Archivo de la categoría: Videos

Paula: Amiga de mi Esposa

Mi nombre es Fernando y soy casado hace 3 años. Lo que voy a contar no es algo de lo que este orgulloso, y lo hago mas para desahogarme que por cualquier otra cosa.

Antes de casarme (muy joven, a los 27 años ambos), con mi esposa habíamos vivido los 2 últimos años juntos para estar seguros de nuestra compatibilidad como pareja, pero la calidad del sexo al parecer ninguno de los dos le dio mayor importancia. Cosa que al momento de casarnos, la calidad y cantidad de sexo iba ya en decadencia, no más de 1 vez cada 2 o 3 semanas. Ambos creíamos que era cosa de estrés, ya que los dos trabajamos, por lo que concordamos que era algo normal al comienzo de una vida de parejas en los que ambos trabajan.

En fin, nuestra vida social era bien intensa, casi todos los días teníamos panoramas con amigos, nunca faltaba alguna excusa para juntarnos en la casa de alguien y hacer algún carrete. Mi esposa tenia una amiga (Paula) que siempre me llamo la atención, la encontraba una mina exquisita, muy simpática, alegre, divertida, soltera, de la edad nuestra, alta de 1.70, medidas de unos 95-65-95, muy curvilínea sin ser flaca, piel tostada y suave, pelo castaño claro, largo y liso, y de facciones hermosas (tenia un parecido a Katie Holmes), y lo que me mataba era su olor a mujer, siempre con un aroma seductor, lo que hacia resaltar mas su sensualidad que ya tenia a flor de piel.

Desde que conocí a Paula, antes de casarme y siendo amiga de mi novia, siempre hubo un feeling mutuo especial. En cada oportunidad que podíamos nuestras miradas se cruzaban, y mientras podíamos, las manteníamos fijas sin siquiera pestañar. Eran instantes donde el mundo entero dejaba de existir excepto nosotros dos. Nunca nos dijimos ni nos insinuamos explícitamente nada, era como una especie de juego donde nos hacíamos saber de nuestros deseos mutuos solo a través del lenguaje oculto y erótico de nuestras miradas.

Por otro lado, mi esposa siempre ha pecado de ingenua, o simplemente actuaba como si nada pasara. A veces yo pensaba que ella sabia de esto, pero simplemente no quería afrontar la situación.

Un día cualquiera, habíamos invitado a nuestros amigos al departamento a tomarse unos tragos y a comer algún picoteo, obviamente Paula fue la primera en considerar como invitada, ya era como parte de la casa. Estábamos todos medios entonados y yo casualmente había tomado menos que el resto. En esas alguien propone jugar póker, pero en el dpto. no teníamos cartas, así que Paula se ofrece a ir a su dpto., que quedaba a 4 cuadras de la nuestra, a buscar un juego de cartas. Todos le aplaudimos su disposición, pero como estaba entonada por los tragos que se había tomado, y yo estaba más sobrio que el resto, todos propusieron que yo la acompañara en auto a su dpto. para que no demore tanto, y que tampoco vaya sola. Mi señora entonada y alegre por consecuencia de la media botella de vino blanco que había tomado, da su consentimiento, pero a cambio que no nos demoremos mas de 10 minutos en estar de vuelta. Con Paula nos miramos (una mirada cargada de doble sentido, algo de morbo, sensualidad, y deseos) consintiendo la idea, y riéndonos junto a los demás. Abandonamos el dpto. y bajamos por el ascensor conversando sobre lo divertido que estaba el carrete y las anécdotas que ya habían ocurrido. Por lo cerca de ambos dptos., en mi auto llegamos en menos de 2 minutos a su edificio. Ella estaba bien contenta por los tragos que había tomado, y esa noche se veía especialmente exquisita. Tenia puesto un

jeans ajustado, unas sandalias finas, y arriba solo una pollera blanca, muy escotada, suelta en los hombros, sin mangas y ajustada en la cintura. El color de su piel en sus brazos y rostros eran de Caribe, recién tostadita por el viaje de trabajo que había tenido que hacer a EE.UU. Ella no dejaba de reír por las tonteras que íbamos conversando, y al llegar el ascensor para subir a su dpto. vimos que estaba con 3 personas más. Aunque el espacio era pequeño subimos de todas formas, acomodándonos en una esquina quedando los dos con espacio apenas para dar media vuelta. Quedamos en una posición cara a cara, a escasos centímetros de distancia. Seguramente los demás pasajeros del ascensor pensaban que éramos pareja. Al lapso de un par de segundos, luego de terminar de acomodarnos por fin, y en la posición que habíamos quedado, mantuvimos nuestras miradas sonriéndonos. Creo que esos han sido los 3 segundos mas largos de mi vida, fue tanto el erotismo de mi parte por lo menos, que se me entrecorto la respiración, y ella con cierta expresión de risa en su rostro, no aguanta mas y le da ataque de risas y me contagia a mi también. Los demás pasajeros seguramente no entendían nada, y las puertas justo antes de cerrarse se abren nuevamente, y se suben 2 personas más. Ellos al ver nuestras risas, también se rieron y comentaron que seguro no nos iba a molestar ir un poco mas apretados. Nosotros paramos un poco las risas, nos quedamos mirando y consentimos en que ingresen al ascensor, y para hacer mas espacio yo me acomode de espaldas contra la esquina en la que estaba, y Paula manteniendo su mirada hasta donde pudo y con una sonrisa silenciosa en su rostro, se dio media vuelta para hacer lo mismo que yo pero contra mi cuerpo, quedando los dos en posición cucharita de pie. Los nuevos pasajeros entraron al ascensor y nos dieron las gracias. Paula gira su rostro para mirar el mío, y nos reímos silenciosamente. Aprovechando ese instante, y para acomodarme mejor en la minúscula esquina donde estaba, rodeo con mis brazos su cintura y entrelazo mis manos apoyándolas sobre su firme y plano abdomen. Al momento de hacer esto, sentí que empezaba a tener una erección incontrolada, en un segundo tenia mi miembro erecto por completo. Ella se ríe con una sutil carcajada y termina por apoyar sus manos sobre las mías para estar también mas cómoda. Al momento en que ella acomodo sus manos sobre las mías, dejó cargar el peso de su cuerpo sobre el mío de forma natural, y con eso su mi miembro fue exquisitamente aplastado contra su culo. Con toda seguridad ella podía sentir la dureza de mi miembro haciendo presión contra su culo, y aunque yo también reía disimuladamente, estaba disfrutando al máximo de aquella posición. Para seguir el juego, apoye mi mentón sobre su hombro izquierdo y respiro profundamente cerca de su oído para inhalar el exquisito olor a su perfume y cabello. Ella no borraba de su rostro su preciosa sonrisa, y al buscar en los espejos su mirada, vi que ella me miraba fijamente. Al percatarme de esto, respiro disimuladamente de nuevo, y con mis brazos la aprieto aun mas contra mi cuerpo, obligándola a sentir al máximo mi miembro que estaba a punto de reventar, sintiendo así cada centímetro de su cuerpo con cada centímetro del mío, y lo mejor de todo, sintiendo su exquisito culo apretando  mi miembro hasta casi hacerlo reventar. A vista de los demás, solo éramos una pareja en que el hombre abrazaba cariñosamente a su mujer por atrás, pero para nosotros era estar haciendo realidad nuestros deseos. Ocho pisos más arriba se bajan los 3 pasajeros del comienzo, y manteniendo nuestras miradas a través de los espejos, mantuvimos la posición en la que estábamos siguiendo como si fuésemos una pareja de toda la vida, disfrutando ambos por sentir nuestros cuerpos. Para hacer más real el juego, con el dedo gordo de mi mano derecha, que es la que estaba media abierta apoyada contra su abdomen, comienzo a acariciar lo que podía de su vientre. Manteniendo nuestras miradas, ella cierra ligeramente sus ojos con toda naturalidad. Los dos pasajeros que quedaban se bajaron 2 pisos mas arriba, y al hacerlo, ella me toma las manos sin decir nada,  y suavemente las separa de su cuerpo, y ella se incorpora quedando separados, yo en la misma esquina y ella en el centro del ascensor mirándome a los ojos y riéndose. Yo me sentía muy incomodo por la situación, sobre todo porque era yo el que estaba con el paquete a vista y paciencia de ella, y aunque ella nunca bajo la miraba para no incomodarme supongo, ambos sabíamos lo que había pasado. Manteniendo nuestras miradas sin decir nada el ascensor se detiene, abre sus puertas, ella se baja y yo la sigo por el pasillo. Ella abre la puerta de su dpto. y al entrar me dice que no se acuerda muy bien donde tenia guardada las cartas, por lo que tenia que tener paciencia, y que mientras tanto podía ir a la cocina a sacar una cerveza del refrigerador. Así que parto a la cocina mientras ella parte a su dormitorio a buscar las cartas. Apenas destape la cerveza escuche un ruido fuerte del dormitorio y voy rápidamente a ver lo que había pasado. Al asomarme desde el pasillo la veo a ella en el piso, sentada, algo desparramada y riéndose a carcajadas. Yo asombrado y curioso de saber lo que había pasado, me agacho para ver como estaba y la tomo de la mano para ayudarla a que se ponga de pie. Ella me dice que me espere un poco, que le dolía la muñeca, y me explico que se había subido a la silla de su escritorio para alcanzar la última repisa, y perdió el equilibrio por las copas que había tomado de más. Aunque no le paso nada grave, al caer apoyo sus manos para protegerse y se doblo la muñeca. Así que se quiso quedar un rato sentando hasta que se le pase un poco el mareo del porrazo, y yo amablemente me senté frente suyo en el piso para acompañarla. Sin dejar tiempo para que haya silencio que nos incomode a ambos por lo sucedido en el ascensor, le agarro suavemente su muñeca, y mientras le contaba una experiencia similar que había tenido yo, le comienzo a hacer un masaje en su muñeca para aliviar un poco el dolor. Ella seguía riéndose, mientras decía la vergüenza que le daba el hecho que la viera así de ebria. Yo le explique que no tenia que sentir ninguna vergüenza, que conmigo podía contar para guardar cualquier secreto. Al decir esto pararon sus carcajadas, y me miro fijamente manteniendo en su rostro una bella expresión de dudosa sonrisa, como si no supiera que cara poner, y se sonroja. Yo para no dejar pasar esta oportunidad, mientras que con una mano mantenía sosteniendo su muñeca torcida, con la otra la llevo a su mejilla para acariciarla tiernamente. Ella inclina su rostro hacia un lado atrapando entre su mejilla y hombro mi mano, y al mismo tiempo cerrando sus ojos. Fue un instante de completa entrega de parte de ella, ya que nuestros rostros estaban relativamente cerca. Manteniendo ella su rostro en esta posición, yo acaricio con la misma mano lo que podía alcanzar de su mejilla sin tener que sacarla de donde estaba, y al mismo tiempo acerco mis labios a los suyos mientras ella mantenía sus ojos cerrados. Por el movimiento de mi cuerpo, ella supo perfectamente que yo me acercaba con la pura intención de besarla, y no se movió ni abrió sus ojos, hasta que finalmente mis labios chocaron con los suyos. Al momento de sentir sus labios en los míos, ella sin moverse, suavemente abrió su boca para seguir con un beso que se prolongo lo suficiente para sentir toda una eternidad. Al separarnos unos centímetros, yo como para estar seguro de su aprobación, ella abrió deliciosamente sus ojos, se incorpora lentamente en una posición sentada mas cómoda, y estira un brazo suyo para agarrar con su mano mi nuca y obligarme a acercar mi rostro al suyo hasta que nuestros labios se juntaron nuevamente. Ella además de separar sus labios, respiro profunda y apasionadamente, y lo que comenzó como un tierno beso termino por transformarse en un juego de labios y lenguas, apretándose lo que más podíamos sin herirnos. Al instante comenzamos a tocarnos nuestros rostros mientras nos besabamos,,,con ambas manos le acariciaba su rostro, sien, orejas, cuello, cabeza,, etc.,,, todo lo que estaba a mi alcance, y ella hacia lo mismo….Frenéticamente, de estar sentados pasamos a recostarnos en la alfombra en el mismo lugar donde estábamos, ella de espaldas contra el suelo y yo sobre ella, presionando mi miembro erecto contra su pelvis con toda la energía que tenia hasta el punto en que me ocasionaba cierto dolor, y seguramente a ella también, pero a pesar de todo seguíamos sobando y apretando nuestros cuerpos con cada musculo y órgano que teníamos,, estábamos haciendo todo lo posible para sentir lo que mas pudiésemos nuestros cuerpos. Mi manos descontroladas se meten bajo su pollera a la altura de sus brazos, y como era sin mangas entraron sin problemas masajeando cada centímetro la piel de sus hombros, brazos, axilas perfectamente suaves, y pechos por encima de su sostén,,, todo esto sin dejar que nuestras bocas busquen comerse entre ellas, algunas veces chocando nuestros dientes, mordiendo los labios de ella y ellas mordiendo los míos,,,, sus manos acarician bruscamente mi cabello, bajan por mi espalda y se introducen bajo mis pantalones sobre mis nalgas,,, acariciando y rajuñadoras,, apretándolas y haciendo presión contra su pelvis, que a su vez ella con movimientos de cadera presionaba aun mas contra la mía. Ambos estábamos enloquecidos de lujuria. En un momento yo abrí mis ojos buscando los suyos, pero fue en vano ya que ella los mantenía cerrados enajenada del mundo, inmersa al máximo en la pasión que nos contenía en esos momentos. Me apoyo sobre un codo para dejar libre mi otro brazo, y meto mi mano debajo de su sostén, buscando esos pechos con los que mas de una vez soñé,,, ella se revolcaba de placer bajo mío, y al alcanzar con mis dedos un pezón, ella deja escapar un suspiro ,,,el pezón se sentía perfecto, pequeño, duro, caliente, suave y de forma perfecta,,, yo no daba de mas de excitado y ella tampoco,,,casi me hacia doler las nalgas enterrándome sus uñas y apretándolas contra su pelvis,,,mi miembro ya me dolía por toda la presión que sentía entre mis pantalones y su pelvis. Súbitamente ella saca una de sus manos de mis nalgas y la introduce ahora bajo el pantalón a la altura de mi abdomen agarrando mi miembro apritandolo,,,lo comienza a masajear bruscamente,, se notaba que no tenia tremenda experiencia en manipularlo,, y yo para aliviar un poco el dolor separo un poco mi pelvis de la suya, y ella aprovecha este movimiento para introducir su otra mano bajo mi pantalón para acariciar con ambas manos mi miembro que ya estaba a punto de explotar. A los pocos segundos, y torpemente, ella saca ambas manos de debajo del pantalón y comienza a desabrochar mi cinturon,,estaba al igual que yo desesperada,,,con dificultad me desabrocha el cinturón, luego el botón y me baja el cierre,,, y luego con ambas manos me agarra nuevamente el miembro con toda comodidad,,,con una mano las bolas y con la otra el tronco,,,al mismo tiempo que nuestras bocas seguían comiéndose desenfrenadamente. Yo estaba a punto de explotar, y para no hacerlo tuve que echarme hacia el lado, pero todo esto sin dejar de besarnos ni un solo segundo. En la nueva posición que estaba, saco mi mano de su pecho y la introduzco bajo su pantalón directamente en busca de su vagina,,,mis dedos sintieron de inmediato sus vellos púbicos que con el solo tacto se notaba que ella se preocupaba de mantenerlos cortos y ordenados,,, sentía la forma perfecta de su vagina,,, sigo introduciendo mis dedos en busca de su carne hasta encontrar su clítoris, y le aplique una suave presión junto a un movimiento circular,,, ella lanzo un suspiro y quejido al mismo tiempo, y me muerde el labio inferior, estallando de placer,,,con mis dedos sigo bajando

por su vagina,,, lo único que quería era recorrerla entera hasta donde pudiese, hasta que mis dedos comenzaron a sumergirse entre sus labios vaginales, mojándose con sus jugosos abundantes, su calzón estaba empapados. Mi dedos se mojaron por completo, y con el dedo índice presiono de a poco para sumergirlo dentro de su vagina hasta donde pude,, el pantalón estando cerrado no me permitió introducirlo mas,, y ella bruscamente con sus manos empieza a desabrocharse el pantalón hasta soltarlo por completo,, dejando espacio para que mis dedos busquen con toda libertad las profundidades de su vagina. Aprovechando sus intenciones, rápidamente me reintegro hasta quedar sentado, agarro con ambas manos su pantalón y lo tiro hacia atrás, ella me ayuda levantando su culo del suelo para facilitarme la tarea, hasta que lo dejo a la altura de sus tobillos, donde ella friccionando con ambos talones logra sacarse sus zapatillas y liberarse de sus pantalones. Estando sentado y viendo como ella facilitaba esto, me saco rápidamente mis pantalones y calzoncillos, ella aun estaba con su colaless puesto, pero al verme desnudo ella rápidamente se desnudo por completo. Ahí estábamos los dos, ahora nos mirábamos a los ojos, dándonos una pausa, yo admirando su cuerpo, era una obra de arte por donde se le mire, una figura perfecta, el color de su piel tostada marcada por su diminuto bikini, acaricio su rostro, y bajo acariciando su cuello, hombros, pechos, abdomen,,, acerco mis labios a los suyos nuevamente, y bajo con mis labios besando su pera, cuello, hombros, hasta llegar a sus pechos. Ella dirige sus manos a mi miembro y comienza a masajearlo suavemente hasta terminar apretándolo de forma brusca,, yo nuevamente estaba sobreexcitado, y al tiempo que mordía suavemente sus pezones, mi mano derecha se dirige nuevamente a su vagina,, y mi dedo índice primero choca con su clítoris, masajeándolo y haciendo cierta presión,, ella suspira y jadea ruidosamente, hasta que bruscamente mi dedo penetra su vagina,,,al tiempo que hacia presión penetrándola al máximo con el dedo, con el dedo gordo presionaba su clítoris,,, ella soltaba ahora quejidos de excitación, en su vientre se sentían movimientos desesperados, su pelvis se movía ayudando a mis dedos, su respiración se torna entrecortada. Dirige sus manos a mi rostro para separarme mis labios y dientes de sus pechos, y me hace subir obligándome besar su cuello por unos instantes, hasta que me hace llegar a su boca nuevamente. Ella no besaba,,, mordía mi boca, y jadeaba con nariz, chocaban nuestros dientes, y sintiendo su aliento que salía de su boca y nariz al mismo tiempo,, tenía un dulce olor a vino blanco que salía caliente y húmedo de su boca. En esa posición que estaba yo no podía seguir cómodamente penetrándola con mis dedos, y ella

moviéndose ágilmente logra colocar su cuerpo desnudo casi debajo del mío, y con sus brazos y piernas, me obliga a colocarme completamente sobre ella,, yo apoyado ahora sobre mis

codos, cada uno al costado de ella,, suavemente dejo caer todo mi peso sobre su cuerpo,, mi miembro erecto se apoya directamente sobre su pelvis,, en mi tronco podía sentir sus vellos púbicos que me pinchaban, ella ayudando a sentir mas todavía haciendo movimientos de cadera. Coloque una rodilla mía entre sus piernas que estaban ligeramente separadas para ayudarme también a sentirla mas todavía, y comenzamos así a movernos como si la estuviese penetrando de verdad,,,nuestras pelvis se movían al mismo tiempo y dirección, ella levantando una rodilla se acomoda mas aun para moverse mejor, y así el movimiento de su pelvis se transformo en algo brusco y descontrolado…con mi cuerpo bajo un poco hasta que mi glande queda tocando la entrada de su vagina, y ayudándome con una mano, masajeo sus labios mojados y calientes con la cabeza de mi miembro,, podía sentir como entraba la punta del glande entre sus labios, este ya estaba empapado con sus jugos,,,ambas manos de ella me clavaban sus uñas sobre mis nalgas pidiéndome mas presión hacia su vagina,,, estaba enloquecida,,, su respiración ya era un jadeo constante con quejidos de placer, yo estaba igual o mas excitado que ella, hasta que hago mas presión con mi miembro contra la entrada de su vagina, y las carnes mojadas y ardientes de su vagina son penetradas penosamente y con dificultad por la cabeza de mi miembro. Este es muy grueso, y el tronco que lo sigue al comienzo se adelgaza y luego se engruesa aun más. Al instante que ella siente la penetración, su vientre convulsiona violentamente arqueando su espalda, y se

mantiene en esa posición por unos segundos al tiempo que suelta un quejido. Nuestras bocas seguían unidas, sus manos dejaron de hacer presión contra mis nalgas, y lentamente se

