Archive for the ‘Ultimos relatos’ Category

Alan mi amigo me rompió el culo

Miércoles, febrero 4th, 2009

Lo que aquí voy a contar es algo que paso cuando tenia 16 años mi nombre es Anderson Giovanni, y mi amigo se llama Alan, ambos éramos amigos vivíamos cerca entonces cerca de nuestras casa había un río muy lindo entonces siempre íbamos a el río a nadar un rato porque a mi encanta nadar, el era de mi misma edad tenia los ojos azules, cabello bien claro no es amarillo pero algo parecido, piel blanca mide 170 cm piel blanca. Bueno en fin yo soy todo lo contrario ojos cafés cabello negro un poco rizado soy moreno y mido 1.74 no soy un chico fuera de lo común soy normal no soy tan delgado ni gordo como dije soy un chico normal, bueno en fin nos fuimos para el río a nadar como era costumbre pues nos pusimos a jugar a las luchas bueno el era mas fuerte que mi siempre me ganaba en el río, ese día el me agarro por la espalda y me dice te tengo yo soy el ganador estando ubicado atrás de mi y se pegaba bien a mi note que tenia el pene erecto, me lo repagaba en mi trasero sentí extraño ya que jamás en mi vida me había dado curiosidad, casi siempre lo veía semidesnudo los dos bañábamos en bóxer y jamás me había llamado la atención cuando sentí que me lo pegaba demasiado le dije ya no juego y me dijo nada yo soy el mas fuerte de los dos le dije si es cierto pero ya se termino, y no me soltaba entonces le dije que me quitara la verga de las nalgas en forma de burla me dice perdón lo que pasa es que hace días no me saco la leche y le dije si pero yo no tengo la culpa y no puedo hacer nada el se quedo callado y me soltó después nos salimos nos secamos y nos fuimos paso dejándome por mi casa y se fue y el siguiente día paso todo igual fuimos al río e igual jugamos y me volvió a tomar de la misma forma y le dije suéltame putito y me dijo no soy puto solo que al tener pegada mi verga a tu culo reacciona es normal, le dije fíjate que no es normal somos hombres si no te has dado cuenta, se quedo callado y nos fuimos para mi casa al llegar a mi casa encontré una nota de mamá diciendo que había tenido que salir que regresaba dentro de 4 horas mas o menos, el caso es que me dijo que se quería dar un baño le dije que no había problema después nos pusimos a ver televisión y me dice tenés alguna película porno le dije si y la puse era una película de un hombre que la mujer le comía la verga se la chupaba como si fuera un helado entonces me dijo te importa si me hago una paja le dije no hay problema solo no dejes tirado al piso el semen me dijo hay lo chupas vos nos reímos y se saco la verga era una verga blanca la cabeza rosadita le media 17 centímetros por la película yo también estaba excitado y me puse a dar masaje a mi verga el me dice como quisiera sentir una mano diferente a la mía que me sacara la leche yo le dije yo también quisiera pero no hay niñas aquí solo nosotros y me dice pero nos lo podemos jalar nosotros vos a mi y yo a vos le dije estas loco y me dijo nadie tendría porque darse cuenta se acerco a mi y me agarro la verga la mía media menos que la de el la mía mide 16 centímetros cuando me la agarro sentí un escalofrió y un placer inmenso y me dice te gusta si le digo y comienza a masturbarme y me dice que haga lo mismo lo hice y no me disgusto y comencé a masturbarlo y lo disfrutaba el me dijo que rico lo haces yo le dije que bueno que te guste y le dije tu mano también sabe coger bien la verga el se río y me dice hay ha ha ha ha me voy a venir y no había terminado de decir cuando ya tenia inundada mi mano de chorros de leche y me comenzó a masturbar mas rápido y le dije ya me voy a venir haha hahaha y lancé un enorme chorro de semen fue increíble, en las pajas que yo me clavaba pensando en niñas nunca había sentido lo que ese día sentí nos lavamos y el se fue ese día después que el se fue me quede pensando en la verga de mi amigo recordando lo que había pasado me clave otra paja, bueno todo quedo así, ese fin de semana fuimos a una fiesta la fiesta era un poco lejos de nuestras casas pero como no teníamos coche nosotros nos íbamos por un atajo que llevaba directo donde vivíamos, después de la fiesta el se tomo varios tragos iba un poco borracho y cuando íbamos para la casa me dice que te pareció lo que hicimos aquel día te gusto? Le dije que si y me dijo que lo hiciéramos otra vez le dije que no porque alguien nos podía ver el me dijo aquí no cuando entremos al atajo ahí nadie pasa a esta hora cuando íbamos caminando yo iba súper nervioso y preferí ir delante de el cuando note que el se iba tocando la verga no se que me paso pero decidí pararme y le dije queres que hagamos lo del otro día el no me contesto solo me mostró una sonrisa picara y yo ya estaba con mi verga bien parada le bajé el cierre del pantalón y le metí la mano la tenia durísima y le dije que dura la tienes y me dijo te gusta? no se porque pero le dije que si y me dijo sácala toda le quite el cinturón le baje el pantalón lo deje solo en bóxer ah y estaba sin camisa porque el en el camino ya iba sin camisa por el calor que hacia se la tocaba me gustaba tener la verga de mi amigo en las manos y me dice quítate la ropa me la quité solo quedando en bóxer al igual que el yo estaba súper excitado y nervioso por el lugar y yo pensaba en masturbarlo como la otra ves cuando de repente me dice te recuerdas de la película que vimos el otro día te recuerdas como le chupaba la verga la mujer a el hombre entonces le dije que si y me dice mamamela y le dije que no que me daba asco el me dijo si me quisieras como amigo me lo harías y sin miedo porque esto solo queda entre nosotros, le dije esta bien me arrodille frente de el y me lo metí en la boca era algo raro pero ala ves delicioso sentir la piel suavecita calientita dentro de mi boca y recordaba lo que la mujer le hacia al hombre en la película entonces me lo sacaba de la boca y le lamía la cabecita rosada y el decía ummm que rico y me decía te gusta y le decía que si y el me acariciaba el cabello luego de unos 5 minutos chupándole la verga me dice, te la quiero meter  y me asuste y le dije que no me gustaba eso y me dice que sabemos si te gusta probemos si no te gusta entonces ahí la dejamos esta bien le dije entonces me puse de perrito y el se puso saliva en el pene y con un dedo me puso saliva en mi culito aun virgen y se pone tras mío y me dice te va a gustar, yo no decía nada cuando siento que algo intentaba entrar eran los 17 centímetros de verga que tenia mi amigo no era la mas grande del mundo pero si grande para mi culito virgen cuando me la intento meter yo le dije  me duele sácala y me dice espérate se quedo si hacer ningún movimiento ya no sentía dolor cuando de repente entra un poco mas y le digo me duele mucho Alan sácamela por favor casi llorando y me dice solo es al principio después te vas acostumbrar después me la mete toda yo lloré se quedo sin hacer ningún movimiento y después comenzó a moverse suavecito un mete y saca bien suave sentía algo rico y a la ves doloroso luego el dolor se me olvido y sentía que me moría de lo que sentía, sentía una sensación nunca antes experimentada mientras me cogía me decía te gusta lo  que te hago? Le dije si mucho, me dice dejaras que te vuelva a meter mi verga? Le dije si tu quieres  entonces el agarro mi verga y me comenzó masturbar y me dice ya quiero dejarte lleno de leche tu culo y le dije lo que quieras y me comenzó a meter la verga mas y mas hasta siento que yo me estaba corriendo expulse un chorro que no tenia idea de donde había salido y me dice te gusta mi verga le decía yo si me gusta y me decía te la vas a comer cuando yo quiera yo le decía cuando tu quieras y me dice quieres que te deje lleno el hoyo de leche le digo déjamelo todo dentro y como estaba un poco tomado jamás acababa y en un mete y saca se le salio completamente yo no le dije nada me gustaba sentir la verga que solo me besara el culo y se ríe y me dice no que muy machito y a quien le habías dado el culo y le digo a nadie porque dices eso y me dice si ya ni socas cabrón le dije lo que pasa es que la tenés afuera y me dice porque no me dijiste antes porque me gustaba lo que hacías le dije y me la clava de un solo como había presemen no se dificulto la entrada de su verga otra vez sentí rico cuando me dice sabes que por engañarme no te doy leche y le digo no papi déjame tu leche en mi culo y me dice suplícame que te dé mas verga y le digo dame mas por favor méteme mas la verga y me dice hoy si hahaha ah ah ah ah en eso siento otra corrida sin tocarme la verga y las contracciones en mi culo lo hicieron acabar se quedo si moverse detrás de mi me dijo que rico culito tienes y es solo mío y no me la sacaba hasta que perdió tamaño y la saco y nos vestimos y sin decir nada nos fuimos cada quien para su casa. Yo llegue a mi casa me fui para mi cuarto y pensaba en lo que había pasado era claro que eso iba a cambiar mi vida para siempre, bueno después de esto pasaron otras cosas pero se los contare en otra ocasión espero no se hallan aburrido por tanto rodeo gracias por leerlo adiós hasta el siguiente relato.

Mi email.es              placeroculto@hotmail.es

El mejor amigo de mi hijo

Martes, febrero 3rd, 2009

Hola mi nombre es Daniela tengo 40 años y el relato que les voy a contar es verídico.

Hace unos meses atrás mi hijo me dijo si su mejor amigo de mi hijo un chico de 22 años llamado Renato podía venir a quedarse unas semanas con nosotros por vacaciones. Lo conocía bien a el y sus padres desde que nació y siendo el mejor amigo de mi hijo nos teníamos una gran confianza tanto así que me decía Daniela. Yo por mi parte trabajo dando clases de ingles en un instituto por mi casa tres veces a la semana y los días que no voy me dedico a mil labor de instructora personal de aeróbicos en muchas casas de gente de mucho dinero lo cual me mantiene en forma mis medidas son 100-65-115 es decir soy muy voluptuosa, tengo muchísimo de cadera y un potente trasero que siempre ha vuelto locos a los hombres principalmente a mi ex marido del cual me separe debido a que me saco la vuelta, soy rubia natural de ojos verdes estatura mediana.

Ya estando Renato instalado en la casa, me dispuse a ir a trabajar y vi. que no me quitaba la vista de encima y es que me había puesto un pantalón de tela ajustado a mis glúteos, Renato me comia con la mirada y no se perdía ningún detalle cuando me volteaba cosa que inconcientemente me gustaba viniendo de un chico alto y muy fuerte ya que practicaba desde niño lucha libre y rugby lo cual lo mantenían con un soberbio físico lo cual siempre me impresiono.

