Noche de locura… deseos incontrolables

Esto que les voy a contar ocurrió no hace mucho al sur de Cádiz, donde tengo un apartamento en la playa.
Decídi irme un viernes a la salida del trabajo,para poder disfrutar de todo un fin de semana de relax,playa y sol.Salí a eso de las 14:30 de la tarde de un 5 de mayo con muchísimo calor;el camino fue bueno,por lo que no había mucho tráfico.Llegué sobre las 15:45 y me dispuse a colocar la ropa y demás que traía para el fin de semana.
Al llegar la noche me decidí a salir a pasear,respirar aire puro y por qué no,a tomar algo.Esa noche hacía una brisa un tanto fría pero apetecible(o al menos para mí).Entre en un bar de copas que queda a pié de`playa,un sitio con buena música y buen ambiente.
Después de mucho pensarmelo,me acerqué a la barra y pedí un refresco(en realidad me apetecía una copa,pero me da vergüenza pedir ese tipo de bebidas cuando voy sola,jiji),el camarero, muy amable me la sirvió y me senté en una mesa que hacía de esquina,con unos sillones muy amplios de mimbre y una mesita con un par de velas.
Mientras me tomaba el refresco, vi entrar un chico muy apuesto.Era alto,de pelo claro y corto peinado de punta,ojos azules,nostaba fuerte,ni estaba delgado,más bien…estaba muy bueno para mi gusto.El chico revisó el bar desde la puerta como buscando a alguien conocido,y me cruzó una mirada que no se porqué me hizo ponerme nerviosa…Me gustaba!Me encantaba su forma de vestir,con esos vaqueros estrechitos que le marcaban un buen culo redondito y aparentemente fornido y duro,una camisa celeste tambien ajustadita y una cazadora vaquera.En ese momento,y síndrome del nerviosismo tonto que me entro,no paraba de mirarle y por mas que no queria era inevitable,los ojos se me volvían solos!Dios que pedazo de hombre!!
Me terminé el refresco,y se me apetecía tomar un estupendo Cosmopolitan,y sería lo que me entró que me atreví a pedirlo sin ningun reparo ni vergüenza,pero eso si…nervios de punta!,y por supuesto me fui a pedir al lado de la barra donde estaba ese Adonis…
Mientras el camarero me preparaba el coktel,mi Adonis me preguntó la hora,que para mi fue como si me prometiera el cielo(jajaja lo que hace el calentón eh?:P);y acto seguido y no se como,5 minutos despues estabamos charlando animadamente en una mesita. ” Como te llamas?” ,”Cuantos años tienes?”…”dimelo tu!cuantos me exas?”y yo pensaba…”polvos?”pero de mi boca salia “años”?mmm…no sé…23? q vaaa en diciembre cumplí 25 y le dije:”Justo lo que t exaba 25!…años claro!!”.
Pasaban las horas y no me cansaba de verle hablar,gesticular,moverse…Y estaba super caliente!!!Jamas me habia pasado eso antes con alguien que no conocia,y jamas pense que tuviese tantas ganas de tirarmelo!Es como si estuviese en celo!jejeje
Hablaba y hablaba,y por primera vez para mi,lo unico que queria q hubiesen eras caricias y gemidos a borbotones.
Despues de 4 horas de interminable charla,le invite a venir a mi piso al dia siguiente,y el accedio(no me extraña,porque seguro que podia percibir mis feromonas en celo desde Gibraltar!).
Esa noche no pegué ojo…me masturbé 4 veces! pensando en el…como me apetecia follarme a ese hombre!Estaba empapada,mis shorts estaban humedos y el tanga ya ni mencionarlo…Me acariciaba suave,pero cada vez la intensidad aumentaba y cada vez lo hacia mas rapido y mas fuerte!mmm…me corrí las 4 veces,pero no me fueron suficientes de solo pensar lo que ese hombre podria hacer en la cama,pq si hablaba tan bien…tenia q follar bien y eso era lo unico que yo queria…hacerlo con el!
Despues de una larga noche y una larga mañana de espera,al fin llegaron las 21:00 y con el minutero en el clavo,el timbre sonando y yo…superexcitada!
Me puse una camiseta de tirantes roja con un dibujo en el pecho y por supuesto no me puse sujetador alguno,para no poner resistencia y unos mini shorts muy cortitos con unas sandalias.La verdad es que me preparé con ganas y a conciencia,queria que no me dejase escapar!
Entró y nos sentamos en el sofá,charlabamos,mientras que tomabamos algo.Me senté muy pegadita a el,echada un poco hacia delante,para dejarle ver el escote,y no dejaba de acariciarme las piernas y de humedecerme los labios.El me miraba,nervioso,titubeante…se estaba excitando y yo estaba a 1000 por hora!Le pregunte si queria ver el piso,a lo que me respondio que sí.y directamente,lo lleve a la habitacion,donde sabia con seguridad que me lanzaría como una posesa a sus labios.
Entró, cerre la puerta y me acerqué muy despacio y el solo pudo decir “Dios”!,a lo que yo le conteste: “Dios no…Pero yo si!”
Lo agarre contra la pared y empecé a besarle muy suave,sus labios ardían,y yo le rozaba con la punta de mi lengua…poco a poco,y asi me iba adentrando en ese paraiso ardiente.Un beso,otro,otro y Zás!Me agarro por la nuca y me empujo fuertemente contra el,me besaba con tremenda pasion,su lengua caliente,agitada,furiosa,loca por lamer mis labios,mi lengua…
Me lamia el cuello,le daba pequeños mordiscos,y yo le lamia el lobulo de la oreja…que rico!puedo sentirlo como si lo estuviera reviviendo!.De un tiron,le saque la camiseta,y por fin pude ver al desnudo su torso liso,bien cuidado,sin vello…le lamia y el me acariciaba los pechos.Tenia los pezones duros como piedras,creí que me explotarían de lo muy caliente que estaba.Me ponia contra la pared y podia sentir su pene duro,por debajo de ese pantalon que le oprimia.Deseaba con todas mis ganas tocarlo,lamerlo,mmmm….que sensacion de angustia,intriga y pasion al mismo tiempo!
Me tiro en la cama,me bajo los shorts y empezo a lamerme y besarme toda…el pecho,el vientre, las caderas,los muslos,y asi poco a poco.Yo deseaba que me lamiera el sexo,pero el se hacia esperar.Estaba muy excitada,cachonda a mas no poder,sentia una rabia intensa,queria tenerlo todo a la vez y estaba tremendamente nerviosa.Finalmente llego a mi sexo,el cual estaba totalmente empapado,a mas no poder.Estaba chorreando y ardiendo en deseos de follarme a mi Adonis!Lamia los labios,y el clitoris,suave,alternando con mas friccion de vez en cuando.No paraba de decirme lo rica que estaba y yo gemia como una descosida!Me introdujo un dedo poco a poco,pero yo queria mas y de repente tres a la vez!AAAAAAAAAHHHHHHHHHH grite de pasion y locura!Nunca experimente nada igual…Como me comia el coño…mmm
Despues se puso de rodillas en la cama,y yo me sente frente a el.Tenia su polla justo enfrente de mi cara era larga,gruesa…con un capullo terso y firme y por supuesto muy caliente!Lo cogi y empece a tocarlo,a agitarlo arriba y abajo,estaba humedo,le miraba a los ojos y le veia morderse los labios,esperando como loco que me metiera su polla en la boca,y asi lo hice,me la meti hasta el fondo!que suave y caliente…deliciosa!Lamia su capullo y a la vez le masturbaba,lamia sus huevos y agarraba con firmeza su culo apretandolo contra mi…cuanto deseo…parecia un volcan apunto de estallar.Acto seguido,me tumbo en la cama y lamiendo mis pechos,empezo a rozar su polla por mi coño,resbalaba de lo mojado que lo tenia,el clitoris estaba duro,excitado a mas no poder y entre roce y roce me la metio hasta el fondo!Dios mio que polla tan dura y gorda…sentia como si me llegase al estomago y se movia rapido y fuerte como a mi me gusta,una y otra vez,a cuatro patas…sentia como sus huevos rebotaban contra mi coñito y se escuchaba plá,plá,plá…era una polla perfecta!Me puse encima y cabalgue y cbalgue como si se me fuese la vida en ello,me corria una y otra vez….y el empujaba y empujaba mientras me preguntaba cosas cachondas como:”te gusta como te follo?”,quieres mas? y yo le pedia a gritos “dame tu polla””metemela hasta dentro””sigueeee,follame como nunca”…y asi estuvimos hasta que explote en un inmeso orgasmooooo,y el siguio follandome y se me corrio en las tetas…fue maravilloso ver esa enorme polla estallar en una tremenda corrida como aquella…
En mi vida me habian follado tan bien!!!
ESPERO QUE OS HAYA GUSTADO Y QUE OS HAYAIS MASTURBADO LEYENDO,AL IGUAL QUE YO LO HICE ESCRIBIENDOLO!

