Nuestra primera vez como Swingers Mirones

enero 15th, 2015

Como empezó todo
Mi esposa como ya les he comentado es una hembra imponente, con un cabello rojo y unas tetas grandes y deliciosas, que junto a su culo firme, hacen la delicia de cualquier palo, es increíble lo sabroso que me masturba entre sus tetas, mientras me chupa la pingona, tiene una cintura deliciosa, una piel de bebe en el bollo, con unos bembos deliciosos que se empapan de nada, es de las que se encharcan hasta chorrear cuando se excita y le gusta todo, absolutamente todo, es total y absolutamente increíble, como le digo yo, totalmente chingable.
Siempre mi esposa y yo hemos sido muy eróticos al chingar, hablando vulgarmente o contándole yo fantasías que parecían imposibles a su oído mientras jadeaba, esto la ponía a mil en un instante y sus orgasmos son casi frenéticos, de lo fuerte que se excita. Una fantasía recurrente en mis historias, siempre era la de verla besándose con otra chica, o como otra le lamia el culo mientras yo la penetraba… Pero la que mas le gustaban siempre eran en las que había otro hombre mirándonos y masturbándose mientras lo hacíamos o chupar dos pingas y luego metérselas por el bollo…
Todo esto no eran mas que fantasías muy recurrentes y excitantes, hasta un día… Llegaron unos vecinos nuevos al barrio, contemporáneos nuestros y muy pronto congeniamos, el era pintor y le encantaba pintar desnudos y pronto descubrimos con morbo, que tenia la casa llena de cuadros con desnudos de su esposa. Comenzamos a compartir mas tiempo con ellos, sin malicia, pero poco a poco fuimos empezando a fantasear con ellos mientras templábamos, ya le poníamos rostro al hombre que la penetraba junto a mi y a la mujer que le lamia el bollo.
Una noche salimos a ver un show de modelos, y perdimos rápidamente la cuenta de la cantidad de cervezas que nos tomamos. Comenzamos a hablar sobre la libertad de la mujer, y de cómo debía de aprender a gozar el sexo sin tabúes, y de lo fuerte que es la pareja cuando no tiene ataduras. Al regresar a casa, inventamos cualquier excusa tonta, con tal de seguir la conversación, que ya a esa hora eran sobre las fantasías que teníamos, y si teníamos o no valor de hacerlas realidad. Cuando de improviso Julian, que asi se llama nuestro vecino le dijo a Lola, su esposa:
-Sácate el brasier y enséñanos tus tetas.
-Hay, papi- le dijo Lola.- estate tranquilo que vas a molestarlos.
– Eso te molesta? -le pregunto a mi esposa.
Inmediatamente nos miramos y conteste yo en su lugar:
-Enséñale tu tetona mami!
Mi mujer, sin mucho remilgo y con mucho morbo, se saco una sola por encima de la blusa, luego Lola hizo lo mismo y nosotros parecíamos un abanico, mirando atónitos de una a otra, ya puesta a enseñar, mi mujer saco la otra y comenzó a moverlas y a sobárselas con las manos mientras miraba descaradamente como Julian se sobaba la pinga por encima del pantalón. Luego continuamos conversando ya ellas con las tetas afuera y nosotros con las pinga en la mano masturbándonos.
Ellas se quitaron las bragas y con las piernas abiertas nos enseñaban su chocha empapada. Con miedo a continuar mas lejos, comenzamos a comernos cada uno el bollo de nuestras esposas allí en la oficina, sin parar le lamiamos el bollo simultanéate, mirándonos y sin soltar la pinga y acariciándole las tetas con la otra mano pero sin tocar a nuestros vecinos, pero yo quería ver mejor, así que me levante :
-Chúpame la pinga, mi puta, chúpamela rico mientras miras como se la folla….
– Ayyy si papi, si, dámela- y comenzó a lamerme las bolsas desde abajo sin prisas, mirándolos y buscando que la miraran, su lengua subía y baja entre mi glande y las bolsa, repetidamente, hasta que me comenzó a chupar de costado la pinga, yo estaba gozando en la gloria y le apartaba el pelo, para que Julian y Lola la pudieran ver mejor. En eso mi vecino se desnudo completo y recostó a Lola de espalda contra la pared totalmente encuera. Entonces se acostó sobre la mesa y se abrió las piernas dejándoles ver su precioso bollo con pelos rojizos empapados, luego me halo y se metió su pingona, yo ni presto ni perezoso, la agarre por la cintura y comencé a follarla hasta lo profundo de su bollo, con fuerza y persistencia, haciéndola arquearse de placer y locura, su orgasmo llego rápido, con fuerza, haciéndome escurrir al mismo tiempo mi leche en ella y cesar de gemir junto a su boca. Fue tan rico nuestro orgasmo que los vecinos se vinieron junto a nosotros oyéndonos.
Luego ella se paro de la mesa y escurriéndose la leche se la mostro a Julia, con las caras de ambas rojas de lujuria…
Bien hasta aquí esta historia real, que debería de haber sido la primera que publicara, luego les iré contando en otras como poco a poco fui volviendo mas PUTA a mi esposa, hasta convertirla en la Vorágine Masturbadora que es hoy, alternare esta trama principal, con los relatos que me hace todos los días de sus proezas con increíbles juguetes que inventa para llenarse el bollo mientras se masturba.
Las parejas swinger que quieran saber mas de nosotros, que nos escriban a freeview1976@gmail.com, si continúan leyéndonos, verán que aun no somos expertos, pero si muy aventureros y quisiéramos conocer a otras parejas que compartan experiencias reales iguales a las nuestras. Les esperamos

No hay suegra como la mía

enero 14th, 2015

Soy Rubén y quiero contarles lo que me ha pasado con mi suegra. Les aclaro que el nombre de los tres está cambiado Tengo 52 años, actualmente casado con Marta de 44, mujer muy cálida y cariñosa, además de muy buena amante. Con ella nos hemos casado hace apenas un año, y los dos hemos tenido matrimonios anteriores. Debo contarles que desde siempre me he sentido atraído por las mujeres mayores que yo, y en especial las mayores de 60. Tal es así que las veces que he tenido aventuras han sido siempre con maduras. El caso es que la madre de Marta, que llamare Isabel, tiene sus 68 años bien puestos y bien llevados. Mentiría si dijese a estas alturas que es una belleza, pero se mantiene muy bien, se cuida mucho, mas pileta y gimnasio, hacen que al menos para mí esté muy atractiva y yo había fantaseado varias veces, e incluso me he masturbado pensando en ella, pero había decidido borrar esos pensamientos y últimamente había logrado concentrarme en otras mujeres (también mayores que yo….obviamente). Nosotros vivimos en el interior y hace un par de meses Marta debió ir a la Capital (700 km de distancia) para una capacitación de su trabajo, y para ello partió el domingo por la noche para regresar el sábado siguiente por la mañana. Isabel muy amablemente se ofreció a quedarse en casa, para ayudarme, sea con la cocina o lo que fuere. Me pareció muy generoso de su parte, y debo decir que por un momento volvieron a mi algunas de esas fantasías.
El Domingo a las 22 llevamos a Marta a la Terminal de Ómnibus, y cuando se fue, subimos al auto e Isabel me dice: – Si vamos a tomar algo fresco? En mi cabeza empezaron a prenderse luces de colores….. Era una noche muy calurosa, así que fuimos a una confitería que tenía unas mesas en la vereda y pedimos cervezas. Como yo debía manejar, apenas tomé un vaso de cerveza (aquí se ponen duros con el tema de los controles de alcoholemia), pero ella estaba muy relajada y bebió 2 o 3 cervezas. Mientras volvíamos al auto, ella tropezó y obviamente yo la contuve, tomándola de la cintura y allí sonó una alarma en mi cerebro….¿Y si se cumplía mi fantasía hoy? Subimos al auto y las 30 cuadras hasta casa las hicimos charlando distendidamente y yo notaba en ella una expresión que no le conocía, una sonrisa entre cómplice y descarada que me desconcertaba un poco pero a la vez me excitaba. Llegamos, guardé el auto en la cochera y cuando llego a la sala Isabel que me dice que se tomaría otra cerveza, así yo podía acompañarla tranquilo ahora que ya estábamos en casa, lo cual me pareció una buena idea. Ella se sentó en un sillón grande y yo lo hice a su lado, ya bastante excitado y sintiendo esa hermosa sensación de la verga que empieza a hincharse y a sentirse apretada por el slip. Con el primer vaso de cerveza le apoye una mano en su muslo, y la respuesta fue una sonrisa que invitaba a mas; la charla se hizo alegre, divertida. Yo decidí ir por más, así que por ejemplo le pregunte cuanto hacia que no tenía sexo, e Isabel con un suspiro me dijo que hacía demasiado tiempo, a la vez que me miraba fijo y me regalaba una sonrisa que terminó por derribar todas mis barreras interiores…..y también las exteriores.
Decidido a jugarme el todo por el todo, le tomé la mano y le dije que me parecía un desperdicio que semejante mujer no tuviera vida sexual, y que estaba dispuesto a remediar esa situación.
Confieso que por un momento creí que se iba a negar, y se me cruzaron por la cabeza todas las consecuencias que ello podría tener, pero lo cierto es que se soltó de mi mano, sólo para abrazarme y darme un beso como pocas veces me han dado.
Su lengua es algo hermoso, ardiente, muy húmeda, muy suave y muy provocadora, primero fueron mis labios, los abrió poco a poco y fue metiéndola dentro de mi boca, al principio suavemente, después con mas ímpetu, hasta hacerme sentir el placer de un orgasmo oral.
Abrazados empezamos a recorrer nuestros cuerpos con nuestras manos, casi con desesperación; me desabrochó la camisa y me lamió todo el pecho, mordisqueándome las tetillas y jugando eróticamente con mis vellos, en tanto yo le quite su casaca primero y empece a lamerle los pechos, corriendole despacio el corpiño hasta encontarme con sus pezones grandes, oscuros, que a esa altura de la calentura ya estaban tensos, duros, invitando a que se los chupara.
Poco a ´poco nos fuimos denudandos, primero ella terminó de sacarme toda la ropa y se detuvo un largo rato jugando con mi verga que ya estaba durísima y empezaba a soltar el líquido preseminal, para pedirme que terminara de desvestirla.
Pese a mi ansiedad, lo hice muy lentamente, primero la pollera, y cuando tuve ante mi su cuerpo casi desnudo, tan solo vestido con una bombachita pequeña de encaje negro. Por un rato estuve acariciandole sus piernas, besandole alrededor de tan sugerente prenda, y empecé a pasar mi lengua bajo los elasticos, sintiendo el roce de su vello púbico.
Cuando le saque la bombacha ya estabamos los dos al extremo de la excitación, mojados y muy calientes; entre caricias y besos le ofrecí mi verga junto a su boca pero me dijo que eso no , que no le gustaba, asi que seguí con el juego erotico y llegué con mi lengua hasta su vagina. Todavia tengo presente el sabor de su nectar, elgo que me embriagaba y me hacía chuparle mas y mas esa conchita deliciosa y asi fue que tuvo su primer orgasmo. Pero la calentura iba in crescendo, por lo que no hubo necesidad de muchas palabras, antes bien cuando me puse encima de ella, naturalmente abrió las piernas y mi verga encontró el camino hacia su vagina y en cuanto entró, el calor de su interior me excitó aún mas.
No se cuanto tiempo estuvimos cojiendo, si recuerdo que lo hicimos en todas las posiciones posibles y ella tuvo un montón de orgasmos. Yo por mi parte tambien acabé un par de veces, pero era tal la excitación que a los pocos minutos volvia a estar listo para seguir. Cuando nos preparabamos para hacerlo una vez mas, baje nuevamente a besar su Monte sagrado, pero esta vez lo hice de modo que mi miembro quedara cerca de su cara; en realidad mi intención era que me masturbara, pero para mi sorpresa me pidió que le enseñe como chuparmela, y me dijo que una sola vez en su vida lo habia hecho, mal y por eso decia que no le gustaba, pero hoy conmigo queria probar porque confiaba en mi.
Le pedi que me besara la cabeza, y la primera reacción de ella fue decir que le encantaban mis jugos, y no necesité decirle nada mas….primero fue un beso, despues unos chupones muy suaves que fueron creciendo en intensidad hasta que finalmente se metió toda mi verga en la boca y empezó a meterla y sacarla, mientras me decía:
-!Que lindo me cojes por la boca¡
El paso siguiente fue entragarnos a un larguisimo y placentero 69, hasta que los dos acabamos, cada uno en la boca del otro. Isabel ni preguntó….se tragó todo mi semen de una, y quedó relamiéndose. Ya eran mas de las 3 de la madrugada y estabamos cansadisimos pero seguíamos tan calientes como al principio, así que le propuse nos ducháramos juntos.
Si hasta ese momento su piel era un afrodisiaco para mi, no se imaginan lo que sentí al tenerla mojada entre mis brazos, era un estremecimiento que recorría mi cuerpo de arriba abajo permanentemente….nos besamos, le chupé las tetas hasta qie gritó de gozo y de dolor, los pezones a esa altura eran como de 3 cm de largo y 2 de diametro, duros, hermosos. Baje hasta su concha y se la chupé por milésima vez, y cuando estaba al borde del orgasmo hice quew se diera vuelta y empecé a lamerle el culo. Según me dijo despues nunca había tenido sexo anal, pero en ese momento abrió bien las piernas y dejó que mi lengua se deleitara y que muy lentamente empezara a entrar en ese agujerito maravilloso.
De pronto me doy cuenta que no tenía gel lubricante, y de pronto me vino a la mente una vieja película…Ultimo Tango en Paris….fuí hasta la cocina y por suerte en la heladera habia manteca. Con eso la lubriqué y empe4cé a dilatarla de a poco, primero la yema de un dedo, despues el dedo, otro dedo mas hasta que ella me pidió que se la pusiera.
Le advertí que tal vez le dolería un poco,, y asi fue. Primero la cabeza deslizó casi sin esfuerzo, pero cuando empezó a entrar el tronco pegó dos o tres gritos de dolor, lo que hizo que casi me detuviera. Seguí muy despacio, muy suave y mi verga fue entrando en aquella cueva magica, hasta que sentí que le apoyaba mis testículos en su culo, al tiempo que ella largaba un gemido de placer que me dió el via libre para bombearle dentro con mas fuerza.
Les confieso que lo he hecho pocas veces por el culo, pero el gozo que me dió Isabel jamás lo habia sentido, seguimos por un rato en el baño y despues se la saque y fuimos al dormitorio. Allí la puse boca arriba con las piernas bien abiertasy volví a entrar en su culo; esta vez ya ni se quejó, solo me pedía que la penetre y que le avisara antes de acabar porque queria que la leche se la depositara entre las tetas, cosa que hice finalmente.
Nos quedamos dormidos, exhaustos, y dormimos abrazados. A las 7 de la mañana cuando sonó el despertador, sentí sus brazos alrededor mío y en un impulso llamé a mi Gerente a su casa para decirle que por un tema de familia muy importante no iba a ir a trabajar ese día y posiblemente algun otro día de la semana. Cuando Isabel escuchó esto me prometió que iba a ser la mejor semana de mi vida….y puedo asegurarles que así fue, pero el resto de la semana se los cuento otro día.

Te quiero…follar cariño

enero 13th, 2015

Cuando entraron en ese bar mexicano habían tomado ya unas cuantas cañas por tabernas de la zona y era evidente que lo estaban pasando bien. El camarero se dio cuenta de que la pareja de nuevos clientes tenía ganas de juerga. Dejó que se sentaran en la barra y se acercó a ellos para preguntarles que querían tomar:

– Dos margarita classic- dijo él
– Si, si, margarita- dijo ella asintiendo con la cabeza y con gesto de aprobación…

Entre carcajadas y bromas la pareja se tomó la primera copa en apenas unos tragos…Desde el otro lado de la barra el camarero no podía ver las manos del chico, pero por su postura y por las caras de la chica era fácil imaginar por donde andarían.

Ella iba con un vestido por encima de las rodillas y él había metido las manos dentro y le acariciaba las caderas y los muslos sin demasiado disimulo.

– Mmmm…veo que hoy llevas bragas -dijo el. – No te molestan?-

La mirada vidriosa de Silvia evidenciaba que las cañas y el cóctel habian hecho efecto…y él sabía muy bien que eso significaba que estaba excitada y con ganas de jugar

– Quieres quitármelas aquí?- dijo ella con una sonrisa picarona

Aún no había terminado de pronunciar la frase cuando él, que todavía tenia las manos dentro del vestido y tenía cogidos los laterales de su prenda íntima, deslizó las bragas por debajo de su trasero de un tirón fuerte y seco y se las dejó al límite del vestido…..

– La mitad del trabajo ya esta hecho….ahora queda la segunda mitad- dijo él orgulloso de su destreza. Observaron al resto de clientes deseando que al menos uno se percatara de la operación, y en un movimiento rápido y coordinado entre ambos, primero una pierna y después la otra, las bragas terminaron en la mano de Javier.

-Uff! ya estoy mojada – dijo Silvia.

-Lo noto, si…qué rico!! – dijo Javier, que para excitarla aún más mojó el dedo en su clítoris y con gesto lascivo se lo metió en la boca como si fuera un caramelo.

– Mmmm…combina genial con el margarita!

Ella no reprimió una fuerte carcajada, lo que atrajo las miradas del resto de clientes que estaban junto a ellos.

– Venga! fóllame aquí!! – dijo ella.

-No me plantees más retos que los cumplo- dijo Javier con un tono entre chulesco y divertido. Era evidente que ahí no iban a follar pero ganas no faltaban.

La segunda ronda de margarita ya estaba en proceso. Mientras el camarero impregnaba los bordes de las copas en sal, Javier impregnaba sus dedos en el coño empapado de Silvia. El vestido servía de cortina pero tampoco perdían mucho tiempo en disimular…Tenían la noche exhibicionista y la posibilidad de que alguien se diera cuenta de que la estaba masturbando en público hacia que Silvia y Javier se excitaran aun más.

Tras apurar el último sorbo del cóctel salieron a la calle. Ya había anochecido. Se encendieron un cigarrillo y empezaron a andar por la calle…oscura y con apenas gente.

– Nunca me dices que me quieres- dijo ella.

– Es verdad, dijo él.

Sin darle tiempo a decir nada más, Silvia se apoyó en uno de los coches que estaban aparcados en la calle y se subió el vestido hasta dejar su sexo rasurado a la vista. Javier se puso en cuclillas y empezó a lamerle su sexo agarrado a los muslos de Silvia para sostenerse mejor y separar un poco más sus piernas. En un rápido movimiento de cabeza Javier estudió la situación.

– Nadie por la derecha…alguien a lo lejos por la izquierda-… Se incorporó, le dio un giro de 180 grados al cuerpecito de Silvia y la dejó contra el coche con el culito en pompa para desabrocharse el pantalón y penetrarla sin mediar palabra. Eran tantas las ganas que tenía que lo hizo con cierta violencia. Con una mano la mantenía pegada al coche y con la otra le cogía la cadera para que pudiera metérsela mejor estando de pie. A cada embestida Silvia gemía fuerte…a veces incluso parecían ser gritos ahogados de cierto dolor pero Javier seguía con sus fuertes y rápidas embestidas como poseído. Deseaba seguir horas y horas follando pero cuando fue consciente de que estaban en plena calle hizo por terminar lo antes posible. Javier se corrió dentro del coñito de Silvia como hacia rato que deseaba hacerlo y se desplomó encima de ella aplastándola contra la carrocería. Se terminaron de vestir, recogieron sus chaquetas del suelo y siguieron su camino a casa.

– Pero sabes que te quiero,- dijo él mientras le pasaba el brazo por el hombro.

Pamela, Capitulo 4: Castigada por partida doble

enero 12th, 2015

Calzas negras que se adhieren a su culo y a sus piernas sin dejar nada a la imaginacion, top blanco que no llega a cubrir la cintura, y zapatillas deportivas. De este modo, Pamela estaba siendo una vez mas, y como cada dia que asiste a entrenar, el centro de las miradas de todo el gimnasio. Comenzo su dura y exhaustiva rutina corriendo en la cinta y a causa de esto generando que sus gigantes tetas reboten al ritmo de sus movimientos, prosiguio levantando mancuernas para mantener sus brazos firmes, luego una sesion de casi media hora de abdominales, y en este preciso momento le tocaba el turno a sus tan preciados gluteos, que los hacia trabajar con una serie de sentadillas con barra. Era realmente sacrificado, pero sin dudas semejante exigencia fisicarendia frutos en el cuerpo de Pamela Suarez, que confirma tener el mejor cuerpo de todo Villa Freak al mirarse al espejo y contemplar aquella figura de escandalo: largo cabello brilloso y sedoso, de un color castaño oscuro, brazos tonificados, abdomen plano y marcado, piernas fuertes y voluminosas, y sobre todo, lo mas destacable de su cuerpo: esos senos naturales del tamaño de dos pomelos, y el culo grande, firme y duro que mas de una modelo, vedette o actriz envidiaria…A sus 43 años ella tiene pleno conocimiento que mantiene una figura envidiable.
Pamela arqueaba su espalda para flexionar suavemente las rodillas haciendo que los muslos queden paralelos al suelo, a la vez que mantiene el peso de la barra. Pamela entrenaba con disciplina y dedicacion, obviando los comentarios lascivos que la rodeaban alli dentro.
Axel la miraba fascinado. No habian vuelto a concretar un encuentro desde la ultima vez, en la que Pamela termino corriendo desnuda por la calle. Axel deseaba con locura el cuerpo de Pamela, pero las cosas con su ex no estaban claras aun, y en este momento habian vuelto a estar juntos, o al menos estan intentando una reconciliacion.
“Te extraño. Extraño esa cola”. Axel enfatiza sus dichos con un leve chirlo en la nalga de Pamela. “Estoy entrenando Axel, ademas la ultima vez las cosas no fueron del todo bien, tu ex o tu actual o lo que sea es una pendeja desquiciada”.
“Pido disculpas por eso, pero soy sincero, yo quiero estar con vos Pame, la experiencia que tenes no la tiene Romina. Dame una chance, ella no se va a aparecer…” Pamela observo al experto orador de pies a cabeza, lleva consigo una musculatura digna de un fisicoculturista. Por otra parte Pamela ama a su marido, pero hay momentos en los que ella siente que no puede refrenar el impulso sexual que en ella habita. Finalmente cedio: “Hablemos afuera Axel”
En las afueras del gimnasio no habia nadie que opacara la tranquilidad que ellos necesitaban. Sin maspreambulos, Pamela dejo que Axel le robe un sentido beso en su carnosa boca, para despues descansar sus enormes manos en los gluteos de la madre mas sensual de Villa Freak.
“Hey! No tengo 15 años, si queres algo conmigo busquemos un lugar bien tranquilo, aca pueden vernos.” Axel le dio la razon a esa afirmacion tan frontal de Pamela y respondio:”¿Qué te parece esta noche en mi casa?”
“Hecho!” Aceptando la invitacion, Pamela abandono el gimnasio con una caminata decidida, pero la sorprendio ver un auto que la seguia: “Debe ser algun viejo baboso para ofrecerme dinero” penso. Nada de eso, lo que le esperaba era aun mucho mas grave… Romina, la ex de Axel se encontraba dentro de ese automovil junto con dos amigas: “Esta zorra va a aprender a no meterse con los hombres de los demas.¡ Chicas, ataquemos!”
La orden de Romina se hizo efectiva, entonces sus dos amigas bajan del coche junto con ella, y toman por sorpresa a una confundida Pamela, que es forzada a entrar al auto: “Pero que hacen pendejas? Esto es un secuestro! AUXILIO!” Una vez adentro del auto, sus gritos son silenciados por una sonora bofetada de Romina.
“Te vi besandote con el, sos una vieja perra. Pero esta vez te voy a dar tu merecido!”. Romina y sus amigas entonces, empiezan a desvestir a Pamela, que intenta evitarlo pero es superada en numero, trata de soltarse pero ellas la sostienen fuertemente mientras Romina le quita las zapatillas, las calzas, el top, y el corpiño.
“Nooo!!! No, devuelvanme mi ropa por favor! No me quiten la bombacha!!!” Precisamente eso es lo que hicieron, y dejandola completamente desnuda, abrieron la puerta del automovil, y de un patadon la dejaron en el medio de la calle y sin una sola prenda para cubrir su exageradamente exhuberante cuerpo.
“Oh Dios! Oh Dios!”. Pamela se cubria con sus manos, o al menos lo intentaba, pero los transeuntes ya habian advertido la presencia de semejante diosa al desnudo, y comenzaron los gritos: “ME CASO!!!” “MIREN! ES PAMELA, Y ESTA EN BOLAS!!!” “Quiero tocar esas tetas!” “AMO ESE CULO!” “Se le ve toooodo!!!!” “WOOOOOOOOO” “Mira como se mueven esas tetotas!!!!!”
Los labios de Pamela temblaban nerviosamente, mientras distinguia las erecciones de todos los hombres que la rodeaban. Al parecer nadie le iba a tender algun abrigo para cubrirse, entonces opto por correr lo mas rapido posible, pero tampoco sirvio, pues los hombres totalmente excitados seguian fielmente sus pasos, y cuando intento tomar el camino que la llevaria irremediablemente a su edificio, se topo con una decena de personas que tomaban fotos capturando aquella situacion lamentable para ella, pero inmejorable para los hombres y sus penes parados.
Siguio corriendo, mientras los flashes de las camarasseguian disparando contra ella, hasta que finalmente se encuentra frente a frente con la iglesia.
“Supongo que esto es una especie de ayuda divina, Dios me guio hasta aca, para que la iglesia sea mi refugio…” Penso la abrumada Pamela. Por desgracia, la puerta de entrada estaba cerrada, pero al lado, la pequeña ventana estaba abierta, acaso la unica manera de adentrarse en dicho refugio. En ese momento tan limite, Pamela no advirtio que esa ventana se componia de unos escasos metros de ancho, y jamaspodria meter su formidable cuerpo ahí dentro, por lo tanto cometio ese error. Milagrosamente, la mitad de su cuerpo hasta un poco debajo de sus pechos logro entrar, pero la cintura, el culo y las piernas quedaron del lado de afuera. “Estoy atorada!!!” Los gritos de Pamela unicamente generaban risa en los testigos, mientras ella se movia para poder adentrarse completamente en la iglesia. Mientras luchaba para meterse, pudo dilucidar que el resto de las ventanas eran mucho mas amplias que la que en ese momento la tenia prisionera, y todas se encontraban abiertas. “Que mala suerte!” Penso, mientras dejaba caer su largo pelo encima de su rostro. “Esto no puede ser peor…” Desafortunadamente para Pamela, podia ser peor, y de hecho lo fue, pues en el medio de los bullicios de hombres excitados, de chicos sacandole fotos, pudo advertir una voz que le sonaba conocida: “PERO QUE VERGÜENZA! QUE ES ESTO!?” El publico callo ante semejante grito de indignacion. Pamela con mucho esfuerzo logro girar su cabeza, para encontrarse nada mas y nada menos que con doña Josefa. “NO! Dios mio, no puede ser!” Grito quejosamente la pobre Pamela.
“No menciones a Dios, desvergonzada! Te dije que no vuelvas a la iglesia, y te encuentro en la ventana mostrando todo eso! Sucia, atorranta, chiruza!!! Ahora vas a ver!”. Pamela una vez mas estaba tratando de impulsar su cuerpo hacia dentro de la iglesia, pero sus futiles intentos no lograron escapar del castigo de doña Josefa, que empezo a propinarle unas sonoras nalgadas con su arrugada mano derecha en todo su enorme culo: CHAS CHASCHASCHAS!
El clon de Sofia Vergara se quejaba constantemente, se retorciafutilmente en la ventana, mientras experiementaba un dolor insoportable en sus firmes nalgas:”!AAAY! OW OWOWOW! POR FAVOR BASTA!!!!Ayyyy!!!! Nooo!!! Awww!!!! Ayudenmeee!” La gente alli aglutinada, se asomaba a las ventanas de la iglesia para ver las ridiculas expresiones que Pamela hacia mientras recibia chirlos como si fuese una nena de 10 años: El dolor en su culo hacia que ella abra la boca en una perfecta forma de O, por momentos apretaba sus dientes, moviafreneticamente sus brazos, abria los ojos como dos huevos, y sus gigantes pechos se bamboleaban desesperadamente, como intentando pedir auxilio. Doña Josefa sera anciana, vieja(muy vieja, cuenta la leyenda que tiene casi 90) y en apariencia fragil, pero sabia como administrar unas buenas nalgadas a muchachas desvergonzadas como Pamela, que se encontraba sumida en un llanto desonsolado, sus lagrimas le habian corrido todo el maquillaje, ahora cayendo sobre sus mejillas, su culo estaba tomando un color rojizo, y en apariencia se encontraba bien caliente. Asi y todo, la anciana parecia no detener su castigo ante la mirada de los alli presentes, algunos atonitos y otros riendo de la situacion y disfrutando, con sus erecciones a flor de piel. La hermosa madre sentia como su dignidad se desvanecia con cada chirlo, hasta que finalmente la perdio por completo, al avizorar a Romina y sus amigas que se encontraban comodamente apoyadas en el auto en el cual Pamela fue despojada de su costosa ropa, mientras reian a carcajadas.
Para dar enfasis a sus crueles nalgadas, doña Josefa regañaba a Pamela al ritmo de los incesantes chirlos en el culo: “Sos lo peor que le paso a este barrio! Toma! Desvergonzada, ahora vas a aprender! Irrespetuosa! Te adverti sobre andar desnuda!!! TOMA!”
Pamela no soportaba mas el dolor, y la humillacion. Jamas se habia sentido tan miserable. Estaba realmente agotada. Finalmente, el castigo llego a su fin. Doña Josefa miro a su victima con una mirada de desaprobacion, su trabajo habia estado bien realizado, cruzo los brazos triunfalmente y volvio hacia la pobre Pame: “Ahora vestite chiruza, y no te quiero ver nunca mas por la iglesia!” Con estas palabras, la anciana se retiro del lugar abriendose paso entre la muchedumbre, la mayoriaaplaudia y arengaba a doña Josefa, sin borrar la sonrisa de sus rostros, mientras Pamela Suarez yacia colgando sobre ese diminuto espacio de la ventana, llorando, adolorida, con el culo rojo y humillada totalmente:”Buu…duele tanto!…snif!”.
“ABRAN PASO!”. A lo lejos, y a paso decidido, se acercaba un atractivo hombre en direccion a Pamela; era nada menos que el jardinero del barrio, Dario, que al ver que ninguno atinaba a ayudar a la indefensa mujer, por el contrario disfrutaban enormemente ese espectaculo, se adentro en la iglesia desde una de las ventanas mas amplias (no precisamente en la que la mujer se encontraba atrapada), y de un jalon la libero de esa lamentable posicion en la que estaba. Tomando a la desnuda mujer en sus brazos, trataba de consolarla: “Tranquila, tranquila, ya paso. Me presento soy Dario el jardinero, se que sos una vecina nueva. Siento mucho lo que ocurrio.” Pamela en tanto intentaba secar sus lagrimas y limpiar el rimel de su rostro, mientras con la otra mano se frotaba las doloridas nalgas. Dario entonces, la ayudo a ponerse de pie, le ofrecio su abrigo para taparse, y la llevo con su vehiculo hasta la casa. Durante el viaje, Pamela observo detenidamente a su salvador, y advirtio el evidente atractivo fisico del jardinero, entonces sonrio: “No hay mal que por bien no venga.” Penso, mientras llegaban a destino.
FIN

 

Max

Pamela, Capitulo 3: Multa o striptease.

enero 12th, 2015

Pamela Suarez sentia un profundo remordimiento: “Como pude dejar que una chica como Yuki me manosee de esa forma? Que pensaria mi Mario? Y Agus?”. Los recuerdos de aquella tarde tomando sol con Yuki no podiaborrarselos de su memoria.
“Ma…¿que te parece si vamos al Restaurant a almorzar algo? Todo bien con la dieta, pero hoy es mi dia para comer lo que quiera.”
“Me parece buena idea Agus, pero vos no tenes la produccion de fotos hoy?”
“Ay ma…eso es la semana que viene. ¿Que pasa con tu life que estas tan colgada? Dale vamos!”
Madre e hija entonces cruzan la calle y se dirigen a saciar su apetito olvidando al menos por un dia, su exigente dieta. Bocinas de autos, silbidos, piropos, (algunos masexplicitos que otros) reciben a Agus y Pamela. Aunque ellas estan acostumbradas a este trato por parte del sexo masculino: son dos mujeres perfectas, de esas que cualquier hombre sueña. Pamela es el clon de Sofia Vergara, por lo tanto, una hembra que despierta el sentimiento de placer mas profundo en los hombres, que permanecen perplejos frente a esas dos montañas de lujuria que ella porta en su pecho. Aquel mediodiavestia un pantalon de jean azul ajustado, y una remera que le marcaba hasta el ombligo.
Agus iba derritiendo corazones y generando erecciones con una minifalda blanca, botas negras que tocaban su rodilla, y una diminuta campera de jean que serviaunicamente para tapar sus brazos, pues la llevaba abierta, por lo tanto sus pechos se movian libremente entre la musculosa blanca de algodón.
Lamentablemente, el restaurant estaba cerrado, por lo que tuvieron que acudir al auto de Pamela para conseguir algun lugar no muy alejado. El viaje no resultaba muy ameno, pues Aguscomenzo con sus constantes quejas a su nuevo barrio: “Que barrio tan grasa!!! O sea, donde viste un restaurant cerrado al mediodia! Hello!!! Only in Villa Freak.”
Al llegar a una esquina, el clon de Sofia Vergara detiene su auto, pues consiguieron un lugar aparentemente barato y cercano para que se lleve a cabo el almuerzo de madre e hija. Pamela, en su afan de entrar rapido al lugar y conseguir una mesa, estaciona velozmente el auto sin siquiera recordar donde. El lugar era amplio y estaba muy bien adornado, seria suficiente para acallar momentaneamente los reproches de su hija, penso Pamela. Las dos pidieron el mismo plato: pollo con papas fritas y ensalada mixta.
Luego de ese plato tan tentador, las chicas se encontraban mas que satisfechas. Debian regresar, pues Mario volvia temprano de su jornada laboral.
Por desgracia, al salir se encontraron con una sorpresa no muy grata: El oficial Rodriguez estaba frente a su auto a punto de hacer una multa por haber estacionado en la puerta de un garage.
“Mama, mira donde dejaste el auto! Tipo…nos van a multar y yo estoy ahorrando para irme de vacaciones a Brasil!”
“Señora Suarez, soy el oficial Rodriguez. Lamento decirle que le corresponde una multa por haber estacionado el automovil donde no debe” Explico el regordete oficial, morocho y de prominentes bigotes oscuros.”
“Por favor oficial, no nos haga esto, sera la ultima vez. Necesitamos ese dinero para otras cosas”
“Si, para mis vacaciones!” Exclamo Agus.
“Lo siento señoritas, no puedo hacer nada al respecto. Es una pena que chicas tan lindas como ustedes…(su mirada se deposita en los pechos de Pamela) tengan que ser castigadas. Si por mi fuera, arreglariamos las cosas de otro modo…
“A ver oficial…a que se refiere usted?” Inquirio Pamela.
“Soy un oficial respetable, incorruptible…asi se dice??? Bueno, la cuestion es que a mi no me pueden extorsionar con nada. Pero puedo hacer excepciones, es decir…mirense! Miren esos lomazos! No puedo multarlas…quizas si ustedes exhiban un poco de sus agraciados cuerpos, hacerme algun bailecito y alegrarme el dia… udfsjdsñmm…” el oficial Rodriguezcomenzo a balbucear, pero estaba siendo bastante claro.
“Como se atreve??? Nosotras no somos ningunas prostitutas!”. Grito Pamela, y al mismo tiempo giro hacia su hija, y le dijo al oido: “Hija, podemos salvarnos de la multa, este tipo es un baboso. Quizas si usamos nuestro cuerpo para salir airosas de esta situacion, podriamos…”
“MAMA NO! Bajo ningun concepto! No way!”
“Pero escuchame hija…no tendremos sexo con el, le hacemos un baile, un striptease, y todos contentos. No tenemos otra salida!”
“Bueno…esta bien. Pero la tanga no me la saco.” RespondioAgus, muy orgullosa de si misma.
Pamela miro fijamente al oficial: “Oficial Rodriguez, usted a cambio de un striptease nos perdona la multa? Bueno, que asi sea entonces.”
Los ojos de Rodriguez se abrieron de manera anormal, el rostro estaba surcado por una enorme sonrisa que cubria sus colorados mofletes. Era su dia de suerte.
“AFIRMATIVO!!! Tengo un lugar en el que no nos veran. Acompañenme.” Las chicas siguieron al oficial, hasta que llegaron a un callejon, alejado del bullicio de la gente.
“Ok…Pongo musica de mi celu.” Dijo Agus, algo desganada, y al rato comenzo a sonar su tema disco favorito. Las chicas comenzaron a moverse lentamente al compas de la musica, se tocaban entre si, mientras el oficial Rodriguezaplaudia como una foca. Agus se tomo los bordes de la minifalda con ambas manos, y la subio por encima de sus muslos, dejando adivinar la parte frontal de su ropa interior, para luego dejar que baje nuevamente. Se quito la campera de jean, lentamente comenzo a levantarse la musculosa dejando al descubierto su abdomen chato, y finalmente se deshizo de esa prenda, depositandola en el suelo y mostrando sus hermosas tetas apenas cubiertas por un corpiño blanco. La ereccion de Rodriguez era evidente, y aun no habia visto nada. Pamela se desabotono lentamente el jean, y dandose vuelta y poniendo su cola a escasos metros de la nariz de Rodriguez, se inclino y se quito los jeans; como describir semejante imagen: piernas larguisimas, y una cola enorme con una tanga negra se movian parsimoniosamente frente a los ojos desorbitados de Rodriguez, Pero esto aun no habia terminado, pues la hija, tomo los pechos grandes de su madre, sin poder cubrirlos completamente con sus manos, para luego quitar de un jalon la remera celeste de su mama. Pamela entonces, le devuelve el gesto, y tomando a su hija de la cintura, la deposita sobre una de sus rodillas, y con sus dedos comienza a bajarle lenta pero decididamente la minifalda. Ahora las chicas llevaban unicamente ropa interior, Agus un conjunto blanco con sus botas que las conservo en su lugar, y Pamela corpiño y tanga negros, con sus zapatos de tacos altos. Daba la impresión que la cara de Rodriguez estaba por estallar, mientras Pamela le acariciaba la cola a su hija, manteniendola en esa posicion, sobre su rodilla.
“Estan…estan perdonadas señoritas…pero antes quiero ver una cosa mas…un beso entre las dos!”. Repentinamente, Pamela siente que entre su ropa acomodada en el suelo, suena su celular. Era un mensaje de texto de su marido, preguntando donde se encontraban. Pamela entonces opto por obrar con astucia…se acerco al oficial, comenzo a frotarlo con sus tetas alrededor de todo su cuerpo, para entonces tomar sus esposas. En el estado extasiado en el que el oficial se encontraba, permitio a Pamela esposarlo en un palo de luz que habia en el callejon, para entonces tomar sus ropas, y despedirse con un besito en la frente del policia.
“Bye!” Exclamo Agus, mientras ambas mujeres volvieron a vestirse y marcharse del lugar, mientras a lo lejos escuchaban los quejidos del oficial Rodriguez:
“Esperen!Asi no era el trato! Faltaba el besito!”
“Te das cuenta, hija? Actualmente no se puede confiar ni en la policia…”
FIN

 

Max

Pamela Capitulo 2: Bronceada y caliente.

enero 11th, 2015

“O sea, es un dia demasiado caluroso como para meterse en esa iglesia, mamà…NO WAY”. Agus expresaba sus pocas ganas de asistir a la iglesia de su nuevo barrio, Villa Freak.
“Vamos hija, ya estamos en la puerta. Ademas es bueno darnos a conocer con nuestros vecinos, y la mayoria son muy catolicos. Vamos!”. Pamela Suarez, madre de Agus Olivero, le propina un amigable chirlo en la cola redonda y grande de su hija, algo disgustada, ella accede y entran a la iglesia catolica. Como era de esperar, todas las miradas se posaron en aquellas dos figuras torneadas, plagadas de curvas, y perfectamente diseñadas por la naturaleza. Pamela es conocida por sus amistades como “el clon de Sofia Vergara”. Y estan en lo cierto, pràcticamente no existen diferencias entre ella y la actriz, solo que los pechos de Pamela son un poco mas grandes que los de Sofia, si eso es posible. Aquella mañana llevaba un vestido blanco sin bretel, que le acentuaba cada curva de su despampanante cuerpo, zapatos de tacos altos, y adornaba su rostro con gafas oscuras. Su hija Agus lucia unos shorts de jean, extremadamente sugerentes para la casa del Señor, y una musculosa negra que mantenian sus dos prominentes senos en su lugar.
El padre Aldo hablaba fervorosamente de Dios, Jesus, y demas temas referentes a la religion. Ellas toman asiento, y finalmente las miradas dejan de apuntar hacia ellas para volver su atencion a la rutinaria charla del padre. Pamela vio atractivo al padre, con sus cabellos oscuros y menton firme, pero evito desviar sus pensamientos hacia esos lugares tan familiares para ella. Repentinamente, Doña Josefa que estaba a unos metros de ellas, advierte la presencia de Pamela, y con un sonoro gruñido, se levanta y se acerca hacia donde estaba el padre Aldo.
“Disculpe la interrupciòn padre…Pero no puedo tolerar que esa degenerada venga a la casa del señor!”. Doña Josefa apuntaba su arrugado y largo dedo hacia Pamela, mientras ella miraba para todos lados, con una expresion en su rostro al mejor estilo: “Quien, yo?”
“No te hagas la distraida!!! Te vi paseandote por nuestro barrio totalmente desnuda, descarada!!!.” El publico estaba atònito, y Pamela no sabia que responder.
“O sea, escuche señora, mi mamà no anda desnuda por ningun lado, ok?”. Agus le responde a la vieja, en un intento de defender a su madre.
“Y vos callate la boca, mocosa maleducada, seguramente sos igual que tu madre!Callate o te voy a dar tantos chirlos que no vas a poder sentarte en años, oiste???”. La amenaza de Doña Josefa indignò a Agus, se tomo el amplio pecho con una mano, mientras mantenia su boca abierta ante tal amenaza. A partir de ahora, odiaba con todo su ser a esa vieja entrometida.
“Agus! No le contestes, es una señora mayor. Mejor vamonos” Pamela tenia el mismo nivel de indignacion ante el maltrato de la anciana, pero aun asidebia mantener la calma, al fin y al cabo era una viejita de casi 90 años.
Finalmente el padre Aldo intento irrumpir: “Doña Josefa, calmese, creo que todos tienen derecho a estar en la casa del Señor”. “No una chiruza que se desnuda en la calle, es una inmoral”. La anciana era tajante.
“Esta bien, nos vamos. Vamos hija!”. Madre e hija, abochornadas, salieron de la iglesia, Pamela sabia que no era bienvenida alli.
“Madre, a ver…Como es eso de que anduviste desnuda en la calle? O sea, es toomuch!” Agus le preguntaba sorprendida.
“Es una larga historia hija, lo unico que puedo decirte es que fue un accidente.” El auto corria velozmente a traves de las calles de Villa Freak, y advirtiendo que sera un dia de calor, Pamela le propone a Agus tomar sol en la terraza de su edificio.
“Me copa la idea!Quizas hoy venga Yuki a casa, puedo decirle que se prenda a tomar sol con nosotras, te parece mà?”
“Quien es Yuki?”.
“Una amiga de la facu, es medio introvertida, estudia mucho. Te va a caer bien”.
Al llegar al edificio, Pamela sube a la terraza con su hija, y ambas se preparan para que sus cuerpos reciban los rayos del sol. Pamela usa una bikini pequeña de color blanca, mientras Agus usa una de color amarillo, ambas se recuestan sobre los toallones depositados sobre el suelo de la terraza, y alli reposan. Cabe destacar que esta imagen puede provocar un infarto al corazonmas fuerte, son verdaderos cuerpos esculturales, voluptuosos, y pràcticamente desnudos exhibidos libremente para que el dios Febo cumpla con su deber de oscurecer sus sedosas pieles.
En ese momento, Yuki se manifiesta: algo pequeña, su delgadez y blancura de su piel le da la apariencia de ser una niña ingenua, al igual que el rostro que conserva los rasgos orientales de sus antepasados, con hermosos ojos rasgados que resaltan a traves de sus lentes con aumento. Su cuerpo aunque delgado, se compone de sinuosas curvas, no tan explicitas y remarcadas como las otras dos amazonas alli presentes, pero curvilinea al fin.
Tenìa los brazos hacia adelante, posaba una mano encima de la otra, y sostenia esa mirada introvertida a traves de sus lentes, alzo su mano derecha y atinò a decir un casi imperceptible: “Hola.”
“HelloYuki, al fin viniste! No seas timida, acercate. Ella es mi mama Pamela.” Pamela levanta su espalda para saludarla, y advierte en Yuki una chica preciosa, el beso en la mejilla impartido por Yuki cuando se saludaron lleno su cuerpo de ternura. Le daba ganas de abrazar a aquella diminuta chica hasta dejarla sin aliento. Era simplemente una sensacion muy dulce tenerla cerca.
“Dale amis!Sacate ese vestido y ponete a tomar sol con nosotras!” Yuki le respondio a Agus con una incipiente sonrisa, y al rato se despojo de su vestido suelto de verano, dejando que una bikini verde cubra su cuerpo. El traje de baño que ella llevaba no dejaba apreciar la totalidad de su cola, como sucedia con las tangas de Agus y Pamela, mas bien cubria la mitad de sus gluteos, mientras que la parte de arriba protegia sus pequeños pero sugerentes pechos.
A Pamela la abrumaban una cadena de pensamientos: “Que cuerpo tiene esta chica. Esa cinturita tan flaquita…Mmm esa sonrisa que tiene me vuelve loca…En que estoy pensando? Es solo una chica inocente! Dios mio, me siento una lesbiana, y no lo soy…al menos nunca estuve con una mujer. Pero esta chica…Se acomoda al lado mio, tiene un muy lindo perfume…Basta Pamela!”. La joven madre callaba, o al menos intentaba callar sus propios pensamientos.
“Señora Pamela…que lindo pelo que tiene” Yuki acompaño este halago acariciando suavemente el largo cabello de la madre de su amiga.
“Oh…gracias Yuki. Te agradezco el gesto.” Pamela le respondio nerviosamente, tratando de conservar su papel de madre. Al fin y al cabo, Yuki tiene 18 años, podria ser su hija.
“Ay, pero mi mami se vive cuidando el pelo, deberias ver lo que es su face, osea su cara, es re suave, las cremas que usa son lo mas!”
Yuki entonces comienza a acariciar timidamente las mejillas de Pamela, pero mientas Agus estaba concentrada en su propio mundo, Yuki bajo sus delicados dedos hacia el cuello, rozandolo con las yemas de sus dedos. Pamela solo podia atinar a sonreir, pero era evidente que su respiracion se hacia cortante con cada caricia en esa zona. Finalmente trato de evadir la situacion, y conversar de algo banal pero efectivo para detener esos toques tan eroticos.
“Decime Yuki, se llevan bien ustedes dos?”
“Claro que si, somos muy amigas. Nos contamos todo, y somos muy estudiosas, jiji”
“Habla por vos, porque Agus no es nada estudiosa…”
“Ay mama, please!” Agus le retruca con una mirada irascible.
“Ademas de estudiar administracion de empresas con ella, practico tae kwon do” Dice Yuki, a lo que Pamela responde:”Ah, ahora entiendo el motivo de tu cuerpo tan armonico, haces deporte”
“Gracias señora Pamela, pero al parecer no hago tanto deporte como usted. Mire lo que es este abdomen!” Una vez mas, las manos erotizantes de Yuki invaden el cuerpo de Pamela, en esta ocasion su abdomen marcado y duro es victima de las caricias adolescentes.
“Es que mi madre se mata en el gym, lo mas importante para ella es estar en shape”. Pamela ni siquiera pudo escuchar a su hija, las manos de Yukipermanecian en su abdomen trabajado, moviendose alrededor de su ombligo, y bajando lentamente, hasta llegar a la linea de su bikini en la parte frontal: “OOh!”
“Mama, tipo…Que te pasa???”
“Nada hija, tuve ganas de estornudar…ACHIS!” La actuacion no era lo suyo, pero al menos ese intento de estornudo sirvio para alejar a Yuki y esconder su gemido.
De pronto, Agus se levanta como un resorte, alegando que su celular esta sonando.
“Chicas, ya vengo. Me llama mi chico!”
“Hija, ni siquiera sabia que tenias un novio…”
“Es que aun no son novios, se estan conociendo”. Le responde Yuki, con esa voz tan debil que parece un murmullo. Las dos chicas entonces, se dan la vuelta para broncear su parte trasera. El culo de Pamela era un espectaculo, enfundado apenas en esa bikini que no servia para cubrir sus enormes nalgas, tan firmes, tan duras…Yuki en cambio tenia un trasero mas pequeño y discreto, considerable claro, pero no tenia nada que hacer con el tamaño y volumen de la cola de Pamela.
“Señora Pamela…¿quiere que le haga unos masajes?” Murmura Yuki.
“Bu-bueno Yuki. Claro que podes” Pamela no sabia que responder, deberia haberse negado conociendo las sensaciones que las manos de Yuki en su cuerpo provocan, pero no pudo negarse ante esa chica tan fragil como un cristal, inocente y dulce como un personaje de Anime.
Yuki entonces comenzo a mover sus brazos alrededor del cuello de Pamela, bajando sus manos lentamente por la espalda. Pamela estaba totalmente entregada a sus masajes, sentia una distension y un alivio inimaginable…Y aunque le pese, se sentia algo excitada.
Su mente comenzo a correr freneticamente buscando respuestas:”Como puede ser? Es una nenaaa! Tiene apenas 18, no puede estar pasandote esto!” Sus pensamientos se vieron interrumpidos cuando sintio que Yuki le tocaba la cola con ambas manos, moviendo sus gluteos, apretandolos y soltandolos, generando leves gemidos en la ya muy excitada madre. Los masajes siguieron su curso ahora a la altura de sus piernas, y volviendo nuevamente al culo, abriendo sus nalgas y cerrandolas nuevamente. “Dese vuelta”. Pamela obedecio la orden, como si de un jefe se tratara, entonces Yukicomenzo a masajearle los enormes senos, con sus dedos rodeaba sus pezones para darles un ligero apreton, llevando a Pamela al limite de su calentura.”Oh…Oh Yuki…que-que me ha…haces??”
“Shh, tranquilita…”. Pamela ya no estaba preocupada porque su hija las sorprendiera en esa situacion, lo unico que le pedia su cuerpo en ese momento era mas…Y yuki le dio mas. Sus manos se resbalaron alrededor de su estomago, siguiendo su marcha hasta la bikini, y hundiendo su mano en la tanga, comenzo a frotar el sexo de Pamela impiadosamente.
“Si señora Pamela, yo se que le gusta. Despreocupese y piense unicamente en disfrutar.” Pamela entanto, se retorcia, movia su cadera freneticamente, su cuerpo respondia con movimientos convulsivos ante los estimulos de Yuki: “DIOS! DIOS! AAAHH!”
Estaba cerca. Yukiseguia frotando su depilada y humeda vagina sin quitar esa sonrisa timida y calma, en cambio Pamela era la imagen antagonica, un mar de sudor en todo su cuerpo, sus pechos moviendose desesperadamente al ritmo de sus caderas, y su boca gesticulando y generando sonoros gemidos que ya no trataba de ocultar. Hasta que finalmente su cuerpo genero un estallido interno que conmovio todas las fibras de su anatomia. Con la poca fuerza que le quedaba, se tapo la boca para generar el grito final: “MMMMMMMPPFPFPPFMMFFFPFPFPPF!!!”. Luego se desplomo en el piso. Yukisonrio y volvio a acomodarse para seguir disfrutando del sol. En ese instante regresa su amiga: “Nada era Nico…y ustedes que onda?”
“Creo que tu mama se durmio”.
“Mejor, seguro fue un aburrimiento estar con ella. SorryYuki!!!”
“Para nada, tu mama y yo la pasamos muuy bien!”
FIN

 

Max

PAMELA Capitulo 1: Conociendo al instructor del gimnasio.

enero 11th, 2015

El majestuoso vehiculo avanzo a distancia prudencial hasta llegar a su destino; Villa Freak. Un barrio localizado en algun lugar de la ciudad, adornado con pintorescas casas y edificios de 5 pisos.
“LLegamos”. Mario Olivero sonrie a su mujer y su hija, pero ellas solo responden con una mueca de disgusto.
“Vamos chicas, es un lindo barrio, y saben por quedecidi venir aca, es una oportunidad para ampliar los negocios de la empresa.”. Su hija Agustina emana un leve bostezo antes de bajar de su auto, y asitambien su madre.
“Agus, hija, no esta tan mal. Nuestro edificio es el numero 7, y frente a el tenemos un gimnasio, eso es una buena noticia!”. “Supongo que si, mami”. Repondio la rubia de 20 años. Pamela miro hacia arriba, contemplando su nuevo hogar, el edificio numero 7, departamento numero 8. Los transeuntes no podian quitar los ojos de sus nuevas vecinas: Pamela Suarez es una hermosisima mujer de 43 años, de un metro setenta, con medidas perfectas: 99-60-99. Tiene un soprendente parecido a la actriz Sofia Vergara; pechos descomunales, cintura de avispa, piernas torneadas, una cola firme y bien grande, el cabello castaño oscuro, y una mirada extremadamente sugerente. El vestido que llevaba aquella mañana (oscuro, con un escote bien pronunciado) le acentuaba las exageradas curvas que ella poseia.
Su hija tambien era demasiado atractiva: rubia, con un cuerpo formidable. Aprovechando esa belleza, dedica mucho tiempo a su incipiente carrera de modelaje.
“QUE CULO!” “LES DOY A LAS DOS!” “Mira esas tetas, son terribles!”. La atencion de los vecinos no se habia centrado en su costoso auto, mas bien en los escandalosos cuerpos de Pamela y Agus.
“Señora, quiere que la ayude a subir las maletas?” Un hombre de unos 50 años se acerco a Pamela ofreciendole ayuda, mientras centraba su mirada en el escote de la sensual madre. “Le agradezco, mi marido va a ayudarme”. Repondio ella con una sonrisa.
Finalmente llegan al departamento:”Ooh, que cansada estoy”. Dijo Agus suspirando profundamente. El nuevo hogar era amplio y comodo, la familia estaba mas que satisfecha. De pronto suena el timbre, y Pamela abre la puerta: “Bienvenidos, vecinos!”. Un hombre de unos 60 años se presento con una torta de crema en la mano. “Espero que les sea de su agrado este nuevo barrio, cuente conmigo para lo que sea…lo que sea!” El señor calvo y gordito levanta sus cejas de manera picara, a lo que Pamela solo esboza un gesto amable. “Mi nombre es Ricardo, y soy el encargado del edificio.”
“Mucho gusto, soy Mario. Agus, saluda a la visita!”. La hija, en cambio, solo atino a saludar desde lejos, recostada en su sillon. “Es un poco timida”. Dijo su padre, tratando de dar una buena impresion pese a su rebelde hija. “Bueno, debo seguir trabajando asi que me despid…”. Repentinamente, el pie de Ricardo trastabillo, y la torta que tenia en su mano fue a parar a las enormes tetas de Pamela:”OOH!” Grito ella, sorprendida. “Disculpe señora! Yo la ayudo…”. El señor regordete saco un trapo, y empezo a pasarselo encima de sus pechos ahora cubiertos de crema.”No, espere jajjaaa…me hace cosquiilas OJOJJO!!! Pare!”. Su marido no pudo tolerar los toqueteos de Ricardo, y grito: “Es suficiente!vayase de mi casa!”. Pamela entonces, tomo al hombre de su pequeño brazo, y haciendo uso de sus años de entrenamiento con pesas, le doblo la muñeca, y con una patada en su retaguardia, lo impulso hasta el pasillo lejos de su casa.”Y gracias por la torta, pervertido!” y de un portazo cerro la conversacion.
“Siempre lo mismo. Deberias dejar de vestirte tan sugerente y evitar estas peleas con todos los hombres que se cruzan en mi camino”. El marido dijo a su mujer. “Mario, no empieces. Solo quiero gustarte a vos, y se que lo hago.” “Tenesrazon amor”. La discusion se esfumo con un beso apasionado entre ambos. “Pero que cursis! Mejor me voy a dar una vuelta por mi nuevo barrio”. Dijo Agus mientras se incorporaba de la comodidad ofrecida por el sillon.
El marido se dirigio a su nueva oficina en Villa Freak, entonces Pamela quedo sola en su departamento. La hermosa madurita tomo una ducha rapida, mientras pensaba en la linda sensacion de saber que todos los hombres mueren por ella, y eso la excitaba; Se acaricio un poco los pechos, grandes, suaves, y deslizo su mano pasando por su firme abdomen hasta llegar a su sexo. “Mmm”. Sus ojos se entrecerraron, dejandose llevar por la increiblesensacion que le provocaban sus propias caricias.”Soy una diosa, lo se…Mmmm” Su calentura iba en aumento, pero decidio parar. Queria conocer el gimnasio que estaba justo enfrente de su edificio.
Se cambiorapidamente, se puso unas reveladoras calzas negras, y una musculosa blanca. Se ato en el pelo una cola y partio. El gimnasio estaba bien cuidado, las maquinas eran modernas, y para su alegriahabia muchos chicos musculosos.
Se acerco a la recepcion donde se encontraba un tipo alto, con mucha musculatura, una especie de schwarzenegger rubio. Su mirada delataba un especial interes por Pamela.
“Son reales? Son operadas? Que importa, son hermosas!!! ELLA es hermosa…No te erectes por favor…” Los pensamientos del musculoso no dejaban de atormentarlo.
“Hola, me llamo Pamela. Soy nueva en el barrio.” “Bien…venidas…quiero decir, bienvenida Pamela! Me llamo Axel, en que puedo ayudarte??”
“Mucho gusto Axel, quiero empezar a entrenar. Podrias instruirme?”.
“Por supuesto, para eso estoy!”. El instructor Axel y Pamela se dirigieron al sector donde estan los aparatos para gluteos. Mientras ella entrenaba, Axel miraba sus gluteos casi sin disimular, esa cola apenas cubierta por unas calzas lo estaba volviendo loco.
“Asi lo hago bien?” Pregunta Pamela, algo ingenua y a la vez provocadora. Ella ama a su marido, pero el instructor bronceado y ultra musculoso le atraia bastante, y su apetito sexual es algo que ella no puede controlar.
“Pame, deberias arquearte un poco mas…” Axel posa su mano accidentalmente en la nalga izquierda de la sexy mujer. “Oh, pido disculpas, quise poner mi mano en tu espalda!”
“Esta bien Axel…tenes buenos toques.” La sonrisa provocativa de Pamela encendieron los mas bajos instintos de Axel, y su ereccion estaba siendo evidente. “Tengo un cuarto arriba, si queres puedo hacerte unos masajes, ya que te gustan mis toques.” Pamela accedio, y juntos subieron al cuarto.
Pamela se recosto de espaldas, y Axel le quito la musculosa, y le desprendio el corpiño, para luego sacarle las calcitas, dejandolaunicamente con una diminuta tanga negra. Ese culo grande, firme, se veia perfecto en esa posicion.
“DIOS!!!se nota que entrenas tu cuerpo, es increible!” Axel estaba totalmente excitado, y Pamela lo sabia, y disfrutaba verlo asi. Con los masajes del instructor, ella gemia suavemente, sus manos iban desde el cuello hasta su culo, dejandolasalli durante un largo rato, tocando sus nalgas, apretandolas, masajeandolas.
“Tenes una obsesion con mi cola, jiji” dijo Pamela mientras repentinamente sintio un dedo en la parte frontal de su tanga. Pamela empezo a gemir mas fuerte, mientras Axel deslizo un dedo dentro de su tanga y empezo a masajearle su sexo.
“MMM…OH…OH Nene si…ay…ay…”.Pamela adopto la posicion de perrito, y Axel supo que era su momento…se quitorapidamente sus shorts deportivos, sus calzoncillos, y tomandola suavemente de la cintura con una mano, con la otra procedio a bajarle la tanga. Sus cuerpos desnudos se juntaron, su miembro penetro en lo mas profundo de Pamela, y comenzaron a moverse freneticamente. La hermosa y sexual madura era una gata en celo, sacudia su largo pelo, movia su cintura hacia adelante y hacia atras, mientras Axel le daba algun que otro chirlo: CHAS! “Te gusta? CHAS! Te gusta?” Pamela respondia entre gemidos y gritos:”Siii, dame mas fuerte!!! AHHH!!!” Sus enormes brazos la sujetaban fuertemente de su cintura, y se aproximaba el estallido final. Luego de un rato, ambos experimentaron un orgasmo que les hizo ver las estrellas. Pamela se desplomo en la colchoneta, luego de haber aliviado su apetito sexual frente a aquel muchacho fornido y mas joven que ella. Pero al rato supo que debia regresar a su casa lo antes posible, pues debia tener la comida preparada para su familia.
“Axel, necesito bañarme…” “Podes usar las duchas del gimnasio, linda”. Pamela dejo sus prendas al costado de la ducha, pero de repente ve una mano que toma sus ropas…era una mujer; “Soy la ex de Axel, y me pareces una atorranta, se lo que estuvieron haciendo arriba! Me das asco, vieja perra!” La chica tendria unos 25 años, y se la veia realmente enfadada. Pamela solo atino a pedirle que por favor le devuelva la ropa, pero la chica opto por llevarselas. Eso sinificaba que Pamela estaba en serios problemas, para salir a buscar la ropa debia atravesar todo el gimnasio, y estaba repleto de personas. Estaba desesperada, no sabia que hacer, se encontraba desnuda y atrapada en el vestuario de un gimnasio.
“Por que tiene que pasarme a mi?” Se lamentaba Pamela, aunque la chica tenia razon al estar ofendida, al parecer su relacion con Axel habia terminado hacia poco.
El clon de Sofia Vergara estaba confundida…pero en ese momento ve una ventana entreabierta en la que puede escapar. El unico problema es que debera cruzar la calle, subir al edificio…totalmente desnuda!!!
No lo penso mas, trepo la ventana, y de un salto se encontraba afuera del gimnasio. Escondiendose entre los arboles, evitaba que algun vecino la viera, de pronto sintioruidos, un grupo de personas se acercaba, eran alumnos de una escuela secundaria. Rapidamente y aprovechando su agilidad trepo al arbolmas cercano, como una especie de Tarzan femenina. Pero en ese momento se encontro con una desagradable sopresa: Una amenazante avispa sobrevolaba la silueta de Pamela, podia sentir el zumbido cada vez mas cerca, un grupo de 5 alumnos se habia quedado detenido y conversando justo debajo de ese arbol en que ella se encontraba, lentamente la avispa se posa en una de sus nalgas…Pamela empezo a sudar nerviosamente, sabia que el menor movimiento alentaria al insecto a usar su aguijon. De repente, Pamela sintio un enorme ardor en su nalga; La avispa habiaatacado!”AAHHHHH!” El dolor fue increible y Pamela dio un grito desgarrador. Los alumnos levantaron la vista y alli la vieron: una hermosa mujer totalmente desnuda, con los pechos y la cola mas grande que hayan visto jamas…los adolescentes se descontrolaron, gritaban y aullaban de la excitacion, hasta que una de las ramas en la que Pamela estaba agarrada, se quebro, haciendo caer su cuerpo encima de los desdenfrenados adolescentes. El rostro de uno estaba justo entre sus nalgas.”Deserias morir asfixiado asi, pervertido!” Penso Pamela, pero no era tiempo para especulaciones, levanto su cuerpo y salio corriendo cruzando la calle, milagrosamente no ocasiono ningun choque.
“PERO QUE VERGUENZA!!! Esta chiruza es la nueva vecina!!! Anda desnuda por la calle, que asquerosidad!” La que se quejaba era Doña Josefa, quien se dice es la mas anciana y anticuada de Villa Freak. “MALEDUCADA! SINVERGUENZA!” Pamela no tenia tiempo de confrontar a la anciana y explicarle lo ocurrido, debia llegar a su casa lo antes posible. Toma el ascensor, presiona el 7, pero es tanta la mala suerte que alguien llama al ascensor, y no es nada menos que Ricardo, el encargado. A Pamela no le alcanzaban las manos para taparse.”Oh por Dios, no me mire!” “Bueno bueno, quien es la pervertida ahora? Que cosa mas linda, a la nueva vecina le gusta andar desnuda por ahi…” Ricardo saca la lengua asquerosamente, y se acerca a la desnuda Pamela posiblemente para saborear su cuerpo, pero el ascensor llega a destino, y Pamela de una patada en los testiculos se libera del acosador, y finalmente llega a su casa. “Tengo que vestirme!”. De pronto la puerta se abre, y entra Agus:”Pero Mama, que haces asi desnuda???”. “HIJA!Estee…es que volvi del gym, transpire mucho, y me estaba por dar un baño…” “Ah ok, fuiste al gym? esta bueno? El instructor enseña bien?”. Pregunta Agus, a lo que su madre responde: “No te das una idea, hija…”
FIN

Max

La historia de Natalia : de las 5 amigas.

enero 10th, 2015

Me llamo Natalia Pérez Costa. Nací como varón hará aproximadamente treinta años. Mi aspecto del pasado era el de un hombre robusto, atractivo pero como era gordo no se notaba con cabellos castaños y de ojos verdes. Tenia un rostro muy expresivo pero de un momento a otro me destrozaron la vida. Fui alterado para ajustarme a los deseos de alguien que me compro. Recuerdo que yo era un solitario, sin familia, prácticamente sin amigos había terminado de estudiar en la universidad no tenia trabajo.
Todo empezó en octubre de 2006, cuando eché el curriculum para conseguir un trabajo. como administrador de empresas yo estaba sobre calificado había estudiado tres carreras en cinco años. Tenia un alto coeficiente intelectual.
Trabajaría en una pequeña oficina que era parte de una gran empresa. El sueldo era muy bueno.
Después de algunas pruebas escritas y una entrevista personal con lo que parecía ser un psicólogo, sólo quedamos cinco candidatos. Todos varones. No conocía a ninguno. Tan sólo nos quedaba por pasar un examen médico. Si estábamos sanos, los cinco firmaríamos los contratos y empezaríamos a trabajar con ellos de inmediato.
La consulta, por llamarla de alguna manera, era grande. Había cuatro médicos en su interior, todos hombres, todos de mediana edad. Como la mayoría de los doctores, nos ignoraban mientras hablaban en voz baja entre sí. Cuando nos miraban, era más como ganado que como seres humanos. Finalmente, uno de ellos se acercó a nosotros con cinco pequeños vasos. Nos dio uno a cada uno.
– Bienvenidos a su prueba final, caballeros – dijo, cuando todos teníamos la bebida en la mano – Por favor, beban esa solución. Es un contraste inocuo para que podamos observar el funcionamiento de su sistema digestivo.
Todos obedecimos. El sabor era extraño. Una mezcla entre jarabe de fresa y alguna extraña medicina. Y así nos quedamos los cinco, mirándonos unos a otros, sin atrevernos a hablar, en una hilera perfecta. El tiempo pasaban lentamente. Poco a poco, me dejó de importar todo y hasta el corazón, acelerado hasta entonces, se relajó. Después de cinco minutos, otro de los médicos, el tercero habló:
-Bienvenidos al lugar de vuestra transformación. La vida que habéis conocido hasta ahora termina aquí en este preciso momento. Pertenecemos a una empresa muy poderosa –continuó – si bien es diferente a cualquier otra que hayáis visto en vuestra vida. Este edificio ha sido alquilado tan solo para esta “selección de personal”. Mañana estará vacío.
Sentí preocupación, necesidad de escapar. Pero permanecí allí, de pie, sin poder moverme.
– Nadie será capaz de rastrearnos, si es que alguien se molesta en hacerlo, cosa que dudo. Los cinco habéis sido seleccionados – Dijo el que parecía estar al mando – porque son personas solitarias. Sin familia, sin amigos, sin interacción social en el trabajo… Esto es bueno por dos razones: la primera, no queremos a gente preguntando por ustedes. La segunda, preferimos no destrozar familias. No nos gustan las lágrimas y el dolor, aunque ahora penséis lo contrario. Todos vosotros vais a ser felices en vuestra nueva vida, os lo aseguro. No nos gustaría que dejen a alguien llorando detrás. Ahora, por favor desnudaos y quedaos donde estáis. Sí, toda la ropa. También la interior.
Obedecimos sin una protesta. Definitivamente, algo en esa bebida nos hacía sin voluntad.
– Permitidme que os explique lo que os va a pasar ahora – dijo un tercer doctor, más anciano que los otros. -Vais a cambiar para ajustaros a las solicitudes de nuestros clientes. Vuestra apariencia física será alterada para volverse más femenina. Algunos de vosotros seréis también eunucos. Los más afortunados quizá retengáis vuestra capacidad para tener orgasmos, incluso erecciones. Por ejemplo a ver…Número Uno, acércate. – Vas a convertirte en una mujer de 25 años, llamada Dalia.
Le dijo cuando este hombre se acerco
Este hombre no podía moverse y yo tampoco.
– Te proporcionaremos un par de pechos de silicona de gran volumen. Tendrán la apariencia de falsos, al estilo de Pamela Anderson, pero es así como nuestro cliente lo ha solicitado. Tendrás que llevar el pelo siempre teñido de rubio. Destruiremos cada folículo por debajo de tus ojos, incluidas las cejas, que te serán tatuadas en un fino hilo. Aumentaremos tus labios, dado que tienen que ser gruesos; sin embargo, será un aumento moderado, así que seguirán pareciendo naturales. Tendrás que llevar siempre lentillas azules, de las más naturales del mercado. ¡Ah! Te extirparemos los testículos, pero dejaremos tu pene intacto excepto por sus sensibilidad, que caerá prácticamente a cero. No te preocupes… te encantará el sexo, aún siendo anorgásmica. Ahora, por favor, acude a la puerta número uno.
El hombre obedeció. Había seis puertas delante de nosotros, justo en la pared opuesta de la consulta. Después que hablaran con el participante numero dos me señalo a mi.
– Ven aquí. Hice lo que me habían ordenado.
-Serás una rubia natural de pelo largo. Te proporcionaremos unos enormes pechos naturales, así que puedes esperar que sean muy caídos. Tu piel será pálida. Serás castrado, pero tendrás plena sensibilidad en el pene…
Entré en la habitación. Había dos doctoras en el interior. Cerraron la puerta y ya no pude oír más.
– Por favor, túmbate en esa cama.
Después de que lo hiciera, pusieron un vial en mi brazo.
No quería perder mi masculinidad, pero seguía sin importarme. Maldito brebaje. Un momento después, todo se volvió oscuro y caí en la inconsciencia.
Cuando me desperté no sabia donde estaba y tenia mucha sed, me sentía mareado, profundamente cansado.
Observe en el espejo de la habitación el reflejo de una mujer
Era una chica joven. Preciosa, realmente preciosa. La más guapa que había visto hasta el momento, lo que ya era mucho decir. Representaba la misma esencia de la naturalidad. Su pelo era largo y liso de un dorado oscuro desde el nacimiento hasta las puntas. Su melena, de cabellos finos caía sobre sus hombros.
sus ojos eran grandes distinguí unos iris verdes con motitas amarillas cerca de la pupila como los míos. Su nariz era corta y recta, en perfecta armonía con su rostro, como lo estaban sus labios, de suave color rosado que parecía suyo propio, enmarcando una boca grande. Llevaba un pijama celeste levante la mano y esta mujer también lo hizo. Me di cuenta que era yo.
Mi cara no se movía. No tenia expresiones ni nada.
Recordé lo que me dijo ese medico en la falsa entrevista laboral.
-Serás una rubia natural de pelo largo. Te proporcionaremos unos enormes pechos naturales, así que puedes esperar que sean muy caídos. Tu piel será pálida. Serás castrado, pero tendrás plena sensibilidad en el pene…
Me desnude. Mi pijama lo tire hasta convertirlo en un montón de ropa en una esquina de la habitación. Me veía muy delgado. Mis costillas se adivinaban en el costado, mi cintura era tan breve como la de una modelo. Mi culo era pequeño, pero redondo y apretado, Pero mis pechos eran desproporcionados parecía que eran de verdad. Lo cual representaba que no estaban precisamente muy firmes.
Debido a su gran volumen, colgaban hasta más allá de mi ombligo. Mis pezones, eran grandes y rosados con una aréola a juego en tamaño y color, miraban directamente hacia los dedos gordos de mis pies descalzos.
Empecé a notar que había algo en mi cintura algo que rodeaba la cintura y desaparecía entre las piernas. Algo metálico y duro.
Mis bamboleos y tirones hacían que mi pelo como, sobre todo, esos pechos, bailaran de manera incontrolada y me molestaran continuamente.
El pelo me lo apartaba pero los pechos me obstaculizaban todo movimiento.
Finalmente, desesperado abandone la lucha y me arrodille sobre la cama, llorando. Mis pechos quedaban desparramados a ambos lados de mi cuerpo. No es sólo que estuvieran caídos es que, desde luego, eran enormes. La habitación tenía una puerta blanca. Me vestí con ese pijama que deje en el suelo.
Mi intención era escaparme de ahí. Giré el pomo y se abrió la puerta sin problemas. El pasillo era como el de cualquier hospital privado, luminoso y silencioso.
Una enfermera me vio asomar y acudió corriendo a mi lado.
-No, Natalia. No puedes salir – dijo, cogiéndome de los hombros y devolviéndome al interior del cuarto – Enseguida vendrá el doctor y podrás hablar con él.
– Pero… pero… – Quería decir que me quería ir a casa, pero lo que realmente deseaba era que me devolvieran a mi anterior persona, a mi anterior vida me condujo dócilmente de nuevo a la habitación. No tardó mucho tiempo en aparecer un médico acompañado por un enfermero. Cerré los puños y me acerqué hacia él. El enfermero me sujetó.
-Escucha, Natalia – Dijo el doctor – Con violencia no vas a conseguir nada.
El enfermero, me soltó.
– De todas formas, pronto desaparecerá esa agresividad, ya que no está programada en tu carácter. He venido aquí a explicarte alguna de las cosas que sin duda estarás interesada en saber. ¿Vas a comportarte, o me voy?
Asentí con la cabeza.
– Has sufrido una serie de modificaciones que implican una altísima tecnología. No te voy a explicar los pormenores, porque no es necesario. No existe nadie más en el mundo que tenga la capacidad de hacer lo que te hemos hecho y aunque lo hubiera, no puede deshacer prácticamente nada. A todos los efectos, eres una mujer desde ahora, aparte de lo que los restos de tu antiguo sexo indiquen. Hemos tomado como base tu antiguo cuerpo, por eso hay partes que notarás tuyas, como tu pelo, por ejemplo. Tenemos la capacidad de alterarlo, pero todo tiene un coste, y nuestro cliente se ha gastado el dinero en otras cosas, como por ejemplo, el aumento de tus pechos y depilación definitiva. Tus pechos en principio iban a ser un barato implante corriente de silicona, pero finalmente decidió gastarse el dinero en hacerlas reales. ¡Y la verdad es que nos ha quedado una auténtica obra de arte!
Parecía orgulloso de su resultado.
Yo quería disimular mis pechos como fuera, porque me avergonzaba pero no veía cómo hacerlo con el pijama del hospital.
– Las demás alteraciones que hemos llevado a cabo implican también una modificación de tu conducta, mediante alteraciones cerebrales. A nuestros pacientes les cuesta más tiempo actuar, por eso aún puedes tener arranques de violencia masculina, como el que has intentado. Te va a gustar el sexo, créeme – reafirmó, al ver en mis ojos extrañeza – No tendrás orgasmos pero con masaje prostático llegaras a la eyaculacion. Ya lo veras. Serás muy feliz. Pronto empezarás tu formación no todo podemos hacerlo los médicos – rió – Te enseñarán a cuidarte y a mostrarte bella. También aprenderás a dar placer sexual y el resto del programa que tu dueño ha elegido. Natalia no luches contra tu destino. Aunque, de hecho, es imposible que te opongas, puede hacer que tus primeros días sean realmente incómodos y sería una pena.
– ¿Pero porque no puede mover mi cara?.
– Ese a sido un requerimiento del cliente, tu futuro marido. El ha pedido que destruyamos algunos músculos faciales.
“Ese hijo de puta”. Pensé. “Cuando lo encuentre lo matare”.
El medico y el enfermero se fueron.
¿Aceptar lo que me estaban haciendo? ¡Nunca! Lucharía y me opondría con todas mis fuerzas. Y saldría de allí libre o me escaparía antes o después. Y la policía de seguro que estaba comprada por esta gente. Trate de asimilar todo lo que me había dicho el medico. Me temblaban las rodillas sobre todo se debía al trauma que habían provocado sus palabras. Me sentía superado totalmente por lo que me estaba ocurriendo. Me veía realmente estúpido con ese delgado cuerpo de mujer tan desequilibrado, vestido tan sólo con un pijama de hospital, sin saber qué hacer ni a donde ir. No sé cuánto tiempo había pasado cuando alguien golpeó suavemente la puerta, como tampoco sabía el tiempo que había estado privado de conocimiento. Debería haberlo preguntado cuando me había visitado el médico. Por cierto, muy seguro debía de estar de su trabajo, ya que no me había examinado.
La puerta se abrió lo justo para que se asomara una cabeza. Pertenecía a una mujer. Era pelirroja, con los ojos azules y labios gruesos y sonreía.
-¿Puedo pasar? – La mire con mucha bronca. Deslizó su cuerpo al interior y cerró detrás de sí. El pelo pelirrojo le caía en desorganizados rizos sobre los hombros. Su nariz era pequeña y recta y sus cejas tenían forma de lágrima alargada, finas y suavemente arqueadas.
Vestía una jersey ligero ajustado de color blanco, ceñido con un cinturón ancho y una pequeña falda negra. Tenía unos pechos muy voluminosos que no hacía nada por disimular pero naturalmente nada que se acercara al mío.
Sus piernas eran largas y terminaban en unos pies diminutos que tenían unos zapatos blancos de tacón alto.
-¡Hola! -Se presentó, dándome un beso.-Me llamo Raquel y voy a ser tu asistente personal en tu camino hacia tu nuevo yo.
La miré. Se sentó a mi lado y fijó sus hermosos ojos en los míos.
– Estoy segura de que piensas que no te puedo ayudar en nada. Que todo lo que te ha pasado es injusto y te sientes desesperada. ¿Sabes por qué sé que piensas así?
Yo negué con la cabeza.
– Porque yo he pasado por exactamente lo mismo que tú. Hace dos años yo era… bueno, ya sabes… – Le costó mucho decir la palabra – un varón.
Entonces mi mirada cambió a incredulidad.
– ¿Por qué no me crees?
No dije nada. Preferí callar. Incluso antes yo era muy callado. Además que a mi no me importaba.
Ella se rió. Con su risa cristalina.
– ¿Acaso tú pareces un hombre? Claro que te faltan los detalles de belleza que toda mujer debe conocer por eso estoy aquí, para que los conozcas.
– ¿Y si no quiero? – Le grite con ira – Yo quiero volver a ser quien era. No esta porquería.
– Natalia no hables así. No eres una porquería. Eres bellísima. Te convirtieron en un ser hermoso. Yo soy una empleada de la Compañía. Mi labor es conocer estilos y formas de belleza. A ti tengo que enseñarte según los deseos de tu comprador. Podrías tener otros gustos si dejásemos que se desarrollasen, pero no va a ser el caso…
– Entonces lo que yo diga no importa. Yo no tengo derecho a nada y lo mas importante son los deseos del estupido que me compro. Yo soy una persona tengo sentimientos.
– Eso ya lo se. Pero te acostumbraras y serás feliz con ese hombre.
– Se ve que no me conoce Señora. – Le grite – No voy ser feliz nunca.No pienso hacer feliz a nadie.
– Eso lo decís ahora pero te aseguro que vas a ser feliz con el.
– ¡Así! ¿Y como se supone que voy a ser feliz? ¿Que van a hacer me van a volver a drogar – La mire con odio.
Yo tenia una mirada muy expresiva. Cuando miraba a alguien con odio bajaban la vista. Esta mujer no fue la excepción.
– Yo antes era muy feliz. Ahora me convirtieron en esta mierda y se supone que tengo que aceptarlo sin chistar.
– Pero vas a ser feliz. Veras que con el tiempo tu también te acostumbras. No me lo hagas mal difícil Natalia. vamos así te enseño a cuidar tu imagen.
No quería aprender a cuidar mi imagen en realidad no me importaba tanto. Ya me escaparía antes o después.
– Hoy, antes de que te acuestes, te parecerás más al diseño contratado para tu imagen. Y además te va a gustar. Ya lo verás.
“Nunca lo aceptare”. Pensé. “Nunca”. Raquel me sacó de mi habitación. Me cogió de la mano pero yo me libere enojado. Mirándola con mucho odio. Ella se limito a sonreírme algo que me dio mucha mas bronca. Me llevo a otro recinto dentro de la misma planta.
– No, no – me dijo en cuanto empecé a andar – No lo hagas así camina como mujer tienes que mover las caderas…
Se quedó un momento mirándome. Sonrió al ver mi cara sin expresión. Me volvió a coger la mano y la apretó con un gesto cariñoso pero yo me solté no quería que me tenga lastima ni agradecerle nada.
No podía evitar sentirme ridículo hasta la médula vestido con un pijama de hospital y sandalias.
– Natalia, cariño. Mueve las nalgas.Ya sé que no te gusta, pero debes hacerlo
Suspiré y lo intenté como me decía. Lo hice para que me dejara de molestar.
Pasamos por delante de tres habitaciones similares a la mía llegamos a otra puerta exactamente igual que las anteriores, salvo que estaba en el lado del pasillo opuesto. Estaba cerrada con llave, que Raquel abrió. El interior estaba oscuro, ya que era una habitación sin ventanas. Raquel alcanzó el interruptor y pude ver lo que había. Un tocador con iluminación propia y una camilla con varios instrumentos cosméticos en un mueble a su lado.
– Hemos venido aquí para otra cosa. Aquí es donde vas a aprender a cuidar tu aspecto físico, especialmente tu maquillaje pero también poses y posturas.
Cada palabra me hacia sentir una triste desesperación. Y cuando me sentó delante del espejo volví a ver ese rostro que a la vez era mío y no lo era.
Un rostro que ya odiaba.
El óvalo facial sí que parecía mío, aunque la barbilla era más fina. La nariz recta, antes había sido mas grande. Mi pelo ahora era más rubio de lo que yo antes lo había tenido.
Mis ojos eran más grandes y más como de gato pero eran míos reconocí mi color de ojos verdes y por encima de ellos, unas cejas llenas de pelos, como siempre las había tenido. Raquel tomo una pinza para depilar.
– Te voy a depilar las cejas.
– No. No quiero.
– Tranquilízate o llamo a los enfermeros. El cliente te pidió con cejas finas.
“Maldito cliente – Pensé – No podrá dejarme algo mío”. Yo antes había sido gordo. Ahora era una mujer súper delgada.
Tal vez habían usado mi grasa para hacerme esos pechos. Por lo menos mi estatura la habían respetado. Yo media un metro setenta y cinco no me sentía mas bajo. Me tuve que tranquilizar Raquel empezó a depilarme las cejas quedaron arqueadas y finas.
– Ahora procederé a maquillarte.
Tras esas palabras, me inclinó hacia atrás en la butaca en que estaba sentado. Una luz directa me forzaba a tener los ojos cerrados casi continuamente. Poco tiempo después, sentí sus manos sobre mi rostro.
– Bueno, ya está – dijo, tras un suplicio que pareció eterno – Mírate y dime lo que te parece.
Abrí los ojos con una mezcla de precaución. El rostro de esa mujer parecía el de una modelo. No me gusto. Nunca lo aceptaría.
Esa mujer era sexy y a la vez natural no me reconocí.
Raquel dijo.
-¿Te gusta?.
No le conteste.
– Dime cariño si te gusta.
– ¿No se supone que soy un esclavo? Desde cuando los esclavos tenemos derecho a algo Señora.
La mire con mucha bronca.
– Pero no eres una esclava.
– Entonces si no soy esclava puedo irme cuando se me de la gana señora.
– Cuando termines el tratamiento te podrás ir. – Después se echo a reír – Pero no me trates de Señora me llamo Raquel quiero ser tu amiga.
Intento abrasarme pero la evite como si fuera una víbora.
– Yo nunca voy a ser amiga suya Señora. – Le dije recalcando el “Señora”. – Yo no voy a parar hasta hacerles pagar el daño que me han hecho.
– Pero no es así Natalia. Espero que en el futuro cambies de idea. – Dijo sin darle importancia a mi amenaza. – Mañana, después de la peluquería, tendrás que empezar las clases de maquillaje. Ahora es tarde y han sido suficiente bombardeo de información para un día.

Madre soltera

enero 9th, 2015

Esta historia comienza una noche de verano Mónica se dirigía a su casa después de haber comprado su cena: unos tacos al pastor. Mónica era una madura y bella mujer de piel morena clara media uno sesenta y cuatro de estatura sus ojos eran verdes sus tetas eran grandes y espectaculares y su trasero era grande redondo y paradito sus piernas eran muy bellas y torneadas su cabello era largo y lacio y de color negro Mónica tenia treinta años de edad y tenía una hija de diecinueve años de edad, Moni era madre soltera pues había quedado viuda cuando su hija tenía apenas once años de edad y no había vuelto a casarse o a tener otra pareja quizás porque ella no lo quiso así. Ella tenía a una vecina joven y bella de veintidós años de edad era de piel aperlada su cabello era castaño y rizado le llegaba a los hombros tenía unas tetas grandes y bien formadas su trasero no era como el de Moni pero aun así era lindo sus piernas eran bien formadas y torneadas y media uno sesenta de estatura, el nombre de la joven era Perla. Perla se sentía atraída por la hija de Moni pero cuando conoció a la madurita se sintió atraída por ella de inmediato y total ambas eran buenas amigas, pero Moni no sabía que a Perla le gustaban las chicas. Un día Moni salió de su casa al gym como todos los días pero sus llaves se le quedaron adentro y Moni no se había dado cuenta hasta que regreso del gym busco las llaves de su casa pero no las hallaba –Oh no. Olvide las llaves adentro de la casa. Y mi hija no regresa hasta la noche ¿Qué voy a hacer?-pensó Moni entonces paso a la casa de Perla y toco el timbre y Perla fue a abrir la puerta –Hola Perlita-la saludo Moni –Hola Moni-le respondió –Oye me queda afuera de mi casa y mi hija regresa hasta la noche ¿Podía quedarme aquí contigo hasta que vuelva?-le dijo Moni –Claro pasa-le respondió la joven y Moni paso dentro de la casa de Perla. Moni traía puesto un pants rosa y una blusa de tirantes blanca Perlita solo traía puesta una blusa blanca de tirantes transparente sin ropa interior ambas se sentaron en el sofá –Dime Perlita ¿Cómo has estado?-le dijo Moni a Perlita –Bien he estado muy bien ¿y tú?-le contesto Perlita –Bien también. Oye hace mucho calor-le dijo Moni –Si hace bastante espérame tantito voy por limonada-le dijo Perlita y acto seguido se levanto del sillón y fue a la cocina por agua de limón lleno dos jarras de plástico con limonada luego las puso en una bandeja y fue a la sala pero no se dio cuenta de que había una escoba tirada y sin más se tropezó y las dos jarras fueron a dar contra Moni y el sofá mojando a ambos -¡¿Qué?!-dijo Moni sorprendida y mojada -¡Lo siento mucho! ¡Me tropecé!-dijo Perlita algo asustada –No te preocupes los accidentes pasan-le dijo Moni tratando de calmarla –Vamos al cuarto para quitarte la ropa mojada. Es mejor que te la quites para que no te enfermes-le dijo Perlita –Tienes razón-le dijo Moni quien entro al cuarto luego se quito la blusa dejando al descubierto un brasier rosa luego se quito el pants dejando al descubierto una tanga de hilo rosa –Creo que también deberías quitarte tu ropa interior-le dijo Perlita y Moni se le quedo viendo quizás Perla había ido demasiado lejos con ese comentario Moni solo le entrego su ropa mojada a Perlita -¿Dónde esta tu baño? Es que necesito bañarme para quitarme lo dulce de encime-le dijo Moni a Perlita –Esta en el fondo a la derecha. Si quieres puedo prestarte ropa tanto exterior como interior-le contesto Perlita –Si me encantaría. Gracias-le dijo Moni luego la bella morena se dirigió al baño y estando ahí cerró la puerta pero no le puso el seguro pero ni se dio cuenta así que Moni se desabrocho el brasier y se lo quito dejando al descubierto sus enormes y bien formadas tetas Moni estaba de espaldas y no vio cuando Perlita abrió la puerta despacio para espiar a Moni para verla desnuda Moni se quito por ultimo su tanga y se metió a bañar –Te hare mía-pensó Perlita y cuando Moni se metió a la regadera Perlita entro con la tuya y con ropa para su vecina luego se quito la blusa que traía quedando desnuda totalmente -¿Oye nos bañamos juntas?-le pregunto Perlita a Moni quien se quedo pensando hasta que le contesto:-Claro pasa- dicho esto Perlita entro a la regadera con Moni. Perlita se enjabonaba su cabello y Moni hacia lo mismo pero con su cuerpo –Oye ¿Te puedo enjabonar tu espalda?-le pregunto Perlita a Moni –Si claro-le contesto Perlita quien empezó a pasarle el jabón a Moni por su espalda y le veía el culo que tanto le gustaba –Tienes un culito lindo-le dijo Perlita –Gracias-le dijo Moni a la joven y Perlita llevo sus manos directamente al trasero de Moni y comenzó a acariciar las hermosas nalgas de la madurita pero Moni no le dijo nada pues lo que hacía Perla le encantaba entonces Perlita le dio una nalgada a Moni y eso la excito mucho entonces Moni se volteo para quedar frente a frente de Perla y ella la tomo de la cabeza y la beso en los labios Moni no se resistió sino que también le correspondía los besos… continuara

Con mi cuñado

enero 8th, 2015

Era el cumple del suegro que vive en el campo casi a dos horas de la ciudad, ese viernes tenia trabajo hasta tarde por lo que mi marido se adelantó junto con sus hermanas para preparar el salón y poder darle una buena sorpresa de cumple a su padre, acordamos que el marido de su hermana pasaría por mí ya que él también tuvo que trabajar, y que me llamaría cuando estuviera por llegar. Ese día a pesar de todo el trabajo que tenía hice lo posible para salir una hora antes y llegar a casa para ducharme y tratar de ir más relajada además tenía que pasar por el regalo y la tarta especial para el suegro. Al llegar a casa lo primero que hice fue ducharme y mientras me duchaba la muchacha de servicio me dijo que ya se marchaba y se despidió, al salir de casa el cuñado llego y entro se quedó viendo una peli en la sala, cuando salí del baño me puse una bata y me asuste oír la tv encendida y pensé que era descuido de la muchacha dejarla así, mi sorpresa fue mayor cuando vi al cuñado hundido en un sillón viendo una peli, después de saludarnos y decirle el susto que me había dado nos reímos cuando me dijo lo sexy que me veía en la bata y que si yo quería usaba eso para el cumple, -Eres un payaso, acaso quieres que se mueran del susto o qué? – para nada… Te queda muy bien! – nada no bromees, espérame un ratito voy a vestirme! – no hay prisa aún tenemos un rato para irnos, tengo hambre será que me regalas un café? – claro, ya te lo traigo, quieres un sándwich? – si por favor, pero te ayudo -no, quédate viendo la peli, yo lo hago. Pero entonces entro a la cocina y busco dos tazas para café y con picardía me dijo, -lo podemos hacer juntos si quieres…? La pregunta me tomo fuera de base y me sonroje y sorprendida dije.. Queeeee? -tranquila me refiero a hacer el café.. O estás pensando en otra cosa? dime? -noooo olvídalo, mira ya está listo el sándwich, entonces le dio una mordida y la salsa le quedo en la barbilla, con atrevimiento le dije, espera te vas a ensuciar y le pase el dedo cerca de los labios hasta limpiarlo, fue un extraño momento, como si se detuvo el tiempo y por un instante sentí ganas de besar su hermosos labios. Pero fue entonces que el tomo mi mano y succionó el dedo con la salsa y eso me paralizó.
Casi temblando le dije cálmateestás loco… y soltándome un poco siguió con sus labios jugueteando con mi dedo, trate de resistirlo pero me exitó sentir eso. Le pedí que me soltara que se hacía tarde y teníamos que irnos, -quieres irte conmigo dijo y me puse a mil, estás loco sabias? -si dijo, pero compartamos esta locura, solo mira como tus pezones se endurecen, entonces trato de tocarlos y me resistí, salí de la cocina y me dirigí a vestirme mientras le decía termina de comer y ya salgo ok… Entre con prisa a mi recamara me quite la bata y me incline para ponerme mi ropa interior pero el entro y me asuste me cubrí con la bata y le pedí que se saliera, a lo que el respondió cerrando la puerta y acercándose lentamente, note que su pantalón se abultaba y mi curiosidad tambiéncrecía a medida que el avanzaba hacia mí, me quito con suavidad la bata y me quede completamente desnuda, me miraba con lujuria y me dieron unas ganas locas de estar encima de su cuerpo, desnudarlo y cabalgarlo, estaba más caliente que nunca solo con sentir su presencia y como su mirada me hacía sentir.
Aproximándose me dijo -me vuelves loco y rozando mi labios me beso lenta y suavemente, no podía permitirme semejante situación y con mis manos en su pecho le aleje y le dije que se calmara que no era correcto lo que estaba pasando, -espérame afuera, en un ratito salgo. -se quedó un instante parado observando como mis pezones se endurecíandespués de aquel apasionado beso.. -se disculpó por lo sucedido pero se volvió a acercar y me beso con más intensidad, ahora parecía que nada iba a detenerlo, así que me halo la bata de un tirón y dejándola en el suelo y mi cuerpo a su disposiciónempezó a acariciarme, no pude más y mis brazos rodearon su cuello, y mientras se comía dulcemente mis labios su mano bajaba hasta posicionarse sobre mi sexo y su otra mano acariciaba mis pezones, luego bajo hasta comerse mis pezones, jugueteando con su lengua daba pequeñosmordiscos mientras introducía un dedo en mi vagina, sintió lo excitada que estaba y sonrió al sentirme dominada. Se arrodillo y comenzó a besar mis piernas y separándolascomenzó a comerse mi concha con tanta fuerza que creía que me vendría en su boca. Se levantó y se quitó la camisa, jamás lo había visto así, solo en traje formal y su pecho velludo me fascino, lentamente se quitó el pantalón y su bóxer negro y bien ajustado marcaban un paquete impresionante, seguimos de pie besándonos y como él es un hombre bastante algo se sentó en mi tocador y quedamos más a la misma altura, su verga palpitaba a mil, solo nos separaba su bóxer, puso mi mano a acariciar su verga por encima de su bóxer y estaba rígido, estaba que explotaba de caliente. El continuaba besándome y sus manos jugueteaban con mis pezones, levantándome de las nalgas me cargó hasta la cama, sentía como me apretaba contra su verga y jugueteaba con mis pezones.
Me recostó y poniéndose de pie se quitó el bóxer quedando completamente desnudo, su verga era completamente impresionante, gruesa, larga, una cabeza grande como un durazno, y dijo con su voz varonil y seductora -esto es lo que te voy a meter, abrió mis piernas y con su mano en la verga comenzó haciendo círculos en la entrada de mi vulva, que estaba que ardía por sentirme suya, y poco a poco fue introduciéndola para no lastimarme pues era tan grande su verga que no quería hacerme daño, sentía como mi chochito se abría a su medida, quería que entrara completamente y me cogiera como nunca, después de introducir solamente la cabeza me la metió toda con tanta fuerza que me hizo gemir, pero cubrió mi boca con más besos mientras me penetraba con mucha fuerza y rapidez, el vello de su pecho acariciaba mis pezones que ya estaban encendidos, seguía metiendo ysacando su verga en mi concha con mucha agilidad, y luego deteniéndosesoltó mis labios y me mordisqueo los pezones y bajando más me dio una rica mamada, mientras me introducía su lengua en mi clítoris sus dedos penetraban mi vagina y humedecía mi culo con eso, fue metiendo el dedo en mi culo y le dije, -nunca lo he hecho por atrás y no sé si me gustara -yo tampoco he penetrado nunca un culo, pero el tuyo me encanta, será nuestra primera vez que te parece, no dejaba de comerme el clítoris y penetrarme el culo con el dedo y esa sensación me hizo tener el orgasmo más exquisito de mi vida, y no paraba en mi deseo quería mas de esa verga caliente, estaba a su merced para que gozáramos ese momento, me volteo y acaricio mi espalda mientras me ponía la cabeza de su enorme verga en mi culo que ya estaba bien lubricado para que me lo rompiera, y mientras él me metía los dedos en mi concha, su verga se fue deslizando en mi agujero hasta que su cabeza entro, mis gemidos aumentaron de intensidad y sentía ese dolor que termina en placer, y poco a poco me la metió completita, y decía que rico mi amor, yo estaba tan abierta que sentía que me partía en dos, seguíadándole duro a mi trasero, luego me sentó de frente para besarme y me volvió a meter su verga por el culo. Lo que nunca había hecho con mi marido lo estaba gozando a morir con otro, su barba me encantaba, y la forma bestial en que me dominaba era extraño pero me sentía segura en sus brazos.
Después de mucho meter sacar y mi calentura a su máximo esplendor explote de nuevo con sus dedos y el también acabo echándome toda su leche en mi culo y gimiendo como una bestia con su orgasmo caímos tendidos los dos en la cama, nos besamos y sonreímos por tanto placer, cuando nos pudimos incorporar nos metimos a la ducha y nos seguimos acariciando su verga nuevamente, se endureció y puede verme de frente con semejante animal, no dude en comérmela pero su tamaño era colosal y apenas alcance a meterme la cabeza, deseaba probar su leche, con el agua cayéndonos me cargo contra la pared y me la metió de nuevo en mi concha que ya estaba más que caliente, gemía y me besaba y me embestía con mucha destreza, alcanzamos de nuevo un orgasmo simultáneamente y nos besamos. Ya era hora de irnos al cumple, y por fin nos vestimos y subimos a su camioneta llevando los regalos y las botellas de whisky para nuestro suegro.
Me pregunte como iba a disimular para que nuestras parejas no sospecharan de aquella aventura mientras él me dijo, -lo que hicimos no lo planeamos, pero yo hace tiempo deseaba tenerte como lo hice, me gustaría que se repitiera cuando tú quieras. -no sé si poder cargar con esto en mi conciencia, si tu mujer y mi marido se dan cuenta seguro nos matan, -jajaja no exageres, no es para tanto. Tendremos que hacer hasta lo imposible para disimular.. Pero dime que vamos a hacerlo de nuevo, te cogería la noche completa si me dejaras, -estás loco, esto ha sido todo, fue rico y salvaje pero hasta ahí, recuerda que nos debemos a otras personas. -acaso no quisieras repetir una vez más toda las locuras que hicimos esta tarde? -no, olvidemos esto -solo déjame hacerlo una vez más, nunca me habían puesto tan caliente hasta hoy y deseo metértela ya. -no, olvídalo. Oscurecía y faltaba un poco para llegar, empezó a llover torrencialmente como siempre en esa zona, mi marido me llamo al celular para advertirme que el rio que estabaantes de entrar a la hacienda de su padre se había desbordado y que tuviéramos todo el cuidado posible para no quedarnos atorados, cuando se lo comente disminuye la velocidad del auto ya que la visibilidad era casi nula con la fuerte lluvia, tomo mi mano y la puso sobre su pantalón para que yo pudiera sentir su verga erecta. me traicionaban las ganas de sentirme suya otra vez. -espérate no molestes más con ese tema, y alejando mi mano me dispuse a llamarle a mi marido, por el clima la llamada no se pudo enlazar y por mucho que insistí no pude. La autoridad nos detuvo y nos pidió que nos desviáramos varios kilómetros porque la calle estaba totalmente inundada y debíamos hacer ese recorrido. Así hicimos, nos desviamos y tomamos un camino pedregoso y en mal estado, solitario y se veía peligroso, estaba muerta de miedo, íbamos despacio y de pronto el auto se detuvo quedando atrapado en una lodacero que hacia patinar las llantas. Y ahora? No puedo creerlo dijo enojado. Se bajó del auto y la lluvia aun golpeando fuerte y luego se acercó y me dijo, es imposible que salgamos el auto está pegado y una llanta esta arruinada, tendremos que caminar creo que hay una linterna en el gavetabúscala por favor y vámonos.
Dejamos todo en el auto y nos fuimos caminando en busca de ayuda, nos empapamos al instante y apenas podíamos ver el camino, el viento azotaba los arboles con mucha fuerza y el frio me hacía temblar, y tomada de su mano para no resbalar, encontramos una pequeñacabaña abandonada y decidimos quedarnos ahí mientras la tormenta se calmaba, entramos y parecía una bodega con sacos de yute emparvados hasta el techo, entramos y buscamos donde sentarnos, completamente empapados nos abrazamos para darnos calor y el roce de su cuerpo me volvía loca, tomo mi mano y nuevamente la coloco sobre su verga, que estaba dura y mojada, nos besábamos con intensidad y nos íbamos quitando la ropa, mientras la tormenta seguía azotando y apenas las luces de los rayos iluminaba el abandonado lugar, con sus dedos mojados abrió mi concha y me metió su dedo, acariciándome con su lengua el cuello y tragándose mis pezones le pajeaba su enorme verga, me recostó sobre una parva de sacos que estaban en el suelo y me puso la cabeza de su verga en la entrada de mi vagina, rebotando para entrar, metió su dedo para lubricarme bien y me la dejo ir hasta el fondo, gemí con fuerza pero era difícil escucharnos por el ruido de la tormenta, me penetraba con fuerza y me besaba dulcemente, mi cuerpo sentía como atravesaba mis entrañas con su enorme miembro, me dolía pero no quería que la sacara, me seguía cabalgando con mucha pasión luego él se recostó y me puse encima, y desde esa posición la sentíaaúnmás grande pero la cabalgue con instintos salvajes, mientras me mordía los pezones y abría mi culo con sus dedos… continuaba cogiéndome aumentando la intensidad, como una montaña rusa de emociones el subir y bajar de su miembro, dentro de mí, acelero en su desempeño y terminamos por segunda vez gozando de un orgasmo simultaneo. Me quede sobre su pecho casi desmayada de tanto placer, mientras sentía lo caliente de su lecha bajar de mi vagina y humedecer todo y su verga flácida salir de a poquito. Nos besamos con ternura y la tormenta no disminuía su intensidad, nos vestimos y seguimos caminando bajo la lluvia amparados solo con la luz de aquella débil linterna, después de mucho caminar vimos unas luces de linternas a lo lejos que se aproximaban con rapidez así que nos soltamos de las manos y fingimos que nada pasaba, era mi esposo y varios de los empleados de la hacienda de mi suegro que llegaban en los caballos para ayudarnos, con ternura mi marido me beso y abrazo, y me subió a su caballo para regresarnos, estábamos todos completamente empapados, los demás hombres se regresaron con mi cuñado para ayudarlo a desatorar el auto.
Al fin llegamos al dichoso festejo, y la tormenta no se calmaba, mi marido y yo fuimos a la habitación asignada que estaba justo al lado de la habitación de mi cuñado, para darme una ducha tibia y descansar un poco. Me metí a la tina para relajarme, estaba adolorida de tanta actividad sexual que había tenido ya que con mi marido solo hacíamos el amor una vez a la semana cuando estaba de humor y mas era para complacerse él y yo siempre con ganas. En la tina pensaba en lo salvaje que había estado todo con mi cuñado, no podía creer lo bajo que habíacaído, sin embargo me sentía la mujer mejor cogida del mundo, en eso estaba cuando entro mi marido con la ropa que traía en el auto, lograron sacarlo y ya todo estaba bien, me arregle y bajamos para cenar y festejar. No me despegue de mi marido y aun teniendo enfrente a mi cuñado y su mujer no dejábamos que notaran nuestra salvaje aventura, seguimos comiendo y bebiendo hasta más de media noche, el cansancio se apodero de mí y me fui a dormir, mi esposo subió como dos horas después y totalmente ebrio, tanto que parecía inconsciente, baje a la cocina para beber un vaso con agua y mi cunada estaba ahí tomando leche, nos pusimos a platicar y me decía que su marido estaba profundamente dormido -el pobrecito viene muy cansado no está acostumbrado a tanto ajetreo. -sí, fue muy intenso dije, y estornudando con fuerza le dije, creo que me voy a enfermar, regreso a la cama. Me despedí y me fui a dormir.