Posts Tagged ‘mamando’

La toma del colegio

Sábado, septiembre 24th, 2011

Estaban seguros de que su causa era justa y deberían llevarla adelante hasta lograr lo que pretendían. Llevaban varios días tomando su colegio y no era el único colegio tomado en la ciudad de Buenos Aires.

Algunos familiares acompañaban en esa forma de protesta a los alumnos. Así pasaba en nuestro Urquiza, como también en el Lola Mora, Larrroque, Avellaneda y Saavedra, Liceo 4, etc.

Mauricio, invito a su novia Patricia a que acompañara a su grupo, y esta luego de algunos cabildeos, aviso que venia, pero no sola, vendría con su mama, para el lamento de Mauricio, quien había hecho planes para hacerse dueño de aquel cuerpito tan rico de su novia.

A nadie en el grupito, le gusto mucho la idea de compartir aquel lugarcito que tenían asignado como morada para los del 5toB. Eran cuatro en un pequeño lugar, y ahora se agregaban ellas.

Cuando caía la tarde, aquel grupito de amigos, tuvo un cambio sustancial con la presencia de la novia de Mauricio, pero sobre todo por la presencia de la mama de esta, Sofía.

Sofía era una bella mujer, muchísimo mas formada que su nena, y para los ojos de los tres amigos de Mauricio, aquella presencia fue todo lo contrario de lo que habían imaginado y protestado a su amigo.

A las pocas horas de haberse instalado, ya Sofía se inclinaba arrodillada sobre un cojín sobre el suelo, preparaba los sándwiches de milanesa para la cena. No tenían luz eléctrica, la habían cortado, y solo se iluminaban con un candil y algunas velas.

A la vista de los muchachos aquella visión les despertaba el morbo de forma automática, pues esas piernas tan sexys, ese culito redondo que le hacían la corta falda de Sofía eran espléndidas.

Para quienes estaban de frente ese escotado que marcaban dos tetazas monumentales eran suficientes para ponerlos cachondos y muy entonados. Sus pensamientos no estaban ahora en el CUES, Coordinadora Unificada de Escuelas Secundarias, ni en el jefe de Gobierno de Educación, diego Fernández….. nooo….. Sofía se acaparaba la mirada de los tres muchachos.

Solo Patricia y Mauricio parecían hacer rancho aparte en un rincón, esperando quizás el momento de hacer intimidades de sus juveniles calenturas.

Las milanesas estaban riquísimas, como riquísima estaba esa señora que ahora, compartía recostada en una mullida colchoneta, vivencias de su juventud, la que era atentamente seguida por aquellos tres cachorros que se babeaban mirando los atributos de la rubia que los calentaba tanto. Y tanto fue la cosa que, ella también fue contando cosas subiditas de tono, como para que los muchachos se animaran a contar algunas de sus pocas experiencias sexuales.

http://www.amaduras.com/amas_de_casa/007/003.jpg

Eran pocas las velitas que aun estaban encendidas, el candil se había apagado, si ardía y se encendía una situación inesperada…….. a Pablo se le había puesto al palo su sexo, tan solo por estar tan cerca de Sofía, sentado a su lado, mirándole las tetas e imaginando las situaciones calientes que esta y sus otros amigos relataban. Las sonrisas cómplices se cruzaron he inesperadamente sucedió aquella situación tan natural pero tan perturbadora…… Sofía, apoyo su mano sobre el miembro endurecido de Pablo haciendo luego pequeños movimientos de frotación sobre el pantalón, puso al chico en cuestión y todo ese rinconcito al rojo vivo.

Pablo cerró los ojos, aspiro fuerte aquel perfume de mujer que lo embriagaba y se dejo llevar por su imaginación.

De Mauricio y Patricia, nada se sabía ni veía, quizás buscaron mejor refugio.

Mario, fue más atrevido, porque llevo sus manos sobre el escote de aquella mujer ya caliente, para atreverse a acariciar las tetazas que allí estaban ofrecidas.

Jorge dudo, pero al ver sus amigos rumbo al paraíso, no quiso perder el tren……. Tumbándose en la colchoneta, comenzó a besar las piernas de Sofía. No puso resistencia ella a que las manos de Jorge fueran a buscar su caliente sexo.

Sofía fue consiente de que estaba cometiendo una locura, pero dejo avanzar al muchacho entre sus piernas disfrutando de los besos que este le daba…. Pero cada vez mas cerca…. Cada vez que ella abría algo mas las piernas, el avanzaba mas sobre su objetivo……

Y se dejo caer sobre la mullida colchoneta, ya no solo las manos de Mario frotaban sus tetas, ahora, este se las chupeteaba como un desesperado bebe hambriento…… y abrió las piernas para dejar que Jorge llegara hasta su cueva con las manos tan llena de atrevidos dedos.

Pronto aquella mujer que estaba allí, por indicaciones morales para cuidar a su hija de cualquier avance del novio, se estaba dejando llevar a un desenfrenado juego con los amigos del novio.

Supo de pronto que aquello que Jorge relatara cuando aprendió con su tía a comer conchitas, era cierto……muy cierto para su goce……. Goce que la llevo a dejar al aire la poronga de Pablo, a la que comenzó a chupar con unas ganas indescriptibles.

Aquella caliente noche, se dio una ducha en una improvisada regadera en el baño de mujeres, luego de haberle mamado las pijas a los tres muchachos hasta hacerlos acabar y recibir ella tantos besos y caricias en su conchita que la hicieron mojarse en charco de orgasmos voluptuosos.

El nuevo día se presento cálido, pero las soluciones al conflicto no llegaron, la falta de mantenimiento en los establecimientos había hecho que ahora fueran 23 los colegios tomados.

Tomados por una profunda emoción, aquellos tres jóvenes, habían tenido una aventura que los mantenía bien animados. Ya poco era lo que bajaban a tener reuniones con el resto de sus compañeros, si estuvieron atentos a tener algunos roces cariñosos con aquella “mama” que ahora tenían de “compañerita”. Ella pareció a gusto, cuando ellos la manoseaban por turno, respondió a besos calientes, desenfrenados, ardientes que auspiciaban una salida incierta o salvaje.

Fue después del almuerzo, que asegurados que Mauricio y su novia concurrirían a una reunión con los rectores, los cuatro calientes seres se encerraron en la piecita que compartían.

El desenfreno lo inicio ella, chupando los viriles sexos de sus tres benjamines, que la desnudaron totalmente para regalarse una fiesta visual de impresionante calidad femenina. Sabía ella hacia donde dirigía el grupo, a una fiesta grupal muy favorable para ella.

Sintió preferencias por la verga de Mario, al que tenia tumbado besándole y mamándole su larga porción…… de rodillas ella, abrió sus piernas para ofrecer su sexo por la parte trasera, donde su raja húmeda brillaba entre los labios vaginales en el centro de aquellas nalgas que coronaban tan hermoso culo. Pablo y Jorge, se turnaron en chupar aquel manantial jugoso, que se les abría al juego de sus posibilidades más osadas, por lo que uno de ellos fue acercando la ya endurecida verga para introducir en aquella cuevita tan rica.

Sofía se dejo fifar por el chico, y cuando estaba por estallar, sintió que Pablo le regalaba un polvaso dentro…… y así dejo que Jorge se la enterrara, para ahora si, ser ella la que llegara al punto del orgasmo……eso le provoco convulsionados movimientos, pero no impidió que saboreara las pollas mojadas de sus dos penetrantes, mientras recibía la tercera porción del día, cuando Mario, con su súper verga la empalo tan rico que hizo de Sofía un trapito de gemidos y suspiros por un muy buen rato.

Ocho días mas estuvieron en la toma del colegio, ocho días que tuvo Sofía en la gloria de compartir una etapa juvenil de esas inolvidables. Nunca dejo de asegurarle a su marido, que cuidaba bien a su hija Patricia, ni aun cuando este la llamaba al celular mientras ella estaba en ese preciso instante, gozando de aquel trío de desfachatados jovencitos.

Los cuatro estaban seguros que era una causa justa.

Carta a mi amigo y amante

Jueves, diciembre 9th, 2010

Ayer estuve con tres tíos que me la mamaron y una vez estuve descansado  me follaron uno detrás de otro mientras se las iba mamando a los otros dos para tenerlas entonadas. Esto duró un par de horas pues los tres repitieron. Joder que pasada.

Como premio final me volvieron a mamarla mientras me succionaban

los pezones… ni te cuento. Me dejaron el agujero del culo sin pelos…

Deja que te cuente los detalles.

A dos de ellos ya los conocía de otras veces, pues habíamos disfrutado en pareja y en trío. Barrigones, joviales y con ideas claras, como a mí me gustan; buena conversación mientras tomamos unas copas. Piso ordenado, amplio, limpio. Ellos educados, formales y también limpios; conocen lo que me gusta y yo de ellos también sé lo que les gusta. Disponen de unas herramientas normales, uno la tiene mas delgada y el otro más gruesa lo que dificulta una penetración inmediata, aunque como lo sabemos, procuran dilatarme con crema y mucho mimo…

Cuando llegué a su casa me presentaron al tercero, muy agradable, atlético pero de pocas palabras; todos iban en pantalón corto. Me extrañó que tuvieran amistad con un tío en forma física tan distinto a nosotros: unos pectorales y unos bíceps que no podía dejar de mirar…

Me desnudé en la habitación, puse mi ropa en orden y pasé a la ducha; como habíamos hecho otras veces, uno de ellos me ayudó a ducharme y allí empezamos a darnos caricias y besos que sabe que me gusta mucho; estuvimos un buen rato dándonos jabón y al cerrar el grifo me preparó el ano con aceite y un masaje con su dedo gordo; me empalmé de inmediato. Con los brazos en alto contra la pared, le ofrecí mi culo abriendo las piernas pasando sus manos por debajo frotándome con aceite los huevos y la polla.

Nos secamos sólo los pies y me tomé un trago de la copa que me ofrecieron y uno a uno me besaron en la boca con cariño e ímpetu; me indicaron que primero me trabajarían ellos hasta que me corriera; me puse en la cama boca arriba, todos encima mío, uno a cada lado de la cama y otro con la boca en mi entrepierna; me relajé mientras recibía besos y caricias mientras el tercero me mamaba a fondo los huevos y mi cipote.

En un par de minutos, sin tensar las piernas, totalmente relajado me corrí. No quiero justificarme, pero llevaba 8 días sin correrme y lo hice demasiado pronto, pero era lo que ellos querían.

Ahora estaba a su merced sin necesitar nada urgente pues el placer lo había conseguido. Bueno, era lo que yo creía.

Me pidieron que adoptara la posición del perro porque iban a por mí.  Uno de ellos, el primero me fue masajeando el culo cada vez con más intensidad, colocando su pene despacio entrando en el agujero, haciéndose un hueco poco a poco…

Otro se puso estirado en la cama y con su polla a la altura de mi boca: me pidió que se la mamara; era el tío atlético, con una buena herramienta pero super dura, extremadamente dura; le succioné despacio salivando para darle placer; varias veces me la tragué hasta los huevos con peligro de posibles horcajadas, pero me gusta que mi boca sea como el culo que me iban a follar; de cuando en cuando me decía que parara pues no quería correrse.

El otro se puso de rodillas encima de la cama con la polla a la altura de mi boca y cuando el atlético me decía que parara, seguía con él chupando lo mejor que sé; la saliva me caía a borbotones de mi boca mojando la cama y el cuerpo del tío atlético.

Cuando querían me levantaban la cabeza y me besaban fuertemente con pasión, como si fuera lo último que harían en esta vida.

El que me la tenía metida ya había engrasado y ensanchado mi culo por lo que empezó a bombear despacio y luego por momentos muy fuerte y a toda pastilla, lo que me provocaba dolor y le pedía que parara aunque no me hacía mucho caso porque casi no podía hablar pues tenía la boca muy ocupada.

El que estaba de rodillas me apretaba la cabeza contra el pene del tío atlético forzándome a mamarla…hasta el fondo

Al fin el que me enculaba se corrió dentro de mí dejándome su leche dentro; yo la expulsé apretando el ano y parte de la lefa se derramó por mi trasero hasta llegar a lo huevos, caliente, caliente. El culo me ardía. Habían pasado al menos 10 minutos…

El que estaba de rodillas se levantó  y tomó el relevo; le pedí que se pusiera crema lubrificante en su polla y en mi ano; así lo hizo y empezó a bombear directamente, primero despacio pero luego le cogió el ritmo y no paraba, parecía que tenía prisa…

Mientras tanto el tío atlético con su polla más que dura me pidió que le lamiera con mi lengua bífida el agujero de su herramienta. Con los embistes del que me enculaba me era difícil el acertar a pasar la punta de mi lengua por su agujero, pero lo tenía grande y ya salía un líquido que me lo bebía con fruición.

El que me había enculado se arrodilló en la cama me cogió la cabeza y me puso mi boca contra  su polla, un poco morcillona, pero con leche aún y me pidió que se la limpiara chupando como si fuera una pajita de horchata de verano, pero caliente; todavía le salió leche suficiente para saborearla. Seguí chupando la polla del tío atlético que aguantaba un montón.

Me pidieron los dos que les besara de nuevo y lo hice con pasión pues estaba extasiado y agradecido con tantas atenciones a mi cuerpo…

Mi polla estaba out, sin sincronía con el placer que estaba disfrutando con aquel trío de machos… Así son las cosas…

El que me enculaba seguía bombeando, paraba para relajarse y volvía a embestirme, conocía cual era su aguante. El culo me ardía pero ahora ya era de placer…

El que me había enculado se dispuso al lado del tío atlético y me pidió que empezara a mamársela… Salivé mucho y me entró su polla en mi boca como si estuviera cargada de semen… La chupé con fruición hasta que la tuve eréctil; el me ayudaba y de cuando en cuando, mientras chupaba la otra polla, se masajeaba sólo.

Quien me enculaba estaba llegando a su límite y me preguntó si quería la leche en mi boca o la metía en el culo; le dije que lo que le gustara más a él. Cuando estaba a punto de correrse se puso de rodillas frente a mi boca, no hizo falta que me dijera nada, me tragué toda su polla y chupé con fuerza, tanto que me pidió que aflojara; en este momento se corrió dentro de mi boca volcando toda su leche caliente; yo sin abrir la boca para que no se perdiera ni una gota de su líquido, dejé de succionar por un instante, la leche salió a borbotones y en este momento me la tragué siguiendo pausadamente una succión delicada, hasta que detecté que ya no le quedaba más, abrí la boca para respirar profundamente, y seguí succionando con fuerza para que le dolieran los huevos y me pidiera que dejara de mamársela… Le dí un beso en la punta de su cipote y una lamida cariñosa que agradeció dándome unos azotes en el culo, cosa que me gustó mucho, pues sabía que había sido feliz…

El tío atlético tomó el relevo; el solito se puso crema en su pene y en el agujero abierto de mi culo… Me la metió despacio… pero hasta el fondo. Noté una dureza increíble. Me cogió por los sobacos y me puso la espalda recta, de rodillas en la cama, y puso sus manos en mis pezones. Empezó a acariciarlos con mucho mimo mientras bombeaba su herramienta en mi agujero. Pidió a uno de los otros que me besaran, poniéndose uno de ellos de rodillas frente a mí y nos besamos con harta pasión…Estaba como metido entre las rebanadas de un sándwich, pero en la gloria…

Estaba agotado de tanto envite pero el placer corría ya por mis venas. Siguieron los besos y las enculadas del tío atletico… Pronto llegó la sorpresa en forma de corrida monumental dentro de mi culo… No había sentido tanta leche caliente desde la guerra de los Cien Años.

Cuando acabó, me senté en la cama y seguí mamando aquella herramienta sorbiendo el último chorro de leche que aún tenía dentro… y seguía con la polla tiesa….

Nos tumbamos todos en la cama sudorosos y abrazados; yo lógicamente estaba en medio de ellos… Así estuvimos unos 20 minutos…

El primero que me había follado ya la tenía otra vez tiesa. Me mando girarme en la cama, estirado, mi culo contra su polla y yo con la boca frente la boca del tío atlético, quien se dispuso a darme unos besos de tornillo y pasión que agradecí.  Me introdujo su polla en mi ano una vez embadurnada con crema.. y empezó a bombear… En unos cinco minutos se corrió dejando toda su leche dentro de mis entrañas…

Cogió el turno el tío atlético, que con su herramienta dura me la introdujo aprovechando el lubricante natural que el otro me había dejado dentro… Y estuvo bombeando muy suavemente… se notaba que era un experto en hacer el amor. Les dijo a los otros dos que me mamaran los pezones; uno de ellos así lo hizo pero el otro se volcó en mi boca y no paraba de besarme con su experta lengua…

Al final el tío atlético me rodeó con sus poderosos brazos mi tórax y me estrujó contra su cuerpo: nunca me había sentido tan poseído. Mientras su polla incrementó su actividad bombeadora, hasta el punto de pedirle que aflojara, pero no lo hizo, porque ya estaba a punto de correrse… menos leche pero caliente y yo agradecido por aquel trozo de macho que me había poseído, incluso diría que forzado. Agradecido me desprendí de sus brazos, me giré en la cama, me arrodillé  y busqué con mi boca su polla, ya flácida pero con restos de semen que me bebí con agradecimiento…

Mientras estaba de rodillas el único que quedaba por repetir me inundó el ano con crema y me la metió hasta el fondo, grité pero no me hizo caso, así que apreté el culo para obligarlo a salir. Entonces los otros dos me cogieron por los brazos, me tendieron en la cama con la boca hacia abajo y me sujetaron mis brazos con los suyos y con sus piernas cada una de mis piernas no sin antes haberlas separado, de tal forma que estaba en la cama formando una X. Entonces el tercero se apoyó sobre mi espalda y acercó su pene hacia el agujero de mi culo, que aunque yo lo cerraba, al tener las piernas abiertas me era difícil rechazarlo.

Me la metió hasta el fondo  y no paró de mover la pelvis en un inacabable movimiento de mete saca hasta que mis gritos me los silenciaron moviendo mi cabeza contra las sábanas y apretándola de tal manera que no podía gritar; al ver que ya no gritaba, que lo inevitable iba a ocurrir, me dejaron respirar, y sólo algún quejido salía de mi boca…

Como ya se había corrido una vez, le costó mucho hacerlo de nuevo, así que le ayudé en su labor moviendo el culo como una puta… y al fin se corrió derramando la leche encima de mi culo…

Me dijeron que me diera la vuelta y sin mediar palabra el que me acababa de follar acercó su polla lagrimeante a mi boca, pidiéndome que se la succionara y me bebiera su leche restante…

En esta posición me quedé, hasta que el tío atlético se puso de rodillas entre mis piernas en aspa, acercó su boca a mi verga y la empezó a masajear con una destreza de la que debo aprender aún mucho. Se puso aceite en las manos, y me la meneó un rato hasta que estuvo totalmente eréctil, pasando de sus manos a su boca y tragándosela hasta los huevos sin sufrir horcajadas como yo con las pollas de ellos. Dio la orden a los otros dos que me succionaran los pezones de forma muy suave…. Mientras me mamaba de esta manera, con las manos llenas de aceite me masajeaba los huevos y me los apretaba suavemente… qué placer… no sé cuanto duró pero me corrí y la leche fue a parar encima de mi estómago.

Acabé prestándole mi boca para que me diera un beso de los suyos y cumplió disciplinadamente… había logrado sus objetivos y todos estábamos agradecidos de cómo había ido aquella sesión…. Inolvidable.

Querían que yo aprendiera a ser su puta, qué me pedían ellos y cómo debía obedecer. La próxima vez tenían pensado que fueran cuatro los que me follaran, aunque las reglas iban a cambiar: no sé cuáles serán aunque habían pensado en un fin de semana en la casa de la sierra de uno de ellos, la cual conozco, dispone de piscina y está totalmente aislada de las miradas de los vecinos, dispone de sala de castigo y otras lindezas.

Bueno, de hecho ya he calculado la nueva tarifa que les voy a pedir, al fin y al cabo soy caro pero ellos pagan lo que valgo…

Por la noche, ya en casa, tú me pediste tu ración de amor y te la dí aunque estaba molido y quizá no estuve todo lo cariñoso que tú te mereces y que yo muy gustosamente te ofrezco siempre. No te lo quise contar… de momento.

Sirva este relato a modo de disculpa de aquel día para que me perdones.

Bueno, el dinero que me pagaron te lo dejé en la mesilla de tu despacho… Espero que veas que me pagaron de forma justa.

Me tendrás que comprar un pene hinchable para que en la próxima sesión vaya con el culo ya bien abierto y no sufra demasiado… porque si son cuatro tíos los que me van a follar… mejor ir entrenado.

Es mi historia real… si quereis comentarme algo sobre esta historia lo podeis hacer a mi correo: javierman58@yahoo.com

Saludos a todos

Javier