Posts Tagged ‘padre follando a su hija’

Mi hija es una trolita! (parte 2)

Martes, mayo 10th, 2011

Y ahí estaban estas dos perfectas jovencitas pidiéndonos que les pasemos bronceador. Por sus miradas sugerentes y lascivas, era claro que no había nada de inocente en su pedido. Era imposible contemplar la carita angelical de Jazmín y no notar el contraste con su tremendo cuerpo apenas ocultado el bikini negro. Como ya había comentado antes, esta joven tenia el culo mas perfecto que jamas haya visto en mi vida. Y Jessy no se le quedaba atrás, ese característico toque atrevido y juguetón de todas las pelirrojas era acompañado perfectamente por un exuberante cuerpo. Sus enormes pechos parecían querer escapar del bikini todo el tiempo, mientras que la tanguita desaparecía completamente en esa hermosa cola.

-Vengan chicos, estamos tomando sol en las reposeras de allá- dijo Jessy mientras caminaban hacia unas reposeras ubicadas cerca de unos arboles del fondo.

En el camino que nos separaban de las reposeras, las dos chicas se encargaron de menear sus culitos de una manera tan obvia que por un momento creí que iba a tener que sujetar a Adrián para que no salte como un animal sobre ellas. Podía notar en su mirada que ya no le importaba nada y que ni bien tuviese oportunidad la iba a aprovechar. Este pensamiento me hizo dar cuenta de que yo también estaba al palo y que no iba a dudar un segundo en cogerme a cualquiera de esas dos bellezas.

Cada una se acostó en su respectiva reposera, de esas bien amplias para tomar sol. Como estaban boca abajo, sus colitas quedaron bien en pompa para nuestro deleite.

-Y chicos? Vamos! El bronceador. O se van a quedar mirando como idiotas?- nos apuro Jazmín con un tonito burlón
-No me lo tenes que pedir dos veces- contesto Adrián mientras se acercaba y sentaba a lado de Jazmín

Yo lo imite y me senté a lado de Jessy. Sin perder tiempo, comencé a desparramar bronceador por la esbelta espalda de la pelirroja.

-Porque no me desabrochas el bikini Robert? Así me quemo pareja- sugirió Jessy

Obviamente le hice caso y desabroche ese bikini. Podía notar como los exuberantes pechos de la la joven sobresalían aplastados por su propio peso. Yo a estaba teniendo una tremenda erección con semejantes imágenes.

Masajeaba esa hermosa espalda de todas las formas posibles hasta que me anime y comencé a bajar cada vez mas. Cada tanto acariciaba esa durita cola entangada. Bajaba por las piernas y luego volvía a subir acariciando cada vez mas la zona de la entre pierna. Previsiblemente Jessy no se molestaba con esto, sino que todo lo contrario, ponía su culito cada vez mas en pompa incitandome a seguir.

Mientras estaba con este manoseo consentido, escuche unos leves gemidos que venían de atrás. Me di vuelta y veo que Adrián había corrido la tanguita de Jazmín y estaba tocando su conchita. Los dedos de mi amigo se deslizan por toda esa perfecta almejita rosada; cada tanto los metía mas adentro haciendo que la chica suspire de placer. Luego de unos segundos, cuando esa conchita estaba a punto carmelo, mi amigo bajo y comenzó a hacerle sexo oral. Podia ver la cabeza de mi amigo enterrada en esa rajita saboreando los jugos de la adolescente. Eso termino de ponerme al palo totalmente.

De repente siento la mano de Jessy que empieza a tocar mi inocultable erección. La miro y me devuelve una mirada gatuna, irresistible con esos ojos verdes. Lo siguiente que supe, fue que la pelirroja me estaba dando una de las mejores mamadas que recibí en la vida. Su boquita era como una sopapa. Se deslizaba por toda mi pija , jugaba con la cabeza y volvía a tragarla toda. Mientras tanto mis dedos se deslizaban dentro de la ya totalmente mojada conchita.

Mientras Jessy me chupaba la pija como si fuese un helado en el medio del Zara, vuelvo a mirar a mi amigo. Ahora la rubia estaba en cuatro y Adrián detrás de ella dándole una buena cogida. Por un momento envidie la vista privilegiada que tenia mi amigo del culito de Jazmín. Por las expresiones en la cara de la joven, se veia que disfrutaba a lo loco. Esas redondas y duras tetas se movian con cada embestida de un lado a otro. Adrián se estaba dando todo un gusto cogiendo a este carocito de 18 años.

Podría haberme quedado todo el día disfrutando de la mamada de Jessy. Su mata de pelo colorado subiendo y bajando de mi pelvis era preciosa. Pero también quería probar su almejita. Así que me acosté e hice que me empiece a montar. Disfrute cada segundo de mi pija penetrando esos apretados labios. Sus tetas, de un tamaño imposible, subían y bajaban acompañando el movimiento. Mis manos no daban abasto para tocarlas.

De repente escucho decir a Adrián:
-Ahora por la cola putita!-

Gire mi cabeza y pude ver el exacto segundo en el que mi amigo ponía la inflamada cabeza en la entrada del culito de la rubia y de un golpe la metía hasta el fondo. Jazmín pego un profundo gemido. Adrián la dejo adentro unos segundos y luego comenzó el bombeo constante. Sus huevos chocaban contra las nalguitas de la joven. Estaba como poseido, cada vez que le enterraba la pija, parecía querer partirla en dos. Pero a la rubia parecia no importarle y lo incitaba a que la coja más. La escena era muy excitante e hizo que me ponga mas duro todavía. Me di cuenta que Jessy también se estaba excitando ya que comenzó a cogerme mas fuerte. Fue ahí que le dije:

-Queres darle unos besitos a tu amiga?-
-Quiero que me rompas el culo ahora!-me contesto, sacada

Nunca había visto dos minas tan sedientas de pija en mi vida. Tal vez las calentaba cogerse al padre de la cumpleañera y al amigo. No se. No me importaba. Agarre a Jessy y le lleve hasta donde estaba los otros dos cogiendo. Inmediatamente se puso frente a Jazmin y comenzó a besarla obscenamente. Le metía la lengua hasta la garganta. Mientras tanto yo jugaba metiendo algunos dedos en su culito. Cuando estuvo bien lubricado comence a penetrarlo de a poco. Con cada centímetro que la enterraba, su esfinter luchaba por tratar de adaptarse al grosor de mi pija. Me encantaba esa sensación e hice que dure todo lo posible antes de empezar el bombeo constante.

Así fue que durante un rato estuvimos los dos culeandonos a estas jovencitas que recién cumplían los 18 mientras ellas se comían la boca en un apasionado beso.

Me hubiese gustado quedarme penetrando ese apretado anito adolescente por mas tiempo, pero tanto Adrián como yo estallábamos de leche. Así que en un movimiento hicimos que las dos chicas se arrodillen juntitas con las bocas abiertas para recibir nuestras descargas. No tardamos mucho en acabar en esas caritas angelicales. Alternadamente un chorro mio y uno de Adrián volaban y caían en las frentes, cachetes y boca de las chicas. Ellas recibían con mucho placer cada gota de nuestro espeso y caliente semen. Era hermoso ver esas dos caritas tan hermosas, frescas y juveniles pervertidas por nuestras acabadas. Una vez terminada la descarga, las chicas decidieron darnos un ultimo showcito y empezaron a besarse y lamer la leche que cada una tenia en su carita. Se pasaban de boca en boca el espeso semen. Eran una delicia ver a estas dos nenitas jugando. Finalmente, cada una se trago una buena carga y nos miraron con cara de putitas satisfechas.

-Gracias chicos!- nos dijieron al unisono mientras se iban tomadas de la mano

Mire a Adrián pero no dije nada. Las sonrisas en nuestras caras eran suficiente. No podiamos creer que nos habíamos cogido a las amiguitas de mi hija.

