Intercambio

Después de meses esperando salir un sábado por la noche mi mujer y yo, logramos dejar rienda suelta a nuestros instintos sexuales, lo conseguimos.

Es sábado por la tarde, la semana que cumplí 40 años, después de dejar a las niñas, con los abuelos, logramos marcharnos a Barcelona, antes de llegar al Hotel, nos paramos en un centro comercial, qué hay en la ronda litoral, a comprar un conjunto de ropa interior de lo mas sexy(un conjunto de medias, liguero, tanga y sostén de color negro).

Llegamos a la habitación del hotel, me duche yo primero, y espero que mi mujer termine , cuando sale tengo que mirarla dos veces, para comprobar lo preciosa y provocativa que esta, le doy un beso y salimos de la habitación.

Teníamos una reserva en un conocido restaurante de la Barceloneta, al llegar al restaurante nos tienen una mesa reservada, pasamos delante de todas las mesas y mi mujer es el blanco de todas las miradas, lleva una blusa blanca, desabrochada abierta hasta tal punto, que no entiendo como pude reprimir no meter mi mano entre el escote, con una falda negra corta y las medias negras, del conjunto que compramos.

Nos traen la carta pido un vino blanco de aguja, que se que le gusta a mi mujer, y empezamos a tomar unas copas antes de pedir el menú, cuando íbamos por el segundo plato, le pedí al camarero que llevase la segunda botella, el vino empezaba a hacer efecto, y ella se desabrocho otro botón de la blusa, cuando vino el camarero, no le apartaba la vista de su escote, (no paraba de venir a llenarnos la copa y así aprovechaba, para recrear la vista) se lo digo y ella me contesta que ya se había dado cuenta, le pregunte si esta caliente y no me devolvió contestación, pero con su media risa conozco la respuesta, pongo la mano el la pierna y me dice: pero que haces? nos pueden ver, es pronto y tenemos toda la noche por delante.

Le vuelvo a preguntar si esta caliente y me contesta después de una corta pausa, que si, le digo que me deje tocarla y me dice que nos pueden ver, pedimos la cuenta, y salimos casi corriendo del restaurante.

Vamos andando hasta llegar al parking, en el camino aproveche para tocarle todo lo que pude, ya en el coche, le meto la mano debajo la falda, y esta mojada, le insinué que si seguía así de mojada tendría que sacarse el tanga, no me dijo nada y salimos del parking dirección a un bar musical que hay cerca del club liberal.

Cuando llegamos al bar musical, pudimos comprobar que estaba abarrotado de gente, atravesamos el local y llegamos a la barra no sin antes restregarnos con todos los asistentes, encontramos un agujero en el fondo, de la barra, en la parte mas oscura pedimos una copa cada uno, y le digo como esta y me dice que bien y yo le digo que si sigue tan caliente como en el restaurante, y me dice que después de haber atravesado todo el local y notar como alguna que otra mano le tocaban, el culo y le tocaban de una manera muy sutil su talla 95 de pecho, me contesta como quieres que este.

Debido a la cantidad de gente que había estábamos casi pegados, ocupando una silla de esas altas que hay en la barra, yo sentado con las piernas abiertas y ella enfrente de mi.

Intente tocar la entrepierna y me aparto la mano otra vez y me dijo que me esperase, proteste y le reproche, que casi todos los tíos que hay en el bar la habían sobado y yo no, y le dije que yo si estaba que no podía mas, y es mas, en el lugar donde estábamos no nos podía ver nadie, y después de insistir pude llegar a su entrepierna y tocarla, note que tenia el tanga que estaba chorreando, le hice un par de masajes, y empezaba a gustarle, pero pare antes que ella pudiese terminar, (me gusta tenerla así de caliente) ella protesto, abriendo mi bragueta y metiendo su mano entre mis pantalones, y le dije que si quería mas, tendría que quitarse el tanga.

No dijo nada y se fue al servicio cuando salió se sentó en la silla alta de la barra , donde estaba yo abrió un poco las piernas, la toque y comprobé que se había sacado el tanga me acerque a ella y empecé a frotarle con mi entrepierna, volviéndole a poner a cien.

Había un chico que se puso detrás de ella y que se había dado cuenta de todo le desabroche otro botón de la blusa y tampoco llevaba sostén, por lo que se le salía un pecho, estaba tan caliente que no se daba cuenta.

El chico que estaba detrás de ella veía y oía sus gemidos, y que empezó a tocarle el culo, en un principio creía que era yo, cuando se dio cuenta me lo dijo al oído y le dije que si le gustaba que le dejase, y no devolvió contestación, el chico cada vez la tocaba con mas descaro.

Era la primera vez que dos manos que no eran las mías (desde hacia muchos años)la tocaban, al poco pude comprobar que estaba a punto de correrse, cuando me separe un poco y fue cuando el chico introdujo dos dedos en su interior produciéndole un orgasmo explosivo, cuando terminó, me abrazo fuertemente, me dijo que me quería, pagamos y nos marchamos, sin oportunidad de que aquel joven nos dirigiese la palabra, salimos del bar y nos fuimos al club de intercambio que nos habíamos propuesto en un principio, (el objetivo de nuestro viaje).

Llegamos y la relaciones publicas del club, nos mostró el local y nos invito a una copa, nos acomodamos en la segunda fila, delante de un escenario, en el que habían una mujer que era desnudada por dos hombres, y después fue follada por los dos al mismo tiempo.

Mí mujer no paraba de mirar y de vez en cuando se tocaba su entrepierna, la toque sin que opusiera ningún tipo de objeción, sin apartar la mirada del escenario, estaba chorreando y de vez en cuando, ella se tocaba un pecho desnudo con una mano y la otra me tocaba a mi.

Había parejas en nuestro alrededor que estaban parcialmente desnudos y no paraban de tocarse.

Cuando terminó el espectáculo pedimos otra copa, y los chicos y la chica que habían hecho el espectáculo, pasaban junto a las mesas. Mi mujer estaba mas que nerviosa pero muy caliente, uno de ellos se sentó junto a nuestra mesa, totalmente desnudo y nos pregunto si era la primera vez que veníamos, y mi mujer contesto que si, cuando le puso la mano en la rodilla ella se la aparto, pero sin demasiada resistencia.

Le pregunto si le había gustado el espectáculo, y le dijo que si quería subir la siguiente, contesto de una manera no muy convencida mirándome a mi como pidiéndome autorización, que no.

Le dije que habíamos venido a divertirnos, mientras me miraba, el chico había vuelto a poner la mano en su rodilla y esta vez no se la aparto.

Mientras en el escenario el otro hombre junto a la mujer del espectáculo anterior, tenían a otra mujer totalmente desnuda siendo, penetrada por el hombre, y la mujer chupándole los pechos.

Nosotros ya apenas miramos el espectáculo pero no dejábamos de tocar a mi mujer yo los pechos. y el, ya tenia la mano bajo su falda, ella no paraba de jadear y estaba con las piernas bien abiertas sin bragas y la blusa totalmente desabrochada, cuando estuvo apunto de llegar al orgasmo, nos levantamos los tres y subimos al escenario, que estaba vacio.

Me desnude y terminamos de desnudarla, estábamos los tres en pelotas yo estaba detrás de ella, y le habría las piernas, mientras el empezó a penetrarla, muy despacio con su enorme berga, ella no paraba de tener orgasmos uno detrás de otro, varios hombres y mujeres subieron al escenario y no paraban de tocarse delante nuestro y alguno hasta llego a tocarle los pechos cuando el chico terminó salió de su entrepierna y me puse yo, antes de penetrarla varios hombres que estaban pajeándose delante nuestro la tocaron por todas partes y incluso alguno le metió algún dedo en la entrepierna, yo a las pocas envestidas acabe, llevaba toda la noche con ganas de descargar, al poco rato y después de vestirnos, salimos de allí y nos fuimos directamente a la habitación del hotel, donde volvimos hacer el amor recordando cada minuto de la noche, a la mañana siguiente nos despertamos hicimos el amor y nos marchamos a casa.

Estoy deseando tener otra escapada, espero vuestras opiniones.

Parella40@yahoo.es

Película en el sofá

Esto es lo que paso en Madrid el 20 de febrero del 2005. Mi novia no vive sola, lo que a veces es una putada, una noche, cene tranquilamente con ella y con su compañera de piso y despues nos quedamos viendo una pelicula. En el salon hay dos sofas, uno grande y otro pequeño, normalmente cuando nos vemos una pelicula alli los tres mi novia y yo nos quedamos en el grande y Silvia en el otro, pero ese dia, las dos llevaban algo corto (mi novia una minifalda y la otra unos short) asi que se quedaron en el sofa y se echaron una manta por encima para no pasar frio en las piernas. La pelicula elegida fue Mulholland Drive, yo ya la habia visto pero ellas no y no me importo porque es una obra maestra… En mitad de la pelicula, cuando las dos protagonistas se acuestan juntas… yo estaba muy metido en la pelicula, pero de repente algo me saco de ella… Mi movil vibro dentro de mi bolsillo… Lo saque, lo mire y era un mensaje de mi novia desde el otro sofa “Esas dos me han puesto muy caliente… tanto que me he echado el tanga a un lado y estoy jugando un poquito yo sola” Uff, al leer eso casi me
caigo del sofa, me extraño al a vez que me puse cachondo porque a mi novia jamas le habian gustado las tias… la mire y me sonrio, mientras Silvia parecia muy metida tambien en la pelicula. Teniendo todavia el movil en la mano volvio a vibrar… “Uff, no sabes como me gustaria que estuvieses follandome ahora…” A lo que yo rapidamente conteste “Vamonos a la habitacion…” A mi novia le encanta provocar, tanto que le estaba encantando ver como yo me moria de ganas… asi que me contesto “de eso nada… estoy cachonda aqui y ahora, asi que quiero hacerlo aqui y ahora” Uff, me tenia como loco… Le conteste en otro mensaje ” y que hacemos con Silvia?” Y ella me respondio… “creo que debajo de la manta esta igual de
caliente que yo…” Pense que cabrona es mi novia, le encanta verme caliente! me hace pensar en esas cosas que no son verdad porq Silvia estaba muy atenta a la pelicula, cuando de repente Silvia me dice “puedes pararla un segundo, me muero de sed” Estaba tan cachondo que esa pregunta me dejo cortado “Eh… claro, claro” pare el video y ella se fue a la cocina, asi
que yo aproveche y le robe el sitio, me tumbe en el sofa hice que mi novia se tumbase conmigo y nos hechamos la manta por encima… Al parar el video ni siquiera me habia dado cuenta de que lo que se quedo puesto en la tele…
volvio Silvia y justo una frase del dialogo de la pelicula fue… “Yo no tengo fantasias porque ya las he cumplido todas” de la voz de una chica… todos miramos a la pantalla y vimos que era una porno, pero como estaba en la parte del argumento ni nos habiamos dado cuenta, total que nos dio la risa, porque la escena era de coña, se suponia que era una violacion pero
tan cutre, tan cutre, que nos dio un ataque de risa… mientras, yo seguia muy caliente asi que debajo de la manta empece a hacerle un dedo a mi novia… Silvia cogio una manta para ella y volvio a darle a play a la pelicula y siguio viendola mientras yo empece a cogerle las tetas desde atras a mi novia, a humedecer mis dedos en su boca y acariciarle el clitoris… Se estaba poniendo tan cachonda que se le escapo un gemido… y al cabo d un rato otro, yo intente taparle boca pero cuanto mas dominante me ponia mas caliente estaba ella, metio su mano hacia atras y me desabrocho el pantalon… sin a penas tocarmela estaba empalmadisimo… si Silvia giraba la cabeza a la derecha nos veia de lleno, aunque la manta nos tapaba lo
justo pero esa situacion me estaba poniendo a mil… Agarro mi polla y se la empezo a meter, para no hacer ruido empezo a moder mi mano tan fuerte que casi soy yo el que grita… su coño estaba ardiendo por dentro, empece a moverme muy despacio, y ella a respirar por la nariz para no hacer ruido, pero lo hacia cada vez mas fuerte, de repente solto un gemido, intento contenerlo pero era mas fuerte que los anteriores… yo levante la cabeza para ver q Silvia seguia viendo la pelicula, pero cuando me di cuenta la pelicula ya no estaba puesta, estaba de nuevo la peli porno, gire mi cabeza a la izquierda y vi a Silvia mirando la tele con la manta por encima y sus dos manos dentro de la manta… moviendolas despacio… Esa vision me puso a mil y le susurre al oido a mi novia, “si Silvia antes no estaba haciendo lo mismo que tu, ahora estoy seguro que si” y empece a follarmela mas rapido, mi novia empezo a mirar a Silvia y se puso cada todavia mas caliente, tanto q empezo a tocar su clitori mientras yo me la follaba… Dejo de cortarse con los gemidos y empezo a respirar mas fuerte, desde mi punto de vista veia como silvia miraba a la tele y de vez en cuando no miraba de reojo… pero me parece que lo que la estaba poniendo a mil era oirnos… De repente mi novia se incorporo, se acerco al sofa de Silvia y le dijo “Silvia…” y asi como esta giro la cara le planto un besazo en la boca, como el de la pelicula… Silvia no se aparto sino que siguio besandola, yo no podia estar mas cachondo… la cogio de la mano y le dijo “ven…” y Silvia se levanto de su sofa, dejando caer la manta, entoces fue cuando vi que no llevaba nada en la parte de abajo… yo estaba sentado en el sofa con la manta encima, mi
novia agarro un extremo de la manta y diciendo “no crees que hace mucho calor?” tiro de ella y la arrojo al suelo! Me quede con los pantalones por los tobillos frente a Silvia, mi novia le dijo a su amiga, ayudame a hacer algo que siempre he querido hacer… Y se puso de rodillas, cogio mi polla y empezo a chuparmela, Silvia se quedo de pie, porque estaba, al igual que yo,
cortada pero muy cachonda, mi novia paro un segundo y tiro del brazo de Silvia haciendo que se pusiese de rodillas a su lado yo me incorpore un poco, mi novia volvio a besar a Silvia y mientras cogio su mano y la puso en mi polla… yo no me podia creer nada de lo que me estaba pasando, Silvia comenzo a mover su mano y mi novia empezo a tocarle las tetas, a comerle el cuello a Silvia y a seguir bajando por su escote… Cuando mi novia llego a las tetas de Silvia ella se doblo y empezo a chuparmela… pero mirando a mi novia! Estaban muy calientes entre ellas, yo solo era un juguete alli… mi
novia se puso tambien a chuparmela tocando su lengua con la de Sivia, enrrollandose ambas con mi polla en medio. Entonces mi novia, que ya os dije que le encanta ver como se pone muy cachonda la gente, le dijo a su amiga
“no pares” y se puso de pie, paso una pierna por encima de mi y se sento sobre mi polla dandome la espalda, Silvia empezo a chuparme las pelotas y la base de la polla mientras mi novia se metia la punta, pero estaba tan cachonda que agarro del pelo a Silvia tiro hacia arriba e hizo que le comiese el clitoris mientras mi polla entraba y salia… No aguanto mucho asi, mi novia empezo a retorcerse y a tener uno de los mayores orgasmos que yo le he visto tener nunca, cuando acabo se quedo tumbada sobre mi pecho y todavia respirando fuerte tiro de la cabeza de Silvia y la beso mientras le decia, “tienes que probarlo…” Y yo que estaba debajo de las dos, las agarre a ambas y me levante, me di la vuelta y las tumbe sobre el sofa…
quedaron la una encima de la otra besandose, yo comence a besarme tambien con Silvia por encima del hombro de mi novia, a comerle el cuello a mi novia mientras ellas se besaban, segui bajando por su escalda y acabe a la altura de sus dos coños, empeza a comerselo primero a mi novia mientras tocaba el de Silvia, no se cual de las dos estaba mas caliente porque estaban las dos muy muy humedas… mi novia se salio de encima porque estaba aplastando a Silvia y me dijo a mi “haz lo que yo haga” Cogio uno de los pies de Silvia, estiro su pierna, yo estire a otra y empezo a besarle el tobillo, y de ahi
fue bajando por la pierna, la rodilla, el muslo hasta que nuestras bocas se encontraron en el coño de su amiga, nos liabamos entre nosotros con su clitoris en medio, mi novia subia de vez en cuando a comerle las tetas y yo metia toda mi lengua dentro de su amiga, despues fui yo el que subio… uff, estaba muy caliente comence a comerle las tetas, el cuello todo, y note como
mi novia me la empeza a chupar de nuevo, y conducia mi polla hasta el coño de su amiga, empece a follarme a su Silvia y mi novia mientras estaba reclinada casi en el suelo chupandome las pelotas y lo que podia del coño de su amiga, cambio de posicion y se puso por la parte de arriba para poder chuparselo bien, su amiga estaba totalmente depilada asi que se accedia muy facil a su clitoris aunq cuando yo estaba metiendosela… Silvia llevaba un rato muy caliente, empezo a gemir cada vez mas fuerte y acabo corriendose de una manera tan espectacular que crei que se partia en dos con lo que se arqueo su espalda… Al ver esto mi novia me dijo “quiero que te corras encima de ella, la saco de dentro de su amiga con su mano, empezo a chuparmela y pajearme muy rapido, tanto que no tarde nada en correrme, mi novia se aparto, y lo eche todo sobre la barriga y las tetas de su amiga… con lo que mi novia se lanzo sobre las tetas y la barriga de ella y comenzo
a chupar mi semen, a pasarselo por la cara y a darle lametazos, para despues acercarse a la boca de su amiga y besarla suavemente… un polvo corto pero increible… esa noche dormimos los tres en la misma cama y despues de
aquello hemos repetido alguna vez mas, pero nunca tan increible como la primera noche…
Es la primera vez que me animo a escribir una de mis vivencias pero la verdad es que me han pasado cosas rarisimas y la vez super excitantes en esta vida, ya les ire contando mas. Escribanme para decirme que tal les ha parecido, sea bueno o malo, quiero saber su opinion, mi e-mail es
diegogilsua@hotmail.com

Noche de fiesta II

En anteriores oportunidades les he contado mis fiestas con mi amigo Alberto , mi amante alcahueta que hace que todas mis fantasías cachondas se hagan realidad . Toda la semana pase con un cosquilleo en mi cuca ya que el ritmo de trabajo en la oficina y mi estampa de señora bien no me permitía mostrar mi verdadera personalidad sexual que era cercana a la de una insaciable .
Era viernes en la tarde y cercana la hora de salida de mi oficina después de una larga semana de abstinencia sexual por lo que me decidí llamar a mi amigo Alberto para que me ayudara a bajar mi deseo sexual como fuera y en la forma que el decidiera . Acordó recogerme a las 9 : 00 p.m. no sin antes advertirme la forma en que debía ir vestida .

Ya en mi apartamento y luego de un relajante baño en mi bañera con hierbas y espuma me dispuse a vestirme con mi acostumbrada seda dental que se perdía en mis nalgas y absolutamente nada mas de ropa interior ya que el vestido era ceñido al cuerpo al máximo y no permitía el uso de mas prendas , llegaba solo hasta el borde de mis nalgas dejando al descubierto mis piernas torneadas llegando hasta mis sandalias de 14 cms de color negro , de pronto sonó el teléfono y era Alberto que me pedía que bajara por que estaba en la puerta del edificio de apartamentos . Salí y me subí a su carro dándole un tierno beso y tocando su polla por encima del pantalón y sin hablar arranco dirigiéndose a una avenida un poco solitaria donde en las noches se paran las prostitutas a esperar clientes de ocasión , detuvo su auto en una de las esquinas que aun permanecían solas y me dijo que me bajara , que esa era mi esquina , sorprendida pero muy cachonda baje del carro y con movimientos sensuales camine con mis zapatos altísimos y mi vestido mini que dejaba ver el nacimiento de mis nalgas hacia “ mi esquina ” , mire de reojo vi que estaciono su coche en un sitio estratégico a unos metros , saco su cámara de video y me grito : trabaja puta … que filmaré tus guarradas , sonreí y subí un poco mi vestido y le mostré mis nalgas y le dije : quieres que me coman el culo , sonriendo ambos iniciamos nuestra aventura .

Cada que pasaba un auto caminaba muy sensualmente para llamar su atención , se arrimaban y me decían lo puta que era , lo buena que estaba y me pedían que les mostrara lo que se iban a comer por lo que yo les mostraba mis tetas , mi cuca , el culo o las tres cosas según el pedido de los supuestos clientes , ellos me mostraban sus vergas algunas paradas y enormes , otras negras y gordas, otras delgadas y flácidas , yo les seguía la corriente en sus pedidos pero jamás me subía a sus autos y solo me comportaba como una verdadera puta para que la cámara de video de Alberto tomara los eventos muy calientes con cada parada de un auto . Así paso mas de una hora hasta que Alberto me llamo y me dijo que me subiera por que ya era suficiente , al subirme le mostré lo mojada que tenia mi cuca por lo guarra que me habían hecho sentir y todas las palabras y gestos obscenos de mis potenciales clientes . Alberto toco mis tetas , mis nalgas y metió sus dedos en mi mojada cuca diciéndome : perra .. te veías tan arrecha ofreciendo tu cuerpo …. eres una perra perdida …, nos dirigimos a casa de un amigo suyo y al entrar estaban 5 de sus amigos sentados en la sala y dos mujeres en el centro bailando semi desnudas , Alberto llamo la tensión de todos y les dijo : bueno muchachos aquí esta la tercera perra para nuestra apuesta , todos sonrieron a carcajadas y me señalo el centro de la sala a donde fui con la otras dos mujeres. No se a que horas apareció un enorme negro como de 1.90 cms , parecía jugador de baloncesto , con unas enormes manos , todas quedamos atónitas viéndolo , se situó en medio de las tres . Todos gritaban como posesos : Vamos Admed disfrutas tu trabajo .. castiga estas perras , nos acerco hacia si y nos toco nuestras caras colocando sus dedos en nuestras bocas para que chupáramos sus enormes manos y sus dedos , se quito su tanga quedando su gran falo aun flácido colgando con unos enormes guevas negras afeitadas , empujo nuestras cabezas hasta su miembro y todas como poseídas iniciamos una mamada a su polla inmensa , yo cogí el enorme glande con mis labios y trate de meterme lo mas que pude , lo lamí , escupí y volví a lamer mientras este crecía hasta quedar como de 25 cms y unos 5 cms de diámetro , ya no cabía en mi boca ni en la boca de mis dos compañeras de mamada , todas recorríamos ese enorme falo mientras Admed pedía que le lubricáramos su miembro con saliva , continuamente nos pedía que la escupiéramos , eso me excitaba mucho , escupíamos su verga y la lamíamos sintiendo ese sabor ocre de negro que en mi excitación disfrutaba , una a una nos obligo a meter su miembro hasta la garganta causando una enorme dilatación de nuestras bocas que quedaban ajustadas a la cabeza de ese gran miembro , situación que le excitaba por que cada que penetraba nuestras bocas gema como un poseso al sentir la presión de nuestras pequeñas bocas , lamí y restregué mi cara en sus enormes guevas metiendo la punta de mi lengua en su ano , lamí sus nalgas . A la chica que estaba a mi lado que tenia unas enormes tetas la levanto entre sus brazos y se las chupo fuertemente , llamo a uno de los chicos y le dijo que se acostara en la alfombra , lubrico su dedo y de espaldas se lo metió en el culo sacándolo solo para ser reemplazado por el miembro del que estaba en el suelo , en esta posición Admed apunto su verga a la cuca e inicio una lenta penetración dejando como un sándwich a la chica quien gemía a cada centímetro así estuvo un rato y seguidamente nos puso a todas en cuatro en una mesa alta que dejaba nuestros culos a la altura de su polla , mire a mi lado y empezó por la chica al otro extremo y vi que sobaba su verga en sus nalgas y le pegaba utilizando su miembro como látigo, así paso una a una hasta llegar a mi , sentí su enorme polla negra golpeando mis gordas nalgas y rozando mi ano algunas veces , escupió mi culo y metió su dedo gordo untado de lubricante en mi culo , así mismo hizo con las otras dos chicas que al igual que yo gimieron al sentir el dedo gordo del negro tan grande como una verga normal , todos gritaban al negro pidiendo que nos abriera el culo a las tres , yo sintiendo su dedo en mi culo le grite : negro hijueputa … meteme la verga ….saca tu dedo del culo y ábreme mi ano , gran error por que al terminar de hablar la cabeza de ese enorme miembro estaba en la entrada de mi ano y gracias al lubricante de un solo empujón metió su enorme glande abriendo mi esfínter casi a reventar , grite desesperada y trate de desencajarme y el negro Admed me agarro fuerte por la cintura e introdujo otro trozo de su polla , le grite : te gusta mi culo apretado …negro cacorro , el me respondió inmediatamente : me encanta ver tu gordo culo blanco atravesado por mi verga …ahhhh… y tu ano dilatado como un florero maldita zorra , golpeo fuertemente mis nalgas e introdujo su miembro hasta sus guevas , guevas que sentí rebotar en cada arremetida con un ritmo pausado y constante hasta que mi ano se acostumbro a ese gran cuerpo extraño y empecé a disfrutar sintiendo como si un bate de béisbol entrara y saliera de mis intestinos , sentí un gran chorro de aceite en mi ano lo que hizo que resbalara con mas facilidad , lo sacaba casi hasta la punta y lo metía hasta sus guevas rítmica y seguidamente soltando un chorrito de aceite de vez en cuando , acelero su ritmo y yo trataba de apretar mi adolorido ano y grite : cabrones …ninguno tiene una verga que quiera que se la chupe …. , al momento tenia dos enormes vergas al alcance de mi boca y las otras dos chicas fueron atravesadas por las vergas restantes . Mientras metía su miembro en mi culo golpeaba fuertemente mis nalgas , finalmente entre espasmos Admed se vino en mis intestino clavando su verga hasta el fondo momento en que sentí un gran orgasmo entre el placer de ese bate en mi culo y el dolor de la enorme dilatación , me levanto con gran facilidad sin sacármela y se sentó en el sofá y con sus enormes brazos me subía y bajaba sobre su verga para que todos vieran , yo movía en círculos mi culo adolorido sin lograr satisfacerlo totalmente , estuvo después de venirse jugando así con mi ano como quince minutos . Caí tendida en la alfombra con un gran ardor en mi culo situación que aprovecho Alberto para pajiarse en mi cara mientras lamía sus guevas y me decía lo linda que me veía mientras el negro abusaba de mi , se vino en mi cara haciendo que limpiara su miembro de las ultimas gotas de semen . Con ayuda de todos nos llevaron al lado de la piscina , el negro aprovecho y se orino encima de nosotras apuntando su chorro a nuestras caras .
Comentarios : lililapronta@yahoo.com.ar

