Archivo de la etiqueta: incesto anal

Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Madre Argentina XV

Después de ese encuentro complicado en el baño, pasamos el finde un poco distantes, casi no nos hablamos. Pero la ví acercase mucho a..I hermano Leo. Se la pasaban hablando de la novia de mi hermano y otras cosas.
Yo ya estaba sospechando que me quería descartar para poder cogerse a mi hermano. Me puse celoso, mié hermano la defendía a.mi vieja en todo y ella a el.
Volvímos a casa el domingo por la noche, me fui a dormir y mi hermano se quedó con mi vieja en la compu a enseñarle a usar algunas aplicaciones para que pueda usarla en escuela

La verdad nose si pasó algo porque me dormí . Devuelta lunes temprano mi vieja se había acostado tarde por se levantó casi cuando yo estaba por salir.
Llegué al trabajo y seguia chamuyandonr a mi compañera pero estaba muy distraído pensando, si había pasado algo entre mi mamá y su nene favorito. Así que la llame al trabajo

G:hola ma.. podés hablar?

S: que pasa? Estoy trabajando.. no rompas acá hijo

G: perdona.. pro te quería preguntar una sóla cosa

S:que rápido

G: te lo cogiste?

S: a quién?

G:no te hagas la boluda ahora, ya sabes a quién

S:daja de joderme en el laburo… Ya te lo dije mil veces

G:no me estás respondiendo

S: no… Ya me sobrepase con Uno..Que no me deja de joder y me hace escenas de celo como un maricon… Voy a se tan boluda de meterme con el otro para que no me dejen en paz nunca más. Chau

Y me colgó.
Cuándo termino el día de largo una lluvia terrible, y le ofrecí a mi compañera llevala a la casa, Acepto. Fuimos charlando de boludeces y cuándo se estaba por bajar le pregunté si quería salir a tomar algo el viernes conmigo. Me dijo que si, y quedamos en arreglar en la semana.
Volví a casa felíz, pero en el comedor estába mi vieja mirándome con. Cara de orto. Me dió un hola enojada
Y le conté a mi abuela que mi compañera aceptó salir conmigo, me felicitó mi hermano y mi abuela, menos mi mamá.
Cuando me está. Por ir a dormir mi vieja me llamo a la cocina.

S: sos tarado como me vas a llamar así al trabajo… Preguntándome boludeces, quien te crees que sos para que yo te tenga que dar explicaciones

G: que queres que te diga… Estás muy pegada al otro boludo y me maquine con cualquier cosa

S: bueno no te maquines más por qué lo nuestro se terminó acá. Vos te pusiste de novio y estoy feliz. La pasamos bien pero con. Tu escenas de novela y ahora saliendo con. Alguien no podemos seguir

G: bueno tampoco era para Tanto, aceptó tomar algo, no somos nada. Así que no te pongas así

Me acerque a ella y le quise dar un Beso

S: no… Sali está. Todos despiertos

G: bueno no te enojes… Pero podríamos tener u. Polvo de despedida… Dale déjame chuparte la concha un rato a ver si te movitaba

S: sali… Guarda esa calentura para la pendejs esa cosa. La que estás por salir.

Y se fue de la cocina.
El viernes a la noche salí con. Mi compañera, fuimos a un bar, hablamos de ex parejas y cualquier otra cosa, no me acuerdo. Me tomé cuanto jarras de cerveza, no dimos unos besos, me tocó un poco el bulto y me dejó con. Toda la leche que me dolían los huevos. Me dijo que mejor había que esperar a conocernos más.
Me fui re caliente con. Toda la leche al palo.

Entre a mi casa y no había nadie solo mi mamá acostada.

S:que pasó? Como te fué con la piba?

Yo al vela así acostada le dije

G: date vuelta… Vamos a coger

S:que?

G: no te hagas toda la semana me venís provocado como siempre… Sácate la tanga que tengo mucha leche acumulada.

S: jaja la pendeja te dejo caliente?
-No te la chupo por lo menos?

Se levantó de la cama me mostró toda la cola con. La tanga puesta

S: veni mamá te va a mostrar como una verdadera mujer complace a un hombre

Me saque la pija del pantalón y se la acerque a la boca. Me comenzó a chupar con fuerza haciendo un movimiento raro con su lengua. Mientras me pajeaba

S:te gusta como mami te la chupa…

G:ahhh ahhh sii

Se la volvio a meter hasta el fondo casi rozando mis bolas, pensé que se lo iba a meter con bolas y todo.
Siguio chupando un rato y comenzó masajear mi bolas y a pasarme el dedo que entre la separa de las bolas y el culo, eso fue muy estimulante.
La di vuelta de golpe y ni me moleste en sacarle la tanga se corrí un poco y me acomode directo en la entrada de su concha humeda.
Se la metía a un ritmo acelerado mientras ble acariciaba las tetas aún atrapados debajo de las telas del camisón.
Me pidió que pare y apague la Luz por la dudas que alguien entre.
Quedamos a oscuras solo me iluminaba ese culo gordo la luz de la calle.
Seguí bombeando y con una mano fuí sacándole uno de los tirantes del camisón, cayó una de sus tetas, mientras la apretaba.
Coun mi otra mano le acariciaba el ano.
Parecía que le gustó porque se descontroló u comenzo a entregarse más y a gemir más fuerte

S:ayyy si hijo…Cogeme todas…. Llens a mamiiiii de leche.
Ahhh ahhhh ahhhh siii

Me mantuve en esa posición un buen rato, ella medio vuelta y me acosté en La cama, comeze a gemir mientras ella me cabalgaba, y me metí una teta en la boca, se la mordí tan fuerte que le quedó algo moretoneada.
Mis manosNo dejaban de apretarles las nalgas
Nos seguimos besando y la acosté boca abajo.
Ella tenía miedo de que se la vuelva a meter por el culo sin vaselina. Ese día no tenía ganas de atenderle el culo sólo quería llegar arma de leche.
Mientras yo la montaba con fuerza, ella mordia la almohada, para no seguir gritando.
Me encantaba sentía mi verga apretada por esas dos nalgotas que bailaban al ritmo de mi mete y saca. La puse boca arriba y le levanté las piernas sobre mis hombros y seguí con. El mete y saca más fuerte.

S: ahhhhhgggh siiiiiii hijooooo que bien me cogeeessss, te amooo

Era la primera vez que me decía te amo en uno de nuestros encuentros. Eso me motivo más

G: ahhhhhgggh ayyyj siii mami….Yo tambiéeeeen
Ahhhh me vengoooo mamiiiii

S: ayyy siii siiiiiii lléname de leche hijooooo de puttaaaa siiiiiii.

Y llegué a mi mejor orgasmo de mi vida. Nos quedamos rendidos y abrazado, todo transpirdados.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

En mi cama con mi madre

mi nombre es manuel mi madre se llama gloria , todo empeso cuando en mi casa no estaba papa .

