Archivo de la etiqueta: dedos en el culo

Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

La muñeca… viaje postergado

Por trabajo había viajado al interior y tenía programado salir a una pequeña provincia para la madrugada del sábado pero no pasaron a recogerme y no había otro carro disponible así que lo postergué para las 4 o 5 de la tarde.

Salí a tomar algo de desayuno y al regresar compré el periódico de la localidad, ahí entre los anuncios me fijé que habían avisos de servicio de masajes lo que me llamó la atención, la modernidad había llegado, todos los números eran celulares, llamé a un par solo por pasar el tiempo y por curiosidad, para compara con los de la capital, además eran las 10 a.m. hora inusual.
Al marcar el último que escogí la voz algo seca y melosa a la vez me hizo llevar la conversación hasta el punto que me dijo, – si quieres voy ahora, en que hotel estás.

Solo le di la referencia y colgué. Estaba vestido con pantalón de buzo, sin trusa y una polera gruesa por el frío.
Pasaron unos 20 minutos y tocaron a mi puerta, abrí y frente a mí estaba la muñeca, blanca, mediana estatura, formada sin exuberancias, con jean negro, blusa, casaca y botas, nada especial, le di el pase sin mucho entusiasmo y se sentó en una de las camas, mi habitación era doble.

Conversamos, era de gesto un poco adusto iba midiendo la situación, pero poco a poco fuimos entrando en confianza. Seguimos en la charla sin apuro, ya estaba metido en el asunto así que decidí avanzar ….

Conversábamos de todo y nada, conociéndonos un poco, sentados frente a frente, puse mi mano sobre su rodilla y empecé a acariciarle la pierna, estire sus piernas hacia mi y le quite las botas, ella se puso de pie y estirándose se saco la casaca, la blusa entreabierta y la estirada me hicieron notar su busto erguido, redondo, retador, se estiraba como gata, me dio la espalda para dejar la casaca sobre la cama me paré y la abrace por la detras besándole el cuello y recorriendo su cuerpo.

Como es usual en estas “niñas” no son amantes de besar en la boca así que no forcé esa figura, había otras muchas partes donde posar mis labios y lengua.

Empecé a acariciar su busto con movimientos circulares, como masajes, seguí haciéndolo con una mano mientras con la otra empecé a frotar su clítoris sobre el pantalón.

Ella se sacó lentamente la blusa, dejando a la vista un brasier de encaje blanco, me excita la lencería, yo desabrochaba su pantalón y ella ayudó a sacárselo, dejándome un apropiado panorama de su trasero al bajárselo, llevaba una tanguita blanca de seda que mostraba generosamente un bien formado trasero, se acercó a mi y me quitó la polera y nos metimos en la cama, estabamos con 5 grados de temperatura asi q necesitábamos calentarnos.

Ya encamados, ella con su lencería sugestiva y yo con buzo empezamos a tomar las cosas mas en serio, estabamos echados de costado uno frente al otro, recorría su cuerpo buscando encontrar sus puntos débiles, que debía saber ocultarlos, ella hacia lo mismo entreteniéndose en mis glúteos.

Luego con mano sabia empezó a sobar mis genitales mientras yo desabrochaba el brasier dejando ante mis ojos y mis ávidas manos un par de tetas medianas, redondas, blancas, erguidas aputandome con unos pezones rosados, ante tal espectáculo solo me quedo rendirle los honores acariciando uno y chupando y pasándole la lengua al otro, acción que fui alternando mientras ella jugaba con mi pene y dejaba escapar muy despacio un gemido.

Ella metió su mano bajo el buzo y extrajo mi pieza que a esas alturas quemaba como estufa, y sin mediar preámbulo bajo su cabeza y literalmente la absorbió completamente empezando una mamada de un estilo impresionante, chupaba, lamía, pasaba la lengua por la irritada cabeza, lamía por fuera de arriba abajo, mordisqueaba los huevos, es decir se prendió del juguete como si quisiera exprimirlo, cosa que logró cuando emprendió una arremetida mete y saca mientras sus manos acariciaban mis testículos hasta que le advertí lo que venía y ella solamente aceleró la mamada haciendo vibrar me trola que disparó como metralleta lo que sería la primera vaciada del día, ella recibió el embate con heroísmo sin retroceder ni dejar desperdiciar una gota de leche, ayudando con la mano a que saliera hasta lo último.

Cuando verificó que no había gota alguna me dijo .. –espérame papito, ya regreso …. y fue hacia el baño, mientras yo terminaba de sacarme el buzo.

Regresó con su tanguita blanca que traslucía una mata de un triángulo perfecto, me dije está afeitadita, se acercó a la cama y se resbalo bajo la sábana, subiéndose sobre mi besándome el pecho, el cuello, los hombros y oh sorpresa, sus labios buscaron los míos, sentí el aliento a crema dental y su lengua jugueteaba con la mía, mis manos inmediatamente se posaron sobre sus nalgas redondas,¿ bajándole la tanguita buscando con mis dedos su raja, empecé a jugar con sus labios inferiores que estaban lubricados abriéndolos poco a poco hasta introducirle el dedo, empecé a juguetear con su gruta mientras ella acariciaba mi cabello con desesperación y besaba por todos lados sin control.

Estaba entrando en trance así que con un suave movimiento la puse sobre la cama y me arrodillé ante ella sacándole la tanguita, ella inmediatamente abrió y estiró las piernas en una V perfecta induciéndome a metérsela toda, me acerqué y empecé a juguetear con mi trola en sus labios, recorriéndolos mientras ella hacía intentos para que la enchufara, coloque sus piernas sobre mis hombros y empecé el ataque, metí solo la cabeza metiendo y sacándola, solo la cabeza, ella se movía desesperada pidiéndome que la metiera toda, no le hacía caso, seguí unos momentos mas con ese juego hasta que de un envión introduje todo el fierro el que entró sin obstáculo alguno por la posición y la lubricación.

Ella movía la cabeza hacia ambos lados y se acariciaba las tetas, bajé y abrí sus piernas echándome sobre ella, lamiendo y mordiendo sus tetas, a la vez una de mis manos sostenían sus nalgas y uno de mis traviesos dedos se introducía en su culito, llevaba un ritmo regular, no tan acelerado para no darla, y mi dedo entraba y salía de su culo hasta que ya no era uno sino dos, ella gemía y se estremeció dos veces antes de que yo la hundiera hasta los huevos y derramara mi leche en su conchita …. ella no pudo mas y soltó un grito y se estremeció por tercera vez.

Me eché a su lado y ella recostó su cabeza sobre mi pecho …. la mamada y la faena habían resultado provechosas pensé …. me doy por satisfecho ……. ella acariciaba suavemente mis orejas y puso una pierna sobre las mías y fue subiendo lentamente sobre mi, se sentó sobre mi vientre y empezó a masajearme el cuerpo con ambas manos luego con las yemas de los dedos recorrió mi pecho, lógicamente mi polla ya estaba erguida y dispuesta a dar otra batalla, ella se puso en cuclillas dándome la espalda, dejándome apreciar su redondez posterior en primer plano, acarició mi daga y con la otra mano separaba sus labios genitales y bajando lentamente se fue clavando sobre mi espada, el espectáculo y la sensación en conjunto hacían que me excitara al extremo ver como subía y bajaba ese redondo y paradito culo, ver aparecer y desaparecer mi fierro dentro su vulva y sentir mi polla caliente dentro de su chucha y luego saliendo al aire por completo era una delicia.

Luego con la polla enchufada se tiró hacia atrás quedando sobre mi ensartada y gimiendo como loca porque mi pene frotaba su clítoris haciendo que explosionara ….. la hice a un lado arrodillándome y poniéndola en cuatro sin perder tiempo la enchufé hundiéndole todita en su raja, ella estaba exitadisima y empezó un ritmo furibundo pidiéndome hasta el lamento – sigue papito, dámela toda, mas papi … maaaaaaaas ……….. yo embestía con fuerza golpeando sus nalgas agarrándola fuerte por la cadera, luego introduje mis dedos en su culito ella movía la cabeza desesperada como en trance.

Así ensartados la tire sobre la cama, rodeándola con un brazo para levantarla y a la vez sobar su clítoris, ella se movía desesperada debajo mío como si se ahogara, y movía la cintura con ritmo frenético misma axe bahia, estabamos al borde del colapso y como si nos conociéramos de siempre sin palabras ambos convulsionamos juntos pegados como si fuéramos uno solo.

Sudados a pesar del frío serrano permanecimos sobre la cama un buen rato …… la hora de partir se acercaba, debía salir de viaje, ella se levantó y dándome un beso largo y haciendo un mohín muy femenino se fue a darse una ducha tibia ….. yo empecé a alistar mis cosas ……………

Cuando salió ya cambiada yo andaba algo apurado así que nos despedimos con un beso y unas palmadas en su rico trasero aprovechando para deslizar en el bolsillo de su jean unos billetes …..

Al salir del hotel el encargado me entregó un sobre – se lo dejó la señorita que lo visitó ……. lo guardé y fui hacia la agencia.
Ya en el auto recordé el sobre y lo saque, al abrir encontré los billetes y una nota .. “papi jamas recibo dinero cuando he gozado como hoy, que tengas un buen viaje, llámame cuando vuelvas … la muñeca” … y por supuesto que la llamé muchas veces …. pero esas son otras historias ……………….

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Entrenador de vaginas y experto en encular

La di vuelta boca abajo, le puse la almohada debajo del vientre y le dije abrite bien los cachetes, cuando lo hizo, arrime la punta de la verga en ese culito tan hermoso, he hice una pequeña presion…

Hola! amigos, es la primera vez que escribo, les cuento que no tengo mas de 30 años, soy de pelo castaño, ojos marrones, 1,70, no tengo una verga grande pero si entradora, dicen que lo bueno no viene en paquete grande aunque se que hay muchas mujeres que les encantan los vergudos, la mia mide no mas de 19 cm parada, pero como les dije creo hacerle aprovechar su medida al mango , ademas de mi experiencias sexuales vaginales y anales que es lo que mas me gusta, me vuelven loco los traseros femeninos, no los de los machos eso me da asco y cuando me hablan de putos solo pienso­ como se van a coger!.Bueno les voy a relatar una de mis mi experiencias y eso me sucedio hace unos años en Parana ( iba a hacer musica alli ) con una chica de 17 años, si la vieran visto era un bomboncito, de ojos verdes, simpática , pelo castaño claro, una voz suave, unas gomas ni grandes ni chicas, con los pezones hacia arriba, una conchita bastante chiquita y una cola que bueno de solo acordarme se me para la poronga( asi le llamamos a la polla en Argentina entre Rios Carajo jejeje.Yo no vivia en Parana, viajaba ya que estaba aun con mis padres a 45 km de all¡, y al estar en bolas con la gente de ah¡, tuve que entablar amistad con alguien que viva all¡, y que mejor que hacerlo con una mujer y que ademas este bien pero bien cogible, aunque mi plan era cogermela no pense que se me diera.Ella siempre me avisaba si habia algun ensayo, pero no siempre o para hacer boludeces asi, pero depues de un tiempo, ella, a la que voy a llamar Marcela( no se llama asi) empezo a querer intimar conmigo y siempre me estaba mirando, ya ella empezo a mirar de otra manera y yo dije mmmmmm me parece que esta quiere que se la den , pero a la vez tenia miedo de tirarme porque podia ser algo que me parecia y podria perder una amiga ya que es de esas minas que valen oro.Un dia terminada la parte del ensayo me iba a la mierda y me paro antes del cole,se me acerca y me dice:- ¿no queres queres venir mañana a casa? ya que no tengo compañeras porque tienen novio y ya se arreglaron para salir y yo no soy plomo de nadie y me quede afuera. si, si claro le dije jejejeje que mas queria, quedamos en vernos al otro dia en el depa que ella alquila( estaba sola esos dias porque los padres se iban a la casa del suegro del padre de ella creo), eran las 3 de la tarde cuando llegue, estaba nervioso, toque timbre y ella salio con una mini y una remerita roja que maaaaa ma mia se le notaban bien los pezones, me hizo pasar y me dijo queres tomar algo o te gusta el mate, no, le dije… mejor el mate y pense ojal no tenga yerba ( como buen entrerriano) ademas podia chamuyar mejor, preparo el mate lo puso enfrente de mi en una mesita chiquita de living luego al rato de conversar unas boludeces fue a buscar el agua caliente, cuando vino y se sento pude alcanzar a verle la tanguita que tenia blanquita, una cosita chiquita no supe que hacer porque se dio cuenta enseguida que se sento mal y antes que hable le dije”tene cuidado como te sentas porque me vas a hacer dan un sincope”-callate si habras visto eso cuantas veces