Noche de fiesta I

Era un sábado en la noche y me alistaba para salir a bailar con unos amigos de pronto sonó el teléfono y era Alberto uno de los chicos con quien iba a bailar, me saludo y me pregunto que estaba haciendo, yo le conteste que me estaba vistiendo, entonces él me dijo que quería que fuera vestida muy sensual y atrevida , sorprendida y un poco maliciosa le dije que fuera mas claro y me dijera como quería exactamente que me fuera vestida y el en forma entrecortada me dijo que quería que me vistiera como una ramera , como la mas ramera de todas por que esta noche iba a ser inolvidable para todos; hacía las nueve de la noche llegaron a recogerme venían cinco chicos y una chica que iba vestida algo atrevida llevaba puesto un enterizo como piel de tigre y dibujaba muy bien su cuerpo , la verdad tenía buen cuerpo , yo iba vestida con una falda muy corta de color blanco y debajo llevaba una mini tanga que ni se me notaba, una blusa blanca con cuello bandeja y la espalda estaba completamente descubierta, el cabello estaba suelto y un poco alborotado , mi maquillaje era algo discreto y mis labios estaban pintados de un color rojo encendido, mis zapatos eran una sandalias negras de con un tacón de 14 cms , me subí al carro y nos fuimos a la discoteca allí bebimos un poco más de la cuenta, en la discoteca los chicos trataban de pasarse un poco de la cuenta con nosotras, hacia las tres de la mañana Alberto dijo que quería estar en un sitio diferente para gozar con nosotras, todos aceptamos complacidos y nos fuimos a una casa campestre de Pablo ,uno de nuestros amigos, esta era cerca de la ciudad, le preguntamos que íbamos a hacer en ese lugar, Alberto contesto que nos íbamos a divertir como nunca lo habíamos hecho. En 10 minutos llegamos a una casa campestre y Pablo , nuestro anfitrión , nos dijo : bueno pónganse cómodos y puso música pop , todos empezamos a bailar de pronto se acerco a mi y me empezó a acariciar , primero me acariciaba las piernas y poco a poco fue subiendo hasta llegar a mis nalgas subiéndome la falda y amasando mis enormes nalgas, de vez en cuando me daba nalgadas y me acariciaba la cuca que ya estaba bastante húmeda , saco mis pechos de la blusa y pellizcando mis pezones se los llevo a la boca , de pronto Papo uno de los chicos dijo : súbele mas la falda y muéstranos el culo , Pablo haciéndome doblar hacia adelante para parar mi culo saco la tira de mis calzones de entre mis nalgas y abriéndolas metió el dedo en mi ano y decía : miren como esta de rico el culo de esta perra , cuando mire los chicos estaban desnudos jalándose sus pollas , se me acercaron tres chicos entre ellos el negro Ali que tenia una polla larguísima la cual tome y lo hale hacia mi boca , me la metí y casi no me cabía pero hice un esfuerzo y trague todo lo que pude , tanto que casi me asfixio , mientras los otros dos chicos me pasaban su pollas para que yo se las mamara yo alternaba mi mamada y a cada uno les daba su poco y me la metían tanto que trataban de asfixiarme, cuando mire que estaba haciendo la otra chica ella estaba completamente desnuda mamando las pollas a los otros dos chicos quienes estaban tocándola mientras les mamaba sus pollas . El negro Ali se puso en cuatro en el sofá y mientras se jalaba su verga me grito : oye zorra quiero que me chupes los guevos y el culo así como me mamaste la polla. Inmediatamente solté las dos pollas que estaba mamando y mirando con lascivia las guevotas del negro Ali me acerque y clave mi cara en ellas , las lamí y seguí hasta su culo mientras con mi mano recorría esa gran verga , yo estaba arrodillada en el sofá lamiendo lo mas que podía mientras sentía que alguien me abría las nalgas y me sobaban una polla en el culo cuando mire era Pablo que me estaba abriendo el culo yo le decía: metela hasta las guevas que tu polla me encanta , poco a poco fue metiendo su polla en mi culo mientras sentía un gran dolor y como mi pobre ano dilataba con semejante polla tan grande , cuando ya estaba toda adentro se movía de una forma deliciosa yo le decía que se moviera más , Alberto se paro a un lado del chico DEL negro Ali y me pasaba su polla para que la chupara también, yo lamía el culo y las guevas a Ali y simultáneamente le mamaba la polla a Alberto quien gritaba a todos mientras se reía : esta perra si sabe para que tiene esa lengua chupa delicioso y mama de locura, el negro Ali le contesto : es una guarra arrecha .. es una verdadera puta , Pablo no se quedo a atrás y les dijo : cabrones y eso que no han probado meter su verga en la mitad de estas enormes y deliciosas nalgas , el negro Ali se paro inmediatamente y le dijo : déjame probar ese ano , todos se reacomodaron y Alberto se acostó en el piso para que yo me clavara su polla en mi cuca , el negro Ali se acomodo detrás cerca de mis nalgas y Pablo se acomodo cerca de mi boca , Papo y Nacho se fueron a disfrutar la otra chica haciendo un sándwich con ella . Alberto le dijo al negro Ali : muévete más en el culo de esta perra para que se mueva por que yo no puedo casi moverme, entonces le dije al negro que me diera más duro que quería sentir más adentro del culo la polla, el negro introdujo su polla firmemente en mi culo mientras yo me quejaba de dolor y un gran placer al sentir que las dos vergas se frotaban en mis entrañas separadas solo por un diminuto espacio entre mi cuca y el culo , Pablo tapono mi boca nuevamente con su verga viniéndose rápidamente al verme atravesada por dos pollas y mirar mi cara de placer y dolor que lo enloquecía , mientras se venia me decía : así quería verte esta noche perra …disfrutando como una verdadera puta … cochina arrecha … maldita culiona ..te encanta que te abran el culo , me lleno la boca de su semen y el resto lo embadurno en la cara , el negro Ali y Alberto arreciaron su ritmo moviéndome durísimo como una muñeca mientras sus chorros de semen inundaban mi cuca y mis intestinos , en espasmos introdujeron hasta el máximo sus vergas mientras ya sin fuerzas ambos yo los escurría con movimientos lentos sintiendo los últimos lametones de Ali en mi cuello y espalda y los de Alberto en mis tetas . La otra chica recibía la descarga de semen de Nacho Papo en su cara lamiendo sus vergas y succionándolas para no dejar ninguna gota de semen en ellas . Descansamos un rato y nos metimos desnudos a la piscina relajándonos un rato y bebiendo unas cervezas . Los chicos bebían cerveza mientras nosotras dos retozábamos en la piscina contándonos las experiencias y mirando sus vergas mientras comentábamos entre risas los placeres sentidos . Los chicos entre carcajadas nos llamaron y nos dijeron : chicas ..tienen sed … les tenemos la bebida ideal … quieren ? , nos arrodillaron colocando nuestras caras muy juntas mientras nosotras reíamos a la expectativa , se colocaron muy juntos con sus vergas apuntando a nuestras caras y empezaron a orinar en nuestras caras y cuerpo , nosotras abrimos la boca y con nuestras manos nos sobabamos las tetas y nuestros cuerpos mientras sentíamos ese liquido tibio y salado en nuestras bocas y deslizándose por todo nuestro cuerpo . Esto nos puso a mil y nos besamos mientras ellos reían y comentaban lo putas que éramos .

Alberto el fin de semana siguiente me llamo a preguntarme como había pasado y me dijo que si quería participar en una fiesta , yo le dije que si pero que no quería que dijera que era una amiga si no una prostituta contratada para la ocasión , el me dijo que le parecía una idea muy cachonda , que la llevaríamos a cabo en su apartamento pero como seria , yo le dije que la idea era que invitara a algunos amigos y cuando estuvieran un poco animados con los tragos hiciera la pantomima de pedir una prostituta a domicilio para complacerlos a todos , Alberto siempre tan complaciente conmigo acepto .Eran como las 8 de la noche de ese sábado y yo ya estaba arreglada para la ocasión con un brasier que dejaba mis senos al aire medias a media pierna , ligueros , una diminuta tanga , minifalda extrema y una diminuta blusa transparente del mismo color de todas mis prendas , negra como la noche , mis zapatos negros estilo sandalia sin correas y muy altos con plataforma , la verdad es que me veía muy provocativa . Sonó mi móvil y era Alberto que me decía que los chicos eran cuatro con el y que ya estaban acalorados por el alcohol y cachondos con la idea de que una sola mujer los complaciera a todos . Llego Alberto a recogerme en su auto y bajo al sótano a recogerme en el parqueadero en toda la puerta del ascensor por que a cada paso se veía el inicio de mis nalgas por la falda tan corta y los zapatos tan altos que me hacia quedar casi empinada dando pasos muy cortos y sensuales . Exclamo al verme : so perra … estas mas cachonda y puta que nunca , yo sonrei y me subi a su auto mientras este acaraiciaba mi cuca mientras nos dirijiamos a su apartamento . llegamos y entre discretamente sin que me vieran , el entro donde estaban sus amigos y me anuncio , salí caminado muy sensualmente y mientras silvaban y hacian algarabía les dije : yo soy LILI la perra que va a ordeñar sus vergas con todos sus agujeros y me pase mi lengua por los labios y empecé a bailar música trance que Alberto coloco inmediatamente , baile mostrando mis atributos mientras me quitaba sensualmente mi pequeña blusa y falda quedando al aire mis tetas con el brasier que las levantaba y juntaba y mi gran culo enmarcado por los ligueros y atravesado por la tira de la seda dental, mientras ellos se quitaron su ropa , quedaron totalmente desnudos , yo les dije bueno caballeros yo quiero saber los nombres de los cachondos desnudos que tengo al frente , dijeron rápidamente Dany , Mark Lenon y Alberto grito y yo mi perra , yo sonreí mientras todos me rodearon y me tocaban por todas partes y yo repartía mis manos tocando esas cuatro vergas y sobando sus guevas , me senté en el sillón y empecé a pajiar y a mamar sus vergas quedando alternativamente una sin atención por lo que me tocaba pasar rápidamente de una a otra , quedando todas paradas al máximo y con sus cabezas de polla rojas y grandes, mi saliva quedaba en sus grandes penes al entrar hasta el fondo a mi garganta quedando brillantes y muy provocativas , sobaban mis tetas , mi espalda , mi pelo y atraían mi cabeza hacia sus vergas desesperados , todos decían lo rico que les mamaba sus vergas. Me pare de una y colocándome a dos metros de donde estaban le dije : bueno chicos quien quiere esta cuca mostrándoles mi cuca y este culo volteándome de espalda y abriendo mis nalgas , todos gritaron si y se arrodillaron dos en mi frente a besar mi cuca y los otros dos en mis nalgas besándolas y golpeándolas , lamieron un buen rato dilatando mi ano y dejando mi cuca muy mojada . Me puse en cuatro y les dije que quería calibrar mi culo con sus vergas pero uno por uno , protestaron todos y les dije que esas eran mis condiciones , Alberto les dijo : bueno muchachos en fila disfrutamos esas enormes nalgas uno por uno , alebro se coloco de primero y empezó a frotar la cabeza de su verga en mi ano y la movía rápidamente mientras sentía que mi esfínter se dilataba, poco a poco fue introduciéndola mientras exclamaba : uff..amigos que culo tan apretado , todos le gritaban : mete toda la verga a esta perra para que aprenda , le grite a Alberto moviendo mi culo y desencajándome de su verga : sácala maldito cacorro que sigue Dany … tu Mark ven que necesito una polla en mi boca, sin pensarlo dos veces se acomodaron en mi boca y en mi ano , me arrepentí cuando Dany introdujo su verga que no era muy larga pero tenia un cabezón descomunal que abrió mi ano al máximo y le grite : Dany tienes la cabeza de tu verga como un caballo , no había terminado de hablar y Mark tapo mi boca con su polla torcida y sabrosa la cual empezó a sacar y a meter rápidamente mientras me cogía el pelo , cogió un ritmo rápido que hacia que mi saliva saliera por las comisuras de mis labios , sentía delicioso esta verga entrando a mi boca con ese sabor fuerte y delicioso del semen , mientras horadaban mi culo con la verga cabezona de Dany que hacia que me ardiera mi culo , sin dejar que me la sacara un centímetro Mark se vino en mi boca amarrándome fuerte por mi pelo y obligándome a tragar su semen mientras golpeaba mi cara fuertemente diciéndome: chupa mamona …chupa y traga mi leche maldita zorra , yo disfrutaba los insultos y le decía : cabron …te chupo por que me abren el culo con una cabeza de verga inmensa , me desencaje de Dany mientras este protestaba y los llame a todos para mostrarles mi ano a todos los chicos que estaban allí, todos se sorprendieron al ver el tamaño de mi ano igual de ancho a la polla de Dany, todos fueron a meter sus dedos en mi culo pues no creían lo abierto que estaba ,les dije que les daría una sorpresa y sacando un consolador tan enorme como un brazo le dije a Lenon que se acostara para encajarme en mi cuca su parada verga lo cual hice moviéndome fuertemente , mientras me metía la verga de Dany en mi cuca metí lenta y firmemente el consolador en mi culo , le dije a Alberto y Dany que se hicieran la paja mirando mi dilatado ano , rápidamente mientras miraban atónitos y con sus ojos desorbitados el espectáculo de mi culo abierto por el enorme consolador que entraba y salía de mi ano mientras Dany disfrutaba de mi cuca , estos de la excitación , se vinieron a chorros , sentí sus chorros de leche caliente que me bañaban el culo y la espalda mientras me venia simultáneamente con Lenon que me decía : siento tu cuca apretada por la polla de plástico que tienes en el culo ..puta desgraciada .. me haces venir. El hecho es que me bañaron mi espalda, mi culo y mi cuca simultáneamente mientras sentía mi enorme consolador en mi culo . Quedaron satisfechos y me fui a la ducha la cual me relajo y me acosté para descansar un momento .De repente sonó la puerta, vinieron Dany , Mark Lenon , borrachos y venían desnudos tras darse un baño en la piscina. Con sus pollas ya tiesas me despertaron y al ver esas vergas en todo su apogeo agarre todas las pollas ala vez, quería chuparlas todas , me las metía de dos en dos en la boca pero no me cabían. Alberto me dijo : vamos a repetir ese culo , se tumbo en el suelo y me clavo su vega en mi culo, me estremecí, Dany se tumbó encima y sobo su verga también en la entrada de mi ano y al no poder entrar saco de mi cartera crema de manos y unto su polla y mi culo de crema intentando de nuevo entrar en mi ano que ya tenia adentro la verga de Alberto , yo le pedí que no pero estaba poseído por el deseo y me dijo : perra ..ese culo es tan grande y arrecho que le cabe semejante consolador entonces puede con dos vergas , de un golpe metió la cabeza de su verga produciéndome un gran dolor y sin consideraciones la hundió hasta el fondo al igual que Alberto , los dos pararon sus movimientos y con sus vergas a fondo me besaban y acariciaban mientras yo los insultaba y les decía : cabrones arrechos me van a partir el culo …. .pero yo soy mas arrecha que ustedes y me gusta , iniciaron de nuevo el mete y saca dilatando mi culo y empecé a disfrutar esas dos vergas en mi culo , Mark y Lenon me oyeron cuando grite : necesito mas pollas , me hicieron callar metiendo sus pollas en mi boca alternativamente , yo estaba a cien y comencé a chupar esas ricas vergas. Alberto y Dany se corrieron dentro de mi dilatado culo y sobre mi cara Mark y Lenon. Termine con semen sobre mi cara ,mis pechos ,mi pelo ,hombros, rostro y derramaba semen por la cuca , la boca y el culo, puesto que habían entrado en mi cantidad de semen de mis machos .
Comentarios : lililapronta@yahoo.com.ar

Sexo imaginativo

En otra ocasión, ya os escribí sobre mi primera experiencia sexual diferente a los cánones establecidos con una chica que conocí en un club de intercambios en Barcelona, y que me hizo disfrutar al máximo cuando me puso mi primera lavativa.

Después de aquel día, cada vez que iba a Barcelona, no dejaba de verla siempre que era posible, y os diré que cuando iba en su busca ya estaba empalmado antes del encuentro, y hoy os voy a contar la segunda vez que nos vimos.

Una vez llegué al hotel, la llamé y quedamos en una cafetería de la parte alta de la ciudad, no muy lejos de su casa, llegué antes que ella, pedí una cerveza y la vi entrar y venía con otra chica, casi tan guapa y buena que ella, me la presentó y después de unas copas fuimos a cenar y a bailar los tres, en la discoteca cuando tocaba la tanda de romanticas, bailabamos
haciendo un pequeño círculo, donde yo al principio estaba algo cortado, pero cuando ellas empezaron al alimon a darmen besos en la cara, cuello, orejas, etc., me solté el pelo y entré en el juego, con morreos y magreos a go-go, después de dos horas de jueguecitos, me dolian los huevos del empalme casi continuado, decidimos irnos a casa de su amiga cuyo nombre era Ana a tomar la penúltima.

Cuando llegamos, nos pusimos cómodos como en las películas, y nos fuimos al baño, donde antes de ducharnos nos pusimos cada uno dos enemas de medio litro que nos dejó los intestinos muy limpios, y esta vez aunque estaba disfrutando, no fue como la primera lavativa, sino algo necesario, y luego nos untamos los tres de aceite de baño.

Una vez limpios por dentro y por fuera, perfumados, pusimos musica y totalmente en pelotas comenzamos a bailar en sandwich, Ana a mi espalda, y Kati por delante, y a los cinco minutos con el aceite que nos provocaba placenteros roces, estaba a cien, casi para correrme y ellas también estaban húmedas, por lo que Ana me cogió de la mano, y nos llevó a su dormitorio, con objeto de relajarnos un poquito, donde me dijo que ella y Katy me querían hacer algo.

La habitación era linda, con una cama redonda de mas de dos metros de diametro, me tumbaron en la misma y Ana se dirigió a un armario que había allí y al abrir observé que estaba lleno de todo tipo de artilugios sexuales (consoladores de varios tamaños, ropa sexy, peras irrigadoras, etc), de allí volvió con una toalla, un bote de espuma, unas tijeras y una cuchilla de afeitar, me pusiero encima de la toalla, y me empezaron a cortar todo el vello de alrededor de los huevos y luego me untaron la espuma y me afeitaron toda la zona salvo la parte de arriba del pene, luego me levantaron las piernas, me las abrieron y me afeitaron todo el perineo y los alrededores del ojete, y con esta situación me había vuelto a empalmar, y me untaron de un aceite aromático por toda la zona “agredida”.

Así iniciamos un calentamiento de roces engrasados, comidas simples, dobles, triples, 69, circular donde yo le comía el conejo a una, esa a su amiga y finalmente esta me comía el rabo, estaba ya a pique de un repique y ellas ya se habían corrido una vez, cuando nuevamente Ana se dirigió al armario y trajo algunos juguetitos, dos juegos de bolas chinas y un consolador de arnés, así como un bote de vaselina.

Pusimos a Katy en pompa, le untamos vaselina en su culete, y luego le fuimos metiendo las cinco bolas con un morbo que te cagas, luego se lo hicimos a Ana, que finalmente se puso el arnés, y empezamos una fiestecita donde al alimon nos ibamos follando a Katy, que con su culo ocupado con las bolas, se corrió hasta tres veces, donde en la última fue salvaje, pues le fuimos tirando de la cuerdecita de las bolas.

Luego empezamos con Ana, que le fuimos comiendo sus tetas y tirando de las bolas chinas, y se corrió dos veces, y yo aun seguía entero, por lo que ambas se liaron conmigo, comiendome de todo. polla, ano, etc.,y me cogí por detras a Katy, y cuando estaba liado con ella, Ana me untó mi ojete de vaselina, y fue abriendo paso con los dedos, hasta me encajó el pollon del arnés, con lo cual estaba clavando a Katy y a mi hacía Ana lo propio, hasta que alcanzamos los tres un orgasmo quedando exhaustos sobre la cama redonda.

Por la mañana al despertar, estaba atado todas las extremidades con unas cuerdas, y tenía metido en el vientre unos cojinez, con lo cual tenía expuesto mi ano en pompa, a los pocos minutos aparecieron las dos con la bolsa enemas humeante, y el tarro de vaselina en las manos, deseandome un feliz y morboso despertar, untandome el culo con vaselina y la otra a trabajar el agujero con los dedos, hasta que se me dilató con un enorme empalme, metiendome a continuación la cánula y abriémdo la llave del líquido que calentito entro en los instestinos, dándome una placentera sensación, y a contuación una vez de metieron el litro en el vientre, Ana me volvió a clavar con el arnés, mientras Katy me hacía una mamada maravillosa, en la
que me volvía a correr.

Una vez terminado y aseado me volví al aeropuerto de regreso a mi pueblo, ya os contaré otras aventura con estas amigas.

 

Ahora me cogieron en el cine

Días después de aquella experiencia en el metro, mi vida seguía igual que hasta antes de eso. Regrese con Pepe y seguimos nuestra rutina. Me aplique en mi trabajo y trataba de no volver a tocar el asunto.

Pasaron cerca de dos meses y una tarde me llamó Luis Rey, me dijo que necesitaba hablar conmigo sobre “aquello” y me negué, pero me amenazo con decírselo a Pepe y no tuve más remedio que acceder.

Nos vimos en una cafetería y cuando llegó me saludo normal, hablamos del trabajo y un rato después me dijo que para no decirle a Pepe lo que habíamos hecho que lo invitara al cine y que se olvidaría de todo. No estaba entusiasmada de ir al cine con él pero por miedo y mi falta de experiencia acepte.

Me llevó a un cine que se encuentra aquí en República de Cuba, el título de la película no era muy conocido por mí, cuando entramos el que recibía los boletos me miró de arriba abajo y sonrió. No entendía porque así que le respondí con una sonrisa.

Cuando entramos no había más que cinco personas y el lugar estaba sucio, descuidado y feo. No había más que
planta baja y nos sentamos en una orilla hasta el fondo. Se apagó la luz y comenzó la película. Hasta entonces comprendí que era un cine porno y trate de levantarme y salir, pero Luis Rey me tomo por el brazo y me sentó. Me dijo que se hacía lo que él quería y lo que quería era eyacularme.

No podía creerlo, me estaba chantajeando y no podía hacer nada. Me dijo que me relajara, me acomodo en el sillón y me dijo que después de eso ya no me molestaría más. Le pedí su palabra de honor y me contestó que sí. Mientras en la pantalla se escuchaban los gemidos y veían las escenas él me empezó a besar tiernamente mi oreja. Sentía como me empezaba a
recorrer un escalofrío y aunque quería cerrar los ojos no pude.

Mientras lo seguía haciendo me excitaba, empezaba a sentir mi humedad y de pronto pude observar como se tocaba su miembro por encima de su pantalón, sabía que la tenía parada. Me decía cosas como –que bonita estás, tu cuerpo es sensual y tienes unas chichotas fenomenales, está como para darle a un regimiento, tu culo lo tienes muy sabroso, se que eres una putita, una golfilla sucia que se esconde con cara de mustia-, para eso ya estaba húmeda y separe ligeramente las piernas.

Me beso apasionadamente y coloco su mano en mi pierna, ya llevaba puesto un vestido floreado hasta la pantorrilla con botones atrás, con saco largo, como soy convencional no uso tangas ni escotes, y ahí fue cuando me dijo –quiero ver tus chichotas putita-, me quito el saco y lo colocó en un costado. Comenzó a desabrochar uno a uno mis botones del vestido pero seguía mordiendo mi oído, me seguía diciendo cosas que me encendían.

Era muy extraño, estaba aturdida por las ideas encontradas en mi cabeza, algo me decía que me fuera pero también me decía que me quedara. Una vez que término bajo el vestido hasta la cintura, tenía mi brassiere que casi quería explotar, mis pechos duros y los pezones erectos por la excitación. Cuando me di cuenta ya teníamos auditorio, los cinco hombres que
estaban ahí se habían acercado a nosotros y nos estaban viendo, Luis desabotonó mi sostén y lo guardó en su saco, y fue cuando mis tetas quedaron al aire libre, expuestas, con mis pezones duros y erectos apuntando hacia el frente, me dijó que me dejara y que no intentara taparme. En ese entonces tenía unas medidas aproximadas de 97-64-99, porque era un poquito gordita, no mucho pero algo si.

Para ese entonces ya no era dueña de mí y empezó a besar mi cuello,, yo no cerré los ojos por un malsano y perverso pensamiento: me estaban viendo unos desconocidos y dos de ellos ya se estaban masturbando lentamente y los otros acariciando sus paquetes sobre sus pantalones, me sentí la más puta y caliente de las mujeres porque era el centro de atención y en ese momento no había más que mis tetotas, mi excitación y esos hombres, era un cerebro impresionante.