Hola a todos mi nombre es manuel todo empeso un día cuando mi padre estaba trabajando mi madre estaba en mi cama durmiendo como de costumbre no había nadie eran las 3 de las tarde yo andaba muy caliente quería culiar necesitaba tirar mi leche me dirigí a mi cuarto creí que mi mama ya estaba despierta pero seguía durmiendo , me acerque a mi cama y la comense a llamar mama , mama nada no despertaba estaba con un hilo negro y sin brazier , que culote como se tragaba ese hilo esa raja anal me desnude y me acosté con ella la abraze era mi cama no me podía decir nada y aunque estuviera desnudo tampoco me reclamaría porque es mi cuarto la tenia abrazada de espalda mis manos pasaban sobre su píel sus pezones comenzaron a ponerse duros en eso se despierta y me dice que carajo esta haciendo aqui , le conteste mama es mi cuarto es mi cama si pero estas desnudo y me tenes abrazada y yo estoy desnuda es mi cuarto madre yo puedo estar como yo quiero , que es eso que tenes duro no me digas manuel que tenes el pene duro ahhhhh y esta cerca de mis agujeros quítate manuel suéltame , porque madre acaso no te gusta sentir el cuerpo de tu hijo no manuel que haces no me bajes el hilo , dejate madre estorba ese hilo la entrada de mi pene a tus rajas ahhhhhh te gusta madre ella ya no decia nada solo se pegaba mas y mas comense a pasa mis manos sobre sus pechotes grandes sus pezones estaban durisimo los apretaba fuertemente me dijo cierra las puertas y las ventanas me dirigí a hacer lo que me dijo ven hijo este culito es para ti al decirme eso me avalanze y comense a chupar su ano uff mijo que le hace a mi culito lo quiere reventar ah ah ah mi culito sient tu lengua
Ah ah venga mijo aprovechemos que su apa no esta venga ala cama , hijo mio saca tu verga y rompele el culo a tu madre comense a meterle dedos en su ano mientras con mi lengua chupaba su mico peludo que delicia ella chillaba fuertemente el cuarto se escuchaba sus ecos ahhhhhhhhhh ahhhhhhhhhhhhhhhhh ahhhhhhh me pele la cabeza de mi verga y la dirigi a su ano Me vas a reventar el culo. Me la vas a meter toda, pero sólo por mi culo. Es lo que más me gusta Mamá, yo nunca me he acostado con una chica.
-Yo te enseñaré. Además, yo no soy una chica… soy una mujer… soy tu hembra. . que diría tu padre si viera que su hijo me tiene en la cama en 4 pata y con el culo parado resiviendo la verga d su hijo ah ah ah ah hijo CULeame dUró a hijito tu padrE ya no me cúlea ha h a estó eS incesto hijo
ah q gorda polla tnes hijo ah q ricó mi ano es prófundo hijo puedo sENtir tu ardiente verga culiandome venga mijo, aprovéchese de su mami antes que me arrepienta,ahh que chimba papi, que rico, pero que esto tan delicioso pues
no la saques lléname de leche por dentro, riégame con tu leche papi, no era lo que querías, darme por el culo ahh papito, usted es el hombre que yo me merezco, si así, papi si ve como me lo meto todo, si ve papito saque mi verga de su ano y me dijo Estás viendo como mi agujero se desliza hacia fuera, ¿verdad? A tu papá le fascina eso por alguna razón. Debe ser algo de hombres. Supongo que te pareces a él.se la metí de un solo ahhhhhhhhhhhh dale mas duro a mi culo q me gusta el sexo anal llega a mis intestinos hijo mio dale rompeme los intestinos lléname de leche tu padre ya va a venir dame amor dame verga lléname de leche ahhhhhhhhhhhhhhhhh ahhhhhhhhhhhhhhhh hijo que rico es tu verga dame mas duro cuca y culito para mi hijo ahhhhhb asiiii quiero tu leche mi amor dame mas mas mas que rico es tenerte en la cama como mi hombre no como mi hijo
ahhhhhhhhhhhhhhh ahhhhhhhhhhhhhhhhh hhhhhhhhhhhh me estoy viniendo en tus bolas sientos tus bolas llenas de mi corrida ahhhhhh ahhhhhhhhhh en eso suena el cel ahhhhhh ahhhhhh amor me estoy viniendo tu padre esta llamando aaaaalloooooooo si amor esttttttoyyyyyy resivuiend masajes tu hijo me lo esta dddaaandddddddddddo no pasa nadaaaaaa ammmmooooorrrr solooooooooooooo es un masaje . hijo que dijera tu padre que me estas taladrando el culo con tu verga ahhhhhhhh ahhhhh hijo aslo suave tu padre esta en el tefelono y me esta preguntand si me estas dando buen masaje y si pero en mi culoooo ahhhhhh ahhh sigue hijo as descubierto mi secreto que dandome duro por el culo me vengo fuerte ahhhhhhhhhhhhhhhhh ahhhhhhhhhhhhhhhh hijo que rico es tu verga dame mas duro cuca y culito para mi hijo ahhhhhb asiiii quiero tu leche mi amor dame mas mas mas que rico es tenerte en la cama como mi hombre no como mi hijo
ahhhhhhhhhhhhhhh ahhhhhhhhhhhhhhhhh hhhhhhhhhhhh hijo esto es incesto no puedo mas estamos engañando a tu padre que diria el si supieras que tu verga es rica dame por el culo hijo ahhhhhhhhhhhh ahhhhhhhhhhhhh ahhhhhhhhhhhhhh me vengo hijo tu verga es muy rica dale duro hijo de puta querias culiarte a tu madre esto es culiarte a tu madre te gusta como mis nalgas te golpean los huevos
ahhhhhhhhhhhh dale mas duro a mi culo q me gusta el sexo anal llega a mis intestinos hijo mio dale rompeme los intestinos llename de leche tu padre ya va a venir dame amor dame verga llename de leche
me subire en ti agarras mi piernas amor en tus hombros q rico es el incesto contigo amor tu verga entra y sale de mis intestinos manchado de mierdddaaaaaaaaaaaaa ahhhhh me sigo viniendo dame mas amor
ahhhhhh entra y sale de mi ano hijo tu verga me estoy vieniendo hijo chupame las tetas dale duro muerdemelas pendejo
ahhhhhh entra y sale de mi ano hijo tu verga me estoy vieniendo hijo chupame las tetas dale duro muerdemelas pendejo mas duroooooooooooooo rompeme el culo ahhhhhhh maldito cabron siento venir tu leche en mi anoooooooooooooooooooooooooooooooooooooo ahhhhhhhhhhhhhhhhhh q caliente ahhhhhhh ahhhhhhhh ahhhh subeme las patitas a tus hombros y dame por el culo hijo mio ahhhhhhhhhh me estas taladrando el ano me estoy cagando en la verga de tu hijo me estoy tirando pedos y me estoy orinando en sus bolas peludas
ahhhhhh ahhhh ahhhh apretame las nalgas me vas a partir e dos hijo de puttta violador te gusta culiar a tu madre que te mojes las bolas peludas verdddad Qqqq rico hijo me gusta tu chorizo qqqqq rico engano a tu padre contigo y me encanta tu berga
ahhhhhhhh me estas matando sientos mis intrstinos a punto de explotar q rica corrida de orin en tus bolas hijos te gusta culiar a tu madre te gusta cuca y culito para mi hijo para tu madre lo q sobre siempre me culiaras en la cama ,
ahhhhhhhhhhhhhhhhh maldito ahhhhhhhhhh, siento que estoy llena de carne!!!!!! y siento mi ano muy abierto, me duele hijo!!!!!!!, me duele!!!!!!, ahora si me duele mucho!!!!!!!!.hayyyyyyyy! hay!!!!!!!!! me duele!!!!!!!, me duele!!!!!, hay!!!!!!!!!despacio por favor!!!!!me arde!!!!!!!!hayy!!!!!!!me estás reventado!!!!!Ahhhhhhhhhhh! Me duele mucho hijo!!!!!! Me haces mucho daño amor mío!!!!!!, me destrozas mi vida, ahhhhhhhhhh! Déjame tranquila hijo mío, ahhhhhhh! Sácamela de ahí que me destrozas de dolor!!!!!!!!, ahhhhhh! Estoy llorando de dolor, estoy sufriendo mucho mi amor, sácala!!!!!
ahhhhhhhh! Hijo de puta, ahhhhhhh! Que daño me haces!!!!!!!!, no creo que sea necesario hijo mio,,,,,,,,ahhhhhh! así debe ser mi amor! Ya no me quejaré más, fóllate a tu madre y sacia tu hombría, ya no soy una niña y he comprendido lo que me haces”Ahhhhhhhhhhhhh tu verga en mi ano y yo orinandote las bolas ahhhhhhhhh ahhhhh te gusta como te chorreo las bolas ahhhhhhhh ahhhhhh me vas a reventar los intestinos ahhhhhhhhhhhhhhhhh la cama se movia con el coito que mama y yo estabamos teniendo – Ahh, mamá, no puedo parar.Asi hijo que rico cuca culito para ti para la mierda de tu padre lo qqq sobre ooohhhh hijo quiero tu lechita uuuuuuffffff calientica en mi pachocha hijo rico
Rico hijo oooofff aaaaaaaaahhhhh si dame tu lechita en mi pachocha
Jajajajaj te estoy enganando con tu hijo que tiene la berga mas rica cornudo jajaja tu hijo tiene la leche rica que rico emganarte con tu hijo
Aaaaaaaaa mmmmm si me gusta hijo follarte qqqqq ricooooooo aaaaaa siiiiii Ya hijo yaaaaa que no aguanto mis intestino se van a esplorar me voy a cagar en tus bolas
Comencé a clavarla como en estado de frenesí.Oooohhhhh hijo rico te gusta mi chapa que vibra te culiarte mi chapa cuca y culito solo para ti para tu padre ni verga
Mmmm ooopohhhh hijo uuuuuuffffff estoy que me orino en tus bolas que rico me esplota mis intestino dame tu lechita anda rico uuuuuuffffff
Aaaaaaaaa qqqqqq rico hijo uuuuuuffffff me encanta tu lechita uuuuuuffffff
Jajajajaja hijo te gusta miiii chapa qqqw bibra cornudo aaaa tu hijo le gusta mi chapa que bibra edtoy embarazada su leche es mas rica jajajajajaja cornudo m vas a rebentar el culo dame duro pero por el culo
si q riko cabron baboso
q rico ahh ahha ahhhhhh damas duro riko
q diria tu padre si se diera cuenta q m estas culiando me boy a orinar muy fuert y t voy a rosiar un fuert chisgete d orin q diria tu padre si supiera q estamos en la cama en cuatro rosiando t las guevas peludas y cn tu berga en mi ano
cuca y culito para mi hijo y rosiada en sus bolas tambien estoy recibiendo la leche de tu hijo ahhhhhhh ahhhhhhh q riko
asi dame mas hijo cuca para mi hijo y culito tambien
me estoy cagando en la verga de tu hijo ahhhhh cabron Aaah aaah sii hijooo siii asiiiii
Tu eres mejor q tu padreee
Tienes la verga mejor q la d el
Aaaaaaaah siiii q ricooooo asiii
Siiii mamame las tetas asiii hijo asiii
Aaaaahaaaah aaaah
Ay hijito dale dale asi q ya m vengo ya aaaaaah aaaaaah aaaah aaaaaaaaaaaaaaaaah
Q ricoooooo
Hijo eres ricoo para culiaaar mama no te gusta culiar con papa
Nooo hijo con el no m gusta x eso lo hago contigo tu si lo haces ricooo mama papa puede venir
Dalee hijo no importa tu m culeas mucho mejor q tu padre ademas m encanta ponerle los cuernos contigo hijito Dale hijo dale….q dijera wtu padre si supiera q tu m estas culiando y q lo haces mejor q el
Dale chucha hijueputa q ese cabron no m ha dado x el culo solo tuuu
Siiii dalee. Hijo dale q yo aguanto hijueputa
Siii hijooo xq tu eres mejor q el cabron d tu padree
Aaaah aaah hijooo despacio no hagas ruido tu padre llama no quiero q escuche
No quiero q sospeche q m estas culiandoo
Si hijo m gusta hacerlo
M gusta engañar a tu padre dandote el culo hijo
Despacio hijo tu padre llama…ps querias culiarte a tu madre ps esto s culiar a tu madre despacio suave hijooo
Nooo hijo hazlo despacio tu padre dice q ya va a llegar hijo
Dale disfrutemos antes d q llegue ese cabrin
Dale hijo yo aguanto aaaah aaah volvio a sonar el celular Hijo dale suave q tu padre pregunto q m psa q si estoy llena…x supuesto q estoy llena pero d tu verga hijo aaah aaah
Hijueputa asi asi chucha dale q c siente rico engañar al cabron d tu padre dale chucha
Siii
Cabron hijueputa t engaño con tu hijo l estoy dando el culo xq su verga s mil veces mejor q la tuya cabron y el m culea mejor q tuuu
El m esta reventando los intestinos…m estoy cagandoo …cuca y culito para mi hijo para ti cabron nadaaa
Cabron hijueputa mi hijo s mejor culiando q vos x eso t engaño y q rico s recibir su leche en mi culo
Y siempre l dare mi culo y mi cuca solo seran para el siempre t voy a engañar con.mi hijo xq el m culea mejor
Siii q rica tu leche hijoo aaaah
Cabron cuca para mi hijo y culito tambien
Siii hijo ya viene tu papa me quede en shock segui culiandola fuertemente a mi madre gloria
– Ohh, ¡ya casi termino!—Balbuceé apretando mi mandíbula de placer.
Sentí mis bolas ponerse rígidas.
– Prepárate mamá… ahí viene, ahí viene.
Con una estocada final, sumergí mi miembro hasta el fondo de sus entrañas, lancé mi cabeza hacia atrás y rugí mientras espesos chorros de mi hirviente crema bañaban las paredes del ardiente recto de mi madre.El sentir los primeros chorros de mi explosión provocó su orgasmo también.
– ¡Ay no! ¡Nooo! Me voy a venir. ¡Me vengooo! ¡Ahhhh!—Gritó, mientras yo continuaba bombeando descarga tras descarga de mis jugos en sus entrañas.
Mi tibia leche bañaba las paredes de su recto, cuando, se contrajo violentamente conforme otra oleada de su orgasmo se apoderaba de ella.
– ¡Ay Dios! ¡Nooo! ¿Por qué me estoy vinien—aahh! ¡Me vengo manuel ! ¡Me vengo! ¡Aaaahhh! manuel me vengo analmente analmente Sus gritos perforaban deliciosamente mis oídos, mientras me intoxicaba con la vista de su jugoso culo que no paraba de contraerse y tirar en todas direcciones. Acaricié tiernamente sus gordas nalgas Justo en ese momento, escuché un profundo gemido escapando de la boca de mamá. Cerró fuertemente sus ojos y sus labios formaron la más erótica “O” que he visto en una mujer. Repentinamente su gemido se convirtió en un excitante grito de placer que me tomó por sorpresa.
Sentí su cuerpo tensarse y sus finos dedos apretaron las sabanas al grado de verse sus nudillos.
En ese momento, un tibio chisguete no de su vagina si no de su ano roció repentinamente mis bolas. Se sintió como pipi espesa más que nada.
Miré hacia abajo y me di cuenta que mi madre se estaba viniendo en mis bolas. ¡Santo Dios! ¡Y muy fuerte!
Sus dulces jugos empaparon completamente mi escroto y mis muslos.
Prácticamente eso me mandó al límite. ¡Ah! ¡Ahh! ¡Ahhhh! Ohh mamá, no puedo parar. Te sientes tan bien.
Seguí disparando chorro tras chorro de mi semen hasta que mis bolas quedaron completamente vaciadas de su contenido.Al sacar mi miembro, su agujero sonó como una especie de sorbido debido al sello hermético que había generado alrededor de mi verga.
Su ano recién cogido quedo entreabierto y mi semen escurría hacia su concha. El hueco no era tan grande como en las revistas porno, pero era tan excitante ver un boquete en persona.Me zambullí de nuevo para sorber el dilatado esfínter de mi madre, mientras ella continuaba tomando aire después de nuestro reciente clímax. Lamí las paredes internas de su recto alrededor y en sentido contrario mientras babeaba su abusada entrada. Devoraba codiciosa mente su rosada carne, dándole la lamida de su vida.
Trató de zafarse pero la sostuve ansiosa mente. Era tan bueno.
Después, su hueco se cerró alrededor de mi lengua evitando que me moviera libremente.
Ya que lo pensé, decidí cogerla con mi lengua hasta que mi mandíbula se cansó. Ella me dijo que me detuviera con un tono de enojo en su voz. Al no ceder, golpeó su dulce culo contra mi nariz, causando que me doliera bastante. A estas alturas, sabía que la diversión se había terminado.El próximo día, después de aquel maravilloso incidente, mi madre me dijo que estaba muy decepcionada.
Intenté explicar mis sentimientos hacia ella, pero no me escuchó.
Una semana después, cedió un poco y tuvimos una necesitada plática.
Ella estaba muy avergonzada por el hecho de que la hice revelar algo muy íntimo. El hecho de que tenía orgasmos húmedos.
Me explicó que solo le sucedía cuando se venía muy fuerte.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Mis viejos se fueron 3 meses a Europa

Mis viejos se fueron a Europa tres semanas, quedamos mi hermana de 16 y yo de 18 solos, Es rica, un poco timida. Alta, tira a flaca pero con tetas y culo, media rubia, nos queremos mucho a todas partes va conmigo, me he culiado a varias de sus amigas, se pone celosa. Cuando supe del viaje de mis viejos sabia que me la iba a culiar , como algo natural, se lo dije, cuando se vayan los papas te voy a culiar, estas loco me dijo eso va ser para mi marido.
Al tercer día de irse mis viejos le propuse ir a bailar, acepto feliz, se puso una falda cortita negra, sin medias, un TOP amarillo que le hacia ver dura las tetas. Nos tomamos un par de cervezas en casa y partimos. Estaba tan caliente que enfile hacia un hotel, una cabañas, mi hermana pregunto adonde vamos, a un hotel le dije e te voy a culiar, estas loco me dijo vas a perder tu tiempo. Llegamos, entramos, mi hermana recorría la habitación, sonó el teléfono y pedí dos tragos, mi hermana me dijo a mi coca, no quiero emborracharme contigo aquí. Mi hermana se sentó en la cama , se le veían sus calzoncitos blancos , estaba re serena , me fui encima , me beso sin abrir la boca , para , para , hablemos me dijo , que pasa tu me quieres somos hermanos esta locura no puede ser , cálmate , siéntate y cuéntame que pasa . Le conté lo que me calentaba , desde cuando me dijo , le conté , mi hermana me acariciaba la cabeza , me setia como un tonto , me dijo esta bien bebe , bésame nos dimos un morreo con lengua lleno de amor , se paro y me dijo , me vas a tener , pero júrame que será un secreto que te lleves ala tumba , me vas a cuidar y no preñar . Mira me dijo lo que te vas a comer ,,,,,,,,,,,,,,,,,, y se desvistió lentamente delante mió , quedo solo en calzones cubriendo sus tetas con sus brazos , ahora tu me dijo quiero verte , me desnude quede en bóxer , todo me dijo muéstrame lo que me vas a meter , miraba mi verga aterrada , pensando el daño que le podía hacer semejante pedazo de carne , me hizo apagar la luz le daba vergüenza , nos acostamos empecé a besarla , cada vez mas intenso , luego lamí , lamí , lamí esas tetas duras ,, no muy grandes , pezones rosas , después empecé a bajar con mi lengua poco a poco por su vientre mi hermana gemía suavemente , se notaba como se inflaban sus pechos , lamí la concha por sobre el calzón estaba mojadísima sus gemidos eran cada vez mas fuertes , saque su calzón y me enterré en su concha , que delicia moriría ahí , mi hermana bramaba , gritaba , se agarraba las tetas , yo metí un dedo en su coño , estrechísimo , virgen y otro dedo en su ano , sentí como su cuerpo se convulsionaba , con sus manos enterraba mi cabeza en sus entrañas , acabo con un grrrrrrrrrrrrrrrrrr que parecía un animal herido , mi amor , mi amor , mijito rico , rico me decía , la bese con mucha lengua , ahora le dije vas a recibirme , si hazme tuya , puse sus pies en mis hombros , un almohadón bajo su culo , y empecé a metérselo poco a poco , ella tenia los ojos cerrados y los brazos separados en cruz , se quejaba , sentí una pared ,, su himen , empuje con furia hasta que entro toda en mi hermana , ella grito , empecé a culiarmela suave , fuerte , suave , fuerte , mi hermana gemía y se quejaba , duele , duele , repetía , yo me quedaba quieto tratando que se acostumbrara y volvía al culeo , acabe en su vientre , nos besamos , juramos amor , volvimos hacerlo , esta vez participo mas , primero se lo puse a lo perro , luego la monte encima mió , ahí tuvo su primer orgasmo , grito , que me hiciste , que paso , besándole le explique su primer orgasmo , culiamos toda la tarde mi hermana acababa rico , en casa mientras no estuvieron mis viejos culiabamos todo el día , andábamos en pelotas , hacíamos de todo , le costo acostumbrarse al sexo anal pero después de varias cogidas lo logro . Cuando llegaron nos cuidamos mucho, nos arrancábamos a un hotel, a mis viejos les encantaba vernos tan unidos (nosotros nos reíamos). Cuando se caso a los 25, ya llevábamos 9 años teniendo relaciones, me propuso irnos unos días a una cabañita, costo armar el cuento, yo estaba casado. Nos fuimos a un lugar a 220 Km. de nuestras Casas, ahí hicimos varias aberraciones. Ella estaba con un grado de excitación tremendo , no salíamos de la cabaña , todo el día en pelotas , ella se metía arroz , tomate , comida en la concha y el ano me hacia comer de ahí , quería que la preñara , yo me negaba , ella gritaba soy tu hembra , soy tu hembra préñame . Me propuso cruzar todos los limites acepte , me pidió tomar mi orín se lo di montado sobre su cara , luego ella me amarro puso su concha en mi cara la lamí hasta que se vino , después me hizo a mi tragarme poco a poco su orín ., estábamos los dos a mil , se monto en mi verga , saltaba frenética , iba alternando la concha con el hoyo del culo , culiabamos un poco , luego se enculaba así estuvimos harto rato hasta que nos vinimos , yo primero luego ella . Me monto limpie su concha re mojada ( sin semen este quedo en el condón ) luego giro su cara y le limpie el ano , no se movía de ahí , me dijo quiero que abras bien la boca no te resistas , lo hice , mi hermana empezó a cagar en mi , gritaba que no cerrara la boca , es curioso no me dio asco , fueron dos mierdas duras y chica , luego le limpie el culo , con mi lengua con mierda nos besamos . Esta práctica sexual se ha repetido otras veces, yo paso por su casa cuando mi cuñado va a trabajar y culiamos dos a veces tres veces a la semana. Esta embaraza me preocupa que sea mió a veces me la he agarrado sin condón, cuando le pregunto se ríe. No nos arrepentimos, yo la amo, nos conocemos mucho se lo que le gusta a ella y ella sabe mis gustos. Jamás vamos a dejar de hacerlo.

Vicente2000/Hotmail.com

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Hermanas: tangas y bombachas XVII

Capítulo XXI: El paso final

– Flor… te la puedo meter en la concha?

Florencia lo pensó, tenía ganas de sentir la pija de su hermano en su conchita, mientras Martín se la refregaba… pero respondió que no.

– …No… no hermanito… ponemela en la cola…

Florcha llevó sus dos manos hasta sus cachetes, y se abrió bien la cola para su hermanito menor. Cada vez que se abría el culo para su hermano, no podía evitar calentarse… le chorreaba la concha cada vez que se abría así esperando que le metan el pito.

Martín le hizo caso a su hermana, primero le pasó bien la lengua por la cola, para llenarla de saliva, y luego se la puso por ahí, abiréndole el culo nuevamente a Florcha. La pija le entraba cada vez más fácil a la adolescente.

– Ahhhhhh..-Gemía.

Ya con el miembro duro del chico dentro de la cola de su hermana, comenzó a moverse penetrándola fuerte, le agarraba los cachetes y los apretaba mientras empujaba hacia adentro, hasta clavarle todo el pito en la cola… a Florcha le encantaba que se la cojan así.

La chica podía sentir bien el pubis de su hermanito chocando contra su cola, indicación de que la pija se la metía entera, bien hasta el fondo… eso la calentaba aún más, llevó sus dedos al clítoris, para tocarse y llegar al orgasmo, suspirando y gimiendo como una perrita…

– Uhhhh… ahhhhhhhhhh!!!
– Mmm… ya acabo hermanita…

Martín al escuchar esos gemidos, también llego al clímax, cogerle esa hermosa cola a Florcha era tremendamente excitante, se la puso bien adentro y dejó salir toda su leche caliente en el fondo del culo de su hermana…

– Ayyy… ayyy…-Gimió Florencia sintiendo el semen de su hermano adentro.
– ¿Te gusta tener la leche adentro de la cola?-Le preguntó Martín, aún con su pito clavado en el ojete de Flor.
– Siii… ohhh… me encanta porque está re calentito!-Respondió la chica mordiéndose los labios.

El chico retiró lentamente su miembro, una vez fuera, se quedó mirando como su hermana tenía la cola bien abierta, del tamaño de su pene…

No pudo evitar poner uno de sus dedos ahí, mientras le salía la leche de a poco hacia abajo por los muslos, pero apenas rozó esa zona, Florcha saltó porque le dolía mucho la cola.

– Auuuu!!!!
– ¿Qué pasó?
– ..Me re duele hermanito!

Martín retiró su dedo de ahí. Florencia se paró, le dió un beso en el cachete de la cara a su hermano mientras se sonreían, y fue directamente al baño a darse una ducha antes de dormir.

Mientras se duchaba y se limpiaba, notaba como las veces anteriores, aunque esta vez peor, un poco de dolor… se tocaba apenas para sacarse el resto del semen que tenía adentro, notando lo abierta que tenía la cola… sus dedos entraban con total facilidad.

Después de coger varias veces por el culo, Florcha apenas a sus 19 añitos ya tenía la cola muy abierta.

::::

Un día más tarde, era sábado… ya por la tarde, Florencia se fue a pasar el día con sus amigas, mientras Agus recién se despertaba, había llegado a casa al amanecer.

Se levantó y caminó hasta la cocina en corpiño, con una calza corta marcándole bien la cola, no se puso bombacha porque le molestaba el roce con la conchita, que la tenía muy irritada.

Se preparó el mate con masitas, y fue al patio a buscar la ropa limpia que se estaba secando en el tendedero. La trajo a la cocina, y le tocaba planchar. Saludó a su hermanito que recién llegaba de hacer un mandado.

El chico se quedó sentado ahí, mirando algo de televisión, haciéndole compañía a su hermana, que estaba planchando la ropa mientras tomaba mates cada tanto.

– ¿Agus… te duele?
– ¿Qué?
– …Si te duele… tu…
– Ahhh! Ya casi me había olvidado… sí, todavía me arde un poco!
– Perdoname… no quería lastimarte…
– No pasa nada tonto!-Le dijo Agustina sonriendo.
– En serio… ojalá se te pase pronto.
– Sí, ahora en un rato llamo al ginecólogo!.. Espero que me atienda.

Mientras planchaba ropa, Agustina se topó con su bombacha rosa que había usado ayer. La estiró entre sus manos y se la mostró a su hermanito.

– ¿Te divertiste con esto ayer?-Preguntó la chica.
– Sí… mucho! Te la dejé repleta de leche calentita…
– Qué chanchito!
– ¿De verdad no te molesta que haga eso?.. Si querés no lo hago más hermanita.
– No!.. Ya te dije que me gusta ponerme las bombachas sabiendo lo que haces con ellas… me calienta!

Martín se fue excitando escuchando eso, mientras se le paraba la pija debajo de la malla.

– Ya me calentaste!-Dijo el chico.

Agustina se rió. Él se puso de pie y fue hasta donde estaba ella, poniéndose detrás de su hermana mayor.. ella seguía planchando.

La empezó a acariciar, pasandole las manos sobre la cintura y la panza… le daba besos en la espalda, cuando fue bajando hasta la cola, sacándole la calza de a poco, hasta dejársela en los muslos.

Ya con su hermana con la cola al aire, se la acarició un poco, bajando hasta los muslos. A la chica le agradaban las caricias.

– No me toques la concha hermanito.
– Está bien.

Le metió la mano entre los cachetes, tocándole más adentro…

– Agus.. ¿y si te la pongo en la cola?

Agustina se sorprendió por la pregunta. Martín directamente puso su pija entre las nalgas de su hermana, posando su glande sobre la entrada del culo… sólo se la dejaba ahí apoyada mientras trataba de convencerla.

– Ay no.. todavía me da miedo por la cola pendejo!
– Ufa…
– Dejamela así hermanito… me encanta sentirla ahí.
– Me dan muchas ganas de metértela adentro!
– Bueno, aguantate!

El chico le hizo caso a su hermana, mientras le dejaba la punta de la pija en la entrada de la cola, llevó sus manos adelante y le tocaba las tetas por encima del corpiño…

Tras unas cuantas caricias en esos grandes pechos, se agarró su miembro con una de sus manos para pajearse en el ojete de Agustina.

– ¿Puedo acabarte la cola hermanita?
– Mmmm…. ¿vas a acabar mucha lechita?
– Siiii…
– Bueno.. esperá un minuto que termino con ésto!

Agustina terminó de planchar todas las prendas, y se quedó quieta con las manos apoyadas en la mesa, mientras su hermanito se pajeaba en su cola, rozando a cada instante, pasándole la pija por los cachetes del culo, hasta venirse.

Agus sintió cada chorro de semen caliente en su cola… mientras el glande de su hermano la rozaba toda.. una vez el chico terminó, se la pasó por los cachetes hasta que le salió lo último, mientras su hermana llevaba una de sus manos atrás y se esparcía un poco el semen con sus dedos. Juntó un poco y se lo puso en la boca, chupándose el dedo…

Después de dejarle la cola llena de leche, Agustina se bañó y luego llamó al ginecólogo, le dió turno para el martes.

Ya más tarde, en la noche, una vez que mamá ya estaba dormida, Florencia y Martín empezaron a jugar en el sillón del living. Se calentaron hasta que se empezaron a sacar la ropa.

La chica se abrió de piernas sentada en el sillón, con las piernas en alto.

Martín se la quiso meter, Florcha se abrió los cachetes, y el chico notó que su hermana ya tenía el culo abierto… ahora se le re abría, cuando antes estaba super apretado. Le puso el glande en la entrada, pero Florcha enseguida sintió que le dolía, se arrepintió y le tuvo que pedir que no lo haga.

El muchacho le hizo caso y se guardó su miembro.

Así estaban las cosas. No podía coger con sus hermanas por tiempo indefinido!

:::::::::

Una vez llegado el día Martes, bien temprano en la mañana, Agustina se tuvo que levantar. Con lo que le costaba despertarse temprano. Se vistió, se perfumó y fue a su cita con el ginecólogo.

Llegó al centro y por suerte la atendieron enseguida. El licenciado la inspeccionó y le recetó una crema específica para su irritación vaginal, que no era nada serio y sanaría en un par de días.

La adolescente se tranquilizó, y ya más tarde, de noche en su casa, se dió una ducha y luego se pasó la cremita para el ardor por toda la conchita. Fue a su habitación y se metió desnuda en la cama, apenas se tapó con una ligera sábana.

Martín terminó de cenar último, y se fue para su cama. Apenas se acostó, se le vinieron a la mente imágenes de sus hermanas desnudas, y tuvo una erección. No se aguantó, y se levantó en silencio hasta entrar al cuarto de sus hermanas. Abrió la puerta y la cerró tras él, la luz de la mesita estaba encendida, vió a las dos chicas acostadas cada una en su cama, aparentemente hablando de algo.

Florcha inmediatamente se percató de que su hermanito estaba con su miembro parado, porque se le notaba a través del short.

– ¿Qué buscás acá?-Le preguntó en tono algo burlón.
– Quiero coger.
– Jaja… ¿Qué, nosotras estamos a tu disposición?-Preguntó Agus.
– No.. nada más les pregunto si quieren…!
– No pendejo… yo sí quiero pero todavía me duele..-Dijo Florcha.
– Idem.-Agregó su hermana.
– Joo… ¿vamos a volver a coger, no?
– Si nene, no seas tan desesperado!.. Esperá unos días hasta que estemos bien.
– Ok…-Aceptó el chico y se fue a su cama a dormir.

Durante esa semana, Florencia y Agustina comenzaron a dedicar su tiempo al próximo año en la universidad, yendo a buscar los primeros apuntes, y organizar sus cosas para el año estudiantil que daría comienzo dentro de pocas semanas.

Todo eso conspiró para que las chicas estuvieran menos tiempo en casa, mucho más ocupadas, por lo tanto su hermano estaba más aburrido e inquieto.

::::

Por fin llegó el fin de semana, tras una semana entera sin que los hermanos tengan sexo. Martín entendía la indisponibilidad de sus hermanas mayores, por lo tanto se dijo que unos días sin sexo no eran para tanto. Aguantó hasta el sábado sin hacerse la paja, porque le gustaba estar muy excitado para la próxima vez que coja con alguna de sus hermanas.

Ya se levantaba por las mañanas muy caliente, le daban ganas de pajearse y relajarse, pero se contenía. Su joven cuerpo necesitaba estímulos.

El sábado amanecía soleado, templado, con algunas nubes blancas. Florencia abría la ventana de su habitación, dejando entrar un poco de sol y brisa algo calurosa. Mientras, Agustina, se despertaba. Notaba su cuerpo entre las sábanas calentito, excitado… llevó ambas manos a sus tetas, acariciándoselas lentamente, sintiendolas en sus palmas… y luego bajo por su abdomen, hasta su pubis, se rozó apenitas el clítoris con la yema de uno de sus dedos, y luego se lo pasó por su delicada rajita, notando algo de humedad… se había despertado excitada. Y lo más importante, ya no había dolor.

Los adolescentes almorzaron juntos, como era sábado, almorzaban más tarde aún de lo normal, ya después en la tarde, Florencia y Agustina aprovecharon para ir a comprar ropa, y otras cuestiones, acudieron al shopping.

Las dos adolescentes se pasearon por casi todo el lugar, buscando y comprando todo tipo de accesorios y ropa… ya iban a irse, cuando por último entraron a un local de ropa interior.

Tanto Agus como Florcha eligieron un par de prendas, la señora que atendía les dijo que podían probárselas asique las chicas pasaron a uno de los probadores, y cerraron la cortina tras ellas.

El lugar era algo pequeño, pero entraban cómodas las dos. Había un espejo grande, y dos sillas. Sin más preámbulos, las dos comenzaron a desvestirse, estaban vestidas de manera parecida, se quitaron la remera, luego las zapatillas, y finalmente el jean.

Una vez que estaban en ropa interior, se quitaron el corpiño y la bombacha, quedándose desnudas. Se pusieron ambas el primer conjunto, mucho no les agradó a ninguna, luego, se probaron la segunda prenda que habían elegido, y ahora sí les agradaba a ambas.

Florencia había elegido una tanguita roja, con el corpiño del mismo color. Se miró al espejo y le agradó como le quedaba. Le pidió opinión a su hermana.

– ¿Me queda?
– …Sí.-Dijo Agus mirándola.
– ¿Y atrás?-Volvió a preguntar Flor, refiriéndose a su cola.

Se puso de espaldas a ella y le mostró la cola a su hermana. Agustina la miró y le dijo que le gustaba. Luego, Florencia se giró un poco para verse la cola por el espejo, notando que se le veía su ojete casi desnudo, apenas se notaba en triangulito en la parte superior, y nada más.

– Boluda… ni se me nota la tanga.-Dijo Florcha.
– Y es obvio querida, con esa cola enorme que tenés…!-Le respondió su hermana mientras se reían.

Florcha se acomodó nuevamente y Agustina le dió una palmada en el cachete del culo… sonó un poco fuerte.

– Shh… la señora que atiende nos va a escuchar!-Susurró Florencia con una sonrisa.

Agustina también se reía, y le puso la palma abierta de su mano en uno de los muslos a su hermana, y fue subiendo despacito hasta rozarle la tanguita. Siguió subiendo por la raja de la cola, entre medio de los cachetes, mientras se miraban a los ojos con Florcha.

Agustina agarró la tanguita roja que se estaba probando Florcha, y metió sus deditos por debajo… apenas le rozaba el agujerito del culo con las uñas y la yema de sus dedos.

– ¿Te duele?-Le preguntó.
– ..No.. -Susurró Florencia.

Entonces la mayor siguió tocándole ahí, le pasaba el dedo por la abertura de la cola.

– No sabés lo excitada que estoy hoy.-Dijo Agustina en voz baja.
– …¿Me mostrás?-Le preguntó Flor con una sonrisa.

Agustina le devolvió la sonrisa cómplice, ella tenía puesta la prenda que se estaba probando, una bombachita colaless blanca con circulitos rosados, con el corpiño del mismo estilo.

Se sacó la bombacha y se abrió un poco de piernas, sentada en la silla del vestidor. Se abrió los labios de la conchita un poco con los dedos a los costados, mostrándole a su hermana lo húmeda que estaba.

– …Ya tengo muchas ganas de coger!
– Yo también Agus!

Ambas se quitaron las prendas, quedándose completamente desnudas. Escuchaban algunas voces, otras chicas estaban en el local, con lo cual tenían más morbo aún por las chanchadas que estaban haciendo en el vestidor.

– Tengo una idea.-Dijo Agustina.
– ¿Qué?
– Abrite la cola.

Florcha le hizo caso, ella también se estaba excitando, y le parecía divertido lo que estaba haciendo con su hermana. Puso sus manos en cada cachete del culo y se los abrió bien, mostrándole el agujerito de la cola a su hermana mayor. Se le veía apenitas abierto. Agus agarró su teléfono y le sacó una foto! Inmediatamente, se la mandó a Martín, con un mensaje:

“¿Querés metérsela por ahí hermanito?”

El chico estaba acostado en su cama navegando por internet, muy aburrido. Dejó la pc en la mesita y cerró los ojos para dormir un rato, cuando sonó su teléfono y vió un mensaje de Agustina. Lo abrió y con enorme sorpresa vió esa tremenda foto. Florcha abriéndose la cola, notándose el todo el culo y la conchita asomando debajo.

Al instante tuvo una erección. En dos segundos, se quitó la ropa y le respondió:

“Pero qué están haciendo??? Dónde están???”

Agustina se rió mientras lo leía, y escribió de nuevo.

“En el vestidor de un local… nos estamos probando ropa interior! Cuando lleguemos a casa te la mostramos pendejito..¿querés?”

“Siiiii!!!.. se me re paró la pija boluda… decile a Florcha que le quiero coger la cola”

Agustina se lo dijo, y a Flor le agradó la idea.

“Ella dice que tiene ganas! ¿Y a mí no me querés coger hermanito?”

“Ya no te duele?”

Agustina puso el teléfono entre sus piernas abiertas y se sacó una foto de su conchita húmeda, y se la mandó con un msje.

“No pendejo… mi concha necesita pija”

Martín vió la imagen de la rosada conchita de su hermana toda húmeda y brillosa, sumado al mensaje… no pudo evitar tocarse y comenzar a pajearse lentamente. Se pajeaba y escribía.

“Ayy cómo tenes la concha hermanita.. estás re mojada! Ya no aguanto más Agus… te quiero coger… vengan ya!”

“Jajaja, viste?? Estamos con muchas ganas”

El adolescente se bajó la piel para relucir su rojizo e hinchado glande, con su pene bien erecto, se sacó una foto y se la mandó a Agustina. La chica la vió y sintió un cosquilleo en la entrepierna… le mostró la foto a Florcha.

“No pude aguantarme… me estoy pajeando por ustedes!”

Agustina le contestó: “Nooo! No lo hagas! Esperá a que lleguemos a casa así nos coges hermanito…”

Martín dejó de tocarse, estaba muy, muy caliente… no resistiría mucho tiempo así.

Las chicas se vistieron, y salieron del vestidor. Pagaron las prendas que compraron, y salieron del shopping con varios bolsos de compras. Entraron a un taxi y volvieron a casa. La espera fue eterna para el chico, media hora después del último mensaje, las hermanas por fin llegaron y entraron a casa.

Caminaron hasta su habitación, Martín lo notó y fue hasta el cuarto de las chicas. Ellas estaban dejando todo lo que habían comprado arriba de las camas, mientras se sentaban allí.

– ¿Mami?-Preguntó Florencia.
– Está en casa de la tía.-Respondió Martín, ya desatándose el cordón de la malla y sacando su miembro parado afuera.
– Pará hermanito… recién llegamos!
– ¿No me dijiste que querían coger?
– Sí, pendejo… pero esperá un poco! Primero queremos probarnos la ropa que compramos…-Respondió Agustina.

El chico hizo un gesto de desilusión y se guardó su miembro, pero estaba muy caliente y quería descargarse ya mismo contra el cuerpo de alguna de sus hermanas.

Florencia le dijo que se siente en el puff a un costado que había allí, mientras ellas se probaban la ropa. El chico le hizo caso y se recostó.

Las dos hermanas comenzaron a sacar cada nueva prenda que habían adquirido y se la probaban en frente del espejo de la habitación. Remeras, camisas, jeans, calzas, zapatos… hasta que llegó el turno de la ropa interior.

Agustina sacó el corpiño blanco con puntitos rosas de la caja.

– Hermanito… ¿querés ver el corpiño que me compré?
– Siii!!… mostrame como te queda el corpiño Agus..

La chica se quitó la blusa y el corpiño que traía, dejando sus tetas al aire rebotando mientras se colocaba el nuevo corpiño… su hermano miraba embelesado y con su miembro a punto de estallar.

– Qué tetas que tenés Agus..-No pudo evitar comentar el chico.

Agustina sólo lo miró sonriendo. Una vez que tenía el corpiño puesto, se miró en el espejo y le agradaba ver sus grandes pechos ajustados en esa prenda.

– ¿Te gusta?-Le preguntó a su hermano.
– Mucho!.
– Ok… querés ver la bombachita?
– Siiiiiiiiii.-Respondió el muchacho ya tocándose su pija por encima.

Agus se quitó el jean y se sacó la prenda que tenía, Martín le miraba la cola desnuda mientras su hermana mayor se ponía la bombacha nueva lentamente, subiéndola por sus piernas.

Una vez que se la puso, ahora estaba sólo con el corpiño y la bombacha que se había comprado, se acercó un poco hasta la posición de su hermanito, poniéndose de frente a él.

Martín le miró la entrepierna cubierta por la tela, era súper sexy… más arriba sus tetas sujetadas por el corpiño, muy ajustadas, su hermana era una belleza imponente.

– ¿Cómo me veo?-Preguntó ella, ya sabiendo la respuesta.
– Increíble hermanita… ¿me mostrás como te queda en la cola?

Luego, la chica se dió la vuelta, mostrándole la cola, con la bombachita metiéndosele en la raya. El muchacho alcanzó a tocarle un poco las piernas y subió hasta posar sus dedos en los cachetes de la cola de Agustina.

Mientras la tocaba, pasándole los dedos por la raya de la cola, hundiéndolos un poco bajo la bombachita, casi sentía que iba a acabar sin tocarse la pija… la piel de su hermana estaba muy caliente.

Ella ya estaba muy mojada y excitada, así que llevó una de sus manos atrás y se agarró la bombacha, la corrió un poco al costadito, para que su hermano le viera la conchita y el culo. El chico le abrió un poco los cachetes y le vió todo, pero puso la yema de su dedo encima del agujerito de la cola de Agustina, estaba bien cerradito.

– Te la quiero poner en la cola, Agus…
– ¿Me vas a hacer la cola?-Preguntó la chica, re excitada.
– Siii… si vos querés te la pongo en el culo hermanita…
– Mmm… estoy tan excitada que quiero que me hagas la cola…-Dijo Agustina mientras se mordía el labio inferior.

La chica se separó de su hermano, y caminó hasta su cama. Se recostó boca arriba, abrió sus piernas y le ordenó a su hermano que se la coja, mientras Florcha miraba.

– Dale, cogeme pendejo…

Martín fue hasta ella, se arrodilló en la cama entre las piernas de su hermana. Agus agarró la bombachita y se la corrió ella misma al costado de la concha. El chico sacó su miembro de la malla, ya bien duro, y se puso baba en la punta. Enseguida se arrimó, poniendo el glande en la entrada de la vagina de su hermana, y empujó para adentro…

Lo primero que notó, fue toda la humedad que Agus tenía en su almeja, estaba muy mojada… una vez que se la metió un poco, fue moviéndose para que su pija entrara y saliera mejor a cada embestida.

El chico estaba tan excitado y caliente, que notaba que no podría aguantar demasiado. Trataba de cogerla lento y más despacio, estirando como sea el momento de terminar.

Mientras se la metía más adentro, le miró el escote de las tetas a su hermana mientras se le movían con el vaivén, luego le miró la cara a su hermana, completamente roja y excitada, con los ojos entrecerrados mientras suspiraba, y sintió que se venía ya.

– Acabo hermanita….!
– ¿Ya?-Le preguntó Agustina.

Martín se la puso bien adentro, tenía sus manos apoyadas sobre las piernas de su hermana, que le comenzaban a temblar un poquito.

– No me acabes adentro pendejo!

El chico ya en el clímax, se la sacó de la rosada conchita húmeda, y acabó en el pubis de Agustina, dejándo caer toda su leche caliente sobre el pubis y la bombacha de su hermana… tenía mucho semen.

– Ay mi bombacha nueva!!!-Exclamó Agus, mientras se tocaba la lechita recien acabada en su pubis, y en la tela.
– ¿Porqué hoy acabaste tan rápido?-Le preguntó a su hermano.
– Uff.. me vine muy rápido porque estaba muy muy excitado!
– …Bueno… después de comer la seguimos…y quiero que me hagas la cola hermanito!-Le pidió Agustina.

Agustina se sacó la bombachita nueva, llena de semen de su hermano, y le pidió a Martín que la ponga en el lavarropas. El chico le hizo caso.

Más tarde llegó mamá a casa y cenaron en familia. No dijeron nada de lo sucedido, y tras un par de horas, Florcha le dijo a su madre que ella se encargaba de lavar los paltos, que vaya a descansar, así que mamá se fue a dormir, mientras los tres chicos estaban en la cocina.

Una vez que terminaron con esa tarea, apagaron el tele y se fueron a la habitación de las chicas, entraron y Agus cerró buien la puerta. Florcha prendió la luz de la mesita, alumbrando tenuemente el cuarto, que iba a ser testigo de una noche de sexo incontrolable…

Sin mediar palabra, las dos chicas comenzaron a quitarse toda la ropa, y se quedaron desnudas. Martín hizo lo mismo. Obviamente, su miembro estaba listo, ya duro, mientras sus hermanas se lo miraban con devoción.

Agustina les dijo a ambos que no hagan ruido, mientras se sentaba con su hermana en una de las camas. Martín se quedó parado en frente de ellas, y las chicas le agarraron la pija, la escupieron y comenzaron a pajearlo las dos juntas.

Una vez que se divirtieron unos minutos haciéndole la paja, Agustina se acomodó en cuatro en la cama, como perrita, y su hermano le pasó la lengua por la concha y por la cola… luego de eso, se puso detrás de ella y le puso el pito en la entrada de la conchita, sólo empujo un poco, para cogérsela.

Su hermana gemía muy levemente, mientras el chico la agarraba de las caderas y se la ponía por la concha, abriéndosela toda con su pija. La penetraba despacio, porque no quería venirse rápido.

– Ponemela en la cola pendejo… ¿te animás?-Le preguntó Agus en voz baja.

Escuchar esas palabras sucias de su hermosa hermana mayor, mientras tenía su pija entera metida en su chocha, y el chico por un segundo se estremeció de placer…

Se la sacó, y Florcha, que aún estaba sentada al lado, le abrió los cachetes de la cola y le pasó la lengua por el agujerito virgen a su hermana… le pasó varias veces la lengua por la cola, y luego le metió un dedo, con Martín mirando todo ese espéctaculo lésbico…

Flor le fue sacando despacito el dedo de la cola a Agus, que ya estaba lleno de baba, y fue el turno del chico, se acercó y le apoyó el glande en la entrada del culo, empujó un poco y su pija se fue deslizando hacia adentro, mientras Agustina se mordía los labios, sintiéndo el pito de su hermanito meterse en su cola virgen…

– Ahhh…-Susurró la chica.

La cola de Agus estaba mucho más apretada que la de Florcha, por lo tanto el adolescente fue cuidadoso, y se la metió hasta la mitad. Se la sacó un poco, y se la metió de nuevo a Agus por el ojete, hizo eso varias veces, hasta que ya le podía meter la pija entera, hasta el fondo del culo.

Agustina abrió lo más que pudo sus piernas, mientras con sus manos se agarraba fuerte de la sábana de la cama, sintiendo el pito duro y parado de su hermano menor entrando y saliendo entero de su cola.

El chico se calentó mucho, estaba cogiéndole el culo a su hermana, fue haciéndoselo más rápido… se la metía hasta chocar sus piernas contra las de ella, su pubis contra los cachetes del ojete, mientras que su pija estaba más que excitada y caliente, muy dura y gorda.

Como se dio cuenta que estaba por terminar, se la sacó de golpe, dejándole el agujero de la cola un poco abierto a su hermana, que se quedó quieta, deseando recibir más pija como una perrita en celo.

Florcha la acariciaba a su hermana, la cara, los hombros, las tetas, rozándole los pezones duros con sus dedos, mientras Agustina se desesperaba, ya con la chochita súper húmeda y excitada.

– Dale hermanito… metemela!
– ¿En la concha o en la cola?-Preguntó su hermano.
– Dónde vos quieras.. meteme la pija de nuevo por favor…

Con su hermana mayor suplicando por pija, Martín se la puso en la concha, se la cogió uno o dos minutos, y ya casi llega al climax, entonces se la sacó. Esperó unos segundos, y le abrió nuevamente la cola y se la puso ahí, su pito entraba con dificultad en el culo, pero ya dentro, se movía para culearla a su hermana, y cuando le estaba por llegar el orgasmo, se detenía y se la sacaba.

Cuando hacía eso, Agustina se desesperaba, quería tener la pija metida en la concha o en la cola, pero bien metida y que se la coja más tiempo.

Martín descansaba unos segundos, mirando el ojete de su hermana ligeramente abierto por su pija, y la conchita también con los rosados y delicados labios abiertos.

La vagina de Agus chorreaba flujo por los muslos, mientras su hermano se la cogía un ratito por cada lado… un rato por la concha, un rato por la cola.

Cuando ya sintió que no podía aguantarse más, se quedó quieto con la pija bien metida hasta el fondo de la cola de su hermana. Agustina se dió cuenta enseguida, ya lo conocía mucho, y le preguntó:

– ¿Querés acabar hermanito?
– Siii… ¿dónde querés que te acabe la leche Agus?
– …A Florcha le dejás la lechita adentro?-Preguntó ella.
– Sí.
– ¿Es lindo Flor?
– A mí me encanta hermanita…-Respondió Florcha mientras le acariciaba las tetas.
– Mmmm… bueno, acabame adentro de la cola!

Con ese pedido de Agustina, Martín se puso aún más excitado, si es que aún podía… estaba tan excitado que le latía con mucha fuerza el corazón, le encantaba escuchar a su hermana decir cosas chanchas, lo ponía al límite.

Comenzó a moverse otra vez dentro del culo de Agus, metiendo la pija hasta el fondo y sacándola hasta la mitad, para volver a enterrársela…

– Ohh… hermanita… como me gusta cuando hablas así…
– ¿Te gusta que tu hermana hable así, pervertido?
– Mucho.. me encanta.. dale decilo otra vez por favor.. ahh…
– Mmm.. quiero que me acabes adentro de la cola…
– Oh… te voy a llenar el culo Agus…
– Mmmm sii.. dale llename la cola de leche calentita hermanito…

Mientras Agustina decía esas chanchadas, se pajeaba tocándose el clítoris bien rápido, y se vino, pidiéndole a su hermano que le acabe adentro del culo.

Martín escuchó esas palabras tan sucias y llegó al climax, suspirando y gimiendo, se quedó quieto con la pija metida en la cola de su hermana, derramando todo el semen espeso adentro..

– Ahhhhhhhhhh!…. Tomá toda la leche hermanita.. tomá toda la leche en la cola… mmmmmm.

Agustina sintió todo el semen bien caliente adentro del culo, mientras tenía el orgasmo, aguantándose como podía los gemidos… se quedaron ambos quietos un par de segundos, Martín suspiró, ya relajado, y le fue sacando el pito poco a poco de la cola… apenas se lo sacó, la leche comenzó a brotar del agujerito del culo de su hermana, cayendo por la raja del ojete, llegando a la concha, y bajando por los muslos.

A todo ésto, Florencia estaba más excitada que sus dos hermanos juntos… a ella también le chorreaba la chocha, pero aún más.. se mojaba más que su hermana. Tenía la conchita a punto caramelo llena de flujo, y sentía la cola ya dilatada para que le metan el pito.

Agustina se acostó boca arriba en la cama, totalmente satisfecha con esa cogida…

– Mmmm hermanita.. mi cola necesita mimos!-Dijo Agus susurrando en voz baja, con los ojos cerrados.

Florcha la entendió, y se arrimó hasta la cola de su hermana, le abrió los cachetes y le empezó a dar besos en el agujerito del culo, mientras le salía la leche… le daba besos y le pasaba la lengua, tragándose el semen que le salía de la cola.

– Pasame la lengua por la chuchi también, por favor hermanita…

Florcha le hizo caso, y bajó un poco, Agus tenía las piernas abiertas así que Flor sacó la lengua afuera y en esa posición se la lamió toda, le dió varios lengüetazos a lo largo de los labios de la concha, sintió toda la humedad que tenía su hermana… luego volvió a subir un poco para chuparle otra vez la cola y tragarse más lechita que salía de adentro.

Agustina, si ya estaba relajada tras la cogida que le pegó su hermano, ahora aún más, con las lamidas de su hermanita menor por su cola y su concha… con los ojos entrecerrados, se reincorpoó, sentándose en la cama, junto a su hermana… aún sentía la cola chorreando semen, manchando las sábanas, pero daba igual.

Martín aún estaba recuperándose de su tremendo orgasmo, cuando Florcha se paró, y mientras le acariciaba el abdomen, le agarró la pija blandita y lo empezó a pajear para ponérsela dura otra vez.

– Ahora me tenés que coger a mí pendejo!-Le dijo al oído mientras sonreía.

Mientras trataba de parársela otra vez, le decía chanchadas en voz baja.

– Estoy re mojadita hermanito… ¿querés tocarme la conchita?

El chico comenzó a reaccionar ante los estímulos de Florcha.. llevó sus dedos a la peluda entrepierna de su hermana, rozando pelos, tocando los labios, notando todo bien mojado e hinchadito… Flor lo seguía pajeando, y ya se le puso dura.

Enseguida, Florencia se puso contenta, sintiendo la pija bien parada en su mano. Se escupió saliva y la embardunó toda, luego se la soltó, y se puso de espaldas a él, así parada, apoyando las manos en la pared, e inclinándose un poco, parando la cola.

Con esa invitación, el chico simplemente se puso tras ella, le abrió los enormes cachetes de ese ojete perfecto, notando la cola abierta ya… le puso la pija en el agujerito y se la metió sin problemas… el culo de Florcha ya estaba a la medida de la pija de su hermano, que aprovechando eso, la agarró de las caderas y se la cogía más rápido, chocaba su pubis contra los cachetes de la cola de su hermana, se escuchaba el ruidito, retumbando en la habitación, era tremendamente excitante.

Ese ruido del pubis chocando con la cola de Florcha, sólo se escuchaba eso en la habitación, llena de olor a sexo.

Martín se la cogía a su hermana por el culo, así de parada, la chica sentía las gotas de flujo cayendo por sus piernas, mientras le metían el pito por la cola.

El adolescente se la sacó de adentro del culo, le abrió bien los cachetes con ambas manos, y le vió el agujero bien abierto, ya no se le cerraba como otras veces.

– Mostrale a Agus como tenés la cola.

Florcha se movió un poco, mientras su hermano le abría los cachetes, para mostrarle a Agus que estaba sentada al lado en la cama, como tenia la cola bien abierta. Agustina se la miró, eso calentó más al chico, y a Flor, que le encantaba mostrar como le dejaban el culo. Sentirse tan puta la excitaba muchísimo.

Luego, Florencia dijo que estaba cansada en esa pose, así que se acostó en el borde de la cama, boca arriba, subió las piernas al colchón y las abrió para que su hermano pueda cogerla así. El chico se acomodó entre sus piernas y se la volvió a enterrar en la cola.

Agustina arrimó la cara, Martín sacó su pija del culo de Flor, y Agus abrió la boca y se la metió, se la chupó unos segundos, cuando el chico volvió a ponersela en la cola a Florencia. Lo hicieron un par de veces más. Agustina se la chupaba, y luego Martín se la ponía en la cola a Flor.

Después, con el pito de su hermano entrando y saliendo de su culo abierto, Florcha sintió las manos de su hermana en sus tetas, acariciando y apretando sus pezones duros… Agustina se acercó y le besó las tetas, bajando su mano hasta la entrepierna, tocando con sus dedos el pubis peludo de Florcha, y más abajo, acariciando el clítoris hinchadísimo, cuando se lo tocó, Florencia casi salta de placer.

Mientras Agus le chupaba las tetas, y Martín se la metía por la cola, Florencia sintió los dedos de su hermana bajando hasta tocarle los labios de la concha, y le metió apenitas un dedito adentro, porque estaba tan mojada que el dedo se deslizaba solo en esa concha virgen de adolescente toda empapada.

Florencia sintió tanto placer, que deseaba ser penetrada por ambos orificios… la pija de su hermano en el culo ya no la llenaba, estaba tan excitada que la conchita pedía que le metan el pito… su hermana le tocaba el clítoris y los labios vaginales, llevándola al límite del placer.

El chico se la sacó de la cola, viendo los dedos de Agus jugando en la conchita peluda de Flor, le puso la pija encima de los labios hinchados y mojados, estaba toda chorreada la conchita de Florencia, que al sentir la pija parada y dura en la vagina, no se aguantó más:

– …Ay… ayyy quiero que me metas el pito en la chocha hermanito…-Suplicó Florcha.

Martín suspiró al escuchar eso…

– ¿Có.. cómo?
– Quiero que me la pongas en la concha pendejo!

El chico miró a Agustina, y ella le preguntó a su hermana, mientras seguía pajeándola tocándole el clítoris:

– …¿En serio Flor?… ¿Estás segura?…
– Ahhhh… siii… dale… metemela en la concha hermanito…

Con Florencia tan excitada y caliente, pidiendo pija por la concha, Martín le acomodó el glande en la entrada de la vagina, estaba toda mojada pero muy cerrada, los labios los tenía muy cerraditos y apenas se le veían los labios menores de un color rojizo, llenos de humedad..

– Te la meto Flor…-Dijo su hermano como un ultimátum, para que si su hermana se arrepintiera, lo dijera ahora.

Agustina y su hermano la miraban, a Florencia miles de pensamientos de le cruzaban por la cabeza, quería hacerlo porque estaba muy excitada y deseaba mucho ser penetrada por la concha, y además tanta presión de ser virgen no le gustaba, ya quería terminar con eso de una vez…. pero los remordimientos volvieron a su cabeza.

– No… perdoname… no!-Dijo Florencia, poniendo su mano encima de la concha, para que no se la meta.

Martín se molestó un poco, pero la entendió… no dijeron nada, solo ambas se sentaron en la cama, Florcha estaba avergonzada y pedía perdón por lo sucedido… se sentía mal por eso, se sentó junto a su hermana, y el chico se pajeaba para terminar.

– ¿Vamos a tomar la leche?-Le preguntó Agus a su hermana, que estaba algo triste, tratando de animarla.

Florencia le sonrió y dijo que sí. Ambas se pusieron juntas, para que su hermanito menor les acabe en la cara…

Martín simplemente se acercó, y se pajeó fuerte hasta venirse, le puso la pija en la cara a sus hermanas, cuando saltaron los chorritos de semen… primero golpearon en los labios y los cachetes de la cara de Agustina, luego se movió un poco para darle leche a Florcha, ella abrió la boca y sacó la lengua, cayéndole el semen adentro…

Tras acabarle en la cara y la boca a sus hermanas, el adolescente se sacudió el pito en la boca de Agustina, mientras se reían… las chicas se pasaron los dedos por la cara limpiándose el semen y metiéndoselo todo en la boca, y se lo tragaron como a ellas les gustaba.

Después de eso, Agustina le dió un beso a su hermano y se fue a acostar a su cama. Martín cayó rendido en la cama de Florcha, junto a ella, estaban todos muy cansados. El chico se recostó junto a Florencia en su cama, para descansar un rato. Estaban desnudos.

– Perdoname hermanito por lo de decirte… que me la metas.. y después que no.. soy re tarada.
– ..No pasa nada tonta… en serio está bien.
– Gracias. ¿Querés acostarte un rato conmigo?
– Dale… un ratito nomás y me voy a mi cuarto.-Dijo Martín.

Apagaron las luces, y cerraron los ojos. Martín y Florcha estaban acostados en la misma cama, con el chico detrás de ella. Fueron pasando los segundos… los minutos… estaban tan cansados que se durmieron.

::::::::::::..

De pronto, Martín se despertó. Estaba todo oscuro. ¿Qué había pasado? Se movió un poco y sintió el cuerpo de otra persona. Recordó que se había acostado junto a su hermana, pero se había quedado dormido!!!

Enseguida, con desesperación miró su reloj en la oscuridad, eran las 4 de la mañana. Uff. Se tranquilizó. Si no se hubiera despertado, su madre en la mañana se iba a dar cuenta que sus hijos dormían juntos y desnudos… que desastre hubiera sido!

“Si mamá se entera de esto…” Pensó. Pero lo sacó de su cabeza, mejor no quería ni imaginar lo que pasaría. Hizo un movimiento como para salir de la cama e irse a su cuarto, pero cuando se movió, sus piernas rozaron las de su hermana, y su pija rozó los cachetes del enorme culo de Florcha…

– ¿Flor?-Susurró el chico en voz baja. Florcha no le respondió. Estaba dormida.

No lo pudo evitar. Con esas horas que había dormido, ya estaba recuperado de energías. Como nuevo. La rozó de nuevo, apoyándole el pito en la cola a su hermana… y se le puso duro como una piedra, en instantes. La cola de Florcha se sentía muy caliente, la piel tan suave y tibia…

Ella estaba de costado, y él atrás… en una especie de cucharita.. quiso jugar un poco más, antes de irse a su cuarto.

Se movía muy, muy despacito para no despertarla, pasándole la pija parada por los cachetes de la cola, y metiéndoselo entre ellos, en la raja del culo, ahí estaba mucho más calentito.

Se acomodó de manera que su pija estaba en el ojete de su hermana… mientras se la pasaba por ahí, accidentalmente se le fue un poquito más abajo, y sintió el glande tocando los labios vaginales de Florcha, y sintió que todavía estaba todo húmedo…

La sensación que le dió, de su glande haciendo contacto con los pelitos que su hermana tenía, y rozando la conchita húmeda, lo puso a mil. Dejó su pija ahí, con el glande encima de los labios vaginales… que placer le daba. Florencia tenía los muslos pegajosos con sus flujos, y eso lo notaba el chico en su miembro.

Para lograr mas excitación, al adolescente no se le ocurrió mejor idea que ponerse toda la saliva posible en su mano, y llevarla lentamente hasta entre medio de las piernas de su hermana, sin despertarla, y ponerle la babita en la concha, se le cayó un poco en los muslos de la chica, pero la mayor parte se la puso en los cerrados labios vaginales.

Le volvió a apoyar la cabeza hinchada de la pija en la concha, ahora llena de baba y toda resbaladiza, su miembro se deslizo por los labios de la chochita de Florcha.

“Ohhhhhhhhhhhhhhhhhh…” Martín no podía hacer ruido, pero lo caliente que se estaba poniendo, era claro indicio de que estaba por cometer una locura.

Entre su cola gorda y perfecta, sus muslos calentitos, su piel suave, y su conchita toda mojada, a Martín le estaban dando enormes ganas de cogerse a su hermana otra vez, era todo tan excitante, tan morboso, tan caliente y sucio…

Con su glande entre los labios llenos de saliva de su hermana, el chico se movió apenitas, casi imperceptiblemente, hacia adentro… casi se le detiene el corazón. El glande le entró adentro de la concha a Florcha…

Su hermana estaba tan húmeda, le puso tanta babita, que un ligero movimiento y la pija se le deslizó apenitas adentro… estaba metiéndole apenitas el pito a su hermana, en su conchita virgen, mientras ella dormía y no se daba cuenta!

Martín tenía la boca abierta mientras no podía creer lo hermoso que era metérsela en la concha a Flor… estaba tan quieto en la cama, para no despertarla, que apenas se movía muy, muy despacio.

No podía detenerse ahora, sabía que lo que estaba haciendo estaba muy mal, no podía desvirgar a su propia hermana mientras ella no sabía nada, ni se daba cuenta, pero cuando sentía los húmedos y apretados labios de la chocha de su hermana en su glande, nada importaba, sólo había que empujar más adentro, para meter toda la pija en esa concha tan apretada.

Estaba tan caliente, que no le importaban las consecuencias. Concentrado, en silencio, con la boca abierta, en la oscuridad, se movió ligeramente y empujó más, notando como su pija hacía presion para meterse en la concha… pero era difícil, tratar de cogerse a una chica virgen de costado y con las piernas cerradas, mientras ella está dormida…

Se la fue poniendo más adentro, moviéndose milimétricamente para no despertarla, cuando sintió ahora sí que su pija se deslizó otro poco dentro de la vagina. Inmediatamente sintió un líquido muy espeso y caliente, le pareció raro, estiró su mano hasta allí, se tocó un poco la pija mientras se la dejaba adentro, le tocó los labios vaginales a ella, con las yema de los dedos, y sintió esa sustancia que enseguida reconoció como sangre.

“Mierda… ¿que estoy haciendo?”

En ese preciso instante había desvirgado a su hermana!!!!

Muchas cosas cruzaron por su mente, sentimientos de culpa, pero ahora ya estaba hecho, y seguía muy excitado….

“Perdoname hermanita… te quiero mucho”

Se movió más, para metérsela más adentro, pero la concha estaba re apretada.. hizo un esfuerzo, empujó fuerte y se la metió hasta la mitad, y su pubis chocó contra la cola de su hermana.

Florencia se despertó. Poco a poco, fue abriendo los ojos, movió los brazos. Sintió algo en su vagina. Se sintió rara.

– ¿Qué estás…?

Abrió los ojos bien grandes, la adrenalina le recorrió todo el cuerpo, y se despertó bien. Enseguida se dió cuenta que estaba en su cama, desnuda, con su hermano atrás, y con algo en su concha, que parecía ser la pija de su hermanito…

Estaba todo oscuro, llevó una mano atrás y tocó a su hermano en el pecho y el abdomen, confirmando lo que estaba sucediendo.

– ¿Qué hiciste?…
– Shh…
– Me metiste el pito en la chocha!!!!!!!!!!!

Florencia estaba sintiendo la pija de su hermano penetrando su conchita, se sentía raro porque era la primera vez, y nunca había sentido nada igual, no sabía si llorar, gritar, patalear…

– Ayyy pendejo de mierda me desvirgaste!!!!!
– Shhhh… vas a despertar a mamá.-Respondió su hermano.

La chica no sabía que hacer, se quedó quieta, sorprendida, mientras Martín la agarró de la cadera y se la empezó a coger, le metía y sacaba la pija de la concha, pero sólo le entraba hasta la mitad, la tenía muy cerradita y apretada, y acostados en esa posición no era sencillo…

Con lo que había dicho Florencia, se despertó Agustina.

– ¿Eu.. qué te pasa?-Preguntó Agus y encendió la luz de la mesita.
– …Tu hermano me metió el pito en la chocha… me está desvirgando!

Agustina saltó de su cama, para ver de cerca lo que estaba sucediendo… se sentó en el borde de la cama dónde su hermana estaba siendo cogida y desvirgada por su hermanito…

Martín le agarró una pierna a Flor, y se la subió un poco para que se abra más la concha, pero no le entraba, Florencia sentía como esa pija trataba de entrar en su interior y no podía. La chica ponía cara de asustada.

– Ohhh… tenés la pija muy grande hermanito… no me entra.
– Tranquila.. si te entra toda en la cola, te tiene que entrar en la concha.-Le dijo Agustina, tranquilizándola.

Florcha metió una mano entre sus piernas, y se tocaba el clítoris para mojarse, cosa que estaba logrando, así, la pija de su hermano pudo entrar más, poco a poco, hasta que se la clavó entera en la concha… toda la pija adentro.

– Ayy…ayyyy.. ohhhhh.

Martín sintió como la conchita de su hermana se abrió pro primera vez mientras le metía todo el pito… estaba tan apretada que le daba un placer enorme, estaba por acabar ya.

Sin decir nada, el chico se la cogió un poco hasta que no pudo más, se la puso toda, su pubis chocó contra la cola de ella, y se vino dentro de su hermana… chorros y chorros de leche caliente adentro de la conchita hasta hace minutos virgen de Florcha.

– Uuuuhhhyyy… ahhhyy me acabaste adentro de la chocha pendejo.-Decía Florcha mientras se tocaba el clítoris y tenía un orgasmo, sintiendo el semen de su hermano en lo profundo de su ser, inundando su húmeda conchita adolescente y apretada…

Se detuvieron, Martín sintió mientras acababa, como su pija era apretada y succionada por la concha de su hermanita, que tenía su orgasmo mientras se le llenaba la chocha de leche.

El chico se la sacó, estaban los dos transpirados, a Florcha se le pegaban los pelos en la cara colorada, mientras Agus los miraba con ternura…

Permanecieron ambos acostados como estaban… Florcha tenía la conchita peluda rebalsada de leche calentita, se quedó sintiéndola así, sin hacer nada.

– ¿Te gustó Flor?… Sé que lo que hice estuvo mal… no te avisé, ni te dije nada… pero..
– Si me encantó tontito…de todas maneras.. quería que fueras el primero, hermanito… hoy, o mañana, o en unos días, seguro que te iba a pedir de nuevo que me cojas por la concha…-Le dijo Florencia.

Los tres sonrieron.

– ¿Mañana vamos a repetirlo?-Preguntó Martín.
– Obvio hermanito… lo vamos a repetir cada vez que podamos.-Respondió Agustina.
– Siii.-Añadio Florencia.
– Este será nuestro secreto.-Dijo Agustina sonriendo.

FIN.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Follando a mi madre dormida

Estaba con mi madre en su habitación y en su cama, eran las 8 o 9 de la mañana cuando sin querer levante un poco el edredón y vi a mi madre con un pijama corto que no le cubría nada, tampoco llevaba bragas y fue tal mi excitación que me empalme, no sabia si mi madre estaba despierta o dormida así que decidí intentar despertarla moviéndola cada vez que lo hacia roncaba así que me armé de valor me baje los calzoncillos que llevaba puesto cogí mi polla y lo introduje dentro del coño de mi madre me comienzo a mover lentamente, cuando de repente empieza a gemir y yo seguía penetrando a mi madre (no me lo podía creer, me estaba tirando a mi madre mientras dormía) cuando de repente se despierta y pega un grito diciendo:

Madre:¡Nene, que haces, que soy tu madre!
Yo: Lo siento mama (mientras la seguía follando), pero el calenton me pudo mas.

Entonces la cojo bien fuerte porque quiso salir, ella forcejeaba pero yo nada que la soltaba, entonces le susurro al oído

Yo: Madre, no te da gusto que tu hijo te esté follando, piensas en cuantas madres se sentirían orgullosas de ser deseadas por sus hijos, o por algún joven y tu tienes esa suerte.

Mi madre se quedo un poco pensativa, al cabo de un rato escucho como mi madre gemía de placer otra ves de repente mi madre me dice con voz entre cortada:

Madre: tienes razón hijo, me gustar ser deseada por mi hijo…. mas ahora que me esta follando bien rico…..aah…nene…me vas a matar.

Me dispuse a parar de follarla para cambiar de posición, cuando mi madre me dice:

Madre: Nene quiero que me la metas por el culo, quiero saber que se siente que te follen por ahí mas si es mi propio hijo quien me va a desvirgar mi culo,sobre todo hay un morbo que me excita un montón.

Me sentía orgullosos de ser la primera polla en el culo de mi madre, fui a buscar un bote de crema y me lo unte en la polla, cogí un poco y se lo eche alrededor del agujero del culo de mi madre cogí mi polla y con la cabeza de la misma busqué el agujero “negro” y vi como mi capullo se hundía dentro de culo de mi madre fue tal mi emoción quele dije a mi madre.

Yo: madre eres una glotona,te estas comiendo mi polla con tu culo.
Madre, ooh…si nene…partele el culo a tu madre.

Cogí a mi madre y comencé a embestirla fuertemente por el culo la cogí le saqué la polla y la puse boca abajo con el culo hacia arriba,yo abrí las piernas y comencé a montarla a caballito, al cabo de unos 10 min. o asi me iba a venir dentro del culo de mi madre.

Yo: ¡Me corro mama, me corro!(le grité)
Madre: ¡Correte dentro nene, correte dentro del culo de tu madre!

Bastó que dijese esas palabras para vaciar toda mi carga dentro, mi madre gritaba de placer.

Madre: Aaah..si…nene….que rico…..

me despegué de mi madre exhausto, mi madre se levantó con un dedo en su agujero impidiendo que mi semen salga de dentro, cogió un vaso de la cocina…vino donde yo estaba, se quito el dedo y dejó mi semen caer en el susodicho vaso una vez que mi semen cayó del todo en el vaso lo bebió, se lo trago un me dio un beso diciendome.

Madre: Nunca me había sentido tan bien como hoy.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Hice un trato con mamá

Cada que necesitaba distraerme y darme un respiro—lo que ocurría muy seguido—siempre fantaseaba con mi buenísima madre. Ella era la actriz porno principal de mis pervertidas fantasías…

Mi nombre es Santiago, tengo 18 años, y actualmente vivo en casa con mis padres. Tengo un hermano mayor, Germán, quien acaba de iniciar como arquitecto en una gran constructora. Tiene un bonito apartamento a las afueras de la ciudad.

Elena, mi madre, es una mujer muy guapa de 43 años, sin embargo, yo diría que aparenta menos de treinta, es hermosa y muy sexy. Es delgada, normalmente lleva una dieta muy rigurosa, y por lo menos asiste cuatro veces por semana al gimnasio. Su cabello es castaño claro y ondulado, le topa casi a media espalda, tiene unos bellos ojos verdes, una linda naricita curveada hacia arriba y unos carnosos labios rojos que esconden unos dientes dignos de la mejor sonrisa que conozco. Sus formidables tetas, son grandes, firmes y bien paradas, como inmunes a la gravedad y listas para ser devoradas. Sus grandes pezones normalmente se dibujan en todas las blusas que viste invitando a ser mordisqueados a diestra y siniestra. Es dueña de una cintura de concurso, y un vientre plano tan excitante, que se abulta de una manera muy erótica al nivel del abdomen invitando a ser lamido suavemente.
Como pueden ver, no hace falta ser muy observador para notar su innegable belleza.

Sin embargo, su mejor atributo es—en mi opinión—su parado y redondo culo.

Esas nalgas paradas y gordas de mamá poseen una sublime manera de hipnotizar a la especie masculina mientras camina. Con cada paso de sus curiosos y delicados pies, sus hermosas nalgas saltan y se balancean deliciosamente de lado a lado.

No había un solo día en el que no quisiera hundir mi gruesa verga en su estrecho y fruncido ano. Estaba tan enamorado de su dulce culo, que mí miembro palpitaba y se estremecía cada vez que la veía.

Desafortunadamente, mis probabilidades de coger analmente a mamá eran casi nulas. Ella nunca permitiría que su bebé clavara su duro pene en su exquisito y perfectamente delineado culo. Al menos eso creía yo—hasta el día de hoy…

Desperté en medio de la noche. El reloj de mi buró marcaba las 2:15 de la mañana.
Mi garganta deshidratada me obligó a salir de la cama e ir hacia la cocina por un vaso de agua fría cuando, repentinamente al salir de mi habitación, escuché un profundo gemido que venía del otro lado del pasillo.
Me detuve para escuchar con mayor claridad. Lo escuché de nuevo, esta vez acompañado por un intercambio de susurros. Enseguida, silencio…

Pensé que todavía seguía dormido y estaba oyendo cosas, cuando escuché una voz masculina decir:

– ¡Ah mierda! ¡Qué apretada estas!—La voz venía del cuarto de mi madre.

Pude escuchar nuevamente el intercambio de susurros mientras me desplazaba lenta y silenciosamente hacia la puerta de su habitación—la cual se encontraba semiabierta—para echar un vistazo.

Sentí mis ojos salirse al presenciar aquel acto carnal ante mí.

¡Ahí, de espaldas a mí, sobre la cama marital de mamá, se encontraba mi hermano mayor Germán en posición de “cuchara” sobre su lado derecho, deslizando ansiosamente su erecto miembro fuera y dentro de la maternal concha de mi madre!

Permítanme decirles, la concha de mamá se veía verdaderamente apretada; sus labios sellaban al vacio alrededor de la hinchada verga de Germán, evitando absolutamente el paso del aire. Germán tenía el seño fruncido, pero yo sabía que era más a causa de placer que de dolor.

Ella, llevaba puesto un camisón de noche morado, el cual estaba obscenamente jalado por debajo de su protuberante y suculento pecho. Germán pasaba sus manos por sus cremosas tetas mientras las mallugaba salvajemente.

– ¡Ay bebé! ¡Así, juega con las tetas de mamá!—Decía, mientras gemía bajo la presión combinada de las ásperas manos de Germán y su tieso tronco. Los carnosos labios de su boca se entreabrían conforme jadeaba de placer y se entregaba a las hambrientas garras de mi hermano.

Quería dejar de presenciar aquel ilícito apareamiento, pero mis piernas simplemente no respondían. Me encontraba en shock. Solo podía observar mientras mi mente se llenaba de confusión.

– Dios, me encanta como se sienten tus tetas, tan suaves y tibias mamá.

Cediendo bajo la fuerte presión que generaban las manos de Germán sobre sus tetas, los inflamados pezones rosados de mi madre inesperadamente lanzaron chorro tras chorro de su cremosa leche empapando las sabanas, mientras mi hermano seguía manoseando aquellos deliciosos globos sin parar.

Mi cabeza daba mil vueltas mientras la sangre de mi cuerpo corría hasta mi verga que se ponía cada vez más dura.

– ¡Ay, Germán así! ¡A mamá le encanta cuando le haces eso!—Lloraba en éxtasis.

» ¡Chupa mis tetas amor! ¡Chupa toda mi leche!

Germán levantó su gordo pezón y lo apuntó hacia su cara exprimiendo la tibia leche de los senos de mamá hasta su hambrienta boca. Después, puso el rosado pezón entre sus labios y succionó bocado tras bocado de su dulce leche hasta atragantarse.

Con su sed saciada por el momento, continuó el ataque en la rosada y húmeda concha de mi madre, repitiendo sus estocadas mientras ella se retorcía y gemía delante de él.

Sentí mis rodillas debilitarse.

Germán jadeaba con cada empujón mientras intentaba clavar mas profundo su duro miembro en el mojado coño de mamá.

– ¡Ohh, mamá! Siento tu deliciosa concha como si ordeñara mi verga.

Sus cuerpos se empapaban en sudor, conforme Germán martillaba la lujuriosa concha de mi madre. Ella apretó las sabanas dentro de sus puños mientras se lanzaba hacia atrás encontrándose con los empujones de mi hermano. Le faltaba el aliento, se retorcía y dejaba escapar leves gemidos conforme Germán profanaba su contorneado cuerpo.

– ¡Aayyy Dios, bebé! ¡Más fuerte! ¡Cógeme más fuerte!—Rogaba llena de placer.

Germán la tomó aun con más fuerza de la cintura y atendió sus plegarias.

Mi verga palpitaba continuamente ante aquel incestuoso vínculo entre mi madre y mi hermano. Tengo que admitir, que muy profundamente me sentía celoso de que ella lo hubiera escogido a él antes que a mí. Quería ser yo el que estuviera partiendo su vulva por la mitad con su rígido miembro. No era justo.

Sé que suena descabellado, pero tienen que entenderme, la había deseado desde hacía mucho tiempo.

Por los susurros de plática sucia que intercambiaban entre ellos, supe que no faltaba mucho para que alcanzaran su clímax.

Germán arremetía sus últimos empujones mientras mordisqueaba el lóbulo de mamá.
En su última embestida, se estiró completamente rígido, paralelo al colchón.

– ¡Ohh, mierdaaaa! ¡Aaaaarrgghhh!

Las venas en su cuello resaltaban al mismo tiempo que mordía el suave hombro de mi madre para sofocar sus gemidos, mientras derramaba sus jugos profundamente en su vientre. Pronto, ella lo siguió conforme lo jalaba contra su inflamada concha.

– ¡Germán! ¡¡¡Ay, bebé!!! ¡Me vengo! ¡Me vengooooo! –Con sus ojos bien cerrados y su boca abierta en forma de “O”, se lamentó, mientras su orgasmo se apoderaba violentamente de su excitante cuerpo. Oleada tras oleada la poseían al mismo tiempo que su piel se enrojecía delicadamente. Se sacudió incontrolablemente mientras mi hermano la envolvía posesivamente entre sus brazos, manteniéndola junto a su pecho hasta que el clímax de mamá terminó. Cuando finalmente se tranquilizó y recobró el aliento, se acurrucaron mientras él, lenta y delicadamente amasaba sus gordas tetas. Mi madre escondió su cara entre sus manos mientras que la última oleada de su orgasmo desaparecía. Parecía una joven virgen en su luna de miel en ese momento.

Se quedaron entre brazos absorbiendo la brisa post orgásmica que emanaba sus cuerpos. La cara de mamá brillaba mientras se acurrucaban y Germán acariciaba su delicado cuello. La habitación se encontraba en completo silencio a excepción de sus agitadas respiraciones. Eventualmente, su pene se ablandó lo suficiente para que se deslizara hacia fuera y cayera sobre el colchón. Suspiré al ver la recién usada concha de mi madre quedar entreabierta, escurriendo el espeso semen de Germán.

– Eres una diosa excitante mamá. No puedo evitar querer llenarte con mi semen cada vez que te veo. —Confesó apasionadamente.

– Continúa. —Dijo ella con una sonrisa.

Él empezó a agarrar y juguetear con su nalga izquierda. Al levantarla por un momento, dejó expuesto el ano más excitante que he visto. Su agujero estaba delineado con unos hermosos pliegues color rosa que se estiraban obscenamente por el agarre de su mano. Todavía en la posición de “cucharita”, mamá giró su cabeza para besar a Germán.
Al hacerlo, me vio espiando del otro lado de la puerta. Tal vez porque me acerqué lo suficiente para que la luz se reflejara en mis ojos. Al verme pude notar la impresión en su mirada. El temor se apoderó de su rostro al darse cuenta de que habían sido descubiertos. Germán no notó en lo absoluto el cruce de nuestras miradas, tal vez porque besaba y chupaba apasionadamente los carnosos labios de mi madre.

A estas alturas, me encontraba muy nervioso como para permanecer ahí, así que rápidamente me fui de puntillas hacia mi cuarto, cerré la puerta detrás de mí. Me recargué en ella mientras me estremecía en pánico tratando de encontrarle sentido a lo que acababa de presenciar. ¡Germán había estado cogiendo a nuestra madre! ¡No lo podía creer!

Aunque, dada la posibilidad, yo también lo haría.

Ahí, agobiado, liberé mi palpitante miembro de mi short, y empecé a jalármela pensado en lo que acababa de ver. En cuestión de segundos, arrojé tres grandes chorros de semen al piso. Fue el orgasmo más grande que había tenido.

Terminé vacío, hiperventilando, y temblando por la excitación. Enseguida, empecé a sentirme nervioso por lo que iba a pasar cuando mamá me confrontara acerca de lo que había presenciado.

15 minutos después, escuché la puerta principal cerrarse. Germán se había marchado a su departamento. Supe que la noche había terminado. Cuando mi cabeza tocó la almohada, caí en un profundo sueño en donde mi madre y su apretado agujero ocuparon toda la noche…

LA MAÑANA SIGUIENTE

Sentí alguien sacudiéndome, como intentando sacarme de mi profundo sueño.

– Santiago… mi cielo, despierta. Ya es la una de la tarde.

Abrí los ojos lentamente y me los froté para quitar lo nublado de mi vista. Sentada a mi lado, usando solo su corto camisón morado estaba mi madre.

– Santiago, necesitamos hablar.

Mis ojos se trabaron en sus jugosas tetas que sobresalían a través de su sedoso camisón. Sus gordos pezones se veían tan tentadores, invitando a ser chupados. Ella notó mi mirada y se cubrió.

– Ups, lo siento. —Sonrió nerviosamente.

» Hijo… sé que me viste con tu hermano anoche. Quiero explicártelo.

– Esta bien mamá. –Dije, mientras me sentaba gradualmente y esperaba que ordenara sus ideas.

– Mira, lo que viste anoche es algo que nunca quise que presenciaras. Sé que debió haber sido un shock para ti encontrar a tu hermano en la cama conmigo, y sé que probablemente tengas muchas preguntas acerca de lo que viste. Intentaré responderte lo mejor que pueda. –Respiró profundamente y entreveró los dedos de sus manos.

» Lo que viste…

– ¿Por qué mamá?—Interrumpí.

En verdad quería decir: ¡¿Por qué yo no, en lugar de él?!

– Bueno, no tiene sentido ocultarlo más. Todo empezó hace dos años cuando tu padre recibió el ascenso por el que tanto había trabajado. –Tomó un segundo para reflexionar antes de continuar su historia.

» Tu padre comenzó a mostrar cada vez más interés en su trabajo y menor interés en mí. Hacíamos el amor una vez al mes, después varios meses, al final, nada. Intenté de todo para que me notara, pero después de un año, me di cuenta que la chispa se había extinguido. No quería engañar a tu padre, pero tenía mis necesidades. Santiago… tu padre no me tocó durante más de un año.

Mamá se veía dolida mientras narraba los eventos entre ella y mi padre. Sus ojos empezaron a llenarse de lágrimas.

» Cuando pasó casi un año y medio, finalmente decidí que había sido suficiente. Un día… Germán vino a la casa antes de que llegaras de la escuela. El notó que algo me molestaba. Después de mucho insistir de su parte, finalmente le confesé la situación entre tu padre y yo. Mi cielo, sentí muy bien al hablar finalmente lo que me pasaba con alguien. Contarle a una persona lo que había estado viviendo durante tantos meses. En verdad necesitaba un hombro para llorar, y Germán fue el único que estaba ahí en aquel momento. Supongo que me encontraba vulnerable y Germán… bueno, una cosa llevó a la otra. Sin darnos cuenta, estábamos haciendo el amor.

– Mamá… ¿cuánto tiempo llevan Germán y tu… ya sabes?

– Casi seis meses.

Maldito suertudo. ¿Por qué no se abrió conmigo?

– Si no te molesta que pregunte, ¿Por qué están tus pechos llenos de leche? Por lo que veo, no has dado a luz desde que me tuviste.

Apareció ese bello rubor en ella bajo mi firme mirada.

– A decir verdad, fue idea de tu hermano. El tiene una especie de fetiche por las mujeres que lactan. No vi nada malo en darle gusto, así que visité a mi doctora y me recetó un medicamento llamado metoclopramida. Me dijo que tendría que tomarlo tres veces al día con abundante estimulación en mis pezones, durante dos meses. Me sugirió utilizar una bomba extractora de leche para estimular mis pezones. Pero acordamos— o mejor dicho— Germán me convenció, que él debería tomar el trabajo de chupar mis pechos dos horas diarias, cuando tú y tu padre no estuvieran. En un par de semanas, estaba dando más leche de la que él podía beber.

Gemí en silencio tan solo de imaginarme chupando sus carnosas tetas enteras. Mi miembro empezó a sacudirse y dar estirones bajo las sabanas.

– No puedo imaginar lo que debes estar pensando de mí. Pero, Germán me hace feliz, y eso es algo que no había sentido en mucho tiempo.

– Mamá, ¿en verdad estas enamorada de Germán?

– Tal vez… estamos planeando vivir juntos. Y probablemente te sorprenda saber que…estamos considerando tener hijos. Tu hermano tiene 25 y se siente listo para ser padre. Ya hablé con mi ginecóloga y me dijo que estoy lista para concebir. Necesito ser mamá de nuevo, Santi. Siempre he querido una familia grande pero tu padre no quiso más hijos después de tenerlos a Germán y a ti.

Permanecí inmóvil, no lo podía creer. ¿Acaso dijo lo que acabo de escuchar?

» Te dije que tal vez te sorprenderías.

Sorprenderme no era la palabra. Esto era algo ¡increíble! ¿Dónde estaba cuando pasó todo esto? Tengo que empezar a poner más atención a las cosas que suceden en esta casa.

» Santiago, el punto de todo esto es que, siento algo muy grande por tu hermano, y pienso divorciarme de tu padre. Ya no hay nada entre nosotros. Podría decirse que ya no nos queremos. A tu hermano le está yendo muy bien en su trabajo, y quiere comprarme una casa cuando esté lista para dejar a tu padre. –Estudió mi rostro esperando mi respuesta.

– Mamá, no sé qué decir. Pero algo es seguro, me diste muchas cosas en que pensar.

Se inclinó hacia mí y tomo mi mano para enfatizar la seriedad de lo que a continuación diría:

– Santiago, te diré otra cosa en la que pensar. El poder está en tus manos, de hacer el bien, o el mal. Ahora tienes el secreto que prácticamente podría destruir mi vida o la de tu hermano. Así que… necesito saber… ¿le dirás a tu padre? –Buscó mi mirada con sus hermosos ojos verdes mientras mordía ansiosamente su carnoso labio inferior.

Comencé a pensar en lo que acababa de decir. La parte en la que tengo el poder en mis manos. ¿Qué podría hacer con dicho poder? Hmm…

Gracias a mi subconsciente, no tuve que pensarlo durante mucho tiempo.

Verán, tengo un recuerdo de mi hermosa madre que ha estado grabado en mi cerebro durante años:

Un día, casi al anochecer, me encontraba caminando hacia el baño por fuera de la habitación de mis padres. Cuando pasé por su puerta, reviré dos veces. Mamá se encontraba hincada en su cama quitando la colcha de las almohadas. Sus deliciosas nalgas estaban separadas en el aire. Me detuve para absorber la vista de su suave y ligeramente bronceado trasero. Supuse que iba seducir a mi padre, ya que llevaba puesta una nueva tanga—bueno, al menos nueva para mí. La tela que se abrigaba en su concha era blanca, adornada con puntos rojos que conectaba con una tira roja que hacia mejor trabajo resaltando que cubriendo su apretado hoyo color rosado. No había ningún cabello, así que asumí que se había depilado. En la parte superior llevaba una entallada camiseta blanca que acentuaban sus jugosas tetas. Cuando terminó de preparar la cama y se disponía a bajar, me apresuré hacia el baño. Saqué mi miembro y me masturbé desesperadamente.

Ese recuerdo permanecerá conmigo hasta el día que muera, o contraiga Alzheimer, lo que suceda primero.

Así que, hice un trato con mamá.

Normalmente no consideraría proponer este tipo de acuerdo con ella, pero, desde la noche anterior, me he convertido en un hombre nuevo. Un joven adolescente con una lujuria que no podía controlar, ni ocultar.

– Mamá… No le diré nada a papá. –Ella suspiró de alivio.

Pude oírla exhalar la tensión nerviosa que estaba atrapada en sus pulmones. Una sonrisa empezó a formarse en sus labios.

– ¡Gracias cariño! No sabes lo feliz que me has hecho.

Estaba a punto de inclinarse para abrazarme cuando mi voz la detuvo.

– No he terminado. A cambio de mi silencio, quiero algo que tú posees.

– Oh… está bien… ¡claro! Lo que sea que tenga es tuyo, Santiago.

– Aguarda, mamá. Tal vez no estés tan entusiasmada ya que escuches lo que quiero de ti.

Creo que mi tono de voz llamó su atención.

– Está bien… puedo ver hacia dónde vas con esto, pero debes saber que no tengo mucho dinero. Tu padre es el verdadero sostén de esta familia.

– Mamá, no podría importarme menos el dinero. De hecho, lo que quiero no te costará ni un centavo.

Mi respuesta pareció confundirla por un momento, ya que frunció el seño intentando adivinar lo que tenía en mente.

– Si no se trata de dinero, entonces… ¿Qué deseas?

– Q-qui… q-quie…

¡Por primera vez en mi vida tenía que empezar a tartamudear!

– Puedes decirme mi cielo, no hay problema.

Como dicen, era todo o nada.

– Mamá, quiero cogerte, quiero coger tu hermoso culo.

Al escuchar mis palabras, su rostro reflejó perfectamente el shock que le causó la inesperada vulgaridad de mi petición. Abrió su boca de impresión mientras apretaba su camisón contra su pecho.

– ¿¡Q-que!? ¿Hijo, que estás diciendo?

En verdad la había sorprendido.

– Lo siento mamá, pero es lo que hará falta para comprar mi silencio. He querido cog… hacer el amor a tu jugoso culo durante años. Te quiero, pero el deseo me ha hecho el hombre que tienes ante ti. Necesito saber lo que se siente hacerle el amor a esa parte de tu anatomía. Por favor perdóname.

La vi tragar saliva atemorizada ante el hijo que ella creyó conocer. Hubo un momento de silencio antes de que hablara de nuevo.

– Pu… puedo ver que lo dices en serio. Pero… mi cielo, ¿no crees que estas llevando esto muy lejos? Tal vez, en su lugar, te pueda… m… m-masturbar antes de dormir por la noche. Lo haré durante una semana. ¿Qué dices?

Sus esperanzas de que cambiara de opinión pronto desaparecieron al ver mi serio semblante. Empezó a morderse las uñas con manicure, mientras sus ojos vagaban nerviosamente por todo mi cuarto. En ese momento yo solo quería evitar que notara mi “bluff”. Me miró nuevamente a los ojos resignándose a su destino.

– Esta bien… Dejaré que te complazcas con mí…culo.

¡Mierda! ¿En verdad ha dicho eso?

– Pero solo una vez. Y termina después de esto. ¿Entiendes? Jamás volverás a pedirme que lo haga. No me gusta tener que engañar a tu hermano. Siento como que estoy traicionando a Germán.

Si no hubiera estado tan jodidamente caliente, hubiera reído en su cara. ¿Quién lo creyera? ¿Traicionando a Germán? ¡¿Y qué pasa con traicionar mi padre?!

En fin, no podía quejarme. Iba a follarla.

– No podemos hacerlo en este momento, ya que tu padre regresará hoy de su viaje de negocios. Voy a alquilarnos una habitación en algún motel a las afueras de la ciudad. Lo haremos ahí, mañana.

Al finalizar me apuntó con el índice y me amenazó con una última condición:

– Santiago, escúchame bien. Nunca, nunca menciones esto a Germán. ¿Lo entiendes? Jamás.

– Trato hecho. Mamá, una cosa más.

– ¿Qué cosa? –Dijo suspirando.

– Voy a tomarnos una foto mientras lo hacemos. Para… tú sabes… usarla en un futuro.

Creo que sabía lo que quería decirle con “un futuro”.

– No me agrada la idea Santiago. Pero supongo que no tengo otra opción. Así que está bien. Pero solo una.

Se levantó y salió de mi habitación dejando atrás su agradable aroma floral. Mi boca se llenaba de saliva de anticipación. No podía contener mi emoción. En verdad iba a coger su jugoso y redondo culo. Caminé por la casa durante todo el día con una estúpida sonrisa en mi rostro. Hasta mi padre lo notó cuando lo recogimos en el aeropuerto. Pensó que estaba enamorado—ja,ja,ja. Por otro lado mi madre sabía la causa. Estuvo callada durante todo el camino de regreso a casa, mientras papá y yo platicábamos sobre las diferentes universidades que tenía en mente para estudiar el próximo año.

Antes de dormir esa noche, me la jalé un poco pensando en lo que le haría al sexy culo de mamá. Pero me detuve antes de acabar, quería guardar todo mi jugo para las festividades de mañana.
EL DÍA SIGUIENTE

Mi alarma sonó fastidiosamente a las 8 de la mañana.
Salí de la cama, y busqué por la casa, no había nadie. Sobre el desayunador, en la cocina, había una nota.
Un domicilio. Tal vez mamá pensó que era muy arriesgado llegar juntos al lugar.
Desayuné y me duché rápidamente. Me vestí aun más rápido, una playera, pantalones deportivos y salí de casa.
En menos de 20 minutos estaba llegando a la dirección señalada en la nota, “Motel Paris”.
Estacioné el coche, me dirigí a la habitación “16” y toqué…

FIN DE LA PRIMERA PARTE

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax