Archivo de la etiqueta: Anal

Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Mi hijo me penetró el culo

Hola a todos, mi nombre es Montse y cuento con 43 años, estoy divorciada y soy asidua visitante de esta página de relatos y gracias a una persona muy especial, que hace muy poco escribió su historia, hoy puedo yo misma escribir la mía. Tengo que agradecer a Rachel y a su hijo Eduardo la ayuda que me han brindado, ya que gracias a una intensa correspondencia que he mantenido con ellos he podido ver cumplida mi más íntima y secreta fantasía. Todo empezó cuando leí la historia llamada Victoria, en la que una madre mantiene relaciones sexuales con su hijo, esta mujer dejaba su dirección de e-mail para que pudiéramos ponernos en contacto con ella, así pues yo lo hice.

Le conté la verdad y nada más que la verdad, algo que les pasa a muchas mujeres, que mi hijo me excita y que no me disgustaría en absoluto mantener sexo con él, es mas, lo deseaba y no dejaba de masturbarme pensando en él. He llegado al extremo de espiarlo, mi hijo tiene un pene bastante grande, le mide cerca de 19cm y de un grosor importante, y eso a ninguna madre se le pasa por alto. Soy una mujer alta y que se sabe cuidar, nuestra condición económica no esta nada mal, vivo con mi hijo Jorge de 23 años y con mi hija Patricia de 18 años.

Todo comenzó por culpa o gracias a internet, he leído casi todos los relatos de incesto que ha publicado esta página y la idea de poder llevarme a mi hijo a la cama cada día era más obsesiva, pero no se me ocurría ningún plan verdaderamente eficaz para llevarlo a mi terreno, en otras palabras que no me atrevía a dar ese paso adelante, quería darlo pero también quería tener toda la seguridad de triunfar y de que me saliese bien, así que escribí a Rachel para que me aconsejara con ello, y me contó algo que he llevado a la práctica y ha dado todo el buen resultado que yo misma hubiese querido.

Rachel me contó que a la vez que se escribía conmigo también se escribía con otras mujeres y que una de ellas le contó un método, con el cual había conseguido follar a su hijo, lo había provocado de tal manera que era el propio hijo quien daría ese paso adelante sin apenas saberlo, ya que ningún hombre podría resistirse ante aquello. Yo le conté a Rachel que mi hijo entre otras cosas tiene un cursillo de primeros auxilios, así que me animó a que lo hiciera, me escribió una carta de cerca de cinco hojas explicándome todo lo que tendría que hacer y decir, también me puso en contacto con la mujer que había tenido la certeza de hacerlo primero y tras haber intercambiado unos cuantos e-mails ambas mujeres me animaron a que lo hiciera, y así acabó todo, cumpliendo mi incestuosa fantasía.

También agradecer a Eduardo, el hijo de Rachel, que me ha pasado a limpio este relato, enriqueciéndolo con un vocabulario menos repetitivo del que pudiera usar yo misma, mi hijo Jorge no sabe nada en absoluto de esto, ya que quiero enseñárselo una vez esté publicado en la sección de relatos de amor filial.

No era la primera vez que me paseaba por casa en bragas, tal y como me dijeron Rachel y la otra mujer, la cual no voy a decir su nombre por respeto, eso comenzaría a calentar el ambiente, me ponía unas braguitas de esas que apenas tapan nada y me las metía bien dentro de mis carnes, tengo una figura bonita y una buenas piernas, además soy una mujer alta y creo tener el peso más o menos justo para mi estatura y mi edad, tengo unas buenas tetas y unos pezones hermosísimos, también tengo un culo muy bien puesto que más de un chaval se ha dado la vuelta por la calle para vérmelo, sobre todo cuando me pongo unos pantalones tejanos. Y esa iba a ser la principal arma que usaría contra Jorge, mi culo, lo iba a provocar con mi culo.

Pues bien, yo andaba por casa en braguitas, me las metía bien adentro de mis labios vaginales, de mis cachetes culeros, me las metía entre las nalgas, dejándomelas casi al aire, no me cortaba en absoluto a la hora de agacharme ante el y poner mi culo en pompa ante sus ojos, me ponía camisetas holgadas y sin sujetador para que mis tetas se balancearán de un lado a otro, a su antojo.

Todo esto me ponía terriblemente cachonda y debía de masturbarme a diario un par de veces, ya que me imaginaba a mi hijo masturbándose con su enorme polla en la mano mientras se imaginaba que me follaba, y la verdad es que en más de una ocasión lo pillé mirándome casi a escondidas mientras yo me agachaba y levantaba mi trasero para que el me lo viese a todo esplendor, también anotar que Jorge se había metido en su habitación en más de una ocasión tras alguna de mis exhibiciones, yo deseaba que fuese a masturbarse, eso sería síntoma de que su propia madre lo podría calentar hasta el extremo de pajearse, y así era.

Una vez me senté frente al televisor, en un sillón que tenemos un poco ladeado del sofá central, solo llevaba puesto un albornoz, totalmente desnuda debajo, Jorge estaba viendo la tele y yo tras salir de la ducha me senté y me puse a cortarme las uñas de los píes con auténtico descaro, levantando una pierna y enseñándole disimuladamente todo mi coño, recién depiladito, Jorge no hacía más que mirarme de reojo y yo le abría aún más las piernas para que pudiera contemplar con gusto el conejo de su madre, un conejo moreno y rasurado por los lados, un coño tentador, al final Jorge se levantó con un tremendo bulto en su paquete y se metió en su dormitorio, iba a pajearse, yo también me masturbé sin más preámbulos allí mismo, deseando que Jorge saliese y me pillara, para ver sobre todo su reacción ante el cuadro que le presentaba su madre, pero no salió.

Todo esto duró una semana hasta el día que iba a dar el paso adelante y proponerle algo que no rechazaría.

Me fui a una farmacia y hablé con el farmacéutico, quería unos supositorios para la fiebre, pero los quería para niños, de esos más pequeñitos, la cuestión es que quería automedicarme pero que no me sentarán mal, no quería que el simple hecho de ponerme unos antibióticos sin receta pudieran hacerme daño, así que el farmacéutico me propuso unos supositorios casi nocivos para un adulto, así que los compré y me los llevé a casa.

(sí alguna mujer lo quiere intentar que no lo haga nunca sin consultarlo antes con un médico o con un farmacéutico).

Aquella misma tarde le dije a Jorge, -¡! Jorge, vas a querer ponerme unos supositorios, cariño!!- mi hijo se quedó un poco parado ante mis palabras, -¡! Y eso mamá?? te sientes mal??estas bien??- ¡! Si hijo, no te preocupes, lo que pasa es que tengo una ligera infección en el recto y el médico me ha recetado unos supositorios pero como tengo el recto delicado me ha dicho que es preferible que antes me de un masaje en el ano, para que no me dañe al entrar!-¿y quieres que te los ponga yo, mamá??- ¡!no hijo, sí lo digo porque tendrá que venir una enfermera hacérmelo, y he pensado que como tu tienes un curso de ATS, pues así nos ahorramos el que tenga que venir esa mujer, además, y sí fuese un enfermero, no sé, me da cosa que me toque el culo un tío que no conozco, por muy enfermero que sea, además tampoco es seguro que vengan a casa, igual tengo que desplazarme yo misma hasta el ambulatorio.!!!- le dije yo un poco haciéndome la victima.

-¡!tranquila mamá, que ya te los pongo yo mismo, ya te haré el masaje yo mismo sí hace falta!!- ¡!gracias cariño, eres un sol!!- ¡!!mira mamá, voy a salir a la calle sí quieres compro unos guantes de látex para que no se te infecte nada mas, vale??!!- ¡!si cariño, por favor, quiero tener mucho cuidado con esto!!-, Así fue como Jorge se fue a la farmacia a por un paquete de guantes de látex para hacerme unos masajes en el culo, el plan estaba funcionando a las mil maravillas, no me lo podía creer. Tengo que decir que con solo imaginármelo ya me estaba poniendo cachonda y no tuve más remedio que meterme en la ducha y masturbarme bajo un agua calentita.

Aquella misma noche antes de acostarnos, le dije que me pusiera el primero, esperé a que Patricia se fuese primero a la cama y después invité a mi hijo a mi habitación, me duché por segunda vez, para estar totalmente limpia, no quería que mi hijo sacara su dedo de mi culo con alguna clase de mancha, me moriría del disgusto.

Cuando entró Jorge,

yo ya estaba con mi camisón puesto, me bajé las bragas delante de el, pero de espaldas, dejando todo mi culo al aire, me subí a la cama y me puse de rodillas, con las bragas a la altura de las rodillas y el camisón levantado por la cintura, aupé mi trasero y empiné todo mi culo, estaba totalmente cachonda, estaba expuesta ante mi hijo, para mi no iba a ser un masaje, para mi iba a ser una masturbación anal y tenía pensado disfrutarla.

-¡!Caramba Jorge, me da vergüenza que me veas así, con el culo al aire!!- le dije yo tímidamente, -¡!tranquila mamá, no te preocupes, sabes una cosa, voy a traer de mi dormitorio un flexo para así verte mejor, no quiero hacerte ningún daño!!- ¡!gracias cariño!!-, le dije yo, mi hijo trajo de su cuarto un flexo y con la luz de mi dormitorio y el flexo apuntando a mi ano se puso un guante de látex y me colocó en la misma entrada de mi culo una pomada de vaselina para facilitar la entrada de su dedo y del supositorio.

Mi hijo comenzó a repartir la pomada por todo mi ano, cosa que yo respondía con unos pequeños escalofríos voluntarios y movimientos de mi trasero, -¡!está frío mamá, te molesta?- ¡!no hijo, no, tu tranquilo, tu sigue, que lo haces muy bien!!- poco a poco Jorge fue apuntando la pomada hacía mi agujero pero sin meter ningún dedo dentro, yo consciente de lo que hacía y de mi extrema calentura abrí un poco más las piernas, dejando mi coño un poco más levantado, a la vista de mi hijo. Entonces Jorge con una mano me separó los glúteos, yo con una mano le separé también el otro glúteo, en ese momento empiné mi culo un poco mas, mi coño también se abrió un poco, mi hijo tenía una panorámica estupenda de mis cuartos traseros, totalmente expuestos ante el.

Jorge comenzó a introducirme un dedo en el ano, nada más sentir como entraba me corrí con un estremecimiento muy notable que mi hijo no pasó por alto, -¿¿estas bien mamá?? te hago daño??- ¡!no Jorge, cariño, sigue, sigue, me gusta mucho como lo haces!!!-, entonces mi hijo empujó un poco más su dedo y consiguió meterlo hasta la mitad, fue ahí cuando solté un gemido y empujé mi trasero hacía la mano de mi hijo, como haciéndole entender que me metiera más dedo, -¡!mamá, de verdad que no te molesta, seguro que no te duele esto??- ¡!no hijo, sigue, sigue, hazme un masaje bien profundo, cariño!

Jorge siguió metiendo y sacando dedo y yo mientras cerraba mis músculos anales para atraparlo dentro, mis movimientos eran descarados, le seguía con mis caderas, me doblaba mientras mi hijo me hurgaba el culo con auténtica maestría, -¡!!ahhhhh…aahhhhh…Jorge, cariñoooooooo!!!- ¡!!dime mamá. te duele???- ¡!no corazón, no, me gusta mucho, lo haces muy bien, mi vida!!!- le decía yo con la voz entrecortada, abriéndome más de piernas y levantando el trasero a más no poder. Nos tiramos casi 10 minutos en aquella posición, estaba deseando que mi hijo se emocionara y que comenzara a meterme otro dedo, que me tocara el coño, que se sacara la polla, pero creo que eso era pedir demasiado, así que le pedí que me pusiera el supositorio.

Jorge me lo metió suavemente acercando el flexo más a mi ano, y cuando este estuvo bien adentro, me dijo, -¡ya esta mamá, ya lo tienes dentro, no te ha dolido, ¿verdad?- ¿dolerme, cariño, pero sí no me enterado de nada, ha sido incluso placentero, mi vida, eres un buen enfermero, el mejor del mundo!- diciendo aquello, mi hijo se quitaba el guante de látex y sin decir nada más me propinó un par de besos en las nalgas, uno en cada una, unos besos muy sonoros, -¡!y esto para que te cures pronto, hay que mimar este culo, mamá! Jorge salió de la habitación riendo y con un impresionante paquete hinchado en su entrepierna, quedamos a que al día siguiente repetiríamos la operación. Esa noche tras ir al lavabo y expulsar el supositorio por la vía más fácil, me masturbé como una loca sobre la cama, con el culo aún húmedo del dedo de mi hijo, Jorge también se masturbó, porque lo escuché ir al lavabo a los pocos minutos de haberse metido en la cama.

A la mañana siguiente mi hijo me preguntó sí había sentido molestias en el ano, yo le respondí que todo lo contrario, que ahora lo tenía más tranquilo que nunca, entre bromas le dije, -¡!sí al final vas a tener que darme masajes todas las noches, y sí no ya lo verás, hijo mío!!- ¡!sí eso te hace feliz, mamá, yo te haré todo lo que me pidas!!-.

Aquellas palabras me sonaron a que Jorge sabía lo que decía, eran palabras con una clara segunda intención, lo tenía todo preparado, aquella misma noche, iba a provocarlo más aún, iba a disfrutar del todo con el masaje de mi hijo, iba a dejarle bien claro que era lo que necesitaba dentro de mi, además era viernes y posiblemente Patricia cenaría con una amigas aquella misma noche. Solo de pensarlo me estaba poniendo cachondísima perdida, como deseaba la polla de Jorge, más que nunca.

Solo pensaba en aquella mujer con la que me había escrito y me había aconsejado esto, me la imaginaba de rodillas sobre la cama y con el coño abierto a las manos de su hijo, me imaginaba como su hijo se sacaba la polla y comenzaba a penetrarla sin poder evitarlo, víctima de una súper excitación y también me la imaginaba gozando mientras su hijo le arremetía su preciosa polla hasta lo más hondo de ella, sintiendo el placer, el inmenso placer que siente una madre al alcanzar un orgasmo tras otro con su hijo, es la cosa más morbosa y más emocionante que jamás pudiera haber imaginado ni experimentado.

Amigas lectoras, no podéis ni imaginaros lo que puede llegar a sentir una mujer mientras su hijo la sodomiza, es algo increíble, he tenido relaciones via e-mails con algunas mujeres incestuosas y todas dicen lo mismo, que no hay nada como la penetración anal por parte de tu hijo, muchas madres no habían probado el sexo anal hasta que sus hijos las habían desvirgado. Intentar cerrar los músculos del recto mientras tu hijo eyacula dentro de ti es algo que no tiene precio, escuchar sus gemidos y escuchar como te llama “mamá” mientras se corre con convulsiones es algo maravilloso, lo aconsejo a todas las madres que tengas incesto con sus hijos, y las que estáis aún con dudas os aconsejo que hagáis lo que yo hago, provocar un encuentro que ningún hombre podría rechazar.

Llegó la noche y antes de que pudiera darme cuenta Patricia ya se había ido con sus amigas, cenamos Jorge y yo solos, viendo la televisión, cuando mi hijo me asombró con un comentario que me dejo fuera de sitio, no eran ni las diez de la noche cuando me dijo, -” bueno mamá, vamos a por ese masaje o no?? “- ” caramba Jorge, sí que tienes ganas de tocarme el culo, hijo, yo pensaba que hasta que no nos fuéramos a dormir no me pondría el supositorio”-, mientras le decía esto entre risas, mi hijo se estaba levantando del sofá e iba hacia el cuarto de baño, poco después sacó el bote de vaselina y los guantes de látex, -” para que esperar mas, mamá, estamos solos, Patri no está y como tengo que ponértelo que más da ahora que más tarde”-.

Así que nos dirigimos a mi dormitorio y sin más preámbulos me subí la bata de estar por casa hasta la cintura y me quité unas bragas blancas que tenía puestas, mi hijo me miraba como impaciente, con ojos de deseo, acto seguido me puse de rodillas sobre la cama y con la bata remangada en la cintura puse mi culo en pompa, totalmente ofrecido a Jorge, -“nada hijo, aquí tienes mi culo, tócamelo a tu gusto, que estamos solos, intenta no hacerme daño, mi vida”- “tranquila mamá, que no te haré ningún daño, al contrario, hoy te voy a dar un masaje más largo y delicado que ayer”-, esa respuesta era mi oportunidad, así que sin ningún tipo de miramientos ni escrúpulos le respondí con total cara dura -” pues recuerda nene, que soy una mujer además de ser tu madre, y que no soy de piedra, no sea que me toques demasiado bien y no quiera separarme de ti en toda la noche”- ” eso es lo que voy a intentar mamá, tocarte tan bien que no me pidas nunca que lo deje”-. La conversación estaba llegando demasiado lejos, estábamos diciéndonos las cosas muy claras y aquello tenía pinta de acabar como yo quería.

Jorge le propinó dos besos a mis glúteos, y comenzó a repartir la crema de vaselina por todo mi ojete como el día anterior, yo me movía a su compás mientras comenzaba a penetrar su dedo dentro de mi, un grito por mi parte lo alarmó y me dijo -” te hago daño, mamá, o es que te gusta demasiado ¿??”- “cariño, mi niño, te he dicho que no soy de piedra, tu que crees ¿?, sí me estás metiendo un dedo por un sitio en que nunca ha

entrado nada”- “¿¿ eres virgen mamá, eres virgen por aquí?? “- ” si cariño, nunca he tenido sexo por aquí, ni con tu padre ni con nadie”- ” pues no lo sabía mamá”- “¿ y tu Jorge ¿?, has tenido alguna relación con alguna chica por atrás ¿?- “tampoco mamá, nunca le he dado por el culo a ninguna chica, pero tengo unas ganas enormes de hacerlo con alguna”-.

Al decirme esto, me di la vuelta y observé que los ojos de mi hijo se clavaban en los míos, su paquete estaba a punto de reventar dentro del pantalón, así que le dije, sabiendo como acabaría la cosa, -” y te gustaría estrenarte ahora mismo ¿?, te gusta mi culo, te parece sexy, cariño ¿? “- en ese momento mi hijo se bajó el pantalón y sacó su enorme herramienta de amar, -“mira mamá como me tienes, a ti que te parece, estoy deseando cambiar ese dedo que te meto en el culo por esto, te deseo mucho mamá, deseo hacerte al amor, por delante y por detrás. “-.

Yo estaba asombrada, mi hijo me estaba diciendo todo lo que yo quería oír para empezar a gozar, supongo que no tengo que contar nada más, solo que en ese preciso momento nos desvirgamos el uno al otro, mi hijo me penetró el ano con maestría y yo lo acepté con la misma maestría que el estaba empleando para penetrarme. Nunca he conseguido tantos orgasmos en mi vida, el acto sexual con mi hijo va cada vez mejor y yo me encuentro cada día más feliz y bonita, más satisfecha, más sexy y más activa.

Solo darles las gracias a esas dos mujeres que me han enseñado a gozar, porque a partir de ese día mi hijo Jorge y yo hacemos el amor cada día, y nos hemos vuelto unos expertos en el sexo anal, nuestro preferido. Besos. Gracias Rachel, gracias TiffanyTambién gracias a vosotros por sus votos….

Autor: Montse

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Desvirgada por el amante de mi marido

Que tal amigos mi nombre es Adanelly Hernandez, soy mexicana de 40 años naci en el bello puerto de Acapulco gro. pense mucho las cosas antes de dar a conocer mi relato mas que nada por que en mexico a un tenemos una cultura de tabu en el sexo. me anime a mandar mi relato mas que nada gracias a un amiga la cual es socia de su pagina erickabriss. por lo tanto le agradezco me animara a contar mi vida
case muy joven con un hombre norteamericano el cual conoci en el hotel donde yo laboraba como secretaria tenia en ese entonces 18 años y el 44, era mi primer trabajo. la verdad me deslumbre ante el si habia tenido novios antes pero nada comparado con el en su trato y en su persona . esta por demas decir que era el jefe del hotel.
case con el a los 4 meses , y fue toda una locura en mi casa el dia que les comente que me iba a casar , mi mama se oponia por la diferencia de edades mas que nada, pero contra viento y marea me case ilusionada .
soñaba con mi noche de bodas y en mi circulo de amigas todo era comentarios sobre la famosa noche no puedo mas que decir que esa famosa noche tan esperada llego y me prepare para la ocacion recuerdo que fui con una amiga a comprar mi lenceria para esa noche y tras mucho buscar por fin logre comprar algo que ami me gusto .
es aquí donde se puede decir que empiesa mi verdera narracion de mi vida al lado de este hombre fue ahí donde descubri que era un sabirita.
esa noche no paso nada ya sea por que el pretexto que no podia dejar a sus invitados solos o por que habian viajado desde chicago para estar con el y cosas asi. estuvimos dos dias mas antes de viajar de luna de miel y fue en esos dias en donde me estrenaron como mujer pero tambien fue ahí donde conoci su lado bi de el. en una sola noche supe mas de su vida que en todos esos 4 meses que fuimos novios. me conto que tenia un amante y que desde los 15 años se concideraba homosexual .
la verdad crei morirme esa noche recuerdo que llore y llore hasta el amanecer pense en regresar ala casa y decir que no habia pasado nada , pero pensaba en los reproches de mi madre y en el que diran .
el hablo conmigo me dijo que no me preocupara de nada que el me hiba apoyar en todo y que jamas me faltaria nada a mi y a mi familia . pero que lo aceptara tal como era que no era malo ser homosexual que era parte de su sexualidad . esa noche salimos a cenar y me llevo a bailar fue ahí donde me dijo que esa noche comenzaba mi noche de bodas .
llegamos al condominio y grande fue mi sorpresa cuando vi que las luces estaban encendidas pense entraron a robar pero no, el me calmo y solo me dijo es que nos esta esperando jason.
jason era su amante pense encontrarme un hombre de su edad pero grande fue mi sorpresa al verlo como de unos 25 años , lo salude y me saludo me sentia incomoda la verdad por la situacion.
pero logre superarme nos sirvio dos tragos y nos presento.
estuvimos platicando de muchos temas , en un momento mi marido fue al baño y jason se acerco ami , me dijo, de verdad no se como lo tomes pero quiero que sepas que desde que te vi en las oficinas soñaba con hacerte mia. platicamos de su infancia, de su vida, de cómo conocio a mi marido etc, que pasaron mas de tres horas hasta romper el hielo .
me beso, fue cuando vi a mi marido no atinaba que decir la verdad. mi marido solo sonrio y me dijo que no me apenara se acerco a mi, me tomo mis manos y me las llevo a las de jason. jason tomo mis manos me dijo tranquila no estes nerviosa ven sigueme, me ayudo a pararme , me llevo a la habitacion yo regrese a ver a mi marido pensando que diria algo pero no fue asi ,solo me dio una nalgada y dijo a jason ten cuidado recuerda que es mi mujer .
entre a la recamara nerviosa nos empesamos a besar al principio timidamente despues fue mas largo el beso, lo senti tocarme me empeso a sobar mis pechos, a morderme el lobulo de la oreja, me desabrocho la falda y me saco la blusa me empeso a sacar mi senos. hubo un momento en que pense salir de ahí, pense que diria mi madre si se diera cuenta que estaba a punto de ser desvirgada por otro hombre que no era mi marido , era una lucha entre mi moral y la calentura que en ese momento sentia. cuando me mamo mi concha fue la locura para mi. me abrio las piernas poco a poco y me mamaba completa desde el culo hasta mi raja .
se detuvo , se saco el pantalon y lo vi ahí desnudo ante mi solo con la camisa, lo que vi en ese momento era la primera verga que en mis 18 años por fin veia . me llevo mi cabeza a su verga y se la empese a mamar creo que para esa primera vez que mamaba una verga no lo hacia mal por que en su rostro de el se notaba lo bien que la estaba pasando. detuvo con sus manos mi mamada y me recosto sobre la cama sabia lo que venia que me abri de piernas todo lo que pude me metio un dedo me estuvo dedeando como 3 minutos me restregaba su verga en mi raja me sobaba los pechos, cuando senti la presion de su cabeza en mi raja di un sobresalto , calmate me dijo sera despacio volvio a intentarlo de nuevo
y yo volvi a brincar al sentirlo de tal forma que cerraba mis piernas , me miro a los ojos y me beso se subio encima de mi y con sus manos me abria la pepita , abrete me dijo pero toda, sin miedo dejate llevar abrete lo mas que puedas, me duele le dije lo se linda me dijo pero necesito que te relajes. lo intente de nuevo y me abri ante el fue caundo lo senti entrar senti la cabeza como se abria camino en mi interior vi luces de colores en ese momento , recuerdo que grite, salte le dije me lastimas ,salte por favor , salte , tranquila me dijo ya entre, ya tranquila ,ya esta adentro ya te hize mujer .tranquila mamita . pero que apretada estas mami ,de verdad tenia años que no me cojia una como tu estuvo como 2 minutos dentro sin moverse, despues se empeso a mover despacio al principio y mas duro despues lo sentia llegar muy ondo en mi vagina solo jadeaba, y me deje llevar por el ,me cojio como quiso fui una muñeca en sus manos, cuando me estaba cojiendo me puso boca bajo mirando a la sala y vi ami marido en la puerta de la recamara viendo como el me estaba cojiendo de perrito hubo un momento en que me la saco toda y me la volvio a meter de un solo golpe y lo senti venirse cai desfallecida sobre la cama . hasta ese momento no habia pensado sobre la posibilidad de quedar preñada y cuando me asalto la idea me puse a llorar, jason se levanto de la cama y me acaricio el pelo me dijo que me pasaba le dije que nada, me levante y estuve a punto de caer sentia las piernas flojas como de gelatina , en la cama estaba mi virginidad que por tantos años mi madre me dijo que tenia que cuidar para el hombre que se casara conmigo, habia sangre en las sabanas , fui ala cocina tome un vaso de agua, me dolia mi vientre me hice un te de manzanilla.
al poco rato llego mi marido me dijo como me sentia le dije que bien me dijo no dime que tienes le dije que me preocupaba quedar embarazada de jason que tal vez el se molestaria , me dijo que no . despreocupate me dijo que yo me voy a ser cargo de eso y mas si quedas embarzada no hay problema conmigo .
me llevo a la cama de nuevo y me dormi.
se que esa misma noche jason lo cojio a el por que yo escuchaba sus gritos de el hasta la recamara.
como a las 5 de la mañana desperte para ir al baño, jason estaba ami lado fui al baño orine y senti un ardor enorme al momento de orinar ,me quede en la orilla de la cama viéndo a jasón no podia creer que horas antes me habia dejado coger por el , en ese momento me vino una cruda moral enorme , el se desperto y me abrazo tranquila me dijo no llores , acaso te arrepientes , de que yo te hiciera mujer, dimelo anda contestame , no le conteste , tomo mi cara en sus manos y con sus dedos rozo mis labios, me acaricio la cara me beso , en donde esta mi marido pregunte, ven me dijo y me llevo , lo vi estaba en la sala desnudo habia varias botellas de licor regadas por el piso y eso le pregunte quien tomo esas botellas fue el me contesto , pense que estaba golpeado por que se le veian manchas como costras no era otra cosa mas que el semen de jasón , me acerque a taparlo y vi que tenia sangre en el culo, señal de que se lo habia cojido.
me di vuelta , jasón me abrazo , senti sus manos en mi caderas , tengo sueño le dije vamos a dormir , me abrazo por detrás senti su verga en mi culo , me pellizcaba los pechos .
me enloqueces adanelly me gusta como estas de estrecha, no me cansaria de romperte , de estar dentro de ti .
estas divina , me beso de nuevo me deposito sobre la cama boca bajo , senti su lengua en mi pepita al principio me ardia después yo misma levante mi grupa en busca de su lengua me mamo completa , me abrio las nalgas me mamo el culo de una forma brutal , jamas vi una señal de asco en su cara , senti sus dedos en mi pepita, que me abri por instinto, senti uno, dos , tres dedos dentro de mi vagina , que explote en un orgasmo .
asi , asi , mamita asi dejate llevar me decia el tomo una almohada me la puso debajo , sentia como acomobada su verga en mi pepita como abria mis labios con sus dedos ,despacio por favor , despacio me arde le dije me empeso a coger muy lento , sentia sus huevos en mi culo, lo senti llegar hasta lo mas hondo de mi intimidad . me levanto de la cama me cargo en sus brazos , me empeso a coger en el aire , me volvio a costar sobre la cama de frente a el tomo mis piernas y las llevo a sus hombros , perdi la cuenta de cuantos orgasmos tuve esa madrugada ,
cuando senti su verga crecer mas dentro de mi supe que estaba por venirse , yo en esos momentos gritaba como una loca , le arañe la espalda , lo mordi, no se que tantas cosas mas hice , senti su verga , su empuje como buscando que su verga derramara su leche en lo mas profundo de mi vagina, emitio un bufido se dejo ir sobre mi.
senti su peso en mi cuerpo, cuando me desfloro no pude notar que su verga no perdia fuerza pero esta vez si lo note , me sentia mojada pero a la vez llena de el . cuando me la saco, lo mire a los ojos que senti pena de mi reaccion ante el .
para mi sorpresa su verga jamas perdio fuerza me acaricio los vellos de mi pepita y se acosto a mi lado tomo mi mano , la llevo a su verga estuve sobandola por un rato crei que era solo cuestion de tiempo paraque se le bajara , me miro a los ojos y sonrio, no te cansas le dije, no me dijo por eso tu marido no me deja por que lo puedo estar cojiendo por horas y horas sin que se me acabe la leche .
y tu como estas me dijo, algo cansada le conteste, me quiero bañar me siento sucia sudorosa , no asi estas bien me dijo , asi me gusta a mi quiero que tengas dentro de ti mi semen , pero no me gusta voy a bañarme le contesta , me levante y fui al baño el vino detrás de mi , salte le dije quiero hacer popo , salte jasón por favor salte , cerro la puerta pero no se salio no me quedo otra mas que defecar con el ahí , me sentia incomoda , acaso no te molesta le dije , no me dijo te voy a decir algo que no sabes pero que lo tienes que saber por que ya eres mi mujer , estuve preso 5 años fue ahí donde oscar ( mi marido ) me conocio no hice nada malo no mate ni robe , pero en mi antiguo trabajo para no liquidarme me acusaron de robo y tu esposo me saco de la carcel el hiba ahí con frecuencia a buscar clientes ahí nos conocimos . por eso el olor del culo es inconfundible para mi y dejame decirte que tu tienes un culo que huele y sabe a flores comparado con otros culos.
y quiero que sepas que yo para venirme y quedar satisfecho nesecito meter mi verga en un culo asi que esta por demas decirte que te voy a coger el culo .
no supe que decir me quede pendeja por lo que me dijo , me lavanto de la tasa y me limpio el culo el mismo . me recargo en la pared del baño me abrio las nalgas senti el papel limpiando mi ano, me llevo a la regadera me lavo con jabon y agua .
tengo miedo aun que no lo creas le dije , de que me contesto el, de que tu cosa me lastime o me causes una herida por dentro no se, que mi tripa no resista , tranquila no temas me dijo dejalo en mis manos .
me seco con la taolla y desde el baño me empeso a meter la lengua en el culo me estuvo mando el culo en el baño me tomo de las manos y me llevo de nuevo a la recamara ,sentia un sudor frio por mi cuerpo me deposito en la cama me beso me dedeo me lamio los senos , me hizo relajarme , senti que se paro y salio a la sala donde estaba mi marido regreso con un bote de gel , me puso boca bajo y me emposo a meter un dedo me embadurro el culo con el gel lo senti frio , relajate me dijo , senti otro dedo en mi culo , sentia como me dedeaba , me quise levantar de la cama y no me dejo no tranquila ya esta me dijo , senti que me sacaba los dedos , senti su lengua de nuevo en mi culo que me urgaba en lo mas hondo de mi, nunca dio señales de asco me pidio que me abriera las nalgas, se paro y lo vi ponerse gel , en la verga , vino hacia mi senti como me puso mas gel en la cola me tallo su verga , toma me dijo me dio su camisa muerdela , senti su verga en mi culo senti la presion emite un grito y lo detuve con mi manos despacio , despacio por favor jason, senti un nuevo empuje y ahí si grite senti como la cabeza de su verga entraba en mi culo , se me doblaron las rodillas y me deje caer al piso , ya tranquila me dijo ya paso, a ver parate , estaba yo fria , ya dejalo por favor me duele mucho ya no, no me escucho me cargo sobre la cama y de nuevo lo senti , abrete el culo, abretelo con las manos , abrete el culo , hice lo que me pidio estire mis nalgas con mis manos senti como apoyo la cabeza en mi ano no tengo palabras para decir lo que paso despues senti un desmayo en mi todo se oscurecio para mi senti como me desgarraba por dentro , el dice que me estuvo culiando asi desmayada mas de media hora cuando recobre la lucidez , sentia el culo como un enorme boquete , tenia sangre y ganas enormes de defecar que camine al baño tambaleante no se ni como llegue .
esa noche perdi mi virginidad vaginal y anal con jason .
regresamos con mi esposo a la vida diaria de casados en mi casa jamas descubrieron mi doble vida de casada .
jason me estuvo cojiendo hasta los 28 años , casi se puede decir 10 años desde que lo conoci , lo mataron en un asalto a una joyeria era vigilante . me embaraze en ese lapso dos veces hoy mis hijas ya son unas sritas de mi marido herede unas conseciones de taxis.
me case nuevamente a los 30 años con un hombre mayor que yo hoy vivo con el por la seguridad que me da pero jamas olvide a jason.

mariahernandez.
agradezco algun comentario.
mariahdz@hotmail.com

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Sodomizando a Steffi Graf

Por empezar esta es una fantasía por que esta mujer me vuelve y espero que nadie se enoje
Voy a ver una final de tenis donde va a jugar steffi graf, y siempre me calentó mucho, entonces me logro pasar como un periodista mas y esperarla para verla de cerca y poder tocarla o pedirse un autógrafo, en un momento los fotógrafos se amontonan en un rincón y llega un auto, se habre la puerta y baja steffi, yo la miro y aprovechando la confusión me dirijo para la zona de los vestuarios para poder pedirle el autógrafo mas tranquilo, en eso veo gente de seguridad y me escondo en un armario, steffi baja del auto y después de dar algunas notas ,decir lo importante que es el partido de hoy, que viene a jugar sola sin ayudante ni entrenador y se va para su vestuario.
Ella ingresa y cierra la puerta con llave, la casualidad quiso que yo este en un armario dentro de su camarín, y empiezo espiar.
Ella venia con pantalón deportivo largo y una remerita, deja su bolso en un banco, lo abre y saca sus cosas, entre ellas una toalla, yo habri un poco la puerta del armario y la miraba , ella esta sentada de espalda a mi, entonces steffi se saca la remera y el pantalón y queda en corpiño y bombacha y para mi suerte ella se estaba por dar un baño, no lo podía creer steffi graf la tensita que mas me había calentado esta en ropa interior frente mío y se estaba por desnudar para ducharse, mi pene se estaba poniendo duro y quería salir del pantalón.
Steffi se puso de pie, y pude ver su gran fisico y sobre todo su hermosa cola que tanto me calentaba ver en los partidos de tenis con su pollerita.
Se desabrocha el corpiño y se baja la bombachita, mmm yo ya no aguantaba mas y me desabroche el pantalón y saque afuera mi pija que no daba mas, me quede inmóvil mirando su culo tan perfecto y desnudo, steffi se va para las duchas y verla caminar desde atrás como movía su cola era hermoso y mi aparato esta a mas no poder, ella a abrió las duchas y se metió, se puso de costado y pude ver como sus tetas colgaban, eran una cosa divina, se mojo el peloy se empezó a enjabonar el cuerpo, yo seguía inmóvil y no podía creer los que estaba viendo, ella pasaba su jabón por sus tetas y empezó a bajar hasta su conchita que hasta ahorra no se la podía ver, luego ella se dio vuelta y se enjabono sus preciosas nalgas, ella siguió un rato mas, hasta que cerro las duchas y se puso la toalla. Una en la cabeza y otra en su cuerpo.
, en eso suena el teléfono a lo que ella contesta muy enojada:
-. Ya que mis ayudantes no vinieron no quiero que me molesten, voy a salir 5 minutos antes del partido.
A todo esto yo ya me había olvidado que estaba ahí por el autógrafo mire el reloj y faltaban casi dos horas para que comience el partido, lo que me gusto mucho por que iba a estar dos horas mirando a mi idola steffi. Pero a esta altura yo tenia mi pene en la mano y steffi se puso su ropa interior y su uniforme de jugar (una minifalda blanca y una remerita ajustadita). Y se recostó sobre el banco y se puso una toalla en la cara.
yo podía ver sus tetas como se marcaban en la remera ajustada y espere un ratito,
Abrí la puerta del armario y agarre del piso un tubo de plástico que había ahí y me acerque despacio hasta donde estaba ella, yo tenia la respiración a full y mi pene lo metí adentro de mi pantalón, y sin querer patie el banco y ella reacciono y se saco la toalla de la cara y cuando me vio se quedo quieta sin palabras, entonces le dije discúlpeme vengo a que me de una autógrafo, ella se sienta en el banco, yo no podía dejar de mirarla, ella me pregunta .- ¿te pasa algo? ,.-no, es que sos mi idola y aparte de eso estas muy buena y no doy mas de la calentura y me bajo los pantalones y el calzoncillos y le muestro mi aparato que estaba muy duro, ella quedo sin palabras entonces yo me acerque la agarre la cabeza y le apunte mi palo a su boca , ella la tenia cerrada , se la pasaba por los labios lo que me hizo calentarme muchísimo y casi estallo en ese momento y le digo .- dale abrí la boca.- ella medio que reaccionó y trato de ponerse de pie, pero yo como la tenia agarrada bien fuerte de su cabeza no se pudo poner de pie, entonces le dije, .- mira te filme mientras te bañabas y si no me la chupas lo publico en internet.- steffi se asusto por que estaba dominada y abrió un poco los labios y cuando lo hizo le apunte mi glande, steffi lo agarro con sus manos y le empezó a dar besitos en la punta lo cual me volvió loco de placer y le dije.- dale pásale la lengua y metetelo todo.- steffi abrió su boca y empezó a pasarla lengua por la cabeza y lo chupaba como si fuera un chupetín estuvo un ratito hasta que abrió su boca y se lo empezó a meter, lo metía hasta la mitad y lo sacaba a esto yo me agarre mas fuerte de su cabeza y cuando ella lo metía , le atraje la cabeza hacia lo que provoco que mi grande se meta entero en la boca de steffi, la cual espeso a tener arcadas , entonces yo la soltaba y ella la sacaba y cuando la volvía a meter hacia lo mismo para metersela hasta la garganta, estuve así un rato hasta que empecé a acabar cuando se la estaba metiendo, se la saque y le largue toda la leche en la cara, la mayor parte fue a su boca la cual quedo llena de mi leche, la agarre fuerte del pelo y le dije .- trágatelo todo que te va a hacer bien para el partido de hoy, tomala toda mi lechita steffi.- ella se lo trago todo y le dije .- límpiame con la lengua.- , lo cual ella respondió sacando su lengua hermosa y lamiendo mi palo de arriba hasta abajo.
Cuando terminamos ella se puso de pie y le dije .- mira tu remera y pollerita esta toda manchada, no podes ir así al partido, sacate toda la ropa y date una ducha.-
Steffi dudo y se quedo quieta y yo dije .- dale no tengas vergüenza si ya te vi desnuda, dale te voy a ayudar.- me acerco a ella, le saco la remera y digo .- date vuelta que te saco el corpiño.- se da vuelta y no podía dejar de mirarle la cola tan divina que tenia.
Y agarro el cierre que tenia atrás la pollerita y se lo bajo tocándole sus nalgas lo que me producía un placer nunca pensado. Y la pollerita se le cayo hasta los tobillos, y le baje también la bombachita, yo estaba a mas no poder con la calentura y le digo .- dale andate a la ducha.- steffi se va caminado hacia la ducha y pude ver su tan deseado cuerpo desnudo, que lindo que movía su culo desnudo cuando caminaba.
Steffi abrió la canilla y se metió en la ducha, a todo esto o no daba mas y sin pensarlo me desnude completamente y fui hacia la ducha y me metí con ella, steffi me vio y no dijo nada , ella estaba caliente y también quería gozar.
Steffi se mojaba el pelo, su cuerpo tan divino, y agarro el jabón y sus primeras palabras fueron .- queres que te enjabone?.- ¡ bueno dale ¡! No podía creer este momento steffi me pasaba sus manos enjabonadas por mi pecho, fue bajando hasta mi pija, se puso de rodillas y empezó a enjabonarla junto con los huevos, eran divinas sus carisias , también me dio vuelta y me enjabono la espalda y mis nalgas, me doy vuelta y dice .- enjuágate.- y le respondo .- bueno ahora me toca a mi.-
Ella se pone de pie y era hermoso tener a steffi adelante mío desnuda, me enjabono las manos y acerco mis manos a su pecho y se los tocos(tiene unas tetas divinas) y empiezo a pasar mis manos enjabonadas se las toque un rato y luego baje hasta su pancita , tenis la piel muy suave, me arrodille y steffi abrió un poco las piernas y le enjabone la conchita le alcance a meter un dedo y ella suspiro.-mmmmmm y dijo .-bueno ahorra la espalda.- me pongo de pie y steffi se da vuelta y le empiezo a pasar el jabón por la espalda y fui llegando hasta sus nalgas que son hermosas y se la empiezo a manosear despacio, me pongo de rodillas y tengo el culito tan divino de steffi en mi cara, lo que le digo.- steffi inclínate un poco que te voy a lavar bien el orto.- ella se inclina un poco y apoya sus manos en sus rodillas y queda todo su culito para mi, le empiezo a pasar el jabón por sus nalgas y me acerco despacio a su raya, le abro los cachetes un poco y veo su agujerito anal tan chiquito y hermoso y empecé a pensar en como te lo voy a romper, seguí pensando eso tan chiquito va aguantar mi pija, te lo voy a penetrar y apoye un dedo en su agujerito, era hermoso y le paso varias veces el jabón por la raya del culo, lo que hace mucha espuma y bajo hasta sus piernas, agarro sus caderas y le pongo su cola bajo la ducha. Le digo steffi ponele el tapón a la bañera así se llena, steffi se agacha y aprovecho y la agarro de las caderas y le paso la lengua por sus nalgas, por sus raya y se lo manoseo todo, ella cerro el agua de la ducha abrió una canilla con una manguera, steffi se acuesta en la bañera boca arriba y dice .- veni acostate arriba mío.- con cuidado le hago caso y cuando estoy arriba de steffi la empiezo a besar, era hermoso ella respondió a mis besos y abrió su boca y nuestras lenguas se encontraron, no parábamos de besarnos, yo saque mi lengua de su boca y se le empecé a pasar por su cara, a steffi le gusto y pasaba su lengua por mi cara, steffi reacciona y dice .- bésame las tetas y mi conchita por favor.—empiezo a bajar, primero su orejitas , su cuello , sus divinas tetas que aparte de pasarle la lengua, se la agarre y chupaba como para sacarle leche, steffi suspiraba , seguí bajando hasta legar hasta su conchita, se la empecé a chupar era hermoso, ella suspiraba ahhhhyy , le paso la lengua de arriba a abajo y se la meto adentro, seguí chupandosela y le metí un dedo a lo que staffi respondió .- ahh sii veni arriba mío.- ella estaba muy caliente y quería sentir mi grande adentro suyo. Me acuesto arriba otra vez y nos besamos nuevamente, ella agarra mi pija con sus manos y la pone a la entrada de su conchita súper mojada, ardiente y con muchas ganas de recibir mi glande, me dejo caer sobre su cuerpo y mi glande se va introduciendo en la cálida cueva steffi era una sensación que no tenia palabras sentir mi pija entrando en la conchia de steffi, a lo que cerro los ojos y habría cada vez mas sus piernas hasta que mi aparato entro hasta el fondo, se la saque un poco y se la volví a meter rápido steffi logro decir .-amhhyyy ummmm , se la saque nuevamente despacio y se la metí despacio, disfrutaba eso como loco, seguí así un rato mas a lo que steffi empezó a suspirar y su respiración se acelero, yo seguí abrazando fuerte y besando por toda la cara a steffi, movia mis caderas arriba y abajo, no podía creer que lo estaba haciendo con steffi, era muy hermoso follarmela, a lo que acelere el ritmo a lo que steffi decía .— ahhy que lindoooo seguiiii masss mmmm aahh seguí aumentando el ritmo y steffi pego un fuerte suspiro, su cuerpo tembló, movía la cabeza (había tenido su orgasmo) .— ahhhhhh mmmmmmmm yo seguí un ratito mas hasta que acabe adentro de steffi, fue muy lindo, nos quedamos lo dos abrazados tratando de recuperar la respiración. Nos besamos y steffi me mira y dice .- que lindo que fue.—le contesto .—queres que te chupe la conchita y te la limpie.- steffi: .- bueno dale.- yo.- pero date vuelta mejor, ponete en cuatro como los perritos así la chupo desde atrás.- (lo que no se esperaba steffi era que quería su culito), se dio vuelta y se puso como perrita y quedo su hermoso culito enfrente mío, me arrodillo y se lo cupo nuevamente, le paso la lengua por su raya, le manoseo sus nalgas tan bien formadas y agarro la manguera que antes habíamos conectado y le tiro agua en su cola, le abro las nalgas y veo nuevamente su divino orificio anal, también le tiro agua ahí, le paso la lengua por su raya y la acerco a su orificio, le paso la lengua despacito por su agujerito , alo que steffi respondió con un suspiro largo, pero dice .- ahí no me gusta, chupame la conchita, yo bajo con mi lengua asta su conchita, yo ya estaba que no podía mas nuevamente y agarre mi glande, y se lo pase por la raya de su culo para que lo deseara, un par de veces cuando bajaba se lo insertaba en su conchita, y en una de las subidas me detuve a la entrada de culo y lo apoye en su orificio anal de steffi, la agarre de sus nalgas y se las abrí lo mas que pude, era hermoso sentir la cabeza de mi glande tocar la entra de su culo, empecé a hacer presión y el agujerito anal de steffi rechazaba mi glande, ella dijo .- para que por ahí no quiero me va doler, nunca lo hice..- yo conteste .- pero relájate y disfruta te va gustar mucho que te la den por el culo steffi, move tus caderas y déjate llevar por el gozo.- la tenia agarrada fuertemente de las caderas y no se podía mover, le empecé a mover sus caderas despacio y forma de círculos, empuje nuevamente, no quería entrar pero aumente la presión y le dije .- dale abrí mas las piernas steffi.- el agujerito de steffi se iba abriendo despacio y mi glande se introducía ahí, la mira a steffi y tenia la cara llena de dolor, pero se notaba que estaba caliente, empezó a gritar y suspiraba, con una mano alcance una toalla y se la di para que la muerda no se escuchen sus gritos, mordió la toalla y gozaba como loca, algunas palabra se le alcanzaban a entender .- ahhy me esta doliendo muchísimo uhhhyyy me siento toda llena , me duele el culo ahhhyyyy.- , me agarre fuerte de sus caderas y mi pene iba entrando lentamente en canal anal, me costaba muchísimo la tenia súper dura y se me doblaba cuando se la metía, le daba golpes, estocadas fuertes y mi glande entraba de apoco, steffi gozaba por tener enterada en su ano mi glande, su canal anal era cálido y súper estrecho lo cual me apretaba mucho mi polla , así seguí un rato agorándola fuerte de su caderas y empujando de apoco hasta que llegue al final, tenia mi pija enterada entera en el culo de steffi, se la deje un ratito ahí metida entera y con una mano le manosie la conchita, a lo que steffi tubo un orgasmo muy fuerte, fueron como contracciones y se puso nerviosa y dijo .- ahhy sacamela por favor.- , yo tenia mi polla clavada completamente en el culo de steffi, trate de sacarla pero no podía, ella se puso nervioa y cu culito se cerro y apretó aun mas mi polla, mi polla se fue poniendo un poco blanda adentro de su canal anal le digo .- relájate steffi sino no la puedo sacar, goza como antes.- y me agarre de nuevo fuerte de sus caderas y empecé a empujar de nuevo, mi polla empezó a tomar el tamaño de antes , steffi gritaba con la toalla en la boca y gozaba, se la saque hasta la mitad y se la metí de golpe hasta el fondo , steffi pego un grito fuerte y quedo medio desmayada, en ese momento la empecé a cabalgar se la sacaba hasta la mitad y se la volvía a meter hasta el fondo, justo cuando se la estaba metiendo ella tubo otro orgasmo y cerro tanto el culito que fue hermoso sentir su canal anal apretarme la polla, su cola era cálida esponjosa. seguí metiendosela por el culo a steffi y su agujerito ya era agujero y seguí abriéndose para recibir con menos dolor mi glande, era hermoso y no podía creer que me estaba cabalgando por el culo a steffi, Steffi estaba en posición de perrita, la tenia agarada de sus caderas y podía ver como mi glande entraba y salía del interior de su culo, .- ahh toma steffi tómala toda mmm te gusta no perrita, como te estoy gozando que hermoso es tu culito steffi .- me incline un poco mas y la agarre del pelo y la cabalgaba sin parar, steffi no paraba de quejarse y gozar .- ahhhy me estas destrozando por dentro, me siento toda llenaa mmm ahhhy me duele muchooooo.—yo seguí metiendosela hasta el fondo, luego cambie de su pelo a sus tetas, me agarraba de sus tetas para enviarle mi glande hasta el fondo, seguí un rato mas así hasta que me agarre nuevamente sus caderas y con una manos le pegue dos o tres veces en sus nalgas a lo que ella respondió parando como podía un poco mas culito, a esta altura su culito ya no apretaba tanto la polla, se estaba abriendo, steffi estaba abriendo su culito para recibir mi glande, me agarre fuertemente de sus caderas y se la mandaba para adentro cada vez con mas fuerza, la sacaba un poquito y la mandaba hasta el fondo, mis huevos golpeaban en sus nalgas, cuando la tenia metida entera seguí empujando como meterle también los huevos, se la quería sacar or la garganta, seguí cabalgándola estuve un rato muy largo por que ya abrí acabado dos veces antes, cuando estaba por llegar para un ratito y después seguí, no quería que esto termine nunca, ver a steffi en cuatro patas siendo mi perrita, después de aproximadamente 35 minutos de estar gozando se su hermoso culo hasta que tuve un orgasmo tremendo adentro de su ano, creí que me iba en leche, le largue muchísima leche adentro de su culo, steffi ya estaba sin fuerzas y sus manos no podía aguantar su cuerpo y cayo sobre su pecho, después que termino de salir mi ultima gota de mi leche adentro de su ano, me deje caer sobre sus espaldas, seguí con mi pija insertada en su culo, me quede un rato disfrutando ese momento, cuando me levante se la saque de su culo, podía ver lo abierto que había quedado su culo , por el salía mi leche que antes yo había insertado ahí, al rato ella reacciono y nos fuimos para los bancos para que ella se cambie para el partido la miraba como caminaba desnuda y con mucha dificultad, por tener el culo roto, no podía creer que le habría roto el culo a steffi, le hice la cola. La ayude a cambiarse, ella decía que a pesar del dolor había gozado muchísimo y quería repetirlo, le dije bueno dale salí a ganar el partido de hoy y como recompensa te la meto de nuevo por el culo, y si pierdes también vas a ser mi esclava, y salió a jugar. En el partido yo la miraba y no podía creer lo que le había hecho y como en algunas jugadas se movía con dificultad ella le dijo a presa que tenia un dolor en la espalda. Si fueran a saber que era un poco mas abajo jee
Si le gusto esta fantasía escríbanme y le relatare que paso después de este partido o si quieren díganme a que famosa le gustaría que yo invente una fantasía mi correo es emilope821@hotmail.com – -gracias

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Una mujer anal

Estaba yo casado con mi primera esposa, con quien tenía sexo anal cada tanto; a ella le gustaba, no mucho, apenas lo suficiente para concedérmelo como un regalo especial en ciertas ocasiones. Decía que le dolía mucho, que mi miembro era demasiado grande para esas prácticas y si bien ella alcanzaba buenos orgasmos cuando lo hacíamos, por lo general los juegos previos eran muy fugaces, cortos ya que no me lo permitía. Ella (la llamaré Viviana, no es su nombre real pero deseo preservar su identidad ya que todo el relato es verídico) prefería que iniciara rápidamente la penetración y finalizar cuanto antes. Una vez que había alcanzado Viviana su orgasmo (mediante mi estimulación manual de su clítoris) me pedía textualmente “sacámela del culo, me duele mucho” con lo cual se perdía, antes y después, gran parte del placer anal.
De modo que abadaba yo, permanentemente, a la búsqueda de una amante con quien poder practicar mi sexo favorito, el sexo anal, con todos los juegos previos y con toda la pasíon que ello lleva implícito.
Viviana tiene una prima, a quien llamaré también con el nombre de fantasía Stella ,para preservar su identidad por las mismas razones anteriores, quien nos visitaba periódicamente, por vivir cerca de nuestra casa.
Stella estaba casada y tenía dos hijos (una nena de 10 años y un nene de 7), tenía en ese entonces 35 años, si bien su apariencia aniñada y juvenil la hacían aparecer como una adolescente. Su marido era empresario y viajaba constantemente. Stella no estaba feliz con su matrimonio, criticaba públicamente a su marido y no desperdiciaba oportunidad de decirnos, a Viviana y a mí, que no era sexualmente feliz con él.
Cada vez que Stella venía a cenar a nuestra casa (cuando estaba sola, que eran la mayoría de las veces), dejaba sus hijos en la casa de su madre, de modo de poder cenar los tres adultos tranquilos y tener conversaciones que no habrían sido posibles delante de lo niños. Casi siempre las conversaciones terminaban derivando en temas sexuales y yo, confieso, fantaseaba bastante con Stella, si bien me cuidaba mucho, tratando de no evidenciar mi deseo por ella, por ser ambas primas muy íntimas y no quería terminar generando un gran problema familiar.
Todas las veces, al terminar la cena, me tocaba a mí llevar a Stella a la casa de su madre en mi auto, donde recogía a sus hijos y de allí la llevaba a su casa; durante todo el trayecto conversábamos de temas tribiales (yo iba solo, mientras Viviana se quedaba levantando la mesa y arreglando la casa) pero siempre notaba en Stella cierto sutil coqueteo que ejercitaba conmigo. Yo nunca había querido insinuar nada, en el temor de desatar un gran problema y porque no estaba seguro si lo de Stella era genuino o solamente producto de mi imaginación.
Debo reconocer que si bien Stella me parecía atractiva, nunca había reparado demasiado en ella. Le decíamos, en confianza, La Flaca, por ser alta y muy delgada. Todo en ella era longilíneo, sus brazos, sus manos de dedos finos y delicados que parecían manos de un pianista, sus largas piernas, pechos pequeños y como siempre estaba vestida con ropas holgadas y polleras largas, era casi imposible adivinar su silueta y sus formas más íntimas, excepto en verano, donde usaba soleros livianos, sandalias y se podía notar que sus nalgas no eran abundantes, pero tenía una cola bien formada y paradita.
A mí, lo que más me atraía de ella era su rostro. Cabello rubi oscuro natural hasta los hombros, nariz chica y recta, ojos oscuros, con una expresión enigmática y una boca muy sensual, de carnosos labios a los que lamentablemente casi nunca pintaba con lápiz labial, ya que no usaba maquillaje, acentuando su apariencia aniñada. Prácticamente se podia decir que Stella era una mujer de “perfil bajo” y que bien podía pasar inadvertida, salvo que un hombre se detuviera a observarla cuidadosamente, como había hecho yo, en cuyo caso descubriría una atracción muy sutil y casi voluptuosa, sobre todo en su mirada y en sus gestos.
Por esas cosas del destino (donde muchas veces diferentes hechos circunstanciales suceden casi en simultáneo y generan una combinación de sucesos que adquieren gran importancia), teniendo una conversación con mi esposa, Viviana, vengo a enterarme de la intimidad de Stella, ya que, como dije, ambas eran muy amigas, además de primas, y se contaban mutuamente todas sus intimidades.
De modo tal que Viviana (mi esposa) me dice que le había contado a su prima Stella que yo era un hombre muy dotado, dando incluso precisiones sobre mis medidas de 22 x 6,5 cm, ya que Viviana misma me había tomado las medidas, con un metro de costura, esas cintas plásticas flexibles. Me contó Viviana que su prima se había sorprendido mucho y le llamó la atención, al saber que practicábamos también el sexo anal, preguntándole ” ¿Cómo puedes meterte todo eso en el culo? Realmente no me imagino semejante pedazo dentro de mi culo, pero debe ser fantástico poder comértelo todo”
Entonces Viviana le preguntó si había tenido experiencias anales y Stella, tras pedirle que guardara el secreto (grave error, las mujeres siempre terminan contándoselo a alguien, en este caso a mí) le confesó que había tenido la experiencia más fascinante de su vida. Allí Stella se sinceró ante su prima y le dijo que en los 12 años que llevaba al lado de su marido (no había conocido sexualmente otro hombre antes de él) jamás había alcanzado un orgasmo, lo cual explicaba muy bien la razón de sus constantes diatribas contra su esposo. En realidad Stella, por lo que contaba, no era frígida, sino anorgásmica. Se excitaba muchísimo, pero no podía alcanzar un orgasmo. Ahora bien, contó además que hacía poco, durante un viaje, había conocido circunstancialmente a un hombre con quien se había ido a la cama y quien le propuso tener sexo anal. Que allí, en ese momento, había experimentado el primer orgasmo de su vida, teniendo sexo anal y que estaba maravillada con ello. Luego repitió su experiencia un par de veces más pero que después de esos días nunca había vuelto a ver a ese hombre, quien estaba de viaje acidentalmente en ese lugar.
A posteriori, Stella le había propuesto a su marido tener sexo anal (obviamente, sin confesarle que acababa de descubrir que analmente alcanzaba orgasmos tremendos) obteniendo una gran reprimenda de parte del idiota de su esposo, quien poco menos la trató de puta degenerada.
Yo escuchaba ese relato de boca de Viviana y no podía dar crédito a sus palabras. Ese imbécil tenía a su lado una mujer que le pedía tener sexo anal y él la rechazaba!!!!!!!!! ¡¡¡¡Idiota!!!!! Bien se merecía ser un cornudo y yo habría de encargarme de hacerlo mucho más, a partir de ese momento.
Esa noche, tras la conversación con Viviana, me quedé turbado, estaba muy caliente y la imagen de Stella me daba vueltas en la cabeza. Creo que a Viviana le sucedió lo mismo al relatármelo, porque esa noche me ofreció su hermoso culo y la pude sodomizar largamente, como a mí me gusta, si bien cerraba los ojos e imaginaba que era a Stella a quien empalaba en mi verga.
Por esa coincidencia de hechos que hablaba al principio, a los pocos días vino Stella a nuestra casa, como de costumbre sola, a cenar. Había dejado sus hijos en lo de su madre y venía del gimnasio, con un bolso con su ropa, para bañarse en nuestra casa y vestirse para cenar.
Era verano, hacía calor y estaba yo con pantalones cortos y en zapatillas. En un momento determinado y sin saber que Stella había subido a la planta alta a bañarse y cambiarse, decidí hacer lo propio, para vestirme para la cena. Cuando iba subiendo las escaleras en silencio y sin encender la luz porque me iluminaba la lámpara de uno de los cuatros de huéspedes de la planta alta, me quedé helado, inmóvil. La puerta de uno de los cuartos de huéspedes estaba apenas entornada, habían encendido una lámpara de mesa y estaba Stella desvistiéndose, sin saber que yo la observaba desde la escalera.
Pude ver sus pechos pequeños (de costado) cuando se quitaba la remera de gimnasia y, como escuchando mis ruegos en ese momento, giró hasta quedar de espaldas y se bajó el pantalón largo, quedando con una pequeña tanga cola – less que apenas tenía atrás una fina tira que se metía entre sus nalgas. Allí pude descubrir ese culo de adolescente que La Flaca ocultaba con sus ropajes holgados, duro, parado, bonito, si bien para nada voluminoso…tampoco lo necesitaba, estaba sencillamente perfecto.
Retrocedí unos peldaños, lentamente, sin darme vuelta, de modo que si Stella llegaba a percatarse de mi presencia, bien podía pasar como que yo iba subiendo las escaleras y era una situación accidental. Mientras hacía esto, Stella se agachó para quitarse la tanga, antes de envolverse en un toallón de baño y aprestarse a tomar una ducha. Esa visión de su culo desnudo en la semipenumbra del cuarto, que habrá durado dos o tres segundos, no más, casi me mata del corazón….quedé como loco y durante toda la cena no hacía más que pensar en lo que había visto y, encima, lo relacionaba con lo que Viviana me había contado………estaba realmente sobre-excitado y mi cabeza trabajaba a toda máquina.
Esa noche, como siempre, me tocó llevarla nuevamente a su casa y en el camino, antes de recoger a sus hijos, no pude más y le conté lo que me había dicho Viviana sobre su experiencia anal y que desde entonces vivía obsesionado con ello. Me jugué el todo por el todo y decidí que si fracasaba en el intento, trataría que quedara en una charla íntima entre ambos. Stella me sonrió y me dijo, muy suelta de cuerpo “¿Y debiste esperar hasta verme desnuda hoy para proponérmelo? ” Yo casi me muero, primero de sorpresa y después de la risa. De modo que la muy ladina había preparado todo, esperando que yo subiera para desnudarse!!!!!!!! Muchas veces los hombres no valoramos el coraje y la determinación de las mujeres cuando quieren obtener algo. Me había tendido una trampa y había resultado ser yo “el cazador cazado”.
Detuve el auto a un costado y le estampé un beso, el cual me correspondió de igual manera, con gran pasión. Inmediatamente se separó de mí y me dijo que era tarde, que debía recoger a sus hijos e ir a la casa porque el marido (que estaba de viaje) la llamaba siempre antes de la medianoche. De modo que quedamos para vernos al día siguiente en un bar de las afueras de la ciudad, en una zona donde hay muchos albergues transitorios.
No hace falta agregar que esa noche no pude conciliar el sueño y la imagen de Stella desnuda, agachada, quitándose la tanga, me volvía literalmente loco. Al día sigiuiente estuve diez minutos antes en el lugar de la cita y Stella llegó puntual, en un taxi. Como era un lugar público, nos besamos en las mejillas, como dos amigos y tomamos sendos cafés, en tanto hablábamos y nos reíamos juntos de lo que había sucedido el día anteror y mientras ella me contaba de sus frustraciones sexuales con su marido, de su fascinante pero corta aventura anal y de las fantasías que tenía conmigo por los relatos de su prima, mi esposa.
Enseguida coincidimos en que no era bueno exponernos innecesariamente en un lugar público, por la condición de casados de ambos y, siendo que éramos adultos y sabiendo muy bien lo que queríamos uno del otro, decidimos ir a un hotel. Hasta ese entonces, solamente nos habíamos besado la noche anterior, pero cuando uno tiene una cierta edad y sabe muy bien lo que quiere, no necesita largos prolegómenos para llegar a la cama, basta con desearlo mucho, para hacerlo.
Había llevado un pote de vaselina en la guantera de mi auto y me cuidé bien de no olvidarlo cuando llegamos a la cochera del hotel. Stella se sonrió cuando abrí la guantera y saqué la vaselina, me miró y me dijo como al pasar “previsor el hombre”
Una vez adentro, Stella ni me dió tiempo a que la besara o comenzara a desnudarla. Directamente se quitó el habitual solero que llevaba, no usaba corpiño, de modo que quedó desnuda, solamente con una mínima tanga blanca y con sus sandalias de tacos altos. Se acercó amí, me rodeó el cuello con sus brazos (es bastante más alta que yo) y me besó largamente, mojándome con su saliva mis labios y dejándome con una erección inocultable.
Se acostó boca arriba en la cama, de través, con la cabeza hacia uno de los laterales y las piernas hacia el otro lado. Yo me desnudé inmediatamente y me acerqué a su rostro, quedando yo mirando hacia sus piés. La besé largamente mientras ella estiraba los brazos y me tomaba la pija con las dos manos. Se apartó de mi beso para decirme “no mentía Viviana cuando decía que tienes la pija de un burro, por favor, no me vayas a lastimar, tengo poca experiencia por la colita” No te hagas problemas – le contesté – me he acostumbrado a meter este pedazo de carne en agujeritos muy pequeños………..(mentiras, muchas veces lo había intentado sin lograrlo)
Dicho esto, comencé a bajar por su cuerpo, besando desde su boca, hacia los pechos que, no por chicos dejaban de ser hermosos. Sus pezones estaban duros y erectos, de tamaño pequeño y apenas un poco más oscuros que su rosada piel. Recién en ese momento reparé en su piel. Muchos hombres se fijan demasiado en las “formas” de una mujer, olvidando un detalle tan importante como es la piel femenina. Stella tenía la piel como porcelana, tan suave y lisa al tacto como pocas veces en mi vida toqué nuevamente; creo que esa piel especial de Stella me excitó más que sus curvas y formas, las que de por sí eran delgadas y hermosas.
Besé su ombligo y su pubis, el cual estaba totalmente depilado; Stella no tenía ni un pelito, agregando un toque más de niña, a su, de por sí, casi adolescente físico. Me incliné más y llegué a los pliegues de la vulva y giré con ella en la cama, de modo de quedar yo abajo y ella arriba. Inmediatamente Stella recogió las piernas, para quedar “sentada sobre mí” poniéndome su concha bien sobre mi cara y se inclinó luego hacia adelante, tomando mi pija y besándola con lujuria y desesperación. Obviamente no tenía esos labios anchos, carnosos y sensuales al vicio; Stella era una experta mamadora. Primero me lamió la pija de arriba a abajo, dejándola toda mojada en su saliva, luego apoyó ambas manos abiertas sobre mi pubis, rodeando el tronco y jalando hacia abajo el prepucio y dejó la cabeza de mi verga totalmente descubierta. A partir de allí, comenzó a bajar con su boca y a salir lentamente, casi diría, deliberadamente lento. Cada vez que se la metía, llegaba más abajo y sus labios apenas me rozaban, haciéndome delirar. Finalmente, logró tragarse toda mi pija, yo no podía creerlo, además de una mujer “anal” Stella también era una “garganta profunda”. La Flaca había resultado ser un diamante en bruto al cual sólo había que pulir un poco y me tocaba a mí ser quien hiciera el trabajo fino…..
Yo había dejado de lamerle la concha para mirar por un costado, sobre el espejo que estaba justo en frente de la cara de Stella, para ver cómo se metía lentamente mi pija en la boca y llegaba hasta mis pelos….había que ver ese espectáculo único ¡¡¡Qué maestría en chupar pijas tenía Stella!!!
Mientras Stella seguía con su despliegue de habilidades para mamar vergas, me concentré en su concha, rosada, depilada, de labios perfectos y le metí la lengua en su canal y clítoris, mientras ya con un dedo de la mano derecha jugaba, haciendo círculos, en la puerta de su culo. Era un 69 atípico, por cuanto sabía que su placer estaba en el orificio anal y no en la concha, pero no podía perder la oportunidad de mojar mis labios en tan hermosa concha qiue se me presentaba y, además, estaba yo recibiendo una mamada sublime; tenía la pija como un palo y estaba pronto a no poder retenerme más. De modo tal que, luego de varios minutos, salí de esa posición, acosté a Stella boca abajo y coloqué una almohada debajo de su vientre, de tal forma que quedó con el culo bien abierto y levantado. Me iba a dedicar a preparar el terreno para el sexo anal, a su vez que me calmaba un poco después de su terrible mamada, pues de lo contrario, iba a terminar teniendo yo un rápido orgasmo….y eso era precisamente lo último que deseaba.
Me acosté boca abajo entre las piernas de Stella, quedando sus nalgas frente a mi cara; separé cada nalga con mis manos y me hundí en ellas, dándole a su rosado y pequeño agujerito un largo y mojado beso. Luego comencé a jugar con la punta de mi lengua en su esfínter, del cual me separaba cada tanto para observarlo. Realmente Stella era, desde todo punto de vista, una mujer anal ciento por ciento.Su esfínter era apenas rosado, perfecto, sin pliegues ni rugosidades, un cono de carne que se hundía suavemente en su interior. Si hasta su forma “cónica hacia adentro” parecía una guía especialmente diseñada para guiar las pijas al interior; más perfecta no podía ser.
Cuando le hube lamido, chupado, mordido, besuqueado su precioso culo e incluso, cuando se relajó y me permitió explorar con mi lengua dentro de él, procedí a introducir lentamente un dedo, mojado en sus propios jugos, mezcla de mi saliva y su flujo, que ya chorreaban por sus labios vaginales. Mi dedo mayor fue aceptado rápidamente y enseguida lo tenía todo adentro, mientras yo lo giraba como un tornillo. Stella gemiá, suspiraba y ella misma se abría las nalgas con sus manos para facilitar mi trabajo. Tomé el pote de vaselina, le pasé una abundante cantidad en el esfínter y con un dedo también le metí vaselina dentro de su culo. Mi dedo entraba y salía con gran facilidad y sin ninguna resistencia. De un dedo pasé a dos y luego de un buen rato a tres, haciendo ésto con sumo cuidado.Cuando comencé a meterle tres dedos en el culo, ya Stella gemía fuertemente, levantaba su culo, se abría más las nalgas con las manos y me apretaba los dedos con su anillo anal, haciendo un movimiento espasmódico de apretar y aflojar…obviamente estaba muy excitada y ya en el punto ideal para que yo comenzara a meterle mi verga.
Me puse abundante vaselina en toda la pija, desde la cabeza hasta el tronco y volví a envaselinarle el culo a Stella por enésima vez; la idea era entrar muy profundamente sin lastimar y prolongar la cogida todo el tiempo posible. La dejé a ella en esa posición, acostada boca abajo, con una almohada debajo de su vientre y ella abrió bien sus piernas hacia los costados, de modo que la apertura de sus nalgas fuera completa y su esfínter quedara totalmente expuesto. Estiró los brazos hacia adelante, tomándose del borde de la cama, de forma tal que, vista de arriba parecía una enorme “letra Y Griega”. Más sensual y erótica su pose no podía ser, mi pija se había puesto nuevamente muy dura y parada y casi palpitaba por enterrarse en ese culo.
Me puse sobre ella, apoyé la cabeza de mi pija en el agujero del culo y empujé suavemente. Con toda la vaselina que ambos teníamos puesta y todo el trabajo anterior con mis dedos, la cabeza entró fácilmente, su esfinter se había dilatado muy bien. Stella gimió, diciendome nuevamente que fuera suave. Sabía que ella tenía poca experiencia anal (apenas tres veces, según sus propios relatos) pero sabiendo que era una mujer que obtenía sus orgasmos sólo analmente, que disfrutaba enormemente de ello y habiendo visto lo maravilosamente fácil que recibió mis tres dedos en su culo……….quise ser suave, pero no exageradamente delicado.
Comencé a empujar mi pija dentro de su culo, lo hice lentamente pero sin detenerme, avancé en su interior centímetro a centímetro, mientras Stella daba un largo e interminable gemido, ronco, grave, como si quisiera ahogar un tremendo grito, como si temiera ser escuchada.
Cuando llegué exactamente a la parte de la mitad de mi pija, que es donde se pone más gruesa, Stella, que habitualmente era muy suave y muy femenina, levantó la cabeza, mirándome a través del espejo del frente y me dijo “hijo de puta, me estás partiendo el culo” casi gritando. Pero su rostro no era de dolor, estaba transfigurada; su habitual suavidad y delicadeza se habían transformado y ahora era una bestia hambrienta de pija que me miraba con los ojos desorbitados, enrojecidos y al decir esto dió un empujón final hacia atrás y arriba. Dio un grito que debe haber sido mezcla de dolor y placer, porque mientras gritaba roncamente, empujaba más y terminaba de meterse hasta el úlitmo de mis 22 cm dentro de su culo.
Yo estaba encima de ella, tan metido entre sus nalgas como nuestras anatomías lo permitían y no me movía. Solamente empujaba hacia adentro, como queriendo estaquearla, dejarla clavada contra el colchón. Acerqué mi cara a la de ella y le dije al oído, como quien dice un secreto ¿Así querías que te cogiera? Su largo sí y el movimiento pendular que imprimió a sus caderas bastaron por respuesta. A partir de ese momento comencé a sacarla largamente, dejando casi la cabeza de la verga afuera de su culo, para meterla hasta el tronco nuevamente. Repetía este movimiento de manera lenta y deliberada, de la misma manera lenta y deliberada que Stella me había mamado al principio. Sentía esta vez no en mis dedos, sino en mi pija, los movimientos espasmódicos de cerrar y abrir el esfinter de Stella. Cuando la metía hasta el fondo se abría y cuando comezaba a sacarla lo cerraba, apretándome como una mano.
Quise en un momento, instintivamente, llevar mi mano derecha hacia su clítoris y suavemente me dijo “no es necesario” ACABO POR EL CULO………………..con lo cual me concentré en sodomizarla largamente durante más de media hora continua. Le mordía la nuca y le decía obscenidades al oído, obteniendo de ella más calentura. Sus movimientos eran increíbles, manejaba sus caderas de manera magistral; rotaba la cintura y a su vez empujaba hacia atrás y arriba, Stella estaba evidenciando que era, no sólo una mujer anal, sino una adicta fanática a ser penetrada por el culo.
Cuando vino su orgasmo, yo no aguantaba más (me estaba controlando pero ya no podía seguir mucho tiempo más). Sus movimientos se hicieron más rápidos y cortos, el mete saca ya parecía una máquina, me decía “así, así, así” y entonces cambió sus gemidos y grititos por un sonoro, grave e interminable grito, mientras clavaba sus uñas en la cama y arqueaba totalmente su espalda, como si por caso hubiera quedado algún milímetro de mi pija que no hubiera entrado totalmente en su culo. Allí sí, sus espasmos anales se hicieron rápidos, contínuos y me apretaban la pija como si fuera una mano. Me apreté contra ella y la tomé de los hombros, empujando todo lo que pudiera. Yo acabé entre gritos y sentía mi semen salir a chorros dentro de su culo, me daba la sensación que ese culo me absorbía, me succionaba y me llevaba hasta la última gota.
No sé cuánto tiempo estuvimos así, hasta que terminamos de relajarnos. Seguía yo encima de ella y sentía cómo lentamente mi pija se iba ablandando. Cuando la saqué, salió de su culo un borbotón de semen y me quedé extasiado mirando ese esfinter, ahora todo enrojecido, abierto como una enorme boca oscura y que cada tanto hacía un movimiento de espasmo, se cerraba y al abrirse expulsaba otro poco de mi leche.
Ese día no pudimos repetirlo, ella había quedado con su esfinter muy inflamado y yo, realmente, después de esa acabada, iba a necesitar un rato para reponerme, realmente había sido una cogida violenta, brutal, animal, salvaje.
Con Stella fuimos amantes durante varios años, nunca se supo lo nuestro. Luego yo me separé de Viviana y me mudé de provincia. Algunas veces llamo por teléfono a la noche a Stella y nos hemos visto un par de veces más, aprovechando algún viaje furtivo mío, coincidiendo con los viajes del idiota-cornudo del marido de Stella, el que no supo aprovechar una mujer anal, un verdadero regalo del cielo.
Con el tiempo conocí a otras mujeres anales, pero nunca fue lo mismo que con Stella. A los hombres que lean esto, si alguna vez se topan con una mujer anal, no la dejen escapar y a las mujeres que lo lean, si creen ser “mujeres anales” pues han sido tocadas por la varita mágica, aprovéchenlo al máximo, tendrán, seguramente, los hombres a sus piés.
Me fascinaría seguiir recibiendo como hasta ahora, correos de lectoras femeninas que se identifican con estas situaciones o cuya lectura les genera curiosidad o morbo. Mi e-mail estará a la cabeza del artículo, junto al título.
Marcelo
marcelobruero@hotmail.com

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

El hijo de mi amiga

Desde que éramos chicas tengo una amiga. Con ella nos contamos y vivimos todas las experiencias. Ella se caso y tuvo un hijo antes de divorciarse. El hijo creció y con él compartí muchos momentos. Me encantaba hacerle los ratones al pendejo, tenía 19 años, y cada vez que lo veía le hacia entrever mis tetas o le movía el culo provocativamente o le dejaba mirar entre mis piernas; todo eso sin que él se diera cuenta que era deliberado y por supuesto sin que mi amiga se enterase… Un sábado me encontraba en casa de mi amiga cuando le mencione que al día siguiente tenia que correr unos muebles y que iba a quedar deslomada… ella muy solicita me ofreció a su hijo como ayudante y sin dudar un instante acepte.

Al otro día bien temprano José llego a mi casa a darme una mano con los muebles… Yo le había sugerido a mi amiga que le hiciera poner unos short para evitar ensuciarse la ropa y para poder trabajar mas cómodo. A mi vez me había puesto un traje de baño bikini que dejaba ver mas de lo necesario. El pendejo estaba alzado mal mirándome. Pero no decía nada. Tipo once de la mañana en el momento de bajar un mueble que habíamos cambiado de lugar, el corpiño de la bikini se enredo y el tirón del mueble hizo que se desprendiera, se saliera de su lugar y dejara mis tetas al aire… Los ojos del muchacho se abrieron como platos… No supe que hacer. Me quede helada con mis senos al aire. El quito el corpiño del enganche y mirándome socarronamente me dijo…

– ¿Que me das por el corpiño?

– ¡¡Nada!! ¿Qué te voy a dar?… ¡¡nada!! Repetí no muy convencida…

– Entonces no te lo devuelvo y te quedas en pelotas todo el día…

– No podes hacer eso…

– ¿Queres ver como si puedo?

– ¡¡No!! ¡¡Devolvemelo!! Rogué…

– Hummm…… no… me gustan mucho esas tetas…

– Dale… se buenito… – instintivamente cubrí mis pezones con las manos…

– ¿Qué me das?

– Está bien… vos ganas… ¿Qué queres?

– Un beso de lengua…

– ¡¡Vos estas loco!!

– Entonces…

– Bueno… Esta bien… pero uno solo ¿eh?

– Uno… Pero bien dado… sino no hay trato…

– Esta bien…

El se acerco me tomo entre sus brazos y busco mi boca… Al instante de iniciar el beso su mano acaricio mi pezón produciéndome un shock eléctrico en todo el cuerpo…Su lengua entro a mi boca ahogando el gemido que brotaba de mi garganta… Mientras apretaba su cuerpo contra mis pechos y me transmitía su calor… Su mano derecha soltó mi pezón y bajo a lo largo de mi cuerpo introduciéndose por debajo de la bombachita de la bikini y acariciando mi vulva… Un nuevo gemido quiso salir y no pudo… Intente apartarme pero me tenia sujeta con firmeza y en tanto me besaba me acariciaba. Sin proponérmelo comencé a devolverle el beso…

Sentí cuando mi bombachita caía a lo largo de mis piernas y como el short de él iba en su compañía. Me di cuenta que intentaba “clavarme” cuando me levantó, y ayudándole rodee su cintura con mis piernas en tanto buscaba su verga con mi concha…

Sentí el calor de su miembro llegar a la puerta de mi vagina. Algo “enorme” me abrió la argolla y me obligó a soltar el aire de los pulmones en un angustioso quejido…

– ¡¡Aaahhh!! ¡¡Uuuhhh!! – Su verga de dimensiones colosales me “partía” y se iba para adentro haciéndome vibrar y saltar incontrolablemente. El me sujetaba con fuerza y me hacia subir y bajar a lo largo del inmenso falo. Enorme “pedazo” de carne que me dejaba sin aire y sin fuerzas provocándome extrañas ondas de placer y lujuria… Alzada me transporto hasta la cama y me termino de “destrozar”. Una hora después estaba despatarrada en la cama con mi concha llena de su esperma… Se levanto y fue al baño… Yo no podía moverme. Estaba exhausta. Agotada. Mi respiración era agitada.

– ¿Vamos de nuevo… preciosa? – Me dijo cuando regreso a mi lado…

No tuve fuerzas para contestarle. El me abrazo y me hizo girar colocándome boca abajo… Gemí… Mi imaginación me dijo lo que se avecinaba y ya lo sufría por adelantado…

– Hermoso culo… Siempre me gusto tu culo y siempre soñé con rompértelo… y hoy se me da esa oportunidad…

– Nooo… por favor… por el culo nooo…

– Si mi cielito este culito tuyo esta para “romper” y no me voy a quedar con las ganas… – y dicho eso lubrico dos de sus dos y de una me los enterró en el orto haciéndome sentir una vibración de placer nunca imaginada…

– ¡¡Uuuhhh!!

Unos minutos después sentía el enorme glande apoyarse a la entrada de mi ano. Cerré los ojos y apreté con fuerzas los dientes, pero no pude evitar lanzar un chillido de dolor cuando la cabeza me “rompió” el culo y se fue velozmente para adentro seguida del enorme y grueso pedazo…

Y comenzó a sacudirme como a un trapo. Entraba y salía de mi agujero provocándome ondas tan fuertes que me hacia castañetear los dientes…

Fue entonces cuando sonó mi celular. Era su madre. Mi amiga. Sin que él dejara de cogerme atendí la llamada…

– Hola flaca… ¿Mi nene esta por ahí? – pregunto mi amiga…

– Hooo…laaa… tuuu nene me estaaa regarchaaando… me acabaaa de romper el

Culooo…

– ¿Queee?

– ¡¡Que me estaaa recogiendooo!! ¡¡Que enormeee pedazo de pija tieneee!! No puedo maaas… – dicho eso corte la comunicación, apague el celular y me termine de entregar por completo a esa monumental verga… El pendejo me regarcho durante todo el día… y cuando se canso me dejo y se fue.

Quede como trapo de piso, pero alegre y satisfecha. ¡¡Que cogida me pego!!

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Leche en su culito

teniendo una experiencia anal con mi enamorada….
bueno me llamo alex tengo 17 años, y mi enamorada carol tiene la misma edad que yo..no tiene grandes senos pero tiene un culo su medida es 105 ya se imaginaras q tal culo y unas piernas pero q piernas, ella es de tez blanca cabello castaño oscuro,ojos marrones oscuros y un rostro angelical.
Nos conocimos a los 15 años pero recien a los 17 experimentamos lo bueno de la vida…..
un dia acordamos para q viniera a mi casa en la mañana aprovechando que mis padres no estarian ella faltataria a clases con tal de venirme a ver. Yo limpie la caza creyendo q solo ibamos a conversar un toque porque ella tenia que ir a otras clases de ingles a eso de la 1 de la tarde. Ella llego un poco despues de lo pactado a eso de las 11….la hice pasar a mi sala estuvimos hablando de cosas vanales..de como estabamos y esas cosas pues..hasta q nos empezamos a besar yo metia mi lengua en su boca y ella respondia con la misma accion esos besos a la francesa te calientan mucho..de repente yo ni corto ni perezoso acariciaba su gran culo… como keria hacer mio ese culo ya deseaba follarla por el culo….de repente nos paramo y nos abrazamoas y yo no dejaba de manosear esu culo tan rico q tenia para colmo habia ido con un pantalon ultracadera q la dibujaba esas dos grandes nalgas q tenia.

Entre abrazos y manoseos la llebe a mi cuarto nos echamos y seguiamo besandonos…de repente le kite el polo…y le subi el sosten sun pezones estaban parados al parecer la habia exitado…al ver esos seno los empeze a mamar q ricas tetas tenia..yo al notar q su sosten me fastidiaba se lo kite y sus tetas kedaron descubierta..nos tiramos en mi cama y yo empeze a besarla y meti mi mano en su concha estaba mojadita..le sobaba el clitoris y ella se alocaba de placer.. en eso empeze a desabrocharle el pantalon… ella me ayudo a bajarselo…al bajarselo note q traia una tanga lila…..eso me calento mas …esa tanga la dibujaba esas nalgas blancas tan deliciosas..asi q le baje la tanga ella tampoco se kedo atras me pidio q me sacara la ropa y yo lo hice le enseñe mi verga.. ya habia pasado tiempo desde la ultima vez q se la enseñe…apenas la vio recordo lo buena q estaba mi verga se emociono al verla denuevo..me heche encima de ella mi verga rosaba su conchita humeda..de repente le pedi q pusiera su conchita en mi cara pero no le gusto la idea entonces le dije q yo me acomodaria para hacerle un oral en esa conchita tan humeda a la cual keria comerme..entonce me puse en un 69 y empeze a morderle el clitoris ella gritaba nose la verdad si eran orgasmo pero en fin gemia y al rato gritaba fuertemente..en fin yo seguia con mi labor de tomarme todos su liquidos vaginales…a ella no le gusta mamarmela xq dice q le da asco hasta q senti mientras q yo le lamia la concha una bokita suave q recorria mi verga..no ke no le gustaba!!! mi enamorada me la estaba mamando lo hacia muy bien…se volvio en mi puta me la mamaba de una forma se la keria comer toda mi verga…al rato me puse encima de ella con ganas de penetrarle la conchita y hasta ahora me tiene q no xq no kiere prder  su virginidad lo bueno es ke recien me dijo q con condon lo hacia esa vez no tenia un condon a la mano…regresando con el relato..me eche encima de ella nos  rebolcbamos nos manoseabamos en eso ella me pedia q le diera nalgadas parece q eso la aloco se volvio loca como gritaba y gemia…mi verga se sobaba nomas con su clitores( ella estaba encima mio) y de paso le mandaba nalgadas como me exitaba esos gemidos de placer…en eso empeze a sobarle el culito mientras q nos besabamos de repente empeze a meter un dedo en su ano..me dijo q haces a lo q yo respondi nada si te molesta lo dejo de hacer..ella me respondio no sigue dame mas….yo hize lo q me pidio..le meti 2 dedos mas ella tenia 3 dedos en su culito tan apretado al ver q su ano se dilataba le meti todos los dedos de mi mano con la otra mano le sobaba la conchita…sus gemidos  se pudieron a ver escuchado hasta el vecino….cuando note q su culo estaba suficientemente abierto la tire boca abajo…empeze a observar esas dos grandes nalgas…empile mi verga y me eche suavemente encima de ella..guie mi verga hasta su ano..senti como sus nalgas acobijaban mi verga era una sensacion exquista..le meti la cabecita y algo mas .y empeze la labor del mete saca…ella gritaba de dolor y de placer a la vez me pedia q no parece q le diera toda mi verga en eso empuje mas y le encaje toda mi verga en ese culito…pude ver su rostro q volteaba a ver como le daba en su culito….yo veia su expresion de dolor pero a la vez gemia de placer..en eso nose cuanto tiempo habia pasado y yo todavia no me venia pero keria mas y seguia rompiendole el culo a mi puta..en eso ella me pidio q parace q le dolia demasiado..es mi puta pero la amo asi ke pare y nos arrecostamos justos viendonos las caras fijamente..nuestros cuerpos sudosos habia un olor a fluidos en mi habitacion q exitaba…empezamo a hablar de cosas morbosas….carol me dijo q ya tenia q irse ya eran las 3 yo sorprendido q ya pasaron 4 horas.. no lo creia y todavia no me habia venido…asi q le dije dame tu culito, kiero clavarte mi verga denuevo…ella me contesto q no q le dolia demasiado..yo le seguia suplicando hasta q ella voltio su rostro y me dijo kiero tu pene en mi culo..se volteo y le encaje mi verga vi claramente como entraba mi pene a ese ano tan rojo y dilatado…se lo empuje y la pude clavar toda mi verga …..mi putita empezo a gemir a gemi me clavava sus uñas en mi culo pero a la vez me agarraba para q se la metiera mas y mas.. estuvimos un mete saca muy largo sus nalgas chocaban contra mis huevos y vientre sonaba como si fuera pelicula porno……al buen rato ella me dijo ya vente vente maldita sea q siento q se me parte el culo…eso me puso como un toro semental y empeze a darle con toda mi fuerza keria basearme dentro de su culo en eso siento que me vengo y me pongo rigido y ella grita y siento como toda mi leche llena su culo…y no sake mi verga hasta llenarle completamente el ano…si!!! fue un placer enorme…nos estiramos en mi cama nos miramos y nos besamos y al rato nos fuimos a bañar juntos, les juro que se me paro denuevo despues de tremenda faena cuando la vi mojadita en mi ducha como el agua le recorria cada parte de su cuerpo y en especial en ese culo q me vuelve loco..pero estaba fatigado asi q nomas nos besamo mientras q nos duchabamos…despues la lleve a su casa nos despedimos con un apasionado beso….y espero que la proxima vez la rompa su himen y hacerla completamente mia.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Camila – Zoofilia anal

Hola amigos, soy Camila nuevamente. En esta ocasión sigo reviviendo el pasado y quiero contarles cuando me animé a que mi perro Bartolo me la metiera por el culo.

 

Como les conté en relatos anteriores, me encanta sentir una verga gruesa por mi orto, esto paso cuando cumplí 17 años y me hice mi propio regalo.

Ya había probado variedad de pijas pero aún no me sentía preparada para tener la del perro adentro, en realidad le temía al abotonamiento, al ser arrastrada, lastimada y a que me descubran así. Por mi vagina nunca tuve problemas con esto pero al ser mi ano mas estrecho no quería que sucediera.

Mi cumpleaños cayó un día miércoles, al ser día laboral mi familia se fue a dormir temprano, era en pleno septiembre y ya comenzaba a hacer calor. Don Carlos (uno de mis machos) no estaba durante esa semana, le dieron unos días de vacaciones y se fugó con su familia a Mendoza, nos pidió que le cuidáramos la casa.

Este fue el golpe de suerte que necesitaba, podría ir a esa casa y estaría sola sin riesgos a que me descubran.

Entonces tipo 12 de la noche, saque mi gel íntimo y me fui con Bartolo a esa casa, me dirigí directamente a la habitación de Miguel, de inmediato me desnudé, estaba ansiosa, excitada… y mojada. Me puse a $ patas y bartola de inmediato comenzó su trabajo, largas lengüeteadas por toda mi vulva, clítoris y ano. Tomé el pomo del gel que tiene la punta redondeada y me lo metí en mi ano, luego giré y le indiqué a Bartolo que se recostara, él ya tenía buena parte del pene afuera, sabía que tenía fiesta. Me abalancé sobre el y se la chupe de forma torpe y rápida, lo hacia como desesperada, lo hice acabar con mi boca y continúe para dejársela limpia.

Yo estaba muy caliente así que me senté sobre él y lo cabalgué hasta acabar, fue tan rápido que no llegué a meter su bola en mi concha. Inmediatamente me puse a 4 patas y Bartolo me monto de inmediato, yo puse mi mano para evitar que su pija se fuera a meter en mi concha y la guié hasta mi orto que estaba lleno y chorreando de gel intimo. En el tercer intento la introdujo, tengo mi hoyo tan bien preparado que no me dolió para nada a pesar de la violencia de la estocada.

Lo hacia muy rápido, yo estaba tan caliente que también empujaba en sentido contrario para me entrara mas. En un rato sentí como la bola se empezaba a hacer lugar para ingresar en mi ano que no oponía resistencia alguna, todo lo contrario se estiraba más y más para recibir tremendo pedazo de carne. Una vez que entro todo hizo unos cuantos movimientos más y me lleno el culo de leche… ¡¡¡que hermosa sensación!!! Lo tomé por el cuello y lo hablaba para tranquilizarlo y principalmente para que no quisiera bajarse, me encantaba sentir su peso sobre mí.

Lo contuve por 5 minutos en esa posición, yo no me quedaba quieta, movía mi trasero para que su verga me estirara bien las tripas ya que todavía seguía firme. Luego giro y se bajo quedando pegados, me tomé de la cama y esperé el tirón, salió muy despacio por lo que no sentí dolor alguno. Me recosté en la cama boca abajo y el se comenzó a limpiar la verga.

Pasaron como 15 minutos, yo me estaba durmiendo cuando siento los lengüetazos del perro nuevamente sobre mi intimidad, se sentía tan rico que lo deje y poco a poco fue excitándome, lo único que hice fue bajar un poco mi trasero y esperar que me monte. No tardó nada en hacerlo, volví a tapar mi vagina y me la metió nuevamente por atrás, tenia el orto lleno de fluidos por lo que ya estaba lubricado, esta vez yo le ajustaba el orto para que le costara mas entrar y eso le gustaba por que lo hacia con mas fuerza y yo lo disfrutaba el doble. Cuando sentí que su bola hacia presión sobre mi ano, coloqué mi mano y controle su entrada, no deje que entre por completo, directamente hice que quedara justo en el esfínter para así sentir esa hermosa sensación de que te están partiendo en dos. Lo tuve así hasta que acabó. Volví a acariciarlo para que no se baje, nos quedamos un buen rato así  hasta que quite mi mano detrás de la bola y me estiré hacia atrás haciéndola entrar en mi hoyo. El se bajo y tiro para sacar su verga, pero esta vez ni sentí cuando salio, yo quise incorporarme pero no podía hacer reaccionar las piernas, mi culo soplaba leche y sentía mis tripas acomodarse nuevamente. El perro me destrozó, me dejó como yo quería, con el culo bien roto. Tomé mi celular, vi que eran como las 1:30 de la mañana así que directamente coloque el despertador a las 4:30 y me acomodé a dormir en la cama de Miguel.

Cuando sonó despertador del teléfono, comencé a buscar mi rota, el perro seguía a dentro así que me buscaba para cogerme nuevamente, lo pensé un momento… y accedí. De nuevo a 4 patas, el comenzó a lamer pero me monto de inmediato, deje que me lo metiera por la vagina,  bombeaba frenéticamente, yo sentía como se hinchaba cada vez mas su verga así que intente hacer algo raro: justo cuando el la estaba sacando yo bajé rápido mis ancas y logre que saliera y entrara en mi ano. Y comenzó a fulminarme nuevamente, me daba duro y yo no paraba de morder las sábanas como lo había hecho toda la noche, gozaba mucho, con una mano me pellizcaba los pezones, con la otra mi clítoris, cuando terminó de meter su bola me acabe, quise gritar pero me contuve, bombeó un rato mas y también termino.

Se quedó quieto un rato y luego se bajo, cuando me tome de la cama para que tirara… o sorpresa, estábamos bien abotonados. Siguió tirando hasta que me hizo que soltara la cama, como la puerta de la habitación estaba entre abierta, el desgraciado salio conmigo a la rastra, trabaja de pillarme del alfombrado y de usar un poco mis pies pero no había caso. Cuando llegamos a las escaleras me tome fuerte y creo que la posición en la que quedamos también ayudo pero fue ahí donde logramos soltarnos. Me recosté en este mismo lugar un rato y luego me costo pero me incorporé, regrese a la habitación, recogí mis prendas y me marche caminando bien abierta hacia mi casa.

Por supuesto no fui al otro día a clases por que no podía caminar, pero sinceramente, valió la pena. Aprendí mucho de esta experiencia y puedo coger con más confianza y también me ayudo mucho cuando tuve que soportar mas adelante la verga de mi perro tato un hermoso mastín con una pija descomunal y deliciosa. Esa historia se las debo para más adelante. Besos

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Paroxismo de besos negros en mi colita afeminada

El hotelito del pueblito no era de lo más exclusivo. No sobraban habitaciones y la que quedaba era más bien una casilla con baño privado (eso estaba muy bueno) un poco apartada por una vereda entre plantas de jardín del resto del edificio. Por la ventana la vista de un paisaje agrario con una caída del terreno y un lejano horizonte de serranías suaves me encantaron.

Apenas intentaba acomodar mis cosas, cuando el dueño del hostal golpeó a la puerta y sólo “me informó” que compartiría el “aposento” un hombre robusto, algo calvo, barba entrecana, cabeza chata que enseguida comparé por el tremendo parecido con “Chanquete” personaje que interpretó Antonio Ferrandis.

Como Chanquete incluso en el modo de ser así simplote, buenote y descuidado como todo macho autentico en el aspecto físico. Maduro, panza pronunciada, cuello grueso, camisa arremangada, brazos robustos y muy velludos, aparecía sudoroso, aunque no hacía casi calor. Pero hay hombres muy recios y con mucha energía que siempre tienen el cuerpo ardiente y sudan por eso. Eso físico combinado con su amabilidad de papá oso, no sé cómo decirlo, pero emanaba una presencia tan viril que una marica total, putito afeminado como yo no pude dejar de sentir el impacto de inmediato, y se me aflojaban las piernas.

Naturalmente, a las palabras del dueño del hotelejo, hice como que todo ok, qué podría decir. Saludé al hombre que sin embargo tuvo la caballerosidad de pedirme permiso como si me perteneciese el cuarto. Me gustó el gesto tan caballero y eso me derritió del todo.

Entró con su bolso y me miró de ese modo que supo que algo muy excitante sucedería. Todo en un minuto, la química actuaba. Como es mi costumbre con algún disimulo dirigí mis ojos a su bragueta, se marcaba un bulto apetecible, una comba clara de un miembro sin acomodar presionado por el volumen de los testículos, que no debían de ser nada pequeños.

La luz del sol entrante, por la ventana, inundaba con luz dorada y cálida, muy agradable por su tibieza y tono de bronce o miel.

Sentía mi corazón acelerado y un cosquilleo en toda la piel, erizada y agitada. De verlo a este machote ya sentía deseos de sentir hasta el hartazgo aquel cuerpote sobre el mío, el peso enorme de aquellos músculos, sentirme cubierta con aquel calor y olor masculino, aquel miembro penetrándome, recibir aquel semen de macho maduro e intenso.

Su apariencia sudorosa incluso me hizo percibir ese olor almizcle que se siente ante un macho pleno y recio. Olor sexual que no tiene nada que ver con olores de sudor o falta de higiene, es un olor más allá, olor hormonal, olor sexual que solo suelen tenerlo los hombres más recios, que trabajan con esfuerzo físico, no sé, agricultores, obreros, mineros o como en este caso camionero…

Se presentó, dijo llamarse Norberto, me pasó la mano. Me la tomó con delicadeza y me sonrió sosteniéndome la mirada. Yo le respondí diciéndole mi nombre de pila del DNI pero agregué que en realidad me llamaban Lisy entre mis amistades. Me reí muy significativamente e hice un mohín ultra mariquita, le devolví la sonrisa y me di vuelta como para continuar ordenando mis prendas en el guardarropa.

Se ve que lo de mi nombre y mi actuación, no solo que no le disgustó sino que no le dejó indiferente. Se dio cuenta seguro y ahora puedo afirmar que se excitó entonces.

Ya en confianza, me preguntó si iría a ocupar la ducha, le dije que más tarde, que primero terminaría de acomodar mis cosas. Entonces Norberto me dijo que se “daría un buen baño”.

Salió del baño solo con un bóxer de color morado que revelaba más que nunca el abultado paquete. Yo me estremecí de pies a cabeza y se me aflojaron del todo las piernas. Me puse mal anímicamente pensando que estaba con la colita ultra excitada y acaso no lograra que aquel hombre tuviera interés en cogerme como necesitaba yo urgentemente…

El cuerpo todavía húmedo, los vellos abundantes le cubrían todo. Se secaba rudamente con el toallón y después se lo puso sobre los hombros y me miró con una sonrisa hermosa y como muy de compañero.

“Sequé bien el baño”, me dijo “te lo dejé en orden”. Yo me quise morir, morir, morir!!! ¡No podía ser tan dulce y gentil aquel papuchote tan recio, que cualquiera diría bruto y descortés…

“Gracias” dije ya en éxtasis de orgasmo. “Ahora voy. ¿Cómo está el agua?” pregunté esa bobería como para no cortar, darle mayor confianza y disfrutar de ese momento precioso…

“Tibia, muy buena”.

Tomé a propósito (porque sospeché o quise intensamente para mis adentros que pasara lo que después pasó), unas prendas “especiales”, mi toalla, todo en mi bolsito con el neceser y me metí al baño. Dentro, el perfume del jabón, el calor, la humedad se mantenían deliciosamente presentes. Mi colita o como yo la llamo “mi argollita” estaba urgida, loca de deseos, necesitaba engullirse toda entera una pija, ahogarse con abundante semen, estaba dilatada, afiebrada, con espasmos de deseo brutal.

Salí del baño con un short muy corto al cuerpo que me marcaba la cola estupendamente, permitía lucir mis piernas largas y muy blancas. Por supuesto debajo llevaba una bombachita con detalles de encaje y satén color rojo, y una remera también al cuerpo que marcaba mis pechitos pequeños pero con ese algo que lo diferenciaba de un pecho masculino, mis tetitas de nena prepuber, como las llamo en broma.

El estaba en la cama sin abrir, seguía solo con el bóxer y la toalla sobre los hombros, viendo algo en su teléfono móvil, pero desvió la mirada y su reacción fue decidida.

“Qué bien se siente después de un baño, eh?” me dijo.

Yo le respondía “¡Ay, sí, es una delicia!”, me di vuelta, me incliné más a propósito para ofrecerle mi culito vicioso.

Norberto me dijo que tenía un hilo suelto en la remera, que si le permitía me lo sacaba, obvio que dije sí, y sentí su cuerpazo cercano su manaza que tocó mi espalda entre los omóplatos, pero no se retiró ni yo me moví.

Entonces la mano bajó por mi espalda y dos dedos gruesos intentaron meterse suavemente entre mis nalgas. Norberto, al comprobar que yo no reaccionaba negativamente, y que por el contrario me dejaba hacer, se apretó contra mi cuerpo, con una mano me abrazo contra su vientre, su boca se acercó a mi oreja y casi susurrando me preguntó: “¿te gusta, así?”; “sí, me gusta mucho”. “Ah, que bueno, me gusta esta colita” y sus dedos empezaron una tarea deliciosa de hurgar suave pero profundamente entre las nalgas buscando el orificio. El lo sintió hinchado y receptivo y yo sentí su dedazo haciendo círculos que me desesperaban de placer. Enseguida apoyó contra mi cola su bulto endurecido, me di vuelta a medias para verlo y no pude tenerme en pie, me recorrió un espasmo feroz y un calor que me encegueció. Ya me caía sobre la cama cuando sentí que el me bajaba el short apenas para descubrir las nalgas y algo húmedo, suave y áspero a la vez y muy caliente se abría paso hacia mi argolla, su boca voraz, su lengua enloquecida, me estaban matando de placer.

Los besos negros que nunca me los brindaron de ese modo, así tan desaforado, goloso, intenso, inacabable, porque fueron muchos. Una sensación por primera vez experimentada, la de mi culo siendo comido con total deseo. Besos, lengüeteos, gemidos, más besos, chasquidos de labios y yo creía que me estaba muriendo, no podía moverme ni decir nada… Sentía que me hundía en la cama, tanto era el placer, calor, lengua, labios matando de placer a mi rosquita.

Empecé a gemir y a rogar que terminara, pero no que dejara de hacerlo sino que me penetrara, necesitaba la contundencia de un pene para llegar a la cúspide del orgasmo, era demasiada tortura aquel placer, necesitaba alcanzar la cima y reposar. Y después ya calma y satisfecha, dejaría que me comiera a su gusto la colita si qusiera…

No sé si llegó a escuchar mis murmullos sin sentido, la cara contra el mullido cubrecama, pero seguramente adivinó o sintió también él la necesidad de penetrarme con su palpitante verga, porque recuerdo que de pronto emitiendo gruñidos de oso en pleno celo, descontrolado de lujuria, me tomó con ambas manos por las caderas, me acomodó y al punto sentí la cabeza de su pija entrando en delicioso contacto con mi argollita inflamada y lubricada con su saliva. La sensación de la penetración fue incomparable, deliciosa al extremo.

Cuando la tuvo toda hundida dentro de mi cuerpo, exhaló un gemido ronco y largo y despacio, yo creo para no eyacular debido a la mucha excitación que sentía, empezó a dármela lento pero hundiéndomela toda entera, buscando el máximo de penetración. Yo sentía el volumen caliente de aquella verga gorda en el más íntimo contacto con mi cuerpo y me abandoné a placer deseado.

Norberto parecía fuera de sí, pensé que sería mejor que acabara para tranquilizarse un poco y en todo caso, más tarde iniciaríamos una nueva sesión sexual con más calma…

Suele pasar en muy pocos casos que la pareja coincida en el deseo, y es cuando ambos están en una misma onda de excitación y deseo. Y eso justamente pasó con Norberto, sentía lo mismo que yo, lo digo porque al cabo de dos o tres minutos, aceleró el bombeo, embistiendo contra mis glúteos y yo sentía el golpeteo de sus testículos, cosa que sin verlos me indicaba que eran testículos de macho muy desarrollado, testículos que colgaban del escroto porque eran grandes y pesados. Esos testículos son el orgullo de un verdadero hombre, porque con solo verlos entrás en semejante excitación que pedirías a gritos recibir la inundación de semen…

Entiendo que no pudo contenerse más y entre gruñidos empezó a eyacular con espasmos tremendos hasta que lo sentí desmoronarse sobre mí. Sin dejar de abrazarme, se apoyó de tal modo que su boca quedó junto a mi cuello y junto a mis oreja izquierda. Empezó a darme besitos muy cortos hasta que se recuperó.

Entonces, recién sacó su congestionadísima verga de mi interior, y yo recién pude verla y me corrió otro espasmo cuando tuve la imagen de auel maravilloso ejemplar de verga, muy escasa de encontrar y que yo la había disfrutado…

Norberto al ver mi expresión, se volvió a enardecer, me giró hasta ponerme de espaldas, me levantó tomándome de las caderas me trajo al borde de la cama, me levantó las piernas hasta que mi cola quedara a la altura de su miembro y volvió a introducírmela. Entró sin dificultad debido a al semen abundante que actuaba como el mejor lubricante, empezó nuevamente a dármela profunda pero lentamente, mientras su boca buscaba la mía y recibí los besos más deliciosos del mundo. Con sus manazas me tomaba de las mejillas con la mayor delicadeza y sus labios me devoraban la boca, después el cuello… con los ojos cerrados yo disfrutaba como si estuviera en el Cielo.

Me decía las cosas más cachondas que pude esperar oír. Luego, y sin sacar la pija, me levantó la remera para succionarme los pezones. Su excitación crecía mientras que yo estaba en calma pero siempre receptiva.

Recuerdo y creo que nunca olvidaré su olor masculino, lo áspero de su barba, su voz ronca diciéndome aquéllas cosas que me producían repeluznos de placer. Esos detalles quedan grabadísimos para siempre.

Después de largo rato, volvió a acabar y sus besos fueron profundos e interminables. No sé cuánto duró esto, pero cuando me di cuenta, la habitación estaba a oscuras y yo me encontraba contra su pecho, cubierta por el abrazo de aquel machote increíble. El estaba adormilado, pero no obstante me acariciaba como un autómata, muy lentamente.

Después, ya recuperado, me pidió para quedarnos así en la cama en el abrazo. Según él, en unos veinte minutos volvería a “querer”, que todavía estaba “caliente”. Pensé que era una simple fanfarronada, pero tuvo razón, cumplió. A la media hora noté su miembro ponerse enhiesto como un mástil.

Esta vez necesité, chupársela, acariciarla, lamerla y disfrutar del placer que noté le provocaba. Me encanta satisfacer a un hombre con sexo oral, y más si tengo entre mis manos y en mi boca una pija tan espléndida. Era de verdad gruesa, con una cabeza todavía más grande y redonda, con una contextura firme pero no dura como una madera, la piel venosa pero muy suave, ese era el secreto del placer.

Porque una verga muy dura resulta demasiado rígida, lastima más que da placer, y las de este tipo, se adaptan y sentís que te “llena”. Esa es la clave del placer con todas las palabras.

Al rato Nrberto me pidió que cambiara de posición, que me pusiera a gatas de modo que mientras le chupaba la verga, mi cola estuviera ante su cara. No pude verlo, pero sentí como se estremeció y gimió de lujuria cuando se la acerqué. Me tomó los glúteos con ambas manos y su boca volvió a enloquecer, literalmente comiéndome la cola.

Ay!, ¡El poder que tiene los besos negros! Me regaló sin mezquindades el disfrute de ese placer que muy pocos hombres se permiten brindar. Por eso valoro a hombres como éste, que dan placer extremo antes de reclamar sólo placer para ellos. Lamentablemente son pocos en la vida, por ello es que cuando me los encuentro, simplemente los idolatro, me entregó y me preocupo en devolverles con mamadas de verga hasta que se sienten satisfechos.

Y pensé sintiéndome muy feliz, que no necesitaba tener una vulva para ser mujer plena. Mi ser femenino, mi instinto de hembra están en mi persona mucho más intensificado que en muchas mujeres biológicas.

Esa noche cogimos en varias sesiones. El iniciaba la ”acción” y en cada una no se privó de repetir aquellos besos negros que ni en los films ultra porno llegué a ver.

Mi argollita estaba tan hinchada que me molestaba al caminar, además tenía las piernas agotadas, pero no era nada después de disfrutar tanto, tanto…

lisy55@yahoo.com.ar

www.mundolisy.blogspot.com

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Tarde inolvidable con el perro de mi hermana

Los exámenes finales habían comenzado y tenía que ponerme a estudiar, ese día estaba sola en la casa, mi mama y mi papa trabajaban y casi nunca estaban en casa y mi hermanita de 12 años había ido a la casa de una amiga. Saque mis libros y me puse a estudiar en la mesa de la cocina, después de un rato llego el perro de mi hermanita y me empezó a lamer mis pies desnudos lo que me molesto mucho, la verdad odiaba a ese perro, era grande y negro. Su lengua siempre estaba goteando de saliva y ladraba toda la noche, pero mi hermanita lo quería mucho y lo cuidaba bien, lo bañaba y le daba de comer
con todo su cariño.

El perro siguió distrayéndome varias veces mas así que lo encerré en el patio y me subí a mi habitación, quería descansar un rato así que prendí la PC y entre a algunas paginas porno cosa que hacia casi todos los días, revisando varias paginas llegue a una de zoofilia, me impresionaron las imágenes de perros y caballos follando con mujeres, chicas que chupaban los
miembros de los animales y dejaban que las penetraran, me quede un rato asustada al ver las imágenes y me empezó a dar escalofríos, mis manitas empezaron a temblar y sentía algo raro en mi.

Me estaba poniendo muy húmeda y no pude dejar de ver la pantalla, quise ver mas y mas, me encantaron esos penes grandes y extraños y no pude evitar empezar a tocarme mi conchita por encima de mis bragas. Empecé a buscar
imágenes y videos de chicas teniendo sexo con perros y pude encontrar varios, los vi muchas veces y cada ves me gustaban más.

De repente escuche los ladridos del perro de mi hermana, pensé mil fantasías en un segundo y mi corazón empezó a latir muy fuerte, baje a la cocina y abrí la puerta del patio y vi al perro que tanto odiaba, pero esta vez era diferente, empecé a notar lo grande que era y lo monstruoso que seria su pene, me le acerque, le puse la correa y lo ate a una tubería, lo empecé a
acariciar y le empecé a tocar entre sus enormes genitales se sentía muy caliente y note como empezaba a salir su pene, me agache para poder verlo bien y empecé a masturbarlo con cuidado, su polla se veía enorme y tenia un color entre roza y rojo muy bonito, la forma que tenia era horrible y eso me ponía muy caliente.

No resistí y le di un besito en la puntita, el perro respiraba muy rápido y su saliva goteaba sin parar, su pene crecía mas y mas a la ves que lo metía en mi boca, lo llene todo de saliva y le empecé a meter un dedo en su culo peludo, estaba súper caliente  y el perro dejo salir un chorro de esperma en mi boca. Me lo comí todo y le limpie su polla, le saque el dedo de su ano y fui a la cocina a limpiarme, me quite toda mi ropa y fui por una crema, cuando regrese su pene se estaba haciendo pequeño así que lo empecé a masturbar nuevamente, cuando volvió a tener su tamaño ideal me puse crema en
mi mano y me la embarre en mi ano.

Me metí unos dedos para agrandar un poco mi orificio cosa que hago frecuentemente, y le entregue mi ano al perro de mi hermanita, me puse en cuatro patas y me inserte su pene en mi ano, tenia miedo de que me lastimara o de que me penetrara por mi coño pero decidí arriesgarme, en cuanto me entro la puntita sentí un dolor y deje salir unos gemidos, después me empezó a penetrar violentamente y deje escapar varios gritos de dolor, trataba de liberarme de tales ataques pero no podía, estuvimos así como 5 minutos y luego la saco después de haber eyaculado en mi intestino, me recosté en el
suelo llorando con mi culito destrozado.

Me sentía muy mal al haber echo semejante tontería, sentía como me chorreaba su semen y me ardía mucho mi ano, pero por alguna razón me le acerque y le mame su pene con mucha lujuria, no estaba pensando lo que hacia, estaba
dominada por el deseo y le chupaba su pene como una puta loca, seguía saliendo algo de semen en mi boca y lo tragaba todo. Después decidí volverlo a meterle su pene en mi ano y deje que me penetrara brutalmente unos 10 minutos, hasta que no resistí el dolor y me levante, fui rápido a mi cuarto a mirarme mi ano en el espejo y era hermoso, estaba enorme, mi ano estaba destrozado y aun chorreando, mi coño estaba bien mojado y tenia mi saliva goteando de mi boca, espere unos momentos y luego me bañe, me vestí y baje a acomodar el desorden, unos minutos mas tarde llego mi querida hermana
Daniela y sin tener la menor idea de lo que había echo fue a acariciar a su querida mascota.

Desde ese día tengo sexo con el perro de mi hermana 2 veces por semana.

Esta es una historia real que me paso hace unos meses, luego les contare otras cositas que e echo pero será en otra ocasión.

Espero que les haya gustado mi historia. Si tienen comentarios o les gustaría platicar conmigo mi correo es:

Laura-N5M7@hotmail.com

Por favor solo escriban chicas, lo siento hombres pero no me interesan

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax