Archivo de la categoría: Zoofilia

Una visita inolvidable

Alex, carpintero de profesión, fue contratado por Raúl, un conocido de su adolescencia que ahora tenia 29 años, uno mas que Alex, y que se acababa de pasar a una nueva casa, después de grandes sacrificios y estar trabajando duro por fin pudo tener su casa, antes vivía con sus tíos, ya que Raúl, como Alex, eran de un pueblo bastante lejano de la capital y para poder estudiar la única forma era irse a vivir con sus tíos cerca de la universidad capitalina. Debido a sus ambiciones, y un poco de timidez con el sexo opuesto, Raúl, aun no se casaba, a pesar que en su pueblo fue bastante noviero, el ambiente de la capital era otro, frío, lleno de intereses de por medio y calculador, cosas que Raúl no estaba acostumbrado a ver en las chicas de su pueblo, por lo que le costo mucho adaptarse. Sin embargo ahora tenia su casa propia, su profesión, empezaba a tener dinero y bueno, herencia de sus tíos le encantaban los canes, de los cuales tenia una hermosa pareja de Pastor Alemán, Quina y Zolthar los cuales cuidaba de manera especial.

Alex se sorprendió un día en que recibió la llamada de su antiguo amigo de la infancia y adolescencia, ya que por mas de tres años habían perdido contacto y después de saludarlo efusivamente, y hablar un rato comentando que habían hecho por la vida, menuda sorpresa, para Raúl, Alex estaba soltero, mas que Alex no era nada tímido y además que fue compañero y compinche en mas de una de esas conquistas en el pueblo, pero bueno, su antigua novia se había ido para la capital a probar suerte y de veras que la probo, ya que luego de unos cuantos meses de haber llegado ella a la capital, conoció a un tipo de plata que se la llevo a vivir con ella y el pobre de Alex quedo en el olvido. Bueno pues Raúl le contó que estaba instalándose en una casa nueva que le salía a un precio cómodo y con ayuda de sus tíos mas prestamos, había podido adquirir, pero que tenia varios problemitas y como sabia que Alex era buen Carpintero, lo invitaba una temporada a trabajar a su casa. Alex aceptó y le dijo que le diera unos tres días para arreglar y llegaría a su casa.

Pasaron los tres días y Alex llegó a la capital, le costó encontrar la casa de su amigo Raúl. pero una vez instalado y luego de hablar un buen rato con su amigo, decidieron salir para que conociera un poco mas de la capital. Fueron a un Centro nocturno donde llegaban muchas chicas muy guapas, decidieron abordar un par que estaban en la barra solas, después de invitarlas a unos cuantos tragos y hablar un rato, Alex empezó a comprender lo frívolo que era el ambiente en la capital, las chicas empezaron con preguntas como que si tenían carro, que cual carrera habían estudiado, que si conocían a tal tipo, etc. Cuantas preguntas y no saber que contestar, incluso Raúl que ya tenía su experiencia, a veces dudaba que contestar, pero bueno cuando las chicas sabían que no tenían carro, terminaba el coqueteo y empezaban las respuestas cortantes y de desinterés y ahí terminaba la noche de cacería, luego de eso lo llevo a un Night Club lo cual los calentó un buen poco, se fueron para la casa a dormir, y al día siguiente empezó Alex su trabajo. Así paso varios días, por fin llego el fin de semana y decidieron salir de nuevo, otro bar donde llegaban buenas chicas, pero igual nada de suerte, esta vez decidieron no ir a un Night Club, sino a un lugar donde exhibían películas pornográficas, para Alex, esto no era muy común, por lo que cuando estuvo un rato viendo las películas, su excitación subió al máximo, películas heterosexuales, lesbianas, sado, rubias, negras, pelirrojas, chinas, era increíble tanto sexo, y tras de eso ponen una película de zoofilia, era primer vez que Alex veía algo parecido, parecia que le gustaba pues veía con atención, pero luego hizo un comentario a Raúl: “como pueden hacerlo con un animal” a lo que Raúl respondió, bueno gustos son gustos y si están muy calientes… a Alex le sorprendió pero bueno tal vez tenia razón de esto y continuaron viendo la película, luego de unas cuantas películas mas se fueron a casa, a Alex le turbaba en la mente aquellas escenas de mujeres y hombres con animales, era sorprendente, seguidamente se fue a acostar y cerrando la puerta se acostó, paso como una hora y Alex despertó con sed, bajo silenciosamente para no despertar a Raúl y se dirigió a la cocina, le extraño mucho encontrar la puerta de la cocina entreabierta y salió al patio para ver si eran los perros que andaban ahí, los iba a llamar cuando escucho un ruidito, como un gemido, se acercó silenciosamente y cual no seria su sorpresa, al ver a Raul cogiendo con Quina, él estaba hincado y tenia a Quina agarrada de los costados, y bombeaba cual perro la concha de su hembra, no hizo ningún ruido, para no ser descubierto, era como estar viendo la película, pero mejor era en vivo, esto lo excitó de gran forma, sacando su verga, empezó a pajearse, hasta que terminó. Satisfecho un poco, se fue hacia su cuarto para no ser descubierto, al poco rato se oían los pasos de Raúl que iba para su cuarto.

Al día siguiente todo era normal, como si nada hubiera pasado, sin embargo en la mente de Alex pasaban una y otra vez las imágenes de su amigo follando con una perra, obviamente era extraño, pero lo excitaban enormemente esas escenas en su cabeza, ya Raúl se fue hacia el trabajo y Alex empezó a trabajar, por su mente paso unas cien veces el intentar follar con Quina y ver que se sentía, pero no se atrevió.

Así pasaron los días y nuevamente fin de semana, el trabajo estaba prácticamente terminado , eran detalles lo que faltaba y bueno, tomaron el día libre para hacer lo de siempre, ir algún bar, tratar de conquistar algunas chicas, luego verían que hacían, Alex impaciente sugirió ir a ver películas, Raúl acepto por la insistencia de su amigo, al llegar al lugar entraron y como de costumbre pagaron la cuota usual y se pusieron cómodamente a ver películas un buen rato hasta quedar satisfechos por lo menos de vista pues la excitación era inimaginable al salir de este lugar donde podían satisfacer las mas locas ideas y fantasías sexuales.

Al llegar a la casa Alex le dijo a Raúl que iba a dormir y subió a su cuarto, cerro la puerta y espero a que Alex bajara a repetir el espectáculo de hace una semana y así fue, no paso mucho tiempo para que se escucharan pasos bajando la escalera y dio unos minutos de tiempo para no arruinar el espectáculo, cuando considero conveniente bajo y fue Raúl hacia la puerta trasera, en efecto estaba entreabierta como la noche anterior y sigilosamente salió y se oculto para de nuevo sorprenderse por lo que veía, lo cual no podía dar crédito, ya que era una imagen sorprendente y excitante a la vez que desconcertante ya que vio a su amigo esta vez no follaba a Quina sino que él era follado por Zolthar, en posición de cuatro patas estaba sumiso a la voluntad y poder de su can quien bombeaba a su dueño de manera desesperada, como si fuera Quina mas apetitosa, de un momento a otro Raúl quedo enganchado de su perro y este paso por encima de su dueño y quedo abotonado culo a culo y cual no seria la sorpresa de Alex al ver que Raul empezó a llamar a su perra y esta al acudir al llamado, la volvió y con poca dificultad empezó a follarla era demasiado excitante esa imagen de Raúl en una verdadera orgía canina en donde parecía un sándwich con los perros como pan y Raúl como relleno entre los dos, ya Alex estaba que explotaba de la excitación, su verga palpitaba incontrolablemente y botaba liquido seminal en grandes proporciones, ninguna película zoofilica podía superar ese espectáculo que presenciaba sin saber que hacer, luego de unos minutos vio a Raúl casi estremecerse y supo que su amigo estaba terminando en aquella concha animal mientras su perro también terminaba dentro de aquel ano humano, fue una visión dantesca, cuando el buen perro soltó a Raúl supo que había terminado el espectáculo así que subió al cuarto y trato de dormir, al día siguiente Raúl se fue para el trabajo y a Alex ya le quedaba poquísimo trabajo y lo que observo la noche anterior lo tenia perturbado de sobremanera y no aguanto más sabia que estaría solo durante mas de ocho horas así que llamo a los perros que con tanto tiempo ya se habían encariñado con Alex, así que los introdujo en la casa ya que a Raúl lo ayudaba la oscuridad de la noche pero de día si tenia que ser dentro de la casa, una vez adentro fue a la habitación de visitas que estaba al lado de la suya y encerró a los perros dentro de esta, bajo fue a la cocina y busco un bote o tarro de mantequilla y se fue para arriba de nuevo y antes de entrar se desnudo y unto mantequilla en su verga y en su ano abundantemente y se puso de rodillas y los llamo, estratégicamente puso a Quina a lamerle la verga y al perro su ano, en la cara de Alex se reflejaba la satisfacción materializada en gestos de placer, luego de unos minutos ya Alex no aguantaba mas y empezó a voltear a Quina y trato de encularla con un poco de dificultad ya que no tenia la experiencia de Raúl, pero lo consiguió y empezó a gozar de placer, era una sensación increíble algo que jamás pensó hacer y sentir, así que se recostó sobre el lomo de Quina para sentir todo su cuerpo, cuando de repente siente una lamida en su ano era Zolthar al que ya había olvidado, la excitación lo hizo relajarse más y tirar su trasero hacia atrás cuando sintió un peso sobre su espalda y unas garras que lo afianzaron fuertemente de su cintura y sin tiempo de reaccionar y para su mala suerte una gran puntería de Zolthar fue penetrado en cuestion de segundos y cuatro, cinco, seis veces tan rapidas que no tuvo tiempo de reaccionar para salirse de ese sándwich, del que fue testigo con su amigo Raúl y en la setima hincada Zolthar penetro hasta lo mas profundo el ano de Alex, introduciendo su bulbo, atrapando a Alex sin opción de escapar, ya que no fue ni dos segundos y ya estaban abotonados, esto lo supo Alex y ya en esta situación se dio cuenta que no era nada desagradable el estar enculado con un perro y mas bien era placentero, siguió bombeando a Quina hasta que termino, en el momento que Zolthar tambien llenaba los intestinos de Alex, dos minutos después se soltaron los tres, Alex se derrumbo de placer y cansancio al suelo y los perros empezaron a lamer a Alex, luego de un rato Alex se recuero, sacó a los perros y se aseo y volvió a las labores, las cuales terminó ese mismo día y al día siguiente se despidió de su amigo y volvió a su pueblo con la mejor experiencia sexual que haya experimentado, y con la idea de ir a practicar su nueva experiencia en su pueblo, donde había no solo perros…

Arrecha como cualquier experta / Cuarto relato de la serie

Hola a todos,gracias a todos aquellos que me han escrito,me encanta que les hayan gustado la narracion de mis memorias zoofilicas, ese año que transcurrio luego de ese viernes memorable con mis maestros y ursus, fue muyyy movido en experiencias para mi, entre otras cosas,me gustaba inventarle excusas a mami,para regresarme en bus a la casa,a horas de la salida de los colegios,los buses van super llenos,me encantaba,subirme la faldita lo mas que podia, o irme con los busos y las licras de deporte super apretadas, ahi siempre me hiba parada con la conchita pegada al mango de los asientos,y me ponia lo mas quebradita posible, asi dejaba ver todo el esplendor de mis nalguitas, fueron muchisimas las veces que hubo tios que terminaron corriendoseme en el trasero, me encantaba,acomodarme para que sus vergas quedaran justito al medio, de verdad que me hicieron paleteadas riquisimas,yo muchas veces tambien tenia orgasmos,pues me sobaba en los mangos de los asientos…

Ese año fue muy exitante, viaje a europa,conoci paris y roma, conoci a todos los hermanos y primos de mi papa, tambien celebre mis quince, y fue ahi donde conoci a un primo mio, que me llegue a enamorar de el. Esto,mas todos los lios me hicieron terminar mi relacion con gustavo, el paramedico. Con mi primo, estuve solo un par de meses… murio en un accidente de transito,con el murio una parte muy importante de mi… peor. Papi dio la noticia,que habia decidido que iba a romper su sociedad y que nos ibamos del peru, o a italia, o a miami…

Entre, por todas estas circunstancias, en una profunda depresion, a parte de todo lo que me habia pasado, debia alejarme para siempre de mi ursus, de mi macho… Pasadas las fiestas de ese año, papi confirmo la noticia, viajabamos en marzo, tenia poco tiempo, y solo una idea fija rondaba mi cabeza, tenia que estar con el de nuevo, tenia que dejarme hacer todo, tenia que llevarme su recuerdo en la piel asi que empeze a practicar nuevamente con los pepinos, ya tenia experiencia,ya sabia dominar y disfrutar del dolor, del sexo anal… pero esa bola, me quemaba de deseo y panico el solo pensar en ella… aun asi, queria, quiera que ursus me reventara el culo si era necesario… busque mil excusas, pedi permiso para que durmiera conmigo el tiempo que faltara… a mami no le gustaba “ese caballo enano”, como ella lo llamaba… solo estaba esperando la oportunidad…

A fines de febrero,todo estaba practicamente listo, nos hubieramos ido ya,pero por problemas de la venta de la casa demoramos una semana mas, ese sabado, se me dio… mis amigas me ayudaron, hice creer a mami,que me iban a hacer una fiesta de despedida, sabia que ellos salian con mis tios de fiesta tambien…

Ese dia me cambie como si nada. Mami con sus preguntas respectivas… quien te recoge,a que hora vienes,portate bien… vinieron dos de mis amigas del colegio ellas estaban bien creidas que me iba a echar un polvito de despedida con gustavo dimos un par de vueltas y les pedi que me llevaran a casa de nuevo, ya mis papas se habian ido, ya cleotilde, se habia marchado… estaba sola… Entre,fui de frente a la cocina, donde tenia todos mis implementos para esa noche 6 pepinos, grandes, uno lo puedo calificar de inmenso y una botella de chapagne q’ me escondi la noche de año nuevo, fui al jardin,busque a mi amor, al momento de ir subiendo las escaleras, el iba lamiendo mis piernas, como si ya supiera que esa noche tenia a su perrita.

