Archivo de la etiqueta: culo dilatado

Educando a un perro petiso

Hola amigos. Nuevamente puedo contar mis experiencias de mi vida sexual con mis bellos animales. Si leyeron mis relatos se darán cuenta que estoy acostumbrada a que me monten perros grandes, pero en esta ocación me toco lidiar con uno petizon pero muy energico y bien dotado.

Una amiga viajaba a Brasil de vacaciones, y como vivia en un departamento en el centro de la ciudad no sabía que hacer con su perro. Así que me pidió que se lo cuide. Me llevé su perro a mi casa, ya me conocía bien asi que no tendría problemas, ademas, mi casa tiene suficientes puertas para seccionarla en caso de visitas y así evitar problemas con mis perros. De este modo lo tendría aislado de los otros para que no lo dañen.

Este perro llamado kiko, era muy docil, cruza de perro batata (madre) con algo así como pitbull o similar. Así que era petiso pero de gran porte. La cuestión es que me fuí a coger a la granja con mis animales, Cachito no estaba esa noche, despues de volver toda rendida por mi larga sesión de sexo, podía escuchar los llantos del perro por estar solo, cosa que no estaba acostumbrado. En cuanto entré a la casa se acerco y empezó a buscar cariño, una vez tranquilizado empezó a olfatear a esta hembra recubierta de leche de todos los animales. Como yo estaba de rodillas frente a él, disfrute de sus lengüetazos a mis gambas, que empezaron a hacer efecto en esta perra ardiente. Luego me recoste en la alfombra boca abajo y deje que continue limpiandome con su lengua por mis piernas y nalgas, la cuales de a poco fuí separando para que empiece a lamer mi concha que ya ardía de nuevo. Su lengua logro sacarme un nuevo orgasmo en poco tiempo, así que llegó el momento de devolverle el favor aunque no esperaba mucho de un perro de su tamaño. Valla sorpresa! Una verga gruesa asomaba por su capullo, su docilidad me permitió acostarlo y que se dejara pajear, una vez que su verga tuvo firmeza me subí sobre él y me la introduje por el culo haciendo que entre hasta su boton y siga creciendo dentro de mí. Yo me movía mientras sentía los chorros de leche que lanzaba hasta que me hizo venir nuevamente, sin sacarla me quedé quieta hasta que el quizo salir.

Luego me fuí a bañar y descansar junto a kiko. Por la mañana me despierto con su lengua traviesa en mi vagina, intentaba entrar en mí, lo estaba disfrutando mucho, tenia mis piernas bien separadas para que se sintiera comodo, y de repente quiso cogerme, pero no podía hacerlo, estaba muy bajo mis agujeros para él, pero si me ponia en 4 quedaría muy alta. Así que en misionero puse una almohada debajo de mi cola y expuse así bien mi concha, lo llame y de inmediato se monto sobre mí para empezar a rozarme su punta por mi clítoris en cada intento. Hasta que eleve un centímetro mas mi pelvis para que me la ensartara hasta el fondo haciendome gemir. Empezó a bombear, con fuerza y torpeza que me hacian llegar a las nubes en cada estocada, podía sentir como crecia en mi interior mientras lanzaba sus chorros de leche. Su torpeza, su tamaño hacian que no hiciera por girar, simplemente se dejo estar sobre mi en esa posición mientras yo lo presionaba con mis talones y movia mi pelvis para llegar a mi tan deseado orgasmo.

Como aún estaba aprendiendo me lastimo un poco la zona de las costillas así que lo deje descansar y busque para ponerle medias en sus patas así no me dañe mas, ademas mi culo tambien quería sentir semejante verga adentro y que lo taladre con la misma energía que recién. En eso escucho entrar a Cachito y se dirige directamente a mi habitación, cuando entra lo espero en la cama desnuda junto al perro que estaba terminando de guardar su verga en el capullo. Despues de un simple buen día, le digo que quiero su verga dentro de mí, asi que se desnuda en dos segundos y le regalo una pequeña mamada para que tome firmeza su bate. Me posicione en 4 y el resto se encarga él. Me introduce violentamente su tranca y de inmediato le da ritmo a la cogida mientras grito y gimo de placer; sus huevos castigan como latigo mi clitoris, sigue presionando hasta que logra que todo esté dentro cuando siento su leche regar mis tripas. Cambiamos de posición y me monto sobre el haciendo que penetre mi concha, lo comienzo a cabalgar con violencia mientras el chupa mis pezones y me aprieta las nalgas. Y para fortuna mía, el perro estaba listo para un polvo mas, la posición lo favorecía, mi culo dilatado lo esperaba, y él quería poseer una vez mas a su hembra. Me monta y los jugos que salian de mi trasero ayudan a una rápida penetración, se acomoda bien y empieza con su clabada mientras Cachito se queda quieto con su tranca firme dentro de mí. Su nudo no demora en entrar sin mucha resistencia y empieza a tomar tamaño dentro de mi trasero para dejarnos bien pegados. Mientras su verga latía en mi culo, Cachito comenzó a bombear nuevamente hasta que unificamos nuestros jugos en una misma acabada fenomenal.

Nos quedamos los tres en la misma posición como por diez minutos, la verga de Cachito perdió y volvió a tomar firmeza sin salir de mí. Cuando empezó a bombearme recien ahí el perro quizo salir para recostarse a mi lado, Cachito se puso sobre mí y me empezó a dar con la dureza que lo caracteríza mientras yo llevaba mi boca al rabo del perro para que aprendiera lo que es una buena mamada, con lo que me regaló un buen trago de leche que no desperdicié ni una gota.

Lamento no poder hacer que me coja junto con los otros perros que estaban celosos y se lo querían deborar, ubiera sido otra fantastica experiencia.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax