Archivo de la etiqueta: polla

Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Extraña atracción

Esto es veridico. Hace unos años tuve un accidente y me rompi una vertebra. Estoy en una silla de ruedas, no tengo sensibilidad ni movilidad. Soy independiente y no necesita ayuda del terceros. Tengo una discapacidad y eso no me acompleja en absoluto.

Pero me sigue gustando el sexo, y cómo no me corro, duro un montón de tiempo, dale que te pego, en la lesión medular es muy corriente la espasticidad, qué es un daño en el sistema nervioso central, esos son los síntomas, las pierna se mueven como si tuvieras un ataque epiléptico de cintura para abajo, con convulsiones y la polla en cuánto la toco un poco, se pone dura como una piedra. A todo esto.

Tuve una relación con una mujer de lo mas flipante. Parecia una mosquita muerta y agüita.

Su aspecto era normalito, no era fea, ni guapa tampoco. Pero tenía un buen culo y un buen par de tetas, tenía un cuerpo para comérsello. De comploxion delgada

Al principio normal, un buen polvo, pero segun la fui conociendo y en especial sus puntos erógenos. La cosa ya fue a mayores, descubrí que le gustaban los juguetitos caseros, en especial los calabacineses. no solo eso, también tenía orgasmos vaginales y clitorianos, ademas, cuando le comía el cuello se corría como una loca, multiorgasmica y cada vez que se corría le daban convulsiones (Hay que ver, voy a omitir mas detalles que no vienen al caso e ir al grano).

Recuerdo una noche que no olvidaré jamás, empezamos charlando y bebiendo una botellita de vino, al rato entre una cosa y otra, terminemos hiper-cachondos. Y empecemos con el ritual, yo me fui a la cama, y ella a la nevera a por el juguete, lo peló y lo calento en el microondas y vino conmigo. Empece comiendole la boca, y cuando llegue al cuello se fue como una loca, yo aún disfrutaba acariciándole y viendo como convulsionaba de lo sensible que tenía el cuerpo reaccionaba aún más cuando la tocaba jejjejej.

Luego me metí entre sus piernas, .le comía la cara interior de los muslos y la hacía sufrir pasando mi lengua cerca de donde ella quería jajajaj al final le daba lo suyo, la recompensa óooooooooooh My God!!! ( así suena mejor ).

Seguíamos echando un polvito, yo abajo y ella cabalgando, y segun se corría, la convencía para que volviese, una y otra vez, para que no parará, terminó esplotando de placern. Hasta cinco lo conté una vez.

Terminemos con el calabacín, pero en esta primera ocasión, todo cambio. Ya había notado que le gustaba el sexo anal y como estaba como estaba, la convencdiciéndole que se metiera el calabacín en el coño y que se metiera mi polla poco a poco en el culo, cuando la tuvo dentro y bien encajada empezamos el trote, fue como estar en el cielo.aAntes de acabar le dije que me cogiera la pierna y la echara fuera de la cama, que la dejara en el aire vamos, claro la pierna empezó a moverse arriba y abajo, de un lado a otro y a temblar de tal manera que eramos los dos dando botes sobre la cama. Claro no duró mucho la cosa y plaff, tanto fue el gusto que tuvo que arquearse bastante, para salir del temblequeo y de mi polla en su culo. De tal manera que mostró al amiguito olvidado y salió disparado hacia mi cara con tanta fuerza que me dejo un chichón en la frente.
Alguna pensará que me lo he inventado. Me da igual pero mucha imaginación tendría que tener para inventarme algo así, el caso es que nos seguimos viendo y las cosas fueron fueron a mayores, pero para bien, aún sigo pensando en ese día. Donde el sexo se convirtió en culto y ella en mi altar. Con el tiempo, no sé porque dejó de verme sin mediar palabra, pero creo que llego a un límite, en el que cogió miedo.
Después de eso no he encontrado nada, solo sexo tradicional. Y aun sigo buscando algo que me saque de esta rutina sexual . No dudéis en mandarme un correo electrónico, acompañada de una foto si me queréis conocer en persona, claro.
Pues estaría muy agradecido si queréis hacer un comentario Gracias a todos.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Perrita de Luis

Bueno me llamo Cristina y soy aficionada a leer relatos eróticos. Me gusta mucho el sexo y probar todo tipo de experiencias. Intentaré relataros la última de la manera más excitante y buena posible.

Iba yo a casa de un amigo para hacer unos deberes juntos. Siempre me había parecido muy atractivo pero solo le veía como un buen amigo aunque muchas veces me sorprendía a mi misma fantaseando con él.

Me puse un vestido ajustadito de los que más me favorecían. Resaltando especialmente mis piernas y mi trasero pues siempre me han dicho que eso y la cara son las partes más bonitas de mi cuerpo.

Al llegar a su casa me abrió su hermana diciéndome que me pasara a su habitación. Había llegado un poco antes de lo previsto con la idea de tener tiempo libre después. Llamé a la puerta pero no contestó así que entré de sopetón.

Cual fue mi sorpresa al pillarle delante del ordenador viendo una película porno y acariciándose suavemente la polla que había sacado de sus pantalones. Solo con vérsela,notarle tan excitado me sentí húmeda y con ganas de sentirme penetrada por esa maravilla de polla que tiene. Unos 20 cm. mínimo tal vez alguno más.

Al oírme se sobresaltó. Su cara mostró por un momento vergüenza e intentó vestirse a toda prisa y apagarlo todo. Pero en cuanto le vi las intenciones me coloqué cerca de él y le dije.

No te preocupes continúa. No quiero aguarte la fiesta. Y así de paso me dejas ver la peli que en casa no puedo hacerlo.

Sorprendido se quedó un poco sin saber como reaccionar y por un momento yo también me sentí extraña. No suelo lanzarme pero sabía que esta vez si quería cumplir mis perversos deseos tenía que dar el paso.

Encendí el monitor. La película mostraba una escena en la que una chica era penetrada a 4 patas por un hombre mayor que ella.

Sentí mi deseo crecer, mi tanga más húmeda, mis pezones se endurecieron.

Él debió de notarlo pues me los miro de reojo. En su mirada pude advertir la lujuria.

Sin pensarlo más llevé mi mano hasta su polla y comencé a masturbarle.

Se dejaba hacer. Le notaba disfrutar mogollón y eso a mí me ponía muy cachonda.

Cuando sentí que estaba a punto de venirse me arrodillé entre sus piernas y se la lamí. Pasando mi lengua lentamente por todos los rincones, poniendo especial atención a la punta pues noté que en esa zona él era muy sensible y no podía apenas contenerse.

Me la metí en la boca se la chupé un buen rato pero sin dejarle tener un orgasmo.

Después me giré y me puse a 4 patas sobre el suelo con las piernas bien abiertas para que pudiera vérmelo todo.

Ya sabía que eras una puta. Tarde o temprano iba a follarte. (Me dijo).

Diciendo esto se acerco a mí y arrancó mi tanga. Levantándome el vestido hacia arriba llevo su polla hasta mis nalgas y se empezó a rozar contra ellas.

Dios que excitada estaba y más con sus palabras. Me empecé a mover contra él y a gemir como una loca sin poder controlarme.

Calla zorrita. No estamos solos. Si no guardas silencio no te follaré y te callaré con mi polla.

Me sorprendía ver el lado oculto de mi amigo. Me encantaba su manera de excitarme. Mordiendo mis labios para no gemir le dejé que continuara. Metió sus dedos en mi coñito húmedo y me paso la lengua por el ano para después chupar mi clítoris hasta el punto de volverme loca. Me hizo correrme.

Aún no hemos terminado. Zorrita vas a ver como te follo.

Diciendo esto abrió mis nalgas y me penetró con fuerza. Sentí el dolor, creía que no iba a soportarlo pero al cabo de unos minutos se transformó en placer. Me penetraba salvajemente con su polla por detrás mientras sus dedos lo hacían en mi coño. Una doble penetración que me hizo venirme en un orgasmo como nunca había sentido.

Ahora seguimos follando de vez en cuando y sin reparos.

Espero os haya gustado.

Si queréis que os relate más experiencias me decís.

Podéis contactar conmigo en:

kristel_cristina@latinmail.com

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Hermes el romano

La otra tarde estaba hojeando un número atrasado de la Cosmopolitan cuando me fijé en la sección de anuncios que aparecen en las últimas páginas. Ya sabéis, esos que ofrecen masajes corporales, compañía, y todas esas cosas. Nunca antes había llamado a uno de esos, y como me gustan las nuevas experiencias, y además como tampoco tenía nada que perder –en un apuro siempre podía colgar- , pues me decidí por uno y marqué el número de teléfono. Solo quería divertirme un poco y saber de qué iba aquello, hacer unas cuantas preguntas y ya está. Al otro lado del hilo telefónico se oyó una voz masculina:

– “El Templo de los Dioses”, ¿puedo ayudarle en algo.?”

Tratando de controlar mi temblorosa voz le pedí que me explicara cómo funcionaba el servicio. Él me informó de los diversos precios, me comentó un poco de qué iba la cosa y después me pregunto que qué era lo que estaba buscando exactamente. Me pilló tan de sorpresa que no supe qué decir…pero me envalentonó la protección del teléfono, así que dejé volar mi imaginación, convencida de la dificultad de mi petición (¡¡¡¡¡inocente de mi!!!!!!!!), y le espeté:

– “ Quiero a un hombre negro. Con unos rasgos hermosos y grandes músculos. Cuanto más grande mejor: de más de 20 centímetros, desde luego. Que le vaya el sexo oral y no le haga ascos al sadomasoquismo. Yo encima, por supuesto. Ah, y vestido de romano, con una toga y todo eso. ¿Es posible? De lo contrario…”

– “Comprendido. Déjeme ver…”

Durante unos segundo solo pude oír el seco sonido de las teclas de un ordenador al ser presionadas…

– “Creo que el hombre que busca es Hermes. Un negro jamaicano. 1,95. Musculoso. 27 centímetros en erección, ¿Les preparo una cita?”
– Eh…si.- contesté. De pronto quise conocer al bien – dotado jamaicano – ¿Cuánto tardará?
– En una media hora estará en su casa.

Le di mi dirección y colgué sin más. Me empezó a entrar el miedo. En un primer momento decidí no abrirle la puerta, como si no estuviera en casa, y así olvidarme del asunto, de aquella broma que se me había ido de las manos.

Sin embargo me puse a ordenar el cuarto como una loca, me metí en la ducha, salí, me sequé y me estaba echando perfume cuando tocaron a la puerta. Me quedé paralizada. Volvieron a tocar no una, ni dos, sino hasta tres veces seguidas. Grité que ya iba y me coloqué lo mejor que pude mi mejor sujetador negro, un liguero y unas medias de encaje del mismo color. Sin braguitas ni tanga. Me encaramé en unos taconazos de aguja, muy finos, negros, que había comprado especialmente para la comunión de mi sobrina para dentro de pasado mañana y salí al salón.

Recordé que no me había lavado los dientes, y ya iba a girarme de nuevo hacia el cuarto de baño cuando volvieron a llamar a la puerta. ¡Menuda estúpida, ahora que recuerdo esos momentos! Parecía una colegiala que no había follado en su vida.

Respiré hondo, abrí y allí estaba mi deseo hecho carne, materializado, tangible. ¡Y lo mejor de todo es que iba vestido de romano!. Un negro de casi dos metros con una túnica a la altura de las rodillas, blanca, qué digo blanca, ¡in-ma-cu-la-da!, sujeta a la cintura con un hermosos cinturón broncíneo y unas sandalias cuyas tiras se entrelazaban a lo largo del tobillo y las pantorillas.

“Hola”, me saludó mirándome de arriba abajo, “me llamo Hermes y estoy a tu entera disposición”.

Le invité a que entrara, claro, y le ofrecí una copa. Me temblaban tanto las manos cuando se la ofrecí que él me abrazó y me susurró al oído que me relajara:

“No tienes por qué esta nerviosa, Helena – yo le había dado un nombre falso, tampoco creo que Hermes fuera su verdadero nombre, desde luego -, tú eres la que manda, no vamos a hacer nada que tú no quieras”.

No me veo capacitada para describir lo que se siente cuando un hombre así te dice eso. Dios bendiga a Jamaica. Hermes no pronunciaba muy bien el español, tenía un ligero toque afrancesado. Me pregunté qué clase de vida habría llevado mi dios menor. Pensé en cómo decirle aquello me iba a costar mucho, que quizás en otra ocasión…cuando se sentó en el sillón de cuero y se miró la entrepierna, estirándose la toga sobre la erección más impresionante que he visto en toda mi vida.
Él se dio cuenta de que yo no podía apartar la vista de aquel prodigio, así que se sujetó con ambas manos (una a cada lado) las costuras de la corta túnica, a la altura de las caderas, y tiró de ellas haca arriba, permitiendo que la tela se deslizara suave y lentamente por sus muslos, por su enorme erección… Dios, lo que era ver aquella tela deslizarse por su pene de ébano hasta dejarlo al descubierto. La visión del falo de Hermes me envolvió completamente. Jamás había visto una polla tan grande, tan perfecta, maravillosa verga jamaicana.

El falo de Hermes merecía ser inmortalizado.

Una visión tan magnánima produjo la magia. Mi nerviosismo desapareció, sintiéndome la dueña del universo. Su inmenso pene me hacía sentir así.

Me acerqué y le acaricié levemente, con respeto, temerosa de que solo fuera un espejismo. Inmediatamente me saludó. Me encanta cuando los hombres hacen que su polla salude. Siempre me hace reír. “El Comandante le presenta sus respetos, mi general”, me dijo un sonriente Hermes, que no dejaba de mirarme penetrantemente.

Me senté en sus rodillas, de cara a él. Cogí su mano y la coloqué sobre mi sexo y me libré del sujetador, sosteniéndole la mirada, mientras él inspeccionaba mis bajos fondos. Sostuve entonces en la mano a su guerrero del amor con casco morado y despacio, muy muy despacio, fui bajando la cabeza. Una minúscula y brillante gotita de semen le asomó en la punta, como una perla perfecta. Se la limpié con la lengua y su enorme cuerpo se estremeció.

– “Y ahora – dije siguiéndole su broma anterior – , romano, te voy a dar las órdenes que tú, como soldado, has de cumplir con riguroso detalle. Me vas a quitar el liguero y las medias con los dientes. Vas a rendirle culto a mi coño como si fuera el primero y el último que ves en toda tu vida. Me vas a follar como sólo puede hacerlo un jamaicano con esa enorme polla que Dios o tu madre te han dado, y me la vas a meter hasta que me salga por la boca”.

Y bueno, qué más puedo decir, el resto ya lo imagináis, ¿no?. Por 240 tuve el mejor polvo de toda mi vida. Desde luego mereció la pena cada céntimo que me gasté.
Intereses incluidos.
ALIENA DEL VALLE.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

La historia de Lucita

Hola, me llamo Lucita, tengo 19 añitos, soy muy linda, tengo un bonito cuerpo, sobre todo mis tetas son grandes y muy firmes, pues hago ejercicio constante, piel bronceada, cabello largo y negro, ojos verdes, y quiero que conozcan mi historia.

Cuando tenia 10 años fui a vivir a la casa de mi tía, ella cuidaba de mí, pero tenía un hijo, mi primo Andrés, él tenía 18 años, cuando yo llegue él me recibió muy bien, y empezó a hacerse mi amigo y a ganarse mi confianza, como yo era muy inocente, creía y hacia todo lo que él me decía.

Un día me dijo que yo era su primita preferida, que iba a demostrarme cuanto me quería, entonces me levanto el vestido y empezó a acariciarme la vagina por encima de mis panties, a mi me incomodó mucho, pero él me convenció de que así era como se demostraban cariño los amigos, no perdía la oportunidad de hacerlo, el día de mi cumpleaños me dijo que me iba a regalar algo muy especial, mientras me cantaban el Happy Birthday, se sentó a la mesa y me sentó en sus piernas, como era una mesa grande y tenía un mantel largo, nadie se daba cuenta de lo que estaba sucediendo, me corrió el vestido y abrió mis piernas y metió la mano, movió mis panties para un lado y me metió el dedo en la vagina, yo salte y me queje, pues me dolió, entonces él lo saco rápido, nadie lo notó, me pidió que no dijera nada, me dijo que iba a ser nuestro secreto, que ese había sido su regalo, pues significaba que éramos los mejores amigos del mundo y que así era como se demostraban cariño.

Después de eso, cuando mi tía salía de la casa, él aprovechaba, uno de esos días cuando ella ya se había ido, Andrés me sentó en su cama, levanto mi vestido y me bajo los panties, yo me asuste, pues se abrió la cremallera de su pantalón y se saco su polla, yo trate de correr, pero el me agarro de un brazo y me sentó en la cama, me dijo que si yo quería demostrarle cuanto lo quería, yo le dije que sí, entonces él me dijo que me iba a enseñar, me pidió que abriera la boca y me metió su polla entre ella, entonces me dijo que se la chupara, yo no quería, pero me obligo a hacerlo, mientras tanto hizo que me pusiera en cuatro y me metió los dedos en mi vagina, me di cuenta que su polla se le puso grande y dura, y que metía los dedos en mi vagina cada vez más rápido, empezó a dolerme, y cuando me queje me amenazo con contarle a mi tía lo que sucedía entre los dos, yo continué haciendo lo que él dijo y dejándome hacer lo que quería, estábamos en esas cuando llegó mi tía, Andrés se asusto, me dijo que me subiera mis panties y que me fuera para mi habitación, así lo hice.

Paso esa semana y mi tía no había tenido ninguna vuelta que salir a hacer, yo veía que Andrés estaba muy inquieto, cuando estaba por ahí en cualquier momento me tocaba, trataba de meter la mano en mis panties, pero de repente aparecía mi tía y no podía hacer nada.

Una noche, me coloque mi pijama y me acosté, ya era bastante tarde, todos estaban durmiendo, cuando de repente Andrés entró en mi habitación, me desperté y vi que traía puesta su pijama, cerro la puerta con seguro y se acercó a mi cama, me dijo que me iba a acompañar un rato para que no sintiera miedo, levanto las cobijas y se acostó a mi lado, de pronto empezó a tocarme, yo le pedí que no lo hiciera, me dijo que quería demostrarme como nunca antes cuanto me quería, yo estaba de espaldas a él, subió mi pijama hasta la cintura, metió sus manos y empezó a acariciar mis tetas que apenas estaban creciendo, eran muy pequeñas, luego empezó a tocarme la vagina y metió la mano entre mis panties, me sobaba el clítoris y se dio cuenta que estaba humedeciendo mi vagina, me decía que estaba muy bien, que así me iba a doler menos y que eso lo excitaba más, Andrés empezó a meterme los dedos por detrás, yo estaba muy asustada, se recostó contra mi, yo sentí su polla que estaba grande y dura, se bajo la pijama, abrió mis piernas, levanto una de ellas y por detrás trato de penetrarme, eso me dolía mucho y empecé a quejarme y trate de llorar, pero me amenazo y me dijo que si alguien se daba cuenta me echarían de la casa, entonces empujo duro y no logro meterla toda, eso dolía, entonces me dio la vuelta, quedó encima de mí, abrió mis piernas, subió una a su hombro y volvió a poner su polla en mi vagina, la sobaba contra ella, entonces empezó a meterla poco a poco y de pronto empujo durísimo, yo sentí que me rompía por dentro, todavía era virgen hasta esa noche, me la metía cada vez mas rápido y empujaba muy fuerte, yo apenas sollozaba, hizo que me pusiera en cuatro y me la metió por detrás, me apretaba las tetas con una mano y con la otra me tocaba el clítoris, entonces saco su polla de mi vagina, yo descanse, pensé que todo había terminado, pero no, metió sus dedos en mi vagina varias veces y los paso por mi culo, luego fue metiéndolos uno a uno, no tenía ni idea de lo que iba a hacer, entonces se cogio su polla y la apunto a mi culo, la coloco ahí y empezó a empujar, dolía como un demonio, yo le pedí que no siguiera, pero él estaba como loco, siguió empujándola, hasta que la metió por completo, yo solté un gemido de dolor, pues también me desvirgo el culo, la metía y la sacaba sin piedad.

Volvió a sacarla y me hizo dar la vuelta, otra vez quedo encima de mí, coloco las almohadas debajo de mi culo, hizo que abriera y doblara las piernas lo mas que podía y me metió su polla por la vagina otra vez, yo la sentí casi en el estomago, la empujo lo mas adentro que pudo, se removía dentro de mí, la saco y me levanto de las piernas, las coloco en sus hombros y me lo metió en el culo otra vez y al mismo tiempo metía sus dedos en mi vagina, la empujaba duro y rápido, ahí duro un buen rato, hasta que sentí algo caliente dentro de mi culo, Andrés se detuvo, se quedo un rato en esa posición, hasta que saco su polla de mi culo y se acostó, yo me deje caer en la cama, cansada y adolorida, me arrope con una sabana, me toque y cuando vi mi mano estaba con sangre pero él no contento con lo que había hecho, siguió acariciándome, besándome las tetas y metiéndome los dedos por donde se le ocurría, finalmente se quedó dormido.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Una era rubia y la otra morena

El otro día estuve en un bar de copas, sólo como muchas veces, y de repente se acercaron como tres mujeres bastante impresionantes por sus formas y su belleza que pensé que no iban a entablar ninguna conversación conmigo, pero no fue así, y mientras tomábamos una copa, me propuso una de ellas ir afuera. Yo pensé que se trataba de otra cosa, pero cuando estuvimos fuera me dijo que se sentía muy excitada y que deseaba hacer el amor conmigo. Me quedé algo perplejo, pues no me había ocurrido nunca nada igual. Accedí y cuando estabamos en el coche empezamos a tocarnos y a besarnos. Al principio fue algo tranquilo, pero llegó un momento de tal excitación que hasta los cristales se empañaron, yo la tenía en mis brazos acariciándola sus tetas y ella a mí el paquete.

Al cabo de unos diez minutos de tal frenesí me dijo que en vez de hacerlo en el coche, podíamos ir a su piso que no quedaba muy lejos, yo lo pensé durante un momento y al final accedí. En el camino no paró de magrearme y de besarme.

Cuando llegamos a su piso me encontré con la sorpresa que estaba una de las amigas suyas que estaban en el bar y al entrar en él me empezaron a acosar las dos sin mediar ninguna palabra, para mí era algo nuevo, una de mis fantasias de siempre. Empezamos a desnudarnos entre los tres, yo tenía dos mujeres a los cuales no podía dejar de acariciar, empecé besándole las tetas a una y a otra cuando de repente me encontré totalmente desnudo besando a una las tetas y la otra chupándome el miembro, !qué gozada!, la retiré la boca para dedicarme a acariciarla su lindo sexo mientras besaba y magreaba a la otra. Así estuvimos unos minutos cuando empezamos lo fuerte.

Me cogieron entre las dos y me dedicaron unas caricias en mi miembro de lo más placenteras, luego se pusieron a cuatro patas las dos y empecé a lamer su coño y su culo, con lo cual se desacían, y después fuí penetrándolas una y después otra, hasta que al final me ofrecieron un lubricante para penetrarlas por detrás.

Empecé con Alba que así me dijo que se llamaba la rubia y luego la emprendí con Rosana que era la morena, conseguí que Alba se corriese de placer y entonces me dediqué por entero a mi morena, yo estaba tan excitado que conseguí aguantar un poco más pero al final el placer de hacérmelo con las dos pudo conmigo y cuando la llené el culo casi tenemos el orgasmo al mismo tiempo.

Ni que decir tiene que fue estupendo, nos tomamos una copa, hablamos un rato y de repente me encontré con las manos de Alba en mi polla, lo cual me produjo otra vez placer y continuamos así hasta el amanecer.

¡Qué dos mujeres más insaciables! Lo hicimos otra vez, yo solo sé que llegué a mi casa a eso de las doce y muy cansado, pero esas dos mujeres se merecían ese esfuerzo.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Una tarde en el chat

Era una aburrida tarde de domingo, estaba sola en casa, en la calle hacía frío, me agobiaba pensar que el día siguiente sería lunes y otra vez vuelta a la rutina, pasé un ratito mirando la tele, pero la misma basura de siempre, me puse a mirar por la ventana y sorpresa!!! Estaba abierto el cybercafé, cogí un poco de dinero y bajé volando. Estaba repleto de gente jugando, humo, ruido y todo eso, el encargado se acercó a mi y me dijo:
– ¿Que deseas?
– Quisiera navegar una horita o más a mis anchas.
– Esta la cosa un poco jodida, ya ves como tengo el local de gente, pero espera, al fondo hay un ordenador vacío no lo utilizamos porque no esta preparado para jugar, pero si dices que solo es para navegar… te lo preparo en un momento.
Le hice un gesto indicándole que si.
Ya estaba sentada en el ordenador, sola y empecé a navegar por los grandes portales y decidí meterme en un chat, uno en el que hablaban de sexo, me pareció curioso. Entre a la sala y estaba toda llena de tíos todos salidos, me acosaban, era super molesto, que si como te llamas, que si donde eres, que si nos podemos conocer, etc etc etc, era una conversación de tontos, nadie escuchaba a nadie, todo el mundo escribía a la vez, decidí salir de ese horrible lugar. Y entre en un chat que pensé que sería más ameno: amistad. Por lo menos allí se podía hablar un poquito más y conoci a Lucas, un chico la mar de simpático, poco a poco, fue captando mi atención, solo le enviaba privados a él, hablamos de lo tipico, trabajo, estudios, experiencias, vivencias, y empezamos a intimar. Me dijo que hacía tiempo que no sentía el calor de una mujer y que se moría de ganas. Nos hechamos a reír.
Pero paré la risa en seco:
– ¿Donde estas? – le pregunté.
– En mi casa.
– ¿Te has masturbado alguna vez con otra chica?
– No, nunca.
– Yo tampoco. Pero hoy estoy un poco juguetona.
Se hizo el siencio, parecía que se había sentido incómodo. Mi respiración se aceleraba a segundos.
– Frota tus pezones con el borde de la mesa – me dijo – imagina que son mis dientes mordisqueandote.
Empecé a frotarme, con el riesgo que corría de ser descubierta, pero eso me excitaba aún más, me estaba mojando por momentos.
– Sácate la polla y empieza a acariciarla – le dije.
– Estoy rodeando la polla con mi mano, acaricio el capullo, esta super suave, te encantaría verla Judith.
– Me encantaría chuparla Lucas. Imagina que tu mano es mi boca, lamiendo cada rincón, lamiéndote desde el perineo, subiendo por los huevos, por debajo del tronco y acabar metiendo la lengua en el agujerito.
Mientras iba diciendo esas palabras, empecé a deslizar mi mano por debajo de la mesa y la pose en el interior del muslo.
– Lucas, me encataría meterme tus huevos en mi boca y chuparlos, imaginate que lo hago.
– Si, Judith.
– Ahora te estoy chupando la polla Lucas, te la chupo con cara de viciosa ¿te gusta?
– Me encanta. Separa un poco tus braguitas y tócate Judith.
La idea de estar en un sitio público me excitaba aún más, y eso hice, apoyé mi pierna donde pude y separé la otra, mientras iba deslizando mis braguitas a un lado. Sentí el airé fresco acariciandome, eso me puso malísima, empecé a acariciarme el clítoris.
– ¿Que haces?
– Me toco el clítoris, me imagino que es tu polla desnuda rozándolo suavemente.
– Uuuuuuhhhmmmm. Metete mi polla.
Deslicé mis dedos hacia dentro, tenía todo el coño mojado, no me costó nada metérmelos, sentí un gran placer, como si me quemara y mis dedos me hubieran refrescado, aliviado.
Empecé a mover mi mano con mis dedos dentro, fui subiendo el ritmo, miraba a todos lados, no quería que me pillaran.
– Me encanta meterte la polla Judith, ¿te gusta como te follo?
– Si, Lucas, si!!
Moví mis dedos con más rapidez, mi respiración se aceleraba, movía mi pelvis casi involuntariamente, si en ese momento hubiera llegado el encargado, me hubiera dado igual, no había marcha atrás, mi boca semiabierta, mis pechos botaban, mi respiración agitada, cuando empecé a arañar la mesa, con fuerza, me estaba corriendo, apreté los dientes, no sé porque pero sabía que Lucas también estaba llegando al orgasmo y eso hizo que la sensación fuera más intensa!! Mi cuerpo se convulsionaba involuntariamente y termino la tormenta, me quedé exhausta, sin respiración.
– ¿Lucas?
– Judith, estoy todo perdido.
– Jajaja, Lucas, se me acaba la hora, apunta mi teléfono: 600 000 000
– Te llamaré Judith.
– Te esperaré.

Judith

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Fascinación por la gente peluda

Hola me llamo Jorge y tengo 16 años les platicare como me inicie en el mundo de los osos, yo soy un joven de cabello Rubio un poco gordito y con una fascinación por la gente peluda.

Bueno todo comenzó en la escuela un día de verano, particularmente ese día era uno de los más calurosos en verano, entre mi lista de profesores estaba mi profesor de Historia, desde el primer día en que lo vi mi verga se paró de forma estrepitosa, el era un hombre muy diferente a todos los que yo e conocido en mi corta vida era de carácter fuerte y duro un hombre de pocos amigos eso creía yo, su nombre es Alejandro, el tenía un cuerpo casi hecho por los dioses, a mi gusto, su cabello era castaño, media 1.85 cm, tenía una barba perfecta con mucho vello de macho, unos ojos entre cafés y verdes, tapados por unos lente con bastante aumento debido creo yo a su edad, aunque no se veía muy grande yo cálculo que entré los 45 y 50 años no pasaba, siempre usaba camisas de vestir de manga corta por lo que dejaba ver unos brazos muy peludos, muy varoniles, su camisa nunca estaba completamente cerrada por lo que dejaba ver un triángulo negro debajo de su cuello de una jungla de vellos muy ricos, una panza no muy grande, de un señor normal pero muy bonita, unas piernas muy fuertes y bien torneadas, unas nalgas redondas muy bien torneadas, y lo mejor de todo es que usaba siempre pantalón de vestir por lo que su bulto bastante grande eso si se dejaba ver con solo mirarlo.

Mi inspiración por ir a la escuela siempre era estar en su clase mirando su bello cuerpo, me traía vuelto loco, toda la clase me la pasaba viéndolo tratando de imaginármelo completamente desnudo, por lo que siempre estaba en mis pensamientos, sueños y en todo no dejaba de pensar en el.
Yo creía que el era un hombre varonil ya que siempre habla de sus experiencias amorosas con mujeres que el tenía por lo que siempre que el hablaba de ella me imaginaba ser ellas ya que yo lo deseaba con locura, pero siempre me mantenía al margen de que el jamás en mi vida me miraría, ya que era malo con los alumnos no era una persona muy agradable pero a un así el me prendía a más no poder mi cuerpo se estremecía con solo verlo.

Al cabo de los meses llego el verano, ya casi por terminar mi curso, por lo que estaba triste al saber que ya no estaría tomando su clase, ese día era el día en que el entregaba calificaciones, a mi en lo personal me fue terrible todo el curso debido a que no ponía atención en clase sino en su hermoso cuerpo, me llamo y me dijo estas reprobado yo me sentí decepcionado y sentí q le fallé, por lo que me fui triste a mi lugar, al final de la clase dijo que nos veríamos dos semanas después, para presentar un examen final para poder acreditar la materia, fue cuando tuve una batalla en mi mente entre sí estudiar para pasar la asignatura o hacer lo contrario para estar con el otro año, al cabo de algunos días decidí estudiar resignando me a que de todos modos no pasaría nada entre el y yo, por lo que decidí estudiar y poder acreditar la materia, fue cuando tuve una duda sobre el la guía que conseguí por lo que arme de valor y fui a verlo al cúbiculo de profesores de historia, toque la puerta tres veces y nadie me abría, pero yo escuchaba ruido de que alguien estaba allí, persistí, cuando de pronto se abrió la puerta solo un poco por lo que dejaba ver a un hombre a lo lejos viendo su monitor, yo creí que era el o alguien que me podría ayudar a encontrarlo para resolver mi duda,por lo fui a ver quien era pero de manera silenciosa para no molestar, cuando para mi sorpresa era él quien estaba sentado, y no precisamente trabajando sino viendo porno, el video era de unos hombres maduros disfrutando sus cuerpos por lo que me prendí pero el no me notaba que estaba ya que sobaba su miembro de forma vigorosa pero sobre el pantalón sin sacarlo, por lo que seguí mirando un rato más para ver que más hacia, esperando ver su miembro carnoso

De pronto se oyó que alguien abrió la puerta yo me hice como que estaba buscando a alguien, en eso mi profesor cerro rápidamente la página y disimuló, el otro profesor que entro me pregunto que que hacia allí, a lo que conteste que estaba buscado a alguien que me ayudara con una duda de mi guía, salió mi profesor a ver que pasaba se le notaba un poco nervioso, pero se veía como su miembro no dejaba de marcarsele en su pantalón de forma ya no tan dura, los dos profesores me regañaron por entrar sin permiso, pero bueno valió el regaño al ver a mi profesor sobándole su pollon.
Llego el día de el examen en el salón éramos como 25 personas, y mi profesor yo casi no estudie al imaginar q tenía una leve esperanza con mi profesor, todo el examen se me nubló el cerebro y cuando menos vi solo quedamos 5 personas, y yo solo había contestado menos de medio examen por lo que comencé a concentrarme un poco más y contestar lo que sabía, vi que dos personas más se levantaron, solo quedábamos tres personas en el salón y el profesor.

Pasaron 20 minutos y otro más se levantó, yo había contestado más de la mitad pero no todo bien, entonces no padrón ni 5 minutos cuando a última persona se levantó y que sólo con el profesor, yo estaba presionado por que no a acaba el examen, de repente vi a mi profesor enfrente muy cerca de mi.
El me pregunto que si había estudiado para el examen pero de forma muy indiferente, a lo que conteste que si, el se río con un risa chusca y burlona, yo me presione más el seguía enfrente de mi y no dejaba de mirarme.
Pasaron 10 minutos y me dijo ya entrégame tu examen y dije no profesor no lo he terminado y reprobare y tendré que repetir el año, por favor no profesor.
A lo que el contestó deja de suplicar te hubieras puesto a estudiar en vez de estarme espiando.cuando dijo eso me paralice y dije no yo no lo estaba espiando profesor usted esta confundido, contesto no te hagas pendejo yo te vi, y dije bueno y que me va a hacer, respuesta que fue contestada con una agarre de mi cabeza y la coloco entre su entrepierna y comenzó a restregarme su verga en toda mi cara, lo cubría su pantalón, yo sentía como mi verga y la suya comenzaban a tomar forma, al ser restregado sentí un olor a macho oloroso muy rico ese olor hasta el día de hoy lo recuerdo, muy bien.
Pasando el tiempo tomo mi cabeza y me jalo a manera de que mis ojos lo miraban fijamente y me dijo ya se como vas a pasar, con una mirada lujuriosa, me quito la camisa y bajo mi pantalón de forma brusca, quede sólo en bóxer.
Comenzó a quitarse su camisa y dejo al descubierto un pecho y una panza poblada de vello castaño y un poco negro, con unas axilas tan pobladas q me lance hacia ellas y comencé a lamberlas y olerlas era una sensación q me ponía muy caliente, luego baje un poco a sus tetas, eran las mejores tetas que había visto en mi vida mejor que las de actores porno, eran Rosadas y redónditas muy peludas las mame en círculos largos, el gemía de placer y se veía una carpa en su pantalón por lo que me prendí más.
Me tomo de la cabeza otra vez y la llevo a la suya, su lengua penetro mi boca y comenzó a explorarla yo comencé a acariciar su peluda espalda, mientras su barba me hacia cosquillas en mi cara.
No aguante más y baje mi bóxer dejando al aire mi miembro, a lo que correspondió y bajo su pantalón y dejo solo un bóxer guando que dejaba ver un huevo muy peludo y grandote, bajo poco a poco su bóxer y dejo al descubierto un una verga peluda a mas no poder media unos 21 cm fácilmente apreciable muy grueso, me lance como loco a deborarlo y solo me entro la mitad a mi boca inexperta, comencé a hacer lo que veo en las películas porno y lo que imaginaba en mis sueños, lambí su cabezota roja y gorda, y el se estremeció y gimió de placer, y dijo no mames que rico la chupas, a lo que yo continúe mamandosela, de pronto agarro mi cuerpo y me puso en su escritorio, yo estaba boca arriba, y omenzo lambiendo mi culo como todo un maestro de maestro le dije si profesor siga así, quiero sentirlo dentro de mi, metió un dedo bien cubierto de saliva, y comenzó a masajearme mi ano, luego metió dos y continuo, los retiro y me dio un beso negro con mucha saliva sentí mucho placer al sentir cosquillas con su barba y un escalofrío q casi me hacer correrme,luego agarro su guebo y dijo aquí va lo bueno prepárate y sin más ni más lo metió hasta el fondo y grite de dolor, continuo con un ritmo rápido cada vez más y más rápido comencé a sentir un placer tan extremo q sin tocarme la verga se me salió toda mi leche que quedo en mi estómago, y me dijo ahora voy yo, y comenzó a darle más y mas rápido a mi culo, comenzó a parar y me dio tres envestidas llenas de placer para ambos y en la tercera sentí como algo calientito se sentía en mi recto y lo saco me paro, tomo mi cabeza y la dirigió a su polla y la mame, la limpie y me trage toda su le he que se quedo en su polla.
Al final me agarro de la nuca y me dijo tienes un 6 puedes irte, tienes un culo de diez y cojiste como una gran puta que rico.
Salí del salón muy exitado. Y me fui.
Regresando de vacaciones lo vi en repetidas ocasiones pero nunca paso algo más.

Dudas por favor a este correo jorgeantoniodf_sex@hotmail.com

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Desayuno en el Santo Mauro

Nos hemos duchado juntos. Hemos hecho el amor dentro de la ducha, bajo el agua. He salido a la habitación y he telefoneado para pedir el desayuno. Tú has salido al poco tiempo, envuelta en el albornoz, el pelo mojado, sonriente, satisfecha, radiante…., bellísima. Te quedas de pie junto a la cama…..

 

El desayuno ha llegado muy pronto, en una gran bandeja. El camarero la ha puesto sobre la mesa, champagne, ostras, fruta, café, dulces. Observo que tu albornoz está entreabierto. También lo ve el camarero, al salir gira la cabeza con disimulo…….Le hubiera encantado quitártelo y quedarse contigo. Pienso que me envidia mucho y que probablemente me odia un poco….

 

Me siento en un sillón y te pido que te acerques. Lo haces, te sientas en el suelo, a mis pies, sobre la moqueta, apoyas la cabeza en mis rodillas……Abro la botella de champagne y sirvo dos copas. Te doy una de ellas, brindamos y bebemos……

 

Lleno de nuevo tu copa, te atraigo hacia mí, abro mi albornoz y meto la punta del pene en tu copa. Lo saco y lo acerco a tu boca, con cuidado, para que nada se pierda, pongo mi polla en tu boca y chupas y sorbes, disfrutas de la mezcla….., sabor a champagne, aroma de sexo. La saco, la vuelvo a mojar en la copa y vuelves a sorberme, durante varios segundos, cierras los ojos. Yo busco tus pechos bajo el albornoz y los tomo, los amaso, los aprieto. Tú sigues chupando y mi polla crece……

 

Dejo la copa y tomo una ostra de la bandeja. La acerco a tu boca, la sorbes, no la muerdes, la sientes deslizar por tu paladar, por tu garganta……….Repito…., una segunda ostra, una tercera……., las vas tragando, obediente, disfrutas pero, sobre todo, obedeces, nada que proceda de mí te resulta extraño, no te opones ni te opondrás a nada que yo quiera de ti.

 

Te empujo con suavidad, quiero que te acuestes sobre la moqueta….., lo haces y quedas boca arriba, mirándome. Me agacho, me pongo de rodillas a tu lado y te abro el albornoz. Quedas desnuda, precioso tu cuerpo, preciosa tu actitud de entrega, dispuesta a todo por mí. Te recorro entera, te acaricio las mejillas, te tomo los pechos, presiono tu estómago con la palma de mi mano, paso sobre tu pubis y me adentro entre tus muslos.

 

Me incorporo, tomo la bandeja, las ostras están sobre un lecho de hielo, regreso junto a tí y la pongo sobre tu estómago, sientes un escalofrío, y murmuras algo. Sé que te gustaría quitarte la bandeja de encima de un manotazo……, pero aguantas, aprietas los dientes y soportas el frío del hielo sobre tu cuerpo. Poco a poco te vas relajando, hasta me dedicas una sonrisa de aceptación……Me siento a tu lado y vuelvo a apretarte las tetas……

 

Tomo una ostra, la pongo entre mis dientes y me agacho hacia ti. Abres la boca y deposito la ostra dentro…. Y entro con mi lengua, hasta la garganta. Te beso con toda mi fuerza y llevo mi mano a tu coño. Presiono con fuerza y pongo dos dedos dentro de tu vagina. Tomo otra ostra, la vuelvo a poner en tu boca con los dientes….., vuelvo a empujar con mi lengua para que la tragues…..El tercer dedo entra también.

 

Retiro la bandeja, la dejo en el suelo, a tu lado. Suspiras aliviada….Acerco mi mano a tu estómago. Está húmedo y muy frío. Acerco también mi otra mano…., quiero darte calor. Presiono con las dos manos, fuerte, sintiendo tu cuerpo, noto la pared anterior de tu vagina. Aflojo la presión y la vuelvo a aumentar. Tus ojos vuelven a estar cerrados. Veo que la base de tus muslos está mojada….

 

Me acerco de nuevo a la mesa, elijo el plátano más grueso y vuelvo a tu lado. Me inclino, te hago flexionar las piernas y te meto el plátano en el coño. Está abierto, hemos hecho el amor muchas veces desde ayer y muy húmedo. El plátano entra sin dificultad, lo aprieto con fuerza hasta que tropieza con el fondo de tu vagina, hasta que ya no puede entrar más.

 

Vuelvo a tomar ostras de la bandeja, las pongo sobre tus pezones. Vuelves a estremecerte con el frío…., pero sigues aguantando. Sigues con los ojos cerrados…., me esperas….. Me sitúo sobre ti, me acomodo entre tus piernas y me trago una de las ostras…., rebaño tus pezón para dejarlo limpio, lo rodeo con la lengua, lo sorbo, lo aspiro. Hago lo mismo con la otra, vuelvo a ponerme el pezón en la boca, lo aprisiono con los labios, estiro de él. Tu mano derecha va hacia tu vulva y te empiezas a acariciar……

 

Vuelvo a llenar las copas de champagne. Te ayudo a incorporar la cabeza y acerco la copa a tu boca. Bebes….., pero una parte del líquido cae entre tus tetas. Vuelves a apoyar la cabeza en la moqueta y yo regreso a tus pechos, bebo todo el champagne que ha caído entre ellos, los chupo, los limpio con la lengua, vuelvo a chupar, amago mordiscos en tus pezones. Te acaricias cada vez más rápido y de repente te quedas quieta. Veo moverse tus caderas en pequeñas convulsiones…. Te estás corriendo……

 

Tomo otras dos ostras, las pongo de nuevo sobre tus pezones, siguen estando muy frías, vuelves a estremecerte…… Dicen que las ostras no se deben morder, pero yo quiero hacerlo…..Has dejado de acariciarte pero sigues con el plátano dentro del coño. Vuelvo a situarme entre tus muslos y con los dientes voy a buscar el molusco que cubre tu pezón izquierdo. Muerdo la ostra, al principio sin mucha fuerza, sientes un ligero dolor en el pezón pero es soportable…..Pero mantengo la presión, la ostra se va deshaciendo y ahora mis dientes aprietan directamente. El dolor es muy intenso y murmuras una protesta…., pero tu mano derecha vuelve a tu vulva y te acaricias con violencia. Suspiras profundamente cuando por fin deshago la presión….Las lágrimas asoman a tus ojos cuando mi boca se acerca a tu pezón derecho y repito el rito, ahora con mucha lentitud, aprieto con suavidad al principio, la ostra se va deshaciendo, poco a poco aumento la presión, mis dientes contra tu pezón, estirando de él, apretándolo hasta que piensas que lo voy a cortar, acariciandolo con suavidad un instante, con mi lengua llena de saliva, volviendo a morderte despiadado otra vez, tortura a la que te somete el que te ama……..Cuando dejo tu pecho y te beso con calidez en los labios, te estremeces, te convulsionas y llegas a un orgasmo interminable….

 

Te giro de costado, me acuesto a tu lado, frente a ti…., te abrazo con fuerza, te refugias en mí, te acurrucas contra mi cuerpo …..Saco el plátano de tu coño y suspiras, desde muy dentro, ya tienes suficiente, estás saturada de placer. Pero yo quiero más. Te pido un último acto de entrega. Quiero correrme en ti. No dices nada, abres las piernas, flexionas las rodillas, me ofreces tu coño abierto, cálido. Entro muy despacio, lleno toda tu vagina y me quedo quieto, sobre ti, muy dentro de ti. No necesito moverme, el orgasmo me va viniendo, poco a poco, sin hacer nada para adelantarlo, sin intentar detenerlo……

 

Quiero seguir dentro de ti. Estoy feliz, no necesito más, te beso, te acaricio la espalda, voy bajando mis manos, te aprieto las nalgas, te mantengo muy cerca de mí, te sigo besando, mi otra mano te acaricia con suavidad las tetas. Noto que voy recuperando mi erección……, tu también lo notas…….Mi mano avanza entre tus nalgas, llega a tu esfínter, juega con él y mi erección aumenta. Te miro……, no dices nada, sólo haces un gesto de asentimiento……

 

Salgo de tu vagina, te hago girar, quedo a tu espalda….y flexionas las piernas contra tu pecho.  Me ofreces tu ano entreabierto…..Apenas lo lubrico, pienso que no es necesario. Acerco mi pene casi totalmente erecto a tu culo, separo tus nalgas pongo mi pene a la entrada de tu ano, empujo……. Y entra con poca dificultad, hasta muy adentro. Me quedo quieto unos segundos, la polla recupera su máximo tamaño, las paredes de tu recto la envuelven, tu esfínter se dilata al máximo. Empiezo a salir y entrar, al principio poco a poco, después más rápido, cada vez más rápido, mis manos se han vuelto a hacer dueñas de tus tetas, las vuelven a apretar, a amasar, a pellizcar los pezones. Te tomo de las caderas para hundir mi polla hasta el fondo de tu culo……Tú te vuelves a acariciar. Sigo follandote el culo durante mucho tiempo, no hay prisa, ya no tengo urgencia………sigo entrando y saliendo en ti, hasta que decido correrme. Entonces acelero mis movimientos, te aprieto con más fuerza los pezones, te penetro aún más profundamente, violento, salvaje, hasta que dejo en tus entrañas hasta los últimos restos de mi semen de hombre………..Y siento que te quiero…….tanto…….

 

Autor: Mi mano en tí

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Una Tarde con mis compañeros de clase

Antes de nada quería comentar que soy una chica normal bastante guapa según me dicen los chicos, mido 1.65 tengo un culo redondito y unas tetas que sin ser grandes tienen el tamaño justo para que cualquiera las pueda abarcar enteras, aunque lo mas llamativo que tengo es que soy morena con unos ojos azules que hacen que mi mirada hipnotice a los hombres.

Lo que voy a relatar me ocurrió cuando tenia unos 18 años, soy de un pueblo del norte de España, y cuando estudiaba tenia el instituto a unos 15 kilómetros de mi casa por lo que cuando tenia clase por la tarde me quedaba a comer en los alrededores del instituto, un día como cualquier otro me fui a comer con cinco compañeros de clase que estaban en la misma situación que yo, uno de ellos vivía solo en un piso por que aun era de mas lejos que yo, antes de ir a comer estuvimos tomando unas cervezas y unos vinos, mientras tanto los chicos se metían conmigo y me decían cosas subidas de tono a lo que yo me reía y les seguía las bromas, diré que soy una mujer bastante ardiente y que por aquel entonces aunque tenia novio este estaba trabajando fuera y solo lo veía una vez al mes, por lo que muchas veces me tenia que masturbar cuando llegaba a casa mojada por los comentarios que me hacían los compañeros de clase y de sus roces cada vez que tenían ocasión, notando mas de una vez como sus pollas empezaban a crecer apretadas contra mi culo.

Ese día después de tomar algo nos fuimos a comer a un restaurante donde íbamos siempre, y durante la comida ya algo colocadillos del alcohol continuaron diciéndome cosas subidas de tono y tocándome el culo y las piernas cada vez que tenían ocasión. Así trascurrió la comida entre risas y excitación, yo les notaba el bulto en los pantalones, sobre todo a Martin uno de los chicos con el que ya había tenido sexo un día que fui a su casa y en la que nos calentamos jugando al stretpoker, y en la que acabe desnuda y follada de lo cachonda que me había puesto.

Después de comer los chicos me convencieron para que no fueramos a clase por la tarde y nos fuéramos a casa de Martín a tomar algo, a lo que accedí debido a la calentura que llevaba encima, estaba deseando follar con alguien.

Ya en el piso nos pusimos a tomar cervezas y chupitos y a charlar de nuestras cosas, como no, ellos acababan siempre hablando de lo mismo, de sexo calentando mas el ambiente, y en una de estas Martín empezó a cogerme de la cintura y a apretarme contra su cuerpo dándome un intenso beso, haciendo que nuestras lenguas empezaran a juguetear mientras el empezaba a amasarme mis tetas y a jugar con mis pezones que estaban duros y tiesos como si quisieran separarse de mi cuerpo. Un escalofrío estaba recorriendo todo mi cuerpo y empecé a acariciar su polla por encima del pantalón, cosa que a el le dio pie a empezar a bajar su mano y a introducirla por

debajo de mi falda hasta que llego a mi coñito, que en ese momento estaba encharcado, separo la goma de las braguitas que llevaba rozándome el clítoris e introduciéndome un dedo en mi vagina, a lo que lance un ligero gemido que hizo que los otros chicos se giraran y miraran para mi con una cara de deseo increíble.

Después de un rato así los demás empezaron a silbar y a pedir que les hiciera un stripties a lo que me resistía en principio, mas para no parecer una puta facilota, que debido a las ganas que tenia que en ese momento eran muchas.

Al poco rato accedí y delante de todos ellos empecé a quitarme la ropa haciéndoles un baile sensual a la vez que me empezaba a quitar la ropa, primero me deshice de un jersey fino que llevaba mientras contorneaba mi cuerpo, después estuve un rato

acariciandome el cuerpo mientras bailaba subiendo ligeramente la falda mientras me daba la vuelta y dejando asomar mi culito delante de todos ellos.

Así continúe un rato después me fui desabrochando la blusa notando que la excitación tanto en mi como en los demás era cada vez era mayor, yo notaba como a ellos se les marcaban las pollas en ese momento ya estaban a reventar y empezaban a acariciárselas por encima del pantalón.

Después me comencé a quitar la falda quedando solo con unas medias por la rodilla y un conjunto de braguita y sujetador blanco casi transparente, que dejaba entrever mis tetas y mi coño, y marcando ya en ese momento una manifiesta humedad en mis bragas, en este momento alguno ya no aguanto y se saco la polla del pantalón comenzado a meneársela delante mía.

Después de esa imagen me apresure a quitarme la ropa interior mientras escuchaba los piropos y silbidos de los chicos, que ya tenían todos las pollas fuera del pantalón y se masturbaban mirando para mí.

Cuando me quite mis braguitas que era la ultima prenda que me quedaba mi excitación era tal que deseaba comerme todos aquellos miembros duros sin importarme que todos los que estaban allí eran compañeros míos de clase y que al día siguiente seguramente lo contarían haciendo que mi fama de putilla fuera aun mayor, pero continúe y después de desnudarme de todo me abalancé sobre la polla que ya conocía la de Martín quedándome de rodillas frente a el y dándole el culo a los demás que en ese momento disponían de una imagen que era digna de una película porno, yo con el culo en pompa y mi coño empapado, mientras me metía de un golpe la polla de Martín en la boca empezando a acariciarle su punta con mi lengua mientras saboreaba el liquido que empezaba a salir de ella.

En ese momento uno de los otros chicos se me acerco por detrás y me empezó a pasar su mano por mi coñito, metiéndome un dedo en el y masturbándome de tal manera que no tarde en lanzar un gemido por el orgasmo que me estaba viniendo.