Esa noche al dormir no pude dejar de pensar en la forma como me comia con los ojos, empecé inconcientemente a fantasear con el, con su potentes brazos sus pechos muy duros y musculosos sus fuertes hombros y lo salvaje que sería en la cama, imaginaba que me devorara completa ya que desde que me separe de mi marido no he tenido nada con nadie y siempre había soñado hacerlo con un hombre fuerte que me hiciera sentir una mujer de verdad.

Renato era de esos chicos con carácter muy fuerte a diferencia de mi hijo quien tiene un carácter más debil y precisamente por eso se hicieron los mejores amigos ya un día Renato lo defendió de un par de muchachos mayores que el que querían pegarle a mi hijo en una discoteca enfrentàndoseles y pegándoles a los dos el solo debido a su musculatura y afición a la lucha libre. Es así que partir de ese día le tome una confianza muy grande tanto que lo consideraba como un hijo más pero las cosas iban a cambiar.

A los días siguientes decidí cambiar mi modo de vestir, quería volverlo loco, jugar un poco con mi invitado, es así que salí al centro comercial a comprarme ropa, me compré un par de jeans azules de lycra fina sin bolsillos en la parte trasera que me quedaran súper ajustados, una remera rosada ajustada también y unos leotardos color negro con azul. Me puse los jeans en casa y me mire frente al espejo, no lo podía creer, estaba de escándalo, esos jeans me quedaban increíblemente apretados tanto que me partían la cola en dos dibujando una preciosa cola  haciendo resaltar mas caderas a mas no poder, al igual que hacían ver mis piernas mucho mas gruesas que antes. Salí a comprar lozas para el piso, bolsas de cemento y pinturas ya que estaba construyendo un cuarto para huéspedes en la azotea y además como quien hace hora hasta esperar que regrese Renato con mi hijo del gimnasio. En la tienda todos los hombre me comían con la mirada inclusive al unos chiquillos escolares de 16 años aprox. Que se quedaron mirando embobadas  mis curvas.

De regreso a casa supuse que ya habían regresado, es así que metí mi camioneta al garaje y llame al intercomunicador para que mi hijo y Renato me ayudaran, el primero en bajar fue Renato quien al verme en esos jeans de lycra súper ajustados no pudo dejar de decirme lo linda que me veía en esos pantalones, yo por su puesto me di vuelta a para que viera Renato, note que su miembro se le paro sobre el pantalón. En eso llego mi hijo y les dije que me ayudaran a llevar las 2 bolsas de cemento primero, mi hijo intento cargar la primera bolsa de cemento pero no pudo porque eran realmente pesadas (50 kg aprox.) es asi que Renato se río con malicia y alzo las dos bolsas de cemento el solo en sus hombros y me guiño el ojo yo quede muy impresionada por su fuerza y subiendo primero le dije en tono burlón que malo era por reírse de la debilidad de mi hijo y que era muy fuerte, el por supuesto le gusto ese comentario y con la otra mano llevaba un balde de pintura, yo subia delante de el, lentamente, el no dejaba de mirarme las tremendas nalgas que parecían querer reventar los jeans de lycra que llevaba, cuando llegamos le agradecí con un beso en la mejilla y nos metimos adentro, yo me fui a cambiarme a mi cuarto y ponerme el leotardo azul tipo hilo dental que se metía dentro de mis nalgas con las mallas color negro para subir al mini gimnasio que tenia arriba ya que aun era temprano el y mi hijo por su parte fueron a su cuarto y se metieron a la computadora. Cuando estaba apunto de terminar de pronto escuche que Renato y mi hijo se gritaban muy fuerte y se insultaban, me asusté y fui rápido al cuarto de mi hijo y vi. que Renato había levantado a mi hijo con los dos brazos agarrado de su polo contra el espejo y amenazaba con golpearlo. Yo le grite a Renato y le dije que lo suelte, el no me hizo caso y le repetí con tono mas enérgico , él se amargo pero soltó a mi hijo pero al verme con esos leotardos se quedo paralizado, también mi hijo, entonces yo les dije a los dos que pasaba ahí, mi hijo me respondió muy molesto diciéndome que no le había gustado la forma como se refirió a mi en un video que tenia en la computadora donde aparecía yo haciendo ejercicios con mis mallas ajustadas, yo le pregunte

Yo: ¿como así cariño?

Hijo: dijo que eras toda una mamacita y que estabas muy buena

Yo: pero hijo eso no es malo, ¿acaso no te gusta que tu mamá se vea guapa? No lo dijo en serio

Hijo: mama pero eso no es así tampoco

Yo: cariño Renato solo quiso decirte que tu mama es linda nada más

Renato: claro que si Darío, tu mama es muy linda eso es lo que quise decir nada mas deberías sentirte orgulloso de tener una mama así

Yo: gracias Renato eres muy galante.

Al decir esto me di la vuelta y vi como sus ojos se clavaron en mis nalgas y mi hijo también lo noto, esa noche soñé que Renato me hacia el amor de una forma salvaje y me masturbé pensando en el. Al día siguiente decidí probar con una falta muy larga y ancha y una camisa blanca apretada arriba, no quería mostrar todo de golpe, el y mi hijo se amistaron y fueron a la calle, yo me puse algo triste por que  sabia que se irían todo el día igual me fui a las clases de ingles y volví en la tarde y los encontré en la sala discutiendo un poco, yo les dije

Yo: ¿Que pasa ahora muchachos?

Hijo: Es que esta noche teniamos pensado ir a una discoteca a conocer chicas pero le he dicho a Renato que no voy a poder ya que tengo mucha gripe y se ha molestado porque no quiere ir solo.

Mama: bueno, ¿pero que se le va a hacer?

Hijo: (pensando) ¿Porque no vas con el? Renato: si por favor Daniela vamos

Yo: esta bien pero regresamos temprano eh

Renato: claro (guiñandole el ojo a mi hijo)

Esa noche me puse aquellos jeans de lycra, me mire al espejo y vi. que estaba para causarun infarto, esos pantalones me quedaban súper mega ajustados tanto asì que parecía una segunda piel, me puse la remera ajustada color rosado que me compre también, Renato me vio y vi que no lo podía creer, me di vuelta y delante de mi hijo me dio una silbada, mi hijo también dijo que estaba guapa, salimos a la fiesta y bailamos y tomamos toda la noche, cuando bailábamos y con las copas encima me decía que era la mujer mas preciosa sobre la tierra que estaba muy buena  que nunca penso que la mama de su amigo estuviese semejante trasero en eso entre el tumulto de la gente pusieron un reggaeton y me voltio y le puse la cola hacia fuera y se pego a mi, yo por mi parte le refregaba todo el pedazo de trasero que tenia y se lo movía en círculos a su entrepierna, en eso veo que en una parte de la canción el baja hasta debajo de espaldas a mi y mis glúteos golpean su frente por un segundo, me dio mucha vergüenza porque un grupo de chicos nos miraba y le dije que ya nos fuéramos.

En el taxi el se acerco a mi y me beso, me besaba con mucha fuerza y pasión, me decía que quería hacerme el amor toda la noche como nunca lo había hecho y que me iba a comer todo el trasero, me llevo cargada los cuatro pisos hasta mi casa,  entramos me llevo a mi cuarto y ahí me bajo, lo senté en una sillón que tengo en mi cuarto me dio vuelta y me dio la orden que no hiciera nada, me abrazo por atrás contorneando toda mi voluptuosa figura y me besaba la espalda hasta que llego a su parte favorita, los glúteos, yo moví mi cola como ofreciéndosela y el se quedo embobado mirando semejante trasero en aquellos jeans de lycra súper ajustados, sentía su respiración en mis nalgas, respiro un profundo respiro ufff… y me beso los cachetes y metió su cara en medio de mis nalgas, yo movía mis nalgas en círculos y miraba el espejo y era una locura, no lo podía creer, me cargaba hacia arriba ponía todo mi peso en su cara metida en mis nalgas al mismo tiempo tocándolas, estaba como loco no paraba de besarme todo el trasero, yo gemía como loca y me decía que era un sueño hecho realidad, que tenia el mejor trasero del mundo y que siempre seria suyo. Estuvo un tiempo larguísimo entre mis nalgas hasta que me bajo el pantalón con mucha dificultad parecía que me lo arrancaba y me senté encima de el en el sillón, luego me llevo a la cama y metió su cara entre mis piernas y me comia el conejito hasta que llegué a un orgasmo terrible el también, me puso en cuatro patas y me besaba las nalgas con desesperación hasta que me metió un dedo y luego me lo metió por atrás, yo parecía desmayarme con semejante cuerpo haciéndome trizas, le dije que siempre había querido hacerlo con un hombre de verdad muy fuerte y varonil como el y cuando le decía esto el tomaba mas fuerza y ritmo y me apretabas las tetas y me las besaba con mucha fuerza y lujuria, estuvimos así toda la noche hasta la mañana donde mi hijo abrió la puerta de mi cuarto y me encontró a mi tirada sobre el cuerpo de el dentro de las sabanas, mi hijo por su parte no se sorprendió tanto y delante de él me dijo que ese día del altercado con el, Renato le confeso que quería todo con su mama y que quería una relaciòn estable y sin problemas y que el no se iba a interponer entre nosotros y que yo también tenia derecho a ser feliz y satisfacer mis necesidades ya que desde la separación de mi esposo hace años no estaba con nadie. Solo nos pidió discreción y que no andaramos exhibiéndonos en publicó.

A  partir de ese día lo hacemos dos veces a la semana a veces tres en todos los sitios posibles, hasta en el ascensor, el amigo de mi hijo ha pasado a ser mi amante y macho perfecto, nos queremos mucho, disfrutamos del sexo a mas no poder, inventando todos los juegos y poses posibles y espero que esto permanezca así siempre, su mama y papa de Renato no saben nada ni espero que lo sepan, mi hijo por su parte se fue a vivir con su padre al mes siguiente deseándonos suerte y que nos cuidáramos, partir de ahí la relaciòn de Renato con mi hijo se ha deteriorado un poco pero aun siguen siendo amigos, ya no como antes pero espero que algún día mi hijo pueda comprender del todo que las necesidades de una mama soltera son mayores. Este relato es totalmente real y espero comentarios por parte de los lectores.

Atentamente

Daniela.

danieladiaz12@yahoo.com

Amor filial

Lunes, febrero 2nd, 2009

Todo empezó cuando yo tenía 15 años. vivía con mis padres como todo chico de esa edad. En mi casa somos varios hermanos y una sola hermana. Como en todos los hogares siempre que se van los papas algo sucede en la casa.