++++UN SALUDO………GALA!++++

En la pileta del club

me presento soy victor tengo 13 años y hace poco me paso una cosa que recien haora me atrevo a contar.

en el verdano iba a un club de natacion con una amiga muy atractiva sus medidas eran 80 60 90 bueno con ella me llebaba muy bien hablabamos practicamente de todo un dia nos quedamos nadando y se hiso tarde entonces ya no quedaba nadie en la pileta al rato paramos de nadar y nos pusimos a conversar ella me dijo que tenia ganas de coger con migo y yo para no apurarme le di un beso en la boca entonces ella empezo a tocarme la chota yo comense a tocarle sus tetas y asi hasta quitarnos los dos la ropa.

ella comenzo a chuparme la chota se la metia en la boca y la sacaba asi susesivamente durante 10 minutos en eso yo largue mi waska y ella para seguir con su trabajo se la trago despues yo le pregunte cual era su pose preferida y ella me dijo que montada asique se puso en pose de perro y le empece a poner mi chota en su lindo y hermoso culo al rato ella alcanzo el orgasmo entonces yo la waska que salia por su orto la sacaba con mi mano y la introducia en su concha al raton de estar en esa pose me dijo que no queria basta porque se tenia que ir a la casa entonces mientras nos no duchabamos los dos juntos ella me chupaba la chota y me decia que queria que se repita el mismo echo una y otra ves despues nos saludamos y cada uno se fue para su casa pensando en lo sucediodo y repitomos ese acto durante una semana hasta que nos cacho nuestra profesora y no suspendio del club por todo un mes

La novia de mi padre

Hola primero que nada me voy a presentar mi nombre es cesar tengo 19 años, todo comenzo cuando mi padre me presento a su actual novia era una hermosura un biscocho ese dia llevaba puesta una falda blanca liguero blanco y una blusa negra la cual resaltava sus hermosas tetas su falda blanca tambien resaltava su culo dejando ala vista una tanga que llevaba puesta.

Mi padre se iva temprano a trabajar y yo como estava de vacaciones pues me quedava con dulce la novia de mi padre para esto quiero aclararles que es una puta de primera ella observando que no habia nadie comenzo a hacerme preguntas si tenia novia si era mayor que yo lo cual le conteste por el momento no termine hace poco con la mama de mi hijo, ella sorprendida me dijo tienes un hijo le dije que si que si mi papa no le habia dicho nada me dijo que no. De tantas preguntas ese dia llevaba puesta una falda negra pegada y una blusa blanca la cual volvia a resaltar sus enormes pechos la verdad yo ya estava muy exitado y ella lo noto asi que me dijo te gusta mi falda le dije que me fascinaba que era una diosa que ya la imaginaba haciendo el amor, ella sonrio y me dijo te gustaria probar o te pegan en ese momento me di cuenta que era una zorra lo cual le conteste que me encantaria. No paso ni un minuto cuando ella se acosto en mi cama y me dijo que sidejaba que me tocara mi verga yo de inmdiato quite mis cobijas cuando de repente se asomo aquel amigo mio ( verga ) y ella solo la tomo y comenzo a erectarla lo cual le fue sencillo frotava tan rico que de inmediato hizo que se parara. Ella lo metio a su boca y comenzo a mterla completa lo cual me dejo en las nubes, no pude soportar y le dije que queria cogermela lo cual ella dijo que le encantaria. quite lentamente su falda la cual traia una tanga negra de perla ella me dijo que mi papa no hiva a tardar asi que me apurara a pentrarla lo cual ledije que con calma y ella dijo que no que ya se la metiera comense a penetrarla hasta que se vino era una diosa en la cama lo cual cada que la veo casi diario me la follo hasta la folle con mi novia y mi papa viendonos pero esa es otra historia.

Imágenes de amor

La habitación esta ambientada con muchas cortinas, ventanales muy altos se puede ver el sol tenue del atardecer en un color amarillo intenso, los sillones son grandes mullidos hay unas velas perfumadas que le dan mas glamour al lugar y allí estamos tu y yo juntos.

Estoy recostada sobre el sillón de color habano de un brocato exquisito, se siente suave sobre mi piel, estoy totalmente desnuda con apenas un paño de seda que tapa transparentemente mis partes intimas, tu estas frente a mi con tu cámara y tratas de perpetuar lo que tu vez a través de ella.

La seda parece ser una suave caricia, yo pienso que son tus manos, y en cada pose el genero cambia su posición como deseándome tocar cada parte de mi piel, tu estas concentrado en mi no se si notas que me pasa, mi imaginación vuela la seda esta entre mis piernas y en la parte superior deja descubierto uno de mis pálidos senos, mi pezón se erecta ante la caricia casual de la tela.

Creo que lo notaste, no fue invisible a tus ojos firmes te acercas y tapas mi seno de una manera en que la tela rozase bien mi pezón haciéndolo sentir aun mas no pude evitar cerrar mis ojos esperaba que te acercaras y me besaras o que tu mano me acariciara, pero no fue así tomaste tu cámara y fotografiaste mi rostro supongo que decía mas de lo que yo quería.

No se como pero comenzaste a jugar con la tela en mi cuerpo y a fotografiarme en cada movimiento que hacías, pasabas la tela por mis piernas y no podía evitar suspirar, luego pusiste mi pierna sobre el respaldar del sillón y la seda tapaba bien mi parte intima la tomaste y la corriste para que se deslizara por mi clítoris muy insinuantemente sin destaparme creí que me prendería fuego en ese mismo instante, hasta que me anime a decir unas palabras solo dije : sabias que los fenicios hacían el amor tapándose por completos con una tela transparente para solo unir las almas.

Me sonreíste me tomaste otra foto, me pediste que me parara, cuando lo hice estabas poniendo música ambiental y como no sabia que hacer se me ocurrió bailar con la seda
Mis pies se deslizaban por la espesa alfombra la música me embriagaba y la seda me seguía acariciando, tu seguías perpetuando cada instante, giraba sobre mis pies y la seda flotaba por el aire casi sin taparme creo que ya ni me importaba, quizás eso esperabas.

De pronto te sentí junto a mi y estabas casi desnudo solo con una camisa casi abierta que dejaba tu pecho al descubierto, te acercaste a mi mientras yo seguía girando y tomaste la seda con una habilidad que me encanto cubriste por completo mi cuerpo como si se tratara de una obra de arte a descubrir, tomaste un pañuelo y te lo ataste tapando tus ojos , me encantaba esa idea de despertar nuestros otros sentidos, me seducía mas que me descubriera con sus manos ya que sus ojos habían guardado todas las imágenes de mi cuerpo.

Sus manos tomaron mi cara y empezó a dibujarla para acercar su boca a la mía la seda nos separaba pero al mismo tiempo despertaba otras cosas sus labios besaban los míos y la seda entre medio daba una sensación de placer y lujuria, sus manos se deslizaron por mis hombros la seda resbalaba mis senos rozaban con la seda y su camisa haciendo que mis pezones se pusieran alertas esperándolo todo tus manos seguían mi figura y tu boca besaba mi rostro, desde mis labios hasta mis ojos , tus manos buscaron mis senos y mis gemidos escaparon como desesperados de tanta represión, mi cabeza cayo pesadamente hacia atrás dejando mi cuello a tu disposición esperando que lo devoraras y eso hiciste mientras tus manos jugaban a dar placer y reconocer mi senos; creí que me iba a desmayar era tantas sensaciones juntas, el calor de tu cuerpo, la seda separándonos , la habilidad de tus manos y tu boca devorándome.

Tus manos se deslizaron hasta mis glúteos casi me alzaste pero la intención era que me pegara a tu cuerpo y te sintiera, y a través de la tela podía sentir tu falo firme rozando mi pubis juro que quería despojarme de todo pero esa situación era excitantemente lujuriosa mis manos no pudieron controlarse y se pegaron a tu espalda dibujando tu cuerpo, no pude soportar el deseo de quitarte la camisa así que cayo a tus pies.

Me sonreíste , te veías tan viril con tu pecho al descubierto , tan imponente y sensual me hubiese lanzado hacia ti pero controle mis instintos salvajes por que tu juego era letalmente excitante tu mano se apoyo en mi clítoris y con la seda entremedio comenzaste amoverla el calor de tu mano y la sensación de la tela hizo que me volvieras extremadamente loca podía ver el placer en tu cara por mi locura mis gemidos , y también podía sentir como respondía tu cuerpo con mis contorciones , y movimientos espasmódicos de placer por la excitación que tu mano estaba dándome en mi clítoris , me tomaste de la cintura y te sentaste en el sillón y a mi en tu falda quedando de espaldas a ti siempre con la seda cubriéndome completamente y me ejecutaste como si fueras el mejor músico y yo un violonchelo en tus manos una de tus manos estaba en mis senos acariciándome y erectandome de tal forma mis pezones que era una mezcla de placer y dolor y la otra mano giraba su dedo hábilmente en la tela para excitar mi clítoris , mientras tu boca besaba mi cuello y mi oreja creí morir de calor y placer hasta que explote sin poderme contener fue un orgasmo liberador intenso y gritado desesperadamente ya que no me podías ver .

Ya no pudiste mantener tu falo firme y palpitante distante de mi y me penetraste así como estábamos corriste apenas la tela y comenzamos una danza de deseos y excitación que nos robaba el aliento a los dos, tus manos tomaban mi cintura y mis manos acariciaban tus testículos buscando excitarte mas luego pasaba por la base de tu pene haciéndote enloquecer de placer , me envestiste como un semental desbocado, una y otra vez , entre el sudor de nuestros cuerpos, nuestros fluidos , nuestro olor a deseo y la suave tela separándonos apenas. Podríamos decir que el tiempo se queda en un letargo en el que el placer envuelve los cuerpos perdiendo la noción y el sentido de todo lo que nos rodea, para querer volver a repetir la hazaña.

Autor: Sweethot (imaginatehot@hotmail.com)

La novia de mi amigo

Aunque es un principio muy tipico, es el que procede: decir que esta historia es totalmente real, y que solo cambio los nombres de los personajes y no digo el lugar exacto donde se desarrolla.
Pues bien, tengo un amigo en el pueblo de donde procede toda mi familia, Roberto. Y el tiene una novia, Noelia. Roberto es de mi edad, 25 años, y es un tio muy serio y todo eso; y siempre en el grupo le preguntamos como esta con Noe, que tiene 18 años y bueno… mas bien alocada. La verdad es que el siempre nos ha comentado en secretillo que ella es muy madura y que en la cama, menos follarla por el culo se deja hacer de todo. Y bueno, que le daba alegria la quiere y todo eso, ya sabeis.
El caso es que ella, no vale para estudiar, y bueno, decidio hacer un modulo de peluqueria en la capital, alquilar un piso compartido e irse alli a vivir, y mi amigo me pidio que la ayudase a integrarla y eso, pq no le hacia gracia que saliese mucho con sus amigas peluqueras… que todos sabemos la fama que tienen. La verdad es que ella tiene toda la pinta de peluquera antes de ya de serlo. Bajita, 1,64 mas o menos delgadita rubia de bote total, siemprre minifaldas, muchas tetas y bien apretadas con escotes vertiginosos, o ropa muy muy ceñida.
Bueno, cuando ya llevaba un par de semanas en la captial la llame por si queria quedar a tomar algo conmigo y un grupo de amigos y amigas, pq me llamo Roberto para recordarmelo, y ella dijo que si. Aparecio vestida como siempre, con una blusa blanca con escote hsata el ombligo, minifalda y tacones. y cuando llegamos donde estaban mis amigos y amigas pues… imaginad, los amigos babeando y las amigas con caras. No es que este muy buena, pero sabe mostrar su cuerpo y tiene cara de picara. Asi que se tiro toda la noche hablando con los tios, muy simaptica, sobre todo con Juan. Juan es el tipico guapete (no muy guapo y con brriguilla) con un bmw de su padre que tiene cierto existo, sin ser un tio guapo. Yo note que se calleron bien, pero no paso nada, pq yo la acompañe a casa y no estuvieron ni un segundo solos, eso puedo asegurarlo.
Al poco tiempo, ya a deshoras de la noche, fui a tomarme la ultima copa al garito donde estuve con Noe, pro si veia a alguien del grupo, ya que solemos ir por ahi. y mi sorpresa fue a Noe y Juan enrollandose. NO supe que hacer, asi que desde la puerta, disimule, me di la vuelta y sali corriendo, creo que ella me vio de refilon, no se. Ese dia en casa estuve dandole vueltas y no supe bien bien si era ella, o no queria saberlo asi que lo deje pasar.
Dos semanas después se repitió la operación, sobre las cuatro de la mañana, y bueno… lo mismo, esta vez me quede unpoco mas para verla y asegurarme, y cuando me aseguré y decidi irme con disimulo ella se percató, debio salir detras mio y en la puerta empezo a gritar, ande un poco mas, hasta que nos alejamos del local y me pare pq no dejaba de seguirme pidiendome que la esperara. Llevba una camiseta blanca otra vez, con un escote terrible, y bien apretado, subiendole las tetas (una 100) y tenia aun los pezones marcados, pq aun debia estar excitada. abajo una falda blanca tmb, que le dejaba medio trasparentar el tanga, y calzada con botas. me repetia casi entre sollozos que no le dijese nada a Roberto, que era una niñeria, un calenton que no pasaria más que me lo juraba, que me daba lo que fuese, que por fvor le hiciese esa favor, que no pasaria mas, qu eme lo juraba y entonces le meti un morreo y le agarré bien el culo por debajo de la falda, ella tmb me morreaba y entre beso para respirar, me decia que me estaba esperando que me deseaba, hasta que dijo:

– Vamonos a mi casa por favor, estoy muy cachonda

y nos fuimos al coche. De camino a su casa yo conducia con una mano mientras con la otra le sobaba las tetas bien y ella no dejaba mi paquete hasta que me dijo algo que me puso cachondo del todo:

– Tengo ganas de que me folles desde hace mucho, Roberto me conto una vez que cuando de pequeños os mediais la polla tu eras el que mas grande la tenia y que es inmensa. Joder que ganas tengo.

Subimos a su piso encendidos totalmente, comiendole las tetas como mientras ella no dejaba de jadear y nada mas llegar a su casa, le deje pasar primero y al llegar a su habitacion sin dejar que se diese la vuelta, le hice reclinarse y apoyar en la cama, le levante la faldita le retire el tanga a un lado y se la meti bien fuerte y hasta dentro del todo por el culo. Nunca habia oido a una tia gritar asi al follar, rapidamente empece ameterla y sacarla con todas mis fuerzas y velocidad y aunque al principio me pidio que no, que por ahi no por favor, que le dolia, y sangró, prnto empezo a pedir mas y mas fuerte.

– te gusta asi puta? que te follen sin compasion?

– si, me gustan grandes, las buenas pollas. Sigue follandome, eres mucho mejor que Roberto, no pares.-y asi estuve hasta que me corri dentro de su culo.

– si, entero, como me gusta tu calorcito, asi calentito cabron.

Entonces me tumbe el la cama y ella se puso a comermela pidiendome que le dejasse comerse toda mi polla, que nunca habia tenido una asi en la boca, cuando la tuve de nuevo bien dura, se quito la ropa con un streep tease para mi, saco una caja de condones de la mesita y me puso uno con mucho cuidado y esmero. A la caja le faltaban por lo menos siete u ocho, por lo que Juan se la habia debido follar por lo menos esas veces en mes y medio. Entonces se sento encima mio “joder, que gustito cariño” me dijo, y empezo a botar, con mis manos en sus tetas, agachandose de vez en cuando para qu epudiese chuparle y morderle las tetas, que debio tener escocidas y coloradas durante dias.
Estuvimos asi , cambiando de posturas, y follando durante toda la noche, finalmente me duche y me fui. y bueno… escribo esto hoy pq creo que es cierto que definitivamente nunca mas se ha vuelto a ver con Juan, y hoy nos ha contado Roberto, que este ultimo fin de semana Noe pro fin le dejo follarsela por el culo y que fue una pasada. Y es cierto. He quedado otras dos veces mas con ella, pero sin el morbo ya de la primera vez, y es una pasada comerse esas tetas y follar ese culito.

carlosrodriguezesteso@hotmail.com

La puta de Diego

Hola, quiero compartirles por primera vez un relato mio, tengo 21 años, y desde hace ya varios años frecuento esta página. Que personalmente me ha dejado experiencia, satisfacción e incluso aprendizaje, he llevado a cabo fantasías que se me antojaron leyendo relatos aqui, y en general siento que mi vida sexual es plena y deshinibida gracias a este sitio. Por lo tanto,
después de años, va mi primer relato, y que espero les guste.

No me atrevo a dar mi nombre porque con detalles aqui mencionados puede ser fácil que sepan quién soy y en verdad si me preocupa. Asi que dejemoslo en Violeta, me gusta. Bueno, pues lo real, yo estudio danza en la Ciudad de México ya hace varios años, que si bien no tengo un cuerpo de top model, tampoco me quejo, soy alta, mido 1.71cm y peso 56kg., no me sé mis medidas pero tengo unas tetas pequeñas, redonditas y llenitas, con un pezón rosa, rosa, y un trasero casi perfecto, más grande de lo debería por la danza, pero a mi me encanta, firme, unas nalgas redondas y no sé si perfectas pero
muy antojables, soy fan de las tangas porque me encanta lucirlo. Soy muy blanca, pelo castaño claro, ojos café claro y una boca perfectamente delineada y unos labios gruesos rojos, que mis novios siempre han amado, pero se me hace que porque ya se imaginan la mamada desde antes!

Siempre me ha gustado el sexo, desde que tenía 15 años podía coger por la noche con alguien en una fiesta, y en la mañana con mi novio en turno, llegué a tener experiencias lesbicas, realmente agradables, pero un dia me lleve un susto horrible, todavía me fuí a hacer la prueba del VIH y después de salir negativo, cambié completamente, me volví mucho más tranquila y tuve una relación de 2 años de lo más formal, el problema es que a mi me seguía facinando el sexo, y ese novio era mucho más relajado en ese aspecto, cosa que me frustraba mucho.

Terminamos el año pasado, en diciembre del 2005, asi que me sentía cómo sin rumbo en ese aspecto, ya no tenía ni tengo intenciones de andar de puta como en mis años de adolecencia. Asi que no me quedaba de otra que masturbarme
frecuentemente.

Un dia de febrero (2006) en internet alguien me presento por Messenger a un chico de Monterrey (otro estado de la república), de una forma muy extraña hicimos “click” de inmediato y nos veiamos online diario por horas y horas y
madrugadas enteras, hasta que nos hicimos algo asi como “novios” y quedamos de formalizar cuando nos vieramos, nos habiamos arriesgado a algo asi porque nos habiamos pasado fotos y nos habiamos gustado mucho, el mide 1.84, es muy
delgado pero es algo musculoso, hombros anchos, cintura algo estrecha, blanco, y una cara muy atractiva, me encantaba.

Pero por su forma de ser online, me parecía igual de “pasivo” que mi ex-novio, y esperaba con ansias saber como era en la cama, total que por cuestiones laborales y escolares, vino apenas hace dos semanas, a finales de mayo, yo estaba muy nerviosa y me arreglé para verme perfecta, me depilé todo el cuerpo, no me gusta el bello púbico, y bueno, me vestí con unos jeans ajustados a la cadera que dejan apreciar mi mayor atributo, mis caderas y nalgas, y por supuesto, una pequeña tanga negra que se notara arriba de los jeans y una blusa pegada negra sin bra. Ya estaba yo listisima, pensando que faltaban un par de horas para que él llegara, y lo iría a recoger a la estación de autobuses, cuando me llamó para decirme que por x motivo vendría hasta el dia siguiente.

Me quede triste, pero a la hora llego una amiga mia para irnos de antro, asi que me fuí a bailar, me puse súper ebria y euforica, feliz, ya casi no tomaba (yo bien redimida, jaja), y en una ocasión cuando fui al baño conocí a Anna, una chica sueca preciosa que estaba refrescandose la cara, me miro con esos hermoso ojos azules y me saludo, salimos juntas y empecé a hablarle en inglés, se sentó en mi mesa, trajó a sus amigos, y de repente me dijo -dance?- se me hizo un poco extraño porque había hombres de sobra para bailar y ambas somos muy atractivas, pero la seguí y empezamos a bailar,
había mucha gente y estabamos todos muy pegados en la pista, de repente sentí como rosaba mis tetas y no sé que pasó, empecé a exitarme.

Llego un momento a los 3 minutos que fue más evidente porque se pego a mi y sentí sus manos deslizandose por mis nalgas, entonces baje una mano y le acaricié una teta, ella me dio un beso en el cuello y de forma no tan conciente nos fuimos hacia la orilla de la pista donde no estaban nuestros amigos.

El antro era de dos pisos, había gente bajo las escaleras, pero no hasta el fondo, asi que fuimos ahí tomadas de la mano, me recargó en la paréd y comenzó a besarme, unos labios tan suaves, tan dulces, yo estaba exitada, no pensaba en nada, sólo quería tocarla, metió sus manos bajo mi blusa cuando me besaba y empezó a acariciar mis pezones, mis manos instintivamente fueron hacia sus nalgas, traía un pantalón de terciopelo muy suave y delgado y una pequeña tanga, sentía sus nalgas y me sentía yo húmeda, las amasaba y las apretaba, ella abrío mis jeans y empezó a masturbarme con dos dedos, me
acariciaba mis vulva y yo tenía tantas ganas de sentir algo dentro ya. Yo ya estaba en sus tetas, le había subido su pequeña camisa semitrasparente, tenía las tetas, grandes y hermosas al aire y las lamía como podía, estabamos tan cachondas, que lo qué quería yo era tenerla desnuda en mi cama y hacerlo todo, pero al levantar la mirada hacia arriba instintivamente para
ver si alguien nos veía, vi un chico alto y blanco con cierto parecido a Diego mi novio, mirandonos, entonces me llegó el remordimiento, maldición, masturbada, besada y fajada por una sueca preciosa y yo pensando que ya no quería ser la puta de antes, no sé cómo pude, nunca lo sabré, pero la alejé de mi cuerpo y le pedí que parara -stop, please, you are so beautiful, but I can’t- (para por favor, eres tan hermosa pero no puedo), ella se quedo cómo confundida, no entendió nada -why??!!- (por qué??), me pregunto, y sólo pude darle un último beso tierno en los labios y alejarme de ella, más cachonda
que nunca y sin sexo en meses.

Llegué dónde estaba mi amiga y le pedí que nos fueramos, llegamos a casa a las 5 de la mañana porque nos pasamos a su casa a beber otro rato, llegué y me tiré en el sofá, pensando en la hermosa sueca. Iba a levantarme para irme a mi habitación cuando escuché el timbre, a las 5:45am quién??, y cuando abrí, pufff, mi gran sorpresa, Diego en la puerta, sus maletas en un taxi al frente de la casa, y más guapo de lo que imaginé, lo abracé y el me cargo, estabamos muy emocionados, todo se me olvido en ese momento, Diego estaba ahí y me estaba abrazando, -qué haces aqui?- le dije sorprendida -pues tomé
el autobus de la madrugada- y seguimos abrazandonos. Entro a casa y se sentó le ofrecí algo de beber, y me dijo que venía cansado, faltaba todavía para que amaneciera, asi que apagué las luces y puse música, nos sentamos abrazados en el sillón y sólo pláticabamos.

Amaneció, bajo mi mamá y se lo presente, le dijo que fuera a la habitación de mi hermana (que ya no vive aqui) a dormir. Mamá se despidió y me dijo que esperaba estar antes de la hora de la comida, yo tenía curso de francés y me pidió que no faltara y mejor dejar descansar a Diego.

Llevabamos horas sentados en el sofá pláticando y abrazandonos hasta que dijo
-olías a alcohol, saliste?-
(no me quedaba de otra) – Sí, estaba triste porque llamaste a dos horas que se supone llegarías-
-y qué tal te la pasaste?- y en eso yo incliné mi rostro y el se inclinó más y me dio un beso tierno y suave, asi que seguí besandolo, hasta que terminé sobre sus piernas, estabamos frente a frente, él no se atrevía a mover sus manos de mi torso, yo estaba de nuevo caliente, no era una situación para hacer mucho, pensé en la sueca y le dije:
-Diego, quedamos de contarnos todo?-
-si nena, qué pasa?-
No sé porque se lo dije, tal vez por ver su reacción, o porque en verdad quería decirle todo.
-Pues ayer en la noche fuimos a bailar, y conocí a una chica, ella es sueca, hasta su inglés era extraño, sabes?- y tajante él -dime ya que pasó- más serio
-no mucho, y quiero que entiendas que no lo había hecho en todo este tiempo ni siquiera antes de conocerte- él seguía serio esperando mis respuesta ‘qué pasó’?
-nos besamos, nos tocamos un poco, pero nada más, no pasó más, te lo juro-
-se tocaron qué?, dónde?, cuanto tiempo?, te gusto?- estaba relamente enojado y me había quitado de sus piernas.
-pues no sé, no sé porque pasó, bebí y no sé, fue muy poco tiempo, de verdad-
-te toco??- … -si-
-qué??, te gusto?-
-los senos y el trasero, y tal vez me gusto porque el alcohol me puso cachonda-
-te toco la vagina??- … -si…- dije ya arrepentida de decirlo
-te penetro???- … -no, te juro que no-
-pues seguramente eso querías o eso pasó, no sé porque lo niegas- -Diego te juro que esa es la verdad, te lo digo porque creo que te amo-
Su mirada seguía seria, entonces se acerco a mi rostro y me beso profundamente, apasionado, enojado, sus manos empezaron a bajar a mis nalgas, después una me subió la camisa, después me la quito, yo respondía pero sentía que estaba realmente enojado y no sabía si quería sexo asi.

Entonces le dije -espera- y no me hizo caso, desabrochaba mis jeans, y entonces lo empujé, y le dije -Diego, perdoname, no estes enojado, no hagamos las cosas asi- y me pregunto -me amas?- … -siii- entonces me quito los jeans jalandolos con fuerza, ahi estaba yo en tanga en la sala de mi casa, pudiendo llegar alguien.

-Asi no Diego, por favor- le dije, no me dejaba parar del sofá, me tenía acostada y con una mano en segundos se abrió y bajo un poco sus jeans, me jalo la tanga de un costado y le grite:
-No Diego!!- en lo que jalaba ya la tanga por mis tobillos, y me desesperé y lo patié, me agarro de una pierna y la separo, y se metió entre mis dos piernas mientras ya me tomaba de las manos.

No podía entrar su pene porque me movia mucho, pero en el momento que sentí esa enorme verga rosar mi vulva sentí exitación, aunque la situación no me gustaba del todo, nunca me había gustado el sexo asi, o al menos no lo sabía.
Agarró su pene con la mano y me lo metió de una embestida, fuerte, sentí que esa enorme verga me abria por dentro, solté un grito, realmente me había dolido, mi vagina es un poco estrecha y su verga estaba considerablemente grande, se asusto por mi grito pero no se movió, no me sacaba la verga de mi vagina, sentí como punzaba mi interior, pero también su pene punzaba, duro, firme, caliente, enorme… mi vagina se empezó a amoldar al tamaño, le miré con ojos de ternura, no sé porque.

Empezó a meter y sacar su verga de mi vagina, que ya sentía húmeda, y me preguntaba:
-te gusta?, te gusta como se siente?-
-si, es muy rica, pero mi amor, asi no-

-si, era lo que necesitabas, para que sepas que eres solo mia y que te puedo coger cuando yo quiera- extrañamente eso y la fuerza me exitaba, sólo gemía, me perforaba mi vagina con una fuerza cómo si aun siguiera enojado, me apretaba las tetas como cerrando sus puños, me exito la rudeza, me gustaba sentirme asi.

Me la metía y me la sacaba rápido, fuerte, sentía tan rico, quería que durara horas. Entonces se paró y me levanto de un jalón, sin soltarme del brazo sobre nuestra ropa en la alfombra se acostó, y me dijo -sientate en mi verga, quiero que aprendas que lo único que tendrás de ahora en adelante- me senté en ella y la sentía todavía más grande, me movía hacía arriba y hacía abajo, en circulos, me recargué en su pecho y volvió a tomar mis tetas con fuerza, como ya me estaba gustando. -quiero que te voltees- me dijo, quiero ver tus nalgas, quiero ver como entra mi verga en ti, pase mi otra pierna, y ya estaba yo dandole la espalda, agarré su pene y me senté en él, seguí subiendo y bajando a mi gusto, me decía que tenía unas nalgas muy ricas, que era hermosa y que era suya.

Yo estaba ya por venirme y también sentía que el estaba por explotar, pero tomandome de las nalgas me levanto de su verga y me dijo -no quiero que andes de puta- me dejo helada, me había ofendido, y me enojé, me levanté para vestirme, no tenía que decir nada, el sabía que me había molestado que me llamara asi. Se paró, me agarró de la cintura por dentrás, me recargo en un mueble y le grité:
-no vas a tenerme asi cuando quieras, sueltame!!-
-tu vas a entender que yo te voy a coger cuando quiera, con un brazo rodeo mi cintura como levantandome un poco, y la otra mano la pasó hacia enfrente y me separó los labios y me acarició el clitoris, al elevarme levemente con el brazo que me tomaba la citura sentí su pene entre mis nalgas y después me lo metió de nuevo asi, con fuerza, con rudeza, grité y me enojé, y me exité…

Me pocas y fuertes embestidas asi, pero su pene no estraba del todo, además de ser más alto que yo.

Sin sacar su verga de mi, me jalo y cargo hacia el sillón que estaba inmediatamente a lado, y me lo saco:
-ponte de perrito-
-no quiero- (bueno, ya quería, pero me gustaba el juego)
Me puso a la fuerza de perrito, agarro su pene y empezó a pasarmelo por los labios vaginales, por la vulva, sentía tan delicioso, sólo esperaba que ya me lo metiera, me desesperaba, no podía pedirselo porque yo “no quería” -te gusta?- me pregunto y yo mordiendome los labios sintiendo su rica verga sólo masturbandome- -si… cogeme- le dije bajito
-qué dijiste?, repitelo- … -que me cojas-
-pidemelo más, pideme que te coja, que te lo meta, dime que quieres mi verga-
-cogeme por favor, metemelo ya-
y sentí de nuevo cómo de un empujón me lo metió todo, grande, caliente, rico… aferrandose a mis caderas, metiendomelo y sacandomelo ´rápidamente, se agacho hacía mí, me volvió a tomar de las tetas con la misma fuerza de antes, bajo una mano a mi clítoris y me cogió con una brutalidad como si de verdad quisiera violarme, abrirme, dejarme adolorida, su pene estaba
inchadisimo, me masajeaba y pellizcaba el clítoris, apretaba mi teta con fuerza, no aguanté más, gemí cómo loca, le grité que me encantaba que me cogiera asi, que yo era su puta, sólo suya esto lo puso a mil, y me pidió que lo repitiera, que le pidiera más

-soy tu puta, soy tu perra, hazme lo que queras, soy sólo tuya, de nadie más, está vagina es sólo para ti!!-
-y mi verga es tuya preciosa-
-dame más mi amor, cogeme, mássss…- y no aguante más, me estaba cogiendo con verdadera rudeza, las palabras que yo decía nos exitaba a los dos, me viné intensamente como no recuerdo haberme venido asi con un hombre, mis vagina se contrajo con el orgasmo, además de ‘ejercitarla’ para controlar los musculos, la apreté más, él sintío cómo mi vagina le apretaba la verga que no aguanto y se corrió en mis entrañas, dejandome mi vaginita inundada, adolorida, pero con una sensación que nunca olvidaré…

Esa fue nuestra primera vez, y mi novio de actitud “pasiva” me coge casi siempre asi, ese fin se semana lo hicimos en la noche de ese dia cuando me metí a su cuarto, de rápido, y al siguiente me cogió en una fiesta que lo lleve.

Este fin de semana se acaba de llegar, está dormidito, y tengo muchas cosas por contar, descubrí que me encanta que me masturben, que amo el sexo oral, anal y que lo más rico del mundo es ser penetrada por ambos lados al mismo tiempo!, pero será para la próxima…

Espero les haya gustado.

Felices cogidas!!

Les dejo mi mail, me interesa su opinión.
sexysweet84@hotmail.com

Un beso a todos, “Violeta”.

Impotencia y placer

Llegué un día a casa. Dispuesto a dar batalla. En esta ocasión no tomé la píldora del vigor que hace que se le pare con dureza y firmeza la verga que uno tiene para darle placer a la mujer que quiere uno te haga todo.

Al ser un hombre preocupado y conciente de que a la mujer los hombres solo se la cogen y no la poseen, opte por toda mi vida ser el que siempre da placer, lograr que ellas sean las del orgasmo primero y luego esperar que ellas tomen su tiempo y me den lo que a mi me gusta, el placer oral y la eyaculación en su boca o en sus pechos o en su rostro.

Desde hace 10 años que soy impotente. He sido humillado, rechazado, y hasta dejado. Pero es esa ocasión llegué listo a complacer y ser complacido.

Prepare la habitación con velas aromáticas, música suave, romántica, las luces a medio tono, las sábanas de color, una botella de champaña, una buena ducha, y listo para el encuentro.

Ella llegó arreglada, con su ropa interior transparente. Nos miramos cada uno. Mi mirada iba más allá de lo que veía, con ella la desnudaba completamente. Me acerqué a ella y empezó a jugar con su pelo, empecé a oler su rica piel. Me acerqué a sus oídos a su cuello, y empecé a besarla profundamente.

Su rostro se giró hacia mí y me plantó un beso en la boca, como una muestra de afecto y de aceptación y de agradecimiento, porque empezaba a sentirse mujer.

Le dije que se recostará y con mis manos empecé a masajear su cuerpo. Unté en ella una loción especial para que su piel se sintiera más sutil, y más fragante para sentir mi cuerpo.

Fui recorriendo su espalda. Hasta el orificio de su precioso culito que cuando entro mi dedo, gimió y no dijo más.

Empecé a masajear sus nalgas, un poco resecas, por los que unté más loción para sentirlas parte de su todo. Fui pierna por pierna, muslo por muslo, hasta llegar a los dedos, y empecé a lamerlos uno por uno.

Le pedí que se volteara boca arriba. Empecé a besarla en la frente, en toda su cara y por supuesto en sus labios ardientes que pedían más y más.

Me dirigí hacia su cuello y la besé tantas veces que ella mismo me dirigió hacia sus pechos. Sus pezones estaban a punto de reventar y uno por uno empecé a succionar. Gemía al sentir lo picoso de mi barba, una barba que me dejó crecer por uno o dos días para este tipo de ocasión.

Al tiempo mis manos se dirigen hacia el clítoris y mis dedos masajean esa parte tan sensual, tan delicada, tan hermosa de la mujer. Mis labios recorren todo su torso, sus senos, su pecho hasta bajar, pasando por el ombligo al cual también le toca lo suyo.

Después llegue al clítoris, el cual están esperándome. Mi lengua aceptó la invitación. Mientras que mis dos dedos pulgares sienten lo húmedo de su vagina. Lamía desde el clítoris hasta la entrada de su vagina la cual ya escurría de placer.

Empecé a succionar y ella pedía más y más y más y más. Sentí que temblaba y noté que empezaba a tener su primer orgasmo.

Así que aproveché y seguí lamiendo empecé a meter dedo por dedo hasta tener cuatro de ellos frotando su interior. Empecé a besar los lados de los labios de su vagina. Y ella pedía más, más, más, y más hasta que reventó con el primer orgasmo.

¡AHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAH!

Se quedó semiparalizada, me pidió que esperara un momento y luego se dirigió a mi boca y empezó a besarme apasionadamente compartiéndole sus jugos que con placer me tome de su interior.

Le pedí que se acomodara en cuatro y mi dedo pulgar entró en tu ano y mis cuatro dedos en su vagina y me pidió que fuera lento pero preciso ya que por el dolor necesitaba más lubricante. Mi lengua entró en acción y puse nuevamente la loción en mi pulgar para dilatar tu culito hermoso.

Mi otra mano le dio un masaje por la espalda y empecé a ordeñar sus senos, exprimiéndolos…

Hasta que empezó a gemir y sintió de nuevo un segundo orgasmo.

AHHHHHAHHHHHHAHHHAHAHHHHHHHHHHHAHHHHHAHHHHHHAHHHAHAHHHHHHHHHHH.

La recuesto de espalda y mi lengua empieza a besar su vagina y a tomar de sus ricos jugos, esperando que ella me dijera dame tu deliciosa verga. Pero no hace nada. La coloco para un 69 y continuó lamiendo todos los labios de su vagina, su culo, y ella sólo llega a besar la punta de mi verga, pero al no tener erección no siente ganas de estimularla.

Me pregunté por que, nunca lo sabré. Sin embargo ella toma mi cabeza y dirige rítmicamente el movimiento para succionar su vagina y de nuevo llegó a su tercer orgasmo.

AHHHHHAHHHHHHAHHHAHAHHHHHHHHHHHAHHHHHAHHHHHHAHHHAHAHHHHHHHHHHH.

Una vez que quedó satisfecha le pedí con dulzura que me hiciera sentir oralmente y que se tomara la leche acumulada por mucho tiempo. SU respuesta fue que solo se dirigió a mi verga y simplemente le dio un beso. Y me quedé así sin poder venirme en su boca, ni en sus pechos ni en su cara.

La próxima vez tomaré Viagra y esperare quien me ordeñe mi leche.

La impotencia es como tener un carro lleno de gasolina, con el motor caliente y sin la llave para echarlo andar. ¿Tienes tú la llave? Avísame a laga1954@hotmail.com para conocerte. Ya sabes de lo que soy capaz.

En la sala de ensayo

Bueno les voy a empezar a contar.Yo tengo una sala de ensayo en el fondo de mi casa en la cual ensayamos con mi banda todos los viernes a la noche y después solemos salir a tomar algo a algún bar de por ahí y el amigo de uno de mis amigos que toca conmigo nos va a escuchar siempre hasta que en un momento empezó a venir con la novia o al menos la mujer que él decía que era su novia. Se notaba que estaban saliendo pero a ella no se la veía demasiado entusiasmada con esa relación al menos eso me pareció a mi cuando los veía juntos.
algunas noches alguno de mis amigos llevaba una sustancia para quedar volado, no la quiero nombrar porque no se si se puede pero bueno es una muy conocida y se fuma.
Y siempre fumaba con nosotros Micaela que así se llama y yo notaba que me miraba el bulto mientras tocaba pero me hacia el boludo. Mica es una chica común como cualquier otra mujer pero tiene un no se que que me vuelve loco lindas gomas, colita paradita, morocha ojos marrones común.
Una noche se vino con pollera de tela y como todas las noches empezamos a fumar mientras tocábamos en una de esas veo a que Micaela me mira y levanta las piernas y queda en cunclilla con las rodillas juntas pero levantadas estaba sentada y tenia una bombachita blanca miré para todos lados y nadie la había visto porque estaban muy concentrados tocando y las bajo y se sentó en chinito devuelta.
Terminamos de ensayar y a eso de las 3 siempre salimos pero les dije a los chicos que no tenia ganas de salir que me iba a quedar tocando un rato mas que vayan pero Micaela me dijo -dale yo también me quedo y tocamos algo- (porque ella toca la guitarra). Bueno le dije y los chicos después discutir entre ellos que que hacían y que se yo decidieron irse al final.
Nos quedamos los dos solos y cuando paso media hora calculo yo, porque cuando estas tocando se te va al tiempo rapidísimo deja de tocar la viola me vuelve a mirar de la misma forma que me había mirado antes y vuelve a levantar las piernas como lo había hecho antes. La miro no se como habrá sido mi cara pero ella se sonrió y me dijo te gusta? y le dije, me encanta. Se acercó la pollera lo mas que pudo a la cintura y abrió las piernas, me acuerdo y me caliento, deje la guitarra ahí nomás y ella se acostó y me subí arriba de ella y empezamos besarnos y empecé con movimientos de cintura par calentarnos mas todavía entre gemidos e intercambio de alientos entre boca y boca. Bueno les soy sincero no me acuerdo con exactitud en que orden pasaron las cosas pero les chupe las tetas la concha la agarraba de la cintura y le metía la lengua, le chupaba el culo, como gozamos por favor me acuerdo devuelta de eso y siempre que me acuerdo me calienta, me chupo la pija los huevos que bien que lo hacia , me dan ganas de llamarla ahora. Pero bueno les sigo contando después de que me la chupo como nunca me puse un forro y ahí nomás se la metí despaciiiito, despaciiiito muy lento garchabamos y cada vez mas rápido y mas rápido y entre cositas que nos decíamos que no viene al caso decirlas además tampoco me las acuerdo mucho nos apretábamos con los brazos acercándonos bien fuerte contra los cuerpos como me gustaba por favor y acabamos juntos en un orgasmo tremendo los dos, fuimos nos acostamos en mi cama descansamos un poco y cogimos devuelta, se hicieron las 7 de la mañana y seguíamos cogiendo
Perdón mi nombre es Marcelo y tengo 23 años soy morocho pelo corto y mido bien. Y los dejo porque me la voy a llamar porque me dieron ganar de cogerla devuelta.
Para todas aquellas que quieran escribirme lo pueden hacer a chispirrepo@hotmail.com o si quieren pueden agregarme al msn para chatear
Besos.

Inolvidable Rosa

Había tenido una entrevista de trabajo satisfactoria y caminaba por la calle ancha con comodidad y presteza. Hacía calor por lo que decidí entrar en un bar a tomar una cerveza fresca. Al entrar tropecé con una preciosa mujer de ojos verdes, cabello rubio y cuerpo escultural, si bien bastante joven, de unos 25 años más o menos. La cogí por la cintura para evitar que resbalara, y roce uno de sus pechos con mi mano derecha; en ese movimiento, nuestros ojos se mezclaron y en su boca apareció una sonrisa de agradecimiento y cortesía. – Gracias – me susurró con sigilo, -me llamo Rosa-.

Animado por la sonrisa, inicié una conversación trivial que poco a poco fue tomando forma; en ella se mezclaban las risas propias del deseo, con la cortesía de la distancia aconsejable. Finalmente, y después de tres o cuatro cervezas, la convencí para que me acompañara a mi casa para comer algo.

Cuando llegamos, su nerviosismo era plausible, como si adivinase lo que iba acontecer entre los dos. Ambos sabíamos que todo terminaría en un encuentro de cuerpos, fluidos y sexos, pero, como es natural, ninguno lo mencionó. Nos dirigimos hacia la cocina para preparar unos sándwiches; ella se dispuso a cortar tomate, mientras yo ponía dos rebanadas de pan a tostar. Entonces, mi polla rozó su redondo y precioso trasero; lo rozó, respondiendo con valentía y coraje, elevando su energía y endureciéndose levemente. Me quedé quieto un momento, para ver como reaccionaba; Rosa, en lugar de apartarse, se acomodó hacia atrás, presionándome levemente.

En ese momento toda mi energía sexual se hizo presente, mi verga se endureció, hasta alcanzar dimensiones considerables; mi calentura era sobresaliente y todo mi ser animal empezaba a pedir libertad de acción y progreso, en el deseo de colmar un deseo que se hacia cada vez más intenso.

Nos quedamos así un rato, moviéndonos levemente y aumentando nuestra excitación. Entonces me eché hacia atrás y me quede quieto. Rosa se desconcertó un poco, pues esperaba que yo pasara a la acción. Sin embargo, había decidido disfrutar con ella al máximo y eso exigía rigor y prudencia en el avance. Se dio la vuelta y me miró con ojos suplicantes, invitándome a proseguir lo comenzado.

La cogí de la mano y me la llevé a la habitación. Una vez allí comencé a desabrocharla su blusa; era blanca y dejaba entrever un sujetador con puntillas, muy fino y muy suave. Poco a poco, fue apareciendo un escote generoso, del que se adivinaban unos pechos tersos y firmes. Mi polla estaba a punto de reventar, por la presión que hacia contra el pantalón, pero me contuve y seguí con mi ritual de desnudarla lentamente. Rosa cada vez estaba más excitada, dirigió las dos manos hacia la cabeza y se echo el pelo hacia atrás; suspiró con cierta desaprobación.

Me incliné de rodillas y desabroche su pantalón vaquero ceñido. Tenía unas caderas preciosas, redondas y bien formadas. Su pantalón cedió a mi presión, y en su lugar aparecieron unas braguitas blancas, húmedas ya por el deseo. Para no prolongar más su impaciencia, introduje el perfil de mi mano entre sus piernas y subí lentamente hasta tocar su sexo caliente. Las abrió un poquito y emitió un gemido de placer, al tiempo que se mordía los labios rosas y carnosos. Poco a poco fui dando la vuelta a la mano, hasta situar mi palma sobre su coño, abierto ya de lujuria; entonces, presioné y toqué con fuerza su sexo, hasta que sintió el dominio de mi mano y se rindió con aspereza. La miré y me devolvió sus ojos, una mirada llena de misterio, de oscuridad y de luz.

La situé sobre la cama, poniéndola en la postura del “perro”, sus piernas ligeramente abiertas, su pelo cayendo por sus hombros y sus labios abiertos. Cierra los ojos –suplique-. Su cuerpo se movía de excitación, movía su bonito trasero adelante y hacia atrás, gimiendo y reclamando el bastón de mando que la poseyera definitivamente, para optar entonces por el poder de la hembra. Quizás esperaba una penetración; el caso es que me desnude con presteza y acerqué mi polla a su boca con lentitud. Supo que mi miembro estaba cerca de su boca por el olor; un olor fuerte, de sexo varonil y ardiente, que era el que en ese momento me encumbraba a cabalgar la ola. Sus labios se abrieron para recibir mi glande rojo y oscuro; Rosa se comió toda mi polla de golpe y se quedo quieta con ella en la boca, haciéndome entender que, si bien era una mujer joven, aprendía rápido y era capaz de devolverme el juego que yo había iniciado.

Tenía ganas de moverme, pero me quede quieto, esperando que ella tomara la iniciativa. Se la sacó despacio y me dejo libre por un momento. Sin embargo, sus ganas de juego eran reales, por lo que comenzó a pasar sus carnosos labios por la base de mi miembro; con un movimiento rítmico que combinaba la rapidez y la lentitud. Mi polla adquirió unas dimensiones máximas, al tiempo que se calentaba y se llenaba de una energía desconocida. Tenía la sensación de gravitar en el espacio; Rosa volvió a dejarme libre, yo me aparté de su boca y me dirigí a su culo, la baje las braguitas hasta media pierna y desabroché su sujetador, que quedó colgando de sus hombros.
La vista era magnífica, una real hembra a mi entera disposición, entregada a los juegos del erotismo más refinado, rítmica y sedienta de sabiduría. Comencé a lamer sus muslos con mi lengua, ella deseaba separar sus piernas y ofrecerse en plenitud, pero las bragas estaban aún a medio camino, por lo que no podía culminar su deseo; mi mano derecha comenzó a acariciar uno de sus pezones. Presioné sus pechos y los solté con suavidad, al tiempo que tiraba de sus botones rosados, erguidos y preparados para vivir el duelo del amor prohibido.

Sus gemidos eran cada vez más intensos, -fóllame- comenzó a decirme entre susurros, -métemela por favor-. Me acerqué a su oreja y la lamí el lóbulo, excitándola aún más. –Claro mi amor- la conteste; ya casi no podía aguantarme el deseo de penetrarla y fundirme con ella. Mientras la susurraba palabras bonitas al oído, mi mano se acerco a su sexo y comenzó a blandir su clítoris; Rosa tembló de placer y estuvo a punto de caerse, pero la sostuve con mi cuerpo. Introduje un dedo en su vagina y se inclino hacia delante, sus brazos cedieron, aun antes de haberla penetrado. Le quite las bragas y contemple su culo abierto y entregado a mi deseo.

-Te la voy a meter ahora- la dije; y acto seguido acerque mi glande a su coño y le introduje mi miembro de forma gradual y sosegada. Permanecí dentro, quieto sin moverme, hasta que nuestras energías se equilibraron; entonces comencé un suave oscilar de caderas, seis movimientos rápidos y uno lento y profundo. Rosa suspiraba y yo comencé igualmente a jadear. Mientras mis manos sujetaban sus pechos dulces y blancos, y mi boca se asía a su oreja blandiendo palabras de amor y ternura; mi miembro no dejaba de explorar su cueva, abriéndola cada vez más y lubrificando el manantial de todos sus deseos.

Me detuve una vez más, jadeante ya de placer, sostuve sus caderas con mis dos manos y menee mi polla dentro con fuerza; ya no controlaba tanto como antes; ahora, simplemente, me dejaba llevar por la pasión dulce y el placer que aquella unión me proporcionaba. Rosa comenzó a suspirar con más intensidad –más fuerte, más fuerte- me decía con dulzura. La verdad es que era una mujer hermosa por dentro y por fuera, una hembra con todas las de la ley, y un ser sensible y cariñoso, agradecido del placer que su cuerpo y el mío culminaban.

Finalmente, Rosa explotó en un orgasmo de dimensiones universales, gritó con mucha dulzura y se abrió más si cabe para recibir todo el placer de las estrellas combinadas. Toda su energía me inundó y me excitó, al tiempo que me vitalizaba. Cuando se hubo calmado, salí de su cueva y me tendí en la cama; mi miembro estaba erecto, jugoso, lleno de vida y latía contenidamente.

Al cabo del rato, Rosa me beso, -gracias mi amor- me susurro al oído. Y sin mediar palabra, me cogió la polla con su mano derecha y empezó a masturbarme. Sus dedos eran pequeños y firmes, y el movimiento de su mano abarcaba todo mi ser, dejando mi glande al descubierto y tirando de él hacia atrás. Me cogió los huevos con la mano y me beso la punta, tiró de los genitales hacia abajo, por lo que mi polla se irguió hasta ponerse vertical; entonces comenzó a darme palmaditas en el miembro que cada vez se hacían más intensas. A medida que me golpeaba mi excitación subía; cuando termino de golpearme, me miró con picardía y me dijo –ahora te vas a correr como nunca lo has hecho en tu vida, quiero toda tu leche- me dijo al oído, -y quiero que sea mía-

Posó su boca sobre mi polla y comenzó a hacerme una de las mejores mamadas que me hayan hecho nunca. Mi energía estaba ya desbordada y mi excitación solo era compensada con suspiros y el deseo ferviente de explotar en su boca y vaciarme de tensión. Pero Rosa, se acordaba de los inicios y lejos de mantener el ritmo constante, se dedico a para de vez en cuando, dejando que mi ser se entregara a sus dominios. Cuando me liberaba, mis caderas comenzaban a moverse, presas ya de una animalidad y una pasión difícilmente incontenibles, entonces posaba su mano sobre mi estómago y detenía mi fragor, al tiempo que volvía a la carga con su sedienta boca.

Al cabo de un rato de mamarme placenteramente, noté que mi semen comenzaba a caminar por los recónditos senderos del amor holográfico; – me estoy corriendo- le dije, -soy tuyo-. Entonces Rosa, demostrando una fenomenal maestría, sacó mi polla de su boca y comenzó a lamerme desde los huevos hasta el glande. Me dio unos golpecitos en la base, y me agarro con fuerza hasta explotarme en unos cuantos movimientos. Su boca no quiso perderse el espectáculo, pues ávida de mana, se fue tragando toso el semen que salió, hasta dejarme limpio, conmovido de placer y exhausto.

Compartiría esto de nuevo. javier@ebue.com

En la Fragata Sarmiento

Habíamos salido a recorrer Buenos Aires en auto. Simplemente iríamos a tomar un café o un helado, y nada más.
Llegamos a Puerto Madero y la invité a un clásico paseo: La Fragata Sarmiento. Eran como las once de la noche. Sobre la cubierta habría unas treinta personas. Otras tantas habría en el resto del barco.
Unos minutos antes me había mirado sugestivamente mientras chupaba su helado de dulce de leche granizado, pasándole la lengua todo alrededor, dándole forma de cabeza de pija.
Entramos a la fragata y bajamos por la escalera a la primera cubierta. Dimos una vueltas y llegamos a un lugar que parecía un baño. Como tenía mi vejiga llena le dije que iba a descargarla. No sé como, tal vez se imaginó mi mano agarrándome la pija, pero el hecho es que cuando entré al baño ella se metió conmigo. Cerramos con traba. Entendí su intención y me dispuse a cumplir su fantasía.
Ella se puso detrás de mí, posó sus manos sobre mi pecho y comenzó a bajarlas, hasta llegar al cinturón. Me lo desabrochó. A esa altura, mi pito estaba casi completamente erguido, y un juguito pegajoso comenzaba a salir de su punta. Abrió el cierre del pantalón y tomó mi pene con una mano. Estiró la pielcita para atrás y para adelante una vez. Me pidió que descargara la vejiga. Después me llevó tomándome por el mango de la pija hasta un lavatorio. Dedicó un minuto completo a lavármelo con agua y jabón. Después se puso de cuclillas frente mío, tomó mi miembro con una mano, mientras con la otra acariciaba mis huevos. Comenzó a cubrir y sacar la cabeza de mi pene al aire, como masturbándome. Lentamente acercó sus labios y fue metiéndosela toda entera dentro de su boca. Con su lengua empezó a rodear mi pija babeándola y dándole pequeños mordiscos. Después la apuntó para arriba y con su lengua recorrió cada milímetro desde mis huevos hasta la cabeza. Saboreaba el jugo que salía de mi pija. Yo estaba en las estrellas. Se la metió de nuevo en la boca y la chupó con todas sus ganas, como si fuera un trofeo del que nunca querría desprenderse.
Para eso yo me había descalzado, y con los dedos de mi pie acariciaba su vagina. Sentí sus labios calientes y de pronto húmedos, muy húmedos y calientes.
Poco a poco se levantó, sin soltar en ningún momento mi pija de sus manos. Se dio vuelta. Bajé sus pantalones y todo su culito quedó al aire. Ahora era mi turno. Me agaché, abrí sus piernas y, mientras mis manos acariciaban sus nalgas, mi lengua lamía cada milímetro de sus labios rojos, calientes y mojados. Su sabor me volvió loco, y metiendo la lengua en su vagina, con la punta de mi nariz acariciaba su ano, también caliente, y extrañamente mojado. Lo mojé aún más con mi saliva, acariciándolo y abriéndolo con mis pulgares.
Ella me agarró de los brazos y me pidió que me levantara. Sin esperar un instante metí toda mi pija en su vagina y comenzamos a gozarnos internamente.
Afuera, en la cubierta se escuchaban los risas de unos niños y los retos de unos padres. Por una ventanita que había frente nuestro podían verse las piernas de los visitantes. Pero nadie nos veía ni nos escuchaba. Supuestamente. En un momento, mientras nuestros sexos se acariciaban y rozaban mutuamente alguien golpeó la puerta. No contestamos. Intentaron entrar, pero habíamos trabado la puerta.
Eso nos exitó más aún. MI pija se agrandó como nunca y su vagina se humedeció y se calentó a tal punto que me quemaba. De pronto lo inesperado. Inesperado pero que finalmente fue más gozoso. No tenía preservativo y ella me hizo notar que era peligroso seguir así.
Saqué mi pija de su vagina y la posé sobre su anito, que para ese entonces estaba relajado completamente por los masajes que le había dado. Un anillo marrón coronaba otro rojo fuerte. Me esperaba, y no lo iba a dejar con las ganas. Ni me iba a quedar yo con las ganas.
Metí de a poco la punta de mi miembro, que aún cuando estaba gigante para ese entonces entraba con facilidad ya que todo el canal de su cola estaba húmeda. Toda mi pija estaba dentro suyo, cuando agachó su torso. Mis huevos tocaron los labios de su vagina y eso la exitó más aún. Empezamos a alejarnos y a acercarnos cada vez más rápido. Mi pija y su agujerito parecían una sola pieza funcionando a la perfección, como si uno hubiera sido creado para el otro. Compartían color, calor, humedad y movimiento. Comenzamos a dar pequeños gritos de placer, olvidándonos que estábamos en un lugar público. Nuestros sexos ardían de placer, y como avisando que mi miembro estaba por estallar en una fuente de semen, se endureció como una piedra, hinchándose y elongándose tanto que ella comenzó a sentir todo el placer que nos estábamos dando. Enseguida, y motivado por verla morderse la mano para no gritar sentí como una descarga eléctrica pasaba de mi pelvis a la punta de mi pija, y volvía y estremecía todo mi cuerpo, y también el de ella, y un enorme placer salía de mi pija, y llenaba toda su cola con mi semen. Seguimos moviéndonos unos minutos, hasta que cada gota de ese líquido blanco había salido de mi interior y había sido depositado en el suyo.