Archivo de la etiqueta: el culo

Chantaje Familiar II (Mi querida tía)

“El chantaje es el objeto para dominar a cualquier persona, no importa cual sea su posición o su rol.”

Llegó finalmente el 24 de diciembre y estaba toda la familia un poco más unida , y cuando me refiero a la familia, no siendo egoísta ni creyéndome el centro del mundo, me refiero a la unión de mi prima y yo, tanto carnal como familiar se podría decir.
Luego de tener sexo con mi prima estuve con ella hasta que se durmió y luego fui a dormir también (obviamente a mi habitación para no levantar sospechas). Al otro día mi primo se enfadó conmigo por haberlo dejado plantado, pero igualmente mis amigos lo integraron y pasó una noche genial a pesar de no conocer a nadie. Le metí el cuento que había surgido la ocasión para cogerme a una amiguita y el me felicitó. Si tan solo supiera que a la que me cogí fue a su hermana…

Llegó la tardecita del día corriente y mis padres salieron a comprar las cosas al centro, todo a ultimo momento, como era de costumbre, así que la casa se volvió un revuelo. Mi tía se quedó preparando la cocina y mi primo fue al almacén del barrio a comprar frutas para las ensaladas.
Me iba a disponer a ayudar a mi tía que se la veía bastante atareada allá en la cocina, pero en el sillón estaba mi querida prima con un vestido cortito, que se levantó hasta la cintura, corrió su tanga y me enseñó su vagina frotándosela con sus delicados dedos y mordiéndose los labios. Casi inmediatamente empezó a brotar una erección que se notaban claramente en mis pantalones cortos. Wanda se puso de pie y enseñándome su cola entangada me invitó a seguirla por el pasillo, hice caso a esa orden al segundo y en menos de un minuto nos encontramos en mi habitación, cerrando la puerta a nuestro paso.

-No aguantaba más…- Me dijo ella agachándose frente a mi – Quería chuparte la verga.-Frotó mi pene por encima del delgado pantalón y luego me los bajó.
-Está tu madre en la cocina Wanda, mira si viene para acá.
-Calmate, esta re ocupada… Ay como me gusta tu pija…- Dijo dándole un chupón a la cabeza.
La lamía lentamente con toda tranquilidad y sus manos se deslizaban por el tronco de mi pene, se la metió en la boca y comenzó a acelerar el ritmo, moviendo su cabeza adelante y atrás, la pendeja me hacía suspirar de placer. Se la mandó hasta la garganta, metiéndose un poco más que la primera vez, estaba aprendiendo a hacerse una buena petera. La tomé del pelo, haciéndole una cola de caballo con las manos y comencé a bombearle la boca, sentía como me abria paso a través de su suave lengua y llegaba hasta la garganta, aceleré el ritmo hasta que las piernas me temblaron y me retiré hacia atrás, ella me agarró la verga y la retuvo en su boca, acabé dentro de ella y sin chistar se tragó toda la leche. Sin soltarme la verga me pegó un par de chupones en la cabeza para sacar la lechita que quedaba.
-Que primita que tenes eh.- Me dijo Wanda poniéndose de pie y pasándome la lengua por el cuello.
-Estas aprendiendo a chupar una verga de verdad.
-No te hagas el actorsito porno.
-Creo que te cogí como si fuera uno, y no podes negar que te encantó.
-Sabes que si hijo de puta, la próxima me la podes chupar vos.-Dijo abriendo la puerta.-Vamos a ayudar a mi vieja, así no levantamos sospechas.

Llegaron los parientes restantes a la casa con casi todo preparado, con Wanda y Jessica (Mi tía) Estábamos acomodando las copas y los cubiertos para dejarlos ya listos hasta que notaron que faltaba lo más importante, el cordero. Mis viejos y mi tía estaban en la cocina y nosotros los jóvenes nos retiramos hacia el living.
-Bueno…-Dijo mi viejo – Con tu hermana vamos a ir a buscar el cordero y vos quedate preparando las ensaladas.
Sin esperar respuesta mi viejo y mi tía salieron, se subieron a la camioneta y arrancaron.
-¡Agus!- Me llamó mi vieja – Anda a alcanzar a tu viejo y decile que compre un pollo, le mande un mensaje pero no le llega, ¡apurate dale!.
Agarré el casco que estaba arriba de uno de los sillones y salí lo más rápido que pude, me subí a la moto y salí tratando de encontrarlos. Hice tres cuadras en el barrio, fui al almacen del barrio y no estaban, me fui un poco mas al centro y en la calle que se metía a uno de los barrios mas apartados vi la camioneta de mi viejo.
-¿Qué harán por aca?- Me dije.- Si por acá no hay nada.
Me decidí a seguirlos de lejos para que no me vieran y después de recorrer varias cuadras se detuvieron en un descampado. Apague el motor para que no vieran la luz de la moto, era difícil ver ya que no había postes de iluminación por ahí. Me acerqué lo mas que pude por detrás y vi algo que me sorprendió. Mi viejo tiró el asiento hacia atrás, recostándose, y mi tía le bajó los pantalones y comenzó a chuparle la verga muy apasionadamente, mi padre le agarraba la cabeza y la empujaba, metiéndole la pija hasta la garganta. No se me ocurrió mejor idea que sacar mi celular y comenzar a grabar todo, colocándome muy estratégicamente para que no vieran la luz del teléfono.
La acción paró un momento, mi tía bajó sus shorts y se quitó la remera junto con el corpiño, mi viejo su remera y luego se colocó el preservativo, acto seguido Jessica se subió sobre su verga, introduciéndola en su interior, su lenguaje corporal expresaba placer, se puso derecha y comenzó a saltar sobre la pija de mi padre, sus tetas, pequeñas pero firmes bailaban al ritmo de sus saltos, el las tomó en sus manos y las apretó, dándole mas velocidad al bombeo. Lo mantuvieron así unos 6 minutos y aflojaron, habían terminado y yo lo tenía todo grabado. Me alejé con la moto a tiro media cuadra y allí arranqué, rumbo hacia el almacén, donde compré el pollo y volví un momento más tarde a mi casa afuera estaba estacionada la camioneta.
Mi vieja abrió la puerta y me preguntó donde había estado, le contesté que no los había alcanzado y decidí comprar el pollo yo mismo, se notaba el nerviosismo que había entre los dos fornicadores, al menos yo lo percibía, más el de mi tía, que seguramente rogaba porque nadie los hubiera visto.
Comimos bastante en la cena de navidad, una vez llegada la hora brindamos y nos abrazamos como una familia feliz, me sorprendía como mi tía abrazaba a mi madre luego de haberse cogido a su marido horas antes. En el rejunte de parientes por abrazarse y brindar le apreté una nalga a mi prima, ella me miro de reojo con esa sonrisa pícara y me apretó en pene disimuladamente con su mano.
Tenía un plan muy bien ideado para pasar una noche espectacular.
Llegó la hora en la que iban a salir todos, mis viejos iban a hacer una salida romántica ya que mi tía tenía planeado ir a salir con amigas de la infancia, y mis primos salían al boliche, ahora era yo el que estaba “Descompuesto”.
Mis primos salieron primero rumbo al centro y luego mis viejos salieron en la camioneta. El corazón me palpitaba muy rápido y sentía un calor que me corría por todo el cuerpo por lo que iba a hacer.
Escuché que mi tía abría la ducha y una ola de excitación me corrió por el cuerpo, erectándome en el acto. Cuando escuché que la puerta del baño se cerró esperé un momento y salí de mi habitación, respiré hondo y con el celular en la mano abrí la puerta. Estaba sin remera y con un pantalón corto que marcaba mi bulto considerablemente, no llevaba bóxers, así que se marcaba mucho mas todavía. Tengo un cuerpo bastante atlético, buen pecho, espalda y abdomen, que mi tía nunca tuvo la ocasión de ver ya que mi madre me prohibía andar “en cuero” por la casa, ya que lo consideraba una falta de respeto y algo grosero.
Al entrar al baño me miré al espejo, este me reflejaba y mas atrás estaba la cortina, detrás de ella estaba mi tía Jessica, estaba desnuda y muy mojadita…
-Agus, ¿Sos vos?- Preguntó ella inocentemente.
-Si tía, soy yo.- Le respondí con excitación en la voz.
-¿Necesitas algo?
Desbloquee mi celular y puse el video que había grabado hoy mismo.
-Agustín… ¿Necesitas algo?.- Repitió mi tía con un tono más severo.
-Si tía.- Le respondí volteándome y abriendo la cortina de la ducha de par en par.-Necesito que me expliques que es esto.
Su reacción me tomo por sorpresa, casi se cae, quedó contra la pared de la ducha con las piernas cruzadas y tapándose los pechos con un brazo y su mano derecha en su vagina.
-¿Qué mierda haces pendejo?- Preguntó furiosa. –Le voy a decir a tu madre cuando venga degenerado, salí de acá.
-Respóndeme, ¿que es esto?- Le acerqué más el celular.
Acercó su cara a la pantalla y quedó pálida con lo que vio, el video estaba en marcha y ella saltaba encima de la verga de mi padre.
-S..S.. –No podía articular palabra – Sos un hijo de mil puta, nos seguiste, a mi me pareció…
-¿Soy yo el hijo de puta o vos sos la puta que se cogió al marido de la hermana? – Le respondí sabiendo el poder que tenia sobre ella en ese momento.
Jessica no era muy buena tía, siempre prefirió a otros sobrinos y a mi me despreció desde pequeño en varias ocasiones, pero eso no descartaba el hecho de que había fantaseado varias veces con ella, y ahora tenia la ocasión y eso me llenaba de adrenalina.
-Ay dios… por favor, no se lo muestres a nadie por favor, se bueno con la tía… – Suplicó.
-No sé… ya que soy un degenerado se lo voy a mostrar a mi madre, a tus hijos y a quien más… ¿A los abuelos?.
-¡Nooo!- Se desesperó.- Voy a hacer lo que vos quieras, por favor no hagas eso, ¿Cuánto querés, mil, dos mil? Decime cuanto querés y te los doy.
-Yo no quiero plata tía querida…
Ella tragó saliva.
-Y… ¿Qué es lo que querés?
Me hice el reflexivo como lo había hecho con su hija.
-Empezá por sacarte el brazo de las tetas, ya te las conozco.
-¿Qué me dijiste?
-¡Dale pedazo de zorra! ¿O querés ver el video en todo internet también?
Ella sin responderme agachó la cabeza, cerró la ducha y se quitó el brazo de las tetas, estaban mucho mejor de cerca, sus pezones rosados estaban bastante erectos, quizás estaba disfrutando la situación.
-¿Te tengo que decir todo?- Le pregunté de mala manera. –Sacate la mano de la concha.
Sin chistar ella lo hizo, tenía una delgada línea de pelo púbico oscuro sobre su rajita, y un abdomen plano admirable.
-Estas muy buena tía…- Le dije mientras me metía lentamente a la ducha.
Ella retrocedió unos pasos hasta que la pared la frenó.
-G…Gracias sobri…
-No, es cierto, siempre pensé eso.- La verga ya me estaba empezando a querer estallar de lo dura que la tenía.- Y siempre soñé con un momento así.
Me acerqué a ella y le pasé la lengua desde arriba de su pecho derecho, pasando por su cuello, hasta debajo de su oreja. Le agarré las nalgas con todas las ganas y la traje hacia mí, pegando su cuerpo al mío.
-Por favor sobri… no hagas esto, te doy hasta siete mil, cobre el otro día y…
-A ver putita, te dije que no me interesa la plata, ¿Se entendió? – Le dije levantándole el rostro con el dedo índice. – Agachate.
-Sobri…
-¡Dale!
Ella se agachó lentamente y quedó cara a cara con mi pene erecto, solo la delgada tela del pantalón corto lo detenía.
-¿Te gusta la verga ajena? Yo te voy a sacar las ganas putita.- Bajé mi pantalón y lo tiré fuera de la ducha con el empujón del pie derecho. La pija le quedó pegada a la nariz y ella la miraba con ojos gigantes y viscos.
Ella la tomó con su mano derecha desde el tronco y la miraba con la boca abierta.
-Eso… así vamos bien.- Le dije.
-Q-Que verga… las venas, la cabeza… – Dijo sin salir de su asombro. -¿Cómo es que tenes una pija así?
-Eso no te incumbe tía querida, ahora empezá a tragar que te estas muriendo de ganas.
Ella disimuladamente se mordió el labio inferior y se llevó la mano libre a la vagina y lentamente comenzó a metérsela a la boca. Daba tímidas lamidas y se quedaba quieta con el pene en la boca. Le saqué el pene de la boca y la agarré del pelo y del mentón.
-A ver… – Le dije poniéndome frente a su cara. –Así no se la chupabas a mi viejo, y no se la chupas así a ninguno de los tantos machos que tendrás, así que empeza a chupar bien porque te voy a hacer atragantar ¿Eh? Dale zorra chupá – Le escupí un gran hilo de saliva dentro de su boca y le metí un cachetazo, acto seguido le metí la verga hasta la garganta.
Jessica se desesperó, le gustaba que la cagaran un poco a palo, porque después de eso me hizo el mejor pete que nunca me hubieran hecho, se la tragaba hasta donde podía, los ojos le lloraban, cabeceaba de una manera espectacular, la saliva se le chorreaba por todo el cuerpo y caia al piso de la ducha, me la pajeaba, me chupaba los huevos, estaba hecha una bestia sexual.
– Ay por dios… ay por dios…- Jadeaba con la verga en la mano.
Le quité la mano con brusquedad, la agarré de los pelos y le mandé la verga entera, que retuve allí unos 10 segundos. Cuando ella se retiró para atrás la saliva le caía a chorros de la boca, estaba colorada, con los ojos brillosos.
Como ella es mas bien liviana la levanté y la di vuelta, quedando en un 69 parados. Me deleité un rato chupándole la conchita de la cual brotaba flujo a chorros, ella me chupaba la verga muy desesperadamente y gemía con las chupadas que yo le daba en la rajita.
La bajé al cabo de unos pocos minutos y ella se trepó a mi con mucha agilidad , yo ubiqué mi verga en la puerta de su conchita y se la mandé lentamente, ella jadeó y gimió como una verdadera zorrita, con sus gemidos me puso bien al palo y se la deje adentro en su totalidad, la llevé contra la pared y comencé a chuparle las tetas.
-Ay… Ay si, la tenes mas grande que tu papi, ay si…- Me agarraba de los pelos y me clavaba las uñas en la espalda.
Cuando dejé de chuparle las tetas tenía los pezones terriblemente erectos, la alejé de la pared y comencé a bombearla, le pegué unas terribles nalgadas en ese culo que me volvió loco durante tantos años.
-Ay dios, ¡SI! Pegame que me encanta, me encanta que me peguen, pégame, soy tu putita sobri, soy tu puta, cojeme, edúcame… soy una tremenda zorra… Pegame por portarme mal.
Me sorprendió la actitud de mi tía, tan tranquila y serena y así resultó ser en la cama, una zorra desatada con sed insaciable de verga, pero no desobedecí, le pegué cachetazos hasta que las nalgas le quedaron muy rojas.
Aflojé el bombeo y la puse en el piso nuevamente.
-Te quiero romper ese orto hace años, y hoy lo voy a hacer.
-Es todo tuyo, hacemelo.- Me dijo poniendo las manos contra la pared y sacando culo para afuera.
Con la mano derecha le busque la boca y le mandé los dedos hasta la garganta, ella tuvo una arcada y largo una saliva espesa que use para untar mi verga y entrarle por el culo a mi tía.
-Ay si, ay dios… ay me duele… nunca le di el orto a nadie pero te lo ganaste sobri… te ganaste el culo de la tía, hacemelo por favor no doy más, Ayy diossss
Le metí la mitad de la verga bien lento y con una arremetida moderada le mandé la mitad restante, la agarré de las tetas y desesperado la bombee como si fuera la ultima cojida de mi vida… No se la cantidad de gritos que pegó Jessica, pero algunos me dejaron sordo, aún asi me calentaban como un hijo de puta. Estuve 15 mins haciéndole el orto y cuando me venía la arremetí con todas las ganas y le llene el culo de leche. Ella gimió con un placer que le hizo temblar las piernas, la tuve que sostener para que no se cayera. La mantuve en mis brazos un rato y la deje de pié. Le di un tremendo beso de lengua y le agarré el orto con las dos manos, no había nada mas que decir, todo lo había dicho nuestros cuerpos. Cuando estaba por salir del baño ella me chistó.
– Ch ch… ¿No te vas a bañar conmigo gordi?- Me dijo guiñándome un ojo mientras retorcía la esponja, el jabón le caía a chorros sobre las tetas y el abdomen.
Cerré la puerta del baño y volví a la ducha.

