Fijacion Anal

noviembre 12th, 2011

Cuando sentí la dureza placentera de la pinga de mi Rey penetrando mi culo, y sentí al mismo tiempo el maravilloso placer y morbo que me producía sentirlo adentro, recordé lo útil que me había sido masturbarme sistemáticamente antes de ser iniciada en el sexo por mi novio.

Desde la primera vez que lo vi, sentí una energía muy especial. Me gustó y excitó su mirada, su sonrisa, su voz y su porte. Me quedé mirándolo y coqueteándole, como si por primera vez en mi vida hubiese visto un hombre guapo. Desde aquella primera vez, me le insinué y le hablaba en doble sentido, tratando en lo posible, de llamar su atención y que me vea. Para esto, me preparaba varias horas y estar linda para él.

Antes de bañarme, me miraba frente al espejo y pensaba qué es lo que le agradaba a los hombres, en este caso, qué le agradaba de una mujer a Rey. Mis amigas me dijeron la sonrisa, el cabello, la delantera, la cintura, el poto, las piernas, etc, y me confundieron mucho. Empecé a mirar y explorar mi cuerpo desnudo, intentando descubrir con qué parte de mi cuerpo podía seducir a Rey.

Me pasaba horas y horas frente al espejo, peinando mi cabello, haciéndome o dejándolo suelto sencillamente. Me probaba diversos sujetadores y buscaba cual de ellos podía resaltar mejor mis senos, a los que acariciaba con delicadez frente al espejo. Al verme desnuda frente al espejo, me veía linda, me sentía sensual y me excitaba. Imaginaba que el espejo era Rey, y me exhibía desnuda para él. Aprendí a moverme, como había visto a las chicas que hacen strip tease. Me ponía de espaldas, y miraba mis nalgas, mis piernas y mi cintura. En varias oportunidades, luego de haber estado mirándome frente al espejo, me acariciaba mis senos, mi cintura, mi derrier y empezaba a sentir una agradabilísima excitación.

Empecé a explorar mis labios vaginales, mi clítoris y descubrí una sutil lubricación de mi vagina que me electrizaba deliciosamente. Empecé entonces a desarrollar mis primeras masturbaciones. Fue placentero, mirarme desnuda en el espejo, acariciarme y sentir gran placer imaginado estar con Rey.

Investigué todo sobre el sexo, leí varios libros y me ilustré bastante viendo videos por Internet. Me sentía sexy en todo momento.mis hormonas y mi anatomía me hacían sentir la mujer más bella del mundo, pero era Rey, el único hombre a quien deseaba con ternura. Los primeros meses, pensé que nada de mí le gustaba. Me sentí un poco desencantada. Fue recién cuando descubrí su mirada de macho a través del espejo, que confirmé que sí le gustaba. Fue por casualidad, estábamos conversando, y de pronto me paré para servirle más gaseosa. Al darle mi espalda, lo vi a través del espejo, y lo descubrí que cuando me puse de pie, él miró mi culo con deleite. Me bastó mirar su cara un instante para darme cuenta que deseaba mis nalgas. Me sentí la chica más feliz del universo, y es que, para este día, me había puesto una pantaloneta blanca bien ceñida a mis caderas y muslos, y un calzón rojo que se veía a través de la blanca y transparente pantaloneta.

Jamás pensé que mi derrier, podía ser lo que más atrajera a Rey. Pero que gran disimulo, porque nunca intentaba verme de frente. A sabiendas de esto, me demoré un poco más de pie, y volví a verlo a través del espejo. Otra vez, observé su mirada bien atenta a mi trasero, y yo me meneé un poco para fascinarlo más. Me di vuelta para verlo de frente, y él cambió rápidamente su expresión. Disimulaba muy bien, pero ya sabía algo, que me hacía sentir con poder sensual.

Cierto día le pedí que me ayudara a colocar un cuadro sobre la pared, y en cierto momento, cuando él se hallaba a mis espaldas, me agaché como para recoger unos broches, y empuje suavemente mi trasero sobre su zona sexual y tuve un buen rozamiento. Él no disimuló su fascinación por sentir la voluptuosidad de mis nalgas sobre su pene, en ese momento algo flácido, pero que las señales instantáneas de su consciencia erotizada hicieron activar e inflar poco a poco su pinga.

Desde aquella vez, mi culo se convirtió en la parte más erótica de mi cuerpo. Nos hicimos novios y Rey me enseñó a gozar de mi vagina y sobre todo de mi derrier. Que deliciosas eran nuestras sesiones de sexo anal. Rey empezaba excitándome, lamiéndome los muslos, las piernas, los pies, la espalda, y mis seños también lo enloquecían. Una zona específica, de su mayor fascinación y también para mí, era cuando llegaba a mi derrier. De estar acariciándome deliciosamente mis muslos y mis tetas, se dedicaba un buen tiempo y con bastante detalle, a explorar cada centímetro de piel de mis nalgas, cada curva y volumen de carnosidad de mi poto, lo que por supuesto, me ponía muy cachonda.

Rey hizo que yo descubriera, el gran placer que podían producirme mis glúteos, porque él también deliraba de éxtasis al follarme por atrás. Yo solo tenía que menear la cola con delicada sensualidad, solo tenía que entregarme al placer que me producían sus caricias y besos, y Rey iba deslizando sus labios por mis nalgas, cosa que hacían que mi derrier se erectara y vibrara de placer. Yo entregaba mi culo a Rey, agachándome y abriendo mis nalgas con mis manos, para que él lamiera mi esfínter anal. Rey lamía golosamente mi culo e introducía su lengua por mi palpitante orificio. Tanto era el placer y morbo que me producía, que yo me daba vuelta, y lo besaba salvajemente en la boca para disfrutar también del sabor de mi culo. Lamía y chupaba sus labios, chupaba su lengua y sí, algo del sabor de mi culo, del que él disfrutaba, llegaba hasta mi boca.

Luego me daba vuelta otra vez, me agachaba y le abría ampliamente mis nalgas para que él siga haciéndome riquear con sus labios y lengua. Esta práctica se hizo tan constante entre nosotros que a veces yo me peía en su cara de gran arrechura. Rey disfrutaba con mis pedos y yo también. Era placentero sentir ese morbo que potenciaba más nuestra arrechura. De estar lamiéndome el culo Rey se deslizaba luego hasta mis labios vaginales y succionaba apasionadamente mi clítoris hasta hacerme morir de placer.

Con tanta estimulación y arrechura, yo también empecé a lamerle el culo. Un día que él había estado introduciendo su deliciosa lengua en mi culo, de pronto yo, poseída por el delicioso instinto sexual, de estar chupándole la pinga y los testículos, deslicé mis manos por sus nalgas y lo estrujaba y peñiscaba. Rey disfrutaba de mi iniciativa y me animaba a dejarme llevar por el placer. De tal manera que le dije que se eche boca abajo sobre la cama, y empecé a besar suavemente su trasero. Lamí y mordisquee sus deliciosos glúteos. Me excitó la sensación de tocarlos y lamerlos, y luego le abrí las nalgas y lamí, e introduje mi lengua en su culo, como él había hecho conmigo. Luego me enteré que los hombres también sienten un placer y muy delicioso, cuando su pareja les masajea el culo, porque hasta su culo llegan innumerables terminaciones nerviosas que producen placer a su próstata.

Me di cuanta también, que al hacer esos masajes y besos en el culo de mi novio Rey, su pinga se ponía más dura, y con este delicioso vigor, luego él me penetraba por mi pequeño orificio, que a veces le regalaba pedos eróticos.

Rey me inició en el sexo anal, y cada penetración de su pinga que él hizo a través de mi elástico y ajustado esfínter anal me produjo placer y morbo. Mientras él me follaba por el culo, yo sentía la vibración placentera de su pinga dentro de mí, y el placer llegaba hasta mi vagina que desencadenaba orgasmo tras orgasmo, haciendo que el placer vibre desde mi culo hasta mi clítoris y las paredes internas de mi picho.

Cuando Rey me inició en el sexo anal, recuerdo que antes de penetrarme se pasó un buen tiempo lamiendo mi culo e introduciendo su lengua por mi esfínter. Luego masajeaba con la yema de sus dedos, humedecidos por mi vagina, todo el contorno de mi culo. En algún momento introdujo suavemente su dedo índice dilatando poco a poco la elasticidad de mi esfínter anal. Todas estas maniobras de Rey, me excitaban y lo excitaban. Luego, me dijo que me pusiera en la posición perrito o en cuatro patas, y agarrándose el pene, hacía rozar la punta de su pinga en mi culo. Jugueteaba rozando e intentando introducir la punta de su pinga en mi culo, pero no lo hacía. Todo esto nos excitaba más y mi culo se iba acostumbrando a la ligera penetración de la cabeza de la pinga de mi novio.

Alternábamos estas maniobras con lamidas y chupadas de pinga que yo le hacía a mi novio, luego él continuaba jugueteando y rozando la punta de su pinga en mi culo. Rey me hacía ver, como salía gotita por gotita la lubricación de su pinga y la untaba en mi culo. Tanto mi lubricación anal como la lubricación de su pinga, en conjunto había servido para lubricar mi culo y de tanto rozar y presionar la cabeza de su pinga, en determinado momento Rey me dijo, “relájate y disfruta” e introdujo suavemente la totalidad del largo y grosor de su pinga. Con tanta lubricación el deslizamiento fue ajustadito pero delicioso. Sentí la dilatación de mi esfínter anal y el lubricante de ambos me sirvió para suavizar la penetración. Luego me acostumbré a sentir la pinga de mi novio, saliendo y entrando de mi culo y empezamos a disfrutar de mucho morbo, placentero morbo y perversa excitación.

Al paso de algunos segundos y minutos de deliciosa follada anal, empecé a sentir más gusto y placer. El placer y arrechura iba desde mis nalgas que sentían el rozamiento de la pelvis de mi novio, sus testículos palpitantes, calientes y graciosos como globitos, y sus manos que estrujaban mis nalgas. La elasticidad y firmeza de la erección de la pinga de mi novio se deslizaba placenteramente desde su glande de forma punteada que dilataba mi esfínter anal y el largo de su pichula endurecida como una salchicha a punto de reventar que se deslizaba hasta el fondo de mis intestinos. Empecé a sentir morbo y placer con la dureza cilíndrica de la pinga de mi novio. Empecé a recibir sus movimientos folladores con delirio y fascinación.

Sentir su pinga deslizarse suave pero con contundente penetración me hizo sentir una placentera vibración en el culo. Sentí como la pinga de mi novio lubricaba aún más mi culo, porque cada vez más, era más suave el deslizamiento de su pichula por las paredes interiores de mi culo. Incluso empecé a sentir que podía controlar la dilación de mi culo, así como cuando se caga, y empecé a succionar la pinga de mi novio cada vez que él me penetraba hasta el fondo. La confirmación que nuestra práctica anal, estaba proporcionándonos supremo placer, fue porque el placer de ser penetrada por el culo que yo sentía se interconectaba con el placer que mi vulva también me ofrecía.

De rato en rato, Rey llevaba sus dedos hasta mi vagina para acariciarme y masajearme el clítoris y labios vaginales, y yo desencadenaba enloquecedoras precipitaciones de placer y lubricación. En un momento sentí que la vibración y cosquilleo que la pinga de mi novio me producía en el culo se conectaba con mis orgasmos vaginales, y en conjunto producían un sublime placer. Rey no dejaba de jadear de placer. Sus palabras entrecortadas y agonizantes de arrechura decían: “Que rico culo tienes mi amor, que deliciosas contracciones me haces que me quiero vaciar, quiero eyacular en el fondo de tu culo”. Sus palabras me sonaron halagadoras y perversamente excitantes. Sus palabras y todo lo que yo sentía, confirmaban que nuestro sexo anal también podía ser tan o más placentero que nuestro sexo vaginal.

Poseída del sublime morbo y placer que sentía, me desconecté de la pinga incandescente de mi novio y me abalancé a lamerla y chuparla. Su falo robustecido por la placentera follada estaba totalmente lubricada. Quise sentir el sabor de la pinga de mi novio combinada con el sabor de mi culo. Imaginé estar lamiendo mi culo al mismo tiempo que lamía completamente la pinga de mi novio. Empuñé con fuerza la pinga de mi novio y lo manipulé como quien lo masturba. Rey se dejaba hacer lo que a mí se me antojara porque deliraba de placer. Chupé la punta de su pinga con devoción y saboree el placer que me producía. Hubiese querido hacerlo eyacular para lamer y tomarme u semen, pero Rey reaccionó, me dio vuelta y empezó a lamer mi culo endemoniado de intensa excitación.

Por instinto inmediato me arrodille y agaché en posición perrito y entregué mi culo a la boca de Rey. Sus labios contactaron con mi culo dilatado. Su lengua se deslizó y lamió mi esfínter y su boca completa parecía querer comerse mi culo de una sola succión. Poseída por el placer, yo empujaba mi culo contra su cara, contra sus labios, y recibía la punta de su lengua en mi culo, que me penetraba delicadamente. Me sentí bellísima y radiante de excitación. Me sentí adorada y muy femenina. Me sentí una diosa del sexo y la perversión sublime.

De pronto Rey dejó de lamer mi culo, y me introdujo otra vez, su suculento mazo de carne erecta. La penetración que él me hizo se sincronizó con una placentera succión anal que yo hice. Tanto Rey como yo empezamos a movernos sincronizadamente y el placer otra vez iba en aumento. Mis nalgas amortiguaban su pelvis y la transpiración bañaba nuestros cuerpos completamente. De pronto nuevos y más intensos chorros de orgasmos se desencadenaron de mis entrañas. Tanto mi vagina como mi culo parecían lubricarse desbordantemente y la pinga de mi novio vibraba deliciosamente. Fue cuando sentí un chorro caliente, cosquilleante y placentero dentro de mi culo. Era el semen caliente que salpicaba con fuerza de la pinga de mi novio. La calentura de su leche me produjo más placer todavía. El placer del clímax, del final feliz de nuestro delicioso sexo anal.

Mi primer gang bang, sexo grupal con 7 pendejos

noviembre 12th, 2011

El siguiente relato que les voy a contar comenzó de la siguiente manera. Despues de mis primeros relatos, me contactaron muchos lectores. Uno de ellos con el que pegué muy buena onda, me preguntó si había probado un gang bang con varios. La verdad es que había estado en tríos y una vez llegamos a ser cuatro, uno de los relatos que subí (cogida por 3 pendejos), pero ese fué mi máximo. Lo que habíamos hablado me dejó pensando.
Pasaron dos días de esa charla, ya me había olvidado de lo que hablamos y escucho que llega mi vecino como todos los jueves, con sus compañeros de futbol, suelen ser en total entre 7 y 8.
Un par de veces me los crucé cuando entraba a mi departamento, y los pendejos calentones, me miraban mal, cuando pasaba se callaban todos y miraban, esos silencios incomodos, se murmuraban entre ellos, pero sabía que hablaban de mí.
Por dentro se me cruzó la idea de que mi vecino y sus amigos podrían ayudarme a cumplir la fantasía.
Al día siguiente, eso de las 3 de la tarde, fuí a visitar a mi vecino. Fuí vestida con un short muy apretado blanco, sin tanga que se marcaba el culo y mi concha depilada, con solo verme podías saber como la tenía, una musculosa azul sin corpiño y sin calzado. Golpé su puerta, sabía que estaba solo, porque sus padres son separados y su madre que vivía con el llegaba despues de las 18 hs del trabajo.
Me abríó mi vecino, cuando me vió se puso colorado y la voz le salía bajito, no esperaba ver a la puta de su vecina vestida tan perra. Le pedí permiso para entrar, me dejó pasar y me senté en el sillón del living. El cerró la puerta y se quedó al lado de esta. Le pedí que se siente al lado mio, y le dije que le iba a ser una proposición, pero que primero le iba a dar una muestra y que despues decida. Me arrodillé en frente de el y le bajé su pantalon bermuda y su boxer, ya tenía su pija bastante erecta, era de buen tamaño entre 17 y 18 cm y bien proporcionada. Le agarré los huevos y se los empecé a amasar mientras lo miraba con mi cara de perrita. Cerraba sus ojos y gemía agitadamente. Su pija ya estaba al maximo y me metí su cabeza en mi boca, le succionaba esta y le daba pequeños masajes con mi lengua, de a poco iba tragandome su chota, hasta llegar a tener mis labios contra sus huevos, empecé a masturbarlo con mi boca, mis labios recorrian todo su tronco de arriba a abajo, cuando no lo esperaba, escuche que empieza a gritar de placer y a contraerse su cuerpo, hasta que me eyacula en la boca, aguanto menos de 5 minutos. Tiró su cuerpo bien contra el respaldo del sillón y su cabeza hacia atrás, me limpie con mis dedos los restos de semen que salieron por mi boca y me volvía meter su pija en la boca esta vez limpiando la leche de su chota y huevos, se la seguí chupando hasta que se le puso bien dura de nuevo, me levanté, me saqué el short, y me puse encima de el con mis rodillas a sus costados, para montarlo a el que seguía sentado. Quedé con mis tetas en su cara, se las puse en su boca para que chupe mis pezones erectos y con mi mano derecha agarré su chota y la acomodé en la entrada mi concha. Me froté mis labios vaginales con la cabeza de la chota un par de veces y me metí su cabeza dentro mió. Empecé a montarlo muy fuerte, me encantaba el golpeteo que hacía mi cuerpo contra el suyo, todo el trabajo lo hacía yo pero por lo menos me estaba comiendo una rica pija, gemía el pendejo como loco y yo también, mis tetas saltaban y me las trataba de chupar como podía. En un momento exploto y me eyaculo en mi concha, quedó respirando muy fuertemente y yo seguí montandolo hasta que tuve mi orgasmo. Pobre pendejo parecía que lo habían consumido todas sus energías. Deseaba que me rompa el culo, pero se notaba que llegó a su límite por lo menos de momento y yo tenía que irme a una reunión. Sin salirnos de la posición que estabamos, le conté que estaba buscando un grupo de hombres para hacer un gang bang y si el y sus amigos estaban interesados lo podíamos llevar a cabo. El me dijo que si de una, y que sus amigos seguro que también, porque estaban re caliente conmigo y se contaban las pajas que se hacían en mi honor. Quedamos que me confirmaba. Me vestí y volví a mi casa.
Al día siguiente había estado muy ocupada y me olvidé completamente, llegué a mi casa despues de medianoche y debajo de mi puerta, había una nota, me decía que ya quedaban, que esperaba verme pronto y al finalizar escribió su nombre, Ezequiel. Por dentro pensé que puta que soy, me lo re garché y ni le pregunté el nombre.
Ese día trabajé solo hasta al mediodía, y preparé mi habitación para la gran cojida. Como pude llevé mi cama contra un rincón, para dejar el maximo de lugar posible, sobre el piso puse varias sabanas para no ensuaciar el suelo con los litros de semen que iban a correr esa tarde. El jueves 10 de noviembre, tan solo ayer pasó mi primer gran gang bang. Los esperaba a las 4 de la tarde, pero se ve que cambiaron futbol por mi y llegaron pasadas las 3, el pequeño equipo de futbol estaba ahí, en total eran 7, incluido mi vecino. Los recibí con una ropa interior diminuta un corpiño y tanga extremadamente pequeño, me marcaban las tetas mal que parecía iban a explotar hacia afuera, y la tanga ta ajustada que la tenía toda dentro de mi culo y se me incrustó entre mis labios vaginales.
Los invité a pasar y les pedí que lleven un espejo grande que tenía en el living a mi cuarto porque quería verlos cuando me garchaban. Les conté como sería. Yo me iba a poner en cuatro sobre el piso y me iban a coger en orden por el culo o la concha, era la decisión de llos por donde me la metían, mientras me garchaban el que seguiría despues yo le iba a dar sexo oral para tenerlo listo y me garche por detras, así en orden y el que necesitaba descanso, dejaba pasar al que lo seguía, les dije que se pongan de acuerdo en el orden, discutieron unos minutos y Ezequiel fue el primero. Me saqué mi ropa interior y ellos se desnudaron también. Me arrodille frente Ezequiel y empecé a comersela, cuando estuvo listo me puse en cuatro frente al espejo y le dije al que seguía a Ezequiel que me acerque su pija a mi boca, mientras mi vecino me garchaba por la concha, yo me estaba peteando al siguiente que me iba a garchar. La primera ronda todos me garcharon por la concha, menos uno, su nombre era Martín, que fue el que mas me calentó no solo por tomar la iniciativa en hacerme el orto si no que se lo veía muy seguro de lo que quería y aunque no era muy fachero tenía una presencia excelente y cogía excelente, no solo me lleno el orto varias veces si no que sabía como cojerme y agarrarme, sus manos fuertes cuando me sujetaban por la cadera me hacía mojarme. Luego de la primer ronda ya era un enchastre, toda mi vagina revalsaba de semen, que salía hacia fuera y chorreaba mis piernas hasta legar a las sabanas del piso, que era un real enchastre. Mi culo ya había sido llenado de rica leche. Después que Martín me había hecho el orto, los otros se animaron y la segunda ronda fue toda anal, los siete me cojieron de lleno por el culo, sentir tanto semen dentro mio me produjo multiples orgasmos. Ya para la tercera ronda algunos dejaron pasar su turno, para tomar aire, pero en ningún momento estuve sin ser cojida, siempre tenía una pija dentro mió, aunque se notaba que apenas aguantaban hacían lo imposible para aguantar un poco mas, ya les costaba mas eyacular, pero igual seguían dandome. Martín nunca paró en esas horas me garchó unas 6 o 7 veces, aunque perdí la cuenta. Pero me cogía también, me excitaba ver su cuerpo fibroso y traspirado, me cogio casi siempre por el culo, solo una vez me penetró por la vagina, unque disfruté todas las embestidas de el.
Me encantaba verlos por el espejo, desnudos traspirados, esperando el siguiente turno, hablando entre ellos, el olor a sexo que había en el ambiente era extremo, un olor a traspiración con semen, realmente era un olor tan masculino, que me hacía sentir muy puta. Mi cuerpo me estaba matando de estar en esa posición, en cuatro, bien perrita, me dolia todo, el orto lo tenía hecho pelota, bien dilatado y me ardía demasiado, me dolía la espalda, las rodillas, la mandibula, ya se me trababa de tanto petear, pero ser tan puta y producir tanta calentura me hacía seguir aguantando. El piso que estaba debajo de mis rodillas era un charco de semen. Conté hasta 34 acabadas dentro mio, pero despues perdí la cuenta, creo que habremos llegado a las 40 o por ahí pero no estoy segura.
Llegó el momento en que me acabó Martín por el culo por última vez y ya no había nadie haciendo fila. Oficialmente el gang bang había acabado, eran las 20:25 pm
Se bañaron de a uno, los que esperaban me ayudaron a limpiar mi habitación y a comodar el cuarto. Antes de que lleven de vuelta el espejo al living de vuelta me miré en ano y estaba rojo y bien dilatado, me pasé dos dedos por adentro y los saqué llenos de semen que me chupé, uno de los chicos se les escapó y me dijo que puta sin pensarlo, se me escapó dijo enseguida, le sonreí para que sepa que no me molesto, aunque yo coincidía con él. A las 21:20, se fueron aunque antes de marcharse le iba dando su suvenier, un beso de lengua y una tanga mia a cada uno.
Bueno este fue mi primer gang bang, no dí muchos detalles del gang bang para no aburrirlos, pero si tienen alguna duda, con gusto les contesto.
Besos a todos

El culo de mi cuñada

noviembre 12th, 2011

Hola a todos esta historia que les escribo es totalmente real y me sucedió hace 1 año y medio.

Cuando sucedió todo no estaba casada ahora si .

Mi cuñada es una chica rubia no tiene buenas tetas ni es una mis que digamos pero tiene un culo q es lo máximo me encanta y cada vez que se lo veia se me paraba el pene y la muy zorra lo sabe menear cuando camina ella esta casada con mi hermano robert y tienes un hijo de 2 anños que se lla ma luis. Mi nombres Wilfredo trabajo en un periodico soy moreno ojos rayados mido 1,75 y tengo un pene como de 20cms

Siempre habia hablado con mi cuñada bien todo normal , me pregunataba como estaba , como me iba en el tarabajo , todo normal,

Un dia estoy en mi trabajo y me llaga un mensaje de texto por mi movil , el m,ensaje era un mensaje con figuaras como por ejemplo un pene penetrando un coño etc, no le di gran importancia porque era de mi cuñada y pense que era echando broma y asi era, yo le respondi con uno igual un dia le mande uno bien grosero como diciéndole- tienes un culo como para rompértelo- lo hice con doble intención a ver que me respondia y cierto no me equivoque me llama y y me dice

oye eres un pasado

porque? Le pregunte

-no vites el mensaje que me mandaste- y le digo si? Y? Cual es el problema tu siempre me mandas unos y yo no te digo nada- le dije

y ademas todo lo que esta alli es cierto le dije

jajajaj estas loco me dice eres un perro como se te ocurre decirle eso a tu cuñada

yo le digo- eso es la pura verdad

mejor hablamos después q llego tu hermano robert

ok le dije

corto y duro como 2 dias sin llamarme ni mandarme mensajes y yo pense que todo habia acabado alli , hasta que al tercer dia me llama y me dice

-oye q te paso q no me escribistes mas ya no te gusta el trasero de tu cuñada

le contesto – si y mucho pero prefiero no gastar polvora en zamuro porque se que no es posible tenerlo

-porque dices eso me dice

-porque tu no serias capas de engañar a mi hermano y menos con migo

-y porque estas tan seguro

-porque es asi le dije

-si quieres hacemos la prueba me dijo la muy zorra, yo me quede callado como por 1 minuto y me dice –que paso – ahh ya sabia yo que eras pura bulla- y le dije esta bien donde nos vemos para cuadrar y me dice en la plaza del pueblo ok alli nos vemos a las 3-

me quede pensando en lo que iba a hacer y me di cuanta q estaba a punto de cojerme a mi cuñada pero tambien pense en que iba a dejar pasar ese hermoso culito y me llene valor, se llegaron la 3 y me fui directo de mi trabajo para el lugar en donde quedamos, agarre un taxi para despistar y que vaya a ser que vean a mi cuñada bajando de mi carro en un hotel ,

llege al sitio y alli estaba la muy puta le dije – agarremos un taxi rapido por si alguien nos ve – le dije- le dije al taxita lléveme al hotel mas cerca , llegamos al hotel pedi una habitación entramos, cerre la puerta y nos sentamos en la cama a conversar y le pregunte

-porque haces esto?

Y me dice

-no ce cuando empezamos con los mensajes pense que era pura broma pero cuando me mandaste un mensaje que te gustaba mi trasero me dio un poco de exitacion y pense en seguirte el juego e ver que pasaba y por eso te llame

– bueno pero ya estamos aquí asi que hay que terminar lo q empesamos, pero te digo esto es puro sexo y nada mas ok —

-si no te preocupes y si lo quieremos repetir ¿

-lo repetimos pero no hablemos ahora del futuro aprovechemos el presente

y la empece a besar poco a poco, un besos un poco suave y romántico le acariciaba la espalda poco a poco hasta que llege a su culo y le dije – esta es mi perdicion y se la aprete con fuerza luego me fua a sus tetas se las amasabas con fuerza y me decia – me haces daño no las apretes tan duro- le hice caso omiso y se as segui apretando fuerte hasta que le arranque la blusa de un tiro quedando solo en sostén ella se acostumbre y ya estaba gimiendo ahhh ahhh asi cuñadito tocame fuerte ella me apretaba la verga que yas estaba como un palo de lo duro, ahh que rica se siente tu verga es mas grande que la de tu hermano

la desnude completamente lleva un hilo dental que le quedaba precioso

que rica te vez cuñadita que ricura se estaba cogiendo mi hermano

luego le quite la tanga y la acoste en la cama con la piernas abiertas me y me desnude por completo mi verga salto al momento q la libere y se quedo perpleja cuando la vio (mi verga mide como 20cms y ella dice que es el doble de la de mi hermano) me dijo –me vas a partir en en dos con eso- me pose encima de ella y le comence a mamar las tetas fui bajndo por si onbligo hasta que llege a su coño ella medijo –no cuñado la primera vez lo quiero hacer románticamente – y yo le dije que romántico ni que romántico yo lo que quiero es sexo contigo y mas nada y empece a darle lenguetasos a cono ella me decia –no por favor asi no y yo le dije- callete que después te va a gustar y segui en mi faena le chupa el clítoris y ella chillaba ahhahahahah ahahaa ahahahha ahahahahaha hahah que rico lo haces cabron eres un cabrooonn cojiendote a la mujer de tu hermano y yo le dije y tu eres una zorra puta follando con el hermano de tu esposo

luego me incorpore otra vez encima y le di un beso le meti la lengua hasta el fondo y le dije toma puta para que pruebes tus jugos

le puse la verga en la entrada de su coño y me dijo –

metemela por favor metemela que no aguanto la quiero toda dentro, pero hazlo despacio q esta muy grande

se la empuje y entro la cabeza y ella gimio ahahahaha que rico metemela ahhahaa

cuando me dijo eso se la empuje fuerte zassssss

ahahaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhh aaaaaaaaahhhhhhhhhhh aaaaahhhhhhhh maldito me vas a patir en dossasssss

la empece a envestir con fuerza

y le decia

toma puta toma eso es lo que te gusta verda que te den verga toma puta toma zorra vas a ser mi puta para siempre

sisiiiiiiiisisiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii siiiiiiiiiiiiiiiii cuando quieras cojerme me cojeras y se vino en un organs mo vestial

ahahahahahahahaha ahahahahahaha ahahahaha me vennnnnnngo

senti como sus jugos llenaban mi verga no aguante y yo tambien m,e bine dentro de ella y me decia

dentro no nono sacaloa me vas a dejar preñada pero no le hice caso y mis chorros salieron en abundancia y la lle todo de leche ahhaaaaaaaaaaaa toam leche putaaaaaaaa pedaso de putaaaaaaaaaa zorrraaaaaaaaaa

me quede enciama de ella hasta que mi verga se puso flacida y se salio de su vagina , me rescote a un lado de ella y me dijo

eres un loco puedo quedar preñada

no importa lo importante es que gozamos verdad le dije si es cierto

bueno ahora vas a mamarmela y ella me dijo -q estas loco no creas q boy a hacer eso

le dije quiro follarte de nuevo y necesito q me la pares y ella me dijo no eso no después si quiere pero hoy no

como que no, me sente y ella tambie y la agarre por el pelo y le dije me la vas a chupar o te vas a arrepentir, y la jale hacia la verga , ella trataba de quitarse yo con el morbo de forzarla a hacerlo la verga se me paro y se la estrujaba en la boca ella la mantenia cerrada y le dije abre la boca maldita puta y lle pellisque una teta y ella chiiloo aahaaaaaaaaaaaa maldito y la calle metiendole la verga de un solo tiron zaza la empece a subir y a bajar con fuerza por los pelos y se escuchaba un

floj floj floj

hasta q se la solte y ella se quedo quieta y le dije ahora hazlo sola , me agarro la verga y empeso a subir y bajar no lo hacia muy bien pero lo importante era que lo hiciera la tube un ranto mamando a veces se la empujaba hasta el fondo y le daban arcadas se la saque y me dijo

porque me haces esto

porque eres una puta y asi se tratan las putas y ahora quiero tu culito que es lo que me mata y me dijo

– eso si que no nunca me la han metido por ahí y no te dejare que lo hagas

se paro de la cama intento vestirse para irse y la agarre fuerte de los brazos y le dije o me lo das o no respondo

ella me dijo no, entiende que no eso es muy doloroso

intento zafarse de mi pero la agarre y le di la buelta y la puse de espaldas a mi y le dije

-ya que no quieres por las buenas sera por las malas

ella dijo

no por favor no lo hagas llorando la tire el la cama ella intento uir pero me le tiere encima y la sostuve le puse en cuatro y le lleve los brasos a la cabesera de la cama que era de tubos le amarre los brazos y la deje un rato asi y le dije eso te pasa por no aceptar por las buena me puse detrás de ella y del solo echo de pensar que se la iba a meter por el culo tenia la verga a mil

me puse detras y le dije primero te la meto por el coño para lubricar la verga un poco

y se la empuje de golpe ella dio unn chillido aahahhaha, maldito suéltame me estas haciendo daño por favor

callate puta q ahora es que biene lo bueno

segui penetrándola por el coño un buen rato luego le meti un dedo en el culo ella chillo

nooo por favor dejame por ahí no yo hago lo que quieras peno no me la metas por alli

callate puta y aguanta luego le meti dos dedos

ahaaaaaaaaaaaaaaaah maldito aaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhh

pense , ya esta lubricado bien se la saque del coño y se la pues en la puerta de ese rico anito estrecho

noonooonooooooo por favor dejame no lo hagas

la agarre del pelo y le dije

por puta y zaszz le meti la cabeza

aaaaaaaaaaaaaaahhh ahahahaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhh me duele sacamela

callate que solo es la cabeza

empuje un poco mas y le meti media polla

aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhh dios no aguanto por favor paraaaaaaa por favorrrrrrrrrrr

y zassssssss le meti toda la polla entera

aaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhh maldito perro cabrroooooooonnnnnnnnn sacala me ardeeeeeeee

empece un mete y saca fuerte y le decia auuuuuuuf que ricooooooo dioooooooooooos q culo mas ricooooooooo tiene esta putaaa ahahaaaaa ahahahahah ahahaha mueve ese culo pedaso de putaaaaaaaaaaaa

ya ella no se quejaba tanto solo se dedicaba a gemir con cada empujon que le daba ahhhhhhh ahhhhhhhhh ahhhhahahaha aaaaaaahahahaa

cuando estaba a punto de venirme LE DIJE

te voy allenar el culo de leche pedado de zorraaaaaaaaaaa ahhaaaaaaaaaaah tomaaaaaaaaaaaa salienro borbotonee de leche por mi peno que cuando se la saca inmediatamente salto un chorro de su culo para afuera de lo tanto que le habia echado y me

me que de un rato acostado trantando de recuperame de esa espectacular enculada que la habia hecho ami cuñada lue go la solte yella se dio la vuelta todavía con lagrimas en los ojos

eres un maldito yo pense que esto no iba a ser asi

yo tampoco porque pense que no te ibas a resistir y ese hermoso culito no lo podia dejar pasar hoy

le tiere la ropa y le dije

vistete que nos vamos agarrro su ropa se vistio yo tambien lo hice , salimos del hotel pare un taxi , la deje cerca de la casa de su madre y yo segui para la mia

al dia siguiente fui para casa de mi madre y alla estaba la muy puta con mi hermano, cuando me vio se puso un poco nerviosa pero lo disimulo bien , ella se fue a la cocina por un vaso de agua y yo me fuie detrás de ella cuando estaba en le nevera se agacho para agarrar algo y yo le llege por detrás sin que se diera cuenta y al ver ese tremendo culo en ponpa le di una nalgada y le dije

como amanecio ese bello culito después de tremenda cojida alle

se sobresalto y me dijo

eres loco puede venir tu hermano yo le dije

-el esta afuera con mama , cuando volvere a probar ese hermoso culito

nunca cabron me dejaste caminando abierta

pero vas a decir que no te gusto

se quedo callada y se sonrio con una sonrisa picara y

le dije eres una puta

-te espero el sabado en el mismo hotel para seguir con nuestra faena te llamo para decirte la hora en que nos vemos ok sino quieres q mi hermano se entere de lo puta que eres

-eres un maldito

-si lo se te espero no falles que me quiero follar ese culo de nuevo ok.

Mi primera experiencia zoofilica

noviembre 9th, 2011

Por: Adriana 69

 

Este enorme perro que después supe se llamaba Hércules, no se dejaba quitar, era fuerte y pesado, además me gruño y me agarro del cuello con la boca, sentí sus diente y no me quedo más que quedarme quieta y soportar sus embestidas y en una de ella dio en el blanco sentí que me penetraba una cosa dura y algo fría, peleaba con mi esfínter para entrar hasta que de un sablazo me la metió, sentí un poco de dolor, no mucho, ya me había comido tremendas vergas así que esta no fue mucho, eso pensé en ese momento, porque no sabía nada de perros .”

 

Queridos amigos y amigas, aquí nuevamente su amiga Adriana 69, después de más de un año para contarles mis nuevas aventuras de perdida travesti. Mi primera historia  tiene como título: ME INICIE CON LA POLICIA MUNICIPAL.  Para quienes  no sepan de mi historia quiero hacerles un breve recuerdo.  Hace más de un año yo era travesti de closet hasta que un día decidí cumplir mi fantasía de salir vestida de mujer con provocadoras ropas a la calle, a un sector donde paran los travestis para prostituirse. Camine durante unos 10 minutos con gran excitación por la forma que me miraban los clientes hasta que cuando regresaba a mi carro me detuvieron dos policías municipales esos que persiguen a los travestis, ante esto les rogaba que me dejaran ir, que en realidad solo estaba paseando y que no me prostituía  y que nunca había tenido relaciones con hombres, ante esto ellos me propusieron dos cosas, una que les entregara el dinero que tenía en mi cartera y la otra sexo con los dos policías; como se imaginaran no tenia alternativa, acepte con gran miedo, me llevaron a una playa de estacionamiento , tocaron el portón , entramos y nos dirigimos a la habitación del cuidante, allí me desvirgaron los dos, la sensación de ser penetrada supera todo, tanto el dolor inicial como el miedo, es una sensación indescriptible es lo que siempre había soñado, al final hasta agradecía al destino que me hubieran detenido. Al terminar me dejaron tirada en la cama y se llevaron mi dinero.

No sé cuánto tiempo permanecí en la cama recuperándome del dolor en el culo que me quedo al final. Al recuperarme me di cuenta que a mi lado se encantaba el cuidante del estacionamiento, un muchacho de 18 años, con leve retardo mental, que me  contemplaba  semidesnuda y con las nalgas al aire  , a  través de su pantalón se evidenciaba un tremendo bulto en la entrepierna. Su cara y su mirada dulce  despertaron en mi algo especial, le pregunte cuanto tiempo estaba allí, me dijo una hora y media, me ofreció una taza de té caliente y me cubrió con una manta, me conto que nunca había tenido relaciones sexuales y que  verme así lo había excitado mucho , en un primer momento pensé en aliviarlo masturbándolo como agradecimiento a sus atenciones, entonces le baje el pantalón y ante mi sorpresa apareció una tremenda verga de 25 centímetros toda rosada y llena de venas, era una pieza que toda mujer  o  travesti hubiera soñado, es allí en que cambie de planes . Recuerdo que cuando me tiraron los policías municipales lo que más les rogué fue que se pusieran condón, pero ahora me ponía loca la idea de sentir una verga peladita, al natural ya que Miguelito era virgen , nunca había tenido relaciones  sexuales entonces procedí a mamarle la verga, la que se ponía cada vez más dura hasta que se vino en mi boca, de manera abundante, me trague todo su semen ,saboreándolo antes de pasarlo, y como seguía dura inmediatamente lo invite a penetrarme, inicialmente con dificultad y con mi ayuda le coloque la cabezota de su tremenda verga en mi aun dilatado  ano y me abandone y resigne a lo que viniera de dolor ante tal arremetida. A mi orden empezó a taladrarme, sentía como entraba y como dolía pero mi entusiasmo y glotonería podían mas, estaba recontra arrecha y loca , si en ese momento había 50 hombres me hubiera hecho penetrar por todos, las veces que quisieran, después me entere que a eso le llaman furor. Después de unos 10 minutos de delicioso bombeo Miguelito se vino y vaceo todo su semen, lo sentí salir y su calor, le dije que la dejara adentro hasta que se ponga flácida, al sacarla se vino un chorro de semen que me escurrió entra las piernas con unos rasgos de sangre, ver esto me volvía loca, lo bese intensamente en la bosa como agradecimiento por esa noche. Nos seguimos viendo cada sábado por la noche durante unos  seis meses hasta que me fui a vivir a otro lugar por ocho meses y al volver ya no trabajaba mas en ese lugar, lo perdí con mucha pena.

Al regresar me reuní con otros travestis que conocí en esas calles donde debute  y quedamos con una de ellas llamada Mónica para pasar un fin de semana en la casa de sus tíos en el campo. Salimos las dos un viernes por la noche rumbo a la casa de campo a unos 40 minutos de la ciudad, al llegar entramos de frente a casa, por la oscuridad no pude ver el resto de la propiedad, me llevo a mi habitación y luego de cambiarnos de ropa fuimos a comer, aparentemente estaríamos solas, pero apareció el cuidante de la casa quien nos estaba esperando para entregarnos las llaves, al vernos con nuestras minifaldas, sandalias y a mi amiga con tetas, observamos como aumentaba el bulto entre sus piernas, nos miramos con mi amiga y con una sonrisa cómplice entre nosotras , cuando nos entrego las llaves y se disponía a retirarse hasta el lunes, mi amiga le dijo que si podía quedarse por esa noche por si necesitábamos algo , a lo cual accedió, pero nos dijo que solo por esa noche. Después de comer sacamos los vinos que llevamos, tomamos dos botellas entre los tres, yo poco pero lo suficiente para sentirme muy excitada, entonces propuse jugar a la botella borracha, mi pedido fue aceptado con agrado y al cavo de 20 minutos y otra botella mas de vino estábamos los tres  borrachos y desnudos, el cuidante con una verga de tamaño normal solamente que muy gruesa lo que llamo nuestra atención , para esto el ya vio que éramos travestis y aun así accedió a seguir, así que el siguiente juego fue entre nosotras dos para saber cual de nosotras seria su mujer esa noche, el juego consistía en chuparle la verga tres veces seguidas y pasarla a la otra y luego volvía a una y a otra hasta que él se venía en la boca de una de nosotras, la que recibía  la leche ganaba . Después de unas  doce mamadas gano mi amiga Mónica, nos dimos los besos de buenas noches y se fueron a su habitación.  Yo me quede en la sala sola , borracha y desnuda ya que era verano  y hacía mucho calor, decidí tomar una linterna y salir fuera de la casa, tome una toalla grande , me la puse como capa y  empese a caminar por el pasto, entre árboles y arbustos hasta que sentí algo frio y húmedo en el muslo, me asusto y al alumbrar vi un enorme perro pastor alemán que me olía el cuerpo y trataba de meter su lengua entre mis piernas,  yo trate de irme pero el perro me gruño amenazante por lo que me quede quieta sintiendo su lengua en el muslo, no puedo negarlo sentí algo agradable pero también miedo de que me mordiera mi pequeña verga así que me di vuelta dejándole las nalga a la vista, entonces seguía con su lengua lamiéndome el culo  y yo tratando de evitarlo alejándome hasta que logro meter la lengua entre las nalgas y alcanzar el ano, eso fue maravilloso , sentir su húmeda lengua me produjo terribles sensaciones de placer, totalmente diferentes a las de mis amantes, su lengua húmeda, larga y áspera , así como la velocidad con la que lame hizo que me abandonara a ese placer, es mas yo misma me agache me separe las nalgas , que les digo la sensación era única estaba excitadísima , me sentía una bellaca teniendo esta relación con un perro, pero ya no me importaba quería seguir, así estuvimos unos 15 minutos hasta que me vine, el perro me lamia el semen i la verga aun dura, que placer, entonces me disponía a irme cuando el perro se puso delante mío y no me dejaba pasar, me puso sus patas delanteras en el pecho y esto me asusto, deje que me lamiera otra vez el culo  y así se tranquilizo, esta vez mas cansada me puse de rodillas para que siga lamiendo y también disfrutar más , fue entonces que después de unos dos minutos siento que se sube sobre mi espalda como si yo fuera una perra, allí sentí miedo y repulsión al pensar que sería tirada por un perro , pensé en el dolor y que me arrastraría como lo hacen con las hembras, además  que nunca desee ser tirada por un can , cuando accedí a las lamidas  fue por curiosidad y luego placer, pero ser penetrada jamás. En esos segundos de divagar lo que les cuento, siento una cosa dura y húmeda peleando por entra en el culo, yo me defiendo, trato de quitármelo de encima pero este enorme perro que después supe se llamaba Hércules, no se dejaba quitar, era fuerte y pesado, además me gruño y me agarro del cuello con la boca, sentí sus diente y no me quedo más que quedarme quieta y soportar sus embestidas y en una de ella dio en el blanco sentí que me penetraba una cosa dura y algo fría, peleaba con mi esfínter para entrar hasta que de un sablazo me la metió, sentí un poco de dolor, no mucho, ya me había comido tremendas vergas así que esta no fue mucho, eso pensé en ese momento, porque no sabía nada de perros, se movía frenéticamente, nadie tira tan rápido como un perro y eso es lo que comenzó a excitarme junto con el jugo que escurria por mi ano y entre mis muslos, comencé a sentir verdadero placer, lo gozaba mucho yo también comencé a moverme y a colaborar con mi amante canino, para esto ya muy arrecha y alocada le decía cáchame perrito lindo , hazme tuya soy tu perra y gritaba, y en verdad me sentía una perra, pero de verdad una perra en todo el sentido de la palabra, en un momento me puse a aullar como perra, pero nadie me escuchaba. En un momento sentí que su verga crecía , se ponía muy gruesa, no la veía pero la sentía en mi culo y era verdad porque de vergas gruesas yo si se, en ese momento me acorde que los perros de abotonan con su hembra y quise evitarlo sacándomelo de encima, me susto la idea de quedar pegada y que me arrastrara, pero fue tarde, ya me había metido su bola, me dolía mucho tratar de sacarla, lo intente dos veces pero fue muy doloroso, así que me abandone a mi suerte, para eso mi macho se quedo quieto, ya no se movía, solo jadeaba, con la boca abierta y sentía como salía su semen, no paraba de llenarme el culo, fue interminable sentía placer con cada chorro de leche que expulsaba, me sentía muy bien así, disfrutaba cada momento, cada movimiento, cada jadeo en mi cuello, quedamos así unos 20 minutos, en ese tiempo me vine dos veces, sentí unos terribles orgasmos y cuando estaba por venirme por tercera vez sentí que la sacaba del culo, me dolió un poco y sentí como si descorchara una botella de champagne , tras su verga aun dura y gruesa  salió de mi culo abundante liquido que chorreo hasta el piso, parecía que orinaba por el ano, esto precipito mi tercer orgasmo, fue una experiencia espectacular, algo que ni planeado hubiera salido mejor, creo que las cosas no planeadas son más excitantes  ;  cogí la linterna y alumbre la verga del perro, era más gruesa de lo que pensé, roja, le goteaba semen y le colgaba, entonces en un arranque de agradecimiento a mi amante canino tome su pinga entre mis manos y me la lleve a la boca para besarla, pero mi arrechura pudo más y termine mamándosela, su semen algo acido y  salado me gusto, le chupe hasta la última gota, me pare y me fui hacia la casa, esta vez Hércules me dejo partir con una mirada dulce que me invitaba a regresar al día siguiente.
Llegue a lacasa, me fui a la habitación, estaba cansadísima, y con el culo adolorido, las rodillas raspadas por el pasto y la tierra l la espalda arañada por las uñas del perro, pero ya nada me importaba, me sentía feliz por haber sido poseída por un animal tan  grande  y  lindo como Hércules, me sentía una verdadera perra, me tire a la cama pensando en darme una ducha , pero el sueño me gano y desperté al día siguiente con los gritos de mi amiga que me movía y me decía  ¿ qué te ha pasado? Estas  terrible, hueles a perro, así que tuve más remedio que confesarle todo lo sucedido aquella noche. Mi amiga me  escuchaba atentamente y su excitación fue creciendo, no lo podía creer, así que después de bañarme salimos al campo en busca de  mi amante, este al verme se vino corriendo y de frente a lamerme, así que la invite a mi amiga a ofrecerle el culo, Hércules no perdió tiempo y se fue a lamerla, así es como Mónica probo las delicias de la lengua de Hércules, quedamos que por la tarde después de hacer las compras de víveres tendríamos una orgia con nuestro perro, pero  eso es  motivo de mi próxima comunicación.

Cualquier  comentario o pregunta que quieran hacerme  sobre el relato o sobre lo que es tirar con un perro o los cuidados que se daban tener con el perro y con el culo en estos casos, no duden en escribir, les daré consejos sobre todo a quienes se inician en esto.

Besos

 

 

Adriana 69

Correosecreto9@gmail.com

Viaje con mi esposo II

noviembre 9th, 2011

En la primera parte de de éste acontecimiento que estoy narrando, no les comenté que soy graduada universitaria al igual que mi esposo. Títulos diferentes pero nos conocimos en la misma universidad donde estudiábamos. Ambos fuimos bastante responsables en los estudios y creo que a eso se debió el haber llegado virgen al matrimonio.

En verdad, el sexo no me interesaba mucho. Poca atención prestaba a los comentarios de mis amigas sobre sus aventuras sexuales. Sin embargo, al regresar de éste viaje y por  el deseo y pasión que viví en él, el interés se manifestó en forma extrema. Fue así que empecé a investigar sobre sexo en ambos géneros… zonas erógenas, aparatos sexuales, historias eróticas, fantasías, posiciones, etc., y aquí me tienen… enviando la única experiencia sexual fuera de matrimonio que por el momento he tenido. Tendré otras?… No lo sé pero sí lo deseo… Es más, hoy por hoy promuevo y participo en las conversaciones de tipo sexual con amigas… Interesada en sexo?… Mucho.

Estábamos entonces en que después de haber tenido aquella relación de entrega sexual total con Melky, estábamos descansando y yo jugaba con la cabeza de su pene… cubriéndolo y descubriéndolo para conocerlo mejor y divertirme un poco, contagiando con mis comentarios sobre el particular a aquel mulato divino. Me ví obligada a caminar hacia el baño, ya que los líquidos sexuales que Melky había depositado dentro de mi rajita, por la abundancia de los mismos, estaban buscando el camino de la libertad. Desnuda como estaba, para allí me dirijí. Me limpié y me dí un rápido duchazo… no quería perder tiempo para regresar con mi gigantón. Quedé algo húmeda de la duchada y volví a la habitación… Melky permanecía boca arriba sobre la cama completamente desnudo también. Su cabeza se situaba en la cabecera de la cama la que a su vez estaba recostada en la pared. Decidí sorprenderlo y subí a la cama poniéndome de pié sobre él. Mi espalda daba a la pared. Mis orificios inferiores quedaban sobre la cabeza de mi mulato. Yo no podía ver su rostro ni él el mío. Muy despacio empecé a doblar las rodillas y por consiguiente a acercarme a su cuerpo. Ambos orificios que él tenía sobre su cabeza se posaron en su rostro, doblé mi cintura hacia su bajo vientre para encontrarme con su verga… ésta, aún fláccida… besé su prepucio y sus pelotas. Quería ver si yo era capaz de hacerla reaccionar con la poca o nula experiencia que aún tenía. Permanecí unos momentos tocando, besando y lamiendo aquellas delicadas y deliciosas partes… empezó a reaccionar y pude darme cuenta cómo su prepucio desparaecía y daba lugar a aquella maciza cabeza  de color entre púrpura y café. Aprendo y veo también el momento exacto de la erección y cómo se lleva a cabo… hermoso. Mientras, mi hombre me comía el coño ansiosamente. No contento con eso, y teniendo a mano mis nalgas, las abre con sus manos y empezó a comerme el culito. Me asusté y traté de verlo… estaba embelesado lamiendo  aquella parte de mi cuerpo. Le tomé gusto y traté de imitarlo. No pude porque mi posición del 69 no lo permitía… pero lo intentaría después. Empezaba a brotar su líquido preseminal… no se lo quitaba. Cada vez había más hasta que la cabeza de la verga estaba bien mojada… hice trabajar la lengua y labios para limpiar y tragarme aquella exquisitez. Él por su lado, tragaba toda clase de jugos que yo le proveía por medio de mi chochito. Mi culito lo tenía mojado por su boca y por llevar hasta ahí mis propios jugos… quería besarlo y dejé entonces aquella parte. Me recosté sobre él y le busqué sus labios…el olor a sexo que ambos teníamos lo estábamos disfrutando. Buscó la forma de penetrarme… no lo dejé… quería que me deseara más… quería disfrutar lo poco que podría durar aquella aventura y para eso tenía que ser muy creativa… y estaba dispuesta a serlo..

