Posts Tagged ‘ano lleno de leche’

Una noche movida

Martes, mayo 8th, 2012

Por Aldo

Había estado saliendo con Henry por los últimos 6 meses, él tenia 26 años y yo 18, el sábado en la noche después de comer habíamos ido a su casa, nos empezamos a besar y me dijo que me había extrañado mucho toda la semana, me empezó a tocar mis nalgas redonditas por encima del pantalón. No me dio mucho tiempo, me volteo contra la pared y puso su verga en la entrada de mi ano, con un poco de saliva empezó a empujar su verga hacia adentro y a mover sus caderas, un poco de dolor al principio no limitó el goce de que mi novio me cogiera como cada sábado, él sabia que no podía quedarme hasta muy tarde y por eso no se ando con rodeos.

Me decía al oído que tenía un culo delicioso, calientito y que le gustaría que me quedara toda la noche. Yo gemía como y le dije que me encantaba su verga y que me llenara de leche caliente. Con esas palabras se excito y acelero sus movimientos, sentí que su verga me inundaba y se deslizaba más fácil, un pequeño hilo de semen corría por la parte alta de una de mis piernas.

Le dije que no me podía quedar, que mi madre se había ido para la casa de campo y mi padre no llegaría temprano a casa, pero que debía darle de comer al gato y que prefería que mi padre me encontrara en casa cuando llegara para no tener la misma discusión de los dos últimos sábados. Resignado pidió un taxi mientras yo me fui al baño a limpiarme un poco.

El taxi, al parecer estaba cerca y, llego muy rápido, no alcance a limpiarme mucho, me subí los pantalones y salí, Henry me acompaño a la puerta con una toalla en la cintura y me dio un beso en la boca, me asuste un poco pensando que alguien podía vernos o lo que pensaría el taxista. Me monte al taxi y le dije como llegar a mi casa.

“Hacen muy buena pareja” dijo el taxista. Yo no sabia muy bien que decir, por lo visto había visto el beso… después de un momento le dije “ehhh muchas gracias”.

“y hace mucho que están juntos?” insistió. Por su naturalidad empecé a sentirme mas cómodo con la conversación, era un hombre como de unos 40 años.

“hace como seis meses” conteste yo.

El taxista se llamaba Jairo, me pregunto si mis padres sabían que era gay, le dije que si, pero que no era sencillo de explicar. También me pregunto por la diferencia de edad, ya que “el otro joven parece mayor que usted” le dije que me gustaban los hombres mayores, pero luego caí en cuenta que no era un comentario apropiado frente a un hombre mayor que yo, él sonrió. Yo tenía muchas ganas de entrar al baño, no me había corrido y tenia ganas de orinar. Confidencialmente Jairo dijo que necesitaba poner gasolina, me pregunto si me molestaba, le dije que no, que así aprovechaba para entrar al baño.

Paramos en una estación de gasolina y me dirigí al baño, me desabroche el pantalón y empecé a orinar, de pronto sentí una mano metiéndose por la parte de atrás de mi ropa interior, me voltee asustado, era Jairo. “Ese joven se come este culito tan rico….” Uno de sus dedos entro en mi ano y me dijo: “me imagine que estabas llenito de leche”. Me halo hacia uno de los cubículos y antes de que pudiera decir algo me tenia toda su verga adentro y me tapaba la boca con su grade mano. No tardo mucho, me dio muy duro hasta que su respiración empezó a anunciar unos chorros de leche.

Si no hubiera sido por la leche de mi novio me habría dolido. Yo estaba a punto de venirme cuando sentimos que alguien mas entro al baño. El se subió sus pantalones y salió. Yo salí un minuto después pensando en que si el taxista se iba me daría dificultad encontrar otro taxi. Llegue justo a tiempo, me senté en la banca de atrás. Jairo me miraba con una sonrisa picara, yo preferí no decir nada diferente a que necesitaba llegar a casa rápido.

Frente a la puerta de mi casa, Jairo me dio su número de teléfono y me dijo que lo llamara cuando lo necesitara, le agradecí y le extendí un billete que no quiso aceptar. Me sentí algo puta, pero bueno, al salir del taxi sentí que tenía la parte de atrás de mi ropa interior mojada por las dos cogidas de las últimas dos horas.

Entre a mi cuarto y me quite la ropa para ponerme la pijama, me dio curiosidad ver que tan dilatado estaba mi ano, me voltee en el espejo de mi baño y nunca lo había visto tan abierto. En ese momento entro mi padre al cuarto, me mira y me dice “que? Te lastimo tu noviecito”. Mi padre sabía que estaba saliendo con Henry y no estaba muy de acuerdo pero no tenia opción.

Me puse rojo y negué con la cabeza, mi padre se acero y alcanzo a ver mi ano abierto y lleno de leche. “Que puta de hijo tengo, cuantos te han cogido hoy?” mire hacia al suelo avergonzado y trate de tomar mis pantaloncillos, unas gotas de semen se me escaparon del ano. La pijama de mi padre empezaba a crecer en su entrepierna. Sentí uno de sus dedos tocando mi abierto ano mientras yo estaba agachado. “Papa por favor respétame” entre risas me dijo que le contara la verdad, me llene de coraje y le conté que mi novio y el taxista me habían follado. “ y te gusto?” pregunto. “pues… si” dije yo algo tímido. “esta bien hijo si te gusta que te follen, seguro a ellos también les gusto, a mi me gustaría saber que se siente meterlo en una nalguita tan tragona”. Mi padre me excito, le toque su verga por encima de la pijama, la tenia dura…. “papa si quieres me lo metes”, enseguida su verga estaba afuera, me senté sobre él y empecé a cabalgar, la verga de papa es grande pero entro fácilmente. Mi padre gemía de gusto y me dijo mientras me follaba que podía invitar a Henry a casa cuando mi mama no estuviera para que él pudiera ver como me follaba. Me excite mucho imaginándome a mi padre viendo como me cogía mi novio.

Papa empezó a venirse en mi culo y yo en su pecho. Se fue a su cuarto sin decir nada y yo me quede dormido muy cansado y desnudo en mi cama, a la mañana siguiente me despertaron unas manos tocándome la nalga…pero eso es otra historia.