Archivo de la etiqueta: jugo anal

Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Mi maestra

Esta mañana me levante y fui a la escuela ya era tarde, camine detrás de la catedral cuando vi a una muchacha que venia caminando hacia mí, ella sonrió y dijo:

-Hola –dijo con una sonrisa.

-Hola –le conteste.

Ella me pregunto –¿como te llamas?.

-Me llamo.. –Conteste nervioso- Hyde…

-¿Y tu como te llamas? –le pregunte viéndola a los ojos.

-Me llamo Rosa –contesto la muchacha.

-Invítame un refresco –me dijo.

La lleve a la tienda de la esquina y pedí dos refrescos, mientras nos tomábamos el refresco le miraba las piernas y traía unas medias naturales de likra brillante, junto con unas sandalias de plataforma destalonadas se veía como una Bruja consumada.

-Ella me dijo:

-¿Te gustan mis piernas? –dijo, tocándoselas- me compre estas medias en la mañana, espero que te gusten las mujeres con medias.

-Este, si –le conteste, si dejar de verle las piernas- me encantan sobretodo si son medias de lickra y no pantimedias se ven preciosas, no todas la mujeres las saben usar.

-¿Te gustaría tocarlas?

-Er. Si claro por supuesto –le dije, con mi voz temblorosa.

-Ven vamos a otro lado –me dijo, viéndome a los ojos.

Salimos de ahí, y comenzamos a caminar. Me tomo de la mano y nos dirigimos a la alameda nos estuvimos un rato hasta que comenzó a oscurecer nos estuvimos besando y acariciando hasta que las caricias subieron de tono y comenzamos a acariciarnos mutuamente. Ella comenzó a sobarme la entrepierna en mi bulto que estaba apunto de reventar el pantalón de tanta excitación nos fuimos cerca de una esquina que estaba bien oscuro y nos sentamos en una banca, me saco el pene, y comenzó a acariciarme, y inmediatamente se inclino y comenzó a chuparmela.

Yo le comencé a acariciar las piernas, mi entras más me acercaba a su trasero más rápido succionaba mi verga, hasta que ya no aguanto más y me dijo.

-Vamonos a un hotel corazón.

-¡Bueno! –le conteste, y nos fuimos caminando, como a una cuadra había un hotel, entramos, pagamos y nos fuimos al cuarto, nos metimos y cerré la puerta de tras de mi.

-Ven acércate a no tengas miedo –dijo con voz melosa- tomándome de las manos y besándome.

Ella se hizo para atrás y se quito el vestido que traía y dejo al descubierto su hermoso cuerpo solo traía puesta una tanga y las medias, se puso de rodillas y me bajo el pantalón y la trusa. Comenzó a chuparme el pene hasta que eyacule dentro de su boca, se levanto y abrió los labios mostrándome el semen, jugándolo con la lengua para después deglutirlo con rapidez.

-Me encanta jugar con la leche natural –dijo riéndose.

Se paro y se acostó en la cama boca arriba y junto sus piernas y subiéndolas las abrazo con ambas manos –ven –dijo, – metemela en el culo.

-Ven corazón te estoy esperando –dijo tocándose los pechos.

Me acerque y me a coste encima de ella me agarre el pene con la mano y la penetre suavemente el ano, podía sentir sus heces fecales tocando mi pene era algo delicioso.

-¡Oh Dios mío! ¡Sigue mas, mas, asiiiiiiiií!

Podía sentir sus paredes anales, era algo delicioso, comencé a meter y sacar la verga suavemente, podía sentir su anillo, agarrandome firmemente.

-¿Te gustan las mujeres con perro? –me dijo

-¿Qué es eso? –le pregunte.

-Es esto –y apretó su ano y lo volvió a relajar, como si estuviera ordeñando.

Nos quedamos así un rato, hasta que ya no aguante más y eyacule en su culo caliente y jugoso.

Ella se separo de mi, iba escurriendo de semen, tenia tan relajado su ano que no lo cerro e iba goteando, le salía de su ano semen junto con sus heces, era algo maravilloso.

Jalo su bolso de mano y saco un plátano lo pelo y se lo metió en el ano, entornando los ojos. –¡AAAhh!, que delicia,

¡Mmmm! Se volteo de a perrito se acomodo y pujo suavemente.

-Mmmmmm –dijo arqueándose, y saco el plátano de su ano, inmediatamente en cuanto lo expulso, se volteo, tomo el plano en sus manos y comenzó a chuparlo y a lamerlo y finalmente se lo comió, acto seguido se agacho de nuevo y lamió las sabanas, sus manos, y metiéndose las dedos en el ano chupo hasta la última gota que pudo.

-Te gusto –me pregunto limpiándose la boca con las manos y la lengua.

-Si le conteste –excitado, por lo que acababa de ver con mis ojos.

-Acércate para que te limpie tu verga –dijo sacando la lengua y moviéndola como una serpiente de cascabel de “ven a mi”- y comenzó a succionármela hasta que quedo seca y sin rastro de semen o de su jugo anal.

-Mañana te voy a enseñar unos juegos nuevos.

Nos despedimos en la puerta del hotel, no sin antes citarnos mañana a la misma hora.

-De ahora en adelante yo voy a ser tu Maestra no lo olvides, eh corazón.

-Bueno –le conteste

-Nos vemos en la Alameda donde nos besamos eh, no faltes.

HYDE

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax