Fiesta de cumpleaños con mi hermana

abril 21st, 2013

Esto me pasó hace unos 2 años, cuando yo acababa de cumplir los 18, mi hermana mayor Rosa (que me lleva 5 años) por ese entonces con 23. Días antes de mi cumpleaños número 18 yo estaba muy alegre por ello, porque al fin podría ser mayor de edad y hacer lo que quisiera, mi madre lastimosamente nos había dejado tres meses por su trabajo y no volvería sino hasta 2 meses, así que estaba algo triste. Pero mi hermana estaba decidida a hacerme una fiesta de cumpleaños así que me consoló y me dijo que me haría una gran fiesta para no notar el vacío (faltaba 1 semana). Entonces ella comenzó a hacer las invitaciones que para el 18 de ese mes que caía en sábado y era mi cumpleaños a las 8 de la noche, compró las bebidas la comida y elegimos la música, todo estaba preparado, pero ocurrió algo inesperado. El jueves en la mañana me puse a leer las invitaciones y vi que en la fecha se había equivocado el que nos hizo las invitaciones, pues decía que era para el 16 es decir ese día, entonces le dije a mi hermana de esto y ella sobresaltada me dijo: pues no queda más papito ahora tendrá que ser. y nos preparamos para ese día. Todo estaba listo y estaba emocionado, eran las 7 y media y en media hora comenzaría todo, ya habían llegado nuestros mejores amigos y habíamos comenzado un poco antes con la cerveza, así que para cuando todo empezó ya estabamos algo alegres. Ya como eso de las 11 de la noche que ya me estaba aburriendo de hacer lo mismo, decidí subir a mi alcoba a ver que encontraba para hacer, pero en el camino vi la puerta del cuarto de mi hermana abierta, entonces decidí ir a ver que sucedía ya que a ella no le gusta que entren a su habitación, y al ver lo que sucedía no me lo pude creer, ahí estaba mi hermana mayor follando como loca con un tío que quizás era uno de sus amigos, ver esa imagen tan morbosa me dió tanta excitación que tuve que ir a mi alcoba, cerrar la puerta y darme una paja épica. Luego de calmarme bajé y despedí a toda la gente que faltaba, en todo eso bajaron mi hermana y ese tipo, ya para eso de la 1 de la mañana no había nadie y nos fuimos a acostar. Aunque no pude conciliar el sueño en toda la noche por tener fresca esa imagen en mi mente, por lo cual me dí otra paja. Al día siguiente andaba todo triste y con los ánimos bien bajos porque tuve la fiesta en el día que no esperaba y el propio día no recibiría nada ni a nadie, entonces mi hermana al verme me dijo: tu que no agradeces lo que se hace por ti, a lo que yo le respondí que me perdonara pero que así era yo. Ya en la tarde mi hermana salió y yo me quedé solo, así que me puse a ver porno en internet y me metí en sitios de incesto, pues al tener todavía esa imagen en mi mente no me podía creer lo buena que estaba mi hermana, con unas medidas 105,70,115 podía matar a cualquiera de un infarto. Así llegó la noche y con ella mi hermana, luego de cenar ella me dijo que el día siguiente sería un gran día y con una sonrisa muy morbosa se levantó de su asiento y me dió un beso muy cerca de los labios. Me fui a dormir entonces, pero no antes de darme otra paja pensando en ese culazo. Al día siguiente me desperté con una música como de estriper, y en ese momento entró mi hermana al cuarto y me traía la comida y una bebida, luego de comer y que ella se levantara de la cama, vi que su diminuto short dejaba a la vista los bordes de esas nalgas carnosas que se movían con un balanceo tan excitante que no me contuve y no más ella salió de la habitación me dispuse a hacerme otra paja, pero entonces me comencé a sentir algo cansado y me quedé dormido. Al despertar (no se cuanto tiempo pasó) me vi atado a una silla en la habitación de mi hermana, y había esa música de estriper otra vez, y al momento entró mi hermana con una minifalda muy cortita negra, con unas medias rojas como las que me encanta ver en las mujeres, una blusa de colegiala negra también y unos tacones altos que marcaban sus hermosas pantorrillas, y me dijo: hoy te haré un gran favor hermanito, te quitaré tu virginidad y follarás como loco ya que esa cosa que te di no solo era para dormir, también lleva unas cositas para que se te pare el pito por lo menos hora y media, así que yo disfrutaré también. Yo me quedé como tonto, no sabía que hacer ni que decir, así que solo decidí dejarme hacer lo que ella quisiera.
Entonces comenzó lo bueno, ella se me acercó y me puso esa boca lujuriosa con labial rojo en mis labios y comenzamos con un morreo suave y tímido que poco a poco se convirtió en uno intenso, luego de eso ella se sentó en mis piernas dandome la espalda y comenzó a frotarse y moverse por todos lados con lo cual consiguió que la polla me creciera descomunalmente y me doliera ya que no la podía liberar. Entonces ella se levantó y se fue desabotonando poco a poco su camisa dejando solo con un brasier rojo que me volvia loco al ver ese par de enormes tetas, debajo de los cuales se intuían unos pesones muy duros, entonces me dió la espalda y se puso culo en pompa y empezó a bajarse poco a poco la minifalda dejando a la vista su trasero descomunal, carnoso cubierto por un diminuto hilo dental que se metía en su raja. luego cuando solo se quedó en eso me dijo: hermanito te quitaré un poco esa carga, creo que ya sufriste mucho pero te lo merecías por despreciar la fiesta que te di. Acto seguido me quitó los pantalones y el bóxer y luego me agarró la polla entre las manos y me dijo: hermanito hoy serás hombre, y vaya pedazo de polla que te manejas (mide 22 cm), luego ella se la metió en la boca y comenzó a darme una mamada de épica donde ella succionaba con fruición, subía y daba besitos al capullo, lamía y me hacía disfrutar demasiado, luego de la nada sin que me fijara con un movimiento rápido se quitó el brasier y dejó al aire libre esas tetas tan grandes con las cuales me comenzó a hacer una cubana increíble provocandome un éxtasis mayor y agradecí que me diera esas cosas porque sino me hubiera corrido muy pronto. después de esto ella se paró y me dio otro beso, entonces me dio la espalda nuevamente y se puso culo en pompa y se quitó el hilo muy lentamente dejando al aire libre ese ojete tan hermoso y ese coño tan carnoso anhelante de ser penetrado (ya estaba bastante húmedo por lo que pude notar la exitación de mu hermana), entonces ella me miró de frente y me dijo: creo que ya calentamos bastante, hoy comenzará lo bueno, y en ese momento se sentó en frente de mi dandome la cara y agarró mi polla con sus manos y poco a poco se la fue metiendo en el coño mientras decía: hermanito follaremos rico, tu polla está muy buena. y luego de incrustarsela por completo comenzó una cabalgata que duró un buen rato dándome un gran placer y a ella también por los gritos que daba. luego ella me dió la espalda y se volvió a meter mi polla y follamos así otro buen rato. Luego ella me dijo: hoy si que has disfrutado hermanito y solo por eso te dejaré hacerme algo que nadie me ha hecho todavía. entonces agarró un bote de aceite que estaba por ahí, se paró y se puso culo en pompa enfrente de mí y se lo untó en todo el trasero sobando delicadamente esas carnes tan deliciosas tan apetitosas tan lujuriosas ante las cuales cualquier hombre quisiera correrse, y se acercó a mis manos que como estaban un poco libres pude tocarle ese trasero y meterle unos dedos por el coño y por el ano, luego se separó y comenzó a sodomisarse el ano, luego de un rato y haberse metido ya 4 dedos en el ano, se paró y me dio la espalda y comenzó a meterse mi polla por el ano y comenzamos nuevamente con el vaivén, era tan rápido que me sorprendia que no le doliera era tan delicioso sentir ese espacio tan comprimido donde mi polla se sentía tan agusto, entonces luego de un rato ella se paró y dijo: ahora hermanito dejaré que me hagas tuya como quieras, y me desató. ya libre la tiré en la cama y le dije: así que quieres ser mi putita, entonces verás lo bueno que soy follando, y la puse al borde de la cama y comenzamos a follar así por el coño de ella, luego hicimos el perrito y para finalizar se puso culo en pompa y la penetré analmente durante un rato hasta que ya sentía que no podía mas y se lo dije, entonces ella me dijo que me corriera dentro de ella, luego de unas sacudidas más lo logré y me corrí dentro de ella, la cantidad de semen fue tal que salía de su ano bastante, entonces ella se dió la vuelta y de unos lenguetazos me dejó limpia la polla y me dijo: ahora en estos días que faltan espérate porque follarás mejor que ahora, eso espero le dije, y me salí de su cuarto aún sin saber como había pasado todo eso…

Sesión de infidelidad

abril 21st, 2013

Por Hector Mondragon

Como siempre, por fin de curso a mi novia le pidieron un proyecto. A ella le gusta mucho la fotografía y naturalmente escogió un proyecto de foto. Ella es bajita pero tiene un muy buen cuerpo. Muslos torneados, cintura delgada y un busto bien proporcionado. Su cabello ondulado enmarca unos hermosos ojos castaños.

Para su proyecto pidió ayuda a un amigo suyo. El de dedica a hacer fotografía erótica y aunque es muy profesional, bueno, es hombre. Mi novia y su amigo acordaron verde una tarde en la casa de los pades de su amigo pues, pensaron, su enorme sala con chimenea y una mesa de billar harían un buen fondo para las imágenes. Luego de planear la sesión ella se vistió con un vestido negro corto que llegaba a la mitad de sus muslos y cuyo escote dejaba entrever sus hermosos pechos mientras le marcaba aún más la cintura. Una cadenita dorada que se colaba entre sus senos que hacia juego con unos areres complementaba la escena.

Comenzaron con la sesión en la fogata, mientras ella posaba de diversos ángulos, su amigo le daba ideas para otras posiciones. El flash de la cámara acariciaba sus piernas, luego su espalda descubierta, y la revelaba en toda su belleza.

Pasaron entonces a la mesa de billar. La sensualidad del momento los permeo a los dos mientras el la seguía sugestionando, y ella comenzaba a éxitarse de mostrarse a un hombre que no era su pareja. Ella se subió a la mesa para hacer algúnas tomas más, y el fotógrafo no perdió ocación de hacerlas lo más sensuales posibles.

Cuando ella le pidió que la ayudará a bajar de la mesa, el disimuladamente acarició sus muslos cerca del borde del vestido. Ella sin querer dejo escapar un suspiro mientras sus ojos la traiciónaban quedando en blanco por el placer. El lo noto y disimuladamente le sugirió que se pusiese de espaldas. Hizo algunas tomas y de nuevo se acerco a ella pidiéndole que apoyara su pierna en la pata de la mesa. El la“ayudó” a acomodarse tomando con una mano su muslo. Ella de nuevo suspiró y el comenzó a acariciar su pierna mientras comenzaba a besar su cuello. Ella no pudo resistir más y arqueo su espalda, exponiendo su pecho.

El subió con una mano hacia su entrepierna y mientras deslizaba una mano sobre sus pechos aún cubiertos por el vestido, deslizaba la otra bajo sus bragas, haciendola agitarse y éxitarse aún más. Con delicadeza él tiro hacia abajo del cierre del vestido y con su otra mano lo bajo dejando al aire sus pechos, con sus pezones firmes y erectos.

El le dio la vuelta y la beso bajando de su cuello a la línea entre sus senos. Mientras el se desabrochaba el cinturón y se preparaba, la subió de nuevo a la mesa de billar, separando y levantando sus piernas. Ella estaba loca de placer de sentirse así tocada, con el vestido aún encima pero semidesnuda. El apartó hacia un lado su ropa interior y de súbito la penetró.

Ella gimio de placer, aún más de lo que lo hiciera alguna vez con su novio. Apretaba a su amigo con sus piernas mientras lo envolvía y clavava sus uñas en su espalda. Sus zapatillas chocaban con las nalgas de el y hacían que la penetrara más profundo, más fuerte, más rápido. Mientras el le acariciaba el trasero mientras la sujetaba firmemente del cuello.

Luego el la tumbó sobre la mesa de billar y la tomo por la cintura. Ella se sostenía de los bordes de la mesa mientras era penetrada. Gimío y gimio hasta llegar al orgasmo. Un escalofrío la recorrió y apretó con sus piernas el miembro de el. El tuvo entonces su orgasmo y liberó sus fluidos mientras la penetraba aún más salvajemente por el éxtasis del momento. Luego la beso, se vistió y se marcho.

Yo me enteré por que sin querer dejaron la cámara en

“grabar” en vez de apagarla luego de tomar la fotos. Pero eso ellos no lo saben.

Mi jefe me hizo su puta

abril 21st, 2013

Me llamo Yecenia soy de baja estatura pero de piernas bonitas, buenas nalgas, pechos proporcionales a mi tamaño, labios sensuales. Me veo muy bien con tacones altos, me gusta usar ropa coqueta zapatos, vestidos cortos o pantalones tallados y ropa interior muy sexy. Soy casada tengo 20 años de casada, y 38 años de edad. He vivido una relación muy buena con mi esposo, y la hemos pasado bien en la cama.

Sin embargo debo admitir que en los últimos meses se ha enfriado mucho la relación y hacemos porco el amor. Lo que les cuento a continuación es totalmente cierto y los nombres que incluyo en este relato son los nombres reales mio, de mi esposo y mi amante.

Trabajo en un Banco de mi país. Soy secretaria ejecutiva de uno de los gerentes del Banco. Su nombre es Aldo. Es alto muy apuesto, elegante, y me ha coqueteado durante mucho tiempo. Esta interesado en mi, me lo ha mostrado muchas veces con palabras, regalos y por la forma como me trata por correo electrónico y por chat. El es casado tiene su esposa, tiene 25 años de casado y tiene dos hijos.

Yo me he sentido atraído por el, pero he tratado de evitar que la emoción y los sentimiento me ganen, he tratado de serle fiel a mi marido. Sin embargo en cierta ocasión, no me presente a trabajar, me sentía un poco indispuesta. Como a eso de las 10 de la mañana, yo estaba sola en mi casa, mi esposo Antonio se había ido a trabajar, y mis hijos a su colegio, tocaron el timbre de la puerta. Mi sorpresa… era mi jefe en persona, Aldo había vendo a verme preocupada por mi persona.

Lo recibi en mi casa, lo entré a la sala, con muchos nervios, pero lo hice de una manera casi inconsciente como cuando se recibe a cualquier visita. Le ofrecí un vaso de agua o un cafe,Aldo acepto un vaso con agua, y luego nos pusimos a conversar sobre mi indisposición, luego nos pusimos a conversar de cosas del trabajo y de temas en general. Todo empezó con una vista normal.

Yo estaba vestida como si fuera a ir a trabajar, ya que asi lo hice de buena mañana, tenia tacones altos de color negro, medias negras, vestido de una sola pieza, corto, caia a mitad de mis muslos. Y mi ropa interior era una tanga de color negro, muy sexy. Asi me vestía yo por mi misma, asi me gusta vestirme.

Estábamos conversando cuando note que se me quedaba viendo con un deseo increíble, de pies a cabeza, yo esta de frente a el sentada de pierna cruzada. Aldo me dijo, te ves muy sexy, te luce la ropa que traes puesta. Agradecí el comentario. Luego Aldo saco de una bolsa un paquete, me dijo: te traigo un obsequio pero promete que te lo pondrás en este momento. Sonrei, y luego de hacerme la difícil , acepte.

Entre a mi habitación, y destape el regalo, era un juego de ropa interior precioso de sostén, bikini y medias color piel. Me sentí muy avergonzada, pero al final me lo puse, me vesti y Sali de nuevo a la Sala de la casa. De pie frente a el, le dije : pues bien ya esta puesto, te lo agradezco. El sentado aún me dijo: te atreves a mostrármelo. Se me fue el mundo de los pies. Aldo me estaba pidiendo que me desnudara y me quedara en ropa interior. Me rehusé, le dije Aldo, soy casada agradezco tu gesto pero ahí no mas. Aldo se puso de pie se acerco, no hice por huir, me abrazo de frente y comenzó a besarme, yo consentí, no lo podía creer.

Me besaba apasionadamente, tenia sus manos en mi cintura, me acaricio la espalda, y luego bajo sus manos y me acaricio las nalgas sobre mi vestido. Me tocaba con mucha excitación, me deje llevar por el momento. De pronto tomo una de mis manos y la puso en su pene, sobre el pantalón. Me di cuenta que estaba excitado.

Comencé a acariciar su pene, luego el bajo la cremallera de mi vestido. Mi vestido cayo al suelo. Yo estaba en ropa interior besando a mi jefe. Sin pensarlo me agache, el saco su pene del pantalón, y me lo meti en la boca. Deslice mis labios en su pene una y otra vez, le acariciaba el pene con mis lengua, y con mis labios. Su pene era grande, mas grande que el de mi marido. Me lo metia todo en la boca, lo acariciaba con mis dientes, suavemente deslizando mis dientes y el pene de Aldo iba de adentro hacia afuera, de afuera hacia adentro. Aldo disfrutaba el momento. Luego me meti en la boca cada testículo de Aldo para chuparlo a mas no poder.

Luego Aldo, me empujó sobre un sillon de mi sala, me quito el bikini, y puso su cabeza entre mis piernas, me hizo sexo oral, con toda su lengua, me la metía adentro, me chupaba, me lamia la orillas, el clítoris, de arriba abajo y de abajo arriba. Yo disfrute el momento a mas no poder. Luego me levanto un poco más y me acarició con la lengua todo mi culo, yo empecé a gritar del placer. Dale Aldo, dale que rico me chupas le decía, al mismo tiempo que jadeaba del placer.

En eso una llamada inesperada entra a mi celular, interrumpí mi relación con Aldo, me recuper y vi en mi celular, sorpresa, era mi esposo. Conteste, en ese momento Aldo al enterarse que era mi esposo, se excito más. YO hablaba con mi esposo, Aldo me voltió, me puso en cuatro sobre el sillón de la sala y me penetro. Hablá con tu esposo me decía. Y Mientras Aldo me empezó a penetrar muy lentamente. Yo no lo podía creer yo estaba siendo penetrada por mi jefe en la sala de mi casa, yo estaba hablando con mi marido, con mucha dificultad porque sentía el placer que me daba el pene de Aldo.

Aldo empezó a cogerme mas fuerte, yo no podía sostener la conversación con mi marido, decidi despedirme de el y cortar la llamada. Entonces Aldo empezó a embestirme c on fuerza y velocidad. Senti la gloria. Dale Aldo , papacito, dale fuerte. Aldo me empezó a decir cosas que me excitaron más. Te adoro Yecenia, te quiero, te deseo. Quiero que seas mi amante, mi puta rica. Y me cogia con mucha fuerza. Si soy tu puta, soy tu cualquiera. Pero cógeme más rico, le decía yo.

Luego me voltió y me lo hizo de frente, yo estaba solo con sostén, medias y tacones, mientras me penetraba de frente me beso los zapatos y los pies, y me quito el sostén. Luego me excito mucho que mientras me penetraba me beso, me cargo se sento en los sillones, y yo estaba encima de Aldo. Yo estaba sobre Aldo moviéndome mientras el me besaba mis pechos. Ah ah ahahahah gritaba yo en cada puyada que me daba Aldo. Aldo me beso el cuello y el mentón, y mis pechos. Aldo estaba sudando y disfrutando el momento. Sus manos no paraba de acariciar mis nalgas.

Cogeme Aldo, cógeme, cógeme fuerte Aldo le decía yo. Si Yecenia, te voy a coger hasta que te desmayes, hasta hacerte sangrar, me contesto el.

De pronto entra otra llamada a mi celular, teníamos una media hora de estar chimando con Aldo. Era nuevamente mi esposo. Me puse de pie, me recupere, y conteste. En eso Aldo me cargo, y me subio cargada al segundo nivel. Yo con mi esposo en la línea. Busco mi habitación me puso en cuatro en la cama, y me penetró, mientras yo hablaba con Antonio mi esposo. No lo podía creer, Aldo me estaba pegando la cogida del siglo en la cama de mi casa donde yo dormia todas las noches con mi marido. Eso me excito mucho. Aldo me penetraba y me acariciaba las nalgas y las piernas. Me besaba la espalda, me tomaba del pelo, todo al mismo tiempo que me penetraba muy suavemente. Igual no aguante más y le colgué a mi marido.

Entonces aldo me recostó en la cama me levanto una pierna y me penetro de lado. Como me gusto, me tomo del tobillo, se agachaba para besarme con mucha pasión. Luego hizo algo que me éxito mucho. Teniendo todo su pene adentro de mi. Me quito las medias y se metido cada pie en su boca, me beso mis pies y me chupo mis dedos, me lamio la planta del pie al mismo tiempo que me cogia por mi vagina. Yo comencé a gritar de placer a más no poder.

Luego Aldo se detuvo y me pidió algo inusual. Me pidió que me pusiera el vestido que mas le gustara a mi marido. Yo sin preguntarle nada lo hice. Era un vestido negro muy corto. Para que quieres que haga esto le pregunte. Me voltió sobre la cama violentamente, yo estaba de pie volteada de mi cintura para arriba sobre la cama. Me levanto el vestido y me penetro. Aldo me estaba cogiendo en la cama matrimonial y yo tenia le vestido que mas le gustaba a mi marido.

En eso entro un mensaje de texto en mi celular, mi marido había regresado a almorzar pero había pasado a visitar a nuestro vecino. Mi marido estaba a la par de mi casa, en la casa de al lado. Mientras Aldo me pegaba la cogida del siglo en nuestra habitación.

Le dije a Aldo, amor mio, mi esposo esta por llegar terminemos esto. Aldo me quito el vestido me dejo otra vez desnuda. Me puso de espalada a la cama, y me penetro por el culo. Esto no me lo había hecho Antonio. Yo grite hasta más no poder, hale una almohada y la mordí, Aldo me penetraba lentamente por el culo, mientras me decía: rico tu culo Yesenia, quiero cogerte por el culo, eres una zorra puta, que rico cogerte por el culo, era mi deseo desde que te asignaron como mi secretaria. Me penetro con todo su pene, una y otra vez, y otra vez, yo solo mordía la almohada y gritaba del dolor y del placer.

Luego de unos veinte minutos de cogerme por el culo, ya no aguanto mas, me puse de rodillas frente a el y me derramo todo su semen en mi cara y en mi boca. Nunca me había hecho esto mi marido. No me había culeado ni me había probado su semen. Ahora Aldo me quitaba la virginidad anal y me hacia que saboreara y me tragara su semen.

Nos recuperamos, me vesti, Aldo bajo a la Sala, se vistió. Y estando en el garaje oíamos a mi esposo conversar con el vecino, ahí en el garaje, Aldo se despidió, me beso mientras me besaba me metió todos los dedos en mi vagina, yo tenia el mismo vestido corto, sin la ropa interior. Nos separaba de mi esposo una pared nada mas. Aldo se excito mucho se recupero me cargo contra la pared y me penetró con su pene unas veinte veces, cargada contra la pared, y acabo en mi vagina.

Terminamos, y le dije vete Aldo no mas por favor. Mi esposo nos va a descubrir. Aldo me dijo. TE pido que te pongas la ropa interior que te regale y úsalo con tu esposo. Espero que cuando estes cogiendo con el, te acuerdes de mi, te espero mañana en la oficina.

Asi termino mi idilio con mi jefe. Entre a mi casa, me puse la ropa interior que me había regalado, y el vestido que le gustaba a mi esposo, el que había usado con Aldo. Y espere a mi esposo quien entro a los quince minutos. NO lo podía creer recibia a mi esposo luego de que Aldo me cogio como por hora y media y acabo dos veces, en mi boca y mi vagina. Fue algo increíble.

