Archivo de la etiqueta: en la cola

Con mi primo y un viaje frustrado

Soy Alejandro, 17 años, rubio, ojos claros, 1.70m, 68kg, tez clara, lindo cuerpo en general, lo que se dice un “lindo chico”, en el verano pasado unos tios me invitaron a pasar con ellos unos dias en la playa, el viaje lo hariamos en los dos autos de ellos, mis primos son 4, Carlos (24), Luis (20), Carolina (17, nacimos el mismo dia) y Jorgito (14).-

Ese viernes cuando no disponiamos a partir, se descubrio que uno de lo vehiculos no funcionaba, lo reviso un mecanico, explicando que debia ser llevado al taller y que recien estaria listo el domingo despues del mediodia, lo que despues de deliberar se opto por que Carlos se quedase hasta entonces, como Luis debia ayudar a conducir, me ofreci a quedarme para acompañar a Carlos y de paso para que fuesen tan cargados, cosa que se hizo, los despedimos, yo regrese a la casa, y Carlos al taller, de donde regreso como a las 22 hs.-

Al regresar trajo comida y gaseosas, como hacia bastante calor yo estaba en short, el se quedo en sleep, comimos, al acomodar las cosas, se me cayo mayonesa encima ensuciandome el short, Carlos dijo que me lo sacase para mojarlo de inmediato, asi lo hice, quedandome yo desnudo, urgente lo puse en remojo y lo refrege con agua, Carlos se habia sentado tras mio y miraba el trasero, al darme cuenta deje de lavarlo para retirarme a ponerme algo. Debo aclarar que desde los 12-13 años comence a sentir cierta atraccion por los chicos, mi primera mirada era dirigida a sus entrepiernas o en el baño de la escuela alguna mirada a quien estaba a mi lado. Hasta que a los 15 años tuve la primera relacion homosexual con un vecino de 13 años, ambos nos hicimos sexo oral y tambien ambos nos penetramos, al haber sido pasivo y activo me quedo clarisimo que goze muchisimo mas como pasivo.-

Retomando el relato: al pretender retirarme de alli, Carlos me dijo , quedate alli nomas ya te traigo algo, se levanto alejandose, regreso con un jabon, entregandomelo me pidio que continuase lavandolo para que no quedase manchado, yo acate su consejo, volviendonos a las ubicaciones anteriores, en cada vez que pretendia dar por finalizada la tarea de lavado el decia, debes lavarlo mas, hasta que en una de esas, se acerco a mi y pasando los brazos por debajo de los mios tomo el jabon para refregarlo el. Su cercania y el movimiento de lavado hacia que su pelvis chocase y se retirase de mis nalgas; no olvidarse que estaban desnudas; por lo que no les costaban nada, sentir que una dureza se estaba manifestando, dejando el jabon y la prenda se tomo de sus manos encerrandome, para ya sin ningun disimulo apoyarme su miembro en la cola.-

Con verguenza; por no haber ofrecido ninguna resistencia; sali de ese abrazo, diciendo voy a ponerme algo, diriguiendome a donde estaba mi ropa, el como un comentario dijo nos bañaremos para salir un rato ¿te parece? __ si, seria lindo ir a bailar un rato, respondi. Me ofrecio que yo me bañase primero, por que el se demoraria puesto se afeitaria, me estaba bañando cuando Carlos entro al baño, con los articulos de afeitarse, y muy normal dijo que continuase bañandome, mientras el se afeitaria cosa de no perder tiempo despues, cada uno continuo en lo suyo hasta que en el momento en que me lavaba la cabeza y estaba con los ojos cerrados por el shampoo, senti que alguien me abrazaba, si quien mas, Carlos solo que ahora tambien estaba desnudo.-

Sin dejar de apoyarme su pene en mi cola, me ayudaba a sacarme el shampoo del cabello, mientras con un brazo rodeaba mi cintura con la otra mano, pasaba jabon en mi cuello, la parte superior de la espalda, al no hacer yo ningun movimiento de retirarme, recien retiro el brazo de la cintura, ejerciendo presion en mis hombros fue haciendome doblarme,por lo que para no caerme apoye las manos en el borde de la bañera, lo que se apoyaba entre las nalgas no dejaba de crecer ni de endurecerse, a fuerza de ser sincero cada vez me gustaba mas y mas, cuando estuve doblado en dos con las manos apoyadas me pasaba el jabon por la cola, mientras me amasaba los cachetes, por supuesto que tambien recorria las profundidades de la raja, no desaprovechando la oportunidad para acariciarme el ano con la punta de los dedos, asi con mucha delicadeza y suavidad me higienizo totalmente, pero siempre tras mio.-

¿Desearias ahora bañarme vos a mi? Sin perdida de tiempo me apresure a hacer lo que me pedia y lo que deseaba yo hacer, siempre de espaldas Carlos fui bañandolo, en un momento le solicite que girase, riendose contesto todavia no debes bañarme abrazandome, cosa que aproveche para abrazarlo como si me perteneciese, cuando llegue a los genitales, encontre un miembro semi erecto, pero de dimenciones respetables y una bolsa grande que contenia sus pesados huevos, mientras jabonaba dejaba correr las manos en la pija, la que comenzo a responder a mis estimulos para ir erectandose tanto en tamaño como en dureza, despues de sacarle el jabon, estando yo sentado donde antes habia apoyado las manos, Carlos giro para quedar frente a mi, quedando su ya endurecida y palpitante pija directamente en la cara, con mucha delicadeza poniendome la mano en el menton levantandome hizo que quedase alienada esa enorme vara de carne en los labios, para que se lo besase, pasandole la lengua en todo el largo, mientras retiraba atras el forro que recubre la cabeza, la que al quedar descubierta brillaba de los jugos los que retiraba en la lengua y los llebaba dentro, asi fui dejando que me ingresase a la boca y poder mamarsela, mientras el apoyado en la pared, solo era un concierto de gemidos. Asi nos fuimos aproximando a la eyaculacion, Carlos aumento el ritmo del movimientos como de los gemidos, haciendome saber que acabaria, yo acompañaba tambien con la velocidad de mamada, y me aprestaba a recibir su semen , desaba tragarlo, degustarlo sentir como me llenaba de la escencia varonil, cuando sucedio, senti un golpe en la garganta, y algo viscoso y dulzon que corria a mi interior.-

Dandome un besos en la boca, salimos del baño, y me dirigi a la habitacion, de Carolina, que era donde estaba mi ropa, Carlos siempre tomandome de la mano, veia como buscaba con una sola mano dentro del bolso, a medidas que iba encontrando las prendas las sacaba. De repente, dijo, se me acaba de ocurrir una idea. ¿cual? siempre tomados de las manos me acerco a un cajonero, abriendo los cajones buscaba algo que no me imaginaba, hasta que su mano salio con una prenda, la que la flameo en mi cara, era un cola-less de Carolina. Deseo que te pongas esto para mi, Ale, eres precioso, dulce y lo mas amoroso, esas cosas me llegaron tanto, dandole un beso en la boca, totalmente correspondido, le dije al oido, si asi desea lo hare, siiiiiiiiiiiiii, mi amor, por favor dame ese gusto, cuando la tuve puesta, haciendome girar varias veces, en cada vez que la cola quedaba hacia el me la acariciaba, y en un momento arrodillandose detras, me acomodo el hilo que dividia el deseoso ano.-

Con el cola-less puesto, me condujo a su habitacion, donde acomodandome sobre la cama en 4, comenzo a hacerme sentir todo tipo de gozo, al besarme, pasarme la lengua, a lo largo de la raja, su lengua no solo pasaba sino se abria camino dentro de mi ojete, el que estaba en la gloria, luego con los dedos fue abriendose camino, los entraba a la mitad y hacia movimientos circulares, de nuevo, besos, lengua y dedos, una y otra vez todo eso, yo por entre mis piernas, veia la gruesa cabeza de la pija, la que por momentos me producia temor de que me doliese muchisimo, pero por momento la veia como algo de una rara belleza que deseaba tenerla dentro mio.-

Senti que el fino hilo de la prenda femenina estaba sobre uno de mis nalgas, cuando Carlos considero que habia dilatado lo suficiente mi casi virgen ano, puso la mojada y punta de la pija en lo que el habia agrandado, alli senti, el contacto de una caliente y viva barra de carne, que produjo la inmediata ereccion de mi miembro, pero mucho mejor era la sensacion que experimentaba mi culo, cuando la acomodo como para que no refalase, ¿Estas listo, mi vida?

Si, hazlo con suavidad, deseo sentirte, se considerado, no me hagas sufrir.

Lo hare con la mayor suavidad, solo dime, si te duele para que te haga descansar, Ale, ayudame abriendote las nalgas, por supuesto que ayude.-

Cuando hizo la primera presion, haciendome que me entrase la mitad del glande o cabeza, senti un dolor, pero absolutamente tolerable, cosa que respondi cuando me pregunto, esa media cabeza la comenzo a meter y sacar varias veces, la que ya no producia nada de dolor pero si mucho placer. ¿ Estas listo, mi bebe, para recibir lo mas grueso?. Si, pero como es lo que mas duele, hazlo suave, pedi. Tomandome de la cadera, para afirmarme, presiono, para enterrarmela hasta el reborde final del glande, cuando ese reborde, supero el esfinter, senti como si acabase de ser partido, se me nublo la vista, sentia un verdadero fuego en el ojete, Carlos me pedia que me relajase, que ablandase el esfinter, eso para mi era imposible todo ablandamiento, o relagacion habia sido superado por el grueso de la pija que me perforaba. Intente sacarmela a esa vara, lo que produjo mas dolor por que debia superar el ensanchamiento de la cabeza. Estaba en un dilema, me dolia tenerla adentro, pero mas me dolia tratar de sacarmela, por lo que elegi, no moverme, asi por mas de 20 minutos, recien el dolor se fue haciendo tolerable.-

Carlos, percivio eso, preguntandome ¿ esta pasando el dolor,amor? Si, pero no me la metas mas temo que despues el dolor sea mayor, dije. No, ya entro lo mas grueso no te dolera mas, mi vida, cada vez que yo sentia que me trataba de “mi amor” , “mi vida”, “bebe” y todo eso me proponia mas a soportar lo increible, para que me posea, y entonces una loca idea se me cruzo, por mi mente.-

¿Puedo pedirte un favor especial?

Si, lo que desees, solo debes decirmelo.

Deseo, que mientras me culeas me digas Alejandra.

Siiiiiiii, me encantaria decirte asi y que te sientas mi novia, por que deseo de vos que me consideres como tu macho, tu hombre, tu novio.

Le explique que desde que me habia apoyado en el lavado y sentido como su verga iba creciendo, sentia que seria de el, que entregaria mi culo, para sentirlo adentro
y estaba dispuesto a poner el mayor empeño en soportar el dolor.-

El tiempo que llevabamos, sin movernos mas nuestro acuerdo, produjo mi relajacion, casi sin darme cuenta, pidiendole que continuase, siempre suave. Mi Alejandrita, preparate, por que hare un nuevo intento, solo termino de hablar y senti correr varios centimetros dentro del recto, de nuevo el dolor ,pero nada que ver con el anterior, y sin que se lo pidiese, no penetro mas, sino sacaba y metia lo que ya habia entrado, me bombeo, esa casi media pija, varias veces, ya sin sentir dolor, sentia deseos de masturbarme, cosa que hice, luego de las varias metidas y sacadas, ¿Alejandra, estas lista para recibirme entero dentro tuya? (ya me trataba como una mujer, no solo por el nombre). Siiiiiiii, papito, deseo sentirme tuya y de nadie mas, dame todo no me dejes nada. Ok, voy dijo, y de un solo movimiento senti como sus huevos chocaban con los mios, comenzo como un trepano aumentando su velocidad del culeo, mientras me masturbaba iba sintiendo lo mas hermoso que puede sentir una persona, hasta que como si me golpeasen los intestinos, los chorros de leche se escurrian en mi orto, y los chorros de mi leche tambien se volcaban, me continuo culeando, casi 5 minutos luego de acabar, mi culo estaba agradecido, cuando la flacides de la verga obligo a sacarla, me continuo acariciando y masajeando el ex- agujerito, en ese momento AGUJERO.-

¿Deseas que nos cambiemos para salir?

¿ Si no salimos que haremos? jejejejejejejeje, dije

Dejame pensar, se me acaba de ocurrir una idea de lo que podemos hacer si no salimos, Alejandra.-

¿Que se te ocurrio?

Podemos CULEAR TODA LA NOCHE, si lo deseas.-

Ante esas dos opciones, eleji la de NO salir, deseaba muchisimo, la de sentirme poseida por el, exactamente toda la noche, cosa que hicimos, en cada una de las veces siguientes que me cojio, me sentia mas y mas de su propiedad. por supuesto que los tres dias que debimos esperar el arreglo del auto, me cojio en cuanta oportunidad tuvimos y de las mas diferentes maneras, algunas las contare en otra oportunidad.-

si les gusto y desean escribirme los espero: kary_t_desea@hotmail.com

Les cuento mi vida…. voy a cambiar de dentista

Esto me paso hace poco, y como siempre son cosas que no se las quiero contar a nadie por eso lo hago por aca, voy a tratar de que no sea muy largo.

Resulta que yo tenía un dentista desde que soy chica, pero ya esta viejito y dejo de trabajar, me fijo en la cartilla médica de mi pre paga y eligo uno cualquiera, total era para que solo me revise.

1ª visita: llego al consultorio, muy lindo bien puesto, la secretaria una mina de unos 50 años, llega mi turno me hacen pasar al consultorio, cuando lo veo mi imaginación empieza a volar, un tipo de unos 40 años, muy fachero por la edad que tenía, y aparte me di cuenta enseguida que tambien muy mujeriego, por más que tuviera en el consultorio algunas fotos con su familia por lo que no ocultaba que era casado.

Era un día de calor, yo me fui con esos shorticitos de jean que los bolsillos pasan el pantaloncito y son medios rotosos, no lo hice a propósito, pero cuando me sente en el sillon del dentista (no se como carajo se llama), obvio quedaron todas mis piernas al aire, y me di cuenta que las miraba. Por su trabajao, obvio, también el algún momento me tocaba la cara, y muy ducemente. Aparte como le tengo pánico al dentista y se lo dije de entrada, me hablaba para que me tranquilizara y de paso entraba en confianza, nada, me preguntaba de mi vida, que hacia, si estaba de novia, y todo eso. La verdad que ningún boludo, lo hacía con mucha sutileza, en ningún momento se paso de la linea “digamos profesional”. Me dice que tenía una carie y que le pida turno a la secretaria para volver atro dia.

