis amigos me interrogaron donde habia ido por lo que les invente una historia y evadi la conversacion. Estaba con ellos pero la seguia viendo. Celeste estaba conversando con el director nuevamente, se que no tenia derecho pero unos diabolicos celos se apoderaron de mi al pensar que esa noche tambien se la iba a follar, no podia dejar las cosas así. Sin dudarlo me aparte de mis amigos y la seguí rumbo al baño. Ella noto mi presencia ahí dentro.
-¡Quje demonios haces aquí!, yo deje que me cogieras porque tenias algo que podia arruinar mi reputacion, ahora ya no quiero nada contigo insecto-

-¡No tan rapido putita, las cosas no quedan aquí y seras mia de nuevo!- Con fuerza la empuje contra la tasa del baño, levante su falda y al instante se la metí. Aun estaba mojada del lubricante. Ella forcejeba pero yo soy mas fuerte que ella. Me valio verga que alguien entrara y me encerraran por violacion, se lo hice aun más fuerte que mis heuvos chocaban en sus nalgas. Celeste sintio cuando tense mi miembro ¡Estupido! no te vayas a… y antes que terminara de hablar me vacie totalmente dentro de ella. Cada gota de mi leche entro en su raja de mujer. Al momento, reaccione, me acomode el pantalon y corrí tan rapido como pude lejos de ahí. No me despedi de nadie, ahora tenia miedo al pensar que podria acusarme de violacion. Recuerdo que no fui a la escuela una semana completa. Mis amigos me preguntaban donde estaba yo. Les pregunte si no habia ningun rumor en la escuela. Todo estaba normal aparentemente. Al regresar me encontre cara a cara con Celeste, ella parecia muy natural aunque no me hablo más, cosa que no me importo ya que mis verdaderas intenciones con ellas las logre. El habermela culeado fue el logro más excitante que como hombre tuve en mi vida, eso fue hace ocho años atrás.