incorpora dejando apoyar su espalda en el suelo nuevamente. Al tocar su espalda en el suelo, vuelve a convulsionar su abdomen hacia arriba, separa sus labios de los míos, y con una voz entrecortada me dice que no se había dado cuenta de lo grande lo tenia y que apenas le entraba. Ayudado con mi mano empiezo a presionar nuevamente la cabeza de mi pene contra la entrada de su vagina. Haciendo una fuerte presión, ella con los ojos cerrados y la frente arrugada, el glande logra entrar a su vagina repentina y violentamente, logrando penetrar sus carnes. Me apoyo con ambos codos quedando su cuerpo entremedio y bajo el mío. Con mis manos acaricio su rostro, y le digo mientras la beso dulcemente que el dolor ya iba a desaparecer y que no me iba a mover hasta que ella estuviese lista. Ella me respondió el beso al mismo tiempo que dejaba apoyar su espalda en el suelo nuevamente, y al tiempo que dejaba escapar un suspiro delicioso. Nuestras bocas comenzaron a comerse nuevamente, pero sin mover ninguna otra parte del cuerpo. Yo sentía como la estrechez de su vagina aplastaba la cabeza de mi miembro, podía sentir cada milímetro del interior de su vagina mojada y caliente, y aunque sin moverme, estaba disfrutando por estar dentro del cuerpo de esa obra de arte hecha mujer. Lentamente ella apoya nuevamente sus manos sobre mis nalgas y comienza a acariciarlas, su cuerpo ya se estaba acostumbrando al mío, y empieza a hacer una suave presión con sus dedos pidiéndome que mueva mi pelvis al ritmo y presión que me estaba ella pedía. Ella quería dirigir los movimientos, yo accedo a sus deseos y empiezo a mover mi pelvis de la forma y con la presión que ella me lo pedía con sus dedos. Yo sentía que mi miembro no tenía espacio dentro de su vagina para moverse, y eso que tenia solo el glande en su interior, pero de igual forma ejercía la presión que ella me pedía. Eran movimientos circulares, y aunque mi miembro no entraba ni salía ni un milímetro de su vagina, se sentía exquisito, y ella también lo sentía así, por los suspiros y besos que me daba. Su respiración se hacia mas intensa, y nuestras pelvis se iban moviendo cada vez con mas intensidad, hasta que empiezo a sentir como las carnes del interior de su vagina se iban soltando, ya no sentía la presión del principio y sentía que mi glande se podía mover un poco mas en su interior, y a la vez ella me pedía mas presión con sus manos. Yo retiro el glande hasta queda solo la mitad en interior y la vuelvo a penetrar con un poco mas de presión quedando en la misma posición que al comienzo, y ella lanza ahora un suspira acompañado de un suave y dulce alarido, y me dice al oído: se siente exquisito…dame un poco más fuerte. Así que retiro nuevamente el glande hasta la mitad, y al tiempo que ella presiona mis nalgas con sus manos, la penetro nuevamente con más presión todavía, pero no pudo entrar más que solo el glande. Así estuvimos intentando un rato, yo gozaba al máximo, cada penetración que hacia, sentía sus carnes exquisitas, calientes, jugosas, aroma dulce y agrio al mismo tiempo,,, ella respiraba por la nariz y la boca al mismo tiempo que nos besábamos,, yo me respiraba y tragaba su aliento y ella el mío,,, pero no podía penetrarla mas que con solo el glande. Agarro nuevamente el tronco de mi miembro con una mano. Y comienzo el mismo movimiento ayudado con mi mano sosteniendo mi miembro, y empiezo a masajear el interior de su vagina con el glande dirigiendo los movimientos con mi mano. Así podía hacer más

presión, y podía poner mi miembro en la dirección precisa para que cada penetración sea más directa. Ella eleva su otra rodilla y separa mas aun ambas piernas, quedando yo perfectamente contenido entre sus piernas perfectas. Acaricio una el interior de una pierna con mi mano que sostenía mi miembro, eran suaves y de piel tostada, eran perfectas. Le ayudo a colocar sus piernas en una posición que facilite nuestros movimientos. Ella queda con sus rodillas lo más separadas que podía, quedando sus pies en el aire. Yo tomo mi miembro nuevamente con mi mano, muevo mi pelvis hacia atrás para retirar hasta la mitad el glande y la vuelvo a penetrar suavemente pudiendo penetrar solo el glande. Yo pensaba que quizás su vagina era pequeña y que no iba a entrar más, así que empezamos un vaivén con nuestras pelvis penetrándola con cada uno hasta donde podía. Ella convulsionaba con su abdomen, y sus manos se apoyaron nuevamente sobre mis nalgas ayudando a presionar cada vez más cada penetración. Yo retiro mi mano de mi miembro, dejando que se sostenga solo, y llevo mi mano nuevamente arriba quedando apoyado sobre mis codos, y con ambas manos acariciando su bello rostro y cabello. Nuestras bocas se comían

nuevamente al son de cada penetración. Podía sentir su cuerpo entero, sus pechos perfectos tocando los míos, su abdomen plano y marcado convulsionándose bajo mío, la suavidad de sus piernas envolvían mis caderas,,, era lujuria pura,,, estábamos locos y ajenos a todo,, lo único que queríamos era comernos con nuestras bocas, que nuestras carnes se penetren con cada movimiento, cada vez mas y mas fuerte. Sin siquiera pensar, llevo frenéticamente mi mano para agarrar el tronco de mi miembro nuevamente, ella con sus manos hacia con cada movimiento fuerte presión para sentir mas cada penetración, aunque sea solo el glande,, su vagina parecía que no aguantaba mas,, hasta que en un movimiento desesperado de penetración, ayudo con mi mano a presionar aun mas el glande penetrando contra sus carnes vaginales, siento tocar el mismo fondo de antes, pero al presionar mas aun el fondo cedió repentinamente y cabeza siguió avanzando en sus carnes como si nada pudiese detenerlo,  hasta llegar a estar la mitad del tronco dentro de su cuerpo. Ella soltó un alarido de desesperación, dejo de besarme, y  arrugo su hermoso rostro. Yo preocupado comencé a retirar mi miembro de su vagina, pero ella volviendo a hacer presión con sus manos sobre mis nalgas, me mira a los ojos y me dice que no lo saque, que ya había pasado lo peor, que le de un momento para acostumbrarse pero que no me mueva. Y así,

suavemente nuestras bocas se buscan y empieza a besarse de una forma distinta, más suelta y relajada, las lenguas juegan suavemente mezclándose nuestras salivas. Sus manos empiezan a acariciar nuevamente mis nalgas pidiéndome que me mueva con ella. Sin ejercer nada de presión empezamos a movernos nuevamente, era exquisito, una sensación nueva para los dos, la podía sentir mucho mas, tenia la mitad de mi miembro dentro de su cuerpo, sumergido en sus carnes, siendo parte de ella. La beso en su cuello, con mi lengua recorro el interior de sus orejas, cuello, mejillas,, y ella con la suya hace lo mismo, todo al mismo tiempo del movimiento de nuestros cuerpos. Yo retiro un poco mi miembro y la vuelvo a penetrar sin llegar mas allá que donde había quedado antes,,, era exquisito, la estrechez de su vagina envolvía cada centímetro de mi miembro, la sentía apretada, caliente, mojada, ardiente, jugosa,, todo al mismo tiempo. Nuestros cuerpos empezaron a moverse de forma mas suelta, nuestras pelvis jugaban con soltura, eran movimientos de vaivén, una penetración y otra y otra, su vagina se dejaba penetrar libremente por mi miembro hasta la mitad, como si fuese cosa de toda la vida. Sentía salir jugos de vagina con cada penetración y con eso nos empapábamos mas aun, yo queriendo comer cada jugo de su cuerpo y ella del mío. Nuestros movimientos se tornaron cada vez más rápidos, ella me pedía cada vez más presión con su pelvis. Yo dejo de apoyarme en mis codos, dejando caer todo el peso de mi cuerpo sobre el suyo concentradlo contra su pelvis, rodeo con ambos brazos sus piernas perfectas a la altura de sus rodillas, dejándola en una posición en la que sus piernas se abren al máximo retiro mi miembro hasta quedar solo el glande en su vagina, y al tiempo que ella me clava sus uñas en mis nalgas pidiéndome que la penetre con fuerza, la embisto suave pero sin dejar de ejercer toda la presión que podía,,, m miembro empezó a penetrarla hasta que llego a la mitad, ella me siguió pidiendo mas carne haciendo presión con sus manos, y yo seguí haciendo presión al mismo tiempo,,, sentía como el glande tocada el fondo de su vagina, así y todo seguimos haciendo presión con fuerza, y de pronto, sentí como el glande desgarra sus carnes de su interior,,, ella deja

escapar un alarido de dolor pero no deja de hacer presión con sus manos pidiéndome mas,, y yo no pensaba en otra cosa mas que seguir penetrándola hasta que nuestras carnes no den mas,,, el desgarro de sus carnes que sentimos dejo que la penetración siguiera hasta quedar mi miembro sumergido por completo dentro de su vagina. Ella con su rostro arrugado, empezó a tener espasmos en su vientre,, se veía exquisita, y no dejaba que sacara ni un milímetro mi miembro del interior de su vagina…estaba enloquecida,,,y yo sentía como sus jugos chorreaban de su vagina empapándonos con su olor y calidez,,,ella llevo sus pies que estaban en el aire a que se apoyen sobre mis glúteos, y con sus brazos rodea mi espalda estrujando mi cuerpo contra el suyo..me tenia atrapado, y yo era el cautivo mas agradecido pero estar en esa jaula de carne, lujuria y pasión,,, nuestras bocas se comían nuevamente, pero ahora era distinto, ella tragaba mi saliva y yo la suya,, y empecé a moverme bombeando fuertemente con mi miembro su vagina,,, era mía por

completo y yo de ella,,, cada penetración llegaba hasta el fondo de su cuerpo, soltando en cada una de ellas alaridos, suspiros y quejidos de pasión y lujuria, en cada penetración sentía sus carnes como se acomodaban a mi cuerpo, mi miembro envuelto en un ambiente estrecho y cálido, ella agradeciendo en cada embestida la carne que su cuerpo hacia suyo,,, estábamos hirviendo,,,ella me aprieta de pronto con todo su cuerpo nuevamente, lleva sus manos a mis nalgas y clava sus uñas obligándome a ejercer toda la presión que podía, sus talones presionan mis glúteos impidiendo que yo me pueda mover, y ella empieza nuevamente con espasmos, pero esta vez eran mas intensos,, y a la vez mordiéndome mis labios,, yo empecé a sentir también que no aguantaba mas,, y un escalofría empezó a recorrer desde mi coxis hasta mi miembro que estaba por completo sumergido en su vagina,,, y sin poder hacer nada para retardar lo inevitable ya que ella me mantenía atrapado sin dejar zafarme,,, explote en su interior al mismo tiempo que ella seguía con sus convulsiones,,, sentía como su vagina se llenaba de los jugos de ambos, y comenzaron a chorrear dejándonos empapados de placer. Los dos respirábamos profundamente, besándonos, yo respirando su aliento y ella el mío. Nuestros cuerpos estaban empapados de transpiración, sus pechos se veían hermosos, con la transpiración y su color tostado se veían perfectos. Estuvimos abrazados en la misma posicion cerca de 2 minutos, sin decir ni una palabra, hasta que comenzamos a separar nuestros cuerpos lentamente. Empecé a retirar mi miembro del interior de su cuerpo. No había perdido nada de su erección, todavía estaba excitado, y al comenzar a hacerlo, ella arruga su rostro y respira profundamente. Me dice que lo saque lento, ya que estaba un poco resentida. Yo me apoyo sobre mis manos con los brazos estirados para facilitar el movimiento, ella se apoya sobre sus codos para poder observar en primer plano como iba saliendo, y al haber retirado la mitad, ella con el ceño fruncido me dice que nunca había visto uno tan grande y grueso. Yo le sonreí diciéndole que no era para tanto, y fue cuando ambos vimos que junto con sus jugos y mi semen con que salía envuelto mi miembro, había rastros de sangre. Yo le pregunte si es que esta había sido su primera vez, pero ella me dice que no, que había tenido dos pololos a la fecha con quienes lo había hecho también,, pero que el mío era el doble de largo y grueso que el de sus pololos. Al ver en primer plano como iba saliendo mi miembro de su vagina me empecé a evitar nuevamente,, y cuando solo me quedaba por sacar el glande, ella me dice que lo haga muy despacio porque seguro que esa parte le iba a doler. Al llegar a esa parte, el glande quedo atascado en su interior, y para sacarlo tenia que forcejear. Ella arrugo su rostro en muestra de dolor y me pide que me espere un poco, así que me relajo y espero unos instantes. Ella también se relaja y se echa hacia atrás quedando apoyada con su espalda en el suelo y mirando el techo. Yo al verla en esa posición, con sus pechos de tamaño, color y forma perfectas mirando hacia el cielo, sus labios gruesos, carnosos y rosados, que dejaban asomar la punta de sus dientes blancos y perfectamente alineados, su nariz respingada, en fin, facciones de muñeca,,, no pude resistirme y lentamente dejo apoyar mi cuerpo sobre el de ella, y la beso suavemente en sus labios. Ella me responde el beso con toda la ternura del mundo, y nuestras lenguas comenzaron a buscarse y al encontrarse empezaron a jugar. Suavemente con una mano mía comienzo a acariciar sus pechos, pezones, bajo por su vientre y acaricio su ombligo. En un instante yo estaba nuevamente excitado, queriendo que esos momentos no terminen nunca. Sigo bajando mi mano acariciando cada centímetro de su cuerpo, pasando por su cadera derecha, y sigo por el interior de su pierna. La acaricio en cada centímetro que tengo alcance, hasta que poso mi mano bajo sus nalgas quedando aplastada con el suelo, y sintiendo los jugos que salían chorreando del interior de su vagina. El glande aun estaba sumergido dentro de su vagina, estaba atrapado y no podía salir hasta que nuestra excitación se desvanezca, y la mía iba en aumento nuevamente. Con mi pelvis empiezo a presionar ayudado con la presión que hacia con mi mano bajo sus nalgas para comenzar a penetrarla nuevamente. Al mi miembro penetrando su vagina, sumergiéndose lentamente, ganando centímetro a centímetro, nuestros jugos rebalsaban su interior y chorrean mojando aun mas mi mano, y ella comienza al mismo tiempo y ritmo el movimiento con sus pelvis,,, y la penetración siguió su curso hasta quedar por completo sumergido en su cuerpo,,, y empezamos así un ritmo suave de vaivén donde mi miembro la penetraba cada vez con mas fuerza y ella en respuesta envolvió las mías con todo su cuerpo.

La lujuria se había empezado a apoderar de nuestros cuerpos nuevamente,,,,,

Lo que paso después se los cuento cuando tenga tiempo de seguir escribiendo