Ya no aguanta mas y me levante y dándole la espalda a Martín me senté sobre el clavándome su polla hasta los huevos, teniendo delante de mi la imagen de los otros cuatro chicos masturbándose mientra veían como la polla de su amigo entraba y salía de mi coñito y mis tetas se movían rítmicamente.

Después de esto uno de ellos se acerco a mi haciéndome indicaciones de que le cogiera su polla, a lo que rápidamente accedí, comenzando a masturbarlo con tantas

ganas que no tardo en acercarlo a mi boca para que se la chupara cosa que en ese momento hice mientras me venia mi segundo orgasmo mamandola en ese momento con tal ganas que no tarde en notar como unos espasmos recorrían su polla y unos chorros de semen empezaban a entrar en mi boca, apretando fuerte los labios empecé a tragármelo todo cosa que no hacia normalmente pero en ese momento me estaba sabiendo a gloria.

Al momento mi amante me giro y me puso a cuatro patas follándome con fuerza y estremeciéndome a cada embestida. Lo que aprovecharon los demás para acercarse y meterme sus pollas en mi boca, llegando en un momento a tener las pollas de los tres que todavía no se habían corrido delante de mí y alternándolas en mi boca.

Sabia que lo que estaba haciendo era de una puta y que más de uno al día siguiente en clase iba a tratarme como tal intentando follarme en cualquier sitio, pero en ese

momento estaba disfrutando de tal manera que me daba igual.

Durante un rato seguimos así mi amante follándome y yo chupando pollas y tragándome las corridas de mis compañeros, que no hacían mas que cogerme de mis tetas y de mi cabeza empujándola para que no dejara de chupar.

Cuando ya llevábamos un rato así Martín se separo, dándome la vuelta invitándome a tragarme su polla para también correrse dentro, teniendo un orgasmo largísimo que hizo que me costase trabajo tragarme toda su corrida que se escapaba por la comisilla de los labios.

Debido al cansancio quedamos  los seis tumbados ya exhaustos, hasta que después de un rato vi como de nuevo las cinco pollas que tenia delante de mi volvían a crecer y tomar vida, con lo que mi excitación volvió a ser máxima y para que ninguno ese día fuera mas que otros me abrí de piernas y fui invitándoles de uno en uno a que me follaran mientras se la chupaba al siguiente, estaba disfrutando de verdad y me sentía la puta de todos mis compañero, era increíble ser follada por todos notando como me miraban incrédulos ante el espectáculo que le estaba brindando.

Después de unas dos horas follando nos vestimos y nos fuimos cada uno por nuestro lado, aunque tengo que confesar que cuando llegue a casa me tuve que masturbar al pensar en lo sucedido y a partir de aquel día todos los que habían estado conmigo y alguno que se entero de lo sucedido me trataban de otra manera en el instituto, haciéndome proposiciones para que fuera con ellos o aprovechando cualquier ocasión para meterme mano disimuladamente, cosa que en contra de lo que nunca habría pensado me excitaba y les dejaba hacer, aprovechando yo también para tocarles esas pollas duras que hacían que me mojara y me sintiera muy deseada, aunque nunca volví a tener una tarde tan excitante como aquella.

Espero que os haya gustado, espero vuestros comentarios en morenillaguapisima@hotmail.com

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Mi gran polla desvirgada

Hola, estos relatos son imaginaciones y no tienen nada que ver con la realidad, VA

Me llamos Alberto, mi vida sentimental y sexual esta bastante bien. Tengo unos 20-25 cm de polla,
-Que grande!- os direis.
Pero desde pequeño me masturbaba y mi polla fue creciendo. Os voy a contar el dia (o mejor dicho la noche) en que perdi la virginidad.

“Elena me ha dejado, que hago? No se si podre seguir aguantando sin ella. Me dejó por otro.”

Por su puesto no me peleé con el chico ni nada, es mas, ni tuve la desgracia de conocerle.  Al grano: un tiempo despues me fui a la discoteca (yo tenia unos 17 años) y conoci a una chica de mi barrio buenisima. Os la describo: 1,70 de estatura, morena, pelo ligeramente rizado, unas tetas bastante grandes y unas lineas de impacto. El caso es que me enamore de ella y me llevo un fin de semana a su casa en el que sus padres estaban de viaje. Por cierto ella se llamba Paula. Nada mas entramos me empieza a besar hasta la garganta, me dejo impreionado, a la media hora estabamos viendo una peli de suspense, aunque mas bien no estabamos sobando en el sofá. Termina la peli, tomamos algo, charla, cháchara y de repente, la pregunta del siglo:
-Has hecho alguna vez el amor?

Me quede de piedra durante unos instantes, tenia la mente en blanco. Entonces me armé de valor y dije:

– NO

Asi, de seco, ella no dijo nada. Pero me miraba con una cara de diablo.

Me ataco a besos y a los pocos minutos me estaba bajando los vaqueros. Cuando me vio la polla, que entonces estaba bastante crecida, me miro sorprendida, y dijo.

-Tengo que chuparte esa.. bestia que llevas contigo. Puedo?

Yo asenti. Me estaba haciendo una mamada que me dejo flipado. Se notaba que ya se habia follado a otros.

Le acariciaba las tetas y pose levemente mi mano en su cabeza (sin empujar, ya que imagine que me podria clavar los dientes)

Me corri, se lo tragó, y me dijo:

-Te toca a ti.

Y sin mediar palabra me coloco si sexo en cara. Le empecé a meter mi lengua, torpemente. Ella empezó a gemir y gritaba que queria mas.

Al rato ya le había dado tres orgasmos. Nos quedamos tumbado en el suelo acaricandonos.

Me dijo que queria mas y nos fuimos a la habitacion de sus padres. Sin decir nada se metio mi polla flacida entre sus labios vaginales habilmente. Ya. Estaba dentro de ella besandola mientras mi polla se empezaba a endurecer.

Descendió lentamente, primero entro la punta, y comenzó a meterla y sacarla de su Concha, luego en un movimiento brusco se sentó de golpe, lo cual provoco que se le metiera hasta el fondo, siguió moviéndose, adelante, atrás, adelante, atrás… cada vez mas rápido y mas salvaje, arqueaba la espalda y tiraba su cabeza hacia atrás mientras gemía.

Acabe dentro de ella, para entonces ella ya había tenido dos orgasmos más.

Le dije que se puiera en cuatro, (todo esto lo sabia porque leia realtos) y ella accedio.

me coloque atrás y comencé a besarle las nalgas, se las acariciaba y amasaba, introduje mi dedo medio en su concha mientras le amasaba las tetas con la otra mano, luego penetre su ano con el dedo húmedo de fluidos y sentía como el esfínter se estrechaba presionándolo, luego se relajaba.

Yo movía mi dedo dentro de su ano y realizaba círculos, preparando la entrada para la penetración.

Me coloque en posición, puse la punta en la entrada y embestí, esta ves no lo contuvo, exhalo un grito y un gemido que creí que despertaría a todos en el barrio. Era algo estrecha, en tres envestidas la penetre por completo, luego seguí con mis movimientos a la vez que ella me acompañaba con los suyos, comencé a embestir con más fuerza, tuvo que sostenerse con una mano de la pared del camarote para evitar que la estrellara contra ella por la fuerza de mi envestida.

Acabamos juntos, ambos exhalamos un gemido y caímos sobre la cama, completamente transpirados, nos besamos, y nos quedamos así un rato largo, luego ella se levanto y se dirigió al baño, verla caminar completamente desnuda era un espectáculo maravilloso.

Escuché la ducha y a los cinco minutos estaba empalmado de nuevo, corri hasta el baño y me la folle otra vez, ya casi un experto.

No os podrei imaginar lo que paso a la noche. Pero es otra historia y la contare mas adelante.

ZEON

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax