Archivo de la etiqueta: ano

Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Mi amiga Adriana

Me recibí de abogada a los veintidós años, hice una carrera excelente: el mejor promedio, la mejor tesis, la mejor compañera, mis padres estaban orgullosísimos, mis hermanos me adoraban en fin, en todo era la mejor excepto que en mi vida no había encontrado aún un compañero. De chica me había abocado al estudio con empeño, no iba a fiestas, no salí con ningún chico a pesar que todos me consideraban una de las chicas más lindas del colegio, en la facultad me aislé más aún. Me di cuenta cuando ya dejaba de ser adolescente que mi excesiva dedicación al estudio me había hecho perder algo, mis compañeras y amigas me contaban de sus novios o amigos y de lo maravilloso que era el sexo y yo las envidiaba, pero a medida que pasaba el tiempo me iba resignando a mi condición de virgen y luego ya empecé a sentir rechazo hacia los hombres, no era que no los desease sino que cuanto más crecía más miedo me daba perder la virginidad, me imaginaba algo doloroso y sangriento y empecé a encerrarme en mi soledad, sólo acompañada por mis fogosas masturbaciones. Ya en posesión de mi título conseguí un excelente trabajo en una importante compañía petrolera y al poco tiempo pude comprarme un hermoso departamento en uno de los mejores barrios de la Capital, no porque quisiese alejarme de mi querida familia sino por mis extensos horarios de trabajo que me hacían salir muy temprano de mi casa y llegar muy tarde por la noche. Mi independencia me obligó a cambiar muchos aspectos de mi vida, comencé a elegir mi ropa, en lugar de mi mamá, más visitas a la peluquería, maquillarme cuidadosamente, es decir todos aquellos pequeños detalles que siempre descuidé pero que ahora era me imprescindible respetar para estar a tono con mis compañeras de trabajo y sobre todo a la altura de los ejecutivos de la empresa con los que tenía reuniones a diario. Pronto comencé a notar que mis superiores me miraban con mucha atención y me halagaban y tenían conmigo pequeñas atenciones continuamente, no pasó mucho tiempo hasta que uno de los abogados me invitó a cenar y otro me propuso una salida con amigos en un velero, invitaciones que rehusé cortésmente. Esta nueva situación me descolocó un poco, no esperaba tantas atenciones de pronto pero una mañana mientas me vestía luego del baño y me maquillaba frente al espejo, me asombró lo que veía en él: Una mujer en corpiño y bombacha con un cuerpo espectacular, una cabellera alborotada y sensual y unos ojos que parecían tener el color de la bruma en las mañanas de invierno. Mi altura, aumentada por mis tacos, resaltaba mi figura, mis pechos no eran exageradamente grandes pero no eran pequeños tampoco. De perfil mis nalgas se veían redondeadas y levantadas y de frente el cavado de mi sexo, resaltado por mi pequeño bikini, se hundía entre mis muslos firmes. Me gustó tanto lo que veía que me masturbé frente al espejo. Luego tuve que volver a bañarme y salí de casa con el corazón palpitante. Al llegar me esperaba una sorpresa: El Presidente de la empresa quería verme. Acudí a su despacho muerta de miedo pero me recibió con una sonrisa y me ofreció asiento y me hizo servir café, luego habló: -Doctora, la he llamado porque tengo una misión que encomendarles a usted y al Doctor Vergara (era mi jefe). En Islas Vírgenes se realiza la convención anual de empresas petroleras y quiero que ustedes nos representen este año… Me sentí terriblemente halagada, pero contesté que yo era una muy joven profesional y además tenía poca antigüedad en la empresa y pensaba que otras personas podían desempeñarse mejor que yo y que… Pero me interrumpió diciendo que el doctor Vergara opinaba que era una excelente profesional y me había pedido especialmente como compañera de viaje. Cuando volví a mi oficina flotaba en el aire pero me esperaban mis compañeros, ya enterados, que me recibieron con felicitaciones y augurios. Luego me llamó el doctor Vergara a quien le agradecí profundamente su distinción pero se rió y me dijo que no me pusiese tan contenta porque me esperaba un duro trabajo. Era un hombre de cuarenta y cinco años, alto, delgado y elegante y terriblemente atractivo con una mirada que contaba el aliento de todas mis compañeras que morían por él lástima, decían, que estuviese casado. Viajamos un viernes por la mañana y nos despidieron mis padres y la esposa de mi jefe, una señora bellísima y atractiva que me miró con cierta desconfianza, no se imaginaba que a mí los hombres no me interesaban en absoluto. Nos alojamos en el mejor hotel de Saint Thomas y a mi no me alcanzaban los ojos para asombrarme de tanto lujo y belleza, nos dieron habitaciones vecinas y al entrar en la mía me temblaron las rodillas, era una suite increíblemente lujosa con un dormitorio con la cama más grande que había visto en mi vida, todo era de excelente buen gusto y me sentí como viviendo en una película de Hollywood, estaba fascinada. Por la noche asistimos a una cena con la que se inauguraba la convención y a continuación hubo un gran baile, por suerte había llevado ropa muy elegante y no desentonaba en absoluto con el resto de las mujeres, el doctor Vergara me miraba con cierto orgullo por el modo en que me desempeñaba y mantenía informales conversaciones con quienes se acercaban a saludarnos. De pronto me sentí demasiado mirada, quizás mi escote era exagerado pensé pero los de la mayoría de las mujeres presentes eran más audaces que el mío, me costó convencerme que era tan mirada por ser una de las más jóvenes y bellas de las concurrentes. Bailé con el doctor Vergara que se comportaba como un verdadero caballero y me hizo sentir muy cómoda y en un breve momento que pudimos sentarnos a solas para tomar una copa de champagne me felicitó por mi elegancia haciéndome poner colorada. No sé si por el champagne o que de a poco me empezaba a sentir más integrada a ese ambiente, me fui poniéndome un poco más locuaz y comencé a mantener con mi jefe una informal y divertida conversación. En un momento que volvía a decirle “doctor Vergara” me interrumpió pidiéndome que le llame por su nombre: Ernesto. Le contesté que entonces me llamase Adriana lo que hizo de inmediato abandonando, además el formal tratamiento de “usted”. La noche transcurrió rápidamente y pronto el cansancio del viaje nos alcanzó y decidimos dar por terminada la velada y buscar el descanso que tanto necesitábamos. Al llegar a mi habitación Ernesto tomó mi llave para abrir mi puerta pero antes de hacerlo me sorprendió besándome en la boca. Me quedé paralizada, no me esperaba ese beso pero ya los brazos de Ernesto me rodeaban y me volvía a besar apasionada pero dulcemente. Abrió mi puerta y entramos, la luz de una lámpara estaba prendida creando una sugestiva atmósfera. Me apoyó contra la puerta y volvió a besarme, no me resistí a sus besos, los primeros que recibía en mi vida, me parecían deliciosos y comprendí que el momento había llegado y que el lugar, sin haberlo elegido, era el perfecto: Las Islas Vírgenes. Sus manos recorrían mi espalda, acariciando, conociéndome, bajaron por mi espalda y acariciaron mis nalgas, luego subieron a mis hombros y descendieron por mis costados y conocieron mis muslos, subieron hasta mi cintura y luego acariciaron mis pechos, tuve un orgasmo inesperado que me estremeció y me hizo gemir, me sentí empapada mi vagina segregaba mis flujos como el agua un manantial. Un brazo rodeó mi cintura y sentí una mano descender desde mi pecho hasta acariciar mi entrepierna, me estremecí y sollocé al tener otro orgasmo, Ernesto me volvía loca como jamás pensé que un hombre podía enloquecer a una mujer. Me pasó el brazo por mis hombros y me llevó al dormitorio pero lo detuve:
-Ernesto, tengo algo que decirte… me miró sorprendido. -Soy virgen. -¿Queeeé?, preguntó asombrado. -Si, soy virgen. Bajé la cabeza avergonzada pero Ernesto levantó los ojos al cielo y sólo dijo: Gracias, gracias por esta bendición… y agregó: -No temas pequeña, voy a ser muy cuidadoso, lo prometo mi cielo. Al pie de la cama me quitó el vestido y se quedó mirándome con la boca abierta. ¿Pasa algo Ernesto? Pregunté asustada. Titubeó: Sos…, sos… increíble. Me miraba maravillado. Mi ropa interior era de encaje negro y con el portaligas, las medias y con los tacos altos debí parecerle una visión porque no podía dejar de mirarme pero volvió a abrazarme y ahora me besaba apasionado pero con mayor dulzura aún. Me desnudó y me acostó y sin dejar de mirarme comenzó a desnudarse bajo mi atenta mirada. Era bello como nunca pensé que podía serlo un hombre, sus piernas increíblemente torneadas, sus músculos marcados, su piel bronceada, el vello algo canoso de su pecho y esos ojos que me miraban con infinito amor. Pero cuando se quitó el slip se me cortó la respiración, su pene me pareció inmenso, claro que yo nunca había visto ninguno así que no podía decir si era más grande que otros pero me pareció grandísimo y volvieron a aparecer mis miedos, el dolor, la sangre… Pero Ernesto ya se había acostado encima mío y me besaba y su cuerpo ardía tanto como el mío y volví a perder la cabeza y me olvidé de mis miedos. Sentí su pene muy duro y caliente apoyado contra mi vientre y lo desee con todas mis fuerzas pero Ernesto sabía lo que hacía y me iba a preparar lentamente. Me besó largamente enseñándome a besar, luego besó mi cuello y lo lamió y de a poco fue descendiendo hasta mis pechos que se habían puesto duros y en los que los pezones parecían dedos señalando al cielo de tan parados que estaban. Los lamió arrancándome gemidos y un nuevo orgasmo y luego los chupó lenta y profundamente haciéndome sollozar de tanto placer, sentía que mi vagina latía sacudida por los orgasmos que se sucedían uno detrás de otro. Su pene me quemaba de tan caliente y su glande, que se había humedecido, me acariciaba el vientre. Su boca descendió besando y lamiendo, mi ombligo, mi vientre, olió mi pubis y su lengua tocó apenas mi vello humedecido haciéndome gemir y desearlo. Sus manos separaron mis muslos mojados y me miró en mi mayor intimidad sonriendo, prolongando hasta el paroxismo el momento anhelado. Luego su lengua lamió mis muslos postergando aún llegar a mi vagina que lo esperaba anegada de flujo. Finalmente llegó, y se deslizó entre los labios y grité y mi cuerpo se arqueó tensándose en el orgasmo mientras sus manos me aferraban para mantenerme quieta y permitir a su lengua cumplir su dulce cometido. Un huracán de orgasmos me arrasó cuando un dedo me penetró, y al tiempo que preparaba para la verdadera penetración, me masturbaba lentamente, el mismo dedo que se deslizó luego buscando mi ano al que también penetró descubriéndome que mis zonas erógenas eran mayores que las que yo imaginaba, otro dedo, que imaginé era el pulgar, volvió a penetrar mi vagina y ahora era masturbada por los dos sitios. Me fui deslizando en una deliciosa inconsciencia en la que mi cuerpo me había dejado de pertenecer y yo solo era sentidos puros, solo placer, y me fui abandonado a esa boca, a esos dedos que me poseían y me compensaban de mi larga abstinencia. Cuando mi cuerpo le perteneció absolutamente Ernesto decidió tomarlo definitivamente; se incorporó y abrazándome me besó con su boca y su cara empapada por mis flujos y conocí mi sabor de hembra. Entonces sentí que acomodaba el glande entre los labios de mi vagina y esperé la penetración pero Ernesto dijo: -Pequeña mirame. Abrí los ojos y lo vi sonriéndome con infinita ternura y me sentí amada como jamás pensé que podía serlo. Entonces me penetró, cerré los ojos y eché la cabeza hacia atrás gimiendo de placer pero Ernesto pidió: -No los cierres, no los cierres, mirame Pequeña, mirame, no dejes de mirarme y volví a abrir los ojos mientras el pene continuaba penetrándome. Me costó pero los mantuve abiertos mirando los ojos de mi amor que me hacía mujer y me hacía suya. Me amó lentamente, volviéndome loca de goce y cuando dejamos de mirarnos porque me abrazaba jadeando porque el orgasmo ahora lo alcanzaba me aferré a su cuerpo con las piernas muy abiertas para recibir su placer. Cuando lo sentí eyacular me uní a su orgasmo con el mío y mi grito fue de felicidad y lloré y apreté y mordí y me estremecí y cuando Ernesto me comía a besos y repetía: Pequeñita, Pequeñita mía, mi llanto que nacía en lo profundo de mi pecho trocó en risa, risa de pura felicidad y Ernesto también rió y ahora el lecho era abrazos y risas y palabras entrecortadas pero sobre todo era amor, el amor que esperé toda la vida. Luego fue el tiempo de descanso y las caricias y los juramentos de amor eterno pero ante todo fue el momento de mi gratitud por su maravilloso comportamiento, por su amorosa hombría, su varonil y delicada paciencia y su respeto por mi inexperiencia. Ernesto era gentil y cariñoso y sus pequeños besos y sus dulces palabras me transportaban a un mundo extrañamente desconocido para mi, comprendía que era muy afortunada y que el amor tocaba a mi puerta en el momento exacto, que el tiempo pasado no fue tiempo perdido porque este era mi lugar y mi momento. Luego volvió a amarme una vez y otra vez y también fue el momento de mi desvirgamiento anal que Ernesto transformó en algo maravilloso con su exquisita delicadeza y su dulzura para brindarme un placer inesperado e indescriptible. Finalmente me dormí en sus brazos paladeando aún el dulce sabor que su semen dejó en mi boca. Las cuatro noches siguientes antes del regreso fueron cada una mejor que la anterior y al concluir el viaje ambos comprendimos que estábamos indisolublemente unidos. Regresamos a Buenos Aires un jueves a las dieciocho horas y a las veintiuna Ernesto se mudaba conmigo definitivamente. Nuestra pequeña nació a los nueve meses exactos de nuestro viaje y el nombre lo sugirió Ernesto y yo lo aprobé entusiasmada, nuestra niña se llama Virginia.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Cristina

Introducción

Estuvimos conviviendo por tres años, Habían pasado dos años desde nuestra separación…

Dos años en que ambos sin duda experimentamos muchas cosas nuevas con otras parejas.

Pero esa noche nos re encontramos, ella me invito a su apartamento y como negarme, me excitaba mucho la idea de volver a estar con ella, volver a hacerla mía y volver a meterme dentro de su vientre tantas veces follado por los cuatro tipos con que ella estuvo durante estos últimos dos años.

La verdad es que ella es una mujer muy atractiva, del tipo “Yo no fui”, aparenta frente a todos ser la más juiciosa del mundo, pero ella y Yo sabemos que en una fiesta después de unos tragos, su deseo de ser penetrada es imparable, y si a eso se suma que algún afortunado sea de su agrado…

Cristina es una mujer de 28 años, 1,69m de estatura, piel blanca como la nieve, cabello largo y negro hasta la mitad del tronco, delgada, con unos senos que caben en una copa 34B y que estan adornados por unos hermosos pezones de tono café, grandes ojos negros, una cara angelical y pulida, unos labios carnosos muy rojos, un culo y una vagina blancos y puros a la vista, una silueta que muchas mujeres envidiarían y todos los hombres desearíamos acariciar.

Durante su vida a estado con mas tipos de los que puede contar con sus manos, la verdad es que ella ha perdido la cuenta, pero si cometes el error de preguntarlo, te dirá que solo 4 antes de ti pero quien llega a conocerla sabe que ella siempre esta dispuesta a entregarse a quien ella elija siempre y cuando sepa conquistarla, admirarla y elogiarla a la luz de unos tragos… Por que la verdad es Cristina quien te elige, nunca tu a ella.

Parte 1

Cuando la abandone (por que Yo me fui de casa), se refugio en los bares de la ciudad, empezó saliendo con un músico, quien la cautivo con su mundo underground, conciertos de grupos raros y mas que nada por ofrecerle compañía en aquella época tan dura para ella, porque antes que nada, se que estaba enamorada de mi, y mi abandono rompió su pequeño corazón. Se entrego a este músico apenas a los dos meses de Yo haberla abandonado, después de haber rumbeado hasta altas horas de la noche, cedió a los cortejos de este candidato. Según me dijo, sucedió una noche en la cual triste y confundida terminaron bebiendo y luego el la llevo una habitación. Inmediatamente llegaron el comenzó a besarla, con pasión pero con cautela porque sabia que ella se entregaría solo si el le brindaba seguridad.

Cristina recibió las caricias de su nuevo amante, quien decidió no hablar mucho para evitar darle tiempo de pensar. El inicio rozando sus carnosos labios, los cuales se abrieron ante los de él, el la beso con pasión y ella le correspondió, pronto las manos de Daniel (el músico) bajaron hacia los pechos de Cristina, los cuales son blancos y puros como la nieve y poseen un pezón color café, el cual solo se endurece cuando ella verdaderamente esta muy excitada, de hecho solo una buena penetración puede hincharlos…

Al sentir las caricias en sus senos, Cristina comenzó a sentir placer, placer que no había sentido en mucho tiempo y a la vez revancha, revancha para contra aquel que la había abandonado, por que ahora seria de otro y liberaría su vació interior.

Daniel la sujeto con fuerza, la pego a su cuerpo y empezó a desatar el sujetador de Cristina, retiro su blusa y comenzó a besar los senos blancos y puros que alguna vez fueron míos, Cristina se lleno de placer, porque si algo le encanta es que alguien bese, chupe y muerda la punta de sus pezones.

Daniel siguió besando sus senos, esta vez con mayor pasión, ella le correspondió tocándole el culo, y acercando sus dedos al vientre de Daniel con timidez pero decisión… ante esta seña, Daniel no dudo en desabrochar el Jean apretado que usaba Cristina e introdujo sus hábiles dedos de guitarrista dentro de la vagina de Cristina…, ante esto ella empezó a lubricar, comenzó a mojar la braguita blanca que había elegido para esa noche y cedió aun mas a las intenciones de Daniel.

Pronto estaban ambos desnudos, Cristina observo con curiosidad el pene de Daniel, el cual se erigía como un poste, pero decidió no mamarlo, no aun ó no tal vez esta noche… Solo para sus adentros noto, lo moreno que era ese Pene y lo rígido que estaba por ella.

Yacieron en la cama, Daniel contemplo como al recostarse, los cabellos de Cristina se desordenaban en la almohada, sus senos se aplastaban contra su pecho y sus piernas se abrían tímidamente, invitándolo a poseerla, adicionalmente observo como ella lo miraba con deseo…

Para Daniel fue indescriptible el placer que sintió cuando su pene rozaba por primera vez los labios vaginales de Cristina, los cuales ya estaban húmedos y listos para recibirlo… ella hizo un gesto que motivo a Daniel a avanzar y por primera vez, desde que Yo la abandone, Cristina fue penetrada…

El placer que ella sintió mezclo revancha con sensualidad. Acostumbrada a que Yo fuera quien regularmente la penetraba durante los ultimos años, sintió una sensación diferente. Definitivamente, no era mi Pene el que estaba dentro de ella y ella lo sabia… pero esta imagen desapareció de su mente justo cuando el pene de Daniel se sumergió entre sus labios vaginales, luego el insistente martilleo que Daniel ejercía sobre ella motivo que empezara a fluir el liquido divino que exhala su Vagina.

Y debo aquí hacer un paréntesis y decir que el liquido generado por la vagina de Cristina es divino, es el majar que emana de una Diosa, es puro, viscoso, huele y sabe como el de ninguna otra mujer. Se impregna a la piel y permanece por días, haciendo que los hombres sigan añorándola durante incluso semanas.

Presa de la excitación, por el Pene que la ensartaba, por los continuos mordisqueos en sus pezones y por el golpetear de los testículos de Daniel contra su parte genital baja, Cristina comenzó a gemir suavemente, como solo ella sabe hacerlo, su rostro se enrojeció y sus pezones comenzaron a llenarse de sangre y por ende a erigirse…

Daniel no lo sabia, pero los pezones erectos de Cristina son la señal que todo hombre que la penetre debe esperar para saber que llego el momento de empujarla con violencia, con fuerza para sacarle un orgasmo… un orgasmo que pocas mujeres pueden entregar…

Daniel sintió el calor del momento, su pene rígido dentro de Cristina comenzó a sentir como la vagina de Cristina se estrechaba y lo absorbía, ella sabia lo que el sentía, porque es su reacción orgásmica habitual, ella siente placer contrayendo sus músculos vaginales, aprisionando al Pene que tiene entre sus blancas piernas y exigiendo al amante que le inyecte todo su semen, que inunde de semen su estrecha cavidad Vaginal…

Daniel presa del placer emitió un gemido y el semen comenzó a desbordarse dentro del vientre de Cristina, por primera vez en dos meses había semen dentro de ella y por primera vez en mucho tiempo un semen distinto al que la inundo durante los últimos años…

Cristina siempre siente cuando ha sido eyaculada por su pareja, esto le ocasiona un placer enorme y es allí cuando llega al orgasmo, es por esto que no gusta de los condones, es por esto que selecciona bien a los hombres que van a “estar con ella”, es por esto que disfruto del semen de Daniel dentro de Ella.

En el ultimo suspiro de éxtasis, Cristina apretó aun mas sus músculos vaginales, Daniel sentía que su miembro se perdía dentro de ella, gemío y tuvo un orgasmo muy grande, un orgasmo que lo condenaría a añorarla por siempre…

En segundos, Daniel sintió empapada su Pelvis, pensó que su placer había sido tan grande que su semen se había desbordado de la vagina de Cristina, no obstante no fue así, no era eso, Daniel no lo sabe, pero cuando Cristina verdaderamente tiene un orgasmo, su liquido vaginal empapa todo, ella literalmente eyacula y este era el premio que Daniel había recibido por haberla llevado al éxtasis máximo. No todos los hombres logran conseguir esto de Cristina

Después del mutuo orgasmo, Daniel intento besarla nuevamente , pero ella no besa después de un orgasmo, ella siempre pide a su amante permanecer quieto dentro de ella hasta que la erección desaparezca… no obstante Daniel quería aun mas, su Pene aun estaba erguido y listo para continuar, Cristina yacía agotada pero Daniel comenzó nuevamente a martillarla, ella poco a poco volvió a entrar en calor, empezó a sentir nuevamente ganas de que esa nueva verga la azotara.

Esta vez Daniel lo hizo aun con mas violencia, llevándola rápidamente a un nuevo orgasmo… nuevamente ella lo premio con sus abundantes fluidos vaginales los cuales cayeron todos sobre la zona genital de Daniel., embadurnandolo una vez más con ese divino fluido…

Agotado, Daniel se retiro, la beso y se hecho a su lado, para que ambos pudieran reponer energías antes del siguiente polvazo…

Durante estos minutos de descanso, en la mente de Cristina rondaba mi recuerdo, sentía revancha pero a la vez tristeza, me añoro por un momento pero también me odio por otro… Ya había sido de otro hombre, Yo ya no había sido el ultimo hombre dentro de su vientre… se había liberado y se sentía atractiva y deseada…como siempre después de una faena tan movida, sus ojos se cerraron y se durmió, en vano Daniel trato de iniciar un nuevo intercurso sexual con ella, pese a que su Pene nuevamente estaba erecto, y pese a que con su verga de acero volvió a rozar el culo de Cristina, ella prefirió el sueño. Es el tipo de mujer que solo se entrega hasta donde ella desea…

Sin embargo un hábil cúmulo de caricias practicado por Daniel sobre Cristina logro volver a excitarla, la acaricio suave y fuerte en sus majestuosos senos, lamió y mordió sus preciosos pezones y con sus hábiles manos acaricio el clítoris de Cristina, de una manera que logro después de un rato, el restablecimiento del delicioso flujo vaginal de Cristina

Al sentir como la vagina de Cristina se empapaba, Daniel volvio a penetrarla, no obstante esta vez el prefirió voltearla y realizarla una penetración por detrás (por su vagina) ella nuevamente volvió a excitarse y aunque tenia más sueño que ganas permitió que su nuevo amante la utilizara como a una muñeca de hule, Daniel la penetro con fuerza hasta llegar al orgasmo, esta vez el eyaculo pero Cristina no lo premio con su fluido de éxtasis total. ella estaba agotada y solo quería que el Pene de Daniel se relajara y la dejara en Paz.

Y ese fue el primer amante que tuvo Cristina después de nuestra separación, se entrego a él esa noche, pero no entrego su corazón ni nunca más le entregaría su cuerpo…

De hecho Daniel tuvo que ceder a Cristina a Diego, un amigo cercano, quien unas semanas más tarde logro cautivarla con sus canciones, sus versos bohemios y su nueva forma de ver la vida.

Con Diego, Cristina volvió a enamorarse, no locamente pero si volvió a pensar en alguien más seguido, a añorar verlo, inclusive volvió a escuchar canciones y a tararearlas cuando las ponían en la radio. Diego fue el primer amor que tuvo Cristina después de que Yo la abandone… No obstante, no era un candidato para conservar de por vida, así que con esa tranquilidad que solo ella tiene, se dio el chance de disfrutarlo mientras durara. Se permitio vivir el presente.

La primera noche de Cristina con Diego fue el fin de Semana del cumpleaños de Cristina, ese día él la invito a almorzar y ella sabiendo lo que vendría después, decidió vestirse para la ocasión. Compro una falda corta que dejaba ver sus blancas piernas y que a la vez hacia que su amante pudiera fantasear con solo mirarla, vistió su más excitante ropa interior y llevo consigo sus más apasionados deseos.

Cristina se sentía muy emocionada desde que conoció a Diego, así que con antelación en había tinturado su cabello, había arreglado sus uñas de manos y pies, había retirado los vellos de sus piernas y de su zona genital. Ella estaba lista, lista para que Diego la disfrutara al observarla blanca y pura como la más linda de las hadas… Ese día uso su mejor perfume y salio a la tan ansiada cita.

Luego de almorzar, cenar y bailar, finalmente llegaron al apartamento de Diego… Cristina temblaba de nervios, dado que a diferencia de su encuentro con Daniel, en este ella si involucraba algo de sus sentimientos y quería que todo saliera bien, quería que Diego fuera muy feliz con ella y que la pusiera por encima de todas las mujeres con que había estado antes, las cuales por seguro habían pasado también por ese apartamento y por esa cama…

Comenzaron a besarse con pasión, con una pasión que traían de dos semanas atrás cuando se conocieron en un concierto en el Parque Bolivar y cuando se besaron por vez primera, ella que ya había sido manoseada con pasión por Diego, aun no cedía, porque sabia que la primera vez con el debía ser más especial que lo que ella había tenido con su anterior amante varias semanas atrás y mucho más especial que cualquier arrimada en el baño de un bar…

Diego la beso, la beso con pasión, su Pene erguido, la deseaba desde hacia mucho tiempo, y ya soñaba con hacerla suya, con penetrarla y sentirla gemir… Cristina no se quedaba atrás, así que se desinhibió y se entrego sin tapujos; con Diego ella no quería guardar apariencias de niña buena y tímida, Diego para ella era un hombre con el que ella podía experimentar sus mas profundos deseos, fue por esto que sin dudarlo dio el paso inicial y desabrocho el Jean de Diego, para así asir con sus manos su enorme Pene erecto, al tocarlo Cristina sintió un fuego que la quemaba por dentro, y sintió como sin aun haber sido penetrada, su fluido vaginal mojaba su ropa interior tan abundantemente como después de un gran orgasmo.

Cristina no dudo ni un momento iniciar con su primera fantasía, quería hacerla desde hacia mucho tiempo, así que se arrodillo y empezó inmediatamente a mamar la verga de Diego, lo hizo con desgarro, con pasión, como si hubiera estado abandonada en una isla sin comer, y este fuera su primer bocado. Diego sintió un placer enorme, algo que no podía controlar, nunca una mujer lo había deseado tanto y por esto pese a que lo intento, no pudo contenerse y por eso decidió eyacular dentro de la boca de Cristina, llenándola de su leche por doquier…

Cristina recibió como el mejor de los premios el semen de Diego, aunque ella siempre ha sido complicada para este tipo de cosas, en esta ocasión verdaderamente lo deseaba y por eso lo disfruto, para ella fue el liquido más deseado y por eso, pese a que no lo trago, lo esparció nuevamente sobre el pene erecto de Diego y disfruto lamiéndolo durante varios minutos, varios minutos que a ella solo le brindaban placer y a Diego lo llevaban a las estrellas.

Fue tanto la emoción, la energía y el deseo que Cristina puso en esta mamada que yació sobre la cama agotada, Diego que aun gemía de placer, sintió la necesidad de corresponderla e inmediatamente comenzó a chupar los labios vaginales de Cristina, comenzó a besarla en sus labios vaginales con la misma pasión con que beso los carnosos labios de la boca de Cristina durante las ultimas dos semanas, Cristina no podía del placer, rápidamente llego al Orgasmo y como ya lo sabemos, premio a su amante con una cantidad tal de flujo vaginal, que la cara de Diego quedo impregnada del exquisito olor de los flujos de Cristina por muchos días más después de esa noche.

Para ese momento, Cristina yacía recuperándose del placer recibido, pero Diego con su Pene más fuerte que un riel de acero, inmediatamente se abalanzó sobre ella y empezó a penetrarla con fuerza… Ante esto Cristina gritaba, “Hazme sentir mujer”, Hazme sentir mujer, dame duro, estoy arrechita, dame duro mi amor, ay si, soy tu puta Diego, hazme lo que quieras”… Diego la arrastro por toda la cama, la empujo con su Pene de rincón a rincón, con tal fuerza que en un momento se vieron en el piso follando salvajemente, Cristina había tenido Ya dos orgasmos e iba para el tercero, Diego aun no la eyaculaba, y ella lo sabia… pero ya lo deseaba, dado que el placer era tan incontrolable que si Diego no terminaba, Cristina iba a perder el control de si…

Finalmente después de 15 minutos de martilleo constante sobre la blanca vagina de Cristina, Diego eyaculo y la colmo de su semen, ella lo sintió y nuevamente libero enormes cantidades de su flujo vaginal… Diego quedo marcado, en su cara, en sus manos y en su pelvis por los jugos vaginales de Cristina. El placer fue enorme, tan grande que ambos yacían en el suelo sin poderse mover. Cristina halo una cobija de la cama, cubrió a ambos amantes y yacieron dormidos y exhaustos por al menos una hora.

Solo la incomodidad del piso pudo perturbar su relajado sueño, Cristina invito a Diego nuevamente a la cama, el algo somnoliento acepto y se acomodaron en el lecho, un lecho donde Diego había librado batallas de amor similares con muchas mujeres antes que con Cristina…

No pasaron más de 30 minutos cuando el Pene erecto de Diego, advirtió a Cristina de la necesidad de un nuevo encuentro. Ella complacida acepto, pese a que el sueño aun la vencía. Diego se subió en ella, la beso con pasión, pero no la penetro, simplemente rozo su Pene por los labios vaginales de Cristina, los cuales estaban húmedos y listos para recibirlo.

Cristina le dijo, “Diego quiero que seas el primero que me da por el culo… lo intente con otros, pero siempre tuve miedo, tu me das confianza y quiero que seas el primero”… Ante la solicitud de Cristina, Diego inmediatamente saco un tarro de lubricante que siempre guarda para estos casos… Cristina pensó pero no dijo nada mejor… sabia que ella no era la primera, pero por lo menos se conformaba con que el si iba a ser el primero en penetrar su culo, algo que ella en ocasiones anteriores intento pero no logro con otras parejas.

Diego esparció gentilmente en el ano de Cristina el ungüento, también sobre su firme Pene, excitado y deseoso de penetrar… Cristina nerviosa empezó a sentir como un cuerpo extraño entraba por detrás, sintió miedo y algo de dolor, tanto que finalmente pidió a Diego no seguir…, el comprensivo la acaricio, la beso y sin decirle nada la llevo de nuevo al éxtasis penetrando su vagina y martillándola con Violencia, Cristina empezó a gritar de placer, “hazme tuya, Hazme sentir mujer, soy tu puta Diego, lo tienes grande, más grande que ninguno que haya tenido, me topas Diego, me topas el fondo de mi vagina Ahhh!”

En medio de la excitación, Diego vio el momento perfecto para voltear a Cristina y vencer su temor a la penetración anal, lo hizo con cuidado, la volteo y la penetro primero por la Vagina, agarro sus Senos blancos y rígidos, los pezones estaban totalmente rígidos y expandidos sobre los majestuosos senos de Cristina, la penetro con fuerza y le grito cosas vulgares “eres mi puta Cristina, me excitas, quiero azotarte con mi verga”, Cristina tuvo un orgasmo, ya no sabia cuantos había tenido durante esa noche, en ese momento sus flujos nuevamente empaparon la zona genital de Diego, el eyaculo y la lleno de semen nuevamente, el placer fue tan grande que Cristina volvió a tener un orgasmo y su cuerpo se relajo tanto que finalmente Diego pudo penetrar el ano de Cristina, su pene entro triunfante, sin dolor y sin quejas, la excitación de Cristina fue tal que no logro controlar sus esfínter y orino, lo hizo con placer y sin vergüenza, porque con Diego Cristina se atrevía a todo y quería todo…

Diego seguía con su pene erguido dentro de Cristina, ella gritaba, “dame duro, dame duro, eyacúlame por el culo, eyacúlame por favor, soy una puta, eyacúlame, eyacúlame, inundame”, Diego se movió con Violencia y en un punto se detuvo, todo quedo en Silencio…

Para Cristina fue como una eternidad, sintió como en cada silenciosa contracción, el pene de Diego dejaba semen dentro de su culo, sintió un orgasmo tan grande que no lo ha vuelto a experimentar desde aquella ocasión, ni siquiera en encuentros posteriores con Diego. El éxtasis de Cristina fue tan grande que los vecinos se quejaron y ellos no tuvieron más que echarse a reír, rieron tanto que fue el final perfecto para un polvo tan memorable para Cristina…

Terminado esto, ambos volvieron a yacer desnudos, la cama era una mezcla de fluidos, lo cual Diego encontró como el más delicioso de los manjares, nuevamente se abalanzo sobre Cristina, la acostó con fuerza sobre la cama y empezó a chupar sus labios vaginales, su ano y empezó a embadurnarse de todos los fluidos que habían salido de esta hermosa dama, ella se unió a la aberración de fluidos, tomo el Pene de Diego, el cual estaba flácido por el maratón corrido, y empezó a chuparlo, con la misma intensidad que cuando se encontraron hace unas horas al principio de esta historia.

Pronto Diego empezó a sentir como su Pene crecía dentro de la Boca de Cristina, ella complacida por haberlo “levantado”, se acostó y abriendo las piernas le dijo “follame, cojeme, dame como nunca le has dado a ninguna mujer, soy tuya, dame sexo, dame mas orgasmos, soy tu Puta Diego”. Diego acudió a los brazos de Cristina, su Pene entro rápidamente, pues la Vagina de Cristina estaba muy abierta por todas las penetraciones recibidas durante la noche y porque el tamaño del miembro de Diego era demasiado para su estrecha vagina, nuevamente ella empezó a gemir… con sus ultimas energías Diego la martillo, Cristina sentía como los testículos de Diego golpeaban contra la entrada de su vagina, sentía mordidas en sus pezones, besos húmedos y el olor que impregnaba toda la habitación, ella tuvo tres orgasmos más antes de que Diego la eyaculara, él exhausto se hecho a un lado y se quedo dormido

Cristina despierta por el placer que sentía, se sumergió en sus sensaciones, por un lado sentía como se desbordaba de su vagina parte del semen que Diego había depositado minutos antes, además sentía una sensación nueva en su culo, sentía como también un liquido seminoso resbalaba por su ano y sentía como su culo se había abierto por primera vez, ante el primer amante que verdaderamente logro derrotar sus miedos. Muerta de placer, no pensó en más que en ese instante, aspiro con entusiasmo el olor que emanaba por toda la habitación y lo guardo en su memoria, como un recuerdo de la noche en que sexualmente se sintió más plena.

Cristina y Diego tuvieron más encuentros durante los siguientes 2 meses, pero nunca tan excitantes como este que ella me contó… de hecho esta noche quedo para ella como el único recuerdo valioso de esa relación, de la cual finalmente ambos salieron sin decirse nada… No obstante, Cristina siempre sin importar si este sola o acompañada volverá a entregarse a Diego cada vez que el se lo pida…, solo añoro que vuelva a contarme con tanto detalle lo que acontezca en ese momento.

(Continuara)

Te gusto este mensaje?, recibo comentarios y sugerencias en pedro.allende75@gmail.com ,

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Lamidas y arañazos

Hola, mi nombre es Dexter y tengo 19.

Pues mi gusto por las mujeres es muy amplio y al no ser un tipo muy lindo no puedo optar mucho, pero eso si, y no lodigo yo lo dicen mis socios, me tiro a las mejoras chicas.

Pues andaba yo por en una fiesta que me llevaron mis amigotes donde la musica no era de mi agrado si que me quede en el balcon pensando en que ni fiesta ni mujeres, despues de unos tragos se me paro al lado una muchacha mas o menos de mi edad quizas 1 año menor, vestida con trmenda pinta punk en una fiesta de mickeys, solo verla asi fue el primer flechazo asi que me lance sin ni siquiera pensarlo y le pregunte el nombre, Karen se llama, cuando le dije el mio se partio de la risa, luego mucho bla bla bla para entrar en confianza, nos aburrimos de la fiesta asi que le propuse irnos, mi amigote D(no puedo decir el nombre) me menciono que su padre no estaba y que si queria me pasaba las llaves de la casa(2 cuartos asi que sobraba espacio) las cogi y le mencione la idea a Karen ella acepto dando la excusa de que vivia un poco lejos y no queria estar por la noche sola por ahi. Llegamos a casa de J y para mi sorpresa el ya estaba ahi con su novia esperando por nosotros, tremenda pena. Pues entramos al cuarto y nada mas cerrar la puerta Karen se me lanzo encima metiendome la lengua hasta la garganta, nos empezamos abesar ardientemente y ya saben yo a mil y ella ni se diga, la ropa estorbaba y yo no tenia paciencia para estar desabrochando botoncitos ni nada de eso asi que la cogi y le arranque todo de un tiron se quedo en tanga, uno negro de encaje bien lindo nada mas verlo me lance a arrancarselo con la boca y ella se arrecosto en la cama dejandome lamerle ese lindo totico que tenia, no lo habia utilizado mucho, cuando ya se no pudo mas me tome todo sus jugos mientras ella me sacaba sangre en la espalda con sus uñas, cosa que me volvio loco(me gusta que me arañen y me muerdan) y me saque toda la verga que ya no me cabia en el pantalon y se la puse en la boca, la empezo a besar y lamer como una profesional y cada vez mas fuerte y mas rapido, su lengua parecia una serpiente enrollandose en un palo ya no podia mas y me vine directo en su boca, como una buena chica se lo trago todo, se levanto y me tiro a la cama, se sento arriba de mi y se acomodo mi pene entre las rajas de sus nalgas y empezo a subir y bajar mientras yo le apretujaba sus lindas tetas y nos pasabamos las lenguas por todo el rostro como si fueramos perros, ya exitadisimo la aguante y le puse la punta del pene en su totico y como me estaba calentando moviendose den un lado para otro sin acabar de metersela la empuje hacia abajo con una fuerza increible, solto una grito de placer y de susto porque no se lo esperaba y yo la cogia por el trasero y la empezaba a menear toda, asi no mas ella empezo a cabalgar como si estuviera montando un caballo salvaje y no paraba de gemir y me arañaba todo el pecho y nos lamiamos todos, se la saque esperando retener mi orgasmo yle empece a lamer de arriba a abajo parandome en sus senos y en su lindo clitoris, mi lengua no paraba parecia que estaba poseido(mi novia me dejo hace 1 mes y desde entonces ni un beso… hasta ahora),
ya habiendo descansado lo suficiente, la puse en cuatro e igual que con su vajina le puse la puntica nada mas, se la meti suavemente hasta meter la cabeza, luego se la volvi a sacar y asi estuvimos un momento hasta que mi cabeza entraba sin problemas, asi que le puse la puntica y la aguante por los hombros le lami toda la espalda de abajo a arriba y la empuje con todas mis fuerzas, el golpe fue duro porque hasta mi me dolio el tiron, la cogi por el cuello y no paraba de darle con todas mis fuerzas, ella ya no podia mas asi que me pidio que me parara, pero de eso nada, asi que le segui dando hasta que me vine en su culito, le aprete bien las nalgas y le segui dando un poquito, ya bien cansado me sente en una silla que habia ahi, bien incomoda por cierto y me puse a frotarme el pene y mirando el lindo cuerpo de Karen que aun no satisfecha se levanto y me acaricio con el rostro el pene y nada mas al contacto de su lengua volvio a estar listo, esta vez me aguanto en la silla y se me sento arriba, pensando que ya tenia el culo bastante adolorido me asombre al ver que se la acomodaba justo en el ano y se la metio suave despacio saboreando todo con los ojos cerrados y mirando al techo yo la verdad no sabia a donde mirar asi que la cogi por la espalda y estreche mi cara con sus tetas, le lami los pesones mientras ella se leventaba suavemente para volver a bajar igual de suave, me acariciaba toda la cara y me abrazaba, se quedo sentada arriba de mi con el pene todavia en su culo y me empezo a lamer toda la boca y las mejillas y todo lo demas mientras me arrancaba a tiras la piel de la espalda y el pecho, se levanto mirandome desafiante sin sacarse completamente mi pene y me aguanto por los hombros yo la cogi por el trasero y frente a mi asombro ella misma se dejo caer a toda presion y lo mismo con lo mismo yo ya no podia mas pero ella me empezo a gritar que si yo fui el que empezo todo esto ella era la que iba a terminarlo y me mantuvo “castigado” un rato mas hasta que los dos no vinimos juntos en un grito de placer. Nos levantamos y nos acostamos en la cama todavia con mi pene en su culito, la verdad es que ese ya estaba de baja asi que se lo saque y nos comenzamos a besar a ver si el tipo todavia estaba vivo pero ni ella ni yo dabamos mas. Me levante a buscar algo para tomar en la cocina ella se puso mi t-shirt y me acompaño para nuestra sorpresa mi socio estaba dandole tremenda fiesta a la novia en el medio de la cocina, ella con la cara contraida para no gritar ahi mismo y el dandole rienda suelta a su fuerza, ahi mismo Karen me miro se quito el t-shirt y nos comenzamos a besar otra vez, yo si no podia mas y nos tiramos en el sofa a besarnos y lamernos todos, siempre por supuesto con sus uñas encajadas en mi espalda.

Espero les haya gustado.

Dexter

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

La criadita

Yo me había casado hacía uno año, cuando según la tradición del lugar donde residíamos, ofrecieron a mi esposa una criada para ayudarla en las tareas domesticas, en un primer momento lo rechazamos de plano, pero después un poco por la presión del medio tuvimos que aceptar, con el problema de que yo y mi esposa estábamos casi todo el día fuera de la casa por nuestros trabajos.

Al aparecer la criadita, realmente me sorprendí, se trataba de una mujercita de unos 12 años, hija de una familia de trabajadores de campo con doce hijos, de los cuales esta seria la menor, lógicamente tratamos de que se adapte, y emprendimos una tarea de educarla, inscribirla a una escuela, fijarle un sueldo, y darle tareas acordes a su capacidad.

La vida siguió transcurriendo siempre de la misma forma, yo y mi esposa al ser casi recién casados llevábamos una vida sexual muy completa, y con la poca costumbre de tener a alguien mas en la casa, seguramente algunas veces la criadita escucho mas de un ruido delator.

En una noche de mucho calor estábamos con mi esposa haciendo el amor cuando al mirar por la ventana veo en ella la figura de la criadita de estaba espiando y según me pareció se tocaba la entrepiernas, hice de cuenta que no vi nada y seguí miándola, mientras hicimos el amor se mantuvo allí masturbándose; tome nota del tema, mentalmente y sin decir nada a mi esposa me fije la tarea de conversar con ella sobre lo mal que esta espiar a otras personas.

Aprovechando que mi esposa llegaba tarde, le encontré en la cocina y comencé a tratar el tema con ella, me sorprendió que de entrada me explicó que había tenido desde muy chica relaciones con sus hermanos mayores, que no la habían penetrado ya que era estrecha, pero la hacían chuparles la pija y masturbarlos, eso me dejo helado, para mas agrego, – Sabe, yo me caliento cuando usted la culea a la señora – Sin casi nada que decir, estire la mano para acaricirle el pelo, pero para mi sorpresa tomo mi mano y se la puso en las tetas, es decir pezones que recién empezaban a despuntar, y con toda simpleza me dijo, que pasa, no le gusto, yo necesito también sacarme la calentura, se me sentó en el regazo y con una mano comenzó a sobarme la pija, que para ese entonces ya explotaba; con maestría la saco del pantalón y comenzó a chuparla y masturbarla.

En el colmo de la calentura le metí una mano en la concha, pero para mi sorpresa, mi dedo no entraba casi, todavía era muy estrecha y virgen le pregunte si alguna ves se la pusieron allí y me dijo que no, que ni siquiera un dedo, se la chupaban nomás, la puse sobre la silla y enterré mi boca en esa concha casi sin bellos, notaba que mi lengua no penetraba, así que le tome el clítoris entre los dientes y comencé a mamarla, la podía sentir torcerse de placer, y no se como mientras la apretaba contra mi uno de mis dedos encontró su pequeño ano, despacio y con mucho cuidado se lo fui colocando por allí, pero era tremendamente chico, y notaba que le dolía.

Terminamos casi a la ves, ella se corrió mientras le besaba su pequeña concha y yo me corrí en sus manos.

Después de lo ocurrido, pasaron varios días sin que ocurra nada mas, solo por las noches notaba como se masturbaba en la ventana cuando sentía gemir a mi esposa.
Casi una semana después mi esposa me aviso que tenia un examen y llegaría muy tarde, pensé que seria el momento de ver que hacia con esta mi extraña relación, apenas se fue mi esposa fui a buscarla y al encontré en el baño duchándose, me sorprendió ese cuerpo casi de un varón sin tetas, casi sin nalgas, pero que al verme se me vino encima, la alce hasta la cama y comencé a chupar sus tetitas, seguí por su conchita lo que hizo que tuviera un fuerte orgasmo y dándola vuelta empecé a besar su culito, me di cuenta que le agradaba, ya que se distendía, trate de meter un dedo con un poco de lubricante, y entro muy ajustado, la relaje de a poco, y enfile otro dedo, llegaba a un punto que directamente no entraba, no sabiendo que haber la puse encima mió, y con mi pija comencé a frotar su concha, notaba que se estremecía y largaba jugos en cantidad, pero en medio de la calentura al tratar de penetrarla nota que no entraba, mi pija era muy gruesa, y pese a todo el esfuerzo mió y de ella, ni siquiera la cabeza se introducía, vi algunas gotas de sangre creo que perdió su virginidad esa noche sin ser siquiera penetrada, desesperado por penetrarla, me acorde de su culito, la di vuelta, puse la cabeza en la entrada de su ano y comencé a empujar, no había caso, entraba solo la mitad de la cabeza y nada mas, me contente con eso, le pedí que apretara sus nalgas y me descargue dentro de su culito apenas introduciendo la punta de mi pija.

Muchas mas fueron las noches con Silvia que así se llamaba, y siempre luego de hacerla acabar, terminada introduciéndole la punta de la pija en su culito y me corría en el.

Esto duro casi un año, a mi esposa y a mi nos trasladaron, así que avisamos a Silvia que volvería a su casa, esa noche estaba haciendo el amor con mi esposa cuando la vi en la ventana totalmente desnuda, haciéndome señas, así que deje que mi esposa se duerma y fui a su dormitorio, lloraba desconsolada, no quería volver a su casa la consolé me pidió que la cojiera por ultima vez, yo estaba ya cansado, así que la puse sobre mi para que ella hiciera el mayor trabajo, para mi sorpresa se enfilo la pija directamente al ano sin hacer ningún juego previo, se sentó encima, y comenzó a presionar, veía como le dolía, y notaba como si a mi pija le estuvieran sacando la piel, de golpe sentí que su interior cedía, que mi pija se perdía en sus entrañas, y casi explote llenadole el culo de leche, pero no me soltó, apretó y comenzo a bombear moviéndose encima mío, con la leche ya dentro, la lubricación fue total, seguí penetrando su culo ya poniéndola en cuatro patas, tomo mi pija y se la llevo a la concha que para entonces entre la leche que caía de su culo estaba muy mojada y coloca la cabeza en su entrada, repitió la operación, pero si bien la penetre un poco no pude penetrarla totalmente, si sentí su orgasmo y también me corrí en su interior, me dio un beso y se fue a bañar. Al otro día cuando la despedimos mientras lloraba, pode ver su lengua sensualmente entre sus labios.