– no que la calze alguien como vos.

-Bueno no es para tanto, no soy la gran mina.

Cuando me dijo asi, ahi si dije, ahora tigre ataca, entonces le digo, “para mi si, porque no solo por tu belleza fisica sino como persona tambien me gustas” la apure enseguida….que se pudra todo dije y agregue, me vuelvo loco con vos, este momento siempre lo espere, si, si no me mires asi, me encantas y me gustaria cualquier cosa con vos, me quedo mirando fijo como pensando lo que me iba a decir, antes de que hable me acerque y le meti un beso de lengua al que ella respondio muy bien, me sente al lado de ella y empezamos a besarnos desesperados, ah mi verga estaba como fierro, ella no atinaba a nada mas que ha besar, le empece a acariciar la espalda por encima de la ropa con una mano mientras con la otra le acariciaba la panzita, se le ponia la piel de gallina, segui una rato asi hasta que fui a sus piernas , las acaricie suavemente, y lentamente despues de minutos me empece a acercar a su paraiso, cuando llegue a su cuevita casi me exploto encima de la calentura pero me contuve le acaricie la conchita por encima del calzon un buen rato, despues lentamente le fui corriendo el calzoncito al costado y le acaricie lentamente la rajita, estaba mojada,con la otra mano le acariciaba la espalda, pelo y la cintura,ella empezo a ponerse roja de la calentura, se mojaba mas, en un momento le dije : – sacate la remera y la mini.

Ella me miraba fijo a los ojos lo hizo pero,yo la ayude a hacerlo, quedo con la tanguita y sin corpiño, se lo saque tambien, que tetitas mama mia, nos sentamos juntos y segui con lo mismo, nada mas que tambien le empece a chupar un pez¢n, estuve asi manoseando y chupando y acariciando casi como media hora, ella tanto acariciarle el clitoris se vino en un orgasmo fuerte, parecia que iba a llorar cuando acababa, me empapo toda la mano, cuando eso paso, la tire sobre el sofa, le quite la tanga y le puse las piernas sobre mis hombros y empece a darle una buena mamada a esa conchita me di cuenta que era virgen, quise meterle un dedito pero me saco la mano yo le dije: – vamos a tu cama.

A esta altura todavia yo tenia el jeans puesto y la pija como fierro parecia al caminar como si me hubiera hecho encima .Cuando llegamos a su cama me dijo: Soy virgen, no quiero que me la metas por ahi Pense”la puta que lo pario ahora falta que me termine haciendo una paja y no coja nada”. Pero atine a decirle: – hay muchas maneras de satisfacer a un hombre que no sea haciendolo por ahi. -Si ya se, lo que sea pero menos eso, no me la acerques a la boca porque me da cosa.No le dije nada, empece a besarle la panzita, y fui bajando lentamente hasta su vagina, le abri los labios y comence a pasarle la lengua por el clitoris, ella se volvia loca estuve mas de media hora chupandole la concha, yo queria hacer las cosas perfecta ya que me encanta que la mujer goze al mango cuando esta conmigo y me caracterizo por la paciencia que tengo para eso, la hice acabar como 3 veces mas, mientras le acariciaba el agujerito trasero, dale y dale y dale lo mojaba con sus jugos y seguia , de a poquito fui haciendo presion hasta que despues de un rato logre meterle un dedo, esta bien ajustado, clasico de los culos virgos, cuando le meti el dedo me agarró la pija con fuerza, no no le dije…espera, me saque todo y me quede en bolas, lo primero que hizo fue mirarme la verga tan parada que tenia pero no dijo nada, segui con mi trabajo nada mas que me puse con mi cintura al lado de su cabeza, algo parecido al 69, pero no tan cerca para no apurarla, y segui con mi trabajo, dale y dale al culito, ya le entraba un dedo, al rato que le metia y le sacaba el dedo senti algo tibio en mi pija, era su boca que me estaba empezando a besar la cabeza, pense “como no era que no te gusta”pero me calle porque podia estropear todo, ella siguio con la clasica de la que no sabe chuparla, pero igual me gustaba, segui acariciandole la conchita y jugando al mete y saque con el dedo en su culo,en un momento, le dije espera, no tenes alguna crema para piel suave? para que me dijo? para acariciarte mejor le dije, me llamo la atencion que salio,rapido para el ba¤o y regreso con una de esas que vienen en pomos, seguimos con lo nuestro, ahora me unte bien un dedo y se lo meti de golpe pego un respingo, segui un rato mas y le meti otro mas y asi mas de media hora mas hasta que le entraban ya 3 dedos mios ajustados y como mi pija no es tan gruesa, dije mmmm ya le entra, me unte la pija con mucha crema y le meti mas en su culo, ella me dijo: – por favor no me hagas doler.: – no no te preocupes, si te duele me decis y la saco y todo bien.La di vuelta boca abajo, le puse la almohada debajo del vientre y le dije abrite bien los cachetes, cuando lo hizo, arrime la punta de la verga en ese culito tan hermoso, y hice una peque¤a presion, ella se tenso- no! le dije aflojate ayudame a si no te duele- esta bien dijo empeza de vuelta, volvi a hacer presion y safo la cabeza ya tenia eso adentro, pego un respingo pero no le hice caso,empece a moverme despacito como si la estuviera cogiendo, pero solo con la cabeza adentro,y asi poco a poco fui metiendo mi verga hasta que llego el momento deseado, tenia mi pija ensartada hasta el tronco, me empece a mover despacio adentro afuera, adentro afuera, y uffffffff ya no daba mas, trataba de pensar que no me gustaba asi no acababa porque estaba en la gloria, pero cuando ella se empezo a mover y a gemir fuerte en un momento me dice ayyyyyyyyyy me haces acabar,se vino y no aguante mas y le descargue mi leche, creo que nunca acabe tanto como ese dia, pero no termina ahi, segui con tanta calentura que desde que era de 15 no me acababa dos veces sin descansar, senti que mi pija estaba dura y ahora corria lindo en ese hermoso culito y como iba a demorar para acabar otra vez di rienda suelta a lo que sentia, y empece a hacerle flor de paja siempre con mi pija ensartada en su culo y a moverme como un loco, se la sacaba hasta casi afuera y la metia hasta el tronco …si muchisimas veces, le chupaba las orejas, le mordi el cuello, ella estaba como loco”mira pensaba yo, y en la calle no mata ni una mosca”que guachas son las mujeres”, segui bombeandole en su culo, debo haber estado como una hora mas ensartado hasta las bolas y de pajearla ella se vino 1 veces mas teniendo en cuenta que ese lo hizo junto conmigo cuando le descargue bien adentro de su culo lo que quedaba de leche en mi.ufffffffffffffffffff como me diste me dijo- como me diste vos, pero y el mate, le dije en chiste- que espere me contesto.Eran ya la tardecita cuando me fui de la casa de ella, me temblaban las piernas, al mate lo deje para el otro dia.Fuimos muy “amigos”y de vez en cuando nos juntabamos para pegarnos una cogida, les cuento que termine desvirgandole la concha, pero es otra historia.Cuando me invitaba a su casa se me acercaba al oido y me decia: – Dani…estos mates me iran a hacer doler la cola

Esto va para las mujeres que no se animan a tener sexo anal, es lo mas fantastico que hay, para ustedes y para nosotros… bueno yo les puedo dar una mano, o para decirme que opinan, vivo en Entre Rios, Argentina, pero escribanme a asamuya1@hotmail.com .Soy muy discreto y si alguna chica lee este mensaje y quiere tener una buena experiencia humildemente me recomiendo, hare todo para satisfacerla todo lo que se le ocurra

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Por Culpa de mi Novio me enfiestaron la cola! (versión extendida)

voy a pasar a contar con mas detalles el momento en el que subi al cuarto con el pollo y sus cuatro amigos.

Bueno empiezo, apenas entramos al cuarto, uno de los pibes prendio un equipito de musica que habia, y busco alguna radio creo, cumbia por supuesto, el pollo me dijo que iba atener que bailarles en tanga a todos, empiezo a bailar y el pollo le dice auno que valla a buscar algunas cervezas, aparentemente el mandaba a todos, me mira y me dice
– aver bebe date vuelta y empeza a mover la colita.
me doy vuelta y sigo bailando
– eso boluda averr dalee asii
me empieza a tocar la cola, mientras llama aun amigo invitandolo a tocarme tambien.
-uhh bebe con esta colita te vas en silla de ruedas hoy me parece, dijo el amigo.
llego el otro pibe con 3 o 4 cervezas, el pollo abrio una.
-saca colita aver dale me dijo, mientras me tiraba cerveza en la cola
me la empieza a chupar lo que chorreaba
-mmm que rico, dale bien putita te quiero, me repetia.
dos de los otros pibes se empiezan a sacar la ropa, los demas copiandolos siguieron sus pasos.
-veni haceme un petecito, me dijo el pollo apurandose alos demas.
-de rodillas al piso dale linda, vayan poniendole que ella sabe muchachos.
mientras se la chupaba siento como me epiezan apegar con la pija en la cabeza los amigos del pollo.
-dale anda pasando nena, se quejo uno.
se la sigo chupando a cada uno, mientras seguian escabiando, cada tanto me tiraba un poco en la cara y se reian.
Asi estuve unos 15, 20 minutos, hasta que siento que alguien me levanta por la cintura bruscamente.
-saca la colita para afuera dale
me corre la tanguita y me escupe un poco para lubricar, aunque ya estaba bastante mojada y caliente la verdad.
lo miro, pero rapidamente alguien me agarra la cabeza
-segui con lo tuyo bebe
el pollo me mete los dedos en la boca y juega un poco con mi lenguita, de ahi directo ala cola, siento que se escupe un poco y me los empieza ameter.
-te gusta no putita??
– sabes como te lo vamos a dejar ahora, ni con cremita lo vas a sanar.
el mas grandote se sento en uan silla, veni pasamela le dijo, me agarro me saco la tanga y me ubico directamente con la conchita en su pija.
El pollo rapidamente se ubica por detras
-Saca cola que te vamos a romper el orto, me dice.
y asi empujandome con las manos para atras me la empieza a meter.
entro bastante facil, el juego previo con los dedos habia ayudado un poco, aunque enseguida me la saca y vuelve a escupir.
-abrime la puerta negro dale jaja, se rie.
el tal negro me agarra los cachetes y me los abre con fuerza, siento como me penetran hasta el fondo.
-mmm asii putita asii, vamo el Lobo ajjaj, se rien todos.
el negro me da dos fuertes palmadas – ya va sola ehh dice, me agarra la cabeza y me la mete en la boca haciendo fuerza para adentro.
Al rato uno pide su turno, la tenia mas grande creo porque me dolio mas y entraba mas trabada, el negro se dio cuenta aparentemente
-mandale saliva que la vas a matar jaja dijo.
el grandote de abjao no paraba de moverse, era un animal me estaba matando, pero la verdad que lo que mas sentia venia por atras.
Pasa el que sigue -aver como viene esto
me abre los cachetes – uhhh mira lo que es, pobrecita se va a hacer encima jaja.
-aver aver dice el pollo, uhh eso ya come solo ajja, o toma dice mientras me apoya el pico de la cerveza y me tira un poco en la cola.
Aparentemente si estaba abierto, proque senti como entraba,enseguida me la meten y me la saca, sono un ruido a pedo que todos se rieron.
– uhh metesela rapido que se caga encima dijo el negro.
Despues de terminada la ronda, el grandote de abajo pide su turno con mi colita, nose como tenia fuerzas toadavi , no habia parado en todo el rato el.
Me saca de encima, y el pollo me adomoda en 4 patas en el piso
-Rompele el caquero dale le dijo
sin mas empezo, mi cola ya estaba roja de tanto roce y tantos chirlos que me daban mientras em cojian, aunque entraba bastante facil, el grandote fue el primero en acabar, me di cuenta porque me zamarreo con toda, apenas me la saca uno se pone rapidamente
-dejame que acabo le dice, me la ete y efectivamente acaba.
Despues venia el pollo
-No la voy a meter en ese culo todo acabado dice, todos se rien.
se me apoya en la espalda y me agarra fuerte la cola abriendomela bien.
– hace fuerza bebe dale, que salga la lechita, te quiero ver chorreando. Mientras por atras me metian los dedos. Se escucharon varios peditos de mi cola
– esta todo roto eso jaja, ya esta me voy. dice uno
– jaja si vamos a bajar que hace un rato estamos aca y va a saltar la bronca. dice el pollo
-Veni chanchita vas a tomar la lechita, hoy te vas con la pancita bien llena.
Me agarra la cabeza, siento las 3 pijas pajeandose en mi cara
-Pedi la lechita dale , saca la lenguita
apenas termina de decirlo siento un lechazo directo a mi boca y al no mucho tiempo mas en oda la cara
-traga traga, gritaba el pollo
Terminada su fiesta uno se va, queda el pollo y el negro
-Vestila rapido dale y vamos abajo le dice el pollo.
el negro me tira la camiseta, mientras me la ponia siento que me levanta las piernas para ponerme la tanga.
-Dale vamos dice el pollo, me agarra la mano y abre la puerta.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

El Reino de Atolón 3

La hija del rey Mucachi, Amel, entra en las habitaciones de su padre. El rey aún duerme sin ningún sobresalto, a pesar de que el sol está bien alto ya.
Ella es blanca como la nieve. Tiene un precioso cuerpo torneado y formado con lindos pechos. Muslos apetitosos, caderas sublimes, el cabello largo y dorado, es casi un ángel de una juventud avasallante. Es la mimada del rey y ella lo sabe.
Su padre, el rey, da unas vueltas y se va despertando pesadamente, abre los ojos y ve la figura de su niña.
__Amel ¿qué sucede?__ dice entre dormido.
__Nada padre__ el rey quiere incorporarse. La chica busca un poco de vino dulce y allí va con la copa en la mano.
__¡Toma bebe!__ se recuesta al lado del rey.
__¡Ah! Este vino es excelente
__Es de nuestras viñas
__¡Claro, claro! Este año la cosecha ha sido brillante__ la hija toca los cabellos del rey.
__¿Qué quieres de mi?
__Nada padre
__¡Vamos! Dilo de una vez, sino no estarías aquí
__No digas eso padre, he estado muchas veces aquí
__Si, ahora me tiene s un poco abandonado
__¡Ah! El rey está celoso__ dice la muchacha acariciando el pecho duro de su rey
__No es eso, pero ya no pasas tanto tiempo conmigo
__Tu siempre estás tan ocupado
__Bien ahora soy todo tuyo
__Está bien… No quiero irme del reino
__¿Cómo?
__Quiero que convenzas a madre
__Ella quiere que te vayas
__Ella dice que es mi deber, pero no quiero irme
__Ya sé… Hablas de la llegada del príncipe
__Me gusta este lugar, mi rey, haré cualquier cosa
__¿Cualquier cosa?
__Tu lo sabes mi señor
__¿Qué es lo que sé?
__Lo que puedo hacer__ diciendo esto la princesa metió su mano bajo las mantas livianas que cubrían al rey. Allí encontró la briosa verga del rey que ya estaba dura.
__¡Oh! Siento que estabas esperándome
__¡Ahhhh! Amel, acaríciame, así sigue haciéndolo__ la muchacha apretó la verga y la masajeó, la acarició despacio y los gemidos de su padre, el rey, subieron en intensidad. La bella hija corrió las mantas y el aparato surgió imponente. Las caricias siguieron, ahora la muchacha acercó su boca a la boca del rey y los besos inundaron la habitación caliente, mientras el sol afueras calentaba el planeta.
Amel muy despacio se acercó con sus dedos a los huevos inflamados del rey, que continuaba gimiendo y ahora diciendo palabras al oído de la hija que lo tenía apresado por el mástil. Mientras beba los labios y la lengua frotaba con el dedo pulgar la cabeza del pijón que vibraba caliente como en el infierno.
El rey atrapó con sus firmes manasas las tetas de Amel y también las acaricia vehemente y se las lleva a la boca. Los pezones de la chica se endurecen y se levantan erguidos, es ella la que gime ahora tomando temperatura. Siente que su vulva se va llenando de humedad.
Lentamente se van quedando desnudos y ahora Amel con su boca ha tomado la verga, la muerde suave, lame, aquí y allá, hurgando con su lengua hasta los testículos que son una llama a punto de explotar, pero se contienen, quieren seguir gozando del caramelo de mujer.
El rey ha buscado y ha encontrado la conchita dulce y salada de la chica y ha tomado posesión de ella y succiona y succiona y penetra con su lengua y busca la profundidad con un dedo y luego con otro, y luego otro, y la muchacha da gritos y se sacude en infinitos orgasmos, regalándole a su amante no tras otro y pidiendo que no se detenga, que no pare de comer su fruta.
La hija del rey lentamente se ha ido montando en la vara bravía y dura. Se ha ido metiendo en la profundidad de su cuerpo, en su vaina. La mujercita se contonea, levanta su cola, mueve sus caderas con un ritmo sabroso, apetecible. Con las manos el rey, su padre, aprieta las tetas de la joven, las lame, las muerde, las chupa y ella gime, ahora más moderada en sus movimientos, los hace más calmo, para luego acelerar y dejarse quieta para sentir la dureza que la enloquece dentro de ella.
Mucachi avanza entonces con un dedo acariciando la colita de la mujer, que aprieta los músculos de la vagina y el rey se desdobla de placer, con más lujuria penetra con su grueso dedo el anillo dorado de su hija, ella se sacude y se penetra con el dedo aún más adentro.
Ella se desenfunda la herramienta, así resbaladiza como está, la apoya en la entrada trasera y dice suave y casi como una diosa del mal __¡Promete que harás que me quede!¡Prométemelo!__ susurra casi como en un desmayo, mientras la cabeza de la pija va resbalando hacia lo infinito __¡Lo prometo!¿Lo prometo!__ grita el rey fuera de si, y es cuando la vergota se mete dentro, hasta el fondo y ella le regala un gemido desesperado, casi un aullido, mezcla de dolor y placer, se calva aún más, ella clava sus uñas en el pecho fuerte del hombre.
El rey Mucachi lanza escupitajos en el interior de su hija. Ella siente el río en su anillo y cree que va a desfallecer con otro orgasmo más fuerte de los que ya ha tenido.
Se va calmando, despacio, queda quieta sobre el pecho de su rey, siente el arma palpitando en su cola, aún enterrado en ella. Siente que late, eso la hace feliz, se siente llena. Se siente plena. Pasa la lengua sobre la boca del rey. Lo besa despacio y el rey cruza su lengua también y siente que su pija no decae. Siente como el líquido baja del interior de su hija hasta sus huevos. Amel muerde y chupa la oreja y se queda un momento relajada, pero aún caliente. Luego de un momento resbala hacia abajo y el aparato sale de su entrada, chorreante, brioso, como el de un joven. La hija del rey lo toma con sus manitos blancas y lo roza en sus mejillas y pone sus labios en el pequeño ojo. La serpiente ve, respira fuego, lo mete en su boca sedienta y sin saciar. Lo hunde sin remedio en sus fauces, se transforma en una caníbal, el rey se contrae, el rey se mueve, ella salvaje, toca los huevos, los siente, luego con sus dedos buscan el agujero del rey y allí entierra uno y otro, el rey se contorsiona como una marioneta deshilachada, siente que va a estallar, hunde mas profundamente los dedos en el culo del rey sin dejar de mamar la vergota que entra y sale de su boca, como los dedos entraban y salen del culo del rey que gime y gime, mientras vuelve a regar en la boca de su hija la leche paterna que ella traga hasta la última gota.-

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Perdí el invicto

Mi matrimonio fue durante casi 20 años un oasis de paz y felicidad. Mi hombre durante ese tiempo no me hizo faltar las dos cosas más importantes para mantener un buen matrimonio: dinero y sexo. Durante todo este tiempo sostuvimos una relación sexual asidua 4 veces por semana como mínimo con un par de peleas tan solo. Esas peleas fueron producto de su interés en penetrarme analmente, situación esta que no le permití en ningún momento, dejándole en cambio que “jugara” con sus dedos por mi agujerito pero no con su miembro. Pero de repente eso empezó a disminuir hasta convertirse en una vez por semana y esa vez como si fuera por compromiso. Tal cambio de actitud me llevó a sospechar la existencia de “otra” motivo por el cual me dedique a investigar.
Esa investigación da origen a este relato.
Estacioné el coche a una cuadra de la oficina de mi marido. Entré en el coqueto bar que se encuentra en el lugar y que permite vigilar disimuladamente la entrada. A la puerta de la misma se hallaba estacionado el coche de mi marido. Pedí un café doble, lo aboné y me dispuse a esperar “cámara fotográfica” en mano la salida de mi esposo.
19.25horas Apareció la figura de mi marido en la puerta junto a la de su secretaria, una morocha muy bien puesta y 10 años más joven que yo, por ende 15 más joven que mi esposo. No bien salieron a la calle se dirigieron a auto de él. El abrió el celular y marcó.
Mi celular sonó estruendosamente sobresaltándome. Atendí.
–         Hola, mi amor…¿Cómo estás?
–         Hola cielo…bien gracias y vos…
–         Bien…mirá te llamaba para avisarte que no me esperes temprano…surgió una reunión de última hora con unos ejecutivos y vos sabés como es esto…
–         Si querido..quedate tranquilo…
–         Chau mi amorcito…besos
–         Gracias igual…
Mientras hablaba salí a la calle y llamé un taxi. El taxista esperaba a que terminara la conversación para que le indicara la dirección.
–         Vamos a seguir aquel coche negro…
–         ¿El toyota?
–         Ese…
–         Señora no va a haber tiros ¿no?..
–         No quedese tranquilo…voy a seguir a mi marido a ver si es cierto que va a una reunión…
–         Comprendo..
–         Por favor con mucha discreción ¿puede ser?
–         Señora usted contrató al mejor detective taxista…
Traté de esbozar una sonrisa pero imagino que solo logré una mueca…El coche mi marido enfiló hacia una avenida y por ella desembocó en la autopista del oeste, luego de media hora por la misma encaró una salida a la colectora y por ella a la entrada de un hotel alojamiento…
Al pasar mi máquina de fotos hizo un bello trabajo… Pero mi estomago se revolvió y mi mente se llenó de furia…
–         El muy cretino me mete los cuernos con la secretaria…Cerdo machista… – y estallé en una crisis de nervios.
El joven taxista, un muchacho de unos 24 años, trató de consolarme. Hablaba suavemente tratando de hacerme ver que no tenía que hacerme tanta problema… que eso era normal… que los hombres esto o aquello…
Por un momento logró que me tranquilizara y lo escuché decirme…
–         Hagamos algo…¡La invito a tomar un café! Se calma y la llevo a donde usted me indique una vez que este tranquila…
–         Tengo que regresar adonde me recogió, dejé allí mi coche estacionado…pero antes acepto el café…necesito calmarme y pensar claramente…me está empezando a doler la cabeza de la bronca.
–         No es para menos… pero ya va a pasar, tranquilícese y todo va a estar mejor..
–         Si..tiene razón…pero el muy cretino me las va a pagar… justo con esa mosquita muerta me engaña…si fuera otro tipo de mujer…maldito sea…mil veces maldito.
La bronca obnubilaba mi entendimiento. Estaba ciega de furia. No lograba contener mi enojo.
El chofer del taxi muy amablemente me condujo hasta un barcito donde bajamos a tomar el café.
Cuando el mozo llegó con la infusión el muchacho muy amablemente me dio una pastilla diciéndome
–         Tome esta aspirina así se tranquiliza…
–         Gracias es usted muy amable… discúlpeme la situación…
–         No señora por favor faltaba más…es un placer poder darle una mano…
Tomé la aspirina. Mientras hablábamos de cómo se habían desarrollado los hechos que me llevaron a sospechar y le conté todo… Me sentía liberada hablando…estaba como en una nube…hablaba…hablaba y hablaba sin ningún control y lo peor le contaba todo a un desconocido…
–         No te das una idea como cogíamos con ese cretino… las “chanchadas” que nos hacíamos…
–         No se pero me estoy haciendo una idea…- me contestaba el muchacho.
Y yo cada vez más excitada relataba con lujos de detalle nuestra relación sexual. Mi sexo había comenzado a mojarse por la rememoración de estos hechos pero no paraba de contarle mis historias…
–         Creo que estás mejor – me dijo suavemente
–         Si…ya me siento casi del todo bien…
–         Vení, vamos al auto..
Me levanté a duras penas del asiento. Mi cuerpo me pesaba una tonelada producto del relax tras la bronca… El muy solicito me ayudo a llegar al vehículo pero en vez de hacerme sentar en el lugar de la pasajera me hizo sentar al lado suyo. Acomodó el asiento reclinándolo un tanto hacia atrás y me dijo..
–         Entrá… ponete cómoda y relajate vas a estar bien…
–         Si gracias.. – mi cabeza estaba como nublada y actuaba con bastante retraso…como abotargada…
El subió al coche y lo puso en marcha alejándonos del lugar. Solté un sollozo de impotencia ante lo que me estaba ocurriendo. El apoyó su mano sobre mi rodilla mientras me decía..
–         Anda otra vez la congojita…tranquila…
Sin percatarme de lo que ocurría, envuelta en lágrimas, el aparcó junto a la acera. Su mano subió a lo largo de mi muslo mientras que con la otra mano levantaba mi rostro y apretaba mis labios con los suyos. Por un instante no pude reaccionar. Para cuando pude tener un esbozo de reacción su mano se había hundido debajo de mi ropa interior y acariciaba sin reparo alguno mi sexo provocándome unas terribles ondas de placer y la otra estrujaba mis senos por debajo del sostén, pellizcando y apretándome los pezones… Su lengua y había vulnerado las defensas de mi boca y jugaba a enredarse con mi lengua en un dialogo infernalmente apasionado.
–         ¡Vamos a otro lado!
–         Si – contesté en un suspiro
Sin dejar de acariciar mi sexo con su mano derecha el condujo el móvil durante un breve espacio de tiempo. Con los ojos cerrados gozando de la caricia no vi donde estábamos.
Detuvo el coche. Dejó de acariciarme por unos minutos. Abrió la puerta de mi lado y me condujo hasta la habitación. En la penumbra de la pieza me arrimó hasta la cama donde mi cuerpo cayó totalmente desnudo. El hundió su rostro entre mis piernas y sus caricias, chupones, lengüetazos y dedos, unidos a la urgente necesidad de sexo y a la excitación que me dominaba hicieron que llegara mi primer orgasmo…
–         Acabooo…me voy….uuuhhhhhh…aaahhh…
El dominando la situación subió lentamente hacia mi rostro levantando mis piernas sobre sus hombros… Esa posición puso todo mi sexo totalmente entregado.
Sus labios se apoderaron de los míos y sentí llegar su miembro a la entrada de mi vagina. Enorme, fuerte, cabezón y poderoso pugno por abrirse paso hacia mi interior frotando con fuerza las paredes internas.
–         Hhuuummm… Es gran..de.. bebé…
–         Si mamita es muy grande…y te lo vas a comer todo…
–         ¿Si?…¿Todo?..
–         ¡Siii mamita! ¡Todo!…
–         Uuuuyyyy…bebé.. despa…ci..to  esmuy…grandote…
En efecto el tamaño de lo que estaba entrando a mi argolla era descomunal, me estaba “partiendo” en dos la concha provocándome unas enormes ondas de placer que rebotaban a lo largo y ancho de todo el cuerpo haciéndome flotar y volar sin control. Involuntariamente mi cuerpo se arqueaba, mis piernas se abrían aún más y el “pedazo” de enterraba dentro mío provocando nuevas y más pronunciadas reacciones de placer…
–         No aguanto más…me voy..me… vooooyyyyyy…zzzzaaaaaaaaahhhhhhhuuuuaaauuu..
–         ¡gozá!¡Gozá, putita! ¡Tomá pija…! ¡Putarrona!
–         Siii…dame…dame….
Sus insultos en vez de enojarme me elevaban e incitaban más… Su verga entraba y salía llevando mi cuerpo y mi mente a la cima del gozo… Lo sentía entrar y salir de mi cuerpo y todo mi ser vibraba enloquecido, sin control…
No se cuanto duró todo ese momento, ni cuantas veces mi cuerpo estalló de placer. El flujo vaginal corría a lo largo de toda la raya del culo y mojaba la sábana. Estaba hecha sopa. Aprovechando mi entrega total me hizo girar colocándome boca abajo.
–         Te la voy a dar desde atrás…
–         Siii mi amorcito
Mi marido me solía acomodar igual. Le encantaba penetrarme la argolla por atrás mientras sus dedos jugaban con mi ano… y demás esta decir que a mi me recalentaba ser cogida de esa manera. Por eso no me opuse sino que por el contrario, acomodé la almohada de tal forma que por más duro que fuese su empuje mi cuerpo no cedería un centímetro. El me tomó por la cintura, apoyo el cabezón en la puerta y lo fue enterrando lentamente…
Su entrada en la vagina me hacía temblar. Todo mi cuerpo vibraba por las enormes dimensiones del pedazo que estaba frotando sus paredes internas… y yo entregada totalmente levantaba mi culito echando mi “chochito” hacia atrás para que fuera totalmente perforado…
–         Uuuuhhhhh…que…grandota…que la tenés… bebé
–         Si mamita muy grandota…
–         Dame…la  todaaaaa…yyyyyy
Su pedazo se enterró profundamente en mi cuerpo, pero me di cuenta que no era “toda”. El sabía hasta donde podía entrar sin provocar dolor y lo había enterrado hasta ahí.
Comenzó un lento y firme bombeo que prontamente me llevó nuevamente a las nubes. Vibrando sin control mi cuerpo saltaba de un orgasmo a otro en forma rápida, violenta y aplastante… Mientras su miembro provocaba estas reacciones sus dedos no dejaban de “jugar” con el agujero de mi ano. Entraban, salían, se movían en mi interior, primero fue uno mas luego eran dos. Totalmente empapada en mis propios jugos estaba totalmente entregada gozando y gozando sin parar…
–         ¡Bebé!… me voooy….aaaahhhhhh……que placeeeerrrrr…hhuuuummmmmm
Terminaba de gozar ese orgasmo cuando él retiró su enorme pedazo de mi interior y sin mediar palabra lo llevó a la puerta de mi ano, sacó sus dedos y apretó con fuerzas sobre mi agujerito.
El hecho de estar totalmente entregada, relajada ante el orgasmo reciente, lubricada y ablandada por sus dedos hicieron que en un instante fugaz el glande, rompiendo totalmente el orificio anal, se precipitara en mi interior.
Mi alarido, no fue un grito de dolor sino un alarido, fue ahogado por la almohada que él inteligentemente me apretara contra el rostro en el momento de producir la penetración.
Mi cuerpo tembló ante la brutal agresión a la que estaba siendo sometido. Intenté cerrarle el paso apretando el culo pero fue en vano. En un mar de llanto y envuelta en un terrible dolor sentí como lentamente y sin pausa el enorme miembro que me sodomizaba  se internaba en las profundidades de mi cuerpo rompiendo empujando y abriendo todo a su paso.
–         yyyyiiiiiiii….uuuuuuaaaaaaaaaaayyyyyyy….hhiii..jjoooo deeeee….pppppuuuuuttaaaaaaaayyyyyyyyyyyyyy….meeeee…partiiiissssssttteeeeeee ellll oooorrrtttttttoooooo……aaaaaaaahhhhhhh….ssssaaaacccccaaaaammmmeeeeelllllaaaaa….  me  dduueuueuueueuuuullllleeeeeee……uuuuuaaaaaaaggaagaggaghhhhhhh
Sin hacer caso a mis expresiones, lamentos, llanto y gritos el siguió entrando, luego inició el consabido mete y saca arrancándome nueva muestras de dolor. El tiempo se prolongó y él sin parar seguía entrando y saliendo lenta pero firmemente de mi interior. El dolor si bien aún persistía ya no era tan grande como al principio de la penetración.
–         uuuuuhhhh….aahhhhhh…..uuuuhhhh…aaaahhhh…
Gemía cuando entraba o salía. De repente él comenzó a tomar un ritmo más acelerado. Me di cuenta que estaba por volvarse en mi interior y en un supremo esfuerzo “total todo estaba hecho” me relajé y tirando mi cuerpo hacia atrás y hacia arriba le entregue totalmente mi culo permitiendo que los últimos centímetros que estaban fuera al acabar y apretarse fuertemente contra mi entrasen en mi interior. Un nuevo ramalazo de dolor me sacudió cuando ese pedazo entró ayudando a que el líquido caliente se desparramara dentro inundándome por completo…
–         Tommmaaaa la leeecheeee…
–         Siiii… daaaaayyyymmeeeeee…aaayyyy…te…sientoooo….uuuuhhhhhmmmmm
Fue como si un rayo nos hubiese traspasado. Caímos en un estado de relax y nos quedamos quietos. Ese momento no se cuanto duró pero fue largo. Nos despertamos y él aún permanecía dentro de mi culo. Lentamente fue saliendo. Una extraña sensación de frío, vacío, ausencia…invadió ese lugar recientemente ocupado.
–         huuuummmmmm –gemí
–         Hermoso culo mamita… – dijo dándome una palmada en las nalgas
Giré mi cabeza y lo miré. No sabía siquiera su nombre, lo duplicaba en edad y sin embargo me había destrozado el orto. Durante todo mi matrimonio había evitado ser “ajusticiada”, lo había mezquinado, cuidado y mantenido intacto. Todo para que este desconocido me lo partiera sin mayores inconvenientes…  No terminaba de entender que había pasado…
Aún hoy sigo sin comprender que me pasó.
Solo se que no le hice ningún reclamo a mi marido por los cuernos. Aproveché cada “junta” con ejecutivos que él tenía para tener mi propia “junta”. Al principio me costó mucho pero ahora que mi agujero anal está agrandado gozo como loca. Emiliano, tal el nombre del taxista en cuestión, es un amante del sexo anal y dos o tres veces por semana como el manifiesta “me mide el aceite”.

Comentarios a: miskaspullos@hotmail.com

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax