Archivo de la etiqueta: culo

En la carretera

Hola que tal, me llamo Luis y les voy a contar de una de las más deliciosas experiencias sexuales que me han sucedido.

Laura y yo habíamos visto una película en la cual los actores tenían sexo mientras viajaban, esto me éxito tanto que no pude disimularlo y Laura se dio cuenta de eso, yo en tono de broma le comente que a ver que día lo experimentábamos, ella que es una mujer recatada y solo comento que pasaría solo en mis sueños, lo cual solo lo tome como un simple no sin decir nada mas al respecto, yo sabia que la forma en como la educaron sus padres no le permitía hacer eso, aunque ya habíamos tenido cogido varias veces sin que sus padres se enteraran a ella siempre le repetían que el lugar para tener sexo era la cama, ningún otro lugar.

Unas semanas después se presento un viaje de negocios por 3 días a una playa de México que siempre me ha encantado visitar y decidí invitarla aún cuando sabía que sus padres no la iban a dejar ir, pero el intento le tenía que hacer. Mi sorpresa fue que ella me dijo que si me iba a acompañar pero que no comentara nada del viaje frente a sus papas ya que ella les había dicho que iba con sus amigas, cosa que me gusto un poco más y me encendió ya que estar a las escondidas es como disfrutar de algo prohibido.

El viaje iba a durar unas 5 horas en camión ya que no existían vuelos desde donde salíamos, la salida era en la noche y al día siguiente yo tenia que comenzar muy temprano por lo que no iba a ver a Laura en toda la mañana. A la hora de salida yo había llegado temprano e inmediatamente me subí al camión, no quería estar ahí cuando llegaran a dejar a Laura y sus papas me vieran en el mismo camión, me escondía cerrando las cortinas y solo asomándome por espacios pequeños para que no me fueran a cachar, eso me inquietaba y a la vez me emocionaba, sentía como la adrenalina recorría mi cuerpo y me calentaba hasta el punto de hacerme sudar, para fortuna cuando ella llego no dejaron pasar a sus papas a los andenes de salida por lo que sentí un pequeño alivio ya que no quería problemas.

Al llegar ella me comento que estaba tan nerviosa que sudaba por todos lados, inmediatamente tratando de bajar el nerviosismo le pregunte que si también estaba sudando de abajo y me contesto que si, que la tenía tan húmeda que ahorita entraría sin ningún esfuerzo cosa que hizo que mi pene se pusiera mas duro que la palanca de velocidades del camión. No pasaron más de 10 minutos cuando el chofer cerró la puerta de los pasajeros y la del camión y empezó a dar marcha. Notamos que solo estábamos cuatro personas en ese camión, nosotros dos y otra pareja que supongo iban de fin de semana a esa playa. Cómo estábamos hasta la parte de atrás, por mi mente cruzo el de recordarle la película que días atrás habíamos visto pero me acorde de la respuesta que me dio y solo comente que me iba a dormir para descansar a lo cuál ella acepto.

Estaba dormido y tras dos horas de camino ya en plena carretera empecé a sentir como sus labios rozaban los míos mientras con su mano rozaba mi pene, no podía despertar bien pero empecé a sentir como lentamente me bajaba el cierre del short, y sacaba mi pene que en ese momento ya estaba muy duro, comenzó a mamármelo recorriendo todo desde la base hasta la puntita, en ratos se lo metía todo y podía sentir como sus dientes me rozaban un poco cuando se lo metía y se lo sacaba de la boca, yo no daba crédito a lo que estaba sucediendo pero me encantaba, lentamente fui recorriendo su espalda hasta meter la mano por debajo de su pans y tocar sus ricas nalgas, se levanto y comenzó a besarme mientras yo inmediatamente le bajaba el pans, ella se puso de rodillas en el asiento y yo inmediatamente le comencé a chupar su conchita tratando de recorrerla y lamerle todo, mientras introducía un dedo dentro de su vagina que seguía húmeda por la tensión, seguí chupándola hasta que llego el momento en el que soltó un suspiro y me pidió se la metiera porque quería sentir algo más grueso que un dedo, apuntó mi verga sobre su vagina y por un movimiento que hizo el camión ella perdió el equilibrio sentándose sobre mi verga la cual entro de un solo golpe hasta el fondo sin que ella lo pudiera controlar, eso la lleno de placer ya que nunca se la había metido tan fuerte y rápido, le gusto tanto que siguió metiéndola y sacándola tan fuerte como podía además ella estaba mas apretada que nunca porque el pantalón no la dejaba abrirse lo cuál hacia que ambos sintiéramos el roce uno con el otro, era tanto el éxtasis que traíamos en ese momento que hasta se nos olvido la otra pareja que venia en el camión, ella siguió montándome cada vez mas duro hasta el momento en el que ni ella ni yo pudimos mas y terminamos corriéndonos los dos al mismo tiempo, yo sentía como su vagina se relajaba y se tensaba en el momento que se estaba corriendo y también sentía como mi leche salía de mi verga hacia su vagina.

En ese momento nos acordamos de la otra pareja pero nos tranquilizamos al ver que se habían movido de asientos y estaban también terminando de hacer lo suyo. Nos quedamos los cuatro descansando por un momento y comentando lo rico que había sido el sexo en ese momento, ellos nos comentaron que nos habían visto teniendo sexo y eso los había excitado tanto que decidieron hacerlo ellos también.

Lalo, Vero, Laura y yo nos quedamos platicando de experiencias sexuales cerca de 10 minutos lo cuál hizo que nos calentáramos otra vez, yo comencé a tocarle los pezones a mi novia mientras ella agarraba mi verga, la otra pareja ya se estaban agasajando otra vez, de pronto las mujeres se pararon y se agacharon hacia nosotros y mientras se metían a la boca las vergas ellas se rozaban las nalgas una a la otra la cual era algo espectacular, parece como si ellas se hubieran puesto de acuerdo porque se pararon las dos ya con las blusas desabrochadas y empezaron a besarse mientras se rozaban sus pechos y con una mano una a la otra se acariciaban los clítoris, nosotros nos pusimos atrás de ellas las inclinamos un poco y como ellas ya estaban húmedas se las metimos de un solo golpe y empezamos a cogerlas mientras ellas se seguían besando y acariciando sus pezones, en un momento ellas se hicieron a un lado para poder acariciar de nueva cuenta su clítoris mientras se rozaban sus pechos, yo nunca me imagine que iba a estar besando a otra mujer frente a mi novia ni a mi novia besarse con otro hombre enfrente de mi pero era excitante la escena, le saque la verga a Laura mi novia para metérsela por el culo, mientras que le pedí a Vero que le metiera los dedos por la vagina, Laura empezó a gemir como loca de placer.

Lalo al ver el placer que Laura estaba sintiendo hizo lo mismo con Vero y ahora mi Laura le estaba metiendo los dedos, y seguimos cogiéndolas por el culo mientras se metían los dedos hasta que ellas soltaron un gemido intenso de placer, yo ya no pude resistir mas y empecé a remeterla mas duro y más rápido y ella me comenzó a decir “si papi, dejame tu leche dentro de mi, dejala toda, mas duro, mas duro” y cuando me empecé a correr ella apretó su culo sacándome toda la leche que tenia almacenada y creándome una sensación de placer que nunca había experimentado, mientras terminaba de dejarle toda mi leche a Laura, Vero saco la verga de su culo y se la metió en la boca para seguirla mamando hasta que Lalo se corrió dentro de ella y se trago toda su leche, yo que todavía tenia dentro de Laura mi verga sentí como si fuera yo el que me estaba corriendo en Vero, mientras le sacaba la verga de su culo. Los cuatro quedamos completamente satisfechos.

vampiro694u@hotmail.com

Los italianos

Tengo 34 años igual que mi mujer llevamos casados diez años y en cuestión de sexo nos gusta desde siempre hacer de todo.

Ella esta bien conservada a pesar de que tenemos dos hijos buenos pechos,culo y pelo moreno.Yo también me conservo bien.

Hace dos meses le dejamos los niños a mi madre y nos fuimos de fin de semana al sur de nuestra isla.Llegamos al hotel el viernes por la mañana nada mas llegar bajamos a la picina.Mi mujer hace top less y usa taparrabo después de unas horas se pusieron en la hamaca al lado de la nuestra dos chicos muy atractivos.Yo notaba como miraban a mi mujer cada vez que yo me despistaba.Uno tenia un buen paquete metido en el bañador y mi mujer lo miraba de vez en cuando.Nos pidieron fuego un par de veces hasta que nos fuimos y nos despedimos con una sonrisa.

Ya en la habitación le saque a mi mujer la conversación de lo grade que era el paquete del italiano y ella me dijo que era una pasada.Yo se que ella le gustaría probar una polla como aquella pues cuando vemos películas porno esas hermosas pollas la ponen a cien y terminamos follando como locos y es normal ya que yo tengo una polla de 16cm que es la única que ella había probado.

Al día siguiente volvimos a coincidir y me atreví a entablar conversación con ellos.Hablaban bien el español pues según nos contaron llevaban dos años viniendo a la isla de vacaciones el de la polla grande se llamaba Giovanni y el otro Gero.

Por la noche nos vimos en al discoteca después de varias copa Giovanni me dijo que tenia una mujer muy guapa no se si por las copas o por las ganas de que mi mujer probara aquella polla le dije que si le gustaría acostarse con ella.El se quedo de piedra pero me contesto que si yo no tenia problema el tampoco pues estaba muy buena.

Yo sabia que había llegado el momento que había hablado en mas de una ocasión con mi mujer y ella siempre dijo que tendría que ser algo sin esperar.Giovanni se animo y saco a mi mujer a bailar hubo un momento en que note como el le pasaba su polla bien empalmada por su cuerpo cuando se pegaban al bailar.Sobre las dos de la mañana Giovanni nos dijo que nos tomaramos una copa en su habitación yo acepte y mi mujer me dijo que pasáramos primero por la nuestra.

Cuando llegamos me dijo que Giovanni la había rozado con la polla dura y que se había excitado mucho y que no fuéramos a su habitación y que me la follara.Le comente lo que le había dicho a Giovanni después de dudar me dijo que a lo mejor había llegado el momento de que la viera follandose otra polla si era lo que yo deseaba le dije que no pasaría nada que ella no quisiera.

Llegamos a la habitación y nos tomamos unas cuantas copas mas en un momento Giovanni invito a mi mujer a bailar había puesto algo de música.

Vi como le cogió las nalgas a mi mujer apretándola para que sintiese toda su polla Gero alucinaba con lo que veía se unió al baile mirando hacia mi buscando la aprobación que le di con un si de mi cabeza.

Mi mujer se fundió en un gran beso con Giovanni mientras gero le sacaba las braguitas por de bajo de su falda este se a gacho y el empezó a comer las nalgas mientras el otro le quito la camisa el sujetador y le comía las tetas los gemidos de mi mujer creo que se pudieran oír en todo el hotel.

Ella le quito al ropa a Giovanni y una vez que libero aquella polla de 23cm y unos huevos descomunales se la empezó a comer como si lo hubiera estado esperando toda su vida.Gero se desnudo y también le dio su polla a comer era de 17cm algo gruesa.

Yo al ver todo aquello estaba con la polla en la mano haciéndome una paja como el que ve una peli porno pero con mi mujer de estrella.El primero en metersela fue Gero no le costo pues la raja de mi mujer estaba tan húmeda que se veía caer su leche por los muslos.Mientras esta seguía mamando el pollaso de Giovanni después de un rato tubo un orgasmo como nunca.

La escena era una pasada mi mujer disfrutando como una loca mientras yo me tocaba la polla que había estado a punto de correrse un par de veces.

Giovanni se sentó en el sofá ella se coloco en sima y con su mano llevo aquella hermosa polla hasta le entrada de su coño le dijo a Giovanni que ella se lo fallaría y que no la invistiera con fuerza hasta que ella se lo pidiera.Poco a poco su coño se fue tragando a aquélla polla con la que tanto había soñado cuando veíamos las pelis pornos cada vez mas rápido mientras Gero también se tocaba una paja en un sillón viendo al cabalgada que le pegaba mi mujer a su amigo ella ya había tenido otro descomunal orgasmo cuando le pidió a Giovanni que se la metiera toda con fuerza el empezó a embestirla con una fuerza increíble yo veía como entraba y salía aquellos 23cm del coño de mi mujer mientras que los golpes de aquellos hermosos huevos contra sus nalgas hicieron que me viniera en una corrida como nunca.Al momento Giovanni y mi mujer llegaron también juntos a un orgasmo genial y ella se quedo tirada sobre el. Gero se acerco por detrás pero mi mujer le dijo que su culo era solo para mi el pidió entonces una mamada cosa que ella no le negó corriéndose este en su boca.

Al rato nos despedimos hasta el día siguiente pero lo que paso ya lo contare si el relato es del agrado de todos ustedes.

Luis_bom_es@hotmail.com

Una noche increíble

No pensé que me sucediera.

Hace unos días me pasó una cosa que en realidad siempre había soñado, pero que nunca pensé posible.
Me llamo Armando, tengo 32 años y soy productor de video. Llevo varios años viviendo con Edna, una chava muy guapa. Si me lo permiten: está buenísima. Tiene una cintura delgada, un abdomen muy firme, piernas largas y bien torneadas, pero sobre todo, tiene un par de tetas de concursoð son deliciosas. De hecho una de las cosas que más me gusta hacer con ella es sobar mi pito entre sus increíbles balones, hasta venirme precipitadamente en su boca. Claro, que siendo sincero, tengo que admitir que lo que más me gusta de ella son sus nalgasð bien paraditas, siempre apretaditas. Su culito es algo que siempre había codiciado y que ella siempre se había negado a entregar. Algunas veces, cuando más excitada la tenía, llegué a meterle uno o dos dedos sé que le gustó, pero dice que mi verga es demasiado grande y jamás entraría por allí.
En fin, pero ese no es el tema de esta historia.
Esta historia comienza hace un par de semanas. Yo estaba trabajando en un proyecto para la filmación de un corto con Germán, un buen camarada. Infinitas veces habíamos compartido francachelas interminables y en una de esas fue que surgió la idea del corto. Él es actor pero había escrito un guión que me pareció valioso. Esa noche habíamos estado trabajando algunas ideas cuando decidimos ir a la fiesta de cumpleaños que daba un conocido de ambos. El decía que quería presentarme a una vieja que seguro nos aportaría buena parte de la lana para la película. Cuando llegamos todavía no había mucha gente. Estuvimos un rato conversando entre un wiskey y otro hasta que se acercó a Germán una chica alta, de pelo negro largísimo y un maravilloso escote que apenas lograba esconder sus erguidos pezones, que yo aproveché para rozar cuando me acerqué a saludarla. Estaba turgentes y ricos. Inmediatamente mi verga se puso dura, pero traté de controlarme porque sabía que la noche sería larga. Se llamada Claudette y era la que podía producir nuestro proyecto.
La fiesta estuvo muy divertida, el cumpleañero había contratado un show de sexo en vivo que nos puso a todos a mil. Yo estaba muy cansado, pero me resistía a irme porque no podía quitarme de la cabeza a la chica que me acababan de presentar y que no había dejado de coquetearme toda la noche. Creo que German estaba en las mismas porque mientras echábamos una firma en el baño pude ver (sin querer) que la tenía bastante tiesa. De hecho aprovecho la sacudida para sobársela unos instantes, y luego se la guardó, ajustando los pantalones para que el paquete no fuera tan evidente.
Cuando salimos del baño, parecía que Claudette había estado buscándonos, pues se aproximó a nosotros con tres copas en la mano.

— Les propongo que brindemos y vayamos a un lugar más tranquilo.
— Por mi encantado — respondió presurosamente Germán.
— A mí también se me antoja — dije provocativamente.

Brindamos hasta terminarnos las copas y subimos los tres al coche de German. De camino a su casa Claudette no paraba de lanzarme miradas ardientes por el retrovisor. Casi podía escucharla rogándome que me la cogiera. Lo único que me incomodaba era Germán. No sabía como íbamos a sacudirnoslo de encima para podernos agasajar a gusto.

Propuse que paráramos por una botella de champagn, pensando que podría emborracharlo hasta que se quedara dormido, pero ella nos dijo que había de todo en su casa.

Llegando a su casa ella nos ofreció un trago y nos dijo que nos pusiéramos cómodos. Bajó la intensidad de la luz y prendió una infinidad de velas que pusieron el ambiente más candente de lo que yo pensaba. Estuvimos un rato comentando nimiedades, hasta que ella comenzó a quitarse la ropa hasta que quedó en una diminuta tanguita qe dejaba al descubierto sus dos hermosos glúteos, y que al centro tenía una rajita por la que ella empezó a sobarse. Sus chichis, grandotas, se balanceaban rítmicamente mientas ella se encueraba.

Se subió a una mesa larga y abrió las piernas.
– Ven Armando, ponme un poco de champagn en mi conchita, me dijo lamiéndose los labios.

Yo le obedecí inmediatamente. Tomé el la botella y le rocié abundantemente el chocho . Ella gemía suavemente y se contoneabað.

— Espera, ahhh, espera—.. decía entre gemido y gemido— esto se siente delicioso— Ahora sí papacito, chupame— venga— chupame.

Yo saqué la lengua y ataqué su clítoris ferozmente. Le metí la lengua por todos lados. Estaba tan excitado que casi me olvido de la presencia de Germán. De reojo vi entonces que había sacado su pinga y se la estaba jalando excitadísimo. Pensé que era justo que pudiera por lo menos mirarnos, y volví a concentrarme ya en los jugos que chorreaban por la vagina de Claudette. Ella con la excitación al máximo se sobaba las tetas apasionadamente.

— Sigue, papacito, no pares de chuparmela, anda mete otra vez tu lengua en mi vagina, ahhh me muero. Y repentinamente volteó a mirar a German y le dijo:
— Por qué tan lejos, guapom ven, únete a la fiesta. Mira que rojito está tu pene. Ven mi amor, cómete estos melones, ándale papi, cómetelos.
Germán ni tardo ni perezoso se unió a nosotros y empezó a lamerle las tetas ya morderle los pezones.
Ella se contorneaba y gemía cada vez más fuerte. Aunque no me molestó tanto como pensé la intromisión de germán, yo quería ser el primero en penetrar su agujerito con mi pene, así es de que le di un par de lamidas más y me quité los pantalones. Ella entonces dijo:

— Vengan acá papacitos, denme un beso, quiero sentir sus lenguas, quiero comerme mis jugos.

Un poco desconcertados germán y yo nos acercamos a su boca y empezamos a besarla cada uno en una comisura, cuidando bien de no rozarnos los labios. Pero ella era toda pasión y nos besaba acaloradamente, tanto que no supe ni cómo cuando ya estábamos los tres fundidos en un húmedo y profundo beso. Poco a poco ella se fue quitando y nos dejó a nosotros besándonos sin poder parar. Mi verga estaba más parada que nunca y noté que la de Germán también, entonces, ella se acostó por debajo de nosotros acercando nuestros cuerpos, mientras nosotros seguíamos lenguetandonos hasta que con sus manos juntó nuestros dos bananos y sin más se los metió a la boca. Fue la chupada más deliciosa de mi vida porque además de la succión y los lenguetazos de ella, sentía el miembro palpitantede Germán creciendo igual que el mío. Ya que agarró el ritmo del mete saca de nuestros pitos en su boca, l! iberó las manos para masajearnos los huevos, despertando así una oleada más intensa de excitación. Así estuvimos un rato. Germán y yo besándonos y ella mamándonos las vergas incansablemente. Cuando sintió que estábamos a punto de estallar, quito su boca y se levantó diciendo
— No quiero que se vengan todavía. Hay mucho más por hacer. Germán, tú no me has chupado el coño, ven acá mi rey. Germán se acercó y comenzó a lenguetarle el clítoris haciéndola gemir.
— Ahora tú Armando, ven, te prometo que te voy a recompensar pero ahorita lámele el culo a Germán ¿quieres, rico?

Yo no estaba nada convencido pero no quería que ella detuviera el juego, así es de que hice lo que me pidió.

Ya que estuvimos los tres nuevamente muy excitados, ella tumbó a German en el piso y después de unas cuantas chupadas se ensartó su verga en la vagina. Estuvo montándolo un rato mientras yo los veía como imbécil, jalándome la verga para no perder la excitación pero muriéndome de coraje de que él la hubiera penetrado primero. Algo debe haber visto en mi cara porque mojándose los labios me dijo:
— Acérate papi, ven que te la mamo. Métela en mi boca.
Me la chupó un rato y ya que la vio bien gorda y erguida, sin dejar de montar a Germán me pidió.

— Ahora si mi amor, rómpeme el culo, venga métemela hasta adentro.

Yo no podía creerlo, definitivamente me estaba reservando la mejor parte, MMMM que rico, sin pensarlo dos veces puse la cabeza de mi pene en la entrada de su ano, y de un golpe se la dejé ir toda. Ella gritó pero en eses mismo momento, el pito de Germán en su vagina concluyó su trabajo y los dos se vinierion. Yo seguí rasgándole el culo con fuertes empellones, hasta que ella no pudo más y se vino de nuevo, entonces sí yo exploté y le llené el culo con mi meco.

Ella me pidió entonces que le limpiara el ano con la lengua, que me comiera mi propio semen. Pero yo estaba tan agradecido que acepté.

Pero allí no paró la cosa. Ella le dijo a Germán que ahora era su turno y que me limpara la verga a lenguetazos. El lo hizo fascinado y me lamió el pito hasta que se me volvió a parar, entonces ella puso a Germán en cuatro patas, y ella se colocó debajo para mamarle la verga otra vez, mientras que a mí me dijo que ahora le perforara el culo a Germán. El pareció encantado y hasta paró la colita. Estuvimos largo rato jadeando y gimiendo y sudando, pero Claudette no dejó que nos viniéramos. Antes de que eso ocurriera me ordenó inclinarme sobre una mesa, tomó la pinga parada de Germán y la dirigió a mi culo virgen dando ella misma el empellón que me lo defloraría. Me dolió un poco, es cierto, pero nunca pensé que se sintiera tan rico. Ahora entiendo porqué hay tanto puto.

Ya que todas las vergas hubieron entrado una y otra vez en todos los hoyos. Nos quedamos dormidos. Como a las seis de la mañana yo me levanté para ir a casa. En el camino no pude evitar recordar la noche tan caliente que había tenido y mi verga se volvió a parar por lo que en el elevador me la desenvainé y me la empecé a jalar. Abrí la puerta con la mano que me quedaba libre y sigilosamente pero sin dejar un instante de sobarme el pito, entré a la recamara para encontrarme a Edna, que siempre dormía desnuda, boca abajo con las nalgas al aire. Sin pensarlo, y sin darle tiempo ara reaccionar, me monté sobre ella, le separé las nalgas y de un empujón le clavé la verga hasta e fondo. Ella gritó pero yo empecé a lamerle la oreja y a sobarle las tetas para que se calmara. Poco a poco fue poniéndose más cachonda, hasta que juntos nos venimos. Yo dormí todo el día.

Noche muy caliente en Cancún

Hay algunos momentos que quedan grabados en la mente. Uno de ellos fue el viaje que hice a Cancún con Leticia que era mi enamorada hace ya 2 años. Con los recuerdos de hoy voy a tratar de explicarles esa noche candente que tuvimos.

Leticia era una chica muy guapa, tenía 28 años, medía mas de 1m70, con unas bonitas piernas que a ella la gustaba mostrar con sus minifaldas que siempre llevaba y que dejaban a mas de uno con la boca mas que abierta. Sus senos no eran tan grandes pero también ellos estaban puestos en la mira y con sus pelos largos que cubrían parte de ellos hacían de Leticia una mujer muy sexy. Ella lo sabía y sabia así moverse de una manera muy particular que gustaba a cualquier hombre que quisiera buscar un momento de lujuria visual.

Para mi, podía mas que verla sino aprovechaba siempre en cualquier lugar acariciar sus piernas para subir lentamente bajo su falda (elle siempre consentía abriéndose) y pasar mi mano y llegar a tocar su vulva, acariciarla lentamente hasta poner un dedo, dos y en momentos muy acalorados empujar toda mi mano dentro de ella. Estos momentos se repetían siempre con nuestro más gran gusto en los ascensores, en el cine, en los restaurantes y cuantas veces en mi auto en el centro de la ciudad rodeados de muchos autos y personas. Me olvidaba decirle que a Leticia le gustaba mucho que la vean haciendo cosas “indebidas”, tanto que a mi a veces me daba cierto temor ya que ella, después de estos preludios con mi(s) manos, estaba tan caliente que se olvidaba de todo a su alrededor. No tenia ningún reparo en abrirme el cierre de mi pantalón y coger mi pene en su boca, cuando yo manejaba y que los hombres, viendo muy bien lo que pasaba, alrededor de mi auto, me saludaba haciendo signos de victoria o las mujeres en los semáforos que miraban haciéndose las que no habían visto nada… Les puedo decir que estos momentos eran inolvidables, sabia chuparme el pene de una forma mas allá del éxtasis. De ahí quizás me vino las ganas de lo que debía contarles sobre mi viaje a Cancún: Sabía chuparmela pero quería saber si sabía también chuparselas a otros hombres.

Llegamos a Cancún en un hotel con el sistema de todo pagado, es decir que teníamos bebidas (con mucho alcohol) gratis durante todo el día y sabíamos aprovecharlas.

Nuestro primer día fue muy “cordial”, nos tiramos en la playa, repletos de piñas coladas y nos dábamos besos apasoneados en el mar. En la noche después de la cena en este bonito hotel, nos fuimos a la cama y tuvimos mucho sexo, empezando en la cama, siguiendo en el balcón y terminamos con la puerta abierta de la habitación, yo encima de ella en posición de perito, estando excitados por el posible vecino que podría pasar por ahí, No vimos a nadie, eso creemos…

La noche siguiente tenia que ser más candente, y sin decírnoslo, estábamos dispuestos a darlo todo. Fuimos después de los tantos tragos a la discoteca. Era un lugar pequeño, con mucha bulla repleto de gente de todos los países.

Un poco titubeando empezamos a bailar. Leticia llevaba una minifalda amplia, que cuando se movía dejaba a todos con las ganas de saber que mas había por ahí debajo. Rápidamente me pude dar cuenta que ella no llevaba nada por debajo lo que me calentó para pasar de vez en cuando mi mano bajo su falda y acariciar su trasero (también le gustaba que mi mano entre por ahí). Estaba yo muy excitado como ella, no podía esperar mas bailando, así que la jale a un sillón un poco alejado de la gente y le di mi pene. Supo muy bien que hacer con el, primero me lo lameo suavemente y mas y mas deprisa y después se cierto tiempo paso sentada encima mío, yo no podía mas y la penetre, tratábamos de escondernos con su falda pero había mucha gente que ya se había dado cuenta de lo que hacíamos. Aunque en Cancún muchas cosas se pueden hacer, tuve que parar esto y decirle que se calme. Parece que ella quería mas ahí mismo por lo que se disgusto, jalo su falda y se fue al bar que estaba a pocos metros de nosotros.

Yo podía ver de ahí que conversaba con el barman, haciendo poses, sonrisas muy directas que al principio no me disgustaban, por lo que fui a sentarme con ella en la misma barra. Conversamos los tres de una manera muy simpática y empecé a pensar que Leticia quería algo o alguien más que yo para esta noche. Esta idea me pareció que podía darnos un placer diferente y deje a Leticia libre a sus deseos. Estuvimos cerca de 2 horas en el bar conversando, siempre yo al lado de ella tocándola por debajo de su falda y ella siguiendo hablando con pequeños cortes de sonrisas que tenían que ver con la profundidad de mi mano dentro de ella. El barman parecía todavía muy tímido y es lo que nos gustaba. Le pregunte lo que hacia después de cerrar la discoteca y me dijo que estaba libre para ir a otros sitios por Cancún.

Nunca habíamos tenido sexo con otra persona pero los dos lo deseábamos sin decírnoslo. Juan, el barman, no era nada guapo, era chico un poco barrigón pero nos caía muy bien. Fuimos, con Juan a la salida de la discoteca a pasear por la vereda a lo largo de la playa. Eran ya las 4 de la mañana y no había nadie por ahí. Me senté en unos de los bancos que estaban frente al mar y jale Leticia contra mi dejando espacio para Juan que se sentó al momento junto a nosotros.

Leticia había tomado mucho como yo y estaba completamente desinhibida. Esa noche se le podía hacer todo lo que uno quisiera. Empezamos a besarnos, a lamernos la lengua, la cara, el cuello. Tenía una camisa con tres botones abiertos que permitía a mi mano pasar y sacarle el sostén para tocar sus tetas. Tenia los pezones muy duros y cada vez que los tocaba Leticia con los ojos cerrados y la cabeza hacia atrás hacia un largo suspiro que me excitaba mas y mas. Olvidando la presencia de Juan, empecé al succonear sus tetas con mi lengua dejándola a mitad desnuda. Sentada, una de mis manos paso por debajo de ella dentro de su falda, mi dedo daba vueltas alrededor de su ano, ella se levantaba un poco para dejarme poder introducir poco a poco un dedo.

Con mi otra mano pase debajo de su falda por delante para introducir mi pulgar dentro de su vagina mojada y caliente. Así con mis dos manos la tenia rodeada, introduciendo mis dedos mientras que ella gritaba de placer. En uno de estos momentos, vi a Juan que estaba ahí al lado, mirándonos tímidamente.

En ese instante tome la cabeza la mano de Leticia y la puse encima del pantalón de Juan ahí donde ustedes se imaginan.Para empezar tuve que mover la mano de Leticia que estaba solamente pensando en su placer personal.

Juan, con lo que estaba pasando se calentó y abrió el cierre de su pantalón y tomo la mano de Leticia para que ella tome su pene que estaba ya listo para todo… Leticia rápidamente entendió, y de arriba hacia abajo con movimientos muy fuertes le daba todo el placer a Juan. Para seguir más allá, voltee a Leticia para que se encuentre de rodillas encima del banco y le empuje la cara encima del pene de Juan. Ella estuvo completamente de acuerdo, lo tomo en su boca y lo lamió hasta el fondo de su garganta. El cuerpo de Leticia estaba ardiendo. Se movió, jalando su falda hacia atrás para que su culo se quede bien visible delante de mí mientras que seguía con su boca dándole todo a Juan.

Yo ya estaba listo para penetrarla. Empuje mi pene dentro de su vagina caliente y seguimos un buen rato así. Juan sentado con su pene en la boca de Leticia y yo con mi pene que iba y venia por detrás de Leticia. Ella gritaba “Mas, Mas” …“Tómame mi culo”…“soy para ustedes dos”…“Soy una puta que le gusta que se la metan”.

Estaba y estábamos totalmente descontrolados. Para tratar de darle aun mas placer, quería que este llena por todos lados por lo que introduje mi dedo dentro de su culo. Ella se abrió más para facilitarme esto, lo que me permito poco a poco llegar a introducirle tres dedos dentro de su culo mientras seguía metiéndole mi pene en la vagina. Juan al poco rato no pudo más y exploto dentro de la boca de Leticia. Yo seguía dándole con más fuerza, jalándola de los pelos para que grite mas placer.

Juntos llegamos a sentir un momento fuerte para terminar yo encima de ella tirados sobre el banco. Juan había desaparecido.

Fue una noche en Cancún. Una de estas noches que no te olvidas…

Paul infidel_castro@hotmail.com

Noche de fiesta II

En anteriores oportunidades les he contado mis fiestas con mi amigo Alberto , mi amante alcahueta que hace que todas mis fantasías cachondas se hagan realidad . Toda la semana pase con un cosquilleo en mi cuca ya que el ritmo de trabajo en la oficina y mi estampa de señora bien no me permitía mostrar mi verdadera personalidad sexual que era cercana a la de una insaciable .
Era viernes en la tarde y cercana la hora de salida de mi oficina después de una larga semana de abstinencia sexual por lo que me decidí llamar a mi amigo Alberto para que me ayudara a bajar mi deseo sexual como fuera y en la forma que el decidiera . Acordó recogerme a las 9 : 00 p.m. no sin antes advertirme la forma en que debía ir vestida .

Ya en mi apartamento y luego de un relajante baño en mi bañera con hierbas y espuma me dispuse a vestirme con mi acostumbrada seda dental que se perdía en mis nalgas y absolutamente nada mas de ropa interior ya que el vestido era ceñido al cuerpo al máximo y no permitía el uso de mas prendas , llegaba solo hasta el borde de mis nalgas dejando al descubierto mis piernas torneadas llegando hasta mis sandalias de 14 cms de color negro , de pronto sonó el teléfono y era Alberto que me pedía que bajara por que estaba en la puerta del edificio de apartamentos . Salí y me subí a su carro dándole un tierno beso y tocando su polla por encima del pantalón y sin hablar arranco dirigiéndose a una avenida un poco solitaria donde en las noches se paran las prostitutas a esperar clientes de ocasión , detuvo su auto en una de las esquinas que aun permanecían solas y me dijo que me bajara , que esa era mi esquina , sorprendida pero muy cachonda baje del carro y con movimientos sensuales camine con mis zapatos altísimos y mi vestido mini que dejaba ver el nacimiento de mis nalgas hacia “ mi esquina ” , mire de reojo vi que estaciono su coche en un sitio estratégico a unos metros , saco su cámara de video y me grito : trabaja puta … que filmaré tus guarradas , sonreí y subí un poco mi vestido y le mostré mis nalgas y le dije : quieres que me coman el culo , sonriendo ambos iniciamos nuestra aventura .

Cada que pasaba un auto caminaba muy sensualmente para llamar su atención , se arrimaban y me decían lo puta que era , lo buena que estaba y me pedían que les mostrara lo que se iban a comer por lo que yo les mostraba mis tetas , mi cuca , el culo o las tres cosas según el pedido de los supuestos clientes , ellos me mostraban sus vergas algunas paradas y enormes , otras negras y gordas, otras delgadas y flácidas , yo les seguía la corriente en sus pedidos pero jamás me subía a sus autos y solo me comportaba como una verdadera puta para que la cámara de video de Alberto tomara los eventos muy calientes con cada parada de un auto . Así paso mas de una hora hasta que Alberto me llamo y me dijo que me subiera por que ya era suficiente , al subirme le mostré lo mojada que tenia mi cuca por lo guarra que me habían hecho sentir y todas las palabras y gestos obscenos de mis potenciales clientes . Alberto toco mis tetas , mis nalgas y metió sus dedos en mi mojada cuca diciéndome : perra .. te veías tan arrecha ofreciendo tu cuerpo …. eres una perra perdida …, nos dirigimos a casa de un amigo suyo y al entrar estaban 5 de sus amigos sentados en la sala y dos mujeres en el centro bailando semi desnudas , Alberto llamo la tensión de todos y les dijo : bueno muchachos aquí esta la tercera perra para nuestra apuesta , todos sonrieron a carcajadas y me señalo el centro de la sala a donde fui con la otras dos mujeres. No se a que horas apareció un enorme negro como de 1.90 cms , parecía jugador de baloncesto , con unas enormes manos , todas quedamos atónitas viéndolo , se situó en medio de las tres . Todos gritaban como posesos : Vamos Admed disfrutas tu trabajo .. castiga estas perras , nos acerco hacia si y nos toco nuestras caras colocando sus dedos en nuestras bocas para que chupáramos sus enormes manos y sus dedos , se quito su tanga quedando su gran falo aun flácido colgando con unos enormes guevas negras afeitadas , empujo nuestras cabezas hasta su miembro y todas como poseídas iniciamos una mamada a su polla inmensa , yo cogí el enorme glande con mis labios y trate de meterme lo mas que pude , lo lamí , escupí y volví a lamer mientras este crecía hasta quedar como de 25 cms y unos 5 cms de diámetro , ya no cabía en mi boca ni en la boca de mis dos compañeras de mamada , todas recorríamos ese enorme falo mientras Admed pedía que le lubricáramos su miembro con saliva , continuamente nos pedía que la escupiéramos , eso me excitaba mucho , escupíamos su verga y la lamíamos sintiendo ese sabor ocre de negro que en mi excitación disfrutaba , una a una nos obligo a meter su miembro hasta la garganta causando una enorme dilatación de nuestras bocas que quedaban ajustadas a la cabeza de ese gran miembro , situación que le excitaba por que cada que penetraba nuestras bocas gema como un poseso al sentir la presión de nuestras pequeñas bocas , lamí y restregué mi cara en sus enormes guevas metiendo la punta de mi lengua en su ano , lamí sus nalgas . A la chica que estaba a mi lado que tenia unas enormes tetas la levanto entre sus brazos y se las chupo fuertemente , llamo a uno de los chicos y le dijo que se acostara en la alfombra , lubrico su dedo y de espaldas se lo metió en el culo sacándolo solo para ser reemplazado por el miembro del que estaba en el suelo , en esta posición Admed apunto su verga a la cuca e inicio una lenta penetración dejando como un sándwich a la chica quien gemía a cada centímetro así estuvo un rato y seguidamente nos puso a todas en cuatro en una mesa alta que dejaba nuestros culos a la altura de su polla , mire a mi lado y empezó por la chica al otro extremo y vi que sobaba su verga en sus nalgas y le pegaba utilizando su miembro como látigo, así paso una a una hasta llegar a mi , sentí su enorme polla negra golpeando mis gordas nalgas y rozando mi ano algunas veces , escupió mi culo y metió su dedo gordo untado de lubricante en mi culo , así mismo hizo con las otras dos chicas que al igual que yo gimieron al sentir el dedo gordo del negro tan grande como una verga normal , todos gritaban al negro pidiendo que nos abriera el culo a las tres , yo sintiendo su dedo en mi culo le grite : negro hijueputa … meteme la verga ….saca tu dedo del culo y ábreme mi ano , gran error por que al terminar de hablar la cabeza de ese enorme miembro estaba en la entrada de mi ano y gracias al lubricante de un solo empujón metió su enorme glande abriendo mi esfínter casi a reventar , grite desesperada y trate de desencajarme y el negro Admed me agarro fuerte por la cintura e introdujo otro trozo de su polla , le grite : te gusta mi culo apretado …negro cacorro , el me respondió inmediatamente : me encanta ver tu gordo culo blanco atravesado por mi verga …ahhhh… y tu ano dilatado como un florero maldita zorra , golpeo fuertemente mis nalgas e introdujo su miembro hasta sus guevas , guevas que sentí rebotar en cada arremetida con un ritmo pausado y constante hasta que mi ano se acostumbro a ese gran cuerpo extraño y empecé a disfrutar sintiendo como si un bate de béisbol entrara y saliera de mis intestinos , sentí un gran chorro de aceite en mi ano lo que hizo que resbalara con mas facilidad , lo sacaba casi hasta la punta y lo metía hasta sus guevas rítmica y seguidamente soltando un chorrito de aceite de vez en cuando , acelero su ritmo y yo trataba de apretar mi adolorido ano y grite : cabrones …ninguno tiene una verga que quiera que se la chupe …. , al momento tenia dos enormes vergas al alcance de mi boca y las otras dos chicas fueron atravesadas por las vergas restantes . Mientras metía su miembro en mi culo golpeaba fuertemente mis nalgas , finalmente entre espasmos Admed se vino en mis intestino clavando su verga hasta el fondo momento en que sentí un gran orgasmo entre el placer de ese bate en mi culo y el dolor de la enorme dilatación , me levanto con gran facilidad sin sacármela y se sentó en el sofá y con sus enormes brazos me subía y bajaba sobre su verga para que todos vieran , yo movía en círculos mi culo adolorido sin lograr satisfacerlo totalmente , estuvo después de venirse jugando así con mi ano como quince minutos . Caí tendida en la alfombra con un gran ardor en mi culo situación que aprovecho Alberto para pajiarse en mi cara mientras lamía sus guevas y me decía lo linda que me veía mientras el negro abusaba de mi , se vino en mi cara haciendo que limpiara su miembro de las ultimas gotas de semen . Con ayuda de todos nos llevaron al lado de la piscina , el negro aprovecho y se orino encima de nosotras apuntando su chorro a nuestras caras .
Comentarios : lililapronta@yahoo.com.ar

Noche de fiesta I

Era un sábado en la noche y me alistaba para salir a bailar con unos amigos de pronto sonó el teléfono y era Alberto uno de los chicos con quien iba a bailar, me saludo y me pregunto que estaba haciendo, yo le conteste que me estaba vistiendo, entonces él me dijo que quería que fuera vestida muy sensual y atrevida , sorprendida y un poco maliciosa le dije que fuera mas claro y me dijera como quería exactamente que me fuera vestida y el en forma entrecortada me dijo que quería que me vistiera como una ramera , como la mas ramera de todas por que esta noche iba a ser inolvidable para todos; hacía las nueve de la noche llegaron a recogerme venían cinco chicos y una chica que iba vestida algo atrevida llevaba puesto un enterizo como piel de tigre y dibujaba muy bien su cuerpo , la verdad tenía buen cuerpo , yo iba vestida con una falda muy corta de color blanco y debajo llevaba una mini tanga que ni se me notaba, una blusa blanca con cuello bandeja y la espalda estaba completamente descubierta, el cabello estaba suelto y un poco alborotado , mi maquillaje era algo discreto y mis labios estaban pintados de un color rojo encendido, mis zapatos eran una sandalias negras de con un tacón de 14 cms , me subí al carro y nos fuimos a la discoteca allí bebimos un poco más de la cuenta, en la discoteca los chicos trataban de pasarse un poco de la cuenta con nosotras, hacia las tres de la mañana Alberto dijo que quería estar en un sitio diferente para gozar con nosotras, todos aceptamos complacidos y nos fuimos a una casa campestre de Pablo ,uno de nuestros amigos, esta era cerca de la ciudad, le preguntamos que íbamos a hacer en ese lugar, Alberto contesto que nos íbamos a divertir como nunca lo habíamos hecho. En 10 minutos llegamos a una casa campestre y Pablo , nuestro anfitrión , nos dijo : bueno pónganse cómodos y puso música pop , todos empezamos a bailar de pronto se acerco a mi y me empezó a acariciar , primero me acariciaba las piernas y poco a poco fue subiendo hasta llegar a mis nalgas subiéndome la falda y amasando mis enormes nalgas, de vez en cuando me daba nalgadas y me acariciaba la cuca que ya estaba bastante húmeda , saco mis pechos de la blusa y pellizcando mis pezones se los llevo a la boca , de pronto Papo uno de los chicos dijo : súbele mas la falda y muéstranos el culo , Pablo haciéndome doblar hacia adelante para parar mi culo saco la tira de mis calzones de entre mis nalgas y abriéndolas metió el dedo en mi ano y decía : miren como esta de rico el culo de esta perra , cuando mire los chicos estaban desnudos jalándose sus pollas , se me acercaron tres chicos entre ellos el negro Ali que tenia una polla larguísima la cual tome y lo hale hacia mi boca , me la metí y casi no me cabía pero hice un esfuerzo y trague todo lo que pude , tanto que casi me asfixio , mientras los otros dos chicos me pasaban su pollas para que yo se las mamara yo alternaba mi mamada y a cada uno les daba su poco y me la metían tanto que trataban de asfixiarme, cuando mire que estaba haciendo la otra chica ella estaba completamente desnuda mamando las pollas a los otros dos chicos quienes estaban tocándola mientras les mamaba sus pollas . El negro Ali se puso en cuatro en el sofá y mientras se jalaba su verga me grito : oye zorra quiero que me chupes los guevos y el culo así como me mamaste la polla. Inmediatamente solté las dos pollas que estaba mamando y mirando con lascivia las guevotas del negro Ali me acerque y clave mi cara en ellas , las lamí y seguí hasta su culo mientras con mi mano recorría esa gran verga , yo estaba arrodillada en el sofá lamiendo lo mas que podía mientras sentía que alguien me abría las nalgas y me sobaban una polla en el culo cuando mire era Pablo que me estaba abriendo el culo yo le decía: metela hasta las guevas que tu polla me encanta , poco a poco fue metiendo su polla en mi culo mientras sentía un gran dolor y como mi pobre ano dilataba con semejante polla tan grande , cuando ya estaba toda adentro se movía de una forma deliciosa yo le decía que se moviera más , Alberto se paro a un lado del chico DEL negro Ali y me pasaba su polla para que la chupara también, yo lamía el culo y las guevas a Ali y simultáneamente le mamaba la polla a Alberto quien gritaba a todos mientras se reía : esta perra si sabe para que tiene esa lengua chupa delicioso y mama de locura, el negro Ali le contesto : es una guarra arrecha .. es una verdadera puta , Pablo no se quedo a atrás y les dijo : cabrones y eso que no han probado meter su verga en la mitad de estas enormes y deliciosas nalgas , el negro Ali se paro inmediatamente y le dijo : déjame probar ese ano , todos se reacomodaron y Alberto se acostó en el piso para que yo me clavara su polla en mi cuca , el negro Ali se acomodo detrás cerca de mis nalgas y Pablo se acomodo cerca de mi boca , Papo y Nacho se fueron a disfrutar la otra chica haciendo un sándwich con ella . Alberto le dijo al negro Ali : muévete más en el culo de esta perra para que se mueva por que yo no puedo casi moverme, entonces le dije al negro que me diera más duro que quería sentir más adentro del culo la polla, el negro introdujo su polla firmemente en mi culo mientras yo me quejaba de dolor y un gran placer al sentir que las dos vergas se frotaban en mis entrañas separadas solo por un diminuto espacio entre mi cuca y el culo , Pablo tapono mi boca nuevamente con su verga viniéndose rápidamente al verme atravesada por dos pollas y mirar mi cara de placer y dolor que lo enloquecía , mientras se venia me decía : así quería verte esta noche perra …disfrutando como una verdadera puta … cochina arrecha … maldita culiona ..te encanta que te abran el culo , me lleno la boca de su semen y el resto lo embadurno en la cara , el negro Ali y Alberto arreciaron su ritmo moviéndome durísimo como una muñeca mientras sus chorros de semen inundaban mi cuca y mis intestinos , en espasmos introdujeron hasta el máximo sus vergas mientras ya sin fuerzas ambos yo los escurría con movimientos lentos sintiendo los últimos lametones de Ali en mi cuello y espalda y los de Alberto en mis tetas . La otra chica recibía la descarga de semen de Nacho Papo en su cara lamiendo sus vergas y succionándolas para no dejar ninguna gota de semen en ellas . Descansamos un rato y nos metimos desnudos a la piscina relajándonos un rato y bebiendo unas cervezas . Los chicos bebían cerveza mientras nosotras dos retozábamos en la piscina contándonos las experiencias y mirando sus vergas mientras comentábamos entre risas los placeres sentidos . Los chicos entre carcajadas nos llamaron y nos dijeron : chicas ..tienen sed … les tenemos la bebida ideal … quieren ? , nos arrodillaron colocando nuestras caras muy juntas mientras nosotras reíamos a la expectativa , se colocaron muy juntos con sus vergas apuntando a nuestras caras y empezaron a orinar en nuestras caras y cuerpo , nosotras abrimos la boca y con nuestras manos nos sobabamos las tetas y nuestros cuerpos mientras sentíamos ese liquido tibio y salado en nuestras bocas y deslizándose por todo nuestro cuerpo . Esto nos puso a mil y nos besamos mientras ellos reían y comentaban lo putas que éramos .

Alberto el fin de semana siguiente me llamo a preguntarme como había pasado y me dijo que si quería participar en una fiesta , yo le dije que si pero que no quería que dijera que era una amiga si no una prostituta contratada para la ocasión , el me dijo que le parecía una idea muy cachonda , que la llevaríamos a cabo en su apartamento pero como seria , yo le dije que la idea era que invitara a algunos amigos y cuando estuvieran un poco animados con los tragos hiciera la pantomima de pedir una prostituta a domicilio para complacerlos a todos , Alberto siempre tan complaciente conmigo acepto .Eran como las 8 de la noche de ese sábado y yo ya estaba arreglada para la ocasión con un brasier que dejaba mis senos al aire medias a media pierna , ligueros , una diminuta tanga , minifalda extrema y una diminuta blusa transparente del mismo color de todas mis prendas , negra como la noche , mis zapatos negros estilo sandalia sin correas y muy altos con plataforma , la verdad es que me veía muy provocativa . Sonó mi móvil y era Alberto que me decía que los chicos eran cuatro con el y que ya estaban acalorados por el alcohol y cachondos con la idea de que una sola mujer los complaciera a todos . Llego Alberto a recogerme en su auto y bajo al sótano a recogerme en el parqueadero en toda la puerta del ascensor por que a cada paso se veía el inicio de mis nalgas por la falda tan corta y los zapatos tan altos que me hacia quedar casi empinada dando pasos muy cortos y sensuales . Exclamo al verme : so perra … estas mas cachonda y puta que nunca , yo sonrei y me subi a su auto mientras este acaraiciaba mi cuca mientras nos dirijiamos a su apartamento . llegamos y entre discretamente sin que me vieran , el entro donde estaban sus amigos y me anuncio , salí caminado muy sensualmente y mientras silvaban y hacian algarabía les dije : yo soy LILI la perra que va a ordeñar sus vergas con todos sus agujeros y me pase mi lengua por los labios y empecé a bailar música trance que Alberto coloco inmediatamente , baile mostrando mis atributos mientras me quitaba sensualmente mi pequeña blusa y falda quedando al aire mis tetas con el brasier que las levantaba y juntaba y mi gran culo enmarcado por los ligueros y atravesado por la tira de la seda dental, mientras ellos se quitaron su ropa , quedaron totalmente desnudos , yo les dije bueno caballeros yo quiero saber los nombres de los cachondos desnudos que tengo al frente , dijeron rápidamente Dany , Mark Lenon y Alberto grito y yo mi perra , yo sonreí mientras todos me rodearon y me tocaban por todas partes y yo repartía mis manos tocando esas cuatro vergas y sobando sus guevas , me senté en el sillón y empecé a pajiar y a mamar sus vergas quedando alternativamente una sin atención por lo que me tocaba pasar rápidamente de una a otra , quedando todas paradas al máximo y con sus cabezas de polla rojas y grandes, mi saliva quedaba en sus grandes penes al entrar hasta el fondo a mi garganta quedando brillantes y muy provocativas , sobaban mis tetas , mi espalda , mi pelo y atraían mi cabeza hacia sus vergas desesperados , todos decían lo rico que les mamaba sus vergas. Me pare de una y colocándome a dos metros de donde estaban le dije : bueno chicos quien quiere esta cuca mostrándoles mi cuca y este culo volteándome de espalda y abriendo mis nalgas , todos gritaron si y se arrodillaron dos en mi frente a besar mi cuca y los otros dos en mis nalgas besándolas y golpeándolas , lamieron un buen rato dilatando mi ano y dejando mi cuca muy mojada . Me puse en cuatro y les dije que quería calibrar mi culo con sus vergas pero uno por uno , protestaron todos y les dije que esas eran mis condiciones , Alberto les dijo : bueno muchachos en fila disfrutamos esas enormes nalgas uno por uno , alebro se coloco de primero y empezó a frotar la cabeza de su verga en mi ano y la movía rápidamente mientras sentía que mi esfínter se dilataba, poco a poco fue introduciéndola mientras exclamaba : uff..amigos que culo tan apretado , todos le gritaban : mete toda la verga a esta perra para que aprenda , le grite a Alberto moviendo mi culo y desencajándome de su verga : sácala maldito cacorro que sigue Dany … tu Mark ven que necesito una polla en mi boca, sin pensarlo dos veces se acomodaron en mi boca y en mi ano , me arrepentí cuando Dany introdujo su verga que no era muy larga pero tenia un cabezón descomunal que abrió mi ano al máximo y le grite : Dany tienes la cabeza de tu verga como un caballo , no había terminado de hablar y Mark tapo mi boca con su polla torcida y sabrosa la cual empezó a sacar y a meter rápidamente mientras me cogía el pelo , cogió un ritmo rápido que hacia que mi saliva saliera por las comisuras de mis labios , sentía delicioso esta verga entrando a mi boca con ese sabor fuerte y delicioso del semen , mientras horadaban mi culo con la verga cabezona de Dany que hacia que me ardiera mi culo , sin dejar que me la sacara un centímetro Mark se vino en mi boca amarrándome fuerte por mi pelo y obligándome a tragar su semen mientras golpeaba mi cara fuertemente diciéndome: chupa mamona …chupa y traga mi leche maldita zorra , yo disfrutaba los insultos y le decía : cabron …te chupo por que me abren el culo con una cabeza de verga inmensa , me desencaje de Dany mientras este protestaba y los llame a todos para mostrarles mi ano a todos los chicos que estaban allí, todos se sorprendieron al ver el tamaño de mi ano igual de ancho a la polla de Dany, todos fueron a meter sus dedos en mi culo pues no creían lo abierto que estaba ,les dije que les daría una sorpresa y sacando un consolador tan enorme como un brazo le dije a Lenon que se acostara para encajarme en mi cuca su parada verga lo cual hice moviéndome fuertemente , mientras me metía la verga de Dany en mi cuca metí lenta y firmemente el consolador en mi culo , le dije a Alberto y Dany que se hicieran la paja mirando mi dilatado ano , rápidamente mientras miraban atónitos y con sus ojos desorbitados el espectáculo de mi culo abierto por el enorme consolador que entraba y salía de mi ano mientras Dany disfrutaba de mi cuca , estos de la excitación , se vinieron a chorros , sentí sus chorros de leche caliente que me bañaban el culo y la espalda mientras me venia simultáneamente con Lenon que me decía : siento tu cuca apretada por la polla de plástico que tienes en el culo ..puta desgraciada .. me haces venir. El hecho es que me bañaron mi espalda, mi culo y mi cuca simultáneamente mientras sentía mi enorme consolador en mi culo . Quedaron satisfechos y me fui a la ducha la cual me relajo y me acosté para descansar un momento .De repente sonó la puerta, vinieron Dany , Mark Lenon , borrachos y venían desnudos tras darse un baño en la piscina. Con sus pollas ya tiesas me despertaron y al ver esas vergas en todo su apogeo agarre todas las pollas ala vez, quería chuparlas todas , me las metía de dos en dos en la boca pero no me cabían. Alberto me dijo : vamos a repetir ese culo , se tumbo en el suelo y me clavo su vega en mi culo, me estremecí, Dany se tumbó encima y sobo su verga también en la entrada de mi ano y al no poder entrar saco de mi cartera crema de manos y unto su polla y mi culo de crema intentando de nuevo entrar en mi ano que ya tenia adentro la verga de Alberto , yo le pedí que no pero estaba poseído por el deseo y me dijo : perra ..ese culo es tan grande y arrecho que le cabe semejante consolador entonces puede con dos vergas , de un golpe metió la cabeza de su verga produciéndome un gran dolor y sin consideraciones la hundió hasta el fondo al igual que Alberto , los dos pararon sus movimientos y con sus vergas a fondo me besaban y acariciaban mientras yo los insultaba y les decía : cabrones arrechos me van a partir el culo …. .pero yo soy mas arrecha que ustedes y me gusta , iniciaron de nuevo el mete y saca dilatando mi culo y empecé a disfrutar esas dos vergas en mi culo , Mark y Lenon me oyeron cuando grite : necesito mas pollas , me hicieron callar metiendo sus pollas en mi boca alternativamente , yo estaba a cien y comencé a chupar esas ricas vergas. Alberto y Dany se corrieron dentro de mi dilatado culo y sobre mi cara Mark y Lenon. Termine con semen sobre mi cara ,mis pechos ,mi pelo ,hombros, rostro y derramaba semen por la cuca , la boca y el culo, puesto que habían entrado en mi cantidad de semen de mis machos .
Comentarios : lililapronta@yahoo.com.ar

Mi nuevo papi 4

Un mes había pasado desde ese día del padre memorable, donde había comenzado más que un simple triángulo amoroso, había comenzado todo un mundo de morbo y perversión, donde Julieta experimentaría los más ocultos lados de su sexualidad.

Agosto había comenzado y el cambio de clima ya se hacía notar, anunciando la nueva estación próxima. Sin previo aviso una noche un frio invernal azoto en la ciudad, haciendo que sea una noche solo en familias dentro de sus hogares. Natalia, que cada día se veía más y más deseosa de las nuevas experiencias que había comenzado a tener junto a Julieta y Raúl, decidió preparar algo muy especial. Aprovechando de una noche fría, desvió la atención con una película en “familia”, sabiendo muy bien en que parte de la película se pondría interesante, sirvió unos tragos dulces y suaves, pero adictivos. Al poco tiempo los tres ya sentían los efectos del alcohol y se los notaba sonrientes y desinhibidos. Al entrar la película en partes de mayor interés adulto, Natalio, comenzó a tocar a Julieta de manera discreta sin que Raúl lo notara. Abriendo lentamente sus piernas dejando que sintiera su vagina por completo, Natalia aprovecho para jugar con el clítoris de Julieta, ocasionalmente apenas la penetraba solo con la punta de uno de sus dedos, para que no gimiera y sea descubierta por Raúl. Cuando por fin Julita estaba empapada de sus jugos, Natalia se retiró lentamente del lugar, dejando a la pequeña jovencita caliente, mojada y deseoso, pero inmóvil para no despertar sospechas a Raúl, ya que si bien los tres habían comenzado a tener una relación, la situación realmente excitaba a ambas mujeres al punto de querer seguir esta vez, solo ellas dos.

A los pocos minutos de que Natalia se retirara y no volviera, Julieta comenzó a preguntarse qué habría pasado, porque la había dejado así de caliente…sus incertidumbres la llevaron a averiguar qué fue lo que paso, ya que Raúl estaba dormido, lentamente se dirigió hacia la habitación de sus padres. Al entrar noto que sobre la cama había unas esposas de color rosa, cuando se acercó a mirarlas, una mano la tomo desde atrás por el cuello, era Natalia que vestía un baby doll blanco transparente y estaba usando un cinturón con vibrador (strap on), como si fuera su propio pene, mientras la tomaba por el cuello, paso su lengua por él y al llegar a su oído le dijo:

-Esta noche seré yo quien te penetre y te haga gemir de felicidad, luego tú succionaras mi vagina como intentando exprimir todos mis jugos…

Eso hizo que Julieta se volviera aún más sumisa, quedando a merced de su madre, que mientras le decía eso, bajaba su pantalón para poner ese enorme vibrador en las nalgas  de su hija mientras con sus dedos penetraba la hermosa y rosada vagina de la niña. Acostándola suavemente sobre la cama, comenzó a desvestirla, mientras Julieta admiraba la belleza del cuerpo de su madre y la gentileza con la que le sacaba la ropa, besando sus labios y mordiéndolos comenzó a bajar, primero por su cuello, besándolo, mordiéndolo y chupándolo, dejando unas pequeñas marcas, haciendo que su hija suspire de placer. La madre seguía bajando con suaves besos y leves mordidas hasta llegar a los labios de la vagina, donde se quedó por largo tiempo jugando, besándola, succionándola, penetrándola con su lengua y sus dedos, mientras que con la otra mano estimulaba su clítoris haciéndola gozar y gemir cada vez más y más, cuando la jovencita sentía que su orgasmo no se iba a hacer esperar, la madre para de manera rápida y sin perder tiempo la penetro sin previo aviso con ese vibrador enorme que tenía amarrado a sus caderas, poniéndolo en una velocidad alta de vibración, la penetraba con rudeza, haciendo que cada vez que empujara a lo más profundo de su útero, la pequeña gritara y gimiera del placer que recorría su cuerpo, era tan intenso y delicioso que Julieta ya había acabo al ser penetrada por primera vez, pero no quiso detenerse y quería seguir sintiendo ese hormigueo desde sus pies hasta su cabeza de manera constante. Natalia de manera efusiva y brusca seguía moviendo sus caderas como si buscara llegar más ala del útero de su hija, ambas estaban en un punto tan caliente que los jugos de sus vaginas escurrían por sus piernas, Natalia se recostó un poco sobre Julieta mientas seguía penetrándola con dureza, y mientras chupaba sus deliciosos senos, ninguna advirtió que Raúl estaba ingresando lentamente en la habitación, con mirada fija y llena de excitación de ver tan retorcida, excitante y lujuriosa escena lésbica de madre e hija, ya venía preparado, desnudo y con su pene más duro que nunca, decidido a penetrar a alguna de las dos….aprovechando que Natalia estaba bañada de sus jugos y con su culo mirándolo a él, sin pensar y sin dar tiempo a reacciones, penetro el culo de su mujer de manera brusca y hasta llegar a lo más profundo, haciendo que Natalia soltara un grito desaforado, placentero y lleno de alegría, ninguna se detenía, todos seguís el mismo ritmo de caderas, haciendo que cada movimiento sea un gemido nueva de ambas mujeres. Raúl que no soportaba ver que ambas estaban disfrutando pero a solo una penetraba, sacaba su pene pera penetrar a su hija, alternándose cada 6 o 7 movimientos y volvía a penetrar a su mujer…Julieta no podía creer que por primera vez era penetrada de manera doble en su pequeña vagina, si bien al principio se sintió un leve dolor, lo gozaba de manera increíble, haciendo que su vagina hiciera ruidos tan obscenos que dan gusto de sentirlos, jamás se había mojado tanto y menos pensaba en una doble penetración de esa manera.

Raúl sitiándose amo y señor de la situación, acomodo de manera inversa a sus mujeres, haciendo que Natalia este acostada y esposada a la cama y haciendo que Julieta usara el Strap on para penetrarla, mientras que él penetraba el bello culo de su hija. La excitación no se hacía esperar, los tres estaban fundidos en un mar de lujuria, pasión y jugos genitales que bañaban las sabanas, dejando así la prueba de la sexualidad vivida en esa casa. Al estar llegando al punto más alto del sexo, Raúl no podía aguantar más el orgasmo eyaculatorio que se avecinaba, justo en ese momento ambas mujeres soltaron de manera conjunta un gemido de placer, liberando una gran cantidad de eyaculación femenina, mojándose mutuamente  y cayendo una sobre la otra perdiendo sus fuerzas por el gran momento de estallido, Raúl las advirtió que estaba a punto de eyacular, a lo que Julieta se apresuró a sacar el pene de su culo y dirigirse automáticamente a chuparlo para sentir el semen en su boca, pero Natalia había tenido la misma idea, así que mientras una chupaba su pene, la otra chupaba sus bolas, alternándose para que ambas satisfagan sus deseos, esperaron y chuparon hasta la base del pene para sentir el semen en sus bocas, cuando Raúl ya no pudo más y soltó su gran carga de semen por tanta excitación de verlas a ambas tan deseosas de su pene, baño la cara de ambas mujeres que se regocijaban a sentir tan espeso semen cubriéndolas y llenando sus bocas, ambas se trabajos lo que tenían y seguidamente lamieron la cara de la otra para limpiarla y seguir degustando tan delicioso semen, finalmente luego de limpiarse, se fundieron en otro beso de pasión, disfrutando tan bellas sensaciones, los tres se recostaron en esa tan grande cama, desnudos y abrazándose entre ellos, Natalio dijo:

-Y mi niña? Te gusto lo que preparamos con tu padre, sabíamos que algo así te iba a gustar

-Gracias a ambos, me encanto, pero la próxima quiero que ambos me penetren por cada lado, pero esa vez, el semen será solo para mi culo por favor…