¿Fin…?

Chantaje familiar (Prima Wanda)

“Un chantaje con elementos firmes domina a cualquier persona.” Yo lo comprobé.

Esto me paso hace unos años, cuando era un menor.

Vivía con mis padres en una casa muy amplia, con tres habitaciones, living,cocina comedor, extenso patio y quincho.
En la época de las fiestas, previo a navidad, llegaron mis primos y mi tía delsur. Mi prima tenía mi edad (17) y mi primo 19 años, mi tía tenía 37 peroestaba muy bien conservada, cualquier persona que la cruzara en la calle, máslos hombres que miran hipnotizados sus redondas nalgas, dirían que tiene unos26 años.
Llegaron mis parientes y todo fue muchos abrazos y besos, en mi caso algo decasi desconocidos con mis primos, ya que la última vez que nos vimos, fue pordebajo de los 5 años, yo ni siquiera lo recordaba.

Llegamos a mi casa y cada uno tomo su lugar en la casa y comenzaron a descargarlos bolsos, mi primo y yo en una habitación con dos camas, mi prima y mi tía enla habitación que tenía la cama marinera (Una cama individual que tiene otracama debajo) y mis padres en la cama matrimonial en su habitación.

La charla entre mis padres y mi tía era muy animada, recordando anécdotas ycontando algún que otro chisme. (Así que el de la secundaria, ese de rulitos,terminó con Sabrina, la rubia que nunca le daba bola… El que persevera triunfaal final… (Risas). Y todas esas boludeces que no me interesaban)

Mi primo era morocho, de tez quemada y bastante grandote, me contaba queterminó el secundario y ahora estaba haciendo algo de ingeniería, pero que nole convencía mucho, mientras que mi prima era morocha, pero de piel más blanca,con pechos proporcionales levantaditos, igual que la cola, que claramente laheredó de mi tía, aunque su actitud media agrandada y asquerosa no me gustaba,no hacía más que estar con el celular en el sillón desde que había llegado, sereía y se mordía el labio inferior sin sacar los ojos de la pantalla,seguramente tendría un novio en el sur, ya que disimuladamente apretó uno desus pechos, al ver que yo la había visto se levantó del sillón y se fue albaño, claramente el fulano la había excitado por mensajes.

Con mi primo Luciano nos habíamos puesto a jugar al pes en la ps2 mientrasseguían las risotadas de los mayores que se encontraban en la cocina. Estabaalgo desconcertado, seguía pensando en mi prima, y que no salía del bañodespués de un largo rato, en como se mordía los labios, en como se apretó lospechos, en lo que estaría haciendo ahí adentro… Tuve una erección recorriendoel camino de esos pensamientos, pero la disimulé ya que al lado estaba miprimo. El resultado fue un humillante 7 a 2 que el festejaba burlonamente, peroa mi no me importaba eso, tenía la cabeza en otro lado.

Pasaron dos días desde la llegada de mis familiares a mi casa, con Lucianoteníamos bastante buen trato, con mi tía, que era a la única que recordabadespués de tanto tiempo, teníamos una afectuosa relación, pero con mi primaWanda era difícil entablar conversación sin que hiciera gestos sobradores y quedemostrara desinterés de manera muy arrogante, sin descartar que tenía elcelular encarnado en las manos, ya que no hacia nada más que tocar la pantalla.

-Ah, esta embobada con el novio que tiene allá- Me contestó Luciano cuando lepregunté por el comportamiento de ella.

Al otro día mis padres salieron con mi tía a un supuesto bar que iban en susépocas juveniles. Luciano y yo íbamos a salir a ver que pintaba la noche einvitamos a Wanda, que rechazó inmediatamente nuestra invitación por unadescompostura que tenía “desde ayer” y se encerró en la habitación.
Los mayores de la casa se habían ido y luego nosotros estábamos saliendo atomar el bondi para que nos llevara al centro. Un par de amigos nos estabanesperando.
Al llegar a la parada (Que esta a unas 7 cuadras de mi casa) justo llegaba elinterno y mi primo estaba por subir, cuando tantee mis bolsillos y no tenía mibilletera, donde estaba la sube (Tarjeta del transporte) y todo mi dinero.