Entre a mi cuarto y lo ate por la gruesa correa de cuero en su cuello al mango de puerta,luego de echarle llave acomode un espejo al lado,para verme con el… ahi muy lentamente, mientras bebia, me iba desnudando,el me miraba, con la lenguota afuera, acariciaba, suavemente los pesoncitos rosados de mis tetas, mis manos fueron bajando, recorriendo, mis curvas, mi piel suave, llegue a mi chuchita, y empece a sobarme, el se puso intranquilo, acelero su repiracion… me unte el ano con mantequilla,que habia subido con los pepinos, cogi un pepino bastante grande y ahi frente a el me agache,me puse mantequilla tambien en las tetitas, y en cuclillas me acomode el pepino en la entrada del ano, el empezo a lamerme las tetas, y yo me fui clavando de a pocos en el pepino, hummmm, que delicia, su lengua en mis tetas, no hay lengua humana que produzca esa sensacion… que rico dolia, empece a subir y bajar, el que agacho la cabeza lo mas que la correa se lo permitia, y empezo a lamerme la cuquita… no aguante mas, y tuve mi primer orgasmo, y grite, grite a mi gusto… estaba sola con el… asi estuve largo rato,por fin me acomode y deje que me lamiera el ano… que delicia,que rico esa lengua en las paredes de mi culito abierto, dilatado… tuve otro orgasmo, solo sintiendo su lengua… yo me lo abria lo mas que podia… queria todo, me pare a buscar el pepino grandote, ursus, casi se aloco. Empezo a jalar la puerta, casi rompe el mango de la chapa, cogi el pepino,y me acerque a el calmandolo… repeti el procedimiento y frente a el me unte mucha mas mantequilla, me acomode el gigantesco pepino, el era la clave de mi exito, si eso me entraba, la bola entraria sin romperme… me unte mantequilla en la vagina, el empezo a lamerme ahi, y asi empece a dejarme caer sobre el pepinote ayyyyy, ayyyy, no, ayyy, tuve que sacarmelo, respirar, mas mantequilla, las lamidas de ursus me daban animo, ahi iba de nuevo…. huummmm, ayyyyy, ufu, fuf, entro… dolia, mucho, mucho… pero me lo aguante, ohhh, me arme de valor, y practicamente me solte sobre el, mis ojos se blanquearon al sentirlo todo todo dentro… un AAAYYYYY, se escapo de mi garganta, y urssus me lamia, ahi en esa mezcla de dolor y lujuria, me agache, debajo de el, vi como su verga inmensa,morada asomaba ya por su funda, totalmente borracha de dolor y placer me meti entre sus piernas con el pepino taponeandome el culito, y me meti toda su verga en la boca… la empece a chupar como una loca,el no aguanto mucho, se me derramo,me, medio ahogo con su semen,trage todo lo que pude,queria todo…se vaceo cantidad,y como era su costumbre,al terminar se dejo caer pesadamente en la alfombra…mi cara,mis senos,…tenia el cuerpo bañado en su leche…ahi echado,denuda me le eche encima,empece a acariciarlo,a sobar mi cuerpo en su piel peluda,en su cuerpo musculoso…me sobe como quise,me puse de espaldas a el,y le empece a sobar mis nalguitas en su verga,ahi luego de estarlo haciedo un buen rato.la cosota le empezo a crecer de nuevo,empezo a tener una gran ereccion,me empujo,y se elevo en sus cuatro patas,dejandome debajo de el,me ladro,me gruño,hizo el ademan de enroscarme la sintura entre sus patas delanteras,ahi,suavemente,con el corazon a mil por los nervios,me saque el peino del ano,jale la mantequilla,luchando con el que ya me rodeaba con sus patas ,y se empezaba a mover.cerre mis ojos…tenia miedo,pero el deseo y la lujuria eran mas,ya nunca mas probablemente lo veria… queria que por ultima vez me poseyera toda,que me dejara marcada,queria sentirme totalmente sometida y dominada por el…me mordi fuerte los labios y fui elevando la cintura,me prendio fuerte,con furia,empezo a urgar ,casi me la mete adelante asi que meti mi mano en la chuchita para tratar de taparmela,ya no era necesario… mi culo estaba super dilatado, el largo de su verga me entro de un solo tiron,sin esfuerzo,la barra de fuego me quemo las entrañas,que verga caliente, AAAAAYYYY AYYYYY, mi ursus, AAAAYYYy, metela, metela… gritaba, aullaba…ahi se la senti,el me cabalgaba con toda sus fuerzas, y la bola golpeaba mis nalguitas,tenia miedo me sentia ya muy llena,y la bola aun no entraba, me arme de valor, meagarre con las uñas de la alfombra, me presione contra el, respire hondo, y empuje….

AAAAAAAHHHHYYgggg….. NO, NO, ohhhhh, que dolor, senti que el cuerpo se me partia en dos, la bola empezo a entrarme, por mas que empujaba,parecia gigante que no iba a entrar… grite como nunca lo habia echo, empece a llorar,el casi se quedo suspendido en mi espalda,pues dio un ultimo y final impulso… y entro… OOHHHH perdi fuerzas, mi boca quedo abierta en una expresion inenarrable,me faltaba el aire ya teniendola adentro,el se incorporo en toda su altura,y yo quede colgada de el… respiraba rapido, miles de sensaciones, recorrian mi cuerpo, me latia todo, hasta los ojos por dentro… ahi me deje por completo, ahi me solte casi en el aire, me relaje todo lo que el dolor me permitia, estire las manos, y me quebre todo lo que pude… pense que tenia la sensacion de esa verga en mi estomago, el seguia moviendose trate de incorporarme, no queria que aun se volteara, logre apoyarme en mis manos me puse en cuatro con el culo medio colgando de el,con los ojos cerrados, empece a disfrutar de estar asi… perra,perrisima…. abandonada a su gusto…si, si que rico… es el punto de extasis cuando el placer vence al dolor, la tenia adentro, no habia ardor a carne abierta, la tenia adentro, estaba totalmente clavada y prendida de ese puño… trate de meterme los dedos en la chuchita… no me entraban… la bola del perro en mi culo, bloqueaba por completo el oyito de mi vagina, empece a sobarme ahi, justamente donde mis labios vaginales, estaban como salidos hacia afuera por la presion que ejercia su verga dentro de mi… lentamente empece a moverme, el ya trataba de voltearse, aunque me gruno duro, aun con miedo a que me mordiera… le cogi duro de la pata trasera, para impedir que se moviera. Y ahi empece a moverme yo…. no dure mucho…. ohhhhh, ayyyy, me vengo, negro, me vennngooooo… fue un orgasmo incontable, fortisimo, lagrimas corian por mi rostro, la saliva se me salia por la nariz, y la boca, me sentia que me ahogaba, con mis propios liquidos fue tan fuerte que practicamente perdi el conocimiento, me deje caer sobre la alfombra,obligandolo a el a que parcticamente,me levantara asi colgada y prendida por su verga, me produjo un escalofriante placer sentirme asi taponeada, y levantada del piso, me acomode, y deje que se volteara, para variar, me araño toda al pasarme la pata por detras…pero no me importaba, esa marca me lo recordaria siempre, ahi me empece a mover a mi gusto, bamboleaba el culo haciendo circulos me metia mas, me trataba de salir, lo molestaba para que me gruñera, para que me amenazara, esos movimientos lo hicieron soltarme un tremendo chorro de leche juro, y no es mentira, que en mi boca, sentia el olor de su semen, no se si por que se la habia mamado antes, o porque me estaba haciendo una verdadera labativa con su leche… ahi me corri de nuevo, ahi grite todo lo que habria querido gritar de placer la primera vez, esta vez, me quede mas tiempo pegada a el que la primera vez, esa verga estaba hinchadisima. Quemaba, como quemaba… cuantos… cuantos orgasmos seguidos tuve… no lo se, … cuando empece a sentir que perdia tamaño… empece yo a apretarla lo mas que podia, si bien estaba agotada… no queria que saliera de mi, el voltaba constantemente a mirarme, como pidiendome salir, y no, yo no queria… asi como sono el champagne al destaparlo, asi sono cuando su tapon salio.. esta vez,completamente opuesto a lo que siempre hacia,antes de lamerse,me regalo unas sobervias lamidas en el ano…fue delicioso,el solo echo de hacerlo,y ya casi sin fuerzas me provoco un orgasmo mas…muy suave muy leve….absolutamente borracha por el placer,bebi el ultimo poco de chamapgne que quedaba en la botella, como pude,escondi los pepinos, y mis ropa bajo mi cama, el echado en la alfombra me contemplaba,subi como pude a mi cama… ni siquiera me bañe asi, oliendo a el, me meti desnuda en la cama….

Me deperto mami a gritos, que por que habia dejado al perro en mi cuarto, que la alfombra estaba mojada, que seguro habia tomado anoche pues mi cuarto olia a licor, y que el perro habia roto el mango de la puerta, y para colmo, se habia meado en los bordes de la cama…yo la oia entre panico, y satisfaccion… temia que se diera cuenta que estaba desnuda, y pensara “mal” jajaja… satisfecha,pues me senti mas perra aun, me senti su propiedad… habia leido que los machos,marcan su terreno meando su territorio, yo era su territorio, era suya…

Hace ya dos años de esto, lo recuerdo, y me caliento, me arrecho, me muero de ganas de volverlo a vivir… el esta tan lejos… algun dia volvere al Peru… lo buscare y luego les contare..

Agradecere sus comentarios, sobre todo a las chicas, gracias a todos los que ya me han escrito, aqui terminan mis experiencia zoofilicas con ursus, pronto narrare mis travesuras con los chicos de aca de Miami, que son chulisimos, escribanme a: sansumisa84@yahoo.es .un beso, Sandra.

Arrecha como cualquier experta / Tercer relato de la serie

Hola, aqui su amiga Sandra de nuevo, enviándoles la tercera parte de mis memorias, ojalá que le guste… luego de esa primera tarde con Gustavo, el tiempo fue pasando y el se convirtió en algo así como mi amante oficial, no novio, pues mis padres jamas me hubieran aceptado una relación con él… bueno se acuerdan del profesor ese que me salvó esa tarde, bueno meses después me di cuenta que el siempre buscaba excusas para hacerme la conversación, pero como que me quería decir algo y no se atrevia, yo me imaginaba por donde iba la cosa y a pesar que fisicamente no era atractivo, no se, tenía un algo que me creaba una extraña sensación, se hacia el tonto, pero siempre me andaba mirando… esa mirada lasciva me excitaba mucho…

Siempre estaba el con el profesor de matemáticas, un hombre de unos 36 o 37 años, alto, fuerte, con facciones de negro, aparentaba ser muy tranquilo, con sus lentes, daba la impresión de no matar una mosca. Era ingeniero, y también enseñaba en institutos técnicos, siempre que pasaba por la cafetería, los pillaba mirándome, hablaban de mi…

Fue un miércoles, acababa de recibir las notas del examen de mate, y de verdad que estaba fatal, asi que me quede fuera de hora, para hablarle al profe a ver si me daba otra oportunidad, pues a ese paso iba a perder el curso, me atendió muy amable, y me dijo que como cosa especial me daría la oportunidad ese viernes ,que no lo comentara con nadie, pues habia muchas chicas jaladas, y que él no podía ayudar a todo el mundo, que fuera a las tres de la tarde a la oficina del profesor de gimnasia que ahi podria dar sola el examen sin problemas… seguro, negro sinvergüenza, ahora si estaba segura que algo se traían entre los dos, no se al principio me asusté, pero no puedo negar que todo el jueves me la pasee fantaseando y anduve recalentada pensando en lo que se me venia…

Como a las tres y media, me parecio, toqué la puerta, y me abrió el profesor de gimnasia, me hizo pasar, sin decir nada cerró la puerta… bajo las persianas de la ventana… bueno, me dijo, tengo el encargo de tomarte este examen, pues tu profesor se va a demorar un poco…okay, eee, ud. tiene las preguntas?…

No, me dijo, este examen va a ser diferente… oh, ¿va a ser oral? haciéndome la cojuda, muy coqueta yo… él que me mira, y de lo mas fresco se abre la bragueta y saca su pene, y me dice… Pues, si, la primera parte va a ser oral… la suerte estaba echada, volvíamos a las andadas, se acercó a mi, y yo muy obediente, cogí su verga gordita y la empecé a chupar, estaba de lo mas concentrada en la mamada, cuando siento una presencia tras de mi, me volteó, y veo al profe de matemáticas, que venia masturbándose del baño de la oficina, debo decir que la cosa que ese hombre tenía, rompía todos mis esquemas, y eso que Gustavo tenia la verga grande, esta la puedo describir, como un bate de beisboll, aun hasta hoy ,no he vuelto a ver un pene así… se acerco y empece a mamar las dos vergas, el negrón del profe de mate, que me incorpora, me carga y casi de cabeza me empieza a lamer la conchita, el otro vino y me metió su verga en la boca… hummmm que placer, que rico me lamía el coño el negro, en esa posición tuve un orgasmo riquisimo, luego que me sintió llegar en su boca, me bajo y se sentó en un viejo sillón de cuero, ven me dijo, el otro no paraba de manosearme las nalguitas y meterme el dedo por el culito, despacito me fui clavando en ese mastil, casi de inmediato el otro que me acomoda su verga en el culo, las dos vergas me fueron entrando a la vez, otro orgasmo me sacudió en ese viaje al placer, esa sensación de estar doblemente penetrada es grandiosa, el negro, lamía mis tetas con un arte increíble, el otro me daba fuerte por el culo,otro orgasmo mas me hizo gritar de arrecha como siempre, no me aguante,me acerque al oido del negro,y casi entre susurros y gemidos le dije… profe, profe, métamela ud, por atras, por favor, metamelaaaa….el no se hizo de rogar, le dijo al otro,a ver compadre, cambio, ahora me quiero comer ese culito… el profe de gimnasia le dijo…esta loco, vas a partir a lachiquilla… No! que me lo haga, que me lo haga…d ije yo loca de deseo…el profe de gimnasia se sento, muy rapidito me clave, me agaché todo lo que pude, voltee y con los cabellos casi tapándome la cara, me quebré bien, arquee el culo lo mas que pude, abri con mis manos mis nalguitas, y espere su verga… el primero se agachó, y me metió la lengua, si me la metió dentro del arito del culo, y empezó a moverla dentro de mi, ayyyy, que rico, que rico, sigue, le decía, mientras me venia de nuevo, en pleno orgasmo, se paró y empezó a penetrarme ayyy, ayyy, no mejor no, carajo como dolia, de verdad que era muy grande, desde el día que Ursus me rompió no sentía ese dolor, quise empujarlo hacia atras y fue peor,pues de un solo tirón me introdujo, la masa de carne esa Ayyy ,AYYyy, no no sacála, por favor sacala, me muero, sacala… nada, empezo a moverse, empezó a darme fuerte y me decia al oido… a ver pues putita, ahora pues, te gusta enseñar el culo, no, te gusta provocar, no….empece a llorar, pero no pude hacer nada, y si dolía, pero que sensación tan rica empese a sentir, sentirme poseída, incapaz de hacer nada…el acelero sus movimientos,ya el placer vencia al dolor, mas! empecé a pedir, mas…! dame, dame ,le pedia, el que empezó a sacarla y a meterla en toda su extension que rico, empece a venirme, ahi mismo, el profe de gimnasia, gozando de mi locura se empezó a correr dentro de mi, eso que ya casi yo había terminado de correrme no se algo paso, el negro que se puso a darme como loco, y sentí como otro orgasmo diferente, que juro me nacía del mismo ano, mas fuerte, mas intenso, me venía, nunca había sentido algo asi, grite tanto, que el negro tuvo que tapar mi boca, de verdad con el escándalo que hice, no se como nadie se dio cuenta del polvazo que nos estábamos dando, fue un orgasmo largo, forttisimo, lo único malo es que una llamada telefónica, nos heló la sangre a todos, y a mi me dejo, mal, pues estaba como desbocada, yo queria mas, necesitaba mas. Creo que los dos se asustaron, pues me hicieron vestirme e irme, antes de salir el profe de matemáticas me dijo, felicidades, acabas de pasar de año…

Cuando llegué a casa, estaba arrechisima todavía, llamé a Gustavo, pero no estaba, asi que me fui al jardín a ver a mi Ursus, mis papás acababan de salir al jokey plaza a comprar unos regalos, y la Clotilde estaba lavando, asi que lleve a mi Ursus a mi cuarto, cerre la puerta con llave, me desnudé de inmediato, y me abri de piernas, mi macho que ya me conoce, no se hizo esperar, empezó a lamerme como él, y solo él ,lo puede hacer, en cuestión de lengua, los humanos no son competencia, su lengua deliciosa me hizo correrme de nuevo, ya mas instruida y con mas experiencia, me acomode en cuatro patas, y con mi mano dirigí, su pene hacia mi conchita, de nuevo estuvo a punto de cogerme por el culo, pues lo tenia super abierto, y casi como que pierdo el control y me dejo, pero no, aun tenia miedo la ultima vez, no habia sido fácil… ahora trato de mamársela poco, pues asi no me entra tan grandota, mas bien empieza a hincharse dentro de mi, no fue dificil, estaba bastante dilatada, y remojada, ese bulto delicioso que adoro, me entró rápido, empezó sus movimientos velocisimos, que ningún hombre puede igualar, ahi nomás ya me estaba corriendo de nuevo, me quebré lo mas que pude, empujé duro y sentí como ese puño me entró, AYYYy, ayyy, ay, que rico, ayy, empecé a moverme yo ahora, toda pequeñita como soy, me movía casi colgada de él, tuve varios orgasmos seguidos, él se volteo, y empezó a chorrearse dentro de mi, fue delicioso, es difícil comparar, pero el orgasmo de un perro es increíble dentro de una… así estuvimos clavados mas de 15 minutos, me dejo cantidad de leche dentro de mi me empapo las piernas, con mis manos, tomaba el semen de mis piernas y me lo llevaba a la boca, cuando salió de mí, se recostó para lamerse, yo su perrita sumisa, en cuatro patas me acerqué, y empece a lamerle la verga… ahora si me sentía satisfecha, es mas ,estaba agotada…

Debo confesar algo, a pesar que han pasado tres años de esto, si hay una tarde memorable en todas mis experiencias sexuales, fue aquella, esa tarde de viernes, que me comi una verga realmente grande, me cogieron entre dos al mismo tiempo, y finalmente me regocé con mi Ursus, solo de recordar esa tarde de viernes, me caliento a millón… espero que les haya gustado, prometo contarles mas de mis aventurillas, y si escríbanme, preferiblemente chicas, para saber sus comentarios mi e-mail es sansumisa@yahoo.es mil besos… Sandy

Arrecha como cualquier experta / Segundo relato de la serie

Hola, soy Sandra de nuevo, quiero agradecer a todos aquellos que me han escrito, me encanta que les haya gustado mi primer relato, bueno aquí la continuación de mis recuerdos… Aquella noche, saliendo de la casa de Gustavo, tuve que aguantar todo tipo de reproches de mi tía, hasta tuve que llorar y hacerle recordar que me debía una, felizmente no dijo nada y me ofreció mas bien que me acompañaría de nuevo, tres semanas después, para que este chico me revisara… Gustavo es el paramédico amigo de mi tía.

A mí la calentura me regresó pronto, y dos semanas después, volviendo del colegio no pude mas, me moría de ganas por estar con mi “danes”, así que fui directo al jardín a buscar a Ursus…por ahí andaba la Clotilde, limpiando y recogiendo las hojas del jardín, así que se me ocurrió mandarla a comprar, dizque por encargo de mami.

No tenia mucho tiempo, así que ni bien se fue me acerqué a mi negro, me arrodillé y empecé a acariciarlo, por el lomo, por sus patas… sentí sus poderosos músculos, el como sabiendo de que se trataba empezó a lamerme, la cara, el cuello… me abrí la camisa y pegué su bocota a mis tetitas, su respiración me excitaba muchisimo, sus babas me corrían por el cuello y bajaban por mi cuerpo, sentí la camisa húmeda, y ya también tenia los calzoncitos húmedos, pase mi mano por debajo y empecé a acariciar su pene, que ya asomaba fuera de la funda, rojo, toque sus huevos inmensos, no lo pense mas, y me metí debajo de él y empecé a mamársela… y ese tubo que crecía y crecía, se puso morado, lleno de venas y se hinchaba mas y mas… y la bola… como pude haber tenido semejante puño metido en mi culito, uuuauuu, estaba como boba mirando el tamaño de esa mounstrosidad… pensé que había sido muy afortunada de que no me hubiese partido en dos…

El sabor de su verga era rico, muy agrio, pero rico, ahí me di cuenta que el se puso inquieto, se doblaba a mirarme, se puso a husmearme la chuchita, movía su cabezota queriendo meterse entre mis piernas… yo así medio arrodillada, me pongo de costado, y me levanto la falda gris del colegio, como pude me saque los calzoncitos blancos, y con una mano, me abro un poquito las nalgas, y él que empieza a meterme esa lenguota, ohhh… que sensación maravillosa, su lengua recorriéndome desde la chochita, hasta el arito de ano… con la otra mano sostenía la bolota del pene y se la mamaba, y me la metía todo lo que podía por la boca… casi me muero cuando el bruto este me suelta tremendo chorro de semen en la garganta, me atoré horrible, me dieron nauseas, tuve que retirarme un poco pues de verdad casi me ahogo, terminé con la blusa de la escuela hecha una masa de semen y saliva. Ursus se dejó caer pesadamente sobre el jardín y aun botado semen se empezó a lamer: aun así toda embarrada, me agache y empece a lamerle la verga… no se pero al estar con él como que me embrutesco…

Tuve que correr hasta la lavandería de la casa cuando la empleada que en ese momento regresaba de comprar, me llamaba a gritos…”Sandrita…!…Sannndyyy…!, ven pues mamita aqui esta el encargo de tu mamiiiii!…”Que chola mas espesa, tenía la especial capacidad de arruinarme buenos momentos, pero en fin, yo la quiero mucho, es super buenota.

Okay, se imaginaran que la mamada a Ursus estuvo genial, pero me dejo arrechisima, y ya no se me volvió a dar otra oportunidad de estar con mi urchis. Días después, llamó mi tía, que Gustavo le había dicho que quería revisarme la semana siguiente, así que bueno, siempre acompañada por ella fuimos a su casa, él muy correcto, muy “profesional”, me pidio que me echara boca abajo en su cama, me levantó la falda, movió un poquito la tira del thong, me abrio las nalguitas, miro… el muy vivo le dijo a mi tía si podía traerle una crema que tenia en la mesita del pasillo, mi tia que sale del cuarto, y él que me mete el dedo… duele?… preguntó… no, contesté (debo confesar que estaba a mil y quería todo el dedo adentro) automaticamente quebré un poquito la cintura y alce el culito lo mas que pude, y ese dedo que se deslizo mas hacia adentro, duro poco el gusto, pues mi tía que no es cojuda, regreso al toque… esa cesión fue un verdadero martirio, pues salí calientisima, y tuve que masturbarme al llegar a casa… estaba yo colgando mi ropa cuando descubro en el bolsillo de mi falda un papelito ,estaba escrito por Gustavo, y decía que buscara una excusa ese lunes para llegar tarde a casa después de la escuela, pues le tenía una deuda… que me esperaba a las dos y media, en la puerta de camino real, un centro comercial no muy lejano de mi colegio.

Dude, pero de verdad que no me aguante las ganas, es que el morenote ese esta bastante bueno, algo acholado, pero alto, espaldón, de aspecto muy rudo, pero con unos ojos chulisimos, así que, así fue, el lunes yo que me bajo del bus, y el que ya me estaba esperando, me llevó a su casa… en realidad tenía tiempo, pues eran como las 2.45, y yo había dicho a mami que me quedaría practicando gimnasia, y que me recogiera a las 6.00… La arrechura del nene era solo comparable a la mía, y a pesar que en el trayecto no dijimos ni una palabra, ni bien cruzamos su puerta, el otro que me carga al mejor estilo de recién casados, y me estampa toda la lengua en mi boquita, que rico, yo inmediatamente respondí a ese beso relamiéndole los labios…

Al llegar a su cuarto me poso muy suave al borde de la cama… desnúdate, me dijo… pero hazlo despacio y suéltate el cabello… yo muy sexy pues, muy obediente hacia lo que él quería y para excitarlo mas ponía mi mejor carita de asustada, él se empezó a manosear el pene… me paré, deje caer mi largo cabello castaño, abrí despacito mi blusa, botón, por botón, lo miraba, entreabri los labios, y pasee mi lengua suave por ellos… en ese momento él se abrió la bragueta, hurgó dentro y empezó a sacar un pene gordo, grande, y para que, comparado con el pellejo inservible de mi novio, estaba buenisimo… deje deslizar mi blusa entre mis brazos, abrí el cierre de la faldita gris del cole, la solté… sus ojos irradiaban una morbosidad increíble al verme semi desnuda… no pudo mas, y de un empujón me tiro sobre la cama… abre las piernas… me dijo, yo obedecí, sabia que mis movimientos suaves y delicados lo estaban alocando. Las abri suavecito, él se saco el pantalón… que verga gordota, empezó a acercarse a mi… yo muy coqueta e insinuante, que me volteo y le dejo verme el culito, con una mano jalo el calzoncito blanco y me lo meto entre las nalgas… esto fue el detonante y aqui si que fue muy tosco conmigo… pero me gustó… prácticamente me levantó de los cabellos, me puso en cuatro mirándolo a él y me dijo…”yo te voy a apagar ese fuego… gringuita… pero primero chúpamela…”y zass,que me mete esa vergota en la boca, y yo que se la empiezo a mamar salvajemente, que rico sabía, tenía el olor fuerte, a sudor, a acido, no se olía a macho, y yo que me la metía toda hasta la garganta, supongo que estaba arrechisimo, pues se dio tremenda corrida en mi boca, tenía mucho semen, agrio, amargote, pero riquisimo, me lo tomé todo y con mis labios y mi lengua limpie todo su miembro… en el momento de correrse gimió como animal, me jaló de los cabellos, gruñó… pero todo estaba bien, me gusto verlo correrse así… me separó de él, me acarició el rostro, eres muy linda sabes?…me dijo… de improviso, se alejó de la cama hacia la comoda, abrió el cajón, sacó un pomo de vaselina… voy a comprobar que dejé ese culito en buenas condiciones… Me asusté, pues creo que aun estaba traumada por la culeada de Ursus…no! le dije, me vas a hacer daño… no mi chiquita, ese culo aguanta todo, y ese es el precio de mi silencio… Bueno… al sacrificio pues, se me acercó, y ahi le rogué, que siquiera me la metiera primero por delante para ponerme mas caliente, accedió, me puso en cuatro y empezó a lamerme la chuchita, y el ano, esa mamada me puso brutisima,sabia hacerlo muy bien, se concentró luego en lamerme el arito del ano, y metió sus dedos por mi vagina, no pude mas y temblando tuve mi primer orgasmo de la tarde,fue riquisimo… casi aun con los espasmos de mi venida, él con una erección furiosa, me mete toda la verga en la conchita… ayyyy, que rico….dame, dame… le decía, y él que me reventaba a pingasos, de verdad que tenia la cosa grande, era la primera vez que me sentía bien penetrada por delante… mientras me la metía, empezó a meterme sus dedos todos llenos de vaselina, primero uno, luego dos, me metió tres dedos, y yo que ya no podía mas… metémela papi, metémela al culo, metémelaaa… me sobaba las tetas, me pellizcaba, parecía una perra enloquecida… estaba en cuatro, él la saco de adelante, se paró en la cama… apoyó su mano derecha en mi espalda, y con la otra encaminó su miembro hacia mi ano… se dejó caer suavemente, y mientras me iba entrando no aguante mas y me puse a gritar de dolor, y placer, sentía que me abrí an nuevamente las entrañas, no pude mas y tuve tremendo orgasmo mientras me penetraba el ano, estaba bañada en sudor, gemía, babeaba, inclusive una lágrimas calleron por mis mejillas… las saboree con mi lengua… empezó a moverse, me daba fuerte el cholo, me dio como le dio la gana, sin sacármela me volteó, se echó y quede sobre él, clavada por el culo, ahi fui yo que me la comi a mi gusto, salia y me dejaba caer con fuerza…”que rico culito tienes, que rico, que rico culito… “repetia Gustavo mientras me la metía con toda su alma… estaba ya a punto de correrme de nuevo, cuando me envuelve por la cintura, me da vuelta nuevamente y se me echa completamente encima, su peso me asfixiaba, me ahogaba, es que estoy muy ligerita pues, aún así me quebraba lo mas que podía para no dejar un milímetro de esa verga fuera de mi, se levantó de improviso, me jaló hasta el borde de la cama, dejando caer mis rodillas sobre el piso, ahí yo prendida de la colcha y con la cabeza metida en la cama solo podía dejarme hacer todo lo que el quería, ahí me dio super fuerte, era obvio que ya se venia, aceleró, hizo unos movimientos medio circulares, volvió atacar con mas fuerza, rápido, fuerte, que rico, chillando como animales el orgasmo nos cogio al mismo tiempo, fue increible, bestial, su leche caliente fluyendo a borbotones dentro de mi, en un momento dado hizo un gesto metiéndome creo que hasta las bolas, y se dejo caer con todo su peso sobre mi… sudaba, temblaba, empezó a acariciarme, suave, a veces fuerte, recorria mis nalgas, mi espalada, mi pelo….”que rica eres, amorcito, de verdad que cosita rica que eres….”aun con su verga dentro de mi yo me quedaba muy pegada, no queria sacármela… luego la saco con suavidad, aun así me dolió, me miro a ver si me había echo daño, pero felizmente nada… todo estaba bien… esa tarde tiramos dos veces mas, y a pesar que me había prometido que ya estaba bueno, el ultimo polvo me lo volvió a dar por el culo, fue una tarde inolvidable, pagué mi deuda, y gane un macho, pues seguí con el casi por un año, obviamente a escondidas, pues era mayor que yo, y a mi novio lo mande al tacho…

Esa tarde casi me descubre mami, él, que me estaba dejando en la esquina del colegio y yo que veo el carro de mi mamá entrando por el portón de la escuela, por mas que corri ella se percato que venia de afuera, “De donde vienes Sandrita?”, lo de siempre, que no, que salí a acompañar a una amiga, que de verdad fui solo a la esquina… estabamos en plena discusión cuando, para mi mala… mejor dicho para mi buena suerte el profesor de educación física que entraba por la puerta, y mami que es super desconfiada, a preguntarle… creo que él leyó en mis ojos la desesperación que sentía… y para mi sorpresa, y sin dejar de mirarme, le dijo a mamá… bueno, si, ella estuvo en la practica de hoy… ¿por qué? ¿algún problema ?…

Mami se lo creyó, y él no me quitó la mirada de encima hasta que dejamos el colegio, esa mirada, por supuesto que significaba algo, pero eso será el tema de mi siguiente relato, bueno espero les haya gustado, un beso ,y me gustaría que me escriberan, de nuevo preferiblemente chicas a sansumisa84@yahoo.com besitos bay..

Arrecha como cualquier experta / Primer relato de la serie

Hola, y gracias por permitirme escribirte por este correo, de verdad que soy de lo mas burra en esto del internet…a pesar de ser muy joven, he vivido muchas cosas, antes me daba miedo compartirlas, y hasta me avergonzaba, hace poco descubrí esta net, gracias a un amigo de la oficina donde recien he empezado a trabajar,al leer las historias me sentí mas en confianza, y ahora tengo el valor de contar la experiencia mas rara que que tenido, espero la publiques y te guste, así luego podre contarte mas de mi acelerada vida sexual… ahi va mi relato…Bueno, nombre es Sandra, soy de Perú y acabo de cumplir los 18 años, soy bajita (1.55), muy blanca, de ojitos verdes y pelo castaño claro, muy delgada, tengo senos pequeños, pero lindos y bueno, mi punto fuerte, y según todos los que me conocen, un culo lindo, durito, parado… lo cuido mucho saben, es la parte de mi cuerpo que mas me gusta… Okay, todo comienza hace 6 años, tenía 12 ,un domingo fui con mis padres a un almuerzo campestre, en una hacienda en las afueras de Piura, toda la tarde lo pase de lo mas aburrida, me fui a dar vueltas por ahi, no se como llegué hasta unas caballerizas, escuché voces y me acerqué despacio, cuan grande fue mi sorpresa al ver a dos muchachos tirarse de lo mas contentos a una burrita, ver esto me asustó, pero la curiosidad pudo mas, y me quedé viendo la escena… hasta el final, esta experiencia me dejo una rara sensación, fue la primera vez que le vi el pene a un hombre, digamos que esas imágenes jamás se borraron de mi mente…Un año después, y de nuevo por curiosa, fui testigo de otro hecho, sorprendí a mi tía, la hermana menor de mi madre, en tremenda culeada con el novio, si, este la tenia ensartada por el culo, él no se percató de mi, ella, que estaba en pleno orgasmo, me miró, hizo un gesto pícaro, y me hizo una señal para que me fuera, me alejé un poco, pero desde luego que vi todo, sin darme cuenta, me empecé a tocar, y por primera vez sentí lo rico que era tocarse… Días después, mi tía me habló, me pidió que no comentara con nadie lo que había visto, y que quedaba en deuda conmigo, que me debía una…Unos meses después, ya había cumplido los catorce, cuando papá apareció en la casa con un “cachorrito” de gran danés, y lo digo asi, por que a los 5 meses ese monstruo parecía un pastor alemán, hermoso, gris oscuro casi negro, pura fibra, una cabellera brillante, y una bocota de la que emanaba abundante saliva, no se pero desde que lo vi me creo una extraña sensación, no sabía si le temía, o me gustaba. Por esos tiempos ya tenia enamorado, y ese mismo año perdí la virginidad con él, experiencia mas frustrante que agradable, siempre me dejaba a medias y siempre tenía que llegar a casa a darme gusto sola, nada digno que contar. Recuerdo que fue un viernes por la tarde, regresaba supuestamente de hacer deportes en el colegio, en realidad venia de la casa del fiasco, yo muy insistente pues tratando que el nene aprendiera, al llegar a casa me encuentro a mis padres muy elegantes que se iban a un matrimonio, que como me había demorado ya no me podían esperar, así que las recomendaciones de siempre, no salir, terminar mis deberes, decirle a Clotilde que me sirva mi cena y a la cama temprano… eran las siete y decidí llamar por teléfono a mi tía aver si quería venir a quedarse conmigo, para variar, iba a estar ocupada en casa con su amado Tony, pero que cualquier cosa la llamara… otra vez sola. Clotilde se despidió de mi y como siempre se fue a dormir después de la novela…Decidí ver la tele, y recordé que papá tenia unas revistas que siempre escondía, luego de rebuscar un rato por su cuarto me encontré unas cuantas playboy, y, bingo!, habían dos pornos, me puse a verlas, estaban rebuenas, la foto que mas me calentó fue la de una muchacha que estaba ensartada por delante y por detrás, que cara de arrecha, me moje de ver esta imagen… me acordé de los dos muchachos y la burra… me puse a pensar en el perro… instintivamente fui hacia la ventana y ahí estaba ese proyecto de caballo, ursus se llama, le pusimos ese nombre pues le caía a pelo, tosco duro… carajo! que animalada estoy pensando me dije, allá esos enfermos, yo no lo iba a hacer con un perro… pero estaba super arrecha, asi que recordé lo que una amiga me había contado, que habia visto una vez a su empleada metiéndose un pepinillo inmenso, aqui en USA le llaman cucumbers o lucumbers, mi ingles esta de mas, pero bueno, fui a la cocina y cogí tres uno mas o menos, otro grande y otro inmenso y a darse una “autofollada”… estaba disfrutando de lo mas rico cuando pense en mi tía y en como lo había disfrutado por el culo, asi que empecé con el mas pequeño, para mi asombro o seria que estaba arrechisima, el pirmero casi no me dolió, así estuve un buen rato, tuve un orgasmo riquísimo, y decidí probar con el otro mas grande, este dolió, pero gustó mucho mas, me corri de nuevo, vi el tercero y me dio miedo, era muy grueso, no quería hacerme daño, pero estaba medio embrutecida, así que me quise dar valor, y busqué en el bar de mi papa un licor que se llama guinda, es suave, pero super trepador, estaba desnuda caminando por la casa, vi al perro y me parecio super exitante la idea de dejarlo entrar a ver como reaccionaba al verme hacer mis cochinadas, le abri la puerta, y por mas que lo llame no me hizo caso, estaba jugando con un hueso de plástico inmenso que mami le habia comprado… bah! perro de mierda, allá tu si no quieres ver este culito… regrese a mi cuarto, y antes de ponerle vaselina al pepino, me puse a chuparlo como en las revistas de papá, luego a tomarse unos tragos mas, de verdad que ya estaba bastante borracaha y bueno a darme gusto, uyyy, dolió ,de verdad que dolió el primer intento, a ver lo limpie bien y me lo metí por delante para arrecharme mas, hummm que rico se sentía, me corrí de nuevo, estaba en pleno orgasmo cuando me puse en cuclillas y aprovechando mis espasmos me lo metí casi todo por el culo, mierda de verdad que dolía, pero esa combinación de dolor y placer me estaba alocando, estaba como loca disfrutando riquisimo, cuando siento que se abre la puerta de mi cuarto, cuando no yo tan previsora la había dejado solo junta, juro que me quedé petrificada, la cagada, mis papás pense… que vergüenza… una extraña sensación en mi espalda me hizo voltear y me doy con la bocota toda babosa de Ursus, quien me empezó a oler y a lamer la espalda… ufff que susto, sin embargo esas lamidas me regresaron de inmediato a mi anterior estado de exitación, bueno si hombres lo hacen con burras, por que no puedo yo probar con un perro, ya no razonaba, solo quería esa lenguota en mi coño…Me eché en el piso y abrí mis piernas lo mas que pude, huuuuaaaauuuu… fue increíble, que sensación deliciosa esa lengua toda rugosa y áspera… no se si seria por los restos de vaselina y aceite que tenia en el culo pero el animal se dedicó a meterme la lengua hasta los intestinos, imaginense, tenía el culo super abierto de mis practicas pepiníferas, y de verdad que valió la pena, tuve un orgasmo salvaje, sensacional… en ese momento y así echada el animalote éste que me trenza con sus patas e intenta follarme, es demasiado grande y yo estoy en el piso, en un momento dado me suelta, y yo, que no media las consecuencias de mis actos, con el arrechamiento que traía que me pongo en cuatro patas y le pongo el culo… vamos negro dame dame… le decía, parecía loca ,aun así el perro era mas alto, así que levante la cola lo mas que pude sin darme cuenta de lo que hacía, y supongo que por la posición y la altura de él, que me ensarta la cosota esa en el culo, obviamente lo tenia abierto y lubricado, y esa masota de carne que se me mete de un tirón, me dolió, si, al fondo pues creo que me topaba los intestinos, ahí me asusté y quise zafarme, pero él me pego tremendo gruñido, e hizo el ademán de morderme el cuello, digamos que eso me aterrorizó, con mi tamaño, yo era una piltrafa debajo de él… sus movimientos se hicieron mas fuertes, rápidos, rapidísimos, esta situación me puso loca de placer nuevamente, era tremenda la pichula que tenía adentro, me dolía, no solo el culo, la cintura y la espalda también por los arañones que me había echo al trepárseme, pero que rico, que placer indescriptible, estaba absolutamente descontrolada, babeaba ,se me vinieron varios orgasmos seguidos, él aceleró aun mas sus movimientos y mierda, que es eso… una cosota redonda pugnaba por entrar en mi culito, me dió pánico de nuevo, pues empezó a doler mucho,otra vez que trato de zafarme y otra vez que me intenta morder, asustada y ante el dolor que me causaba el resistirme,decido aflojar a ver si entraba, total el pepino grande cupo, mierrrrda, ayyyy,mami ,ayyyy, ayyy. Lloraba, empecé a gritar, la bestia me había metido todo el bulbo, que dolor horrible,de verdad no tengo palabras para describir lo que me dolió ese mazo dentro, bajé la cabeza y lloraba, me dejé caer y fue peor, pues por el tamaño del perro me quedé colgada prendida de él, me mordí los labios, que horror si la Clotilde me escucha los gritos, chola chismosa! seguro que se lo iba a decir a mis padres, no me quedo mas que aguantar, el que me fue empujando hasta poner mi cabeza pegada al borde de mi cama, ahi hizo un movimiento brusco que me hizo ver a judas y que se voltea y se pone de espaldas a mi… ahí está pues, yo de babosa ignorante, niñita bien, que sabia que los perros se quedaban pegados, pero nunca se me ocurrió averiguar porqué, mis primos siempre me dijeron que no era mas tonta por que no era mas rubia???.Cuanto tiempo pase así, no lo sé,20 minutos, media hora…y debo confesar que ,o soy una desquiciada masoquista, o una enferma completa, pero esa sensación de abandono, de total sumisión, me tenia adoloridisima, pero super arrecha,el dolor se transformo en un extraño placer, era una perra, una perrota bien clavada por su macho, a su merced…me sentía extrañamente satisfecha, llena, ensartada… dominada… fue una experiencia alucinante… mas alucinante fue cuando el animalón éste empezó a chorrearse dentro de mi, ya había sentido sus primeros chorros pero el dolor había sido tan fuerte que no lo había disfrutado, ahora, así prendida, y con el ano absolutamente dilatado, lo sentia rico, caliente, parecian litros, chorritos empezaron a salírseme del culo, un ardor terrible me invadió, sabia que la piel había vencido, el liquido corría como por carne viva, aun así traté de relajarlo lo mas que pude, así el dolor cedía, y podía disfrutar un poco siquiera. Luego, sentí que su verga empezó a perder grosor, yo decidí quedarme quietecita, ya me había acostumbrado al dolor y no quería que me hiciera mas daño, poco a poco, trato de deslizarme hacia abajo, y plop! salió… chucha, que dolor… me ardía horrible, y para colmo, el muy macho, a lamerme el culo, dolió mas de lo que pude disfrutar esos lenguetazos, me pare, fui al baño y me senté en el bidet, tenia el ano como una flor, totalmente abierto, la piel estaba oscura, como cuando tienes un moretón, me latía fuerte, me dolía… pero me sentía feliz, juro que es verdad, me sentí por primera vez una hembra, una hembra de verdad, él que me observaba, se me acerco y empezó a lamerme la cara, las tetas, hummm, ante tanto dolor, que sensación mas rica… tenía sangre, me agaché y me vi la piel abierta en dos lugares, me asuste… que hago… llamo a mi tia? que diablos, la llamo, es la única que me puede ayudar, tenía miedo de tener una infección… narrarles todas las mentiras que le dije y que por supuesto nunca me creyó, está demás, me llevo a casa de un amigo suyo que es paramédico, me dio antibióticos, y tuvo que ponerme un punto en una de las heridas, esa cocida dolió horrible, pero gracias a dios, el ataque de arrechura no tuvo mayores consecuencias… hace poco, aca en Miami, le conté todo a la tía, ella pensaba que era una salvaje por meterme los pepinos, entre trago y trago, me confeso,que una vez, ella se la había mamado al doberman de su novio, mira de verdad que lo que se hereda no se hurta… y yo que me sentía mal!Fue una experiencia increible, salvaje y si, desde esa vez, tuve mas encuentros con Ursus, por mucho tiempo solo lo dejé penetrarme por delante, un mes antes de venir a vivir aqui a los Estados Unidos, repeti el plato, pues digamos que me he vuelto fanática del sexo anal, y digamos que ya, mi culo bastante mas trajinado, aguantó la prueba, prometo narrarles esta historia en otra oportunidad, y narrarles también como tuve que pagarle al paramédico por su silencio, y otras experiencias mas, incluyendo algunas con mi profesor del colegio. Ojalá les haya gustado, y si quieren, preferiblemente chicas, pueden escribrme a sansumisa84@yahoo.es ,con gusto les contestaré… un beso y gracias.

Alicia

La protagonista nos narra su primera experiencia zoofílica, que vivió junto a su tía.

Mi vida con Alicia, mi anterior compañera sentimental, fue bien sexualmente hablando hasta que terminó la universidad y encontró un trabajo. Hasta entonces, practicábamos el sexo en sus diversas formas y posturas tratando de no ser repetitivos, salvo el sexo anal, a lo cual ella siempre se ha negado, pero no me parecía importante, aunque yo sea muy liberal en cuanto al sexo, porque ambos quedábamos totalmente satisfechos. Pero como ya dije, el comienzo de su vida laboral provocó que la frecuencia de nuestras relaciones sexuales disminuyera, su horario era francamente malo y para colmo, nos resultaba difícil coincidir en nuestras vacaciones.

Debo admitir que con el tiempo empecé a masturbarme tres o cuatro veces a la semana. A pesar de mis intentos para convencerla tratando de buscar momentos, situaciones estimulantes, ella aludía con frecuencia al cansancio y naturalmente me tenía que aguantar. Por otro lado ella nunca me quería hablar de sus experiencias sexuales anteriores a mí, ni si tenía alguna fantasía, si salía el tema me decía que si actualmente gozábamos el uno del otro, qué mas daba.

Durante una primavera, en el mes de Abril, ella pudo conseguir tres días de vacaciones, que quiso combinar con un fin de semana para visitar a una vieja amiga común a la que ella le tiene mucho afecto. Brigitte es una mujer francesa que se instaló en nuestro país hace varios años. Ella y su ya difunto marido montaron un negocio de paseos a caballo a las afueras de una pequeña localidad a unos 400 km. No tiene hijos de modo que ella lleva sola el negocio y dado que estaba haciendo unas reformas, Alicia pensó en echarle una mano.

A Alicia siempre le ha hecho ilusión estar en la casa de campo de Brigitte y montar a caballo, pero, quizás pensando egoístamente en mí le insistí en que no fuera y que tratáramos de estar más tiempo juntos, pero ella estaba decidida.
Alicia compró su billete de autobús y tras despedirnos se marchó el martes por la tarde.

La semana pasó muy lenta. Llegó el sábado por la mañana y me encontré sin nada que quisiera hacer, de modo que se me ocurrió un plan. Tuve la idea de conducir hacia la casa de campo hasta la noche y así sorprender a Alicia. Entonces volveríamos juntos el domingo en mi coche. Serían unas cuatro horas de autopista más unos veinte minutos hasta la casa. Mientras más lo pensaba más lo deseaba.

Hice una bolsa y a eso de las cuatro y media de la tarde ya estaba listo para ir a la casa de Brigitte. El viaje no tuvo ningún percance y me lo pasé pensando en la bella Alicia. Realmente me gustaba. Mientras la imaginaba desnuda, su cuerpo caliente presionado sobre mí, pude sentir una buena erección en mis vaqueros.

Yo no me considero muy buen dotado, más o menos por la media, unos 16 cm, pero duro como una flecha. Sé que a muchas mujeres les apetece más un atributo grande y más grueso, pero a Alicia le gusta lo que tengo y lo que ella dice que es más importante, que sé usarlo, y parece que a ella le satisface. Ella se había afeitado su coño hacía dos años porque, según decía, se sentía más limpia así. Y a mí me parecía que quedaba precioso y atractivo de esa manera. Sus pechos eran firmes, no demasiado grandes, pero bonitos, con una enorme aureola que me encantaba y unos pezones pequeños si no estaban erectos.

Mi erección me estaba empezando a doler y me planteé aliviarme pero quería esperar a estar con Alicia. Mis pensamientos retornaron a la carretera y en poco tiempo llegué al desvío hacia la localidad. Llegué de noche a la casa y aparqué el coche en la zona de aparcamientos de visitantes. Sólo había dos luces encendidas. Una en el parking y la otra en el porche de la entrada de la casa, que quedaba algo más lejos. El resto estaba todo oscuro.