Si alguien se quiere comunicar conmigo escríbanme a mi correo yeceniavillatoro@gmail.com

Mi primera vez

abril 21st, 2013

Hola espero les guste los que les voy a contar. Soy un chico alto de 1,86 metro de contestara fuerte, ojos claros de piel canela. Lo que les voy a relatar me sucedió hace poco tiempo mi esposa una mujer bella y con buen cuerpo estaba de viaje para Turquía yo me a vía quedado solo en casa ya tenia tres dias durmiendo con las comodidades que muchas veces nos encanta a los hombre, desnudos y a sus anchas en la cama y viendo películas de sexo entre otras cosas yo opte por ver las de sexo. Yo tengo como 6 meses que no tengo relaciones con mi esposa así que se podrán imaginar como estaba pero la verdad es que no me sentía con animo de estar con ella y no savia porque. El cuarto día de estar solo salgo del trabajo a mi casa el llegar a ella encuentro a mi cuñado sentado frente a la puerta del apartamento con un bolso de mano al verlo me dice que si podría pasar unos dias en mi casa porque se a vía peleado con su mujer yo como no tenia problema le dije que si que estaba bien, no quise preguntar nada de lo que le pasaba lo único que se me ocurrió fue ofrecerle un trago para obviar el tema pasamos a la casa yo me cambie de ropa le dije que podía dormir en un cuarto donde yo tengo una biblioteca, luego nos dispusimos a tomarnos un trago, al cabo de un rato empezamos a sentir las consecuencias de la bebida el comenzó a contarme que tenia tiempo sin tener sexo con su esposa y que le a vía reclamado por eso el se molesto y fue cuando se dirijo a casa yo le dije el tiempo que tenia con mi esposa sin tener relaciones entre la conversación yo le dije que sentía calor por causa de los trago , le dije me perdonará que me iba a refrescar un poco me dispuse a bañar me, cuando salí de la ducha me encuentro con mi cuñado sentado en el sofá de la sala semi desnudo y con el pene totalmente parado lo cual me llamo la tensión y no dije nada, me retire a mi habitación el se dispuso a bañarse también, al cabo de un rato estando yo en mi cuarto el me Pidió el favor de pasarle la toalla que la había dejado el bolso, cuando me dirigía a pasársela ya el tenia la puerta del baño abierta y para mi mayor sorpresa veo un pene de 19 centímetros en su pleno esplendor totalmente parado yo le dije que si quería podía traer le agua fría para que bajara la presión y para mi mayor sorpresa su respuesta fue que lo que quería era alguien lo ayudara a bajar esa ganas de tener sexo. Yo le dije que estaba loco y me retire a mi cuarto cerré la puerta pero sin poner el seguro puse una película de sexo y me a coste desnudo en mi cama, viendo la película me dio por pensar en el pene enorme de mi cuñado creía que yo me estaba volviendo loco me decía a si mismo que me acordara que era casado y que era un hombre apague la película y me dispuse a dormir pero se había metido en mi cabeza esa loca idea de pensar en el pene de mi cuñado en el cuerpo de ese moreno que estaba tal ves desnudo durmiendo o masturbandoce en el otro cuarto yo quería sacar de mi mente eso pero había algo que no me dejaba pasado el rato me pare para tomar agua porque me había dado un poco de sed al pasar por frente de la habitación donde dormía mi cuñado mire Asia adentro y vi que estaba totalmente desnudo dormido con su 19 centímetro bien parado y en ese momento no puede dejar de pensar en las ganas que me dieron de acercarme a verlo mas de cerca que era lo que me llamaba la tensión y porque, me dije a mi mismo que no que dejara la locura, fui por mi agua al regresar la mirada volvía a desviarse Asia donde el estaba y sentía que ese cuerpo me llamaba que su pene me decía que me acercara a el yo para ver que era lo que me pasaba me dije calma tu curiosidad y acerca te a ver que pasa. Cuando me fui acercando Asia ese gran trozo de carne morena mi piel se fue herizando poco a poco lo mire y empecé a sentir sensaciones extrañas que me decían que lo toca que jugara con el, yo me preguntaba que me estaba pasando, estando frente a el mis manos empezaron a sudar de los nervios pero a la ves me decían que lo tomara con ella yo no aguante mas y lo tome con mis manos de forma suave para que mi cuñado no despertara y empecé a acariciar lo mi cuerpo se estremeció lentamente y empezaba a sudar cuando quise retirar mis manos mi gran sorpresa fue. Que escucho una vos que me dice que siga que eso le estaba gustando el se estaba haciendo el dormido yo quise irme corriendo pero el tomo mi mano y la colocó sobre su pene y me dijo tranquilo que yo no voy a decir nada de lo que esta pasando pero yo que no quería que nada pasara mi cuerpo me decía otra cosa, el no soltaba mi mano y se masturbaba con ella, luego me dijo sigue que quiero acariciar te me soltó y comenzó a acariciar mis nalgas que estaba desnudas yo con mucha vergüenza pero a la ves con muchas ganas apretaba cada vez mas su pene y lo acariciaba. Sus caricias eran seductora mi piel se extremesia me decía que se lo chupara pero yo tenia miedo el tomo mi brazo y me acerco Asia el diciéndome, acerca te no ba a pasar nada solo colo calo en tu boca como un caramelo yo temeroso lo puse en mi boca y comencé a darle mamadas cortas el con su mano poco a poco intentaba introducirlo mas adentro cada vez yo al cabo de un rato estaba chupando como el quería mi cuerpo pedía que lo trataran con una hembra yo no sabia que hacer el se encargaba de ponerme en las posiciones que el quería. Hasta el momento en que comenzó a introducir me sus dedos en mi año yo virgen el ansioso, lo Asia de manera que no me molestara tanto el sabia que iba a romper un culo virgen yo me quejaba un poco pero el decía que lo disfrutará para que no me molestara tanto, al poco rato ya tenia todo el control de mi cuerpo yo seguía chupando, su pene cada vez mas duro yo sentía sus venas brotar mi boca caliente en su pene lo Asia guemir de placer, me movía cada vez más rápido el colo su mano en mi cabeza y empujo hasta el fondo que hizo que me lo tragará por completo me sentía ahogado cuando siento un chorro de leche caliente rodar por mi garganta yo intentaba de sacarlo de mi boca pero el no me dejaba cada vez me sostenía con mas fuerzas yo poco a poco me rendía ante el y dejaba que disfrutará lo que Asia, lo fue sacando lentamente de mi boca y me decía que me a vía portado bien que me preparara porque no se terminaba hay que ahora era que iba a disfrutar me tono de la cabeza y la cintura me dio la vuelta y me colocó en cuatro mientras yo le decía que recordara que era virgen él no dijo nada solo comenzó. A acariciar mis nalgas con su pene y mi espalda. Con sus manos yo sentía estremece mi cuerpo en poco tiempo fue introduciendo su pene en mi trasero de forma suave y lenta yo intentaba soportar lo que me venia pero sin pensarlo ya el tenia la mitad de su pene entrando en mi trasero yo intente moverme un poco pero el me tenia de la cintura lo cual izó que me lo penetrara mas yo sentía que mi trasero se reventaba el lo novia con suavidad y a la vez con lujuria yo me extremecia el empesaba a disfrutar lo que Asia y cada vez me lo metía con mas pasión me tomaba por los hombros para impulsar ce y penetrar me mas duro y mas adentro yo gúemia de dolor y de placer no savia que me pasaba sentía el sudor de su cuerpo caer sobre mi espalda, su respiración cada ves era mas fuerte, su gúemidos de placer mas constante, yo sentía que iba a estallar. El vaivén de su cuerpo era mas constante sentía sus bolas chocar con mis nalgas cada vez mas duro de repente tomo mis brazos y los colocó sobre mi espalda como si fuese una soga de carreta se tomaba de ellos y se impulsaba para penetrarme con fuerzas y rapidez cuando de pronto soltó un guemido fuerte de placer y metió su pene hasta el fondo yo sentía que estallar mi tracero el descargaba su leche caliente en el mientras se balnceaba sobre mi espalda dejando el calor de su cuerpo en mi junto a su sudor y su reparación, fue retirando su pene ya un poco flacido de mi tracero y dándome las gracias por ser su hembra de esa noche. Pasamos el reto de la noche durmiendo juntos. Ya de esto a pasado dos meses y hemos salido tres veces. Espero les halla gustado.

Policías: Mas allá del deber

abril 21st, 2013

Me llamo Emanuel, soy policía en un pequeño pueblo con alrededor de 20 mil habitantes. Es pequeño en cantidad de personas pero grande en extensión debido a que nos dedicamos principalmente a la ganadería.

Esta historia se ubica un par de veranos atrás cuando se habían desatado una serie de asesinatos que tenían al pueblo atemorizado. En 1 mes habían secuestrado, torturado y asesinado a 3 chicas y aun no teníamos ningún sospechoso.

Los días se nos estaban haciendo muy largos, todos cumplíamos turnos dobles e incluso habían enviando unos detectives desde la capital para colaborar. Varios días siguieron antes de que ocurra un 4 secuestro, esta vez fue la hija del alcalde.

Ahora si la situación estaba fuera de control, y todos estábamos muy presionados por el tema incluso se había decidido no detener la búsqueda hasta que apareciera.

Los cuerpos en las ocasiones anteriores se habían encontrado en el arroyo que bordea el lugar, así que teníamos orden de allanar algunas casas que se encontraban en las afueras y que tenían conexión con este arroyo.

Con mi compañero Brad recibimos 3 casas para inspeccionar en la tarde noche del viernes, y hacia mas de 40hs que no dormíamos debido a las condiciones.

Las casas estaban muy apartadas entre ellas e incluso había una que no tenia enlace con la carretera, solo se podía llegar atravesando un campo muy rocoso.

Seguimos el orden de acuerdo a las distancias, la primera pertenecía a unos ancianos muy amables que resultaron ser los abuelos de una de las chicas que habían sido asesinadas y nos vimos obligados a hacer una rápida y superficial revisión, Brad era un tanto duro y frio en estas situaciones, el provenía de otra jefatura y lo habían reasignado debido a que estaba perdiendo el equilibrio emocional y en nuestro pueblo podría encontrar la tranquilidad que lo aria recuperar, pero no se estaba dando de la mejor forma indiscutiblemente.

En la segunda no había nadie, entramos forzando la cerradura de la puerta trasera y como en las películas tomamos nuestras armas e inspeccionamos toda la casa con los últimos rayos del sol que ingresaban por las cortinas, incluso encontramos un sótano que disponía de una buena colección de finos vinos, de estos tomamos algunos para llevarnos y descorchamos uno para beber y realizar un pequeño descanso.

Tras unos minutos se comunico la central con nosotros e indicamos que continuaríamos para la última casa.

Así fue luego de terminar la botella continuamos hacia la mas apartada la cual no tenía acceso por carretera.

Al llegar dejamos el vehículo apartado para no alertar a los propietarios y caminamos unos 80 o 100 metros por entre el bosque. Al llegar descubrimos que también estaba abandonada, informamos a central y procedimos a retirarnos a tomar un merecido descanso.

No recuerdo si el estado de ebriedad era significativo o simplemente nos distrajimos por el sueño que teníamos pero nos habíamos perdido en el bosque y no encontrábamos el regreso a la patrulla.

Brad estaba muy irritado y no dejaba de expresar insultos.

A unos cientos de metros vimos el reflejo de una luz y decidimos aproximarnos, eran luces provenientes de una pequeña construcción que no figuraba en el mapa.

Se vislumbraba una silueta atreves de la cortina y rodeamos la pequeña edificación arma en mano, miramos por atreves de un pequeño espacio que no cubría la cortina y dentro se encontraba un hombre con una chica atada y tirada sobre un delgado colchón en el piso, ella estaba vendada y con cinta en la boca, atada por las piernas y los brazos tras ella. Era la hija del alcalde aparentemente. El hombre estaba en un sillón mirando una película y masturbándose mientras con la otra mano le acariciaba el pelo a la joven.

Ella parecía estar inconsciente, agotada producto del desgaste físico que tuvo que hacer luchando por liberarse en esos días y tal vez por algún somnífero que él le obligo a tomar.

El se paro del sillón y se aproximo a la ventana como si sospechase algo, camino desnudo de la cintura para abajo y con el pene semi erecto, corrió la cortina y observo hacia fuera pero no nos vio, tomamos las precauciones y nos cubrimos tras unos tanques que habían afuera.

Corrió la cortina nuevamente y fue a tomar una cerveza de un pequeño refrigerador con el que contaba, pero esta vez no fue al sillón.

Julia se llamaba la chica y tenía 18 años, había sido raptada luego de salir del colegio hace ya 2 días. Era una joven deportista y con un excelente estado físico, largo cabello castaño de igual color que sus ojos. Según comento el padre era una joven muy sociable y agradable pero con un fuerte carácter.

Ahora se encontraba tirada en esa esquina fría de la habitación, vestida con pantalón un tanto holgado y una remera blanca ajustada al cuerpo, se notaban unos senos de buen tamaño y una delicada silueta.

Sus muñecas estaban marcadas por las cuerdas y en sus brazos algunos moretones.

El hombre se apoyo con su miembro sobre ella a la altura de la cadera, comenzó a frotarse lentamente mientras bebía su cerveza y con la otra mano acariciaba uno de sus pechos por sobre la remera.

Comenzó a estrujar el pezón por sobre la ropa y ella comenzó a moverse como si estuviese en un incomodo sueño.

Logro que su pene tome su máximo tamaño, dejo la cerveza a un lado y comenzó a desatar las cuerdas de los pies.

Entonces decidimos actuar, teníamos la vista un tanto nublada por el sueño y el alcohol, nos costaba coordinar los movimientos.

Brad golpeo con fuerza la puerta, esta no se abrió sino que solo hizo que el caiga al suelo sujetando su hombro derecho. Yo no dude y dispare contra la cerradura consiguiendo abrir la puerta y seguido de un grito “policía!” …..

El hombre en ese instante tomo un bate pero entro en razón y lo dejo al ver mi revolver, pero Brad entro y tiro dos disparos sobre el que lo hirieron de muerte en ese mismo instante.

Cruzamos miradas y asentí con la cabeza.

Brad se tiro en el sillón agotado y mareado, yo camine hacia donde estaba la Julia.