Luis no me había tocado los senos todavía, disfrutaba que fuéramos observados con ojos de lujuria y con sus vergas erectas y desafiantes. Me dijo –quiero comerte el culo perra, párrate y voltéate-, lo hice y mientras subía la parte posterior de mi vestido me apoye en las butacas de adelante y me quito mis pantis, que eran normales no tangas y las guardó también. Con sus movimientos hacía que mis senos se balancearan en el aire y en la oscuridad fueran apreciados por todos lo que estábamos ahí.

A cada embestida de su lengua yo reaccionaba con lujuria, estaba muy caliente y ya no sabía que quería, mientras se bajaba el pantalón me ordenó –vas a sentarte en mi tranca y te vas a mover como desesperada porque quiero echarte mi leche-, eso fue el clímax, deje caer mi trasero en él y sentí como me la metía, era delicioso. De repente cambió de opinión
y preguntó a uno de los sujetos que teníamos próximos ¿le doy así o mejor parado?, contestó rápidamente –parado-, me levantó y se colocó atrás de mi, tuve que flexionar mi cuerpo hacía adelante y sentí sus empujones que todavía más balanceaban mis tetas. Empezó a decirles a todos –este es el coño más rico que he conocido, esta putita sabe delicioso, tiene unas tetotas impresionantes, se las voy a mamar hasta que me canse, la voy a encular aquí, enfrente de todos
y la voy a hacer gemir a la puta-, esto ya no me sorprendió y seguí recibiendo esas tremendas embestidas con sus huevos chocando contra mis nalgas y quise acariciarme los pezones pero no me dejo.

Un rato después eyaculó y sentí su viscosidad dentro de mí, fue formidable. Estaba exhausta, caliente, sudorosa y los demás aplaudían. Decía cosas como –que puta, tremenda cogida le han dado, imaginate como ha de ser de caliente, ese es un culo caliente, vaya con la gordita aguanta una cogida como esa y otras más, que bizcocho tan sabroso tienes perrita- y demás.
Estaba todavía un poco excitada y le pedí que nos fuéramos, me contestó que faltaba el final. Preguntó ¿Quién le quiere agarrar sus tetotas a mi novia? Sólo uno podrá hacerlo, sentada observe como todos levantaban sus manos y como no se ponían de acuerdo les dijo que se acercaran, y sin más comentó: quiero que le den duro a esta puta porque tiene el culo
caliente, cojansela pero con condón, pero uno por uno, quede sorprendida y quise correr pero la excitación no
me dejo moverme.

Se me acercó un viejo gordo, me tomó de las manos y me recargó contra la pared, mi espalda sentía lo frío y podía oler a sucio, me miro a los ojos y paso un brazo por debajo de mi pierna derecha y por instinto lo abrace del cuello, me levanto en vilo y con sus dos brazos me sostenía y fue cuando introdujo su cosa dentro de mi, empezó su mete y saca de mi cosita, me
miraba y me decía que era la más puta de todas, a cada metida que me daba sentía un escalofrío y sin decir nada disfrutaba esa cogida tan rica que me daba, sus testículos chocaban en mis nalgas y eso me prendía más, después de unos minutos me eyaculo.

Me bajo y me dejo sintiendo un orgasmo, después vino un bajito ya cuarentón, me inclinó sobre las butacas con mi culo al aire, me separo las piernas e introdujo su pene en mi rajita, se movía muy mal así que no tardo mucho en terminar y me dejo caliente.

El tercero era un señor como de cincuenta años, se paró frente a mí, me tomó por las caderas y me dijo:
abre tus preciosas piernas hija, que te voy a coger, las separe mirándolo a los ojos, una vez adentro de mí me dijo que las cerrara, pude sentir su trozo de carne en mi vagina, empezó con su mete-saca, mirándome siempre a los ojos, siguió un rato así y comenzó a incrementar el movimiento, me bajo las manos a mis nalgas y yo le seguí el ritmo, después de un rato tuve
un orgasmo y él también se vino un poco después, estaba agotada.

Me senté en la butaca y Rey se sentó a mi lado, me comenzó a besar en la boca tiernamente, el otro hombre se sentó a mí lado y mientras separaba mis piernas Rey le ayudaba y me comenzó a masturbar, era delicioso, riquísimo, mientras me besaba me metía mano en mi cosita y uno más se colocó detrás de nosotros y me empezó a sobar las tetas otra vez, era maravilloso sentir tantas sensaciones al mismo tiempo, los magreos siguieron durante un buen rato, yo ya gemía de tanto
placer que me daban, me tiró al suelo Rey y se subió sobre mi, los demás se colocaron a nuestro alrededor y mientras me cogía les decía a los demás: vean como me jodo a esta puta, tan puta es que le gusta que la miren, logre otro orgasmo y ya sin tener fuerzas me puso en cuatro y ahí otra vez empezaron a pasar sobre mí unos tras otro, me daban una culeada impresionante, me daban nalgadas a cada metida que me daban, ya estaba descontrolada, hasta que se vinieron todos me
dejaron, pero eso sí, todos me eyacularon porque no usaron condón.

Termino la función, me acomode la ropa, Rey les regaló mis calzones y brassiere, como recuerdo, antes de irnos les pidió que me dieran un último magreo, todos al mismo tiempo pero que fuera descarado, lujurioso y caliente, quería venirse viéndonos, éstos empezaron a meterme mano sobre la ropa, unos me tocaban el culo, otros la raja y otros el pecho, la manoseada era tremenda pues sentía tantas manos al mismo tiempo que era impresionante, no tardaron en empezar a subir la falda de mi vestido y desabrocharme los botones también, casi no sentí cuando mi vestido cayó al suelo y todas esas manos me sobaban frenéticamente todo mi cuerpo, les decía yo: ya no más por favor, ya no- pero eso les alentaba más creo que los excitaba, le estaban dando una fiera manoseada a mis tetas, esos tipos me las jalaban, me las apretaban, me las sobaban fuertemente, sacudiéndolas de un lado a otro, las jalaban hacia delante como queriéndose llevar mis senos, me dieron varios chupetones en mis tetas y ya no podía contener mi excitación, estaba a punto de venirme y de pedir verga por todos mis orificios, estaba super caliente y húmeda, yo de la excitación gemía y les decía- ya no más por favor- pero eso los
arengaba más y seguían haciéndolo. Mientras los tipos esos me daban trato en mis senos se empezaron a masturbar delante de mi, yo con la vista hacia abajo podía ver en la oscuridad esas vergas que me apuntaban como rifles, y uno por uno empezaron a eyacular y a echarme su semen, cayendo en mis piernas, en mis brazos, en mis manos, en mi cuerpo semidesnudo. Termine batida de semen en mis piernas, mis tetas y el resto de mi cuerpo, me limpió Rey con un pañuelo y me ayudo a vestirme, se fueron uno por uno los tipos dándome las gracias y le dijeron a Rey que era una putisima, les prometió volver, me aplaudieron los tipos esos, me felicitaron y me comentaron que era una gran putita, que para tener grandes tetas como las mías eran más que un sueño. Me vestí y salimos de ahí entre gritos y saludos, pidiéndome que volviera otra vez. Mi excitación había desaparecido casi y después de caminar unas calles Rey me dijo –no eras puta, yo
te hice- no le conteste nada porque era cierto. Me dijo que cada vez que quisiera me iban a coger varios hombres, sino lo hacía se lo diría a mi familia, asustada lo mire y sólo reía.

La primera vez de Laura

Buenas, me llamo Carlos y les quiero contar una hermosísima experiencia que tuvimos con mi mujer. Antes que nada les digo que somos un matrimonio joven, normal y que nos gusta muchísimo el sexo…. Esto que les cuento, ocurrió el verano del 2003. Trabajaba yo en un cyber, lugar frecuentado en su mayoría por jóvenes y adolescentes como sabrán. Entre mis clientes, había una jovencita de 16 años, mas bien bajita, de piel morena y carácter alegre y con un lindo y proporcionado cuerpo. Se llama Laura y pronto fue evidente que yo le llamaba la atención. En principio no le di importancia hasta que mi mujer me lo hizo notar con una sonrisa divertida. A partir de ahí pasó a formar parte de nuestras fantasías…hasta que……..
Un domingo, temprano, momento en el que no había nadie en el cyber llegó Laura, me saludó y cuando se acercó a pagar el uso de su máuina empezó a tontear conmigo y lanzarme indirectas más que sugestivas, así que sólo para asustarla le dije que salía a determinada hora de la noche y que la esperaba entonces…..mayúscula sorpresa cuando vino a buscarme….

– Hola! – me dijo

Yo tartamudee un “qué haces por aca??”. Se río y me dijo que yo la había desafiado y que ahi estaba. Así que cerré y nos quedamos charlando, me dijo que yo le gustaba mucho y que sentía muchas ganas de hacer el amor conmigo aunque era virgen…. Yo le expliqué que era chica y que esas cosas pasaban, trataba furiosamente de que se olvidara, pero ya tenía una erección kilométrica…¿quién no?? Pude, a duras penas, zafar con un par de besos y un par de caricias a sus erguidos y redondos pechos…llegué a casa como una caldera a punto de estallar, esa noche con Virginia, mi mujer, cogimos como nunca…..después le conté y, para mi sorpresa me dijo:

– “decile que si, pero que yo también voy a estar”, ahí, o se asusta o se prende……no te gustaría???
– y si…..y me puse al palo otra vez……..

Un par de día después, Laura apareció por el cyber y empezamos a chatear…..me volvió a provocar, yo veía como se sonreía detrás del monitor…entonces yo le dije que mejor no siguiera porque sino le hiba a decir algo que la hiba a espantar…

– ¿qué es? me dijo desafiante….
-¿Te gustaría tener tu primera experiencia conmigo y Virginia??

No me contestó enseguida, pero un rato después llegó su respuesta…..un sencillo y conmocionador “si”…va a ser mi regalo de cumpleaños, ya que hoy cumplo 17…….
Automáticamente la llamé a mi mujer por teléfono para que viniera a buscarla. Vino, charlaron un rato y se fueron juntas sin decirme nada….. Cuando llegué del trabajo, en mi casa sdólo había velas encendidas por todos lados y un riquísimo aroma inundaba todo…..en ese momento apareció Virginia y me dijo que me fuera a bañar y que después subiera a nuestro
dormitorio…. Me bañé imaginando mil cosas…..cuando subí, no había nadie en el dormitorio, asombrado me acosté y esperé expectante y con un nudo en el estómago. Y entonces entraron…..Virginia tenía puesto un Culotte de encaje
turqueza y un saquito blanco de lana angora, pero fue Laura la que me dejó sin aliento, tenía puesto un camisolín de raso negro y una cola less negra de encaje que yo le había regalado a mi mujer unos días antes. Estaban las dos muy bien maquilladas y perfumadas y el camisolín delineaba curvas muy interesantes en el cuerpo de Laura……se acostaron una a cada lado, yo no sabía que hacer….Empezamos a besarnos con Virginia quien suavemente fue bajando hasta mi pija que ya estaba totalmente erecta y que tiene un tamaño respetable, 18 x 6 aprox., mientras sentía los labios de mi mujer rodear la
base de mi pija y empezar a darle un verdadero baño de saliva, suavemente atraje a Laura hacia mí y empecé a besarla, exploré su boca y sentí su sabor, luego fui bajando por su cuello y bajé los breteles del camisolín quedando sus hermosos y juveniles pechos a la vista, no aguanté mas y comencé a comerselos con ganas, ella se arqueaba y me los ofrecía. No
aguanté mas y me coloqué entre sus piernas y le saque con cuidado el cola less, abrí sus virginales labios y comencé a pasar mi lengua sin dejar un solo recoveco sin explorar….¡¡qué sabor inigualable!!!, ella se arqueaba y gemía cada vez mas fuerte hasta que de pronto se sacudió en un hermoso y gran orgasmo, yo seguí lamiendo su conchita mientras mi mujer besaba su
boca, sus pechos, su cuello y su boca otra vez……. En un momento hablo y me pidió que por favor se la metiera, así que Virginia le colocó una almohada debajo de la cola y comenzó a besarla suavemente en los labios y los pechos, mientras, yo le recogí las piernas a Laura y le apoyé la cabeza en la entrada y empecé a empujar suavemente para no causarle
ningún dolor. Asi estaba cuando de pronto de arqueo, me tomo de las nalgas y empujo hacia ella por lo que la penetré hasta el fondo sintiendo su humedad y su calor, viendo como abrió desmesurdamente los ojos y la boca. Nos quedamos quietos un momento y luego comencé a entrar y salir en un vaiven que se hizo cada vez más rápido…..gemíamos y nos besábamos frenéticamente los tres, Laura y Virginia se convulsionaban en un orgasmo tras otro, Laura
me pedía más y más. Cuando senti que me estaba por venir, se la saqué y empecé a lamerle la conchita y el culo haciéndole tener un par de orgasmos más, la di vuelta colocandola en cuatro patas mientras mi mujer se colocaba en 69 cn ella y así, mientras Virginia le chupaba la conchita yo se la fui metiendo en ese culito hermosamente cerradito, se quejó, pero pronto comenzó a volar, mis huevos chocaban con su conchita y quedaban empapados de su flujo y la saliva de mi mujer, hasta que no aguanté mas y le llené el culito de leche en un prolongado orgasmo y ella cayó floja sobre la cama, por lo
que Virginia aprovechó y le lamió toda comíendose la mezcla de flujos y provocándole un par de orgasmos mas….
Después de un rato, Laura comenzó a besarme y a acariciarme todo el cuerpo, Virginia, al ver sus dudas, la fue llevando hacia mi verga que ya estaba nuevamente al palo, comenzando a chuparmela ella primero y dieciéndole a Laura que hiciera lo mismo que ellla, después de un rato ya me la chupaba como una perrita experta, lamiéndome los huevos y metiéndose mi verga hasta el fondo, después cambiaron de posiciones y mi mujer vino a montarme y colocó a Laura sobre mi boca por lo que pude chuparla a gusto, mientras ellas se besaban y acariciaban, después cambiaron de posición y fue Laura la
que me montó, yo no podía creer la metamorfosis que se había provocado en esa criatura hasta hace un rato, virgen e inexperta, gozaba como una perra, gemía y se estremecía y orgasmaba una y otra vez, después de un rato, la
acosté a Virginia y comenzamos a chuparle la conchita y los pechos con Laura, luego se la metí y Laura se coloco sobre su cara, nos movíamos al unísono hasta que me vine dentro de mi mujer acabando los tres en medio de jadeos y gemidos……así estuvimos hasta el amanecer y hubo otros encuentros…….espero que les haya gustado

comentarios: pichu973@hotmail.com

Debuté con una orgía

Soy una mujer de 32 años de 1,60 de alto y pelo rojizo enrulado piel mate. Y ahora soy casada. Mis medidas son voluptuosas.
Cuando tenia 12 años yo ya tenia mi cuerpo actual o sea era muy tetuda y realmente culona y llamaba mucho la atención. Tanto así que siempre tenia problemas en mi casa con mis padres porque todos los chicos y hombres me querían para ellos.
Pero así como desarrolle jovencita también mis deseos aparecieron para volverme loca. Yo quería ir a las fiestas pero mis compañeras nunca me querían invitar porque todos los hombres chicos y joven y grandes era a mí a la única que miraban.
Yo miraba a los muchachos pero tenia guardia de mi familia que no me dejaban ni a sol ni a sombra y no podía tener ningún acercamiento por el temor a que me hicieran algo.
Pero un dia yo ya no podía mas con mi calentura que me estaba matando y bueno un muchachito de 7 añitos se me acercó en el colegio y me dijo, mi hermano quiere invitarte a una fiesta en su casa pero tenes que ir sola porque sino no vas a poder hacer nada. Como yo quería estar con los muchachos me las ingenie para decir que iba a la casa de una compañera muy cerca de mi casa y así conseguí ir a la famosa fiesta que no sabia de que se trataba. A la tardecita me presento en la casa del muchacho le toco el timbre, a propósito fui vestida con un body super apretado que le saque a mi tía. y de la calentura que tenia no lleve nada abajo, ni corpiño y bombacha, solo el body apretado. Obviamente al abrir la puerta el muchacho casi se desmayo al verme semi desnuda y con un body que me marcaba las tetas y mis nalgas como si realmente no tuviera nada abajo. Pasa mi diosa pasa, y pase. Fuimos hasta la habitación del muchacho donde me presento a los compañeros de colegio de el eran como 20 pibes de 18 años. Yo estaba sola la única chica, no había nadie mas solo los 20 muchachos y yo. Bueno ya llego la invitada así que ya puede empezar la fiesta dijo mi anfitrión.
A ver mi invitada por ser la nena más linda del colegio nos va a bailar arriba de la mesa para todos nosotros y ahí nomás me subieron a una mesa y quede en el centro de las miradas de los 20 muchachos que me miraban como si nunca hubieran visto un cuerpo tan llamativo como el mío. Me pusieron música y comenze a bailar, meneaba mis formas de manera que los muchachos empezaron a decir cosas fuertes como que se saque el vestido de una vez y queremos ver esas tetas y ese culo de una vez. Me alcanzaron un traguito de whisky y lo tome y seguí bailando.
Entre la calentura que llevaba y el whisky me movía provocativamente y miraba a los muchachos sonriéndoles. yo seguía moviendo mi cola de aquí para allá y mis tetas se sacudían mucho. Los muchachos aullaban de calentura y uno grito sácate el vestido sácatelo putita. Y no sé si fue mi calentura o el whisky o las 2 cosas, le hice caso y me saque el vestido quedando totalmente desnuda ante estos 20 muchachos enloquecidos. Seguí sacudiendo mi cuerpo y apretando mis tetas y mi cola con mis manos. Corrieron una tela que daba a otra habitación que yo no había visto y apareció un cepo. Me llevaron en andas hasta donde se encontraba este aparato. Y me pusieron en él. Quede con la cabeza y las manos sujetas por el cepo y como era de altura estaba parada. Me separaron las piernas y me las ataron al pie del cepo. Por supuesto quede expuesta, desnuda y totalmente excitada ante estos muchachos. Organizadamente fueron sacando turno para abusarse de mí. 2 muchachos se dedicaban a chuparme las tetas, otro me chupaba la vagina y otro comenzó a ponerme vaselina en el orificio de mi ano. Obviamente esto estaba previamente organizado porque ningún detalle fue preguntado todo sucedió en un total silencio. Luego que lubrico mi ano con vaselina comenzó a refregar su miembro reduro alrededor de mi ano como para calentarse mas y me decía que lo disfrutara. Me estaban chupando las tetas y me estaban enloqueciendo y sé ivan cambiándose para chuparme las tetas y la vagina luego siento que por fin mete la cabeza de su miembro dentro de mi ano provocándome dolor intenso pero como me mantenían caliente con las tremendas chupadas que me estaban haciendo ofrecí mi cola hacia atrás para que me clavara su verga. Y me la clavo hasta el fondo. Como iva agregando vaselina todo el tiempo se deslizo hasta desaparecer dentro de mí sin ningún problema pero la dilatación de mi ano me hacia ver las estrellas. EL anillo de mi esfínter estaba al máximo de lo que podía dilatarse apretando la verga fuertemente. Comenzó a montarme a su gusto manteniendo la lubricación agregando siempre vaselina llegando a resbalar fácilmente. YO me sentía asustada por la mezcla de miedo dolor y placer.
Siguió montando hasta que sentí como latía su verga dentro de mí y comenzó a soltar su liquido caliente dentro de mí. Debido a que nunca dejaban de chuparme las tetas y mi vagina la calentura me sobrepaso y mezclado con el dolor el miedo y el placer obtuve mi primer orgasmo casi gritando. Se fueron intercambiando posiciones entre los que chupaban y los que me montaban pero siempre igual. Me chupaban las tetas con los pezones hechos 2 timbres duros y mi vagina soltaba mis líquidos y mis orgasmos uno tras otro y los muchachos se tragaban mis líquidos vaginales y hasta me sacaban el calostro de mis tetas. Perdí la cuenta de las veces que me clavaron por el ano y todos acababan dejándome sus líquidos adentro. Al cabo de varias horas de estar siendo abusada así me soltaron para que me lavara y luego me dijeron que no dijera nada. Por supuesto no dije nada me vestí y me fui a mi casa. Me dolía el culo me dolían las tetas y tenia la vagina inflamada de tanto chupármela. Esto sucedió cuando había recién cumplido los 12 y unos meses después me acerque al muchacho en el colegio donde ivamos y le dije que sino se repetía lo sucedido iva a contar todo. No no no cuentes nada si queres lo hacemos de nuevo. Yo le dije que me había gustado y que quería repetirlo. Me dijo que no podía con los compañeros del colegio pero si quería podía conseguir unos muchachos del barrio que seguro me ivan a gustar y acepte porque la calentura me enloquecía. Fui de nuevo a la casa cuando me lo indico y allí estaban eran ahora 4 muchachos. No dije nada me saque el vestido y totalmente desnuda me pusieron otra vez en el cepo. Quede otra vez expuesta ahora estos muchachos que no conocía y de repente uno se pone enfrente de mí y me muestra su verga. Hay dios mío que gruesa que la tenia y yo ya estaba en el cepo sin poderme mover. Me vas a lastimar y quise zafarme pero no iva a poder salirme, Como comencé a gritar me pusieron una mordaza y quede ahora si muerta de miedo. Con toda intención se pusieron delante de mí los 3 muchachos que había invitado mi compañerito de colegio y los 3 tenían unas vergas increíbles. Enormes y gruesas. Repitieron lo de la vez pasada 2 chupaban mis tetas el de la casa chupaba mi vagina y el restante se ocupo de mi ano. Vaselina mucha vaselina y luego al fin siento que me quiere abrir mi esfínter anal una cabezota enorme.
Me agarro de las nalgas y me dijo te voy a romper el culo que tenes putita y me apretó la cabeza de su miembro dentro de mí. Amordazada como estaba grite pero se escucho solo un murmullo. Por la vaselina resbalo dentro de mí pero mi esfínter se dilato todo lo que pudo conteniendo esa verga gruesisima. Que hermoso culo que tenes putita me lo voy a reventar y llenar de mi leche putita.
Al fin empujo y entro su vergota toda dentro de mí. Tremendo el dolor que sentía con mi culo de 12 años y estaba siendo montada por una verga colosal. Al final acabo y al retirarse cambiaron posiciones todos y cada verga que entro me hizo ver las estrellas. AL terminar todos de culearme esta vez no me soltaron, me sacaron la mordaza y bajaron un poco la altura del cepo para que quede a la altura de las vergas de los 4. Después de un rato de descanso me obligaron a chuparles las vergotas, yo nunca había chupado y ahora tenia una verga dentro de mi boca y me decían chupa fuerte putita, ya te rompimos el culo ahora te vas a tragar la leche de todos nosotros putita chupa chupa. Al cabo de un rato cuando sé éxito suficiente me echo su semen caliente dentro de mi boca y me dijo no lo tires trágatelo porque sino te rompemos el culo otra vez.
Asustada no dude y me trague su semen. Así me gusta putita todo trágatelo todo y fueron pasando todos uno tras otro haciéndome tragar su semen. Luego si me soltaron y me fui nuevamente dolorida inflamada llena de semen dentro de mi culo y mi estomago. Increíblemente todo ese dolor me gusto y tuve unos orgasmos increíbles.
Ahora de grande me gustaría probar nuevamente con lo que viví en ese tiempo si hay hombres interesados en esto les pido que me escriban a chicajoven402@yahoo.com.ar les contestare a todos.

Swingers

Era casado desde hacía muchos años. Mi vida transcurría dentro de lo que llamamos normalidad, hasta que ocurrió lo imprevisible, conocí a una mujer distinta, que con el tiempo cambió mis sentimientos y mi manera de ser y de pensar.

También era casada y con hijos, lo que no fue óbice para enamorarnos y transformarnos en amantes. Su sensualidad y delicadeza en la entrega me atraparon y lo que había comenzado como una aventura circunstancial se transformó en una necesidad de vida. Me comprendía y parecía leer mis pensamientos halagándome en todo lo que podía. Mis relaciones sexuales eran intensas y placenteras. Ambos tratábamos de complacernos y aprendimos a confiarnos los secretos más profundos y escabrosos. No había límites en nuestros encuentros y confesiones.

Surgió después de un tiempo la necesidad de sincerarnos y transmitirnos nuestras fantasías. Convenimos encontrarnos y hacer partícipes de la relación a nuestros esposos, que de alguna manera deberían aceptar los hechos. Mi insistencia y el poder que ejercía sobre Marta me permitieron pergeñar un plan para hacer realidad el encuentro.

Decidimos, cada pareja por su lado, ir de vacaciones a las termas de Saltos de Apipé en el mismo tour. Haciéndonos los desentendidos, nos encontramos en la estación de ómnibus, donde Marta fingiendo sorpresa se acercó y me presentó a su esposo ya que ella era paciente mío y le había hablado de mi en varias oportunidades. Luego de los saludos de rigor, Antonio elogió la belleza de mi esposa y observé en su mirada un dejo de admiración por su figura. A partir de ese momento me convencí que todo iría a pedir de boca. Silvia era una mujer madura que había conservado con lozanía su cuerpo. Era alta delgada con las piernas torneadas, y el vientre plano y la cola firme con escasas estrías por el ejercicio. Sus pechos pequeños aún parados de pezones turgentes, resultaban atractivos y deseables para muchos hombres. Uno de ellos seguro era Antonio. Marta tenía casi la misma edad. Me pareció hermosa desde que la conocí. Su belleza, y la mirada sensual me atrajeron desde ese primer momento. Era de estatura mediana, tez blanca y un cutis terso y suave. Su cabello oscuro, sus ojos negros, y las facciones delicadas, me impactaron. Su voz melosa y enigmática, me intrigaron y me propuse ser su amante. Así fue, a la tercera cita tuvimos nuestra primera relación sexual. Con el tiempo, nuestros encuentros fueron siendo más fogosos y placenteros, y me confió sus esfuerzos para complacer a su marido, que cada vez parecía más distante e insatisfecho.

Pero como eso no es el motivo de mi relato, voy a remitirme a las mini vacaciones en las termas donde se produjo el encuentro que terminó en una experiencia nueva y un intercambio impensado hasta ese instante.

Nos instalamos en el micro, las dos parejas en asientos contiguos, por lo que rápidamente se produjo un acercamiento. Durante las seis horas que duró el viaje charlamos de los más diversos temas. Antonio parecía querer halagar e impactar a mi esposa y Marta y yo no dejábamos de mirarnos con una mirada cómplice. Silvia era la más callada, como siempre, pero no dejaba de observar la situación con picardía y malicia, como riéndose de la situación y coqueteando con Antonio para darme celos.

Al llegar nos alojaron en un bungalow para cuatro personas con dos habitaciones y baños individuales y una piscina cubierta de aguas termales para usarla si llegaba a llover o uno prefería evitar la gran pileta por la cantidad de usuarios que habitualmente concurrían. Poseía un restauran espacioso, común a todos los turistas donde almorzábamos, cenábamos, y desayunábamos con un menú abundante y una atención esmerada. En una palabra pasaríamos una semana descansando y disfrutando de la naturaleza, y de suceder lo que presumía una experiencia única y maravillosa plena de sensualidad y placer.

Antonio parecía estar a gusto y pese a lo que Marta me había contado con respecto a su postura machista y sus celos no demostró sentirlos cuando la invité a bailar luego de la cena. El por supuesto también la invitó a Silvia como buen caballero que era, y así comenzó el primer intercambio de pareja.

Al retornar a la habitación, Silvia me comentó lo que le pareció un acercamiento demasiado íntimo entre Marta y yo al bailar, pues observó como ella entrecerraba sus ojos, y se apretaba a mi cuerpo en cada movimiento. Me hice el sorprendido, y le respondí que se equivocaba, pero yo sí, había visto cuando Antonio le hablaba al oído y deslizaba su mano hacía su nalga y la ponía en una situación incómoda. Silvia se ruborizó y no me contestó.

Esa noche mientras hacíamos el amor me preguntó si Marta me gustaba y había sido mi amante anteriormente. Antes de eyacular consideré que era el momento de confesarle la verdad y asentí con un movimiento de cabeza. Aceleré los movimientos y ella entre suspiros y jadeos de placer me pidió que le contase como era en la cama, y agregó que Antonio lo sospechaba y se lo había sugerido al oído mientras bailaban. Le relaté con pormenores la relación ante su insistencia, y ante cada palabra se excitaba y me pedía más. Fue una noche tremenda donde me pidió que le practicase el sexo en todas las posturas como lo hacía con Marta, haciendo que eyaculase varias veces coincidiendo con sus múltiples orgasmos. Exhaustos a la madrugada, mientras descansábamos abrazados, escuchamos los gemidos desde la habitación contigua donde Marta y Antonio cogían a destajo sin preocuparse porque pudiéramos oírlos. Sonriendo Silvia me dijo que me iba a escarmentar y comprobar si Antonio era el culpable o ella era una golfa que le gustaba hacer el amor con cualquiera.

Al concurrir a desayunar por la mañana, llegué antes que mi esposa y encontré a Marta sola pues Antonio había salido a buscar el diario e interiorizarse de los lugares turísticos de los alrededores lo que me sirvió para comentarle lo ocurrido y lo oído a través de las paredes donde escuchamos los gemidos de dolor y de placer que se prodigaron. Ruborizada y celosa me contó que junto a Antonio escucharon también nuestra noche de amor y lujuria y que eso había desencadenado su pasión en la cama para hacerme sufrir y cobrarse revancha de mi engaño. Había escuchado claramente cuando Silvia me pedía que la hiciese gozar como a ella, lo que la había puesto muy celosa. Llegó Silvia casi al mismo tiempo que Antonio por lo que desviamos la conversación hacia otros temas.

Pasamos la tarde en la gran piscina. Las manos de las masajistas se ocuparon de mi cuerpo y me dejaron como nuevo. Luego de cenar les propuse a todos ir al casino, pero solamente se prendió Marta, ya que Silvia y Antonio decidieron quedarse argumentando que preferían descansar. Partimos a las diez, junto a otros turistas, pero luego de llegar y jugar cinco bolas, a los quince minutos nos pusimos de acuerdo con Marta para regresar y ver que sucedía en el bungalow con nuestras parejas.

Nos apeamos a la entrada del complejo turístico, y sigilosamente nos dirigimos por detrás de la casa y nos ocultamos tras la ventana que yo había dejado ligeramente entreabierta. Había pasado media hora, cuando Silvia entró a la habitación. La veíamos perfectamente. Se despojó de la ropa y se dirigió resueltamente al baño. En plena ducha escuchamos un llamado a la puerta. Salió a medio secar y preguntó por el visitante. Cuando le respondió Antonio, ella le pidió que volviese en diez minutos que terminaba de bañarse. Fue entonces cuando Marta me apretó la mano excitada por el devenir, acurrucándose a mi cuerpo.

Silvia terminó de secarse y peinarse, y frente al espejo se pasó una crema por el cuerpo, las piernas y finalmente la pelvis acariciando la vulva abriendo sus labios como preparándola para un encuentro sexual. Se colocó las medias, el corpiño realzando su busto y se cubrió con un deshabillé. Marta al notar que no se puso la bombacha, me miró en silencio y apretó aún más mi mano. Creo que en el silencio de la noche se percibía el respirar entrecortado de ambos esperando el encuentro entre Silvia y Antonio con ansiedad y curiosidad.

Cuando mi esposa abrió la puerta ante el llamado de Antonio, y lo hizo pasar, los noté turbados pero decididos. Silvia lo convidó con whisky y luego de sentarse en el diván, se pusieron a conversar animadamente hablando sobre temas baladíes, hasta que Antonio encaminó la conversación hacia el sexo y la infidelidad. Mi esposa le preguntó si pensaba que Marta lo engañaba y Antonio sin preámbulos le respondió que estaba seguro que yo era su amante, y había decidido escarmentarla y pagarle con su misma moneda. Inmediatamente elogió la belleza y el cuerpo de Silvia que lo habían subyugado desde que la vio en la estación. Ella se incorporó del diván, y Antonio sin dudar, la tomó por detrás asiendo sus senos y apretándola contra su pelvis. Ella se quiso soltar, pero la firmeza de sus brazos y la caricia se lo impidieron. Finalmente Silvia se hecho hacia atrás y le ofreció sus labios. Antonio comenzó a moverse voluptuosamente refregando su miembro contra las nalgas de Silvia. Le levantó el deshabillé para descubrir su desnudez, y la giró enfrentándola. Pudimos ver claramente con Marta, la vulva afeitada y la tersura del vientre de mi esposa, y el miembro rígido y palpitante por la calentura de Antonio, que se encargó de chuparle y lamerle los senos. Silvia se arrodilló y tomó con sus manos la verga y le prodigó una profunda e intensa caricia con su lengua y sus labios carnosos que me pusieron en trance, e hicieron que abrazare a Marta y buscase su boca con un beso sensual. Me pidió que no perdiésemos detalle pues verlos le producía una calentura terrible, y luego tendríamos nuestra noche de amor.

Silvia y Antonio se quitaron totalmente las ropas. No nos perdíamos detalle. Ella se colocó de bruces apoyando sus manos ofreciendo sus glúteos para que Antonio abriéndole las nalgas le besara y lubricara la vulva lampiña y el orificio anal. Gemía de placer con cada lengüetazo. Los dedos de Antonio le ampliaban los orificios. Finalmente la giró, la puso de espaldas, y su miembro duro con el glande enrojecido y húmedo se introdujo en la raja entreabierta por los dedos de Silvia que lo acompañó con movimientos de vaivén para hacer más íntima y profunda la cópula. La visión era fantástica, nunca había visto una similar y menos teniendo por protagonista a mi esposa que gemía de placer, Marta al lado mío me acariciaba y me susurraba al oído, el goce que le causaba ver a Silvia cogida por su marido, algo que nunca hubiera imaginado antes. Le puse mi mano en su entrepierna y al alcanzar su vulva, comprobé la humedad de la vagina excitada por la visión y las caricias. Me suplicó que no la dejase así, y arriesgándome la tomé decidido de la mano y la conduje a la habitación donde estaban nuestros consortes.

Abrí silenciosamente la puerta y cuando advirtieron nuestra presencia, les propuse continuar. Antonio, luego de un momento de incertidumbre, nos estimuló para imitarlos. Despojé a Marta de su vestido y ya desnudos todos, besé a mi esposa y me dediqué a Marta. Estaba excitadísima, me masturbaba y chupaba mi miembro duro y descubierto. La senté sobre mi miembro y comenzó a hamacarse frenéticamente, entraba y salía hasta los testículos para provocarme una eyaculación precoz y abundante. Silvia y Antonio cogían al lado nuestro jadeando y gimiendo de placer. Veía la concha de mi esposa desbordada de semen que corría por sus piernas. Que calentura. Mientras la cogía a Marta, y Silvia recibía el tributo de Antonio, nos besábamos alternativamente sin cambiar de pareja. Era una orgía total. Intercambiamos parejas pero no disminuía la pasión ni la fogosidad del momento. Las dos fueron penetradas al mismo tiempo por Antonio y por mí. Los jadeos y los gemidos de todos, el ruido de los besos y el chasquido de las pijas entrando y saliendo de las conchas llenas de pringosos jugos que escurrían por sus muslos de esa cogida descomunal, estimulaban nuestros sentidos y nos llevaban al éxtasis.

El primero que claudicó fue Antonio que se durmió exhausto. Yo continué solazándome con ambas y cogiéndolas hasta que a la madrugada me dormí. Me desperté sobresaltado al oír a Marta y Silvia prodigándose besos y caricias. Solo abrí los ojos para gozar de esa relación homosexual. Las posiciones en 69 las chupadas de concha y la mamada de los senos mordisqueando sus pezones, me excitaron nuevamente y me pararon la pija. Al percatarse de mi calentura, las dos mujeres con una sonrisa aceleraron sus caricias e hicieron que me masturbase hasta que mi esposa se acercó y sentándose en cuclillas se penetró la concha que recibió el cálido semen en chorros intermitentes, mientras Marta me besaba y le acomodaba mi pija para hacer más profunda la relación, mientras besaba mis labios y mi boca.

Fue una hermosa noche, y a partir de allí disfrutamos hasta el último día nuestras vacaciones y por primera vez admitimos el intercambio de pareja sin remordimientos cumpliendo la fantasía de muchas parejas.

MUNJOL. hjlmmo@ubbi.com hugolobbe@ciudad.com.ar

Mi mujer y un pibe

Hola a todos, me llamo Juan, vivo en Buenos Aires, Argentina (tengo 35 años, mido 1.85, tez blanca, ojos marrones) y lo que les voy a contar me ocurrió en febrero de este año.
Estoy casado con “Clara” hace 6 años y siempre tuvimos un buen sexo. Ella tiene 34 años y es profesora de Educación Física y profesora en un gym cerca de nuestra casa. Ella tiene un cuerpo fenomenal, por lo que en la calle todos voltean a mirarle la cola (lo cual me excita mucho y una de mis fantasías siempre había sido verla coger con otro hombre). Sus pechos no son ni grandes ni chicos.
El día de nuestro aniversario me propuso que vallamos a algún lado a bailar, lo cual acepte. Mis compañeros de trabajo me recomendaron un boliche que queda a 30 cuadras de mi casa. Al llegar la noche, mi mujer (que estaba hermosa, con un jean apretado y una remera que dejaba ver su ombligo) y yo nos fuimos en mi coche hasta el boliche. Cuando entramos al boliche, mi mujer se fue a sentar y yo fui a comprar dos vasos de cerveza. Después de tomarnos los dos vasos, fuimos a bailar (yo mucho no sé bailar, pero acepté por ser nuestro aniversario). Después de bailar un tiempo, entre besos, abrazos y risas, Clara fue al baño y yo me fui a sentar. Cuando salió del baño, saludó a un chico de unos 19 años (que pensé que
tenía) y se quedó un rato hablando con él. Cuando volvió a la mesa le pregunté quién era y de dónde lo conocía y me dijo que se llamaba Gonzalo y que lo conocía del gym. En ese momento empecé a imaginarme si había pasado algo entre ellos (ya que Clara siempre va al gym con una calza y una tanga bien metida en la raya, sin dejar algo a la imaginación). Una vez le
pregunté por qué iba así vestida al gym y me dijo que nunca más le haga una escena de celos, que odiaba que haga eso y que si iba así era porque de esa forme estaba más cómoda. Por eso no quise preguntar nada más sobre ese Gonzalo.
Él estaba vestido con un joggin negro y una remera roja ajustada. Volviendo al tema, después de estar un rato sentados se acercó Gonzalo y mi mujer nos presentó:
-Gonzalo, él es mi marido Juan. Juan, él es Gonzalo, un chico del gimnasio.
-Mucho gusto- respondimos los dos.
-¿Te molesta si saco a bailar a Clara?- me preguntó él.
-No, no- le respondí.
-Clara, ¿querés bailar?- le preguntó.
Clara me miró y yo le hice una seña de que fuera. Entonces ella le dijo que sí.
Al principio, empezaron bailando un poco separados. Después de un rato de baile, Gonzalo se le fue acercando poco a poco, la agarró de la cintura y la acercaba más hacia su cuerpo. Yo esperaba una reacción de Clara pero ella no
hizo nada. Mientras bailaban, Gonzalo empezó a apoyar a mi mujer con su bulto que comenzaba a crecer. Entonces mi mujer acerca su boca hacia su oído disimuladamente y se fueron más al fondo donde desde yo estaba sentado no
los podía ver. Eso me éxito muchísimo. Cuando no los ví más, me levante y los perseguí escondiéndome entre la
gente. Una vez que los encontré, me fui a un rincón a sentarme y mirarlos desde ahí. Ella bailaba dándole la espalda y le pasaba la cola por su bulto, que mostraba una gran erección. Después, él le da vuelta y le da un beso muy
apasionado, el cual mi mujer lo aceptó. Mientras se besaban, Gonzalo bajó sus manos y empezó a tocar la cola de Clara y ella metió su mano dentro del pantalón de Gonzalo y le agarró su bulto. Estando un rato así, veo que mi mujer le saca la mano del pantalón, entonces yo me fui rápido hacia donde estuve sentado al principio. Cuando llegaron,
mi mujer me dijo que valla a comprar unas cervezas. Yo acepte, y al volver ellos estaban sentados y hablando como si no hubiera ocurrido nada.
-¿Te gusta como baila?- le pregunté a Gonzalo
-Sí, baila muy bien- me respondió- tenés mucha suerte de tener una mujer tan linda como Clara.
-Gracias- le dije.
-Voy al baño y ahora vengo- dijo Gonzalo.
Cuando se fue le pregunté a mi mujer:
-¿Te gusta como baila?
-Sí, se mueve muy bien.
-¿Te gustaría seguir el festejo en casa?
Como no respondía le dije que invitara a Gonzalo. Entonces ella me dijo:
-Si a vos no te molesta, me gustaría -me respondió. -Para seguir bailando en casa- me aclaró después.
Entonces yo le dije que mi fantasía era verla con otro tipo teniendo sexo y ella no lo podía creer y me preguntó:
-¿De en serio?
-Sí, pero nunca me animé a contártelo.
En ese momento llega Gonzalo y me dice:
-¿Vos no bailás?
-No- le respondí.
-Nosotros nos vamos para mi casa, ¿querés venir?- le dijo mi mujer
-Bueno, si a ustedes no le molesta…
-No, no nos molesta… vamos- dijo mi mujer
Entonces salimos y nos subimos al auto. Clara se subió con Gonzalo atrás y yo conducía.
En la mitad del camino, miro por el retrovisor y veo que mi mujer empieza a pasar su mano por encima del bulto del chico. Él enseguida me miró y yo hice de cuenta que no lo había visto. En ese momento escucho que le dice a Clara:
-Nos va a ver tu marido.
-No importa a él no le molesta- respondió ella.
Cuando llegamos a mi casa, mi mujer puso música y se puso a bailar sola, mientras yo fui a buscar unas cervezas. Cuando volví, ella seguía bailando sola y Gonzalo estaba en el sillón frente a ella.
-Bailá con ella- le dije.
Entonces Gonzalo se levantó y empezaron a bailar. Esta vez fue Clara quien lo tomó de la cintura y lo acercó a su cuerpo. Mientras bailaban, él la rozaba constantemente. En un momento, mi mujer bajó su mano y la puso dentro de su pantalón. Gonzalo no sabía que hacer y me miró, entonces, yo le hice una seña como que no me molestaba y él se tranquilizó y empezó a tocar los pechos de Clara.
Yo estaba totalmente excitado con lo que estaba viendo. Entonces, me paré y dije:
-Tengo una idea.
-¿Cuál?- me preguntaron.
-Mi amor, ¿Por qué no le mostrás a Gonzalo tu show?
-Bueno- me respondió y se fue a la pieza a ponerce su calza y su remera ajustada que siempre usa cuando me hace su show.
-Vení, sentate- le dije a Gonzalo. –Vas a disfrutar del mejor show de streepteas de tu vida- agregué –Pero tenés que estar relajado y gozar.
Nos tomamos unas cervezas y vino Clara.
-Preparencé, empieza el show- dijo ella y puso la música. Empezó a contornear todo su hermoso cuerpo con sus manos dándonos la espalda. Cuando se dio vuelta, se sacó la remera, pero tenía puesto un corpiño rojo, y dándose vuelta nuevamente (moviendo su cola hermosa en forma sensual) se sacó la calza. Tenía puesta una microtanga roja que me puso a
mil. A Gonzalo también (me di cuenta por el tamaño de su bulto). Entonces mi mujer se nos acerca, se arrodilla delante nuestro y nos pasa la mano por el bulto a los dos. Después se paró, se sentó (dándole la espalda) sobre el bulto de Gonzalo y le pidió que le saque el corpiño. Yo pensé que él acababa en ese momento, pero no fue así. Clara empezó a mover su cola a lo largo del bulto de Gonzalo y este empezó a emitir un gemido, lo cual me excitó tremendamente. Ella se paró y dándonos la espalda, se sacó la microtanga. Se dio vuelta y nos dejó a la vista una concha toda mojada y depilada.
-Vení- le dijo a Gonzalo tomándole de la mano. Él se paró y empezó a bailar con ella apoyándole su bulto que parecía que iba a reventar. Ella le sacó la remera y le dijo:
-Veo que el gimnasio te está haciendo bién- ya que él tenía los pechos y el abdomen un poco marcados.
-Necesito que me cojas ya. Necesito chuparte la pija- le dijo mi mujer.
Él me miró con cara de asombro y yo le dije:
-Complacela.
Entonces mi mujer le bajó el pantalón, pero no el boxer blanco que tenía puesto porque a mi mujer le gusta ver los bultos (me di cuenta cuando vimos una película porno) y este era uno grande.
-¿Qué tenés acá?- le preguntó Clara masajeandole el bulto.
-Un regalote para vos por tu aniversario- le contestó.
Después de acariciar ese bulto por un rato, le bajó el boxer y se sorprendió al ver una verga de ese tamaño. Yo tampoco podía creer el tamaño de su verga.
-¿Te gusta?- preguntó Gonzalo
-Sí, es enorme- respondió mi mujer y se la empezó a chupar desesperadamente.
Él me miró y le dije:
-Quedate tranquilo y disfruta de la puta de mi mujer.
Gonzalo cerró los ojos y empezó a gozar. Yo no aguanté más, me saqué el pantalón y empecé a hacerme flor de paja. Después de estar 5 minutos así,
Clara le dijo a Gonzalo:
-Me gustaría que te pruebes algo, ¿puede ser?
-Sí, como no- le respondió.
Entonces Clara se fue a la pieza y trajo mi slip con trompa de elefante. Como fuimos a un sex shop, lo vimos, pero como no nos animamos a comprarlo, mi mujer me hizo uno a mi medida. Cuando se lo dio a Gonzalo, este se lo puso pero no le entraba en la parte donde se mete la verga y Clara le dijo:
-¿Y? ¿Te entró?
-No, es muy chico el agujero- respondió él.
Yo no lo podía creer y mi mujer se levantó y fue a buscar una regla y un hilo.
-¿Qué vas a hacer?- le pregunté.
-Quiero medirles la verga- me respondió.
Entonces se acercó a mí y me la midió. Los resultados fueron: 16cm. de largo, 4cm. de ancho y 13cm. de diámetro (alrededor de mi verga). Después se paró y fue a medírsela a Gonzalo y los resultados fueron: 18cm. de largo, 5
cm. de ancho y 16cm. de circunferencia. Yo estaba sorprendido y le pregunté a Gonzalo:
-¿Cuántos años tenés?
-16- me respondió.
Yo lo mire y le dije:
-No puede ser.
-Acá tengo mis documentos- me respondió -¿Querés verlo?
-Bueno- respondí y agarré el D.N.I.
Increiblemente era verdad.
-¿Y?- me preguntó Clara
-Tiene razón- respondí yo sin terminar de entender como él con 16 años podía tenerla más larga y más gruesa que yo que tenía 35 años.
Clara continuó chupándole la verga desesperadamente hasta que dijo:
-No aguanto más, metémela toda en la concha-
Entonces Gonzalo la levantó, la sentó en el sillón y empezó a chuparle la concha y el clítoris. Clara gemía como una puta desesperada por pija y me dijo:
-Vení mi amor metémela en la boca que quiero otra pija.
Me levanté, me acerqué a ella y me la empezó a mamar como nunca. Ver a mi mujer así me puso a mil, por lo que no aguanté más y le llené la boca de leche. Gonzalo siguió chupandole la concha hasta que ella tuvo un orgasmo
con el que se retorció toda.
-Ahora metemela, no doy más, quiero que me la metas ahora- le suplicó mi mujer.
Él se sentó en el sillón y ella se agachó apoyando la punta de esa verga en la entrada de su concha. Gonzalo la tomó de la cintura, se la metió de una y mi mujer gritó como yo nunca la pude hacer gritar.
Después de estar un rato así le dije a Gonzalo:
-Ahora quiero metérsela yo.
-Bueno – me dijo secándole la verga a mi mujer, y agregó–Vamos a la cama para estar más cómodos.
Nos fuimos al cuarto, con mi mujer agarrándole la verga. Cuando llegamos, Gonzalo me pidió que me acostara boca arriba y le dijo a Clara que se metiera mi verga en su concha mirándome de frente, ella lo hizo y él se arrodilló atrás de ella y le incrusto su gran miembro en el culo. Mi mujer pegó un grito increíble y me agradecía por esta fantasía que le estaba
cumpliendo. Como Gonzalo le había dilatado el agujero de la concha, mi miembro le producía menos excitación de lo común a Clara. Después de estar unos 10 minutos así, Clara y yo tuvimos un orgasmo increíble y ella le pedía a Gonzalo que no parara que estaba gozando como nunca la habían hecho gozar. Yo a todo esto estaba sentado en un sillón al lado de la cama mirando el gran espectáculo que me estaba dando mi mujer. Él siguió agrandándole el agujero del culo hasta que tuvo un orgasmo que le llenó el culo de leche. Clara se sacó la verga del culo y la empezó a chupar limpiándola de arriba a bajo. Cuando terminó de limpiarla, esa terrible verga estaba nuevamente al palo, por lo que Gonzalo la acostó sobre la cama
(boca arriba), le abrió las piernas y le volvió a introducir ese enorme miembro. Siguieron cogiendo así por unos 10 minutos, hasta que mi mujer tuvo otro orgasmo, después de esto, Gonzalo le dijo:
-Voy a acabar.
-Llename la concha de tu leche papi- le respondió Clara.
Entonces Gonzalo tuvo un orgasmo largándole toda la leche adentro. Ella ya tenía tanto liquido dentro que le chorreaba por las piernas.
-Muchas gracias por haber venido- le dijo mi mujer muy agitada.
-¿Cómo? ¿Ya está?- preguntó Gonzalo.
-¿Querés seguir?- preguntamos Clara y yo.
-Que, ¿Ustedes no?
-Yo no puedo más, estoy re agotado- contesté.
-Yo también estoy agotada, pero quiero que me dejes agotada del todo- dijo Clara.
-Bueno, entonces arrodillate y empezá a sobarme este vergón que tanto te gusta- dijo sacudiéndose ese terrible miembro.
Él se acostó boca arriba en la cama y le dijo:
-Empezá a cabalgar este caballo puta mía.
Clara agarró ese vergón y apoyó la punta en la entrada de su concha y él la tomó de la cintura y se la metió de una. Ella empezó a cabalgar como una loca sobre esa verga. Estuvieron 5 minutos así y los dos acabaron juntos. Gonzalo le sacó la verga del culo y le dijo que se la limpiara con la boca. Ella se metió hasta donde pudo en la boca y se la chupo con lo último que le quedaba de energía.
-¿Listo? ¿ Estás agotada del todo?- le preguntó Gonzalo.
-Sí, no doy más, me sacaste hasta la fuerza para pararme- le respondió Clara muy agotada y chorreando leche de su concha.
Después de cambiarnos, Gonzalo me dijo que lo que nos había sucedido esa noche lo publique en esta página y a mi mujer y a mi nos pareció buena idea. También me pidió que publique su casilla de correo, pero como es menor yo voy a dejar el mío y quien lo quiera me lo pide y yo se lo paso. A mi mujer y a mi nos gustaría que hombres nos escriban contándonos que le
harían a mi mujer y el tamaño de sus miembros con sus edades. El que nos quiera comentar o quien quiera saber el mail de Gonzalo escriban
a: juanmachoargentino@hotmail.com

Juan.

Mi mujer y un pibe 2