Extrañado por no dejar que me pentrara, cerró sus labios y se separó del beso que nos dábamos. Yo me separé aún más… nuestros cuerpos ya no se tocaban… cruzamos miradas y la de él, interrogativa, motivó que le tomara sus pezones y se los mordisqueara. Sabía que eso le gustaba. Con la boca ocupada en los pezones, mis manos fueron hacia la verga… le pedí que se diera vuelta y lo hizo, quedó boca abajo y fue cuando me desplacé hasta sus nalgas que, al igual que él, las separé con mis manos y le puse mi lengua y boca en su culito… lo besé y lo lamí mientras le masajeaba las pelotas. Se incorporó de la cama y se sentó en el ángulo. Me invitó a que me sentara sobre él… así lo hice y prácticamente yo misma me penetré al buscar que nuestras órganos sexuales coincidieran. Aquella verga cada vez que me la tragaba, sentía que me partía. Empezaron mis movimientos y los gemidos de ambos no se hiciern esperar, nuestras respiraciones se aceleraban con cada movimiento, sudábamos copiosamente,  los espasmos que me hacía sentir aquel hombre divino, me hacían olvidar cualquier cosa. Sus manos estaban rodeando mis nalgas y ayudaban en el bombeo, sentí cómo acercaba una de sus manos a la parte de su verga y mi cuevita y casi inmediatamente me clava un dedo en el culo. Reparé inmediatamente y le ví a los ojos. Me dijo: No te preocupes mamita… te  va a gustar más de lo que piensas y volvió a ayudar al bombeo con la otra mano. Si, estaba doblemente penetrada… por mis hoyos inferiores y si… era exquisito. Mis orgasmos no terminaban y cada vez eran más frecuentes, grandes y deliciosos. Se puso de pié llevándome empalada aún y caminó por la habitación sin sacar su dedo de mi culo ni su verga de mi cueva. Me sentó en el gavetero de la habitación que estaba colocado frente a las camas y me desempaló, procediendo a chupar y lamer toda mi cueva… mis jugos… se los tragó completos. Me bajé de aquel mueble y le lamí su verga. Me dirijí a la cama nuevamente y me puse como perrita. Entendió inmediatamente y me volvió a penetrar… ésta vez de una forma violenta y agresiva pero deliciosa. El ritmo que tomó fue tal, que nuestros cuerpos al chocar emitían los peculiares e inconfundibles ruidos propios. Las tetas se balanceaban cual péndulos de campana en cada una de las acometidas bestiales de aquel mulato delicioso. Por momentos las apretaba fuertemente. Gemidos fuertes y constantes emitían nuestras bocas y gargantes. Yo solo atinaba a decir: Amor dale, fuerteee, durooo mi vida, partime por favor, seguime haciendo tuuuyaa, siempreee, siii, asíii, hayyy,ufff..negro divino. Él, a su vez, además de los gemidos, decía… aprendiste rrrápidoo , así como estás sos mi perrita, me gustásss, sos buenota mamitaaa… y sí, cuando me decía que era su perrita, si, es cierto, le dije que sí, que me hiciera cualquier cosa que yo me dejaba de él…que era su perrita. El ritmo fue creciendo y los espasmos también. Ambos dimos todo lo que pudimos y los dos estábamos extenuados y satisfechos.

Ya separados y tendidos en la cama descansando, nuevamente me acerqué a su verga y se la lamí toda para limpiarla y sentirla dentro de mi boca aunque en estado de flaccidez. Charlamos por un rato hasta que vio el reloj… hora de presentarse al trabajo nuevamente. Nos duchamos juntos enjabonándonos mutuamente aprovechando recorrer todos nuestros cansados cuerpos. Casi le supliqué volver a verlo. Respondió claramente que sí. que siempre estuviera lista para él porque su trabajo era por períodos y que intempestivamente podía tener tiempo libre. Nos secamos, nos pusimos la ropa que llevábamos hacía unas horas y yo salí antes qué él de aquella habitación. Me fui directo a la playa donde había dejado en la tumbona la toalla que daba el resort para la playa. La recogí y la devolví, para marcharme a mi habitación. Necesitaba descansar… y meditar un poco. Lo hice dentro del jacussi de mi habitación viendo hacia el mar y la playa, pensando en aquel mulato precioso que en tan poco tiempo había sacado de mí todo lo sexual que en mi interior permanecía. Me consideré a partir de entonces una mujer muy caliente y deshinibida.. Qué haría al regresar a mi País? Ya lo pensaré en su oportunidad, aquí, disfrutar como nunca con un auténtico macho para sentirme hembra. Echando a volar mis pensamientos estaba cuando llegó Carlos mi esposo. Aún estaba en el jacussi… desnuda. Se acercó a saludar, hizo unos cuanto comentarios, entró a la habitación y regresó desnudo a meterse al jacussi. Platicando estábamos cuando empezó a tocarme y besarme… mmmm qué hacer? No sabía cómo negarme… Le comenté que estaba cansada pero insistía… bueno, pensé, es un buen momento de comparar…( mala idea ) Dejé entonces que tomara la iniciativa y me pasó tocando las tetas, me besó en la boca, puso su mano en mi chochito y me penetró … Yo, no había sentido casi nada… y así había sido siempre.
después de unos pocos bombazos, emitía un gemido y… fin. Seguimos en el jacussi y le vi la verga… daba lástima comparada con la de aquel mulato divino.

Carlos tenía una cena de los del grupo de su empresa, por lo que se arregló para irse. En el ínterim comentó que al siguiente día harían un taller para un estudio de mercado que debía realizar en el exterior del resort a los dos días. Por consiguiente, ambos días iba a estar tremendamente ocupado… y yo pensé !!!!Pero qué bien !!!!

Entrada la noche bajé a cenar. Me había puesto un vestido con tirantes delgados en los hombros, sin sostén, muy suave y corto. Por debajo solo un pequeño hilo. Pensé en no llevar el hilo, pero si Melky me invitaba a bailar en aquella tarima, los que estuvieran abajo y con lo suave del vestido, seguro verían más de la cuenta. Así por lo menos si veían, era el hilo.

Cené y como faltaba para que empezara el show final, fui al bar a tomar una bebida. Otro huésped se acercó y entabló una conversación. Pasó el tiempo y se anunció el inicio del show. Me despedí del otro huésped y fui a ver el show. Duró una hora y nuevamente me fui a sentar al bar. Llegó Melky y fuimos a caminar de nuevo por la playa. Nuestras manos ya no podían estar en su lugar al vernos. Nuestras bocas ansiaban acercarse y juntarse. Nuestros cuerpos temblaban de placer y deseo al estar desnudos, nuestro pensamientos rondaban siempre por el placer, la belleza y el sexo. Aquel momento no fue la excepción… en una parte obscura de la playa, nos detuvimos a besarnos, las manos fueron encontrando acomodos en nuestros cuerpos. Su verga ya no cabía entre el pantalón que vestía…un guardia, si, un guardia del hotel se aproximaba… de los que ejercen vigilancia dentro del resort…Melky se encamina hacia él, le platica y se aleja. Regresa y me dice que es amigo suyo. Seguimos en nuestro afán. Mis tetas en su boca y manos, su verga en las mías. Abrí su pantalón para chuparle la cosota, yo estaba sentada en una tumbona y él de pié frente a mí, tocaba mis tetas y su cintura la balanceaba como siguiendo el ritmo de mis chupadas y lamidas; como pudo, levantó mi vestido y lo sacó por mi cabeza… quedé solo con el hilo y seguía chupando su verga mientras él gemía ya fuertemente. Hizo que me pusiera de pié y me arrancó el hilo… si, lo rompió… así estaba de caliente mi mulatote. Ahí mismo en la tumbona, me penetró. Yo boca arriba y él, sobre mí. Tomamos rápidamente el ritmo de las embestidas que eran furiosas, fuertes y hasta violentas. Me decía de todo al oido… buenota, rica, sos mía y mi puta. Nunca había oido eso pero me gustó; si, por extraño que pueda parecer, me gustó que me llamara su puta… porque mientras duraba aquel viaje y . Demostraba que estaba a gusto conmigo y era lo que yo perseguía. Desnuda como estaba, me lastimaba el tejido plástico de la tumbona por los violentos embates de Melky pero callé… seguíamos empalados y los gemidas eran más y más fuertes. Mis tetas estaban bien tocadas y chupadas… mi cuevita estaba siendo trabajada   aún… mojada… muy mojada. Con los sonidos pertinentes y la respiración desbocada, casi que sentí la inundación que me hacía llegar aquel  macho… macho fabricante de semen al por mayor… al final de cada empalada, ríos de semen depositaba en mi  cueva la que a la vez, la expulsaba. Vi mi hilo… inservible… sirvió para limpiar los excedentes de semen que brotaban de mi cuevita y de una pequeña bolsa que llevaba, saqué un par de pañuelos faciales para terminar de hacerlo. A él, con mi boca y lengua le limpié su verga… solo tendría que esperar que mi saliva se secara. Le di las buenas noches a aquel increible amante con un beso largo y profundo, quedando de vernos al siguiente día.

Iba hacia mi habitación, cuando el guardia, que no  estaba muy lejos, se me acercó y trató de entablar conversación ????? Solamente le dí las buenas noches y seguí mi camino. Nos habrá visto?

Los otros días en que estuvimos en aquella Isla, tuvieron también sus placeres que, si lo desean y no les aburren, los contaré… para eso, necesito saber si publicarán lo hasta aquí escrito y si los lectores así lo pide. Gracias

Denise

Viaje con mi esposo I

noviembre 9th, 2011

Este fue un viaje que habíamos querido realizar desde años atrás, pero nuestros respectivos trabajos nos lo habían impedido por no coincidir los períodos de vacaciones, Sin embargo, en ésta oportunidad mi esposo tendría una reunión de varios grupos de la multinacional en la que trabaja en una Isla del Caribe, coincidiendo perfectamente con mi período vacacional.

Soy una mujer de 31 años, blanca, 1.65 mts de altura, hago gimnasio 3 veces por semana por lo que me mantengo en muy buenas condiciones, sin ánimo de parecer presuntuosa. Pelo castaño hasta poco más abajo de los hombros y todas mis partes se encuentran en su lugar y firmes. He de contar que llegué al matrimonio virgen y que a pesar de las muchas proposiciones que he tenido de amigos y compañeros de trabajo, nunca le había sido infiel a mi esposo. Sexo, únicamente con él hasta entonces. Fue en éste viaje también  cuando me percaté de lo ingrata que había sido la naturaleza con Carlos ( así se llama mi esposo ), al haberle negado atributos de los que en aquel periplo pude disfrutar plenamente, y no precisamente con él.

Al llegar a aquella paradisíaca Isla bañada por las aguas del mar Caribe, arena blanca y un sin fin de palmeras, rematadas por un impresionante y bello resort con todas las comodidades que alguien pueda desear, me doy cuenta de la amabilidad y simpatía de su gente. La habitación asignada era hermosa, cómoda y con una vista al mar impresionante. En el balcón, un jacussi para dos personas para disfrutar de todo el escenario que brindaba la hermosura de la playa.

Esa noche, Carlos tenía que presentarse a la inauguración y cocktail de bienvenida para los participantes de aquel evento. Sola yo, decidí esperar el show final del día que brindaba el resort, en uno de los bares. Disfruté del mismo y al terminar, miembros del staff de entretenimiento del resort invitan a las personas a que bailen el tropical, caliente y sensual ritmo “típico” de la región: El Merengue. Lo hizo conmigo un joven de unos 25 años y 1.80 mts de altura, fuerte y musculoso, mulato muy atractivo de una mirada profunda y rasgos finos. Imposible que pasara desapercibido. Acepté bailar con él y demostró   ser un auténtico torbellino bailando. Dominaba perfectamente los pasos y le daba un movimiento tan sensual a su cuerpo, que… Durante la conversación que pudimos tener durante y después del baile, me preguntó por mi “acompañante”. Me había visto llegar con Carlos. A él se refería. Le expliqué la razón por la que en aquel momento me encontraba sola y continuamos hablando de otros temas. Al terminar el horario de la orquesta que amenizaba aquel baile, me dispuse a ir a dormir a mi habitación. Traté de despedirme de Melky ( ese era su nombre ) pero se ofreció a acompañarme. No pude negarme… Mis hormonas estaban algo alteradas de verlo, sentirlo tan cerca al bailar y darme cuenta de los movimientos sensuales que su cuerpo era capaz de producir. Fuimos caminando por la playa; yo sin zapatos para sentir el roce de la arena en mis pies. Toda la ropa que llevaba para ese viaje, era muy suave, fresca y sexy. Aquella noche vestía una minifalda no muy ceñida de cintura baja y un top que escasamente cubría mis pechos. Se dejaba ver los pezones saltones y no usaba sostén. Bajo la minifalda, un hilo muy chico. Caminando como íbamos, me tomó de la mano a la vez que  me la pasaba alrededor de la
cintura; al estar de esa forma, no tenía yo la fuerza necesaria para soltarme por lo que me fue imposible hacerlo. Seguimos adelante caminando de esa forma y en un instante, con su otra mano me empezó a acariciar el vientre descubierto y desnudo. Extrañas sensaciones empezaba a sentir, intenso temblor de cuerpo también que no sabía si era de nervios, temor o algo más. Quería despedirme e irme pero,,, estaba a gusto. Detuvimos el caminar y me recosté en una palmera. Nos miramos fijamente a los ojos y lentamente se aproximó a mí. Acercó sus labios a los míos y tímidamente nos besamos. Nos separamos un poco y nuestros ojos volvieron a encontrarse. Rodeó mi rostro con sus manos y las introdujo entre mi cabellera para besarme nuevamente; nuestras lenguas no tardaron en juntarse y empezar su trabajo exploratorio. Quitó sus manos de mi cabellera y rostro bajándolas a la cintura atrayéndome con fuerza hacia él … podía sentir su virilidad pegada a mi estómago y el bajo vientre… aquello me parecía increible pero no quise o no pude demostrar mi asombro. Sus manos ya no se detenían en algún lugar específico. En un momento estaban en mis nalgas como en otro estaban en mis pechos,  éstos, prácticamente estaban ya fuera del top que vestía. Fueron invadidos por sus labios e introducidos en su boca… los saboreaba y chupaba con mucha habilidad produciendo en mí, un auténtico placer desconocido hasta entonces. Quiso entonces en aquel momento tocar mi conchita… me atemoricé y me separé… respiré profundo y a pesar de lo que estaba sintiendo, pude decirle que no… que me tenía que ir… que mi esposo estaría por llegar… me puse los zapatos y “guardé” mis tetas entre el top mientras Melky trataba de convencerme que me quedara. Le dije que nos veríamos al día siguiente y me fui a la habitacón.

Jadeante aún ya en ella, tomé una ducha y me preparé a dormir. Llegó Carlos en ese momento contándome todo lo acontecido y parte del programa que tendría por los siguientes días. Yo, caliente como estaba, le insinué hacer el amor besándole los pectorales y la boca. Escasamente respondió por lo que le puse mi mano en su instrumento. Lo ignoró por completo. Nos dimos las buenas noches y dormimos.

Despertaba cada poco durante la noche y pensaba… pensaba y mientras más pensaba en aquello, más me gustaba. Me mojaba cada vez que recordaba… así pasó aquella noche y a la mañana siguiente para ir a desayunar, decidí vestir algo que fuera muy sexy por si nos encontrábamos con Melky. No fue así y regresé a la habitación para ponerme el traje de baño. Escogí una tanga muy chica de color verde limón. El top, atado por la espalda y la nuca,  era, al frente, un par de pequeños triangulitos que escasamente cubrían los pezones. La tanga,  atada a los lados en las caderas,constaba de un triangulito que escasamente cubría mi chochito. Era bastante pequeño y muy sexy. Para caminar por los interiores del resort, vestía sobre la tanga un pañuelo transparente del mismo color.

Ya en la playa, acomodé una tumbona donde pudiera tomar el sol, protegiendo mi cuerpo para tal efecto, con una crema bronceadora. Al rato, se escucha la invitación de los miembros del staff de entretenimiento del resort a las clases de merengue y a juegos de voley ball de playa. Me acerqué esperando ver a Melky… ahí estaba… iba a tener a su cargo con algunos otros miembros del staff, las clases de merengue. Cruzamos miradas muy sugestivas. Empezaron las clases con pasos básicos; seguido de más rítmicos y en los que ya hay un “roce” con la pareja… la mía era Melky. Le señalé dónde estaba colocada mi tumbona para que al terminar la instrucción, pudiera encontrarme. Efectivamente al terminar la clase, me dirijí a darme un duchazo en una de las duchas que para el efecto estaban colocadas entre los jardines y la playa. Fui a mi tumbona y nuevamente me propuse poner la crema bronceadora en mi cuerpo. Alguien rápidamente arrebató de mi mano la crema… era Melky quien se ofreció amablemente a ponerlal. Le agradecí aquel gesto y me tendí en la tumbona boca para arriba… suavemente empezó a colocarmela… rostro, brazos, hombros, vientre mmm, piernas… mientras eso hacía, me propuso que fuéramos a mi habitación. Me negué rotundamente pretextando la posibilidad que mi esposo llegara. Sin embargo, sugerí que buscara o encontrara un lugar. Quedó de regresar al rato y darme a conocer si conseguía. Mientras me ponía el bronceador en el vientre y las piernas, arqueé mi ciuntura sugiriendo con ello que introdujera su mano bajo la tanga… no lo hizo; y cuando lo hacía en las piernas, las abrí para facilitarle poner su mano en mi chochito… tampoco lo hizo. Transcurrido un rato y ya por mi parte asimilando la imposibilidad de que consiguiera algún sitio adecuado para encontrarnos, regresa y me entrega un papel en el que estaba escrito: Habitación 3315 a las 2 de la tarde. Explicándome que es una habitación que va a ser sometida a mantenimiento de rutina y que un compañero se la había conseguido. Le agradecí por el interés demostrado y le pedi de favor que me aplicara bronceador en la espalda, dándome vuelta en la tumbona. Suave y delicadamente empezó a ponerla. Yo, a propósito había dejado mis piernas muy abiertas. Fue bajando desde los hombros, espalda y piernas. Al regresar hacia la espalda, con algún dedo pasó tocando la entrada a mi cavernita… el espasmo no se hizo esperar… rió y se marchó quedando de vernos a la hora indicada.

Temblando de nervios y ansiedad, toqué la puerta. Abre Melky quien con un ademán de mano y una sonrisa me invita a pasar. Voy hacia adentro y me detengo entre las dos camas. Él se aproxima a mí y con mucho cuidado, quita mi pañuel transparente. Quedo pues, solo con el top ,la tanga, y los zapatos que eran de plataforma de corcho de unos 8 cms. de alto. Los había escogido para que nuestras estaturas no fueran tan marcada cuando estuviéramos juntos, y así poder disfrutar del roce de su virilidad. Él vestía solo el short del uniforme del staff. Pude ver entonces sus fuertes y desarrollados pectorales. Estábamos muy juntos. Me dí la vuelta para darle la espalda. Me tomó por la cintura y juntamos nuestros cuerpos. Empezó a besarme el cuello y al voltear mi rostro, besábamos nuestras bocas; sus manos empezaron a cariciar mi vientre y yo trataba que metira su manota dentro de la tanga. Experto que era, no lo hacía para prolongar mi deseo. En uno de los besos del cuello, con los dientes desata el top por la nuca quedando detenido solo por la espalda; yo sentía en todo su tamaño la lanza que tenía por pene. Desató el top de la esplada y éste cayó. Mis tetas estaban al aire listas para que Melky hiciera con  ellas lo que más le gustara. Las cubrió con ambas manos. Con delicadeza y suavidad apretaba mis rosados pezones entre sus dedos, sin olvidarse de las no muy grandes aureolas provocándome inmenso placer; él tenía la iniciativa. Empezaba a sentirme mujer y debía también sobreponerme al temor y los nervios, mi cuerpo ya no temblaba por ello… temblaba de caliente, de deseo. Me dí vuelta rápidamente e introduje mis manos en la parte trasera de los shorts de Melky, sentí sus nalgas duras como rocas y corrí mi manos izquierda para agarrarle su miembro viril erecto al máximo. Con la mano derecha, le bajé el short ayudándome él con sus piernas y piés. No podía contener la curiosidad de ver, tocar, besar y lamer aquel banquete humano. Lo ví y me impresionó sin demostrarlo, me arrodillé y lo tuve frente a mis ojos muy cerca… le brotaba de aquella rajita una gota de líquido preseminal viscoso y transparente, la limpié con mi lengua colocando al mismo tiempo mi mano en las pelotas, con la otra, masajeaba el trozo de carne que parecía reventar de grande y grueso. La cabeza, la introduje en mi boca hasta donde me cupo. Era muy grande para tragarla toda. Mientras Melky gemía, mi respiración era más acelerada y profunda. Sacaba aquel trozo a ratos para lamer sus contornos muy bien afeitados y le chupaba las pelotas sin dejar de masajearlo.

Lentamente se agachó por lo que tuve que dejar aquelespectáculo momentáneamente. No sabía lo que quería. Me besó ( besaba delicioso ) y ambos nos levantamos, me desató la tanga de ambos lados, abrí las piernas para que cayera. Me tomó con un brazo por la espalda hacia mi brazo y con el otro, me tomó de las piernas, me levantó y con delicadeza me colocó boca arriba en la cama. Se metió entre mis piernas que ya estaban completamente abiertas y empezó a comerme el coño con habilidad increible. Trataba yo de mantener el ritmo que él llevaba, levantando mis caderas para que las embestidas de su lengua fueran profundas y largas. Masajeaba mi clítoris insistentemente. Los orgasmos que ya había alcanzado, eran incontables. Hoy sabía realmente lo que era que un auténtico encuentro sexual con un hombre que sabía dónde poner las manos y la boca, así como para qué sirve cada órgano que tenga que ver en el buen sexo.

Los pezones seguían siendo mordisqueados y apretados. De repente se detuvo… vio mi coño como para ver la cuevita, introdujo su dedo medio y anular de la mano derecha y empezó una especie de exploración interior, hasta que al delatarme con un fuerte espasmo, empezó en aquel sitio un movimiento constante y violento a la vez… GRITE de placer… mi punto G fue encontrado por aquel energúmeno sexual. No se detenía ni un momento… ya no sabía si lo que sentía era dolor, placer, cosquillas o todo junto… brotaban mis líquidos casi que a borbotones, y los gritos que daba no los podía controlar. Fue algo indescriptible. Dejó de hacerlo, creo, hasta que se cansó su brazo de tanto y tan brutal movimiento. Se tendió boca arriba en la cama y aquella verga estaba para esconderla completa en mi cuevita… me senté sobre ella y la introduje completa… sin moverme… quieta… quería sentirla dentro sin perder nada. Lentamente me puse en movimiento… circularmente sin sacar nada de la lanza… poco a poco para arriba y abajo muy r;itmicamente. Melky quería brusco y rápido y así lo pedía… yo no se lo daba… aún… con mis dientes, le mordisqueaba sus pezones y con las manos frotaba aquellos pectorales enormes y fuertes. Él, no soltaba mis tetas y jugaba también con los pezones, apretándolos a veces hasta el dolor… pero era un dolor “rico”.

Mi ritmo empezó a subir y lo músculos interiores a apretar  más aquella vergota que metida la tenía desde algún rato dándome un placer supremo… desconocido hasta entonces. Ufff, sssiiii, yaaa,   hayyyy…Melky había terminado. Yo… no sé cuántas veces. Cansada pero feliz, me recosté en su pecho a esperar que aquella gran verga saliera por sí sola de mi cueva… quería seguirla sintiendo hasta el último momento.

Al rato, cuando nuestras respiraciones volvieron a su ritmo normal, y aquel gran trozo se había desplazado hacia afuera, buscamos la comodidad de las almohadas, recostándose Melky en ellas mientras yo lo hacía en su pecho… con la vista hacia su virilidad…fue entonces cuando me dí cuenta que su cabecita en ese momento, estaba cubierta. No era circunciso como Carlos mi esposo. Dispuse entonces conocer más al respecto y me acerqué nuevamente a aquel pedazo de carne.

Jugando con el prepucio, descubría y cubría la cabezota de la verga. Besé el prepucio una y otra vez y la cabeza cuando la descubría. Melky reía y se divertía de los comentarios que hacía. Permanecimos un rato descansando. Pero para mí, después de probar aquello, lo que deseaba era repetirlo. Pocos eran los días que duraban las vacaciones y había un día en que tendría que pasar el día completo con Carlos mi esposo. Sería el último día de estancia en aquel paradisíaco lugar. Me urgía pues, saber si Melky querría más conmigo.

Aquí termina ésta 1a. parte. Espero comentarios y consejos. Hoy, ya en mi Pai’s, nuevamente soy fiel aunque deseando una aventura como la tenida en aquel lugar

Denise
dr3738408@gmail.com

La verdad es que siempre he sido una chica muy especial

noviembre 4th, 2011

La verdad es que siempre he sido una chica muy especial

Iniciare diciendo que si existen los héroes en todos lados, siempre que exista una persona con iniciativa y logre sus objetivos, habrá héroes.

Esta historia se comienza hace muchos años en un lugar como cualquiera donde pasan injusticias, este relato es el principio de mi heroica vida, en un principio nací en una familia pequeña solo mis padres y yo; siempre fueron una pareja muy sólida pero al ir creciendo recuerdo que tenían algunas discusiones hasta que un día mi madre nos abandono.

Años después me padre me dijo que había sido una injusticia el abandono de mi madre, siempre me hablo de que hay personas que no les importa el sufrimiento de los demás y están dispuestas a obtener beneficios por sobre las personas y sus sentimiento. Mi madre nos abandono siendo yo muy niña apenas y la recuerdo, se fue dijo mi padre con alguien que la molestaba siempre y la acosaba cada que podía, ella perdió la batalla y se entrego a ese mundo que le ofrecía el villano.

Mi padre se devasto pero se prometió que lucharía como pudiera para evitar esas injusticias lo mas que pudiera, de niña comenzó poco a poco mi entrenamiento sabiendo muy bien que tendríamos que sacrificar mucho para luchar contra los entes malignos como los que se llevaron a mi madre, y la única forma era prepararnos muy bien y listos para todo.

Esperando tener la oportunidad para describir en otro relato como fue mi entrenamiento me remitiré a como nació nuestras personalidades secretas y nos hicimos héroes de muchas personas; de niña mi padre me dejaba ser libre, si no quería vestir me permitía andar sin ropa en casa también como debía estar siempre preparada nunca limito mi acceso a la información, no había internet pero siempre me dejo ver sus revistas y las películas todas sin restricciones.

Aprendía rápido, de niña era una esponja aprendiendo sola y sin que mi padre tuviera influencia sobre mi, con las revistas y películas además de muchos libros, aprendí que tenia un poder muy grande justo debajo de mi estomago, mi padre descubrió mis habilidades una ocasión que regreso temprano del trabajo y me encontró tocando muy torpemente mi rajita, al ser siempre tan liberal comprendió que seria yo parte de su meta de evitar las injusticias y era el tiempo de empezar un entrenamiento mas practico, el me enseño todo lo que se hoy en día.

Fueron años de mucho trabajo, diré que el me mostró el poder de mi cuerpo enseñándome como usarlo para derrotar a los enemigos, me enseño que puedo ser capaz de quitar la energía de cualquier malvado y que nunca debía rendirme; usaría todo lo que me enseño para salir victoriosa siempre, fue muy duro convertirnos en lo que ahora somos pero valió la pena, el sudor y los líquidos expulsados fueron el mayor logro de ambos.

Mi padre y yo nunca dejamos de entrenar, siempre me enseña posiciones mas fuertes para mis enemigos o buscamos siempre artilugios y equipamientos para usarlos en batalla, además de entrenarme para soportar si llego a ser victima de esos mismos, por ejemplo uno, el condón; fue el primero con el que entrene y me familiarice, otro uno de los que uso mas, fue un dildo vibrador que es de mis artilugios favoritos; ese entrenamiento fue muy difícil tanto es saber usarlo como el hacerme mas fuerte a sus efectos para las batallas pero como ya les dije, eso será otro capitulo.

Teniendo ya 19 años llego el momento que nos dejaría en la posteridad, mi padre nunca lo planeo ni yo sabia si estaría lista, solo paso como pasa siempre a los superhéroes no fue una situación buscada, solo paso; mi padre llego una tarde a casa diciéndome que había visto un villano como el que se llevo a mi madre que teníamos que hacer justicia y detenerlo, no comprendía, me explico que mi madre siempre era buena y nos quería mucho pero que siempre actuaba extraño al regresar de la calle, me contó que un malvado siempre que la veía le decía muchas cosas pervertidas y lo que le gustaría hacerle a mami, que era un acosador y que buscaba que ella se fuera con los villanos y lo logro, un día simplemente se fue con el abandonándonos; hasta ese momento supe la verdad y le dije a mi padre que teníamos que hacer algo.

El me contó que este villano parecía diferente que podría perderme si nos enfrentábamos a el sin saber mas, así que lo investigo días y me dijo que era un ente maligno que salía todos los días al portón de su casa a la hora en que las jovencitas de una secundaria iban de regreso, que el les decía muchas porquerías y que a veces intentaba acercarse a ellas además que un poco mas tarde salían también chicas de preparatoria y continuaba con su tormenta de maldad.

Este monstro vivía solo y al parecer su casa era algo pequeña según me describió tenia techo de lamina de asbesto lo cual podría indicarnos que no tenia otras ideas en su cabeza mas que vivir para la maldad y la injusticia, también me dijo que podría ser difícil reto para mi ya que aparentaba una edad de 55 a casi 60 años, era calvo con una melena de canas en la nuca, delgado pero con una panza notable, faltaban dos dientes uno de en medio de la parte superior y otro lateral derecho, tez morena, usaba sandalias, pantalones de tela y camisetas de tirantes blancas por lo regular siempre roídas y al parecer también estaba bien entrenado por que lo veía tocarse todo el tiempo su arma debajo de su pantalón.

Al darme mi padre toda esa información me dijo que no era un enemigo para mi, que buscaría otra forma de detenerlo y yo entre en esa fase de arrepentimiento donde se duda de las capacidades y prefiere una acobardarse.

Pasaron mas días y mi padre seguía intentando saber como detenerlo, me decía que eran muchas jovencitas en peligro que alguna podría abandonar su hogar como lo hizo mi madre, yo seguía teniendo miedo pero sabia que todo dependía de mi y si no hacia nada las injusticias seguirían, así que le dije que lo enfrentaría que podríamos perder pero que no nos rendiríamos tan fácil.

Al ser mi primer supervillano mi padre en base a sus investigaciones me equipo para la batalla, en principio el sabia que debía tener una forma de recibir los ataques finales del villano, no había otra forma que planear el final de la batalla para ganarla, entonces la única manera de no ser dañada por esos últimos recursos era dirigir esos ataques a un punto neutro donde no me afectaría de forma critica; mi pubis debía ser rasurado y depilado por completo, no tendría ni un solo rastro de vello en el.

A continuación mi rajita tenia que estar lista para pelear brutalmente, así que mi papi tendría que ayudarle: primero haciendo calentamiento con el, como siempre en los entrenamientos, después seria impregnada con un lubricante de estimulación para tener siempre la delantera en la batalla eso era también para el orificio de mi colita, tenia que estar listo para ayudarme en caso extremo de lucha.

Aproveche la distracción de papi para añadir un aditamento infalible para mi ventaja, una especie de joya que se usa para la piel justo arriba de mi botoncito para mantener siempre la atención de mi enemigo al final después del calentamiento la pondría.

Siguiendo con mi preparación igual que las anteriores una de mis armas mas usadas serian mis nenas como las digo, son talla 34b pero son letales; serian un día antes del enfrentamiento humectadas y amasadas por mi papi y previo al encuentro con el villano serian suavizadas por crema reafirmante y los pezones humectados con brillo para labios de sabor a fresa igual que mi boca dándome un toque inocente y natural haciéndome invencible.

Teniendo ya cubierta la estrategia de batalla y de cómo usaría mis atributos continuo con el equipo que tenia que usar, no dejando detalle mínimo fuera, me dijo que mis pies podrían ser importantes para este reto así que sugirió que usara unos anillos para los dedos que usaba en la playa, mas unos tacones estilo sandalias para resaltar mis deditos y realzar mis piernas y colita a su ves esta seria protegida por parte de mi primer uniforme de tantos que usaría, un tanga elegido por mi padre de mi basto guardarropa: negro, tela de encaje muy fina transparente, de corte triangular atrás y de frente dejando ver mis armas casi por completo como si hiciera aun mas falta provocar a mi primer enemigo.

Mi padre tenia todo calculado y sabia muy bien lo que hacia ya que eligió una blusa negra igual de tirantes con encaje transparente del escote a donde termina dejando solo ver el inicio de mis nenas y mi lindo ombliguito el resto era de tela suave ajustada sabia que en la batalla tendría que demostrar mi superioridad por supuesto luciendo linda en mi súper uniforme además no llevaría sostén para que mis pezones como lanzas pudieran atrapar a mi enemigo, después el me dijo que usaría una falda corta de tela de algodón muy ajustada estaba seguro que se rendiría casi sin luchar con ese tipo de equipamiento solo que yo insistí que no estaba lista para eso, le pedí que como apoyo me dejara usar uno de mis pantalones ajustados que uso para el gym también por que estaría un poco mas protegida en caso de tener que escapar si no lo vencía. Acepto con recelo pero me dijo que el color seria blanco para no perder la intención de mi enemigo resaltando el tanga oscuro que llevaría.

Ya con el plan listo nos dispusimos a planear la logística, el malvado viejo verde estaba siempre casi desde las 12 del día esperando en el portón de su casa la salida de las nenas de secundaria y aprovechando también la antelación de las madres al ir al mercado y después pasar por sus hijos, esperaríamos un poco y después pondríamos y justo cuando la calle estuviera sola entraríamos en acción.

La noche anterior estaba muy nerviosa y mas que mi padre no permitió entrenamiento de ningún tipo en casa, me dijo que tendría que estar lista y descansada para luchar con todo mi ser contra el mal, a la mañana siguiente el día de mi primera batalla sabia lo que tenia que hacer iniciaría con un poco de ejercicio en la bicicleta fija no exagerado solo era para tener firmes y listos todos mi músculos, después tendría que asearme toda a conciencia, lavar todos mis orificios y depilar mi rajita a detalle ya que antes tendría el alistamiento con papi. Al salir de la ducha me dijo mi padre que me secara y humectara muy bien todo mi cuerpo y que pasaríamos a preparar mis hoyitos para la batalla, solo diré que el entrenamiento fue muy diferente a lo acostumbrado, mi papi se esmero en dejar lubricado muy bien todo para no perder la pelea, terminando me dijo: nena has superado a tu maestro ahora estas lista.

Ya era casi el momento, me maquille muy ligero y me puse mi armadura desde los anillos de los pies hasta el brillo de labios, era el momento de apresurarme, papi saco el súper vehículo y espero a su compañera de combate, al salir lista subí al auto y me dijo: oooh nena eres ya toda una heroína te ves lista para pelear con una banda de supervillanos.

De camino puse en mis pezones el brillo de labios, acomode el tanga apretadito y ajuste muy bien mis sandalias; mi padre recordó algo que era crucial y no había mas tiempo tenia que tener lista mi boca asi que me puso alistarla en el auto primero uno de sus dedos sirvió de calentamiento y después en un esfuerzo por su olvido saco su herramienta de entrenamiento y me puso a chupar muy fuerte mientras manejaba y como una señal después de tanto aprender a usar mi boca logre que mi padre disparara dentro en pocos minutos de mamarlo, me dio mucho gusto ya que pocas veces lograba ganarle as;, trague mi desayuno con mucho gusto pues me llenaría de energía para lo que seguiría.

Llegamos a nuestro destino, era el momento de la verdad, esperamos bastante mientras papi me ayudaba a mantener mi fuerza jugando con la mano metida por atrás en mi pantaloncito de gym jugando con mi colita y dando uno que otro pellizco a mis puntas pezones, era como el masaje que le dan a los boxeadores justo antes de la pelea.

No sabría recordar cuanto esperamos pero ya me sentía mas que lista para salvar a todas esas mujeres inocentes, de repente mi padre lo vio saliendo al protón, era justo como lo describió y parecía que apenas se había despertado por su poco pelo desarreglado y sus pies solo con calcetines y chancletas, ya no podía mas todo ese entrenamiento ya me tenia lista para enfrentar ese reto; entonces me dijo mi padre sacándome la mano y dejando de pellizcarme: es el hija… llego el momento, estas lista?

Yo solo asentí con la cabeza viendo al enemigo y saque mi brillo de labios para retocarme la boca y discretamente subí mi blusa y retoque mis pezones ya durísimos por los pellizcos de papi y le dije: listo es el momento de la verdad, confío en lo que dices salvare muchas chicas inocentes papi. Ajuste mi blusa, subí mi tanga dejándola muy pegadita igual que mi pantalón y pedí a mi padre suerte. El parecía muy preocupado asi que me pidió esperar y que repasáramos aquel dialogo que probablemente me diría el villano, mientras mirábamos como estaba en su portón tocándose su espada malévola debajo del pantalón como afilándola el muy desgraciado.

No había mas que hacer, el momento había llegado, solo yo podría con este reto y puse alto a mi padre con sus recomendaciones para la pelea, pare en seco de atenderlo y le dije: basta papi, no hay mas que ir a enfrentar ese viejo puerco por la justicia, mírame y espero estés orgulloso de mi. Le di un beso apenas de pajarito y me salí del auto.

Me acomode mi súper traje de todo a todo, a pesar de las practicas de vestuario con papi esta ves me sentía mas imponente que nunca, sentía muy firme mi caminar con mi cuerpo listo bien trabajado para dar lo mejor en el enfrentamiento, mi colita sentía que era invadida por el tanga tan fino y mi pantalón de licra pero era la indicación de que estaba mas que preparada. Camine un poco mas cerca y vi que mi primer enemigo estaba mirando hacia la otra esquina, solo veía su cabeza calva con su melena enmarañada en la nuca sus manos una en la cintura y la otra lo mas seguro por la posición tocándose su asqueroso artilugio de maldad; viejo maldito asqueroso pensé, ahora veras lo que te espera, continúe caminando esperando no hubiera mas testigos de mi heroico enfrentamiento apure mi paso y me cruce inesperadamente por su mirada.

Sentía que mis pezones se afilaban más justo al pasar junto a el, como esperando atacar y tenia temor de que mi rajita respondiera a destiempo mojando mi tanga y pantalón, al pasar el dijo: mamaciiita!!!! Que ricura de culo tienes!!!! , dejame mamar esas tetas!!!! Que puta te ves asi vestida…

Me puse muy nerviosa pero todo iba de acuerdo al plan según súper papi, me esforcé en no responder nerviosa y me detuve dándome la vuelta para responderle: que le pasa viejo puerco??? Pelado!!, métase con la más vieja de su casa. -puerco? Mira lo que te vas a comer mamita- me respondió mientras se tomaba su cosa asquerosa con la mano arriba del pantalón; no pude ver bien pero sentí que podría ser un gran error haber ido a enfrentarlo, – se te antojo verdad niña? Quieres? Gusta mucho a todas las nenas- me continúo diciendo mientras se apretaba más y sacudía fuerte con todo y pantalón.

-Que asco marrano pervertido!!! Seguramente usted es el que molesta a mi hermana, desgraciado; dígame por que molesta a las niñas de la secundaria??? Son menores de edad que no le da vergüenza? Lo pueden meter a la cárcel viejo asqueroso!!!- respondí a sus comentarios, poniéndome mas derecha sacando mas mis nenas y poniendo las manos en mi cintura para marcar mas todas mis curvas.

-Mira putita que has salido como vas por la calle y me dices asqueroso?? Mi verga vieja es la gloria para muchas niñas… todas son unas calientes deseosas, ven deliciosa ya veras que rico sentirás te va encantar- me dijo mientras con una mano seguía apretando su cosa y con la otra queriéndome como tocar el hombro.

Era asombroso; todo iba de acuerdo al plan de papi, le aparte la mano con un golpe de mi mano y le dije: que le pasa viejo asqueroso??? Déjeme!!! Que no entiende que son niñas a las que molesta? No se meta con mi hermana ni con ninguna mujer viejo pervertido marrano!!!- el malvado villano se quedo viéndome con nervios, sabia que hacia mal y que era momento de que alguien le pusiera el alto a toda su perversidad asi que no atinaba a decir algo solo se soltó su arma principal y dio pasos atrás como queriendo regresar al marco de su portón sintiéndose intimidado.

Súper papi había prácticamente adivinado los movimientos y lo que haría, el sabia lo imponente que me encontraba y que el plan seria un éxito asi que me sentí muy poderosa confiando en todo lo que pasaría; continúe con el plan y le dije al malvado –que asco seguramente solo vive para molestar niñas, nosotros no podemos estar detrás de mi hermanita siempre déjela en paz, que quiere ir a la cárcel? Que quiere para dejar de molestar a todas las mujeres que pasan?- poniendo mi cara un poco mas amable al decir lo ultimo

El enemigo no seria fácil, en cuanto le dije eso puso una cara aun mas malvada viéndome de pies a cabeza y me dijo: -bueno si quieres podemos hacer algo, solo dejame disfrutar y comerte y no molestare jamás a tu hermana ni a ninguna mujer que pase por mi casa, lo prometo… con una deliciosa como tu para que buscaría mas?- era increíble mi cuerpo pedía batalla con el enemigo y todo se estaba poniendo a modo para hacerlo, sentí como mis afilados pezones apuntaron muy duro a mi primer reto y le respondí –usted no se atreva a tocar a mi hermana ni a molestarla jamás viejo marrano y seguro me pide eso a cambio por que sabe que no lo hare y asi seguirá molestando a cuanta mujer pase por su portón pero esta vez pagara toda su maldad pervertido.

Mi posición aun la exagere mas, saque mas mis nenas y mi colita dejando solo una mano en mi cintura; el malvado villano no podía creer lo que estaba pasando y sujetando aun mas fuerte su arma ya crecida por arriba del pantalón me dijo –oooh no la molestare mas nena lo prometo, tu veras lo que es bueno vas a sentir rico en todos tus hoyos, mira todo esto es para ti todo marrano y cochino veras que regresaras- era increíble con el cinismo que me hablaba mi enemigo tenia ya que detenerlo ese desgraciado cerdo no volvería a las andadas, lo mire de arriba abajo y sonriendo dije mordiéndome un poco el labio –ok viejo asqueroso veremos quien puede mas estoy segura que lleva años sin tener a nadie en su casa y lo comprobare, pero tiene que darme su palabra que no volverá a las andadas puerco- no podía creer lo que le decía estaba a punto de darse la primera gran batalla de mi vida, el tipo solo dijo –pues ven, entra nenita deliciosa ya veras no sabes lo que te espera- abrió si portón y me hizo pasar, yo mire un poco de reojo a donde estaba el carro de mi papi y solo vi que ya no estaba dentro nadie.

Entre al lugar de la batalla era peor de lo que esperaba su portón era de un patio grande de piso de tierra y lodo lleno de cosas como sacadas de un basurero había llantas usadas, maderas de desperdicios como de muebles, hasta un colchón ya sin el forro solo los alambres y del lado derecho estaba su casa hecha de paredes de ladrillos pintados de azul y techo de la mina de asbesto, parecía que no vivía nadie mas que el por el tamaño y de puerta solo tenia una cortina de tela; seria complicado luchar contra la villanía en ese lugar pero mi papi ya me había entrenado mucho como para retirarme, hice de cuenta que era un lugar tétrico donde no sabría con que o a que me enfrentaría pero tendría que dar todo para salir victoriosa.

En el momento que cerro el portón el viejo verde supe que no habría paso atrás pero fuera de lo que me imagine el empezó a portarse un tanto diferente conmigo, como mas atento y agradecido de haber entrado a su guarida me cedió el paso y me abrió su cortina de puerta para que pasara había dejado a un lado los malos modos y su comportamiento era como un novio adolecente que perdería su virginidad conmigo. El interior de su malévola casa no era muy diferente al exterior, tenia muchos muebles amontonados, las ventanas apenas dejaban pasar un poco de luz y había ropa amontonada por todo el piso, me parecía una bodega donde hacen donaciones de todo tipo para la gente pobre solo con todas las paredes decoradas muy a conciencia de posters e imágenes de mujeres desnudas o de revistas pornográficas; mi enemigo no había dejado un solo espacio sin decorar con infinidad de obscenidades.

Aquel villano no perdió detalle de cómo reaccione al ver su casa, y haciendo una mueca dijo –disculpa nenita el desastre y el olor, no he tenido tiempo de limpiar; pero ponte cómoda estas en tu casa y has lo que se te de la gana, yo me pondré listo en un momento, si te soy honesto siempre fantasee con un momento asi pero nunca había llegado a este punto con nadie espero no te arrepientas de sacrificarte por tu hermanita- masajeo su pene por arriba del pantalón y dio pasos atrás como encaminándose a otro cuarto en un gesto de no perderme de vista.

Aun con todo mi entrenamiento estaba muy nerviosa sabia que no seria fácil aunque con el cambio de actitud de mi enemigo me sentí mas superior a el y le dije acomodando un poco mi blusa –lo sabia viejo verde!! Usted solo se dedica a molestar inocentes… pero esta bien, dígame entonces como le gustaría cobrarse me quiere asi como estoy o me pongo más cómoda???- separe mis piernas y puse mis pulgares en el resorte de mi pantalón justo arriba de mi pubis, levante mas mi colita y lo mire con muchas ganas de enfrentarlo. Sus ojos no lo creían me miraba de todo a todo y hacia como gesto de abalanzarse sobre mi y regresaba al marco de la puerta, yo por fin sonreí y el solo atinaba a tocarse su arma mas poderosa entre sus piernas, me dijo – ooh que buena estas mamita, ponte como quieras veras que no te arrepentirás me voy a poner algo que tengo listo desde hace mucho tiempo, yo te digo cuando entres nena.

Era el momento asi que decidiría como lo enfrentaría jamás creí que tuviera esa opción pero aprovecharía esta oportunidad y recordando las veces que tenia mejor rendimiento en mis entrenamientos con mi papito solo me quite mi pantaloncito ajustado, acomode el tanga, me sentí muy imponente con esos tacones no le tendría piedad a mi enemigo, los pezones en mis nenas no podían mas se pusieron tan duros que sentí como jalaban muy leve tela de mi blusa y en ese momento el malvado ser me llamo diciéndome que estaba listo que pasara a su recamara.

Con el paso firme que me infundaba mi libido camine hacia la cortina de el marco y al abrirla fue algo impresionante, sabia que no seria sencillo desde un principio pero el ver en primer plano a mi enemigo me lo confirmo, estaba parado junto a una cama matrimonial supuse, desnudo casi por completo lo que traía puesto era una especie de traje de lucha como del corte de las olimpiadas pero hecho de cinturones de cuero y con estoperoles, no le cubría nada sus partes mas letales, como su pene estaban solo ajustadas por los cinturones pero libres, vi su arma principal era un tamaño promedio delgada diría yo pero su punta era muy gorda recordándome la forma de un hongo, los cinturones pasaban por su pansa muy desproporcionada con el resto de su cuerpo era grande y cruzando por su pecho solo dejaba ver los pezones oscuros llenos de vello atraves de aros de metal igual como por donde salía su pene que estaba flácido pero tomando la firmeza a la que me enfrentaría. El resto de la habitación había algunos montones de ropa que por el olor no me pareció muy limpia; era un olor de ropa sudada ya seca, me resulto un poco desagradable pero no asfixiante y al igual que el resto de su casa las paredes decoradas muy a su estilo, frente a su cama había un televisor con una película porno ya puesta y montones de discos por su cómoda igual que revistas.

Aun con la confianza de mi excitación tuve temor, quise salir corriendo al ver esa imagen, lo vi como un demonio mirándome de arriba abajo y sonriendo de oreja a oreja me dijo – ven entra sube a la cama nenita ya veras que después no te lo pediré estoy listo para darte todo mi placer- no pensé mas, sabia que no había regreso y me acerque a el sentándome junto en la cama mientras escuchaba los gemidos de alguna chica en la tele; mi enemigo se giro hacia mi poniéndome su arma penetradora justo en mi cara y sacudiéndola un poco hizo seña de que me la acercara a la boca, puse mis manos en la cama a los lados y cruzando la pierna acerque mi cara y boca buscando esa punta descomunal como jugando a atinarle jugué con mi lengua en ella un poco y después el poniendo sus manos en la cintura y moviéndose ayudo a que me la metiera en mi boca.

Era el inicio de mi pelea mi primera pelea y empezaba como siempre el entrenamiento aunque esta ves el enemigo tenia un arma difícil de enfrentar, dentro de mi boca sabia que podria vencerlo asi que puse mis mejores movimientos de lengua y labios para acabarlo rápido y fácil solo que el villano como si supiera mis intenciones me tomo de la nuca y empujo muy fuerte tocando el fondo de mi boca y aunque estaba lista para ese reto me sentí sometida; metía al fondo y la sacaba por completo dándome apenas tiempo de tomar aire de nuevo sin dejarme seguir con mi estrategia de movimientos de lengua, después de un rato la saco por completo y me abofeteo con su pene varias veces haciendo que lo mirara hacia arriba con coraje y el respondiéndome con una sonrisa malévola, mientras aproveche a quitarme mis sandalias ya que eso apuntaba a que necesitaría de todas mis habilidades físicas para ganar y con los tacones podria haber limitantes.

Mientras me esforzaba por darle su merecido, el solo atinaba a sonreír y mirarme cuando de repente sentí que algo que tocaba de un costado de mi nariz y bajaba a mi boca; era el viejo asqueroso que mientras recibía mis ataques bucales del gusto comenzó a babear y dejaba caer un hilo se saliva desde su boca a mi cara mirándome con lujuria maléfica seguía sonriendo mientras yo al sentir eso mi cuerpo reacciono en un espasmo sintiendo desde mi arma principal hasta mis pezones una especie de picor que era como si me pidieran a gritos participar en el enfrentamiento ya esto provoco que como reflejo lo mirara y recibiera en mi boca aquel brote de sus líquidos usándolos contra el lubricando mas mi boca para mi esmerada tarea, pensé que con eso no podria mas y saldría victoriosa pero no fue posible ya que después de un rato reacciono y me aparto de su pene.

Estando asi el parado junto a la cama y yo sentada me tomo de un tobillo sin miramientos y me levanto haciendo que me acostara en la cama y sin soltarme siguió levantando mi pierna haciendo que mi cadera estuviera a la altura de su pecho que sujetándome aun del tobillo con su otra mano arranco el tanga que con tanto cuidado elegimos mi padre y yo dejando mi rajita desnuda en un segundo, permitiendo verla inocente y adornada con la joya de fantasía, que al verla me dijo –hija de tu puta madre ya estabas lista!!! Hasta la adornaste para mi cabrona me encanta!!!!- soltándome del tobillo dejándome caer en el colchón ya bastante mullido, se incoo en el suelo para abrirme de piernas y comenzar sus ataques lamiendo primero muy suave mi cosita pero después sin piedad chupando y succionándome, metía su lengua lo mas que podía y jalaba aire fuerte como hacen los hombres para escupir los mocos; fue asqueroso ver como escupía uno a mi rajita dejándolo escurrir un poco y después lo absorbió de nuevo en su boca. Al ver eso mire con asco a mi rajita ya profanada por el malvado viejo asqueroso que al verme me dijo – que nena nunca te habían hecho algo asi? mira que no es nada putita- y fue metiendo primero su dedo índice muy suave, lo saco y metió dos hasta tener sus tres dedos mas grandes en mi rinconcito después empezó a meter y sacar con una brutalidad que ni en los entrenamientos mas duros con papi, abrí mis piernas lo mas que pude como bien aprendí y lo deje seguir; sabia que con todo lo que había practicado no me vencería asi que le dije mientras me lamia y metía muy duro sus dedos –dale!!! Dale!!!! Viejo marrano!!! No puedes con mi conchita!!! – ayudándome con mis brazos por atrás de mis rodillas levante mas mis piernas para que tuviera mas a su merced mi rajita.

Mi enemigo insistió con sus ataques de lengua saliva y dedos pero no me venció, termino cansándose. Y lamio un poco mas mi rajita pero ya mas suave mientras yo al recordar la suerte de mi tanga con el malvado, me empecé a subir mi blusa y a quitármela diciéndome – mira que putarra eres? Ya solita te quitas la ropa… mira que tetas mas lindas- mientras subía a la cama y se metía una de mis nenas casi por completo a su boca succionándola y dejando entre sentir sus dientes algo mal alineado, saque mas mi pecho haciendo un –aaahhh!!!- y el paso su lengua por mi pezon saboreándolo, lo mordió un poco y chupo dándose cuenta de la sorpresa me dijo –wow!!! Saben a fresa nena!!! Te pusiste algo? Sabe riquísimo tu pinche pezon deja me lo como y el otro lo dejare de postre después de este- y tomando con sus dos manazas mi seno lo empezó a estrujar como si fuera un cuello de alguien y a morder mi pezon, por primera ves sentí que no podria cerré mis ojos soportando el castigo del maldito, sentía que mi nena reventaría en cualquier momento hasta que la soltó dándole una palmada muy fuerte y sin decir nada se puso sobre mi para seguir con mi otra nenita lamiendo como si fuera un rico helado mi pezon yo sentía que la que me había castigado palpitaba de tan duro que la había estrangulado el desgraciado, me dedique a sentir las lamidas tiernas en mi otro pezon y en la posición que estaba vi como su villano pene estaba colgando a unos centímetros de mi mano izquierda parecía como una fruta tropical algo flácida pero tomando forma, lo tome y regresando un poco de su castigo lo jale masturbándolo pero muy duro jalando hacia mi una y otra vez.

Mientras el malvado viejo verde continuaba lamiendo y mordiendo mi pezon sentí como el calor se hacia mas y mas fuerte en la habitación, el maldito le dio el mismo tratamiento a mi nena mordiendo y estrujándola mientras con mis ojos entre abiertos seguía jalando duro su miembro del desgraciado marrano, el sudor de ambos empezó a salir de nuestros cuerpos sintiendo algunas gotas del sudor malévolo me deje llevar respirando profundamente ese olor de ropa sudada dejándome en un trance de excitación; solté el miembro del viejo villano y me pellisque mi pezon aun no sentí que estaba de alguna forma cediendo la batalla el ambiente era demasiado para mi joven cuerpo y en un momento sentí como mi enemigo se acomodaba arriba de mi poniendo sus rodillas a la altura de mi cabeza sintiendo su mimbro golpeado torpemente en mi cara lo aloje con mi boquita dándole un pequeño mordisco y continuar mi labor de chuparlo.

La reacción del tipo rabo verde no se hizo esperar gimió muy fuerte y hundió su cara en mi rajita lamiendo escupiendo y succionando con fuerza mis labios vaginales, sus ataques eran muy fuertes no sabia que seria tan difícil llevar el control de mi pelea y mas cuando sentí como el cerdo metía su mano y brazo por atrás de mi colita y empezaba a meter un dedo en mi hoyito de placer, saque el miembro de mi boca gimiendo sin recato además por el intenso calor que sentí entonces el malvado se detuvo y me dijo –uuy cabroncita que putarra!!! Ya vi tu punto débil ahora veras lo que es dejarte de un viejo como yo- se quito de arriba de mi y sin miramientos jalando mis piernas se acomodo en medio diciendo –te voy a coger por todos lados nenita puta no sabes lo que te va encantar dejarte de mi- en ese momento comenzó a meter su arma principal en la mía, al sentir como me penetraba no atine mas que a mirarlo a la cara con sorpresa era en verdad un reto muy fuerte por que sentía como su punta desproporcionada se introducía en mi empujando pliegues que en los entrenamientos con papi nunca había sentido, cuando toco el fondo de mi cuevita fue una sensación muy intensa; fue como si sintiera tocando mas arriba de mi vientre y al sacarlo no fue mejor, sentía como me abría de nuevo con su cabeza gigante, lo saco por completo dándome una sensación de alivio y mirando los dos nuestras partes intimas me dijo – mira que mojada estas nena… la dejaste escurriendo, mírala… siempre te mojas asi o es por mi putita??- no respondí nada solo subí la mirada de placer que sentía y entre abrí mi boca provocando que me penetrara esta ves con mas fuerza y rapidez, comenzando un mete saca implacable dejándome a medio grito me metió su lengua que pese a mi sorpresa recibí con muchas ganas chupándola y lamiéndola como si fuera un exquisito mango, continuo sus embates vigorosos y al separarse de mi boca en un acto de euforia supuse escupió en mi cara justo en mi frente arriba de mi nariz sintiendo como escurría hacia mi boca dejándola entrar ya con un infinito placer y al ver mi reacción el malvado viejo tomo mis nenas una en cada mano apretándola con sadismo y pellizcado mis pezones alternando entre palmadas a mis nenas y pellizcos continuo sus penetraciones, hasta que en un acto atlético para su edad bajo una pierna al suelo y la otra pasándola arriba de una mía abriéndose paso a las profundidad de mi ser continuo atacándome sin reparo; hasta ese momento no me di cuenta que estaba perdiendo por completo la batalla estaba entregando mi cuerpo sin reflexionar que el marrano me estaba envolviendo en una tormenta de placer.

Hipnotizada por las penetraciones de mi enemigo me deje llevar y lamentablemente sentí una fuerza en mi vientre muy intensa, se apretaba mucho haciéndome abrir mas mis piernas a pesar de recibir mas adentro el miembro de mi malvado enemigo abrí sintiendo los espasmos mas fuertes dejando salir aun mas de mis juguitos, estaba terminando el orgasmo, era muy diferente a los de entrenamiento gritando y gimiendo y pidiendo mas en mi ser, no tuve uso de razón hasta no terminar mi ultima contracción. Había perdido era una decepción y el maldito viejo seguía y seguía penetrándome, no podía creerlo había perdido la batalla mis juguitos vaginales eran la prueba bañando el arma maligna de mi enemigo.

El señor hizo alarde por haberme hecho terminar diciendo –nena te has corrido? Sentí tus juguitos y como apretabas… ves como si podía contigo aun te puedo seguir follando y lo hare hasta que no pueda mas asi que aguátate- continuando con su mete-saca mas tranquilo me beso, era su lengua la que me recordó que había pasado no podía concebirlo me sentí muy triste y desconsolada había tirado todo mi entrenamiento a la basura, mi padre estaría muy decepcionado de mi, estaba muy mal no había como recuperarme de la derrota y en mi depresión abrace a el villano con mucha pasión besándolo con mucha intensidad pasando por su cuello y pecho lamiendo sus pezones monstruosos en un ultimo intento de ganarle pero no lo logre solo continúe siendo mancillada con su maldad en mi rajita tan linda y el despiadado y poderoso continuaba presumiendo –ooh nena mira tu cara… estas gozando mucho verdad? Podrás volver cuando quieras deliciosa mi verga estará siempre para follarte por todos tus hoyos- era horrible había perdido, me abrace de nuevo poniendo mi cabeza en su pecho y dejándolo follarme lo que quisiera.

No supe cuanto tiempo tardo hasta que sentía como sacaba su descomunal verga de mi rajita y se acomodaba para que se la chupara poniéndose casi sentado en mi pecho me indico abrir mi boca y asi lo hice, chupándosela tan deprimida que me entregue por completo con mucho cariño pasándola por mi carita y usando todas mis estrategias en un intento desesperado de ganar pero no lo conseguí, mi enemigo solo disfrutaba mirándome; no podía perder, regresaría con mi padre solo decepcionándolo, y las consecuencias serian entrenar mas duro con el; no era justo, mi padre había dedicado muchos años de su vida enseñándome como ser una justiciera sexual debía hacer algo.

Mientras el degenerado me insultaba y jugaba con su arma en mi cara intente pasar una mano por mi espalda buscando mi ultimo recurso, mi colita; debía sentir como estaba por que en el caso que ya estuviera cerradita la ayudaría un poco para atender esa verga deforme, al tocar mi ano con mi dedo índice tuve respuesta abrió un poco soltando los juguitos y el lubricante que papi me había puesto, era mi único movimiento para ganar a mi enemigo ahora solo tendría que persuadirlo hacia su derrota asi, que levante mi pelvis para acomodar mejor mi mano haciendo que el malvado ser viera que solita me estaba magreando mi trasero.

Al sentir mi movimiento miro hacia atrás y sonrió diciéndome –mira que cabrona todavía tienes ganas… te voy a destrozar esa cola tan rica y joven ya veras que no podrás caminar en dias- yo aun con su miembro en mi cara lleno de mis juguitos solo le sonreí como retándolo entonces haciendo un movimiento brusco se quito de encima de mi tomándome del cabello siendo un poco mas brusco me levanto pegándome a su vientre y diciéndome a gritos que le escupiera en su verga; no me espante ya que las practicas con papi alguna ves lo hizo, siendo asi comencé a escupir en su monstruoso miembro dejándolo escurriendo por completo hasta sus testículos, estando ya lista me dijo que me acomodara que me pusiera de perrita y que parara muy bien mi cola.

Acomodándome pensé que debía tener confianza mi colita siempre había sido mi mejor arma con mi papi, me decía que en cada practica con el siempre tenia que concentrarse para no perder, desde que me enseño a usarlo justo el día que cumplí 15 años me decía que era demasiado para el. Recordar esos dias me hizo sentir mas confiada asi que me acomode a cuatro como decía mi enemigo y pude ver que en la tele seguía la película puesta, era una especie de orgia donde muchos hombres se turnaban en follar una chica como de mi edad; pensé que buen entrenamiento seria, en ese momento sentí como el marrano enemigo ponía la punta de su cosa en mi anito haciéndolo reaccionar abrió un poco y empezó a recibir ese desproporcionado falo, que difícil fue no gritar al sentir la punta entrando aun con todos los ejercicios hechos era muy grande, sentí que probablemente me desgarraría entonces recordando alguna ves un dildo que tenia papi para castigarme hice lo que aprendí, me empuje rápido hacia atrás para que resbalara y el dolor solo fuera un instante, el dolor fue intenso pero disminuyo y el malvado enemigo solo gimió como loco al sentirse por completo dentro de mi –oohhh ohhh que puta ohhh mi verga!! Que delicia de perra…- dijo mientras se disponía a follar yo cerré mis ojos y le dije –viejo marrano no podrás con mi colita ya veras- entonces inicio su frenético mete saca gimiendo e insultandome al ritmo que yo solo gritaba de gusto.

No podía creer lo bien que se sentía esa cosa deforme en mi cola, me removía por dentro mis intestinos con esa cabeza desproporcionada sentía como empujaba mis pliegues internos, estaba de nuevo a merced del maldito anciano rabo verde y fue el quien me saco del trance dándome tremendas nalgadas diciéndome cantidad de insultos por tener una colita tan rica –ohh que putarra eres mira que ricura de culo tienes… mi verga nunca se sintió tan bien recibida como en tu cochino que puta eres cabrona- y continuo con sus penetraciones frenéticas y nalgueándome.

Era muy placentero sentir lo que me hacia, ese falo deforme me estaba haciendo sentir nuevas sensaciones era como si quisiera llegar hasta el fondo, podía sentir un ligero toque en mi vientre además sentía que el calor de la habitación era ya un sauna, no dejábamos de sudar los dos y justo recordé lo que estaba haciendo allí; no era mas que un enemigo a vencer asi que recordé mis enseñanzas entonces bajando mi pecho y cabeza deje mi colita bien levantada para el viejo –destrózalo!! Has con el lo que quieras viejo marrano… destruye esa colita, es tuya…- le dije mientras con mi mano tocaba mi rajita, el tomándolo como un reto personal subió su pierna derecha a un costado de mi, dando sus embestidas mas fuertes y profundas, me volvía loca por completo la verdad pensé; por eso mi madre nos abandono… es muy difícil enfrentar estos malvados con la cordura necesaria para no dejarse ir.

La situación no era de nuevo muy favorable para mi, de nuevo estaba perdiéndome en mi gozo y no tenia mucha voluntad de reaccionar solo deje que me siguiera despedazando mi recto y continúe con mi placer hasta que un gruñido salió de la boca del villano y sentí como me jalaba de mi pelo haciendo arquear mi espalda lo mas posible, diciendo una cantidad de insultos casi a balbuceos saco de golpe su aparato penetrador y me dijo casi en otro idioma que me diera vuelta y me acostara, por supuesto dándose a entender jalándome de mi cabellera colocándome de frente a el recostada con las piernas abiertas y viendo que tomaba el monstro de su entrepierna con gran fuerza y lo empezaba a pajear sabia que estaba pronto el final asi que debía reaccionar para no perder, entonces con mis dos manos toque la pequeña joya de mi pubis y le mire muy perversa incitándolo.

Por un instante creí que no tendría éxito por que el viejo caliente al ver mi reacción dejo de pajearse y dijo que no seria tan fácil derrotarlo, que no pensara en mi victoria por que solo estaba afilando su sable para seguir disfrutando de todos mis agujeros, se acerco y puso la punta de su arma letal en los labios mayores de mi rajita dispuesto a seguir follandome con gran furia pero en un ultimo intento de ganar use lo que bien el malvado enemigo no había notado pero que desde el principio mi papi y yo sabíamos que seria útil; al sentir la punta de su verga maldita por instinto levante mas mi pie derecho poniéndoselo en la barbilla para detenerlo y muy coqueta le di una sonrisa –uuy que delicia de niña mira tus dedos puta cabrona hasta te pones anillos para mi… que rico- me dijo mientras se engullía mis dedos medios del pie y comenzaba a chuparlos con una perversa pasión olvidándose de su pene lo dejo en mi entradita y con las dos manos tomo mis pies para chuparlos degeneradamente.

Debo confesar esperando mi padre nunca se entere que adore la forma en que me comía los pies ese viejo marrano, ese viejo estaba extasiado como yo lo estuve pero esta ves no desperdiciaría la ventaja, mire y vi que la punta de su pene ya no apuntaba a mi rajita, estaba convenientemente rozando todo mi pubis, moviendo la joyita y embarrándome de fluidos. No tuve mas que observar, en un momento el viejo no pudo mas y se arrebato mis pies de su boca mirándome como si no lo creyera –oooh cabrona oooh no puedo oohhhh- tomo su deformidad de entre sus piernas y dando un par de jalones no logro evitar que me bañara con un chorro de su malévola lefa las tetas, era una eyaculación muy violenta, el resto lo expulso en mi pubis y mi estomago –aaayyy!!! iiiggrr!! Que cabrona mi amor ooh- pronuncio mientras dejaba caer su cuerpo sobre el mío y me lamia el cuello el asqueroso.

Se quedo sobre mi aun con algunos espasmos supongo musculares de tanto tiempo de no tener nada de pelea, mientras yo estaba tan feliz de haberlo derrotado, lo abrace como se abraza a un gran rival en la pelea y le lamí el sudor de su calva cabeza en reconocimiento a la gran batalla que me dio, el viejo supervillano en consuelo por su derrota busco mi lengua y se la entregue con gusto agradeciéndole tan difícil reto.

Derrotado se recostó a un lado sin mas ruido que la película porno que estaba puesta se relajo cerrando los ojos, yo tan contenta de haber tenido éxito en mi primera misión solo le di un beso en la mejilla y me dispuse a retirarme, mirando el campo de batalla como un soldado victorioso, había sido una pelea digna de recordar, mi tanga rota en una esquina de la cama, mi blusita tan sexy completamente hecha un trapeador en el suelo junto con mis sandalias; me puse mi blusa y tomando mis sandalias le hice prometer que nunca mas molestaría a ninguna mujer que de verlo de nuevo no tendríamos mas peleas como esa que si quería consuelo estaba el tanga de recuerdo y que se arrepintiera de sus malvadas villanías, el completamente flácido ya de pies a cabeza me dijo que nunca mas lo haría.

Salí buscando mi pantaloncito de licra mojándolo muchísimo de la entrepierna al ponérmelo y espere que mi papi estuviera listo para salir de la escena rápido, no quería que nadie descubriera mi identidad secreta, tome mi tiempo para ponerme mis sandalias y me retire sin mas. Antes de abrir el portón de la guarida del villano cheque mi entrepierna, estaba húmeda pero empezaba a perder tono por el calor asi que confiada me salí para buscar a mi padre, que horror pensé, no estaba mi papi por ningún lado y lo peor que no se de donde salieron dos señoras ya mayores viéndome justo a la salida de la casa, me miraron con desprecio y continuaron su camino. Me enfade y en ese momento solo escuche –mi niña!! Que bien lo has hecho lo he visto todo desde la cuadra de atrás- era mi papito que abrazándome con mucho cuidado como a los boxeadores se les lleva al vestidor después de su pelea, me llevo a el auto.

Estando ya con el me conto que había visto que podria tener vista de todo desde la calle de atrás por que la casa del malvado estaba justo de otro lado de un terreno baldío, estaba muy orgulloso de verme dándole su merecido al viejo verde, me dijo que me tenia preparada ya otra misión pero que ese día era solo para mi, como premio me llevo a un spa con todos los tratamientos existentes para ayudar a relajar mi cuerpo desde el baño el lodo, masajes hasta depilación laser, después me llevo a una sorpresa mas, me llevo a una sala de tatuajes, me dijo que le inspiro mucho lo que hice para derrotar al malvado ser y que necesitábamos un simbolo o alguna cosa que los incitara a su derrota asi que me tatué en mi espalda baja muy baja diría una flecha muy sexy apuntando a mi colita con la palabra “destrózalo” en letras muy lindas; ese seria nuestra señal para la victoria.

Fue un día muy agotador ya me diría papi que seria nuestra siguiente misión mientras veríamos los detalles en los que me vio débil contra mi primer enemigo pero eso nos haría mas fuertes, y asi nacieron dos súper héroes esperando no ser necesarios pero siempre listos para ajusticiar a esos tipos perversos cerdos que siempre asechan a las mujeres y con las habilidades de mi padre y mías haremos justicia a todos, utilizando mis súper poderes nadie se escapara mi cuerpo esta listo para enfrentar a los mas malvados y eso hare.