Un día mis padres no se encontraban, y yo me fui para su cuarto a mirar tv con mi hermana, ella en ese entonces tenía 12 años. Como todo adolecente quería en ese momento ver en la tv una peli de porno para experimentar. Me daba miedo porque mi hermana estaba conmigo, por lo que termine viendo una película que no era porno pero si tenía bastantes escenas de sexo, en las que no se muestra nada pero uno sabe lo que pasa.

En ese momento al ver estas cosas en la televisión me sentí excitado y quise tocar a mi hermana, ella parecía también emocionada por lo que estaba pasando. En ese momento sentí que mi corazón se salía de mi camisa, era la primera vez que tenía una mujer tan de cerca. No aguante las ganas y empecé a tocarla, por lo que pensé que mi hermana se disgustaría, pero por lo contrario ella me acepto, y empezamos a tocarnos..Sentía sus pequeños pechos y su vagina apenas con algo de bello…era emociónate sentir como esa vagina empezaba a mojarse y como mi miembro se ponía erecto…pensé en ese momento mientras tocaba a mi hermana en desnudarla para verla, entonces tome la iniciativa y le quite los pantalones y la ropa interior..fue algo realmente emocionante..ver ante mí una mujer desnuda..mi hermana se retorcía del placer y yo no aguantaba las ganas de llevar mi pene dentro de ella..

Seguí besándola y acariciándola mientras metía mis dedos dentro de su vagina que botaba flujos sin parar..y sin darme cuenta ya estaba en contacto con esa vagina deliciosa que me hacía sentir algo que no había sentido antes..Masajeaba mi pene contra ella..y la tocaba entera..Pero sin penetrarla..Éramos muy jóvenes y no quería que ella quedara embarazada, por lo que decidí llevar mi miembro para la parte de atrás de mi hermana..hooo..Que delicia..Podría decir que era igual o mejor que su vagina, en ese momento pensé que no había problema en que la penetrara…pero como mi hermana era también adolecente no había tenido nunca una experiencia así,  por lo que decidí masajear mi pene en su trasero y en su vagina..era delicioso..Además mi hermana gemía de placer…muchos masajes y besos hicieron que yo no aguantara mas y viniera mi leche encima de ella…..

Ese día nunca lo olvidare…

Después de ese día, cada vez que mis padres nos dejaban solos a los dos, nos dedicábamos a tener relaciones, que cada vez eran mas excitantes…estos encuentros duraron casi un año..a veces sin que nadie nos observara..Tocábamos nuestros genitales para calmar un poco el deseo…

Los años pasaron nos hicimos grandes y el tema se dio por olvidado, yo Sali de mi casa para empezar mi carrera en la universidad y veía muy poco a mi hermana..

El tiempo transcurrió entre mi carrera y otras cosas..Varios años en los que apenas si veía a mi hermana..y cuando la veía no era gran cosa..Pensé que eran cosas de chicos y que jamás volverían  a pasar….eso creía yo…..

Un día llegue a mi casa después de mucho tiempo sin ver a mi familia…de repente veo a mi hermana convertida en una belleza..era impresionante verla..Senos enormes, trasero de modelo..Cara preciosa..Era de verdad un bombón…más de un pensamiento paso por mi cabeza ese día..Pero nunca llegue a pensar que pasara algo de nuevo..ni pensarlo en ese momento…

Un día recibí la noticia de que mi hermana venia para la ciudad para tomar un curso que duraba casi un año…yo les dije a mis padres que no había problema en que ella se quedara en mi casa para que no se hospedara en un hotel…….fue así como llego mi hermana..y esa noche como no había otra cama ella se acostó conmigo..no pude dormir esa noche de pensar que tenía una mujer a la que cualquier hombre querría follar…los días pasaron y de nuevo recibí la noticia por parte de mi hermana de que si podría vivir en mi casa para que a ella le alcanzara el dinero, yo le dije que no había ningún problema por ello..Además que mi hermano menor también venia con ella y realizaría sus estudios en la universidad..

Pasaron unos meses y nada de raro pasaba en la convivencia con mis hermanos..

Hasta que un día de mucho frio recuerdo bien, mi hermana y yo quedamos solos..yo estaba mirando tv en mi cuarto y ella estaba haciendo algunas labores domesticas..no podía concentrarme viéndola, llevaba unos pantalones muy cortos y una blusa que dejaba ver el tamaño de sus seños..Espié a mi hermana haciendo pretexto de cualquier cosa para acercarme y verla..Estaba sencillamente deliciosa..piernas bien formadas..un trasero de lujo y un enorme sexo que se veía por debajo de su pantalón corto..

Fui a mi cuarto nuevamente, puse una película en el Dvd, le dije a mi hermana si quería verla y ella me dijo que si..Aproveche el momento y le dije a mi hermana que nos metiéramos por debajo de las cobijas para calentarnos del frio..ahhhh…nuevamente empecé a sentir lo que hace muchos años no sentía..Deseo por mi hermana..

Como yo no podía desaprovechar esa oportunidad abrace a mi hermana, y sentí su calido aroma, empecé a excitarme y como yo también tenía pantalón corto pase una de mis piernas por entre las suyas…que delicia!!!ahhh..sentí algo orgásmico en ese momento…no aguantaba y no sabía qué hacer..Metí mis manos por debajo de su camiseta y sentí su ombligo y su estomago suave…pase mi otra pierna hasta llegar a ponerla encima de su sexo..Era delicioso, no podía creer que estuviera haciendo eso con una mujer que en realidad era una belleza…de la excitación..le di pequeños besos detrás de las orejas y sentí como mi hermana empezaba a respirar cada vez más rápido…subi mis manos y alcance a tocar su sostén…masajeé su sexo con mi rodilla..ahh..era delicioso…hubiera querido que ese momento no acabara…pero no hubo el final que yo esperaba..Porque inesperadamente llego mi hermano y mi escena erótica se vino al suelo…

Al día siguiente sucedió algo parecido con mi hermana..pero esta vez sabíamos que estaba por llegar mi hermano por lo que no quise avanzar las cosas…

Mi duda amigos..es porque mi hermana en ese momento no me decía nada..Solo se quedaba callada sin decir deja de hacer eso….

En el momento estoy esperando que uno de esos momentos se repita otra vez , para comprobar si lo que hicimos de niños lo haremos ahora también….

Agradezco sus comentarios y si alguien me puede decir como lograr esos momentos tan deliciosos con mi hermana o cómo hacer para que ella ceda, no duden en escribirme, les aseguro que en el momento en el que pase algo erótico se los hare saber…