Corte las cuerdas, quite la cinta de su boca y la venda de los ojos . Luego me recosté a su lado estando ella aun inconsciente.

Brad al igual que yo estaba casi dormido, yo estaba un tanto excitado por toda la situación y me di cuenta que podía disfrutar un poco sin hacerle daño a nadie, coloque mi mano sobre uno de los pechos de Julia, y lo acaricie por unos minutos. En segundos mi pene se puso erecto y sentí como presionaba en mi pantalón, me acerque a ella y la presione de costado contra mi miembro. El sueño había sido remplazado por una enorme excitación que iba en gran aumento.

Mire hacia atrás y vi que Brad ya se había dormido, así que me dispuse a disfrutar tan solo un poquito más. Baje mi pantalón y el de ella, solo para sentir su piel. Fue sublime, tenía los cachetes un tanto fríos pero tenía la piel muy tersa y una bombachita diminuta color negra con encaje.

La estaba presionando con gran fuerza contra mi pene, la tenia de lado y cada una de mis manos sobre cada uno de sus pechos los que al sentir su cuerpo me hacían pujarla más hacia mi impulsándome con ellos.

Julia era pequeña, recostados en la cama notaba que podía rodearla con uno de mis brazos y me permitía acomodarla mejor.

Ya no daba más, quería mas. Metí una de mis manos bajo su remera y tome unos de sus pezones. Era de gran tamaño y hasta podía sentir su aureola. Lo pellizcaba y acariciaba cada vez con más deseo.

Ya no podía detenerme, le quite la remera y el pantalón. Solo la deje con el corpiño y la bombacha, ambos negros y de encaje.

Abrí sus piernas y sin quitarle algo mas comencé a penetrarla fuertemente, ya nada me importaba.

Mire hacia el sillón y Brad estaba observando muy detenidamente, se me cruzaron mil cosas por la mente, hasta en dispararle de no ser como se dieron las cosas.

Inmediatamente comenzó a quitarse la ropa a un ritmo muy acelerado y no me observaba a mi sino a Julia, no le quitaba los ojos de enzima mientras procedía a desnudarse.

Entonces continúe mi tarea para dejarle lugar a Brad.

El no espero su turno, encamino hacia la boca de la chica, tenía un enorme pene. La movió hacia un lado y coloco todas sus bolas a la altura de la boca y se la abrió con los dedos. Parecía querer meter todo su miembro con sus pelotas dentro de esa pequeña boquita y presionaba con fuerza mientras yo continuaba en mi asunto.

Brad estaba bombeando con fuerza y estaba dejándola sin aire, ella comenzó a moverse cada vez mas y empezó a tomar conciencia.

Saco el pene de su boca y yo me aparte también, estaba abriendo sus ojos y nosotros no podíamos creer lo que estábamos haciendo. Comenzó a gritar e intento pararse para huir por la puerta que estaba entre abierta, pero Brad la tomo por el pelo pegándole un gran cinchón que la arrogo nuevamente sobre el colchón. Ella pego un grito y comenzó a llorar, inmediatamente él se apodero nuevamente de su boca e impidió continuar con el llanto. Ella luchaba con sus brazos pero él le apoyo una rodilla en cada uno y coloco esta ves su ano sobre su boca. Yo tome sus piernas para inmovilizarla mientras Brad la disfrutaba.

El es un hombre de buen tamaño, y no está en la mejor forma física, está un poco excedido de peso y es por lo que no consigue sexo fácilmente, además de su forma tosca de tratar a las mujeres.

Tenía un fetiche con el rostro de la joven, ella gritaba y lloraba mientras el frotaba su ano y pene contra ella. Una de sus manos la apoyo sobre la cintura y con la otra soltó un seno del corpiño y lo oprimía con el peso de su cuerpo. El rostro de la chica parecía desaparecer en aquel trasero.

Observaba como las rodillas de Brad estaban marcando los brazos de ella, estaba aplastándola y cada vez más, yo lo estaba por detener porque estaba a punto de asfixiarla. Fue cuando el me aparto, se paro, volteo, la levanto del cabello y la colco a la altura de su cintura justo contra su pene. Los brazos de la chica estaban inmóviles, colgaban marcados por el dolor que habían sufrido. Brad estaco con su pene la boca de la chica con todo su poder y presiono hasta lo más profundo de su garganta, repito esto un par de veces y cuando Julia comenzó a hacer arcadas el exploto dentro de su boca.

Se corrió y no la soltó sino hasta que su semen salió por los orificios nasales de la joven. Luego la tiro en la colchoneta y se aparto al sillón ya satisfecho y exhausto.

Ella comenzó a escupir y tragar bocanadas de aire, su rostro estaba morado al igual que sus brazos que de a poco tomaban un color mas normal.

Ella estaba muy agotada pero aun rechazaba la situación, yo aun no había terminado y no quedaría así.

La tome rápidamente y la coloque boca abajo, ella se resistía pero era muy pequeña como para poder defenderse de manera exitosa.

La mantuve boca abajo intentando penetrar su ano pero estaba muy pequeño y lo cerraba con gran ímpetu. Estaba dando buena pelea y cada vez yo estaba mas excitado, Brad se reía observando a la distancia y me gritaba, “golpea a esa perrita, tienes que saber domar a una mujer”. Era pequeña y más lo era su agujero.

Brad se paro fue hasta lo que era una especie de baño y regreso con jabón liquido. Me empujo y tomo mi lugar sobre ella, el duplicaba mi peso y tal vez pesaba 3 veces más que ella. Se apoyo sobre su espalda y me dijo “mira y aprende”.

Julia no dejaba de gritar y llorar pero cuando él se apoyo sobre ella nuevamente comenzó su asfixia y un poco mas de calma en la habitación.

Brad lleno su mano de jabón y separo sus piernas, de un cinchón arranco su bombacha y de un solo golpe le metió tres dedos para comenzó a hacer vueltas dentro de su ano, en un par de minutos tenía 4 dedos dentro y aplicaba el jabón directo en su ano. Ella suplicaba que la dejáramos ir, que se sentía mal y que necesitaba un medico.

“Ya esta pronta!”, dijo eso y retomo a su lugar en el sillón. La chica estaba inmóvil del dolor y entonces volví a ubicarme sobre ella, esta vez enterrando mi pene por completo en ese culo.

Fue sublime, lo metí por completo y hasta el fondo, ella lloraba y suplicaba pero estaba demasiado compenetrado en acabarle dentro como para prestar atención a sus suplicas o dolores.

Me recosté sobre su torso mientras penetraba, quería sus pechos de nuevo. Pase mis manos y ella intento detenerme con las suyas pero aun no retomaban sus fuerzas. Al llegar a sus mamas las comencé a utilizar para columpiarme dentro de ella, ella clavo sus uñas en mis brazos y yo presione con todas mis fuerzas esos hermosos y ya no tan firmes pechos. Su tersa piel me excitaba a sobre manera. Estaba por llenarla de leche y tenia tal excitación al sentirme tan fuerte sobre ella que hinque mis dientes en su hombro izquierdo, mordí salvajemente su hombro como si se tratase de un pedazo de carne, tome su hombro derecho para presionar con más fuerza hacia mi pene, sentía entrar mis testículos en su ano y fue ahí que llegue como nunca en mi vida. Mi pene comenzó a bombear lo que parecían litros de semen que inundaron el interior de la chica. Quede duro sobre ella en esa posición por unos minutos, duro mientras eyaculaba sin parar a la vez que ella lloraba y con cada golpe de mi corrida hacia un rudito de dolor.

Me quise parar pero mi pene estaba tan unido a ella que me costo, levantaba su culito cinchándolo con mi pene colocado hasta que salió y comenzó a brotar todo mi liquido y otro tanto de sangre.

Me acosté nuevamente a su lado pero esta vez si descansaríamos.

La aguadora de las ventas

abril 20th, 2013

Autor: Juancho.

Como todos los sábados-noche, acudí a las taquillas de la Plaza de Toros para presenciar una de las frecuentes veladas veraniegas de boxeo. Como estábamos en el año 1953 y en España la vida era realmente exigente en materia económica, yo acostumbraba a comprar una andanada, la entrada más alta y barata del coso. Desde esa altura los boxeadores se veían muy pequeños, pero para eso teníamos en casa unos potentes prismáticos de campaña, reliquia de la no lejana Guerra Civil. Antes de entrar en la Plaza de Toros, hice lo de costumbre: buscar a la Sra. Pepa, la aguadora. Sus dos botijos hacían un agua muy fresquita. Y élla, la Sra. Pepa era……¡bueno!… era….., sí, era una sesentona guapa, con buenas tetas, buen culo y mejores piernas. Me gustaba. Y, dicha sea la verdad, a ella no le caían mal mis disimulados intentos de ligue. Estaba en el sitio de siempre y hacia allí me encaminé. Sonrió ampliamente al verme llegar.

Buenas noches, Sra. Pepa.

Muy buenas las tenga vd, Juancho. Aunque no se las merece por……veleta.

¿Yo veleta, Sra. Pepa?. ¿A qué se debe el calificativo, qué es lo que he hecho de malo?.

Pues verá vd., el sábado pasado,Ju ancho, hubo un momentito que dejé este sitio para rellenar un botijo, y vd. se fue en busca de Doro por lo que ……¡no quiera vd. ver lo que estuvo presumiendo la dichosa Doro!.

¿Y de qué presumía, Sra Pepa?. Si se puede saber, claro.

Me da un poco de corte decirlo……..pero… allá va. Yo no sé de donde se ha sacado esta señora todo lo que dijo, pero….¡no viene desperdicio la cosa!. Cuando regresé de rellenar el botijo, se acercó a mí y, en tono alto, muy guasón y ufano, se atrevió a decirme que vd. la prefería a ella y que yo……me había quedado sin el ligue porque vd. había cambiado de gusto.

Pero que……¡qué desfachatez!…¿Cómo es posible?……

¡Bueno!…..no lo sabe vd. bien .Y porque no repito lo que dijo sobre…..sobre el gusto……No lo digo porque yo soy una mujer formal y no una descarada como ella. Y además se iba vd, a enfadar mucho. Y todo esto a voces, para que se enterasen las otras.

Creame que lo siento, lo siento mucho, Sra. Pepa. Y todo porque llegué con el tiempo justo y no podía esperar a que vd. volviese. ¿Esta loca esa mujer?.

Claro que está loca, pero loca por tener con vd. un…….¡unos amores, ea!. Las cosas claras y el chocolate espeso.

Ahora si tiene vd. que decirme eso del gusto.

No me haga decírselo, Ju ancho, que me da algo de fatiga repetir las groserías de esa descarada.

Se lo ruego…..Pepa.

Bueno, se lo diré. Sobre todo porque me ha apeado vd. el tratamiento, que, aunque vd. sea más joven, yo no soy tan vieja. ¿O se lo parezo a vd, Juancho?.

Para mí, si tuviese confianza con vd, le diría que está vd. en la mejor edad, la que a mí me gusta en la mujer. Y que, además, es vd. muy guapa.

Se agradece.¿Me permite que le hable de tu?.

Encantado. Y si yo también puedo…

De mil amores. Bueno, pues mira, así, con la confianza que da el tuteo, me atrevo a contarte sus groserías. Me dijo que poco…..gusto debía darte yo para haber cambiado tan pronto de dirección y buscarla a ella para saber lo que es gusto de mujer, de una hembra de verdad. Mira…¡te juro que casi de muero de vergüenza, que yo también soy mujer y tengo mi prurito, mi amor propio. ¡Bien, ahí está lo que dijo esa tía descarada por haber ido a beber de sus botijos!. ¿Qué opinas de todo esto?.

Es tan de locos que….la verdad, no sé que decir. Te habrás dado cuenta que no nos quita ojo. Tampoco las otras. Estoy pensando…….Verás: si tu me dejas, te doy un beso y se acaba toda esta historia, que es una auténtica locura. ¿Qué te parece mi idea?.

Bien, me parce bien, pero hay un pequeño problema y si….me gusta tu beso y a ti…..a ti te deja indiferente, ¿qué?.

Aclaro tus dudas en un instante: si me ofreciesen …..joder con Doro mil veces…..¿te ofende mi forma de expresarme?.

En absoluto, Ju ancho, es una palabra bonita.

Pues si, repito, me ofreciesen poder jo-
der con Doro mil veces y contigo sólo una, elegiría jodernos tu y yo una vez en carne viva.

Eso es lo más bonito que me han dicho nunca. Te lo agradezco de corazón.

Bien, Pepi, sabiendo que me gustas, ¿te puedo dar un beso, para que lo vean todas y se acabe el invento de esa loca?.

Cuando quieras.

Me acerqué a Pepa y, como ya había entrado a la Plaza la mayoría de los aficionados y poca gente se iba a fijar en lo que hacíamos, la abracé y uní mi boca a la suya. Su lengua se metió en mi boca y nos lamimos con ganas, saboreando nuestro primer momento de intimidad. Al separarnos, Pepa me acarició discretamente la entrepierna. Correspondí a su caricia y volvimos a besarnos con brevedad. Todas las aguadoras lo vieron y sonaron risas y chuflas dirigidas a Doro.

¿Te interesa mucho la velada,Juancho?.

No, es muy floja. Si he venido ha sido porque en casa me aburro más y por verte a tí, Pepa. Me han gustado mucho los besos y………las caricias. Estoy deseando repetirlas sin miedo a que nos vean.

Pues mira, cielo, eso es muy fácil. Yo vengo a sacar aquí un par de duros que me ayuden a vivir. ¿Cuánto cuesta tu entrada? Seis pesetas. Es una andanada.

Pues si quieres que estemos a solas, en mi casa……..

Estoy deseándolo, guapísima, ¡que te tengo unas ganas!…..

Y yo a tí, cielo. Bueno, pues si quieres que nos vayamos a mi casa a……disfrutarnos, sólo tienes que hacer una cosa: vendes la entrada, me das el dinero y eso me compensa dejar por hoy los botijos.

Espérame, que vuelvo ahora mismo.

Me dirigí hacia la zona de taquillas, donde se veía a un policía armado, le pedí permiso para vender la entrada a su precio, por no poder ver la velada. Me dijo que sí, me acerqué a otro joven que estaba en la escasa fila ante taquillas y le vendí la entrada. Regresé donde Pepa, la dí el dinero y, tras vaciar sus botijos, se cogió a mi brazo y despiediéndose con la mano de las otras señoras, incluida Doro, nos fuimos caminando hacia la acera de enfrente. No tardamos mucho en llegar. Una vez en su casa, llenó de agua un pequeño barreño y se metió en el retrete, compuesto de taza de water y un lavabo. Salió al cabo de unos minutos. Iba sólo vestida con la blusa, las bragas, que entonces eran muy grandes, las medias negras y los zapatos.

¡Qué guapa estás, Pepa!, ¡cuánto me gustas!.

Y tu a mí, mi vida. Ven conmigo, que te voy a lavar esa cosita que tienes y que me va a volver loca.

Tras quitarme pantalones y calzoncillos, Pepa, despues de mirarme la polla largamente, me la besó y dijo.

Te la quiero lavar muy bien, cariño mío, porque……..porque me la voy a comer.

Al sentir que me tocaba la polla, empecé a tener el comienzo de una erección. Pepa, con gran sabiduría, la maravillosa sabiduría de las viudas que llevan tiempo sin estar en la cama con un hombre, me la lavó haciéndome una paja. La erección fué total. Nos fuimos a la cama. Me pidió que la quitase las bragas y se tiró, hambrienta de mí y de mi polla, a chupármela con ansia, con una deliciosa habilidad y una lengua que lamía incansable.¡Era una viuda de una vez!. Se la metía mucho en la boca, casi entera y, mientras subía y bajaba la cabeza imprimía una lenta rotación que me enardecía. Sintió mi tensión y dejándo de lamerme, se tumbó boca arriba.

¡Métemela, mi amor, que noto que te vas a correr y quiero que los hagas en mi coño!.

Condujo mi polla hasta la entrada de su coño y, metiendo la punta, me dijo muy excitada.

¡Toda, amor mío, métela toda, que estoy a puntito!……..

Me hundí en sus entrañas con cierta dificultad, no en vano llevaba varios años sin tener dentro una polla. Estaba muy mojada, por lo que, tras algunos esfuerzos y muestras de dolor, acabó recibiendome entero.

¡La tengo toda dentro, en todo el coño, mi vida!…..¡Qué gustazo!. Despacito, mi amor, despacito me da más gusto.

Así, despacito, yo tardo mucho en correrme. Tanto que, en cuatro ocasiones, se vació entre gritos de ¡te quiiero!, ¡qué gustazo, mi amor!, ¡me muero de gusto, vida mía!. En fin, que disfrutó de mi polla sintiéndola en carne viva, disfrutando de su humedad, que hacía que la fricción de polla y coño, el meti-saca, fuese una locura de gusto.Cuando iba a correrse por quinta vez entre gemidos, decidí vaciarme en sus entrañas. Para ello, imprimí más ritmo a mis movimientos. Se volvió loca gritando de placer y nos corrimos juntos. Yo tenía la polla empapada de su leche y, como es natural,la inundé con la mía. ¡Madre mía, cómo me vacié en sus entrañas.

¡Juancho, amor mío, qué lechazo, qué lechazo tan grande!……¡Me has llenado el coño de leche, vida mía!. ¡Qué gustazo, cómo me he corrido!. ¡Qué suave es tu polla, mi vida, cómo me gusta!. Tiene que ser mía, ¿eh, mi amor?. Sólo mía. ¡Ay, vida mía, lo que me has hecho sentir!. Qué suave se ha movido tu polla dentro de mi coño, Te he dado gusto, ¿verdad, amor mío?.

Mucho, cariño. Y como te gusta que me mueva despacito pues….tardo más y tu te corres cinco veces. ¿No has sentido cómo me vaciaba en tus entrañas, mi amor?.

¡Qué dices, mi vida, si me has inundado!. Ha sido una locura, una locura maravillosa. ¡Qué polla más hermosa!.

Seguimos así, diciéndonos cosas entrañables, hasta que, otra vez, mi polla reclamó su protagonismo poniéndose dura como un garrote. Pepa, sintiendo que quería más, me advirtió.

Mira, mi vida, como no estoy acostumbrada a tanto meneo y nos hemos lavado, te voy a chupar la polla porque estoy algo escocida. ¡La tienes tan hermosa y nos hemos jodido tantísimo, que siento que el coño me arde. ¿Te importa que, en vez de joder, te la chupe?.

No, cariño, loq ue tu prefieras.

Dicho y hecho. Comenzó sus chupetones con gran habilidad, metiéndose toda la polla en la boca. Cada cinco o seis rotaciones y meti-sacas llegaba con sus labios hasta mis pelos. Su lengua era incansable. No tardé en sentir tanto que me vacié en su boca. Noté cómo se tragaba toda mi leche. Continuó lamiendo y recogiendo los restos de leche que, gota a gota, salía de mi polla. Gemía de gusto. Y a mí me dió tantísimo que decidí verla dos veces por semana. Cuando regresó de lavarse la boca, así se lo dije. Su respuesta fue instantánea:

Sí, amor de mi vida, que me tienes loca por tí, enamorada que no se puede más. Saca tu lengua, vioda mía, que te la voy a chupar como si fuese la polla. Te va a gustar mucho. Luego me lo haces tú.

Me hizo sentir sensaciones inenarrables. ¡Cuánto gusto!. Me puso cachondo perdido. Yo se lo hice a ella. Se retorció de gusto. Me excitó tanto ese chupeteo de lenguas que, sin pensar en su escozor, me puse sobre ella. Estaba tan cachonda como yo y me colocó la polla entre sus grandes labios, en el hueco donde las pollas entran y se vacían. Y así ocurrió, tras dos ardientes carreras de mi amorosa Pepa. ¡Qué viuda tan rica, qué gusto me daba y cómo se corría conmigo!. Comenzó así una relación larga y gustosa. Durante diez años, Pepa, mi cachonda Pepa, fue la envidia de Doro y alguna otra aguadora de Las Ventas. Gracias por leerlo. Es auténtico, ocurrió así, cuando yo tenía diecisiete vigorosísimos años y mi polla parecía incansablemente insaciable.

Juancho.

KarinaSerena, Pervertida Baby Doll

abril 20th, 2013

Agradeciendo al sitio web por publicar la primera parte de mi relato y a los ciberlectores por su votación,a continuación los dejo con la segunda parte de mi vivencia…

Viernes 5 p.m. y en casa de mi vieja celebrábamos el cumpleaños de uno de los niños,Javier estaba allí,pero desde que decidí aumentarme el busto,nos separamos.El cambio de tamaño mamario equivalente de un par de limones al de dos pomelos,no solo me benefició en lo estético,si no también en lo económico,llegando a modelar fina lencería a pedido para excéntricas clientas.
6 un cuarto p.m. y recibo un mensaje de texto en mi celular,lo leo y me pongo el traje dos piezas de ejecutiva de ventas,prometo al festejado estar de vuelta a las 8 p.m.para soplar las velitas,salgo y Javier ni siquiera por curiosidad me pregunta para donde voy tan apurada y arreglada.
20 min.para las 7 p.m. y estoy llamando al citófono de un conocido domicilio,a cancelar la correspondiente cuota del préstamo por el aumento de mis pechos.En el antejardín me espera Jazminia,quién sostiene en sus brazos un atuendo de empleada idéntico al que lleva sobrepuesto en su desnuda silueta.
Me desvisto ligerito,dejándome las medias ligas y los tacos,acomodo la cofia sobre mi melena,mientras la sirvienta me anuda detrás de la cintura los lazos del mandil,cuya delantera lleva bordada la inicial con mi nombre y que por los costados asomaban los turgentes senos.
Tras ajustarme los guantes largos de encaje y recalcar el maquillaje del rostro,entré por el pasillo donde me aguardaba Fredesinda la prestamista.Entregándome un plumero,cacheteó mis nalgas y me hizo pasar a uan deshabitada suite matrimonial.
Espectante,me incliné a sacudir los veladores,quedando con el trasero levantado y de súbito apareció un cachondo y madurón pilucho que me abrazó por la cintura y se tiró de espaldas en la cama,llevándome con él cual almohadón.
Allí, el denominado Papi Juan,comenzó a hablarme cariñoso y a mordisquear suavemente el lóbulo de mi oreja,lo que me relajó y cuando al besarme me cosquilleó los labios con el bigote,reí nerviosamente y él aprovechó de sorber un trago de generoso licor,el que luego ingerí todito con otro beso que me dió.
Ya más en confianza me puse a desempolvarle los arrugados mellizos y darle besitos en el loly pop,cuando en eso entran a la habitación dos piluchos algo más jóvenes y bién armados,que según el Papi Juan eran sus sobrinos.
Compartiendo entre los cuatro de aquel brebaje que sabía a jarabe para la tos;no supe cuando ya me tenían sobre la cama con el uniforme recojido,las piernas estiradas y con seis manos que me exploraban el cuerpo en profundidad.
Entre flashes;recuerdo que a la orilla de los pies de la cama,Mario me tenía las piernas levantadas y bien separadas,penetrándome analmente y con el mango del plumero metido en la caverna,mientras gemía de placer,sujetando en cada mano los miembros del parcito,que literalmente me amasaban los pechos.
En otra visión;estoy montada sobre el Papi Juan vía vaginal y encaramado entre mis nalgas estaba Beto,dándome por el culo,en tanto entre extasiados bufidos al sentir aquellos palitroques que chocaban entre las paredes de mis intimidades,miré hacia atrás y sonreí a la cámara con la que me filmaba Mario.
Tras acabarme uno de ellos en la boca y los otros dos dentro y fuera de mi cuerpo respectivamente,nos despedimos y toda adolorida corrí al baño a ducharme,tras acicalarme y vestirme otra vez de ejecutiva,más un café con aspirina y abordo de un radiotaxi,regresé a casa faltando 5 min. para las 8 p.m.a cantar el cumpleaños feliz a mi niño.
Un mes después,me encontraba vitrineando en la sección ropa para damas de una tienda de retail,en espera de la llegada de una dependienta del local para entregarle un pedido cosmetológico.
De repente me intercepta una pareja de cincuentones que dicen conocerme de una de las reuniones en casa de Julín y Fredesinda.Entonces se presenta el maduro papichulo como Adán y la voluminosa pero atractiva mujerona como Enilda,los cuales para mi sorpresa,declararon que ahora yo había pasado a ser de su propiedad.
Incrédula y deseperada telefoneé a Fredesinda que estaba en otra ciudad y disculpándose de no avisarme con antelación,me confirmó que por fuerza mayor,tuvo que transferirme con deuda incluída a prestar servicios a su prima Enilda,ya que cada cierto tiempo se intercambiaban personal.
Tras calmarme con unos sorbos de supuesta agua de las carmelitas de un frasco que Enilda llevaba en su cartera,más las encantadoras palabras de Adán,quién secó mis lágrimas con su perfumado pañuelo,me fueron convenciendo de darle un retoque embellecedor a la apariencia física y así poder desenvolverme naturalmente en su baby garden para adultos.
Acompañándolos como hipnotizada,entramos a un probador de ropa;allí extrañamente cohibida,fuí ayudada a desvestirme completamente.Contemplándome sin parpadear frente alo espejo de cuerpo entero,Enilda sacó su lápiz labial y comenzó a delinear sobre el reflejo de mi rostro y silueta,al tiempo que Adán con la punta de sus dedos me moldeaba la zona del cuerpo a renovar.
De aquella cita en el probador en que me dejaron masturbándome frente al espejo,accedí a realizarme los examenes de rigor,para luego someterme a las cirugías que cambiaron mi físico y personalidad para mutuo beneficio.
Un par de meses más tarde,me encontraba una mañana en el paradero de autobuses,mirándome al espejo de bolsillo para limpiar con servilleta una mancha de chocolate laxante sobre mis carnosos labios rellenados con colágeno,en espera del transporte que me llevaría a mi segundo hogar.
Mientras intentaba abotonar el blazer que apenas me cruzaba por el volumen semejante aun par de sandías de mis asiliconados pechos,paró la van a un costado mío.Abriéndose la puerta de corredera,entré saludando de beso tipo piquito al conocido contingente femenino,teniendo que viajar sentada entre las piernas de mis compañeras,para caber junto a las que teníamos más voluminosas las nalgas,debido al relleno de éstas con nuestras gracitas que nos lipoaspiraron de las cinturas y vientre.
Al mediodía llegamos a la parcela de agrado en cuyo interior se encontraba el baby garden,recibiéndonos en la entrada de la enorme casita de muñecas,la ahora “Tía E”,quién al saludarnos a cada una de beso en la boca,nos traspasó con la lengua una afrodisíaca pastillita.La tragábamos obedientes al chupetear nuestra correspondiente mamadera con leche,enseñando luego la boca bien abierta con la lengua estirada a modo de certificar que habíamos cumplido el protocolo de rigor.
De allí,cada una guardaba toda su ropa en el respectivo cansillero y todas piluchas corrimos hacia las duchas,enjabonándonos las unas a las otras todas juguetonas y corriéndonos manos al secarnos.Enseguida pasamos al camerino y bajo la supervisión de la tía E,la enfermera Bélgica con maquinilla depilatoria en la mano fué comprobando que todas tuviéramos rasurada las axilas y púbis,para luego recostarnos por turnos en el mudador e irnos cambiando los dispositivos intrauterinos.
Tras la revisión,cada una iba pasando por el guardarropa y descolgaba su mini vestido de baby girl,cuya pechera era de encaje y traslucía nuestros senos de nodrizas,logrando que los pezones traspasaran la ajustada tela.
Enseguida nos fuímos sentando frente a la toilette con espejo grande y comenzamos a producirnos con el arsenal de cosméticos y accesorios de infanta.
Tuve que ser ayudada a colocarme las calcetas con vuelos y los zapatos tipo stiletto,ya que por el tamaño de mis literalmente ubres,no lograba verme los piés.
Dos horas después,pude contemplarme al espejo y no me reconocí frente al reflejo de aquella sexy baby doll;de cabello fucsia con encintados moños,cútiz blanqueado con colorete en las mejillas,largas y encrespadas pestañas,pintado intenso alrededor de los ojos para resaltar los lentes de contacto celestes,al igual que el delineado y coloreado de los carnosos labios.
Girando cual bailarina de ballett,se me subía la pollera del mini vestido tipo primera comunión y enseñaba el minúsculo calzón estampado con monitos,en cuyo delantero se marcaba la figura de un pequeño pene,el cual era mi clitoris rellenado con biopolímero,el que al hincharse por el roce,me producía orgasmo.
Tras ser rociada con brillantina por las nalgas y piernas,me anudé al cuello el babero con mi nombre y soplándome las uñas recién pintandas,quedé lista para ir a chochear con los tíos de turno.
Si quieren saber a que clase de perversos juegos me sometí en busca del placer que no tenía en casa no se pierdan de leer la continuación de seta historia de la vida real…

KarinaSerena, Ejecutiva Nudista

abril 20th, 2013

Domingo al mediodia,sola en casa,vestìa camisola de dormir y subì a la terraza a tender mi ropa interior.Una ventolera arrojò mis prendas al patio de la deshabitada casa vecina.
Equilibràndome arriba de la muralla,intentè sacar con el mango de la escoba mis ropas que flotaban dentro de un barril hasta la mitad con agua.De pronto se me saliò la pantufla de un piè,resbalè y caì de cabeza dentro del tonel,quedando atajada a la altura de las caderas.
Ante mis desesperadas llamadas de ayuda por miedo a ahogarme allì dentro,al rato escuchè la agradable voz de un hombre.quien se presentò como Julìn,el cual,luego de tranquilizarme,procediòm a tomarme cuidadosamente por las piernas para sacarme.
Aliviè al ir saliendo hacia la luz y luego me avergoncè al recordar que tenìa la camisola recojida arriba de la cintura y los muslos apenas
cubiertos por una tanga de lycra.
Al enderezarme vì al doble de Clint Eastwood que me sonreìa,chockeada me arrojè a llorar en su hombro,restàndole importancia a que seguìa con la camisola recojida y que sus manos rodearon mis caderas.
En tanto contemplaba su mirada esmeralda,sus juguetonas manos subìan y bajaban la tanga hasta a la mitad de mis nalgas.Halagada por su comparaciòn con la modelo Chilena Javiera Diaz de Valdès,espontàneamente cruzamos las ñatitas como en un beso esquimal y luego levantè los brazos para que èl subiera los suyos por mi cuerpo,despojàndome de la camisola.
Sin palabras,me cubrì los sutiles pechos con las manos y risueña cual niña chica,echè a correr por el patio,en tanto Julìn me perseguìa entusiasta sacàndose la polera y el short de baño.
Cansada me agachè a sobar mis adoloridos y descalzos pies,quedando acorralada contra la pared,cuando èl llegò dtras mìo.Tomàndome las manos hizo que bajara la tanga a la altura de las rodillas,dejàndome agachada,me llevò las manos por entremedio de mis piernas hasta tomarle la punta del glande.
Boca abajo observaba extasiada como esa prieta palpitaba y crecìa entre mis empuñadas manos,en tanto sus inquietos dedos exploraban la conchita y el hoyito.Una vez màs me guiò las manos para que fuera abrièndome los labios vulvares y enseguida metiera allì su mùsculo del placer.
Dejando una mano para acariciarle los huevos,apoyè la otra en la pared,èl colocò las suyas en mis pechos para masajearlos y pellizcar los pezones a su antojo.Sin perder el ritmo de la incursiòn,Julìn entre resoplidos me preguntò:Si deseaba integrarme al club nudista que formò con amistades de elite y practicar el sexo sin inhibiciones.
Jadeante le respondì:Gracias,pero no…Lo que hacìa era para compensarlo por haberme salvado y tambien por la acumulaciòn de la dejada de lado de mi marido que trabaja por turnos en una minera.
Al acabar casi juntos,èl se saliò de mi y tomàndome en brazos,me llevò con las piernas arqueadas hasta el chorro de agua de la llave para asearme la entrepierna.
Mientras èl se lavaba y yo me colocaba la camisola,tras secarme con mi ropa interior,divisè encaramada en unaescalera del otro lado de la muralla,a la viva imagen de la Sophia Loren,la cual cubierta con una toalla,se presentò como Fredesinda,la pareja del fresco Julìn.
En tanto èl recogìa mis mojadas prendas ìntimas,enmudecida y achunchada,escuchè el discurso de ella:que eran una pareja liberal que compartìan aficiones sexuales con practicantes del naturismo,por tanto yo no deberìa sentirme culpable de lo ocurrido…Pero serìa un desaire para ellos si me negaba asistir el mièrcoles a las 3 de la tarde en su casa,a una velada estival alrededor de la piscina,en donde podrìa aprovechar de ofrecer los productos de protecciòn solar,ya que cachaban que era vendedora por catàlogo de articulos de belleza.
Los siguientes dìas llorè de impotencia por haber caìdo con aquel cabròn,intentè viajar para reunirme con mi familia y no se pudo,finalmente pensando con la frìa lògica de evitar un disgusto con esa gente,el cual afectarìa a mis seres queridos,me preparè fìsica y sicològicamente para asistir esa tarde.
Mièrcoles por la mañana,me doy un relajante baño de espuma en al tina,tras la tediosa sesiòn depilatoria y minuciosa higiene y protecciòn ìntima.me pongo la parte de abajo de un bikini tipo colaless que no usaba desde la luna de miel,calzo chalas con terraplèn para aumentar mi metro 76 de estatura y el dìa anterior fuì a la peluquerìa a recortar mi cabello castaño,dejàndome una azabache melena tipo Cleopatra.
Anudàndome un pareo cual toalla de baño,me coloquè los lentes fotocromàticos modelo intelectual,colguè al hombro el bolso con los productos y salì faltando 20 m. para las 3 p.m.sintièndome extrañamente sexy.
Al anunciar mi llegada a traves del citòfono,me entrò pànico de solo pensar en exhibirme semidesnuda delante de desconocidos piluchos.Ya me devolvìa a casa,cuando se abre el portero eléctrico y me recibe en el antejardin una empleada que vestìa solo su un iforme sin ropa interior.
Fìsicamente se parecìa a la Rosa Espinoza,observandola con calma de la cintura para abajo,cachè que era màs o menos masculino.Temerosa de entregarle mim pareo como requisito para poder entrar,en eso aparece Fredesinda,luciendo sus exuberantes
y bronceadas mamas y acomodàndose un pañuelo a la cadera.
Saludàndome de beso en ambas mejillas con pasadita por mis labios,sonriente me despojò del pareo y se lo pasò a Oscarito,la sirvienta,quièn resultò ser su hermanastro,el cual estaba agradecido de que lo transformaran en una gràcil y servicial doncella.
Tomada del brazo de Fredesinda avancè por el pasillo hacia el living-comedor,percibiendo el ambiente de desnudez que me erectò los pezones.
Entonces fuì presentada como en sociedad ante un grupo de calatos minos maduros,entre los cuales estaba Julìn,quièn hacièndose el leso,me tomò la mano y la besò caballerosamente.
Fredesinda me convidò pasar al patio y nos sentamos en un sillòn mecedora,quedando entremedio de un par de piluchos,a los que toda tartamuda,me propuse ofrecerles mis productos,intentando no fijar la vista sobre sus fruteras e ignorando las sicòpatas miradas a mis pechos y semicubierta entrepierna.
Las dos quedamos solas un momento y como tenìa la garganta seca de tanta chàchara,la anfitriona pidiò unos refrigerios y apareciò otra empleada semidesnuda trayendo una bandeja con vasos largos que parecìan jugos de fruta pero con picardìa.Observando a la sirvienta que tenìa un parecido a la actriz Chilena Mònica Godoy,la cual al servirnos,bamboleaba sus pechugotas muy sonriente;presentàndose como Jazminia,la sobrina de Fredesinda,quèn decìa sentirse orgullosa de estar siempre dispuesta a servir a su tìa en todo.
Me lleguè a ahogar del susto con su declaraciòn de sometimiento,por lo que Fredesinda se justificò de que ayudaba a la parentela con los estudios y deudas,devolvièndole el favor al prestarle sus servicios domèsticos y ocacionales requerimientos sexuales.
Ya mas relajada con el aperitivo,me atrevì a quitarme el bikini y cuales amiguis de toda la vida,con Fredesinda nos echamos bloqueador la una a la otra,corrièndonos mano juguetonamente por todo el cuerpo.
Luego nos reunimos con los demàs alrededor de la piscina,donde cada uno o en parja,debìa mostrar su gracia:cantar,bailar,contar chistes,etc;de lo contrario era arrojado al agua en la que flotaban barras de hielo.
Presionada por la muchedumbre y animada con otro aperitivo,me decidì por una coreografìa de gimnasia rìtmica,improvisando con un cinturòn por cinta,me desclacè y sobre un toallòn,comencè a danzar a ritmo de mùsica ad hoc.Con personalidad y concentraciòn en saltar y contorsionarme con gracia,le restè importancia a que el pùblico observara en detalle mis zonas pùdicas con el juego de piernas e incluso lleguè a sonreir a la càmara de un pilucho que me grababa con su handy cup.
Finalizando mi nùmero con un aplauzo cerrado,luego me convidaron a desfilar arriba de unos mesones para elegir a la miss piscina desnuda.Taconeando cual modelo de pasarela como las demàs,saludaba y lanzaba besitos a los espectadores varones que nos pedìan
que bamboleàramos las pechugas y enseguida todas nos colocamos de espalda al pùblico,tomándonos de las manos,nos agachamos y empezamos a hacer tiritar las nlagas como las miss reef,llevando un papelito adhesivo con su respectivo nùmero en uno de los cachetes.
Ganando la anfitriona,salì elegida mejor tercera;con ganas de orinar entrè al baño sin puertas que estaba adaptado para ambos sexos.
Sentada en la taza,al instante se sienta en la del frente un maduro mino llamado Ramòn,quièn me sonriè mientras separa las piernas enseñando su sobredesarrollado miembro en erecciòn.
Toda confundida y excitada,cortè un pedazo de papel higiènico y disimulada metì la mano en las entrejuntas piernas para secarme.En eso apareciò Oscarito,la cual luego de felicitarme por mi tercer puesto,procediò a abrirse las nalgas y se fuè sentando despacito sobre las piernas de Ramòn,desapareciendo el contundente falo por el ano de la sirvienta.
Acomodando su asentadera encima de los cocoteros del maduròn que la tenìa abrazada por la cintura,Oscarito comenzò a abanicarse el bajo vientre con al pollera del mandil,enseñando una diminuta pirula sin bolitas,de donde le escurriò un chorrito de pipì.
Contorsionàndose toda risueña mientras èl la hacìa levantarse y volverse a sentar de golpe en el regazo del macho que le sobajeaba la desarrollada mama derecha,de pronto pararon,cachando que yo los contemplaba como hipnotizada con una mano perdida entre las
apretadas piernas.
Oscarito se levanto y con una mano se desacoplò del ojete el tulòn que quedò levantado entre las piernas de Ramòn.
La empleada de una mano me parò de la taza y dejàndome llevar,procediò a mamar el glande del maduròn hasta cubrirlo de espesa saliva,enseguida separò mis nalgas y me introdujo un par de ensalivados dedos en el recto.
Ramòn me tomò de las caderas y procediò a sentarme con delicadeza sobre su humanidad,en tanto me preocupaba de sujetar con una mano el bouquè de flores y con la otra la banda de miss tercera.
Del dolor inicial pasè al gocè total,cuando aterricè los glùteos sobre los camotes de Ramòn y sentì la punta de su màstil palpitar dentro mìo a la altura del ombligo.En tanto el maduròn comenzò a elevarme y a bajarme sobre su pica,disfrutando del magreo a mis pechos por parte de sus hàbiles manos,la sirvienta me convenciò de dejarme grabar con la càmara del celular de ramòn hasta acabar toda plena,mientras èl eyaculaba por entre mis piernas fuera de la taza y con tres de sus dedos dentro de la niña.
Al despedirme luego de una intensa velada,Fredesinda me preguntò:porquè no lucìa contenta.Entonces le confesè:que màs que la lata de la culpa por serle infiel a Javier que no me satisfacìa como debìa;era no haber salido segunda en al elecciòn de miss,todo por no tener las pechugas grandes como las dos finalistas que disputaban el puesto ganador.
En un gesto de consuelo,la anfitriona ofreciò costearme el tratamiento completo de aumento mamario en una clìnica privada.
¿Serìa capaz de aceptar su financiamiento con tal de concretar un frìvolo deseo que me acomplejaba desde adolescente?
¿Estarìa dispuesta a devolverle el prèstamo,sometièndome de lleno a sua lujuriosos requerimientos?
Todas estas morbosas interrogantes seran develadas en una pròxima y erotizante historia de la vida real…

Amo mi hermanita…

abril 20th, 2013

Casi siempre antes de dormir converso con mi esposo acerca de temas calientitos, sexo, mujeres, hombres etc, cabe decir que la confianza es mutua y todo nos lo contamos es increíble lo que una buena comunicación logra en el matrimonio ya que eso nos provoca estar siempre buscándonos, inventando cosas, experimentando y explorando todo para que nunca caigamos en la monotonía, imagínate llevo 11 años casada con este maravilloso hombre que siempre me sorprende y veo el también queda fascinado conmigo, muchas veces al despertar lo volvemos a hacer y cuando estamos todo el día en casa prácticamente no salimos de la cama o bueno al menos no dejamos de hacer el amor jejeje, puedo decir que sin importar el tiempo juntos es una satisfacción en todo sentido vivir con el, mas en cierta ocasión….

Me di cuenta siempre lo he sabido que mi hermana siempre le ha gustado y como no iba a gustarle, ella no es flaca ni gorda, bonita de cara, tetas enormes mas que las mías y mira que yo soy talla grande , muy buena nalga grande, firme, agarrable, hmmm solo de pensar en ella hasta mi se me antoja jajaja; en fin el caso es que descubrí que tampoco a ella le era indiferente el, llevaba tiempo sorprendiéndola mirándolo, tocándolo por cualquier pretexto, y el dejándose, y de pronto en plena fiesta la cacho tocándole las nalgas a mi esposo, pensé ahora si la mato, pero me contuve deje que todo pasara;

Unos días después la encontré a solas así que decidí aprovechar para reclamarle: le dije: “¿Que te traes con mi marido? y ni te atrevas a negar nada te vi tocándole su trasero según por accidente, accidente mis calzones y esos los traigo yo, así que exijo me expliques q onda”. A lo cual me dice: ¿AH si? Me viste? bueno entonces ya lo sabes me gusta y quiero experimentar eso que tu sientes cuando estas con el quiero sentir como me penetra y me deja llena de el a ver si es cierto que es tan bueno en la cama como dices tu, y lo voy a hacer y sabes que hermanita no podrás hacer nada por evitarlo sorry es mi deseo y me vale así que ya sabes hazle como quieras.

Me dio tanto coraje que me nuble y cuando me di cuenta ya estaba encima de ella jalándole los pelos y dándole de cachetadas ahora pienso como me atreví de mas jóvenes cuando nos peleábamos yo siempre salía perdiendo ya que ella es mas robusta y fuerte que yo y tiene mas maña en los pleitos yo nunca me había peleado en serio con nadie hasta ese momento al menos, la iba empujando hasta que la hice car en el sillón allí la seguí arremetiendo y no la dejaba reaccionar ella trataba de contestar la agresión pero por algún motivo no podía estaba yo enfurecida en serio…. Así estaban las cosas cuando de pronto sentí como dejo de resistirse y mas bien me abrazo y empezó a acariciar mi espalda y apretarme contra ella y yo seguía igual agrediéndola, luego bajo su mano hacia mi trasero y lo empezó a acariciar, allí me sobresalte ¿que estaba pasando?

Pero antes que pudiera reaccionar ya la estaba besando en su boquita ella correspondiendo, ya le había jaloneado la blusa así que solo el quite el short que traía y le subí el sostén para sentir todo su cuerpo desnudo, ella empezó a desnudarme allí, por un lado pensaba que pasa esto no puede ser yo no soy lesbiana y es mi hermana!!! Pero por otro lado estábamos disfrutando mucho ambas, así que me deje llevar le dije: Ahora si perra me vas a conocer querías que te cogieran verdad? Quieres saber lo que siente el y yo al cogérmelo? pues te lo voy a enseñar y le metí un muslo en medio de su piernas con violencia pegando en su vagina, empujando, queriendo meter la rodilla en su panocha, sintiendo como se mojaba cada vez mas y mas ella empezaba a gemir yo igual, me mamaba las tetas yo a ella me metía un dedo, dos dedos en mi panocha yo en su boca la abrí por completo me baje a mamársela, le metí la lengua le metí los dedos dos , tres, cuatro, uyy que profunda era mi hermanita ella retorciéndose de placer, yo gimiendo y loca de deseo, ella viniéndose en mi boca, que ricas somos las mujeres que privilegio de un hombre poder comerse a una mujer yo no sabia de eso al menos hasta ese momento, ella me pido le diera mi panocha así sin bajarme de ella así que hicimos un rico 69 ella abajo yo arriba yo empujando mi vagina contra su boca, ella tratando de meterse mas y mas dentro de mi, sentí su lengua sus dedos, sentí como mi mano se iba de su vagina a su culo lo abría y le clavaba un dedo de golpe sin consideración, sentí su dolor, su brinco, jamás se lo espero pero yo aun estaba enojada, excitada, furiosa con ganas de cogerla, de que sintiera lo que yo siento día tras día, así que le metí el segundo dedo y empecé a frotarlo a través de su pared anal con los dedos que aun tenia dentro de su panocha empezó a meter sacar ambas manos los 6 dedos dentro de ella 4 en vagina 2 en culo, y poco apoco fui mas profundo mas fuerte mas intenso sin dejar de chuparla y comerme sus jugos, ella pedía que parara que parara, jajaja ¿acaso no quería sentir como me cojian a mi?

Pues allí lo tenia que lo aguantara, que lo disfrutara, porque yo lo estaba haciendo, y al mismo tiempo empujaba mi conchita sobre su cara llenándola de todos los jugos que salina si me estaba viviendo múltiples ocasiones en su cara llenándola por completo ella ya ni se movía se había venido mucho lo podía sentir….. Yo aun quería más así que la puse de perrito y el monte restregando mi panocha contar su culo, moviendo arriba abajo adelante atrás, ella empezó a moverse igual, apretándose contra mí, resistiendo mis embestidas me vine de nuevo inundando sus nalgas su culo escurriendo de mis jugos vaginales, de verdad era cierto que estábamos cogiendo mi hermanita y yo?

NO lo podía creer y ahora ya pasada la calentura no quería ni mirarla a la cara, a ella le pasaba lo mismo, sin embargo no deje de abrazarla seguía pegada a ella, que iba hacer ella fue la que dijo todo: ” Esto no paso nunca nadie debe saberlo y jamás volverá a pasar de acuerdo?”

Yo no dije nada sabia que no podía ocultárselo a mi esposo se que ella también lo sabia pero nos vestimos le preste una blusa y se fue yo salí para relajarme y aun no sabia como reaccionaria Luis de saberlo… En la noche abrazada a el como siempre toda embarrada en el, se lo solté de golpe solo atine a decirle : “tuve sexo con mi hermana” El siempre cariñoso, se empezó a reír me pregunto si era en serio a lo que al ver mi seriedad no fue necesario confirmarlo, así que me abrazo, me apretó y me dijo tu castigo será contármelo todo mientras me coges tu encima de mi y me miras a los ojos sin dejar de contarme cada detalle…. AHHH menos mal eso es mas o menos lo que esperaba vaya que si lo conocía, no me defraudo me comprendió y mi “castigo” seria disfrutar una sesión especial de sexo que con la memoria de lo ocurrido seria aun mas fascinante eso lo se muy bien…. Así a sufrir el castigo me prometí a mi misma jejejejejejejejejejejejejej……

Me convertir en amante de mi hijo minusválido en un viaje que hicimos los dos juntos y solos

abril 20th, 2013

Hola amigos me llamo Ángela y tengo 46 años ojos azules piel muy morena aun que no soy negra cabello un poco mas por debajo de los hombros blanco grandes senos mido 1,72. Estoy casada y con un hijo minusválido llamado Javier de 22 años lo tuve a los 24 años desde entonces yo me he encargado de él mi marido solo ha pasado algunos ratos con el. El año pasado mi hijo tomo una decisión de marcharse a una residencia de minusválido entonces hecho la solicitud y pasado unos meses le vino aceptada en septiembre tenia que ingresa, la carta que le mandaron decía que tenia 60 días para preparar sus cosas pero yo pensé que 40 días tenia bastante así que hace un viaje el y yo solo de 20 días mi marido lo preparo todo en Marbella buscó un hotel bien adaptado para minusválido hicimos las maletas y nos fuimos. Al llegar al hotel al mismo tiempo también llegó una señora también con un chico en silla de ruedas, entramos en el hotel y pedimos las llaves de la habitación y subirnos a llevar las maletas cuando entramos en la habitación mi se extraño mucho al ver una cama solamente y me dijo mama ¿donde vamos a dormir?, ahí mi amor en esa cama, ¿vamos a dormir juntos?, pues si que pasa no confía en mi, si mama pero es que me dar un poco de vergüenza, no pasa nada mi amor. Dejamos en la habitación las maletas y bajamos a recepción a ver el resto del hotel, vimos a la señora y al chico en silla de ruedas Javier se acerca a él: hola me llamo Javier ¿y tu como te llamas?, Antonio, esta mi madre Araceli, hola y le di dos besos, por detrás de Antonio se acerco una mujer exclamando ¡hola, hola! Antonio dijo esta loca es mi madre Jesús, ella le dio un tortazo en el hombro ¡oye niño un respecto a tu madre! Jajá hola como estáis besando a Javier y después a mi. Jessy, bonito hotel verdad Yo, si y muy bien adaptado para minusválidos Antonio con lo difícil que es encontrar algo para nosotros pues mira hacemos tenido suerte, La hora de almuerzo llegó y entramos en el comedor y buscamos una mesa para cuatro, nos sentamos cogimos la carta de menú y lo leímos después de un rato vino el camarero, que desean primero pidieron ellos y después nosotros, nos lo trajeron y mientras comíamos note una química muy especial entre ellos dos se comían a besos con la mirada mutuamente y se hacían carantoñas parecían una pareja de enamorados, sinceramente me sentir incomoda por la situación, terminamos de comer y nos levantamos de la mesa Jessy le pregunto a Antonio que quería hace y el le respondió vamos a la habitación a jugar un rato, y fueron no sin antes despedirse, cuando se fueron pensé para mi misma a sabe que tipos juego juegan estos. Nosotros también nos fuimos a nuestra habitación mi hijo se puse los auriculares para escuchar música de repente oigo unos gemidos de placer proveniente de la habitación de a lado como si estuviesen haciendo sexo claro que Javier estaba escuchando música y no podía oír nada a mi me estaba excitando esos gemidos las voces parecían de Jessy y de Antonio pero me negaba a creer eso no podía ser ellos, aun que yo había leído algunos relatos eróticos entre madre e hijos empecé a imaginarme a mi y a Javier dándole rienda suelta a nuestra pasión me sentir atemorizada por la sensación tan morbosa que experimente que salir corriendo a refrescarme el rostro pasado un rato Javier dejo de escuchar música y nos dispusimos a dar un paseo por el paseó marítimo salimos de la habitación al mismo tiempo que ellos de suya. Hola dijo Jessy Hola respondí yo ¿A dónde vais? Jessy. A dar una vuelta Yo aahh como nosotros Antonio podemos darla los cuatro juntos Javier si esa es una buena idea Nosotras nos miramos mutualmente Jessy jajaja pues ya esta decidido dimos un paseo muy bonito después nos sentamos en un especie de club nosotras dos sentamos en una mesa y los chicos se fueron a una mese de villar, Jessy, no sabíamos que fuéramos vecinas Yo, ni yo jaja oye Jessy tu hijo nunca te ha dicho que quiere marcharse a una residencia, Jessy, si Yo, ¿y Por que no se a ido? Jessy, algunos minusválidos creen que la gente siempre van a sus aire hacen lo quieren, y piensan que en una residencia van a poder hacerlo, Yo, pero se equivocan Jessy, exacto Yo, ¿como le hiciste que cambiara de opinión?, Jessy, con sexo Yo ¿con sexo? Jessy, si probablemente pienses una guarra pero hago sexo con el Yo, ¿y cuando empezaste hace sexo con el cambió de opinión? Jessy, si Yo, y este medio día lo habéis hecho Jessy, si Yo, os oí Jessy, ¿Javier también nos oyó? Yo no el estaba escuchando música, ¿como fue la primera vez? Jessy ¿tienes ordenador? Yo aquí no en mi casa si. Jessy mi hijo si después si podemos vamos y te enseño una cosa, Yo vale. Entre esta conversación llegaron los chicos, vámonos que hay un partido de baloncesto en una cancha que esta al lado del hotel y lo queremos ver, Pues vámonos dijimos nosotras pagamos las consumiciones y volvimos al hotel ellos se quedaron viendo el partido y nosotras subimos a la habitación conecto el ordenador y Internet busco la pagina y me saco su relato mira este es mientras lo lees yo voy a por unos refrescos, y lo leí. Ella ¿ya as acabado? Yo Si Ella ¿Qué te a parecido? Yo me he excitado igual que cuando escuche los jaleos de placer de tu hijo Ella entonces hazlo, Yo ¿pero como sé yo que él lo desea? Ella ponte ropa sexy que te vea semidesnuda camina con sexualidad cuando pase delante de él ¿traes bikini? Yo si Ella pues póntelo, ligártelo y después lo que llevártelo al huerto Yo jajaja que mala eres Jessy Jessy además yo creo que Javier se muere por ti la forma de mirarte de hablarte, Yo ¿entonces por que se quieres ir de mi lado? Jessy te quiere poseer como hombre como macho seguro que se masturba pensando en ti pero ver que no puede y por eso se quiere ir Yo ¿y por que no me lo pide? Jessy no sé quizás le de vergüenza o le de miedo tu reacción o será tímido Yo, no tímido precisamente no es Jessy no sé tu lo sabrás que eres su madre. Pasaron un par de días, y una madrugada me despierto el movimiento de algo duro y caliente contra mi trasero y una pierna de Javier sobre mi cadera estaba utilizando mi trasero para masturbarse estaba diciendo perdonarme mama pero no puede aguantar mas sin hacer el amor con tigo aun que sea de esta manera, yo lloré no por miedo ni por pena si no por rabia por no haberme dado cuente de lo necesitaba mi hijo, lo deje hasta que tuvo un orgasmo tremendo mientras que estaba teniendo el orgasmo presionaba muy fuerte su pene contra mi trasero me imagino que así obtendría mas placer cuando finalizó se que quedo dormido y yo me fui al baño a llorar límpiame el esperma de mi hijo y a masturbarme. A la mañana me desperté cuando el recuerdo de lo que había pasado la noche anterior miré a Javier y pensé mi niño ya tiene necesidades de hombre, necesidades que yo estaba dispuesta a satisfacer pero una duda rondaba mi mente hizo aquello por propia iniciativa o influido por algo que le había dicho Antonio, empezó a despertar me miro, y le sonreír Yo buenos días mi amor, Él buenos días mama, Me levante vamos perezoso, se levantó y fue al baño y después fui yo oye Javier que parece esos dos El ¿Antonio y Jessy? Yo si claro El muy libres Yo ¿muy libres? Él si viven los dos solos y hacen lo quieren Yo ¿Qué hacen? Él Antonio no me lo ha dicho solo me dicho que se lo pasa muy bien los dos juntos Yo ¿de verdad no te ha dicho que hagan algo especial?¬, El no ¿algo como que? Yo no, nada dejarlo, prepararte que vamos a bajar a comer. En el comedor ya estaban ellos dos llegamos nosotros Yo Buenos días Jessy ¿que tal habéis pasado la noche? Yo bien y vosotros Jessy bien. Nos sentamos a la mesa y comimos cuando terminamos de desayunar Javier miró a Antonio me a compañas a hace una cosa y Antonio le dijo vale vamos y salieron los dos del comedor nos quedamos las dos solas en la mesa Yo, oye jessy Jessy, dime Yo esta noche mi hijo hizo hago que no me lo esperaba Jessy ¿Qué hizo? Yo masturbarse con mi culo se acerco a mi me puso una pierna encima de mi cadera y empezó a flotar su miembro viril en mi culo y decía perdonarme mama pero no puede aguantar mas sin hacer el amor con tigo aun que sea de esta manera, Jessy ¿y te excitaste? Yo oooooh dios siii Jessy ¿y ahora que? Yo voy hacerlo Jessy espera ¿Por qué lo vas hacer? ¿Por qué te excitar la idea de que tu hijo te deseé o para haber si cambia de idea sobre marcharse a una residencia? Yo me excita la idea de házmelo con mi hijo, mi amor, mi niño, mi pollón Antonio volvió sin Javier ¿Mi hijo? Ha subido a la habitación a hacer una cosa, me extraño y subir a la habitación entre y lo primero fue un ramo de rosas rojas precioso con el cual había una tarjetita que ponía esta prohibido amarte como te amor pero no me importa te seguiré amando así hasta que me llamar del infierno, entre en la ducha el estaba sentado en una silla de ducharse y nos quedamos mirando mutuamente me acerque a él despacio admirando lo guapísimo que estaba húmedo cogí la cara y lo besé en ese momento su pene se puso en erección se lo cogí y empecé a acaríciaselo , Javier dejo de caer la cabeza en la pared seguir masturbándolo hasta que se corrió mama hummm… él me cogió la cabeza y me besó apasionadamente. Él ha sido mejor orgasmos que he tenido en mi vida, Yo pues partir de ahora tendrás todos los quieras ahora vamos a dar un paseo el paseo marítimo yo y tu solo como amantes por que es lo seremos a partir de este momento Y nos besamos con pasión y lujuria. Salió de ducha y se vistió y salimos a dar un largo paseo por el paseo marítimo cuando ya llevamos un buen rato paseando me senté en un banco él se puso a mi lado sentado en su carro, Yo, oye Javier necesito hacerte una pregunta Él, venga Yo, pero necesito que seas sincero Él lo seré Yo ¿Por qué te quieres ir a una residencia? Él ¿quieres que sea sincero? Yo si cariño ya te lo he dicho, Él pues vale, algunas noches oigo a papá y a ti haciendo el amor y me excito desearía ser él Yo ¿Por qué no me lo has dicho? Él ¿para que? Yo no lo se quizás hubiéramos encontrado una solución entre los dos Él no sé si la hay, Nos levantamos y seguimos paseando. La hora del almuerzo llegó y entramos en el comedor su mirada cabizbaja me hizo comprender que las charla que había tenido con él no había servido para mucho ya era hora de pasar a la acción terminamos de comer y subimos a la habitación él se puso los auriculares pero yo no estaba dispuesta a dejarlo así, entre en el servicio me puse un body rojo y me acerque a él, él estaba con los ojos cerrados lo besé y los abrió Yo hola guapo ¿Qué parece este body? Él sinceramente lo me gusta mas lo de adentro Yo ah si pues entonces me lo quito así lo hice ¿mejor así? El no decía nada solo se tocaba la bragueta existentemente me arrodille frente a él le quite la mano de la bragueta y baje los pantalones y allí estaba su pollon duro y caliente se lo agarre con firmeza se lo frote un poco con la mano, te amo mami, y yo a ti hijo y empecé a hacerle una mamada, mamaaaaaaaa sigue sigue por dios con su manos puesta en mi cabeza me saque su pene de la boca y empecé a lamerle los testículos sin dejar de flotar su pene, mama que me corroooo, eso eso es cariño dame tu lechecita y unos chorros enormes esperma salieron de polla la cual latía con mucha violencia la cara de mi hijo reflejaba un placer máximo el orgasmo termino, y mi hijo se echo abajo del sofá tendió en él suelo yo me tendí a su lado Nos miramos y nos sonreiremos él se puso encima y empezó a besarme todo el cuerpo de pies a cabeza nos dimos la vuelta y me puse encima de él de espalda a su cara y puse su punta del prepucio en la puerta de mi cuevita y empujé con toda mi fuerzas hasta metérmela mientras recorría su polla una y otra vez con mi vagina hacia lo mismo con mis manos en sus testículos me lleve un buen rato así hasta mi hijo me dijo que se iba entonces puse una mano en sus testículos y pude nota como le salía su leche de sus cojones.

Cuando descansamos un rato nos duchamos juntos entre besos y caricias y nos vestimos y bajamos de la habitación la tarde trascurrió normalmente.. La noche llego después de de una tarde normal. Cenamos, y le pregunte a Javier, ¿Qué quiere hacer?, esta noche, mi hijo me contesto nada, ver la tele un rato, entonces subimos a la habitación Javier se desnudo y se quedo en calzoncillo, y puso en el suelo. Yo me fui al cuarto de baño a desnudar deja la puerta entre pues él quería echar un vistazo aun que después de aquella siesta no me quedaba mucho que oculta de mi cuerpo y me puse una combinación sin nada debajo y salí del cuarto de baño me senté en un sofá a leer una revista él me miraba de reojo estuvo así un rato hasta que decidió acercase a mi gateando. Cuando llego a mi empezó a lamerme los muslos, yo le acariciaba la cabeza y abrí las piernas lo que él deseaba tanto, y empezó a lamérmelo, a cuatro patas Mientras que yo me abría la rajita para pudiese lamerme por dentro, el metía la lengua muy dentro de mi, jamás pensé que mi hijo tuviese la lengua tan larga, yo con dos dedos de una mano abrí mi rajita para que pudiese meter bien la lengua me estuvo lamiendo hasta que me provoco un orgasmo ummmm que ricoooooo después. Se puso sobre sus rodillas con sus brazos apoyado en lo brazos del sofá besamos un beso largo y apasionado con su cara entre mis manos, yo deslice una mano sobre pecho, hasta llegar hasta llega a su miembro viril que estaba duro y caliente. El me rompió las bragas con una fuerza descomunal que yo nunca vi en él, yo acerque mi trasero al filo del sofá y puse su pene en la entrada de mi vagina y empujo fuerte puede sentir como golpeaban sus testículos en mi culo una y otra vez, su rostro reflejaba un placer inmenso, El mismo que yo sentía empezó a lamerme un pezón sin deja de moverse mientras yo con la voz entre cortada de placer le pedía que no fuese a la residencia que a partir de aquellos momentos él y yo seriamos muy felices, en esos momentos sentir palpitar a mi hijo dentro de mi no no me iré de tu lado mamaaaaaaaaa mi amooorrrrrrrrr, el cuerpo de Javier se movía a mismo ritmo que su orgasmo, la eyaculación fue tremenda que provoco mi orgasmo cuando termino se dejo de caer en mis pechos, yo le dije: si te quedas en casa ya buscare la manera de hace esto contigo a menudo.

Mis queridos lectores ahora os toca a vosotros, decidir si este relato es verdad o no. Mi, e-mil es anja210673@hotmail.com