Cuando me fui, mi imaginación empezó a volar, en mi vida hice de todo, pero nunca había cogido en un consultorio!!!, y el tipo este, como les dije, tenía pinta de tramposo, pero me preguntaba, se dara??, yo, ya lo saben, nunca doy el primer paso, mi estrategia es insinuar, y si encuentro respuesta me entrego, pero tampoco, me iba a regalar, nada, no sabia que podía pasar.

2º visita: llego, ya me saluda con un beso, pero por más que fue en la mejilla, fue un beso un poco más que de saludo. Me siento en el sillon, me recuesto, me dice que me quede tranquila, la verdad estaba nerviosa por todo, por la carie que me iba a arreglar, y por lo que les conté. El se dio cuenta que estaba nerviosa, trata, otra vez de calmarme hablandome de cualquier bordez, en un momento, me dice “nena, quedate tranqui, nunca te voy hacer nada que no estes dispuesta hacerlo” obvio que esto fue en doble sentido, y de una manera “digamos paternal”, me pone su mano sobre la pierna y me da una pequeña caricia, con el fin de tranquilizarme. Yo no le dige nada, deje que me acariciara la pierna, y eso lo hizo un par de veces, sin que nos dijeramos nada, me di cuenta que estábamos entrando en un juego que no sabía como iba a terminar.

La cosa es qu él termina de atender a las 15 hs, y me dice que me quería hacer una buena revisión en la boca porque (la verdad no le entendí un carajo lo que me dijo, pero me di cuenta que era una excusa), y como le iba a llevar tiempo, me dijo que le pidiera a la secretaria un turno, pero que fuera él último, asi no demoraba a los pacientes que tenia después, le digo ok, que no tenia problema. Cuando le digo eso a la secretaria, no se, pero sentí que me perforó con la mirada, como que se daba cuenta de que algo había atrás de todo eso!!. La verdad es que me dio un poco de vergüenza, pero en realidad yo no había hecho nada, por lo que no tenía que ponerme asi

3º Visita: llego, paso al consultorio, ahh, ese dia dude en como vestirme, digo me pongo un jean????, voy a quedar como una boluda, xq en el fondo sabia que algo iba a pasar, tampoco iba a ir en bolas, asi que me puse una pollerita, corta, pero normal, y como hacía calor sin medias y un top (lo cual mucho no me ayuda porque las tetas no son mi fuerte).

Entro en el consultorio, me saluda igual que la vez anterior, me empieza a revisar la boca y al ratito, escucho que le suena el TE, y era la secretaria que le decía que ya se iba ME QUEDABA SOLA CON EL EN EL CONSULTORIO, y la verdad que esta vez , si me puse nerviosa, porque no sabia que iba a pasar, ni como iba a empezar la cosa, si es que iba a empezar algo.

Para tranquilizarme, otra vez, ya solos en el consultorio, me pone una mano en la pierna, pero esta vez me la empieza a acariciar, yo no le decia nada, hasta que sus caricias ya fueron cada vez mas fuertes, y sus manos estaban llegando a mi entrepierna, y le digo “doc que hace???” y me dice nada, que vos no quieras nena, mi respuesta fue solo separar más las piernas, con eso ya le decía todo.

Siguió y cada vez sus caricias fueron más fuertes, dejó mi boca de lado y solo se dedico a acariciarme y ver mi reacción, cual fue mi reacción?? Abrir cada vez mas las piernas y demostrarle que me gustaba lo que hacia. Ya sus manos estaban acercándose a mi conchita, hasta que llegaron a ella, sobre mi tanguita, me la empieza a cariciar, y yo ya estaba toda mojada. Sin decirme nada, sin pedirme ni permiso, me saca de una la pollerita y la tanguita y empieza a besarme, lamerme comerme mi conchita, y yo ya me estaba moviendo, retorciendo de placer sobre ese sillón, segui asi un rato, yo ya entregada, me empieza a poner un dedo, dos, hasta que no pude evitar acabar, no grite mucho, no lo quería hacer.

Se acerca, me come la boca, me saca el top, yo ya esta desnuda, el se había sacado la casaca y la verdad que por la edad que teniá, no estaba mal de losmo, Sobre el pantalón le toco la pija que a esa altura estaba re parada, le desabrocho el pantalón y se la empiezo a chupar, hasta que me la meto toda en la boca, tenía una muy linda pija!!! De las que a mi me gustan blanquitas, con pocos pelos derechita y con un tamaño bastante considerable jeje.

Me siento en el sillón, me levanta (ahh no les conte aparte era grandote y tenia bastante fuerza), me cuelgo a él, me sostiende de la cola, me cuelgo de sus hombros y me la pone asi de parado!!!, esas son las cosas que mas me gustan.

Así me lleva, cogiéndome hasta la sala de espera, me recuesta en uno de los silones, y me empieza a coger, desesperadamente, diciéndome esas cosas que me calientan mucho (putita, te gusta coger aca??, te voy a partir, y todas esas cosas).

Acabo nuevamente, pero esta ves ya sin temor a gritar y demostrar lo calentona que soy cogiendo y como me gusta demostrar lo que me hacen sentir. Nos damos vuelta, el se sienta en el sillón me pongo arriba de él (una de mis posiciones favoritas) y me clavo su pija en mi concha, y empiezo a saltar sobre ella, todo mientras miraba las fotos que tenía de su familia, lo cual me hacía sentir una pendeja puta y eso mas me calentaba, la verdad es que por la situación, por el lugar estaba muy caliente!!!. Sigo así hasta que acabo nuevamente, él no se como, pero todavía no había acabado, por lo que yo segúia sintiendo esa pija dura que me cogia.

Me hace poner en cuatro en el sillón y me empiza a coger de nuevo, pero esta vez intenta, de a poco ponérmela en la cola (me estaba probando) y yo con lo caliente que estaba no le decia nada, me la pone en la conchi y me empieza a poner un dedo en la cola, que placer que sentía, mis gemidos se habrán escuchado en todo el edificio. Hasta que me pone dos dedos, y luego empieza a ponerme la pija, lo deje, quería portarme como una verdadera puta, sin límites, sorprenderlo, que no me olvide, por o trola que fuí (nunca había entregado la cola tan facil), y me la terminó haciendo, fue rápido, creo que jamás penso que se la entregaría, y me la puso, me bombeo un par de veces y acabo y yo tambien, pero esta vez ya a los gritos.

Me pregunta si me quiero ir a lavar, voy al baño, me lavo, el también, me pide disculpas, pero que no se podía quedar toda la tarde conmigo, que tenía que seguir trabajando, obvio no me hago la ofendida, no tenía tampoco porque ofenderme, me deje coger, y me lo banco.

Nos fuimos, obvio, voy a cambiar de dentista, pero no me arrepiento, fue una nueva aventura en mi vida, algo que nunca había hecho

Hermanas: tangas y bombachas XI

-¿Qué esperás pendejo? ¿Querés verme la chocha mojada o no?

Martín salió del trance y se acercó nuevamente a ella.

-Siiii quiero Agus.
-Entonces bajame la bombacha!

El pendejo puso ambas manos sobre las caderas de su hermana mayor, que estaba en cuatro paradita apoyada con las manos en la mesa, y le agarró el elástico de la bombachita a cada lado.

Mientras Florcha los miraba atentamente, el chico empezó a bajársela de a poco, tirando hacia abajo. Mientras le bajaba la bombacha, Agustina estaba disfrutándolo con los ojos cerrados y mordiéndose los labios, deseando mostrarle la conchita a su hermanito menor.

Martín se la siguió bajando, ya el elástico estaba bajado hasta los muslos, y la parte de tela en la zona que le cubría la vagina se resistía a bajarse, como quedándose pegadita la bombacha a esa concha mojada.

La tela estaba tan húmeda que se había casi adherido a la piel de los labios vaginales de Agustina.

La bajó un poco más, y al fin esa parte se desprendió de la conchita, y bajó con el resto de la bombacha hasta los muslos. El chico la soltó, dejándosela así, bajadita hasta medio muslo.

Apenas la soltó, miró hacia esa parte y pudo verle apenas los pliegues rosaditos asomando.

Casi iba a acabar sin tocarse.

-¿Me la estás viendo pendejo?-Le preguntó Agustina.
-…Sí.. pero apenas.. ¿me puedo agachar para vértela bien?
-Dale…

Martín se puso de rodillas en el suelo, ahora con la cara a la altura de la cola de Agus. Uff. Ahora sí podía verle bien la concha a su hermana.

La tenía ligeramente abierta, con los labios bien rosados y brillantes por la humedad.

Al pendejito le saltaba sola la pija de pura excitación.

-¿Y?…¿Te gusta?-Volvió a preguntar Agus.
-Siiiiii… es hermosa hermanita!.

Martín siguió mirándosela, tantas veces había soñado este momento, y ¡ahora era real!

A Agus le estaba encantando mostrarle la concha su hermanito.

Además podía verle apenitas el agujero del culo también todo brilloso por la babita de su pito, que minutos antes se lo había metido.

Se acercó más, hasta quedar justo entre las piernas de su hermana.

-¿Puedo tocarte?
-NO! Era ver nomás pendejo!
-Bueno! No te enojes…

Al verle esa rajita mojada, que tantas veces le había sentido el aroma, que tantas veces había soñado con ver… quería tocarla, chuparla, pasarle la legua, cogerla, meterse adentro…

Le estaba viendo la concha a su hermosa hermana, mientras ella se la mostraba gustosa.

-¿Listo?-Dijo Agustina, agarrándose el elástico de la bombacha.

Se la empezó a subir, hasta ponérsela por completo…

Martín se volvió a parar.. y miró a Florcha. Ella estaba tan excitada como su hermana, y también tenía ganas de mostrar la concha.

Mientras ahora también la miraba Agustina, con cara de viciosa, Florcha sin decir nada, se puso en la misma posición y se subió bien la falda. Enseguida, Martín se colocó detrás de ella, agachándose entre sus piernas, viéndole la bombachita enterrada en la cola.

-Ay.. no sé…-Dijo Florencia, casi arrepintiéndose.
-Daleeeeee!… te toca! ¿Querés que yo te baje la bombacha Flor?-Le preguntó el chico.
-No… me da mucha vergüenza!

Tras decir esto, Agustina se colocó a su lado, y ella le agarró el elástico de la prenda a su hermana.

-Yo te la bajo ¿querés?-Le preguntó Agus a su hermanita.
-…Bueno.-Asintió Florencia.

Ahora sí, Agustina comenzó a bajarle lentamente la bombacha a su hermana, bajando por los cachetes, hasta los muslos, mientras el chico observaba en primera fila el espectáculo. Su hermana mayor bajándole la bombacha a su hermana menor para mostrarle la concha a él!

Una vez que se la bajó hasta los muslos, la soltó. Se le veía toda la tela de la bombacha empapada. Martín la miró, y llevó su vista a la entrepierna, debajo de la cola.

Florcha tenía la conchita más cerrada, con el tajo al medio sin más, y los labios mayores bien gorditos a los costados. Se le veían algunos pelitos oscuros. También el chico notaba como la tenía re húmeda.

A pesar de estar súper excitada, le daba mucha vergüenza.

-¿Ya me la viste hermanito? –Pregunto Florencia, apurada por subirse la bombacha de nuevo.
-Un minuto más Flor… me encanta cómo se les moja toda…

Las dos chicas no podían resistir esos estímulos… era tan excitante. Sentirse tan putas y chanchas las ponía como locas.

-¿Te gusta la chuchi de Flor?-Le preguntó Agustina a su hermano.
-..Mucho! Me gustan las dos…

Agustina permanecía de pie al lado de su hermana. Mientras la miraba, le metió la mano en la parte interior de los muslos, acariciándola ahí.

Martín observaba todo y no se lo podía creer.

Florcha se estaba derritiendo, no aguantaría mucho.

-…Basta Agus..!-Le dijo a su hermana.

Agustina ya sabía perfectamente que Florencia estaba al borde del orgasmo. Subió su mano por el muslo, hasta llegar a la concha. La menor se estremeció.

Agus le pasó la yema de un dedito por encima del clítoris… todo hinchadito y baboso.

Apenas lo sintió, Florencia se agarró a su hermana. La agarró del brazo.

Agustina sólo sonrió, y ahora con dos dedos, se los llevó a los labios vaginales y poniendo un dedo a cada lado, se los abrió un poco.

-Mirásela bien pendejo.-Le dijo Agustina a su hermano.

El muchacho permanecía atónito, ahora viendo como su hermana mayor le abría la conchita a Florcha, mostrándosela a él.

Mientras Agus se la abría, los hilitos de flujo se estiraban entre los labios…ahora el chico podía verle asomar los labios menores, se le notaban rojizos. Todo estaba tremendamente húmedo allí.

-Me vas a hacer acabar!!-Le dijo Florcha ya desesperada a su hermana.

Agustina le pasó un dedo por adentro de los labios, hasta volver al clítoris. Florencia no resistió más. Se tapó la boca con la mano, mientras empezó a gemir, y su cuerpo se convulsionaba.

Agustina siguió estimulándole el clítoris ahora a full, pasándole el dedo en círculos.

La menor gemía en voz baja, mientras su hermana mayor la masturbaba y la hacía tocar el cielo con tanto placer.

Tras el temblequeo de piernas… todo se calmó… Martín observaba como de la concha de Florencia salían dos gotas de flujo, que caían sobre el muslo, y bajaban por la pierna…

Agustina sacó su mano de allí, y le subió la bombacha a su hermana.

Florcha se quedó quieta.. con la cara colorada… apenas reaccionó, se puso de pie y se acomodó bien la bombacha que le molestaba. Miró a los dos y sonrió.

El chico también se puso de pie, mientras se miraban entre ellos.

-Me encantó verlas..!
-A mi también me gustó mostrártela chanchito!
-..A mi también…

Martín se miró la pija, súper parada y dura en frente de ellas. Se la agarró apenas con los dedos, y se bajó la piel, mostrándole el glande hinchado a sus hermanas.

El muchacho se las quedó mirando a los ojos a ambas.

-¿Qué te pasa?-Le preguntó Florencia.
-Es que… bueno… después de verles la concha.. me dieron muchísimas ganas de coger!.. Mientras se las miraba, quería meterles el pito ahí…!
-..Bueno.. eso sí que no pendejo.. eso está prohibidísimo! ¿Entendiste?-Le dijo Agustina.
-Jooo… Sí entiendo…pero quiero coger!
-Yo también ahora tengo ganas de coger hermanito.-Dijo Agustina.
-¿En serio?
-Sí.. ¿no viste lo mojadita que tengo la chocha?

El muchacho asintió.

-Cuando las chicas tenemos la concha tan mojadita es porque queremos coger hermanito. Pero entre nosotros no podemos porque eso sería incesto!
-Sí.. lo sé… bueno.. ¿me mostrarías la concha otra vez Agus? Quiero vértela de nuevo!

La chica sonrió. Estaba esperando que se lo pidiera.

-Sí pendejito…

Agustina, de frente a su hermano, se levantó la falda, y se corrió la bombachita a un costado, mostrándole la conchita de frente, y el pubis depilado.

-Me encanta tu concha hermanita!..Bueno, la tuya también Flor…

Ambas se rieron. Martín le miraba la entrepierna a su hermana, viéndole el tajito…

-¿Y por dónde la tengo que meter para coger? ¿Me mostrás Agus?
-¡¿En serio no sabes?!
-Bueno… más o menos! Vi varios videos en Internet, pero… Ahora siendo real es distinto!
-Jaja! ¿Querés que te enseñe a coger de verdad?
-Siiii.
-Bueno…pero vamos a la pieza! Acá nos puede ver mamá!
-Está durmiendo ya…
-Bueno pero no me confío! A vos porque no te importa nada!

Agus se bajó la falda, se acomodó la bombacha y caminó hasta su habitación.

Martín la siguió con la pija al aire, y Florcha fue la última, apagó la luz de la cocina y los tres entraron a la habitación de las chicas.

-Cierren bien la puerta.!

Florencia la cerró. Agustina encendió la luz de la mesita, cuando le sonó el celu. Era su novio mandándole un mensaje para verse. La chica lo leyó.

-Este tarado quiere que nos veamos… no jodas ahora querido.-Dijo Agus con sus hermanos.
-¿Qué le vas a decir?-Preguntó Martín.
-Nada… que no tengo ganas!. Jajaja.

Se lo escribió, presionó enviar.

Una vez hecho eso, Agustina se subió a su cama.

-Siéntense en el piso que les voy a enseñar a los dos!-Ordenó Agustina.

Ambos acataron, entonces Martín y Florcha se sentaron en el piso, al borde de la cama mirando a Agustina.

-Bueno, primero me voy a sacar esto…

Agustina se quitó la remera, quedándose en corpiño, y se quitó también la falda, ahora estaba en ropa interior en la cama. Que diosa era!

Se sentó en la cama, y se abrió bien de piernas. Se le notaba toda la tela de la bombacha en la zona de la vagina bien húmeda.

Agus se volvió a correr la bombacha a un costado, y la dejó ahí, mostrándole bien la concha a piernitas abiertas a su hermano y a su hermana menor.

-Mirá hermanito…

La chica se llevó sus dedos a la conchita y se abrió bien los labios vaginales, enseñándole todo.

-Acá tenés que meter el pito!-Dijo Agustina, señalando con su dedo el orificio vaginal.

Martín la miraba, pero no lo notaba mucho. Es que ni se le veía el agujerito. Sólo se le veían los labios rosados y húmedos.

-¿Te entra ahí?-Preguntó sorprendido el chico.
-Sí…

Agustina se metió un dedito en la concha, para mostrarle mejor a sus hermanos.

-¿Ves como entra?

Martín asintió, con la pija apuntando al techo.

-Para meter el pito la concha tiene estar excitada hermanito.. como la tengo yo ahora, ¿entendés?
-Sí…

Agustina sacó el dedo de su conchita, completamente embardunado de flujo, y se lo chupó.

-Otra cosa… cuando tengas novia y se la metas por la concha.. nunca pero NUNCA lo hagas sin preservativo…¿me escuchaste?

Martín asintió.

-Para vos también Flor… nunca vayas a coger sin preservativo! Se los digo por las dudas…

Florcha también asintió.

-Bueno.. ahora les voy a enseñar otra cosa…

Agustina se puso de pie, y se dio la vuelta. Se arrodilló en la cama, mostrándole la cola a sus hermanos. Apoyó la cabeza en el colchón para inclinarse y levantarse más la cola.

Se bajó la bombacha así… Martín casi se muere. Se la bajó hasta los muslos, y se la dejó ahí. Ahora podía verle el culo y la concha a su hermana mayor, arrodillada en la cama!

-También se puede coger por la cola… yo todavía no lo hice, pero les puedo enseñar como se hace.

Agustina llevó ambas manos a sus cachetes, y se los abrió bien, enseñándole el agujerito a sus hermanos… Tenía el culo con forma de asterisco perfecta, bien rosadito y cerrado.

-¿Me ven bien la cola?-Preguntó Agustina.
-Sí –Respondieron ambos.
-Ok… este agujerito es más cerradito que la conchita… para meterla ahí hay que ponerle babita, sino no va a entrar!

La chica llevó uno de sus dedos a la entradita, pasándoselo por encima.

-¿Querés ponerme el pito acá hermanito? Así te enseño bien.
-Ok.
-Si llegás a intentar metérmela en la concha, te juro que te mato…
-..Tranquila! No lo voy a hacer Agus..
-Más te vale!

Martín se puso de pie, con la pija paradísima. Tenía a su hermana arrodillada en la cama, mostrándole el culo y la concha. Dios. La concha se veía tan bien que era imposible no desear metérsela por ahí. Estaba tan rosada e hinchada, tan brillosamente húmeda… pero apuntó más arriba, y le apoyó la cabecita en el agujerito de la cola.

Agustina lo sintió, mientras seguía abriéndose la cola con sus manos.

-Mmmm… bueno… para meterla adentro, tenés que ponerle babita así hermanito…

Agustina se puso algo de baba en un par de dedos, y los llevó hacia su agujerito. Se lo pasó por ahí, tocándole de rebote la pija a su hermano, embardunándose la cola de baba.

Una vez que ya tenía su culito lleno se baba, Martín se la apoyó de nuevo ahí. Notó como se le deslizaba mucho más. Quería abrirle ese culo virgen y tan cerradito.

-No empujes porque me la vas a meter!-Le dijo Agustina.
-Hermanita.. quiero metértela! Un poquito aunque sea..
-NO!… ¿estás viendo Flor?
-Sí…
-Te toca a vos ahora!
-…¿Me pongo como vos?
-Sí tonta!

Florencia se puso de pie, se sacó la falda…y se arrodilló en la cama al lado de su hermana. Se bajó ella sola la bombachita esta vez.

Martín se puso detrás de ella. Madre de Dios! Ahora su pija apuntaba al culo más grande y perfecto del mundo, y la conchita virgen y cerradita de su hermana Florcha…

-Bueno Flor.. para coger por la cola, tenés que estar muy preparada!.. primero abrítela bien!

Florcha lo hizo. Se abrió los enormes cachetes con sus manos. Ahora el muchacho podía verle el agujerito a ella. Lo tenía más color piel, pero igual de cerradísimo que su hermana.

-Eso chiquita!.. Ahora te voy a poner babita en la cola…

Agustina se escupió en los dedos, y se lo pasó por el agujerito del orto a su hermana. A Florencia le encantó.

-Listo! Ahora te la va a poner ahí.. vas a ver que te va a gustar!

Martín lo hizo. Se acercó y le puso la pija en la cola, volviendo a humedecerse el glande con la baba de Agustina, mientras se la apretaba en el culo a Florcha.

-¿Te gusta?-Le preguntó Agus.
-…Sí…

El chico siguió jugando… empujó un poco, y sintió que casi se la mete! Se resbaló entre la baba.. pero por un momento juró que casi se la metía en el culo…

-Así se coge por la cola! ¿Aprendieron?

Los dos asintieron. Pero Florencia quería seguir sintiendo ese miembro duro en su entradita…

Martín se separó, porque ya estaba por acabar.

-Ahora sí ya no aguanto más chicas.. necesito acabar!

Las dos se incorporaron y se subieron la bombacha de nuevo. Se sentaron en la cama, viéndolo a su hermanito con la mano en la pija.

Martín se la empezó a masajear, pero… se detuvo.

-Dale! ¿Qué pasa? Queremos ver como te hacés la paja hermanito!-Lo animó Agus.
-.. Sí, pero… quiero algo!
-¿Qué?
-¿Me dejan acabarles en las tetas?

Las dos se miraron.

-¿A mí o a ella? –Preguntó Agustina.
-A ambas!

Inmediatamente se rieron.

-No sé!… Por mí.. te dejo… pero ella no sé si se anima!-Le respondió Agustina.
-¿Te animás? Daleee…
-No sé!… –Dijo Florencia.

Martín se empezó a pajear un poco más…

-Dejame acabarte las tetas Flor… es lo mismo que en la cola!

Florcha miró a su hermana… y la convenció.

-¿Querés que lo hagamos las dos juntas?-Agustina.
-…Bueno!.. ¿pero qué tengo que hacer?
-Nada! Arrimate a mí.

Inmediatamente, las dos se sentaron en el borde de la cama, bien juntitas.

Ahora el chico estaba de pie en frente de ellas, a pocos centímetros. La pija le quedaba a al altura de las caras de ambas. Flexionó un poco las rodillas, para apuntarle a las tetas de sus hermanas.

Se veían cuatro tetas muy apetecibles bajo los corpiños… esos escotes lo mataban!

Las chicas, muy excitadas, no quitaban ojo de encima de ese pito duro y palpitante… deseaban recibir leche caliente en sus pechos…

Martín continuó, hasta que verles las caras y las tetas a sus hermanas fue el punto final. Se la apretó fuerte mientras se pajeaba, ya saliendo el semen.

Apunto bien y el primer chorro le cayó en el corpiño a Agustina, los restantes en la parte de arriba de las tetas, enseguida se movió un poco hacia Florencia, mientras le seguía saliendo leche, y le acabó las tetas a ella también… Florcha apenas sintió la leche, la agarró del brazo a su hermana.

Las últimas gotas le cayeron en las piernas a Florencia, incluso en la bombacha!

El muchacho, ya satisfecho y cansado, se separó. Descargó la calentura que había tenido todo el día, y de la mejor manera. Tenía tanta lechita cargada, que hubo suficiente para ambas.

Ahora las dos tenían las tetas bañaditas en leche caliente de su hermanito!

La parte superior de los pechos de las chicas habían sido salpicados con semen… un poco en los corpiños.. y a Florcha en las piernas y la bombachita. ¡Qué chanchada!

-Está muy caliente!-Dijo Florcha, tocándoselo con los dedos sobre sus pechos.
-¿Te gustó?-Le pregunto su hermana.
-Sí! Primera vez!

Agus le sonrió.

-Busca algo para limpiarnos pendejo!-Le dijo Agustina al chico.

El chico se subió el jean, abrochándoselo, y salió despacio de la habitación.

Mientras, Agustina y Florencia se divertían pasándose los dedos por las tetas, manchándose todas con semen calentito.

Regresó Martín con el rollo de papel de cocina. Se lo pasó a su hermana. Cortó un poco, y le dio a Florcha, mientras se cortaba también papel para ella.

-Limpiate con esto Flor.

Ambas comenzaron a pasarse el papel de cocina por el pecho y las tetas, limpiándose de la acabada de su hermanito menor. Se lo metían en el medio de ambas lolas, y un poco por el corpiño, para limpiar el resto.

Una vez que acabaron de limpiarse:

-Bueno.. ya tengo mucho sueño… me voy a dormir.-Dijo Martín.
-Ok hermanito… tomá, llevate esto y tiralo.-Le dijo Agustina, mientras ambas le daban el papel lleno de leche.

El chico los agarró y fue saliendo de la habitación.

-Qué descanses pervertido!-Le dijo Agus.

El muchacho tiró el papel lleno de leche a la basura, y se fue a acostar… enseguida se durmió. Había sido mucho ese día.

En la habitación de las chicas, ambas se quedaron juntitas jugando.

Agustina la miró a su hermana, y notó como le había quedado un poco de leche en su bombacha, en la zona del pubis, y ella no se había dado cuenta.

-Te quedó un poquito acá.

Florcha se miró.

-Ay sí.. ni cuenta me dí.
-Sacate la bombacha que me vas a manchar la sábana y no quiero tener que lavarla.
-Ok.

Florcha se quitó la bombachita llena de flujos y semen, y la tiró al piso.

-Sacatela vos también!
-¿Por?
-Me da vergüenza estar desnuda y que vos no!
-Bueeno.

Agustina se rió y la comprendió, ella también de quitó la bombacha, dejándola tirada en el suelo junto a la de Florencia.

-¿Estás excitada?-Le preguntó Agustina a su hermana.
-Siii… mucho! ¿Vos?
-También!… A ver mostrame…

Florcha se abrió un poco de piernas, mostrándole el pubis peludo y la conchita toda babeada.

Agus estiró su mano, y se la empezó a tocar… mientras se miraban y sonreían, Florcha le dijo:

-Me encantó cuando me puso el pito en la cola!
-Sí.. viste!.. ¿Querés jugar?
-Bueno.
-.. ¿Por donde jugamos hermanita?.. ¿Por la chocha o por la cola?
-Mmm.. quiero jugar en la cola.
-Ok!..Date vuelta! Ponete como perrita…

Florencia obedeció a su hermana mayor. Se giró y se arrodilló en la cama, a cuatro patitas, mostrándole la cola y la concha a su hermana.

Agustina le abrió los cachetes del culo con sus manos, y le puso más baba al agujerito… puso uno de sus deditos encima, y comenzó a presionar.

-¿Querés que te meta el dedito en la cola, Flor?
-…Sí!

Agus trató de meterlo… su uña pintada de rojo se metió, deslizándose con la babita, pero empujó un poquito más, y no entraba. Ese culo estaba muy cerradito.

La mayor retiró su dedo, y acercó su cara de ángel al ojete de su hermana…sacó la lengua, y bien despacito, le dio una lengüetada con la puntita de la lengua al agujerito cerrado de su hermana menor.

-Ahhhhhhhhh!!! Boluda!.. ¿Qué hiciste?-Preguntó excitadísima Florencia.
-..Te pasé la lengua por la cola!.. Es otra manera de lubricar!.
-¡¿En serio hiciste eso?!
-Jaja.. sí, porqué????
-Me encantó!.. ¿Pero no te da asco?
-Pero no tonta! Es re lindo. ¿Querés que te lo haga de nuevo?
-Siii.

Agustina volvió a meterle la lengua, pero esta vez se la pasó por el agujerito de arriba abajo y le dio un lengüetazo con casi toda la lengua. Le llenó la cola de baba.

Florencia estaba en el cielo, sintiendo como le lamían el culo.

-Dios! Me encanta… me gusta mucho Agus!

La mayor continuó lamiendo… movía su carita de abajo a arriba mientras le pasaba la lengua por el culo a su hermana…

Florcha apoyó su cara contra la almohada para gemir y que no se escuche nada. Estaba recibiendo demasiado placer, no podía creer que eso fuera tan placentero.

La lengüita de su hermana estaba muy calentita y babosa… que lindo se sentía que le lamieran la cola.

Agustina ya comenzaba a sentir que se le abría un poquito más el ano a Flor… y en ocasiones le metía la puntita de la lengua adentro del culo. Su hermana se movía toda.

Mientras Agus le pasaba suavemente la lengua por la cola a su hermana, Florcha gemía en voz baja, despacito.. ida…totalmente entregada al placer, como si se estuviera durmiendo solita del placer mientras le lamían el agujerito. Agustina le pasaba una y otra vez la lengua por el culo… lento, suave, despacio…

Cuando Florencia ya estaba con los ojos cerraditos y totalmente relajada, Agustina se separó levemente de su ojete, bajó un poquito y le pasó la lengüita a lo largo de la concha, por los labios vaginales.

Florcha se sorprendió, pero estaba tan relajada que se dejó…

Su hermana ahora estaba probando sus flujos… mientras le pasaba la lengua a lo largo de la conchita, llenándola también con babita. Lo hacía tan lento y suave, que su hermana estaba totalmente ida, con los ojitos entrecerrados y gimiendo sin mucha fuerza bajo la almohada, casi hipnotizada.

Agustina, con dos dedos, le abrió los labios de la concha a su hermana, y metió su lengua en el medio, lamiéndole los pliegues rojizos llenos de humedad vaginal. La menor se estremeció y despertó del trance. Iba a tener otro orgasmo pronto.

Florencia volvió a levantar la cabeza de la almohada, para decirle algo a su hermana.

-Me estás matando Agus..! Voy a acabar otra vez…
-¿Te gusta?..
-Si.. sii hermanita…

La mayor dejó de lamerle la concha mojada, y se separó un poco. Se chupó un dedo y se lo puso en la entrada del culo a su hermana. Presionó, y ahora al estar más dilatado y excitado, además lleno de baba, se le metió de una hasta la mitad.

-Mmmmmmmmmm!!!!
-Te entró! Ahí te entró hermanita…

Florcha se contenía los gemidos, pero ahora tenía medio dedo adentro del culo.

Agustina lo empezó a mover, para afuera y para dentro, bien despacito, mientras se lo metía cada vez más y más…de pronto, en una de esas, se lo metió entero! Se lo dejó clavado hasta el fondo por unos segundos.

-Ahhhh.. ahhhhh!!!!
-Tenés un dedo entero metido en la cola hermanita!.. –Dijo Agus divertida.

Ahora lo siguió moviendo, sacándolo todo, notando como le quedaba el agujerito algo abierto, y después volviéndolo a meter entero.

– ¿Ves? Así se coge por la cola…

Florcha estaba en el séptimo cielo mientras le metían un dedo por el culo!

Ese dedito entraba y salía con facilidad ya, mientras el agujerito se dilataba.

-Cómo te entra, Flor!-Dijo Agustina sorprendida.
-Mmmmm…!!
-Ahora te podrían meter el pito.. ya tenés la cola abierta.

La menor gemía mientras se movía ella también, tratando de meterse el dedo más adentro y sentirlo todo.

-Mmmhhh… dios!.. ahhh… me gusta mucho!
-¿Te hubiera gustado que el pendejo te meta el pito adentro de la cola?
-Siiiiiii.
-Mmmm… que hermanita cochina!…

Agus le sacó el dedo, le paso la lengua por la cola, y se lo volvió a meter.

-Mirá si ahora estuviera acá.. ¿dejarías que tu hermanito te coja la cola?.. Acordate que estamos jugando…
-…Si.. sí me dejaría!-Respondió Florcha.
-Mmm… yo también.. hasta dejaría que me meta el pito en la concha…

Ambas estaban al límite… Florcha no podía más, estaba poseída, y Agustina tenía la conchita chorreando mal.. la tenía encharcada. Si bien estaban ‘jugando’ como decían ellas.. se estaba yendo todo al demonio con la calentura en esa habitación.

Florencia no resistió más, y se tocó el clítoris mientras acababa con el dedo de su hermana metido en la cola. Se retorció y tembló, mientras tenía el orgasmo…fue muy intenso y duró varios segundos. Era su tercer orgasmo del día. Se tapó la boca con la mano mientras gemía.

Cayó destruida en la cama, cansada y agotada, transpirada.. ya estaba toda despeinada y los pelos se le pegaban en la cara por el sudor.

Agus retiró su dedito del culo, y se acostó junto a ella. Se quedaron mirando cara a cara, ambas acostadas en la misma pequeña cama, desnudas, salvo por el corpiño, con algo de semen pegajoso en sus tetas, y llenas de flujo y baba…

-Perdoname que no te la pueda devolver.. no puedo más Agus..
-No importa tonta!
-Mañana te la devuelvo… promesa.
-¿Si? ¿Vas a animarte?
-Sí.. ya vas a ver jaja.

Florcha ya entrecerraba los ojos, muerta de sueño. Agustina tuvo que dormirse re contra excitada y mojada.

-Nunca me contaste… ¿ya cogiste por la cola Agus?
-..No.. por la cola soy virgen como vos!
-Bueno.. ya nos metimos los deditos jaja.
-Jajaja eso es cierto.. pero nunca me metieron el pito por la cola.

Se quedaron hablando en voz baja, acariciándose ambas juntitas en la cama, hasta que se durmieron así! En bolas y destapadas!

¿Y si mamá en la mañana antes de irse, abría la puerta de la habitación de las chicas?

En medio de la noche, a altas horas de la madrugada, Agustina se despertó. Inmediatamente notó que estaba desnuda durmiendo con su hermana en la misma cama.

“Nos quedamos dormidas!!!!!!!!!!!!!”

Para no despertar a su hermana, y como quería seguir durmiendo con ella, agarró la sábana lentamente, y la puso encima de sus cuerpos, tapándose ambas… ahora al menos si alguien entraba, estaban tapadas con la sábana. Volvió a dormirse.

:::

Capítulo XV: ¡¿Hay más regalos?!

Transcurrieron las horas, ya salía el sol por el horizonte y amanecía.

Mamá se despertó primera como siempre. Por suerte hoy no trabajaba, era día 25, por lo tanto feriado.

Realizó algunas tareas del hogar mientras sus hijos dormían, y ya cerca del mediodía se despertó Martín. Se puso un short y fue hasta la cocina en cuero, donde estaba su madre. Ella lo vió y le dijo:

-Nos invitaron a comer de la tía Rosa… vestite bien que en un rato vamos hijo.
-¿La tía Rosa?
-Sí… dale que hace mucho que no vamos allá.
-Ok ma…
-Voy a ver si ya se despertaron aquellas.-Dijo mamá, refiriéndose a Agus y Florcha.

Caminó hasta la habitación de las chicas, abrió la puerta, y vió a sus hijas acostadas y acurrucadas en la misma cama… tapadas con una sábana.

Le encantó esa imagen de sus hijas durmiendo juntas.. era tan dulce. Le parecía muy tierno que estuviesen así.

“Qué dormilonas… mejor no las despierto”.

Lo que no se imaginaba mamá era las cosas que hacían sus hijas, y porqué estaban durmiendo juntas… y que debajo de esa sábana, estaban desnudas las dos.

Salió del cuarto de las chicas.

-Siguen durmiendo… vamos nosotros solos hijo. Yo me voy a bañar y salimos.-Dijo mamá.

El muchacho salió algo bajo de ánimo.. ir a comer de la tía era aburrido.

Mamá se metió al baño, Martín escucho la ducha abierta y el agua cayendo, ya se estaba bañando.

El chico, antes de ir a su cuarto a vestirse bien, entró al de sus hermanas.

Abrió la puerta, y la dejó abierta.. así se escuchaba el ruido de la ducha del baño, por las dudas.

Se sorprendió enormemente… sus hermanas estaban dormidas en la misma cama.

“Qué raro.”

Se acercó hasta la cama… hasta ponerse en el borde. Ellas estaban acostadas de costado, una enfrente de la otra, cara a cara por así decirlo.

Del lado del borde de la cama donde estaba Martín, tenía a Florcha.. le daba la espalda a él. Se le notaba el contorno del ojete en la sábana.

Sigilosamente, agarró la sábana, y trató de moverla, para verlas. Cuando lo intentó, notó que estaba atascada. Tironeó un poco, y con esos movimientos, se fue despertando Florencia. Abrió los ojos poco a poco, viendo a su hermana dormida a su lado. Enseguida notó que alguien estaba tirando de la sábana. Miró atrás, y observó a su hermanito.

Nadie dijo nada, el muchacho continuó tirando, hasta que la sábana cedió y las destapó a las dos. ¡Estaban desnudas!

Enseguida se le puso dura… le podía ver la cola a Florcha, y el pubis a Agustina…

-¿¿Mamá donde está??-Preguntó ya despierta y exaltada Florencia.
-Bañándose! Tranquila hermanita.
-..Me asustaste!..
-¿Por qué están durmiendo juntas.. y desnudas?!
-…Nos quedamos hablando.. y nos dormimos querido.

Con la charla entre ellos, despertaron a Agustina.

-Boluda… menos mal que no nos vió mami!-Le dijo Florencia a su hermana.-Se está bañando ahora.

Martín se sacó la pija ya parada afuera del short.

-Uy.. ya de tempranito arrancamos!-Dijo Agustina.
-Te la voy a poner en la cola Flor.. ¿me dejás?-Preguntó el chico.
-..Sí..-Respondió Florencia, mirándose con su hermana, y riéndose, sabiendo lo que habían hablado la noche anterior.

Sin perder el tiempo, Martín se inclinó un poco, para que su pija quede a la altura del culo de su hermana. Le abrió un poco un cachete, y se la metió ahí adentro, sintiendo el cálido recibimiento.

Mientras Florencia permanecía acostada de costadito, su hermano en el borde de la cama le enterraba la pija dura en la cola, haciendo contacto con el agujerito. Florcha puso cara de placer, mientras Agus miraba todo.

De pronto, se dejó de escuchar el ruido de la ducha en el baño.

-Dale salí que mami ya va a salir!!!-Dijo Florcha.
-Quiero acabar hermanita… dejame llenarte la cola de leche!
-Mmmm.. bueno pendejo! Pero rápido!!!

El muchacho se apresuró, se empezó a hacer la paja bien rápido en el culo de su hermana, por suerte, enseguida le vino el orgasmo.

Apenas sintió que se venía, dejó de tocarse y le clavó el pito en el medio de la cola, mientras los chorros de leche comenzaron a salir..

Tenía el glande haciendo presión en el agujerito del culo de Flor… que sintió la leche derramarse toda en su caliente agujero… apenas se despertaba y ya estaba con leche en el culo.

Cómo todavía tenía la cola un poquito abierta después de que Agustina le metiera el dedo… sintió como un poco del semen se le escurría adentro del culo… tremendo. ¡Le estaba entrando leche de su hermano por el agujerito de la cola!

En qué clase de zorra se había convertido…

El chico terminó, y la sacó de ahí, notando todo el enchastre que había dejado. Le dejó la cola llena de leche a su hermana.

-Chicas, yo me voy con mami a comer de la tía Rosa..

Se subió el short y salió de la habitación.. cerró la puerta y se fue a su pieza a cambiarse.

Florencia y Agustina se quedaron como estaban, mirándose.

-¿Estuvo bueno?-Le preguntó Agus con cara de placer.
-Sí… me dejó la lechita chorreando en la cola. Vas a tener que lavar las sábanas después de todo!
-Jooooo… pendejo de mierda!-Dijo Agus, mientras se reían.

Aún ni se habían movido de sus posiciones.. Florcha seguía acostada en la misma posición, aunque ahora con la cola repleta de semen caliente y espeso. Notaba como se le caía por los muslos, mientras se miraban con su hermana.

Mamá salió del baño, ya vestida, y se fueron con Martín en el auto, a almorzar de la tía.

Las chicas escucharon el ruido del garaje, ahora sabían que estaban solas.

-.. Creo que me entró un poco de leche adentro de la cola.-Le dijo Florcha a su hermana.
-¿En serio?.. A ver mostrame como te dejó.
-Ok.

Florencia, con cuidado, se levantó un poco… y se puso como anoche. Arrodillada en la cama, mostrándole el culo y la concha a su hermana mayor.

-Uff.. mirá toda la lechita que te acabó hermanita!

Agus se sentó detrás de ella. Se le hizo agua la boca.. y la concha también. Le abrió los cachetes con ambas manos, y miró todo el semen que le había dejado su hermanito calentón… hasta se le caía por los muslos. Ya estaba la sábana manchada.

-¿Sentís que se te metió adentro de la cola?-Le preguntó Agus.
-Sí…

Agustina llevó el dedo medio al agujerito del culo de su hermana, y de sorpresa, se lo acarició, embardunando todo con lechita aún calentita.

-Te voy a meter el dedo Flor.
-¿Estás loca?

Sin responder, solo sonriendo, empujó el dedo hacia adentro, y se le metió de a poco. Le metió el dedo con leche y todo adentro del culo. El semen estaba siendo un gran ‘lubricante’.

Se animó más y fue metiendo y sacando el dedo, mientras se lo metía con leche adentro del agujerito…

-Me estás metiendo la lechita en la cola hermanita!

Agus sólo actuaba.. ya estaba re caliente de nuevo. Le metía el semen adentro con el dedo… luego lo sacaba, y juntaba con el dedito más leche alrededor, la movía hasta dejarla encima del agujerito y le metía el dedo, para meterle toda la leche adentro de la cola.

-Qué chancha que sos Agus!.. sos muy asquerosa… diosss.. lo peor es que me encanta.-Dijo Florcha.

Agustina se había dormido caliente anoche.. sin tocarse. Ya sentía el calorcito del cuerpo regresar de inmediato. Haberse dormido toda mojada y sin acabar… hoy lo iba a pagar su hermana!

-¿Te puedo lamer la cola hermanita? Quiero probar la leche que todavía está tibia!-Dijo Agustina, convertida en un demonio sexual, excitadísima.

Continuará…