Cogida por 3 pendejos

noviembre 3rd, 2011

Les recomiendo leer mi relato anterior:  Como provoqué mi primer violación

Luego de la violación que había sufrido un par de semanas atrás, estaba lista para buscar la siguiente. No sabía bien que me provocaba a buscar esas sensaciones tan extremas pero ahi estaba devuelta esperando que vuelva a pasar.
El hecho que les paso a contar sucedió el Viernes 1 de abril del 2011. Esa noche decidí dejar mi auto cerca del límite de capital y la provincia de Bs. As., concretamente en Liniers y de ahí tomar un colectivo y no sabía hasta donde solo que iba a buscar un lugar oscuro y peligroso. No se exactamente donde me bajé pero estuve viajando cerca de 40 minutos. Vi que la zona era muy solitaria y con muy poca iluminación y fué el lugar donde decidí bajarme.
Esa noche estaba vestida muy perra. Parecía que gritaba a gritos que me violasen. Usaba un short negro muy corto, que apenas me cubría la cola y estaba realmente apretado, una musculosa negra, ajustada también, un saquito negro y unas botas cortas negras. Caminé por la zona unos 20 minutos, desde los autos que pasaban escuchaba que gritaban, desde me quiero casar a puta de mierda, pero ninguno paraba, hasta que cerca de las 2 de la madrugada, se me acerca una camioneta blanca, no se mucho de vehiculos, pero creo que era una Traffic. De la ventana del acompañante, saca la cabeza un chico de 22 o 23 años, mas de eso no tenía y me pregunta si necesitaba que me alcance a algun lado. Estuve cerca de decirle que no, pero al final dije porque no.
Me dijo que se llamaba Martín. Subí por la parte trasera de la camioneta y noté que había otro chico sentado en unos de los asientos traseros. Lo saludé con un beso en la mejilla, se presentó como Lucas y me sente junto a él. Tanto el que iba atrás como el que manejaba eran mas chicos que el que comenzó a hablarme. Parecía que habían terminado el secundario. Comenzamos a hablar, me contaron que venían de una fiesta y que estaban calientes porque no la habían podido meter en toda la noche. Por dentro pensaba como sería que me garchen los tres pendejos, y la idea comenzó a gustarme.
Me saqué el saquito y quedé con la musculosa. Ya me miraban mal antes de eso, pero después que quedé sola con la musculosa, parecían muy pajeros, no lo podían disimular. Me miraban sobre todo las tetas y las piernas. Debo decir, que los provocaba por mi parte, me cruzaba de piernas, sacaba pecho y los tocaba timidamente y eso los estaba volviendo locos. En un momento ví que el que manejaba, me miraba mas las piernas que el camino y finalmente me animé. Les dije porqué en vez de comerme con los ojos, no me dan una buena cogida. Se pusieron colorados, como si no lo viesen venir pero a la vez, parecía que habían ganado la lotería.
Le dije al que estaba sentado al lado mio que de vuelta el asiento, porque estos giraban a 360º y podíamos estar mas comodos.
Una vez que dío vuelta el asiento, me paré y caminé hacia el, me saqué la musculosa y me arrodillé frente a él, que seguía sentado. Le desabroché el pantalón y le bajé el cierre, metí mi mano por debajo de su boxer y agarré su pija, que ya estaba completamente erecta. Comencé a lamer la cabeza de su pene mientras amasaba sus huevos con mi mano derecha, y de a poco me iba metiendo su pija cada vez mas adentro. Mientras le comía la verga, sentí como Martín se arrodilló detras mio y empezó a frotar su pelvis, con la ropa puesta contra mi culo, me desabrochó mi corpiño y empezó a apretarme las tetas, era bastante brusco, se notaba que le falta tacto con las mujeres, pero a mi me gustaba igual, sobre todo cuando pellizcaba mis pezones con mucha violencia. Sentía como su verga se ponía dura contra mi orto, la situación me hacía mojarme toda. Ya tenía la pija de Lucas bien adentro de mi garganta, cuando sentí que me bajaban el short y la diminuta tanga blanca hasta las rodilla. Sentí un hermoso pedazo de carne tocar mis labios vaginales, su cabeza grandota buscaba mi orificio vaginal, que ya estaba bien humedo, finalmente lo encontró y su miembro me penetró llevandomé al extasis, saqué la pija de Lucas de mi boca y grité desenfrenadamente. El tamaño de la pija de Martín no era muy grande, pero tenía una cabeza inmensa, desproporcionada con el tronco de su pene, cada vez que me la metía y sacaba completamente, me hacía gritar de placer. El que manejaba, no aguantó mas y se detuvo en un lugar. Se unió a nosotros, se bajó el pantalón y empezó a masturbarse. Con mi mano derecha empecé a pajearlo. Tenía un muy buen tamaño de pija, cerca de 18 cm. Y era extremadamente venosa, quería sentirla en mi garganta.
Estaba desenfrenada y quise tener las 3 pijas dentro mio. Me paré, ellos se seguían masturbando, me escupí mis dedos y me lubriqué el ano, no mucho porque la pija de Lucas ya estaba llena de mi saliva por el pete que le estaba dando. Me senté sobre la chota de Lucas, y de a poco su verga esta bien adentro de mi orto, le dije a Martín que me la meta en la concha y el conductor me la metio en la boca, estaba siendo triplemente penetrada por primera vez en mi vida. Tenía una pija incrustada hasta el fondo de mi culo, una verga que entraba y salia de mi concha y encima una chota durisima penetrandome la garganta hasta sentir sus huevos contra mis labios. Mientas me penetraban la concha y el culo, el conductor resultó ser precoz, no esperaba que acabase tan pronto, pero a los minutos, empezó a gritar y seguidamente largo un chorro de semen dentro de mi garganta que casi me ahoga. Comencé a toser y a escupir semen y saliva en gran cantidad, una gran cantidad de semen salió por mi boca chorreando desde mi menton hasta mis tetas y estomago, las piernas del conductor cedieron y se quedó en el piso de la camioneta, respirando agitadamente. Sus amigos aguantaron unos cuantos minutos mas. Lucas fué el siguiente en acabar, antes de hacerlo me apretó las tetas delicadamente, pero cuando eyaculó dentro de mi culo, sus manos estrangularon mis tetas y no las solto inmediatamente, me las lastimó bastante, los moretones me duraron casi una semana. Sentía como su pija iba perdiendo tamaño hasta quedar totalmente flácida.
Martín cuando vió que sus compñaeros habían acabado sacó su pija de mi concha y empezó a pajearse delante mio, se la machacó unas 10 o 12 veces hasta que largo toda su leche contra mis tetas, fueron 4 o 5 chorros cargados de semen, parecía una ***.
Yo seguía muy calentita, seguía sentada sobre Lucas y me empezé a frotarme con mis dedos de la mano izquierda mi clitoris, y con los dedos de la mano derecha penetraba mi vagina, estuve unos minutos así hasta que tuve un orgasmo brutal que me dejo temblando.
Despues de la cogida los chicos quedaron practicamente mudos, parecían exhaustos hasta el extremo. Si era por mí seguía otra ronda, pero estoy segura que no me hubiesen podido seguir el ritmo. Me limpie como pude, el enchastre de leche que tenía por todo mi cuerpo.
Les dejé mi tanga de recuerdo, se pelearon como niños por esta. Me vestí y les pedí que me dejaran en el garage donde tenía mi coche. Me pidieron mi teléfono. Les dí uno falso. Ya que creo que no hay nada mejor que lo espontaño. Si lo hubieses arreglado de ante mano, no hubiese sido tan especial la cogida que tuvimos.
Comencé el camino a casa, eran las 3.40 de la madrugada, todo había transcurrido bastante rápido. Por el espejo retrovisor me dí cuenta que tenía semen en el cabello, ni me acuerdo en que momento llegó hasta ahí.
Una vez en mi casa, limpie todo el semen que tenía en mi cuerpo y cabello, me bañe y antes de acostarme me masturbé pensando en la cogida que me habían dado los pendejos.

Como provoqué mi primer violación

noviembre 3rd, 2011

Mi nombre es Irina, tengo 31 años. Soy rubia, pelo largo por la mitad de la espalda, mido 1,78, ojos color marron, delgada, cuido mucho mi fisico, considero que tengo muy buenas piernas y cola por mi edad y pechos me los operé porque desde chica eran mi complejo, y a los 26 cuando tome coraje me hice los implantes, nada muy exagerado pero un tamaño normal donde haya para agarrar.
Al poco tiempo que cumplí los 30, descubrí a mi pareja de toda la vida me engañaba con una compañera de su trabajo, el día que lo confirmé me fuí de casa, y me quedé con una amiga un par de meses hasta que puede mudarme a mi casa propia. Fue bastante duro superar la separación porque lo conocí a los 16 años y siempre estuvimos juntos, hubo un par de peleas grandes que tuvimos, que nos dintanciamos por pocos meses pero siempre terminabamos juntos.
Los primeros meses de soltería fueron bastantes intensos, quería recuperar el tiempo perdido y me la pasé cogiendo con conocidos, desconocidos, no me importaba, solo quería tener sexo casual. Fueron unos meses salvajes.
Un día volviendo de una fiesta, eran cerca de las 4.30 de la madrugada, me agarra la barrera del tren, que esta detras de la plaza Flores, y estuve unos 15 minutos hasta que abrió nuevamente. En ese tiempo se me pasó por la cabeza, que facil sería que alguien pudiese robarme o violarme directamente, y nadie se daría cuenta porque estaba completamente sola. En el camino a casa, pensaba en como sería si me violasen, y debo confesar que me excitaba la idea. Desde ese día empecé a masturbarme pensando que era violada. También bajaba relatos sobre el tema de internet. Se me estaba volviendo una obsesión, que no sé donde nació pero hasta tenía sueños en que me violaban y me despertaba con mi concha humeda y excitada.
Fueron 3 o 4 semanas con estas fantasías, hasta que me decidí provocar que pase.
Empecé dejando el auto en un garage cerca de las vías que pasan por Flores, y caminaba todas las noches entre las 3 y 4 de la madrugada, sola esperando que alguien me ataque. Pensé que iba a ser mas facil con las cosas que una escucha en los noticieros, pero fueron 14 días hasta que pasó.
Era el 15 de marzo, cerca de las 4 de la madrugada, me dí cuenta que alguien me estaba siguiendo, yo llevaba puesto un jean muy ajustado que me marcaba toda, unas sandalias blancas, una remera verde tambien ajustada y una campera blanca de media estación. Me siguió por unas 4 cuadras, se mantenía a una distancia de 10 o 15 metros detras mio, pero iba acortando distancias de a poco, nadie pasaba por ahí, ni siquiera un auto. Realmente me moría de miedo, aunque yo buscaba la situación no sabía como iba a terminar. Mi corazón me latía muy fuerte y me faltaba un poco el aire. La verdad que en ese momento me arrepentí y empecé a correr, pero mi atacante también y me agarró a los metros. Me tomó por mis cabellos y me jaló hacia a atrás, caí muy fuerte sobre mi cola, me levantó a la fuerza sujetandome de mi brazo, dí un grito, pero ahí mismo me lanzó un puñetaso a mi cara, que dío de lleno en mi mejilla y en parte de mi nariz, que comenzó a sangrar. El golpe me dejo mareada y con mis ojos llorosos, me costaba ver, pero sentí que me llevó hacia el costado de la vía que había unos arboles frondosos, para que tenga privacidad. Yo seguía atontada del golpe, pero podía sentir sus manos manoseandome toda, sobre todo mis pechos.
Me dí cuenta que pronto me iba a penetrar, ya que me estaba desabrochando el jean y me lo bajo hasta los tobillos. La tanga me la rompió de un tiron, era toda blanca y bastante pequeña, me quedaba muy ajustada. Lo primero que hizo fue penetrarme con sus dedos en la vagina, era demasiado brusco, era como si quisiera meterme toda su mano en mi concha, grité del dolor y con su mano izquierda me tapó la boca, hundió bien fuerte mi cabeza contra el suelo, mientras me penetraba con su otra mano. Yo seguía llorando y tenía miedo de lo que podía pasarme. En esos instantes pude verlo bien, se veía que era mas alto que yo, ojos negros, cabello negro y muy delgado.
De un instante a otro dejó de violarme con sus dedos, y pensé que se iba, pero vi de reojo que saco su pija de su pantalón, se acomodó sobre mi, y me clavó de lleno con su pedazo de carne, era bastante larga, supongo que unos 20 cm, pero a la vez era bastante delgado su miembro. De todas formas la penetración fue muy dolorosa, mas que nada por la falta de lubricación. Como gritaba me penetro con sus dedos la boca, los metió muy adentro, me producía arcadas. El me penetraba bien duro sin parar, gemía, gemía, su cuerpo estaba empapado de sudor, las penetraciones realmente me destrozaban, sentía como me ardía todo por dentro, su cara asustaba parecia realmete un psicopata, creía que en cualquier momento me mataba. Pude sentir como acabo dentro de mi, largó un grito de desahogo muy fuerte aunque trató de contenerse. Espero unos segundos y sacó sus dedos de mi boca y se levantó lentamente, yo seguía llorando. Yo lo miraba en todo momento quería saber que iba a pasar, pero el no me miraba, es mas durante toda la violación nuestras miradas nunca se cruzaron, siempre miraba hacia un costado. Vi como se subía su pantalón, se acomodó la ropa y se fue caminando como si nada pasó. Mi cuerpo estaba lleno de dolor y cansancio me costo mucho levantarme. Me subí el jean muy rapidamente y corri como pude, hasta el garage fueron unas 8 cuadras, pero no pare hasta llegar, le dí $50 pesos al sereno, aunque era mucho menos plata, ni una palabra le dije. Me subí a mi auto y mi cuerpo no paraba de temblar, y estaba muy agitada y traspirada por las cuadras que corrí. El sereno se me acercó y me trajo el cambio, pero no le contesté y me fuí. A las dos cuadras del garage tuve que estacionarme, porque tenía el estomago revuelto. Terminé vomitando, me limpié con unas toallitas y seguí manejando hasta casa, mientras manejaba pensaba por dentro, que locura lo que hice, me preguntaba si alguien mas había hecho algo así y cosas por el estilo.
Llegué a mi departamento y me vi en el espejo, estaba desecha, con un moreton en mi mejilla derecha y un poco de sangre seca en mi orificio nasal, completamente despeinada. Y con toda la ropa desalineada. Fuí al baño y puse a cargar la bañadera con agua caliente. Comencé a desvestirme, cuando me saqué el jean vi, que estaba humedo en la entrepierna, y aún tenía restos de semen dentro mio. Metí 2 dedos dentro de mi concha y los saqué humedo con el semen de mi violador, me los puse en la boca y comencé a lamerme los dedos con semen, mientras que con mi otra mano, comencé a masturbarme, me frotaba el clitoris, me penetraba con mis propios dedos, me acariciaba, realmente tuve los tres mejores orgasmos de mi vida esa noche.
Ser violada se convirtió en una droga, que se que puede terminar muy mal pero ya no pude dejarla. Esta fue mi primer violación buscada.

Mi Tía es perversa

noviembre 3rd, 2011

Siempre lo fue. Hija de puta, erótica, perversa, manipuladora y muchas otras cosas más. Pero su cuerpo es el de una yegua madura. Aún sabiendo la basura que siempre fue me calienta mucho y creo que todavía más por esa razón.

Viendola caminar en la cocina sólo con unos tacos de aguja altísima de hembra puta y fumando me hace acordar a esas yeguas trotando lento en el campo.
Por la mañana le encanta ducharse, darse crema y aceite por todo su cuerpo hasta quedar bien lubricada y tomar café y fumar vestidita solo con unos zapatos negros altísimos de puta barata.

Cuando yo me quedo en su casa, me espera en la cocina así con el desayuno listo, me levanto desnudo y tomamos café y fumamos juntos en silencio. Le encanta ver cómo crece mi verga lentamente mientras echa humo por sus labios carnosos. Ayer mientras miraba mi verga empezó a relamerse con su saliva, dejándola caer entre sus labios, era hermoso ver su pera chorreando de baba que se iba deslizando hasta sus tetas redondas y firmes. Cada vez soltaba más baba, se escupía las tetas en silencio. Mi carne estaba dura y empezaba a segregar líquido transparente. Me acerqué a su boca y mirándola de frente le escupí la cara, salpicandole los ojos y la nariz. Le encantó y abrió la boca llena de baba como pidiendo más. Empecé a escupirla con fuerza y con mucha saliva, ella mientras juntaba todo en su mandíbula. Seguí llenándole la boca de baba caliente hasta que despacio se la tragó toda sin rechistar volviendo a abrir sus fauces, la puta quería más… encendimos otro cigarrillo y seguí escupiendola entera, su cara, su boca, su nariz, le babeaba los ojos pintados y le lubricaba las tetas. Ella en silencio fumaba y gozaba. Esta vez más al tener la boca repleta de mi baba y la de ella le apreté el cuello y le obligué atragarla sintiendo como el líquido atravezaba su garganta lubricada. Mi pija estaba hinchada como pocas veces, ella no paraba de mirarla.

Se puso de rodillas con su orto cerca de mi pija… entendí que quería que le escupiera ese agujero hermoso. Se lo mojaba mientras ella se metía dos dedos abriéndolo y tragando el líquido espeso, Se dilataba fácil porque su culo había recibido muchas pijas a lo largo de su vida, estaba acostumbrado a agrandarse rápidamente. De golpe le metí la verga de una estocada y vibró de placer, su cara llena de baba me calentaba increíblemente. Una vez con mi verga en su agujero, bien a presión, la meé lentamente… Gritaba como una zorra hija de puta, sentía mi meada caliente entrando por su orto a presión y cada vez bombeaba con más fuerza. La meada se quedó toda a dentro un buen rato, porque ella tapaba su agujero con la mano. Volvió a sentarse, mientras me miraba con los ojos vidriosos embriagada de placer, guardaba mi meada en su ano y eso la volvía loca.

Empecé a darle palmadas en su concha de una forma bastante violenta, ella no sólo no se quejaba sino que abría las piernas como pidiendo más… Le cacheteaba los labios de la concha con fuerza y ella se contorsionaba y chillaba a la vez que soltaba baba por su boca. Seguí dandole duro hasta que acabó fuerte junto con una meada brutal…., soltando su orto y dejando salir mi líquido caliente y amarillo a la vez. Fue hermoso.

Estaba transpirada, babeada, meada y con la concha roja de mis cachetazos. La acosté encima de las meadas y le refregué la cara para que limpiara todo con su lengua mientras le metía la verga por el orto y se lo bombeaba como un animal. Ella chupaba todo, bebía gota a gota, mientras mi leche salía a borbotones dentro de su agujero moreno. Una vez acabar la dejé tirada sollozando en la cocina y me fui a dar una vuelta…
Al volver, estaba como una diosa lista para irse a trabajar. antes mirándome a los ojos se bebió toda la leche que había recolectado de su orto. En silencio, nos miramos y se fue…