Archivo de la etiqueta: follar

Cogiendo con mis 2 primos

Hola amigos, Camila nuevamente con ustedes. Va el segundo relato de mi amiga. A disfrutarlo

Ya habiendo debutado con mi primo, estaba mas caliente aún. Me gusto mucho como lo vivi a pesar de que por Sebastian solo había una atracción física.
Habían pasado un par de meses desde entonces y lo hacíamos por lo menos 2 veces por semana pero de una manera tradicional por decirlo de alguna manera. Una noche me puse a prestarle mas detalles a los videos porno que sabía ver por internet. Así que en el proximo encuentro me atreví a montarlo yo, mientras que para el segundo polvo me puse a 4 pies para que me diera duro. Por lo general yo terminaba en su segundo o tercer polvo.
Un día observaba como las mujeres se comian grandes vergas y les terminaban en la boca. Como cada día quería mas, me atreví a mamarsela por primera vez. No estaba segura si me tragaría su leche pero cuando lo hicimos, terminó tan rapido que no me dio tiempo a quitarme, así que saboree su leche dulzona y acida. El hizo lo mismo conmigo, me lamió la concha hasta hacerme llegar al orgasmo.
A todo esto, no me habia percatado que mi primo Manuel, el mayor de ellos estaba sospechando sobre nuestra relación. Desde entonces, de forma sutil se me insinuaba cuando me cruzaba con el. Empezó a aparecer envuelto en toalla a donde estaba y siempre tenia una excusa. cuando me hablaba para preguntarme algo estaba con sus piernas separadas mostrandome su bulto que sobresalia de su pantalon, el que yo no dejaba de mirar.
Un día que estuve mamando la verga de Sebastian en el garage de su casa, él nos vió. Pasó como una semana cuando me encaró, justo salia yo del baño y me topo con él. Empezó con sus piropos a provocarme, algo que me gustaba mucho y por lo que yo ya le coqueteaba a él desde hacia rato. Entre charla y charla e insinuaciones me dijo que lo que vió, me puse muy nerviosa y con la intensión de comprar su silencio fuí yo quien le hizo la propuesta de que estemos juntos en cuanto se nos diera la oportunidad.
Pasó como una semana, Sebastián no fué a clases por estar enfermo y me aviso que por la tarde estaría en el médico, esta fué la oportunidad para ver a Manuel, quien se me adelanto y me citó para ir a su casa por la tarde pasadas las 5. Creo que de la calentura ya iba mojada en el camino, llegue como siempre, estacioné mi cuatri y en cuanto entré, el estaba esperandome en la cocina, recien salido de la ducha ya que regresaba de entrenar. Nos saludamos y mientras charlabamos el me cargó en sus fuertes brazos y me llevo a su habitación. Empezamos a besarnos apasionadamente, me desvistió y nos recostamos, no hizo falta que me dijera nada, sabía lo que quería así que baje directamente a mamarsela. Su verga estaba dura, para lo que conocía y habia visto en las películas, tenia buen tamaño. Con esta herramienta podía poner mas en practica lo que aprendí en las pelis y estaba ansiosa por hacerlo. De a poco le fuí dando lengüetazos e introduciendomela de a poco hasta lograr metermela toda y con mas ritmo. Así me tuvo cogiendome la boca hasta que termino en mi garganta.
Con su verga dura y yo super mojada, lo monte de inmediato metiendomela toda de un solo movimiento. El me tomo de mis nalgas y llevo su boca a mis tetas para chuparmelas de una forma fenomenal haciendome llegar al poco tiempo. Me quitó y me puso boca abajo, se cargo sobre mi para penetrarme y darme duro hasta que me lleno de nuevo.
Despues de descansar un rato me volvió a clavar apoyados sobre la pared donde logramos venirnos juntos. Manuel me hacía pasarla mucho mejor que Sebastian, y creo que era por el tamaño de su verga, ya que con su hermano estabamos aprendiendo mucho juntos. Así que de a poco le fuí dedicando mas tiempo a Manuel y alejandome de Sebastian, quien seguia teniendo el gusto de ser el primero en cada aprendizaje que encarabamos. Al poco tiempo en empezó a noviar con una vecina así que esto me permitio alejarme sin ningun tipo de escenas o celos. Desde entonces me empezó a gustar mas estar con chicos mayores que me dieran mas placer.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax

Mis cuñadas

Soy Benjie tengo 40 años soy fuerte, mido 1.88 peso 96 kilos soy moreno y guapetón (modestia aparte)… pero bueno vayamos con el resto de presentaciones.
Estoy casado con Rosa que tiene 38 años es extremadamente atractiva, tiene un cuerpecito delgado, mide 1.77un buen y firme pecho, piernas duras, su melenita rizada castaña, sus ojos marrones y su gran boca la hacen realmente muy sensual y morbosa Es la pequeña de tres hermanas en medio esta Elena que esta casada con Álvaro, antes de salir con Rosa estuvimos a punto de salir juntos axial siempre es como si tuviera una cuenta pendiente con ella. Es bastante más bajita pero tiene una cara preciosa y dentro del cuerpo pequeño tiene unas curvas muy definidas, marcando un bonito pequeño y proporcionado pecho y un culo respingón, ya tiene 41 años y aun como sus hermanas conserva un cuerpazo firme deseoso y atractivo.
Y finalmente tenemos a Cristina casada con Juan. Nunca me he llevado bien del todo con ella, pero incomprensiblemente hay una atracción puramente morbosa entre ambos, varias pajas la he dedicado pensando en que la poseía salvajemente y me extrañaría que esa sensación no sea reciproca. Los dos somos de carácter muy fuerte y dominante por lo que hemos chocado, pero ella se empeña en morbosear con comentarios e insinuaciones picantes. De cuerpo no es la más agraciada pero no esta nada mal para sus 43 años, su cara y sus miradas son extremadamente morbosas, se ve que viene de familia.
Hablare poco de ellos, solo decir que Álvaro el marido de Elena tiene 49 años es abogado y gana una pasta, tienen un chalet en las afueras de Madrid que quita el hipo. Se lleva muy bien con Rosa, siempre he tenido claro por miradas y comentarios que deseaba a Rosa. Elena siempre trataba a Álvaro con extremo cariño a veces incluso excesivo, ya que parecía empalagosa y demasiado sumisa. Ella no trabaja y esta siempre en casa al cuidado de sus dos hijos de 6 y 9 años.
Juan en cambio tiene mi edad (40) es un tío campechano completamente a merced de lo que opine diga y ordene su mujer Cristina. trabaja como jefa de no se muy bien que, en una empresa nacional. Juan es gerente de una multinacional, por lo que tambien andan bien de dinero. Ellos no tienen niños por lo visto ella no puede tenerlos.
Rosa y yo tenemos dos niños de 7 y 5 años y ambos trabajamos en puestos intermedios. Pero ya esta bien de tantas presentaciones y vayamos al grano.
Hace dos fines de semana decidimos “aparcar” niños (Casa de los abuelos y suegros) y pegarnos una escapada de dos días a una casa que conocieron Elena y Álvaro. Se trataba de una gran casa aislada y a pie de playa en la provincia de Cádiz. El viaje fue un poco cansado y largo pero llegamos el viernes por la noche. La casa era tan grande que imponía miedo y respeto por estar tan pegada al mar y tan aislada. Teníamos playa propia aunque estábamos a finales de septiembre y ya el aire y el frió no la hacían tan apetecible. Era de una sola planta tenia la cocina y un salón inmenso del cual salían 4 habitaciones y el baño. Nos repartimos las habitaciones y comenzamos a preparar la cena, con la poca comida que trajimos. Al día siguiente hicimos una compra para los dos días y pasamos el día entre paseos por la playa y reposo excesivo. Llegada la noche y tras la cena nos sentamos en los sillones a mirar las musarañas ya que no había nada interesante en la televisión.
Nos pusimos a charlar nosotros tomando güisqui con hielo y ellas chupitos de licor y según pasaban los minutos nuestras conversaciones pasaban de banales y aburridas a cada vez mas picantes, sobre todo con la ayuda de la mayor de las hermanas Cristina que no paraba de sugerir y sacar temas peliagudos. Hasta que llego un momento que entre risas y comentarios de tipo: “y como te pones” “y cuantas veces” “y a ti que te importa” llegamos a confesiones y preguntas mas intimas y “como te gusta”. Como algunos contestaban y otros se desmarcaban, decidimos jugar al “juego de la verdad”. La verdad que me lo acababa de inventar sobre la marcha.Lo explique:
“Es muy simple…” tan solo consistía en que se daban cartas a todos, el que sacara la mas baja perdía y la mas alta ganaba, el que ganaba tenia que hacerle una pregunta al perdedor o perdedora y esta o contestaba o se quitaba prenda. Yo estaba sentado entre mis cuñadas Elena tenia al lado a su inseparable marido, después iba Rosa y Juan que era el mas y creo que único reticente a participar en el juego, pero tras la “regañina” de cristina, asumió que tenia que ceder y jugar. No hablamos de tope de ropas ni nada por el estilo y Rosa tan solo llevaba un camisón con me imagino que su ropa interior abajo, en cambio Elena y Cristina estaban en un esquijama tipo chándal y los hombre todos en bañador y camiseta. El juego comenzó y la primera en perder fue Rosa. Su hermana Cristina que gano, con bastante mala idea y poniendo el nivel altísimo: ¿La pregunto?
“¿Has fantaseado con Álvaro alguna vez para masturbarte?” Rosa se puso hasta colorada y le lanzo una mirada a su hermana que casi la crucifica…
“ehhh pues…” y lo que hizo fue mas que confirmar que efectivamente si que había fantaseado con su cuñadito, ya que un NO habría bastado, pero prefirió no hacerlo y con una facilidad pasmosa y ante la mirada de todos consiguió quitarse el sujetador dejándose el camisón puesto y sin mostrar nada. Eso si… se le notaban los pezones ya que la tela del camisón era suave y sedosa. Después perdió Juan y la pregunta le toco hacerla a Elena que le pregunto lo mismo pero variando las personas:
“¿Has fantaseado conmigo alguna vez para masturbarte?” Juan se quejo diciendo que no se debería de aceptar repetición de preguntas, pero todos afirmamos que no se podrían repetir a una misma persona pero si a distintas y además la pregunta era distinta ya que no eran los mismos protagonistas. Juan fue más valiente que Rosa y contesto que SI. Ja ja jaa muchas risas y la que mas apuros paso fue precisamente la que hizo la pregunta.
El juego continuo, los más valientes eran los hombres que no se desnudaban y aceptaban el corte, humillación o mal trago pero contestaban. Las chicas no se atrevían y se quitaban ropa con más facilidad. Cristina aun mantenía su pantalón y ropa interior. Elena se encontraban tan solo en ropa interior y Rosa mantenía el camisón, pero ya no le quedaba nada debajo ya que se había quitado el tanga a la pregunta de Álvaro de ¿ Estas excitada ahora tienes tu sexo mojado?
La siguiente ronda me toco preguntar a mí y la victima fue Rosa. Me miro con miedo y la pregunte: ¿a que ya has sido sometida expuesta y humillada y además con tu aprobación y gusto?
Me miro. Todos se callaron esperando la respuesta o lo que decidiera hacer Rosa. Se levanto y parecía que se iba a quedar completamente desnuda, pero se volvió a sentar y dijo: “SI así es, me gusta” .
Todos se sonrieron mirándose. Álvaro miro a Cristina y le soltó un guiño que no entendí y achaque al calor de la noche.A partir de ahí todas las preguntas fueron a tocar ese tema y se sacaron muchas conclusiones. Se dedujo que Elena era como su hermana Rosa extremadamente sumisa, Juan era como todos imaginamos también muy sumiso, Álvaro y Cristina eran dominantes pero ella de especial manera digamos más perversa. Yo Salí como el mas experimentado (con Rosa) y el mas dominante.
Tanto se noto, que según íbamos jugando tome yo como las riendas de la situación, todos contestaban y nadie se quitaba ropa así que decidí dar un giro al juego y darlo por concluido .
“vamos a cambiar el juego” todos callaron.
“las perdedoras claramente son las chicas que se han quedado con solo una prenda menos cristina que tiene dos, después de los tíos Juan te quitaste la camiseta al igual que hizo Álvaro, por lo tanto el ganador soy yo.” Ninguno rechisto y parecían dispuestos a lo que yo dijera. Como ya el juego se hace monótono lo dejamos así.
“OHHHH… nnooo . Porque….” dijeron entre quejas, medio risas y deseosos y calenturientos.
“Tranquilos seguirá y además todo el fin de semana.”
Caras de alucine, mirándome.
“Las perdedoras son Rosa y Elena… poneros de pie”
Las dos se levantaron sin rechistar.
Empezaremos el juego con vosotras.
“ESPERA”Se quejo de repente Cristina “esta claro que ellas pierden, pero Álvaro y Juan también.” La interrumpí con miedo de que lo estropeara.
“ si tranquila tu eres quien dispondrás de ellos yo de ellas, así que poneros de pie también” Como era de esperar, Juan al haber sido propuesta de su mujer se levanto como una bala, pero Álvaro se quejo : “oye que pasa …a mi no me jodais… que”
“ CALLA “ la dijo Cristina . Y ya lo creo que lo hizo. Aproveche y le dije a la vez que me giraba solo hacia el y le guiñaba un ojo como haciéndole cómplice. (Quien me lo iba a decir a mi) La cosa es que lo hizo se puso de pie. Me acerque a Cristina, debía de ganármela y llegar a un acuerdo. Yo debía de mandar ya que parecía tener el control.
“¿ tu a cual quieres para ti?” la pregunte. Y me soltó “no yo solo te quiero a ti y completamente sumiso. Ahora te seguiré el juego a cambio de que esta ultima noche la pases conmigo como mi esclavo”
“OK” la dije.
“ojo con lo que me haces ahora que lo pagaras caro si no esta noche”
No muy convencido sobre todo a sabiendas de las ganas que me tiene pero la dije “De acuerdo” me interrumpió y amplio sus voluntades, en fin definitivamente llegamos a un ultimo acuerdo que no me di cuenta no era para nada equitativo pero lo tenia tan encarrilado en ese momento y pensaba que no me vería en otra como esa y que no quería perder la ocasión y acepte:
Para que se transformase en mi esclava y no estropease la situación actual ella impuso estas normas:

1 que en el Juego que efectuara ahora nada de follarsela a ella ni a Elena.
2 que una vez le tocase mandar a ella, tendría que obedecerla en cualquier cosa que me pidiese.
3, que en una habitación Rosa entraría como esclava de Álvaro junto con
Elena. Más tarde supe que ese era el único motivo por el que Álvaro me obedeció ya que ella se lo había planteado.
4. Juan entraría en la habitación de ella en la que me estaría sometiendo.

“OK” dije.
Yo pensando que aun tenía que compensar el silencio de Álvaro, ya que no sabía que cristina ya se había encargado de hacerlo. Le dije lanzándole una mirada cómplice:
“TUMBATE boca arriba en el suelo Álvaro.”
Lo hizo no sin resistirse.
Ya fui a la presa más fácil que era Rosa la cual sabía que me obedecería.
Ahora quiero que pases andando por encima de Álvaro despacito y para no pisarle abras bien las piernas. Empieza por sus pies y avanzaras hacia su cara. Estarás teledirigida a través de mi voz, como un robot.
Se coloco a la altura de los pies desnudos de Álvaro, coloco un pie a un lado pegado por fuera al de Álvaro y el otro de la misma manera al otro lado, inevitablemente abrió las las piernas. La tela del corto camisón subió un par de centímetros le llegas a unos 15 centímetros de la rodilla.
“AVANZA” Álvaro hacia un esfuerzo por levantar la cabeza y ver si ya desde allí podía verle por debajo del camisón, el secreto mejor guardado y deseado de su queridísima cuñada. Cuando Rosa estaba pasando a la altura de las rodillas de Álvaro la grite: “PARA” paro en seco.
“SIENTATE” Rosa me miro, el resto estaba boquiabierto viendo el espectáculo y rindiéndose con el morbo de mis juegos.
Rosa como no podía ser de otra manera obedeció y sentó su desnudo culo entre los tobillos de Álvaro que quizás sintió el peso, pero no le importo lo mas mínimo porque seguro que también pudo sentir como las nalgas desnudas de Rosa se separaban y como se apoyaba su caliente sexo humedecido contra su piel. Álvaro suspiro. Su mujer Elena no quería ni verlo.
“LEVANTATE” Álvaro pareció aliviado ya que se quitaba el peso de encima pero triste porque perdía la sensación de estar tocándole el sexo entreabierto a Rosa.
“AVANZA” Se dirigió despacio hacia el rostro de Álvaro, cuando a la altura del abultado paquete del castigado o premiado Álvaro la grite. “PARA”
“BAJA” se fue despacito poniendo de cunclillas hasta que calcule que su coñito ya rozaba con la tela del pantalón de Álvaro. “PARA” se quedo en esa postura. Juan se estaba tocando el paquete. Elena con su cuerpecito tapadito tan solo, por un monisimo y seguro que caro conjunto de sujetador y tanga me miraba pero note que no se atrevía a mantenerme la mirada. Me acerque a ella. Estaba de pie mirando al suelo, asustada por lo que le podía venir encima pero seguro que deseosa de que empezase con ella. La separe las piernas con una patadita suave en su pie. “¿caliente ehhh?” NO se atrevió a contestar. Puse mi mano en su rodilla, Álvaro miro como asustado pero al ver como estaba Rosa y lo que le podía esperar callo y prefirió ni mirar.
La piel de Elena era suave, al tocarla pego un saltito. Fui subiendo mi mano por el interior de su muslo, trato de cerrar las piernas pero ella mismo corrigió y las mantuvo abiertas. Mmmm. Cerro los ojos y roce la gomita de su tanga se le notaba el sexo entreabierto a través de la tela lo recorrí presionando un dedo y parando en la zona de su clítoris. Colé un dedo entre la gomita y la separe, Elena pareció retorcerse ligeramente, colé mi dedo en su interior y note su calor y su humedad volví hacer el mismo recorrido pero esta vez tocándola directamente a mi queridísima cuñada su excitadísima raja. La deje y grite: “ROSA LEVANTA” se levanto agotada por mantener esa postura.
“AVANZA” Fue avanzando hasta que calcule casi sin mirarla que estaría a la altura de los ojos y boca de Álvaro. “PARA”
Me gire: Álvaro tenía una vista a escaso metro del coñito semi rasurado de su siempre deseada cuñada.
“¿ que tal Álvaro?” “¿Se parece a la de su hermana?”
“ Joder … SIII pero no la veo bien” contesto Álvaro.
“Cristina y Juan acercaros aquí.”
Se acercaron.
“No es justo que aquí solo disfruté Álvaro, ¿verdad Juan?”
“quitale el sujetador a Elena” torpemente se coloco detrás y tardo unos segundos pero logro por fin desabrochárselo, Elena comprendió que debía de separar los brazos y Juan acabo su trabajo retirando el sujetador aparecieron dos suculentas y preciosas tetitas, la cara de Elena era un poema y eso que no hacia mas que comenzar.
“ tu Cristina ponte detrás y con una mano no dejes de sobarle el culo a tu hermana y con la otra no dejes de pajear a Juan, yo me encargo del resto.” Nadie se quejo pero el silencio que reino y las miradas que hubo hacían de la situación un autentico polvorín a punto de estallar. Pero cada uno cumplió con lo suyo. Álvaro seguía disfrutando de las vistas, pensé en premiarle con mejor vista pero como sabia que después dispondría de ella en la habitación
Decidí disfrutar de su mujercita que tanto morbo me daba. Sin decir nada, acerque mis manos a la fina goma del tanga de Elena y agachado con mi cara frente a su sexo, se lo fui bajando, desnudando un chochito precioso, muy cuidado aunque mantenía el tradicional triangulo eso si reducido y la matita que tapa su rajita, lo tenia con poco pelo y al estar en ese momento medio abierta pude observarlo por completo, sentía como mi polla y sobre todo mis huevos estaban a punto de estallar. . Mhmmm que rico. Juan tenía bastante con el espectáculo y la soberbia paja a una mano que le estaba haciendo su mujercita, fue cuando me fije en el descomunal miembro de Juan, mire a Cristina, me miro con cara de odio. Como castigo la grite con desprecio y mirándola de reojo para no quitarle ojo a la rajita de mi cuñadita Elena: “ TU DESNUDATE YAAA” Mirándome a los ojos con rabia y sin ninguna sensualidad empezó a quitarse la ropa, mire de nuevo al sexo desnudo de Elena lo acaricie de nuevo, note la piel de gallina de su piel. Cuando quise mirar a Cristina ella estaba completamente desnuda, había dejado temporalmente el sobeteo de culo de Elena y la paja de Juan, pero ya volvía a su labor, eso si con su coñito al aire y este completamente rasurado, quería humillarla al máximo: “MHHMM que guarra tienes en casa Juan? Decidí dedicarme a ella, acerque mi cara a escasos centímetros de su sexo olía a su abundante flujo, fruto de la terrible excitación. se le marcaba su labios gruesos de un color grisáceo, no se le parecía en nada al coñito de Rosa, ni tampoco al de Elena, acerque una mano hacia el coñito de Cristina separándola los labios y notando su calor y humedad en mi cara acudí a su abultadito clítoris, no pudiendo evitar ella pegar un saltito del gusto. Mi boca ya esta pegada a sus labios vaginales, saque mi lengua y saboree todos sus abundantes flujos. Fui de abajo arriba y efectué una gran parada en su punto alto notando su clítoris y saboreando estirándolo y succionando de el hacia fuera, no deje de estimularla y sin miramiento alguno la clave dos dedos es su ardiente coño, Me olvide del resto. De repente note como chorreaba, se estaba corriendo… la mire a la cara cosa que viendo su gesto de rabia le sentó fatal.
Sin ni siquiera mirarles dije: “ALVARO SACATELA Y MASTURBATE, ROSA QUITATE EL CAMISON Y TOCATE SIN MOVERTE DEL SITIO.
Dicho y hecho. Rosa se desnudo para deleite de ambos varones que no dejaron de fijarse en sus impresionantes curvas, su culo blanquito, sus tetas con los pezones erectos, su desnudo coñito, seguían observando, mientras se masturbaban, como Rosa se llevaba las manos a sus pechos , los acariciaba, bajaba otra hacia su coñito y se estimulaba con contoneo y gemidos.
Juan no tardo ni cinco minutos en correrse… además se corrió en la mano de su mujer lanzado un chorro de semen impresionante acorde al pedazo de polla que tenia. Para entonces se quedo sentado observando el espectáculo.
Sin decirlas nada y solo con movimientos rápidos y como si todos siguiéramos un guión, coloque a ambas hermanas frente a mi y arrodilladas.
Rápido entendieron lo que les esperaba me baje el bañador, sacando mi erectísima polla, tenia unas ganas locas de follarmelas a las dos independientemente de lo que hicieran los otros con Rosa, pero había llegado a un acuerdo con Cristina que me lo impedía.
Ambas y rozando varias veces sus lenguas empezaron a relamer mi capullo, primero fue Cristina que se la metió entera mientras Elena trataba a la vez llegar con su lengua a mis huevos. Fue una mamada trascendental y memorial y utilizar el adjetivo que queráis pero cuando me corrí como un caballo, mi chorro salio disparado en parte a la boca de Elena y la mayoría en el pelo de Cristina. Cerré los ojos y pareció como que me desmayaba y quedaba en trance. Para entonces y cuando quise abrirlos, con mi semen aun cayendo del pelo Cristina ya había dado por terminado mi reinado y tomo el control. NO dejo que Álvaro acabase su paja diciéndole: “no te desgastes … ya tendrás tiempo”
Rosa la miro como entendiendo que el mando le pertenecía ahora a su hermana Cristina y esperaba ordenes. Pero ella se giro hacia su marido Juan: “vete al baño dúchate y prepara todo que ahora van” cosa que hizo de inmediato.
Me toco el turno a mí, me miro y me dijo:
“ahora te toca cumplir a ti ”
Aun me estaba recuperando pero pude escuchar como daba todas las ordenes y entendí que lo tenia absolutamente planeado y todo muy bien preparado y previsto.
Dijo: “Rosa y Elena ir al baño ahí os duchara y rasurara Juan y una vez aseadas, vendréis aquí AHHH esta noche le perteneceréis a Álvaro y ya sabéis…A OBEDECER TODO…que os grabare y AYY de la que no obedezca. Ellas incomprensiblemente pero como imnoptizadas fueron hacia el baño asumiendo el papel que le había asignado la hermana mayor.
Pero cuando pensaba haberlo visto todo… ZASSS, veo como sin esconderse de mi y con un descaro descomunal, Cristina le da un morreo a Álvaro mientras se colocan frente a mi.
Quedamos los tres frente a frente ella se había limpiado el pelo y puesto una braga y el llevaba el bañador, yo estaba completamente desnudo y con cara de sorpresa, mi polla desinflada y sin fuerzas, Cristina tenia una cara de mala viciosa y deseosa de hacer justicia.Alvaro agarro con su mano abierta mi paquete … bueno para entonces paquetito… y me soltó: “ ya puedes recuperarte y darlo todo porque Rosa se va a quedar satisfecha para mucho tiempo, no la voy a dejar agujero libre; ENTIENDES, j aja ja” parecían estar poseídos o drogados.
Cristina se me acerco y me miro directamente a los ojos… provocándome… por la falta de costumbre a ser sumiso y por la rabia contenida y el odio que tenia hacia ella en ese momento solo se me ocurría mantenerle la mirada… pero me dio una bofetada que no esperaba y me escupió con rabia.
Dejando que su lapo cayera por toda mi cara hasta llegar a saborearlo entre mis labios, entendí que lo que me esperaba era mucho peor de lo que pensaba.
Fue cuando vi. como Elena y Rosa entraban en el salón, completamente desnudas sin un pelo que cubriese sus rajas, las dos preciosas con caras de asustadas, con las manos atadas, las giro de cara a la pared y fue cuando pude apreciar el precioso culo de Elena mas respingón que el de Rosa. Como si Juan les hubiese explicado que hacer, ellas se colocaron ambas frente a una silla y se volvieron a girar hacia nosotros y se sentaron abriendo al máximo las piernas y mostrando aun más los detalles de sus sexos. Juan se acerco y las ato. Hablo Cristina, su voz era autoritaria y contundente. “quiero que veáis como Benjie es un mierda, un basura y se va a humillar haciendo TODO… lo que le pidamos meando, cagando aquí delante de nosotros, masturbándose, en fin TODO, limpiándonos a nosotros a lametazos, estoy segura que NUNCA olvidara este fin de semana.” Me coloco frente a ellas, incomprensiblemente ya tenia mi polla erecta, ese trato me estaba poniendo a cien.”MASTURBATE” ordeno Álvaro, todas las miradas estaban clavadas en mi. “AY de ti como te corras,” aviso Cristina. Chicas de pie… como unas autómatas tanto Elena como Rosa se levantaron se pusieron una frente a la otra y empezaron a morrearse. Yo debía de mirarlas y masturbarme … pero NO correrme. Las manos de las hermanas se fueron perdiendo entre caricias hasta apretujarse la una a la otra los senos y acabar ambas masturbando a la otra. No podía mas… deje de tocarme y para remate me cogio la polla Juan y continuo… afortunadamente o no tan afortunadamente me corrí. Al instante Elena y Rosa pararon su espectáculo. Me lleve otro bofetón, mire humillado a Rosa que no parecía estar conforme con esos modales pero aguantaba y no decía nada, me hizo un gesto, que entendí rápido… el gesto decía : “esto no es mas que un principio”
“TUMBATE “ grito Cristina. Lo hice al instante en el mismo lugar en el que mi susodicha victima Álvaro había estado.
Para sorpresa mia vi como de la misma manera que antes colocaban a Rosa a la altura de mi sexo y a Elena… a la altura de mi cara.
No se ni como ni de donde saque las fuerzas pero de nuevo de me puso dura.
Elena quedo en cuclillas a escasos centímetros de mi boca veía al detalle su sexo completamente rasurado, pero de repente mi deleite se esfumo note como de su sexo salía un gran chorro, me estaba meando encima, hice un esfuerzo por no tragarlo, pero el chorro no acababa nunca, el resto disfrutaba.Una vez acabada la meada quise incorporarme pero tenia encima a Rosa que aprovechando que una vez mas incomprensiblemente mi polla estaba erecta se la había metido dentro… pero como era de esperar la sorpresa era otra cabalgando encima de mi vi como en su boca tenia la polla entera de Juan. Álvaro estaba con la cámara grabándolo todo. Cristina se arrodillo al lado de mi oído, “tranquilo nos la vamos a follar todos y alguno mas y tu lo veras, ya te he dicho que no te olvidaras de este fin de semana… y ella tampoco…

Os aseguro… que nunca lo olvidare y hoy por hoy he dejado de ver a mis cuñadas y cuñados pero solo porque no me atrevo mostrarme frente a ellos.

ESPERO QUE OS HAYA GUSTADO MI RELATO:
benjie50@hotmail.com (tengo Messenger y cam para las mas atrevidas)

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax