Archivo de la etiqueta: eróticas

Desvirgo a mi hermana a los 19

Mi hermana es bonita, blanca pelo largo castaño ojos café claro pestañas largas, ni gorda ni flaca, ella es delgada: cintura pequeña caderas anchas culo redondo muslos llenitos y una voz muy agradable de mujer bonita.

 

Mi hermana menor se llama Sofía y siendo sincero debo decir que me sentía cómodo siendo hijo único durante mi infancia pero a los 12 años mi madre me dio una hermana y yo estaba sin saber cómo reaccionar, no sabía qué hacer ni que sentir al respecto.

Ella ya llevaba 2 meses de haber cumplido sus 19 años y ese día en particular yo estaba cabreado por que no aprobé el examen de ingreso a la universidad estaba encerrado en mi cuarto escuchando música triste pensando en mi futuro ¿Qué sería de mí? Sin estudios sería un don nadie y para colmo lo había dejado con mi novia ella nunca paso de los besos y caricias pero a la hora de la verdad ponía mil pretextos para no tener sexo y yo estaba que explotaba mi pene lleno de leche y ninguna hembra disponible para saciar mis deseos.

 

Con 19 años se interesó por la gimnasia rítmica un poco tarde pero empezó a hacer sus clases sobre eso en el gimnasio de nuestra ciudad y ella nos molestaba todo el tiempo con que la viéramos y la ayudáramos en casa con sus prácticas, pero yo estaba más interesado y preocupado por entrar a la universidad.

 

 

 

Ante la insistencia de mi hermana abrí la puerta, después de todo ella no tenía la culpa de mi mala suerte.

 

Grande fue mi sorpresa al verla de pies a cabeza era una tremenda hembra un bombón, que guapa y que deliciosa es mi hermana.

 

Inmediatamente me di cuenta de porque la veía así: ella tenía puesto el leotardo de una de sus amigas uno que era un poco transparente muy ceñido al cuerpo y también demasiado pequeño para ella.

 

Ella dijo: mira lo que aprendí.

 

Inmediatamente se abrió toda de piernas, yo siendo más grande tan cerca de ella pude mirar su entrepierna que a pesar de tener puesto el leotardo se podía ver claramente su la raja que la dividía claramente visible ante mis ojos.

mierda me estaba dando un banquete visual con mi hermanita.

 

Fue en ese momento que empecé a mirar a mi hermana con otros ojos.

 

Quería follar con ella en ese momento pero no quería que se sintiese agredida así tuve una idea para hacerla mía a modo de juego.

 

Ella quería que la mirara y que la ayudara con sus prácticas mmm y eso era de lunes a viernes en casa por las tardes esta era mi oportunidad de estar con ella: mi padre ya había fallecido y mi madre cobraba todos los meses un dinero como viuda, este dinero alcanzaba perfectamente para todos los gastos incluido mis propios gastos y mi madre a veces salía a hacer sus cosas entonces esa sería mi oportunidad para estar con mi hermanita.

 

Hasta este punto debo aclarar que mi hermanita nunca me había visto desnudo y yo no la veía sin ropa desde hacia mucho, así me acorde que ella varias veces intento entrar a la ducha conmigo y yo no se lo había permitido, pero esta vez sería diferente.

 

Le dije:

Yo: “Sofía si te ayudo a entrenar debes hacerme caso en todo”

Sofía: “si, mira quiero que me agarres de las piernas para no caerme porque puedo perder el equilibrio, me alegra que por fin me quieras ayudar.

Yo: “mira esto es como un juego y el juego consiste en que va a ser un secreto, no le cuentes nada a mama.

Sofía: “pero ella mismo dijo que tú me ayudes con mis ejercicios”

Yo: “no Sofía, ese no es el secreto, el secreto es lo que vamos a hacer dentro de las prácticas”

Sofía:” ¿Por qué?

Yo: “Vamos a hacer unos juegos que a las mamas no les gusta que hagan sus hijas “

Sofía: “y, que tienen de malo?”

Yo: “no tienen nada de malo, es solo que los grandes piensan que las chicas de tu edad no deben hacerlo, pero vas a ver que es muy divertido y te va a gustar mucho”

Sofía: “bueno, si tú lo dices hagámoslo, que tenemos que hacer de que se trata.

Yo: “ya vas a ver, tu solo ponte a entrenar como siempre lo haces y yo te voy agarrando para que no te caigas así empezamos, venga ponte otra vez de boca abajo”

Mi hermana obedeció al instante solo que esta vez yo la agarre poniendo mis manos por donde más podía para tocar su suave piel, que sentía calientita y mejor de lo que me imaginada, mirarla era excitante pero tocarla esto ya era otro nivel.

 

Ella reía sin parar y yo le pregunte.

 

Yo: “Sofía, ¿Qué sentiste?

Sofía: “fue divertido, nunca me habías tocado así sentí muchas cosquillas, hagámoslo otra vez”

Yo: “Si, mi amor y eso que recién empezamos y tenemos toda la tarde”

Sofía: “ja, ja, ja me dijiste mi amor, pero tú ya tienes novia, tonto”

Yo: “no, ya no tengo novia lo hemos dejado, hagamos un trato quiero que tú seas mi novia porque eres más bonita que ella”

Sofía:” ¿de verdad, soy bonita?

Yo: “Si, mi princesa eres bonita y quiero que seas mi novia, pero es un secreto mama no tiene que saber nada”

Sofía: “Si, si quiero me encanta este juego nunca me habías dicho princesa y me gusta que me lo digas”

Seguiamos con las prácticas y ella hacia todo lo que sabía de gimnasia mientras yo aprovechaba para tocarla todo el tiempo, ya directamente y sin tapujos acariciaba sus muslos de arriba hacia abajo y todo su cuerpo mientras la besaba en la cara y labios y después hasta en el cuello muslos y por donde más podía.

 

Note una mancha de humedad en su entrepierna: una señal muy clara de que mi hermanita estaba excitada.

 

Quería desnudarla pero no sabía cómo convencerla así se me ocurrió algo que ella no rechazaría: invitarla a ducharse conmigo.

 

Cuando se lo dije a ella le brillaron sus ojos y su mirada se dirigió a mi entrepierna, había escuchado que las chicas a esta edad son muy curiosas, pero hasta ese momento no lo había experimentado.

 

Fuimos a la ducha y cuando la vi sacarse el leotardo y quedarse total y completamente desnuda sentí que el corazón me latía muy deprisa incluso mis manos me temblaban y yo me desnude lo más rápido que pude y me metí a la ducha con ella enjabone todo su cuerpo mientras ella me enjabonaba a mi .

 

Nos enjuagamos y fuimos a la cama yo ya no aguantaba las ganas y le comi el coño y el culo y no pare hasta se que termin en un gran orgasmo.

 

La puse a cuatro patas y con mis manos abrí los cachetes de su lindo y apetecible culo y le puse la cabeza de mi polla en la entrada del culo , no la penetre porque no quería que a ella le doliera además yo me sentía más que satisfecho con ponérsela en un sitio donde mi novia no me dejo hacérselo , estaba tan excitado que bombee mi polla a escasos 4 minutos y eyacule como nunca lo había hecho, fue el mejor orgasmo de mi vida nunca ni siquiera con alguna puta había sentido un placer tan maravilloso como lo que sentí en ese momento.

 

Luego le enseñe como tenía que lamer y besar mi polla estuvo 30 minutos lamiendo besando y chupando mis testiculos, mi pene y mi glande finalmente eyacule en su boca.

 

Ella se trago todo mi semen.

 

Yo: “Sofía, verdad que está riquísimo el semen.

Sofía:”mmm no sé, nunca había probado algo que tenga ese sabor, no es desagradable, pero no sé si me gusta, es como salado y espeso”

Yo: “todos los días te voy a dar a beber mi semen calentito directamente en tu boca ya vas a ver que bueno esta cuando le cojas el gusto, la cabeza del pene también tiene un sabor muy bueno que te van a dar ganas de chuparmela todos los días.

Sofía: “el sabor de la cabeza de tu pene me ha gustado mucho y , no me molestaría chupártela todos los días”.

 

Me dijo Sofía con una gran sonrisa con su voz de chica de 19 años mientras un hilo de semen rodaba por su barbilla.

 

Con un dedo coji el semen que se resbalaba por su barbilla y le dije “lame “mientras se lo acerque a su boca, ella miro y saco la lengua lamiéndolo todo,

 

 

De noche llego mi madre no podía mirarla a los ojos sentía que había hecho algo prohibido y mi hermanita tenía una sonrisa de oreja a oreja era demasiado obvio que estaba feliz y le dijo a mama:

Sofía: mami hoy estoy feliz porque hice algo con Carlos”.

 

“mierda” pensé, “Sofía va a hablar”.

 

Mama:” ¿Qué hicieron?

Sofía: “Carlos me ayudo con la gimnasia.

Mama dirigiéndose a mí:” ya era hora de que ayudaras a tu hermana y quiero que no la dejes salir a a la calle según que horas una nunca sabe dónde puede haber un pervertido, ella es mas pequeña que tu y la tienes que vigilar aun siendo ya adulta.

Yo:” si mama, tranquila yo la cuido”

En ese momento mi alma regreso a mi cuerpo un sudor frio había recorrido mi cuerpo, tremendo susto que pase.

 

Fui a la cocina y llame a mi hermana haciendo un gesto con la mano, ella vino y le dije al oído

Yo:” oye, por un momento pensé que le ibas a decir a mama.

Sofía: “No, tranquilo, nunca le voy a decir porque yo te quiero y me encanta tener secretos contigo, además me gusto el juego y mañana quiero que se repita¨

Yo:” tampoco le tienes que contar a tus amigas nada”

Sofía: “está bien como tú digas”

Al día siguiente cuando llego mi hermana del gimnasio.

 

Se veía hermosa con su blusa blanca y su falda a cuadros.

 

Una vez adentro de la casa le di un beso con lengua y ella se reía nerviosamente mientras me decía:

Sofía: “espérate Carlos me baño y me pongo la ropa de entrenar”

Yo: “tengo una mejor idea mira: te bañas y me esperas desnuda en tu cuarto, yo ya mismo voy”

Sofía: “que tienes en mente”

Yo:” algo que te va a encantar”

Mientras estaba en mi cuarto cogiendo las cosas que necesitaba escuchaba la ducha mientras mi hermana se bañaba y a los pocos minutos escuche su voz:

Sofía: “ya, Carlos estoy lista ven.

Cuando entre a su cuarto ella estaba sentada desnuda al borde de su cama .

 

Ella me miro un poco sorprendida y extrañada.

 

Yo acomode un trípode con una cámara y le dije:

Yo: “Sofía quiero que hagas gimnasia rítmica desnuda”

Sofía: “y para qué es la cámara”

Yo: “Quiero tomarte unas fotitos y hacerte unos videos para tenerlos de recuerdo”

Sofía: “y quien va a ver esas fotos y videos, no hay peligro que las vea mama? si ella las ve me mata”

Yo: “tranquila solo son para mi”

Y así mi hermana desnuda hizo toda su rutina mientras yo la filmaba y tomaba fotos y obviamente también tocándola en todos su cuerpo.

 

Luego de eso le comi su culo y su coño hasta que ella quiso.

 

Después le tocó el turno a ella ,me comió la polla con muchas mas ganas que el día anterior y seguiría progresando en su “técnica”, el tiempo había pasado tan rápido que ya se estaba haciendo de noche y tuvimos que bañarnos y dejar para el día siguiente nuestro juego.

 

Al otro día jugamos a que ella era una modelo y posaba para mí: caminando, acostada sentada y todo lo que se me ocurría y ella obediente hacia todo lo que le decía.

 

El sexo anal mejoro con el paso de los días: ya le metía todo el glande y ella decía que le encantaba.

 

Se hizo costumbre primero comerle el coño y culo a ella para que lubricara bien y tubviese el coño bien empapado, luego el segundo orgasmo vendría mientras yo le penetraba analmente y aquello me sorprendió mucho, yo no sabía que una mujer podía tener orgasmos haciéndole sexo anal.

 

Desde el primer día que estuve con ella su culo me atraía como un poderoso imán ya que era redondo, blanco y grande lo cual me ponía cachondo tan solo con mirárselo.

 

La línea negra que dividía la blancura de sus nalgas era el cielo mismo, me encantaba lamerle el culo hasta que se corria en mi cara.

 

Por eso el siguiente paso natural era penetrar ese rico agujero, esas nalgas me han dado tanto placer y he eyaculado tantas veces en esas nalgas .

 

Mientras bombeaba mi polla dentro de sus nalgas le preguntaba:

Yo: “te gusta así Sofía o quieres más rápido”

Sofía: “así estábien pero si quieres puedes dar más rápido”

Yo: “y de profundo como esta, quieres que te la meta más adentro?”

Sofía: “siento que me llega hasta el estómago, no me digas que todavía la puedes meter más?”

Yo: “si, ¿La quieres más dentro?

Sofía: “si”

Yo: “si te la meto más vas a sentir mis huevos chocando con tu culo cada vez que te empujo”

Sofía: “si, metemela quiero sentir tus huevos chocando con mi culo cada vez que me la metes bien hacia adentro”

Tap tap tap paf paf paf sonaba mi ingle mojada golpeando su culo y le pregunte:

yo: “Sofía ¿te gusta cómo suena cuando te la meto?”

Sofía: “ji ji ji sí, me encanta”

Yo:”¿Qué te gusta más cuando te la meto o cuando te la saco?

Ella se puso seria y miro hacia el techo a un punto en el infinito, fruncía el rostro mientras pensaba y me dijo:

Sofía: “cuando me la metes”

Yo:” ¿por qué?

Sofía:”mmm cuando me la metes por el culo me encanta”

Y me miro la polla y me dijo:

Sofía:” ttu polla me encanta, me encanta sentirla en el culo, sentir el culo bien abierto creo que es la cabeza de tu polla lo que mas me gusta.

Después de 10 minutos me corrí dentro de su culo.

 

Ella me miro con una gran sonrisa y me dijo:

Sofía: “eso fue genial me gusto mucho, quiero pagártelo haciéndote disfrutar, yo sé que a ti te gusta que te la chupe, esta vez te lo voy a comer como nunca.

Diciendo esto cogió mi polla flácida y la chupó con todas sus ganas y en 5 minutos me hizo volver a correrme, ella abrió la boca enseñándome la leche e inmediatamente se lo tragó y me dijo:

Sofía:” si quieres te la chupo más “

Yo :” si mi princesa chupámela hasta dejarme seco”

Después de pocos minutos nuevamente me volví a correr.

 

Había pasado un mes de haber empezado nuestros juegos.

 

Mi hermanita totalmente desinhibida se dejaba explorar todo el cuerpo incluso me lleve su virginidad,

Fuimos a una exhibición de gimnasia local y pude darme cuenta como los instructores tocaban a las chicas, si eso lo hacían delante de todos ¿Qué no harían en privado?

También vi muchas chicas con buen cuerpo, deliciosas.

 

Vi padres tocando a sus hijas golosamente y también tíos con miradas cómplices a sus sobrinas y toqueteos más que subidos de tono.

 

Y yo había sido ignorante de este submundo hasta ese momento…

Fue entonces cuando vi como otros hombres miraban a mi hermana, pero no podía culparlos era deliciosa.

 

Mi hermana me dijo al oído que una amiga de ella había hecho cosas con el entrenador para que le diera prioridad a la hora de ir a las competiciones, eso me intrigo quise saber detalles.

 

También me contó de una amiga que le dijo que el tío jugaba con ella desnuda así como nosotros lo hacíamos.

 

Esas revelaciones eran demasiado eróticas, pero también me confeso que el entrenador de gimnasia la había estado tocando , pero que solo había sido toqueteos nada más y por eso ella me buscaba para que yo la toque también ya que después de los entrenamientos se quedaba con ganas de que la toquen más.

 

Tuve ganas de hablar con el entrenador pero pensé: gracias a esos toqueteos mi hermana despertó su deseo sexual y por eso me buscaba para que yo la toque y gracias a este entrenador yo puedo gozar de mi hermana.

 

También pensé: si yo no la satisfago en sus deseos alguien más lo hará.

 

Miraba a todas esas chicas y pensaba como serian desnudas y ensartadas por su entrenador, por sus padres por sus tíos y en el caso de mi herma pues ensartada por su propio hermano.

Un deseo inconfesable

Ella, joven, atractiva, sola, había llegado al punto sin retorno para que sus fantasías eróticas más inconfesables se hicieran realidad. Ya había tenido una cita virtual con un extraño que ejercía sobre ella un raro dominio.

La tarde convenida esperaba en un café. Se habían hecho las 7 y el no llegaba. Sintió esa mezcla de desasosiego y alivio, al saber que, bueno…hoy no sería.

Ya dispuesta a marcharse, ve abrir la puerta a la figura ansiosamente esperada. Alto, con tapado negro, casi joven, huesudo, de anteojos oscuros que no permitían estudiar sus facciones. Había dirigido su mirada a ella y se dirigía directamente, casi sin darle oportunidad de dar marcha atrás. Sintió un escalofrío recorrer su cuerpo. Sus piernas comenzaron a temblar y se sintió desfallecer. No podía moverse, creyó que estaba en una pesadilla o un mal sueño.

No hubo saludos ni frases de cortesía, simplemente una mirada de aprobación. El la ayudó a levantarse prácticamente como si fuera una condenada a muerte. La acompañó sosteniéndola por debajo del brazo que tenía libre hasta la puerta y salieron. Ya en la calle ella se sintió con más fuerzas y se distanció algo de él. Lo seguía como sigue un condenado al verdugo, sabiendo que es inútil resistirse. De vez en cuando el atentamente la tomaba del brazo para cruzar las esquinas. Así llegaron a un hotel. Antiguo, lujoso pero de buen tono.

El adelantándose pidió una habitación en el 2º, dieron sus nombres y subieron.

Recién en el ascensor ella reparó en la maleta de cuero tipo clínica del siglo XIX que el desconocido portaba. En ese momento sus piernas comenzaron a temblar y sintió como el calor de la desesperación invadía su cuerpo y llegaba hasta su cabeza.

No hubo saludos ni frases de cortesía, simplemente una mirada de aprobación. El la ayudó a levantarse prácticamente como si fuera una condenada a muerte. La acompañó sosteniéndola por debajo del brazo que tenía libre hasta la puerta y salieron. Ya en la calle ella se sintió con más fuerzas y se distanció algo de él. Lo seguía como sigue un condenado al verdugo, sabiendo que es inútil resistirse. De vez en cuando él atentamente la tomaba del brazo para cruzar las esquinas o para recordarle lo inútil de una pausa. Así llegaron a un hotel.  Antiguo tipo fin de siglo,  decadente pero de buen tono.

El se adelantó y  pidió la llave, como si fuera habitué.

Recién en el ascensor ella reparó en la maleta de cuero tipo clínica del siglo XIX que el desconocido portaba. En ese momento sus piernas comenzaron a temblar y sintió como el calor del febril deseo invadía su cuerpo y llegaba hasta su cabeza.

Ya en la habitación él se sacó los  anteojos , se miraron de frente y se conocieron.  Le tomó la mano y la atrajo hacia su cuerpo como si fuera de trapo. Se besaron desesperadamente.

Seguían sin hablarse. Le preguntó si necesitaba que la atara…que en esos casos era mejor…no,.. no  hace falta.. .está  bien… le pidió que se quitara la ropa pero no completamente…”no las medias no… tal vez va  a tener frío y el pullover, déjeselo…”…Ella obedecía  totalmente entregada, enervada. ..El la ayudaba  con suavidad hasta colocarla boca abajo con la cintura sobre una almohada. Mientras abría la maleta y preparaba las cosas sin ninguna premura, ella sin perder detalle, temblaba de excitación y vergüenza, ardiendo en la anhelada humillación.

Pavorosos  e interminables minutos después la ENEMAya estaba preparada y lista para el suplicio.