Archivo de la etiqueta: primos debutando

Debutando con mi primo a los 14 años

Hola amigos, soy Camila. Esta ves quiero compartir los relatos de una amiga de aventuras que se animó a contar sobre su vida sexual. Les pasaré varios relatos que me fué enviando por mail. Espero lo disfruten.

Hola, les quiero contar como me inicié sexualmente. En noviembre de este 2016 cumplo mis 21 años y les puedo decir que probé casi de todo, me encanta disfrutar del sexo y lo hago en cada oportunidad que tengo. Soy una chica que por lo general me exito con detalles en particulares de una persona y no siempre por su belleza física. Me encantan coger con viejos y tambien me satisfago con mi perro (y uno que otro animal a disposición).
Vivo a las afueras de una ciudad pequeña en tamaño pero importante economicamente donde actualmente voy a la universidad. Mi familia tiene una estancia y desde la secundaria que me trasladaba ya sola hacia la escuela, así que siempre tuve bastante libertad para moverme a pesar de ser la mayor de 5 hermanos.
Cuando cumpli mis 13 años mis padres me regalaron un cuatriciclo, y desde entonces viajaba junto a mi madre que tambien tenía uno. Me acompañaba hasta la escuela y luego ella seguia con sus cosas. Al año siguiente, simplemente llegabamos a la ciudad y cada una seguia su camino. Tan solo estabamos a 20 minutos de la ciudad y por un camino poco transitado, así que los viajes no eran molestos.
Como tengo familiares en la ciudad y uno de mis primos es mi compañero de curso, varias veces me quedaba a estudiar y hacer trabajos en su casa junto con otros compañeros, e incluso a casas de otros, por lo general por la tarde ya que siempre regresaba a casa a almorzar y volvía por la tarde para hacer otras actividades deportivas.
Mis tios son comerciantes, asi que por lo general no estan en su casa, se la pasan en su corralon. Tienen 5 hijos, 2 mujeres las mayores y el resto varones que para esta epoca tenián 19 Manuel, 17 Ricardo y 14 igual que yo Sebastian.
Desde chica fui muy curiosa con el sexo, y con varios primos, pero Sebastian principalmente, crecimos juntos en este aspecto, con decirles que a los 12 años lo encontre mientras se masturbaba y eyaculara por primera vez. Desde entonces casi siempre que empezabamos con juegos de manos terminabamos manoseandonos a tal punto que varias veces lo hice terminar yo con mis manos, experiencia que nunca antes había podido sentir yo a pesar que varias veces el tambien me masajeo mi clitoris haciendome mojar mis bragas.
A esta edad mi cuerpo se había desarrollado bastante, y por ser alta tenía bien marcada mis curvas, así que era muy deseada en el colegio y me permitía coquetearle a varios chicos. Aunque últimamente en nuestros juegos de compañeros había mucho manoseo, no pasaba a mayores. Pero una siesta de mayo, llego como a las 15 hs a casa de mis tios, me dirijo directamente a la habitación de Sebastián por que llegaba helada por el frio, él estaba despierto tapado hasta la cabeza y se asusta cuando entro. Con solo verle la cara de asustado me doy cuenta de que se estaba haciendo una paja, curiosidad, ansiedad, intriga, deseo, varias sensaciones tuve en ese momento al ver a mi primo con quien varias veces nos tocamos. Mi cuerpo entro a reaccionar solo a mi cabeza, le dije que me quería recostar para tomar calor, me invito a recostarme con él y lo hice de inmediato pero aún con ropa puesta. El me daba la espalda, me pregunto si tenía mucho frio y cuando le conteste que sí, giro y me abrazo, al instante empecé a sentir su calor mientras su brazo empezaba a acariciar mis piernas. Mi respiración aumentó, pero seguia quieta, luego el pasó su mano por bajo mi ropa para tomar mis pechos y apretarlos. En ese momento mi calentura hizo que deslizara mi mano hacia su verga que estaba muy dura y empecé a pajearlo mientras él comenzaba a desprender mi ropa. Lo ayude y nos quedamos totalmente desnudos.
Le hice unos masajes mas mientras me chupaba los pesones y me acabó en la mano, pero yo seguia con mis movimientos y su verga seguia dura así que se subio sobre mí y me penetro bruscamente.
Como su verga no era tan grande solo sentí un ardor que desapareció casi al instante a medida que su verga se lubricaba mas con mis jugos. Yo lo apretaba mas tomandolo de sus nalgas y al rato su cuerpo de contrajo hasta llenarme de leche.
Como su habitación tiene baño privado me fui a higienizar y luego lo hizo él. Recostados nuevamente, nos besamos apasionadamente, su verga se puso rigida de nuevo y lo volvimos a hacer, pero esta vez duro mas, tanto que por fin pude conocer un orgasmo. Era la primera vez de ambos, así que con miedos y dudas nos cuidamos esa tarde para pasar un hermoso momento. Luego nos cambiamos y nos fuimos a realizar nuestras tareas pensando cuando y como sería nuestro nuevo encuentro.