Posts Tagged ‘mujer’

Viaje con mi esposo III

Lunes, noviembre 21st, 2011

Aquel día como les comenté, Carlos tenía muchos compromisos laborales. Temprano en la mañana salió hacia esos quehaceres. Había dormido como una bebé. No por gusto había pasado todo lo del día anterior. Esa mañana me sentía mejor que nunca: Como una dama porque podía y sabía comportarme como tal en la oficina, en una reunión social o de trabajo y aún en el hogar. Y me sentía como una auténtica mujer… como nunca antes había podido sentirme; Mujer realizada, segura que podía tener orgasmos múltiples como mis amigas y compañeras, y que disfrutaba el sexo como cualquiera… si a ésto es llamarle puta… que me llamen puta. De aquí en adelante, habrá en mí, mujer de entrega total en cuanto a sexo se refiere… y no solo aquí en éste viaje. Veremos en mi País quién es el que me hará vibrar…

Embelesada en mis pensamientos estaba, cuando fueron interrumpidos por el timbre del teléfono:

Aló, respondí.

Hablo con mi perrita preciosa… dijo

Jajajaja, Melky eres tú papito?… Eres mi… mi…mi… cachorro divino… mi perrote?

Si, soy tu perro. Te llamo porque sé que estás solita. Pasé por el Salón de Convenciones y está, creo, el grupo completo. Interpreto entonces que tu esposo está en reunión.

Cierto mulato divino… pero… tengo miedo le dije

Por qué bonita? Te pasa algo? Puedo hacer algo por tí?

Sí , respondí… puedes hacer muchas cosas por mí. Qué haces en éste momento?

Estoy libre por un rato me dijo. Si algo se te ofrece… cuenta conmigo bonita

Si. Puedes venir a mi habitación en éste momento para yo ya no tener miedo?

En verdad quieres que vaya perrita?

Si… ven… quiero… no…necesito verte. Te espero. Entra por favor por el balcón que da a la playa. Te dejo abierta la puerta corrediza y colgué. No le dí tiempo a responder más.

Me cepillé los dientes, me duché rápidamente y me cubrí con uno de los albornoces que el resort dá a las habitaciones para la comodidad de los huéspedes. Abrí la puerta principal de la habitación, coloqué el rótulo “please do not disturb”, y puse el seguro. Inmediatamente fui a la puerta corrediza que da a la playa y al balcón, dejándola entreabierta.

Pasarían unos pocos minutos cuando ví a Melky a través de la cortina casi transparente que tenía la habitación. Pantalón blanco, zapatos blancos, camisa estampada. Corrió la puerta y entró, cerrándola tras de sí. Yo había cuidado que el albornoz no me cubriera mucho de mis senos. Tenía los hombros al descubierto y mostrando las piernas que, al estar cruzadas, solo ellas se podían ver. Estaba sentada en una silla. Se dirijió a mí sin preámbulos y me jaló de una mano obligando a ponerme de pié. Inmediatamente desató el albornoz por la cintura, lo “corrió” hacia la espalda y éste cayó. Mi desnudez se manifestó al instante, empezando aquel macho a tocar y chupar las tetas. Destrabé la correa de su pantalón y bajé el cierre… su verga ya estaba crecida… se la acaricié sobre su ropa interior. Terminó él de quitarse el pantalón y quitó de una vez su ropa interior. Yo, quité su camisa…

Busqué sus labios ( me encantaba besarlo, lo hacía tan bien ) succionó mi boca y puso sus manos en mis nalgas apretándome contra su cuerpo. Su verga parecía que me perforaría el vientre. Gemidos, besos, respiración eufórica delataban el estado en el que ambos estábamos. Me recosté en la cama. Él puso dos o tres almohadas bajo mis nalgas, quedando entonces mi chochito más elevado. Fue hacia allí, y pasó su mano por toda la rajita. Espasmos inmediatos y gemidos de placer. Empezó a besar los contornos de mi afeitado chochito sin dejar de acariciarlo con su mano que, el momento, lo penetró con sus dedos… otra vez aquel increible masaje interno a mi punto G… los orgasmos fuertes y constantes mojaban su mano, la sacaba solo para beberse todos los fluidos que en ella habían, y volvía. Sentía casi ganas de orinar, cosquilleo infinito, espasmos corporales muy intensos y gritos, que ya no gemidos, me producía aquel mulato que me hacía tan feliz. Cansado de aquellas caricias, puso su boca en mi cuevita y la succionó para no perderse nada de mis fluidos… sentí que mis órganos internos se saldrían… tal fue la fuerza con que lo hizo. Metió su cuerpo entre mis piernas y me penetró… fuerte y salvajemente. Aquella verga casi me parte en dos. Con aquellas almohadas bajo mi culo, no sé la profundidad a que llegó… sus arremetidas eran bestiales, mis gritos, seguro podían escucharse desde lejos, sus gemidos parecidos a los de un búfalo, invadían el ambiente. Más y más orgasmos de mi parte y aquel energúmeno seguía. Cuando podía hablar, me decía cosas que ya antes me había dicho: Rrricaa, ya sabés todooo, sos mi perrita rica, y si… sos mi putía… verdad? … Verdad?   VERDAD? Si le respondía… soy todo lo que querrás pero dámelo toodoo, mulato desgraciado, rrricoo, y así, entre frases sueltas, violentas embestidas, gemidos, gritos y orgasmos severos, llegamos al final. Sudados y cansados como estábamos, pero disfrutando del momento, nos quedamos recostados en la cama tratando que nuestras respiraciones volvieran a su estado normal.

Cogida yo? NOOOO… SUPERCOGIDA. En apenas dos días, estaba mejor cogida que en casi seis años anteriores. Mi esposo en su oportunidad, me quitó la virginidad. Melky en dos días, me condujo por el camino del sexo auténtico, delicioso… me hizo mujer… me hizo sentir, me hizo desear y me he convencido que he perdido tiempo valioso. Quiero vivir plenamente con sexo pleno. Como dije antes, si eso es ser puta… pues digan que soy puta. Qué mujer esatría libre de serlo?

Vio su reloj y me dijo que se ducharía porque tenía que presentarse al trabajo. Le pedí un momento y con mi boca, labios y lengua procedí a limpiar su verga. No quería desperdiciar aquellos adictivos néctares cuyo sabor no conocía antes de aquel viaje. Hecho ésto, fuimos a la ducha, nos lavamos, enjabonamos, se secó, vistió y se marchó, no sin antes invitarlo a que regresara a las dos de la tarde, hora que tenía libre. Aceptó, me besó y se marchó por la puerta corrediza de la playa.

Salí de la habitación. Las personas que hacían la limpieza en las habitaciones vecinas, me veían y sonreían a la vez que saludaban… habrán oído lo sucedido en la habitación… seguro. Fui al front desk a encargar una botella de vino y quesos surtidos para que fueran llevados a la habitación a la una y treinta. Pidiendo que éste cargo no apareciera en el estado de cuenta de la habitación. Para el efecto, opté por pagar en efectivo. Fui a un almacén cercano al front desk para curiosear… había tatuajes temporales. Nunca había usado uno. Compré uno en forma de flecha de color rojo. Desayuné y fui a la playa. Melky no estaría en aquel sector, así pues, me deleité haciendo aeróbicos en la playa. Mi tanga aquel día, era tan pequeña como la del día anterior de color negro.

Regresé a la habitación a la una y quince para esperar el vino y los quesos. Me daba tiempo también para colocar mi tatuaje… si ahí cerca… muy cerca de mi cuevita. La flecha la señalaba… esperaba agradar a mi mulato precioso. Recibo el vino y los quesos, el chico que lo llevaba se ofrece a destapar la botella, cosa que le agradecí. Me quedé con la tanga negra, que al igual que la verde, era atada por el cuella y la espalda el top, y la tanga atada por los lados.

Melky llegó de nuevo por el lado de la playa, entró y lo recibí con un beso largo y profundo a la vez que él me apretaba conrtra su cuerpo. Vio el vino y los quesos y le invité a que fuéramos al jacussi a beberla y comerlos. Así lo hicimos y ya dentro del jacussi, yo me desnudé… él también después de mí. Las copas, el vino y los quesos los colocamos alrededor del jacussi. Le serví en su copa y le puse en su boca, un queso. En plan de “jueguito”, empezamos a ponernos quesos en determinadas partes de nuestros cuerpos, para que él o yo según fuera el caso, los tomáramos con la boca. Optamos entonces por salir del jacussi por que no era muy apto para seguir con el jueguito. Trasladamos todo hacia dentro de la habitación. Coloqué las toallas sobre la cama para no mojarla, me recosté en ella y puse un queso en mi rajita… eso quería hacía rato. Rió aquel mulato hermoso y se lanzó tras aquel queso… lo comió y me comió el coño. Él, de su copa, dejó caer un poco de vino en su vientre… lo tomé y le comí su verga. El jueguito no daba para más… ambos estábamos listos para la acción. Su lengua desapareció entre mi cuevita produciendo nuevamente las contracciones características del pre orgasmo, sus manos en mis tetas, jugaban y apretaban los saltados pezones, provocando hasta dolor por lo fuerte que sus dedos lo hacían. Me liberé, y me fui hacia su verga para hacerla desaparecer en mi boca… la metí hasta mi garganta y con acometidas fuertes y frenéticas, la chupaba con gran placer, provocándoselo también a aquel espécimen. Gemidos, respiración y casi gritos nuevamente. Nos chupábamos ambos los pezones con fuerza… se sentía delicioso… nos comíamos nuestros órganos distintivos con frenesí y placer, pero ambos queríamos más… Colocó mis rodillas en el borde de la cama y echó mi cuerpo hacia adelante. Mis orificios estaban a su disposición… su verga estaba húmeda y a punto de estallar… la metió en mi coño lentamente… si, estaba nuevamente como perrita, pero… subió su pié a la cama cuando ya me tenía empalada y empezó a brindarme una acometidas tan profundas, que por momentos dolía… no dije nada… quería disfrutar aquello… Mi cuevita tal vez fue adaptándose… ya no dolía, solo placer producía… se soltó de aquella posición, me pidió que me diera vuelta y me recostara en la cama. Así lo hice… subió mi pierna derecha a su hombro izquierdo y me volvió a penetrar. Bestiales acometidas acompañaron aquella posición hasta que ya no pudimos más… entre exclamasiones de gusto y placer, terminamos aquel nuevo encuentro.

Terminamos el vino y los quesos mientras charlamos y descansábamos. Limpié aquella deliciosa verga una vez más con mi boca y lengua, y fui al baño a limpiarme los ríos de semen que aquel fabricante me introducía por medio de su virilidad. Delicioso… sencillamente delicioso.

Todavía quedaba el resto de ésa tarde y todo el día siguiente para disfrutar a Melky. Las siguientes cogidas fueron tan buenas o mejores que les que he descrito. Fue un viaje fantástico… no lo cambiaría por nada. Ahora mismo, Sé de lo que puedo ser capaz de hacer en una cama con un buen amante… CON UN BUEN AMANTE. Con Carlos mi esposo? Lo mismo de siempre… beso, tetas, toques en la cuevita, penetración, cuatro o cinco bombazos y… ya. Qué puedo sentir con esa forma de coger?

Tendré un amante? No lo sé. Hoy, aún no he sido infiel nuevamente. Sin embargo, hay un conocido que anda haciendo tiros… ya veremos… de darse algo, lo sabrán.

El escribir sobre éste viaje, créanme, me produce cosquillas en el vientre al recordar y volver a vivir todo aquello. Gracias por leerme… y hasta una próxima

Denise

En la madurez encontre mi inclinacion – Trasvestie – (Parte Dos)

Miércoles, abril 6th, 2011

Si recuerdan en la primera parte, conoci a Luis, quien se definia como una persona pasiva en busca de un hombre con quien esperaba una relación discreta. Nos vimos en un congal y depues de las presentaciones ahí mismo discretamente nos masturbamos uno al otro . Por su voluntad quedamos que a partir de entonces se llamaria Karla.

Quedamos de vernos el siguiente sabado. La posibilidad de tener relaciones con Karla me tuvo toda la semana con la “cola parada”, se me hicieroneternos esos dias.

