Archivo de la etiqueta: mujer

La pasión de Josito Maura

Toda mi historia empezó a finales de 2004, cuando conocí a Josito Maura. La primera que le vi estaba tomando café con un conocido mío que me lo presentó y me quedé a tomar café al final con ellos.

Mi amigo se fue al trabajo (eran las 5 de la tarde), yo me tenía que ir a la biblioteca a seguir estudiando la oposición que me estoy preparando pero Josito insistió en que me quedase a tomar otro café y seguir charlando, el trabajaba, en una tienda de zapatos propiedad suya por lo que no tenía hora de abrir, parecía simpático por lo que me quedé un rato más con él.

A los 15 minutos ya me había contado toda su vida, al parecer había sido una persona de mucho dinero que lo había perdido todo y que solo mantenía la tienda de zapatos y mucha labia, que tenía que vivir en el piso de su novia Lourdes a la cual detestaba (esto me lo confesó cuando pasamos del café a las cañas) por ser demasiado barriobajera y no tener su clase social, pero lo que al le gustaban eran las chicas con clase como yo.

Yo me divertía mucho con lo que me contaba, no sabia si iba en serio o en broma, pero me sentía halagada porque notaba como me miraba, y él también me empezaba a gustar sobre todo físicamente, aunque no era fuerte si tenía unos ojos verdes penetrantes y vestía muy bien, pero no quise seguir adelante sabiendo que tenía novia.

El hecho es que los siguientes días no me lo quitaba de la cabeza, me enteré por gente (y es que Cáceres donde vivo es muy pequeño y a Josito lo conocían demasiadas personas) que ya había puesto los cuernos a su novia varias veces, no muchas, pero si algunas, y eso me animó a dar el paso.

Me presenté una mañana en su zapatería vestida muy elegante con una chaqueta oscura, blusa blanca y vaqueros, mi mejor baza siempre ha sido mi elegancia, mi altura y mi pelo, y supe que en cuanto me vio quiso desnudarme, pero quería hacerle sufrir y dejé que me invitara a un café.

Al cabo de un rato viendo que no se animaba le invité yo a un par de cañas, y entonces confesó estar mal por una discusión con su novia Lourdes porque le dio mucha caña porque al parecer ella es muy histérica, nerviosa e insegura, por lo que se encontraba de capa caída, esa aptitud de niño pequeño hundido le enterneció ante mis ojos y me insinué un poco acariciándole el brazo.

No hizo falta más, estaba necesitado de amor y de sentirse deseado, todo fue muy frenético, unos besos apasionados y porque le paré diciendo sutilmente: “deja un poco para otro día”, y es que desde el primer día el no dejaba de jactarse una y otra vez de “la famosa pasión sexual de Josito Maura”, era un bocazas y un niñato pero yo me sentía muy atraída por él.

Me estuvo llamando varias veces al móvil los siguientes días, y al final no alargué más su agobia, y quede con él, no quiso quedar en la zapatería sino en un bar (evidentemente para que la gente no le viera), yo me puse mis mejores vaqueros, jersey de cuello abierto y camisa, fue pija, como él me había comentado que le gustaba.

Desde un primer momento me soltó muy prepotente: “Yo quiero a mi novia osea que no busques más que amistad conmigo, lo del otro día fue un error, y yo no pienso dejar a mi novia ni por ti ni por nadie”, indudablemente era el dinero de su novia el que hablaba por él y la necesidad de tener un techo donde dormir.

Es gracioso en que quedaron esas palabras, pues en menos de un par de horas su pasión por querer tocarme y desnudarme no había quien le parara, sobre todo en cuanto se tomó unas cañas y una copa que le invité, de él no salía nada por lo que le invité a mi casa que estaba sola, y ya allí todo fue imparable, yo di el primer pasó pero el resto fue todo suyo.

Me sobó por todo el cuerpo antes de desnudarme, le encantaba el tacto de mi ropa hasta que finalmente me quitó violentamente el vaquero y las bragas y me penetró, fue increíble, la erección no era excesivamente grande pero el ímpetu y las ganas fueron arrolladoras, no exagero si digo que estuvo 15 minutos sin coger aliento venga a follarme y a penetrarme, ni siquiera pudo desnudarme del todo, lo tuve que hacer yo.

Según pasaban los minutos más se aceleraba, y más fuerte empujaba, tenía que levantarle la cabeza de mis tetas para que recobrara el aliento, era todo un toro, un animal en celo, con unas ansias locas de follar y de comerme todo. Ese primer día me estuvo follando ininterrumpidamente 40 minutos, y luego me echo otro polvo de 10 minutos, fue apoteósico.

Me quedé totalmente prendada de él y con ganas de más y ahí si que me cortó pues los siguientes días volvió con el arrepentimiento venga a decirme que lo que había pasado había sido un desliz y que él quería a su novia y que no cortaría con ella, me quedé flipada, menudo golfo y sinvergüenza, aunque claro, esa era la tónica habitual de Josito Maura.

Le dejé en paz unos días, y aparecí de nuevo en la zapatería, como siempre vestida como a él le gustaba, tardo poco en volver a caer, y esos ojitos verdes estuvieron de nuevo entre mis tetas venga a follar y follar como ningún otro mortal puede haber follado nunca, no duró tanto como los primeros días pero desde luego compensaba por el tremendo derroche de energía sexual que desprendía cada vez que follaba. No me extraña que su novia, la desgraciada Lourdes, no le dejase pues si follaba así en todas las situaciones era para tenerlo a su lado aunque le pusiera los cuernos constantemente.

Me encantaba por una parte ese aparente genio y carácter que tenía pero también como contrarrestaba con ese crío niñato que no paraba de hablar, y es que desprendía tal magnetismo que era adictivo.

Nuestros encuentros siguieron durantes los siguientes días, incluso un día al entrar en la tienda me encontré a la famosa novia y tuve que hacer el tonto de que iba a comprarme unos zapatos para disimular.

El caso es que al cabo de unos meses me cansé de ser la otra, no me importaba, de hecho me gustaba la clandestinidad de nuestra relación, le daba más morbo a nuestras cada vez más brutales relaciones sexuales, pues con él descubrí el placer en todos los rincones de mi cuerpo, y esa mezcla de entusiasmo infantil al follar (como si llevase años sin follar) hacían de Josito una tentación suprema.

Por lo que un día quise pegarle un susto y le dije estar embaraza, a lo que el cabrón al principió se puso tristón aparentando que le afectaba para ir dejando ver poco a poco su incomodidad ante el tema diciéndome en un momento dado: “ese no es mi problema, yo no asumo nada, si quieres dinero no tengo nada”

Eso me cabreó mucho pero planee mi venganza (como buena mujer vengativa muy lentamente), le mande un sms desde una cabina a su novia diciendo algo así como “Tu novio te pone los cuernos, síguele el jueves por la tarde y verás”, solo que no pude llevarlo a cabo pues ese jueves no pillé a Josito, pero sabía que a partir de entonces iba a ser esto una tremenda relación de sexo bestial con maquiavélicas consecuencias.

Él astutamente me esquivó durante semanas, incluso me llegaron a decir que se estaba liando con otra tía que conocía a su madre y se aprovechaba de esa conexión para tirarse a Josito, pues él hacía siempre lo que decía su madre.

Yo dejé que pasaran los meses y no volví a aparecer por la zapatería, rehice mi vida y aunque siempre me quedaba en el subconsciente el tremendo morbo de follar salvajemente otra vez con él y me carcomía un poco los celos que se estuviese tirando en esos meses a su “novia oficial” o a cualquier otra que me hubiera sustituido.

Finalmente fue él que atacó, estaba tomándome un café con una amiga, y apareció él junto a su novia en el bar, me saludo muy tímida e indiferentemente, casi como avergonzado y supongo que temeroso de que Lourdes (su novia) se diese cuenta de que había algo entre los dos. Estuve tentada de ponerle en un compromiso pero sabía muy bien que Josito a pesar de ser un débil ante todo jamás me perdonaría haber interferido en su vida y entonces ya si que se acabaría todo. Por lo que pasé de todo y seguí de charla con mi amiga.

Pero gran sorpresa que en menos de una hora recibí una llamada suya simplemente para charlar, y así fue, incluso me convenció de que solo quería eso, pero como siempre su debilidad se hizo patente, y fui muy franca diciendo: “¿a quien quieres engañar con esa aptitud de persona honesta, integra y fiel a tu novia?, si te derrumbas siempre en cuanto ella no está”, él callo como queriendo que siguiera hablándole así, le eché una bronca pero lo cierto es que esos ojos verdes pseudo llorosos me enternecieron bastante y le di de todo corazón un beso en los labios que él agradeció.

Ese día me di cuenta que Josito a pesar de tener más de 30 años es y siempre será un niño necesitado de amor que lo buscaba tanto en otras chicas desesperadamente, y era ese niño dentro de cuerpo de hombre el que le hacía follar siempre tan intensamente como si la vida le fuese en ello, una mezcla de amor/sexo sea con quien fuese, su tremenda carencia afectiva le hacía vulnerable ante cualquier mujer, y eso me atraía más todavía, y ese día desembocó todo bestialmente.

Fuimos a mi casa, y ya dentro nos empezamos a besar lentamente al principio pero luego más pasionalmente, llevaba yo una camiseta de tirantas y unos vaqueros y me besó las tetas por encima de la camiseta con una dulzura y ternura que jamás le había visto nunca antes, era como si un niño de 14 años besará por primera vez unas tetas a través de la ropa, con mucho tacto, ternura, curiosidad y deseo, todo un cúmulo de placer por lo lento que fue todo, tremendamente lento.

Yo ya notaba la erección en su pantalón pero no fue directamente al grano, al contrario, siguió acariciándome por encima de la ropa, primero mis pechos, luego mi culo, mi entrepierna y mi cuello, me encantó, no tengo otras palabras que decir como me encantó, era la ternura personificada, como si su vida dependiese de eso. Jugueteo con todo mi cuerpo durante más de 10 minutos.

Ya todo fue un manantial de pasión, me desnudo con mucha suavidad pero con ferviente deseo en su mirada, sabía que había estado con muchas chicas y que con otras muchas chicas le quedaría por estar, pero ese día notaba que yo para él era la persona más especial y deseada del mundo. Me folló como siempre con fuerza, con mucha energía, con ese aire de ingenuidad de que estaba descubriendo que grande es follar, y duró, duró, incluso le llamaron al móvil y no se dio cuenta, fue un torrente de deseo puro, duro y muy natural, acrecentándose según pasaban los minutos, no se ni cuanto duro, solo se que tuve un orgasmo que duró muchísimo, más de 20 segundos, yo que se, fue como llegar al cielo y quedarme en él, no quedan palabras en el mundo para describirlo, una pasión sexual pseudo infantil repleta de energía, ilusión y entusiasmo por follar como nunca.

El se vistió y me dijo lacónica y muy seriamente: “Esta es la última vez que nos vemos” y se fue. Y desde entonces lo ha cumplido a rajatabla. En el fondo intenta ser fiel a su novia pero le es imposible, y en cierta manera es justo que sea así, pues un hombre tan dulce, tierno y sexualmente impecable está predestinado a satisfacer a muchas chicas, y eso él no lo sabe, pero por eso cada cierto tiempo cae contra toda su voluntad en las redes de una nueva chica, y es que la pasión de Josito Maura es una de las cosas que nunca se olvidan y que compensan de haber sido mujer.