-Me olvide la billetera la puta madre.- Le informé a Luciano. –Vos anda, en laparada van a estar un par de amigos míos, deciles que sos mi primo y que yavoy, porque si no se van a ir, nos vemos.

Llegué a mi casa, abrí la puerta y fui directo a mi habitación, la billeteraestaba en el jean que me había sacado y dejado arriba de la cama. Cuando estabapor cruzar el pasillo oí débiles sonidos desde la habitación en donde estaba miprima. La puerta estaba entreabierta y yo la abrí , sigilosamente, un poco más,y me quedé con la boca abierta con lo que vi. Ella estaba acostada en la camaboca arriba, con el celular en su mano, su musculosa levantada hasta el cuelloy sus pechos al aire, que apretaba con su mano libre, y con esa misma manotocaba su vagina cubierta por una delgada tanguita rosa.
El corazón me iba a mil, estaba muy buena, pechos del tamaño justo, un bronceadoespectacular, pezones perfectos, abdomen plano y trabajado, y las caritas deperra que ponía cuando se tocaba me enloquecían. Decidí sacar mi teléfono yfilmarla, se veía muy bien ya que la luz estaba prendida.
-¿Ahora que mas hago mi amor?- Le dijo al teléfono. Evidentemente estaba envideollamada con su novio, ojalá alguna de las novias que tuve me hubiera hechoun show así.
No alcancé a escuchar lo que dijo, pero ella respondió con que le daba cosa yvergüenza mientras apretaba sus pechos desnudos. Despues de un momento se veque la convenció, porque levantó sus piernas y se quitó su tanga muylentamente, luego separó sus piernas y dejó en vista una conchita preciosa,algo rosadita, con algo de pelo en la parte superior, tal y como a mi me gustan.Enfocó su entrepierna con el teléfono y le preguntó a su novio si le gustaba loque veía. A esa altura yo ya me había desprendido el pantalón y me estabaacariciando la verga con la mano libre, que se estaba poniendo muy dura.
Hubo un intercambio de palabras entre ellos que no escuché, ella sonrió y semordió el labio y tímidamente comenzó a acariciarse la vagina, acto seguidocomenzó a frotar su clítoris con dos de sus dedos y el placer de apoderó deella, levantó su cadera de la cama acompañando un fuerte gemido y aumentó elritmo de sus movimientos, gemía como una nenita y eso me puso al palo y no pudecontenerme más. Wanda frotó su clítoris aun mas rápido y un pequeño chorro deflujo salió expulsado de su vagina, sus piernas temblaron y ella no paraba degemir.
Me aseguré de que había capturado todo y guardé el video.
-Para estas cosas no estas descompuesta eh prima.- Le dije en tono burlón mientras abría la puerta y entraba en la habitación.
No puedo explicar su reacción, fue como si hubiera visto un fantasma,empalideció y no le salían las palabras de la boca, no pasaron 2 segundos quelanzo un grito de desesperación y se tapó con las sábanas.
-¿Q-qué mierda estas haciendo acá?- Gritó nerviosa.
-Calmate, todas las mujeres hacen lo que vos haces, o la mayoría.
-Sos una mierda, un degenerado, no podes estar espiándome, les voy a decir atus padres que me acosaste, y te va a ir feo.
Yo me reí y ella se empalideció aún más.
-Hace lo que quieras, pero yo le voy decir a tu madre y a tu hermano la razónpor la cual Wandita no salió, porque prefería quedarse en casa pajeandose paralos machos que tiene.
-Deciles, no te van a creer nada, porque soy la nena inocente de la familia.-Dijo sonriendo nerviosamente.
-¿Estas segura?- Le dije mostrándole el inicio del video en mi celular.
Ella se llevó las manos a la boca, reprimiendo un llanto, no de tristeza, sinode rabia e impotencia.
-No me hagas esto, somos primos, y muy buenos primos.
Yo ladee la cabeza de lado a lado.
-Me trataste mal desde que llegaste, te hiciste la no se que, ahora estas a mimerced.- Le dije acercándome a ella. –Me dejaste muy caliente con la pajota quete echaste zorrita.
-Por favor borra ese video, hago lo que vos quieras, pero por favor hacelo.
Me hice el reflexivo un instante.
-Hacete otra.
-¿Otra que?
-Otra paja pelotuda, adelante mío.
Se puso roja de furiosa e infló sus pulmones, pero largó el aire y se acostó enla cama nuevamente y comenzó a frotarse por debajo de las sábanas.
-¿Me tomas el pelo? Destápate, sácate toda la ropa, abrí bien las piernas ypajeate como lo hacías para tu macho.
-Por favor…
-Hacelo, si no querés que muestre esto a toda la familia.- Le dije de manerasobradora. – Ay Wandy querida, si hubieras sido mejor persona conmigo noestaríamos en esta situación, pero es algo que no puedo dejar escapar.
Lentamente Wanda se destapo, se quitó su musculosa y su tanga y comenzó amasturbarse tímidamente.
-Veo que esto no funciona.- Dije al cabo de un momento – Veni acá.
Ella vino tímidamente de rodillas a mi, que me encontraba al borde de la cama.Yo desaté mi cinto, bajé la cremallera, desprendí el botón de mi jean y lo bajéjunto con mi bóxer, mi verga parada dio un salto y casi le da en la cara a miprima, que se echó para atrás.
-Ay dios… no sabía… no pensé nunca que vos… ibas a tener una pija así. – Dijoella con los ojos bien abiertos.- Es más grande que la de mi novio, dios mío,mucho más.
-¿Y que es lo que vas a hacer?
-Chupársela a mi primo hermoso, obvio.- Dijo sonriendo perversamente.
-Es justo lo que te iba a pedir prima, ahora dale.- Dije metiéndosela de unsaque en la boca.
Ella se ahogó ligeramente, pero no se quejó y comenzó a frotarla con sus manosy llevarla a su boca, lamiendo el tronco, introduciéndosela hasta la mitad,saboreando la cabeza y pajeandola. La tomé de los pelos y comencé a cogerle su boquita. Ella opuso la mínima resistencia de sostenerme las piernas para frenarlas violentas embestidas de mi verga contra su garganta. Al cabo de unos minutos se la saqué de golpe de la boca y un grueso hilo de saliva cayó al suelo, la pintura de sus ojos estaba corrida por las lágrimas.

-Ahora tu primo te va a coger porque tiene la verga que le explota.
-Ay si métemela toda papito.- Me dijo poniéndose en cuatro y levantando bien el culo hacia arriba y agachando la espalda. La pendeja tenía algo de experiencia.

Le froté la pija por la conchita lentamente y ella suspiraba de placer, me eché un poco mas hacia adelante y le apreté las tetas, tenía los pezones durísimos.
Después de frotársela un buen rato me pedía a gritos que se la metiera y eso hice, se la mande lentamente y ella disfrutó cada cm que se iba abriendo caminomi verga por su interior. Gimió como toda una teen porno cuando aceleré elritmo y la bombeaba cada vez más fuerte.
-Ay si, ay si primito que bien me coges por dios… me encanta tu verga.
Esas palabras me calentaban cada vez más y llegué a darle un par de nalgueadas que a ella la pusieron como una bestia.
-Deja el videíto si querés, porque yo quiero seguir cogiendo con vos, que mecojas y me rompas toda, AY DIOSS.
Ese ultimo fue uno de los gritos de las 3 o 4 acabadas que tuvo en la noche.
Despues de un intenso bombeo a toda maquina de 5 minutos y pico le dije que mevenía, y como tan buena prima que se volvió de un momento a otro se arrodillófrente a mi y abrió esa boquita deliciosa que se dejó llenar de leche, meencantó como se la escupió en el pecho y se untó las tetas con mi semen.
-Me encantó que mi primito me chantajee.- Dijo riéndose aún de rodillas.

¿FIN…?

La venganza de la putita!!!

Había pasado una semana desde el cumple de Ariel.. Uno de mis machitos que me había entregado al sucio de su amigo para que me garche como él quiso de forma obligada..
Me había quedado mucha bronca por lo que hizo y me tenía que vengar de alguna forma! No podía quedarme sin hacer nada
Era un domingo al mediodía, y de la nada me llega un mensaje de Ariel.. como si dios me hubiera dejado la oportunidad en bandeja. El mensaje decía que iba a estar solo todo el día y que estaba aburrido, y obviamente yo le dije que si, que no se preocupe que le iba a hacer compañía . No tarde mucho en estar lista y salir para su casa. Lleve puesto una pollerita negra que apenas cubría mi cola y una musculosa blanca que marcaba mi corpiño y como sabía que iba directo a coger me puse una tanguita que se divide justo en la parte de la conchita para que no haga falta ni siquiera correrla para el costado. Además aproveche y en el bolso lleve algo para sorprender..
En el camino aproveche y le mande un whatsapp a Julio, el tío de Ariel que me había hecho cosas en el baño durante el cumple, y que cuando tuve la oportunidad le saque el número para cualquier cosa que necesite, y esta vez lo necesitaba

Apenas llegue a la casa me recibió Ariel con una gran sonrisa

Ariel: Holaaaaaa hermosa como estas??
Yo: no me ves como estoy? Con unas ganas de coger que ni te cuento!!
Ariel: no cambias mas ehh! Jajaa
Yo: jaja te sorprendería si lo hiciera! Aguántame un toque que voy al baño! Vos si queres anda a tu pieza
Ariel: dale hermosa te espero!!

Fui al baño, me saque la musculosa y la pollerita quede con el corpiño solo y la tanguita, saque del bolso un trajesito de mucamita hot cuando subo, abro la puerta lo veo acostado en la cama mirando la tele.

Ariel: Ahhhh buenooooo ahora las trolas vienen a domicilio, eso me encanta
Yo: Disculpe paso a limpiar.

Tome el envase del blem y comencé a agitarlo mientras fregaba con la mano, dejando caer parte de la espuma blanca sobre mi muslo, me agache quedando en cuatro mientras movía el culo fregando la mesa del televisor.

Ariel: (apareciendo detrás mío) No se puede creer eh! Tan desvergonzada de andar en bolas calentando hija de puta!
Yo: es mi uniforme.. aparte me mandaron a limpiar cada cosa con polvo que encuentre…(Fregandole el culo) y vos tenes acumulado de sobra…..
Ariel: Que puta que sos…..