-Lo que desees mi niña…

Dijeron ambos al unísono…

Continuara…

Mi novia y yo volvimos puta a mamá II

A la mañana siguiente mi mami salió a golpe de 10 de la mañana dispuesta a comerse el mundo entero. Iba preciosa enfundada en el traje melón de Sonia, quien llegó temprano para ayudar a vestirla y darle ánimos. La despedimos con sendos besos en la boca y Sonia se atrevió hasta a darle una palmadita amistosa en el culo mientras le decía; “adelante guapa, destrózalos a todos”. Ella no protestó por lo que hace unos días hubiera sido un inaceptable exceso de confianza, sino que más bien asintió y salió a por todas. Había cogido una especie de complicidad con nosotros y sobre todo con Sonia.
Como sabíamos que no iría hasta el último a la oficina de Lorenzo, todavía esperamos un rato antes de enfilar para allá. Lorenzo se puso feliz apenas le propusimos nuestro plan y aceptó todas las condiciones de inmediato. Nosotros podíamos confiar en él porque era todo un profesional y jamás nos había fallado las veces que le llevamos algunas chiquillas.
Sonia y yo nos ubicamos en el cuarto detrás del enorme espejo de la sala junto con el camarógrafo, un tipo gigantesco al que le decían el negro, por razones obvias, desde donde teníamos una vista estupenda a salvo de miradas ajenas protegidos por dicho espejo y estuvimos conversando allí, la verdad que ella y yo algo nerviosos, esperando la llegada de mi mamita. Se apareció hacia la una de la tarde y la pobre venía con un aire de desolación que a mi me puso la polla en ristre de inmediato. Era evidente que en todas las otras oficinas había fracasado, cuánto hubiera dado yo por poder apreciar todos los rechazos que evidentemente había recibido ese día.
Lorenzo la recibió muy amablemente y le dijo que esperara un momento y se pusiera cómoda. Luego se vino con nosotros para ver desde nuestro refugio qué es lo que hacía. Mi mami luego de unos minutos se levantó y se acercó al espejo para acicalarse, se pintó los labios, se acomodó el vestido, al principio se jaló un poco la falda hacia abajo, pero luego como si lo hubiera pensado mejor más bien se la subió un poco más descubriendo dos muslos torneaditos y duros que eran una verdadera delicia, giro y se miró el culo sonriendo satisfecha. Las medias de Sonia le quedaban de maravilla. Luego se volvió a sentar y cruzó las piernas con lo que mostraba mucho más.
No hay duda que mi mami tenía temple, ya se le veía mas animada y con confianza. Lorenzo regresó a la oficina y después de las preguntas de rigor le pidió que hiciera una prueba en la computadora. Ella lo hacia todo con mucha voluntad que era muy sabroso de ver, se concentraba en su hoja de trabajo y tecleaba haciéndolo lo mejor posible. Se le veía linda, yo no quería empezar a tirarme a Sonia porque temía que con la arrechura que llevaba terminaría muy pronto así que ni me saqué la polla. La verdad es que aunque mi mamá lo hubiera hecho bien, que no fue el caso, allí no tenía ninguna posibilidad de que la contrataran pero la excitación que producía ver sus esfuerzos era enorme.
Pasado un tiempo prudencial Lorenzo le pidió que esperara de nuevo y volvió con nosotros. Creo que allí sí mi mamita se dejó llevar por el estrés, se veía la preocupación en su carita de niña. Decidimos que ya estaba lista. Lorenzo volvió y de sopetón le dijo que no había aprobado el examen, que era una lastima y que muchas gracias por todo. Eso era una despedida, así que ella se puso pálida, trató de insistir aunque sin mayores argumentos; “Pero…está seguro de que no hay nada que pueda hacer, en realidad necesito mucho el trabajo”.
Seguro le pesaba el saber que era la última entrevista del día y que después de eso volvería derrotada a casa. Estoy convencido de que no tendría valor para enfrentarse a Sonia y a mi con su absoluto fracaso a cuestas. Siguió hablando; “siempre hay algo que hacer en una oficina, en que se pueda emplear a alguien, yo sé que estoy comenzando pero puedo aprender y además, como soy conciente de que no tengo mucha experiencia, mis aspiraciones económicas son negociables”. Lorenzo se mostró implacable; “es imposible señora, lo lamento mucho pero usted no llena los requisitos indispensables para el trabajo”. Ella intentó una ultima argumentación pero se le quebró la voz y no pudo hablar, los ojos se le humedecieron aunque no dejó escapar una lágrima. Muy valiente era mi mamita. Yo no podía más así que me acerque a Sonia que también estaba a mil y le pegué mi polla aunque sobre el pantalón, pero ya era un alivio, el camarógrafo nos grabó unas tomas a nosotros frotándonos y besándonos. Yo le abrí la camisa a Sonia y le empecé a lamer la puntita de sus pezones con cuidado de no hacerle más, ella se puso a gemir y se contorsionaba, me suplicaba que se la metiera hasta el fondo de una buena vez. La dejé que me la sacara y que me la chupara un rato, pero pronto la rechacé porque sentí que me venía con todo.
Mientras tanto mi mamá no sabía que hacer, no se quería ir y tampoco se podía quedar, era el momento perfecto para la propuesta, el camarógrafo le tomó unos acercamientos de la cara porque el gesto de abatimiento que mostraba era inigualable y luego le enfocó las piernas, ya que al estar con la mente puesta en otra cosa no se había dado cuenta de que la falda se le había corrido hacia arriba y debido a que tenía ligeramente separadas las piernas se le veían las braguitas y las portaligas. Estaba riquísima.
Mire señora, comenzó Lorenzo, veo que usted es una persona que requiere con urgencia generar ingresos pronto, de manera que me voy a permitir hacerle una oferta. Si a usted no le parece, no he dicho nada, se levanta y se va.
Sí, si, musitó esperanzada, lo que sea estoy segura de que podré hacerlo. Sus ojos se iluminaron con un destello verde y se inclinó un poco más hacia adelante lo que hizo que se le abriera más la falda y se le apreciara con nitidez la juntura de las piernas. El camarógrafo no perdía una sola toma, Sonia se había quitado pantalón y bragas y se metía un consolador con rapidez por el coño.
Bueno se trata de lo siguiente, usted posee un buen cuerpo, inmediatamente mi mamá cerró las piernas y se sentó derechita, su cara cambió de expresión poniéndose seria, y del rostro no se diga nada, en realidad me sorprende que no haya sido modelo de joven, continuó Lorenzo, ¿lo ha sido? ¿no? bien es una lastima, ahora ya es un poco tarde para eso, en cambio no lo es para que pueda ganar muchísimo dinero aprovechando las dotes que le dio la naturaleza.
Mi mamá lo miraba sin decir palabra con el ceño ligeramente fruncido como previendo lo que le iría a decir.
Aunque no es una jovencita es una señora muy apuesta y conozco a mucha gente que pagaría mucho dinero por pasar una noche con usted.
Mi mamá se puso de pie de un salto, estaba colorada lo que hacía que se le viera todavía mejor.
Cómo se atreve…comenzó a decir.
1,500 euros, la interrumpió Lorenzo.
Mi mamita abrió la boca en un gesto de genuina sorpresa, ni se imaginaba que se pudiera ganar tal cantidad en ese “trabajo”. Naturalmente yo le había dado la plata a Lorenzo de lo que me entregó mi papá (total sabía que mi mami lo gastaría en la casa y en nosotros y además aspirábamos a producir mucho más con la película) pero después de decidir entre los dos que eso era lo que podíamos sacar por ella con la selecta clientela que él manejaba. Mi mamá se quedó muda sin atinar a irse, cosa que Lorenzo hábilmente aprovechó para sacar el dinero de su bolsa y empezar a contarlo delante de ella.
Habíamos tenido el cuidado, fue una sugerencia de Sonia a quien en ese momento estaba enculando el camarógrafo mientras yo lo reemplazaba en sus altas funciones, de disponer muchos billetes de mediana denominación para que se viera un buen fajo. Terminada la cuenta Lorenzo lo colocó en la mesita al lado del sillón, mi mamá volteó a mirarlo y se volvió a sentar.
Mire, comenzó, no sé lo que pueda pensar usted de mi pero le digo la verdad y es que nunca he hecho nada parecido y yo, bueno, es cierto que necesito un ingreso pero esto es demasiado, además soy madre de familia y no quisiera que…
No se preocupe señora que en nuestro negocio lo más importante es la discreción, usted ni se imagina la cantidad de señoras “respetables” y de muy buena posición que están en nuestras planillas. Incluso no utilizamos nombres propios, si usted accede se le llamaría “puta azul2b” . Cada vez que la contactáramos la nombraríamos así y cuando tuviera que visitar a un cliente usted se presentaría de esa manera: “soy la puta azul2b”.
Por favor, le ruego que no me hable de esa manera, le pidió despacito.
Yo sé que al principio es un poco brusco pero créame que es mejor, además pronto se acostumbrará y si pone de su parte le aseguro que lo podría disfrutar.
Eso jamás, dijo mi mamá con un aire de dignidad que me emocionó sobremanera, tanto que le devolví la cámara al “negro” y empecé a clavar a Sonia sin importarme si me venía o no mientras no quitaba los ojos de lo que ocurría en la sala.
No hay problema, en realidad eso es cuestión de cada puta, a nosotros sólo nos interesa que nuestros clientes queden satisfechos, pero aunque no lo disfrute, repito que está en su derecho, sí tendría que aparentar satisfacción ya que es un requisito indispensable del servicio, contribuye al deleite de los clientes.
Lorenzo era un artista, esa manera delicada de llamarla puta a mi mami a cada momento y la ninguna protesta de parte de ella, aunque yo sabía lo que estaría pasando al sentirse interpelada de ese modo, me hizo explotar dentro de Sonia, eyaculé como un poseso y todavía mi mami no se había quitado ni siquiera el saco del traje. Como no dijo nada durante unos segundos Lorenzo jugó el todo por el todo.
Bueno entonces no tengo más que añadir….dijo mientras hacía el gesto de tomar el dinero de la mesita. Mi mamá dijo con una voz casi inaudible.
¿Qué es lo que tengo que hacer?. Yo volví a tener la polla parada, no podía creerlo, nunca me había recuperado con tanta rapidez, sólo habían transcurrido unos segundos, aunque es cierto que no se me había caído del todo y que Sonia me la estaba limpiando con otra chupada.
Lo primero que tiene que hacer, y créame que lo lamento pero es un formulismo muy importante, es expresar su voluntad de ser puta. Debe decirme claramente y con voz audible; “señor Lorenzo quiero ser puta y que usted me prostituya”. Ella hasta ese momento lo miraba fijamente a los ojos pero entonces no pudiendo resistir la situación cambió la vista hacia el espejo, seguramente creyendo que por no mirar a nadie todo sería más fácil, de manera que pudimos hacer una toma muy clara de su carita con esos ojazos verdes, el cerquillo rubio sobre la frente, los labios rojos y temblorosos. Se armó de valor y dijo con claridad:
Señor Lorenzo quiero ser puta y que usted me prostituya. Luego soltó un sollozo pero de inmediato lo contuvo. En toda la entrevista dio muestras de mucho valor, yo estaba orgulloso de ella.
Muy bien puta azul2b, lo primero que vas a hacer es ponerte de pie y quitarte todo lo que tienes de la cintura para arriba.
Ella lo hizo obedientemente y pudimos apreciar su maravilloso par de tetas, eran en verdad impresionantes, grandes sin ser enormes y firmes como las de una muchachita, sus pezones rosados redonditos y salidos, como botones de flor.
Lorenzo caminó despacio alrededor de ella apreciando con gusto lo que veía, se colocó detrás y comenzó a subirle la falda poco a poco hasta que se la colocó en la cintura, mi mamá cerró los ojos mientras él seguía examinándola, luego le pidió que se volviera a sentar en el sillón pero con la falda tal como la tenía.
Allí la jaló hacia fuera de manera que la espalda quedaba apoyada en el asiento pero la cabeza seguía en el espaldar, le levantó las piernas abiertas hasta que sus rodillas casi chocaban con sus tetas y la hizo que se las sujetara en esa postura con las manos. El se acomodó al lado para no tapar a la cámara y comenzó a recorrer suavemente con la yema de los dedos la parte posterior de los muslos. Mi madre no decía nada, sólo lo miraba con ojos resignados y los labios medio abiertos, Lorenzo fue bajando hasta llegar al coño y empezó a toquetearlo por encima de las bragas, la respiración de mi mami se hizo más rápida, le subió las bragas hasta medio muslo, pudimos tomar una vista del coño de mi madre brillante por los fluidos que a su pesar estaba segregando, cuando vio que era inevitable que él se percatara de eso se le volvió a salir otro sollozo, realmente era mucho lo que se contenía. Lorenzo no desaprovecho la ocasión, sin duda conocía muy bien su trabajo.
Vaya, vaya, qué tenemos aquí, dijo con voz suave, y eso que no querías disfrutarlo puta azul. Mi mami no respondió, cerró los ojos pero no podía evitar que su respiración se agitara más y que su coñito se empapara delante de el hombre que la estaba prostituyendo, las tetas le temblaban ligeramente porque ella no podía evitar arquear la espalda o inclinarse hacia delante. Se le escapó un gemido. Muy bien puta azul, vas a ser una buena putita, sí, sí, sí, continuaba Lorenzo, no hay duda, una puta redonda que va a pedir a gritos que se la claven…
Por favor, le ruego que no me hable así, le volvió a suplicar ella, haciendo esfuerzos porque su voz saliera natural. Pero ya Lorenzo le estaba metiendo dos dedos en el coño mientras le chupaba el clítoris con fuerza. Mi mamá se puso a gemir sin poder controlarse y, muy a su pesar, gruesas lágrimas se derramaban por sus mejillas. La toma era perfecta ya que Lorenzo, profesional al fin, cuidaba de no interponerse en el camino de la cámara. Se le veían los dos dedos que entraban y salían con rapidez del coño y su cara entre los muslos con la lengua chupando el clítoris y a mi mamá con las piernas levantadas, el agujero cerradito del culo, y los zapatos de Sonia y las medias caladas y su carita llorando y su cabello rubio sobre sus cejas fruncidas y sus labios rojos y la boca abierta y sus ojos verdes mirando como la trabajaba su caficho y su arqueo de espalda y sus tetas trémulas y también, cómo no, se oían sus gemidos mezclados con sollozos.
En un santiamén Lorenzo se desnudó completamente y le introdujo la polla de un solo aventón hasta el fondo, pasó suavecito porque estaba bien lubricada aunque igual mi mamá dio un sonoro grito, que no fue de dolor, y empezó a mover la pelvis a su ritmo, cosa que Lorenzo se ocupó de destacar.
¡Qué buena puta que hemos hecho hoy! Te felicito puta azul, de verdad eres toda una perra ¿estás segura de que es la primera vez que te prostituyes? Esta forma de gozar es muy profesional, mi polla entra y sale de un buen charco calientito.
Le estaba dando lo suyo a mi mamita, la penetraba con fuerza hasta el fondo sin clemencia y con rapidez, estaba en buen estado este Lorenzo. Vamos ver, ahora ponte en cuatro como una buena perra, le indicó. Ella obedeció y él comenzó a darle poniendo los pies en el sillón, casi en cuclillas, sus muslos cubrían la parte lateral del culo de mamá y sus pies quedaban delante de las piernas de ella, parecían un animal de seis patas, en esa posición la polla de Lorenzo entraba mucho más al fondo y ella ya no podía evitar dar de gritos, era el momento perfecto para que el negro hiciera su ingreso, hacia rato que estaba desnudo de manera que sin perder el tiempo entró en la sala y de frente le puso la polla en la boca a mi mamá que abrió los ojos sorprendida, quiso protestar pero Lorenzo intervino sin dejar de clavarla antes de que pudiera decir nada.
Ni te molestes en quejarte puta azul, porque si no ahora mismo deshacemos el trato, o tú creías que estabas de vacaciones, chupa bien esa polla y que tu cliente quede completamente satisfecho, que para eso se te paga como la buena puta que eres y, sobre todo, no vuelvas a decir que no lo disfrutas porque tú sabes que tienes el coño como no lo has tenido jamás.
El negro le metía su tremenda tranca hasta el fondo de la garganta y allí se la sujetaba un rato, luego se la sacaba lentamente y de nuevo se la volvía a meter. Al poco tiempo se la sacó toda y una larga y espesa saliva salió junto con ella, era como una cuerda blanca que mantenía unida su polla a la boquita de mi mamá, el negro la cogió del cabello, le colocó la cara debajo de la polla y le hizo voltear la mejilla de forma que esa enorme saliva le cayera allí, se limpió bien la polla en la cara de mi mamita y comenzó de nuevo desde el principio el mismo proceso, lo hizo varias veces, así que al final ella tenía todo el rostro empapado incluido el cabello, parecía que se hubiera dado un baño.
La pobre no podía más pero el hecho es que su coño no dejaba de segregar fluidos, tenía las medias mojadas de la cantidad que se le había chorreado. Lorenzo y el negro empezaron a turnarse las posiciones girando alrededor de ella durante casi diez minutos, ya llevaban por lo menos media hora desde que comenzó Lorenzo y se veía que mi mamita intentaba aguantar un orgasmo que se le venía con todo, yo como la conozco sabía por su expresión que estaba haciendo denodados esfuerzos por no correrse, luchaba para no gozar en su primer día como puta pero parecía que todo sería inútil. Lorenzo detuvo la rueda y se sentó en el sillón, la hicieron pararse y que se pusiera encima de él para sentarse sobre su polla. Por un momento pensé que iba a romper su palabra y partirle el culo a mamá, pero gracias a Dios eso me estaba reservado a mí y Lorenzo demostró ser un señor en todos los sentidos cumpliendo escrupulosamente nuestro acuerdo.
Mi mamá se sentó sobre la polla que se introdujo enterita y hasta el fondo en su vagina y comenzó a cabalgarlo, el negro se colocó frente a ella, la cogió de los tobillos y le levantó las piernas estirándoselas y abriéndoselas radicalmente, tenía los brazos muy separados de modo que se veían los músculos de las pantorrillas de mamá marcarse sobre las medias, lo hacían todo con mucho criterio de manera de no impedir que las tomas salieran como corresponde, todos teníamos la conciencia de estar filmando una obra de arte que nos produciría pingues ingresos, así que se podía ver la cara de susto de mi mamá que se estaría preguntando qué es lo que vendría ahora, el negro colocó su polla sobre la de Lorenzo y empujó, en un instante mi mamita tenía dos enormes penes dentro de su vagina, dio un prolongado gemido y se corrió en un orgasmo inmediato, intenso, continuado, que me removió el alma por lo hermoso del cuadro. Gritaba sin poder contenerse, eyaculaba grandes cantidades de un líquido viscoso que salía a trompicones por el estorbo de los cuerpos que la seguían penetrando sin parar, sin darle tregua. Ella se apoyaba con las manos en el sillón, sentada sobre la polla de Lorenzo y con el negro clavándola por delante moviéndose todos (ella también) con furia, y ahora sí su cara solo reflejaba placer, nada más que placer olvidada del mundo, hundida en el más profundo goce que había experimentado en su vida, el goce que le produjo su primer día de puta.
Lorenzo y el negro la sacaron de esa postura y la hicieron que se arrodillara frente a ellos dando el perfil al espejo para que no se perdiera nada de la escena, y le metieron sus enormes trancas a la vez en su boquita, ella abría todo lo que podía para que ingresaran lo más posible, entonces empezaron a eyacular. Era increíble la cantidad de semen que hacía generar mi mamá, parecía que no iban a terminar nunca, inevitablemente se le chorreó por la comisura de los labios una buena cantidad que se derramó por su cuello y sus tetas, ella seguía gimiendo e intentaba tragar todo lo que podía, era una verdadera proeza con dos pollas a la vez, pero ya he dicho varias veces que mi mamá siempre me a dado motivos para enorgullecerme de ella. Por fin acabaron, aún así ella siguió chupando hasta dejarles las pollas impecables y lustrosas.
Ellos la dejaron allí tirada y aprovecharon, para vestirse Lorenzo, y el negro volver donde nosotros por su ropa. Cuando pasaron unos buenos minutos mi mamá tuvo conciencia de lo que había ocurrido y su rostro reflejaba muy bien su estado de ánimo. Estaba desolada. Evidentemente era el momento de la culpa y no podía dejar de llorar despacito, con sollozos entrecortados, seguía calata sentada en el sillón y lloraba con la cabeza gacha pero sin taparse el rostro, yo aprovechaba para filmarlo todo porque sabía que esas escenas cerrarían con broche de oro su primera película. Estaba muy linda toda llena de semen y con las tetas palpitando por los sollozos. Lorenzo intervino.
Bueno puta azul2b, aquí está tu dinero, esta es mi tarjeta, cada vez que estés con tiempo o ganas o necesites dinero llámame con dos días de anticipación para colocarte con algún cliente. Siempre identifícate con tu nombre de puta, te puedo augurar una brillante carrera como prostituta, se nota que has nacido para eso, tienes un talento innato, eres una perra natural y estamos muy contentos de tenerte en casa. No te preocupes por nada porque yo soy un caficho muy bondadoso y nunca te maltrataré ni dejaré que nadie lo haga. Ahora es mejor que te vayas a casa, eso sí tu calzón, las medias y el sostenedor se quedan acá.
Mi mamita lo escuchaba con la derrota pintada en el rostro, pero por lo menos dejó de llorar, se sacó las medias y se vistió como pudo, las piernas le temblaban por el esfuerzo echo, cogió el dinero, la tarjeta y salió dando tumbos. Iba con la falda un poco volteada hacia un costado y la camisa algo salida, se podía ver como se bamboleaban sus tetas por la prisa que llevaba, el cabello empapado por su propia saliva y la cara y el cuerpo lleno semen seco, en la barbilla llevaba una mancha blanca que le salía de la comisura de los labios.
Apenas se fue los tres le metimos la polla por el culo a mi novia Sonia, nos íbamos turnando mientras ella daba de alaridos.
¡Reviéntenme cabrones, destrócenme el culo, les voy a demostrar que no hay en este mundo nadie mas puta que yo, más fuerte, más fuerte, OH Dios mío quiero morir enculada!.
Yo ¿será necesario decirlo? Mientras me vaciaba dentro de Sonia sólo pensaba en el culo de mi mamá y en lo cerca que estaba de rompérselo.

Al taxista mario lo conocí en un cumpleaños de niños

Mi hermano Leo y su mujer no podían llevar a sus hijos a un cumpleaños de un compañero de clases y me pidieron a mi si podía llevarlos, por suerte ese día no tenía nada que hacer, acepté pensando que me aburriría como loco, con tantos niños jugando, gritando y correteando por doquier.

Llegamos tarde porque mi sobrina como todas las mujeres no se decidía por que ropa ponerse.

Nos recibieron muy bien, los niños se fueron a jugar mientras los mayores nos reunímos en un rincón del living donde estaban conversando unos señores sobre un tal Mario, que había traído a sus hijos, allí se había encontrado con su ex-esposa y en vez de quedarse al cumpleaños se habían ido juntos.

Yo ni idea tenía de quien estaban hablando ya que yo no conocía a los amigos de mis sobrinos y menos a los padres de ellos, pero esos señores que eran menores que yo, se reían diciendo que a esas horas el tal Mario se estaría culeando a su ex-mujer aprovechando que sus hijos estaban allí.

Hasta uno de ellos se animó a decir que Mario la había dejado por puta, porque ella se acostaba con cualquiera y ese señor sin ningun pudor se incluyó entre los “cualquieras” que habían disfrutado de los favores de la señora de Mario.

Pasaron las horas, los niños cansados de jugar y corretear estaban que se dormían, pero Mario y su ex-mujer ni aparecían, hasta que cerca de la una de la madrugada se dignaron a hacer acto de presencia en ese hogar para rrcoger a sus hijos para llevarlos a dormir.

La ex-pareja llegó muy contenta, me imaginé que sería cierto lo que había dicho ese señor y habían cogido por un par de horas por eso se les veía muy contentos pero agotados.

La dueña de casa los convidó con una copa y los hizo sentar frente a mi, nadie nos presentó pero al poco rato vi las miradas de Mario hacia mi persona.

Mientras me miraba, le besaba la oreja a su ex-mujer y le decía cosas al oído, que por supuesto no pude oir de que se trataba, per! o por los arrumacos que le hacía me imagino que sería algo referente a lo bien que lo había pasado disfrurtando ese par de horas o quien sabe que otras cosas le estaría susurrando al oído, a lo mejor le hablaba de él desconocido que estaba frente a ellos.?

Ellos podían pensar que yo era familiar, porque el padre de algun alumno supongo que no pensarían eso porque entre ellos se conocían del colegio y de las reuniones de padres.

Me puse nervioso porque pensé que se me notaba algo o tenía algo visible como el cierre abierto y se vería la ropa interior o alguna cosa tenía mi aspecto que al tipo le llamaba la atención y se lo comentaba bajito a ella.

Me puse de pie, me dirigí hacia la cocina para tomar un poco de agua porque los saladitos estaban realmente salados y como excusa para desaparecer de allí me servía.

Bebí muy lento tratando de hacer tiempo para que se fuesen con sus hijos que estaban medio dormidos, pero el tal Mario se apareció en la cocina me saludó, me preguntó si era familiar de los dueños de casa y mientras me preguntaba eso me puso una mano en el hombro como señal de afecto.

Lo saludé, le dije que estaba con mis sobrinos y no pude intercambiar más palabras con él porque en eso llegó su ex a decirle que los niños no aguantaban más y que los llevase a casa.

La mujer se lo llevó fuera de la cocina, en el living estaba “la desbandada” todos se querían ir mis sobrinos también porque habían llegado sus padres a buscarlos.

Estaba sin coche porque el mío estaba en el taller, mi hermano se llevó a lo hijos y como la ex-mujer de Mario vivía en el mismo camino que ellos la llevaron a ella y a sus hijos, quedando Mario libre.

-No te preocupes, yo tengo el taxi abajo y te llevo hasta tu casa.

-Cuánto me vas a cobrar?

-Lo que estés dispuesto a pagar…

Con esa contestación Mario me hizo reir, nos hicímos amigos, bebímos unas copas más en el cumpleaños y luego nos fuímos en su taxi.

Dio vueltas sin s! entido conversando y diciendo cosas como: “Por suerte tu hermano se llevó a la pesada de mi ex”, mientras yo pensaba ahora es pesada pero en las dos horas que te la cogiste no era pesada!.

Al rato me llevó hasta mi casa y cuando me bajé del taxi me dio su número de teléfono y me dijo:

-Llamame cuando quieras y nos tomamos unos tragos. me debés el viaje…

Le agradecí el viaje y entré a mi casa pensando este querrá joda, por qué tanta amabilidad? Como es un tipo de la noche y ve ! a mucha gente en su taxi a lo mejor se dio cuenta de que a mi me gustaban ciertas cosas y pensó a este le voy a sacar plata.

El tipo me atraía no lo voy a negar, yo me acercaba a los cuarenta, mientras Mario andaría por los treinta, tenía cabello y bigote castaño tirando a dorado brillante, no era muy alto, su tez estaba muy blanca porque de día dormía y pocas veces su cara estaba en contacto con el sol.

Como al mes lo llamé invitándolo a venir a tomar la copa prometida y a paga! rle mi deuda por el viaje en taxi.

Aceptó inmediatamente diciendo algo como que me iba a cobrar los intereses por el mes en que no había saldado mi deuda, luego me dijo que vendría la noche que tenía libre en el taxi.

Nos pusimos a charlar mientras bebíamos cerveza, él se quitó los zapatos y se tiró en el sillón alegando que quería estirar las piernas porque se pasaba diez horas sentado en el taxi y tenía el culo chato de tanto tenerlo apretado contra el cuero del asiento.

Como me reí y le comenté:

-No será para tanto!

-Querés que te muestre el culo! Vas a ver está chato como una tabla.

Se puso de pie e hizo el ademáan de aflojarse el cinturón para luego quitarse los pantalones para demostrarme que era cierto.

-No es necesario.. te creo.

Yo no quería dar el primer paso porque tenía miedo de equivocarme con él, porque a lo mejor me habia dicho en broma eso de pagarle el viaje y todas esas cosas, pero luego que se calmó y desistió de sacarse los pantalones me dijo:

-Veo cada cosa en la calle! Y a mi taxi se suben cada ejemplares! Muchas veces los pasajeros se creen que ando desesperado por sexo y se ofrecen a chuparme la pija si no les cobro el viaje, yo les contesto que si me la quieren chupar les cobro por darles el placer de extraerme la leche.

-Ohhh!!

-No te hagas el boludo!! Algunos aceptan mi oferta y me hago unos pesos extras.

-Yo no te pagaría por hacerte eso!!!!

-Vos me vas a pagar el viaje…, la chupada va gratis, sino para que vinímos a tu depto. sólo a chupar cerveza?

Me puse de pie, lo miré tirado en el sillón con la camisa semidesprendida, por cuya abertura se asomaban unos vellos dorados muy largos…

-Vení sentate al lado mío..

Su mano acarició y luego apretó el lugar donde debía estar su “bulto” el cual no estaba muy grande pero parecía que iba a ser apetitoso por la cantidad que formaba dentro de su mano.

Me acerqué, él colocó mi mano en su pecho, empecé a apretárselo mientras los botones iban cediedno para quedar todo ese matorral espeso ante mi vista.

Mario comenzó a excitarse y al rato sin notarlo me dijo que él necesitaba dinero para comprar condones porque se había olvidado de traer, me puse de pie de inmediato, lo dejé solo sin decirle nada, fui a mi dormitorio y al volver le mostré una caja con 10 condones y le dije.

-Te alcanzan?

-Está bien ! Tengo 29 años pero no soy un toro para gastarme todos esos condones en una noche!!!

Lo había dejado caliente con las apretadas de su pecho por eso cuando volví lo encontré semi-desnudo, solamente tenía puesto un bóxer amarillo con su mano dentro sobándose la verga con mucha lentitud.

-Hoy estoy para divertirme y gozar…, no te voy a cobrar nada…, vení chupame algo!

Mario estaba re-bueno acepté su invitación, empecé a chuparle las tetillas, bajé por su estómago desde donde podía ver a unos traviesos pendejos que se asomaban por la parte superior de su bóxer, lo giré sobre el sillón le bajé el bóxer, me puse a oler la raya que había entre sus nalgas, lo giré otro poco para dejarlo boca abajo donde me puse a pasarle mi lengua, lamiendo todo lo que encontré en el camino hasta que logré separarle las piernas para poder llegar a su agujerirto.

-Pará loco! Qué querés hacer! No soy puto para que me la des por el orto!

Ante su protesta seguí adelante, metiéndole la punta de mis dedos ensalivados.

Gemía cada vez más pero no protestaba, le gustaba el agasajo que su culo estaba recibiendo, y lo demostraba con gemidos muy suaves pero muy agitados.

Me puse un condón sin que él se diese cuenta, me monté sobre sus piernas y una vez que su esfínter había cedido le apoyé la punta de la verga sobre su agujero y comencé a metérsela muy lentamente, una vez que él glande hubo pasado, lo demáas le entró sin dificultad.

Protestó un poco, pero su excitación aumentó hasta el grado en que tuve que taparle la boca por los aullidos y rebuznos tan fuerte que dio en el momento en que de su verga empezó a manar un interminable caudal de leche fresquita pero muy caliente.

Cuando terminé de cogerlo me dijo:

-Espero que no lo divulgues, fuíste el primero que me rompió el culo!!!!

Luego agregó que él no era gay, que era muy macho pero que se aguantó para no demostrarme que le dolía y que era un macho que aguantaba de todo hasta el placer inmenso que l! e había dado al sentir que mi pija latía dentro suyo en el momento de largar la leche.

-Mirá Omar, me hiciste disfrutar mucho…, pero fue un desperdicio, mirá mi mano llena de leche, hubiese sido más grato que esta leche hubiese salido detro tuyo y no en mi mano..

Desde ese momento Mario y yo nos veíamos con regularidad cada vez que él necesitaba sentir una verga dentro suyo, porque a los clientes del taxi les cobraba por dejarlos chupársela y a algunos los cogía pero conmigo s! olamente quería que lo penetrase.

Nunca probé su verga dentro mío, era grande pero no tuvo la necesidad de ofrecérmela porque le gustó tanto lo que hice la primera vez que siempre quería repetir lo mismo.

Nunca tocó el tema de su ex-mujer, por eso ignoro por qué se divorció, pero a lo mejor ella se iba con otros porque él no la satisfacía ya que estaría agotado por los clientes que se la chupaban en el taxi.

La última vez que hice algo con Mario fue un tremendo 69 porque él estaba con diarrea y el culo lo tenía muy inflamado por eso solamente nos chupamos hasta que nuestras mandíbulas y lenguas dijeron basta y como no fue suficiente para producir las eyaculaciones como fin de la excitación recurrimos a nuestras manos que hasta que no quedaron empapadas con la leche del otro no paramos.

Luego de eso la inflamación intestinal continuó y por eso me dijo que era mejor no vernos más porque sino iba a terminar sin culo!!

Siempre hace falta un buen pedazo de carne, Mario la enconrtró en el mío, pero lo bueno termina y no lo vi más.

OMAR

Como siempre espero comentarios y fotos en: omarkiwi@yahoo.com

Mi hijo me penetró el culo

Hola a todos, mi nombre es Montse y cuento con 43 años, estoy divorciada y soy asidua visitante de esta página de relatos y gracias a una persona muy especial, que hace muy poco escribió su historia, hoy puedo yo misma escribir la mía. Tengo que agradecer a Rachel y a su hijo Eduardo la ayuda que me han brindado, ya que gracias a una intensa correspondencia que he mantenido con ellos he podido ver cumplida mi más íntima y secreta fantasía. Todo empezó cuando leí la historia llamada Victoria, en la que una madre mantiene relaciones sexuales con su hijo, esta mujer dejaba su dirección de e-mail para que pudiéramos ponernos en contacto con ella, así pues yo lo hice.

Le conté la verdad y nada más que la verdad, algo que les pasa a muchas mujeres, que mi hijo me excita y que no me disgustaría en absoluto mantener sexo con él, es mas, lo deseaba y no dejaba de masturbarme pensando en él. He llegado al extremo de espiarlo, mi hijo tiene un pene bastante grande, le mide cerca de 19cm y de un grosor importante, y eso a ninguna madre se le pasa por alto. Soy una mujer alta y que se sabe cuidar, nuestra condición económica no esta nada mal, vivo con mi hijo Jorge de 23 años y con mi hija Patricia de 18 años.

Todo comenzó por culpa o gracias a internet, he leído casi todos los relatos de incesto que ha publicado esta página y la idea de poder llevarme a mi hijo a la cama cada día era más obsesiva, pero no se me ocurría ningún plan verdaderamente eficaz para llevarlo a mi terreno, en otras palabras que no me atrevía a dar ese paso adelante, quería darlo pero también quería tener toda la seguridad de triunfar y de que me saliese bien, así que escribí a Rachel para que me aconsejara con ello, y me contó algo que he llevado a la práctica y ha dado todo el buen resultado que yo misma hubiese querido.

Rachel me contó que a la vez que se escribía conmigo también se escribía con otras mujeres y que una de ellas le contó un método, con el cual había conseguido follar a su hijo, lo había provocado de tal manera que era el propio hijo quien daría ese paso adelante sin apenas saberlo, ya que ningún hombre podría resistirse ante aquello. Yo le conté a Rachel que mi hijo entre otras cosas tiene un cursillo de primeros auxilios, así que me animó a que lo hiciera, me escribió una carta de cerca de cinco hojas explicándome todo lo que tendría que hacer y decir, también me puso en contacto con la mujer que había tenido la certeza de hacerlo primero y tras haber intercambiado unos cuantos e-mails ambas mujeres me animaron a que lo hiciera, y así acabó todo, cumpliendo mi incestuosa fantasía.

También agradecer a Eduardo, el hijo de Rachel, que me ha pasado a limpio este relato, enriqueciéndolo con un vocabulario menos repetitivo del que pudiera usar yo misma, mi hijo Jorge no sabe nada en absoluto de esto, ya que quiero enseñárselo una vez esté publicado en la sección de relatos de amor filial.

No era la primera vez que me paseaba por casa en bragas, tal y como me dijeron Rachel y la otra mujer, la cual no voy a decir su nombre por respeto, eso comenzaría a calentar el ambiente, me ponía unas braguitas de esas que apenas tapan nada y me las metía bien dentro de mis carnes, tengo una figura bonita y una buenas piernas, además soy una mujer alta y creo tener el peso más o menos justo para mi estatura y mi edad, tengo unas buenas tetas y unos pezones hermosísimos, también tengo un culo muy bien puesto que más de un chaval se ha dado la vuelta por la calle para vérmelo, sobre todo cuando me pongo unos pantalones tejanos. Y esa iba a ser la principal arma que usaría contra Jorge, mi culo, lo iba a provocar con mi culo.

Pues bien, yo andaba por casa en braguitas, me las metía bien adentro de mis labios vaginales, de mis cachetes culeros, me las metía entre las nalgas, dejándomelas casi al aire, no me cortaba en absoluto a la hora de agacharme ante el y poner mi culo en pompa ante sus ojos, me ponía camisetas holgadas y sin sujetador para que mis tetas se balancearán de un lado a otro, a su antojo.

Todo esto me ponía terriblemente cachonda y debía de masturbarme a diario un par de veces, ya que me imaginaba a mi hijo masturbándose con su enorme polla en la mano mientras se imaginaba que me follaba, y la verdad es que en más de una ocasión lo pillé mirándome casi a escondidas mientras yo me agachaba y levantaba mi trasero para que el me lo viese a todo esplendor, también anotar que Jorge se había metido en su habitación en más de una ocasión tras alguna de mis exhibiciones, yo deseaba que fuese a masturbarse, eso sería síntoma de que su propia madre lo podría calentar hasta el extremo de pajearse, y así era.

Una vez me senté frente al televisor, en un sillón que tenemos un poco ladeado del sofá central, solo llevaba puesto un albornoz, totalmente desnuda debajo, Jorge estaba viendo la tele y yo tras salir de la ducha me senté y me puse a cortarme las uñas de los píes con auténtico descaro, levantando una pierna y enseñándole disimuladamente todo mi coño, recién depiladito, Jorge no hacía más que mirarme de reojo y yo le abría aún más las piernas para que pudiera contemplar con gusto el conejo de su madre, un conejo moreno y rasurado por los lados, un coño tentador, al final Jorge se levantó con un tremendo bulto en su paquete y se metió en su dormitorio, iba a pajearse, yo también me masturbé sin más preámbulos allí mismo, deseando que Jorge saliese y me pillara, para ver sobre todo su reacción ante el cuadro que le presentaba su madre, pero no salió.

Todo esto duró una semana hasta el día que iba a dar el paso adelante y proponerle algo que no rechazaría.

Me fui a una farmacia y hablé con el farmacéutico, quería unos supositorios para la fiebre, pero los quería para niños, de esos más pequeñitos, la cuestión es que quería automedicarme pero que no me sentarán mal, no quería que el simple hecho de ponerme unos antibióticos sin receta pudieran hacerme daño, así que el farmacéutico me propuso unos supositorios casi nocivos para un adulto, así que los compré y me los llevé a casa.

(sí alguna mujer lo quiere intentar que no lo haga nunca sin consultarlo antes con un médico o con un farmacéutico).

Aquella misma tarde le dije a Jorge, -¡! Jorge, vas a querer ponerme unos supositorios, cariño!!- mi hijo se quedó un poco parado ante mis palabras, -¡! Y eso mamá?? te sientes mal??estas bien??- ¡! Si hijo, no te preocupes, lo que pasa es que tengo una ligera infección en el recto y el médico me ha recetado unos supositorios pero como tengo el recto delicado me ha dicho que es preferible que antes me de un masaje en el ano, para que no me dañe al entrar!-¿y quieres que te los ponga yo, mamá??- ¡!no hijo, sí lo digo porque tendrá que venir una enfermera hacérmelo, y he pensado que como tu tienes un curso de ATS, pues así nos ahorramos el que tenga que venir esa mujer, además, y sí fuese un enfermero, no sé, me da cosa que me toque el culo un tío que no conozco, por muy enfermero que sea, además tampoco es seguro que vengan a casa, igual tengo que desplazarme yo misma hasta el ambulatorio.!!!- le dije yo un poco haciéndome la victima.

-¡!tranquila mamá, que ya te los pongo yo mismo, ya te haré el masaje yo mismo sí hace falta!!- ¡!gracias cariño, eres un sol!!- ¡!!mira mamá, voy a salir a la calle sí quieres compro unos guantes de látex para que no se te infecte nada mas, vale??!!- ¡!si cariño, por favor, quiero tener mucho cuidado con esto!!-, Así fue como Jorge se fue a la farmacia a por un paquete de guantes de látex para hacerme unos masajes en el culo, el plan estaba funcionando a las mil maravillas, no me lo podía creer. Tengo que decir que con solo imaginármelo ya me estaba poniendo cachonda y no tuve más remedio que meterme en la ducha y masturbarme bajo un agua calentita.

Aquella misma noche antes de acostarnos, le dije que me pusiera el primero, esperé a que Patricia se fuese primero a la cama y después invité a mi hijo a mi habitación, me duché por segunda vez, para estar totalmente limpia, no quería que mi hijo sacara su dedo de mi culo con alguna clase de mancha, me moriría del disgusto.

Cuando entró Jorge,

yo ya estaba con mi camisón puesto, me bajé las bragas delante de el, pero de espaldas, dejando todo mi culo al aire, me subí a la cama y me puse de rodillas, con las bragas a la altura de las rodillas y el camisón levantado por la cintura, aupé mi trasero y empiné todo mi culo, estaba totalmente cachonda, estaba expuesta ante mi hijo, para mi no iba a ser un masaje, para mi iba a ser una masturbación anal y tenía pensado disfrutarla.

-¡!Caramba Jorge, me da vergüenza que me veas así, con el culo al aire!!- le dije yo tímidamente, -¡!tranquila mamá, no te preocupes, sabes una cosa, voy a traer de mi dormitorio un flexo para así verte mejor, no quiero hacerte ningún daño!!- ¡!gracias cariño!!-, le dije yo, mi hijo trajo de su cuarto un flexo y con la luz de mi dormitorio y el flexo apuntando a mi ano se puso un guante de látex y me colocó en la misma entrada de mi culo una pomada de vaselina para facilitar la entrada de su dedo y del supositorio.

Mi hijo comenzó a repartir la pomada por todo mi ano, cosa que yo respondía con unos pequeños escalofríos voluntarios y movimientos de mi trasero, -¡!está frío mamá, te molesta?- ¡!no hijo, no, tu tranquilo, tu sigue, que lo haces muy bien!!- poco a poco Jorge fue apuntando la pomada hacía mi agujero pero sin meter ningún dedo dentro, yo consciente de lo que hacía y de mi extrema calentura abrí un poco más las piernas, dejando mi coño un poco más levantado, a la vista de mi hijo. Entonces Jorge con una mano me separó los glúteos, yo con una mano le separé también el otro glúteo, en ese momento empiné mi culo un poco mas, mi coño también se abrió un poco, mi hijo tenía una panorámica estupenda de mis cuartos traseros, totalmente expuestos ante el.

Jorge comenzó a introducirme un dedo en el ano, nada más sentir como entraba me corrí con un estremecimiento muy notable que mi hijo no pasó por alto, -¿¿estas bien mamá?? te hago daño??- ¡!no Jorge, cariño, sigue, sigue, me gusta mucho como lo haces!!!-, entonces mi hijo empujó un poco más su dedo y consiguió meterlo hasta la mitad, fue ahí cuando solté un gemido y empujé mi trasero hacía la mano de mi hijo, como haciéndole entender que me metiera más dedo, -¡!mamá, de verdad que no te molesta, seguro que no te duele esto??- ¡!no hijo, sigue, sigue, hazme un masaje bien profundo, cariño!

Jorge siguió metiendo y sacando dedo y yo mientras cerraba mis músculos anales para atraparlo dentro, mis movimientos eran descarados, le seguía con mis caderas, me doblaba mientras mi hijo me hurgaba el culo con auténtica maestría, -¡!!ahhhhh…aahhhhh…Jorge, cariñoooooooo!!!- ¡!!dime mamá. te duele???- ¡!no corazón, no, me gusta mucho, lo haces muy bien, mi vida!!!- le decía yo con la voz entrecortada, abriéndome más de piernas y levantando el trasero a más no poder. Nos tiramos casi 10 minutos en aquella posición, estaba deseando que mi hijo se emocionara y que comenzara a meterme otro dedo, que me tocara el coño, que se sacara la polla, pero creo que eso era pedir demasiado, así que le pedí que me pusiera el supositorio.

Jorge me lo metió suavemente acercando el flexo más a mi ano, y cuando este estuvo bien adentro, me dijo, -¡ya esta mamá, ya lo tienes dentro, no te ha dolido, ¿verdad?- ¿dolerme, cariño, pero sí no me enterado de nada, ha sido incluso placentero, mi vida, eres un buen enfermero, el mejor del mundo!- diciendo aquello, mi hijo se quitaba el guante de látex y sin decir nada más me propinó un par de besos en las nalgas, uno en cada una, unos besos muy sonoros, -¡!y esto para que te cures pronto, hay que mimar este culo, mamá! Jorge salió de la habitación riendo y con un impresionante paquete hinchado en su entrepierna, quedamos a que al día siguiente repetiríamos la operación. Esa noche tras ir al lavabo y expulsar el supositorio por la vía más fácil, me masturbé como una loca sobre la cama, con el culo aún húmedo del dedo de mi hijo, Jorge también se masturbó, porque lo escuché ir al lavabo a los pocos minutos de haberse metido en la cama.

A la mañana siguiente mi hijo me preguntó sí había sentido molestias en el ano, yo le respondí que todo lo contrario, que ahora lo tenía más tranquilo que nunca, entre bromas le dije, -¡!sí al final vas a tener que darme masajes todas las noches, y sí no ya lo verás, hijo mío!!- ¡!sí eso te hace feliz, mamá, yo te haré todo lo que me pidas!!-.

Aquellas palabras me sonaron a que Jorge sabía lo que decía, eran palabras con una clara segunda intención, lo tenía todo preparado, aquella misma noche, iba a provocarlo más aún, iba a disfrutar del todo con el masaje de mi hijo, iba a dejarle bien claro que era lo que necesitaba dentro de mi, además era viernes y posiblemente Patricia cenaría con una amigas aquella misma noche. Solo de pensarlo me estaba poniendo cachondísima perdida, como deseaba la polla de Jorge, más que nunca.

Solo pensaba en aquella mujer con la que me había escrito y me había aconsejado esto, me la imaginaba de rodillas sobre la cama y con el coño abierto a las manos de su hijo, me imaginaba como su hijo se sacaba la polla y comenzaba a penetrarla sin poder evitarlo, víctima de una súper excitación y también me la imaginaba gozando mientras su hijo le arremetía su preciosa polla hasta lo más hondo de ella, sintiendo el placer, el inmenso placer que siente una madre al alcanzar un orgasmo tras otro con su hijo, es la cosa más morbosa y más emocionante que jamás pudiera haber imaginado ni experimentado.

Amigas lectoras, no podéis ni imaginaros lo que puede llegar a sentir una mujer mientras su hijo la sodomiza, es algo increíble, he tenido relaciones via e-mails con algunas mujeres incestuosas y todas dicen lo mismo, que no hay nada como la penetración anal por parte de tu hijo, muchas madres no habían probado el sexo anal hasta que sus hijos las habían desvirgado. Intentar cerrar los músculos del recto mientras tu hijo eyacula dentro de ti es algo que no tiene precio, escuchar sus gemidos y escuchar como te llama “mamá” mientras se corre con convulsiones es algo maravilloso, lo aconsejo a todas las madres que tengas incesto con sus hijos, y las que estáis aún con dudas os aconsejo que hagáis lo que yo hago, provocar un encuentro que ningún hombre podría rechazar.

Llegó la noche y antes de que pudiera darme cuenta Patricia ya se había ido con sus amigas, cenamos Jorge y yo solos, viendo la televisión, cuando mi hijo me asombró con un comentario que me dejo fuera de sitio, no eran ni las diez de la noche cuando me dijo, -” bueno mamá, vamos a por ese masaje o no?? “- ” caramba Jorge, sí que tienes ganas de tocarme el culo, hijo, yo pensaba que hasta que no nos fuéramos a dormir no me pondría el supositorio”-, mientras le decía esto entre risas, mi hijo se estaba levantando del sofá e iba hacia el cuarto de baño, poco después sacó el bote de vaselina y los guantes de látex, -” para que esperar mas, mamá, estamos solos, Patri no está y como tengo que ponértelo que más da ahora que más tarde”-.

Así que nos dirigimos a mi dormitorio y sin más preámbulos me subí la bata de estar por casa hasta la cintura y me quité unas bragas blancas que tenía puestas, mi hijo me miraba como impaciente, con ojos de deseo, acto seguido me puse de rodillas sobre la cama y con la bata remangada en la cintura puse mi culo en pompa, totalmente ofrecido a Jorge, -“nada hijo, aquí tienes mi culo, tócamelo a tu gusto, que estamos solos, intenta no hacerme daño, mi vida”- “tranquila mamá, que no te haré ningún daño, al contrario, hoy te voy a dar un masaje más largo y delicado que ayer”-, esa respuesta era mi oportunidad, así que sin ningún tipo de miramientos ni escrúpulos le respondí con total cara dura -” pues recuerda nene, que soy una mujer además de ser tu madre, y que no soy de piedra, no sea que me toques demasiado bien y no quiera separarme de ti en toda la noche”- ” eso es lo que voy a intentar mamá, tocarte tan bien que no me pidas nunca que lo deje”-. La conversación estaba llegando demasiado lejos, estábamos diciéndonos las cosas muy claras y aquello tenía pinta de acabar como yo quería.

Jorge le propinó dos besos a mis glúteos, y comenzó a repartir la crema de vaselina por todo mi ojete como el día anterior, yo me movía a su compás mientras comenzaba a penetrar su dedo dentro de mi, un grito por mi parte lo alarmó y me dijo -” te hago daño, mamá, o es que te gusta demasiado ¿??”- “cariño, mi niño, te he dicho que no soy de piedra, tu que crees ¿?, sí me estás metiendo un dedo por un sitio en que nunca ha

entrado nada”- “¿¿ eres virgen mamá, eres virgen por aquí?? “- ” si cariño, nunca he tenido sexo por aquí, ni con tu padre ni con nadie”- ” pues no lo sabía mamá”- “¿ y tu Jorge ¿?, has tenido alguna relación con alguna chica por atrás ¿?- “tampoco mamá, nunca le he dado por el culo a ninguna chica, pero tengo unas ganas enormes de hacerlo con alguna”-.

Al decirme esto, me di la vuelta y observé que los ojos de mi hijo se clavaban en los míos, su paquete estaba a punto de reventar dentro del pantalón, así que le dije, sabiendo como acabaría la cosa, -” y te gustaría estrenarte ahora mismo ¿?, te gusta mi culo, te parece sexy, cariño ¿? “- en ese momento mi hijo se bajó el pantalón y sacó su enorme herramienta de amar, -“mira mamá como me tienes, a ti que te parece, estoy deseando cambiar ese dedo que te meto en el culo por esto, te deseo mucho mamá, deseo hacerte al amor, por delante y por detrás. “-.

Yo estaba asombrada, mi hijo me estaba diciendo todo lo que yo quería oír para empezar a gozar, supongo que no tengo que contar nada más, solo que en ese preciso momento nos desvirgamos el uno al otro, mi hijo me penetró el ano con maestría y yo lo acepté con la misma maestría que el estaba empleando para penetrarme. Nunca he conseguido tantos orgasmos en mi vida, el acto sexual con mi hijo va cada vez mejor y yo me encuentro cada día más feliz y bonita, más satisfecha, más sexy y más activa.

Solo darles las gracias a esas dos mujeres que me han enseñado a gozar, porque a partir de ese día mi hijo Jorge y yo hacemos el amor cada día, y nos hemos vuelto unos expertos en el sexo anal, nuestro preferido. Besos. Gracias Rachel, gracias TiffanyTambién gracias a vosotros por sus votos….

Autor: Montse