Mientras me bajaba del coche pude oler un aroma de pinos proveniente del bosque mezclado con el olor a caballo. Eran las nueve y media de la noche. La brisa era refrescante, aunque ya empezaba a hacer calor. A pesar de la oscuridad, la zona me resultaba familiar al haber estado algunas veces de visita.

Para llegar a la casa tenía que atravesar la zona con los establos, pero al pasar cerca pude ver una nueva construcción que no conocía, con una tenue luz dentro. Suponiendo que alguna de las dos pudiera estar allí, me encaminé a la pequeña construcción. Mientras me acercaba podía comprobar que era una construcción muy reciente, aun no del todo acabada. Abrí la puerta trasera esperando encontrar a alguien y entré en una pequeña zona de almacén. La puerta que comunicaba con la zona principal estaba abierta de modo que seguí, entré y miré alrededor.

La construcción estaba dividida en dos partes y yo me encontraba en la zona central. Pude oír el sonido familiar del agua de duchas caer al fondo. Era obvio dónde me encontraba, eran unas duchas recién construidas, separadas por sexos.
Y alguien estaba duchándose en ese momento. Se me presentó la oportunidad de espiar a quien fuera, que podía ser mi novia, pero podía ser Brigitte. No niego que la curiosidad pudo más y me acerqué silencioso a la esquina pero sólo vi una zona de vestuarios con ropa colgada. Entré en la zona y me acerqué al sonido sigilosamente, estaba nervioso.

Mi corazón se me iba a salir de lo fuerte que latía, me acordaba de mi juventud en el instituto cuando espiábamos a las niñas en los vestuarios de gimnasia, aunque nunca tuve la oportunidad de ver a ninguna de las niñas completamente desnudas.
Mientras me acercaba a las duchas, desde la zona de vestuarios pude ver que Alicia estaba junto a una de ellas pero aparentemente no parecía que se estuviera duchando.

Ella estaba bajo la ducha en el suelo a cuatro patas, a unos diez metros de mí. Su pelo castaño claro estaba mojado y le cubría la cara mientras el agua caliente le caía encima. Pero eso no era todo…

Montado detrás de ella y pegado fuertemente a sus caderas con sus patas había un perro Labrador bombeándola lentamente. El animal la cubría toda la espalda, la cabeza hacia adelante, y con las caderas culeándola rítmicamente. Las tetas de Alicia colgaban haciendo círculos movidas por las embestidas del perro. El agua caía sobre ellos manteniéndolos completamente mojados. Se podían escuchar los gemidos placenteros de Alicia sobre el sonido del agua.

Me llevó dos minutos recuperarme del trance en que estaba sumergido. Mi polla me estaba presionando con dolor en mis pantalones. Tenía que ser muy cauteloso al hacer cualquier movimiento para que el perro no lo advirtiera ya que en su posición miraba hacia mí. Alicia evidentemente tenía la mente en otro mundo con la polla de ese perro incrustada dentro.

Lentamente di un paso hacia atrás, me desabroché la cremallera y me bajé los vaqueros. Metí la mano para evitar la presión en mis boxers y la polla salió libre y orgullosa, lista para pasar a la acción, me empecé a masturbar lentamente, no quise terminar antes de lo previsto, de modo que me volví a asomar a las duchas.

El perro no fallaba ninguna embestida, todo era igual que antes, pero ahora el animal embestía más rápido. Alicia intentó varias veces pasar una mano entre las piernas para darse gusto pero el peso del bicho y sus empujes la hacían perder el equilibrio y tenía que retornar a las cuatro patas. De pronto el perro se arqueó hacia adelante y empezó a culearla con una rapidez increíble. Sus patas traseras se resbalaban con el agua, pero mantenía un ritmo que me pareció alucinante.

“¡Auu!…¡Auu!….¡Oooooohhh!…¡Auu!” Alicia gritaba mientras intentaba alcanzar entre sus piernas.

“¡Oh maldita sea!….¡Auuu!!!…¡Ugh!…¡Ugh!…¡Mierda!…¡noooo!…¡mierdaaaa!!”

Sea lo que sea lo que le estuviera pasando, parecía que Alicia estaba pasando por dificultades. Ante su impotencia por hacer nada para evitar el dolor, golpeaba con la mano sobre el suelo. Su boca estaba abierta en una mueca de dolor. Ella gateó unos metros hacia adelante, llevando consigo al Labrador, pero el perro no se iba. Él mantenía esa velocidad de vértigo que me recordaba el sexo entre conejos, todo el tiempo así, sin parar. Era evidente que Alicia estaba pasándolo mal así que me dispuse a entrar en las duchas para ayudarla. No importa lo embarazoso que pudiera resultarle, no quería que ese bicho la hiciera más daño. Estaban de lado con respecto a mí, y pude verlo todo con claridad. Parecía que el bulto del perro estaba completamente introducido en la vagina de Alicia y ambos estaban pegados, como dos perros.

“¡Oh maldita sea, Chuky, maldita sea! ¡Uuuuughhhh! ¡Mierda!, seguía gritando ella. Pero entonces ella parece que dejó de demostrar dolor, hundió la cabeza en el suelo, subió el culo hacia arriba. Chuky continuó con sus embestidas desesperadas y ahora que Alicia estaba más relajada, empezó un bombeo rápido y corto, sus caderas casi vibrando contra el culo alzado de Alicia. Pude oírla gemir pero ya era evidente que había recobrado el control y de nuevo dí un paso hacia atrás a la zona de vestuarios y continué con la observación.

“¡Oh! ¡Oh! ¡Uuuuuugggghhhh!” Alicia volvía a gritar unos segundos después de volverme. Vi que Chuky se mantenía quieto y curvado sobre una mojada y sumisa Alicia. Los ojos del perro congelados mirando a ninguna parte, el cuerpo en total tensión y totalmente apretado contra ella. Entonces empezó un lento movimiento de bombeo y de nuevo se paró. ¡Entonces me di cuenta de que el muy cabrón se estaba corriendo dentro de ella!

Chuky parecía haber terminado pero ambos estaban pegados todavía porque él hacía intentos vanos para desmontarla.
“¡No por favor! ¡Chuky no! ¡Quédate! ¡Chuky no! ¡Quédate! ” le ordenó ella. Por fortuna Chuky fue obediente. Simplemente se mantuvo echado sobre la espalda de Alicia, la boca abierta, lengua fuera, respiración fuerte, con una mirada de satisfacción en sus ojos (¿los hombre tenemos la misma mirada?). Alicia mantenía la respiración entrecortada. “Buen chico, Chucky, eso es” decía ella, “Precioso, quédate, así, así, eso es”.

Chuky dejó caer todo el peso sobre la espalda y se dedicó a lamer su cuello y su pelo. Alicia intentó girarse lentamente sin que el bulto, firmemente sellado a su vagina para mantener la leche dentro, le molestara demasiado. Después de varios intentos, se las arregló para pasar su mano derecha entre las piernas sintiendo la base de la polla de Chuky, y su coño, a continuación se miró la mano, supongo que buscando restos de sangre. Al ver que no le había pasado nada malo, volvió a colocar la mano a su coño y empezó a masturbarse.

Era una vista de lo más erótica. Alicia tocándose el clítoris con Chuky montado y su gran polla incrustada dentro desinflándose lentamente. Las manos y los dedos de Alicia empezaron a moverse cada vez más rápido mientras sus tetas iban y venían en círculos con el ritmo. Tras dos minutos, Alicia estaba cerca del orgasmo. Pero pude ver con sorpresa que Chuky empezó de nuevo un lento bombeo. Los movimientos de Alicia masturbándose debían haber estimulado la polla de Chuky otra vez y estaba respondiendo rápido al estímulo.

“¡Eeeeeyyy Chuky! ¡No, otra vez no!” chilló ella. Pero Alicia estaba demasiado excitada y demasiado cercana al orgasmo para parar. Estoy convencido de que la estimulación de la tremenda polla de Chuky bloqueada en su interior y llenando de nuevo su vagina, el culeo incesante, lo prohibido del acto, todo era demasiado para parar ya. Chuky volvía a las locas y frenéticas acometidas cercano a una nueva corrida mientras Alicia estaba culeándole hacia atrás y tocándose al mismo tiempo.

“¡¡Aaahhhhh!!…..¡¡Aaaaaaaah!!” chilló con desesperación porque la primera ola de su orgasmo le explotó encima. Chuky se mantenía pegado mientras ambos se movían en diferentes ritmos en un total frenesí, perdidos en sus propios placeres.

“¡Uuuugh!…¡Uuuugh!…¡Ugh!…¡Ugh!…” continuaba Alicia. Su cuerpo estaba en tensión. La respiración entrecortada se escapaba entre los dientes apretados. Ella bajó su ritmo mientras las últimas olas de placer la envolvían, entonces volvió a las cuatro patas para soportar al perro que tenía encima.

Chuky repitió los mismos movimientos cortos y rápidos como la primera vez.

“¡Oooh Chuck! ¡Oooooh Chucky!” dijo Alicia, “¡Ay Mierda!….¡Auuh!…¡Auuu!” Era evidente que el animal la estaba rociando con leche caliente nuevamente dentro de su coño. Chuky terminó su orgasmo con varias embestidas lentas.

“¡Maldito seas Chuky, lo volviste a hacer! ¡Mierda, dueleeeeee!” gritaba Alicia. “¡Quédate Chuky! ¡Nooooo! ¡Quédate!”. Pero Chuky se le anticipó y decidió bajarse. Pasó una de las patas traseras por encima arañándola un poco y se quedó culo con culo. El animal entonces empezó a caminar llevando a Alicia tras de él a cuatro patas, que seguía gritándole que se parase, hasta que el animal lo hizo, porque se me quedó mirando en mi dirección con las orejas alzadas. “¡Mierda!” dije para mí. Dejé de meneármela y me mantuve quieto como una piedra. Alicia estaba acariciando como podía a Chuky, pegados culo con culo, hablándole suave para que se calmara y se quedara quieto y éste pareció distraerse de mí. Aproveché para dar unos pasos hacia atrás y me puse los pantalones con dificultad ante mi erección.

Salí de allí y me dirigí a la casa de Brigitte. Allí la encontré leyendo en el porche y me comentó que Alicia salió a dar una vuelta. Al rato de esperarla, Alicia se sorprendió mucho al verme, hicimos unas pizzas de cenar y nos acostamos. Alicia, curiosamente evitó hacer el amor esa noche indicándome que creía tener una infección vaginal. Entendí perfectamente la excusa y aunque estaba realmente caliente, decidí esperar a que se recuperase. El domingo al mediodía nos fuimos.

Ella estaba contenta durante el viaje de vuelta, intenté durante la conversación que surgiera el tema de Chuky de forma sutil, quería darle la oportunidad de que confesara sus acciones, pero nunca más ha querido mencionarlo. Pasaron unos años más hasta que rompimos, pero nunca me quiso contar lo que hizo. Es una pena, porque podríamos haberle dado un gran giro a nuestra relación sexual, aunque siempre recordaré lo sucedido como una de las experiencias más excitantes que he vivido.

Kurro100 kurro100@hotmail.com

Alicia, Lucas y yo

Digan lo que digan y lo crean o no el relato que sigue es real, mi primera experiencia con un perro fue a los 17 años, pero solamente oral, la cual quedó inconclusa pues fue en la casa de una amiga y no estaba segura de cuanto tardaría ella en el baño, pero esos 5 minutos de sexo oral fueron los más excitantes en materia de sexo oral que he vivido. Luego de esta experiencia comencé a salir con un chico, así que mi experiencia zoo quedó en el olvido. Cuando terminé la relación (luego de 5 años) había tenido una excelente vida sexual, pero de practicar seguido todo tipo de sexo (oral, anal, vaginal) pase a nada de un día al otro y a comenzar a fantasear sobre una cantidad de cosas.

Un día desperté y recordé que soñé en la noche con aquella experiencia oral con el perro de mi amiga, y comencé a pensar que podría tener una experiencia de ese tipo, pero no tenía perro y realmente los que conocía eran de familiares y me daba cosa que se pudieran enterar. Yo entraba generalmente a chatear a un sitio donde por lo general se creaba una página sobre zoofilia y ese día me animé y entré, comencé a charlar con varias personas pero me llamó la atención una chica (Alicia) cuyo nick era su nombre y la sigla correspondiente a su país y casualmente era el mío, como la conversación se estaba poniendo muy pesada, decidimos pasar a hablar en privado para que me cuente sus experiencias con su perro Lucas un gran pastor alemán, cuando empezó a contarme lo que hacía con Lucas comencé a excitarme, así que intercambiamos direcciones electrónicas para mantener el contacto.

Comenzamos una amistad vía mail, hasta que un día me animé y le pedí que me invitase a conocer a Lucas, esperé ansiosa la respuesta; y llegó unos días después con una propuesta que tuve que pensar pues no estaba en mis planes…; pero que decidí aceptar. Como Alicia vivía en una ciudad que quedaba 150 km. de la mía el paseo sería por el fin de semana. El viernes luego de llegar de mi trabajo apronté el bolso y salí rumbo a la terminal de ómnibus, la cabeza me iba a mil y pensé en dar la vuelta, pero la curiosidad pudo más; subí al ómnibus y me dormí, me desperté ya cerca del destino y comencé a ponerme nerviosa pero saqué goma de mascar para calmarme, en eso entramos a la ciudad y llegamos rápidamente a la terminal donde Alicia había quedado de buscarme, la reconocí enseguida por la foto que me había mandado y junto a ella estaba Lucas, nos saludamos y con un poco de recelo acaricié a Lucas y ella me dijo que era tranquilo que no tuviese miedo, subimos a su jeep 4×4 y nos fuimos para su casa, que era en las afueras de la ciudad. El viaje fue corto y ameno, hablando de cosas sin importancia, llegamos y enseguida me ofreció un whisky que yo acepté, nos sentamos cómodamente en el living y comenzamos a hablar de cómo se había dado todo, y salió a relucir la condición que ella había puesto, y ésta era que teníamos que tener sexo entre nosotras, lo cual yo nunca había hecho (y ella tampoco) pero a esa altura ya daba igual lo que viniese, seguimos conversando y tomando y como todavía estaba fresco (recién comenzaba la primavera) ella encendió la chimenea, entre el fuego y el whisky entramos en calor comenzamos a desnudarnos yo a ella y ella a mí, aprovechando para explorarnos con las manos y la lengua, al principio me sentí extraña pero era tantas las ganas que comencé a excitarme y comenzamos una relación oral espectacular, como solo una mujer lo hace con otra ya que sabe donde debe exactamente lamer, tocar, acariciar a otra para llegar al éxtasis más sublime, así alcanzamos juntas un orgasmo majestuoso, como estábamos cansadas de un día de trabajo y los nervios primarios, decidimos irnos a dormir bien juntitas, ya que teníamos todo el fin de semana para nosotras. Nos levantamos y nos dimos una ducha juntas, desayunamos, dimos un paseo por el campo junto con Lucas para que se acostumbrase a mí, volvimos a la hora del almuerzo nos preparamos un aperitivo, entonces Alicia llamó a Lucas con la mano y el dócilmente se acercó (estábamos sentadas una al lado de la otra), ella se desnudó y yo la imité. Cuando terminé de desnudarme Lucas ya estaba lamiendo la concha de mi “entrenadora”, yo comencé a excitarme solo de mirar y entonces empecé a chuparle las tetas a Alicia y nos acomodamos de tal forma que Lucas se la chupaba a ella y ella a mí, estuvimos un rato así hasta que nos llegaron sendos orgasmos entonces Alicia se levantó abrió una caja que estaba al lado del sillón y le forró las patas a Lucas, me puso en 4 patas y lo dejó que me intentase montar, como no acertaba lo ayudó, cuando me penetró gemí de placer y comencé a adquirir el ritmo de él que era bastante rápido. Ella lo dejó que se las arreglase solo por lo que me penetró hasta el bulbo, me di cuenta porque sentía como se inflamaba mi vagina y presionaba mi clítoris haciéndome gozar de una manera animal, yo así abotonada llegué a dos orgasmos más. Cuando nos pudimos soltar Lucas lamió toda mi entrepierna, yo estaba exhausta de placer, pero no así mi compañera, que empezó a chuparle la verga al perro, que comenzó a excitarse de nuevo y a mover la cadera como si la estuviese montando, hasta que Alicia decidió que quería sentirla dentro de ella y se puso en 4 patas ella y sin ninguna ayuda Lucas se la cogió de primera (la costumbre supongo), yo me puse debajo de ella y le tocaba el clítoris y las tetas hasta que ella quedó abotonada a Lucas. Luego nos dimos una ducha relajante, almorzamos e hicimos una siesta. Demás está decir que así pasamos el fin de semana los tres y por supuesto que este no fue el último sino el primero de muchos, así fue como continué la experiencia que comencé a los 17 y debo decir que no me arrepiento para nada, me gusta el sexo con los hombres y gracias a Alicia me gusta también con las mujeres y los perros. Espero que les haya gustado mi relato y ya ven que todo es posible en esta vida.

La chupada de Nora

Soy un chico de 22 años que vive en España, y bueno, la que antes era mi novia (ahora ex-novia) que se llamaba Laura, tenia una perrita llamada Nora que me pegó la mejor chupada de mi vida, que ahora les voy a contar.

Resulta que un día fui a casa de Laura para hacerle una visita (ella vive a 10 kilómetros de mi casa), pues estuve con ella y tal. Pero bueno, resulto que se hizo tarde y yo tenia que coger el autobús, pero tan tarde se hizo que se me escapó el ultimo. Así que me tuve que quedar a pasar la noche en casa de mi novia. Pues bien, como casi no habían camas, yo dormí en la cama de mi novia y ella en la cama con su hermana de 12 años. Pues esa noche estaba tan feliz en la cama para dormir cuando de repente vino Nora a mi cama, resulta que Nora siempre duerme con mi novia en su cama, y claro, hoy estaba yo y no ella, pero bueno, yo acepté a que se quedara, así que Nora se metió debajo de las sabanas.

De pronto se tumbó encima de mi picha, (yo estaba en calzoncillos) y bueno, el calorcillo hizo que la picha se me empezará a poner dura. Y tan dura fue que se me puso que empezó a sobresalir del calzoncillo toda la punta de mi picha. Se ve que Nora al ver esto me la empezó a oler, yo me quedé parado. Y de pronto noté un lenguetazo en la punta de mi picha, y nada mas, y yo pensé, haber si esta le da por comerme la picha enterita, y así fue, empezó a pegar grandes lametadas en toda mi picha y yo empecé a ponerme cachondo, me encantaba sentir esa lengua mojando toda la punta de mi picha y como lamía y lamía sin parar.

Sin poderlo aguantar, me bajé los calzoncillos y dejé que siguiera comiéndola. Estaba agustísimo, menuda lamida me estaba dando la perra. Chupa que te chupa, y yo retozándome de gustooooooo, y mas y maaas, y chupa que te chupa. Tenia la picha super roja de gusto. De vez en cuando ella me chupaba un poco los huevos y el tronco de la picha, pero prefería la punta, ella no dejaba de darle lenguetadas a la punta de mi picha. Que gustazo por dios, aun me pajeo cada vez que me acuerdo. Yo de vez en cuando me asomaba entre las mantas para ver como se la comía enterita, y eso me ponía mas cachondo aun, y a veces me ponía sentado en la cama para que me la comiera de otra manera.

Me volví a tumbar y ella seguía chupando, solo quería comérmela. Al final no pude mas, y sin tocarme la picha en todo el rato, me corrí, sin pajearme ni nada, solo con sus lenguetadas, me corrí en su lengua y ella al sentir esta corrida chupaba mas deprisa para no perder ni un poco. Una gotilla de mi semen cayó en mi cara mientras yo me retozada de inmenso placer. La perra al buscar mas semen encontró la gota en mi cara, y me chupó toda la cara, mi boca y mi lengua. Que gusto de noche, fue la mejor corrida de mi prima, ya estoy pensando en comprarme un perro asi de pequeño para que me la chupe por las noches en la cama.

Hasta prontooooo.

Ringo, un perro fuera de lo normal / Parte 3

Lucía fue reaccionando poco a poco, al terminar de aclararse su mente percibió que casi la totalidad de la parte frontal de su cuerpo se hallaba impregnado del ya pegajoso semen de Ringo. Lo mismo ocurría con su rostro, pero esto no era nada comparado con su pubis, vagina y la parte interior de sus muslos, allí si que se concentraba en forma abundante la leche que su macho le había dejado ir en su ultima, y más profusa, eyaculación.

No tenia ni idea del tiempo transcurrido entre el momento en el que su amante entro al apartamento, la poseyó, y el momento en el cual había recobrado la calma. Por eso miro el reloj de pared que había en la sala y se percató que este marcaba las 2 de la mañana, teniendo en cuenta que ella se había metido en la cama, dispuesta a dormir, aproximadamente a las 10 de la noche…habían pasado 4 horas !!! . No lo podía creer, 4 horas de entrega y placer infinitos.

Lucía giro la cabeza y se topó con la fija mirada de su macho y al instante comprendió lo éste quería, la mujer se incorporó lenta y trabajosamente, se encaminó hacia la puerta del apartamento, la abrió y su amante salió de la casa sin mirar atrás. Lugo ella se dio una relajante y larga ducha, al terminar seco su cuerpo, se aplicó crema refrescante en la vagina para aplacar el ardor y dolor, una vez concluido todo esto se metió en la cama y se durmió de forma inmediata.

Al día siguiente Lucía se sentía muy bien, como toda hembra bien servida por su macho, a pesar de que todavía le escocía un poco la conchita y esto le hacía tener presente en todo momento la manera fabulosa e impresionante de cómo había sido fornicada la noche anterior.

Durante el almuerzo con sus suegros ocurrió algo que la dejó por unos segundos atónita, ambos le estaban aconsejando o mas bien proponiéndole, que durante las 3 noches que faltaban para que Nicolás, su esposo, regresara del viaje, Ringo se quedara con ella dentro del apartamento para que no temiera estar sola. Lucía al darse cuenta que su amante estaba mirando fijamente a sus suegros, no tuvo la menor duda de que este había influido muy poderosamente en la decisión de proponerle a ella la compagina de Ringo.

Durante esas 3 noches Lucía se entregó a su macho de todas las formas posibles, mamó su miembro en forma incansable y tragó todo el semen que Ringo estuvo dispuesto a darle. Su vagina se adaptaba ahora en forma perfecta a la imponente verga, el gran bulbo del perro, cuando le era firmemente insertado, no le producía tanto dolor como la primera vez, es mas, ella ansiaba el momento de sentir esa gran bola dentro de ella porque significaba el momento culmine de la copula y eran regadas sus entrañas con abundante y caliente semen. Además era cuando más se sentía propiedad exclusiva de su macho.

La ultima noche, luego de largo rato de mamadas, besos de lengua profundos, caricias varias, Lucia tomo la posición de 4 patas para que su amante la penetrara por su palpitante y ansiosa vagina, una vez firmemente sujeta por Ringo notó sorprendida como la punta de la verga le era apoyada en su virgen ano, temerosa pero resignada y sumisa espero que su macho le desflorara el culo. A partir de este momento Ringo dio muestras de la increíble y portentosa inteligencia que poseía, no ya entre los de su especie perruna sino también entre muchos del genero humano. Ahora se darán cuenta por que.

Mantuvo la verga apoyada entre las redondas y blancas nalgas de Lucía durante algunos minutos mientras que de la punta del miembro se disparaban cortos chorrillos de viscosa leche que empapaban y lubricaban todo el prieto y rosado ano de su hembra. Cuando ya dispuso que el proceso de lubricación estaba completo y percibió que la mujer se abría mas aun de nalgas y empinaba su grupa hacia él, comenzó a presionar, muy lenta pero firmemente, el pequeño hoyo que se veía desbordado ante el grosor de la verga. Aun así Ringo fue imprimiendo mayor fuerza, en forma gradual, a la presión y notó satisfecho como la punta de su verga penetraba el culo de su hembra. Detuvo el lento avance al oír el lastimero y quedo quejido de ella y luego comenzó, muy despacio, un rítmico bombeo sobre el pequeño terreno ganado para aflojar y dilatar mas aquel ajustado anillo.

Cuando sintió disminuir un poco la presión sobre su verga y notó a su hembra un poco mas distendida y gimiendo entre pequeños sollozos, comenzó el lento pero ininterrumpido avance hacia el mas profundo fondo de aquel oscuro canal que sangrante y rendido daba paso a su conquistador y desde ahora dueño y señor.

Lucía cegada por el dolor sintió cada centímetro de la verga de su macho que le penetraba el ano, el sufrimiento era enorme pero lo compasaba el hecho de saber que le estaba proporcionado placer a Ringo y que el supiera que ella estaba dispuesta a obedecer cualquier cosa que se le exigiera. En estas sensaciones se encontraba cuando se percató que tenia alojada totalmente en su culo la verga de aquel magnifico macho que la había subyugado para siempre. Se dió cuenta de la penetración total porque Ringo comenzó a bombearla rítmicamente con largos recorridos en todo el canal, entonces comenzó a sentir un placer que fue creciendo hasta que la hizo explotar en un fuerte orgasmo.

Ringo al sentir las contracciones del ano de la mujer producidas por el orgasmo, aumentó la velocidad y la fuerza de sus embestidas ya sin el menor cuidado y cuando sintió su inflamadísimo bulbo chocar contra las nalgas de su caliente hembra, dejó ir todo su semen a los intestinos de ella. El macho sabia perfectamente que era imposible tratar de meterle el bulbo por ese conducto y lo mas importante que le podría provocar severas lesiones a su hembra. Y eso era lo que el menos quería, no por un sentimiento de amor hacia ella o simplemente por lastima, solo era porque le interesaba mantener el cuerpo de su hembra en plenitud, libre de toda complicación, para poder gozar y disponer de ese cuerpo cuando a él se le antojara.

Lucía sintió como le era retirada la verga del culo y una vez terminado esto un grueso hilo de semen escurrió desde el interior de su ano hasta la abierta raja, se dejó caer de costado y luego se tendió boca arriba con las piernas flexionadas y abiertas para que su ano volviera lentamente a cerrase. En esta posición estaba cuando Ringo se coloco en forma transversal a su cabeza de tal manera que la todavía extendida y chorreante verga quedara al alcance de la boca de Lucía. Ella entendió el mensaje y comenzó a limpiarla con su lengua muy prolijamente una vez totalmente limpia comenzó a mamarla con verdadera pasión hasta que recibió como premio una buena dosis de semen que trago con delicia.

Se dan cuenta por que les decía de lo curioso que resulta ver con que inteligencia y maestría realizaba sus actos este ser (animal o sobrenatural?) de nombre Ringo.

Pero esto no es todo … El nos seguirá sorprendiendo !!! Continuara.

Ringo, un perro fuera de lo normal / Parte 2

Llegó la mañana de la partida de Nicolás y tras despedirse de ella y de sus padres partió y regresando Lucía al interior de la casa se topó con Ringo que la miró fijamente; pero esta vez ella notó en los ojos del perro un intenso y particular brillo. De todas maneras en ese momento y durante todo el día no recibió ninguna comunicación por parte de él.

Esa noche cenó con sus suegros, una vez que terminaron de cenar y de tener una breve sobremesa ayudó a su suegra en la limpieza de la vajilla y cocina y se retiró a su apartamento.

Una vez en su dormitorio se desnudó y colocó en su cuerpo el liviano camisón que le llegaba hasta la mitad de sus muslos y se metió en la cama. Al rato volvió a sentirse inquieta y nerviosa como la vez anterior e inmediatamente tuvo la necesidad de dirigirse a la puerta del apartamento. Una vez parada frente a la cerrada puerta resonó en su mente la orden mas nítida y potente que nunca “abre la puerta”, sin vacilar ni un segundo así lo hizo, y allí firmemente plantado en sus cuatro patas, la cabeza erguida, las orejas tiesas y mirándola fijamente estaba Ringo.

Se hizo a un lado y el can entró y se paró en medio de la pequeña sala que estaba discretamente iluminada por una lampara de pie. Lucía se aseguro de cerrar bien la puerta y se encaminó hacia el mismo lugar en donde la esperaba Ringo, se detuvo frente a el y descubrió su ansiedad por la espera de la siguiente orden. Esta no se hizo esperar … “quítate el camisón”… obedeció de inmediato sacándoselo por encima de su cabeza, allí frente a los brillosos ojos del perro aparecieron los rotundos y blancos muslos de Lucía y su pequeño monte de suaves bellos sobre una cerrada y carnosa vagina. La mujer sintió un tremendo escalofrío cuando el hocico se apoyo con firmeza en su pubis y luego una rosada, larga y rugosa lengua le recorrió sus muslos en forma larga y pausada.

Ya entregada y con su mente solamente puesta al servicio de las ordenes de Ringo, recibió una última orden, y digo última porque a partir de esto ella, como hembra obediente, sumisa y anhelante sabría exactamente que hacer y en que forma satisfacer a su macho dominante. La última orden: “abre tus piernas”.

Lucía recibió en su abierta vulva la mas salvaje y placentera lamida de su vida, esa lengua la llevaba a los limites de un placer que jamas imaginó, la recorría desde su pubis, pasando por entre sus labios vaginales hasta su ano y viceversa. En un momento Ringo concentró sus lamidas en el inflamado clítoris y su hembra gimió profundamente presa del impresionante y explosivo orgasmo que estallaba en su cuerpo. Las piernas de Lucía se aflojaron y esta cayó de rodillas frente a su macho quedando cara a cara. Ringo apoyó el hocico en la boca de la mujer y sacando apenas la punta de la lengua rozó, con esta, los húmedos y carnosos labios. Ella entendió y abrio sus labios para dejar que penetre en su boca aquella sabia lengua y jugaron largo rato con sus lenguas explorándose ambos sus respectivas cavidades bucales y mezclando y tragándose sus salivas y babas.

Ringo se separó de la boca de Lucía y se dedicó a lamer los senos palpitantes de la mujer y a mordisquear suavemente los duros y erectos pezones, llevándola al límite total de su calentura. El perro al advertir esto dejo de lamer y le dio un firme empujón al pecho de la mujer para que quedara acostada de espaldas al piso y cuan larga era, una vez en esa posición la hembra abrió automáticamente sus piernas, pero el can tenía otra idea, comenzó a avanzar sobre el cuerpo de Lucía pisando a los costados del mismo. De pronto ella sintió la punta húmeda y caliente de la verga del animal que hacia contacto con su pubis y desde allí comenzó a avanzar lentamente hacia si vientre, alzo un poco su cabeza y vio, por vez primera el rojo y enorme miembro del perro. Hipnotizada observo como avanzaba y dejaba un rastro de viscoso semen en su blanco cuerpo y ya se acomodaba en el medio de sus senos, haciendo una breve escala para seguir y llegar por fin a los labios de la entregada hembra. Lucia entreabrió los labios y aprisiono suavemente la punta aguda del miembro que se le ofrecía y lo acarició con la punta de su lengua. Así unos minutos hasta que golosa y sedienta comenzó a tragar todo lo que podía de la verga animal, una vez que ya ocupaba casi la totalidad de su boca y llegándole hasta la garganta, aunque ni siquiera era la mitad de la verga que casi la ahogaba, comenzó una profunda u concienzuda mamada, mientras acunaba y acariciaba con sus pequeñas manos los grandes y cargados testículos de Ringo.

Asombrada vió como se formaba una gran bola en la base del miembro y como este comenzaba a latir y sacudirse dentro de su boca, aunque ya en este rato que duraba la mamada había sentido resbalar garganta abajo pequeños latigazos de ácido semen, sabia que lo mas importante estaba a punto de ocurrir, apenas termino de pensar en eso cuando una catarata de leche perruna inundó su boca obligándola a tragar rápidamente para que no se desbordara por la comisura de sus labios, aun así eso fue inevitable y sus mejillas y cuello se vieron mojados de este, para ella, ya sabroso semen. Mientras su macho se descargaba interminablemente en su boca ella a su vez se vio sorprendida por un intenso orgasmo que inundo aun mas su ya encharcada concha.

Al terminar de correrse Ringo ella le limpió completamente la verga y vió como esta perdía algo de rigidez y su bola disminuía considerablemente, a pesar de esto siguió con sus caricias bucales y manuales por otro rato. La dureza de la verga volvió a sentirla y su macho salió de la posición en que estaban y parándose al lado del cuerpo tendido de ella, volvió su gran cabeza y la miró fijamente directo a los ojos, ya no había necesidad de ordenes y ella lo comprendió perfectamente.

Rápidamente Lucía se volvió sobre el piso y adoptó la posición de 4 patas abriendo al máximo sus muslos dejando así expuesta y muy abierta vagina. Así lo espero sumisa y caliente, el dio una vuelta en derredor de su cuerpo, se detuvo detrás de ella y le dio 3 o 4 lametones en la concha palpitante y caliente de su ya perra en celo. Lucía sintió esos lametones y creyó desvanecer de gusto pero de pronto no mas lamidas, solo oía el jadeo de Ringo detrás suyo, y comprendió que el momento crucial se acercaba, por eso levantó lentamente las nalgas ofreciéndose a su macho.

Este complacido de la total disposición y sumisión de su hembra, la montó suave y tranquilamente, rodeó con sus patas delanteras la breve cintura de la mujer, arqueo el lomo la atrajo hacia él, apoyo su peludo pecho en la espalda de la mujer y con una habilidad increíble digna de la inteligencia de este… ¿animal? afirmó la punta de su grueso miembro en la entrada de la vagina y con un golpe de caderas le ensartó la mitad de la verga. Lucía al sentir la penetración tan firme y justa abrió muy grandes los ojos y la boca y de su garganta salió gutural y largo gemido que para su suerte no llegaría hasta los oídos de sus suegros debido a la relativa distancia en que estos se hallaban y las ventanas y puertas cerradas de su apartamento. Ringo al sentir la ajustada funda que cubría su pene y las palpitaciones de esta se quedó quieto en espera que su hembra se acostumbrara a su verga y saboreaba complacido el próximo movimiento a dar que no era otro que ensartar a la hembra hasta el fondo de su caliente y babeante concha.

Lucía confiada por la quietud de su macho fue relajándose y por lo tanto acostumbrando a su vagina a tremenda y dura verga, Ringo se regocijo al darse cuanta de lo confiada que se encontraba su perra y resolvió que ya estaba lista, apretó aun mas por la cintura a la hembra, afirmo sus patas traseras al piso y de un fuerte empellón enterró totalmente su verga en el cuerpo de la mujer. Esta aguanto estoicamente el empellón afirmando sus manos al piso y si no grito fue por lo sorpresivo del movimiento y porque este le corto prácticamente la respiración, aun así su rostro era una muestra de variados gestos de sorpresa, dolor, placer, lujuria, entrega. Las lagrimas corrían por su rostro, le era imposible cerrar su boca y jadear en forma constante como realmente hacían las perras, sentía su vagina estirada al máximo y llena de dura y caliente carne…le dolía ¡¡¡pero que gusto sentía !!!

Ahora Ringo ya no le importaba si su hembra se acostumbraba o no a su potente verga, solo importaba su placer y llenar de leche el útero de ella, así dio comienzo a un frenético bombeo que arrastraba los labios vaginales de las mujer hacia fuera y luego los volvía hacia dentro. Lucía en el delirio de su mente sentía cuan profundo le llegaba su macho golpeaba algo dentro suyo, que no sabia que era, y esto le producía como fuertes corrientes electivas que le recorrían toso du cuerpo y en su delirio comprendió que pertenecía en cuerpo y alma a este tremendo macho que la fornicaba como nadie lo hizo ni lo haría jamas. Así comenzó a tener una serie de orgasmos que culminó en uno el mas grande orgasmo de su vida y fue en el preciso momento en que Ringo le introdujo su gran bulbo. Si antes había sentido dolor ahora se sintió morir y sus jadeos y gemidos se convirtieron de pronto en un sentido y lastimero llanto, no podía hacer nada por la manera en que la sujetaba su macho y por la forma en que la había abotonado. Otra vez, en su desesperación, trato de relajar todo su cuerpo y sobre todo su conchita que ya jamas volvería a tener aquel pequeño y delicado hueco, la ayudo mucho que su amante otra vez se encontraba inmóvil dentro suyo. Pasado un rato y cuando ya casi había logrado distenderse vino lo previsible, Rigo descargó cantidades infinitas de semen en sus entrañas de tal manera que le provocó otra serie encadenada de orgasmos y ya no resistiéndolo mas se dejo caer de bruces en el piso quedando estirada cuan larga era y con sus piernas totalmente abiertas. Pese a esto su macho seguía firmemente pegado a ella y con sus cuatro patas afirmadas en al piso al costado del cuerpo de la hembra. El macho dominante sintió un poco de piedad por ella y se mantuvo inmóvil durante los 25 minutos posteriores a su descarga. Pasado este tiempo su miembro y bola se fueron achicando haste que de un seco tirón se despegó de ella.

Ocurrido esto miró complacido y satisfecho a su hembra que yacía inmóvil boca abajo y con sus piernas todavía abierta y escurriendo lentamente hacia fuera de su vagina su espeso semen. Ella todavía gemía quedamente y lanzaba pequeños quejidos… Continuará