Me hizo doblar la cintura quedando con el abdomen sobre la mesita, me separó las piernas y agachándose me levanto el culo. Con su lengua comenzó acariciar mi entrepierna hasta llegar a mi tanguita, comenzó a lamer sobre la tela mientras yo jadeaba.

Yo: mmmmmmmmmm ayyyyyyyyy!!
Ariel: Que olorcito a puta pendeja … vivis mojando la tanga pensando en las chotas que te queres coger!

Metió la lengua debajo del hilito de la tanga y comenzó a correrlo de costado mientras con la puntita se metía entre los labios.

Yo: ayyyyyyyy Ariii…
Ariel: mmmmm te encanta cuando te chupo la concha putita….

Abrió con dos dedos de par en par la concha y comenzó a lamer de arriba abajo escupiendo saliva que juntaba con los dedos y volvía a enterrármelo. Con sus labios carnosos chupaba la pielcita que la recubre mientras su lengua se introducía como una pija garchándome sin parar.
Separo las nalguitas y se metió entre medio de ellas chupando el agujerito del culo, metía y sacaba la lengua innumerables veces, escupía y juntaba la saliva lamiendo toda la raya profunda del orto.

Se levantó y se sentó en el borde de la cama, sacudió su pija en la mano y yo como la puta petera que soy me puse en cuatro agachada hasta su pija. Lamí los huevos desde donde comienzan arrugando la pielcita hacia arriba, me los lleve a la boca y comencé a succionarlo una y otra vez primero el derecho y luego el izquierdo. Sentía como la piel que los contenía se iba entibiando y los huevos agrandándose en ellas.
Saque la lengua dejando caer saliva para que vea lo húmeda que la tenía, lamí todo su largo tranco, envolviendo la pija en la mitad para presionarla. Continúe con el recorrido dejando hilos de saliva que chorreaba en sus huevos, abrí la boca bien grande como si fuera a tragármela entera, pero volví a cerrarla para morderme los labios amagándole que me la iba a meter toda y que se muera de ganas. Me encantaba hacerlo desear mi boquita de chupa pija.
Con dos dedos abrí el agujerito de la cabecita mientras lo golpeaba de atrás para que saliera el preseminal, mmmmmmmmmmmmmmm bien blanquito y salado como me gustaba….!!!
Unte con mis labios el líquido que desprendía mientras mi boca se abria deslizando hacia un costado su carne venosa.

Ariel: (cerrando los ojos) uuuuufffffffff pendejaaaaa
Yo: (sacándome la pija de la boca un segundo) te gusta el pete que te estoy haciendo???
Ariel: siempre te dije que sos la mejor petera que conoci!! No se como la chupas tan bien!!!
Yo: y bueno me gusta chupar cualquier pija que tengo cerca!!
Ariel: cállate ahora esa boca es mia y te tenes que comer mi pija!!
Yo: ( sonriendo por dentro) ahh sii????? Vamos a ver!!
Ariel: que???
Yo: nada nada!! (metiéndomela de nuevo en la boca)

Introduje la mitad de la pija y comencé a succionar largo y profundo, apretaba fuerte la chota mientras lo miraba a los ojos con cara de deseo. Con una mano apretaba la base de la pija y mientras lo pajeaba suavemente dentro de mi boca, lo golpeaba con la lengua y con toda la saliva acumulada lo mandaba al fondo de la garganta hundiendo mi cara en sus huevos. Con la otra mano me acariciaba la raya del culo, presionando mi dedo pulgar dentro del agujerito, esto me hacía morir de la calentura.

Ariel: Mmmmmmmm putita!!!!! Como te gusta colarte el orto!!!

Me levantó de los brazos y me puso en cuatro arriba de la cama.

Ariel: levantame bien el culo conchudita!

No paraba de gemir, sentía el culito que me latía y la concha chorreaba humedad.
Me calentaba demasiado lo que estaba pasando y lo que estaba por pasar. No daba mas de las ganas!!!!

Se corrió un poco de la cama y acercándose a la tele agarró el control de directv que es bastante grande y tiene forma de pija, escupió un poco sobre la punta y me lo metió en la conchita

Yo: AHHHHHHHHHHHHHHH SIIIIIIIIIIIII!!!!!!!
Ariel: mmmmmm mira como se te dilato la conchita tan morbosa vas a ser??? Te gusta pajearte con lo que sea no trolita?? Te gusta que te entierre un control remoto hija de puta????
Yo: siiiiiiiii siiiiiiiiiiii ayyyyyyyyyyy mas fuerteeeeeeee por favooooorr!!!!!!

Comenzó a sacar y meter en forma alucinante el control, parecía comenzar a calentarse en sus manos y mi concha a agrandarse cada vez mas, porque cada vez su mano se metía mas y más adentro junto al control.
Yo subia y bajaba mi cadera, me rasguñaba el culo abriendo mas las paredes de la concha. Sentia la pija dura de Ariel rozando mi pierna mientras me colaba el control remoto. Estaba tan mojada que ya casi ni se sentían los botones del control que al tocarme las paredes de la concha me hacían gozar el doble. En ese momento, saca el control y me lo pasa por el culo haciendo presión en el agujero y apenas sintió que se dilato el culo me metió dos dedos de una.

Yo: Noooooooooooo ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh no seas hija de putaaaaaaa!!!!!

Se montó sobre mi, una rodilla presionándome la espalda para que no me moviera y su mano culeando el culo. Mmmmmmmmmmmmm sentia como mi culito se contraía tragando sus dedos más adentro. Y en ese momento llego lo mas esperado, dejó de lado el control remoto que se veía todo mojado sobre la cama y me encajó la pija de una en la concha!!

Yo: Ayyyyyyyyyyyyyy siiii por diooooooooos!!!! Como me gusta la pija!!!!!!!!!!

Su pija bombeaba con brutalidad mi concha que le daba todo el mojado que bajaba.

Ariel: uuuuuuufffffffff que conchita por favoooooorrrr!!!!!!!

Estaba totalmente entregada a ese macho y su pija me estaba embistiendo desenfrenadamente por ser tan puta de mierda. Me corrí a un costado dejándolo sentarse en la cama, sin que me retirara su mano del culo me subí arriba de su pija de espalda para que viera como su pija y su mano se iban perdiendo entre las carnes y como salían nuevamente envueltas en flujo. Giraba para mirarlo mientras escupía sobre mis tetas y manoseaba mis pezones, el abría y cerraba mi culito viendo cómo se dilataba. La piel de mi conchita se estiraba envolviendo su tronco, mostrando el rose de su vena sobre ella.

Estaba hecha una perra, gemía saltaba presionaba la concha me chupaba los dedos bajando al clítoris. Me sentía todo una hembra pero necesitaba vengarme. No me podía ganar la calentura, ese hijo de puta que me había dejado garchar por el amigo la tenia que pagar y justo llego lo que estaba esperando. La mesita de al lado de la cama se escuchó como vibró mi celular.
Arriba de el siendo garchada le dije:

Yo: ahhhhhh mmmm Me pasas mi….. celuu…
Ariel: (dándome el celu) Para que lo queres trolita?? Queres que te saque una foto de como te estas morfando mi chota??
Yo: mmmmm mejor todavia…. sacame foto cuando tu tio me esta rompiendo el culo….
Ariel: (con cara de sorprendido) ehhhhhhhh???

Sin darle tiempo a hablar llame por telefono.

Yo: Hola.. soy ani..
Tio: Uuhh bonitaa ya estas?
Yo: ummmm sisi dale veni… mmmmmmm… estoy solita y mi conchita necesita una manito….
Tio: Ayyyyyy putitaaaa (susurrando) tu concha necesita una chota bien dura…
Yo: Te espero en la camita ayyyyyyyyy siiiiii (saltando sobre la pija de Ariel) mmmmmm no te demores que no doy maasss!!
Tio: Uuuhhhh como me pones pendejaa, ya casi llego!!

Corté la llamada mientras me daba vuelta y lo empujaba hacia atrás, me subí arriba de el apretando mis muslos en sus caderas comencé a cogerlo rápidamente girando mi cadera ,embistiendo duro, mientras manoseaba sus huevos por debajo.

Ariel: Que haces hija de puta?? Es mi tio!! Como te lo vas a garchar?? Encima en mi casa!!!! Te lo vas a garchar mientras estoy yo encima puta del orto???
Yo: uuufffff obviooooo que me lo voy a coger pero vos te vas a esconder y te vas a pajear pero sin acabar que quiero sentir ese gustito a leche de pajero que tenes….
Ariel: Nahhh no podes ser tan puta!! Como te da la cara???
Yo: me da la cara y mas me da la concha!!! Además a tu querido tio ya le hice flor de pete y se quedó con ganas de cogerme asi que tengo que terminar mi trabajito!!
Asi que dale movete que ahí viene y no quiero que te vea!!!

Me apretó fuerte la espalda como con bronca clavándome la pija bien adentro de la concha.

Ariel: te vas al carajo hija de puta, esto ya es demasiado!!
Yo: (mientras se escuchaba que abrían la puerta de la casa) te gustó que me coja tu amiguito?? Ahora te va a tener que gustar que me coja tu tio y todo aquel que tenga pija y te conozca!!
Ariel: ( con cara de entender todo) ya vas a ver..

Estaba subiendo las escaleras, asi que acomode las sabanas asi nomas y vi como Ariel se escondía en la pieza de al lado.
Cuando estaba levantando una ropa que se había caído al suelo sentí que alguien se paró en la puerta de la pieza.

Tio: Ayyyyyyyyy rubiaaaaa!! Que lindo te queda el delantal!!
Yo: si? Pero de atrás no tapa… (dándome vuelta)
Tio: como si alguien te quisiera tapar ese orto rubia hermosa ….

Cuando quiso cerrar la puerta de la pieza..

Yo: Nooono!! No cierres!! Dejala asi nomas!!
Tio: y si alguien nos ve??
Yo: No hay nadie veni dale que no doy mas!!

Se acercó a mí y me alzó en su cadera, sentí como se desprendía el cinto y dejaba caer los pantalones al suelo. Me arrinconó contra el ropero mientras hundía su pija en mi conchita sin siquiera perder el tiempo.

Yo: ayyyyyy siiiii! ( hablando fuerte) Vos si sos un macho de verdad!!! Hay que meterla de una y coger con ganas a una puta!!
Tio: a esta concha se la tenia jurada nena!!
Yo: ayyy siii dale cógeme como no me coge nadie!!!!
Tio: uuuufffffff que mojada y anchita estas!!!!
Yo: antes que venga me tuve que. Ahhhhhhhhh ahhhhhhh entretener un poco …

Una mano me apretaba el culo subiéndome y bajándome en su pija, mientras que la otra me apretaba la nuca devorándome la boca, me metió su lengua en lo profundo de mi garganta lamiéndome cada rincón. Mientras chupaba su lengua me calentaba pensando que me había chupado la pija de su sobrino diez minutos antes y que seguro estaba mirando desde la otra pieza como su tio me estaba culeando.

Me mordía los labios, me ensalivaba toda la lengua, su chota dura y larga me hacía gemir como condenada. Sus huevos hinchados rebotaban chasqueando en sus piernas. Que bien que cogen los maduros, es algo que no tiene comparación.

Mientras me cogía metía sus dedos en la raya de mi culito que para su sorpresa lo tenia bien abierto.

Tio: apaaa….. anduviste regalando el orto que lo tenes tan dilatadito??
Yo: Para que tener este orto si no lo uso?

Me bajó de arriba suyo y me puso las rodillas en el colchón, me separó las nalguitas y abriéndome el agujero escupía dentro de el.

Yo: Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhh!!!!!!!
Tio: Mmmmmmmm que sensible lo tenes muñeca!!!

Se puso bien pegado a mi y golpeando fuerte en la entrepierna para que las separe me metió la cabeza de la pija en el culo.

Yo: mmmmmmmmmmmmmmm ahhhhhhhhhhhhh uuuuuuuufffffff !!!!
Tio: Siiiiiii asi gemime pendejaaa…. (insertandola por la mitad) ayyyyyyy que apretado tenes el ortoooooo!! Ayyyyyyyy no voy aguantar tantoooo que ricooooooo pendejaaaa
Yo: mmmmmmmm siiiiisiiiiiiiiiii ayyyyyy rompeme el culoooooooo!!! (gritando para que me escuche lo mejor posible Ariel)

Sentía mi culito apretándose ante su pija, latía en lo profundo queriendo expulsarlo pero mis movimientos solo hacían que se hunda mas y mas…..
Su jadeo humedecía mi espalda que al estar desesperado por cogerme me escupía toda y sus dedos gruesos y ásperos me ensanchaban la concha, sentía el frio del viento que se colaba cuando sus dedos salían refrescando la calentura que llevaba encima. El choque de sus huevos retumbaban en mi conchita, tome uno de ellos y agachándome aun mas logre meter uno de ellos dentro de mi concha que estaba realmente agrandada por meterme dos pijas y un control remoto.
Comencé a rozarlo por todos lados mientras el me clavaba las uñas en los hombros. Se sentía como la pielcita de su pija parecía cada vez más fina y estirada.

Tio: Ayyyyyy pendejaaaa mal paridaaaa!!!
Yo: mmmmm te gusta culear a esta rubia putita????
Tio: me encantaaa cogerte y llenarte de leche!! si sos una trola y eso buscas!!! ayyyyyyyy puta de mierda.

Rozaba mi culo en sus huevos, el ritmo de mis embestidas se chocaban con su vaivén haciéndonos gritar. Apreté el colchón fuerte cuando sentí que el orgasmo se apoderaba de mi, una electricidad recorría desde mi concha hasta la punta de los pies endureciendo mi culito que apretó su pija.

Yo: ahhhhhhhhhhhhhhhhh ahhhhhhhhh ahhhhhhhhh….. mmmmmmmmmmmmmmmmm!!!!!
Tio: ayyyyyy despacio mmmmm no aguantoooooooo!!!!!!

Me tomó de las caderas y cogiendo velozmente termino golpeando su pelvis en mi espalda cuando acabó dejando mi orto lechoso.

Tio: uuuuuffffff (apoyando su cabeza en mi espalda) no doy maaaaas …
Yo: ayyyyy siiii (siempre hablando fuerte) como me acabaste el culoooo!! Mira como me dejaste el orto por favooor!!!

Se recostó en la cama agarrándose de la cabeza, yo me deslice hasta su pija y presione la puntita que largo un chorrito más corto en mi lengua lo junte con lamidas largas mientras chupaba presionando su cabecita.

Tio: ayyyy paraaaa pendeja!!!! no seas putaaaa.
Yo: Mmmm es que me encanta chupar pijas acabadas!!

Después de unos minutos se levantó y se vistió mientras veía como yo acomodaba la cama moviendo mi culito que desprendía aun lechita.

Tio: (palmeándome el culo) te veo después bonita…
Yo: ya te vas?? Asi de una?? Jaja
Tio: Solo me quería sacar las ganas pendeja!!si queres mimos búscate un novio!
Yo: jaja no gracias! Con tu leche me alcanza y sobra Beso

Ariel dejó pasar unos segundos asegurándose que su tio ya había bajado y cerrado la puerta para salir de la habitación

Ariel: (con la pija en la mano) Puta putaaaaa hija de mil putaaaaaa (presionando mi cabeza hacia su pija)
Yo: mmmmmmmm como tenes la chotaaa!!!! Te clavaste duro una paja ahi noo??
Ariel: Viendote como mi tio te llenaba el culo de leche hija de puta….

Apoye mis labios en su pija y uuuuffffffffffff ardiaaaaaaaa estaba bien dura y calentita como me mataba esooooo!!!!!!
Cuando estaba por metermela en la boca me sostuvo del pelo hacia atras y me dijo:

Ariel: sacate la leche que te dejó en el culo y colate la concha daleeee pendeja….
Yo: si señor!!

Levanté un poco el culo, y aun lo tenía sensible y ardía, metí dos dedos y los envolví en la leche que se encontraba en la entrada. Tirándome un poco hacia atrás para que vea, me abrí la concha y me lo enterré .

Me volvió a tirar hacia adelante regulando su ritmo, estirándome el pelo. Me aferre a su cadera y presionando su culo con mis manos comencé a sacar y meter su pija de mi boca, la saliva caía en el suelo de lo húmeda que se lo dejaba. Lamia sus huevos detrás de la pija, succionaba la cabecita y me la volvía a meter hasta el fondo conteniendo el aire mientras mi cabeza se tiraba hacia un costado para meterla entera. Sentía como puteaba y jadeaba en cada clavada que le daba.

Ariel: Ayyyyyyyyyyy chupa pija de mierdaaaaa

Se sostenía de mis hombros para no moverse, mis embestidas dentro de mi boca se volvieron feroces y chupaba sin piedad hasta que su mano empujando mi nuca hacia el era la muestra que no daba más. Y cuando parecía que estaba por acabar saque mi boca y lo dejé con la pija bien dura frente a mi cara.

Ariel: Pero.. que haces???
Yo: decile a tu amiguito el villero que te ayude a acabar, yo con la leche de tu tio me conformo!!
Ariel: No pendeja puta vos no te vas a de aca hasta que me saques toda la leche!!
Yo: ahh no?? Mírame!!!

Agarre mis cosas y me fui al baño a cambiarme, y cuando estaba pensando en irme me ganó el alma de puta que tengo y no me pude contener asi que abri la puerta del baño y me empecé a vestir despacio con la puerta abierta mientras Ariel bajaba las escaleras con la pija en la mano y cuando se acercaba le dije:

Yo: aca le chupe la pija a tu tio el dia de tu cumple mientras nadie se daba cuenta!!
Ariel: mas puta imposible
Yo: ( mirándolo con cara de puta insaciable) acabame la concha que el culo solo no me alcanza!

Ni bien terminé de decir eso ya tenia su pija en mi concha bombeándome con desesperación..
No pasaron ni cinco segundos y toda su leche desbordaba de mi concha como si no hubiera cogido en años!!

Ariel: Ahhhhhhhhhhhhhh la puta madreeeee!!!
Yo: ayyyy siii que rica acabada!!!!!

Apenas acabó, sacó su pija dejando caer toda su leche sobre el piso del baño diciendo:

Ariel: (con cara de satisfecho) Cerrá bien la puerta cuando te vayas!!
Yo: Dale no hay problema

Terminé de cambiarme y espere a que me deje de chorrear la leche y me fui para mi casa con una sonrisa de oreja a oreja, por ser una puta que sabe lo que quiere y se hace respetar

Una chica cachonda

Mi nombre es Jazmín Juárez Gutiérrez, deseo relatar lo que en una ocasión me ocurrió y cambió mi sexualidad de manera drástica. Antes que nada debo describirme y decirles que soy aproximadamente de 1.55 mts., morena, simpática, delgada pero con pechos pequeños pero firmes, caderas acordes a mi estatura y unas nalgas que me dicen que están muy sabrosas, eso sí tengo mucha cola Hace aproximadamente unos cinco años atrás, cuando entre a trabajar en mi actual trabajo de demostradora y edecan, vivíamos en el norte de la ciudad, cercanos al Estado de México, por eso tenía que trasladarme en el camión y mtero. Generalmente llegaba a Indios Verdes después de un trayecto de cerca de me dia hora en camión.

Esa vez se me estaba haciendo tarde y para no llegar más retrasada aborde en el vagón que pude, no alcance el de mujeres. Al principio iba un poco apretado el vagón pero resistible para mi humanidad. Iba vestida con mi uniforme, falda negra, blusa blanca y saco gris. Usualmente uso la falda a la altura arriba de la rodilla pero a veces por la necesidad de la promoción debe ser un poco más corta, y ese día era así y no muy justa porque a mi esposo no le gusta.

Después de tres estaciones iba más lleno el convoy y al llegar a la Raza podía sentir como insistentemente una mano pasaba por mis nalgas, había levntado discretamente un poco mi saco para acariciarme, y disimuladamente de vez en ves se posaba en ellas, rozando mis piernas y recorriendo mi anatomia con movimientos circulares, no alcanzaba a ver quien era el que me tocaba así, trataba de moverme de ahí pero no pude, así que tuve que tratar de esquivar esas caricias clandestinas.

Para llegar a las dos siguientes estaciones se demoró el metro cerca de díez minutos por lo cual se empezo a llenar más el convoy, sintiendo como me apretaban contra los pasajeros de atrás, aprovechando eso ya no sentía una mano, ahora eran dos las que se atrevían a acariciarme, pero sin descararse. Creo que mi cara era de deseperación por no saber que hacer y me comence a poner roja y a sudar, aparte del calor que hacía en el metro.

Avanzamos y las caricias se hacían más audaces, emepezaban a recorrer mis nalgas por arriba de la falda con más insistencia, me recorrían los pliegues de mi pantaleta, subiendo y bajando por los bordes, empujando poco a poco mi cuerpo con sus caricias hacia delante, incluso una de esas manos se apoyo en mi pierna sobandolme mi muslo, primero por arriba de la falda y después alargandose hasta tocar mi piel, dejando ahí su mano y sintiendo su calor.

Lo único que pude hacer fue apretar mi bolsa contra mi pecho con mis dos manos, y ante mi nula resistencia me seguían manoseando mis nalguitas, hasta ese día y desde que me case nadie más que mi espooso me había tocado así.

Caundo llegamos a Guerrero la estación era un desastre, había mucha gente en el anden y al abrirse las puertas la multitud de afuera se nos abalanzo hacía adentro y entre esos apretujones una de las manos que me acariciaba me apretó la nalga derecha y me la sobaba con descaro, apoderándose de mi trasero, hundiendo sus dedos en mi carne protegida sólo por mi ropa, mientras que otra mano también me apretó la nalga izquierda, el manoseo era inevitable, mi estatura y los empujones no me dieron oportunidad de hacer mucho y tuve que poner mi brazo a la altura de mi pecho para evitar ser aplastada, parecían horas pero fueron segundos de intenso ajetréo, mientras que mis nalgas recibián trato especial de dos desconocidos que se deleitaban tocandome el culo a su antojo.

Al cerrarse las puertas el apretón fue mayor y al avanzar una de esas manos se metió por debajo de mi falda y me estaba acariciando sobre la pantaleta, y de pronto ya no era una sóla fueron tres las que por debajo de mi falda me tocaban insistentemente, un tipo que iba a mi lado y de frente al notar que yo no protestaba por el singular manoseo de mi trasero y complaciente con su mano derecha se introdujo bajo mi falda y comenzo a tocar mi cosita.

Abrí los ojos y volteaba para todos lados tratando de que alguien me auxiliara, pero nadie había, puras personas de rostros frios e inexpresivos que iban ahí. Introdujo sus dedos por un costado de mi pantaleta un me empezó a tocar mi cosita, y los de atrás ya trataban de meter un dedo en mi ano pero lo aprete y eso basto para que sintiera como me jalaban mi pantaleta y ésta casi resbalara por mis piernas.

Ya me encontraba húmeda y creo que un pooc exitada. Tenía cuatro manos por debajo de mi falda satisfaciendo sus deseos sexuales reprimidos, manoseando a una desconocida que no ponía resistencia, los apretones en mis nalgas eran más duros y atrevidos, me acariciaban a tres manos o quizá más, no se, y al enfrenarse subitamente el metro y senti como un tipo se ponía justo detrás de mi y me repegaba su pene erecto, caliente en mis nalgas, empujando su cuerpo contra el mío para hacerme sentir el esplendor de su verga erecta y firme, era una erección tremenda, yo creo que ni con su esposa el tipo ese había tenido semejante parada de verga, por eso me acomodo en el justo emdio parta poder sentir esos empujones de verga en mi cola, estaba desean que acabara pero también que me pusiera su pene desnudo entre mis nalgas, ahí justo delante de todos, si me lo hubiera hecho me habría hecho venirme, con sus repegones imaginaba que me estaba dando verga por el culo, que me estaba enculando, que me estaban cogiendo como a una perra, como una puta, realmente deseaba que me llenaran con semen, semen de otro macho.

Avanzo y antes de llegar a Hidalgo un señor acercó su brazo a la altura de mis senos y “accidentalemte” se apoyaba para sentirlos, no los podía tocar pero posaba las yemas de sus dedos sobre mis pechos, ya para ese entoncers el manoseo estaba en su punto candente, yo me sentía sin calzones, con la vagina húmeda, con un pene entre mis nalgas, con una mano insistente tocandome la vagina, un tipo tratando de sobar mis tetas, era de locura.

Si mi marido me hubiera visto pensaría que era una puta, y en realidad lo era en ese momento, en ese lugar, si me hubieran cogido ahí en el vagón, no hubiera puesto resistencia porque ya estaba muy caliente, por eso cuando llegamos a Hidalgo salieron muchos pero no me moví para no dejar de sentir y entraron más pasajeros, no me importo seguir sintiendo esos empujones en mis nalgas, la excitación me embargaba, imaginaba que era la mujer perfecta para cualquier hombre, que me deseaban, que destilaba sexo por mis poros, yo msma me hubiera quitado los calzones y hubiera pedido a gritos verga, mientras más sucio fuera el tipo mejor, más puerca me hacía sentir, por eso cuando el de al lado se masturbo delante de mi, tapándose con su períodico y salpicando su semen en mi falda no me importó por desgracia no lo echo en mis piernas, hubiera sido delicioso.

Tenía que bajar en Balderas, así que me acomode para salir, me dieron la última cachondeada, le pregunte al de enfrente que si bajaba en la siguiente echando mis nalgas hacia atrás, lo que permitió que me tocaran el culo al antojo de quien quisiera, poco falto para que empezara a bajar cierres y masturbar a cuanto hombre me lo pidiera, si me hubieran obligado a tener sexo hubiera tenido como diez orgasmos; en ese momento hubiera mamado todos aquellos penes que me ofrecieran, hubiera dejado que me tocaran todo mi cuerpo, que chuparan mi cosita, que me metieran los dedos en mi culito, que me chuparan mis pezones, me hubiera dejado someter por todos o uno por uno, desebaba que me llevaran al fondo del vagón, que me desnudaran y que me sometieran todos, que me dieran por todos los orificios de mi cuerpo, que me llenaran de semen la cara, mis manos, mis senos, mi boca, pero nada de eso paso y la cachondeada que me estaban dando sólo me calento y llegamos y me baje discretamente el saco y acomode mi falda, antes de bajar sentí un manoseo impresionante, una gran cantidad de manos se apoderaron de mis nalgas, me acariciaban deseperadamente, lo que sentí fue como una mano introdujo algo en la bolsa derecha de mi saco. Cuando bajamos no quise voltear a ver a nadie para no perder el encanto del anonimato. Cuando revise mi pantaleta estaba húmeda y olía a semen, alguien se había masturbado y me había salpicado.

El primer paso

Después de leer muchos relatos, como un simple espectador, junto coraje y comienzo a escribir. Vengo debatiéndome si hacerlo o no desde hace tiempo y me cansé de darle vueltas.

Esto es algo que nunca compartí con nadie y voy a aprovechar el anonimato de esta página para ir contando otras experiencias de ese tipo.

Hace unos años fui con dos amigos de vacaciones a Buzios y la pasamos bárbaro. Durante el día tiroteando en la playa (los otros dos no son ningunos quedados) y a la noche nos veíamos con las minas que conocíamos durante el día. O lo que pintase en el momento. Siempre había plan. Genial.

La ante ultima noche habíamos salido a un boliche , como todas las noches, y me encuentro en unos sillones con una rubia. La mina estaba buenísima pero lo único que hacía era buscar excusas para sacar su celular y mirarse en los cientos de fotos de ella misma.

Ya medio entonado y con poca paciencia, me levanto y voy a buscar a los pibes. Los veo a ambos en pleno laburo con unas minas y sigo para la barra. Me clavo una cerveza, ya medio desconectado de la situación, y salgo del boliche a tomar aire/fumarme un pucho.

Con el aire salado del exterior me doy cuenta de que estoy más borracho de lo creía. Si les soy honesto, estaba en ese momento de la noche en el que estás para cualquiera. Esa hora en la que el alcohol y la calentura te pegan y haces cosas que no pensaste que ibas a hacer cuando saliste.

Escucho una voz que me llama (no entiendo una goma lo que dice pero entiendo que se dirige a mi) y al mirar a mi derecha veo que se me acerca caminando una travesti bastante bajita. No era la más linda del mundo, he de confesar, pero cuando me quise dar cuenta la tenia parada enfrente y diciendo alguna versión de “que lindo sos papucho, bla bla bla…”.

Yo, con un historial 100% hetero pensaba que si alguna vez me agarraba una travesti, iba a ser con una que estuviese buenísima. Que fuese linda mina. Esta no era un desastre, pero no era lo que había imaginado alguna vez.

Yo balbuceo alguna motivo por el que “no, gracias” pero insiste.

De pronto estoy siguiéndola por los estacionamientos exteriores del boliche, en la parte de atrás mientras repito : “Mirá que no tengo plata…” una y otra vez hasta que se frena, se me plata en frente, me manotea el ganso y me dice que “no me preocupe, que no es por plata el tema”.

Como les dije antes, estaba en ese momento en el que el sentido común y la precaución ya están fuera de combate.

Entramos en un baño muy chiquito en alguna parte del estacionamiento. Es un baño para uno y casi no hay lugar para los dos. Me apoya contra la pared, me manotea de nuevo la pija y me come la boca. Para cuando termino de entender lo que está pasando, ella está de rodillas chupándome la pija y manoseándome los huevos con unas ganas conmovedoras.

No se por que, pero en ese momento me acordé de algo que escuché una vez en el secundario. Fue en una de esas clases de educación sexual en las que de pronto tus profesores de todos los días te están hablando de sexo. Alguno/a de ellos en un momento dice que “todos los hombres, al menos una vez en su vida, tienen una experiencia homosexual”. Es lo único que me acuerdo de esas charlas y el recuerdo acudió a mi en ese baño. A lo que pensé, “ok, si es así y esta es mi experiencia, ya está. La disfruto” y deje de hacer de cuenta que me iba a ir de ese lugar y me permití pasarla bien”.

Después de chupármela un rato, me pone un forro y se pone de pie. Se da vuelta, se apoya con una mano en el lavamanos y con la otra me guía la pija hasta su culo. Se calza la punta y ahí, todo borracho y torpe, arremeto y le meto todo el resto. Soltó un gemido/grito que no voy a olvidar nunca. La vocecita de mina se le fue un poco y me di cuenta de que, si bien estuve medio rústico, le encantó.

En ese momento ella comenzó a moverse para atrás, hacia mi, buscando más y yo respondí bombeando con más fuerza. “Plas, plas, plas” resonaba en todo el baño.

Al tiempo siento que me explotan las pelotas y estoy para soltar mi descarga. Sin mayor preámbulo, comienzo a darle con todo lo que tengo, en ese pique final del que no hay retorno, hasta que acabo como un cavernícola, apuñalándole el culo con mi pija.

La escucho gemir, mientras aprieta su cola contra mi, hasta empujarle el fondo.

Sale, se da vuelta y me sonría. Me saca el forro, me limpia la pija y salimos del baño. Volvemos al lugar donde se me acercó al principio, afuera del boliche,me dice algo (?!) y se va.

Entro, uno de mis amigos está con una mina el otro en la barra. Me pregunta donde andaba, le invento alguna excusa y le digo que yo voy arrancando al hotel. Lo dejamos al otro con la mina (volvió al mediodía) y nos fuimos a dormir.

Mientras caminaba esas cuadras al hotel, me juré que esta experiencia no se lo iba a contar a nadie nunca. Que me lo llevaba al fondo del mar.

No fue la única vez que me hice esa promesa.

Y acá estoy.

Esto quedó más largo de lo que planeaba. La próxima irá mejor.

*Se agradecen comentarios

Masaje de prostata

Se me había hecho habitual semana por medio visitar a esta travesti que si bien no me cogía me hacía acabar como nunca con sus masajes de próstata
En la última visita cuando la llamo para avisarle que estaba por llegar me dice que vaya a su departamento toque el timbre que la compañera a la cual yo todavía no conocía me iba a abrir ya que ella si me conocía de mis visitas anteriores, y que la esperara que ella venia un poco retrasada
Al llegar al departamento toco el timbre y una voz muy sensual me dice que entre
Al abrir la puerta me recibe la una travesti rubia muy joven calculo 19 años no más con un pantalón blanco muy ajustado y una remera suelta que dejaba ver que no llevaba corpiño en sus enormes y paradas tetas
Me da un pequeño pico y me dice que se llama Vale
Me invita a pasar y tomar algo mientras espero a Silvia
Cuando se inclina para dejar mi bebida en la mesita puedo ver por el cuello de su remera sus enormes tetas con sus pezones parados
Mientras hablábamos de boludeces como el clima ella jugaba con sus labios con el pircing que tenía en la lengua
Y me contaba que tenía 19 años cumplidos y que había sido travesti desde muy pequeña y que hacía un año se había operado las lolas, también me conto que su compañera Silvia no era travesti sino una mujer genéticamente pero que había nacido con pene pero que no le funcionaba como tal y solo servía para orinar y que se lo había quería quitar pero los médicos no se lo recomendaron
Eso que hacía con su lengua y el hecho de que era muy sexi, sumado a que me había tomado un viagra ya tenía la pija bien parada y dura
Note que ella se dio cuenta que tenía la pija dura y trate de disimular hablándole y le pregunte como era que me había hecho subir ya que no me conocía
A lo que respondió que me había visto por el portero varias veces y su compañera le había dicho que era un cliente que cogía muy rico
Justo cuando noto que me miraba la pija se abre la puerta y entra Silvia
Me saluda con un pico y también a Vale
Se disculpa de su retraso y espera que me haya entretenido con Vale mientras me invita a su habitación
Al entrar en la habitación me pide que me ponga cómodo mientras se da una corta ducha
Mientras me desvisto desde el baño me pregunta que me parecía su compañera
Respondo que era muy linda y realmente me calentaba mucho
Sale del baño envuelta solo en una toalla y me pregunta si me gustaría que se nos una y estar con las 2
Respondo que justamente hacia un rato se me estaba cruzando por la cabeza la misma idea pero que no tenía tanto dinero
Que si me hacían una rebaja a lo que salía su servicio ni lo dudaba
Entonces la llama a Vale y al entrar en la pieza le pregunta que le parecía coger los 3 pero que tenían que hacerme una rebaja y ella dice que no hay problema
Acordamos en 400$ cada una y Vale nos dice ya vengo voy a prepárarme, vallan comenzando
Me senté en el borde de la cama y Silvia se quitó la toalla en la que estaba envuelta y se arrodillo delante mío y me beso y empezó a franelear sus tetas por mi pija y luego la empezó a chupar muy lentamente
Jugaba con la cabeza de mi pija y su lengua y metía la bolita del arito de su lengua en el agujerito de mi pija
En eso entra en la pieza vale vestida solo con un camisolín de seda semi trasparente que apenas le tapaba las tetas
Se acerca a mí y empieza a besarme mientras la tomo de la nuca para comerle mejor la boca
Su sabor era muy dulce y caliente
Metía muy profundo en mi boca su lengua con su pircing
Y también se arrodilla y junto con Silvia me chupan la pija entre las 2 hasta que les digo que paren un poco porque iba a acabar
Silvia empieza a chuparme los huevos y Vale se para en la cama y me pone el culo en la cara diciéndome chupamelo todo que acá me vas a acabar
Le levanto un poco el camisolín que no traía nada puesto abajo y empiezo a chuparle la raya del culo y los cachetes duros y redondos que tenían sabor y olor a vainilla, por lo visto se había puesto algún aceite especial saborisado
Cuando llego al ano con mi mano le masajeaba los huevos y de pronto se da vuelta y se suelta los breteles del camisolín y este cae dejando su cuerpo totalmente desnudo y su pija parada frente a mi cara
Se la agarra con la mano y la lleva a mi boca diciendo ahora putitas me la van a chupar bien
Su pija era bien blanca y venosa y y de tamaño bastante grande pero lo que más llamaba la atención era su enorme cabeza porque estaba circuncidada y también que era realmente muy doblada hacia arriba
Parecía una banana
Con una mano le metía los dedos en el culo mientras con la otra masajeaba los huevos y con mi boca chupaba toda esa pija saborizada con vainilla
Costaba metérsela toda en la boca por el tamaño y su curvatura
Silvia mientras me pajeaba lentamente se levanta para también conmigo chuparle la pija y los huevos a vale
La da vuelta y mientras me cogía la boca literalmente Silvia le chupaba el ano y le metía muy dentro su lengua
De pronto siento que Vale esta por acabar y saca la pija de mi boca y me dice para que les voy a romper el culo antes
Se inclina sobre la mesita de luz agarra una caja de forros y le da una a Silvia que me lo pone en mi pija y otro me da a mi para que lo ponga en su pija
Una vez puestos los forros Silvia se pone en 4 y Vale me dice cógela mientras yo te cojo a vos
Mientras empiezo a penetrar a Silvia, Vale habré un sachet de gel lubricante y se lo pone en la pija
Se pone detrás de mí y mientras yo cogía a su amiga me apoya la cabeza en el ano y empieza a empujar su pija para adentro de a poco pero sin esperar que se acomode y dándome un poco de dolor ya que su cabeza era bastante grande
Una vez que entro toda la pija adentro con mi movimiento les daba placer a las 2 ya que penetraba hasta el fondo a una y hacia que me penetrara bien a mí a la otra
Mientras Silvia gemía de placer y pedía más fuerte Vale me decía hijo de puta que bien que coges y yo deliraba también del placer de esa pija doblada en mi culo que sentía que tocaba todo adentro mío por su tamaño y forma
Les dejo una imagen que encontré de como más o menos estábamos cogiendo

Así estuvimos un buen rato hasta que ciento que vale me habré más los cachetes para que entre más su pija en mi culo que estaba reabierto ya y pega un grito de toma putito y acaba dentro del forro dentro de mi culo
Eso hace que yo también bombee más fuerte y acabe dentro del culo de Silvia
Increíblemente la pija de Vale seguía dura y me bombea un poco más en el culo y la saca y me la pone en la boca mientras Silvia se levanta y se va al baño
Yo chupaba esa pija con aun restos de semen y bien parada y al volver Silvia del baño empezó a besar y chupar las tetas de Vale
Esto hizo que me calentara de nuevo y se me empezó a parar la pija
Silvia se dio cuenta y me la empezó a chupar y limpiar los restos de leche que tenía aun
Una vez que la tenía bien dura me puso un forro y me dice ahora cógete a Vale mientras ella me coge a mi
Silvia se pone boca arriba con una almohada debajo de su culo y con las piernas para arriba y Vale se tira encima y le mete de una su pija en seco sin forro
Yo me pongo detrás de Vale y me escupo la pija y la penetro de golpe con un poco de miedo que se rompa el forro ya que tenía el culo bien apretado
Así empecé a coger a Vale fuerte y con mis empujones en el culo también cogía a Silvia
Con cada embate mío las 2 gritaban de placer y de pronto Vale acaba dentro del culo de Silvia y yo seguía bombeando en su culo mientras Silvia se movió mas adelante da la cama para que vale le chupara el culo y tomara su propia leche que le salía cada vez que Silvia hacia fuerza para adelante
En eso no aguante más y acabe en el culo de vale y quedamos tendidos en la cama unos minutos recuperando la respiración
Yo estaba rendido en la cama ya que estas dos putas me estaban dando una tarde de sexo increíble
Valían cada peso pagado
En eso Vale le dice a Silvia que para terminar me diera su masaje mientras ella me la chupaba así me tomaba toda la leche
Entonces me ponen boca arriba al borde de la cama con los pies en los hombros de Silvia que estaba arrodillada en el piso y mientras empieza a chuparme la pija junto con Vale que estaba arriba de la cama me empieza meter uno y después otro dedo en el culo
En menos de un minuto ya tenía la pija bien dura y seguía creciendo mientras Silvia me tocaba bien adentro
Y Vale se pone sobre mí en 69 y le empiezo a chupara su enorme pija doblada
A veces me atragantaba ya que la muy guacha la empujaba bien adentro de mi garganta
Silvia seguía tocando mi próstata dentro de mi culo y Vale me estaba haciendo el mejor pete de mi vida
La pija de Vale cada vez latía más dentro de mi boca hasta que me dije tomate toda la leche putito y me acaba en la boca un chorro fuerte de semen caliente y espeso y luego varios chorros más
Ahí empezó a chupármela más rápido a mí y le decía a Silvia dale áselo acabar como nunca que quiero toda su leche
Entonces siento como con su uña hacia presión en mi próstata y me retorcía del placer hasta que siento los chorros de leche que salen de mi pija dentro de la boca Vale que no podía contener toda y lo que se le salía y chorreaba por mis huevos Silvia lo recogía con su lengua siempre sin dejar de tocarme dentro
Yo cada vez acababa más y sentía explotar de tamaño mi pija y tampoco dejaba de chupar la pija de Vale que era de no creer pero seguía parada
Ya cuando vieron que no salía más leche de mi pija Silvia saco los dedos de mi culo y me besaba el ano y Vale se levanta con su pija dura y me dice quédate así que estas regalado
Se pone un forro y se arrodilla sobre una almohada en el piso y me mete la pija de una en el culo
Y empieza a cogerme con mucha fuerza
Mi pija bamboleaba todavía parada para todos lados con los empujones que me daba
Silvia a darse cuenta que Vale no acaba se sube arriba mío y mi pija apoyaba contra su diminuta pija y después así sin forro solo se la apoyo en la puerta del culo
Y enfrentada su cara y tetas con Vale le tocaba las tetas y besaba y le decía dale cógelo fuerte, dale más fuerte, dale acabalo todo y así seguía mientras me estaba rompiendo el culo
Sentía como esa pija doblada entraba y salía fuerte de mi culo hasta que se abrazaron fuerte y acabo dentro de mí
Ese movimiento de las 2 llevo a que mi momento de gran placer se desvaneciera ya que mi pija sin querer y sin forro se metiera en el culo de Silvia solo por un segundo hasta casi el fondo
Ella rápidamente también saco la pija y me dijo disculpa nos descontrolamos un poco
Nos fuimos al baño y no higienizamos bien con espadol
Me despedí agradecido por la buena tarde que me hicieron pasar y que volvería a verlas pero seguramente no a las 2 juntas ya que yo soy un laburante y mi presupuesto apenas daba para una a veces a lo que ellas dijeron que por lo bien que la habíamos pasado y la buena onda mía llegado el momento algo arreglaríamos
Ansió que llegue ese momento y volver a vivir esta experiencia increíble

Dos más uno

Comenzamos jugando a un juego de cartas erótico diseñado por mi. Mi señora, un compañero y yo.

Como ya llevábamos unos tragos en la sangre y habíamos conversado unos temas bastantes atrevidos, estábamos dispuestos a respetar las prendas.

En el primer corte la prenda fue que mi señora haga fondo blanco; y como ya venía embalada con la bebida, esta vez, no tuvo ningún inconveniente en hacerlo.

La siguiente prenda fue para el, que tenía que sacarle sal, con la punta de la lengua, a mi señora de entre las lolas, hacer fondo del vasito de tequila y luego sacarle el pedacito de limón de entre sus labios. Cuando le pasó la punta de la lengua por la piel sensible, ella atino a cerrar los ojos, abrir sutilmente la boca y dejar escapar un leve suspiro de placer y deseo de contacto.

La prenda terminó y el juego de naipes continuaba.

La siguiente prenda fue para ella y le toco ponerse ropa sexy (portaligas, camisa transparente sin corpiño y botas altas de finos tacos).

Luego de hacernos esperar unos minutos mientras se cambiaba y como ya estaba mimosa efectuo un pequeño baile erótico, sin sacarse ninguna prenda pero moviendo, subiendo y bajando el culo de tal manera que los dos terminamos completamente encarpados y con ganas de tomarla y besarle toda la piel.

Al haber ella notado esto, me miro a los ojos y al detectar mi calentura se acerco y me beso en los labios muy suavemente. Luego me susurro si podía hacer lo que quisiera y yo le solté una respuesta afirmativa. Por lo que acerco sus grandes y sensuales pechos a la cara de el y le pidió que le pase la lengua alrededor de los pezones, a través de transparente tela de su camisa.

Los vidrios de la ventana se habían empañado por el calor de nuestros cuerpos calientes.

Siguió la partida. Pero alguien de que alguien cortara, ella que estaba en medio de ambos, comenzó a acariciarnos nuestras pijas que parecían salirse de los pantalones. Fue entonces cuando me pidió que tirara el colchón en el piso. Se acostó y nos pidió que la besáramos muy suavemente por todos lados. Ella boca arriba, yo me encargaba de la cintura para abajo y el de la parte superior de su cuerpo. Como el estaba arrodillado con la cabeza de ella entre las piernas y le besaba las tetas y el ombligo, su bulto quedaba muy cerca de sus labios. Por lo tanto, ella muy tentada, comenzó a acariciárselo desesperadamente mientras le desabrochaba el botón y le bajaba la bragueta.

Yo, mientras, hacía lo mío. Sabía como tenía que rozarla o humedecerla para que se calentara y deseara aun más.

Como el ambiente estaba muy caldeado y ella intentaba sacarle la verga fuera del pantalón para besarla, la dimos vuelta y le besamos la espalda y el culo.

Luego nos paramos los tres y ella nos sacó los pantalones. Cuando lo hacía, se arrodillaba, y sin agarrarlas, se metía las pijas en la boca. Luego se inclinó y mientras se la mamaba despacio yo comencé a introducirle la pija muy despacito por atrás en la mojada y perfumada conchita.

Luego cambiamos de posición y cuando el la penetró me encantó ver como cerraba los ojos y sus lolas bailaban al ritmo que el se la metía.

Finalmente, el se acabo dentro de ella. A ella le encanto y la calentó mucho cuando su vagina rebalsaba de leche. Entonces me la chupo con mucha fuerza hasta que comencé a correrme y se trago toda mi lechita.

bsamaxz@hotmail.com

Rosario.

La pensión

Estudié en la capital con los sacrificios de un provinciano de modestos recursos y hoy recuerdo el tiempo en que vivía en una pensión de la Estación Central. Su dueña era una sesentona separada, sin hijos, de cuerpo ajamonado y de unas tetas y un culo descomunales. No tenía cintura y su pelo era canoso y crespo. Le gustaba maquillarse exageradamente y a veces parecía payaso o una puta barata. Los pensionistas éramos 4 y como único varón, me dio la pieza sin ventana del fondo. Para estudiar tenía que usar ampolleta lo que me trajo problemas con la dueña, hasta que ocurrió lo que cuento.Las tensiones de los estudios las aliviaba masturbándome con unos Playboy que mantenía ocultos. Pero una noche que estaba en lo mejor, la vieja abrió la puerta y no alcancé mas que a taparme con la almohada. Y me dijo, ¡Cuando encontré las revistas, supe que estaba haciendo eso! ¿No sabe que lo debilita y después no podrá estudiar? Salido del susto, le conté por qué lo hacía y entonces me dijo que mejor buscara una mujer y dejara la “manuela”. Sería mas natural y lo pasaría mejor. Fue recién entonces cuando me di cuenta que vestía solo una corta y escotada camisa de dormir que dejaba los enormes y caídos senos casi a la vista con los pezones marcándose bajo la delgada tela. Al notar mi mirada, se sentó en la cama y retiró la ropa para mirarme. Con sus gordas manos me agarró el pico y empezó a acariciármelo de arriba abajo corriéndole el forro. ¡Esto tiene que hacerlo una mujer! me dijo y cuando lo endureció a su gusto, se agachó y me dio una chupada de miedo. Yo estaba paralizado sin atinar hasta que me llevó una mano hacia los senos. Eran una gran masa de carne blanda rematada en un pezón café que cubría toda la punta. La otra me la llevó a su entrepierna subiéndose la camisa. En medio de una enorme y canosa mata de pelos encontré una raja estilante y caliente. Cuando me tuvo a punto de acabar con las chupadas, se acostó con la camisa arremangada y sus gordas piernas exageradamente abiertas ofreciéndome su raja. ¡Venga m’ hijito, métame el pico! Apenas me puse en medio de sus obesos muslos, me atrapó con sus piernas y me obligó a clavarla. Entré como en un tarro de grasa sin ningún problema hasta que mis huevos toparon en sus glúteos. Tenía una zorra enorme y babosa de jugos.¡Deme duro, más duro m’ hijito! Y azoté sus gorduras hasta que acabé. ¡Chúpeme las tetas m’ hijito! Y acabó mordiendo los gritos para no ser oída.

Mientras descansábamos jugó con el pico hasta que me tuvo otra vez duro. De inmediato me lo chupó hasta que me hizo acabarle tragándose el semen como el mejor de los manjares. La verdad es que la vieja era una experta cornetera y era capaz de meterse todo el pico en la garganta sin siquiera hacer arcadas. Se lo metía hasta cierto largo y luego dilataba el garguero y entraba produciéndome un placer similar a tenérselo en la vagina, pero mas apretado. Al día siguiente tuve un excelente desayuno y un mejor almuerzo. En la noche, cuando estaba acostado, Dña. Marta entró con pasteles y bebidas vistiendo una coqueta bata.Apenas cerró la puerta, se abrió la ropa y apareció totalmente desnuda con sus enormes tetas colgando hasta casi la cintura y un rollo de grasa que le tapaba la pelambrera. Aún así, para quién tiene el kino acumulado, era apetecible.Se acostó y tomó parte de la crema que tenían los pasteles y se untó la zorra. ¡Cómase este pastelito m’ hijito! Menos mal que se había lavado la champa porque su olor no era tan pesado y logré que acabara pasándole la lengua por el clítoris y las labias. Casi me ahoga con sus muslos y terminé con la lengua acalambrada porque la vieja era dura para alcanzar su orgasmo.

Como yo había quedado duro como palo, me puso tras su gran culo. Se echó un poco de crema en la raja y tomándome el pico, ubicó la cabeza en la entrada del ano.¡Empuje m’ hijito, empuje! y sentí como se abría el apretado esfínter y entraba la cabeza. ¡Espere que me relaje! y respiró profundo. Cuando estuvo lista exigió ¡Ahora m’ hijito, métamelo todo! y me fui entero adentro de sus intestinos.

Nunca antes lo había metido en un culo y fue una experiencia inolvidable sentir que los músculos interiores aprietan mas que la zorra y que es un conducto mucho mas caliente. Mientras yo le bombeaba el trasero, ella se masturbaba hasta acabar. Sus músculos me apretaron espasmódicamente haciéndome acabar de inmediato. Amorosa me limpió las suciedades que traía y lo chupó hasta que nuevamente se endureció. De inmediato lo aprovechó sentándose arriba colocando sus tetas en mi cara para chupárselas y me cabalgó hasta sacarme una tercera porción de semen.

A partir de entonces me la culié todas las semanas. Era insaciable y cada vez inventaba alguna postura para amenizar el encuentro. Mi favorita era metérselo por el culo. Se lo hice sentado en una silla y ella de espaldas se dejaba caer. Una vez que estábamos solos, se acostó en la mesa del comedor y subiendo bien las piernas levantó el culo hasta dejarme el orto a la vista y de pie se lo metí hasta los pendoloques. A ella le di todo y no se perdía una gota de semen. Decía que era bueno para el cutis y al menos dos veces a la semana su garganta recibía su ración.Esto duró un año hasta que me enamoré de una compañera, lo que no fue aceptado por la vieja y me echó de la pensión. Me quería para ella sola y en mi futuro sentimental ella no estaba incluida.

Le agradezco eternamente haberme atendido y cuidado, además de enseñarme todos los secretos del sexo y creo haberle pagado haciéndola feliz mientras estuvimos juntos.