Amigos del club

De todo el grupo de amigos que frecuentábamos el club, Mario era el que menos exteriorizaba sus comentarios sobre las mujeres que todos conocíamos y que eran motivo frecuentes de nuestras charlas en la confitería, y mucho menos de comentar sobre sus encuentros con amigas.
Buen mozo, y con una buen altura y figura, su práctica del básquet ball, le había desarrollado un cuerpo atlético, pero su forma de ser, no hacia de el demasiado comunicativo y de dar opiniones como si lo hacíamos nosotros.
Por eso, ese domingo después del almuerzo, los que compartíamos un café, nos quedamos sorprendidos al escucharlo decir, al ver pasar a una de nuestras amigas hacia las canchas del club, “Han notado ustedes, como se ha puesto Fernanda, luego de su separación…?, se fijaron que ahora más que nunca práctica distintos deportes, casi todos los días y ha mejorado muy mucho su figura…..?”
Todos los miramos y nos quedamos sorprendidos por su afirmación, y procedimos a mirar a la dama que se alejaba, y realmente ahora que Mario nos lo había echo notar, nos dimos cuenta en verdad del cambio producido en ella.
Fernanda, era una amiga del grupo que se había divorciado haría alrededor de un año atrás.
Mario continuo diciendo, “ luego de elaborar su luto personal por el divorcio, había reiniciado sus actividades deportivas y era ahora la admiración de los hombres del club, por lo buena que esta, fruto de sus sesiones de gimnasia y las distintas actividades deportivas que practica, en especial el básquet”.
Con estos dichos, pudimos observar algo a lo que no habíamos prestado demasiada atención anteriormente, y era que tanto despliegue deportivo le permitía tener una físico esplendoroso, rematado por una cola firme y parada, como así un par de tetas de película.
Por tratarse de la esposa de un amigo nuestro, antes de su separación nunca habíamos destacado el aspecto sensual que Fernanda transmitía, pero producida esta, y por tal motivo habiendo dejado de concurrir al club Juan Carlos, su marido, el comentario de Mario nos hizo mirarla con otros ojos.
Seguimos conversando de otros temas y pasado un rato, vemos que viene de regreso hacia nosotros Fernanda, la que acercándose a nuestra mesa y luego de saludarnos con un beso en la mejilla a cada uno, se acerco a Mario y con un sonrisa en sus labios le dijo, “Mario no quieres venir a jugar un partido, vamos a jugar un mixto y nos falta un varón para completar los dos equipos?…”
No, puedo decir si realmente se desprendía de ella un aroma especial que correspondía al perfume que ella usaba o se trataba de su olor a hembra o tal vez que estábamos condicionados por lo que habláramos antes, pero la cercanía con Fernanda, nos produjo a todos los presentes una sensación y un sentimiento de sensualidad y erotismo increíble
A todo esto, Mario procedió a aceptar y disculpándose con nosotros, se dirigió al vestuario para ponerse su equipo deportivo, quedando en encontrarse con el resto del equipo, en pocos minutos en la cancha.
Intrigados por esta invitación, ya que Mario no era un habitual compañero de básquet de Fernanda, todos los que nos encontrábamos en la confitería decidimos dirigirnos a presenciar el partido y ver como se desarrollaba el mismo.
Llegamos cuando ya Mario se encontraba en la misma y allí pudimos observar que el jugaría en el equipo contrario al de Fernanda, estando cada uno conformado por dos hombres y tres mujeres.
Comenzado el juego, pudimos comprobar que a poco de su inicio, Mario se dedicaba más que nada de marcar a Fernanda, no dejando pasar la oportunidad al hacerlo, de rozar con sus manos su trasero o sus tetas, llegando en un momento, en que la cruzo bien pegado a ella, a apretarle una de sus tetas con su mano, pudiendo ver que a ella me miro, pero no dijo nada.
Terminado el partido, el grupo se disgrego para distintos lados del club, y Mario se ocupo de llevar el balón a la utilería del club, observando al dirigirse allí, que Fernanda, se le acercaba, y al alcanzarlo, le dijo: “ así que te interesaba más mi anatomía que el partido, no es cierto”
Con una sonrisa entre tímida y pícara en su cara, le respondió haciéndose el tonto “ porque lo decís, Fernanda…?”
Por lo bien que me manoteaste durante todo el partido, y hasta llegaste a apretarme una teta, no te hagas el distraído”, le dijo demostrando un enojo que no era tal.
“ La verdad, es que tenés razón, lo que pasa es que estas muy buena, y mis manos no se podían contener”, le respondió, justo cuando llegaron a la utilería, la que por ser domingo no contaba con el personal que la atendía.
Así que ingresó para guardar el balón en un estante, viendo al hacerlo que Fernanda, también lo había echo y estaba mirando lo que contenía una vitrina que allí se hallaba, un poco inclinada hacia delante, consiguiendo de esa forma que se le destacara aún más su maravilloso culo.
Sin pensarlo demasiado, se acerco a ella por detrás, y tomándola por la cintura, la apretó contra su cuerpo, haciendo que ella al sentir el abrazo se levantara, y mientras la abrazaba, le daba besos en su cuello.
Al sentirlos, se dio vuelta y Mario nuevamente la apretó contra su pecho, y como ambos tenían los shorts con que jugaron, y que son de una tela muy delgadita, los sexos de ambos se aproximaron y pudieron sentir el calor de cada uno, mientras que ella pudo sentir la erección que él tenía.
Este apoyo los labios sobre los suyos, y noto como Fernanda, los abría y recibía su lengua dentro de la boca, a la vez que su lengua se entretenía en jugar con ella.
Se besaron dulce pero apasionadamente, por un buen rato, y pudo comprobar que el calor de su entrepierna aumentaba, por lo que tomándola de la cintura, la condujo hasta la puerta de la utilería, la que cerro, y poniéndola de espaldas a el, contra la pared, la volvió a abrazar, mientras comenzaba a bajarle su short hasta debajo de su rodilla, comprobando al hacerlo que al igual que el, no tenía nada debajo del mismo.
A continuación, y luego de hacerle abrir un poco sus piernas, procedió a refregar su pene bien duro, entre los cachetes de su culo, y a meterle de un solo envión, el mismo en la concha, la que ya estaba lo suficientemente húmeda, como para hacer que se deslizara suavemente hasta el fondo de su vagina.
“ Ahhhhhhhhh, que delicia sentirla así….”, le dijo al sentirse empalada, “por favor déjala un momento así que la quiero sentir con todo su calor……, que lindo se siente, cuanto hace que no tenía una buena pija dentro mío”.
Y a continuación, ella comenzó a moverse circularmente, como para que toda su vagina sufriera el roce de ese pene que estaba ya por reventar, por lo que acompañó sus movimientos y con cada uno de ellos sentía oleadas de placer que le recorrían desde los pies a la cabeza.
“ No te vayas todavía esperame que te quiero gozar mucho y acabar los dos juntos, seguiiiii, dale, no te detengas, más fuerte, cariño, dale, dame más que estoy por acabarte, que ricooooooo….., como me gusta, amor, seguiiiii, ahhhhhhhh.. cojéeme bien esa concha, que es tuya, amor….”
Dicho esto y como ya no podía aguantar más su eyaculación, Mario, la apretó fuertemente, y mientras le decía “ te gusta como te estoy cogiendo, no?, te gusta sentir bien adentro mi pija?, toma, aquí la tenés, toda esta leche es para vos”, mientras le largaba dentro de su concha, todo el fruto de su contención.
Se quedaron un momento los dos quietos, disfrutando todavía del hermoso polvo que se habían echado, y Fernanda, dándose vuelta, le estampó un tremendo beso que lo dejo casi mareado, y al separarse le dijo: “ cuanto tiempo hacia que quería te animaras sonso, yo también te tenía ganas, y por eso hoy te puse en el otro equipo, para que si vos no me apretabas, lo iba a hacer yo…”, mientras se sonreía.
Mario se quedó perplejo por esta confesión, y lo único que atinó a hacer, fue ayudarla a secarse los muslos y su concha, ya que estaba toda mojada por ambas leches.
Al reaccionar, le comentó: “ pero Fernanda, yo te quiero disfrutar y que me disfrutes, no como dos noviecitos apurados, sino con todos los chiches…”
Respondiendo Fernanda, le dijo: “ entonces ven esta noche a cenar a casa y allí podremos disfrutar sin apuro, te espero a las 8,30 así me das tiempo de preparar algo rico para cenar.”
Cada uno tomo rumbo a su vestuario y Mario mientras se duchaba todavía no salía de su asombro, de haberse podido comer semejante caramelito.
A las 8,29 estaba tocando el timbre en el departamento de Fernanda, con la mano libre, ya que llevaba dos botellas de champagne que compró frías en un Open 24 y una bandeja de masas para festejar el encuentro.
Al abrirle la puerta, pudo observar que Fernanda tenía puesto una camisola casi transparente que le llegaba hasta un poquito debajo de sus rodillas, dejando traslucir a la altura de sus pechos, que no llevaba sostén, donde se marcaba le presión de sus pezones sobre la tela.
Se dieron un beso en la mejilla y la acompañó hasta la cocina para dejar las botellas en el refrigerador, comprobando que en la misma sobrevolaba un aroma exquisito de algo que ella estaba cocinando.
Tomándola por su cintura, se fueron a la sala, donde ella le sirvió un whisky con hielo y otro para ella, sentándose a continuación a su lado en el sillón de tres cuerpos que había allí.
Mario dejó de lado su bebida y acercándose la abrasó y le dic un beso en sus labios, los que se abrieron y le chuparon los suyos con pasión, mientras que con la otra mano, procedió a acariciarle las tetas por sobre la camisola.
Fernanda alargó su mano y comenzó a tocarle la pija por encima del pantalón, llevando su mano de adelante hacia atrás, haciéndole experimentar sensaciones diversas con cada caricia.
En eso estaban cuando ella desprendiéndose y mirándolo con una sonrisa picara, le dijo: “ es mejor que vaya a ver la comida, ya tendremos tiempo Mario para jugar con nuestras manos y con algo más…..”
En el poco tiempo de que dispuso, había preparado una comida exquisita, pero pensando en lo que vendría después, para nada pesada, así que dieron cuenta de la misma, acompañada con una botella de buen vino, y entre cada porción que comían, se fueron besando, que los puso más calientes de lo que ya estaban.
Finalizada la cena y ya tomado el café, se volvieron a sentar en la sala, pero esta vez, Fernanda se sentó sobre su falda , lo que le permitió meter mano debajo de su camisola, comprobando allí, que su tanga era un minúsculo triangulito que le cubría apenas el sexo, y por detrás se introducía totalmente entre los cachetes de su hermoso culo.
Metió dos dedos por debajo de la tanga y comenzó a hacerle una paja en su concha, la que estaba depilada y totalmente mojada, abriendo Fernanda sus piernas para permitirle accionar libremente.
Mientras tanto, ella le daba besos en el cuello, detrás de las orejas y en la boca, y el seguía metiendo y sacando dos de sus dedos de su sexo, mientras que con el pulgar le hacia caricias en el clítoris, lo que le producía sensaciones de placer que se traducían en unos grititos y le hacían exclamar, “ Hay cariño, como me calentás, seguí así, vida, me haces ver las estrellas de placer, amoooooooooor…….., que rico me haces la pajaaaaaaa……, pero quiero pronto tu pija dentro mío, te quiero sentir bien adentro…….”
Mientras decía esto, su cuerpo fue recorrido por un movimiento que le hizo arquear su cuerpo, a la vez que levantaba su pelvis, anunciando que estaba a punto de acabar, lo que hizo en medio de exclamaciones de placer, “hijo de puta, que lindo me haces acabar, me estoy corriendo un mar de leche, papitooooooo, cuanto hace que no gozaba así, mi amooooooooooor, suerte que te espere a voossssss, te deseaba muchoooooooo…….”
Se fundieron en un largo beso y mientras se recuperaban los dos, el le acariciaba esos dos hermosos globos que tenía por senos, y le daba pellizquitos en sus pezones.
Ella se levanto de donde estaba y se dirigió a higienizarse, llamándolo al salir del baño, con una mirada pícara en sus ojos, para que la acompañara a su dormitorio.
Mario que con todos los juegos que habían tenido, estaba con su pija bien dura, se dirigió al dormitorio, encontrando a Fernanda, que habiéndose quitado la camisola que llevaba, estaba en todo su esplendor aguardándolo junto al lecho, habiéndose cambiado de tanga, pero sin su corpiño.
Se acerco a ella y se brindaron otro ardiente beso, en donde sus lenguas se enroscaban buscando cada una penetrar en la boca del otro, y los cuerpos parecían querer fundirse en uno solo, mientras que los sexos calientes por el deseo, se pegaban como queriendo romper la barrera de la ropa que ambos llevaban puesta.
Despacio pero torpemente, se fueron quitando la ropa, hasta quedar los dos desnudos completamente y en ese momento, Fernanda, haciéndolo girar sobre si mismo, lo impulsó sobre su cama, haciendo que quedara de espaldas en la misma, procediendo ella a continuación a sentarse sobre su cuerpo, haciendo que la pija, se refregara contra su sexo por unos instantes, pero a continuación se levanto levemente y tomando con una de sus manos la verga bien parada, la deslizo por su canal entre sus nalgas, y procedió a presentarla en la puerta de su culo, al momento que le decía, “ ya se como me mirabas mi culo en el club, y ahora quiero que lo disfrutes y me hagas disfrutar a mi, con esa hermosa verga que tienes……”, y dicho esto se dejo caer sobre la misma, haciendo que entrara en ese nidito caliente que tanto había el admirado y deseado cuando la veía, de un solo envión.
Comenzó en forma lenta a efectuar unos movimientos con su pelvis, haciendo que la pija se introdujera bien adentro y brindándole unas sensaciones increíbles al sentir como todo su ano se dilataba al recibir ese miembro, que se encontraba en todo su vigor.
Cuando comprobó que se lo había introducido todo, comenzó a moverse de arriba hacia abajo, sin permitir que la pija se saliera de su angelical agujerito, y Mario que de tan caliente que estaba tenía el temor de irse rápido, sin disfrutar a pleno ese monumento de mujer, le decía, “ sentís como te entra toda mi pija en tu hermoso culo…….?, movete despacito así podemos gozar mucho mas……, siiiiiiiii……., que lindo lo haces Fernanda, seguí así que me volvés loco, siiiiii……. vida, que rico que cojeeeeeeees………..”
A su vez, con una de sus manos, le acariciaba ese botón durito que era su clítoris, lo que le producía mas placer y con uno de sus dedos, bien metido dentro de su concha, le acariciaba el interior de la misma, la que se encontraba otra vez muy mojada., y ardiente.
Cuando Fernanda reconoció que se estaba por venir, acelero sus movimientos, y mientras como si fuera una danza frenética, exclamaba, “ cojéeme mi culo, amor, seguí moviendo esa pija dura que tienes, así me lo llenas con tu leche, que lindo me estas cogiendo, como gozo, seguí asiiiiiiiií………….., no pares ahora mi macho adorado, quiero sentirte bien dentro mío, cuanto placer que me das, desgraciado, siento que te acabo, que ricoooooooo, lléname mi culo con tu leche……”
Dicho lo cual, y sintiendo que ella experimentaba una serie de descargas que hacían que su esfínter se contrajera y se abriera, apretándole la pija en esos movimientos, Mario, levantando su pelvis, con un último empellón le mandó su pija hasta el fondo, sintiendo que sus huevos golpeaban contra la entrada del culo, al momento que Fernanda, ya alcanzado su segundo orgasmo, se dejaba caer sobre su pecho, y se puso a morderle el pezón, con tantas ansias que pensó se lo iba a cortar.
“ Cuanto hacia que no gozaba como ahora, amor, no sabes lo que deseaba tener una noche de sexo como esta, ya que desde que me separé no había estado con ningún hombre, y solo me complacía con mis deditos o con un consolador que me compre, pero nada de eso es igual a lo que me has hecho hasta ahora, cariño …..”, le dijo mientras trataba de recuperar el ritmo de su respiración.
Ni que decir, que esa noche Mario se quedo a dormir en la casa de Fernanda, haciendo al amor hasta que casi salió el sol, demostrando ella, que estaba ávida de tener sexo, y que esa noche intentaba recuperar todo el tiempo en que no lo había tenido.
Este encuentro fue el comienzo de una relación que se mantuvo por bastante tiempo, pero que ya en otra oportunidad le relatare, ya que ambos utilizaron muy bien su fantasía, para disfrutar del sexo en distintos lugares.
Rian_319@hotmail.com

Acabame en la boca

Hola que tal, bueno la historia que le voy a contar primero es totalmente sierta y luego muchos la ubieran querido vivir por suerte se me dio a mi, todo comenzo un dia navengando por internet, conoci a alguien de otro pais, mpezamos a chatear, y como todo eso de mandar fotos y vernos en camara, cada vez que nos veiamos yo queria descubrir algo de aquella hermosa mujerde cabellos rojisos, pelo largo, con un buen par de senos nunca visto y una figura hermosa , que ni yo podia creer lo que estaba pasando, asi pasaron los dias un dia pude ver parte de su ropa interor, partes de esos senos hermosos, y imaginaba lo que seria poseer tan bello cuerpo entre mis manos,parecian solo sueños, hasta que un dia me dijo quiero conocerte personalmente yo no sabia que decir no entendia nada la distancia entre miles de kilometros y otro, dijo ire yo puedo ir,asi sucedio llego el gran dia me moria de nrevios pero al imaginar que podia tenre aquella mujer solo para mi, era unico, al vernos por primera vez solo un beso suave y tierno, llegamos al lugar donde nos quedariamos por varios diaz, era la primera noche,entramos en aquel cuerto que sigilosamiente estaba guardando tantos deseos para nosotros, nos besamos por largo rato, comenzando a acariciar aquel cuerpo suave tierno, su frangacia ya te hacia desear aquel ser, su lengua jugaba a cada beso pequeños gemidos se escapaban en cada beso, llebe mis manos suavemente a sus pechos tocando sus pezones por ensima de su bluza, ella sin tituvear llebo su mano a mi entre pierna comenzando a acariciar mi pene que ya estaba totalmente duro, quite su bluza, besando aquellos duros pezonez pasando mi lengua por ellos,ella se retorsia apenas comenzaba a sentir placer,segui besandola hasta llegar a su hingle baje su falta quedando al descubierto tan grande belleza, una pequeñisima biquini,que dejaba escapar los labios que una casi mojada bajina,recorri los bordes de al pequeño biquini con mi lengua miestra ella acariciaba mi pene con pasion, sus respiracion se ajitaba sus gemidos brotanabn solos, quite tan diminuta ropa lamiendo aquella hermosura de concha nunca vista suave dilisiosa mi lenguna jugo por ratos cuando comenzaba a fluir un jugo ermos de dentro de ella, ella tocaba sus pechos con sus manos apretando sus pezones,sin darme casi cuenta me dio vuelta sacandome el pantalon de un tiron junto a mi boxer,quedando mi pene a sus dispocision lo tomo entre sus manos y comenzo a lamerlo, su lengua su forma de hacerlo era casi inresistible parecia que acabaria en un instante pero ella no lo dejaba como con una esperiencia unica, mis manos no daban a basto a tocar sus pechos su concha, que fluia dejando caer su miel ,hasta que se paro ensima mio yo acostado en la cama bajo lentamente penetrandose todo mi pene esclamando un genido de placer, sus movimientos eran unicos , mi pene ya casi no aguantaba queria acabar en aquel hermoso cuerpo, la tome de la sintura entrelaze mis piernas a sus espalda con movimientos suaves, dandola buelta quedando ella de espaldas en la cama, levante sus piernas hacia sus pechos quedando aquella humeda concha totalmente habierta y despejadapara mi duro pene, pase mi lengua por toda su concha llegando a su culito , penetrandola nuevamente genia se quejaba, hasta esclamar un grito de sastifacion habia llegado a otro orgasmos, me quito rapidamente de ensima de ella y comenzo a chuparmi pene, con mas fuerzas que hantes, pronunciandome acabame ya acabame quiero tragar toda tu leche,aquello nunca oido por mi,era unico hasta que no pude aguantar mas, entre gemidos acaba en su boca, viendo como disfrutaba ella tragar mi leche, sacandoselo de su boca poniendose de espalda,para que asi la penetrara asi lo hize, hasta que saco mi pene de su contra y con sus manos lo intrudujo en su culito, habriendo paso mi pene por aquel hermoso lugar,y asi mientras mi pene penetraba su culo sus propias manos lo hacian en su concha llegando asi a nuevos orgasmos, y haciendome llegar a uno mas ami.
Asi acabo aquella noche, y asi y con mas deseo fueron los dias siguientes, nunca antes habia visto una mujer asi.- Luego regreso a su pais, aun nos hablamos, claro hasta el dia que regrese,cuando lo haga les cuento la otra

Olivia crece

Hugo era mayor para Olivia, y ella bien lo sabía, pero notaba cómo se sentía fuertemente atraída hacia él.

Al final de la noche, ella le invitó a tomar la última copa en su casa y los dos subieron las escaleras tambaleándose, embriagados por el alcohol. Olivia sirvió dos vasos de tequila y la bebieron de un trago, no hacían otra cosa más que pensar en sentirse uno en el otro.

Todo fue muy rápido. Ambos se apetecían hasta límites insospechados. Hugo acarició su mejilla, Olivia se estremeció toda, siguieron las caricias que acabaron en el primer beso de Olivia. Sabía que manos expertas la arrullaban tiernamente, y se dejó llevar.

Suavemente Hugo bajó la cremallera de sus pantalones, y sus manos recorrieron sus piernas mientras los bajaba. Luego quitó su camiseta y descubrió que no llevaba sujetador, cosa que le encantó, y aquellos pechos jóvenes y firmes temblaban como vírgenes que eran. Ella miraba sus ojos, miedosa por lo que sabía que iba a pasar, pero convencida de que quería que sucediese.

La curiosidad pudo con su timidez y sus manos empezaron a explorar; arrancó los botones de su camisa y observó un pecho varonil, marcado por duras horas en el gimnasio. Indagó qué era lo que escondía bajo los pantalones el que la iba a poseer, y le asustó el tamaño del lado más viril de Hugo. Mientras tanto, él ya había probado el sabor de sus senos y sus labios recorrían ya su vientre tembloroso. En un rápido movimiento la arrojó sobre el sofá cubriéndola con su cuerpo. Olivia se quedó inmóvil y dejó que él examinara su cuerpo, ya que sabía que ella podía aportar poco a aquello, puesto que nunca había jugado con su cuerpo. Él le enseñó lo placentero del sexo oral, le hizo conocer placeres infinitos, indescriptibles; notó como su alma, en un golpe seco de placer, se separaba de su cuerpo y flotaba cual pluma mecida por la brisa del mar.

Ella jugueteó con su falo notando cómo con cada estimulo de ella, las palpitaciones del sexo de Hugo aumentaban rítmica y potentemente y le gustó la idea de sentirse capaz de provocar aquello. Cambio de posición. Olivia acercó su boca al pene de Hugo y lo besó, el sabor le recordaba a la vainilla de una forma muy sorprendente, al principio le resultó extraño y un poco repulsivo, pero poco a poco, al notar en el estremecimiento del cuerpo de Hugo el placer que ella le estaba proporcionando, le empezó a gustar, le gustó mucho y continuó excitando a aquel hombre que le doblaba la edad y que no dejaba de ser un desconocido. Una vez Hugo llegó al clímax, decidió hacer pasar a Olivia por el segundo orgasmo de su vida.

Gritó y gritó de placer cuando la lengua de Hugo se introdujo por aquel orificio solo considerado como agujero de salida, de salida para los bebés. Él jugueteaba unas veces rápido, otras más despacio, con su clítoris, otra parte de su cuerpo que ella desconocía. Lo mordía suavemente mientras sus dedos recorrían el túnel que llevaba a la parte que define a la mujer, podía notar como los latidos de Olivia se aceleraban de forma brusca y su cuerpo se retorcía, sentía las piernas de Olivia presionándole en las orejas, mientras su dulce mano sujetaba su cabeza apretándola contra su vulva. Succionó una y otra vez aquella bolita que era el fruto del placer de Olivia, quien no podía pensar en otra cosa más que en el inmenso goce que estaba sintiendo, no quería dejarle marchar, no iba a dejar que levantara su cabeza. Descubrió cosas que jamás hubiera imaginado, descubrió que su cuerpo era más complejo de lo que ella creía. Olivia llegó finalmente al orgasmo y calló rendida en el sofá tras incorporarse y gritar lujuriosamente.

Entonces Hugo, con su pene todavía erecto, penetró con fuerza a Olivia, quien emitió un pequeño grito que se acalló cuando Hugo la besó. Olivia sentía el sexo de Hugo dentro de su sexo, y pensó que aquella sensación era la mejor que había sentido en su vida, él estaba dentro de ella, eran uno, se sentía fuerte, tenía ganas de gritar, y así lo hizo, empezó a chillar y a chillar, Hugo la besaba sin parar de penetrarla con ímpetu, hasta que de pronto notó una explosión en su interior, seguida por varios espasmos del pene de Hugo; habían llegado al orgasmo a la vez. Conforme las palpitaciones iban disminuyendo, Hugo se dejó caer encima de Olivia, y ésta le abrazó con todas sus fuerzas, y dejó que sus músculos se relajaran. Olivia fue feliz.

Daniela

Hola,me llamo Ronald y tengo 16 años, les voy a contar una historia que siempre me excita,sucedió con mi prima Daniela de 14 años. Para que tengan una idea mi prima es alta,de 1,70 maso menos, tiene un cuerpo espectacular,tiene buen culo y buenos senos,es de tez blanca,cabello rubio ondulado,y ojos verdes claros.

Yo tenia 15 años cuando pasó todo esto. Mi tia habia venido de Francia a Perú a pasar las vacaciones,y dependiendo si cosneguia trabajo o no se quedaba en este pais…Mi tia llegó con su hija Daniela,y se hospedaron en mi casa.Yo no habia visto ni a mi prima ni a mi tia en mucho tiempo,aproximadamente unos 11 años, y me gustaba la idea de tenerlas en casa,ya que siempre he estado en contacto con ellas por medio de internet y me caen muy bien, aparte daniela es casi de mi edad, nos llevamos muy bien y es muy bonita, y a mi me gusta parar obviamente con chicas asi, claro que en ese entonces no sentia nada por mi prima.

Mis padres trabajaban todo el día desde las 7am hasta las 11pm…y mi tia como buscaba trabajo siempre salia durante todo el dia, y yo con mi prima siempre nos quedabamos conversando en mi casa.

Mi tia consiguió trabajo,y tambien se mantuvo durante todo el dia fuera de casa..llegando muy tarde..asi yo y mi prima siempre parabamos juntos,y nos llevabamos muy bien, siempre queriamos estar juntos ya que nos entendiamos como hermanos.

Uno de esos dias me levante muy temprano y fui al cuarto de mi prima pensando que la iba a encontrar dormida,y queria despertarla para que me acompañe a entrenar basket. Mi sorpresa fué que cuando iba a entrar al cuarto escuche un pequeño gemido…me asomé a la puerta y pude ver como mi prima se masturbaba y entre sus chillidos oia mi nombre…eso me exitó mucho, podia ver como entraban dos de sus dedos en su vagina,y veia su rostro cada vez mas placentero.

Yo me hice el loco,como si no hubiese escuchado nada, y entré a su cuarto derrepente para encontrarla asi. Ella al verme se asustó mucho ya que pensaba que estaba durmiendo…aparte de asustarse por encontrarla masturbandose, estaba con roche ya que estaba totalmente desnuda.

Yo estaba apunto de estallar,ya que su cuerpo es perfecto,y era la primera vez que sentia ganas de tirarme a mi prima. Ella me dijo que porfavor no cuente nada, que lo hacia por primera vez y que queria experimentar que se sentía… en ese momento para aprovechar el panico,le pregunté que sentia al meterse sus dedos al coño, y me dijo que sentia mucho placer, y que era algo que no se puede explicar asi nomas… ella avergonzada me preguntó si yo me masturbaba y que sentia… yo le dije exactamente lo mismo…(ella todavia seguia desnuda) y le dije que si queria me masturbaba en frente de ella para que vea ,(no perdia nada preguntandole)… y para mi sorpresa respondió que sí… entonces me baje el pantalón,y saque mi gran pene que estaba tan duro como un tronco…al sacarlo ella soltó un “asu”….y eso me exitó aun mas….me comencé a masturbar… y ella miraba mi pene atentamente… le dije si ella queria cogerlo… y me dijo que si… le puse su mano en mi pene,y comenzo a moverlo… y yo cerré los ojos,y comencé a disfrutar….al poco rato,sentí mi pene mojado,y pensé que ya habia botado mi leche,al bajar mi cabeza, la veo en 4 patas,chupando mi tronco… con muchas ganas… yo reaccioné inmediatamente y le comencé a chupar los senos…y a meterle mis dedos por el culo…ella tambien gemia…comence a pensar en muchas cosas,y entre mis pensamiento confusos,escuchaba un “no pares… sigueee!… ohhh…”

al acabar de hacer eso…me propuso que la clavara… me dijo que queria sentir mi pinga dentro de ella…. yo excitado… la puse boca abajo..y me heche encima de ella… y comencé a saltar…ella gritaba muy fuerte… y me decia que le dolia un poco ya que era la primera vez que tiraba.,.. pero que siga ya que le gustaba mucho… yo ya estaba cansado pero seguia con la pinga parada… y decidí pasarle mi pinga por todo su cuerpo… ella me acariciaba los huevos… y yo le cogia los pezones… y con uno de mis dedos exploraba su gran vagina linda y virgen.

Despues de ese breve descanso…se puso boca arriba… y me dijo que la embarace…. yo un poco inseguro…. le dije que no… ya que era una responsabilidad para mi si pasaba algo….ella me dijo que me amaba y que queria que yo fuese el padre de sus hijos…y que en verdad queria sentir mi gran cosa dentro de su vagina humeda….

Yo como tambien la amaba de verdad… decidí hacerlo… y estuvimos por un largo rato en esa situacion, estuve dandole,por aproximadamente 15 minutos… fue una experiencia inolvidable… gemia como perra… no saben como estuvimos en ese momento… ella era la mujer mas rica que habia visto… y queria sentir mi pene dentro suyo! … yo estaba feliz… y estaba gozando tanto ella como yo….

Al acabar…todo esto..decidimos ser pareja…y practicar esto cuantas veces queramos y asumir las consecuencias….yo al solo hecho de parar con ella me exitaba porq no se imaginan que mujer es!….y cualkiera quisiera que ella le lamiera el pene….pero ella solo es mia….y solo goza por mi….escojan a sus primas….y haganselo…de hecho les va agustar…es un buen consejo…ellas esperan su pene dentro suyo….

Mel 2

Hola amigos, como les conté acabé de tirarme a mi sobrina política Mel, como les conté ha pasado todo el fin de semana conmigo…

Pues retomando lo que hemos hecho nos hemos pasado la noche cogiendo como locos, no puedo creer que a sus 14 añitos sea una leona en la cama, hemos acabado de comer y en lugar de tomarse la coca cola ha preferido mi leche….

No sé realmente que hora es, tampoco me importa, acabo de levantarme y Mel ya se ha ido con su madre; pues ayer en la noche luego de la cena hemos vuelto a mi habitación hemos comido y pasado todo el día desnudos, acariciándonos, tocándonos, besándonos; no sé como ha hecho esa niña para que mi pija pase todo el tiempo parada, pero la verdad es que nos acostamos luego de la cena y ella se encontraba fascinada con mi verga la acariciaba, la lamía y le daba besos, me dijo “Juan, me gusta que me llenes con tu verga” eso me excitaba muchísimo a cada palabra suya la deseaba más; empezó a lamer mi verga con ganas la tenía tan dura que me dolía de solo sentirla así, pero las caricias que ella propinaba con sus labios me volvían loco.

“Mel, disfruto mucho de tu cuerpo….. pero creo que ahora debemos dormir un poco”. Le dije para descansar, pues esta niña me tenía tan alborotado que perdía el control de mis actos y del tiempo… “No Juan, no… es solo esta noche quiero más de tu leche..” me dijo, mi razón estaba por los aires y mi deseo también…”Mira nena, también te deseo mucho, pero ahora debemos descansar, te daré una sorpresa al despertarte, he?”

“Esta bien Juan, pero júrame que tu leche estará en mi boca otra vez, quiero tragármela”,
“Bueno mi amor, ahora duerme SI??” Así se durmió la putita hermosa que estaba a mi lado, ya temprano, tipo 7 de la mañana me desperté y no la encontré. Me levanté desnudo como estaba, la encontré en el baño, sentada haciendo sus cosas, me saludo con un “Hola mi amor, ya esta listo mi fuente de energía??”
“Claro mi reina” le conteste, “Pero debemos tomar un baño, lo de ayer me ha dejado exhausto y un buen baño puede reanimarme”
“Pero que no sea con agua fría, ja ja ja ja” (Para aquellos que no conocen el inicio, me encontró bañándome con agua fría, y vio mi verga escondida)

Reíamos muy divertidamente, abrí las llaves de agua, se encontraba tibia; me senté en la tina de baño a esperar que mi hembra entré, terminó de hacer lo suyo y de forma muy infantil saltó sobre mi, entró de golpe en el agua, la sostuve, le dí la vuelta y así quedo sobre mi cuerpo pegando su hermoso culo sobre mi herramienta. “Juan, quiero la sorpresa ya… no te hagas el tonto”… La miré, acaricié sus deliciosas tetas y le dije: “Amor, ahora serás mía completamente..” Ella suspiró, acaricié todo su cuerpo, y mojados como estábamos nos fuimos a nuestro nido de sexo, se acostó mirándome y abriendo sus piernitas… le dije ”Amor… no….. ese huequito, ya lo saboreé; ahora le toca al otro huequito..” Me miró con cara de susto…”No Juan, si este huequito que te desea me dolió, el otro es más pequeño… me da miedo”.

Le dije que no se preocupara, que tendría el mayor cuidado y que cuidaría como cuando la desvirgué. Es así que se levantó me dio un beso en la boca muy apasionado y me dijo al oído:”Si mi amor, debo ser toda tuya..” La puse en cuatro patas, lamí su negro agujerito, lo acariciaba con mis dedos empecé a introducir uno, le daba vueltas a que se vaya acostumbrando, ella solo gemía, luego de un momento empecé a introducir el segundo dedo, ella reventaba, creo que se vino unas 2 veces. “No aguanto más mi amor, dame, dame por el culo, rómpemelo prontoooooo..” Me hacía de rogar, me fascinaba ver ya tres de mis dedos abriendo ese virginal y delicioso agujero, cuando contemple que ese bello culo estaba listo para recibir mi verga, me levante, me acomodé entre sus nalgas y le dije:”Lista mi amor, esto es para que sepas quien es tu macho de ahora en adelante; esto es para que veas que ningún otro cabrón te puede coger sin mi permiso…” Se lo empecé a meter, era delicioso sentir mi verga en su culo, empujaba de a poco, hasta que pude sentir como mis huevos se toparon con sus labios vaginales, era increíble ver esa escena mi verga metida hasta el tope de ese bello y joven culo.. empecé a moverme lento, y a medida que Mel gozaba se lo introducía más rápido y más fuerte, la escuchaba gritar, mientras mordía la almohada, estaba loca de placer y yo en el paraíso del sexo… que delicia llenar ese estrecho culo, era hermoso sentir mi verga tan apretada y escuchar sus gritos….

“amooooorrrrr… me corro, me corrrrooooo en tu cuuuloooooooo…. Aaaaahaagggg” y terminé como un loco, no me retiré hasta que mi verga quedó flácida, la deje perder su poder metido ahí dentro…. Cuando se la saqué mi leche le escurría entre las piernas, ella se las tocó y al sentir mi leche en su manito, me miró y me dijo:”Que cabrón eres, sabías que quería esa leche en mi boquita, y ahora quien me alimentará???” Le dije que no se preocupe, que aún había tiempo, me recuperaría y se la daría…. Pasaría algo de una hora cuando me volvió a sacudir la herramienta, besaba y mamaba con desesperación mi verga… buscando su tan ansiosa leche… Me tuvo así algunos minutos hasta que sintió que mi leche llenaba su boca… se la tragó toda, yo realmente no podía más, casi 24 horas de sexo sin parar era para morirse…

Nos bañamos, comimos, y hablamos del asunto, le dije que no debía decírselo a nadie pues nos traería problemas, ella me miró y dijo:”acaso crees que soy boba??, nadie debe saber nada, pues estoy segura que me querrán quitar mi fuente de leche” mientras me decía esto me apretaba el paquete, que se volvía a poner duro y ella con sus ojos muy abiertos en espera de sacarlos de mi apretado pantalón… Hubiera sido así si en ese momento no hubieran entrado mi mujer y su hermana, saludamos y mi cuñada le dijo:”Hija, debemos irnos, tu padre me llamó y que ya se encuentra en casa”

“Voy enseguida mami”… La acompañé al cuarto a recoger sus ropas, entramos y se dio la vuelta, me abrazó y me dijo:”Quiero pasar más tiempo contigo” Me besó muy ardientemente, mi verga no podía más, se levantó inmediatamente, pero ya no había tiempo. “Ven cuando quieras, y nos daremos modos mi putita rica” Sonrió, salió corriendo y se fue con su madre, mi mujer se me acercó y me dijo, “Como se ha portado mi sobrinita??” Le dije que muy bien que no había conocido niña más educada y obediente que ella. Mi mujer me ha contado que su hermana se encuentra en un grupo de ayuda social, por lo que se ausentarán los sábados por las mañanas ayudando a gente necesitada.

Me arreglan las cosas con Mel, pero aún más con otra sobrinita de 16 años, la hija de mi hermano… Haré lo posible por tener un triple encuentro con ellas… mi sobrina será mía cueste lo que cueste..

Jujolee666@yahoo.com

Mi esposa tomada

Me tendria que dar verguenza contarles mi relato de esta navidad pasada, pero todo lo contrario me exita demaciado el saber como la pasamos esa madrugada despues de Navidad, Mi esposa Maria tiene 29 años y yo le gano con uno, Todo comenso con el juego de domino despues de la noche buena, los niños abrieron sus regalos como ya es costumbre y cercas de las 2 de la mañana solo quedabamos 4 adultos despiertos, Mi esposa, yo , su sobrino y un compañero de mi trabajo, A esas horas de la madrugada ya estabamos un poco tomados pues el castigo al perdedor, era tomarse un pequeño vasito de vino puro, Estabamos los tres parejos pero mas mi compañero de trabajo se miraba que perdia de mas y fue el primero que se levanto de la mesa y dijo me tengo que retirar estamos cercas del amanecer y si tomo mas no podre manejar, se retiro dejandonos solo a tres, Ya estabamos muy entrados y el sobrino de mi esposa (23 años cumplidos) sujirio que siguieramos con el juego a lo cual mi esposa me sorprendio pues dijo que si lo cual no me quedo mas remedio que aceptar aunque estaba ya demaciado cansado. Cercas de las 4 de la mañana mi esposa ya estaba bien tomada y yo le seguia de muy cerca, el unico que se miraba traanquilo era su sobrino, que es muy bueno para el domino por eso el casi no perdia, mas mi esposa es la que mas perdia y cuando ella se tomaba su castido yo la seguia con otro para que no se sintiera mal. Se paro ella para ir al baño creo a bomitar mas cual fue la sorpresa que me grita desde adentro que necesitaba ayuda a cual nos paramos de rapido y corrimos al baño, cual fue nuestra sorpresa al abrir la puerta esperabamos mirala bomitando o tirada en el piso, lo cual no puedo olvidar la cara de admiracion de su sobrino al mirar a su tia sentada en la taza del baño,con la cabeza reclinada hacia tras y su falda hacia arriba de la cintura, con su tanga por debajo de las rodilla y las piernas bien abiertas y con una mano metiendose dos o tres dedos masturbarse bien rico, Ella no se dio cuenta de que estabmos los dos hay y despues de unos segundos de aquella rica ecena, su sobrino se retiro sin decri nada, Me meti al baño y cerre con seguro, fue cuando ella voltio la cara y me miro solo, y me dijo, te estaba esperando anda, meteme tu pito ahora que estoy bien caliente. Sin decirle lo que habia pasada antes la penetre sentada en la taza pues no podia pararse por lo tamada que estaba, bien recuerdo como gritaba y jemia mas que de costumbre, yo solo trataba de decirle que se calmara un poco pues su sobrino estaba afuera esperandonos para seguir el juego, mas ella me decia al carajo con el juego, cojeme que importa que oiga todo el mundo, eres mi marido y tienes derecho a penetrarme cuantas veces quiera y donde yo quiera, Pasaron cercas de 5 minutos y no pude terminar, pues ella la vencio el sueño y no me concentraba en lo que queria hacer, Y claro no se me olvidaba que alguien mas habia mirado a mi esposa masturbandose. Le saque mi pene de su vajina y espere un momento haber que pasaba mas ella se quedo profundamente dormida. creo que paso mas de media hora cuando escuche un toquido muyt despacio en la puerta, … Todo esta bien? decia su sobrino, .. Yo casi estaba igual que ella dormiendome por el cansancio y el alcohol, mas reaccione donde estaba y mire a mi esposa recargada sobre el lavamanos , sentada en la taza ya con la tanga asta los tobillos y muy desrreglada por lo tamada que andaba. De nuevo otro toquido en la puerta…. Estan Bien?…. Me acomode mi pantalon y me levante como pude y fui a quitar el seguro de la puerta, la habri lentamente y el estaba hay en la puerta, Por tecera vez pregunto.. Estan bien?.. A lo cual no le respondi nada solo le señale donde estaba su tia, De nuevo volvio a poner su cara de asombro al mirar a mi esposa semi-desnuda de la cintura hacia abajo, Intento retirarse de nuevo pero esta vez yo le dije, Me ayudas a llevarla a su cama? no puedo yo moverla y ella no se puede quedar aqui, mañana que despierten los niños no me gustaria que la miraran asi. Solo movio su cabeza aceptando mi peticion, y se acerco e ella y me dijo, puede acomodarle sus ropas y yo me la llevo a su cuarto? No puedo, ayudame tu, Se lo dije sin ningun morbo a malicia, pues es su tia que podria pasar entre familia. Con mucho cuidado levanto su tanga de sus rodillas y trato de endederarla para asi poder subirle sus prenda intimas y acomodarle la falda, mas al sentir ella que alguien la levantaba , empeso a decirme… cojeme de nuevo estaba soñando algo bien rico, y como no podia ni pararse en pie propio, no pudo mirar que era su sobrino quien estaba tratando de ayudarla, yo le hice la seña, para que se callara y ella trato de besarlo y agarrarle el pene por encima del pantalon, apuento estaba de sentarla de nuevo en la taza el, cuando le dije, anda, llevala al cuarto para que se duerma, esta demaciado borracha y no sabe lo que hace, Mas despues de mirar a mi esposa, intentar besar a otra persona y agarrrarle el pene, me encedio por dentro pues esa es una de las fantacias mas comunes en los matrimonios, Mirar a tu pareja con alguien mas cojiendo rico. con tropiesos y poco a poco nos dirijimos al cuarto, Su sobrino llevandola como podia, y ella tratando de besarlo y agarrandole el pito y diciendole de nuevo … anda cojeme rico papacito, como ati te gusta, dejate la mamo y si esta vez si me das por mi chiquito, ahorita estoy bien caliente, yo detras de ellos dos mirando y escuchando todo, y bein exitado por lo que estba sucediendo, llegamos al cuarto y predi la luz y el la trato de acomodar en la cama, yo me quite la chamarra y el pantalon y su sobrino rapidamente trato de salir del cuarto a lo cual lo detuve y le dije… Hey !! no vas a dejar dormir a tu tia asi como esta, toda mojada y fermentada a vino…. cambeale su pijama…. esta colgada en el closet… la color amarilla es su favorita… poncela y te duermes en la sala, hasta mañana, que tengas buenas noches….. Y me hice el borracho y me tire al lado de mi esposa… (esto se lo habia dicho yo a el con la intencion de mirar asta donde llegaba al mirar a mi esposa completamente desnuda)….. No hacia nada y yo boca abajo solo esperaba y escuchaba que hacia… no escuchaba ruido alguno…. pense nunca se animara a tocar a su tia tomada. No terminada de pensar cuando escuche abrir la puerta del closet, mi corazon latia al cian por ciento… Creo lo va hacer… Senti como cuidadosamente se incaba en la cama para asi poder quitarle las ropas a su tia, que al sentir eso ella como que quiso despertar, se quedo inmovil y yo solo le dije, apaga la luz, ella no duerme con la luz prendida. Creo un poco molesto se levanto y apago la luz y de nuevo senti cuando puso sus rodillas de nuevo en la cama y cuando movia el cuerpo de mi esposa hacia la orilla para poder camberale su pijama, Mi exitacion estaba al maximo el saber que estaba un hombre mas con mi esposa en la cama y yo estaba cerca de los dos, Lo primero que le quito estoy seguro fue su falda, pues me parecia sentir como la tomaba por la cintura y le levantaba poco el cuerpo para asi poder sacarle sus ropas,Estoy seguro que se quedo un rato acariciandole su vagina, pues yo estaba boca abajo y solo me inmajinaba que estaba haciendo, momentos despues senti que le levantaba de su cabesa para poder quitarle su blusa, acto seguido no se escucho ningun ruido de nuevo , mas mi esposa ya estaba desnuda solo con el brassier puesto y un hombre de rodillas cercas de ella y yo “dormido boca abajo bien borracho” Pasaron mas de dos minutos y nada pasaba, yo me moria de curiosoda que estaba ela haciendo que yo no escuchaba nada…..El siguiente movimiento fue cuando el se bajo de la cama y quedamos solos mi esposa y yo… pense Chin*&^%$!! no paso nada… a puento estaba yo por quedarme dormido cuando senti que el cuerpo de mi esposa era retirado con mucho cuidado de mi lado, no me movi ni hice ningun movimiento, solo me puse bien atento a escuchar que pasaria… Lo siguiente que escuche fueron jemidos de placer de su sobrino y unos movimientos que producia la cama al moverse el cuerpo de mi esposa, como es posible que se este moviendo ella si la estoy escuchando roncar…. puse mas cuidado y cuando mas recio se escuchaba el jemir, mas rapido el cuerpo de mi esposa se movia, no pude mas y me arriesgue a darme vuelta para mirar que estaba pasando, es cuestion de segundos cuando el estaba ya jemiendo recio y mi esposa moviendose mucho pude voltearme lo cual al instante el dejo de jemir y de nuevo nada se escucho…. ya estaba volteado pero seguia yo dormido…. Que hago? fingi roncar y seguir dormido para mirar que era eso que estaba escuchando, muy poquito abri un ojo y cual fue mi sorpresa mirar a su sobrino con un tremendo pene en la boca de su tia dormida…No se movia y solo me miraba a mi … le di mucho mas confiasa cuando volvi a roncar y cerre fuertemente los ojos. Ya habia mirado que eran esos jemidos y movimientos en la cama… El la estaba forsando a que le mamara su pitote. Acto seguido al mirar que seguia completamente dormido, volvia a moverse poco a poco y de nuevo se volvio a escuchar los jemidos de su boca y el meneo de la cabesa de mi esposa controlada por una mano de su sobrino, ahora si podoa ,mirar un poco, pues la luz estaba apagada y solo se miraba el resplandor de la iluminacion de el pasillo, No lo podia creer, mi esposa estaba mamando otra verga delante de mi y o no decia nada, todo lo contrario empese a sentir mi pene que se ponia duro como una piedra. Mas eso no seria todo, pues su sobrino al mirar que nada pasaba conmigo y ella tampoco despertaba, mire como la jalo de la cintura hacia la orilla de la cama, dejandola como incada en la cama, con las rodillas al piso y de su cintura hacia arriba en la cama, era lojico, lo que hiba a pasar enseguida. Yo clarito mire cuando el se bajo sus jeans y se sacudio su enorme pene, unto un poco de saliba en su cosa y se inco detras de mi esposa…. tardo unos segundo en encontrar esa linda cuevecita que yo me la e cojido rico, yo miraba como se acoplaba detras de ella y estoy seguro que son las rodillas separo sus piernas, pues una mano segui deteniedola para que no se cayera completamente de la cama y la otra estaba preparandose para la penetracion, casi podia sentir la lenta penetracion de ese enorme pene en la cuevecita de amor de mi esposa, pues ella solo dejo escuchar un jemido de placer en sus sueños… lentamente empeso en moviento ya conocido por todos, lo cual se hiva acelerando poco a poco, mi esposa intento despertar pues creo nunca habia sentido tal tamaño penetrandola, y entre sueños y despierta solo decia… Hay mendigo que vergota te cargas hoy.. asiiiiii metemela toda…..massss… hayyyyyy….pense que despertaria y todo se vendria abajo, pero por placer o por borrachera no podia habrir los ojos, solamente se movia al ritmo de la cojedera,a esas alturas su sobrino le valia…. la tomaba por la cintura y le daba unas fuertes metidas de pito, con fuerza y rapidas lo cual hacia casi gritar a Maria de placer….. yo no podia mas y empese a masturbarde lentamente, esas ecenas eran mejor que cualquier pelicula pono… Mirar a mi esposa cojiendo con otro en mi cama y yo precensiando todo…. parecian pareja ellos dos,,, ella gritaba y jemia de placer pero el no decia nada solo se preocupada por penetrarla duro y rapido…Maria decia mas rapido me vengo …mas rapido…haaahhhh, yaaaaaaahh,, hayyyyy que rico palote me echaste mi rey…..No te muevas …. esperate dejame gozar rico este orgasmo… el obedecio y se que inmovil….. segundo despues ella empeso el movimiento de nuevo mucho mas lento…. y solo dijo… termina y me limpias donde los eches” se quedo inmovil de nuevo mas dormida que antes, pues havia gozado de un rico orgasmo.. fueron pocas las movidas que le propino su sobrino de nuevo, cuando se volvio a quedar inmovil… Pense “termino, dento de ella?… Cabrón”…. mas no, no havia terminado pues un gritito de dolor me volvio a la realidad al escuchar a mi esposa decir…. despacito…. despacito si me lo vas a meter por hay”, me estoy secando damelo despacito y solo un ratito que me quiero dormir ya…..seguro estoy que se lo saco de nuevo y se unto saliba pues fue lo que escuche de su boca salir…saliba. Rapidamente se volvio poner detras de ella y esta vez se la penetraria por el chiquito…. solo jemidos de dolor escuchaba de mi mujer y decia… Yaaaa!!! ya no lo metas… me duele mucho, ya sacalo o termina pronto…me duele mucho… El no decia nu una palabra.. solo se preocupaba por cojerse a su tia por el chiquito. No creo que se lo haya metido todo pues estaba muy grande para caberle en eso hoyito tan cerrado…. por fin enpeso en meneo pero esta ves los quejidos de mi esposa no eran de placer… si no de dolor, pero el movimiento no paraba,,,, Ya!!! ya!!! y Termina por favor, me duele y el sobrino solo pujaba de placer, por fin termino pues se escucho un suspiro de felicidady acto seguido se retiro de la espalda de mi mujer, que se quedo inmovil y solo lamentandose un poco. Rapidamente mire como se salio de la recamara y dejo a mi esposa asi como estaba y ami con mi verga bien parada, que no quise teminar, pues ella estaba jemiendo de dolor y yo no me consentraba, despues de creo 5 minutos ella como pudo se subio a la cama se acerdo a mi lado me dio un tierno beso en la boca y me dijo … gracias mi amor… nunca olvidare esta linda Navidad….?????

Mi madre paso a ser mi mujer (10)

A partir del episodio de la sobada general con mamada de tetas y la posterior tragada masiva de lefadas de mis amigos por mi madre, la popularidad de “la melones” subió, si bien que de forma bastante discreta, casi en secreto, los comentarios nunca delante de mi, pero me enteraba, claro y a veces los veía gesticulando con signos evidentes, descriptivos sobre los melones de mi madre o sobre la mamada que le había pegado. “La melones” había resultado una “comepollas” y una “tragaleches”, vaya, “la mamona”.

El único que no se cortaba de comentármelo era Armando, se había quedado con muchas ganas de follarse mi madre.

– Con lo que le gustan los rabos, tu madre tiene pinta de follar de muerte, tengo que tirármela. ¿No tendrás inconveniente, no? – me miraba a ver qué cara ponía – Total, no creo que sea nuevo para ella, seguro que se la tiran a menudo, quiero decir tíos que no son tu padre, no hay más que ver lo que le gustó comerse los rabos de todos y lo caliente que se puso tragándose las lechadas – no tuvo ninguna información de mi cara, impasible.

– Lo hizo por mi, tío – le miré – supongo que podrías tirártela, pero más adelante – de momento yo tenía otros planes, lo primero preñarla, y estaba muy ocupado con mis otras putitas.

– Tiene que ser la hostia meterle el rabo mientras te ahoga con sus tetazas.

Lo dejé correr, de momento, aquella tarde me fui con Sara, que estaba ansiosa por aprender. Su padre me miró con una expresión no demasiado simpática, pensé que estaba jodido porque intuía, si no sabía, que me la había tirado y ya no era virgen. Pero yo a lo mío.

En la habitación de Sara, ella me pidió que la enseñara a besar. Así, que obedecí, labios, lengua, comida de boca…primero de pie, luego ya en la cama, hasta que se me puso la polla a mil.

– Sara, colega, que esto me excita una barbaridad…y ya sabes lo que me pasa.

– Ah, ya veo ¿Y no quieres que te pase? No te apetece follarme…

– Claro que sí, por eso, pero entonces como mi putita, ya sabes…

– Si, naturalmente, seré tu putita…enséñame a follar…colega.

– Ok, colega – me senté en la cama dispuesto a disfrutar – lección 23, provocando erección. Ponte de pie enfrente y desnúdate, putita. Primero de arriba, a ver esas tetas. Ve subiéndote la camiseta, ummm así, preciosa, sácatela –me hacía caso, obediente, cosa que me ponía mucho más – muy bonito ese sujetador, inclínate…así, insinúa, date la vuelta, de espaldas…ahora quítate el sujetador…ummm, tápate las tetas con las manos y date la vuelta…así, no las enseñes aún, menéatelas, magréatelas…estás muy excitante, putita. Quita las manos…enséñalas…uauuuu, buenas peras…pellízcate los pezones…las manos detrás, y menéalas, que boten…ofrécelas…dilo, di qué te gustaría

– Um, toma mis tetas…tócamelas…ummm…chúpamelas…

– Más obscena, Sara, muévelas…que te guste…entrégamelas, siente deseo de que te las trabaje…

– umm, mámame – las movía encantadora y sexualmente – son tuyas…hazme lo que quieras….te doy mis tetas…¿así?

– Más…ponte furcia…

– Ufff…cómeme…dioss…saborea mis pezones…

– Ven a dármelas, putita, en la boca…voy a comerte esas peras de puta…voy a chuparte hasta que el pezón me toque la campanilla – no fui excesivamente brusco, le fui lamiendo, le sujetaba las manos detrás, una delicia de tetas, por estrenar mamada, una fuente de placer cuando me las meti en la boca y se las mamé, gimió de placer y de dolor, pensé que de mayor serían tipo melones – te gusta, ¿eh colega?

-Uuuuaaauuuu…siiiiii, qué gusto…- le mordí el pezón – aaaaaaaaaaaaa…colega…joder…me has mordido…duele…- pero no se apartaba, así que le volví a morder – aaaaaaaaaaaaa … cabrón…muérdeme…siiii…la otra…uuisssss…joder si me gusta…me baja de los pezones hasta el coño… -estaba abierta con una pierna a cada lado de mis rodillas, la senté y entro en contacto con mi polla —uuuummm me vas a follar… – movia su coño contra mis huevos – aaaaaaaaaaaaa cómeme las peras de puta…me vas a meter tu polla…

– Aún no putita, primero acabamos la lección, ahora me vas a ofrecer tu chocho, ponte de pie y súbete la faldita poco a poco, – se levantó, realmente estaba excitante con su minifaldita y las tetas al aire – ummm realmente sexy- la aguantaba por encima de su tanga- …así, ahora mueve la cadera, ummm biennn, quítate las bragas pero no la faldita – lo hizo – levanta la falda y enséñame tu chocho, ummm así…separa las piernas…más…más…despatarrada…estás muy guarra así, me gusta tu chocho expuesto, ¿quieres que te lo folle?…muévelo…ofrécemelo

– Uuuuuuu siiii, quiero que me folles, sí, que me metas la polla – se movía sensualmente – toma mi chocho…es tuyo…¿lo hago bien?…me gusta…

– Antes te lo vas a tocar, mastúrbate un poco – no tuve que repetírselo, con una mano mantenía la faldita subida y con la otra se hacía un dedo, gimiendo – así me gusta, bien despatarrada, que me estás calentado, colega, mírame a los ojos, buena putita, te estás pajeando obscenamente, pareces una guarra calentorra.

– Oooh soy una guarra calentorra que me masturbo delante de un tio….aaaah qué morbo….me miras masturbarme…joder…me excita hacer esto….me voy a correeeeeerr – le daba más rápido y le vino un orgasmo allí mismo, pero no pudo aguantar de pie, se dejó caer de rodillas y se apoyó en mis rodillas –aaaaaaaaaaaaaaaaaaa …bestial…uuuuffffffffffff , aaaaarffffffffff.

– Impresionante, colega. Aprobada con excelente. Me tienes el cipote bien tieso. Vaya pajote, se la levantarías a un muerto

– Ummmmm, qué guapa la tienes…- me la agarró y me la menaba – uff estoy empapada…qué gorda y dura, mmmmm ¿puedo comértela un ratito? – asentí con ganas y Sara la empezó a chupar con deleite, suavemente – ummmm me encanta, no imaginaba que me gustara tanto comer polla…¿sabes? Te hice caso…ayer…le chupé la polla a mi padre, colega, flipó el tio, y hasta que se corrió en la boca.

– Jajaja, putita eres…te sobaba las tetas, claro, uauuu qué bien me la chupas…

– Jejeje, sí. Claro que le provoqué un poco, me tumbé en el sofá con la cabeza en su regazo, es su posición preferida para sobarme. La verdad es que tenía ganas, le he cogido vicio a que me sobe las tetas después de tanto tiempo haciéndomelo, y me desabroché el pijama para que me las sobara bien, se puso a mil, le noté la polla dura, le apoyaba la cabeza allí, sin decirle nada se la toqué, uff, no creas que él tampoco dijo nada, me las sobaba con más ganas, así que se la saqué por fuera del bóxer que usa de pijama y me la metí en la boca, joder, flipaba el tío, resoplaba pero no decía nada, solo me sobaba, ufffff se corrió enseguida.

– ¿Te gustó su leche?

– Siiiii, me excité muchísimo, pero me echó mucha menos que tú.

-¿Te gustó la polla de tu padre? – seguía jugando con mi polla en la boca – no pares de chuparme la polla, Sara.

– Ufffff, pensaba en ti, mi segunda polla mamada, aunque no es tan grande como la tuya, ni mucho menos, pero me gustó, me daba mucho morbo que fuera mi padre.

– Me has puesto a mil, Sara, voy a tener que joderte, colega. ¿Te apetece?

– Joder, sí, sí que me apetece, jódeme bien colega. – se incorporó con la intención de empalarse pero la detuve – tengo ganas de notar tu polla dentro otra vez.

– Hoy te enseño algo nuevo colega, a follar como una perra, te voy a poner a 4 patas y te voy a montar como las perras.

-Ufff, ¿en el suelo? Eso es muy sucio y humillante, ¿no?

– Yo creo que has de saber lo que es estar montada como una perra, conmigo aprendes de todo y luego ves si te gusta o lo que no.

– Ok, fóllame como una perra.

– Sí, pero antes ponte de pie, de espaldas a mi – se puso – abre las piernas, inclínate hacia adelante.

Para mi sorpresa y deleite, resultó que Sara era muy flexible, había hecho gimnasia clásica y prácticamente quedó doblada tocando el suelo con la palma de la mano, ofreciéndome la visión de su chocho totalmente abierto y sus tetas entre las piernas.

– ¿Así, colega?

– Joder, Sara, esto es mejor de lo que pensaba – me arrodillé, le cogí de la cabeza y le metí el rabo en la boca – traga rabo, puta, mientras te como el chocho –increíble la comida de coño que le hice mientras me chupaba el cipote en esa postura tan buena, mientras gemía fuerte. Paré al cabo de un rato – ahora a 4 patas, zorra – se puso – pídeme que te folle.

– Fóllame, colega, jódeme, quiero sentir tu polla dentro – me puse detrás de ella y le metí poco a poco el rabo –Aaaaaaahhh siiii qué gusto….gracias… colega…me gusta como una perra…

– Me estoy montando una perra, Te doy lo que mereces perra, tu ración de rabo,¿ lo sientes bien en tu coño de perra? – la bombeaba duro agarrándola de la cadera

– Uffffffff qué gorda la siento así…aaahhhhh…me excita que me llames perra…me gusta joder como una perra…ummmmmmmm…qué maravilla colega…

– Jodida como mi perrita, diosss qué estrecho tienes el chocho, puta, qué gusto jodértelo…estás muy buena Sara…un placer darte rabo.

– Aaaaahhhhh me encanta joder así…sigue, porfa, siiii, sii me encanta tu rabo…uuuuuh me voy a correr como…ufff…como una perraaaaaaaaaaaaaaaa

Le di palmadas suaves en el culo y ella se meneaba gritando y gimiendo, la llamaba perra y ella repetía perra, perra…..nos corrimos los dos, yo volví a dejarla llena de leche el coño, pensé que debería tener más cuidado o la preñaría. Pero lo pensé después, echados sobre la cama, recuperándonos.

– Gracias colega, qué gusto me has dado…te ha gustado a ti también…

– Gracias a ti Sara, me encanta enseñarte, estás buenísima y me lo paso de muerte jodiéndote.

– En serio, Roger, ahora sé que me gustan los tíos y he perdido el miedo…pero…me sigue gustando ver un par de tetas…y no sé cómo…

– Te conseguiré una tía, colega, así acabarás por saber qué te gusta más…mientras sigue chupándosela a tu padre, que seguro que repite hoy…

– Ummmmm, ¿me conseguirás una chica? Ufff colega, me pone de pensarlo…

-Ey, ya te desfogarás después con tu padre que yo necesito la leche que me queda para …otra.

-Ya, ya sé, para tu madre. yo…es tan guapa y sexy tu madre…

– Umm Sara, no sigas que nos liamos…

Nos despedimos con unos morreos intensos, la dejé desnuda en la cama, al salir me despedí de su padre, que me preguntó si Sara aprendía bien…le dije que a pasos de gigante, que se acercara a verla…y pensé “y fóllatela si te atreves”.

Preñando a mi madre

Mi madre dejó de tomar las “precauciones” al uso en aquellos días para evitar el embarazo, pero tampoco nos dijo nada a mi abuelo ni a mi sobre cuándo lo hizo.

Pero sí que noté que iba, no diría que más caliente, porque siempre iba así, pero más deseosa, más receptiva. Cada semana pedía un encuentro a tres con su padre y yo. Y además, se me ofrecía en casa más a menudo, prácticamente no llevaba bragas nunca, y no perdía ocasión de mostrármelo, de esas maneras que las mujeres como ella saben hacer. Entre sentarse enfrente y abrir los muslos, agacharse explícitamente delante de mi o acuclillarse abriendo los muslos, mirándome divertida, sabiendo el efecto que me causaba, sin disimulo alguno, explícitamente mi madre pidiendo polla.

– Joder, mama, estás muy guarra estos días, todo el rato con tu chocho por ahí pidiendo caña.

– Me gusta que sepas que estoy en celo. Si vas a dejarme preñada, vas a tener que follarme mucho, pero…hijo…deberías hacérmelo de otra manera.

– ¿De otra manera? ¿Cómo?

– Umm hijo, ya llevamos tiempo, me gustaría que el bombo me lo hicieras con cariño. Y así es más seguro que me quede.

-Pero si te quiero mucho…

– Hazme el amor como tu mujer, como tu hembra, y te daré un bebé, cariño.

Dicho y hecho, la verdad es que me excitó mucho la idea. Así que una tarde, nos metimos en su cama de matrimonio desnudos los dos.

– Bésame amor mío, ummmmm, si, así -enseguida entendí lo que quería y me gustó – mi hombre… – la besé por todo el cuerpo, me entretuve en sus delicados pezones y bajé a lamerle el coño, con suavidad – aaaaah sí, sí cielo… – no me entretuve demasiado vi que enseguida estaba empapada de flujo, receptiva. Subí a besarla mientras la acariciaba – mi niño, mi hombre…deseo ser tuya…tu mujer…

– Te quiero…madre…eres mi mujer…- me subí encima y suavemente la fui penetrando

– Aaaah siii, qué placer…amor mío…hazme tuya… siiii…déjame encinta cariño…quiero darte un hijo…un hijo tuyo y mío…siiiii…- la penetraba con ritmo suave pero a fondo –aaaaaa muy dentro hijo mío, más, siiiii…hazme la madre más feliz del mundo…aaaaaaa

Fue el primero de una serie de polvos encantadores, tiernos y muy placenteros, mucho, aprendí que era más receptiva así para poder quedarse preñada y con más voluntad.

Estoy convencido que aquellos días fueron en los que se quedó encinta de mi.

El profe y la colegiala de Pilar

Había quedado con el profe de mates, ya quería tirarse de nuevo a mi Putette. Me pareció bien y justo. Él seguía tratando a Sara como habíamos quedado y eso me había posibilitado desvirgarla y jodérmela a gusto. Así que preparé una sesión con Pilar de prostituta. El profe me pidió un capricho, que Putette fuera vestida de colegiala, con unas falditas plisadas, una camisa blanca, corbatita y medias blancas hasta la rodilla, dado su cuerpo aniñado, excepto las tetas de pera con su largo pezón, le apetecía una barbaridad pensar que se tiraba una adolescente, también me dijo que le había quedado pendiente metérsela por el culo. Joder con el profe, pensé, así que le apetece dar por el culo a una nena.

Pilar era la putita idónea para eso. Así que la llamé.

– Hola, puta. ¿Estás sola?

– Hola, n-no, ¿qué tal?

– Ah, ok, disimula, veo que tu cornudo está por ahí.

– Sí, ahora estamos aquí relajados, jeje, sí, a ver si nos vemos un día – hizo un aparte para informar a su marido que era una fulanita, una amiga.

– Bien hecho puta. Escucha, te he conseguido un cliente que te quiere follar y dar por el culo, ya verás lo bien que te lo pasas ¿te va bien mañana?

– Sí, creo que sí, no habrá problema…un rato y así nos vemos.

– Estupendo, zorra, vas a gozar como una marrana. Y yo también voy a joderte y llenarte de mi leche. Seguro que ya te estás mojando las bragas, so ramera, y enfrente de tu marido, oyendo como vas a tener dentro dos rabos, dos tios que te vamos a pasar por la piedra…

– Ah, …sí, de acuerdo…sí, me encantará, ya sabes…

– Claro que lo sé, cada día eres más putota, y te pone hacer de prostituta…hasta mañana, Putette.

Por supuesto, hice que el profe pagara el “uniforme de colegiala” de Pilar y a la hora acordada se presentó en el apartamento. La morreé con ganas y le hice desnudarse entera. La puse delante del espejo y empecé a sobármela, quería que estuviera muy caliente y sabía cómo.

– Mírate en pelota y sobada, me gusta tu cuerpo, estás muy buena – le agarré las tetas y tiraba de los pezones – recuerda que aquí sólo eres una prostituta, has venido a joder, a que te den rabo, a satisfacer instintos obscenos, a que te usen para descargar leche y aliviar los huevos – le bajé una mano al chocho – ábrete zorra, aquí tu coño es público, va a tragar mucho rabo, los que yo diga ¿estás de acuerdo, guarra?

– Uffff síiiiiiii….soy una prostituta…he venido a joder con quien me digas…que me usen para lo que quieran…siiiii…me van a meter muchos rabos en mi coño

– Más, putón – le sobaba el chocho y el clítoris y un pezón – dime más de lo que eres…pienso en tu marido y en tu hijo mientras me lo dices.

– Aaahh sí, soy una guarra…una cerda… una zorra adúltera…quiero joder y que me follen…que me enculen muchos…comer pollas y tragar leche…que me den mucho cipote…aaaaaa

Ya la tenía caliente. Le di la ropa de colegiala y le dije que se la pusiera toda incluso las braguitas pero sin sujetador. Ella se la puso, excitada. Yo ya tenía el rabo tieso, realmente parecía una adolescente, excepto por la cara tapada, con su faldita plisada corta y su camisa ajustada, corbata y medias hasta la rodilla.

– Vas a trabajar de prostituta, Pilar. El cliente quiere joder con una adolescente y tu vas a ser la adolescente, has de hacer bien el papel y dejar contento al cliente. Ya sabes, le gusta que se la chupes, y esta vez quiere saber lo que es dar una tía por el culo, así que serás una adolescente enculada vilmente. Si dejas contento a tu cliente, ramera, después te follaré yo y te enlecharé ese coño de esposa adúltera – me acerqué y la besé en los labios, excitada – sé lo que te gusta…Putette.

Cuando llegó el profe, la llamé y salió.

– Hola Putette, estás guapísima. – Ella sonrió adoptando un aire tímido.

– Gracias profe, espero que lo pase bien conmigo.

– Ummm has sido una niña mala, Putette, espero que serás buena hoy conmigo.

– Sí, profe, intentaré ser muy buena con usted y ser capaz de darle placer – el profe la agarró del brazo y la atrajo hacia él, le levantó la cara y la morreó, ella le pasó los brazos por el cuello, se apretó contra él y le respondió con calentura. Cuando la dejó se fueron hacia el dormitorio y yo me dispuse a ver el espectáculo desde la habitación de al lado, desde el visor espejo que ninguno de los dos conocían.

– A ver Putette, tengo que reñirte porque esta no es la manera decente de vestirse una nena como tú – rápidamente en el papel, el profe y Pilar, de pie, bajó la mirada, también en su rol – esa falda es demasiado corta, incita a meterte mano debajo, lo pones muy fácil –se acercó a ella y le metió mano subiendo al chocho – ¿ves? Seguro que lo haces adrede. Los chicos te meten mano al chocho y al culo.

– Sí, profe, los chicos me tocan.

– Eres mala, Putette – le agarró una teta con la otra mano – y vas provocando sin sujetador para que te las toquen – subió la otra mano y le agarró las dos tetas, apretándolas – Así es como te las soban, seguro, y tú les provocas, ¿les enseñas las tetas?

– Sí profe, les enseño las tetas.

– ¿A ver cómo, Putette, qué haces para que te las vean?

– Así, profe – Se desabrochó unos botones de la camisa, pero sin quitarse la corbata, uff dudé de si no lo habría hecho alguna, vez – me las pueden ver y tocar – el profe de situó detrás de ella y le metió mano a las tetas por debajo.

– ¿Así, guarrilla, así dejas que te toquen?

– Sí, profe, así me las tocan – el tio le amasaba con ganas las dos tetas, cada vez más excitado.

– ¿Y tú que haces, guarra?

– Les toco la polla y se la meneo, profe

– Eres una nena muy mala, ¿A ver como lo haces? – Pilar le bajó la bragueta sin cabiar de posición y le sacó la polla, ya dura, acariciándola – pero que muy mala, ¿Y no se la chupas?

– Si profe, les chupo la polla a los chicos, les gusta – ella se arrodilló de frente a él y le lamió la polla – así hago profe –el le agarró del pelo y le metió la polla en la boca.

– Ummm es una guarrada eso que haces, Putette, no es de chicas decentes, chuparle la polla a los chicos es de putas – le follaba la boca – voy a tener que castigarte- La levantó del suelo y la echó en la cama boca abajo, con los pies en la alfombra, se la miraba excitado y ella esperaba –¿También les enseñas el culo?

– Sí profe, me bajan las bragas y se lo enseño – se las bajó hasta por encima de las rodillas y se levantó la falda – así profe –ufff me estaba poniendo a mil, cómo estaba en el papel, se veía que disfrutaba haciendo de puta. El profe de acercó y le dio dos palmadas en el culo –aaaa.

– Mala nena, ¿y te tocan el chochito así? –le metió mano a su coño.

-Uuu, sí profe, les dejo que me toquen el chochito – le dio una cachetada más –aaa – le metió dos dedos en el coño – uffff sí, profe, así también – le dio otra cachetada – aaaay.

– Muy, pero que muy mala – se la iba follando con los dedos – seguro que te meten la polla, seguro que te dejas follar como una cerda

-AAah, sí, profe, también me meten la polla – le dio otra palmada y le sacó los dedos del coño, para empezar a meterle uno en el culo – soy mala, merezco que me castigue – le dio otra palmada – aaaaah – le follaba el culo con el dedo y pasó a meterle dos, recogía flujo de su coño y se mojaba los dedos para metérselos – aaaaaa, profe….soy mala…

El profe se retiró un poco y se la quedó mirando, la visión era excitante, realmente con sus preciosas piernas parecía una adolescente ofrecida con las bragas medio bajadas. Entonces el profe se le acercó, se bajó el pantalón, se puso el condón y apuntó la polla a su culo.

– Voy a castigarte por mala nena, lo mereces, voy a darte por el culo con mi polla – empezó a penetrarla.

– AAAAAy, sí, sí, profe, castígueme, lo merezco, sí, deme usted por el culo….aaaaah…ufff

El profe acabó por metérsela en el culo y la empezó a bombear sin compasión, excitadísimo, un ratito hasta que se corrió gritando y bufando, Pilar también gemía y gritaba y eso nos excitaba más aún.

Se estiraron en la cama.

– Uffff, Putette, extraordinario polvo, qué buena estás y qué bien lo he pasado. Me ha excitado pensar que le daba por el culo a una jovencilla como tú, y además que estés casada me pone mucho.

Total, esta vez no repitió y se fue encantado de la vida.

Entonces entré yo, con la polla durísima, tenía sentimiento de admiración por ella, cómo había hecho de puta de burdel, le hice desnudarse del todo y yo también, y me acosté. La besé con cariño, me entretuve acariciándola con suavidad y ternura, ella respondió gimiendo suave.

– Pilar, cariño, eres estupenda, una delicia –le besé los pezones, sin agresividad – me encantas y estoy maravillado de tenerte como mujer, no como puta.

-Ooooh, cariño, siiii, quiero ser tuya, tu mujer…tómame…te estimo…- sin más me monté encima y ella se abrió –ummmm, tómame, soy tu hembra…- nos besamos sensualmente

– Yo también te estimo, Pilar, tanto que deseo mucho tener un hijo juntos…- la trataba con cariño, me gustaba y aplicaba lo que me había enseñado mi madre – tú, mi amor, la madre de mi bebé… – la empecé a penetrar suavemente – ummmm que gusto me das…

– AAAAAAAAAAhhhh cariño….qué delicia…sí, sí…quiero darte un hijo, amor mío, siiiiii…. Eres mi hombre…tómame…préñame cielo…deseo parirte un hijo…tú y yo…aaaaaaaaahh siiiiii

( CONTINUARA… )

La defloracion de mi Esposa.

Cuando iniciaron analmente a mi mujer.
Les paso a contar como debuto mi mujer, hace unos años ya. Tenemos una pareja amiga José y Laura, con los tenemos una amistad de años. Son gente alegre, buenas personas un día hablando en una comida de amigos surgió el tema sexo y nuestras experiencias más audaces se asombraron de que mi mujer nunca hubiera hecho sexo anal, un trío y menos intercambiar parejas, no se animaba, les parecía increíble, ella manifestó tener dudas y miedos. Nos despedimos quedando en salir algún fin de semana juntos. Nos vimos en un local bailable como a la semana después de un par de horas como ya nos conocíamos, nos invitaron a su casa. Eran como a las 24.00 .Una casa apartada de la ciudad, un lugar tranquilo muchas quintas (huertas) la rodeaban sin vecinos cerca. Llegamos, pusimos música, alcohol y jugamos a las cartas por parejas, luego bailamos, nos pusimos todos cachondos. Con mi esposa nos dirigimos al amplio dormitorio, muy iluminado y con una cama casi de reyes.Empecé a besar cariñosamente a mi mujer, luego ella dejo caer su minivestido, quedando con el sostén y la braguita de encaje blanco.Le quito el sostén dejando que se vieran sus grandes tetas, rojos pezone , tiro de la tanga hacia abajo dejándola desnudita con su rajita rasurada a la. vista.De repente me di cuenta que nos observaban, eran Jose y Laura, riendo desde la puerta de la habitación, que imprudentemente la habíamos dejado abierta, él tenía una erección por debajo del pantalón y le sacaba fotos con una gran camara con zoom a mi mujer desnuda, estaba tan caliente que no lo notó (normalmente no deja).Meto mis dedos su coño, está muy mojada. La arrojo sobre la cama y le como su rajita.luego me desnudo, lentamente la penetro, bombeo, muevo mis caderas hasta hacerla llegar a un sonoro orgasmo, ahhhhhhh, siiiii, quito mi verga y me la mama hasta vaciarla dentro de su boca, se traga mi esperma. Nuestros anfitriones sonríen y dan vivas.Ella se asusta se tapa sus partes con una sábana y pregunta “-¿Desde cuando nos observan?”-“Vieron todo”-le respondo y se ruboriza… Hacemos una pausa para respirar. Laura lentamente se desnuda por completo, buen lomo, buenas curvas, se acerca a mi mujer, le tira de la sabana con que se cubre dejandola otra vez enteramente desnuda, se ríe con lascivia, le acaricia las nalgas y los pechos firmes, no sabía que fuera bi, porque mi mujer es hetero, Le preguntó si quería probar aquello, algo de lo que hablaron en privado, mi esposa duda, dale anímate confía en mí que ya lo he hecho le dice Laura. Mi mujer no muy convencida pero con curiosidad acepta. Ella busca en su armario y trae un pequeño bolso de manos. Le pide a mi mujer que se ponga en el medio de la cama en posición perrito y cerca de la cabecera. Saca dos cuerdas y unas almohadas extra del armario Pone las almohadas bajo el vientre de mi esposa y le ata cada mano a un barrote de la cama, ella pregunta para qué es y le responde Laura -“Para que no te lastimes”-.
Yo aguardo sentado un sofá y Jose se desnuda ,luego nuestro amigo ya desnudo se acerca al bolso de Laura, sacando una bolsita con un polvo blanco que esparce sobre la mesita de luz a modo de lineas,luego con un tubito de boligrafo las aspira por la nariz, Laura hace lo mismo, ellos consumen antes del sexo.Laura vuelve a preguntar-“¿Estas segura?” y mi mujer responde inesperadamente -“No, no…tengo miedo”-Ante esta inesperada respuesta que podría fastidiar la noche,Laura acude al plan B.
Del misterioso bolso ella saca una nueva bolsita con polvo blanco, un paquetito y desaparece en la cocina, vuelve al minuto con algo que oculta en sus manos y lo tapa con una sábana,luego saca una crema de las que se venden con receta parece Lidocaína un anestésico local que viene con una cánula anal. Inserta la cánula en el ano de la otra y vacía un poco de crema dentro, luego un poco en los márgenes, la extiende con los dedos, unta un poco el la suerficie del coño y dice ahora a esperar 5 minutos, Pasados estos largos minutos…
Laura le dice a mi mujer “-Ahora esto de ayudara a vencer la timidez y a pasarlo bomba”-a lo que mi esposa solo responde “-¿Qué?-” mi mujer no puede ver hacia atrás la han atado, nuestra amiga corre la sabana y deja a descubierto una jeriguilla de 1ml como la de insulina, cargada de un espeso líquido blanco la recoge y sin preambulos le estira la piel de la vulva a mi mujer y habilmente le clava la hipodermica,mi esposa da un respingo, no puede mas que gritar un fuerte y agudo -“¡Hayyyyyyyyyyyyy! ¿Qué me…?”tira inutilmente de sus ligaduras,luego el embolo es bajado y ella vuelve a gritar un inentendible -“Iiiiiiiiiiiiiiiiihhhh! ¡Duele!”.Yo ni pude reaccionar cuando parpadee ya estaba retirando la jeringa vacía, Laura le dice mientras la calma acariciandola, -“Esperamos 30 segunditos hasta que te venga el subidón”-, mi mujer siente como el ardor de coño es superado por una sensacion de calor, esta confusa y no entiende la siguiente frase, -“Luego mi marido te hecha un polvito”- (¡esto no estaba en el guión!, pienso yo) ella solo pregunta –“¿Qué me…metiste?”- como hablan los ebrios con la lengua trabada,él se sube a la cama, con su gran polla parada, circuncidado su piel se retira hacia atrás dejando expuesto todo el glande, lo apoya en la vulva de mi mujer y lo hunde tan rápido que no le da tiempo a ella a negarse,desapareciendo dentro, con movimientos de cadera hace pegar sus huevos en el culo de mi mujer y en el dildo introducido,hundiendolo los otros 2cm faltantes,él pasa sus manos por debajo de ella,apretandole sus tetitas, a la vez que le susurra guarradas en sus oidos,luego se despega un poco de ella separa con sus manos las nalgas de mi chica para poder ver con lascivia como su pene entra y sale en la esposa de otro hombre, eso lo pone mas caliente e intensifica el ritmo y el jadeo,hasta que un intenso y largo -“¡Ahhhhhhhhhh!”- indica un nuevo orgasmo y los ruegos de ella de “-¡Para, para!”-Con la sensibilidad de sus sentidos multiplicada por cien, sus orgasmos son casi mortales, la tensíón arterial se le dispara, su corazón galopea, el placer es mas intenso y el dolor…también, José se retira antes de consuman el acto a pedido de su mujer aún con su verga parada. Ella se acerca y le susurra ahora te vamos a desvirgar, estas lista?-“No,No,!espera!” responde visiblemente colocada y jadeando.Saca un gran dildo negro con forma de pene XXL, del bolsito,lo unta con crema, se lo muestra a ella y dice, -“Todo esto es para ti”- mi esposa abre bien los ojos estaba apunto de decir algo pero no le dan tiempo,él ayuda abriéndole las nalgas a mi compañera, a la vez que esto ayuda a inmovilizarla. La mujer de Jose apoya el glande rígido del pene negro de silicona en el ano, lubricado y expuesto de mi esposa, empuja entra unos 2cm,el ano dilata y mi mujer grita, -“! Hayyyy, duele!”-, sus gritos retumban en la casa yo creo que hasta afuera se escuchan, pero es una quinta y no hay vecinos. Laura no le hace caso, hunde 2cm mas el dildo, la otra ruega –“! Basta, sácalo!”- y llora, lo inserta mas, las cuerdas que sujetan a mi mujer se tensan, un largo-“! Hayyyyyyy, Nooooo!”- seguido de mi nombre ,se escucha en un grito agudo femenino, entra mas pero la cabeza grande de ese ciberpene ya ha entrado a lo profundo del recto, la parte fina desliza con facilidad y ya no duele lo mismo, mi mujer le dice a Laura, “-¡hija de put…me has roto el cu…!”.La primera vez siempre duele le responde. Con el dildo negro insertado en su culo, José, la penetra interrumpiedo la charla entre su esposa y la mía, la penetra por su rosada y estrecha conchita, ella gime, -“¿Qué?,!ahhh!- al sentirse invadida, cierra los ojos resignada pero el psicotropico hace sus efectos aumentando enormemente esa sensación de placer ,atada aún mi mujer suda y suda, diez minutos después, gime –“!uff, uff!”-, se tensa, convulsiva, contracciones, balbucea –“Ya viene”-el orgasmo no se hace esperar, luego un “¡ahhhhhhhhhhhhhh, dámela toda!- y un rugido de el, han consumado el acto interrumpido, los huevos del hombre se vacían, explota dentro de ella, ella siente el esperma, ajeno, viscoso y caliente que le llena de a chorros cortos el utero, ovarios, desbordando, ríe, gime-“! Dios…!! qué placer! Mirandome de costado, susurra, perdóname por gozarlo como una perra. José abandona la cama, Toda la secuencia parece una eternidad pero no ha sido mucho tiempo desde el momento que me sente en el sofá.Ana me llama me dice que me suba a la cama, veo como el rosado coño de mi mujer ahora es blanco, semen sale de su vulva, haciendo globitos, gorgoritos, chorreando. Un gran pene negro rellena su culo, Laura, lo retira de un tirón dejando el orto abierto de ella. Aprende algo, dice ella-“! Mira ya perdió el virgo que le quedaba a tu damita inserta tu pene y llénala!”- excitado, meto con facilidad mi verga y 3 minutos después me derramo en sus intestinos. La desatan, baja de la cama, cruza una mirada de furia con la sonriente Laura, apretando las piernas juntando los muslos para no chorrear el fluido de la vida, sintíendose toda mojada y caminando como pato, goteando leche por el camino se va a la ducha ayudada por José.Unos minutos mas tarde escuchamos los gemidos intensos, un orgasmo tras otro largos -“! Uuuufff, uuuuf, así, así, aaaahhhhh!”- de mi esposa con sus sentidos agudizados por la droga es follada bajo la ducha llegando a un increible, intenso, climax, esto pone a Laura caliente quiere fornicar y no me niego. Con una nueva erección y después de una rica mamada ella me pone un forro(no toma píldoras).Levanto sus piernas las junto y las empujo hacia atrás, hacia su pecho, dejando a mi merced su gran panocha, pero en ese momento veo entreverado entre las sábanas oscuras el tanga blanco de mi mujer y me recuerda la jugarreta de Laura, decido vengarme, como no me ve por sus piernas en alto,, con una mano sujeto sus juntos tobillos y con la otra tomo la jeringa usada que yacía sobre la cama al lado del brillante dildo negro, tiro del capuchón que tapa la aguja, y pincho el condón sin saberlo ella, follamos hasta llegar a un unisonó grito de placer, ella clava manos y uñas en el colchón, le dejo algunas gotas en la matriz de esperma, no se percata, saco mi verga flácida al minuto y la tapo con una funda de almohada. Ella se queda dormida en un abrazo, bajo de mi. Uso la misma funda que ocultó mi verga para limpiar mi semen que gotea de a poco del condón pinchado, algo retuvo el profilactico así que no dará cuenta del engaño. Me voy al baño tiro la funda en el lavarropas y el condón vacío en el WC. Busco a mi mujer y a su amante ocasional, los encuentro duchados envueltos en toallas comiendo y hablando en la cocina. Suponen que Laura y yo no estábamos jugando cartas, por los gritos. Es tarde así que cada pareja ocupo un dormitorio, al otro día nos fuimos. No hablamos de la “terapia anal” de Laura por un tiempo mi mujer estaba algo resentida,fue drogada, se sintió violada, impotente, había consumado el coito con otro hombre gozandolo como nunca y era casada eso la hizo sentirse sucia y como una zorra ,un tiempo ,se ruboriza al recordarlo y no me quiere dar detalles de lo que pasó bajo la ducha con José,cambiando de tema. Le pregunte a mi mujer porque ellos no tenían hijos, Laura no se sentía preparada, tres meses después supe que me había vengado, del forzado anal, al enterarme que ella estaba preñada y supe que era mío en el bautizo del niño por una sutil e imperceptible característica genética de mi familia, el dedo gordo de la mano. José con el churumbele sera feliz un hombre completo, no lo sospechaba. ¿Laura lo sabía? No lo sé. Ahora con mi esposa tenemos también relaciones anales, no son violentas y disfrutadas pero algo ha cambiado ella es mas activa y lleva la iniciativa..

Autor: Bizarrot
Email: palpago@yahoo.es

La vendedora de tabaco

Hacía mucho frío, me apetecía fumar y me había quedado sin tabaco. Al salir de la redacción, alre-dedor de las dos de la madrugada, me dirigí, como de costumbre, a la puerta de la sala de fiestas que estaba un edificio más abajo del Palacio de la Prensa. Salí del coche bien abrigado y me fui derecho hacia la señora que vendía tabaco a la puerta del cabaret, sentada como siempre en su sillita de tijera y aguantando el vientecillo del Guadarrama como buenamente podía. Era una mujer de unos cincuenta años, facciones agradables y tipo……¡Vaya vd. a saber!….Cualquiera lo adivinaba bajo el abrigo y la manta con la que se protegía del crudo invierno madrileño. Parece que tenía tetas de buen tamaño, caderas amplias y muslos gruesos. Tenía, eso sí, carácter amable y sonriente. Parece que me miraba con buenos ojos. Esto no era nada raro, porque yo era resultón y mis treinta y cinco años tenían éxito entre las mujeres.
Buenas noches, señora. ¡Vaya frío!. Deme un paquete de Chester. ¿Hasta qué hora está vd. aquí?.
Pues hasta que cierre el cabaret. Ya sólo queda por salir la orquesta.
La vendrá a buscar alguien, ¿no?, porque a estas horas y con este frío………
Yo estoy solita en el mundo, nadie se preocupa de mi. Soy………. viuda…………….., ¿sabe?.
Había cierta segunda intención en la puntualización de su estado civil. Yo decidí probar.
Mujer….., me da cargo de conciencia que vaya sola a estas horas. Yo……si llevase vd. mi camino……… Bueno, mi coche no es un Mercedes, pero…..no se pasa frío.
¡Bien bonito que es. Y no sabe vd. el gusto que me daría que me llevase vd. a casa. Vamos, que hasta le invitaría a subir a tomar un cafecito. Lo hago muy rico, ¿sabe?.
Yo imagino que vd. todo lo hace rico.
Yo diría que si, que……todo….lo hago…rico. Vamos, aunque no soy yo la que tiene que juzgar si las cosas las hago bien o mal, ¿no le parece?.
Me di cuenta de que, en su tono y en su forma de remarcar las palabras, había una clara intención de abrir una puerta al ligue, a dejar claro que llevarla en el coche podía tener contraprestación. Decidí lanzarme.
Como ha preguntado, le respondo: creo que vd. lo hace todo muy bien……muy…rico, muy gustoso.
De eso no le quepa la menor duda: todo muy gustoso. Y no me tome vd. por una desahogada, que no lo soy, se lo juro por la gloria de mi madre.
Te creo y me gustaría comprobarlo. ¿Te importa que te hable de tu?.
¡Qué dices, me encanta que nos tengamos confianza!. Eso ayuda a…….a todo, ¿no?.
Al menos a lo que me gusta ……..y quiero.
O queremos, ¿no?.
Eso me daría mucho mas gusto, ¿no?.
Te dará gusto, mucho gusto, garantizado.
¿Tienes algún enamorado celoso, que me pueda dar un garrotazo si me ve contigo?.
No hay ninguno. No lo ha habido desde que me quedé viuda. Pero……no sé…..tengo esperanza de que esto cambie. ¿Tú crees que puedo tener algu- na esperanza?.
Seguro, completamente seguro.
Me das una gran alegría……..cielo.
Eso de cielo me ha gustado mucho, me ha dado mucho gusto.
Eso es lo que yo más deseo: darte mucho gusto, pero mucho, mucho gusto.
Me estás poniendo nervioso perdido.
Yo también estoy muy…..no sé, como con ….no sé.
¿Cómo te llamas, cariño?.
Juancho. Tú te llamas Lola, según he oído.
Van a salir los de la orquesta. Lleva el coche, si quieres, a la vuelta de la esquina. No te vayas, espérame, cariño. No te arrepentirás te lo juro. No me des plantón, ¿eh?.
¿Qué dices, cielo?, si me tienes muy ilusionado.
Y tú a mí, mi vida. Mira, ya están saliendo.
Me fui al coche y lo moví hasta la esquina. Desde allí no me veía nadie. Antes de cinco minutos, apa-reció Lola portando sillita y canasta de tabacos.
Lola, cielo, coloca todo en el asiento trasero.
Así lo hizo. Se sentó a mi lado, sin abrigo y manta. Al echar el seguro de su puerta, la besé. Rodeó con sus brazos mi cuello y correspondió a mi beso me- tiéndome la lengua. Nos lamimos ansiosos, con ganas de mejores caricias. Comencé a subirle las faldas y reaccionó con presteza: se las subió hasta el vientre.
¿Te gustan mis muslos?.
Muchísimo, cariño. Los tienes gruesos, como a mí me gustan. Las medias y el liguero los hacen más bonitos, cariño. Tengo ganas de verte la entrepier-na. Estoy deseándolo.
En casa, mi amor, cuando me haya lavado. ¿Sabes que me gustas desde que empezaste a comprarme tabaco?. Me gustaste mucho. Desde que te vi, se me ocurrió que me gustaría ser tu novia.
Volvimos besarnos. Mi mano acarició su braga, justo encima del coño. Sentí cómo se estremecía, al tiempo que su nerviosa mano acariciaba mi entrepierna, presionando con ansia. Las lenguas no paraban de lamerse. Estábamos muy excitados.
Vámonos, amor mío, que a esta hora suele pasar una pareja de policías para ver si todo está en orden en el cabaret, vigilar que no haya peleas….esas cosas.
Arranqué el coche.
¿Dónde, cariño?.
Hacia Cuatro Caminos, amor mío. Ya te indicaré, porque es una calle pequeña.
No había tráfico y en diez minutos llegamos detrás de las cocheras de autobuses. Me indicó con precisión y paramos ante su portal. Había hueco para aparcar. Nada más bajarnos, una vecina se asomó a la ventana y la abrió un poco.
Bien acompañada vienes, Lola.
Si, es mi novio. ¿A que es guapo?.
Guapo es poco, está para comérselo enterito.
¿Y qué te crees que va a hacer una servidora, Ma-nuela?.
Lo que está mandao, Lola, lo que está mandao. ¡Que lo paséis bien, guapos!.
Hasta luego, Manuela.
Adiós, Lola…….y la compaña.
Cuando cerramos la puerta de su casa, Lola salió disparada hacia el baño.
Enseguida vuelvo, mi amor. Tómate algo, si quieres.
Eché una ojeada a la casa. En una sola habitación estaban el comedor-salita, la cocina y la cama. La otra habitación era el baño. Se abrió la puerta al cabo de diez minutos y apareció Lola. Venía vestida para joder: blusa corta, que no tapaba la entre- pierna, medias grises sujetas por ligas y zapatos de tacón. Toda mi atención se centraba en el coño de Lola: era muy peludo, como a mí me gustaba y me lo mostraba sin pudor alguno, deseando enseñármelo. Se acercó y comenzó a comerme la boca. Me gustaba el sabor de su lengua, que parecía una serpiente incansable, que lamía mi lengua sin parar ni un segundo. Se apartó un momento.
Entra al baño y lávate para mí. Lávate todo, hasta el culo, mi amor, que lo debes tener precioso. No tardes, mi vida. Mientras te aseas, voy a encender la cocina. En diez minutos caldea la casa. Así estaremos más a gusto. Yo te espero en la cama.
Cuando salí del baño, diez minutos después, comenté algo sorprendido:
Tienes un baño muy completo, no le falta ni el bidé.
Mi marido (q e p d) era fontanero y albañil. Muy habilidoso, ¿sabes?. Y como le volvía loco el sesenta y nueve…….pues lo puso todo…de lujo. El casero no se ocupa de nada y como Manuela, la portera, es amiga, pues……..lo cambió todo.
Se acostó a mi lado. Nos besamos de lengua. ¡Vaya lametones que nos dimos!. Su boca sabía a dentífrico. De repente, cuando más estaba saboreando su lengua, Lola se puso en sesenta y nueve y comenzó a chuparme la polla. ¡Con razón decía que su marido era un apasionado del sesenta y nueve!, Lola sabía chupar, comer una polla y volver loco al comido. ¡Qué bárbaro, qué gustazo!. Sabía apretar la boca hasta convertirla en un aro que masajeaba el glande, toda la polla, derritiéndote de gusto. ¡No pude más, me volvía loco de gusto, me dí la vuelta y mi boca busco su coño. No había olores, para lo que soy, lo reconozco , un tanto rarito. Por ello, metí mi lengua en sus labios mayores y lamí con ansia, chupando con ganas de darla gusto. ¡Vaya si lo conseguí!….Se retorció de gusto y se metió más la polla en la boca. ¡Qué chupetones, qué lamidas, qué gustazo!. Lola no pudo aguantar más y dando un discreto grito, se dio la vuelta y, cabalgándome ansiosa, se metió de golpe toda la polla. Entró fácil, tenía el coño empapado de su leche y mi saliba, Despacito, suave, evitando que me corriese enseguida, comenzó un sube y baja delicioso. Su coño no dejaba de destilar jugos, su rica leche, que iba escurriendo despacio por mi polla, mojándome todo: pelos, huevos, culo……Era de un gusto tremendo su humedad, que me hacía sentir todo lo que experimentaba, toda la pasión que se centraba en la suavidad de su coño, una maravilla de calor, de leche que me empapaba. Gritó en voz baja, se estremeció como una epiléptica y, comiéndome la boca, chupando mi lengua con pasión, me dijo:
Me matas mi rey, ¡cómo te quiero, mi vida!, ¡qué gustazo, que cosa tan rica me das!……¡Qué bien sabes entrarme en el coño!. Ya no te aguanto, me voy a correr, vente conmigo, mi amor, córrete conmigo, échame toda tu leche. No tengas miedo, no hay peligro. ¡Vente, quiero tu leche, me voy, no aguanto, no te aguanto, amor mío, ……..¡Ay,…….ay….qué gustazo, qué gustazo!.
Descansó un momento y besándome mimosa, pre-guntó:
¿Es que no te gusto?…..¿Por qué no te has vaciado en mi coño?…….¿No te doy gusto, mi cielo?.
Claro que si, vida mía, es que quiero que te corras dos veces. Así querrás que venga más días.
Al escucharme comenzó a moverse en círculos y de un lado a otro. Su arriba y abajo, su metisaca fue mucho más rápido y fuerte, su coño chocaba contra mis pelos y comencé a sentir que me venía el gustazo de joder con una mujer tan cachonda, tan húmeda, que empapaba a su macho con la le-che de su precioso coño. Era un coño muy bonito, muy peludo y ¡cachondísimo!. La avisé de que me corría y comenzó a gemir, a retorcerse más a sacar y meter con más fuerza. Gritamos los dos, mezclamos nuestras leches, nos inundamos. Yo, sabiendo ya que no había peligro de embarazo, inicié el juego de los niños y la preñez.
Lola, mi amor, te acabo de dejar mucha leche en el coño, ¿qué me vas a dar, un niño o una niña?. Dime, mi amor, que te quiero con locura.
¡Ay, vida mía, locura de mi coño, que me lo pones loco del gustazo que me das, mi amor!. ¿Qué prefieres, papá, un niño o una niña?.
Entró en el juego con alegría, buscando complacer-nos más.
Me conformo con lo que tú me des, amor mío, con lo que tú quieras.
Yo quiero una nenita, vida de……¡Ay, cachondo mío, que no se te baja la polla, la tienes dentro de mi coño!……¡Qué gusto, parece una garrota!. Me voy a correr otra vez, ¿sabes vida de mi corazón?. Muévete un poco y me corro por tercera vez.
Yo también novia mía de mi alma, que te quiero con locura. Cuando dices que te corres, yo te sigo, me voy contigo, mi cielo, novia mía.
Ponte encima, aplástame con tu peso, marido. Esto que hacemos es de marido y mujer. ¿Te molesta que te lo diga, maridito?
No, que por eso me vas a dar una niña, mujer mía, hembra de mi vida, que nunca he sentido tanto gusto con una mujer.
Natural, alma mía, marido de mi corazón, que para eso te empapo la polla y tú me inundas el coño, amor de mi vida, para darnos un hijo.
Has dicho una nena, esposa mía.
¡Cómo siento tu peso, marido mío, cómo me aplastas, que gustazo sentirte así, entrándome hasta lo más hondo. ¡Vente conmigo, que me corro, alma mía, marido de mi vida, córrete conmigo!.
Si, esposa mía, si, te doy mi leche, me quedo va-cío, te la doy toda.
Yo también me vacío, alma mía, marido de mi amor……¡Toma mi leche, dame la tuya, marido!. Vamos a tener gemelos………..gemelos….Me corro, mi vida, me corro……¡Cómo siento tu leche, vida mía, cómo me inundas!.
¡Ay, Lola, te quiero, ¡qué gustazo!.
Para descansar un rato y por si nos quedábamos dormidos, puso el despertador para que sonase en media hora. Cumplió con su obligación: su campanilleo nos despertó. Tras las despedidas, los últimos besos, etc., salí de su casa, que no daba a la calle y me llevé la sorpresa de ver que Manuela, la vecina, estaba esperando con la puerta abierta y haciéndome señas de silencio con el dedo. Se acercó a mí y me susurro:
Oye, si quieres un cafecito para reponer fuerzas, abre y cierra el portal, para que Lola pienses que te vas y entra en casa. Bueno, si es que te apetece tomarte un cafecito con una servidora.
Hice lo indicado y entré en su casa. Cerró la puerta sigilosamente y se entretuvo un momento de espaldas. Cuando se volvió, pude ver que la bata la tenía abierta hasta más de la mitad de los muslos. Estaba apetitosa la veterana. Para otro momento, claro, porque Lola me había dejado para el arrastre. Se fue hacia la cocinilla y echó dos tacitas de café. La casa era igual que la de Lola, sólo que exterior. Como había encendido el fogón, hacía calor.
Quítate el abrigo y la chaqueta, así disfrutarás mas del cafecito. Te va a gustar. ¿Qué tal con Lola?.
Bien, es una buena hembra.
No es la única. Aquí, donde me ves, con mis sesen-ta años, yo lo soy tanto como la que más. Siéntate, hombre, que no te voy a cobrar nada.
Se sentó frente a mí y la bata se abrió más, casi se la veía la entrepierna. Tomamos un sorbo.
¡Buen café!, me gusta, lo haces muy bien.
El café y …….otras…….cosas…¿sabes?.
Eso está bien, Manuela.
Me alegra que recuerdes mi nombre. ¿Cuál es el tuyo?.
Juancho.
Si me prometes no considerarme una descarada,
me atrevo a confesarte un secreto.
Prometido.
Pues verás……Eres tan guapo que…….sentí envidia de Lola. Por eso te estaba esperando. ¿He he-cho mal?.
¡Que va!, al contrario , has hecho muy bien. Lo que que pasa es que hoy…..ahora……después de…..es- toy cansado, ¿comprendes?.
Claro que sí, faltaría más. Pero, a pesar de lo de Lola, yo había pensado que…….¿No te gustaría que te hiciese un trabajito fino……sin esfuerzo para tí…..Y así saber si te puede apetecer volver otro día……más despacio y con más ganas. ¡Te juro que no te vas a arrepentir!. Vamos, si te parezco muy fea….pues…..no he dicho nada, termínate el café y perdona la molestia.
Mientras hablaba, exponiéndome tan a las claras sus intenciones, se abrió un poco más la bata y pu-de ver por completo sus muslos, cubiertos por unas medias altas, de las llamadas de Tolosa, “que llegan hasta la cosa”. Me pareció bien lo que ví, estaba deseable la sesentona, se podría pasar un buen rato con ella, que parecía tener hambre de hombre desde hacía bastante tiempo. Decidí de- jarla hacer. En las cosas de la jodienda ,nunca se sabe, donde menos se espera…..
Está bien, Manuela, como tú quieras. Pero no nos podemos entretener demasiado….Tengo que lle- gar a casa antes de una hora, Soy casado,¿sabes?.
Se levantó y ,tomándome de la mano, me llevó al baño.
Oye, es igualito que el de Lola. ¿También tu marido tenía ganas de sesenta y nueves muy limpios?.
No, no es eso. Yo me quedé viuda más tarde que Lola, lo que pasa es que decidí sacarle partido a mi silencio y que me hiciese a mí lo mismo. Ya sabes que para hacer una reforma así en una casa de alquiler, el casero te puede obligar a subirte el precio del alquiler. Yo soy la portera y la única que sabe esas cosas.
Tomó un buche de un elixir dental y se enjuagó la boca. La imité. Después de eso nos besamos. Yo no tenía muchas ganas, todo hay que decirlo, pero la lengua de Manuela me fue poniendo a tono. Aca- bé besándola con ganas y tocándola el chocho. Me lavó la polla con habilidad, mucha habilidad. ¡Joder con las viudas!, estaban todas cachondas perdidas. Sin soltarme la polla, que ya había empezado a engordar, me condujo a la cama, me hizo tumbar y echándose a mi lado comenzó el ritual del sesenta y nueve. ¡Joder, que bien lo hacía la tía!, me estaba dando mucho gusto, tanto como Lola, ¡que ya es decir!. Me mordía ligeramente, me masajeaba con ansia y me puso como un tren. Tanto que, sin dudarlo, me monté sobre Manuela y comencé a intentar metérsela. Me guió con mano experta y la metí la polla poco a poco, con esfuerzo, porque se notaba que no había jodido en bastantes años.
Al tercer o cuarto metisaca, se le humedeció el coño y comenzó a jadear con fuerza, retorciendo la entrepierna y acompasando sus movimientos con los míos. Era una tía cachonda perdida y se corrió con verdaderas ganas, gritando y agitando la entrepierna lateralmente. Todo esto y la tremenda humedad de su coño, que me había mojado hasta el culo, me puso como loco y empecé un fuerte metisaca, duro, violento, que hacía chocar mi pelvis con la suya. Los gemidos de Manuela eran para hacer que cualquiera se corriese en el acto. Yo, que le había dado toda mi leche a Lola, tardé un poco en correrme. Manuela lo hizo dos veces más, chupándome la boca, los labios, la lengua, los dientes. Todo me chupaba. No resistí más y me vacié en sus entrañas. Dio un gritito y volvió a correr-se.
¡Ay, mi amor!….¡Cuatro veces, me he corrido cua-tro veces!………¡Me tienes loca, cómo te quiero, mi amor!……….¡Cuatro veces!……..¡Me tienes lo-ca, macho mío, loca por ti.
Después de lamerme la lengua, me hizo descabalgarla y me preguntó:
No seas soso, dime si te he dado mucho gusto. Yo sé que sí, porque te has corrido en cantidad.
Claro que me has dado gusto, cachonda, que eres una cachonda, una súper cachonda. ¿Cuánto hacía que no jodías con un tío?.
Cuatro años, desde que enviudé. ¡Y tenía unas ganas!….. Anda que tú tampoco te has quedado atrás: me has echado mucha leche en el coño, me lo has inundado, cachondo de mi vida, que me tienes enamorada perdida de ti, cariño mío, que sabes darme más gusto que nadie en este mundo. ¿Quién te ha dado más, Lola o yo?. Digas lo que digas, te prometo que no me enfado. Anda, dime.
Las dos sois dos fieras.
¿A quién prefieres?
A las dos, que me ponéis echo un toro. Yo espero que no seas celosa y podamos……
Si, cariño, podemos arreglarnos……discretamente, eso sí. ¿Qué opinas tú?.
Mujer…, que Lola no lo sepa….de momento. Lue- go, si tenemos habilidad y salero en los pactos, pues……¡hasta podemos hacer un mènage a trois!.
Yo nunca lo he hecho ¿y tú?.
Tampoco, pero…….Bueno, ya veremos.
Lo más fácil es que una de nosotras te guste más que la otra y sólo quieras joder con ella. Si pasa eso……espero ser yo la elegida. Anda, ven al baño que te lave la polla y vete que vas a mosquear a tu mujer.
Nunca llegamos a encamarnos los tres juntos. Con- tinuamos jodiéndonos con ganas, en carne viva y fuimos felices. No comimos perdices, a mí no me gustan.

Gracias por publicarlo y por leerlo.

JUANCHO.