-Che.Vamos a la pileta un rato?- sugerí
-Dale. Estoy todo transpirado y lleno de jugo de pendeja.-me contesto Adrián riendo

Nos tiramos a la pileta, una de esas con forma de riñon, y estuvimos boludeando un rato. Nos metimos totalmente en bolas. Hablamos de lo putitas que eran las pendejas y de que había que repetirlo alguna vez. Mientras estábamos en eso escuchamos un chapuzón. Nos dimos vuelta y era Vale, mi hija. Estaba hecha una diosa con esa micro bikini azul que apenas sujetaba sus enormes pechos y desaparecía entre sus perfectas nalgas. Su largo pelo negro,mojado, le llegaba hasta la mitad de la espalda. No podía creer que semejante hermosura pudiera ser descendencia mía (como verán no soy muy engreído).

-Les molesta que los acompañe?- nos dijo, mientras una sonrisa picarezca se le dibujaba en la cara
-Claro que no hija. Como nos va a molestar? Después de todo es tu cumple, podes hacer lo que quieras. Pero pasanos nuestras mallas que nos vestimos.- le conteste medio risueño
-No hay problema papi. Estamos en familia. Y Adrián es casi como un tío para mi.-
-Como quieras bebe-

Por la mirada en su cara, me dio la idea de que había visto algo de la orgía que tuvimos con sus amiguitas. Me tranquilizo que se lo tome de esa manera. Nuestras caras probablemente también denotaban algo, ya que ni a Adrián ni a mi se nos borraba la imagen de Vale enfiestada por sus tres amigos. Supongo que ella también sospechaba algo de eso.

Vale nadó hasta donde estábamos nosotros y de un movimiento se saco el bikini azul. Esas tremendas tetas quedaron liberadas. Eran perfectas, bastante grandes pero se mantenian juntitas y duras. Sus pequeños pesones marrones apuntaban al cielo. Debió haber notado nuestras miradas clavadas en sus preciosas tetas porque nos dijo:

-Que pasa? Ustedes pueden estar en bolas y yo no? Me parece un poco injusto.- dijo riéndose
-No. Para nada Vale. Solo que no me lo esperaba. Estas grandecita. Pensar que yo te tuve en mis brazos cuando eras bebe. – le contesto Adrián
-Bueno Adri. Todavía me podes tener en tus brazos si queres.-

Mientras decía esto ultimo, Vale fue hasta donde estaba Adrián y de un salto se le subió encima. Era como una nena jugando con su tío. Solo que esta nena tenia un tremendo cuerpo y refregaba sus enormes tetas contra el pecho de mi amigo. Pude ver la erección de Adrián bajo el agua. Él aprovechaba para meter mano en ese perfecto culo. Y yo no me quedaba atrás. Ver a la trolita de mi hija en accion me calentaba de sobremanera, por lo que me acerque a donde estaban ellos.

En un determinado momento, se separo un poco de Adrián, agarro con cada mano nuestras vergas y dijo:

-Me parece que hay que hacer algo con esto. No?- decía mientras nos pajeaba lentamente bajo el agua.
-Y que sugerís preciosa?- dijo Adrián
-Mmmm… no se… Pero saben que puedo aguantar mucho la respiración bajo el agua?-
-No se. Cuanto es mucho para vos?- le dije yo con un tono desafiante
-Bastante. Pero se los puedo probar si quieren.-

Mi hija desapareció bajo el agua y, como era de esperarse, comenzó a darle una mamada subacuática a Adrián mientras me seguía pajeando. Mi amigo tenia los ojos en blanco de placer.

-Es buena tu nena.- me dijo con una voz entre cortada
-Disfrutala amigo-

Un segundos después, salio a la superficie y dijo:

-Vieron. Casi un minuto!-
-Me parece que podes aguantar mas. Deberías probar de vuelta mi amor- le dije con tono paternal
-Obvio.- me contesto con un desafiante tonito adolescente

Volvió a sumergirse, solo que esta vez ataco a mi verga. Era exquisito sentir esa boca recorriendo toda mi pija. Mi hija había salido tan experta en el asunto como la madre. Jugaba con mi glande y huevos. Todo bajo el agua. Fue una experiencia sensacional mientras duro.

-Y? que tal?- pregunto cuando volvió a salir a la superficie
-Genial linda. Sos muy buena. Pero me parece que el tío Adrián se quedo con ganas de mas.- mientras le decia esto, le acariciaba sus exuberantes pechos.
-Queres mas tío?- le pregunto con una carita de gatita viciosa
-Pero claro que si mi amor. Pero esta vez quiero verte la carita.-

Adrián se sentó en la escalerita de la pileta de modo que quedaba su pija al aire pero sus piernas en el agua. Vale entendió lo que tenia que hacer y se arrodillo frente a él para darle una espectacular mamada. Se tragaba enteros los 25 centímetros de mi amigo. Mientras tragaba el trozo de Adrián, yo podía ver su hermoso culito entangado bajo el agua. Me acerque y apoye mi erecto miembro entre esas nalguitas deliciosas. De a poco le fui bajando su tanguita azul y comence a entrar en la conchita de mi hija. Era deliciosa. Empece a bombearla y ella me acompañaba con gemidos, eran unos gemidos apagados ya que el pedazo de Adrián le ocupaba toda la boca.

-Te gusta mi amor? Te gusta la pija de papi?- le decia mientras entraba y salia de esa hermosa conchita adolescente.
-Me encanta papi. Cogeme mas.- me decia entre gemidos
-Queres que te coja el tio Adrián ahora?-
-Siii.. por favor!!- me imploro mi hija

La agarre y guié para que se siente en la pija de mi amigo que ya estaba extremadamente dura y con la cabeza inflamada de la calentura. Se sentó en ese pedazo de carne quedando cara a cara con Adrián y empezo a cabalgarlo. La conchita de Vale se ajustaba como un guante a esa pija. Yo empecé a jugar con su anito metiendo uno o dos dedos.

-Queres que papi te rompa el culo Vale?-
-Si. Ya! Quiero tener dos pijas adentro mio. Cogeme papi!- decia Vale entre gemidos

De un saque clave es hermoso culito. Al principio presento un poco de resistencia, pero después trago todo mi pedazo sin problemas. Me agarre de esas dulces y duras nalguitas con mis manos y comencé el mete y saca. No se si fue porque era el culito de mi hija o que, pero me pareció el mejor culo que hice en mi vida. Mi pija estaba que estallaba de dura. Edemas, el hecho de ver la pija de mi amigo entrando y saliendo de su conchita a la vez que este le manoseaba las tetas y yo le hacia el orto, convertían esta situación en lo mas excitante que me haya pasado.

Luego de un rato de esta doble penetración. Decidimos dar por finalizado el asunto y sentamos a Vale en el borde de la pileta. Le presentamos nuestras pijas frente a su carita, que estaba sonrojada de tanto sexo pero seguía manteniendo esa dulzura adolescente, y comenzó a mamarlas alternadamente. Las chupaba con esas ansias tremendas de querer sacar hasta la ultima gota de leche. El primero en acabar fue Adrián. La sujeto de la nuca y sosteniéndose la pija, acabo íntegramente adentro de la boquita de mi hija. Vale jugaba con el semen en su boca, estaba esperando que yo también acabe. Y le di el gusto, al igual que Adrián, deposite todo en la boquita de mi hija. Se podía ver la buena cantidad de semen flotando y como Vale jugaba con su lengua. Después de unos momentos de regalarnos esa linda imagen, cerro su boquita, y, como quien traga un remedio, ella se trago toda la leche y nos miro con cara de satisfacción.

-Gracias chicos! Me dio un poco de envidia ver como se cogían a mis amigas. Pero con esto lo compensaron- dijo mientras sonreía y se alejaba caminando

Con Adrián nos quedamos mirándonos con cara de extrema felicidad pero mezclada con una gran confusión. Había sido un día muy loco. No solo nos habíamos cogido pendejas hermosas de 18 años , incluida mi hija, sino que además habíamos visto a nuestras esposas cagarnos con otros tipos. Eran muchas cosas. Pero había salido todo genial y haríamos todo lo posible para que se repita.

FIN