jamest13@gmail.com

POR FIN EN MANOS DEL DOCTOR

Domingo, febrero 1st, 2009

Mi relato comienza en el aeropuerto, tomando un avión rumbo a Buenos Aires, a la espera del encuentro más pasional y placentero de toda mi vida………..
Conocí al apuesto doctor Martín una calorusa noche del mes de junio a través de una conversación por messenger.Casi desde el primer momento que ví su imagen tuve la certeza de que podríamos llegar a ser algo más que amigos. Era un atractivo médico ginecologo, residente en buenos aires, pasaba de los cuarenta años, pero eso quizá lo hacía mas deseable y morboso para mí. Era alto, moreno, fuerte, ojos cautivadores, sonrisa preciosa, labios carnosos,,,,,
Durante algún tiempo estuvimos manteniendo conversaciones por messenger,al principio más dulces e inocentes y con el paso del tiempo más apasionadas y morbosas,,,,,. Un tiempo después, sin conocer exactamente el motivo dejó de mantener contacto conmigo, pasaban y pasaban los días y no tenía noticias de él,, el tiempo fué pasando y mi deseo de nuevos encuentros con él iba creciendo. Llegó el verano, una mala época me hacía recordarle aún más, empecé a pensar en la idea de tomar un avión e ir personalmente a su encuentro y así lo hice, busqué su dirección, la apunte en mi movil, saqué unos billetes y en una semana estaba volando rumbo a buenos aires.
Durante el vuelo no podía parar de pensar en como sería nuestro encuentro, que ropa ponerme, como maquillarme, como pondría mi pelo, el perfume, como se tomaría el mi llegada, si habría química entre nosotros………….
Una vez llegada a la ciudad tomé un taxi y fuí camino del céntrico hotel donde tenía mi reserva. LLegué sobre las 15.00 horas, como el hotel estaba cerca del hospital donde trabajaba dudé si acercarme esa misma tarde, pero al final opté por descansar del viaje, salí de compras para buscar algo lindo de ropa para estar preciosa para él. Después llamé al hospital para citarme con él, como otra paciente cualquiera.Tuve suerte y pude conseguir una cita para el día siguiente, a las 13.30 horas, sería la última paciente de la mañana.
A la mañana siguiente me levanté temprano, tomé un baño arómatico, me maquillé sutilmente, recogí mi pelo de una forma muy sencilla que me aportaba un aire muy sensual. Comencé a vestirme. El día anterior compré un precioso conjuntos de ropa interior negra, con bordados en rojo, con transparencias, ligueros negros,, me pusé unos lindos pantys de rejilla, una falda negra, ajustada, que me quedaba un poco por encima de las rodillas , una blusa blanca muy entallada, con un precioso cuello,,unos tacones negros y un abrigo precioso, largo hasta los pies.Antes de salir aplique mi dulce perfume detrás de las orejas y en el cuello, un útlimo vistazo en el espejo, brillo en los labios, tomé el bolso y me dispuse a llegar caminando hasta el hospital.
LLegué al hospital unso 20 minutos antes de la cita, todo era como me lo imaginaba, muy ordenado, muy correcto, muy profesional, serio. Le dí mis datos a la enfermera de él, yo la conocía, había oido hablar de ella, había charlado alguna vez, nos teníamos un cariño mutuo, al darle mis datos no me conocío por nombre y apellidos pero si cuando la dije que era la galleguita,,,,, que había venido de españa para ver por fin al doctor martín, se alegro muchisimo, me dijo que estaba féliz de verme allí, que procuraría que después de las 13.30 el doctor solo tuviera tiempo para mí.
Poco a poco la sala de espera se fué vaciando, las pacientes salían,, cada vez se acercaba más el tiempo de encontrarnos y cada vez mi pulso y mi respiración se aceleraba más y más. Cuando la última paciente entró, mi amiga le enfermera entró para decirle algo y dejó la puerta entreabierta, apenas sin poderlo creer su imagen aparecío al fondo de su consulta, era sin duda mucho más lo que pudiera haber imaginado.El corazón me latía a 1000 por hora cuando pude observarle,,,, vi su precioso pelo muy arreglado, sus enormes manos, su sonrisa, sus labios,,,,,no me podía creer que mi sueño fuera hacerse realidad.
A los pocos minutos la paciente que estaba dentro salío, llegó la enfermera, me guiñó el ojo y me dijo que era mi turno y que esperaba que pudieramos tomarnos un mate juntas.
Entre en la consulta, medio temblorosa, emocionada, el miraba su agenda y sin levantar la vista de ella me dijo que tomara asiento. Me senté frente a él, levanto su vista y por un momento, mientras nuestras miradas se encontraron pareció que el tiempo se detuvo. En unos segundos su cara cambió de sorpresa a emoción y alegría. Se levantó rápido ,vino a besarme, nos abrazamos y charlamos largo rato sobre mi viaje, como marchaban nuestras vidas, nuestras familias….. Me preguntó si la visita a su consulta era solo personal o también profesional y le dije que ambas.Le dijé que de un tiempo atrás me encontraba algo mareada, cansada, me dijo que si le daba permiso para examinarme y le dije que por supuesto.
Dulcemente me cogió de la mano y me sentó en su camilla. Primero me tomó la presión arterial,mi pulso, palpó mi cuello,después saco el fonendoscopio de su bolsillo de la bata y me dijo que desabrochara unos botones de mi camisa. Posó el frío fonendo en mi pecho y me dijo que debía tranquilizarme y tomar aire,era increible la sensación de tenerle tan cerca de mí. Después se puso detrás mía, saco un poco mi blusa y metío su mano por mi espalda para poner el fonendo ahí, sentir como su mano rozaba mi espalda mi hizó tener un escalofrío.Pusó su mano en mi frente y me dijo que tenía la sensación de que yo podía tener algo de fiebre. Se acercó a un armario cercano y saco un termometro eléctrico, me lo puso bajo la axila y mientras esperabamos el resutado me acarió dulcemente la cara, me dijo que no debía preocuparme, que le cuidaría muy bien de mi,,,,
A las 5 minutos el termometro pitó, lo miramos y marcaba cerca de los 37 grados y medio, el me dijo que tenía la sensación de que tenía algo más de fiebre, pero que esos termometros no eran fiables al 100%,me pidió permiso para poder tomarme la temperatura de otra fomra.
Volvió de nuevo al armario, esta vez sacó un termometro de cristal de mercurio, pude oberservar que la cabeza era más ancha por lo que enseguida deduje que era un termometro anal. Me dijo que confiara en él.
Se sentó en una de las sillas de la consulta, se quitó su bata blanca y me dijo que me acercara hasta él.Me cogió de las piernas y suavemente fué subiendo mi falda hasta la cintura, puso sus manos en mis caderas y arrastró hacía abajo mis braguitas, dió una palmada sobre sus piernas y me dijo que me tumbara sobre él. Así lo hice, era algo super excitante para mí. Con mucha delicadeza separó con una de sus manos mis glúteos,colocó la punta del termometro sobre mi culito y empujo suavemente,,,,,,,,,tuve que hacer esfuerzos por no gemir,,, era muy placentero sentir como el frío cristal entraba en mi cuerpo y mas cuando eran sus manos las que lo empujaban. Empecé a notar como comenzaba a excitarme, notaba como los fluidos comenzaban a humedecerme y temi por un momento poder mancharle el pantalón.
Me dijó:
-¿ te molestas?
– en absoluto, al contrario.
Entonces él con una dulce presión comenzó a sacar y a meter el termometro en mi culito, varias veces,,era muy placentero.
Pasados unos minutos me dijo que era hora de un examen más a fondo, que pasara a un cuarto anexo y me pusiera una bata blanca de papel que había allí. Salí con ella puesta y me dijo que me tumbara en la camilla. Se acercó a mi y comenzó a palparme dulcentemente todo mi abdomen.Despés de unos minutos me dijo que colocara mis piernas sobre los estribos, a modo de postura para examen ginecologico. Tenía una mezcla entre vergüenza y excitación, pero podía más el deseo de placer.
Se sentó frente a mís genitales ,,, ví como se colocaba unos guantes de latex mientras me miraba y sonreía. Comenzó palpando suavemente mis labios vaginales, los separó, palpó el ya abultado y rojo clítoris,introdujo sin ninguna dificultad un par de dedos de su mano derecha en mi vagina mientras con la mano izquierda me palpaba el pubis. Los sacó y los metió en varias ocasiones, cosa que, irremediablemente hizo que comenzara a emitir pequeños gemidos.Entonces me miró y me dijo me preparara para el placer más absoluto.
Comenzó a masturbarme,,, primero suavemente y después con bastante presión,,introducía cada vez más dedos en mi vagina,,los metía y sacaba con muchisima rapidez,,, tiraba de mi clitoris,, lo presionaba haciendo circulos, tiraba de mis labios,,,,,era un placer increible,,,,,,,poco después me miró con mucha picardía y vi que su cabeza bajaba hasta apoyarse en mi coñito. Comenzó a besarme de arriba a abajo, los labios, el clitoris,, las inglés,,,,, se detuvo mucho en el clitoris, lo succionaba,,,,,,, lamía, mordisqueaba,,,,mientras hacía eso sus dedos entraban y salían con mucha rapidez de mi vagina. Después su lengua se dedico a meterse en mi coñito,mientras con sus manos acariciaba mi clitoris, me miró y me dijo que mi iba a hacer algo increible. Acercó su mano derecha,,,, el dedo pulgar lo dejo haciendo circulos y presionando en mi clitoris, 3 dedos entrando y saliendo a toda velocidad de mi vagina y el dedo meñique lo puso sobre el agujero de mi culo y empezó a empujarlo hacía dentro,, poco a poco,,,fué una locura, yo no podía parara de gemir,mientras él con su mano izquierda acariciaba mis tetas,, las apretaba,,,,cada vez su dedo pulgar hacía más presión en el clitoris, sus 3 dedos entraban más y más profundo y el dedo meñique estaba ya totalmente metido en mi culo. No pude aguantar así ni 5 miutos cuando me vino el primer y brutal orgasmo. Tuve que esperar unos minutos hasta poder recobrar el aliento y parar de tener espamos. Me levanté de la camilla, le bese apasionadamente,,,, le acaricié el culo,,, palpé su pantalón y pude ver la tremenda excitación que tenía. Le dije que ahora cambiariamos los papeles y que yo sería la doctora.
Me senté frente a él y baje sus pantalones, pudo imaginar lo enorme que era su polla cuando casi reventaba los boxers que llevaba. Se los bajé y pude ver por primera vez su polla, tan brillante, tan roja, tan ancha,,,, super apetecible. Le hice tumbarse en la camilla,, poner las piernas sobre los estribos y comencé a jugar.
Primero soplé dulcemente sus genitales, después comencé con sutiles caricias,,,, acaricié en primer lugar sus huevitos,,,,,los masajeaba,,, con la otra mano acariciaba el perineo,,después una mano siguío acariciando sus huevos mientras la otra comenzó a subir y a bajar por su enorme polla. Primero despacio,,, y después mas rápido y con más fuerza,,,,empecé a subir y a bajar muy rapidamente,, el gemía de forma brutal,,, sin que se lo esperara en un segundo agache mi cabeza y metí todo lo que pude su enorme polla en mi boca, eso le quedo sin aire. Seguía acariciando sus huevos mientras me comía de una forma brutal su polla. Después comencé a larmele los huevos,, a succionarlos, los metía en mi boca mientras le masturbaba….después no deje un centimetro de su polla sin lamer, toda, de arriba a abajo,,, hice mucho incapié en su glande, le daba con la punta de mi lengua,,,le chupaba, lo mordisqueaba,,volvi de nuevo a intentar meterla del todo en mi boca, pero no cabía… el agarraba mi cabeza`y empujaba,,y yo tragaba todo lo que podía mientras hacía mucha presión con mi boca.
De repente se lenvató de la camilla sin yo esperarlo y me dijo que no aguantaba más, que deseaba como nunca había deseado a nadie follarme. Me tumbó n la camilla boca arriba, abrío con sus fuertes brazos mis piernas al máximo, las elevó,,, cada vez se acercaba ás y más a mí con su enorme polla,,,,,, la puso a la entrada de mi coño y comenzó a empujar,,,,primero suave,, muy suave, yo notaba como me penetraba en mi interior, con mucha fuerza, el empujaba porque quería que sintiera cada unos de sus centimetros dentro de mí.Llégo hasta el final de la vagina y entoncés comenzó una marcha brutal. Me cogió de los hombros con sus fuertes brazos y me folló de una forma increible. Entraba y salia a toda velocidad, como un toro desbocado,con muchisima fuera, empujando muchisimo, yo no podía parar de gemir ,, solo le gritaba que quería más y´más, así, así , mas fuerte,,,,, mas fuerte. Estuvimos varios minutos con esa marcha increible cuando de repente se paró y me dijó que sabía muy bien como hacerme disfrutar al maximo.
– Ponte de pie, me dijo.
Me arrancó toda la ropa que llevaba, me agaró con mucha fuera de los brazos y de un rápido movimiento mi giró y me pusó a cuatro patas sobre la camilla.
– Ahora verás lo que es bueno, me dijo
Pasó su polla por mi vagina, la mojo con mis fluidos,,, con sus manos separo los cachetes de mi culo,,,puso la cabeza de su polla a la entrada de mi culo y comenzo a empujar. Yo gritaba en una mezcla de dolor y placer, el seguía metiendola, cada vez más y más dentro,,, yo sentía dolor,,, y el pasó su brazo derecho por debajo de mi cintura y comenzó a masturbarme. Era increible,,, cada vez metía más y más si polla en mi culo , cada vez me masturraba más y más rapido.
– vamos española, muevete,,, vamos, fuerte,, me dijo
Comenzó a metermela on mucha rapidez,, sacaba y metía, la sacaba y metía con mucha fuerza y mucha rapidez,,,,yo gritaba:
– asi, asi, asi, doctor. así, mas fuerte, mas fuerte,, mas,,, masssss
El ritmo era bestial , pasados unos minutos ya no podia más, le dije que quería correrme,,,,, entonces el comenzó de nuevo masturbarme y esta vez cogío aún un ritmo más rapido de penetración,,,,,,los dos gemiamos como locos, tomó mis caderas y comenzo a empujar más y más fuerte hasta que no pude más y llegué al orgamos, el llegó unos segundos después e inundo todo mi culo con su semén.
Fué sin duda la experiencia sexual más increible de mi vida. Tan solo pensaba en los espectaculares días que me quedaban de placer en buenos aires………
Dedicado a mi doc de su gallega

Mi Familia III

Sábado, enero 31st, 2009

En el último relato conté como me separaron de pronto del lado de mi padre, ya que la puta de mi madre se fue a vivir con un hombre adinerado y me llevó con ella, alejándome de mi máxima felicidad.

Pasaron más de siete meses, y ni una noticia de mi padre, por ahí pude escuchar que mi madre trataba de sacarle una firma y que él no se la entregaba, pero nada más, mientras yo vivía vigilada.
La nueva casa, perteneciente al “protector” de mi madre, era una verdadera mansión, no faltaba nada, pero yo me aburría frecuentemente, y como no estaba acostumbrada a tener amistades no podía salir ni hacer nada fuera de lo común. Pero yo estaba decidida a recuperar a mi papito, y lo haría como fuera.
El amante de mi madre continuamente trataba de congraciarse conmigo y yo siempre lo rechazaba en forma violenta, mi madre se enfadaba conmigo y prácticamente desde que habíamos salido de nuestro hogar que ya ni siquiera hablábamos tres palabras sin gritarnos, ella había optado por ignorarme, y salía todos los días de paseo, de compras, de peluquero y quien sabe que otras cosas mas con sus nuevas amistades. En tanto que su nuevo amor pasaba las tardes en casa trabajando en su despacho.
Y entonces se me ocurrió, si me ganaba el afecto de este hombre, quizás lograría que me permitieran ver a mi papito nuevamente, y entonces comencé a planear formas de ganar su cariño y atención. Después de todo, esta no sería ni la primera ni la última vez que le quitaría la atención de un hombre a la puta de mi madre.
Un día, en que le encontré trabajando solo en su despacho entre despreocupadamente y me senté en uno de los sofá de la habitación, inmediatamente él se acerco y solícitamente me preguntó -¿Cómo estás?, pareces algo triste, ¿necesitas alguna cosa?- yo lo mire con cara de tristeza, con ojos vidriosos y casi a punto de llorar dije – Si, necesito a mi padre, le echo de menos, y él es el único que puede entenderme- Él sonrió intentando hacerse el simpático y dijo – Pero yo puedo entenderte también, no es que quiera reemplazar a tu padre, pero puedo ser tu amigo, y si quieres, puedes confiar en mí también. Te prometo que lo que me digas quedara en secreto, ni tu madre lo sabrá.- Le hice una tímida sonrisa, pero por dentro estaba a punto de estallar en carcajadas, todo iba saliendo bien.
Le conté una mentira, le dije que me estaba yendo pésimo en matemáticas, que estaba reprobando y que mi madre me mataría si llegaba a saberlo, y él en seguida se ofreció para enseñarme todos los días durante las horas que mi madre no estaba en casa, sonreí agradecida y le abracé colgándomele al cuello, lo pille de sorpresa, pero me estrecho hacia él y entonces noté que su respiración cambió, me separé de él con una enorme sonrisa y me fui con la certeza de que todo iba mejor de lo que esperaba.
Al otro día, puntualmente me presenté en su despacho aun vestida de colegial, con falda corta de pliegues, blusa blanca y corbata un poco suelta, pero con pantis blancas, aun no era tiempo de dar el golpe, así que no había necesidad de mas. Me enseño normalmente y yo intente parecer lo mas ignorante posible, pero durante toda la clase lo miraba a veces con ojos inocentes, a veces provocadores, jugaba con el lápiz entre mis labios, y finalmente, cuando la clase terminó, lo volví a abrazar, esta vez mas apegada, más tiempo, y entonces lo confirmé, mi cercanía lo excitaba, y eso lo aprovecharía al máximo. Así seguí durante algunos días más.
Entonces, luego de una semana más o menos, fui sin las pantis, sin brasier y con el colaless más pequeño que tenía, me presenté puntual y la clase continuó como el día anterior, pero era obvio que él no dejaba de ver mis pechos, entonces, a mitad de está le interrumpí, y le dije otra vez con ojos llorosos –Mi madre no me comprende, no me deja tener novio, ni amigos, y yo quiero conocer de esas cosas, mi madre no quiere hablarme de eso, y mi padre ya no está, me siento muy triste, lloro todos los días, estoy empezando a pensar que ella no me quiere para nada ¿puedes ayudarme?- el pobre hombre me miró sorprendido y preocupado, se sentó en el sofá y me dijo –Tu madre te ama mucho, pero el asunto con tu papá esta complicado y tu no la ayudas con tu actitud, deberías ser mas amable con ella y entonces quizás te deje ver a tu papá un ratito, claro que vigilada- Yo me molesté mucho por esto último, pero me controlé y le sonreí, diciendo –Creo que te juzgué mal, eres un hombre muy bueno- le abrace y simulé caer sobre él a causa de la posición forzada, quedando sentada, sin soltarme de su cuello puse mi cabeza junto a su cuello y le respiraba en el oído, con voz pastosa dije –Mi papá es un hombre bueno como tú, estoy segura que si pudiese hablar con él, sobre ti y sobre mi madre, el daría su firma y todo esto se terminaría, el me quiere mucho, y debe estar preocupado por mí, pero para eso debería verlo a solas, sin restricciones, para convencerlo.-
El amante de mi madre me abrazó tímidamente sin saber mucho donde poner sus manos, (era evidente que le causaba nerviosismo), y empezó a acariciarme primero la espalda con la mano izquierda y con la derecha las canillas, luego las rodillas, luego su mano izquierda bajo un poco por mi espalda hasta mi cintura que tocaba ligeramente, su mano derecha empezó a tocar mis muslos –¿Y qué estarías dispuesta a hacer para ver a tu papá?- yo levanté mi cara con una sonrisa y le besé en la cara durante un buen rato, luego más cerca de su oído, luego en el cuello, y mientras hacía eso, le decía lo bien que me portaría con mi madre, que sería la mejor hija, que haría lo que ellos me dijeran y que lo querría mucho y que haría lo que él quisiera, mientras esto pasaba, el había metido su mano izquierda bajo mi blusa y tocaba mi espalda, su mano derecha acariciaba delicadamente mis muslos hasta llegar a mi entrepierna. Entonces me dijo -Si yo te prometo que haré que pronto hables con tu padre, ¿guardarás en secreto todo lo que hagamos y hablemos hoy?-, yo le susurre al oído, -por supuesto, tu guardas mis secretos, yo guardo los tuyos, pero si tu logras que yo pueda ver a mi padre pronto, haré todo lo que quieras, obedientemente- luego su mano izquierda comenzó a tocar mi pecho izquierdo amasándolo, y luego empezó a excitarme frotando mi pezón, mientras su otra mano tocaba mi vagina que estaba llenándose de líquidos, yo estaba excitadísima, me sentía a mil, pero simulaba diciéndole -¿Qué me pasa?, ¿por qué esto me gusta tanto?, -él siguió sobándome y entonces yo no pude más, comencé a gozar como no lo había hecho durante mucho tiempo.
Me parecía increíble, no me había imaginado nunca que disfrutaría de esos placeres nuevamente con otro hombre que no fuera mi padre. Me acostó en su escritorio y sacó mis bragas, me abrió las piernas y comenzó a lamer mi rajita y a excitar mi clítoris. Así estuvimos mucho tiempo, y yo me fui una y otra y otra vez.
Abrió mi camisa, me tomó en brazos y me llevo nuevamente al sofá y mientras me chupaba los pechos seguía excitándome con su manoseo, luego sacó su pene, un pene muy delgado pero muy, muy largo, absolutamente erecto y algo curvo lo puso en mi entrepierna sin introducirlo y me giró sobre él, yo apreté con mis piernas y mi vagina su largo miembro, me ordeno comenzar a moverme, mientras con sus manos me tocaba los pechos y se dio una gran pajeada con mi cuerpo, con decir que fácilmente el pedazo de su órgano que salía por atrás de mi trasero servía para que otra mujer se pusiera detrás y disfrutara. Me ordenó que gimiera y pidiera más, me ordeno que lo llamara por su nombre que le rogara para que me quitara la virginidad, en ese momento temí que lo hiciera, pero seguí adelante rogándole mientras me sacudía sobre él como desesperada.
Todo terminó con una gran explosión de semen que cayó en mi espalda, pelo y sofá, luego de eso me besó en la boca, y me dijo que esa era la primera clase de amor que me daría, y que lo haríamos todos los días después de matemáticas, yo sonreí y me fui a bañar.
Desde ese entonces las clases de matemáticas en realidad quedaron de lado, al hombre le gustaba la rutina, así que sagradamente a la misma hora llegaba a su despacho, me sentaba en su escritorio y le abría mis piernas para que me lamiera la rajita y me pusiera a disfrutar, luego me desnudaba y se pajeaba entre mis piernas.
Luego de un par de semanas, pude ver nuevamente a mi papito, brevemente. Se me permitió ir a casa durante la mañana del domingo, a almorzar, pero mi querido padre me tenía preparada una sorpresa, había arreglado mi habitación con una cama matrimonial nueva, toda la habitación estaba rodeada de velas, había espejos en algunas paredes y en techo. No perdimos el tiempo, apenas crucé el umbral me colgué de su cuello besándolo sin parar, mientras él me arrancaba la ropa con desesperación, su pene estaba erecto desde antes que me aferrara a él, me acostó en la cama, se sacó la camisa y me besó el cuerpo, me lamio la vagina, me hizo explotar de placer, yo gemía y gritaba, luego sacó su enorme verga y comencé a comérsela, el cerraba sus hermosos ojos y jadeaba de placer, después de un buen rato su semen bañó mi boca y chorreo por las comisuras de mis labios, y luego me penetró por el ano y se vació dentro de mí otra vez. Yo gritaba de alegría, sin temor a que me escucharan, ya que estábamos solos, y yo era la dueña absoluta de ese hombre y de todo el lugar. Todo fue intenso, fuerte, duro, y exquisito. Ese mismo lunes firmo el divorcio de mi madre.
Entonces durante mí sesión diaria de “matemáticas” con el amante de mi madre, me dio la noticia de que podría pasar los fines de semana de sábado a domingo con mi querido papito.
Al fin conseguí lo que quería y además tenía placer junto con eso, pero era algo que yo sabía que no le gustaría saber a mi papito y eso me molestaba mucho. Sin embargo me decidí a disfrutarlo, y si podía lograr más libertades, entonces no estaba mal que siguiera con esto, o al menos… eso creía.

Verónika.

Mucamita por unas horas

Jueves, enero 29th, 2009

Este es solo un relato surgido de mis fantasías más íntimas. Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia…

Hacía tiempo que en mi cabeza rondaba una idea que me calentaba al extremo. Vestirme de mujercita para tener una cita bien sucia con un macho morboso.

Les diré que mi cuerpo es más bien varonil. Soy robusto, con bastante vello en pecho, piernas y pubis; sin embargo esa idea de ponerme un atuendo femenino que me muestre como una perrita alzada me quemaba la cabeza.

Así fue que me puse en contacto con Gerardo, un madurito de 42 años con un físico espectacular. Su cuerpo se notaba trabajado. Bíceps, torso y piernas firmes y fibrosas,  cabello castaño y unos ojos que desnudaban con solo mirar.

El acuerdo previo fue que yo fuera a su casa preparado para lo que él me fuera a proponer. Yo le había comentado mi fantasía y el accedió ya que le daba mucho morbo.

Cuando llegué, me desnudé lentamente ante su presencia. Entonces sacó un disfraz de mucamita que me encantó. Tenía una pollerita bien cortita que dejaba ver mis nalgas, y en la espalda contaba con un escote que bajaba hasta el nacimiento de la cola. También me dio una peluca marrón ondulada que me hacía ver muy bien.

Me lo puse e inmediatamente empezamos a disponer la escena. Agarrando un plumero que había por ahí emprendí mi trabajo de “limpieza”. Comencé pasando el plumerito por las alturas, de modo que Gerardo podía ver mi cola desde abajo, al tiempo que se masturbaba lentamente.

La verdad que este juego me gustaba mucho, y trataba de hacer todos los movimientos lo más sensuales posible, para que mi jefecito se excitara. Después seguí limpiando por abajo, agachándome para pasar un trapito a los muebles inferiores. Acentué este movimiento para que la pollerita se levantara dejando ver mis nalgas, meneando la cola ante su mirada libidinosa. Gerardo se puso de pie detrás de mí abordándome, frotando su pija contra mi culo. “Estás limpiando muy bien, pero no quiero que te olvides de esta parte”, me dijo agarrando su trozo, a la vez que me daba vuelta y sujetaba mi cabeza hacía abajo. Como tenía que hacer mi bien mi trabajo, me dispuse a chuparle la verga lentamente, pasando mi lengua por la cabeza y luego por su tronco, metiéndola entera en mi boca por momentos. Esto lo excitó mucho y mientras yo hacía mi tarea el me decía “esa es la mucamita que yo quiero”. Continué chupando hasta que los impulsos de su miembro me hicieron dar cuenta de que estaba por eyacular. Vigorosos chorros de leche saltaron a mi boca. Mi “patrón” me decía: “sí, putita… quiero que la dejes bien limpia. Que no se derrame ni una gota”.

Así fue y pase mi lengua por toda esa verga limpiándola bien a fondo. Cuando terminé, me puse de pie y nos besamos en medio de una franela de alto voltaje. Pasando una mano por bajo de mi pollera manoseó mi cola. Con su mirada libidinosa me dijo: “ahora que terminaste tu trabajo, andá a bañarte. Quiero que la puta de mi mucama salga de acá bien prolijita”.

Fui al baño, me saqué el vestidito y me metí en la ducha. Tal era mi calentura que mientras el agua tibia y el jabón corrían por mi cuerpo, yo frotaba mi pija para sacarme un poco la excitación que me invadía. Este intento fue en vano, ya que Gerardo se metió en la ducha, tocando mi cuerpo y enjabonando mi culito. De pronto, y luego de meterme los dedos, emprendió la penetración. Su verga entraba y salía aumentando la lujuria. Después de unos minutos, ambos acabamos al mismo tiempo, eyaculando en un momento que fue glorioso.

Salimos de la bañadera, nos secamos y nos vestimos. Cuando me iba, Gerardo me despidió diciéndome: “un día de estos voy a llamarte para que vuelvas a hacer un trabajo a fondo…”.

Todavía espero con ansias ese momento.

Les dejo mi mail por si quieren hacer sus comentarios: gybi2000@hotmail.com

Y si están en Buenos Aires o alrededores nos podemos poner en contacto y quien sabe… quizás hagamos realidad esta fantasía.

La noche del hombre puta

Miércoles, enero 28th, 2009

El doctor XXX había hecho el mayor descubrimiento del mundo sexual. Había ideado una fórmula química de hormonas que convertía al más macho en una mina de aquellas por un rato, mientras duraba el efecto. Era casi como el hombe lobo, pero en este caso el hombre se transformaba en mujer; sería el hombre-puta Al buen doctor le gustaban las mujeres, pero hacía tiempo que fantaseaba con ser una por un rato. Se inyectó la formula una noche solo en su laboratorio y esperó. Pasados unos minutos empezaron los cambios. Primero, le empezó a crecer el pelo de la cabeza y tomó una textura como el cabello femenino. Luego se le angostaron los hombros y ensancharon las caderas. Perdió por completo el vello de las piernas y del resto del cuerpo, así como de la cara. Aquellas se le contornearon y tomaron forma femenina. Le crecieron tetas y se le aumentaron los glúteos. Las pestañas se le alargaron y la boca se hizo más carnosa. Sin embargo, conservó la pija y las bolas, sin obtener una concha. O sea que quedó como el travesti más bueno (para coger) del mundo.Se maquilló bien y buscó lencería que hacía tiempo había comprado. Un corpiño de encaje, una bombacha cola-less, ambos rojos, medias de red, una minifalda negra, un top rosa , una chaqueta corta y stilettos, con los que pudo, gracias a la transformación , caminar perfectamente. Quedó hecho una terrible puta, el hombre -puta. Salío a buscar machos.

Se paró en una oscura esquina poco transitada. Al rato pasaron dos tipos que le empezaron a decir cosas. Para su sorpresa, él les dijo que era gratis, que lo hacía por placer. Los tipos y el Doctor se fueron al bulín de uno de ellos. En el camino les confesó que era hombre, lo que les sorprendió y les costó creer, pero viendo lo bueno que estaba y las ganas que tenían no les importó. Llegaron y se besaron con todo, entre los dos le sacaron la ropa, y quedó en corpiño, medias y zapatos, con la bombacha bajo las medias, obviamente. Él/ ella empezó a chupar ambas vergas, un poco una, otro poco otra. Después se puso en cuatro y se dedicó a una sola, mientras el otro tipo se ocupaba de su cola. Le bajó las medias y la tanga, le metió un par de dedos, luego la lengua, y finalmente le untó vaselina.  Luego introdujo suavemente su miembro. Así, mientras a uno se la chupaba el otro le daba embestidas. Luego de acabar, cambiaron lugares. Así que ahora tenía al tipo al que le había hecho el pete atrás, y al que se lo cogió adelante, de modo que chupaba la verga que había tenido en el culo. Pasado un par de horas de puro sexo ( los tipos eran insaciables) el doctor xxx recordó que estaría por irse el efecto de su pócima, así que dejó a los tipos con una excusa y su número de celular. Llegó a tiempo al laboratorio. Antes de cambiar de forma aprovechó y se manoseó a él mismo, tocan do sus partes femeninas, y se hizo una buena paja. El sexo con esos dos hombres lo había dejado caliente a él sin poder acabar. El pecho le absorbió las tetas, le creció el vello, le cambió el culo , la boca y las piernas, todo volvió a ser de un hombre. Satisfecho y con el culo rotísimo, el doctor xxx dijo:

“Es lindo ser mujer pero como duele!”, mientras se ponía una crema en su ahora baqueteado ano.

Los inicios de un pervertido

Miércoles, enero 28th, 2009

Hola, en esta pagina he leído relatos de todo tipo, desde los mas naturales hasta aquellos que suenan asquerosos y aberrantes, es me parece muy excitante, yo en lo personal me considero una persona muy morbosa, sucia, caliente, pervertido a mas no poder, y me gustaría contactar personas que se consideren como yo para intercambiar vivencias, experiencias y mas, para lo cual les contare, parte de mi vida, comenzando desde mi infancia, donde experimenté muchas cosas, espero les parezca interesante.

–desde muy niño tuve inclinación hacia lo sucio y lo pervertido, recuerdo que descubrí el placer de la masturbación a eso de los 6 años donde solo sentía rico, cuando me acariciaba el pene, un pene muy chiquito, pero que buscaba los momentos mas propicios para estarme agarrando y tocando, a veces lo hacia tres o cuatro veces al día, y no importaba el lugar, solo que no me vieran y era rico, desde entonces empecé a idear cosas asquerosas o sucias, como el  olerme mi mano luego de tocarme, o llenar mi mano de saliva antes de empezar a frotarme como loco, o de pasar mi dedo en la parte media de mis testículos, de inmediato sentía como se me ponía duro y empezaba lo rico, a esa edad, en una ocasión en una reunión familiar vi. a un primo de unos 12 años que se llevo a otro primo nuestro de cómo 10 a su cuarto y por ningún motivo quiso que los acompañara, ya saben que la curiosidad es tremenda y me las ingenie para espiarlos, y vi como el mas grande se sacaba el pene, y se masturbaba, fue cuando aprendí como se hacia, ya que yo solo me frotaba la palma de la mano o me tallaba, y luego algo que sorprendió le bajo los pantalones al otro y empezó a chupárselo, el mas chico primero no quería después parecía que lo disfrutaba, fue un buen rato que se lo chupo y luego casi lo obliga a que se lo chuparan a el, fue algo muy caliente ver, el lunes siguiente al llegar a la escuela de inmediato le conté a mi “mejor amigo” y no se si fue por la forma en que le platique pero quería saber  mas, así que como en mi casa no estaba nadie al salir fuimos para allá, y le volví a platicar pero le baje los pantalones y vi. su cosita, y me lo metí a la boca, fue un poco desagradable, pues sabia a orines, pero aun así seguí y se le paro un buen rato estuve así, luego el me lo chupo pero solo un poquito, mientras me empecé a juntar o eso intentaba con amigos mas grandes o primos mayores, y escuchaba como hablaban algunas fantasías y como se imaginaban a tal o cual niña, como ya por su edad las veían de manera mas sexual, como uno de ellos se daba mañas para verle los calzones a sus compañeras, o alguno ya mayor de cómo les tocaba los pechos o las nalgas, yo como no podía aspirar a tanto, me conformaba con seguir masturbándome, luego cuando supe que con el pene se penetraba a una mujer, y que a algunas les daba asco, empezaron las perversiones, pues cuando venían a mi casa mis primas o mis tías hacia muchas cosas  sucias, como abrir el sándwich de una de ellas y frotar la rebanada de jamón o el pan el mi pene duro y parado, o meterlo en el agua de cualquiera de ellas, sentía como se me ponía muy duro cuando veía que mi prima la mas bonita se tomaba el vaso con leche en el que había tenido un rato parte de mi pene dentro, para lo cual siempre andaba de servicial tratando de servir lo que se les ofreciera para hacer de las mías, alguna vez me estuve aguantando las ganas de ir al baño para cuando a unas de mis tías les ofrecieron café y yo les iba a servir a la cocina, les puse un poquito de mis orines, entonces me parecía muy morboso el ver como se lo tomaban y sin darse cuenta, eso lo hice por bastante tiempo mientras uno de mis compañeros empezaba a llevar revistas porno a la escuela teníamos 8 años cuando tres de nosotros íbamos al baño y nos sacábamos nuestro pene y empezábamos a tocarnos mutuamente mientras veíamos escenas inimaginables para nosotros,  a esa edad me agarraba el pene o lo manoseaba antes de saludar a mis tías o a las amigas de mi mama, justo a los nueve años me empecé a llevar bien con una vecina de mi misma edad, hermana de un chico que iba mucho a mi casa a jugar, resulto igual de morbosa que yo, y fue con quien se marco el inicio de otra etapa, jugando bajo una frazada, se me ocurrió manosearme como siempre lo hacia, mi idea era que ella lo notara, y lo noto, solo que me dijo “te tocas por donde hacemos pipi?” le dije que si, y ella me comento que también lo hacia, entonces  ella me propuso que nos tocáramos y fue el inicio de un vicio que duro unos 3 años, por las tardes nos íbamos a jugar siempre con su hermano, y buscábamos la forma de quedarnos solos  aunque fuera solo unos minutos y empezábamos a meternos la mano, primero fue encima de nuestra ropa interior, y  sin saber lo primero que empecé tocándole fue su pubis, ella frotaba mi pene, luego ella misma me dijo como se tocaba y por primera vez sentí su rajita aunque  fue sobre su pantaleta, luego un día que jugábamos a las escondidas fui al baño y me quite la truza quería sorprenderla, y metió la mano bajo mi pantalón y lo sintió así, entonces no se quedo atrás y dejo que la tocara bajo su calzón, era una sensación rara, diferente pero nos gustaba, curiosamente nunca nos habíamos visto el uno al otro, solo nos tocábamos hasta una tarde en que ya de unos 10 años nuestras madres habían salido y me brinque a su cuarto , llevaba una revista que le quite a uno de mis compañeros, se la enseñe y entonces me baje los pantalones, así nos estuvimos viendo un buen rato, y luego comenzamos a tocarnos como siempre lo hacia, mientras seguía con mis perversiones cuando íbamos de visita o había alguna mujer que no fuera mama en casa hacia de las mías, a la hora de la comida, me sacaba el pene bajo la mesa y me lo estaba acariciando, tiraba algo a propósito bajo la mesa y veía sus piernas, ya entonces me atraía la idea de fisgonear bajo una falda, al ser aun chico las mujeres mayores no se imaginaban mis asquerosos gustos, lo de mi vecina fue mi gran secreto hasta que un día se lo conté a aun primo, este vivía en un pueblo, siempre tenia la facilidad de que me contaran cosas o que llevara una platica aunque de niños al tema de tocarnos, de ver, de espiar, que era como le decía en ese tiempo, entonces el que cabe decir que tenia entonces 13 años, me contó que iba al río a espiar a las mujeres cuando se bañaban, y a veces a sus hermanas mayores cuando se cambiaban, el decía que ya se había tocado con chicas yo imaginaba que era igual que lo que yo hacia, entonces salió el tema mío, le presumí que me tocaba con mi vecina y que a veía a veces sin calzones, el obvio no me creyó, entonces le propuse irla a buscar esa tarde, estaba sola y de inmediato nos fuimos a mi cuarto, le dije que jugáramos a tocarnos como le decíamos, pero no quería entonces mi primo le dijo juguemos a ser novios, y eso le agrado mas me gusto mucho ver como se besaban nunca se me había ocurrido, pero el mas experimentado, empezó a tocarla, aunque era de manera torpe era la primera vez que veía como tocaban a una chica, fue hipnotizante, ver como se la manoseaba y ella se dejaba, hasta ahí y no paso mas, como un año después fue el acabose, yo seguía con mi encuentros con ella, y ahora nos besábamos y nos tocábamos, cuando este mismo primo vino a la casa pero venia su hermano de 17 años, me empezó a sacar toda la sopa y yo creyéndome mucho le contaba todo, le decía que luego mi vecina me venia a ver y sin mas nos encerrábamos y nos bajábamos los pantalones y calzones o si ella traía falda se la levantaba, y de inmediato nos empezábamos a tocar, algunas veces  nos frotábamos sobre la ropa bajo la mesa mientras nuestros padres comían o platicaban, nunca imagine el alcance de platicarle eso, me dijo que fuéramos a jugar con ella, esa vez toco en su casa pues no había nadie mi primo le dijo que le había contado todo y empezó a besarla, el quería mas, y empezó a tocarla le pudo quitar su ropa interior y el se desnudo, para ella era nuevo, decía que nunca había visto a alguien mas grande así (teníamos 11 años) entonces el la acostó y quiso penetrarla, no sabia como se hacia ni nada, primero ella se dejo pues pensó que era un juego luego entendí que el estaba muy excitado y que deseaba penetrarla, entre su calentura y su torpeza hizo que ella empezara a gritar, yo me le fui encima a patadas mientras asustado chillaba como loco, pues estaba tan o mas asustado que ella, como pude lo saque de su casa amenazándolo que le iba a decir a mi papa, lógicamente ella jamás me volvió a hablar y no se si algo les dijo a sus papas pues aunque le hablaban a los míos  jamás convivieron como antes,  ya no tenia a mi vecina para jugar, entonces empecé a buscar a otras primas o amigas, lógico no tenia suerte y me pegaban cuando quería tocarlas, o decía que me acusarían, entonces empecé a tocarme con uno de mis compañeros de la escuela, a el le gustaba igual que a mi, en el baño o abajo del pupitre nos tocábamos hasta que un día me propuso que nos chupáramos uno al otro, pedíamos permiso para ir al baño, y ahí por ratitos de 5 o 6 minutos nos chupábamos y nos regresábamos corriendo al salón, a los 12 años tuve mi primera eyaculación, y recuerdo  que fue una sensación muy rica, al ver ese liquido blanco se me ocurrieron muchas cosas,  ya no solo era sentir rico ahora era eso y el maravilloso estremecimiento cuándo me salía esa rica cosa como leche, en esos días recuerdo a una vecina, de muy buen cuerpo, tendría unos 30 años, en un cumpleaños de su hijo nos invito a comer enchiladas suizas, como puede fui al baño y saque mi leche, busque la mejor oportunidad, y con todo el miedo del mundo pues había algo de gente, me las ingenie para dejar caer un poco sobre sus enchiladas, creo que volví a sentir esa sensación cuando se metió el bocado en la boca y se comía la crema y las tortillas con mi semen, entonces empecé a eyacular en el cereal, en la leche, donde podía, incluso en ese tiempo empecé a comérmelo pues sentía que me sabia muy rico, seguía espiando a las amigas y familiares que podía, de repente me fui enterando de algunas cosas que empecé a repetir, primero empecé buscando calles solitarias y me jugaba el pene, entonces cuando veía a alguna mujer me lo sacaba y se lo enseñaba, algunas me veían con asco, otras corrían mientras me maldecían, otras solo miraban, después lo empecé a hacer en lugares mas públicos solo cuidándome que no me vieran, luego cuando subía en el transporte publico empecé con mucho miedo a tocarles el trasero a las mujeres, algunas veces a señoras otras a niñas mas chicas que yo, la mayoría no le daba importancia a ver mi edad, incluso una vez una niña como de 10 años llevaba una falda muy cortita y aprovechando que el camión iba demasiado lleno  apretado me saque el pene y empecé a frotárselo sobre su falda y al ultimo me atreví a subírsela y a tocarle sus nalguitas encima de la falda, para luego guardármelo y bajarme del bus casi corriendo, ahora esos eran mis pasatiempos, con un nuevo vecino descubrí otro placer, espiar, íbamos a espiar a las vecinas, cuando se bañaban, luego yo encontré una rendija por donde empecé a espiar a unas cuando iban al baño y aunque no era gran cosa si podía ver sus traseros al ir al baño, y empecé a buscar a niñas mas chicas para jugar y cada que podía intentaba tocarlas, tuve suerte con dos, ellas se dejaban incluso una de 10 años decía que le gustaba, según éramos novios, eso me facilitaba las cosas, empecé tocándonos, luego acabamos chupándonos uno al otro, eso se termino cuando eyacule en su boca y ella vomito sobre mi cama, nunca volvió a jugar conmigo y tuve que echarme la culpa de lo sucedido, y mi segundo cambio de etapa se dio casi a los 13 años, yo seguía en mis andadas, en esa  ocasión estaba jugando con un vecino, y había una chica de unos 18 años, guapa, pero algo gordita, por ello la discriminábamos, en eso con un vecino con quien jugábamos a ver como nos masturbábamos pero sin tocarnos, solo nos veíamos, nos metimos  a mi casa y ahí yo propuse chupársela, el acepto y no se por que esta chica se fue a meter buscándonos, y nos encontró con los pantalones en las rodillas y acariciándonos, nuestras vergas, ella se empezó a reír, y mi vecino salió corriendo como loco, como era mi casa me tuve que quedar pero todo asustado y me preguntaba si me gustaban los hombres me empezó a preguntar insultantemente si era yo “puto” yo solo decía que no entonces ella me tiro en el sofá, y se subió la falda y se saco sus zapatos, hizo  a un lado su pantaleta y me enseño su cosa toda peluda, y me dijo que si no hacia lo que me dijera les contaría a todos lo que vio, entonces me pidió que la viera mientras ponía un pie en mi boca, y hacia que se lo chupara, por momentos me decía que me parara y me bajo los pantalones y me empezó a dar de nalgadas, así estuve un rato hasta que me di cuenta que se estaba tocando, y eso porque empezó a temblar, me di cuenta que sentía lo mismo que yo, o eso creía, se levanto y se metió el pene en su boca, bastaron solo unos segundos y termine eyaculando, partir de ahí, todo cambio para mi, tenia 13 años, y me llegaba a masturbar 3 o 4 veces diarias, al grado que al ultimo ya solo salía unas gotitas de semen, a veces me masturbaba y salía a la calle con mi mano embarrada y cuando veía a alguna chiquilla sola le tocaba el trasero para ensuciarla, empecé entonces a espiar a mi mama cuando se bañaba, buscaba ver esa mata de vellos que había visto en mi vecina, y esa cosa rosita en medio de sus piernas, cabe decir que a veces me buscaba y a veces me tocaba y como 3 veces me chupo pero siempre me pedía que le chupara sus pies, no mas.—

Bueno hasta aquí este relato, hay muchas cosas mas se ahora que soy un pervertido y caliente, todo me excita, soy muy morboso, todo que no sea forzar a nadie, busco con quien compartir estas experiencias y mas escríbanme a mi correo, hombres y mujeres solo que sean muy morbosos o pervertidos. Escribeme a: el.perverso.2008@live.com.mx.   Seamos amigos.

EL PIBE QUERÍA SOLO DEDO, PERO YO…

Martes, enero 27th, 2009

Estaba yo tomándome un trago en el bar de la sauna masculina cuando observo un pibe invitándome con los ojos. Yo atiendo solícito al llamado. Figo me toma de la mano y me lleva para un lugar oscuro. Pasa de leve sus labios por mi rostro. Figo es guapo. Um trigueño claro de cabellos rizados y cuerpo atlético. Lê doy un beso en la boca. Es un beso demorado, mojado, bien caliente. Mi poronga se queda tiesa y presiona la pierna de Figo. Vamos para un apartado y nos trancamos. Figo me dice:

-meteme el dedo en el culo, cogeme rico con el dedo-

-¿con el dedo? ¿solo el dedo?-

-sí hombre. Me gusta que me cojan com el dedo-, diciendo esto y Figo empina las nalgas, las abre con las dos manos, mientras se apoya en la pared. Yo preparo mi dedo de enmedio, le pongo un poco de saliva. Comienzo a meterle el dedo. Figo es muy apetecible. Tiene um culón y tanto. De carnes duras y empinado. Mi dedo lê hurga profundo.

-meteme otro dedo-, me pide Figo en forma de súplica. Yo le empujo dos dedos. El culo del pibe es caliente y apretado. Mastica mis dedos con su esfincter.

-ay, ay, que rico. Cogeme cabrón, cogeme con tus dedos-, gime Figo. Después de un buen rato en aquel juego escucho a Figo decir:

-me voy a quedar de cuatro patas para que me metás otro dedo-. Se queda. Yo le meto tr es dedos.

-cogeme rico, metéme todos tus dedos, ay que rico-, dice Figo agitado. Aquel culo es muy lindo, una tentación muy grande. Mi verga está doliendo de tan parada. Ella, es decir, mi verga solo quiere una cosa: entrar en aquel culo. Sentir su calor, su apretado sabroso. Yo hurgo el culo de Figo con mis dedos. Él pide más. Le meto un cuarto dedo. Giro mi mano despacio, hago presión, el pibe se contorsiona. Nunca había visto a alguien así. Que le guste que le metan muchos dedos.

-ayyyyyyyy, cogeme así, que rico-

-¿estás sintiendo rico?-

-sí, podés continuar-.

Entonces una idea se me viene a la mente. Cogerme a Figo. Meterle toda mi verga. En un descuido cambio los dedos por mi pija y se la meto. Pero t engo cuidado de no rozarle mis pendejos en las nalgas.

-ay que dedo grueso, duro, delicioso-, suspira el pibe. Me lo cojo y debido al tiempo de espera que fue demorado, rápido me corro y le baño las tripas  con mi esperma. Figo salta asustado.

-hijo de puta, me cogiste de verdad!-

-así es mi amor, no aguanté solo meterte el dedo. Vos tenés un culo muy tentador-

-¿y el sida?-

-yo no tengo ¿y vos?-

-yo también no-

-entonces disfrutá. ¿no estás sintiendo rico mi esperma saliendo por tu orto? Reconocé que estás sintiendo rico-

Figo toma la toalla y sale. No quiere saber más de mí. Pero me lo cogí antes. Solo el dedo era muy poco. Me cogí el culo de Figo. Fue muy sabroso.

Una increíble experiencia

Lunes, enero 26th, 2009

Hola a todos ustedes amantes de los relatos sexys y calientes, el relato que les traigo a continuación es cien por ciento real, yo soy de México, de la capital, bueno quiero empezar por confesarles mi gusto por los travestis, me encantan esos seres con un cuerpo divino y lleno de feminidad dotados de “algo mas”.

Bueno todo comenzó un día que salí de vacaciones con la familia rumbo a la ciudad de Cuernavaca, para la cual tengo que conducir por la avenida tlalpan, una muy famosa avenida en la ciudad de México debido a las hermosas travestis que puedes encontrar a lo largo de esta avenida, esa noche mi curiosidad se despertó y pensé “que se sentirá tener sexo con un travesti” , por lo que el siguiente fin de semana decidí experimentarlo.

Eran alrededor de las 2 AM  cuando empezó mi búsqueda de aquella que me iba a dar la bienvenida a este tipo de relaciones, debido a las vacaciones que había tomado no tenia mucho dinero, por lo que empecé a preguntar cual era el precio de sus tan deseados servicios, paso así mas de una hora y un tanto desilusionado debido a que no contaba con el suficiente dinero me decidí regresar a mi casa, cuando en una  de las esquinas observe a una linda rubia, la cual vestía con una minifalda color rosa que apenas alcanzaba para ocultar su hermoso culo redondo y firme, y en la parte superior un top del mismo color que albergaba un par de tetas lo bastante grandes como para hacerte una buena paja, su cara y su voz eran muy femeninas lo cual me dejo impresionado, decidi llamarla para que se acercara a la ventanilla del auto, a lo que ella rapidamente se acerco, me dijo con una voz muy dulce “ hola cariño necesitas algo de compañía” a lo que yo le respondí que cual era el costo del servicio, ella me dijo “estoy algo cansada si me haces el favor de llevarme a mi casa nos podemos arreglar”, sin pensarlo dos veces le abrí la puerta del auto, no lo podía creer había dado el primer paso para tener lo que tanto había soñado. Ella empezó por tocar mi verga por encima de mi pantalón la cual estaba mas firme que una roca desde hacia ya un tiempo, ella lo noto y al parecer eso le agrado, me dijo que me dirigiera hacia el estacionamiento de un hotel que ahí podíamos desnudarnos sin entrar al hotel, al parecer ella tenia un arreglo con el dueño del hotel debido a que daba servicios para clientes que no tuvieran el tiempo necesario de entrar al hotel. El estacionamiento era muy oscuro y ahí habían otros vehículos teniendo la misma acción, dentro del hotel estacione el carro en el lugar mas oscuro que vi, empecé a sentir una sensación de ansiedad por comenzarla a tocar, tenia unas tetas enormes y jugosas coma las que cualquier hombre desearía tener en sus manos y en su boca, ella me dijo que me quitara el pantalón y que me dejara llevar que todo iba a estar bien, a lo cual obedecí como un niño, tomo mi verga entre sus manos y la empezó a pajear, mi verga estaba babeando de placer, se inclino poco a poco hasta que la puso en su boca, empezó por retirar la miel que ya salía de la punta de mi verga con la ayuda de su bien domada lengua, y así fue introduciendo mi trozo de carne hasta que lo vi desaparecer, comenzó a darme unas mamadas que jamás olvidare, cabe decir que mi pareja me hace un delicioso sexo oral pero no se comparaba a la manera en que aquella linda mujer se tragaba mi verga, pasaron unos minutos en los que ella me dejaba sin respiro era tanto el placer que me daba con su boca que casi termino ahí mismo, detuve su cabeza con mis manos y le dije que se detuviera que era suficiente, ella me miraba con una cara de lujuria que me excitaba a un mas, estuvo de acuerdo y me dijo suavemente “ahora es tu turno amor, se levanto esa pequeña mini y al remover la tanga que traía dejo ver un enorme miembro el cual daba palpitaciones y empezaba a despertar me dijo tómalo y pajealo no tengas miedo, lo tome con una mano la cual no era suficiente para cubrirlo por completo y comencé a pajearlo, no aguante mas las ganas y decidí a meterlo en mi boca, no saben que rica sensación, es delicioso sentir como una buena verga se pone dura dentro de tu boca, ella tomo mi cabeza y la empezó a mover de arriba abajo, mi lengua tocaba cada centímetro de aquel miembro, mientras le mamaba la verga acariciaba sus tetas, ella gemía de placer y me decía que continuara que lo hacia muy bien, pasaron algunos minutos y ella me dijo que ya estaba muy caliente que quería probar mi verga con su culo, yo no quería sacar su miembro de mi boca, pero de pensar que me iba a comer el mejor culo en lo que iba de mi vida no me pude negar, nos pasamos a la parte trasera del auto ella se puso de rodilla en el asiento trasero mostrándome su delicioso ano, me pidió que lamiera su ano el cual era delicioso puse mi lengua directamente en aquella zona café y corrugada, mi boca estaba hecha agua de probar aquel sabor, mi lengua se movía de un lado a otro y en círculos dando placer en aquel delicioso ano, poco a poco se fue abriendo y mi lengua encontraba aquella entrada, seguía lamiendo mientras con una mano pajeaba su miembro, me detuve u momento mientras ella llenaba de saliva mi verga y así la introduje poco a poco hasta que la vi desaparecer en medio de esas grandes y redondas nalgas, comencé a darle suave pero muy profundo, no puedo olvidar aun sus gemidos deliciosos que salían de su boca, el ritmo fue aumentando así como sus gemidos, sentí el mayor placer de mi vida, me dijo que no me detuviera que ella ya iba a terminar, decidí pajearla sin dejar de moverme dentro de ella, de pronto sentí como se convulsionaba su lindo miembro y empezó a arrojar chorro de su tibio semen blanco, no aguante mas y comencé a venirme dentro de su  colita, fue una sensación inolvidable los dos habíamos terminado de la mejor manera, retire mi verga de su cola y de ella salía un poco de mi leche, descansamos un momento dentro del auto y los dos muy satisfechos comenzamos a vestirnos, me pidió que la llevara a su casa y que por el dinero no me preocupara que lo había hecho muy bien, y pues así termina mi primera experiencia amigos, espero y les haya gustado.

Espero sus comentarios a silverp29@hotmail.com, que lo disfruten.