El lunes y martes estuve visitando algunas tiendas para buscar la ropa que queria que se pusiera mi “mujer”. Escogi algunas prendas que se me hicieron muy femeninas, sobre todo brassieres y tangas de encaje. Asi mismo, algunas minifaldas, medias y sobre todo no debian de faltar “tirantes”que amarran a la medias. Esta prenda es mi favorita, creo que ver una medias agarradas por tirantes es lo mas sexi que hay tanto en la mujer como en un trasvestie. He de confesar que el hecho de andar buscando la ropa en las secciones de damas en la tienda me excitaba tanto que andaba siempre con mi chorizo alborotado, a veces me lo agarraba y le daba unos apretones o unas sobadas que por poco me chorreo en publico, claro esto lo hacia ocultandome en los mismo stands de la ropa.
En cuanto a las pelucas le hable el miércoles a Karla para tratarlo. Cuando me contesto me dijo. – Hola.. como estas?… – le conteste – Bien…y tu?… – me respondio – Si supieras que estoy super excitado desde el sabado…. perdon excitada…me he pasado estos dias con mi pirinola bien parada…de hecho en estos momento la tengo super excitada… mira me la estoy agarrando y casi me retuerzo del placer… – Trate de calmarlo y le dije – Calma ..calma.. a ver … estas solo? … – Si!… – Respondio, entonces le dije – Cierra la puerta y asegurate…. – Ok, voy – Respondio, al rato vuelve y me dice – Ya cerre la puerta y le puse el seguro…- Entonces le dije. – Bien, ahora bajate los pantalones y los calzones… – Rezongo – Y para que?… – Le repondi – Como que para que…desde aquí te voy a coger y voy hacer que te vengas…- No se si se apendejo o que, pero el hecho es que no me respondio nada por un rato, al final le volvi a preguntar. – Ya te los bajaste?… – Me dijo – Aun no porque no se que… – No termino de hablar cuando le grite .- Con una chingada… lo vas hacer o no?… – Eessta bien…. – Al rato me dice – Ya!… – Empece a suavisar mi voz y le dije – Bueno… ahora cierra los ojos y piensa que estoy a tu lado… que te agarro las nalgas y te abro las cachas hasta que veo tu culo bien hermoso y le doy un beso bien tronado…- Eperaba escuchar algo pero no se dio – Despues segui – Lo sentiste mamacita?… – No respondio, pero segui hablando- Sabes… senti sabroso en mis labios la piel de culo… de tan sabroso voy a darle una lamida … toma!!…toma!!… te gusto?… – Me respondio.- Siii, mucho… sigue papacito, me estas excitando mucho…. – Ahora le dije – bien… ahora le voy a dar unos “chupetones” a los pliegues de tu hoyito…toma y toma smuack…- Solo alcance a escuchar un apagado .- Mmmhhggg … -segui- Ahora te voy a ensalivar tu hoyito y te voy a meter mi dedito despacito… -Hice una pausa y dijo – Que mas?… que mas me vas hacer papito?… sigue…sigue… – Para mi que a esta altura era obvio que se la estaba jalando, le segui diciendo. – Como que que mas, voy a seguir metiendo lentamente mi dedo grueso bien ensalivado en tu culito hasta que te retuerzas de placer y llores y me pidas que te destroce tu culito… – Oia como que se quejaba o como que jalaba aire y me decia- Que mas… que mas …sigue papito… – Le dije- Asi con mi dedo metido urgando tus entrañas te voy a empezar a mamar la cabecita de tu verga… ya la veo bien pelada y colorada y ademas ya le voy a sacara toda la leche para que me llenes la boca de tus jugos…ya los veo venir… – Me decia – Si.. ssii papito.. ya casi me vengo…siento la leche en la cabeza… – Le decia – Damela mamacita …dame tu leche aunque me embarres todo… – Al final exploto y solo alcance a escuchar – Siii …Yyaaaaa!!!!… – Primero un fuerte- Aaaahhhhhggggg!!! – Y después apagados quejidos y gemidos, me imagine que habia bajado el telefono.
Un buen rato después oigo que toma el telefono y me dice. – Bueno… – Le respondi – Bueno… – Y me empieza a decir… – Gracias… sabes estuvo sabrosisima mi venida.. gracias…quizas senti superrico porque desde hace dias andaba con mi verga como alborotada, ya sabes desde el sabado ando excitada y creo que traia acumulada la leche porque me salio muchisima… gracias..- Le respondi casi con un albur – “No hay porque darlas”… lo bueno que ya te relajaste… – Dice- A proposito porque me llamaste?
Y le conteste – Parece parece cosa de chingaderas porque solo te hablaba para ver lo de las pelucas y mira nomas como terminamos… te queria pedir si puedes comprar las pelucas porque creo que vas a tener mejor gusto que yo. –Me dijo – No te creas, a lo mejor salgo mas pendejo que tu pero dejame eso a mi. – Asi quedamos.

Era tal la excitacion que tenia esos dias que practicamente todas las noche me la tuve que “jalar” porque era tal la congoja y el bochorno que sentia en la ingle que no podia dormir, finalmente lo lograba una vez que me sacaba mis jugos y aun asi una vez que terminaba de relajarme completamente empezaba de nuevo a sentir un calorcito en mis huevos y la cabecita de mi birote, mas que calorcito eran como unas mini descargas electricas.
El dichoso dia sabado, el de nuestra cita, fui al mediodia a rentar un cuarto de un hotel de esos donde puedes llegar en tu carro y te puedes estacionar frente a tu cuarto. Revise el cuarto y se me hizo muy bueno, aunque en realidad hubiera sido un cuchitril se me hubiera hecho excelente de solo pensar que mas tarde estaria penetrando a mi “mujer”.
Al final deje la bolsa con los “enseres” de mujer en la cama y me fui. Le hable y le dije que ya estaba todo listo, le di el numero de cuarto, le comente que deje la puerta abierta y cosas para “ella”. Me dijo que llegaria como a las ocho y que me esperaria a las 9:00, que le diera tiempo a “arreglarse”
Ya sabran como se me hicieron esas ultimas horas del encuentro. Me punzaba la verga, el culo, me corria una descarga desde la nuca hasta el medio entre el culo y lo huevos. Me sentia desesperado, con miedo de hacer el oso, no comi porque ni hambre tenia, casi hasta ganas me dieron de hacerme una puñeta para ver si me calmaba un poco pero no se me hizo prudente porque a lo mejor a lo hora de la hora ni se me paraba por no tener leche, en fin tenia un terror de fallarle a mi reciente pareja. Me decia a mi mismo que nunca me perdonaria hacer el oso frente a “ella” o el ridiculo completo.

Se me hicieron lentas y eternas esas horas, al final llego la hora y antes de llegar al hotel compre dos botellas de vino y un set de 4 copas de vidrio. Cuando iba llegando al hotel me empezo a pulsar muy fuerte mi culo, me medio restregaba en el asiento y sentia delicioso, pero me daba miedo que me saliera un poco de lo de adentro o que destilara algun “liquidillo” por ahí y que apestara esa zona la hora de la hora. Con todos esos temores llegue y me estacione, camine al cuarto y poco antes, trate de relajarme y me llego la idea que a la mejor traia medio cagado el calzon y apestaba bien gacho, pero al final me tranquilice y me dije.- Ni pedo… si huele, ni pedo.. ademas como dicen por ahí… “para que un culo sepa a culo, debe oler a culo”- y sin mas toque la puerta.
Al rato oigo tras la puerta que preguntan..- Quien? – Conteste – Yo mi vida… – Me dice.- Ok.. te voy abrir pero esperate uno segundos antes de entrar.. – Me extraño lo que me dijo pero no la hice de tos. Oi que manipulaba los seguros de la puerta, espere un rato y abri.
Cuando entre, la vi retirada como a 7 metros y entendi por que queria que la viera un poco retirada para apreciarla completamente y vaya que la aprecie.
Me quede con la boca abierta, se veia super hermosa, parecia realmente una mujer y mas cuando empezo a darse una vuelta lentamente como modelando. Traia una blusa blanca abierta de en medio, amarrada en la parte de abajo y le atravezaba una franja negra de tela de encaje que por supuesto entendi que era el brassiere . Asi mismo, traia una minifalda de cuadros rojos como las que usan las colegialas, se le veian unas medias negras con unos zapatos de me media plataforma. Tambien traia una peluca que me gusto muchisimo porque por el corte le daba una apariencia de una francesita porque es blanca y el cuerpo delgada. Verla asi de “hermosa” realmente me asombro, era tal su cambio que si la veo en la calle no la hubiera reconocido. De mi asombro solo atine a exclamar.
Guuaaauuuu!!!…. guuuaaauuu!!… mamacita…. Que hermosa te ves… – No respondio a mis alagos y segui. – Pero mira nomas que le linda te ves…- Me sonrio y me pregunto – De veras estoy linda?… – Le dije.- No.. no estas linda… estas preciosa!!… – Ay.. no exageres.. –Me replico y mientras me le acercaba se lo reafirme- – En serio, estas hermosisima… – me dijo – Ay hombre que sea menos.. – Entonces le dije… – De verdad te digo mirate nomas… – Aquí le levante una mano para que diera una vuelta y mientras daba la vuelta le dije . – Mira nomas que “clase de vieja” esta aquí… mamacita y remamacita… – “Ella” se empezo a abochornar y de nuevo me pregunto .- De veras me veo bien… solo me vesti para ti…espero de a de veras que te guste – Le respondi.- Por supuesto que me gustas asi… es mas, aunque no te vieras tan hermosa de todas formas te voy a querer… – “Ella” solo me abrazo, primero un poco fuerte como buscando refugio en mis brazos y después se me “aperingo” en una forma firme, yo la estreche tambien un poco fuerte y sentir su cuerpo pegado al mio me hizo sentir super chingon porque para mi “el” era realmente una tierna mujer que busca la proteccion de su macho y yo era ese macho que estaba ahí para “protegerla” y la estaba haciendo sentir protegida.
Despues de un buen rato de estar abrazados sin decirnos nada, trate de darle un beso y cuando le levante la cara la verla me doy cuenta que le habian corrido unas lagrimotas y le habian corrido el maquillaje, entonces le dije. – Pero mamacita poque lloras?… te dije algo que te lastimara o ya te arrepentiste?… – En estos momentos se empezo a convulcionar en forma quedita porque empezo a llorar y mientras lo hacia me abrazaba mas fuerte y yo tambien la abrazaba y la acariciaba. Despues de un rato se calmo y aproveche esos momentos y le pregunte. – Por favor dime si te lastimo algo que hice. – Mirandome a los ojos me dijo.– No.. no es nada… realmente lloro de alegria… tu sabes que he atravezado unos dias de muchisimo estres y últimamente me empece a llenar de miedos…miedo a que te arrepintieras a ultima hora y no vinieras… miedo a que no te gustara como mujer… miedo a no hacerte feliz … miedo a que me rechazaras… miedo a que estuvieras jugando conmigo… incluso mi mayor miedo fue que te me aparecieras aquí con mi mujer para que viera con quien realmente estaba casada, con un puto descarado… en fin… miedo…miedo… – Ya iba a empezar a llorar nuevamente y la abrace y le dije- – Ya.. ya .. ya, no seas tontita… ya esta todo bien mamacita… ya estoy aquí y ya vez, en vez de arrepentirme estoy super feliz contigo.. ahora dejame demostrate cuanto te quiero… – Seguia sin hablar y continue – Tu crees que para mi no ha sido una especie de infierno esperar hasta hoy, pero mira aquí estoy… por favor ya no llores… – Al rato senti que se calmo entonces levante su cabeza y vi su cara con todo el maquillaje corrido y le dije. – Mira nomas como estas de chorreada de maquillaje… pareces una changa y de las feas… anda ve a arreglarte. – Me dijo – Ya vez, estoy fea… ya vez, ya lo decia yo..pero .. – No la deje terminar y le dije medio encabronado. – Con una chingada te lo dije de broma..anda arreglate nomas… pinchi “vieja fea”… si “vieja fea”.. que fea, horrible.. – “Ella” fue al tocador y tomo algunos maquillajes y se encerro en el baño. Mientras se arreglaba empece a preparar las copas con vino y al rato salio y se veia hermosa a pesar de sus casi 50 años. Fui por “ella” y la sente en la silla y propusimos brindar por ese momento. Asi lo hicimos y empezamos a platicar. Le pregunte – Como la hiciste para arreglarte tan bien?…porque te ves “preciosa” – Como que sonrio y me replico – La verdad?.. esta semana casi no he trabajado en mis obligaciones de trabajo porque me la he llevado en el Internet investigando todo sobre las trasvesties.. encontre videos donde te ayudan a arreglarte, desde como escoger el maquillaje hasta como aplicartelo con calidad…tambien encontre sobre moda y como lucirla y obvio encontre muchos videos pornos de trasvesties, pero sabes casi no me gustaron porque se ve que solo cogen por coger…pero en fin. – Le tome la mano y le pregunte .- Como te sientes con la ropa que traes. – hizo un mohin y dijo -Bien…creo que bien.. – Se me acerco como para hablarme en secreto y me dijo quedito. – Quieres saber la verdad..- movi la cabeza en forma afirmativa y continuo. – Me siento muy excitada porque desde que me puse la tanga me trae “loquita”…es que sentir el hilo de la tanga por toda la raja de mi culo, siento como una congoja, como una incomodidad que quisiera quitarmelo, pero a la vez siento riquisimo porque me fricciona los pliegues de mi culito y hace que mi hoyito este pulse que pulse y siento a veces una especie de descargas electricas pequeñas que de tanto que se frunce mi culito me da la impresión que se quiere comer ese pedazo de tela…. – En ese momento sali con mi pendejada y le dije – Si quieres quitartelo, por mi parte no hay problema. – No bien habia terminado de decirlo cuando me responde rapidamente. – No!… no… no como crees?.. te digo que es lo que me trae excitada y siento muy sabroso, siento como me cruza las cachas de la nalgas y en el medio aprieta mi culito… ojala algun dia te pongas una para que sientas esto tan hermoso.. mira por ejemplo ahorita..- Asi sentada, cerro los ojos, se llevo la mano derecha para atrás del vestido, lo levanto y por los movimientos, deduje que se habia agarrado la parte trasera de la tanga y se la subia y subia, como restregandosela por todo la raja de su culo y mientras lo hacia emitio unos quejidos apagados ..– Mmmmghhh…mmmgghh . – Termino después de unos 6 restregones de tanga y abrio los ojos y me dijo .- Ya ves, siento muy rico…si vieras como esta mi culo de excitado..como esta pulsando…que placer tan extraordinario estoy sintiendo que me quiero comer con el culo la tanga completa… en estos momentos considere que habia llegado el momento o mas bien nuestro momento. Me levante, la tome de las manos, le di vuelta y asi por atrás de “ella” la abrace mientras la llevaba al frente del tocador. La imagen que nos regreso el espejo fue espectacular, verla con su peluca, blusa, mini, medias y zapatos hizo que me sintiera el mas chingon de los hombres porque esa imagen solo era resultado de los deseos de “ella” de agradarme y gustarme es decir, se afano y se transformo para mi…para mi!!. como no sentirme chingon.
Asi como la tenia abrazada por la espalda le dije. – Mira nomas que hermosa esta…estas mucho mas linda que muchas viejas.. y sobre todo te ves super sexy…estas super “guena”.. con esa mini y esas medias te ves huff..huff. – Empece a ver que sonreia coquetamente y me pregunto..- En serio… te me hago linda?… – Le conteste – Como no… te digo nada mas vete como estas… – No dijo nada, solo seguia sonriendo, le di un beso en el cuello y volteo la cabeza y me dijo . – Huyy!… que lindo fue eso .- La abrace firmemente, le retregue mi ingle en su colita y le dije. – Mirate nomas como estas…pareces una putona de “catego”. – Se volteo y me dijo – Quieres saber mi secreto?..- Si!. – Respondi y “ella” me dice. – Acerca tu oido. –Una vez que le acerque el oido como para que me dijera un secreto me dijo muy quedito . – Sabes…yo solo quiero ser tu puta… la puta mas grande que haya en la tierra pero solo para ti.. – Le dije en el mismo tono .- Claro que si!… vas a ser la putita mas hermosa para mi ..- “Ella siguio. – Tambien quiero ser la perra mas puta para que hagas de mi lo que quieras… – Oirla decir eso me hizo sentir super caliente, ella querias serlo todo para mi, le dije – Esta bien.. vas a se mi puta, mi perra y ademas mi zorra.. – Entonces ella me contesta. – Si mi cielo, quiero serlo todo para ti… – Le cambie un poco el tema y le dije . -Ahora vamos a ver lo mejor y me dice.. – Si?…de que se trata… – Me acerque a su oido y le dije. – Tu nomas no hagas nada. – Le levante la faldita y dejo a la vista su vestimenta intima, que espectaculo tan hermoso ver las medias negras agarrada por unos tirantes negros y la tanga negra de encaje orlada en sus orillas por una tira clara de encaje tambien, se veia claramente el triangulo de la tanga. Lo mas hermoso era ver como salian pelos de los lados de la tanga haciendola mas erotica y se veia claramente en la tanga el bulto de los huevos y de la verga que se encontraban aprisionados en ese pedazo de tela. Que vista tan espectacular tenia enfrente , imaginense que de solo ver ese conjunto tan delicado casi me vengo, la estrecho entre mi y le dije. – Mira nomas que vista tan hermosa y delicada… que hermosa tanga y mira nomas las medias te quedan super bien y esos tirantes… no..no…estan de pelos.. se te ve hermoso todo eso..- Yo solo veia que sonreia como que sabia que me estaba trastornando, entonces hablando muy coqueta me dijo .- Pues todo eso es tuyo mi vida…para eso me vesti para que te gustara..- Le interrumpi – Y vaya que me gusta.. gracias…se te ve espectacular esa tanga… mira que bulto se te hizo, la traes parada?.. – Me respondio – No.. creo que esta medio parada. – Entonces baje la mano y le agarre todo ese bulto y se lo masajee y le di unos apretones. – Solo se retorcio y gimio . – Ahhh!!… aahhh!!…mmmmghhh!!…. – Yo segui acariciando y apretando ese paquete y ella se medio retocia y gemia.. – Aahhgggg!!!….mmmmgggghhhh!…aaaahhh!…por favor mi vida ya para…aaahh..mmmghh… para por favor que me vas hacer venir…- Termine de sobarle su paquete entonces la voltee y le vi a los ojos, se me hicieron diferentes, los tenia medio levantados y curveados y entendi que eran debido a la excitación que tenia, es decir tenia los ojos como de mujer en celo. Le tome la cara y le empece a besar los labios, ella respondio con el mismo tono, ademas se me empezo a restregar y yo sentia riquisimo como me abrazaba y acariciaba mi espalda. Seguiamos dandonos de lengua bien duro y “ella” empezo a desbrocharme la camisola hasta que me la quito, asi estuvimos un buen rato. Solo se oian los besos, los lenguetazos, los chasquidos de la bocas y por supuesto los gemidos y gemidotes que haciamos. Despues empezo a desabrocharme el pantalon, ya lo tenia a medio muslo cuando le desabroche la brusa y se la quite. Quedo en solo brassiere y le empeche acariciar los pechos. Poco a poco le levante el brassiere y dejo ver sus pezones, eran pequeños pero bien formados y su pecho estaba un poco levantados, me alegro que no estuvieran planos, asi que empece por acariciarlos mientras le daba lengua, baje a su pecho y le empece a besar desde el cuello hasta la mitad de los pechos. Solo escuchaba.. – mmmggmhhh!!.. mmmgghhh!!!mmghh… -Le di un lenguetazo a su pezon izquierdo y solto un prolongado. – Aaaaahhhh!!!!….mmmmmggggghhhhhh!!!… – le di otro lenguetazo a su otro pezon y el mismo resultado . – Aaaaahhh!!..mmggghhhh!!!… . – Mientras hacia esto, como aun yo tenia el calzon puesto y los pantalones abajo, no desaprovechaba y me estrujaba y apretaba mi bulto, al fin me le “prendi” de un pezon y se lo mame y le di una medio mordida y vaya efecto, escuche como se acalambro y solto un largo gemido. – Aaaaaaahhhhhhhggghhhhhhhhggghhhhh!! .. que rico ..- grito y yo segui mamandole el pezon y aparte le apretaba su chorizo y sus huevos que estaban aprisionados por la tanguita y solo oia mas ..– Aaaaaghhhh!!!…mmghhh!!!…aaaaahhhhhh!!!…mmmgghhh….aaahhhh…mi vida….sigue…aaaaghhhh…- Viendola como se retorcia, gemia y gritaba a huevo que tambien sentia que se me salia la leche y mas porque no dejaba de apretarme mi bulto.
Estuve buen rato besandole el pecho y sobre todo mamandole los pezones. Despues de un rato de este tratamiento me di cuenta que los pezones se le ponian duros, duros como piedritas obscuras y sobre todo me di cuenta que Karla era muy sensible en esta zona, cada vez que le chupaba o medio mordia los pezones se retorica de placer y pegaba unos gemidotes. Despues de “cansarme” de mamarle los pezones, poco a poco me fui bajando hasta que desabroche la minifalda y esta cayo a sus pies dejandome ver el juego de las medias, los tirantes y la tanguita. Ahora si pude apreciar su cuerpo completo, era delgado, con la piel blanca, de cintura estrecha pero unas nalguitas respingonas, todo se me hizo hermoso. Si la vista en el espejo fue espectacular, imaginense ver esas telas a detalle a tiro de tu nariz y lengua, fue super espectacular. Empece por besarle su vientre que tenia un poco de vello, me baje besandole toda esa zona hasta la orilla de la tanga, bese los pelos que salian de la orilla de la tanga y toda esas zonas, le bese por la parte interna de los muslo y mas donde se juntan con los huevos, le acaricie el bulto que cubria la tanga y por ultimo le bese el bulto y medio se lo chupe. Obvio que cuando hacia esto solo oia.. – Mmmgghh…mmmmhhhh… aaaahhhh…. Por fin se llego el momento mas esperado y mas temido. Le tome la orilla de la tanga y se la empece a bajar, medio “brinco” su verga porque ya que estaba medio “toreada”, me quede contemplándo ese cuadro, ver sus huevos peludillos colgando, su verga medio parada con su cabeza medio pelada y asi quede un rato en contemplación. Se me hizo de regular tamaño o mas bien que bien parada era de tamaño mediano y un poco gruesa, al menos mas que la mia.
Miles de pensamientos me cruzaron, pero eso no dejo que admirara ese trozo de carne con su cabecita colorada asomando y esos huevos hermosos. Casi con miedo agarre su verga y le di un beso tierno en la cabecita.. –Aaaaaaahhhhghhhh!! . – Exclamo Karla, me imagino que le dio como un calambre porque se encogió en el acto. – Para tratar de calmarla le dije. – A ver mamacita… calma… calma… a ver dale a tu papi tu birotito…que se lo quiere comer… anda.. no seas mala. – Se agarro si birote y se lo medio estrujo y me dijo.- Si papi…tomalo… es tuyo… si quieres sacale su leche… – en mis planes no estaba sacarle su semen porque eso lo quería para lo ultimo, de cualquier forma le dije. – Si mamacita…dejame sacarte la vida por tu palito…- Le volvi a agarrar su palo y empece a olérselo, le pele su cabeza y oli la parte que esta debajo del cabeza y despedia un olor riquísimo, disfrute muchísimo oliendo esa parte y además de su verga y su huevos. Que maravilla ese olor. Ya se lo había tomado y se la empece a masturbar, se me hizo hermoso ver como se le pelaba la cabeza, me encanto hacerle este tratamiento, es decir, le cubria y le pelaba su cabecita que ya para ese entonces estaba muy colorada. Poco a poco se le fue poniendo bien parada hasta temi que se me viniera en las manos, se la besaba, se la mamaba, se la pelaba, le estrujaba sus hermosos huevos y yo me sentía en las nubes. Que hermoso es mamarle a alguien su chorizo cuando no solo estas buscando sexo. Estuve asi buen rato hasta que considere que ya estaba preparado para lo que seguía. Termine de mamarle su trozo de carne bien parado, le subi la tanga y como pude le acomode los huevos y la verga, debido a que la tanga era chiquita le sobresalía un poco la cabecita, pero aun asi se la tape.
Me pare, nos abrazamos y empezamos a besarnos nuevamente. Al rato eran lengüetazos, chasquidos y gemidos. Estabamos asi cuando Karla me empieza a bajar los calzones y agarrar mi birote. Estuvo un rato masturbándomela y acariciando mis huevos. La hice a un lado y termine por sacarme los pantalones y calzones, los zapatos también, quedando desnudo por completo y ella se me acerco y empezó a besarme el pecho y los pezones. Estas caricias me volvieron a encender, después siguió besando mi estomago, llego a la ingle y siguió besándome. Al ultimo tomo mi verga y la beso. Agarro los huevos y sentía como me los apretaba, acariciaba y estrujaba. Senti que se metió mi birote a su boca y empezó a mamarlo mientras me hacia para arriba y para abajo mi tubo. Estuvo un buen rato asi. Obvio que me sentía realizado, un hombre me la estaba mamando y eso era un sueño que se me hizo realidad, a pesar que me lo había hecho en el congal, en esta ocasión era con plena conciencia y ese sentimiento era hermoso. Despues de un rato, le dije. – Mi vida…ya no seas golosa…- Retire mi verga de su cara.
La levante y le bese en el cuello mientras le decía..- Mi vida… ya es hora de que seas mia…quiero que me entregues tu culito…estoy que exploto… – “Ella” tenia los ojos cerrados y me dijo. – Si.. mi vida…ya sabes que mi culo y toda yo somos tuyos…si es hora, yo también lo estoy esperando desde hace mucho. – Nos dimos algunos besos con todo y lengua y la conduje a la cama. La acoste de espaldas, le acaricie la misma,la sentí un poco sudada pero me valio madre, le hice a un lado un poco de cabello de la peluca y le empece a besar el cuello, ella solo decía.- Mgghh…mmmgghhh…que rico…sigue…sigue papacito.., – Segui bajando y besándole la espalda hasta que llegue a las nalgas y ahí estuve besándolas buen rato, me baje por los muslos, las piernas hasta los pies, le bese los dedos…en fin quería disfrutarla toda. Regrese a besarle las nalgas, le hice a un lado la tanguita y tome sus cachas y poco a a poco le abri las nalgas hasta que quedo expuesto su culo. Era hermosisimo, se veía “como bien cuidado”, era de un color marron un poco obscuro, tenia los pliegues como bien trazados. Primero me acerque la nariz para olerlo, olia un poco desagradable pero ese olor exploto en mi cerebro e hizo que me super excitara. Por fin tenia ese tesoro a mi alcance y lo mas importante, que era mio, que era para mi y además lo estaba oliendo.
“Hice” y saque una buena cantidad de saliva y la deposite en su hoyito y asi estuve “limpiando” esa zona. Obvio que esto también excitaba a Karla porque se la pasaba gimiendo. Mientras le acariciaba con la punta del dedo bien ensalivado, me le acerque al oído y le dije. – Mamacita…tienes un culo muy lindo…que hermoso lo tienes…- solo decía – Mmmggg!!…mmmggg!!.. – Era como que asentía, entonces le pregunte. – Me dejas que le un besito?.. – Ella respondió con un- Mmmgggg – mientras asentía con la cabeza, pero yo bien cabron le dije. – Asi no… si no quieres no… .- Reacciono y me dijo.- Mi vida..claro que me encantaría que me besaras mi hoyito… ya sabes es tuyo..- Le replique. – Si…ya se que es mio, pero necesito oírlo.. – Y ella al final dijo .- Esta bien mi vida…besame y mucho mi culito. – Me baje besándole la espalda que estaba un poquitín humeda pero ese olor y esa humedad me excitaba. Baje y le di primero un lengüetazo a su culo y vi su reacción porque cerro las nalgas a la vez que exclamaba. – Aaaaahhhhhhhh!!!… aaaaaahhhhhhhhh!!!!!!!!…mmmmggghhhh!!!!!!… – yo le decía.- Ya…ya… mi vida… ahora si un beso….- Espere a que nuevamente se relajara y sobre todo que relajara las nalgas y su culo porque claramente veía como estaba pulzando y frunciéndose, una vez que vi que ya no se fruncían los pliegues de su anillo, entonces procedi a darle un beso, se lo di y fue la misma reacción. – Aaaaahhhhhh!!!… aaaaaahhhhh!!!!!!!!…mmmgghhhh!!!!!!…que rico estuvo eso…. Ahora si me valio madre, segui besándole y ella se revolcaba y gemia. – Aaahhhhh!!…aaaaaagggghhhh!!..mmmmgghh!!!!…que rico…mmgghhh…mmmgghhh…aaaahhhh… . –estuve buen rato besándole su culo con la consiguientes reacciones. Deje de besarle su anillo de cuero. Y segui masajeándole su culo con la punta de un dedo y me le acerque a su oído y le pregunte. – Mi vida…me dajas que te chupe tu culito?… te gustaría?.. – “Ella” creo que ya trastornada me respondió ..—Sii…sii papacito… chúpalo…destrózalo…hazle lo que quieras por favor…me estas volviendo loca…sigue por favor papacito…- Lentamente fui besando otra vez su espalda hasta que llegue a su culito le di unos lametazos, unos besos y por ultimo le empece a chupar su anillo de cuero. Aquí si se retorció, respingo, se arqueo y se movia como si estuviera cogiendo a alguien. Sus gemidos ya no eran normales, eran unos quejidotes. AAAAAAAHHHHHHHHHH!!!!!!!….AAAAAAAHHHHHHH!!H….AAAAAMMMMGGGGGMMGMMHHHHH!!!!…MMMMGGGGGHHHHHH!!!!!!! AAAAAGGGGGGGHHH!!!!! ..- Por mi parte, a pesar de todos sus movimientos no despegaba mi boca de su culo y lamia, chupaba y rechupaba y sus gemidos eran como las de una poseída. – Ya…papacito…aaaaagggghhh… yaaaa… papacito….mmmmgggggmmmhhh…sigue papacito…aaaaggghhh…. Por favor…por favor papacito…mmmggghhh….aaaaghhh mmmgghhh…ya papacito….que rico….sigue….aggghhh…mmmmgghhhmmm….mmmhhghggh
Po ultimo pare de estarle mamando su culo y vi como los pliegues de su anillo se contraían, se fruncían y pulsaban. Entonces otra vez empece a acariciarle y sobarle su anillo con la punta del dedo bien ensalivado y volvi acercarme a su oído. Primero le di beso en el cuello y gimio y después le dije. . – Mi vida…te voy a meter un poco el dedo..si te duele me dices…ok?. – “Ella” tenia los ojos cerrados, asintiendo me dijo – Mmmgggg… esta bien papacito…por favor hazlo con cuidado… – Le replique – no te preocupes.. lo hare con cuidad… – nuevamente le bese y chupetee la nuca y su respuesta fue. – Aaaaghhhhggg…aaagghhh…mmmhhhgghhh…. – Me fui besándole desde la nuca hasta las nalgas, ya el olor de su sudor y mi saliva era notable, pero eso también me excitaba. – Retire el dedo, le bese y chupe su anillo y nuevamente puse la punta del dedo índice en su culo que medio palpitaba y entonces dirigi bien el dedo y poco a poco, lenta muy lentamente le fui metiendo el dedo, se abrieron los pliegues, le met meti el dedo hasta la mitad y ahí se lo deje, no lo movi, solo se escuchaban sus gemidos. – AAAAAAAHHHHHHHH…..aaaaaaahhhhhh……mmmmmmgggggghhhhhh…. – Se retorció y medio respingo , trate de calmarla… – Ya chiquita….ya chiquita….ya esta dentro…si quieres que lo saque dimelo..- No decía nada, solo seguía gimiendo, se le oian bien rico sus gemidos. Relajo su cuerpo y creo que trataba de saborear ese momento. Ahí le tenia el dedo sin moverse, al rato sentía como los pliegues de su anillo de cuero me apretaban el dedo, es decir estaba frunce y frunce su culo. Me daba la impresión de que su culo quería sacar o rechazar a ese “imtrusito”. Yo sentía rico esa sensacion de que me apretaba el dedo porque sentía que estaba pulsando, pero no lo movia porque esperaba que se adaptara. Asi lo tuve como 3-4 minutos al fin sentí que se distensionaron los pliegues y se relajaron. Entonces procedi a meter lentamente lo que restaba del dedo. Cuando llegue hasta el fondo del dedo frunció el culo pero ya no tan fuerte. Ahí le deje el dedo bien metido sin moverlo. Despues de otros 3-4 minutos empece a sacarlo lentamente y una vez que salió, vi como le frunció varias veces su anillo. Otra vez, le ensalive su hoyito y le puse la punta del dedo para masajeárselo y me acerque a su oído y le dije. – Mamacita… te dolio algo?… – Respondio.- Al principio sentí algo pero no era dolor, era una sensación extraña pero nomas… eso si riquísima…- Le dije.- Que bueno… ahora voy hacer lo mismo para masajearte por dentro…ok?..- Me dijo – Esta bien…haz lo que quieras papito…”soy toda tuya” . –esto lo senti como con sarcasmo.-
Le bese en la boca, el cuello y me fui besándole por toda la espalda hasta que llegue al culo y se lo bese y se lo chupe y obvio pego otros respingotes y quejidotes. Nuevamente le empece a meter el dedo bien ensalivado en forma muy lenta, se le abrió el culo y le metió todo el dedo y no lo movi. – Escuche un- AAAAHHHH!!!!!….mmmmgghhhhhh aaaahhhh!..deje que se adaptara y relajara y depues de unos 3 minutos crei que ya estaba relajado de los esfínteres. Entonces empece a masajearle muy lentamente en forma circula su anillo, le medio sacaba el dedo, lo ensalivaba y volvia a masajearle, estuve asi como 7-8 minutos. Karla solo se la pasaba gimiendo a veces hasta medio gritaba de placer. Por fin considere que ya estaba listo para recibirme.
Otra vez le hable al oído y le dije. – Mi vida…ya es hora de que me recibas..quiero entregarte mi semen y ser parte tuya… – “Ella” me vio y vi su ternura y me dijo. – Sii mi vida…es lo que he estado esperando por siglos…quiero recibir tus jugos..sentirlos dentro de mi..eres el amor de mi vida y quiero tener algo tuyo dentro de mi…si mi vida..por favor yo lo deseo y lo necesito. – Sin mas le acerque mi verga a su cara, este estaba medio flácida y entendio que quería que me la mamara. De inmediato la agarro y se la metió en la boca, al rato ya estaba bien parada por tanto momentos eroticos y entonces lo acomode en “4 patas”. Una vez que quedo en posición, me quede medio asorado por la vista que me estaba ofreciendo, su culo, verga y huevos estaban tapados por la tanga, porque de hecho nunca se la quite. Que espectáculo tan hermoso ver como por un lado de la tanga medio colgaba un huevo con sus pelos desparramados y por el otro lado, el cuero de la punta de la verga asomando por la orilla pero apretados y apachurrados por la tanga. Ademas su culo estaba tapado pero por los dos lados se veian parte de los pliegues marrones. Esta vista en particular, ver un trasero tapado por una tanga, sea en hombres o mujeres es lo que mas me excita porque mi cerebro empieza a tratar de “adivinar” como son esas “cosas” que están ocultas y eso me enciende. Como comprenderán me excite en chinga con esta vista, de cualquier forma tome la orilla de la tanga y poco a poco se las fui bajando. Una vez que se los baje a medio muslo nuevamente se me ofrecia otro espectáculo. Me quede apendejado cuando vi esto. Tenia a mi disposición su culo expuesto, hermoso, un anillo color marron, los huevos medio peludos colgando y un poco mas abajo la cabecita medio tapada o pelada. Que espectáculo y lo mas hermoso, que era para mi solito. Aproveche y le lami los huevos, se los bese, también la cabecita, le leguetee la raja desde los huevos hasta el mismísimo culo, le bese, le chupette, le mame su hoyito y obviamente que Karla estaba retorciéndose, gimiendo y quejándose.
Lamentablemente se me olvido llevar algún tipo de vaselina, pero ante esa falta, “hice” un chingo de saliva y con ella me embadurne bien mi verga y también su hoyito.
Por fin llego el momento, le dirigi la cabeza de mi chorizo y de adrede no me la pele, porque me emocionaba sentir como “ella” con su culo me pelaba mi verga.
Empece a presionar y poco a poco empezó a entrar la cabeza. Que placer tan indescriptible cuando sentí que entraba, quizás era porque se iba pelando la cabeza cuando entraba, eran la ganas o era que me apretaba mucho su culo. Le meti la cabeza y un poquito mas. En esos momentos los dos gritamos casi al mismo tiempo y casi lo mismo ..– AAAAAAAHHHHHHHHHHH…..AAAAAAAAAAAHHHHHHHH….MMMMMMGGGGGHHHH………..mmmmmmggggghhhhhhhhhh!!!…. – Una vez que le meti la cabeza y poco mas, me quede estatico para ver su reacción. Gemia y gemia y como podía le agarre de la cintura para que no se moviera, pero de cualquier forma solo limitaba sus movimientos. Al rato “ella” también se queda calmada sin moverse y entonces ahora si empiezo a sentir como pulsa, se frunce su culo y sus nalgas también. Eso por supuesto me excitaba mas. Asi quedamos unos minutos “pegados” , considero alrededor de 5-6, entonces sentí mas relajado su anillo y termine por meterle bien despacito el resto de mi birote. Empece a bombear bien despacito, despacito y poco a poco fui subiendo en intensidad. Por parte de Karla no la oia que se quejara de dolor, solo gemidos eroticos y eso de alguna forma me tranquilizo. Segui bombeándole, se me antojo darle una nalganda y se la di..- “Ella” exclamo – Huuyyy!!!…aaaahhhhh!!…- Segui bombeándole hasta que llego un momento que sentí que iba a terminar me abrace muy fuerte a “ella y termine mis últimos bombeos y explote!. YAAAA!!!! YAAAAA!!! AAAAAAAAAAAAHHHHHHHHHHH…..AAAAAAAAAAAHHHAAAAHHHHH….MMMMMMGGGGGHHHAAAAH………tomala…..mmmmmmggggghhhhhhhhhh!!!…. mmmggghh.
Vaya tipo de explosión, vi estrellas de todos colores, vi universos iluminados de mucho colores. Sentia que me salian chisguetes y chisquetes de leche, como hacia mucho que no sentía. Segui bombeando buen rato y sintiendo que me salian gotas de jugos. Esta culminación tan explosiva no fue por ese momento en si, sino que fueron el cumulo de tantos días de tensión, de ganas, de miedos que se resumían a este momento. Quede abrazo de Karla por buen rato, no sacaba mi verga de su culo porque quería que se saliera solo una vez que terminara de exprimise toda mi leche y quedara flácida. Por fin después de un buen rato que estuve relajándo mi bichola salió bien flácida, me imagino con restos de su adentros y eso me hacia feliz también.
Recoste a Karla y la voltie, y la empece a besar, sus besos sabian a gloria y poco a poco me baje, le bese los pechos le mame los pezones, y pronto estaba besándole sus huevos y su verga. Mi idea era hacerla venir. Estuve mamandosela, masturbándosela y después de un rato vi como se le empezó a parar y poner bien dura, me encanto apreciarla otra vez tan hermosa y gruesecita, le pelaba la cabeza, se la chupeteaba hasta que al final empezó. – Aaaaahhhh!!!…mmmmgghhh!!!…ya casi me vengo….mmmghhh!!!… aaaagaaggghhh…mmmgghhh.. mi vida me vengo….me vengo…me vengo…aaaaaahhhhh!!!!…aaaahhh!!!!!…mmmmghhhh!!!. – yo no quería desperdiciar nada de “ella” y en esos momento no saque su verga de mi boca hasta que se vino. Por fin mi sueño se realizaba, recibir en mi boca el semen de un hombre, tantas veces soñado y ahí estaba a segundos . Senti sus chisguetes en mi boca, sentí como se retorcía, como se convulsionaba, fue maravillso, pero no se me escapo nada de su semen, segui mamandosela hasta que perdió fuerza y yo se la ordeñe hasta su ultima gota. Hasta que la sentí flácida y chiquita me la saque de la boca. Aun tenia restos de semen en la boca y empece a besar a Karla y al rato se me acomodo y se acurruco en mi pecho.
Estuvo asi un rato y de pronto me doy cuenta que esta llorando y conlvulsionandose quedamente. Le levante la cara y tenia unos lagrimones y seguía llornado. Le pregunte. – Mi vida, que te pasa?… te lastime tu culito…te dolio?…no supe hacerlo?…por favor dime que te pasa…– Ella dentro de los llantos me dijo..- No..no me dolio…al contrario fue delicioso…lloro porque me has hecho super feliz…- Y lloro mas fuerte y siguió – fue maravilloso…me hiciste sentir una real mujer con tu forma delicada de poseerme….gracias…fuiste muy tierno y delicado…te amo… – Me abrazo bien fuerte y para medio contentarla le dije- Mi chiquita…al contrario…tu me has hecho muy feliz… ya sabes desde hace mucho esperaba este momento y fue hermosísimo..gracias..
“Ella” se medio limpio las lagrimas y me dijo. –Sabes.. ya eres parte de mi vida…no tienes idea de lo hermoso que sentí cuando me empezaste a derramar tu semen en mis entrañas, sentir tus liquidos calientitos en mis intestinos, ojala algún dia lo entendieras que no es solo un liquido que me echaste, es parte de ti que sentí y traigo dentro de mi…huy como quisiera tener las palabras para decírtelo, en resumen, es el concepto quizás..soy tu mujer y me llenaste por dentro… -Al oírla decir estas palabras me hizo sentir super chingon porque por fin ella era mi mujer tanto esperada y yo su macho.
Asi nos quedamos abrazados, queriendo y no a mi también me empezaron a salir las lagrimas pero me aguante para que “ella” no se diera cuenta que también lloraba de felicidad. Y asi nos quedamos dormidos. Despertó como las 12:30, me despertó y me dijo que ya se tenia que ir. Le dije que estaba bien y le pedi que cuando estuviera vestido de hombre no se despidiera de mi, porque habíamos llegado al acuerdo que a “ella” solo la veria cuando estuviera vestida de mujer, porque en su faceta de hombre no me gustaba ni madre, era para mi un macho y yo a ellos fuchila!!. Se volvió acostar, me beso todo, todo y se despidió. Yo la oia que se estaba bañando, cuando termino me tape con la cobija y solo oi que iba para afuera y cerraba la puerta, al final me volvi a dormir.
Par finalizar les quiero comentar que esta noche ha sido la mas maravillosa de mi vida, una “mujer” se me entrego en forma incondicional, “ella” solo esperaba amor, respeto y comprensión y se la di, me siento feliz de saber que soy su macho y que la lleno como tal y le cumplo todas sus fantasias.

Esta historia no termina aquí, poco a poco le ire pasando lo que hemos vivido como hombre y “mujer”. A pesar de que tenemos muchísimos encuentros solo les platicare de aquellos donde vivimos algo diferente y que merezcan ser compartidos.

Si a alguien le intereso este relato, por favor escríbanme a rupis57(arroba)gmail.com

 

 

Hola, mi nombre es Alejandro, actualmente tengo 53 años. Esta historia la escribo para compartir la experiencia que he vivido en mis ultimos 3 años. No es la idea tratar de demostrarle a nadie si es verdad o no lo que escribo, porque esto lo hago para que aquellos que ya en su etapa madura definen su inclinación sexual, es mi experiencia.

Antes que nada debo decirles que me divorcie cuando tenia 45 años, tengo dos hijas, una de 22 años y la otra de 20 años, que actualmente una de ellas vive con su madre.

Despues de estar divorciado tuve algunos algunos encuentros con mujeres, pero sentia que algo faltaba en las relaciones, a lo mejor no tenia idea de lo que realmente queria de ellas. Asi pasaron 3 años y no encontraba nada interesante.
Sin querer queriendo empece a meterme mas al Internet y empece a ver todo tipo de videos, desde parejas, trios, gays, lesbianas, transexuales, grupos, trasvesties, etc. Me di cuenta que tampoco me llenaba mucho ver estas peliculas porque casi todas se me hacian muy corrientes y que solo se trataban de mamar, meter y sacar, culiar y vaciarse, en conclusión mucho sexo y nada de erotismo.
De todos los generos que vi, empece a notar que me inclinaba por los Trasvesties. Quizas era mas bien curiosidad por conocer como eran los sentimientos de estas personas. No me preguntaba como un Trasvestie podia tener sexo con uno de su mismo genero, sino como podia esta persona amar y querer honestamente a otra persona de su mismo sexo, es decir como se podia entregar a su macho mas alla del sexo. Total que me empece a aficionar con este tipo de videos, revistas y fotos. Debo reconocer que la gran mayoria de estos videos no me gustaron porque se me hicieron muy corrientes ya que desde que empiezan los videos empiezan por mamarse la verga, a masturbarse uno a otro, a culiarse, sacar su leche y echarla a la cara o al pecho de su compañero. En otras palabras, solo sexo y nada de erotismo.
La idea que yo tengo es que un Trasvesties debe ser 100% pasivo y en estos videos normalmente estos tios estan bien dotados en la mayoria de las veces y en vez de ser ellos los que reciban a su macho, estos terminan cogiendose a los que supuestamente son los hombres. Entiendo que muchos son contratados para eso.
Por supuesto que de tantos videos que he visto me he encontrado algunos muy buenos, donde no solo es sexo crudo. Se ve que el Trasvestie se comporta como toda una mujercita tierna y receptiva, donde hacen de todo para complacer a su macho. Este tipo de video me demuestran que son unas mujeres atrapados en un cuerpo de hombre y no importa que tengan una verga chiquita o grandota, porque se ve que disfrutan de su macho.
Despues de casi dos años de ver este tipo de videos llegue a la determinación que quizas esa era mi verdadera inclinación sexual, porque solo este tipo de videos me llenaban y asi me nacio el gusto neto por las Trasvesties . Por mi formación personal y social al principio no me la creia, pero llego un momento que tuve que reconocer que era fanatico de este tipo de personas y saben, hasta el dia de hoy me siento realizado de ser un amante de este tipo de genero.
Con el tiempo que llevo tratandolas llego a la conclusión de que son realmente muy honestas, hermosas, tiernas, cariñosas y son en realidad mas mujeres que las propias mujeres, esto dicho en todos sentidos, porque muchas de ellas vienen arrastrado desde que eran chiquitos todo tipo de descriminacion, maltrato, golpes, violencia fisica y psicologica, vejaciones y humillaciones por parte de pendejos que se dicen ser “hombres” pero que al final resultan mas putos que ellos, la diferencia es que las Trasvesties reconecen su inclinación y estos pendejos por no querer reconocer su real inclinación viven frustados toda su vida.
Despues de reconocer mi inclinación por este genero, empece a pensar de porque no tratar de llevar una relacion con alguien asi y si al principio me asustaba, esa idea no me dejaba literalmente dormir. Me la llevaba pensando en los pros y contras, pero definitivamente pudo mas la necesidad de cubrir esta curiosidad que la prudencia misma. Asi que empece por tratar de “postear” en el Internet en varias webs de “encuentros de parejas” o incluso sitios dedicados exclusivamente a este tipo de genero pero me di cuenta que hay muchos sitios y lo malo que cada sitio cobra. No es tanto el costo, sino que muchas veces los que realmente te llegan a interesar estan muy lejos de tu zona. Opte por buscar sitios gratis para experimentar, encontre como tres nomas.. Mi anuncio fue “Busco trasvestie madura para relacion seria” y describia que buscaba tambien un gay maduro pero que se sintiera muy femenina y que le gustara vestirse y sentirse mujer, de preferencia de closet.
En el transcurso de un mes recibi como 7 correos interesandose en el anuncio, pero ninguno me “lleno el ojo”. Algunos estaban lejos de la ciudad, otros se me hicieron de una personalidad muy corriente.
Ya no intente “postear” en el Internet porque me di cuenta que habia unas revistas que se distribuyen gratuitamente y que tienen una seccion de “encuentros” donde envias una carta y una cantidad de dinero, publican tu anuncio y te asignan una clave. Si hay algun interesado en tu anuncio, este tiene que enviar una carta a la revista y ellos te la hacen llegar, es decir el interesado solo conoce tu clave y la ventaja es que es un tu propia ciudad o alrededores.
Envie mi anuncio, casi con las mismas palabras que use en el internet y como a los 20 dias habia recibi solo 4 respuestas. En todas expresaban el interes en mi anuncio, una breve descripicion de ellos, desde la estaura, complexión, edad y una direccion de correo. Les devolvi el correo a todos y poco a poco los fui “conociendo”. Al final, me enfoque por uno de ellos en especial. Decia llamarse Luis , que tenia 49 años, uno menos que yo, media 1.67 cms, 8 cms menos que yo, que era 100% pasivo y que era de closet. Lo que realmente me llamo la atención es que pedia respeto y mucha discreción porque tenia familia. Esto fue lo que me decidio a tratar de conocerlo. Le comente que queria conocerlo personalmente ese fin de semana y quedo de acuerdo. Lo cite el sabado a la 10 PM en las afueras de un famoso congal. (congal= table dance). Para facilitar todo nos dijimos como ibamos a ir vestidos.
Ese dia me la pase bien nervioso incluso llegue como una hora antes y me meti a ver el show. Me acomode en una barrita pegada a la pista donde las chicas te muestran sus rajitas y sus culitos a 5 centimetros de ti. Claro que varias chicas me pusieron sus rajas y culitos tan cerca que los podia oler el sudor y el perfume que se habian puesto “ahí”, pero mi mente estaba fuera de la pista, incluso en una de esas, una chica después que nos mostro sus encantos se retiro gateando y verle el culo “por atrás” me hizo imaginar que en vez de rajada le colgaban unos huevos peludos y la cabeza bien roja de una verga y esa “vision” hizo que sintiera una punzadas en la punta de mi verga y en mi culo. Imaginense lo maniaco que estaba, no se si de nervios o de ganas de ver en vivo una verga y sus huevos. Sea como sea, me fui desestresando por la cerveza y el ambiente.
Cuarto antes de la hora sali a recibir a Luis y no tardo ni 5 minutos cuando lo veo llegar. De entrada se me hizo guapeton, bien vestido y un poco serio. Entiendo que eran quizas los nervios. Se paro frente a mi y me pregunto . Alejandro?… – Si.. – Le conteste a la vez que le preguntaba también- Luis?… Respondio. – Si..gusto en conocerte- Tambien yo tengo ese gusto… En persona se me hizo mas chico de lo que pensaba pero me gusto muchisimo que asi fuera. Después lo invite a pasar a ver el show y solo dijo OK. Nos fuimos a la barra y estuvimos parados un rato tomando una cerveza. Al rato le pregunto. – Porque no nos sentamos?… te gustaria sentarte en la barrita para ver esos culitos de cerca? – Y respondio – En realidad, en estos momentos como ando, no se me antoja ver culos de viejas..tu entiendes… me gustaria mejor un lugar mas discreto. – Entonces le dije señalandole un rincon al fondo. –Creo que alla no llega tan fuerte el ruido… que te paqrece?- Respondio – Se me hace excelente!…Y no fuimos a sentar alla. El se sento a mi izquierda y una vez sentados y acomodados empezamos a platicar de cosas sin importancia, como que le parecia el lugar, la chicas, etc… Todo transcurrio en franca camaraderia. Como a la hora considere que era hora de poner las cartas sobre la mesa. Poniendo cara de serio le dije.
Bueno… ahora si me gustaría hablar de lo que nos trajo aquí… que te parece?… –Respondio – Perfecto, creo que es hora… – Entonces agregue..– Primero que nada me gustaría que todo lo que hablaramos fuera en forma honesta, por principio nadie nos tiene aquí a a la fuerza, asi que lo que digamos lo digamos en forma abierta y sincera… bueno al menos es mi forma de ver las cosas. – Sin dudar me respondió.. – Excelente, eso era precisamente lo que te iba a pedir…primero que nada me gusta respetar para que me respeten y solo pido eso y toda la discreccion posible…. – Le complete diciendo – No tengas ninguna duda de que tendras eso de mi parte… – Entonces siguió diciendo… – Bueno antes que nada quiero decirte todos mis generales… me llamo Luis , tengo 49 años, estoy casado hace 28 años, tengo tres hijos, un hombre y dos mujeres, la menor tiene 19 años y vive con nosotros, mi esposa es directora de una escuela secundaria, trabajo como Gerente de distribución de una compañía que surte a varias naves industriales… -Hizo una pausa y aproveche para introducirme – Por mi parte me llamo Alejandro, tengo 50 años, estuve casado 25 años, divorciado hace 5 y tengo dos hijas. Una esta casada y la otra vive con su mama. Soy el subdirector de una area de comunicaciones del gobierno y vivo solo.
Muy bien – me dijo – me gustaría contarte que para mi esto es completamente novedoso, la verdad es que desde hace como 5 años me di cuenta que empezaba a sentir cierta atracción por los hombres, pero al principio no quería reconocerlo porque pensaba que era algo como perverso y tenia que seguir con la apariencia de hombre ejemplar. Poco a poco me fui dando cuenta que sentía mas inclinación por los genitales de un hombre que por los de una mujer…. Llego un momento que me calentaba mas ver una buena verga y unos huevos peludos que una raja por mas hermosa que se viera…y eso hizo que empezara a descuidar a mi vieja, antes teníamos sexo una o dos veces por semana, ahora es cada mes y muy a huevo…pero si supiera que no es ella..a veces prefiero masturbarme viendo una película de gays que cogérmela y eso esta mal.
Para tratar de calmarlo le dije – Siento lo que te pasa, pero ahora comprendo que a veces no esta en nuestras manos controlar nuestras pasiones porque a mi me pasa algo parecido… también hace como 2 – 3 años que me empezó a interesar ver hombres pero vestidos de mujer… me vuelve loco ver un hombre con una tanguita donde le salen los huevos por los lados o parte de su verga… verlos en medias y esos tirantes me excitan sin remedio… aunque no tengan mucho pecho, verlos con brassiere me pone super caliente….en fin… me super excito verlos con ropa de mujer y eso te repito ni yo sabia que tenia estas inclinaciones, por eso empece a tratar de llevar a la realidad esta especie de fantasia… el solo pensar que puedo estar penetrando a un hombre que se me entrega como mujer y me entrega su parte fenemina hace que me sienta realizado incluso mas que un hombre…. Aveces pienso que esto es perverso, pero por otra parte me consuela pensar que puedo hacer feliz a un hombre con alma de mujer…
Luis un poco mas relajado siguió comentando..- Tambien me gustaría que abriéramos nuestras asuntos mas intimos…claro, si estas de acuerdo?…- Le respondi – Por supuesto, te decía que por mi parte es lo mas importante era sacar honestamente nuestras intimidades….tu diras.. – Termine diciéndole y el prosiguió – Bueno… antes que nada te dire que soy de los llamados pasivos… mi verga es mediana, un poco gruesa…no estoy circundado y me excita mucho que me pelen la cabecita lentamente porque se pone roja y cabezona, soy medio lampiño, no me gusta la brusquedad, no soy ni sado ni masoquista, pero quizás aguante alguna que otra nalgada… de esas nalgadas “estratégicas”… mi pecho no esta alzado pero tampoco es plano plano, mis tetas son chicas pero creo que son muy sensibles… en cuanto a mi culo, creo que es hermoso…hasta estos momentos es virgen porque incluso muchas veces estuve tentado a comprar “juguetitos” para experimentar pero nunca me anime por temor a lastimar mi culito.. al menos eso entregare con orgullo a quien sea el primero… mi culo virginal… – Hizo una pausa y aproveche nuevamente para comentarlo lo mio diciéndole – Siguiendo mas o menos la línea que trazaste te voy a responder de igual a igual… Soy sexualmente activo, aunque por satisfacer a mi “mujer” dejaría que me penetrara, pero esto bajo circunstancias muy especiales… mi verga es un poco mas que mediana, no es la gran vergota pero en fin, tampoco estoy circundado y lo que si se es que mi cabecita es muy sensible cuando esta completamente pelada… creo que soy tierno en el trato.. tampoco soy sado, ni masoquista, pero como dijistes quizás me atrevería a dar algunas nalgadas “guajoloteras” que a lo mejor exciten a mi “mujer”… soy medio peludo, con el tiempo se me ha caído mucho pelo del cuerpo, pero aun tengo la región de la ingle con bastante pelo que adornan muy bien mi verga y los huevos que están también peludos… en cuanto a mi culo, esta algo peludo por toda la rajada… en fin mas o menos es lo que tengo… – Hice una pausa y entonces Luis tomo la palabra.-
Bueno… de acuerdo a lo que te platique, que piensas de mi?… –Respondi – Te me haces una excelente persona, creo que eres tierno por dentro…me gusta tu sinceridad… me gusta mucho que seas pasivo… me gusta tu estatura, la verdad, no me hubiera gustado una persona mas alta que yo porque se supone que yo seria el macho… en cuanto a tus genitales, me los imagino y ya los estoy hasta disfrutando…pero queda algo pendiente… te gusta vestirte y hacerla de mujer?.. – Me respondió – La verdad nunca me he vestido pero desde que vi tu anuncio me tiene muy excitado esta posibilidad.. si tu quieres me vestiré de mujer… que te parece?… – Le respondi – Me parece formidable, ya te comente que me excita mucho ver un hombre vestido de mujer… la verdad, no se me antoja un hombre asi como tal, quizás es la ropa lo que hace que empiece a amaniacarme… -Entonces esta bien.. – replico – Aquí aproveche y le revire la pregunta – Ahora te toca a ti… que piensas de mi? – Me pareces sincero, creo que sabrias tratar a un hombre con las cualidades que quieres… me encanta que seas peludo…me fascinaría entrenerme con ellos… en fin me gustas y si me gustaría tener una relación seria contigo… – Como para finalizar el tema le dije – O.k.. me parece que si vamos hacer química, pero solo quiero dejar en claro estos puntos… Primero, esta es la única vez que te veo vestido como hombre, las siguientes que te vea ya tendrías que estar siempre vestida de mujer… por la ropa no te preocupes, yo te la comprare… – Entonces el hablo – Por la ropa no te preocupes también la puedo comprar y asi sorprenderte con mis gustos…si te parece.. –Me parece muy bien –Le conteste –
Se hizo una pausa un poco larga y el continuo. – Pues no se diga mas… a disfrutar el momento – Dijo tomandome la mano y acariciándola – Espero que esto nos lleve a algo bueno… -concluyo y siguió acariciándome la mano y de pronto se puso serio y se me quedo viendo y después agarro por encima mi mano derecha y se la llevo a la entrepierna y ahí la dejo, después la apretó contra su paquete y entendí que quería que le acariciara o estrujara su bulto, cosa que hice casi en forma automática. Cuando le apreté sus genitales gimio queditamente – Mmmhhhggg!!!!… , cerro los ojos y volvió a gemir.. – Mmmmmghhhh!!!..- abrió los ojos y se me quedo mirando muy serio y poco a poco acerco su cara a mi y sin mas me pego sus labios en mi boca, abri los mios y me invadió su lengua, en esos momentos que sentí su lengua lamiendo la mia, tuve un sentimiento de que ya no había marcha atrás y que de aquí en adelante era una realidad mi preferencia sexual. Respondi a su beso y también le empece a dar lengua mientras le seguía apretando su paquete. Desde este momento, sentir su lengua humeda explorando mi boca hizo que sintiera por dentro descargas eléctricas que me bajaban desde la nuca hasta el culo, que hermosura de sensación y eso que solo eran unos besos. De pronto se queda quieto y me dice.- Esperate un momento… quiero ir al baño a “tirar el agua”… – Senti que se rompió el encanto, pero fue mejor porque ya casi habíamos perdido la nocion de que estábamos en el congal y de que podían vernos, incluso el ruido de la música ni la pelamos.- Fue al baño, regreso y se sento, obviamente se había enfriado la calentura. De cualquier forma, al rato se me acerco y sin decirme nada, dirigi mi mano a su entrepierna y comencé a acariciárle y apretarle sus genitales pero esta vez no gemio. Segui en mi tarea de estarle apretando su paquete por buen rato, pasaron como 20 minutos de estarle estrujando su paquete cuando le empece a desabrochar los pantalones y entonces empece también a acariciarle su verga sobre los calzones.- Le dije – No pierdas el ojo a los meseros por si vienen…no agarran y nos lleva la chingada, por mi parte estare alerta- Solo dijo – Ok…. – Segui apretándole su verga, sentia que se envaraba pero no gemia. Después de un buen rato de estarle estrujando su verga y sus huevos sobre la tela del calzon, poco a poco fui subiendo la mano para metérsela en el calzon y sentir la piel de su verga, la tenia calientita, no la sentí tan grande como imaginaba, quizás era por que estaba sentado, pero de cualquier forma, sentir su pedazo de carne en mis manos me hizo super feliz, al fin se me cumplia el sueño de tener una verga en mis manos y sobre todo lo que podía hacer en el futuro. Que sensación tan hermosa de tener ese tubo de carne en mi mano con una piel tan delicada, tierna y sobre todo caliente. Esto ultimo hizo que sintiera que estaba realmente agarrando una verga en todo su concepto. Asi mismo, baje la mano y agarre sus huevos y se los acaricie y se los apreté un poco. Que sensación tan hermosa, sentir la piel arrugada de sus huevos y la piel delicada de su verga. La sensación y el placer de sentir ese trozo de carne , sus huevos y sus pelos fue tanto que mi culo y la cabeza de mi verga empezaron a punzarme, prácticamente sentía que mi semen estaba en la cabecita porque esta estaba pulsando muy fuerte y mi culo también. Como sea, le empece a masturbar su chorizo y ahora si empezó a quejarse .. – Mmmgghhh…mmmmhhh …- Debido a que estaba batallando para poder masturbársela, trate de bajarle un poco el pantalón, pero estaba como atorado, se dio cuenta de mi acción y se levanto un poco y empezó a bajarse el mismo un poco el pantalón, por fin se lo bajo lo suficiente para agarrarle bien su pedazo de carne caliente, con un poco mas de libertad se la empece a masturbar con comodidad. Me entretenía pelándole despacito la cabeza a su verga. Al rato sentí que en realidad se le ponía bien dura y se hizo mas gruesa, estuve dándole buen rato hasta que me dijo. – Ya mero me vengo… – agarro mi mano para que lo hiciera mas rápido hasta que al fin exploto en varios chisguetes de semen a la vez que exclamaba en gemidos retenidos. – Mmmhhhhhhhh!!!… aahhh!!….ahhh… mmmhhh….- Por mi parte, sentí su leche en mi mano y sentí bien rico ese liquido caliente…segui subiendo y bajando la capucha de su cabecita y cada vez que lo hacia sentía que le salía unas gotas de semen. Que sentimiento tan hermoso me dio, sentir que al fin le había sacado la leche a un hombre y que podía olerla y tomarla si quería me lleno completamente . El siguió con los ojos cerrados unos minutos, mientras terminaba de sacarle toda su leche, en un descuido saque la mano toda embarrada de semen y me la puse en la nariz para olerla y vaya efecto que me hizo, me abrió todo mi libido y disparo todos mis sentidos sexuales, me sentí super excitado y con todo la excitación dirigi mi mano embarrada a la boca y empece a lamer y lamer su semen. Saber que estaba saboreando su leche hizo que me recorrieran como descargas eléctricas entre el culo y la punta de mi verga porque sentí unas fuertes contracciones en esa zona. A pesar de la bebida, el sabor de su leche se me hizo riquísimo. Practicamente lami toda la mano esperando no dejar ningún residuo de su riquísimo semen en mi mano. Cerre los ojos y disfrute ese momento que fue el mas sabroso de mi vida porque se cumplieron sueños que hacia tiempo me parecían irrealizables por mi ética y moral.
Pasaron como 20 minutos y volvimos a la realidad a pesar de los ruidos. El fue el primero en hablar.—Quiero darte las gracias… estuvo riquísima esa puñeta que me hicistes… como la disfrute porque es la primera vez que un hombre me tienta mi verga… y vaya que la hiciste llorar…. Ahora por favor dejame regresarte lo que hiciste… – Le respondi – Esta bien, pero esperame… también necesito ir al baño.. – Me levante y me fui al baño, pero iba tan caliente que cuando estuve orinando sentía como si me estuviera vieniendo, pensé que a lo mejor eran las dos cosas. Cuando termine de orinar me quite los calzones y me los heche a una de las bolsas del pantalon, pensando en que eso facilitaría lo que haría Luis conmigo. Aproveche que tenia la puerta cerrada y me la empece a jalar, cuando estaba media parada termine de jalármela, esto lo hice para hacer mas rápido lo que me esperaba. – Llegue a la mesa y me sente por el otro lado, porque donde estaba Luis era menos visible para la gente, asi que me sente a su izquierda.
Como te sientes?.. – Me pregunto y le respondi – Muy bien… me siento como realizado.. imaginate, es la primera vez que agarro una verga y además que le haya sacado la leche, fue fenomenal .. además esta bonita tu verga… – De veras? ..- Me pregunto.. – Claro que es verdad lo que te digo, siento que he cumplido sueños que nunca crei llegar hacer realidad…- Luis solo comento – Te entiendo… – Aproveche este lapso de relax y pedi dos cervezas, las cuales nos trajeron de inmediato. Mientras empezamos a platicar me empezó a agarrar mis genitales y como me la estuve medio jalando en el baño, pronto empezó a parase y la sentía apretada por el pantalón. Yo mismo, me empece a desabrochar el pantalón y como no trai el calzon, rápidamente Luis la empezó a acariciar y a masturbármela. La sensación fue única, sentir que un “hombre” me agarraba mi pedazo de carne casi me hizo explotar de inmediato, pero me aguante y poco a poco fue poniéndose bien parada. Luis seguía bajando y subiendo la capucha y pelándome la cabecita haciendo que tuviera unas sensaciones fenomenales. Tambien me acariciaba los huevos de vez en cuando y definitivamente no aguante mucho y me vine en su mano gimiendo sordamente … – Mmmggghhghh…mmmmhhmm!!…mmmggghh. – Sentia que Luis me masturbaba lentamente como exprimiendo mi pedazo de carne para sacarme toda la leche, en otras palabras sentía que me ordeñaba. Senti como con toda la mano embarrada me la seguía puñeteando y esta sensación de humedad me excitaba mas. Siguio masturbándome lentamente y cada vez que salía una gota de leche sentía estrellitas en el cerebro y porque no decirlo también en mi culo. Por fin mi chorizo empezó a languidecer, Luis lo solto y me dijo.- Me hubiera gustado haberme tragado toda tu leche… – No te apures ya habrá otras ocasiones.. Le respondi para tranquilizarlo. Pero a pesar de que tenia medio flácida mi verga, sentía que quedaba un remanente de semen en la punta y me la agarre con la mano izquierda y le pele la cabeza y entonces le salió un goterón de semen y lo puse casi en la punta del dedo índice de la mano derecha y asi como chorreando se lo lleve a la boca de Luis y este la abrió y le meti el dedo con la gota de semen. Lo recibió con todo el placer y me empezó a chupar y lamer el dedo. – Solo dijo – Hhhuuummmm!!!… –
De mi bolsa del pantalón saque el calzon y se lo di para que empezara a limpiarse las manos. Cuando termino de limpiárselas, dirigió la mano con el calzon a mi ingle y empezó a limpiar esa zona en donde empezaban a secarse las gotas de semen.
Despues de esto empezamos a prepararnos para irnos.
Nos intercambiamos tarjetas. Quedamos de vernos el siguiente fin de semana, pero ya el con toda la vestimenta de mujer.
Han pasado tres años de este nuestro primer encuentro y nos hemos estado viendo prácticamente cada semana desde entonces y saben, estamos enamorados uno del otro y disfrutamos del sexo al máximo porque nos hemos respetado nuestras inclinaciones. El siempre esta vestido de mujer para entregarse a mi en cuerpo y alma y yo estoy siempre a su disposición como macho.
Estoy enamorado de una hermosa trasvestie, se que no es joven pero con ella me he realizado como hombre.
Les platicare mas delante de nuestra primer cita en un hotel, donde Luis ya me esperaba vestida de mujer y que hermosa se veía. Después de esa primer cita ya nunca mas le llame Luis, ahora por su voluntad quizo que le llamara Karla. Asi con ese nombre, hemos pasado muchas experiencias que les ire platicando poco a poco, porque hemos descubierto algunas cosas que los psicólogos llaman desviaciones que realmente nosotros no conociamos
A todos los que quieren y aman a las trasvesties, les pido que me escriban para “platicar” sobre este hermoso genero del cual estoy enamorado.
Si gustan escribirme mi nombre es Alejandro y mi mail es =     rupis57(arroba)gmail.com

Maravillas en el país de la delicia / Capítulo 4: La Chica-abeja

Lunes, diciembre 6th, 2010

Las cosas empezaron a repetirse, sólo que con detalles distintos. Maravillas, la chica del pasillo y la otra chica, la que la había elegido como mejor besadora, subieron otras escaleras. Unas anchas y lujosas escaleras cuya alfombra atenuaba sus pasos. No se soltaban de su brazo, por lo cual no podía buscar a la fotógrafa que tenía en su poder la instantánea en la que besaba a otra mujer.
De nuevo se oyeron risas y voces cercanas.

De nuevo entraron por una puerta para entrar en una habitación, sólo que esta era bastante más amplia, era un salón de billar, débilmente iluminada por una lámpara sobre la mesa verde.

De nuevo cerraron la puerta tras ella.

Nuevamente la habitación estaba llena de mujeres inquietas, pero esta vez, por sus expresiones, no se diría que sólo querían besar a la chica que había en el centro.

Porque de nuevo había una chica en el centro, sobre la mesa de billar. Pero esta no estaba vendada. Esta estaba sujeta de pies y manos a las patas de la mesa con cuerdas, con bastante holgura para removerse sobre ella, pero no para escapar.

La chica vestía sólo una camiseta y unas braguitas. En su cabeza, sobre una diadema, llevaba dos muelles acabados en bolitas rojas que danzaban con cada movimiento. La chica parecía una abeja.

De nuevo las mujeres que hacían corro a su alrededor planeaban algo.
La chica intentaba ser buena, mostrarse tranquila y sonreír, demostrar que tenía sentido del humor. Pero, mientras tanto, intentaba librarse de las ataduras de las muñecas.

- Vamos, tías, ya vale -decía-. No hace falta tomárselo todo tan al pie de la letra. ¿Es que no sabéis cuándo una está de tonteo? ¡Venga, hombre, las cuerdas no hacían falta, yo ni siquiera he dicho nada de cuerdas!
Maravillas inspeccionó todos los rostros. ¿Sería una de ellas su fotógrafa?

Una mujer de unos cuarenta años se adelantó a la mesa. Parecía enfadada. Un enfado de juego. Iba vestida toda de negro: medias, botas, minifalda, chaqueta… Su maquillaje era agresivo. Sus labios, muy rojos. A Maravillas no le habría extrañado que hubiera asesinado ya a sus tres maridos para quedarse con sus viñedos y sus mansiones, y que la llamaran “La Viuda Negra”.

- Esta chiquilla -les dijo a las demás, alzando la voz-, ha propuesto un juego y ahora no quiere jugar. Eso no está bien… -dijo, ronroneando las palabras-

Me parece que aquí hay alguien que la próxima vez que se emborrache fuera de casa, se lo pensará dos veces antes de ofrecerse para un juego así. ¿Verdad?

Las mujeres rieron. Se iban acercando al billar. Parecía que se la iban a comer con cuchara.

- Esa chica -le susurró a Maravillas su amiga de los besos- tiene sólo diecisiete años. Qué preciosidad… ¿Puedes creerlo?

Maravillas se fijó bien por primera vez. Verdaderamente, la chica era preciosa. Era un poco delgada pero era increíble que tuviese aquel cuerpo a su edad. Se inquietó. Allí iba a pasar algo con una menor, y no estaba seguro de querer verlo.

Una chica joven se acercó a la mesa. Llevaba un largo vestido de tejido plástico rosa. Posó una mano sobre la espalda de la atada.

- Ahora no puedes echarte atrás -dijo, también dirigiéndose a todas en general-. Te has ofrecido para este juego de buena gana, todas lo hemos oído.

Ahora debes afrontarlo.

- ¡¿Pero no véis que estaba borracha?! ¡Y en serio: no hace falta que me atéis! ¡Desatadme! -decía ella, luchando con las cuerdas.
- ¿Porqué? -dijo la Viuda Negra- Así es más divertido. Más excitante. Además, ya te has arrepentido demasiado. No queremos que salgas corriendo.
- Está bien… está bien… -murmuró la chica, viéndose acorralada- Pero por favor, no me hagáis daño.

Las otras símplemente sonrieron.

- ¿Qué es esto? -preguntó Maravillas a sus acompañantes- ¿Qué va a pasar?
- Se ha ofrecido para hacer un juego. Para satisfacerlas a todas, una por una. Y desde hace un rato, parece que empieza a echarse atrás.
- ¿Cómo satisfacerlas?
- Cada una de las que hay aquí pueden acercarse y hacerle lo que quiera, lo que más desee. Eso había dicho ella. Este es tu premio, para eso te hemos traído.

- ¡Pero deja de mirarme así! -la riñó la chica del pasillo- No va a pasar nada malo, y además, puedes hacer lo que quieras. Mira, si sólo quieres hacer eso.
La primera fue una mujer con unas larguísimas piernas. No parecía que llevase medias. Mostrando una increíble pericia, se subió a la mesa de billar sin que los largos tacones la hiciesen caer desde una altitud desnucante. Situó una pierna a cada costado de la chica-abeja. Miró a su alrededor: todas las mujeres la jaleaban, algunas gritaban obscenidades, como “fóllatela”, “destroza esa putita” o “desvirga a esa zorra”. Después volvió a centrarse en la víctima, que esperaba con la respiración contenida y los labios apretados. La mujer de las larguísimas piernas sujetó con delicadeza la goma de sus bragas entre sus dedos. Comenzó a tirar hacia arriba. Tiró y estiró. La tela se puso tirante. La prenda se convirtió en un fino jirón que empezaba a perderse entre las carnes. Tiró hasta que la tela apretaba al máximo el pubis de la chica, hasta que sólo era casi un hilo partiendo la línea de sus nalgas. Tiró hasta que la chica-abeja comenzó a retorcerse y quejarse de dolor, y siguió tirando, y tanta era su excitación por ver aquella fantasía realizada que, mientras estiraba las bragas más allá de lo posible, metió su propia mano entre sus piernas y comenzó a masturbarse con furia, a frotarse en círculos. Y cuando la carne púbica y la rajita del culo de la chica no podían aguantar más, la torturadora se corrió furiosa entre espasmos. Las espectadoras aplaudieron. Bajó de la mesa, resoplando, y se perdió entre el público. Las bragas no eran más que una floja tira de tela que colgaba de sus muslos.
La chica-abeja parecía siempre a punto de llorar.

La siguiente fue la chica joven que había hablado antes, la del traje plástico rosa. Se situó ante ella y dedicó un buen rato a mirarla a los ojos con cariño. Las demás gritaban impacientes. Por fin se subió a la mesa, se tumbó en ella, situándose bajo la chica-abeja. Con esmero le fue subiendo la camiseta hasta las axilas. No llevaba sujetador, sus pechos quedaron a la vista de todas, con esa curva única que sólo tiene un pecho colgante. La chica del plástico rosa quería lamerlos hasta el fin. La obligó a bajar un poco, hasta que llegaron a su boca. Aquellos pechos eran muy bonitos, voluminosos y suaves, pero viendo cómo ella los chupaba, parecían la cosa más delicada y deliciosa del universo. Podía oírse cómo gemía mientras atrapaba el pezón en su boca y succionaba como una lactante. No era violenta, era suave. Tenía todo el tiempo y la ternura del mundo. Chupaba hasta que los pezones salían de su boca gruesos y pegajosos. Primero uno y luego el otro, hasta dejarlos duros y brillantes. Los lamía, más bien los rozaba con la punta de la lengua. Uno, otro, el uno, el otro… Pequeños y duros. Y mientras, la chica-abeja no podía esconder su expresión de placer.

Luego la chica de plástico se desesperó, quería perderse en ellos y quería perderlos dentro de su boca, se abrazó fuerte, aplastó la suave carne contra su cara, gimiendo de impotencia al no poder tragárselos enteros, pero los mordió y los aspiró con fuerza. La chica abeja comenzó a quejarse, las cuerdas no le permitían escapar.

La chica del plástico rosa se dio por satisfecha. Se retiró de debajo de la chica atada, y se levantó como borracha, limpiándose la saliva que le corría por la comisura del labio.

La siguiente mujer fue más directa. Resaltaba su mueca de ansia. Se quitó la falda y las bragas y subió a la mesa. Se situó a horcajadas sobre la chica, agarrándola fuerte de la cabellera. Examinó su cuerpo hasta encontrar un lugar propicio. Se relamió con la idea. Brusca, obligó a la chica-abeja a inclinar hacia adelante la cabeza y apartó su pelo, sin soltarlo. Puso su entrepierna sobre la nuca desnuda y pareció la mujer más satisfecha del mundo. Le faltaba gruñir. Frotó su coño contra aquella nuca adolescente, que Maravillas imaginó cubierta de vello suave e invisible de tan rubio. Se masturbó con furia contra la nuca, sin dejar de utilizar rudamente aquel puñado de cabellera como riendas.

Los vítores y exclamaciones de ánimo fueron esta vez más potentes que las anteriores ocasiones. Acompañaron los movimientos de las caderas arabescas, hasta que la mujer apretó los dientes entre espasmos y perdió el control de su cintura.
El cuello de la chica-abeja quedó reluciente, con sus preciosos cabellos castaños cayendo a un lado de la cabeza.
Perecía derrotada.

La siguiente parecía muy joven, quizá menos de veinte años. Se masturbó bien profundamente con dos dedos mientras besaba a la chica-abeja de la forma más húmeda y sexual, lamiendo toda su boca y alrededores, comiendo sus labios, introduciendo su lengua en lo más hondo, obligando a la lengua a salir a base de dientes, chupando, lamiendo, mordiendo…
Maravillas vio las delicadas manos retorciéndose, haciendo crujir las cuerdas.

La chica llegó al orgasmo y dejó paso a la siguiente.
La siguiente resultó ser una pareja. Una chica de melena corta parecía la dominante. Se excitó al extremo dando sonoras cachetadas al redondo trasero de la chica atada, mientras su pareja le practicaba el sexo oral, por debajo de la minifalda y por encima de las bragas, sin desvestirla. Quién sabe cuántas veces en su vida soñó con ver cumplida una fantasía como aquella.
Se corrió exclamando suciedades como “Eso es, cariño, cómemelo todo…”, “Mira qué rojo se le está poniendo… ¿quieres que le pegue más fuerte?” y

“¡Te voy a despellejar el culo a golpes, pequeña guarra!”.

Al acabar, la pareja decidió retirarse de la habitación, compartiendo una tierna mirada que sólo podía presagiar otra fiesta inmediata, esta vez privada, sólo para amantes.

La cosa fue degenerando.

Una mujer la obligó a chuparle el clítoris. Aseguró haberse corrido tres veces en sólo el tiempo que le tocó.
La siguiente se deleitó probando el anillo de su culo, como si de un pequeño helado de chocolate se tratara, e intentó en vano penetrarlo con la lengua.
Lo dejó bien húmedo para la siguiente, que decidió aprovechar y hacerla probar el sexo anal, mientras ella misma se masturbaba. No pudo pasar de los dos dedos, no parecía caber más en aquel estrecho conducto.

La siguiente frotó su coño contra sus nalgas.

La siguiente pareció limitarse a masturbarse delante de ella, en una difícil postura. La sorpresa fue cuando, entre gruñidos de gusto, soltó un potente chorro de orina contra la cara de la chica-abeja, que apretó los ojos y la boca. Un chorro que no acababa nunca, en todas direcciones.

Todas aplaudieron y gritaron.

Fue entonces cuando Maravillas decidió irse del cuarto, sin importarle lo descortés que pareciera a ojos de las amigas que la habían llevado allí como premio. Ni siquiera las miró mientras cruzaba la puerta.

Bajó por las escaleras rojas, mientras oía unos últimos gritos, lejos, en la habitación:

- ¡Méteselo todo, no lo dejes salir…!

Continuará…

¿Algo que decirme? eslavoragine@hotmail.com

Una deliciosa experiencia

Viernes, diciembre 3rd, 2010

Nunca me pude imaginar que tendría esta experiencia con mi amiga Lourdes hace cuatro años. Es cierto que cuando estamos madurando siempre nos surge alguna experiencia lésbica, sobre todo con alguna de tus amigas. Yo no iba a ser la excepción. Ya sabes, se habla de chicos, nos desnudamos juntas, observas el cuerpo de tu amiga, nos contamos experiencias con chicas e incluso, tenemos alguna masturbación ambas, llegando incluso a acariciar el cuerpo de tu amiga para darle más placer si te lo pide. Nunca le presté mayor importancia, aunque debo decir que me gustaba ese tipo de juegos. Después me casé y nunca tuve otra relación con una mujer hasta lo pasado con Lourdes. Tenía 47 años por aquel entonces, morena, ojos marrones y aún conservo bastante bien mis lineas. Mido sobre 1,68 mtrs. peso sobre 70 kgs. Tengo unos senos aceptables (100) y el resto del cuerpo tampoco ha perdido sus encantos, sobre todo estoy muy contenta con mi trasero. Pero bueno, vamos a relatar mi experiencia que es lo que importa.

Era verano. Los niños estaban fuera y nuestros maridos en su trabajo. Habíamos venido de la playa y como casi siempre, nos fuimos a casa de Lourdes para ducharnos y ponernos ropa más adecuada. Teníamos mucha confianza y eso nos permitía ducharnos juntas sin ningún pudor y en más de una ocasión me fijaba en el cuerpo de Lourdes. La verdad, es que a sus 38 años conservaba un tipo muy, pero que muy atractivo. Tenia una boca no muy grande, pero sensual, pero sobre todo, me llamaba la atención su cuerpo, pero nunca se me había pasado por la cabeza llegar a algo más con ella que las bromas o el mutuo enjabonado. Alguna vez me rozó mi pecho, e incluso me enjabonaba con las manos.

Nunca pasamos de eso hasta que llegó aquélla ocasión.

Salimos del baño con un simple albornoz, debido al calor que hacia. Nos sentamos en el salón, y, como tantas veces, nos preparamos unas copas y algo de picar.

No recuerdo muy bien como y porqué se inició una conversación acerca del sexo y de las actitudes de los hombres. Me acuerdo que empezamos a hablar sobre el placer que sentíamos cuando un hombre nos acariciaba y besaba los pechos. Comentamos si ellos sentrían el mismo placer y sin esperármelo, Lourdes me dijo algo así:

- Pués a mí me gustaría saberlo.

Me quedé mirándola con cierta sorpresa y desconcierto, ya que no esperaba esa respuesta.

- Seguro que para ellos es algo especial.

Acariciar y besar los pechos de una mujer debe de excitarles mucho.

Los ojos de Lourdes trasmitian una expresión diferente a lo que había visto hasta ese momento.

Grandes y brillantes. Me desconcertaron e hicieron que me sintiera un punto incómoda que traté de superar sirviéndome otra copa y dándole un buen trago.

- Gloria, me dijo. A otra mujer a lo mejor no se lo diría, pero somos amigas desde hace tiempo y ese deseo me gustaría realizarlo….

- ¡Estas pasada¡ le interrumpí. Deben ser las dos copas que te has tomado.

- Bueno, es posible, me dijo sin darle mayor improtancia. Pero me gustaría probarlo.

No supe que contestarle, quizás las copas, quizás el morbo, no sé… pero no me dió opción y antes de que pudiera contestarle me abrió el albornoz para posar un beso en mi pezón derecho. Lo primero que sentí fué un latigazo electrizante. Sin quererlo noté que mis pezones se endurecian.

- Lourdes, ¡por favor¡ atiné a decir

Pero ella continuaba. Ahora, no solamente me besaba, sino que su lengua empezaba a recorrer todo el pecho. Sentí en ese momento que mi respiración se entrecortaba, aunque en ese momento solo era yo quien sentia esa sensación. Quería apartar su cabeza de mi pecho, pero una extraña fuerza me lo no me lo permitía.

La situación era tensa, el silencio se apoderó de nostras dos. Lourdes continuaba su exploración y yo asistia entre un no querer y desear.

En ese momento noté que su mano se posaba en mi otro pecho para acariciarlo. Notaba la suavidad de sus manos y el roce de sus uñas contra mi pezón. ¡Dios¡ que sensaciones estaban atravesando, mientras que mi cerebro estaba como narcotizado. Mis brazos no eran capaz de apartar de mis pechos ni su boca, ni sus manos. El placer estaba acabando con mi resistencia

- ¡Lourdes¡ por favor… Mis palabras no sonaban amenazantes y menos mi mano resultó suficiente cuando la tomé por la muñeca intentando separarla de mi pecho. Al contrario, fué tan débil que Lourdes lo interpretó como una aprobación.

- Me gusta, me susurró, me gustan tus pechos y siguió acariciándolos, ahora abiertamente y sin ningún reparo, si es que antes tenía alguno. A esas alturas mi voluntad era de entrega y la respiración dejó de seer silenciosa para hacerse más agitada.

Fué entonces cuando Lourdes, sin dejar de acariciarme los pechos, comenzó a subir sus besos por el hombro, el cuello, la oreja… Yo ya no hacia otra cosa que recibirlos con placer. Estaba excitada.

Notaba la explosión de los flujos de mi sexo sin que pudiera remediarlo ni desearlo.

Mi boca se abria para tomar aire y sentí sus labios posarse en los míos suavemente. Un torrente de placer me recorrió todo el cuerpo, desde mi cabeza hasta la punta de los piés. Ahora era su lengua la que penetraba en mi boca buscando la respuesta de la mía que no se hizo tardar. Mientras el beso era largo y profundo, noté como me desataba el cinturón del albornoz y su mano comenzaba a acariciar mi cueva.

Primero los labios, luego me penetraba suavemente hasta comenzar con mi clítoris. No pude reprimir un suspiro de placer, para soltar a continuación otro y luego otro. Me acostó en el sofá, se quitó el albornoz y se echó encima de mí. Aquél cuerpo y aquéllos pechos que tan sensuales me parecían ahora esa sensación se multiplicaba y provocaba en mi cuerpo oleadas de placer. Su boca en mi boca, sus pechos en los míos y su sexo en el mío.

La tomé por sus hombros, la acariciaba, mientras nuestros cuerpos se movian la unísono. Notaba su respiración acelerada, como la mía y los gritos de placer de las dos se oian en todo el salón.

Me estás destrozando de placer. Siento que voy a llegar me dijo. Yo también le conteste. Yo también, no pares por favor. Fueron como palabras mágicas ya que en ese momento explotamos las dos en un orgasmo como jamás había sentido. Mis brazos apretaban su culo para apurar hasta el límite el contacto y así prolongarlo lo máximo posible.

Quedamos extenuadas, tal y como estábamos, mientras Lourdes me daba pequeños besos cariñosos por toda la cara.

- Siempre te deseé, me dijo, y hoy he podido por fin cumplir mi fantasia. Le devolví una sonrisa acompañada de un tierno beso.

Os escribiré en otra ocasión para deciros como continuó esta verídica historia. Espero vuestros comentarios. Sólo mujeres, por favor.

laila9542000@yahoo.es

Mi primera vez (con el amor de mi vida)

Martes, noviembre 30th, 2010
Recuerdo que desde temprana edad empeze a sentir cierta atraccion por las mujeres, y que pues alos 13 años yo ya tenia novia pero no relaciones sexuales lesbicas. me acuerdo que una vez yo estaba peleando con mi hermana mayor es un año mas grande y recuerdo ke le meti un puñetazo tremendo, y trate de reparar el daño poniendole fomentillos de agua etc. y empece a besar su ojo, y sin querer le di un beso en la boca y ella me lo correspondio.   yo me saque mucho de onda y me separe en eso llego mi mama, me regaño me puso unos golpes y de castigo me mando a dormir, ala sala  sola abajo me quede dormida, y no la senti llegar, pero de repente ella me estaba dando besos en la boca me desperte y le correspondi los besos y ella me dijo shh bajate del el sillon es bien ruidoso, me baje y ella empezo a frotarme mis senos, y a chuparmelos tan rico tan suave y ala vez tan salvaje, y mientras ella me chupaba los senos llevo mi mano a su vajina empeze a dedearla tan riko, ella se sentia mojada yo la verda no sabia ni ke
mehizo que me bajara para lamer su panocha tan rica, lo hice y ella apretaba mi cabeza no me dejaba liberarme y despues me dijo vez ese ollito ke esta ahi, mete dos dedos dale chikita y lo hice hasta ke ella se mojo por completo y me dijo ahora ha llegado tu momento yo era virgen , y ella me hizo sentirme exitadala verdad, esque yo le pedo ke me metiera los dedos se lo exigi keria ke me cojiera senti como sus dedos degarraban mi virginidad me dolia, llore por un momento y ella me hizo mujer por todos lados cosa ke les contare un poko despues

La travesía

Martes, noviembre 30th, 2010

Necesitaban un médico y un ayudante para embarcarse en un buque carguero que llevada mercadería a China. La duración del viaje, era de un mes. La paga era muy buena y la fecha coincidía con mi período de vacaciones. Como mujer tenía pocas expectativas, pero de todas maneras me inscribí.

Para mi sorpresa recibí una respuesta afirmativa. No debían tener otros postulantes, pues cuando me presenté a la entrevista me sugirieron que yo buscara un ayudante de mi confianza, y desde ya lo aceptaban.

Se presentaba una magnífica oportunidad de conocer el Oriente, pues de otra manera no sabía si alguna vez podría llegar a esas tierras tan lejanas. Me llevaron a ver el barco fondeado en la Dársena Norte y conocer el camarote y la sala de enfermería que dicho sea de paso estaba bastante bien equipada para una emergencia, y me solicitaron que les hiciese el pedido de lo que faltaba.

El camarote era amplio y confortable con una cama grande y otra más pequeña, un escritorio y una computadora. Poseía aire acondicionado y un baño completo, todo muy bien decorado. Me encantó y entusiasmada como estaba, luego de consultarlo con el capitán, que me alentó, la llamé a mi amiga a Entre Ríos. Según ël era mejor que una mujer me hiciese compañía, y no fuera la única a bordo.

Maruja era profesora en su ciudad, gozaba de prestigio y llevaba una vida rutinaria y solo yo conocía sus preferencias adormecidas por un matrimonio que no le brindaba la posibilidad de satisfacer sus deseos. Le produjo una gran alegría mi propuesta para conocer esos países exóticos, pero me pidió dos días para convencer a su familia y responderme.

Estuve ansiosa esperando su respuesta, y cuando lo hizo afirmativamente me llenó de alegría. Tendríamos un mes juntas para gozar de nuestra intimidad y revelarnos nuestros secretos y fantasías que compartíamos desde hacía tiempo a través del correo electrónico.

Nuestras familias nos fueron a despedir, deseándonos una travesía sin inconvenientes y la hija de Maruja nos regalo una cámara fotográfica digital para “inmortalizar”, nuestro viaje. La despedida fue emotiva y nos prometimos comunicarnos cada vez que pudiésemos.

El capitán nos presentó a la tripulación compuesta por 20 hombres en total y finalmente nos instalamos en el camarote que me habían asignado. Decidimos dormir juntas pues disponíamos de comodidades y la cama era lo suficientemente amplia como para compartirla. Las dos estábamos nerviosas, era como una luna de miel y según me confesó la había soñado y fantaseado desde el primer día en que nos comunicamos. Luego de acomodar nuestros equipajes, por primera vez nos besamos. Fue un beso dulce y profundo intercambiando caricias y cuando se desvistió para bañarse la observé desnuda por primera vez. Su piel blanca y su cuerpo maduro y armonioso la hacían aún deseable para cualquier hombre o mujer. El pelo rubio recogido y sus ojos almendrados, despertaron en mi una excitación creciente y sin poderme contener me desvestí y comencé a disfrutarla. Maruja me pidió que la esperase en la cama y luego de una ducha ligera, apareció desnuda. Todo su cuerpo irradiaba sensualidad. De pie, abierta de piernas, con las manos en jarra en una actitud entre desafiante y sumisa, era una invitación a poseerla. La deseaba

Poseía un par de tetas grandes rematadas por pezones oscuros y lánguidos que ante mis besos y mordiscos suaves se endurecieron revelando su calentura creciente. Nuestros senos se frotaban, arrancando expresiones de placer. Su boca hizo de las suyas con mis tétas, hasta que luego de cerrar con llave el camarote nos dejamos caer en la cama. Maruja se recostó de espaldas y yo, de rodillas entre sus piernas, besé su ombligo y descendí por la pelvis acariciando con mi lengua su pelvis plana y sus rizos rubios cuidadosamente depilados. Finalmente abrió sus piernas invitándome a darle placer y gozar de su generosa vulva. El clítoris endurecido a medida que mi lengua y mis dientes se ocupaban de él, semejaba un pene, y cuando mis dedos separaron los labios, pude ver el lechoso jugo que lubricaba la entrada de la vagina. Sus jadeos y los gemidos contenidos eran la expresión incontenible de su placer al recibir las caricias, que culminó en un orgasmo ruidoso, cuando me apretó con sus piernas y tomó mi cabeza proyectándola contra su concha como instigándome a comérsela.

Luego fue mi turno. //Que lujuria, que placer//. Repitió paso a paso todas y cada una de las caricias que le había prodigado, incluso lamiendo no solo mi concha sino dilatándome el ano con sabiduría. El orgasmo fue múltiple y fenomenal. Gocé como hacía mucho no me sucedía. Finalmente nos cogimos utilizando consoladores que había llevado en mi equipaje previendo lo que sucedería y contemplando las fantasías de Maruja que deseaba una orgía donde varios hombres la cogieran a la vez.

Nos dormimos abrazadas entre el ruido de las máquinas del barco y el suave movimiento del carguero al mecerse sobre las aguas del océano.

Munjol hjlmmo@ubbi.com