Posts Tagged ‘jovencita follada por un viejo’

Mi gusto por los mayores

Martes, octubre 4th, 2011

Hola, soy Camila nuevamente, este es mi segundo relato. En el primero les conte como me inicié sexualmente. Ahora quiero contar una de mis tantas experiencias.

 

La verdad no soy de acerlo seguido, pero cuando tengo sexo trato de que sea el mejor. Mayormente lo tengo con mi perro, en raras ocaciones con un hombre. Busco un hombre cuando ya deseo mucho que me lo metan por detrás, como dije en mi relato anterior me encanta que me cojan el culo aunque con mi perro tarde mas de 3 años en probar. Como les conte soporte bien grandes pijas pero al ver la de mi perro con esa bola detrás dudaba mucho.

Si bien cogí con lindos hombres, tengo una atracción hacia los hombres mayores, me gusta sentir cuando estoy a 4, el peso de mi macho ensima. Les cuento como lo descubri:

 

Pasaron como 3 meses desde la regrese de mis fantasticas vacaciones en la finca de mi abuelo, en ese lapso solo lo hice unas 4 veces con mi perro.

Habia un chico llamado Esteban en mi colegio que tenia 17 años y siempre me buscaba. Lo que no les conte es que tambien tengo lindro rostro y unos ojos color miel. Un día acepté encontrarme con Esteban en una fiesta organizada por un hermado de mi compañera Andrea. Fui, nos encontramos, compartimos pero no paso mas que un beso, durante 2 semanas mas solo fueron encuentros esporádicos pero que elevaron cada vez mas la temperatura.

Nos encontramos por última vez un viernes, me dejo muy caliente así que el sabado por la siesta me cogio mi perro, pero aún quede con ganas y extrañaba una verga en mi culo. Por la noche él me llamo y me invito al parque al día siguiente lo cual acepte ya que estaba decidida a entregarme a él.

Cuando nos encontramos, caminamos por un rato hasta que me invito a subir a un bote alquilandolo por 1 hora. Mientras paseabamos nos acariciabamos, ya estabamos excitados, él por lo visto tenia todo planeado por que guio el bote hacia la pequeña isla artificial que habia en el lago. Nos bajamos y nos dirijimos hacia una construcción de piedra, me apoyo contra la pared y empezo a besarme el cuerpo, estuvo mas de 5 minutos con mis pechos solamente, lo detuve y le baje el pantalón, ya de rodillas frente a él, le demostre lo mucho que habia aprendido con mis primos y animales con tan solo 14 años. Se la chupe tanto que lo hice acabar, pero su verga seguía dura así que giré y le pedi que me penetrara por atrás, le dije que no traje protección y tenia miedo de quedar embaradaza. El de inmediato se posiciono y me bombeo terminando al instante. Nos incorporamos y nos fuimos.

Tuvimos tres encuentros mas pero no me satisfacia, terminaba rápido y me dejaba con las ganas, tambien me di cuenta que solo me buscaba para coger, no tenia otra intencion como para aferrarme de eso e insisrtirle a mejorar, asi que dicidí no darle mas bola y corte con él. De todos modos yo seguía lo mio con mi perro.

Pasaron 2 meses desde que lo deje y ya tenia el culo ardiendo de la calentura, no sabia quien podría saciar mis deseos. Una noche calurosa salí al fondo de casa cuando me encuentro con un hermoso espectáculo, don Carlos mi vecino, un hombre de 45 años tenia mucama cama adentro; y se la estaba cogiendo apoyada sobre unos juegos que le habia hecho a sus hijos. Don Carlos tenia una pija muy interesante, no tan grande como la de mi primo Mario que era descomunal. Cuando termino de cogerla, ella le pidio que mañana se repitiera, que le debía varias cogidas, él le dijo que no se preocupe, llegaba el fin de semana y estarian solos, su esposa viajaba el jueves con sus hijos.

Ella se retiro primero, cuando quiso entrar él me levante de golpe de donde me escondí para que me viera. El se sorprendio mucho, quedo quieto y callado; asi que le dije:

-       no sabia de sus mañas don Carlos.

-       Por favor nena, no vallas a decir nada

-       Eso va a depender de ud.

Ingrese a mi casa y lo vi por la ventana que estaba pensativo,  se quedo como 5 minutos e ingreso.

Al amanecer, lo vi cuando yo salia para el colegio y el hacia su trabajo, simplente le hice una mirada insinuante y una sonriza deslizando mi lengua por mis labios. Me dirigí hacia la parada de colectivo y el se acerco, me hizo seña que subiera a su auto y lo hice.

En el camino por un momento no digimos nada, hasta que dijo: por la tarde sale mi señora de viajes y voy a estar solo. Me gustaría que te llegues por casa así veo como compensarte. Le pregunte por su empleada, me respondió que al medio día se marchaba a su pueblo, decidio a “ultimo momento” darle un buen descanso.

Llegada la noche, mis padres se acostaron temprano, como a las 12 de la noche me cruce por el fondo, le golpié la puerta, él ya me estaba esperando, cuando ingrese veo que estaba con el torso desnudo, solo tenia una short.

Es un hombre de estatura media, creo que yo soy un par de centímetros mas alta, morrudo y con una prominente panza.

En cuanto ingresé solo camine 2 pasos y el me tomo desde atrás con sus manos directamente en mis pechos. Me decía al oido que hace rato me deseaba, que era muy hermosa, que se le estaba cumpliendo un sueño, luego se puso de rodillas y comenzo a besar mi trasero por sobre mi short. Se incorporó me tomo de la mano y subiendo las escaleras llegamos a su habitación, a todo esto yo ya estaba muy mojada y caliente. Apenas entramos se quito el short, me recosto y comenzo a desvestirme mientras besaba mi cuerpo. Me giro y comenzo a morderme el culo, pasarme la lengua y apretarme con sus manos. Lo estaba pasando bomba, era lo que quería, que me cogieran el culo, luego me giro nuevamente comenzó con mi concha. Tenia mucha cancha, lo hacia muy bien y con ritmo, luego se monto sobre mi y puso su pija entre mis pechos y comenzo a pajearse con ellos y me dijo que abriera la boca, asi que cuando venia su verga me tragaba la cabeza y se la chupaba un poco. Asi jugamos un buen rato hasta que se incorporó y busco en un cajon un pote que contenia vaselina, le dije espera, lo recoste y me comí la pija como corresponde. Me pidio que parara por que estaba por acabar pero cuando me dijo esto se lo chupe con mas fuerzas para que se viniera en mi boca. Le estruje la pija, luego me quede besandole el cuerpo para permitir que se reponga, continue besandole los huevos mientras le acariciba la pija. Cuando note que quizo reaccionar de nuevo gire mi cuerpo y empezamos con un hermoso 69 (eso lo aprendi de internet), el me la chupaba de forma espectacular, me introducia sus dedos, primero uno, luego dos hasta que me metio toda su mano. Ahí me incorporé por que esta muy caliente y me sente sobre la verga de un solo golpe, cabalgaba como loca hasta que termine. Me baje, tome el pote y bañe en vaselina su verga e introducí con mis dedos un poco en mi ano, pregunto si estaba lista y me acomodé parando bien mi culo y apoyando mi cabeza sobre una almoada, ahora sí respondí. Se incorporó y me la introdujo lentamente, me cuidaba, empujo hasta que entro toda, yo me abrí mas para que él estuviera bien cómodo ya que como soy alta al principio estaba parado con las rodillas flexionadas para llegar a mi horto. Logro ponerse de rodillas pero en esta posición no entraba toda por su tremenda panza, yo le pedia que la metiera mas así que colocó un almohadón bajo mi vientre para que me habra totalmente, pillo su panza, la levanto y la afirmo sobre mis caderas, de esa manera entro toda. Tiraba todo su peso encima, me encanto la posición, me sentia dominada y era placentero. Comenzo a bombear bien fuerte para asegurarse que entre toda, empecé a gemir de placer, el me pillaba del cabello para que no me valla hacia delante en cada embestida, me estaba rompiendo el horto con fuerza, yo no podia moverme por todo su peso. Yo de la excitación comencé a gritar, esto lo provocó mucho y comenzó a venirse dentro mio, tuvo una acabada larga, le pedi que no parara que me faltaba poco para volver a terminar, el se bajo y se puso boca arriba y yo me monte nuevamente mirando asi sus pies y me movia locamente mientras el me nalgueaba. Di un grito cuando terminé y me tire hacia atrás. El me recibio y comenzo a apretar mis pechos suavemente. Nos quedamos así hasta casi el amanecer. Cuando me di cuenta de la hora Sali disparando hacia mi casa. Por suerte nadie se dio cuenta.

Cuando fue hora de ir al colegio lo salude ya que estaba subiendo a su auto y le dije:

-       espero me vuelva a recibir cuando le pueda hacer una visita.

-       Niña, siempre eres bienvenida.

 

Pasaron solo 2 días cuando lo volví a visitar. Pero esa es otra historia. Que les contaré junto con la historia donde hice debutar a su hijo miguelito de 12 años.

 

Con un viejito de 65 años

Martes, septiembre 20th, 2011

Me llamo Sandra Patricia, tengo 26 años, soy alta mido 1.73 m y peso 65 kg, soy blanca, pelo castaño claro, ojos verdes, mi pelo es largo y lacio hasta abajo de mis senos, estoy nalgona y tengo las piernas largas, robustas y parejitas pues hago mucha bicicleta. Les voy a contar lo que me pasó el otro día en la estación Toreo del metro. Eran las 8:00 de la mañana y el andén estaba a reventar, yo iba vestida para el trabajo con un traje sastre de minifalda a medio muslo y saco, unas sandalias de tacón alto de aguja de 10 cm sin punta y sin talón e iba sin medias pues con las prisas ya no me dio tiempo de ponérmelas. Estaba parada en el andén cuando de repente sentí como un hombre se paraba atrás de mi y recargaba su verga entre mis nalgas, al primer contacto su verga se paró poniéndose muy dura y apretándose en mi culo. Cuando llegó el tren se armó la bola y ese hombre me rodeó por la cintura recargándose con más fuerza atrás de mi, entramos al vagón y llegamos hasta la puerta de enfrente, mi cara casi toca el cristal de la puerta, me ladeé un poco quedando de perfil pero el hombre se las arregló para quedar de nuevo justo atrás de mi y recargó una vez más su verga parada entre mis nalgas, además bajó su mano derecha, la metió por debajo de mi falda y comenzó a acariciarme las piernas mientras levantaba mi falda hasta arriba y me sobaba la pepa. En ese momento pensé en protestar pero la verdad es que sentí tan rico que me dejé y aquel hombre continuó así recargado en mi culo y acariciando mis piernas y pepa hasta que llegamos a la estación Zócalo, ahí me susurro al oído ¿te acompaño? a lo cual yo asentí con la cabeza, entonces el me volvió a susurrar que le gustaban mucho mis piernas y que quería llevarme a un lugar más privado, yo asentí nuevamente con la cabeza. Nos fuimos juntos hasta la estación Chabacano, ahí nos bajamos y fue cuando pude verlo bien, se trataba de un viejito de entre 65 y 70 años de edad, me tomó por la cintura y me condujo hasta un hotel que está a dos cuadras de la estación sobre San Antonio Abad, tomamos una habitación y ya en ella me dijo que yo le gustaba mucho y que tenía muchas ganas de cogerme, me volvió a tomar por atrás para recargarme su verga en mi culo, me acarició las piernas, me sobó la pepa y me apretó los senos, después me dio media vuelta y me recargó su verga en mi bajo vientre mientras me besaba con mucha lujuria metiendo su lengua en mi boca hasta mi garganta para después besar mi cuello mientras sus manos acariciaban mis piernas, levantaban mi falda y picaban mis nalgas. Luego él se tendió en el piso boca arriba y me pidió que me parara arriba de él con las piernas abiertas, yo obedecí y él quedó justo debajo de mi falda, me miró la pantaleta y me acarició las piernas en toda su longitud por adelante y por atrás. Después me tendió en la cama y sólo me quitó mi pantaleta, mi falda la levantó hasta arriba, conservé mis sandalias de tacón alto puestas y él me enseñó su verga, vaya que cosa, nunca imaginé que a un viejito de esa edad se le parara la verga hasta adquirir tal tamaño, medía por lo menos 22 ó 23 cm de largo y era muy gruesa. Después de enseñármela se acomodó entre mis piernas y me la metió toda hasta dentro frotándose muy rico dentro de mi y durando como 15 minutos en mi interior hasta que finalmente arrojó su líquido viscoso, espeso y caliente en abundancia dentro de mi agujero inundándomelo todo. Cuando saco su verga de mi pepa yo me puse de pie y enseguida comenzaron a escurrirme dos hilillos de mocos blancos por mis piernas los cuales no tardaron en llegar hasta la planta de mis pies, yo dejé que esos mocos se secaran en mi piel. Aquel viejito y yo intercambiamos teléfonos celulares y desde entonces hemos tenido cuatro encuentros en los cuales nos vemos en una estación del metro para que él recreé su fantasía conmigo de recargar su verga entre mis nalgas mientras acaricia mis piernas, al final terminamos en un hotel donde abre mi piernas y mete toda su verga parada en mi pepa hasta venirse deliciosa y abundantemente dentro de mi llenando con su semen mi vagina y mi matriz. A raíz de ese primer encuentro todo hombre de más de 60 años me resulta morbosamente atractivo e irresistible pues me hace fantasear mucho el que una mujer de 26 años como yo tenga dentro de su pepa la verga parada de un viejito de 60 a 70 años de edad y además sienta como sus mocos blancos inundan mi pepa. Le recomiendo a las mujeres jóvenes que no pasen de los 30 años se den la oportunidad de vivir una experiencia como la mía, les aseguro que no se van a arrepentir.