Agradezco que tuvimos que irnos de allí, creo que esa lolita con un poco mas de tiempo podía hacer naufragar mi matrimonio.-

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Mi cuñada

Soy de Venezuela junto con mi esposa. Tenemos 23 años casados y nuestra vida sexual me atrevo a decir que es lujuriosa y fantasiosa ya que nos hacemos de todo y todo vale. Ella 46 años, mide 1.59 mts es curvilínea, ni gorda ni delgada, buen pompis y excelente tetis, por mi parte 48 años, mido 1.62 mts, delgado, hago gym lo que me ayuda verme mejor y bien dotado (humildes 23 cms).
Mi experiencia extramarital en verdad no es muy frecuente porque en verdad mi mujer me llena y satisface todo lo que mi loca cabeza puede soñar.
Por cuestiones de trabajo me fui a México y allí nos radicamos; en las pasadas vacaciones de invierno nos visito mi suegra con mi cuñada (ella mayor que mi esposa, 49 años). Mi suegra estuvo 35 días y mí cuñada 15 días. Todo el tiempo salíamos juntos enseñándoles la ciudad y sus alrededores, teníamos el tiempo ocupados atendiendo a nuestros invitados y casi no intimábamos mi esposa y yo, el primer fin de semana con ellos mi esposa los iba a llevar a una región turística con sus pirámides que esta a 4 horas de la ciudad y se iba a quedar por allá todo el fin de semana y yo me debía quedar trabajando, entonces el viernes le dije a ella, oye hoy quiero pelea y ella acepto. Esperamos a que mi cuñada y suegra se acostaran y empezamos la función; fue genial ya que nuestra casa es un poco chica y todo se oye pero le dimos rienda suelta a nuestra lujuria y nos hicimos de todo. Estando en plena faena pude ver a mi cuñada abriendo de a poco la puerta y estaba viendo todo con plena atención. Esto me puso a mil, e hizo que mis instintos fueran salvajes hacia mi esposa. El final fue majestuoso ya que lo hicimos anal, y esto con mi esposa es maravilloso. Al final ella cerro la puerta y nosotros nos quedamos dormidos hasta el otro día. Yo me fui temprano al trabajo y a las nueve mi esposa me llama para decirme que ya se iba, pero para mi sorpresa me dice que mi cuñada había amanecido indispuesta y que prefería quedarse y por lo tanto yo me iba a quedar con ella hasta el lunes que ella regresaba del paseo.
Mi cuñada como dije tiene 49 años, la misma contextura de mi esposa con mas pompis pero menos tetis. En resumen no esta nada mal. Cuando llegue a las 8 de la noche ella estaba viendo televisión en la sala, nos saludamos y me fui a mi cuarto para ducharme. Al salir y bajar ella igual se estaba duchando, al salir envuelta en su toalla y verme se asusto. Nos reímos un poco por la situación pero ella fue a su dormitorio y se puso su ropa de dormir y salió a platicar conmigo. Hablamos de diferentes temas hasta la conversación del sexo; en este punto yo le hable de como era la relación entre su hermana y yo, que no teníamos ningún tabú, que hacíamos de todo, ella estaba como hipnotizada por lo que le estaba diciendo hasta que le solté lo de la noche anterior, diciéndole bueno tu ya pudiste ver como lo hacemos! Ella quedo petrificada, mirándome y no pudiendo creer lo que le había dicho; me dice que no entendía lo que le estaba diciendo, a lo que yo le respondí no te hagas yo te vi como estabas espiándonos anoche, es mas al verte fue que decidí darle por detrás a tu hermana, Te gusto? Ella bajo la mirada y asintió con la cabeza; haciendo eso yo me acerque a ella y me baje mi short, me quede en bóxer, y le tome la mano y se la puse en mi bulto y le dije, quisiera creer que te quedaste para también disfrutar como tu hermana, entonces ella sin soltar mi bulto levanto su mirada y me dijo, que si era cierto que quería disfrutar como ella pero que tenia miedo porque nunca había estado con alguien con ese tamaño.
Lo que sucedió después fue maravilloso, ella me quito el bóxer y empezó a acariciar mi miembro, luego se lo llevo a la boca y empezó a succionar como una gran experta. A todas estas, yo empecé a desvestirla y quedamos desnudos, ella sin soltar su premio y yo empezando a acariciarla y tocarla toda. Apenas iniciamos un 69 riquísimo ella se vino de una manera única, a diferencia de su hermana, ella convulsiona y eso me puso mas caliente; aun temblando por el orgasmo me pude encima de ella y con mi lengua pude saborear todo su jugo, mis dedos no dejaban de entrar y salir de su vulva, dos y hasta tres dedos entraban y salían sin cesar. Luego le coloque una almohada debajo para levantarla un poco y continué mi trabajo oral, ahora también su ano estaba a mi disposición. Esto la puso a millón no dejaba de gemir y hasta pequeños gritos daba de placer. Cuando la iba a penetrar ella me detuvo y me dio otra mamada fenomenal, yo estaba que me venía ya que el placer era inmenso. Estuvimos intercambiando momentos, en unos ella me comía, y en otro yo me comía su almeja pero sin llegar a la penetración. Intente de nuevo penetrarla pero ella de nuevo me detuvo, allí me di cuenta que no quería, que estaba retrasando ese momento; entonces me detuve y le pregunte si no quería ser completamente mía y me responde que en el fondo si, pero temía que le hiciera daño ya que tenia 2 años sin tener relaciones y además mi verga era la mas grande que había visto. Ya yo estaba por reventar y quería hacerlo dentro de ella así que le dije que lo haríamos de a poco y que no le iba a hacer daño, entonces ella acepto. Me levante fui a mi habitación y busque un lubricante que en una ocasión compramos para hacerlo anal mi esposa y yo. Cuando regrese mi cuñada estaba esperándome con cara de apenada y le dije, no te preocupes que cuando lo tengas adentro te hare ver el cielo con sus estrellas, así le pude sacar una pequeña sonrisa. Me puse el lubricante en la cabeza y empecé tratando de entrar de a poco, en verdad lo tenia un tanto cerrado a pesar de estar súper lubricada con tantos orgasmos; finalmente entro la cabeza y empecé el vai ven lentamente penetrando poco a poco su vulva, ella me hacia señales de dolor pero yo solo me estaba concentrando en metérsela. Cuando ya iba por la mitad ella me suplico bueno me grito, párteme en dos pero ya! No había terminado de decir eso cuando yo le clave el resto de mi verga hasta el fondo, solo pude escuchar un grito ahogado que ella misma se tapo con un cojín. Ya dentro de ella empecé a taladrar esa fosa de una manera salvaje y ella no dejaba de gemir, gritar y aullar; cuando me faltaba poco para acabar ella empezó a convulsionar, estaba acabando de nuevo pero esta vez mucho mas fuerte, su cuerpo se arqueo, sus músculos estaban muy tensos y sus ojos se pusieron blanco, yo viendo ese espectáculo le imprimí mas fuerza a mis embistes y al minuto estaba igual acabando llenando toda su vulva. Nos quedamos un buen rato quietos, cuando me separe de ella ya mi miembro estaba flácido. Ella se quedo en su cama, yo la mire entonces ella se volteo y se arropo. Yo me fui a mi habitación hasta el otro día.
Al otro día me levante a eso de las 10 de la mañana, ya ella estaba en la sala viendo tv, al verme me saluda dándome un beso en la mejilla y preguntando si gusto un café, a lo cual asentí. Ya sentado en el sillón y con el café en mis manos ella me comenta que su hermana había llamado pero yo estaba aun dormido y ella respondió el teléfono. Que todo por allá estaba bien y que si seguía así mañana por la tarde deben estar llegando. Dicho esto la mire y ella me comenta que le había pedido permiso para que yo la llevara al cine a lo que mi esposa le dijo que no era necesario dicho permiso y que podía hacer conmigo lo que quisiera! El resto del día lo pasamos cada quien en lo suyo, casi sin contacto ni mucho menos hablamos de la noche anterior. Yo compre las entradas por internet para ver MI4 para las 7 de la noche. A las 6:30 salimos al cine y vimos la película, dentro de la sala ya avanzada la película ella me toma la mano y yo no me opuse, al tiempo ella me besa la mano y nos miramos y no dejamos pasar mas tiempo nos besamos apasionadamente; ella había ido con una falda lo cual me facilito mi ataque a sus zonas mas recónditas las cuales fácilmente estaban húmedas. De mas esta decir que la ultima media hora de la película no la vimos echando mano a todo lo imaginable e inimaginable, parecíamos pulpos.
Ya saliendo del cine en el mismo centro comercial le dije que me esperara en una banco mientras yo iba al baño lo cual era mentira ya que fui a una farmacia y compre una tableta de Viagra la cual me tome de inmediato; como les dije anteriormente, mi esposa y yo hemos hecho de todo, y probar Viagra es una de esas cosas y fue genial ya que no soy un joven que puede tener espontáneamente varias erecciones, allí necesito esa ayuda y esta noche iba a ser grandiosa a mi entender. Camino a casa casi no nos dirigimos la palabra pero en el ambiente se notaba que ambos nos teníamos unas ganas de comernos mutuamente.
Al entrar a la casa le dije a mi cuñada al oído quiero comerte toda y quiero sudarte toda la noche a lo que me respondió yo sé que mi hermana me dijo que hiciera contigo lo que quisiera y que eso no incluía esta situación pero que ella solo quería saber de primera mano lo que seria capaz de hacerle. Al final solo me susurro, hazme lo que quieras y como quiera, soy tuya. Dicho esto en la misma sala la desvestí y la bese apasionadamente y nos fuimos a su habitación; esta vez si la penetre totalmente y de un solo envío y ella acepto todo, hicimos oral y penetraciones de diferentes posiciones, le azote sus nalgas, le mordí sus pezones, ella me mamo mi verga de manera genial, me mordió mis testículos, me soplo mi verga, yo le metí un dedo en su ano y ella hizo lo mismo conmigo en fin era una fiera en la cama. Lo más cercano a mi esposa, si no supiera que era su hermana hubiese creído que era un clon. Durante todo el tiempo ella tuvo múltiplos orgasmos y yo estaba a mil, cuando la estaba penetrando a lo perrito aproveche y le metí mi dedo gordo en su ano a lo que se quejo de que le dolía a lo cual no le preste atención y seguí taladrando en ambos agujeros sin contemplación. Finalmente luego de una hora aproximadamente termine acabando dentro y ella convulsionando como loca. A diferencia del día anterior, esta vez me quede con ella a su lado; hablamos de lo maravilloso que había sido todo, yo le pregunte si lo que me había dicho al principio era cierto que era mía totalmente, ella me miro y me dijo que si. Dicho esto me levante y le digo entonces te voy a sodomizar. Ella al escuchar eso me dice, que nunca lo ha hecho y que no quiere porque le va a doler mucho, entonces le digo tienes 2 opciones, o me lo das o te violo.
Ella no sabia si estaba hablando en serio o en broma, pero solo atino a decir que una de sus fantasías era ser violada porque le llamaba la atención lo violento y brusco. Hermanas tenían que ser ya que a mi esposa le gusta que la viole a cada rato y que la golpee y ultraje a cada rato, claro sin dejar marca.
Al confesarme esto le dije, entonces te voy a violar e inmediatamente le di una cachetada que la dejo tendida en la cama ella me miro sonrió y me dijo no te dejare no vas a poder hacerme tuya jamás, obviamente siguiendo el juego. Le fui a dar otra cachetada y ella la detuvo levantándose rápidamente de la cama, empezamos a forcejear y fácilmente la pude someter no sin antes darle un golpe en el estomago haciéndole perder el aire cayendo de rodillas ante mi; la tome por el pelo y le dije empieza mamar como la perra que eres (así le digo a mi esposa en nuestros juegos eróticos, lo cual la pone a mil), ella apenas pudo recuperar el aire me miro con miedo y con lujuria a la vez y me tomo mi verga y se lo trago todo y comenzó a mamar. Yo mientras me mamaba le empecé a hablar de una manera grosera y caliente para excitarla más, en eso ella trato de morderme la verga a lo que le respondí con una cachetada tirándola al piso, la agarre por el pelo y la arrastre a la cama en donde la tire boca abajo dándome una visión completa de sus nalgas. En esta posición tome el cinturón de mi pantalón tome una sabana y cubrí su cuerpo desde la espalda hasta la rodilla y le dije que no se moviera; ella fue obediente pero no sabia lo que vendría ya que no me podía ver, entonces tome los forros de las almohadas y sujete cada brazo a la cabecera de la cama dejándola casi inmóvil. Ella me pregunto que le iba a hacer y le respondí te voy a violar perra, te voy a azotar para que aprendas a ser obediente, ella solo enmudeció al oír esto. Apenas termine de decir esto le di el primer azote con el cinturón, ella solo hundió su cabeza en la cama, luego del primer azote le siguieron 4 mas uno mas fuerte que el otro, desde la espalda hasta las nalgas, allí me detuve y me arrodille delante de ella y le ordeno, mámamelo perra y atrévete a morderme de nuevo, ella empezó a mamármelo de nuevo; mientras ella me mamaba la verga le empecé a dar mas azotes entre la espalda y sus nalgas las cuales se movían con cada golpe. Le pude ver como le bajaban unas lagrimas por su cara, entonces me detuve la descubrí para verificar que no se había marcado y para entonces darle un poco de placer, dándole una buena mamada de vulva y ano que le hizo acabar con convulsiones; con aun convulsiones le levante por el culo y me coloque por detrás y de un solo envión la penetre en su vagina, que estaba tan lubricada que le entro mi verga hasta el fondo y empecé a bombear salvajemente, ella empezó a gemir y gritar de placer desenfrenadamente. Mientras la penetraba le metí primero un dedo luego dos y hasta 3 dedos en su ano, notando la resistencia que oponía pero ella no podía evitar lo que le venia. Ya con 3 dedos dentro de su ano y su vagina llena a reventar ella ya estaba súper excitada entonces saque mi mano de su ano y con el cinturón hice una especie de lazo el cual pase por su cabeza ajustando la punta en su cuello y la otra punta en mi mano izquierda, con mi otra mano (derecha) volví a meter 3 dedos en su ano yseguí cabalgando con ella gritando y gimiendo como loca hasta que empecé a jalar mi cinturón provocando que le faltara aire (ahogando) ella me empezó a decir que parara que se ahogaba pero yo seguía dándole duro hasta que empezó a convulsionar , allí solté el cinturón enterrando su cabeza en la cama, le saque los dedos de su ano y saque mi verga, ella cayo convulsionando; entonces no perdí la ocasión y me puse detrás abrí sus nalgas y de un solo tirón le clave mi verga en su virgen ano. Dentro de su convulsionado cuerpo acabando le pude escuchar un quejido pero ya el mandado estaba hecho, empecé a cabalgar encima de su culo frenéticamente ella término de convulsionar y empezó a gemir, llorar y quejarse todo simultáneamente. Yo estaba en lo mio, disfrutando ese pedazo de cuerpo, comencé a intercambiar entre su ano y su vagina poniéndola a ella a tope de nuevo. Estábamos totalmente mojados de sudor, pero como estábamos disfrutando. Ella me pidió que la soltara y eso hice, entonces me pidió que la penetrara boca arriba, la complací levantando sus piernas y la penetre por el ano primero, ya se le iba toda mi verga hasta sus intestinos y al ver su cara de dolor y placer me puso a mil con lo cual imprimí mas violencia y velocidad en mis embestidas, ella ya estaba por acabar de nuevo cuando yo me propuse a acabar juntos, lo cual hicimos fundidos en un solo grito. Nos quedamos dormidos juntos, así nomas, todo sudado, ella toda llena de sudor y semen.
Amanecimos juntos en la cama, yo me levante y tuve que ir a trabajar y la deje dormida. Mi esposa llego ese día y la rutina familiar se restableció de nuevo. Pero algo me dice que esta historia continuará.
Espero les haya gustado mi experiencia.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Mis primeros juguetes

Hola me llamo Mariana tal vez algunos de ustedes ya me conozcan, soy aquella niña lesbiana que le gusta contar todas sus intimidades ya que al escribirlas me excito bastante.

Bueno hace poco les conté como es que me inicie como lesbiana, desde ese entonces me han ocurrido muchas experiencias sexuales con chicas que por lo regular tienen igual o menos años que yo para ser exacta de 15, 16, y 17, como mi pareja, mi prima y otra amiga que conozco, a las cuales me las he cogido por separado, claro sin que se de cuenta mi novia ya que me mataría y valla que es difícil conseguir pareja lésbica por aquí y sobre todo de su edad por que las demás son bisexuales y la verdad eso no me gusta.

Desde hace aproximadamente un mes vivimos juntas Arleth y yo en un pequeño departamento aquí en México ella apenas va cumplir 17 años y yo casi 18. Ella decidió huir de su casa por que su padrastro nos descubrió besándonos en su cuarto y casi casi la mata si no es por que intervino su hermano.

La verdad vivimos felices desde entonces ella trabaja en una tienda de ropa de mujer y yo en un centro comercial de cajera, diario cogemos excepto cuando alguna de nosotras estamos en nuestros días incluso a veces invito a mi prima Linda. Pero tiene poco tiempo que mientras cogiamos y le metía el dedito a su vulva Arleth me comento que ya tenia muchas ganas de utilizar un consolador como lo hacen en la películas pornográficas, cosa que me excito mucho pero le dije que yo había intentado conseguir uno en los sexshop pero no me permitían pasar por que era menor de edad.

A día siguiente recordé que mi prima contaba con uno de eso juguetes y que en una ocasión me había invitado a utilizarlo pero no accedí ya que era muy feo y de solo pensar por cuantas colas ya habrá pasado me dio asco ya que ella se acuesta con cualquiera incluso me llego a contar que penetro a un hombre con él cosa que me dio asco, así que le pregunte que donde había conseguido tal aparato, me dijo que era una tienda de lencería en la cual también venden esos productos pero que estaba hasta el otro lado de la ciudad y que ahí dejaban pasar a cualquiera, le dije que la distancia no importaba y que me diera la dirección.

Al llegar al depart le comente todo a Arleth y nos propusimos ir al siguiente día saliendo del trabajo y así sucedió, pase por ella a la tienda y de ahí tomamos un taxi que no llevo al lugar; al llegar ahí me di cuenta que mi prima nos había engañado ya que no era una tienda de lencería si no una verdadera sexshop yo estaba furiosa pero Arleth me calmo y me dijo que ya que estábamos ahí hay que intentar entrar, la verdad yo no tenia esperanzas que nos dejaran entrar pero lo intentamos y al subir por las escaleras nos dimos cuenta de que nadie vigilaba y quede maravillada al ver un letrero que decía “Acceso solo a mayores de 16 años” casi me moría de la emoción y bueno no dirigimos hacia dentro y que de impactada con la variedad de juguetes que había ahí dentro y bueno entre lo que yo compre fueron tres dildos y una canicas que veía en las películas que se introducían en los orificios la lesbianas y que siempre desee uno de esos además aproveche para comprar lubricante y algo de lencería súper sexy mientras que Arleth no se imaginan la cantidad de cosas que adquirió; ya en la caja quedamos al pasmadas las dos con el precio de los productos, nos habíamos gastado todo lo de una semana y le dije que no importaba que iba a valer la pena.

Tuvimos que irnos en autobús ya que no teníamos dinero para el taxi yo ya estaba súper excitada al igual que ella, se notaba húmeda de su panocha. Cuando llegamos al depart no dudamos ni un segundo para irnos a disfrutar de aquellos productos lo primero que hice fue irme a probar la lencería en el baño mientras ella ordenaba un poco la habitación ya que estaba hecha un desastre y bueno decidí dejarme la ropita mas sexi que era mi clásica tanguita de seda con un camisón también de seda rosa ya que soy fanática de la seda. Al salir a mostrarle mi ropa pensé que ya estaría masturbándose con esas cosas pero no fue así se encontraba aun ordenado, ella me vio y quedo como pasmada al verme así se acerco a mi y me dijo que me estaba esperando me tomo de la cintura y me recargo en la pared empezó a besar y poco a poco me bajo el camisón y quede solo con mi tanga nueva, me lamió los senos y despacio fue bajando hasta mi vulva me hizo a un lado la tanga y absorbió los jugos que ya escurrían de ahí. inmediatamente tomo uno de aquellos artefactos lo saco de su empaque y lo empezó a lubricar con su boca mientras yo me masturbaba sola de placer, acerco el dildo a mi boca para que lo chupara lo moje muy bien luego le aplico el lubricante, era un dildo bonito rosado como de 25cm ya estaba ansiosa por que me penetrar con él le dije que lo hiciera, así que lo tomo y primero me lo froto fuera de mi concha y poco a poco lo empezó a introducir, nunca había sentido tanto placer sentía esa enorme cosa en todo el cuerpo le dije que lo hiciera mas rápido y así lo hizo hasta que me saco un hermoso orgasmo decidí que era su turno así que la acosté en la cama y la empecé a desnudar solo le deje su tanguita igual que yo tomo un juguete nuevo era uno transparente azul lo lubrique muy bien pero primero le di una probadita a su vulva.

Para que se pusiera blandita tome el dildo y se empecé a introducir suavemente mientras ella gritaba de placer me sorprendió que le cupiera todo y al llegar al fondo de su vagina pego un grito como nunca, así hasta su orgasmo.

Luego le retire aquel dildo y chupe todo el jugo que se desprendió de su vagina yo ya estaba de nuevo súper excitada de mi pucha escurría liquido de a cántaros así que le puse mi cola en su cabeza para que me limpiara mientras yo le limpiaba la suya en pocas palabras hicimos un 69 así estuvimos unos cuantos minutos hasta me acorde de aquellas canicas que había adquirido me separe de ella un momento y mientras ella se masturbaba con el dildo yo me fui a buscar la bolitas esas cuando las encontré le pregunte a Arleth si sabia usarlas ella interrumpió un momento su masturbación y me dijo ¡claro que si Mariana! Las saque de su envoltura, eran 5 bolitas transparentes de color verde yo ya había visto como se utilizaban el las películas pero deje a Arleth que hiciera lo que sabia, así que le dije que las utilizara con migo; me dijo que me quitara la tanga y que abriera mis piernas hacia ella, así lo hice la tanga aun lado y me acosté frente a ella abrí mis piernas y comenzó a meterme los dedos en mi vagina par que lubricara un poco y ya que estaba bien húmeda empezó a introducirme las bolitas una por una, mi vulva cosa que me volvió loca de excitación y luego le dije que las sacara lentamente así lo hizo y mientras me las sacaba caía con ellas un chorro de liquido vaginal que desesperadamente Arleth me lamía con su boca y me introducía su dedo por el ano suavemente y así llego mi segundo orgasmo. Decidí recompensarla tome las bolitas y me dijo que ella quería por su ano, así que accedí y las tome, un con sabor a mi y las lubrique con mi saliva puso su cola hacia mi y ahí estaba aquel hermoso ano rogando que lo penetraran tome algo de liquido vaginal de Arleth que le escurría y lubrique bien su ano, me da tanta excitación ver su ano que tome el dildo rosa y me lo metí a mi vagina, así poco a poco le fui metiendo bolita por bolita a su lindo ano cosa que era demasiado excitante para mi era delicioso aquel jugo que surgía de su ano y su olor mas que excitante y así hasta que me dijo que parara que me iba a mostrar otro de sus juguetes, era un dildo de dos cabezas una en cada extremo, me lo puso en la boca para que lo chupara de lado a lado, después me dijo que me pusiera de a perrito y me lo metió hasta el fondo parecía que pertenecía a mi cuerpo por el color tan parecido con mi piel, ella se coloco en la misma posición que yo así quedamos cola con cola y poco a poco se introdujo el otro extremo en su concha y así quedamos unidas por aquel dildo vagina con vagina con perros apareados, comenzamos a hacer movimientos era un placer liadísimo no quería parar de tanto placer así estuvimos como 10 minutos unidas una a la otra posteriormente lo hicimos por el ano. Y no recuerdo más, ya que dormida y al despertar en la madrugada, aun estábamos unidas cosa que me excito bastante y así quede dormida unida a ella toda la noche.

FIN.

Si quieres saber mas de mi.
Escríbeme: Aneth_sx@hotmail.com

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Mi familia

Todo empezó hace veinte años atrás, cuando tenía nueve años.   Vivía junto a mis padres muy bien y con un pasar económico bastante bueno, hasta que mi padre perdió prácticamente todo a causa de una estafa y malos negocios.   Tuvimos que mudarnos a una casa pequeña, de solo dos dormitorios, donde el más pequeño se habilitó con entrada independiente para poder ponerlo en arriendo, mi madre tuvo que salir a buscar trabajo y mi padre desempleado buscaba también como subsistir.

Los meses pasaban y lo único que mi padre conseguía eran trabajos pasajeros, la habitación nunca pudo arrendarse y mi madre (aún no se cómo) comenzó a trabajar de prostituta, con el tiempo comenzó a traer a sus clientes a la pieza que estaba vacía, no hace falta decir que en una casa tan pequeña era fácil escuchar todo lo que ocurría en ese lugar, aunque frecuentemente mi madre encendía la radio para que no se escucharan sus gemidos de placer.     Mi madre era una mujer muy bella, de piel blanca sin manchas ni pecas, ojos color miel, cabello rubio, caderas anchas, cintura pequeña y pechos pequeños pero redondeados, así que empezó a tener mucho éxito en su nuevo “trabajo”, frecuentemente traía dos o tres hombres al día, o en la noche, he incluso, varios a la vez.

Al principio yo sólo escuchaba, tan sólo oír sus gemidos y el movimiento rítmico de la cama me hacían sentir cosas extrañas, y cada vez, sentía más curiosidad de saber que pasaba ahí dentro, entonces, un día, me di cuenta que las paredes eran de madera y que además habían sectores huecos, en donde con empujar un poco los restos de madera se podía ver al otro lado.       Nunca había visto esas cosas, sabía lo de las relaciones sexuales, pero nunca había visto una.   Desde que nos habíamos mudado a esa casa mis padres no tenían intimidad, ya que yo dormía con ellos en la misma habitación, y jamás los vi hacer nada.       Debo decir que fue fuerte, mi madre se retiraba la ropa con elegancia, y luego totalmente desnuda se arrodilló frente a un hombre de unos sesenta años, gordo lleno de pelos, con un pene corto y gordo, mi madre puso su boca en su miembro y empezó a lamerlo, luego prácticamente se lo tragó y lo saco de nuevo, lo hizo así muchas veces.    Luego el hombre la tomó bruscamente del pelo y vació su leche en la cara de mi madre, ella parecía disfrutarlo.   Luego la agarró por el brazo y la levantó violentamente, la lanzó a la cama, justo en ese momento, me descubrió mi padre.

Muy enojado me sacó de ahí y me preguntó qué estaba haciendo, yo, sin ningún titubeo le dije: -“estoy viendo como mamá tiene sexo con ese asqueroso hombre, parece gustarle mucho, no sé como puede gustarle, tu eres mejor”-   Si, la verdad es que mi padre era muchísimo mejor, alto, de espalda ancha, músculos bien marcados en los brazos, piernas y pecho, mentón firme, cuadrado, cabello negro, ojos verdes preciosos, y un trasero exquisito. Y además agregué: -“¡ese hombre tiene un pene pequeño!, el tuyo es como 3 veces mas grande, igual de gordo pero mucho mas grande, yo preferiría el tuyo, lo he visto cuando estas en el baño y dejas la puerta abierta”.    Entonces la cara de mi padre cambió del enojo a la perplejidad, se quedó mirándome como si no pudiera creer lo que yo había dicho, pero lo que yo decía era la pura verdad, y me enojaba mucho que mi mamá estuviera tan dispuesta a acostarse con un extraño horrible por dinero y que a mi padre lo dejara abandonado siempre.

Estaba tan perplejo que no me habló en todo el día, se acostó en la cama matrimonial mirando el techo, mientras se escuchaban los gemidos de mi madre al otro lado de la pared, yo me puse a mirar lo que pasaba, el viejo la tenia sobre él cabalgándolo, mientras apretaba sus pechos sin piedad, y yo de alguna manera morbosa quería estar ahí en el lugar de mi madre, de pronto sentí como mis bragas se mojaban y un calor recorría mi cuerpo.

Desde ese entonces, yo siempre miraba los encuentros de mi madre en esa habitación y mi padre se sentaba en la cama a observarme, nunca volvió a decirme nada, y con frecuencia, después que todo terminaba, me abrazaba y me besaba tras las orejas y el cuello, me tomaba en brazos y me sentaba en sus piernas para que viéramos televisión juntos o comiéramos juntos, y entonces sentía su pene duro como un palo bajo sus pantalones.    Cuando cumplí diez años esas caricias cambiaron un poco y además de besarme comenzó a masajear mis piernas, espalda, y mis pequeños pechos que comenzaban a notarse, apretaba y frotaba mis pezones, mientras que yo naturalmente me excitaba y frotaba mi vagina en su pierna mojándome y mojándolo con mis jugos, también comenzó a alabarme, y a decir que era exquisito que me mojara así, que poco a poco estaba creciendo mas bella y que me quería mucho, sólo para él.

Durante las noches, cuando estábamos acostados juntos en la cama matrimonial y mi madre no se encontraba, me abrasaba tiernamente, mientras besaba mi cuello, mi cara y mis pechos, mordisqueaba mis pezones o los chupaba como si bebiera leche de ellos, me causaba tanto placer, hasta que me quedaba dormida.   Incluso, varias veces mientras mi madre estaba presente, discretamente pasaba sus manos por mis pechos y me sonreía con una hermosa mueca picarona.

Entonces yo empecé a ilusionarme, y a necesitar cada vez mas de las caricias de mi padre, lo único que deseaba era que me tomara y me hiciera suya tal como las cosas que veía que hacia mi madre, moría de celos cuando la muy puta se le acercaba y lo besaba o cuando imaginaba que cosas harían cuando yo iba al cole.   Pero mi padre no avanzaba mas allá, y los meses pasaban y yo le suplicaba que tocara mi vagina, que pusiera su miembro en mi y me penetrara, el sólo sonreía y me decía que algún día me daría un gran premio por esperar tanto.

A pesar de ser aun pequeña, era lo suficientemente astuta para saber que nada de esto debía decirlo ni en el cole, ni a mi madre, por lo tanto, para los demás siempre fui una niña modelo, de buenas notas y buen comportamiento, y a pesar de que mi cuerpo se desarrolló mucho antes que el de mis compañeras y por eso muchos niños comenzaron a buscarme, nunca acepté a ninguno, porque ninguno era tan guapo y maduro como mi padre.

Así que llegaba derechito del cole a abrazar a mi papito, y el me respondía con un delicioso beso francés, me retiraba la ropa y me masajeaba con mucho cariño, hasta que el mismo día de mi cumpleaños número doce, el típico masaje siguió hasta mi vagina, mientras con una mano frotaba uno de mis pechos con la otra encontraba mi clítoris y lo masajeaba excitándome cada vez más, cuando empecé a gritar y jadear de placer abrió mis piernas y comenzó a usar su lengua… ¡Oh, si sólo me excito de recordarlo!.  Succionaba con su boca, lamía toda mi vagina e introducía su lengua suavemente, cuando mi excitación comenzó a hacerse máxima, introdujo suavemente un dedo dentro de mi anito, poco a poco y luego fácilmente estaba dentro tocándome y dándome aun más placer.

Cuando llegué al clímax, sacó su enorme pene, que por primera vez lo veía erecto totalmente ¡y era más grande de lo que recordaba!, y comenzó a masturbarse mientras me miraba, yo me senté tomé su mano y la aparté de su miembro y comencé a frotarlo con mis dos manitos, como había visto hacer a mi madre, luego me puse a lamerlo en toda su extensión, desde la base hasta que llegué a su cabeza roja que besé dulcemente, lo puse entre mis labios y succioné, lo metí en mi boca y sentí su sabor, saladito, rico, sentí sus contracciones, latidos, era tan duro, largo, grueso y con grandes venas marcadas, lo lamí y chupé con deseo, mientras con mi mano masajeaba sus testículos.  Mi padre gemía y pronto comenzó a sacudirse con espasmos de placer, su pene emanaba mucho calor y latía fuertemente y de pronto un chorro llenó mi boca y mi cara de su leche, picosita, amarga y dulce a la vez.

Ese día no me preocupé de ver lo que hacía mi madre, yo era feliz, estaba satisfecha, mas satisfecha que nunca, aunque las expectativas de que mi amado papito me convirtiera en una mujer eran aun más fuertes y soñaba con aquel día.

Pero eso, lo contaré en otro momento.

Verónica.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

La chica del enema

Que tal, mi nombre va a ser Elio , por cuestion de privacidad. Quiero compratir lo que me paso con todos los lectores de este tipo de relatos, una cosa quiero aclarar, es totalmente veridico.

Era un viernes por la noche, tipo 22 hs, salia de la facultad de rendir un final, habia sido un dia pesimo para mi, dado que no tuve tiempo para repasar y para completar se me rompio el auto, paso por un cyber, a revisar mi correo y al lado de la maquina donde estaba sentado, se sienta una señortita muy sexy, de cara angelical, a la cual miro y ella responde con una sonrisa muy picara…yo segui en lo mi, pero la mirada se me hiba a su belleza, hice que hiba al baño y cuando pase por detras de ella, tome su direccion de msn, la agregue y me puse a charlar con ella, lo cual a ella le causo gracia y simpatia a la vez, de ahi nos fuimos a tomar un cafe y charlamos largo y tendido.

Yo con mis 23 años, asombrado de las cosas que escuchaba de esta niña, que ella nacio para el sexo, que era alguien totalmente descomunal, a lo cual entre mi pense, que puede hacer una nena de 17 años que no haya vivido yo con la vida que lleve desde chico….hasta que en un momento me dijo, a mi me copa tu onda y me recalentas, si queres vamos algun lado…no dude en arrancar para un mueble, entramos y ella empezo a desnudarme, yo estaba muy efusivo, entre despacio a desnudarla y no dejaba de asombrarme del hermoso cuerpo de esta niña, una cola impresionante…unas piernas mmmm…, nos entrelazamos en la cama y ella de repente se para y me dice, yo no soy igual a todas, a mi me gustan otras cosas, a lo que le pregunte, que cosas te gustan?, todo lo que tenga que ver con el sexo anal me enloquece, ella ya me habia contado algo en el café, bueno, de mi parte no hay problema, me encanta tu cola y muero por hacertela, y ella me responde, no entendiste, me gusta el sexo salvaje, quiero atarte…yo en ese momento rapido pense, me roba, pero la vi muy convencida de lo que decia, accedi, me dice, primero boca abajo, te voy hacer unos masajes….bueno.

Saca de la cartera unas sogas, me ata primero las manos y sigue con mis piernas, separandolas lo mas que pudo. Ahora si, comenzemos bombom me dice, entra a masajearme la espalda, lengua de por medio, continua por los cachetes de la cola, separandola y comienza a lamer mi ano, experiencia que ya habia vivido y muy placentera, entro a enloquecerme, a juguetear con su lebgua en mi cola, comenzo a tocarme con los dedos, a girar en circulos sobre el ano y de apoco introducirlos, te gusta bombom, si respondi como puede, me dice, y esto no es nada, se baja de la cama y va a la cartera, empieza a sacar cosas, no las podia ver bien por el angulo de giro que tenia, se acerca y me vuelve a separar la cola, me dice, ahora vas a sentir verdadero placer, entra a lubricarme el ano con vaselina o algo parecido y me pregunta, probaste alguna vez las enemas?….a lo que repondo, que? Estas loca, ni se te ocurra, ella entra a reirse, yo intento zafar lo que me fue imposible, ella comeineza a penetrarme algo como una goma en forma de circulo, la canula de la enema y comienza a mandar aire, lo cual mi organismo respondio con gases, ella se ponia mas loca, y a mi me entraba a gustar, ahora si, ahora le pongo agua y vas a sentir placer….vuelve a introducirme la enema y empizo a sentir como empieza a correr el agua en mis instestinos, situación placentera, de repente le digo, me hago encima, ella me reponde, hacete, me encanta bombom, saca la enema y me dice si queria ir al baño, siiiiiiiiiiiii fue mi actitud inmediata, fui, descargue todo, vuelvo a la pieza y me dice, esto continua…con que te salis ahora, me pregunta, te gusto, si la verdad que si, ok, date vuelta, hoy soy tu enfermera y quiero jugar con tu cola, me doy vuelta, pero ya libre de pies y manos, me dice, que bien dilatadito quedo tu culito, ahora vas a sentir placer, vi como se colocaba un cinturón, con un consolador, empieza a lubricar mi ano un poquito, y me dice, a ver ese culito bombom, cuando empeze a sentir la punta que entraba, ella sonriendo perversamente, comienza a moverse cada vez mas rapido, de golpe saca el consolador y empieza a meter su mano por completo en la cola, la saca y se la lame, la vuelve a introducir , ella riendose constantemente, yo gozando, por ahí me dice, bueno amor, ahora te toca a vos, haceme lo que vos quieras, le pregunte, puedo hacerte enemas?…………continuara….

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Con mi tío el pajero

hola, esta es una historia de verdad que me paso hace 5 años. Mi nombre es Tiago, tengo 20 años, soy un hombre con buen cuerpo y un pene que da para envidiar, 20 cm. pero muy grueso. Así me empezaron a gustar los hombres.

A los 15 años, ya sabia todo lo que un adolescente normal sabe de sexo. Mi historia comienza en un verano que fui con mi padre a la casa de playa que tenia mi tío. Llegamos y teníamos planeado quedarnos toda la semana allí solo los tres. Admito que mi tio es un hombre atractivo y joven pero nunca me sentí atraído hacia el. Esa tarde mi padre se durmio del cansancio por el viaje. Yo decidi ir a nadar a la piscina. Me puse mi short y fui a dar un chapuzon, paso media hora y llega mi tio con una bata que le llegaba por la rodilla. se sento en una silla cerca de la orilla de la piscina, al sentarse no pude disimular notar de que se encontraba totalmente desnudo. Me sorprendio porque nunca habia visto un hombre desnudo, no me interesaba, pero me llamo la atención esa verga flacida y esos huevos colgando en la silla. Le dije: che huevon se te escapa el cachorro. Dio unas carcajadas pero no hizo absolutamente nada para cubrirse. Luego de un rato se fue para adentro.
Al día siguiente mi padre salió con unos amigos a un bar y me dejo al cuidado de mi tio. El me ofrecio para enseñarme a andar en moto, muy entusiasmado acepte. Me llevo hasta un estacionamiento enorme donde pudiera manejar tranquilo. El se sento atrás mio. Maneje un rato largo pero no pude dejar de notar que todo el tiempo mi tío me apoyaba su verga en mi culo. Me sentia un poco incomodo. Leugo empezó a hacer movimientos contra mi culo. Me di la vuelta y le dije que parara porque no me gustaba.
Cuando termine de decir eso me tiro al pasto y me dijo: te voy a romper el orto tiago, quieras o no. Me agarro fuerte las manos y me empezó a desvestir. Comencé a llorar. El se bajo el pantalón y me acercó mi boca a su verga muy peluda con olor a macho. Me obligó a que se lo mamase. Me introdujo 16cm de verga en la boca. Comenze a morderle un poco como para que me suelte pero el me pegó y metió con más fuerza su pija en mi boca. Al terminar se vino en mi cara llena de lágrimas. Me dió la vuelta y me abrió el culo con sus manos. Me metió tres dedos de primera en mi culo. Comenze a llorar más porque me dolía demasiado. Luego escupió  en mi culo y enseguida sentí como su verga entraba en mi cuerpo, empezó el entra y sale de una manera bestial. Al terminar se vino en mi espalda y mi cara de nuevo. Me sentí como una puta llena de leche y con el ano sangrando. Llegue a casa llorando y me encuentro con mi padre, el cual me abaraza y le pregunta a mi tío: ya lo hiciste macho a este pendejo?.. No podia creer lo que escuchaba, mi padre era gay al igual que mi tío y ellos tenian una relación, despues de ahi esto ocurrio muchas veces mas pero con mi padre también, comenze a tomarle el gusto pero nunca lvidare la primera experiencia en donde me rompieron el culo.
Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

La amiga de mi esposa, un bombón

Antes que nada dejenme describir a Maricela, ella es una mujer de 30 años que se divorcio hace ya mas de un año, la verdad es que en el circulo de amigos no entendemos como su ex pudo dejarla por que ademas de guapa es trabajadora, hogareña, siempre se mantiene en forma, es elegante y ademas le gusta coger.
Ella trabaja para una Empresa dedicada a Banquetes, eventos sociales y organizacion de conevenciones, yo me dedico a las ventas, desde hace tiempo note que Maricela me veia en forma especial y que cuando me saludaba el beso no era volado sino bien plantado aunque en la mejilla, ademas cuando platicabamos siempre me miraba fijamente, siempre crei que habia algo especial en nuestra relacion.
Pero bueno regresemos a la descripcion fisica de Maricela. mide alrredor de 1.60 sus medida deben andar en 85-55-85 siempre
bronceada ya que vacaciona con frecuencia, sus piernas son largas y muy bien torneadas, tiene el pelo negro largo y ojos tambien negros y grandes, su nariz es muy fina y respingada. sus tetas se ven redondas y duras asi como sus nalgas que sin ser grandes se ven muy redonditas y cuando camina las mueve muy sabroso, en fin un verdadero bombon madurito. en cierte ocasion que se organizaba la convencion de la compañia recomende los servicios de Maricela para que nos organizara el evento, este hiba a ser en la Cd. de Queretaro, cuando la contrataron me vio en mi oficina y me dijo que me agradecia mucho que la hubiera recomendado se despidio de mi con beso cerca de los labios y me dijo que le daba gusto que nos fuermaos a ver en la convencion.
Cuando llegamos a Queretaro ella estaba ocupada atendiendo a los asistentes se veia muy rica con unos pantalones de lino medio transparentes se le veina sus nalguitas paraditas y su tanga se trasparentaba.
En la noche durante la cena de bienvenida se acerco a mi y me dijo que si nos podiamos encontrar en la alberca despues de la cena que queria invitarme un copa de vino.estaba vestiada con un vestido blanco arriba de las rodillas y soalamente se amrraba de lado, tenia un discreto pero rico escote.
– Es una lastima que nos vayamos a dormir si la noche esta tan rica? no Crees, ! Claro le dije nos vemos en la alberca.
Cuando ya todos se retiraron me fui para la alberca y ya ella estaba ahi con una botella de vino tinto y dos copas, estaba recostada en un camastro y el vestido medio abirto dejaba ver sus torneadas y bronceadas piernas.
Me sente junto a ella y me ofrecio una copa de vino, ?por que no te recuestas junto a mi para que puedas ver el cielo, raras veces tenemos oportunidad de ver tantas estrellas en el D.F.
Le tome la palabra y me acoste junto a ella, le pedi que se levantara un poco y pase mi brazo bajo su cuello para estar mas comodos, despues de un rato y media botella de vino, Maricela comenzo a desabotonar mi camisa y a jugar con mis vellos, de repente acerco la cara a mis pecho y mordisqueo una de mis tetillas, con esto mi verga se puso mas dura todavia, yo pasaba la mano en su cintura, levante su cara y nos dimos el mas rico de los besos, nuestras lenguas se entrelazaron largo tiempo, meti la mano por un lado de la falda y acaricie sus ricas piernas hasta llegar arriba, al borde de las nalgas, se sentian desnudas por que llevaba una tanga que se metia por la raya y arriba era solamente un triangulito, saque la mano y ahora la lleve a su pecho, lo acaricie sobre la ropa, ella gemia y suspiraba con cada caricia, comenze a acariciar entre los dos senos é introduje despues la mano para cariciar su teta sobre el brasier, continuaba gimiendo, respirando mas fuerte y emtitiendo suspiros.
? Que te parece si mejor nos vamos a mi cuarto.- Pregunto

Nos levantamos y nos fuimos caminando abrazados.

Cuando llegamos a su cuarto ahi parados la abraze muy fuerte contra mi, le sobaba la verga contra su panocha y la tenia bien agarrada de las nalgas.

le desamarre el vestido y pude admirar el conjunto de panty y bra que llevaba se veian muy blancos contra su bronceado cuerpo, le desabroche el bra y sus senos se enmarcaban perfecto, dos triangulos mas blancos que el resto de su torso coronados por dos hermosos pezones morenos, duros,henchidos y bien paraditos,
Baje la cabeza y los bese, los lami y los mordi con cada mordida Maricela jadeaba y gemia.

le quite el panty y le acaricie la panocha, acaricie los pelos de su pubis se sentian cortitos y medio picaban.

ella bajo la mano y comenzo a sobarme la verga por encima de la ropa, me desabrocho el cinturon y bajo el ziper de mi pantalon, metio la mano al boxer y se prendio de mi falo.
! Asi te queria tener, hace tiempo que me imagino tu verga parada y dura entre mis manos.
me quite la ropa y la lleve a la cama.
La acoste boca arriba y me acerque a ella, nos besamos con mas pasion todavia al sentir nuestros cuerpos desnudos, le bese el cuello y poco a poco fui bajando, le bese los senos, mordi sus pezones y baje a su vientre, le bese el ombligo   y por primera vez pude ver su panochita de cerca, la tenia muy arreglada con un delineado perfecto y los pelitos muy cortos,
Le abri las piernas y comenze a besar sus labios, despues los aparte y meti la lengua tan adentro como pude ! que sabor! me deleite con ella por largo rato, cada vez que le tocaba el clitoris temblaba y gemia con fuerza, me apretaba la cabeza contra ella y epretaba las piernas, !MMMMMAAASSS! papacito que ricura comeme toda !!SIGUEEEEE! asi hasta que me venga en tu cara, de repente acelero los movimientos de su cadera y apreto mas mi cara contar su vagina, temblo, gimio y se vino en mi boca ! el sabor era indescrptible ¡

me levante y todavia con sus jugos en mi cara me acerque y la bese, ella  lamio la boca y metio su lengua bien adentro saboreando sus propios jugos !MMMMMMMMM!decia.
me recoste junto a ella acariciando su cuerpo.
! ahora es tu turno¡ me dijo y se bajo hasta mi verga, lamio primero el tronco y la cabeza por la orilla, despues se la metio en la boca y comenzo a moverse de arriba a abajo y con la mano me la jalaba, me beso los huevos, los levanto y me lamio el perineo, yo queria ya venirme pero me resisti para seguir con este gozo.
se lo metia en la boca y succionaba, lo apretaba con la lengua y los labios, sus movimientos con la mano cada vez eran mas fuertes hasta que ya no pude mas.
!me vengo! le dije
ella se metio la verga hasta el fondo de su boca y explote dentro de ella, cuando termine de venirme en su boca, ella succiono para sacarme hasta la ultima gota.
? te gusto mi rey ? ! claro que me gusto es mas me encanto.- le dije.
descansamos un rato y nos tomamos un poco del vino que teniamos aún.
ella se subio sobre mi y comenzamos de nuevo con nuestras caricias, le sobe las nalgas con fuerza y meti la mano en la raya, cuando le toque el culo empujo las nalgas hacia atras y me dijo ! sigue, me gusta que mne toques el ano !
Lo presione un poco con el dedo y ella comenzo a jadear, movia la cadera y se empujaba hacia atras para que le metiera el dedo, se esntia apretado y con pelitos alrrededor, jugue un poco con ellos jalandesolos,
! que rico es sentirte en mi culo ! meteme el dedo ¡
Nunca habia sentido a un hombre en mi culo, solamente cuando era chica yo misma me metia le dedo o algun instrumento y me gustaba mucho deveras los disfrutaba. Con estas palabras no podia desperdiciar la oportunidad.

La puse en cuatro y meti la cara en sus nalgas, le lami el ano y lo deje bien ensalibado.

Vas a hacer lo que me imagino? – pregunto

Si no quieres dime y no lo hago.- le dije

!no por favor, metemelo por el culo, siempre he querido sentir una verga dentro de el.

me puse mas saliba en el pene y agarrandolo con la una mano y abriendole las nalgas con la otra le acerque la punta de mi verga, se la puse en la entrada y despacio le meti la cabeza, ella se quejo y gimio, le meti un poco mas y ella gemia mas.
! Metemela se siente delciooso!
empujo un poco su cadera hacia atras y yo el pene hacia adelante y se deslizo dentro de ese rico y apretado culo.
comenze a meter y sacar la verag suavemente y agarrando sus ricas nalgas, ella comenzo a moverse desenfrenadamente.
! Metemela hasta el fondo!
!Muevete Mas!
! LLename de Leche Papacito!
!Quiero que te vengas dentro de mi!
La verda es que estaba como loca con la verga metida hasta las bolas.

Ya no pude aguantar mas y tomandola con fuerza de las tetas que le colgaban le meti la verga hasta lo mas profundo de su culo y me vine muy abundantemente dentro de ella.

!MMMMMMMM Que rico papacito siento tu leche caliente muy adentro de mi !
todavia le di algunos embates mas.

Me rendi sudando sobre de ella y ella no hacia mas que jadear.

nos dormimos toda la noche abrazados y desnudos y al dia siguiente me despidio con un beso de su cuarto no sin antes decirme.
– tenemos un largo fin de semana para nosotros, seguro que lo vamos a dfisfrutar.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax