Archivo de la etiqueta: Pablo

Mi prima

No tenia nada mejor que hacer, asi que no me importó ir al aeropuerto a buscar a mi prima Lucía. Me habia dicho que queria buscar un hotel en Madrid, pero yo le dije que no se preocupara porque se podia quedar en mi casa.

Cuando la vi aparecer, me sorprendió, no recordaba que fuera tan atractiva, habian pasado dos años desde la ultima vez que nos habiamos visto, y ella habia pegado un cambio impresionante. Habia adelgazado y tenia el pelo suelto y largo. Al saludarnos no nos abrazamos, nos dimos dos besos, como dos desconocidos, y eso creo que nos resultó un  poco incomodo.

De vuelta a mi casa, hablamos de cosas intrascendentes y la dije que podia quedarse en mi casa. Ella pareció ponerse un  poco nerviosa, verás, he quedado con un chico. No importa, la dije, puedes traerle a casa, ya somos mayorcitos. Gracias, Pablo, eres un sol, me contestó y me dio un beso en la mejilla.

En agradecimiento, me dijo que cenaríamos juntos, yo pensé en preparar algo en casa, no queria salir, y estaba muy a gusto con ella alli.

Asi que cenamos y con las copas de vino fueron borrandose los nervios, empezamos a hablar de más cosas, me dijo que no entendia que siendo tan guapo no tuviera novia. A mi ese cumplido no me avergonzó, más bien me excito. Estaba confundido porque ella me trataba con cariño y yo volvia a pensar solo en sexo. Asi acabo la cena.

Vienen a buscarme en media hora asi que voy a irme arreglando, me dijo, si quieres nos tomamos una copa.

El vino me habia sentado demasiado bien asi que no dude en preparar dos copas.

En el sofa, sentado y con la copa empezada, la vi entrar. Estaba impresionante. Se habia recogido el pelo en una coleta, y llevaba una camiseta de tirantes apretada con una falda negra hasta las rodillas y lo mejor de todo, unas botas altas de cuero en punta con un tacón altísimo.

Me quede embobado mirándola y mientras se acercaba creo que mire sus botas dos o tres veces. Ella sonrio, se sentia halagada, y después de dar el primer sorbo a la copa se me acercó un poco. Te contaré un secreto Pablo, no he visto nunca al tio con el que hoy voy a quedar, sólo he hablado con él por telefono.

Pero estas segura de ver a alguien asi como asi? Sólo quiero conocer gente nueva, me dijo, probar sensaciones nuevas, no sé, hablar, experimentar, el sexo, esas cosas…

Cuando dijo la palabra sexo, me excite mucho más, me separé de ella en lugar de acercarme , y Lucia riéndose apoyó sus dos piernas, con sus largas botas en mis muslos.

Dime Pablo, a ti que te gusta hacer? En la cama, me refiero?

Pegué otro trago, no podia más.

Disfrutar, sí, eso. Bueno, me da morbo que las tias no os quiteis toda la ropa.

Que tonto eres, susurró, entonces ahora te estoy dando morbo, como voy vestida, no? Y empezó a reirse. Luego se puso seria y retiro sus piernas. Yo preferia quedarme contigo Pablo, estoy muy a gusto aquí.

Como?

Somos primos, no tontos, y me doy cuenta de que como me miras, veo como te has fijado en mis botas negras y sé que te gustaria follarme, quiza desnuda, solo con esas botas que te vuelven loco.
Lucia, estás diciendo que…

No me dejó terminar. Su mano empezó a subir por mi pierna hasta tocar mi polla dura y luego la sacó y empezó a chuparla.
La quite la camiseta y el sujetador, y ella se subió al sofa y en cuclillas siguió chupandomela, solo con su falda ajustada, con los tacones manchando el sofa.

Paró, y me dijo que me desnudara, que queria probar cosas conmigo, y se quitó la falda.

Apoyó sus brazos en la mesa y miró hacia atrás, quitame las bragas pero ni se te ocurra rozar mis botas. Asi lo hice, y sin poder evitarlo empece a penetrarla mientras ella gritaba y rascaba la mesa de placer.

Me empujó hasta el sofa y alli, volvio a pisar con un  pie en el sofa, y me dijo: Acaricia mi bota, primero con tu lengua, luego besándola y por ultimo con las manos. Pensaba que iba a correrme. Ella mientras me acariciaba el pelo, satisfecha.

Te voy a follar, le dije, y entre sus piernas, con su espalda contorneándose sobre el sofa, volvi a penetrarla, con mis manos agarrando los tacones, acariciendo el cuero, y luego mordisqueando sus pezones pequeños y negros, que se mantenian duros.

Me corrí justo en el momento en que sonó el timbre.

FDO: HARRY

Ocho heterosexuales para mi!

Hola mis queridos lectores. Es la primera vez que escribo un relato erótico, pero tenia la necesidad de contar mi experiencia. Obviamente voy a cambiar los nombres y lugares para mantener la discreción.

Tengo 17 años, soy argentino y estoy en el ultimo año de la secundaria (el mejor!!!) y a esta edad ustedes sabrán que nuestras hormonas están al máximo; con tan solo una mirada se te erecta, ni pesar si te tocan, y cuando estas besando a alguien no puedes contener esa sensación de que el mundo se te va a venir encima. Creo que es solo por la edad, por las salidas nocturnas, el estar siempre con actividad, fumar, tomar, pasarla bien.

Desde chico a mí me gustaron los hombres, desde la escuela primaria y ya había tenido varias relaciones para los 17! Pero quería mas, sentía que mi cuerpo me pedía mucho más.

Había un grupo que se sentaba detrás de mí, todos heterosexuales, y a mi me gustan mas así, bien „machos‰ y con ganas de coger a todo momento. Ya habían empezado las bromas desde hacia varios años, de que algún día me la iban a poner, de que yo parecía mas mujer que hombre y que no tendrían problema en cogerme. Y cuando me compraba esos chupetines bien gordos y comenzaba a chaparlos ellos me decían- así me la vas a chupar a mi! Ya vas a ver!- yo moría de ganas, y lo hacia adrede.

Una noche fuimos con mis amigas a la casa de uno de ellos por el cumpleaños, nos quedamos hasta muy tarde, pero cuando estábamos en la mejor parte, medios alcoholizados, y con muchas ganas de divertirnos mis amigas se fueron porque tenían que levantarse temprano. En ese momento pensé ˆ Que comience la fiesta!!!-

Cuando estábamos todos sentados en el living de esta casa comencé a contarlos. Eran 8: Gonzalo, Emmanuel, Cristian, Pablo, Javier, Maximiliano, Rodrigo y Diego. Eran muchos! Pero tenia ganas de chapárselas a todos. Empezaron como siempre las cargadas, las bromas, yo estaba comiendo un chupetín y me decían ˆ como nos las chuparías si fuera nuestra pija el chupetín- y comencé a pasarle la lengua, subirlo y bajarlo con fuerza y rapidez. Ellos enloquecieron! Y me dijeron, – tenes que cumplir algo con nosotros-, y yo pregunte, haciéndome el desentendido, que de que se trataba. Y sin decir nada se bajaron todos los pantalones.. las tenían erectas. Imagínense 8 pijas heterosexuales para mi solo. Ellos solo me deseaban a mi. Y comencé a chapársela a uno, mientras los de atrás se masturbaban!. Entonces se acercaron 3 mas y pusieron sus pijas en mi boca. Las amontone a las tres, y me decían, – así!! Hasta la garganta! seguí.. toda la leche va ser para vos.. tragala!- y yo estaba muy caliente! Las chupaba, con fuerza y rapidez, pasaba mi lengua por sus cabecitas, y jugaba con ellas, las tocaba, rozaba sus huevitos con mis manos y ellos enloquecían. De pronto se pusieron en ronda, y uno me bajo los pantalones, y me la puso tan, pero tan fuerte que vi las estrellas, sentía q mi cuerpo se desmoronaba con cada entrada y salida de su enorme, dura, y venosa pija. Mientras se las seguía chupando a los demás y algunos se turnaban para ponérmela por atrás. No daba mas esta exhausto y fue allí donde uno por uno me acabaron en la boca. Me dejaron lleno de leche, y yo la saboreaba mientras ellos golpeaban sus penes contra mi boca sacudiendo así lo que quedaba de semen. Me pare. Camine. Y ellos se reían. Y me decían que había sido la mejor cogida que habían tenido, y que por supesto no se lo contara a nadie, ya que marcaría sus nombres para siempre, y el mi también.

Ahora nos vemos en la escuela y nos reímos, hacemos comentarios que los demás no entienden. Pero de algo estoy seguro, de que fue la mejor cogida que recibí y di, y que además que no será la ultima vez. Todavía me queda el viaje de estudio. Una semana entera en Bariloche. ¿Se imaginan? Yo no! Jaja… pero por supuesto que se los voy a contar!
Contameloa_hora@hotmail.com