Archivo de la etiqueta: porno

En mi cama con mi madre

mi nombre es manuel mi madre se llama gloria , todo empeso cuando en mi casa no estaba papa .

Hola a todos mi nombre es manuel todo empeso un día cuando mi padre estaba trabajando mi madre estaba en mi cama durmiendo como de costumbre no había nadie eran las 3 de las tarde yo andaba muy caliente quería culiar necesitaba tirar mi leche me dirigí a mi cuarto creí que mi mama ya estaba despierta pero seguía durmiendo , me acerque a mi cama y la comense a llamar mama , mama nada no despertaba estaba con un hilo negro y sin brazier , que culote como se tragaba ese hilo esa raja anal me desnude y me acosté con ella la abraze era mi cama no me podía decir nada y aunque estuviera desnudo tampoco me reclamaría porque es mi cuarto la tenia abrazada de espalda mis manos pasaban sobre su píel sus pezones comenzaron a ponerse duros en eso se despierta y me dice que carajo esta haciendo aqui , le conteste mama es mi cuarto es mi cama si pero estas desnudo y me tenes abrazada y yo estoy desnuda es mi cuarto madre yo puedo estar como yo quiero , que es eso que tenes duro no me digas manuel que tenes el pene duro ahhhhh y esta cerca de mis agujeros quítate manuel suéltame , porque madre acaso no te gusta sentir el cuerpo de tu hijo no manuel que haces no me bajes el hilo , dejate madre estorba ese hilo la entrada de mi pene a tus rajas ahhhhhh te gusta madre ella ya no decia nada solo se pegaba mas y mas comense a pasa mis manos sobre sus pechotes grandes sus pezones estaban durisimo los apretaba fuertemente me dijo cierra las puertas y las ventanas me dirigí a hacer lo que me dijo ven hijo este culito es para ti al decirme eso me avalanze y comense a chupar su ano uff mijo que le hace a mi culito lo quiere reventar ah ah ah mi culito sient tu lengua
Ah ah venga mijo aprovechemos que su apa no esta venga ala cama , hijo mio saca tu verga y rompele el culo a tu madre comense a meterle dedos en su ano mientras con mi lengua chupaba su mico peludo que delicia ella chillaba fuertemente el cuarto se escuchaba sus ecos ahhhhhhhhhh ahhhhhhhhhhhhhhhhh ahhhhhhh me pele la cabeza de mi verga y la dirigi a su ano Me vas a reventar el culo. Me la vas a meter toda, pero sólo por mi culo. Es lo que más me gusta Mamá, yo nunca me he acostado con una chica.
-Yo te enseñaré. Además, yo no soy una chica… soy una mujer… soy tu hembra. . que diría tu padre si viera que su hijo me tiene en la cama en 4 pata y con el culo parado resiviendo la verga d su hijo ah ah ah ah hijo CULeame dUró a hijito tu padrE ya no me cúlea ha h a estó eS incesto hijo
ah q gorda polla tnes hijo ah q ricó mi ano es prófundo hijo puedo sENtir tu ardiente verga culiandome venga mijo, aprovéchese de su mami antes que me arrepienta,ahh que chimba papi, que rico, pero que esto tan delicioso pues
no la saques lléname de leche por dentro, riégame con tu leche papi, no era lo que querías, darme por el culo ahh papito, usted es el hombre que yo me merezco, si así, papi si ve como me lo meto todo, si ve papito saque mi verga de su ano y me dijo Estás viendo como mi agujero se desliza hacia fuera, ¿verdad? A tu papá le fascina eso por alguna razón. Debe ser algo de hombres. Supongo que te pareces a él.se la metí de un solo ahhhhhhhhhhhh dale mas duro a mi culo q me gusta el sexo anal llega a mis intestinos hijo mio dale rompeme los intestinos lléname de leche tu padre ya va a venir dame amor dame verga lléname de leche ahhhhhhhhhhhhhhhhh ahhhhhhhhhhhhhhhh hijo que rico es tu verga dame mas duro cuca y culito para mi hijo ahhhhhb asiiii quiero tu leche mi amor dame mas mas mas que rico es tenerte en la cama como mi hombre no como mi hijo
ahhhhhhhhhhhhhhh ahhhhhhhhhhhhhhhhh hhhhhhhhhhhh me estoy viniendo en tus bolas sientos tus bolas llenas de mi corrida ahhhhhh ahhhhhhhhhh en eso suena el cel ahhhhhh ahhhhhh amor me estoy viniendo tu padre esta llamando aaaaalloooooooo si amor esttttttoyyyyyy resivuiend masajes tu hijo me lo esta dddaaandddddddddddo no pasa nadaaaaaa ammmmooooorrrr solooooooooooooo es un masaje . hijo que dijera tu padre que me estas taladrando el culo con tu verga ahhhhhhhh ahhhhh hijo aslo suave tu padre esta en el tefelono y me esta preguntand si me estas dando buen masaje y si pero en mi culoooo ahhhhhh ahhh sigue hijo as descubierto mi secreto que dandome duro por el culo me vengo fuerte ahhhhhhhhhhhhhhhhh ahhhhhhhhhhhhhhhh hijo que rico es tu verga dame mas duro cuca y culito para mi hijo ahhhhhb asiiii quiero tu leche mi amor dame mas mas mas que rico es tenerte en la cama como mi hombre no como mi hijo
ahhhhhhhhhhhhhhh ahhhhhhhhhhhhhhhhh hhhhhhhhhhhh hijo esto es incesto no puedo mas estamos engañando a tu padre que diria el si supieras que tu verga es rica dame por el culo hijo ahhhhhhhhhhhh ahhhhhhhhhhhhh ahhhhhhhhhhhhhh me vengo hijo tu verga es muy rica dale duro hijo de puta querias culiarte a tu madre esto es culiarte a tu madre te gusta como mis nalgas te golpean los huevos
ahhhhhhhhhhhh dale mas duro a mi culo q me gusta el sexo anal llega a mis intestinos hijo mio dale rompeme los intestinos llename de leche tu padre ya va a venir dame amor dame verga llename de leche
me subire en ti agarras mi piernas amor en tus hombros q rico es el incesto contigo amor tu verga entra y sale de mis intestinos manchado de mierdddaaaaaaaaaaaaa ahhhhh me sigo viniendo dame mas amor
ahhhhhh entra y sale de mi ano hijo tu verga me estoy vieniendo hijo chupame las tetas dale duro muerdemelas pendejo
ahhhhhh entra y sale de mi ano hijo tu verga me estoy vieniendo hijo chupame las tetas dale duro muerdemelas pendejo mas duroooooooooooooo rompeme el culo ahhhhhhh maldito cabron siento venir tu leche en mi anoooooooooooooooooooooooooooooooooooooo ahhhhhhhhhhhhhhhhhh q caliente ahhhhhhh ahhhhhhhh ahhhh subeme las patitas a tus hombros y dame por el culo hijo mio ahhhhhhhhhh me estas taladrando el ano me estoy cagando en la verga de tu hijo me estoy tirando pedos y me estoy orinando en sus bolas peludas
ahhhhhh ahhhh ahhhh apretame las nalgas me vas a partir e dos hijo de puttta violador te gusta culiar a tu madre que te mojes las bolas peludas verdddad Qqqq rico hijo me gusta tu chorizo qqqqq rico engano a tu padre contigo y me encanta tu berga
ahhhhhhhh me estas matando sientos mis intrstinos a punto de explotar q rica corrida de orin en tus bolas hijos te gusta culiar a tu madre te gusta cuca y culito para mi hijo para tu madre lo q sobre siempre me culiaras en la cama ,
ahhhhhhhhhhhhhhhhh maldito ahhhhhhhhhh, siento que estoy llena de carne!!!!!! y siento mi ano muy abierto, me duele hijo!!!!!!!, me duele!!!!!!, ahora si me duele mucho!!!!!!!!.hayyyyyyyy! hay!!!!!!!!! me duele!!!!!!!, me duele!!!!!, hay!!!!!!!!!despacio por favor!!!!!me arde!!!!!!!!hayy!!!!!!!me estás reventado!!!!!Ahhhhhhhhhhh! Me duele mucho hijo!!!!!! Me haces mucho daño amor mío!!!!!!, me destrozas mi vida, ahhhhhhhhhh! Déjame tranquila hijo mío, ahhhhhhh! Sácamela de ahí que me destrozas de dolor!!!!!!!!, ahhhhhh! Estoy llorando de dolor, estoy sufriendo mucho mi amor, sácala!!!!!
ahhhhhhhh! Hijo de puta, ahhhhhhh! Que daño me haces!!!!!!!!, no creo que sea necesario hijo mio,,,,,,,,ahhhhhh! así debe ser mi amor! Ya no me quejaré más, fóllate a tu madre y sacia tu hombría, ya no soy una niña y he comprendido lo que me haces”Ahhhhhhhhhhhhh tu verga en mi ano y yo orinandote las bolas ahhhhhhhhh ahhhhh te gusta como te chorreo las bolas ahhhhhhhh ahhhhhh me vas a reventar los intestinos ahhhhhhhhhhhhhhhhh la cama se movia con el coito que mama y yo estabamos teniendo – Ahh, mamá, no puedo parar.Asi hijo que rico cuca culito para ti para la mierda de tu padre lo qqq sobre ooohhhh hijo quiero tu lechita uuuuuuffffff calientica en mi pachocha hijo rico
Rico hijo oooofff aaaaaaaaahhhhh si dame tu lechita en mi pachocha
Jajajajaj te estoy enganando con tu hijo que tiene la berga mas rica cornudo jajaja tu hijo tiene la leche rica que rico emganarte con tu hijo
Aaaaaaaaa mmmmm si me gusta hijo follarte qqqqq ricooooooo aaaaaa siiiiii Ya hijo yaaaaa que no aguanto mis intestino se van a esplorar me voy a cagar en tus bolas
Comencé a clavarla como en estado de frenesí.Oooohhhhh hijo rico te gusta mi chapa que vibra te culiarte mi chapa cuca y culito solo para ti para tu padre ni verga
Mmmm ooopohhhh hijo uuuuuuffffff estoy que me orino en tus bolas que rico me esplota mis intestino dame tu lechita anda rico uuuuuuffffff
Aaaaaaaaa qqqqqq rico hijo uuuuuuffffff me encanta tu lechita uuuuuuffffff
Jajajajaja hijo te gusta miiii chapa qqqw bibra cornudo aaaa tu hijo le gusta mi chapa que bibra edtoy embarazada su leche es mas rica jajajajajaja cornudo m vas a rebentar el culo dame duro pero por el culo
si q riko cabron baboso
q rico ahh ahha ahhhhhh damas duro riko
q diria tu padre si se diera cuenta q m estas culiando me boy a orinar muy fuert y t voy a rosiar un fuert chisgete d orin q diria tu padre si supiera q estamos en la cama en cuatro rosiando t las guevas peludas y cn tu berga en mi ano
cuca y culito para mi hijo y rosiada en sus bolas tambien estoy recibiendo la leche de tu hijo ahhhhhhh ahhhhhhh q riko
asi dame mas hijo cuca para mi hijo y culito tambien
me estoy cagando en la verga de tu hijo ahhhhh cabron Aaah aaah sii hijooo siii asiiiii
Tu eres mejor q tu padreee
Tienes la verga mejor q la d el
Aaaaaaaah siiii q ricooooo asiii
Siiii mamame las tetas asiii hijo asiii
Aaaaahaaaah aaaah
Ay hijito dale dale asi q ya m vengo ya aaaaaah aaaaaah aaaah aaaaaaaaaaaaaaaaah
Q ricoooooo
Hijo eres ricoo para culiaaar mama no te gusta culiar con papa
Nooo hijo con el no m gusta x eso lo hago contigo tu si lo haces ricooo mama papa puede venir
Dalee hijo no importa tu m culeas mucho mejor q tu padre ademas m encanta ponerle los cuernos contigo hijito Dale hijo dale….q dijera wtu padre si supiera q tu m estas culiando y q lo haces mejor q el
Dale chucha hijueputa q ese cabron no m ha dado x el culo solo tuuu
Siiii dalee. Hijo dale q yo aguanto hijueputa
Siii hijooo xq tu eres mejor q el cabron d tu padree
Aaaah aaah hijooo despacio no hagas ruido tu padre llama no quiero q escuche
No quiero q sospeche q m estas culiandoo
Si hijo m gusta hacerlo
M gusta engañar a tu padre dandote el culo hijo
Despacio hijo tu padre llama…ps querias culiarte a tu madre ps esto s culiar a tu madre despacio suave hijooo
Nooo hijo hazlo despacio tu padre dice q ya va a llegar hijo
Dale disfrutemos antes d q llegue ese cabrin
Dale hijo yo aguanto aaaah aaah volvio a sonar el celular Hijo dale suave q tu padre pregunto q m psa q si estoy llena…x supuesto q estoy llena pero d tu verga hijo aaah aaah
Hijueputa asi asi chucha dale q c siente rico engañar al cabron d tu padre dale chucha
Siii
Cabron hijueputa t engaño con tu hijo l estoy dando el culo xq su verga s mil veces mejor q la tuya cabron y el m culea mejor q tuuu
El m esta reventando los intestinos…m estoy cagandoo …cuca y culito para mi hijo para ti cabron nadaaa
Cabron hijueputa mi hijo s mejor culiando q vos x eso t engaño y q rico s recibir su leche en mi culo
Y siempre l dare mi culo y mi cuca solo seran para el siempre t voy a engañar con.mi hijo xq el m culea mejor
Siii q rica tu leche hijoo aaaah
Cabron cuca para mi hijo y culito tambien
Siii hijo ya viene tu papa me quede en shock segui culiandola fuertemente a mi madre gloria
– Ohh, ¡ya casi termino!—Balbuceé apretando mi mandíbula de placer.
Sentí mis bolas ponerse rígidas.
– Prepárate mamá… ahí viene, ahí viene.
Con una estocada final, sumergí mi miembro hasta el fondo de sus entrañas, lancé mi cabeza hacia atrás y rugí mientras espesos chorros de mi hirviente crema bañaban las paredes del ardiente recto de mi madre.El sentir los primeros chorros de mi explosión provocó su orgasmo también.
– ¡Ay no! ¡Nooo! Me voy a venir. ¡Me vengooo! ¡Ahhhh!—Gritó, mientras yo continuaba bombeando descarga tras descarga de mis jugos en sus entrañas.
Mi tibia leche bañaba las paredes de su recto, cuando, se contrajo violentamente conforme otra oleada de su orgasmo se apoderaba de ella.
– ¡Ay Dios! ¡Nooo! ¿Por qué me estoy vinien—aahh! ¡Me vengo manuel ! ¡Me vengo! ¡Aaaahhh! manuel me vengo analmente analmente Sus gritos perforaban deliciosamente mis oídos, mientras me intoxicaba con la vista de su jugoso culo que no paraba de contraerse y tirar en todas direcciones. Acaricié tiernamente sus gordas nalgas Justo en ese momento, escuché un profundo gemido escapando de la boca de mamá. Cerró fuertemente sus ojos y sus labios formaron la más erótica “O” que he visto en una mujer. Repentinamente su gemido se convirtió en un excitante grito de placer que me tomó por sorpresa.
Sentí su cuerpo tensarse y sus finos dedos apretaron las sabanas al grado de verse sus nudillos.
En ese momento, un tibio chisguete no de su vagina si no de su ano roció repentinamente mis bolas. Se sintió como pipi espesa más que nada.
Miré hacia abajo y me di cuenta que mi madre se estaba viniendo en mis bolas. ¡Santo Dios! ¡Y muy fuerte!
Sus dulces jugos empaparon completamente mi escroto y mis muslos.
Prácticamente eso me mandó al límite. ¡Ah! ¡Ahh! ¡Ahhhh! Ohh mamá, no puedo parar. Te sientes tan bien.
Seguí disparando chorro tras chorro de mi semen hasta que mis bolas quedaron completamente vaciadas de su contenido.Al sacar mi miembro, su agujero sonó como una especie de sorbido debido al sello hermético que había generado alrededor de mi verga.
Su ano recién cogido quedo entreabierto y mi semen escurría hacia su concha. El hueco no era tan grande como en las revistas porno, pero era tan excitante ver un boquete en persona.Me zambullí de nuevo para sorber el dilatado esfínter de mi madre, mientras ella continuaba tomando aire después de nuestro reciente clímax. Lamí las paredes internas de su recto alrededor y en sentido contrario mientras babeaba su abusada entrada. Devoraba codiciosa mente su rosada carne, dándole la lamida de su vida.
Trató de zafarse pero la sostuve ansiosa mente. Era tan bueno.
Después, su hueco se cerró alrededor de mi lengua evitando que me moviera libremente.
Ya que lo pensé, decidí cogerla con mi lengua hasta que mi mandíbula se cansó. Ella me dijo que me detuviera con un tono de enojo en su voz. Al no ceder, golpeó su dulce culo contra mi nariz, causando que me doliera bastante. A estas alturas, sabía que la diversión se había terminado.El próximo día, después de aquel maravilloso incidente, mi madre me dijo que estaba muy decepcionada.
Intenté explicar mis sentimientos hacia ella, pero no me escuchó.
Una semana después, cedió un poco y tuvimos una necesitada plática.
Ella estaba muy avergonzada por el hecho de que la hice revelar algo muy íntimo. El hecho de que tenía orgasmos húmedos.
Me explicó que solo le sucedía cuando se venía muy fuerte.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax

Chantaje familiar (Prima Wanda)

“Un chantaje con elementos firmes domina a cualquier persona.” Yo lo comprobé.

Esto me paso hace unos años, cuando era un menor.

Vivía con mis padres en una casa muy amplia, con tres habitaciones, living,cocina comedor, extenso patio y quincho.
En la época de las fiestas, previo a navidad, llegaron mis primos y mi tía delsur. Mi prima tenía mi edad (17) y mi primo 19 años, mi tía tenía 37 peroestaba muy bien conservada, cualquier persona que la cruzara en la calle, máslos hombres que miran hipnotizados sus redondas nalgas, dirían que tiene unos26 años.
Llegaron mis parientes y todo fue muchos abrazos y besos, en mi caso algo decasi desconocidos con mis primos, ya que la última vez que nos vimos, fue pordebajo de los 5 años, yo ni siquiera lo recordaba.

Llegamos a mi casa y cada uno tomo su lugar en la casa y comenzaron a descargarlos bolsos, mi primo y yo en una habitación con dos camas, mi prima y mi tía enla habitación que tenía la cama marinera (Una cama individual que tiene otracama debajo) y mis padres en la cama matrimonial en su habitación.

La charla entre mis padres y mi tía era muy animada, recordando anécdotas ycontando algún que otro chisme. (Así que el de la secundaria, ese de rulitos,terminó con Sabrina, la rubia que nunca le daba bola… El que persevera triunfaal final… (Risas). Y todas esas boludeces que no me interesaban)

Mi primo era morocho, de tez quemada y bastante grandote, me contaba queterminó el secundario y ahora estaba haciendo algo de ingeniería, pero que nole convencía mucho, mientras que mi prima era morocha, pero de piel más blanca,con pechos proporcionales levantaditos, igual que la cola, que claramente laheredó de mi tía, aunque su actitud media agrandada y asquerosa no me gustaba,no hacía más que estar con el celular en el sillón desde que había llegado, sereía y se mordía el labio inferior sin sacar los ojos de la pantalla,seguramente tendría un novio en el sur, ya que disimuladamente apretó uno desus pechos, al ver que yo la había visto se levantó del sillón y se fue albaño, claramente el fulano la había excitado por mensajes.

Con mi primo Luciano nos habíamos puesto a jugar al pes en la ps2 mientrasseguían las risotadas de los mayores que se encontraban en la cocina. Estabaalgo desconcertado, seguía pensando en mi prima, y que no salía del bañodespués de un largo rato, en como se mordía los labios, en como se apretó lospechos, en lo que estaría haciendo ahí adentro… Tuve una erección recorriendoel camino de esos pensamientos, pero la disimulé ya que al lado estaba miprimo. El resultado fue un humillante 7 a 2 que el festejaba burlonamente, peroa mi no me importaba eso, tenía la cabeza en otro lado.

Pasaron dos días desde la llegada de mis familiares a mi casa, con Lucianoteníamos bastante buen trato, con mi tía, que era a la única que recordabadespués de tanto tiempo, teníamos una afectuosa relación, pero con mi primaWanda era difícil entablar conversación sin que hiciera gestos sobradores y quedemostrara desinterés de manera muy arrogante, sin descartar que tenía elcelular encarnado en las manos, ya que no hacia nada más que tocar la pantalla.

-Ah, esta embobada con el novio que tiene allá- Me contestó Luciano cuando lepregunté por el comportamiento de ella.

Al otro día mis padres salieron con mi tía a un supuesto bar que iban en susépocas juveniles. Luciano y yo íbamos a salir a ver que pintaba la noche einvitamos a Wanda, que rechazó inmediatamente nuestra invitación por unadescompostura que tenía “desde ayer” y se encerró en la habitación.
Los mayores de la casa se habían ido y luego nosotros estábamos saliendo atomar el bondi para que nos llevara al centro. Un par de amigos nos estabanesperando.
Al llegar a la parada (Que esta a unas 7 cuadras de mi casa) justo llegaba elinterno y mi primo estaba por subir, cuando tantee mis bolsillos y no tenía mibilletera, donde estaba la sube (Tarjeta del transporte) y todo mi dinero.

-Me olvide la billetera la puta madre.- Le informé a Luciano. –Vos anda, en laparada van a estar un par de amigos míos, deciles que sos mi primo y que yavoy, porque si no se van a ir, nos vemos.

Llegué a mi casa, abrí la puerta y fui directo a mi habitación, la billeteraestaba en el jean que me había sacado y dejado arriba de la cama. Cuando estabapor cruzar el pasillo oí débiles sonidos desde la habitación en donde estaba miprima. La puerta estaba entreabierta y yo la abrí , sigilosamente, un poco más,y me quedé con la boca abierta con lo que vi. Ella estaba acostada en la camaboca arriba, con el celular en su mano, su musculosa levantada hasta el cuelloy sus pechos al aire, que apretaba con su mano libre, y con esa misma manotocaba su vagina cubierta por una delgada tanguita rosa.
El corazón me iba a mil, estaba muy buena, pechos del tamaño justo, un bronceadoespectacular, pezones perfectos, abdomen plano y trabajado, y las caritas deperra que ponía cuando se tocaba me enloquecían. Decidí sacar mi teléfono yfilmarla, se veía muy bien ya que la luz estaba prendida.
-¿Ahora que mas hago mi amor?- Le dijo al teléfono. Evidentemente estaba envideollamada con su novio, ojalá alguna de las novias que tuve me hubiera hechoun show así.
No alcancé a escuchar lo que dijo, pero ella respondió con que le daba cosa yvergüenza mientras apretaba sus pechos desnudos. Despues de un momento se veque la convenció, porque levantó sus piernas y se quitó su tanga muylentamente, luego separó sus piernas y dejó en vista una conchita preciosa,algo rosadita, con algo de pelo en la parte superior, tal y como a mi me gustan.Enfocó su entrepierna con el teléfono y le preguntó a su novio si le gustaba loque veía. A esa altura yo ya me había desprendido el pantalón y me estabaacariciando la verga con la mano libre, que se estaba poniendo muy dura.
Hubo un intercambio de palabras entre ellos que no escuché, ella sonrió y semordió el labio y tímidamente comenzó a acariciarse la vagina, acto seguidocomenzó a frotar su clítoris con dos de sus dedos y el placer de apoderó deella, levantó su cadera de la cama acompañando un fuerte gemido y aumentó elritmo de sus movimientos, gemía como una nenita y eso me puso al palo y no pudecontenerme más. Wanda frotó su clítoris aun mas rápido y un pequeño chorro deflujo salió expulsado de su vagina, sus piernas temblaron y ella no paraba degemir.
Me aseguré de que había capturado todo y guardé el video.
-Para estas cosas no estas descompuesta eh prima.- Le dije en tono burlón mientras abría la puerta y entraba en la habitación.
No puedo explicar su reacción, fue como si hubiera visto un fantasma,empalideció y no le salían las palabras de la boca, no pasaron 2 segundos quelanzo un grito de desesperación y se tapó con las sábanas.
-¿Q-qué mierda estas haciendo acá?- Gritó nerviosa.
-Calmate, todas las mujeres hacen lo que vos haces, o la mayoría.
-Sos una mierda, un degenerado, no podes estar espiándome, les voy a decir atus padres que me acosaste, y te va a ir feo.
Yo me reí y ella se empalideció aún más.
-Hace lo que quieras, pero yo le voy decir a tu madre y a tu hermano la razónpor la cual Wandita no salió, porque prefería quedarse en casa pajeandose paralos machos que tiene.
-Deciles, no te van a creer nada, porque soy la nena inocente de la familia.-Dijo sonriendo nerviosamente.
-¿Estas segura?- Le dije mostrándole el inicio del video en mi celular.
Ella se llevó las manos a la boca, reprimiendo un llanto, no de tristeza, sinode rabia e impotencia.
-No me hagas esto, somos primos, y muy buenos primos.
Yo ladee la cabeza de lado a lado.
-Me trataste mal desde que llegaste, te hiciste la no se que, ahora estas a mimerced.- Le dije acercándome a ella. –Me dejaste muy caliente con la pajota quete echaste zorrita.
-Por favor borra ese video, hago lo que vos quieras, pero por favor hacelo.
Me hice el reflexivo un instante.
-Hacete otra.
-¿Otra que?
-Otra paja pelotuda, adelante mío.
Se puso roja de furiosa e infló sus pulmones, pero largó el aire y se acostó enla cama nuevamente y comenzó a frotarse por debajo de las sábanas.
-¿Me tomas el pelo? Destápate, sácate toda la ropa, abrí bien las piernas ypajeate como lo hacías para tu macho.
-Por favor…
-Hacelo, si no querés que muestre esto a toda la familia.- Le dije de manerasobradora. – Ay Wandy querida, si hubieras sido mejor persona conmigo noestaríamos en esta situación, pero es algo que no puedo dejar escapar.
Lentamente Wanda se destapo, se quitó su musculosa y su tanga y comenzó amasturbarse tímidamente.
-Veo que esto no funciona.- Dije al cabo de un momento – Veni acá.
Ella vino tímidamente de rodillas a mi, que me encontraba al borde de la cama.Yo desaté mi cinto, bajé la cremallera, desprendí el botón de mi jean y lo bajéjunto con mi bóxer, mi verga parada dio un salto y casi le da en la cara a miprima, que se echó para atrás.
-Ay dios… no sabía… no pensé nunca que vos… ibas a tener una pija así. – Dijoella con los ojos bien abiertos.- Es más grande que la de mi novio, dios mío,mucho más.
-¿Y que es lo que vas a hacer?
-Chupársela a mi primo hermoso, obvio.- Dijo sonriendo perversamente.
-Es justo lo que te iba a pedir prima, ahora dale.- Dije metiéndosela de unsaque en la boca.
Ella se ahogó ligeramente, pero no se quejó y comenzó a frotarla con sus manosy llevarla a su boca, lamiendo el tronco, introduciéndosela hasta la mitad,saboreando la cabeza y pajeandola. La tomé de los pelos y comencé a cogerle su boquita. Ella opuso la mínima resistencia de sostenerme las piernas para frenarlas violentas embestidas de mi verga contra su garganta. Al cabo de unos minutos se la saqué de golpe de la boca y un grueso hilo de saliva cayó al suelo, la pintura de sus ojos estaba corrida por las lágrimas.

-Ahora tu primo te va a coger porque tiene la verga que le explota.
-Ay si métemela toda papito.- Me dijo poniéndose en cuatro y levantando bien el culo hacia arriba y agachando la espalda. La pendeja tenía algo de experiencia.

Le froté la pija por la conchita lentamente y ella suspiraba de placer, me eché un poco mas hacia adelante y le apreté las tetas, tenía los pezones durísimos.
Después de frotársela un buen rato me pedía a gritos que se la metiera y eso hice, se la mande lentamente y ella disfrutó cada cm que se iba abriendo caminomi verga por su interior. Gimió como toda una teen porno cuando aceleré elritmo y la bombeaba cada vez más fuerte.
-Ay si, ay si primito que bien me coges por dios… me encanta tu verga.
Esas palabras me calentaban cada vez más y llegué a darle un par de nalgueadas que a ella la pusieron como una bestia.
-Deja el videíto si querés, porque yo quiero seguir cogiendo con vos, que mecojas y me rompas toda, AY DIOSS.
Ese ultimo fue uno de los gritos de las 3 o 4 acabadas que tuvo en la noche.
Despues de un intenso bombeo a toda maquina de 5 minutos y pico le dije que mevenía, y como tan buena prima que se volvió de un momento a otro se arrodillófrente a mi y abrió esa boquita deliciosa que se dejó llenar de leche, meencantó como se la escupió en el pecho y se untó las tetas con mi semen.
-Me encantó que mi primito me chantajee.- Dijo riéndose aún de rodillas.

¿FIN…?

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax

Lolitas Ignorantes

¿Qué onda? ¿Cómo la ven?, estos días no he tenido mucha tarea y me ha dado tiempo de escribirles mucho 😉 Lo que voy a relatar ahora, aunque es algo muy cortito, creo que les va a gustar mucho y puede que hasta los haga venirse con una sabrosa manuela mmmm!

El otro día que estaba revisando una bodeguita que tenemos en la casa, me encontré escondidas seis cajas llenas de revistas porno. Lo más seguro es que sean de mi daddy y que mi mamá se las haya guardado ahí para que yo no las viera, pero como ven su plan no resultó jijijiji. Las cajas están organizadas por años y vienen desde los años 60’s hasta este 2005, la neta no me imaginé que a mi papi le gustara coleccionar esa clase de revistas porque como es General pues siempre anda muy estricto pero ya me lo caché que también es un viejo cochinote 😉

Saqué solo algunas de ellas, de los años 70’s, porque eran las que estaban más a la mano y me las llevé a mi cuarto y poder verlas a gusto. Estas que saqué eran todas mexicanas y aunque algunas de las chavas de las fotos eran latinas casi todas las demás eran extranjeras, pero a mí me gustó mucho la ropa que usaban en esa época y que creo ya no hay ahora porque nunca he visto a nadie en la calle que se vista así o a lo mejor no me he fijado bien.

La cosa es que todas esas revistas tienen una sección donde publican las cartas de los lectores y muchas de ellas son bastante interesantes. Todos los lectores que escriben ahí para hacer comentarios o preguntas son hombres y mujeres mayores de edad, pero para mi sorpresa había una carta escrita por Viviana, una chavita de 15 años en la que le pedía a la persona de la revista que le aclarara una duda. No les cuento más, aquí está la carta y su respuesta tal y como aparecen en la revista:

SECRETO DE ADOLESCENTES

“Señorita Victoria:

Le escribo porque sé que aunque no le diga mi nombre verdadero usted no me va a aconsejar mal, pero ¿es posible que un perro embarace a una muchacha?
Tengo 15 años y hace unos días una amiga durmió en mi casa y me contó su secreto que prometí no contar, y si se lo digo a usted es porque no nos conoce a ninguna de las dos.
Mi amiga dice que hace el amor con su perro boxer, el “chapulín”, y me dijo que el perro lo hacía antes con la sirvienta que estaba en su casa y ella los vio.
El caso es que como ninguna de las dos somos vírgenes porque hemos estado con muchachos en muchas ocasiones, mi amiga me invita para que me quede un fin de semana con ella y conozca a su perro, claro que nosotras tomamos píldoras anticonceptivas, pero no sabemos si nos protegerán de un embarazo de perro.

Viviana
Monterrey, N.L.

Apreciable Viviana:

A tu primera pregunta respondo que no hay ninguna posibilidad de que una mujer quede embarazada por un animal, pero con esto no te aconsejo que aceptes al perro de tu amiga. El bestialismo está prohibido por la sociedad; y por último, la actividad sexual sin involucración personal no puede ser tan buena como en una en la que hay comunicación y emociones. Recuerda que eres menor de edad y por ahora es preferible que estudies y te prepares para el futuro.”

Publicado en: Cartas a él y a Vicky, “él” la Revista Joven, Año 11, Número 121, Septiembre de 1979, pág. 6, Publicación Mensual Editada por Corporación Editorial, S.A., México.

¿¿¿Como la ven???? Está chida esta onda ¿no? ¡Es la primera vez que leo algo así, no sabía que hay chavitas adolescentes metidas en eso de la zoofilia! Desde ahora me voy a poner a leer la sección de relatos de zoofilia para ver si me encuentro historias escritas por chavitas menores de edad porque la neta ya me entró mucha curiosidad jijijiji 😉

Si me encuentro otra cosa interesante en las revistas de mi daddy también se las cuento en otra ocasión.

Besitos 😉

Susy. susyteen@yahoo.com

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax

Paula y el Taekwondo

Hacía un año que vivía con Paula. Trabajábamos en una oficina, cerca de casa. Ella mediría 1.68, pesaría unos 63 kg, blanquita, pelo castaño, linda boca, lindas curvas. En ese momento ella tendría unos 25 años, yo un par menos. Ella tenía mucho carácter. Se había anotado en un gym cerca de casa y la verdad es que al poco tiempo se le notaba bastante. Se le estaba poniendo bien definido el cuerpo, sin inflarse se iba marcando. Un lujo. Hacía un par de meses que estaba tomando clases de taekwondo, respecto a lo cual yo solía burlarme. Que mal que hacía. Ése sábado ella se despertó temprano y partió hacia su clase de tkd, vestida con un joggin ajustado celestito que le quedaba muy hot, y una remera blanca bien ceñida, que marcaba su pecho turgente. Me dijo que a media mañana volvería con un compañero para practicar unas patadas. No le dí mucha importancia, cuando se fué dejé puesta una porno en el DVD… y me quedé dormido. Gran error. Para cuando ella volvió con Tomás, su compañero, yo estaba tirado en la cama, en remera y boxers pero al palo, y la porno continuaba. Pelotudo! me dijo, despertandome. Te parece manera de hacerme pasar verguenza! Ahora vas a ver lo que aprendo en las clases. Y recibí aún medio dormido mi primer patada en los huevos. El otro chabón miraba medio embobado, sin saber que hacer, pero con cierto placer. Paula se despacho con una lluvia de golpes en el estómago, en la cara, muchos rodillazos en los huevos, patadas al estilo 540. Me daba golpes secos que me iban atontando. Piñas cortitas a la cara, también a los huevos. De momentos me hacía alguna llave y me humillaba pasandome las tetas por la cara, para encenderme, que se me parara.. y luego patadas y piñas a los testículos. En un momento me ató con el cinturón a la cama, y le pidió a Tomás que se acercara. Comenzaron a besarse delante mío, yo estaba medio desmayado pero entendiendo lo que venía pasando. Luego el la apoyaba, se fueron sacando de a poco la ropa.. hasta que ella le empezó a chupar su pija, y mientras yo estaba noqueado… ellos cojieron encima mío. Pero yo también llegué a acabar, a eyacular, tal era mi sadismo y mi calentura.

Si sos de Buenos Aires y querés dominarme con artes marciales (aunque sólo seas cinta amarilla), contactame a young19821@gmail.com

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax

En silla de ruedas

Era verano, mi mujer los niños y yo estábamos de vacaciones en la playa. La casa había sido de mis padres y ahora, tras su muerte, la disfrutabamos nosotros. Calor, playa andaluza, niños incordiando…………. Total, que mi mujer, que había invitado a mi cuñada, no quería barullo infantil en la casa y a primera hora se iban niños, la mamá y la tía a la playa, para que se desfogasen a gusto. A mí me habían encomendado la compra de agua en el supermercado del pueblo. Yo, feliz, porque eso me permitía el intentar flirtear con una dependienta, que estaba llenita, muy buena y…..algo propicia al juego del si y no con un caballero de cierta edad como yo. Cuarenta años, ¿eh?, que no es edad de chaval, pero tampoco de viejales.La cajera, empleada a la que me estoy refiriendo, tenía unos veinticinco años, me ponía buena cara y se mostraba dispuesta a …no estoy seguro….¿a algo más?. Y en esa duda estaba cuando sucedió lo que menos podía imaginar. Les cuento. Entré en el súper algo distraído y, a causa de las gafas de sol, tropecé con una silla de ruedas de minusválido. Era una mujer. Y casi vuelco la silla. Con ella encima, claro.

Perdóneme. Vengo deslumbrado de la calle y con las gafas de sol…….Total, que no la he visto y……..¡Vaya choquetazo!. ¡Bueno, pero…… ¡qué sorpresa!.

No esperaba vd. que estuviese impedida, ¿no es así?. Como estoy siempre detras de la caja registradora………..

Si, lo confieso, no había advertido …..

Bueno, pues ya lo sabe. Soy una inválida.

¡Caramba, tiene vd. una forma de decir las cosas!.

Lo que es, simple y llanamente.

¡Inválida!…..Mujer, esa palabra es un poco…….antipática, dura, amarga.

Amarga, ¡claro que amarga!.

Tras soltar una risa forzada, dijo en tono de reproche:

¿A que ya no quiere vd. seguir flirteando conmigo como venía haciendo?.

No seas injusta, Blanca, que no he dicho nada que te lo haga pensar. Te ruego que me tutees, así …….no sé…..limamos alguna que otra aspereza. ¿Te parece?.

Como quieras. Pero mantengo la pregunta.

¿La del ….flirteo?.

Si, esa.

Pues, aunque pienses que lo digo por mantener el tipo, puedo asegurarte que me sigues pareciendo una mujer guapísima, de carácter amable, educada ….encantadora. Que me gustas,¡vaya!. Que tú me gustas, me gustas mucho, palabra.

¿Estás jugando conmigo o hay algo de….. verdad?. No me hagas daño, por favor.

Te lo estoy diciendo en serio. Si no me he sincerado contigo antes ha sido porque viéndote tan guapa……..Pensé que los tenías detrás de ti como moscas.

Ahora, viéndome en la silla……………..

No seas mal pensada, Blanca, que sigo creyendo que como moscas detrás de tí.

No hay ninguno, había uno, tú, pero ya no creo que viendo como estoy…

Te sigo viendo preciosa. Y me gustas mucho, pero……..

Pero ¿qué?. El pero que siempre he oído…¡me lo sé de memoria!.

No ,es ese pero, es otro muy distinto: estoy casado, tengo dos hijos pequeños y no pienso, fastidiarles la vida.

Es lo lógico, lo honrado.

Oye, ¿Te van a regañar por estar aquí?.

No, ya he terminado. Hoy he venido a las tres de la mañana para acabar el inventario. Así que….tu dirás. ¿Tienes prisa?.

Ninguna. En casa…….Perdona yo….

Ya me has dicho que estás casado, habla pues con naturalidad, sin que te pongas incómodo. En mi casa podemos hablar con más libertad, ¿no crees?.

Me gustas mucho, me enamoras,¿sabes?.

Si, cielo. Y me alegro, porque tu también me gustas a mí muchísimo. Desde la primera vez. Nunca pensé que tu y yo…….

No debes hacer que…..conciba ilusiones. Estoy deseando besarte,¿me dejas?.

En casa, cielo. ¿Vamos?.

He venido a comprar agua.

Debajo de mi casa hay una bodega. Aquí tardarás mucho. ¡Fíjate qué colas hay en las cajas!.

Tienes razón, vamos. ¿Te puedo coger de la mano?.

No, podría atropellarte. Voy a poner el motor en marcha.

Apenas tardamos dos minutos en llegar a su casa. Había sido de sus padres, fallecidos en el accidente en el que sus piernas se quedaron inmóviles. Al cerrar la puerta del apartamento, quise besarla. Me lo impidió.

Llevo toda la noche trabajando y debo tener un aliento algo pesado. Voy a remediarlo. Y a ducharme. No hace falta que me ayudes, puedo sola.

Se metió en el cuarto de baño. Salió al cuarto de hora. Estaba preciosa. Su cara era realmente bonita, sus labios gordezuelos, besables. Sus tetas se mostraban erguidas, como corresponde a una veinteañera. Sus piernas, carentes del vigor vital, estaban bien conservadas por los masajes y la rehabilitación que procuraba reducir al mínimo la probable pérdida muscular. Todo esto lo podía ver por haberse puesto un bañador. Me miró entre reflexiva, interesada, expectante, ilusionada…..

¿Qué te parezco fuera de la caja registradora?.

Preciosa, cariño. Si me gustabas tras la caja, ahora……,te juro que soy sincero,…….me pareces adorable y que contigo corro el peligro de……….enamorarme perdidamente.

Vuelve a llamarme cariño y dame un beso, cielo mío.

Nuestras bocas se unieron. Surgió la gran sorpresa: no sabía besar.

¡Cariño, si no sabes besar!. Con lo guapísima que eres y con esos muslos tan……preciosos ,ese pecho……. pues que no lo comprendo.

Nunca me ha besado un hombre (Se echó a reir).Tampoco una mujer. Tendrás que enseñarme tu, cielo mío. He tardado 25 años en llegar al colegio, pero te aseguro que aprenderé rápido y bien. Estoy deseándolo, cariño mío. ¿Te gusta que te diga cariño mio?

Sin decir palabra, tomé su cara entre mis manos y, abriendo ligeramente su labios, la besé suavemente. Un beso largo, que fue apasio- nándose lentamente. Me separé. Su cara estaba algo colorada, la respiración ligeramente acelerada y los ojos cerrados.

Bésame otra vez.

Si, vida mía.

Dímelo otra vez.

Vida mía, Blanca de mi vida.

Amor mío queridísimo, Ju ancho de mi corazón, bésame otra vez. Nunca pensé que diría y oiría estas cosas. Te quiero. Si no me quieres de verdad me harás un daño irreparable.

Jamás. Te adoro, cariño de mi vida.

El segundo beso, de entrega total, absoluta, fue protagonizado por nuestras lenguas. Blanca, mi preciosa Blanca, al sentir que las lenguas se unían, se dió a la caricia con entusiasmo: su lengua entró en mi boca. Sus lametones eran apasionados, interminables. Me puso a doscientos por hora y mis dedos procuraron meterse por debajo del bañador, buscando la entrepierna de mi nuevo amor. Se estremeció y me lamió la cara,los dientes, el paladar….la boca, de la que parecía quererlo todo. Con voz desfallecida dijo, casi sin aliento:

Amor de mi vida, llévame a la cama y quítame el bañador.

Así lo hice. Mi sorpresa fue mayúscula: Los pelos de su delicioso coño, mil veces precioso y adorable ¡¡¡¡eran pelirrojos!!!!.Mi queridísima Blanca ¡era pelirroja!.

¡Eres pelirroja!, creí que era tinte el color de la cabeza.

¿Te disgusta, amor mío?.

No, tesoro, me gusta que seas pelirroja, me vuelve loco, me enamora.

Con voz rota por las nuevas emociones y ansiosa de las que estaban por venir, me susurró:

Me alegro, mi amor. ¿Qué me vas a hacer ahora, mi vida?.

Comerme tu tesoro.

Con voz desfallecida, preguntó:

¿El quiqui?, ¿me vas a comer el quiqui?……………..¿Cómo, mi vida?.

Cambié a postura de sesenta y nueve, puse mi boca sobre su bellísima y abundante pelambrera roja y hundí mi lengua en la raja de su coño. Toda ella se estremeció, sus manos apretaron mi cabeza contra su coño, cortándome casi la respiración. Al aflojar la presión, pude llevar la lengua hasta su clítoris, que chupé goloso. Mis lametones la enardecían y su boca buscó instintivamente mi polla, que lamió con ansia. Abrió la boca y se metió el glan- de, lo acarició con la lengua. Yo re- doblé mis lametones a su coño. La lengua entró en sus grandes labios y lamí las paredes de su coño. Estaban húmedas, cada vez más. Exhaló un grito y sacándo la polla de la boca me dijo:

¡Qué locura, Ju ancho!. Te quiero. Siento un gusto…¡Ay, ay, amor mío, qué gustazo tan…….!

No siguió hablando, se estremeció. Sus jugos mojaron mi boca mucho más. Yo, enardecido como nunca, cambié la postura y cabalgué aquella deliciosa yegüa, que tanto me gustaba. Coloqué la polla en la entrada de su coño y fui introduciéndola poco a poco, evitando que le doliese. Estaba muy húmeda, empapada y era fácil meterla, pero una mujer virgen, sin estrenar, siempre siente dolor. Se dolía mi querida Blanca. Yo, con mucha habilidad y ternura, introducía un poco y sacaba, introducía y sacaba. Los gritos de Blanca me detenían. Al poco, metía algo más. Llegué a introducir la mitad, sin atreverme a profundizar más. Me- nos dolorida, mis meti-saca la hicieron sentir algo. Cada vez más fuerte, más intenso.

¡Qué bueno, qué bueno, qué rico, qué rico siento, que maravilla!

Ju ancho, vida mía, me viene una cosa…. ¡Qué gusto, ay, ay, ay, qué gustazo! Te quiero, te quiero, amor mío,¡ ay, ay qué gusto, qué rico, qué..gustoooo!.

Se estremeció epilépticamente, me abrazó con más fuerza, su lengua se metió toda en mi boca. Yo comencé a sentir el preludio de correrme vivo. ¡Qué sinfonía tan maravillosa la de dos enamorados corriéndose juntos, mezclando sus jugos en el acto más noble y sincero entre dos personas!.

¡Cómo he sentido la vida, Ju ancho, mi amor!. Te quiero, te quiero. Me has hecho sentir todo lo bueno de la vida, del amor.

Yo, emocionado por sus palabras, que rebosaban amor sincero, cariño entregado, sentí que el deseo de correrme en ese momento se detenía y sólo desee hacerla disfrutar otra vez. Jadeante por el disfrute de su cuerpo, de su amor, pregunté, ronca la voz de amoción:

¡Te has corrido, vida mía?.

Sí, locura mía, amor de mi vida, sí, me he corrido, me has hecho sentir que, estando tu……..siento ganas de vivir, de sentir la vida. Te quiero. Amor mío, ¿qué haces?…..¿Te vuelves a mover, quieres volverme loca otra vez?.

No contesté. No hacía falta explicar nada, sólo había una cosa que hacer: mover mi polla dentro de su precioso coño, meterla aún más. Y eso hice, con todo cariño, con gran delicadeza. Despacio, aprovechando la gran lubricación del coño de mi querida Blanca, fui metiendo la polla.

Retrocedía cuando se dolía, pero volvía a intentarlo una y otra vez. Por fin vi premiado mi esfuerzo. Casi sin voz, enronquecida por las mil sensa-
ciones experimentadas, lanzó un grito no demasiado fuerte, pero lleno de amor, de deseo, de hembra hambrienta de hombre, de su hombre. Yo lo sentí así y condicioné mis ganas de derramarme en sus entrañas con las de ella, que jadeaba, buscaba mi lengua, me lamía apasionada, entregada a mí, a su Juancho, el que la hacía sentirse más mujer, más húmeda, penetrada, sintiendo que nuestros cuerpos eran uno sólo, que el mío invadía el suyo, dándola un gustazo nunca imaginado. Sus jadeos aumentaron, sus brazos me apretaban con fuerza y su coño, su quiqui como ella decía, se mojaba más y más y, al compas de las arremetidas de su hombre. Vol- ví a hacerla sentir intensamente.

¡Me corro, Ju ancho mío, me mojo mucho, me viene , me viene…! ¡Que gustazo, que gustazo, queeee gustoooo!.

No lo pude resistir y me corrí con ella, derramando toda mi leche en su precioso y pelirrojo coño. No so- lo me derramé yo, ella también me mojo abundantemente, sentí su flujo de amor, su llamada a la vida.

¡Te quiero, amor mío, mujercita mía, que gustazo tan grande!.

¡Yo también y más que antes!. ¡Que rico, que gusto más rico!. Te quiero, Ju ancho de mi vida. Me has llamado mujercita. Eso es lo que me siento de tí, tu mujercita, tu mujer. ¿Me quieres mucho, pero mucho, mucho?. ¿Soy, de verdad, de corazón, tu mujercita?. Dímelo sinceramente, cariño mío. Yo te quiero como nunca pensé que llegaría a querer a un hombre, a mi hombre. Que tu respuesta salga del corazón, hombre mío, mi amor.

Si, Blanca, te siento mi mujer, sin diminutivo de mujercita. Te quiero como………como no he querido a………¡a nadie!. Ya te he dicho que nunca,¿me oyes?, ¡nunca!, perjudicaré la forma de vida de los chicos, la economía familiar. ¿comprendes,verdad?

Si, vida mia, Ju ancho de mi alma. Lo entiendo y no deseo perjudicar su seguridad económica y jamáte exigiré nada, ni descompondré nada. Sólo te pido que me quieras, porque yo te he entregado hoy toda mi existencia. Has dicho que me quieres como a nadie has querido. ¿Es verdad o se debe al entusiasmo de lo que hemos sentido?.

La besé con devoción. Sintió la dulce sensación de un beso nacido del amor y me lo devolvió con una suavidad y amor….¡deliciosos!. Todavía estaba dentro de su coño, aun- que con menos vigor en la erección. Sentía que su coño se contraía y su humedad aumentaba.

¿Es importante para tí saberlo, a-
mor de mi vida?.

Si, Ju ancho mío, muy importante.

Pues bien, seré sincero. Nunca he sentido esto con mujer alguna. Meterme dentro de tu coño……perdón, quiqui,

Me gusta que digas coño, es más fuerte, más pasional. ¿Notas que estoy a punto……para volver a?……

Si siento que estás más mojada, cada vez más. Esto que te voy a decir es sincero: para mí eres la mujer de mi vida, mi mujer, mi querida esposa.

¡Dímelo, dímelo, que me viene otra vez, vida mía!.

Mi mujer, mi esposa, el amor de mi vida, de hoy y para siem…….

Su apasionado grito me interrumpió.

¡Me corro, amor, me corro, Ju ancho , marido mío!….¡Ay,ay,ay……me corro, esposo, me corro, esposo!. ¡Llámame esposa, mi amor!.

Esposa mía, esposa de mi vida, espo….

Se corrió con más abundancia que en las dos veces anteriores. Sus jugos, su leche, envolvieron mi polla. Me sentí en la gloria, enamorado hasta los tuénos de esa mujer, el amor de mi vida. Gritó varias veces.

¡Marido, esposo de mi alma, te quiero, cómo me he corrido, qué gustazo!. Más que antes, todavía más. Parece imposible que yo sea capaz de sentir tanto gusto. ¿Sabes por qué es, esposo mío?, ¿A qué no lo sabes?.

Claro que sí. Porque te sientes mi esposa y sabes que yo me siento tu marido, tu enamorado esposo.

Si, vida mía, sí, así es. Has cambiado mi vida por completo. Me siento mujer, tu mujer. Y sé que tu eres mi esposo. Y por eso, porque nos queremos como no se quiere pareja alguna, nos morimos de gusto,¡de gustazo!. Tenemos que hablar, amor de mi alma, porque debes ayudarme, liberarme de tanto trabajo. Para mí ya es una carga muy grande.

No entiendo.

Mis padres eran socios, a partes iguales, con mi tío Pepe, de la Cadena de Supermercados “El Mejor”. Este del pueblo fue el primero. Yo, ya no puedo más y le pido a mi marido que me ayude. ¿Lo harás?.

Mujer, yo……

Marido, marido mío, de mi alma. ¿Sabes que si tu me dices mujer, se me escapa de la boca, del corazón, llamarte marido?

Me alegro, me gusta que lo hagas. Bueno, te estaba diciendo que yo tengo un buen trabajo. Soy funcionario de una empresa estatal y tengo una buena categoría, así que…. ¡Hombre, ya se ha salido!. Anda que me pones la polla como ….. Mira, no sé…..como no se me ha puesto con ninguna mujer. Bueno….yo no puedo ocuparme de un negocio que no conozco y que, cuando te canses de mí, me quedaré sin trabajo.

¡Tonto!. Si yo no me voy a divorciar nunca de tí. ¡Ay, qué marido tan bobo tengo!. Verás, para que todo sea seguro, adecuado y nadie…….ya sabes a quien me refiero, sospeche, te haré Gerente Gral., con participación en beneficios. En el testamento…

¡Calla, calla!, si yo me moriré mucho antes que tú. ¿Tu crees que yo podré resistir mucho tiempo el gustazo que me das?

Mi pelirroja adorable me miró con un amor que se le salía por los ojos. Acarició mi empapada polla.

¿Te he mojado tanto, amor mío? ¿Es verdad que te doy mucho gusto?.

Me matas, mujercita de mi alma.

¿Quieres que nos lavemos muy bien y nos comamos de esa forma tan rica?. Sólo comer, marido mío, porque me has dejado muy escocida. ¿Quieres, esposo mío?.

Sí, mi amor.

Llévame a la silla. Antes, pon una toalla, porque me has dejado llena de ti, de tus jugos, esposo mío.

Mientras me dirigía al cuarto de baño, mi bella mujercita hablö:

No es negociable lo de no aceptar la Gerencia General. Tampoco lo del testamento. A mí me dijeron que me sería difícil tener hijos. Y mi tío Pepe no los tiene, es muy mayor y tampoco tiene sobrinos. Por tanto, tienes que decirle que sí a tu queridísima esposa. Ju ancho, mi amor, no me engañes ni te enganes: ¿De verdad te sientes mi marido, mi esposo, aunque estés casado con otra mujer?

¡Qué rabia siento al hablar de ella!.

Contesté desde el cuarto de baño.

Me has prometido que nunca……

¡Sí, ya lo sé!…..Pero te quiero con toda mi alma y…..¡me comen los celos!…..¡Qué rabia pensar que, en tu casa, en la cama… ¡No incumpliré lo prometido, te lo juro!, pero se me parte el corazón cuando pienso que haces con ella……lo que acabamos de hacernos. Perdona, mi amor, no te enfades conmigo. Te quiero muchísimo. ¿Sabes que me enamoré de tí nada más verte?. Nunca había sentido esto. Todas las noches me dormía pensando en tí.

No tienes que tener celos, cariño mío. Ella es indiferente al sexo. Si no me pongo insistente…..¡Qué te voy a decir!, pueden pasar meses sin que hagamos nada. Sepas que no la quiero.

Pues prométeme, esposo mío, que ya no volverás a insistir ¡nunca, nunca!. Te quiero para mí sola.

Prometido, cariño. Yo también me enamoré de tí al primer golpe de vista y después de ……de jodernos en carne viva, yo siento por tí……

¡Ay que cosa tan bonita has dicho!, jodernos en carne viva….Sí, así lo hemos hecho, ¿verdad?, mi amor.

Si, mi mujercita, así lo hemos hecho.

Te he interrumpido, perdona. Sigue lo que me decías, me interesa mucho, marido.

Pues eso, que después de jodernos en carne viva, se ha apoderado de mí, de

mi corazón de mis…..mis deseos de hombre, mis deseos de sexo y amor hacia una mujer, tu, algo mágico, casi sagrado, que no todos los hombres sienten, pero que todos respetamos y deseamos sentir: me he encoñado contigo. Este sentimiento es para siempre y tiene para los hombres un carácter casi religioso. Es algo muy carnal, pero a la vez muy espiritual. Imposible definirlo.

Sin saberlo, presiento que es algo muy bueno para mí, para los dos. ¿Qué significa que te hayas encoñado conmigo?.

Que sólo te quiero a tí, que sólo te deseo a tí, que sólo quiero meterme dentro de tí, que no me interesan las demás mujeres…En fin, que soy sólo tuyo, que me es imposible joder con otra mujer.

¡Qué hermoso lo que has dicho, qué fuerzas me das para sentir la vida, si tu estás a mi lado como esposo!.

Entré al baño y, tras usar un elixir bucal, la pregunté:

Oye, por cierto, ¿tu que haces trabajando en el supermercado?. No entiendo. Siendo tuyo…¡vamos! que no tienes necesidad de ganarte el sueldo de cajera.

Porque hay que controlar cómo funcionan los negocios, cómo se comporta el personal. Hasta inventario hice. Al ojo del amo engorda el caballo. Mucho trabajo, por eso pido tu ayuda, amor mío.

Oye, amor mío, yo te ruego que no insistas en lo de trabajar en tu Cadena de Supermercados.

Está bien. Por cierto, ¿sabes cuánto ganarías como Gerente General?.

Asomé la cabeza y la miré.

Al oir la cifra, treinta veces superior a lo que ganaba ahora, se me cayeron la toalla y el frasco de colonia. No se rompió porque cayó encima de la toalla.

Blanca me miró burlona.

¿Has visto como sí, marido mío?.

No dije nada, me acerqué a ella. Al ver mi excitación, me cogió la polla y me la guió hacia su coño. Entró con gran facilidad. Gritó de placer al sentirme totalmente dentro de su coño. Su voz tenía un acento muy amoroso.

No sabía, amor de mi alma, esposo de mi vida, marido de mi amor, que el sueldo del Gerente fuese tan sexual, tan provocador.

Tras correrse como una loca, gritando y abrazándome con fuerza, mojándose y empapándome de leche, el jugo de su amor, me preguntó mimosa:

¿Por qué me pasa esto, marido?, ¿por qué mi corazón desea que seas mi esposo, no mi novio o mi amante sino mi marido?, ¿por qué este afán de pertenencia, de exclusividad?.

Es lo mismo que me ocurre a mí, que me he encoñado contigo. Es igual, solo que al revés: yo encoñado, tú, empollada, ¿comprendes?. Bueno, eso es lo que yo creo, mujer mía.

Eso debe ser, porque sólo de pensar que puedes……..(hasta decirlo me cuesta trabajo)…..joder con ……. ella…..¡No, no lo soporto!, ¡me enfurece pensar que puedas ser ……… capaz……¿serás capaz de hacerme algo tan feo, tan odioso?. Yo, te lo juro, no sería capaz de dejar que otro hombre….¡Uff, que asco, vomito sólo de pensarlo!. Tu eres mío y de ninguna otra. Y yo soy tuya, entera, sin dejar ni un pedacito. ¿Te enfadas conmigo?. Te juro que no faltaré a lo prometido. ¡Pero tú tampoco!, ¿estamos?. No te permito que jo…..hagas nada con …..ella, tu sólo eres mío y sólo te tienes que derramar en mis entrañas. Tu leche sólo es mía y la mía sólo tuya. ¿Te molesta que te diga esto?.

No, cariño. Me alegra que me quieras para ti sola. Yo también te quiero para mí sólo. Estoy convencido de que será inevitable que ………… ella…..se entere. Sobre todo porque, tal como te he prometido, no voy a volver a hacerlo con……..ella, no me sería posible y ese alejamiento es un dato que no se le escapa a mujer alguna. Cogerá el hilo y llegará hasta el ovillo, seguro. Tardará dos o tres meses en darse cuenta.

¿Te importará mucho, esposo mío? ¡Ay, Ju ancho!, te siento mi marido desde que me diste un beso y me tocaste el quiqui….¡el coño!, tu coño, que para eso lo tengo, para tí. Desde que empezaste a flirtear conmigo, me enamoraste. Y ahora….. ¿sabes cómo haces que me sienta?

Dímelo tú, esposa mía.

Por eso, porque sé que soy tu amor, que tú eres el mío, marido, me siento más fuerte, más vital, la vida me sale hasta….hasta por los poros, me creo capaz de…..que me dejes embarazada. Ya sé que los médicos…….opinan que es difícil, difícil, no imposible. Por eso siento que puedes hacerme madre. Por esto es por lo que…..¡nunca me he sentido tan viva!. Y eso es obra tuya, marido mío.

No besamos suavemente. Yo la acaricié el quiqui, como ella dice, y lo noté empapado, chorreante de la leche de los dos. Seguimos enamoradísimos. Y ya han pasado quince años. ¡Cómo para hacer caso de algunas opiniones médicas!. Tuvimos tres hijas. Mi mujer se enteró, me echó de casa y se quedó con los chicos. Ocurrió lo que predije, porque ninguna mujer se cree que un hombre no busque desahogo con ella si no hay una sustituta. Me vigiló y……. Me vió en un parque con mi querida Blanca embarazada de nuestra primera hija. Tardó sólo tres meses en quedarse embarazada. ¡Nos volvimos locos de alegría!. La prometí que, en menos de un mes, estaríamos viviendo juntos. Para hacer solemne la promesa y el momento en que íbamos a dar un vuelco a nuestras vidas, nos besamos con mucho cariño, a la vez que yo acariciaba el vientre de mi amor, que ya empezaba a evidenciar el embarazo. Mi mujer, la otra, vió toda la escena. Se pueden imaginar el lío que montó. Aunque ella tenía buen sueldo, fijé a mis hijos una magnífica pensión. Nos divorciamos. ¿A que no saben vds. con que pelirroja me casé?. ¡Ah!, la cadena de Supermercados se ha ampliado. A la muerte de su tío, mi esposa quedo de única propietaria. Sólo por unos meses, porque todo se puso a nombre de ambos. Las tres niñas, preciosas como su mamá, son pelirrojas. Lo que no sé es si la cuarta, que esperamos en dos meses, saldrá también pelirroja.

Gracias por leerlo.

Ju ancho.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax

El don (final)

Por: Amadeo Pellegrini

Ponerme en contacto con Gabriela, podía resultar la parte más difícil de todas, porque no imaginaba la manera de hacerlo. ¿Presentarme en su casa de Adrogué?… ¿Llamarla por teléfono?…

Con la esperanza de encontrar la manera de relacionarme, elegí las sonatas de Bach, encendí la computadora y abrí la carpeta titulada: Informes Complementarios.

Allí figuraban los estudios cursados, los cursos realizados, los títulos obtenidos, sus antecedentes docentes. La primera lectura de esa aglomeración de datos, no me sugirió nada. Le destiné entonces una segunda lectura esta vez con papel y bolígrafo al lado, mientras el equipo de audio desgranaba torrentes de acordes de órgano.

Fui tomando nota de los pormenores que me parecían más relevantes, entre ellos anoté que se había Licenciado en Letras Modernas en la Facultad de Letras de la Universidad Nacional de Buenos Aires y fui añadiendo el nombre de los distintos institutos de enseñanza por los que había pasado como alumna o profesora.

En un primer momento pensé en localizar a alguna  antigua compañera de colegio o de facultad o a una colega en la docencia que me sirviera de nexo para llegar a Gabriela.

De pronto junto con los últimos compases del viejo Juan Sebastián se me encendió la chispa. En la parte correspondiente a Trabajos Publicados encontré que tenía publicados unos poemas junto a otros noveles autores en una Antología editada por la Editorial Universitaria de Buenos Aires.

¡Eso era lo que necesitaba! Anoté febrilmente los datos del libro y la fecha de edición. Ahí tenía el pretexto que andaba buscando: conseguiría esa obra y le mandaría un correo electrónico con comentarios elogiosos obligándola que me respondiera al menos por cortesía.

A la mañana siguiente, fui yo el primer cliente que entró en la librería que EUDEBA tiene en avenida Rivadavia frente a la Plaza de los Dos Congresos . La vendedora me informó que creía que ese libro estaba agotado porque no lo encontraba en el catálogo, no obstante consultó en la computadora por si existían ejemplares en el depósito. La búsqueda resultó negativa.

Me resigné, tratándose de Gabriela nada podía resultarme fácil ni sencillo. Me sentí perseguido por una maldición, el Destino la había puesto en mi camino y desde ese mismo momento parecía divertirse complicándome las cosas…

Pensaba encaminarme al extremo de la plaza donde nace la avenida de Mayo, pero una vez en la vereda la cúpula de bronce del Congreso de la Nación me recordó su biblioteca, una de las más completas del país.

Crucé la plaza y la avenida Entre Ríos seguí hasta Alsina y con paso resuelto entré en el viejo edificio donde había estado en otras oportunidades.

Cumplí todos los requisitos formales yo mismo busqué en el fichero por títulos hasta dar con la tarjeta correspondiente, anoté las referencias,  fui al mostrador llené la boleta de pedido y esperé.

El libro finalmente llegó a mis manos, con él me instalé en la sala de lectura.  Rebusqué ansioso hasta dar con sus poemas. Estaban precedidos por una breve nota Biobliográfica de la autora.

Me sumergí en la lectura de su poesía. Resultaba realmente grata, doblemente grata por el armonioso estilo y bien trabajados versos  y porque encerraban un profundo significado que sólo los iniciados en los misterios de los azotes podemos entender en su sentido más cabal.

Lo que a los ojos de cualquier lector puede resultar una metáfora, acertada, exagerada o irrelevante, para los que sabemos algo más, constituían una revelación, una confesión, un reconocimiento de sus más recónditos secretos.

No necesitaría mentirle sobre el valor que tenía su obra. Me había subyugado por completo, más aun me admiraba su predilección por los sonetos, tal vez lo más difícil para cualquier poeta, técnicamente hablando, porque tiene tantas reglas precisas que resulta difícil componer los  catorce versos  que lo forman.

Marqué con recortes de papel la página del inicio y la del final de la parte que le correspondía después me encaminé a la ventanilla del servicio de fotocopiado, llené el formulario y entregué el libro.

Las copias se hacen por turno de a un libro por lector y por vez. De manera que esperé pacientemente hasta que me llamaron por el número de formulario, pagué el servicio y me retiré con el libro y un manojo de papeles.

Salí de allí satisfecho, consulté el reloj. Era pasado el mediodía. Enfilé por Combate de los Pozos pensando en que era hora de almorzar, pero antes me detuve en una de las librerías de esa calle e hice anillar las hojas que llevaba.

Con el cuadernillo bajo el brazo, entré en “Quórum” uno de mis restaurantes preferidos. Juzgué que la ocasión bien merecía el premio de una buena comida…

Esa misma noche después de haber releído varias veces las poesías más sugerentes, redacté unos cuantos borradores de carta, hasta que, cruzando los dedos despaché el mail.

Para mi sorpresa la respuesta apareció en la pantalla casi de inmediato.  Agradecía mis conceptos manifestándose al mismo tiempo sorprendida por la acertada interpretación que había hecho de algunos de sus versos, -los más transparentes- , desde luego.

Mi corazón latía alborozado, mis sienes también… Leí, releí, volví a leer su mail con esa indescriptible sensación de triunfo que corona la satisfacción de un deseo largamente acariciado.

Lo más auspicioso era que con mi “anzuelo” había logrado no sólo engancharla sino conseguir que se mostrara interesada en que siguiera escribiéndole.

El paso estaba dado en ambas direcciones, en adelante, el éxito definitivo dependía de la habilidad con que manejara esa herramienta informática a la que tan poco afecto profesaba.

De ese modo comenzó un nutrido intercambio de correspondencia electrónica. Al principio fueron un par de mails diarios que se intensificaron a medida que sincerábamos nuestros pensamientos.

Mi propósito era inducirla para que deseara conocerme personalmente; para ello debía conseguir que me admirara de alguna manera. Yo me había adelantado al declarar mi sincera admiración por su poesía, en tanto ella ¿Qué podía admirar en mí?

Si en algún momento se traslucía mi ansiedad por conocerla podía derivar todo en un fracaso. La fina tela de araña que pacientemente construía con palabras y con la que poco a poco iba envolviéndola era de mi parte un recurso tramposo, porque ella apenas me conocía, en tanto yo disponía de abundante información sobre su persona y aun sobre su pasado, información que se ampliaba a cada respuesta suya.

Aquello resultaba para mí usar naipes marcados. Un error de mi parte o una ligera sospecha haría que la sutil tela de araña en la que me encontraba empeñado en tejer se desgarrara del todo…

¡Pero triunfé! Triunfé el día que en la pantalla, en uno de sus mails escribió: “¡Me gustaría tanto conocerte!”

No podía pedir más. Sin embargo debía mantener una actitud prudente. Si tanto deseaba conocerme podría invitarme a su casa de Adrogué, alguna razón poderosa existiría para que no lo hiciera. Después lo supe se trataba de sus padres ya mayores a quienes no les había hablado aun de mi porque no sabía cómo hacerlo.

Eran ambos personas mayores apegadas a ciertas costumbres, entre ellas las de las presentaciones formales, no entendían que la gente pudiera conocerse e intimar a través de una computadora. Desconfiaban de ese artilugio y temían las consecuencias…

Tomé la iniciativa le sugerí que podíamos encontrarnos en el centro de Buenos Aires, en alguna confiteria. Como paso previo al encuentro habíamos intercambiado ya fotografías.

Con las imágenes actué con  honestidad, no usé fotografías antiguas, ni recurrí al Corel o al Photoshop para mejorarlas. Elegí algunas de mi último viaje más que nada por los lugares emblemáticos que le servían de fondo, porque siempre pensé que la Torre Eiffel detrás da más brillo a la persona que aparece en primer plano.

Por último convinimos en encontrarnos en la “Richmond” de Florida.

Me adelanté a la hora de la cita. Deposité sobre una de las sillas la fusta cuidadosamente  envuelta en papel para regalo y coloqué encima un ramito que había comprado a una de las floristas de la calle, después la empujé para que quedara oculta debajo de la mesa.

Gabriela fue puntual. Me puse de pie y me adelanté. Nos saludamos con un beso en la mejilla como viejos conocidos. Ordenamos el pedido y quedamos mirándonos a los ojos.

Cuando nos trajeron el té saqué de la silla el ramito y se lo tendí. Las palabras estaban de más en ese momento. Todo lo decían nuestras miradas, respondiendo a las órdenes de mi percepción extendí mis  manos y las suyas vinieron a mi encuentro.

Huelgan las palabras. De todas maneras y aunque quisiera no las encontraría para describir lo que representó para ambos esa cita y aquel primer contacto epidérmico.

Todo avanzó de prisa. Tan de prisa que en un momento dado le revelé la manera cómo había llegado hasta ella. Entonces saqué el paquete que contenía la fusta lo coloqué sobre la mesa mientras le decía:

-Aquí hay algo que antes de pertenecerme fue tuyo.

-¡Por Dios! ¿Qué es? -preguntó asombrada, presintiendo tal vez de qué se trataba.

Rompí entonces parte del envoltorio y mostrándole lo que guardaba en su interior, dije:

-¡Esto!

Lo miró, se sonrojó llevándose la mano a la boca. Cuando recuperó el habla exclamó:

-¿Cómo la encontraste?…

-No, –repuse-,  no la encontré, ella me encontró a mi y gracias a ella yo te encontré…

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax