Archivo de la categoría: swingers

Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Primera vez que entrego a mi novia

Esta fantasia me gustaria cumplirla con mi futura novia. Es la primera de muchas.

Habiamos salido a bailar con mi novia y algunos amigos. Era una noche de verano y ella fue bien arreglada, estaba preciosa con calzas y una de esas camisas que dejaba ver su corpiño. No estaba demasiado provocativa pero lo suficiente como para atraer las miradas de muchos.

Nos habiamos encontrado ya adentro del boliche con todos nuestros amigos que tambien habian traido algunos conocidos suyos. En fin, eramos muchisimos.

Mientras pasaba la noche tomabamos, bailabamos en grupo, un poco solos y asi seguiamos. Pero mientras pasaba la noche note que ella miraba mucho a unos de los chicos que no conociamos. Era un tipico chico del gimnasio, de un metro setenta y pico y con el cuerpo bien trabajado. Tipico estereotipo de gimnasio y encima era fachero.

Mi novia intentaba disimular y no mirarlo pero se le notaba a la legua que le habia gustado. Asi que para sorpresa de ella le tire en cara que me habia dado cuenta, pero le dije que no me molestaba, que valla y baile con el un rato asi se sacaba las ganas. Poco sospechaba ella mis intenciones, aunque muchas veces se las habia dicho en la cama mientas le hacia el amor.

De ahi la noche siguio como yo esperaba. Los vi bailar, cada vez mas apretados y siguio asi hasta que el ya se la estaba apoyando sin descaro en la pista, acariciando todo su cuerpo hasta donde el estar en publico los dejaba. Yo mientas, ya estaba imaginado lo que se podia venir.

La noche termino y salimos todos afuera. Mi novia se despedia de las amigas y buscaba su saco en el guardarropas cuando yo aproveche la oportunidad. Lo busque al chico que habia estado con ella y le pregunte si tenia como volver. Ante su negativa le ofreci ir a tomar unas birras a casa ya que vivia cerca y de ahi se podia ir caminando, total eran pocas cuadras y acepto.

La esperamos a mi novia unos minutos y nos subimos todos al auto destino, mi casa.

Cuando llegamos no demore en empezar a subirle el tono a la situación. Mientras entrabamos empece a besar a mi novia, tocarla, apoyarla y calentarla. Y a todo esto nuestro amigo se sentia incomodo y nada entendia.

Ni bien pasamos la puerta tome la camisa de mi chica y la empece a desabrochar y aca el chico casi recula. Dijo si queriamos que se valla que el sabia solo pero mi respuesta lo dejo mas sorprendido. La mira a mi chica y le dije que al invitado habia que tratarlo y atenderlo bien. Que si no le molestaba mostrarle lo bien que la pasabamos nosotros en la cama. Ella me miro con complicidad, creo que hace rato sabia que era lo que yo iba a hacer.

Se separo de mi y me dejo con la camisa en la mano, camino rapido hacia el y lo empujo en el sillon, sentado. Desabrocho su cinturon, bajos sus pantalones y su ropa interior y hizo asomar su miembro que bien acompañaba en tamaño y grosor al resto del cuerpo. Sin decir nada, lo puso en su boca y empezo a darle un sexo oral increible como ella habia aprendido a dar. Sabia como usar la boca, como mirarte a los ojos, como masturbarte en pausas y hacia todo esto con gusto, mientas cada vez se mojaba mas. Nuestro nuevo y soprendido amigo se temrino de sacar los pantalones, zapatillas y remera de forma torpe y los arrojo por el living.

Estuvieron asi un buen tiempo mientas yo tambien me desvestia y miraba la escena. Mi unica participación fue sacarle el corpiño a mi chica y el calzado.

Finalmente ninguno de ellos aguanto mas las ganas, el se paro. La tomo de la cintura y la fue empujando hasta la habitación. La tiro sobre la cama y saco sus pantalones y su ropa interior dejandonos ver a los dos lo mojada que estaba ella. La tomo y la dio vuelta, la arrastro al borde de la cama y la puso de pie con las manos apoyadas en la cama. Tomo su miembro y de una embestida la penetro. Podia ver el placer en los ojos de ella y a medida que el empezo a moverse veia cada vez mas placer. El le tiraba el pelo, le tomaba las caderas, acariciaba sus senos y cada vez mas gozaban.

No tardo mi novia en querer imponerse ella un poco y dandose vuelta lo tomo de la cintura y lo arrojo sobre la cama. Se subio y lo monto, dejandose penetrar al caer su propio preso sobre el miembro de el. Ahora mi novia dominaba el ritmo.

Aceleraba, se movia de adelante hacia atras con las rodillas apoyadas y luego de arriba hacia abajo en cuclillas. Lo tomaba del cuello y acariciaba su pecho.

Yo por mi lado no me aguante mas y me acerque a besarla. Sentia su agitación y su excitacion en sus besos y cada vez estaba yo mas excitado por todo esto.

Finalmente mi amigo quizo recuperar el control. La dio vuelta sobre la cama, apoyando la espalda de ella, puso sus patas al hombro y la penetro violentamente. Desde el principio con un ritmo rapido y fuerte mientas ella con sus manos intentaba, en vano, detenerlo un poco. Ella empezo a acabar y la primera vez lo vi de costado.

Me pare detas para ver claramente el ano y la penetracion de mi chica un rato y espere sabiendo que al poco rato veria otra vez como acababa ella. Y asi fue, dejando todas las sabanas y el colchon mojados. Me estaba muriendo de exitacion y decidi volver a besarla, pero al acercarme y darle el primer beso ella me tomo de mi pene y tiro de el hacia su boca. Mientras su amante la penetraba me hacia un sexo oral a mi cargado de exitación como pocas veces antes, sacando su boca nada mas para gemir cuando no podia aguantarse mas.

De repente el saco su miembro de adentro de ella y apunto a su pansa y sus pechos. Descargando una buena cantidad de semen espeso sobre ella. Agotado se retiro hacia atras y se rindio en una silla.

Ella estaba agotada, pero sabia que no se habia terminado nada. Me coloque sobre ella y la bese, comence a bajar mis besos teniendo que esquivar el semen de el por su cuerpo y finalmente comence a darle sexo oral. El no lo habia hecho y ella se lo habia ganado. Senti como la volvia a encender. Me tomaba la cabeza, me tiraba los pelos y hacia fuerza en mi cabeza contra su cuerpo.

Le di un buen rato de sexo oral para que recupere el aliento y cuando senti que estaba lista la penetre yo. Por suerte no me quedaba atras en calidad que nuestro amigo, pero si estaba mas excitado. Ver como el la acabo casi me hace acabar a mi, pero por suerte el sexo oral me dio tiempo a calmarme.

La arrastre hasta el borde de la cama y sin levantarla, pero yo de pie la penetre. Seguia muy exitada ella y en cuanto la penetre, volvio a acabar. Era la primera vez que en su vida acababa mas de una vez. Sabia que ella tambien disfrutaba esto.

Tome sus caderas y las use de punto de apoyo para poder hacerlo con mas intensidad. Vi como se volvia loca de tener un segundo hombre dentro suyo.

Al rato empezo a pedir que pare, que no aguantaba mas y fue justo ahi cuando nuesto amigo se volvio a interesar. Se acerco por el costado y puso su pene en la boca de ella. Fue de prepo pero a ella le gusto y comenzo a chupar.

Lo interesante fue que al poco tiempo acabo el. Saco su miembro de la boca y tiro su espeso semen en la cara de mi chica que hoy lo dejo y creo que lo disfruto.

Ahora si, esto era mucho para mi. Me exitaba tanto ver a mi chica con el brilo blanco de el sobre su cara que acabe, obvio que adentro. Sabia que a ella le encantaba adentro, sentirlo.

Espere a que ella y yo terminemos de disfrutarlo y lo saque para ver como un hilo blanco salia de ella. La bese apasionadamente y le dije que espere, que le iba a abrir a nuestro amigo.

Cuando volvi seguia tirada en la cama, estaba tan cansada que ni se habia limpiado (o capaz sabia que me gustab verla asi y espero a que yo vuelva y la limpie yo). Tome una toalla y limpie primero su rostro y despues su cuerpo. La bese con fueza y le agradeci por sumarse a esta aventura.

Me acoste con ella, abrasandola y nos dormimos hasta el otro dia….

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Vacaciones lesbicas con mi esposa

Somos un matrimonio español y hace ya como 11 meses para irnos de vacaciones estábamos buscando algún sitio en donde pasar unos días de vacaciones, lo comente con mi esposa y ella me propuso ir a las islas canarias y acepte, ya que es un lugar fabuloso por sus playas, sus hoteles y su clima, así que decidimos irnos, contrate un paquete de 6 días y 5 noches en régimen de todo incluido, llegamos a nuestro destino un lunes por la tarde.

Un hotel fabuloso, con unas instalaciones impresionantes cogimos nuestra habitación y como siempre cuando estamos fuera de casa hicimos el amor de muy variadas maneras para pasárnoslo bien y disfrutar de cada momento de vacaciones, así transcurrieron tres días mi mujer estaba fascinada igual que yo ya que lo estábamos pasando muy bien, esa noche, la tercera, decidimos ir a la sala de baile del hotel para disfrutar de la música, como a las 12 de la noche, vimos a una chica joven muy bonita que parecía extranjera, mi esposa la miraba cada poco y por curiosidad le pregunta que porque la miraba tanto, me quede sorprendido cuando me dijo que le gustaba mucho.

En esto me dijo que me acercase a ella para invitarla a la mesa a hacernos compañía, eso hice, fui hacia ella y le pregunte si estaba sola, a lo que ella me contesto que si, con un acento portugués, la invite a la mesa a que nos acompañara y ella accedió, al llegar le presente a mi mujer y se sentó, le preguntamos que de donde era y nos respondió que brasileña, le preguntamos que hacia tan lejos de su tierra y nos dijo que estaba de viaje con varios familiares, pero que mientras viajaban a la península ella había decidido quedar en la isla, mi mujer le pregunto qué edad tenía y nos dijo que 29, pero no los aparentaba tenía un cutis muy cuidado y una figura muy esbelta.

En un momento comenzó a sonar música disco y salimos los tres a bailar a la pista, vi que mi esposa se le acerca al oído a María la chica que así se llamaba y se reían las dos, luego nos fuimos a tomar unas copas y mientras hablábamos, de repente mi esposa se acerco a María y se empezaron a besar, yo me quede atónico, María sin casi conocerla estaba jugando con la lengua de mis esposa, me quede asombrado y mi esposa me dice, cariño no me creo que no te hallas dado cuenta que María es lesbiana, lo descubrí por la forma de vestirse y como me miraba mis pechos, yo le dije que lo había sospechado, pero tampoco lo tenía muy claro.

De repente mi esposa me dice que le gustaría practicar sexo con ella, me puse súper caliente al escuchar a mi mujer decir eso y pensar en poder verlo, le dije que no estaba acostumbrado a dejar que disfrutara sola, en eso María habla y me dice, nadie te va dejar solo, ya que quiero que disfrutemos los 3 juntos, eso me puso aun mas cachondo, mi esposa me dijo que quería comprar unos juguetes que había visto en una mini tienda sexshop del hotel, para que disfrutáramos al máximo.

Yo mientras subí a la habitación y como a la media hora llegaron las dos juntas, yo me había duchado mientras esperaba en nuestra habitación, mi esposa nos dijo que iba a ducharse y que mientras fuéramos adelantando trabajo con una voz muy picara, ya era bastante tarde las 2 de la mañana, en eso María se acerca a mí, me baja el bóxer coge mi dura polla y empezó comerme la polla, que gusto, movía su lengua de forma magistral, incluso mejor que mi propia esposa, al rato, demasiado excitado ya, le dije que se desnudara traía un vestido algo ligero sin sujetador, se lo quito y pude contemplar sus preciosos y grandes pechos, se quito el minúsculo tanga y vi su vagina súper depilada y sonrosada y empiece a disfrutar de sus pechos y chupar sus duros pezones.

Al poco rato salió mi esposa y se incorporo con nosotros totalmente desnuda con sus hermosos pechos que siempre disfruto y empezó a jugar con mi polla, mientras yo seguía disfrutando de María, en eso mi esposa deja mi polla y dirigiéndose a por la bolsa que había comprado saco un lubricante y algo que no había visto antes, una bolitas de diferentes tamaños que estaban sujetadas por un hilo fuerte y fino, le pregunte que era contestándome, que era algo con lo que María y ella iban a disfrutar, me pidió que me acostara en la cama y ella se subió encima mío y empezó a cabalgarme con mucho ritmo estaba que no aguantaba más de la tremenda excitación.

En eso veo que María se acerca por detrás de ella y empieza a besarle la espalda mientras le acariciaba sus pechos, para luego ir bajando justo hasta su ano, lo comenzó a besar y mi mujer gemía y jadeaba de placer por mi polla dentro de su coño y aquella mamada que le estaba dando María a su culo, en eso coge el lubricante untándolo en el culo de mi esposa y empezó a meterle las bolas que había comprado mi esposa, mi mujer pegaba gritos de dolor y placer cada vez que María le iba metiendo aquellas bolitas en su culo, mientras sentía que mi mujer se retorcía de placer en un largo orgasmo.
Luego veo que María se pone a cuatro patas y me pide que la penetre, no lo pensé ni un segundo y empecé a darle duro mientras mi mujer se ponía por debajo de ella y empezaba a disfrutar de los pechos de María, le di tan fuerte y rápido que no aguante mas y me corrí llenando su coño de mi esperma, nada más terminar María se acostó y mi mujer se arrodillo delante de ella y comenzó a disfrutar del coño de María, hasta que escuche como María se corría en un largo orgasmo, entonces mi esposa me dijo que quería más de mi polla.

Empezó a besar y chupar mi flácida polla y a jugar con mis huevos hasta que se puso de nuevo dura, se puso a cuatro patas y empecé a follarle su húmedo coño, cuando sentí que ella estaba ya muy excitada, llamo a María diciéndole que le sacara lo que le había metido por su culo, mientras yo seguía fallándomela vi como María se acercaba y comenzaba a sacar una a una las bolas, mi mujer pegaba unos grandes gemidos de placer, cuando saco la última bola, que era la más grande, vi que el agujero del culo de mi esposa quedo grande, no lo pensé ni dos veces, saque mi polla y se la metí por su culo, ella nada más que sintió mi polla dentro me pidio que le diera fuerte, que le gustaba mucho sentir mi polla dentro de su culo.

En ese momento, María que venía de lavar las bolas se acostaba junto a nosotros y se las metía en su coño, María se estremecía de placer y mi esposa me pedía que le diera cada vez más fuerte y mas rápido, María me pidió que colocara a mi esposa en el borde de la cama, para ella poder comerle el coño mientras yo le daba por el culo, al rato mi esposa se corrió en un larguísimo orgasmo dando grandes gemidos de placer, mientras yo seguía dándole pos su culo, María se volvió a acostar y mi esposa comenzó a sacarle las bolas de su coño con su boca mientras jugaba con su clítoris, esto me excito tanto que me volví a correr esta vez dentro del culo de mi mujer, mientras María temblaba de placer al sentir salir las bolas de su coño, hasta que vi cuando salía la última bola como salía liquido de dentro su coño del enorme orgasmo que había tenido.

Los tres terminamos acostados sobre la cama rendidos, hasta el otro día que me levante y María ya se había ido, mi esposa estaba tomando un café que había pedido, disfrutamos aquellas vacaciones recordando todo lo que habíamos echo esa noche, mi esposa me pregunto cómo lo había pasado y le dije que estupendamente y mas al descubrir su gusto lésbico, desde ese día sé que a mi esposa le gusta disfrutar con mujeres, pero lo mejor de todo es que me deja que también yo las disfrute

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Nuestro amigo Kunda

Estábamos cercanos a los 50 años y nuestro matrimonio siempre se había conducido por los caminos de la pasión, en realidad era uno de sus pilares, hasta hacia poco tiempo éramos capaces de en cualquier viaje tomar un camino secundario y echar un polvo en la parte trasera del coche, porque objetivamente mi mujer seguía estando muy buena y manos desaprensivas seguían manoseando su culo aprovechando cualquier aglomeración.
La operación de tetas de mi mujer hacia unos tres años había servido como un nuevo revulsivo, pero el impacto de su nuevo cuerpo se estaba agotando y yo necesitaba mas estímulos en mi complejo panel del erotismo.
Alguna vez le había sugerido participar en algún club de intercambio, algo que no fuese cutre, de esos que funcionan por Internet y puedes seleccionar una pareja afín sin tener que pasar por cuartos oscuros de los locales al uso.
Una de mis escasas tardes libres andaba divagando y fantaseando sobre ese tema cuando deparé en unos obreros que se afanaban en cablear algo por mi calle, entre ellos destacaba por su constitución física un obrero africano.
Lo enfoqué y me dediqué a observarlo, se afanaba con interés en su trabajo entrando y saliendo del la zanja con una agilidad portentosa.
En un momento de descanso se bajo el mono verde hasta la cintura y dejó a relucir un cuerpo perfecto, esculpido en caoba, con todos lo músculos marcados como si lo hubiesen sacado de un atlas de anatomía.
Pensé lo morboso y hasta estético que seria ver la blanquísima piel de mi mujer enredada en aquel cuerpo negro y brillante.
La vergüenza y el pudor no pudieron frenar el deseo y las ganas de recuperar esa pasión, que se adormilaba por semanas.
No fue fácil convencerlo en que participara en un trio, su forma de vida era el trabajo honrado, pero la curiosidad, una foto que llevaba de mi mujer en pose atractiva y la promesa de cien euros le hizo cambiar de opinión, cuando me pidió ver otra vez la imagen de mi mujer y lo hizo con mucha complacencia, pensé que tal vez hubiese “colaborado” gratis, pero el trato estaba cerrado.
Kunda, que así se llamaba, llegó un rato antes que mi mujer, se dio una ducha rápida y lo oculté en el vestidor situado a los pies de la cama., lo aleccioné diciéndole, que ya en la cama, hablaría con mi mujer y tras su aceptación le haría alguna seña para que entrara en acción
Al oír el llavín hurgando la cerradura mi corazón se aceleró, era ella.
La esperé en la entrada, la abracé y empecé a besarle por el cuello y la nuca, cosa que sabía la ponía a cien, un tanto sorprendida por el acoso ella se dejaba hacer; mis intenciones eran claras, no podíamos esperar a retrasar las cosas y que Kunda se aburriese.
Nos fuimos quitando ropa por el pasillo, llegamos a la habitación casi desnudos, la abracé desde atrás frente al espejo y de esa forma le quité el sujetador y luego le bajé muy despacio las bragas, asegurándome de que el magnifico y maduro cuerpo de mi mujer se reflejara en el espejo de cuerpo entero y pudiera ser contemplado por nuestro observador, mientras seguía besándola por el cuello y mordisqueándole las orejas. Ella había empezado a jadear.
Me empujó sobre la cama y después se subió ella, dispuesta de rodillas empezó a chapármela, era algo que le gustaba hacer y con la experiencia acumulada desde los dieciocho años lo hacia muy bien, primero lamiendo desde el tronco del pene hasta el glande y luego metiendo la polla en su boca con fruición.
En la postura elegida su poderoso culo había quedado desplegado hacia Kunda, yo con más excitación que nunca, miraba hacia el vestidor, allí oculto en la penumbra solo destacaba el blanco de sus ojos muy abiertos.
Perdido en ese mar de placer pensé que mas tarde hablaríamos….y empecé a acariciar el suave vello de su coño con el pié.
Con la habilidad de la practica conseguí que rápidamente se iniciaran las oleadas de placer y una progresiva excitación la fuese invadiendo, parecía que nos íbamos a correr los dos, cuando sin esperara aviso alguno Kunda hizo acto de presencia, lo vi de pasada con un pene enorme y enhiesto, acercarse por atrás a mi mujer.
La atravesó sin tocarla y la húmeda vagina de ella acogió aquel tronco africano con una cierta dificultad que se tradujo en su rostro en un rictus sorpresa y dolor.
Ella, como luego me contó, pensó que era un nuevo vibrador tamaño XXL que le estaba metiéndole aunque no se explicaba como.
Cuando al sorpresa pasó al estupor e intentó reaccionar, ya no lo pudo hacer , Kunda se había agarrado a sus generosas caderas y empezaba a follarla con movimientos enérgicos y rítmicos sin darle posibilidades a desengancharse.
Ella miró mi cara y debió tranquilizarla, mustió algo como: ya has conseguido lo que pretendías….sus reacciones fueron perdiendo tensión y cuando su vagina y su cuerpo de amoldó al tamaño y a la mayor fuerza de su nuevo compañero sexual, fue pasando de los gemidos de dolor a los de placer al tiempo que sus tetas, como enormes peras, se bamboleaban rítmicamente con las embestidas de Kunda.
Afortunadamente siguió chapándomela, ya que la imagen me producía una mezcal de celos y de morbo que me volvía loco de deseo.
Esta vez y cosa extraordinaria en nuestras relaciones, dejó que me corriera en su boca hasta el final, por lo que tuve un orgasmos muy intenso y placentero.
Ella había llegado a un estadio que solía relatar como de estatus orgásmico, algo así como una situación de placer absoluto con picos de mas gusto, en definitiva que se corría varias veces, mientas Kunda gemía y gritaba palabras en una jerga africana e inteligible
Cundo terminaron la vi alejarse hacia el cuarto de baño, andando con las pierna algo entreabiertas, un liquido brillante bajaba por la parte interna de sus muslos, desde luego había sido una gran lechada.
Kunda se había quedado apoyado contra la pared, su pene enhiesto todavía vibraba rítmicamente como si no hubiese tenido suficiente, yo me levanté con cierta pesadez y me dirigí al otro cuarto de baño.
Cundo volví la imagen que contemplé me dejó atónito, mi mujer puesta a cuatro patas en al cama había empezado a chapársela, ahora Kunda, en su idioma, decía suaves palabras en un tono profundo, mientas con sus enormes manazas aferraba la cabeza de ella como si quisiera asegurarse de que la boca de mi mujer le seguiría proporcionado placer hasta el final.
Cuando salí de la sorpresa me fijé en su culo, siempre apetitoso , abierto generoso para mi, con mis dedos recorrí su coño y lo note caliente húmedo y como inflamado.
Por cierto complejo de “insuficiencia” no quise metérsela por la vagina, preferí el agujero oscuro de su ano y esta vez fue mas fácil penétralo, era como si la relación con Kunda le hubieses abierto todos su agujeros
Note el guante duro y presionarte de sus esfínter, al tiempo que ella hacia movimientos con su grupa para acoger todo mi pene.
No tarde mucho en correrme y creo por las contracciones de su pelvis ella también, aunque su boca ocupada por el enorme falo de Kunda no podía emitir ni un gemido.
Se desenchufó de él al notar la primera bocanada de líquido , pero continuo lamiéndole y chapándole los testículos, el pene de Kunda descansaba ahora sobre el hombro de mi mujer que de rodillas y en un difícil escorzo de cuello seguía chupando con fruición los enormes y negros huevos de nuestro acompañante, mientras su verga de seguía emitiendo primero de forma rítmica y luego mas reposada una enrome cantidad esperma.
En esa postura pude comprobar, mas de cerca la enorme polla de Kunda y pensé en lo misteriosa que son las vaginas de las mujeres y lo que pueden llegara a acoplar. Me vino a la memoria, ignoro por que, a aquella doctora con la que follé tantas veces, tan poquita cosa ella y el enorme consolador que era capaz de calzarse entre las piernas.
Apoyado contra su culo con mi pene babeando sobre la grupa de mi mujer, mi pequeño reguero se unió con el gran rio que descendía desde la zona dorsal, quise pensar en alguna metáfora grandilocuente, pero me lo impidió encontrarme con los ojos de Kunda que me miraban sonrientes y con complicidad. Le pedí a mi mujer que parara ya,
El se vistió rápidamente, lo acompañé hasta la puerta, le di los 100 euros prometidos y mientras nos chocábamos las manos, algo habitual tras un trato bien resuelto, me dijo con su fuerte acento africanos, avísame otra vez, aunque no me pagues, cosa que me confirmo la sospecha: había disfrutado un montón.
Cuando volvía al habitación ella estaba recostada sobre los almohadones, su mano derecha había desaparecido entre sus piernas flexionadas, me quedé un rato absorto, casi extasiado, ella se acariciaba de forma lenta y rítmica, sus ojos entrecerrado y algo extraviados presagiaban un pronto orgasmo y antes de que se corriera, tuve la certeza de que una nueva etapa sexual mas compleja e intensa se había abierto ante nosotros

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

La defloracion de mi Esposa.

Cuando iniciaron analmente a mi mujer.
Les paso a contar como debuto mi mujer, hace unos años ya. Tenemos una pareja amiga José y Laura, con los tenemos una amistad de años. Son gente alegre, buenas personas un día hablando en una comida de amigos surgió el tema sexo y nuestras experiencias más audaces se asombraron de que mi mujer nunca hubiera hecho sexo anal, un trío y menos intercambiar parejas, no se animaba, les parecía increíble, ella manifestó tener dudas y miedos. Nos despedimos quedando en salir algún fin de semana juntos. Nos vimos en un local bailable como a la semana después de un par de horas como ya nos conocíamos, nos invitaron a su casa. Eran como a las 24.00 .Una casa apartada de la ciudad, un lugar tranquilo muchas quintas (huertas) la rodeaban sin vecinos cerca. Llegamos, pusimos música, alcohol y jugamos a las cartas por parejas, luego bailamos, nos pusimos todos cachondos. Con mi esposa nos dirigimos al amplio dormitorio, muy iluminado y con una cama casi de reyes.Empecé a besar cariñosamente a mi mujer, luego ella dejo caer su minivestido, quedando con el sostén y la braguita de encaje blanco.Le quito el sostén dejando que se vieran sus grandes tetas, rojos pezone , tiro de la tanga hacia abajo dejándola desnudita con su rajita rasurada a la. vista.De repente me di cuenta que nos observaban, eran Jose y Laura, riendo desde la puerta de la habitación, que imprudentemente la habíamos dejado abierta, él tenía una erección por debajo del pantalón y le sacaba fotos con una gran camara con zoom a mi mujer desnuda, estaba tan caliente que no lo notó (normalmente no deja).Meto mis dedos su coño, está muy mojada. La arrojo sobre la cama y le como su rajita.luego me desnudo, lentamente la penetro, bombeo, muevo mis caderas hasta hacerla llegar a un sonoro orgasmo, ahhhhhhh, siiiii, quito mi verga y me la mama hasta vaciarla dentro de su boca, se traga mi esperma. Nuestros anfitriones sonríen y dan vivas.Ella se asusta se tapa sus partes con una sábana y pregunta “-¿Desde cuando nos observan?”-“Vieron todo”-le respondo y se ruboriza… Hacemos una pausa para respirar. Laura lentamente se desnuda por completo, buen lomo, buenas curvas, se acerca a mi mujer, le tira de la sabana con que se cubre dejandola otra vez enteramente desnuda, se ríe con lascivia, le acaricia las nalgas y los pechos firmes, no sabía que fuera bi, porque mi mujer es hetero, Le preguntó si quería probar aquello, algo de lo que hablaron en privado, mi esposa duda, dale anímate confía en mí que ya lo he hecho le dice Laura. Mi mujer no muy convencida pero con curiosidad acepta. Ella busca en su armario y trae un pequeño bolso de manos. Le pide a mi mujer que se ponga en el medio de la cama en posición perrito y cerca de la cabecera. Saca dos cuerdas y unas almohadas extra del armario Pone las almohadas bajo el vientre de mi esposa y le ata cada mano a un barrote de la cama, ella pregunta para qué es y le responde Laura -“Para que no te lastimes”-.
Yo aguardo sentado un sofá y Jose se desnuda ,luego nuestro amigo ya desnudo se acerca al bolso de Laura, sacando una bolsita con un polvo blanco que esparce sobre la mesita de luz a modo de lineas,luego con un tubito de boligrafo las aspira por la nariz, Laura hace lo mismo, ellos consumen antes del sexo.Laura vuelve a preguntar-“¿Estas segura?” y mi mujer responde inesperadamente -“No, no…tengo miedo”-Ante esta inesperada respuesta que podría fastidiar la noche,Laura acude al plan B.
Del misterioso bolso ella saca una nueva bolsita con polvo blanco, un paquetito y desaparece en la cocina, vuelve al minuto con algo que oculta en sus manos y lo tapa con una sábana,luego saca una crema de las que se venden con receta parece Lidocaína un anestésico local que viene con una cánula anal. Inserta la cánula en el ano de la otra y vacía un poco de crema dentro, luego un poco en los márgenes, la extiende con los dedos, unta un poco el la suerficie del coño y dice ahora a esperar 5 minutos, Pasados estos largos minutos…
Laura le dice a mi mujer “-Ahora esto de ayudara a vencer la timidez y a pasarlo bomba”-a lo que mi esposa solo responde “-¿Qué?-” mi mujer no puede ver hacia atrás la han atado, nuestra amiga corre la sabana y deja a descubierto una jeriguilla de 1ml como la de insulina, cargada de un espeso líquido blanco la recoge y sin preambulos le estira la piel de la vulva a mi mujer y habilmente le clava la hipodermica,mi esposa da un respingo, no puede mas que gritar un fuerte y agudo -“¡Hayyyyyyyyyyyyy! ¿Qué me…?”tira inutilmente de sus ligaduras,luego el embolo es bajado y ella vuelve a gritar un inentendible -“Iiiiiiiiiiiiiiiiihhhh! ¡Duele!”.Yo ni pude reaccionar cuando parpadee ya estaba retirando la jeringa vacía, Laura le dice mientras la calma acariciandola, -“Esperamos 30 segunditos hasta que te venga el subidón”-, mi mujer siente como el ardor de coño es superado por una sensacion de calor, esta confusa y no entiende la siguiente frase, -“Luego mi marido te hecha un polvito”- (¡esto no estaba en el guión!, pienso yo) ella solo pregunta –“¿Qué me…metiste?”- como hablan los ebrios con la lengua trabada,él se sube a la cama, con su gran polla parada, circuncidado su piel se retira hacia atrás dejando expuesto todo el glande, lo apoya en la vulva de mi mujer y lo hunde tan rápido que no le da tiempo a ella a negarse,desapareciendo dentro, con movimientos de cadera hace pegar sus huevos en el culo de mi mujer y en el dildo introducido,hundiendolo los otros 2cm faltantes,él pasa sus manos por debajo de ella,apretandole sus tetitas, a la vez que le susurra guarradas en sus oidos,luego se despega un poco de ella separa con sus manos las nalgas de mi chica para poder ver con lascivia como su pene entra y sale en la esposa de otro hombre, eso lo pone mas caliente e intensifica el ritmo y el jadeo,hasta que un intenso y largo -“¡Ahhhhhhhhhh!”- indica un nuevo orgasmo y los ruegos de ella de “-¡Para, para!”-Con la sensibilidad de sus sentidos multiplicada por cien, sus orgasmos son casi mortales, la tensíón arterial se le dispara, su corazón galopea, el placer es mas intenso y el dolor…también, José se retira antes de consuman el acto a pedido de su mujer aún con su verga parada. Ella se acerca y le susurra ahora te vamos a desvirgar, estas lista?-“No,No,!espera!” responde visiblemente colocada y jadeando.Saca un gran dildo negro con forma de pene XXL, del bolsito,lo unta con crema, se lo muestra a ella y dice, -“Todo esto es para ti”- mi esposa abre bien los ojos estaba apunto de decir algo pero no le dan tiempo,él ayuda abriéndole las nalgas a mi compañera, a la vez que esto ayuda a inmovilizarla. La mujer de Jose apoya el glande rígido del pene negro de silicona en el ano, lubricado y expuesto de mi esposa, empuja entra unos 2cm,el ano dilata y mi mujer grita, -“! Hayyyy, duele!”-, sus gritos retumban en la casa yo creo que hasta afuera se escuchan, pero es una quinta y no hay vecinos. Laura no le hace caso, hunde 2cm mas el dildo, la otra ruega –“! Basta, sácalo!”- y llora, lo inserta mas, las cuerdas que sujetan a mi mujer se tensan, un largo-“! Hayyyyyyy, Nooooo!”- seguido de mi nombre ,se escucha en un grito agudo femenino, entra mas pero la cabeza grande de ese ciberpene ya ha entrado a lo profundo del recto, la parte fina desliza con facilidad y ya no duele lo mismo, mi mujer le dice a Laura, “-¡hija de put…me has roto el cu…!”.La primera vez siempre duele le responde. Con el dildo negro insertado en su culo, José, la penetra interrumpiedo la charla entre su esposa y la mía, la penetra por su rosada y estrecha conchita, ella gime, -“¿Qué?,!ahhh!- al sentirse invadida, cierra los ojos resignada pero el psicotropico hace sus efectos aumentando enormemente esa sensación de placer ,atada aún mi mujer suda y suda, diez minutos después, gime –“!uff, uff!”-, se tensa, convulsiva, contracciones, balbucea –“Ya viene”-el orgasmo no se hace esperar, luego un “¡ahhhhhhhhhhhhhh, dámela toda!- y un rugido de el, han consumado el acto interrumpido, los huevos del hombre se vacían, explota dentro de ella, ella siente el esperma, ajeno, viscoso y caliente que le llena de a chorros cortos el utero, ovarios, desbordando, ríe, gime-“! Dios…!! qué placer! Mirandome de costado, susurra, perdóname por gozarlo como una perra. José abandona la cama, Toda la secuencia parece una eternidad pero no ha sido mucho tiempo desde el momento que me sente en el sofá.Ana me llama me dice que me suba a la cama, veo como el rosado coño de mi mujer ahora es blanco, semen sale de su vulva, haciendo globitos, gorgoritos, chorreando. Un gran pene negro rellena su culo, Laura, lo retira de un tirón dejando el orto abierto de ella. Aprende algo, dice ella-“! Mira ya perdió el virgo que le quedaba a tu damita inserta tu pene y llénala!”- excitado, meto con facilidad mi verga y 3 minutos después me derramo en sus intestinos. La desatan, baja de la cama, cruza una mirada de furia con la sonriente Laura, apretando las piernas juntando los muslos para no chorrear el fluido de la vida, sintíendose toda mojada y caminando como pato, goteando leche por el camino se va a la ducha ayudada por José.Unos minutos mas tarde escuchamos los gemidos intensos, un orgasmo tras otro largos -“! Uuuufff, uuuuf, así, así, aaaahhhhh!”- de mi esposa con sus sentidos agudizados por la droga es follada bajo la ducha llegando a un increible, intenso, climax, esto pone a Laura caliente quiere fornicar y no me niego. Con una nueva erección y después de una rica mamada ella me pone un forro(no toma píldoras).Levanto sus piernas las junto y las empujo hacia atrás, hacia su pecho, dejando a mi merced su gran panocha, pero en ese momento veo entreverado entre las sábanas oscuras el tanga blanco de mi mujer y me recuerda la jugarreta de Laura, decido vengarme, como no me ve por sus piernas en alto,, con una mano sujeto sus juntos tobillos y con la otra tomo la jeringa usada que yacía sobre la cama al lado del brillante dildo negro, tiro del capuchón que tapa la aguja, y pincho el condón sin saberlo ella, follamos hasta llegar a un unisonó grito de placer, ella clava manos y uñas en el colchón, le dejo algunas gotas en la matriz de esperma, no se percata, saco mi verga flácida al minuto y la tapo con una funda de almohada. Ella se queda dormida en un abrazo, bajo de mi. Uso la misma funda que ocultó mi verga para limpiar mi semen que gotea de a poco del condón pinchado, algo retuvo el profilactico así que no dará cuenta del engaño. Me voy al baño tiro la funda en el lavarropas y el condón vacío en el WC. Busco a mi mujer y a su amante ocasional, los encuentro duchados envueltos en toallas comiendo y hablando en la cocina. Suponen que Laura y yo no estábamos jugando cartas, por los gritos. Es tarde así que cada pareja ocupo un dormitorio, al otro día nos fuimos. No hablamos de la “terapia anal” de Laura por un tiempo mi mujer estaba algo resentida,fue drogada, se sintió violada, impotente, había consumado el coito con otro hombre gozandolo como nunca y era casada eso la hizo sentirse sucia y como una zorra ,un tiempo ,se ruboriza al recordarlo y no me quiere dar detalles de lo que pasó bajo la ducha con José,cambiando de tema. Le pregunte a mi mujer porque ellos no tenían hijos, Laura no se sentía preparada, tres meses después supe que me había vengado, del forzado anal, al enterarme que ella estaba preñada y supe que era mío en el bautizo del niño por una sutil e imperceptible característica genética de mi familia, el dedo gordo de la mano. José con el churumbele sera feliz un hombre completo, no lo sospechaba. ¿Laura lo sabía? No lo sé. Ahora con mi esposa tenemos también relaciones anales, no son violentas y disfrutadas pero algo ha cambiado ella es mas activa y lleva la iniciativa..

Autor: Bizarrot
Email: palpago@yahoo.es

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Mis dulces vecinas II

Como les dije en el relato anterior, estas deliciosas criaturas siguieron viniendo a mi casa a cocinar y a ducharse, ya que por una oportuna huelga y la habitual soberbia de la empresa, pasaron practicamente todo el otoño y parte del invierno sin gas. Comencé a acostumbrarme a encontrarme con una de ellas o con las dos al regresar a mi casa, a veces cocinando, otras duchandose…e inclusive las encontré en mi9 cama desnudas haciéndose el amor deliciosamente.
Ademas de coger conmigo, yo sabía que al menos Noelia tenía un novio con el que cojía, aunque no muy frecuentemente. Pasados ya dos meses de esta impensada y hermosa situación, ellas dormían todas las noches conmigo, aunque no cojíamos todos los días, apenas lo hacíamos 3 o 4 veces a la semana.
Noelia es mas lanzada que Cecilia, y por ejemplo había empezado a meterme un dedo en el culo mientras cojía con Cecilia o se ponía a jugar con un vibrador que tenía, y la verdad es que en medio de tan linda fiesta eso me calentaba mas todavía. Un viernes me dijo que podríamos ir a tomar un café los tres con Maximiliano, su novio, que ya lo había hablado y Ceci estaba de acuerdo.
Así fue que fuimos a un bar muy tranqui, muy lindo, con unos sillones con respaldos altos que hacen de cada mesa casi un reservado. Llegamos primero mnosotros y a los 10 minutos llegó Maxi. Un flaco con mucha pinta, alto, debe medir casi 1,90, físico normal, y muy buena onda. Del café pasamos a unas cervezas y el tiempo pasaba sin darnos cuenta; Noe sacó el tema de los gustos y las fantasías sexuales de cada uno, contandome que desde que vivía con Ceci había descubierto su bisexualidad, cosa que yo ya me había dado cuenta, ya que muchas veces me pedían que me masturbara mientras ellas hacían el amor.
A su turno Ceci contó que ella era bisexual y que estabe feliz de tener como amante mujer a Noe, y agregó que nunca había pensado tener una amante maduro como yo, pero que estaba felicisima por la forma en que yo la amaba.
Me preguntaron a mi, y les conté un poco la historia que ustedes ya saben, diciéndoles que sentía que había rejuvenecido 20 años con ellas, y aunque ellas se habían dado cuenta ya, les propuse un brindis en agradecimiento al viagra.
Maxi finalmente nos contó que él tambien es bisexual, y que su mayor fantasía pasa siempre por hacer fiesta entre 2 parejas; llegados a ese punto, con varias cervezas encima, acordamos encontrarnos en casa la noche siguiente, sábado, en casa, con unos buenos tragos, música y…..lo que fuera.
Estas dos turritas fueron el sábado a las mañana a casa a preparar todo el ambiente; yo tengo un juego de sabanas de raso negras que habíamos usado un par de veces y las pusieron en la cama, pusieron unas velas, perfumaron el ambiente….todo listo para una noche inolvidable.
Cenamos todos juntos, bebimos un par de botellas de buen vino, recogimos la vajilla y pusimos música, Maxi bailaba con Noe y Ceci conmigo. Yo estaba a mil, y cuando abrazé a mi muchachita y sentí su cuerpo pgado al mío, la pija me dió un salto y empecé a sentir que ya me humedecía, mientras ella me besaba y me empezaba a pasar las manos debajo de la camisa. Yo la tomé de las nalgas y la apreté contra mí y ella sintió mi pene duro contra su vientre y me dió un beso chupándome la lengua y llenándome la boca con su saliva tibia y excitante.
De reojo alcancé a ver como Noe había abierto el cierre del pantalón de Maxi y sacando la pija afuera se la acariciaba, mientras él le chupaba las tetas. En ese momento Ceci me llevó junto a ellos y le empezó a acariciar un pecho a su amiga, en tanto Noelia me acariciaba mi bulto y maxi le metía la mano entre las piernas a Ceci. Yo ya estaba al límite, y me fui hacia un sillón donde le saqué la remerea a mi flaca, mientras ella me desprendía uno a uno los botones de mi camisa; no tardé ni 5 minutos en desnudarla a ella y terminar de quitarme mi ropa, la puse con las piernas bien abiertas y me arrodillé a mamarle la conchita que a esa altura ya estaba húmeda y con una fragancia increíble. Estaba en lo mejor, masajeándole el clitoris que tenía duro, grande, con mi le3ngua, cuando siento una mano que me toma la pija y empieza a masturbarme. Era Noe, que mientras lo hacía le chupaba el pene a Maxi, tirados los dos en el suelo, mientras él le chupaba las tetas a Ceci.
Tuve que controlarme mucho, ya que quería que esto durara todo lo posible, ya que no quería correr el riesgo de acabar demasiado rápido y demasiado abundante, y que después me costara reponerme, pero ]Ceci que me conoce bien me ayudó muchísimo en eso, aunque ella ya había tenido 2 orgasmos en mi boca.
Noe y Maxi se levantaron y ella me pidió de mamarme, y Ceci gritó:
¡¡¡¡¡¡No me dejes afuera!!!!!!!
y se prendió ella también, alternándose entre las dos de mi verga a mis huevos mientras Maxi las masturbaba a las dos.
Al cabo de unos minutos nos fuimos los cuatro a la cama, Ceci me esperó con las poiernas abiertas y las puso sobre mis hombros, y se la puse sin el menor esfuerzo de tan calientes que estábamos. En tanto Maxi la popnía a Noe estilo perrito. En un momento dado (y después me daría cuenta que lo habían organizado todo) casi al mismo tiempo se sacaron las pijas de dentro de su antro de placer y empezaron un 69. Yo me senté en el borde de la cama y me empecé a masturbar y Maxi hacía lo mismo, y de pronto siento una mano que me agarra la pija y me la acaricia y me masturba…..
Sí. Era Maxi… Recordé la charla de la noche anterior, su bisexualidad y quedé sorprendido por un momento, pero la calentura era impresionante, y por otra parte pensé que muchas veces había dicho que en cuestiones de placer todo era posible, así que me dejé llevar. Debo decir que Maxi me masturbaba muy bien y en un momento dado lo miré, me sonrió y se miró los bajos, d{andome a entender que esperaba algo de mí. No necesité ninguna explicación, le tomé la pija, primero se la acaricié, le pasé un dedo por el glande que estaba goteando liquido seminal, y lo masturbé.
Mientras las chicas seguían en lo suyo, debo decir que la sensación de pajear a Maxi y que él me lo hiciera a mi me gustó mucho, y mi excitación Iba en aumento….Me dí cuenta que estaba teniendo mi primera experiencia bisexual y me gustaba mucho. Maxi me acarició el pecho y las piernas y como veía que mi respuesta era favorable me pidió que yo tambien lo acariciara, lo que hice, no sin notar que el primer acercamiento me hizo temblar un poco las manos, pero nada, como dije antes me estaba gustando la experiencia y mas cuando me dí cuenta que las dos zorras se lamían y nos miraban divertidisimas.
El paso siguiente fue volver a coger, ahora yo con Noelia y Ceci con Maxi. En un momento dado Ceci se puso debajo de Noe para que ella le chupe la vagina, mientras él le acariciaba el clítoris, y entre los dos empezaron a acariciarme el culo. Yo ya estaba casi al borde de una acabada que prometía ser fantástica y no se en que momento ellos dos se apartaron, o mejor dicho cambiaron de lugar; yo sentía que me seguían acariciando el ano y las nalgas, y ni sabía de donde salían los fluidos que me mojaban por completo, y cuando ya sentía que estaba por llenar el sexo de Noe con mi semen, sentí un dolor agudo en el ano, que a los pocos segundos se transformó en un gozo indescriptible……Sí, tal como imaginan, Maxi me estaba cojiendo ; su pene no es muy grande y me habían puesto de tal forma con Ceci que casi no sentí dolor. Ceci me besaba en la boca y me decía
Mi amor, es hermoso ver como cojen dos hombres y lo hiciste por nosotras.
No aguanté mas y eyaculé…mientras Maxi me llenaba el culode semen. Después él le besó la chucha a Noe, limpiándole lo que rebalsaba, en tanto Ceci me besaba los huevos y con los dedos jugaba con el semen de Maxi que chorreaba de mi culo.
Cuando reaccioné quedé sorprendido, con una extraña mezcla de sorpresa y felicidad. Despues fuimos al baño con Ceci y despues entraron los otros dos y bajo la ducha tibia los cuatro nos lavamos e hicimos otra ronda de besos y caricias.
De vuelta en la cama, y mientras yo me reponía (Maxi a favor de su juventud ya la tenía parada nuevamente) me contaron que era una fantasía que habían empezado a tener Noe y Maxi y la habían entusiasmado despues a Ceci, y que cuando le hablaban a Maxi de mi él se había empezado a hacer la película de como sería hacerlo noisotros cuatro.
No habían pasado 15 minutos que ya estábamos listos para seguir, una nueva ronda de besos, caricias y mamadas, cojimos de lo mejor y en un momento le digo a Ceci que quiero hacerselo por atrás, y era lo que esperaban…Me pidieron que se lo haga a Maxi mientras él la cojía a Noe. Fue muy raro, porque a mi me había cojido en medio de una super calentura, pero ahora me pedían esto y me tomaron por sorpresa. Las chicas se ocuparon de ponerme otra vez super caliente, y entonces si, decidí romper mis límites definitivamente y empecé a acariciar a este chico, mientras me masturbaban y me mamaban entre los tres y finalmente, co nla ayuda de Ceci, lo penetré. La sensación no fue nueva, porque yo lo he hecho así con muchas mujeres, pero lo llamativo fue que me excitó mucho acariciarle los huevos mientras lo cojía. Finalmente acabamos los cuatro a un tiempo, yo en el culo de Maxi, él en la chocha de Noe, Noe siendo cojida por él y Ceci masturbada por mi.
Fue una noche increíble y como frutilla del postre, Ceci me dijo que ella quería ser mi novia, y que sabiendo que nos gusta hacer estas cosas, quería que solo lo hiciéramos entre los cuatro.
Imaginense que para mí es algo hermoso, no se si se los he contado pero yo tengo 56 años y Ceci 21, por lo que es una aventura excitante y hermosa la que hemos emprendido.
Bueno, esto es lo que quería contarles hoy.
Espero que les guste la historia de esta parte de mi vida
Walter

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

La Vorágine sexual de mi esposa I

Mi esposa y yo llevamos ya dos meses sin vernos, pues por motivos de trabajo tuve que salir del país, ella es una pelirroja muy cachonda, le encanta follar, pero es casi virgen en lo de la masturbación, en un viaje pasado que realice, le compre un pequeño vibrador negro, al que jocosamente nombramos cholito; pues ya tenía un consolador tamaño natural que se llama Cholo, pero por el que no sentía ninguna atracción. Pero en cuanto le di este, fue amor a primera vista (quiero decir, tacto). Empezamos a utilizarlo frecuentemente en nuestras relaciones, pero siempre era yo quien la estimulaba con él.
Pues bien, resulta que yo desde acá, le contaba todos los días, como me masturbaba, pensando en ella y viendo películas de intercambios de parejas (pues en eso también nos aventuramos, pero eso es otra historia), pensando en cómo se la follaba otro o cuando la cogíamos entre dos. Igualmente la incitaba a masturbarse ella y a contármelo luego, pero nada surtía efecto en mi cachonda mujer…, hasta que un día, mientras duermo, me suena móvil y despierto con una llamada suya, diciéndome que ya lo había hecho, pero sin darme muchos detalles, por lo que le escribí:
“Me es imposible el no escribirte este correo, me has dejado como un tren…., me voy a pajear a gusto hoy, mama me gusto mucho, es verdad que estaba dormido, de primera te entendí, pero requería una confirmación, para algo así de grande, joder, que PUTA es mi mujer, me acosté pensando en ti, de la manera más sexual, como siempre pienso en ti para dormirme.
Ahora te voy a contar que pensé, luego de que me llamaras, se me puso la pinga a mil, solo imaginándote con las piernotas abiertas y a Cholito acariciándote, y a tu otra mano tocándote, abriéndote el bollon, afeitadito y tu cara, mientras te venias. También me viene a la mente la otra posición que te gusta mucho, bocabajo, con el juguetito en la almohada debajo de tu vientre, moviendo suavemente tu culo en el aire, con la cara roja de placer…”
A este correo ella me contesto algo que pone caliente hasta a una piedra y quiero compartir con uds:
Lo de la pajita, estuvo rica, exactamente como te imaginaste, aunque mientras lo hacia también pensé en la otra posibilidad, ya que me acorde del hotel ultimo que fuimos, te acuerdas?, bueno estaba boca arriba con Cholito en una mano primero, arriba en mi capuchito, para mojarme y encontrarme bien, me tocaba las tetas y los pezones, me puse el bobito negro que te gusta, después que estaba más cachonda, imagínate que enseguida me excite, desde que te fuiste no había hecho nada, me fui tocando con los dedos el capuchon ya grandecito y mojadito, muy caliente, mientras Cholito muy travieso quiso entrar un poquito en la cuevita, allí entre las dos sensaciones me vine muy rico rápido con un orgasmo un poco raro ya que me venia de adentro y también de afuera como lo conoces, me quede con deseos, porque seguía con pujos algo que no se bien explicar, te desee tanto en ese momento que no aguante y te llame….. después tu sabes, lo que sucede con todo esto es que para eso no es igual que tu, te escribo esto y me voy excitando….

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Nuestra primera vez como Swingers Mirones

Como empezó todo
Mi esposa como ya les he comentado es una hembra imponente, con un cabello rojo y unas tetas grandes y deliciosas, que junto a su culo firme, hacen la delicia de cualquier palo, es increíble lo sabroso que me masturba entre sus tetas, mientras me chupa la pingona, tiene una cintura deliciosa, una piel de bebe en el bollo, con unos bembos deliciosos que se empapan de nada, es de las que se encharcan hasta chorrear cuando se excita y le gusta todo, absolutamente todo, es total y absolutamente increíble, como le digo yo, totalmente chingable.
Siempre mi esposa y yo hemos sido muy eróticos al chingar, hablando vulgarmente o contándole yo fantasías que parecían imposibles a su oído mientras jadeaba, esto la ponía a mil en un instante y sus orgasmos son casi frenéticos, de lo fuerte que se excita. Una fantasía recurrente en mis historias, siempre era la de verla besándose con otra chica, o como otra le lamia el culo mientras yo la penetraba… Pero la que mas le gustaban siempre eran en las que había otro hombre mirándonos y masturbándose mientras lo hacíamos o chupar dos pingas y luego metérselas por el bollo…
Todo esto no eran mas que fantasías muy recurrentes y excitantes, hasta un día… Llegaron unos vecinos nuevos al barrio, contemporáneos nuestros y muy pronto congeniamos, el era pintor y le encantaba pintar desnudos y pronto descubrimos con morbo, que tenia la casa llena de cuadros con desnudos de su esposa. Comenzamos a compartir mas tiempo con ellos, sin malicia, pero poco a poco fuimos empezando a fantasear con ellos mientras templábamos, ya le poníamos rostro al hombre que la penetraba junto a mi y a la mujer que le lamia el bollo.
Una noche salimos a ver un show de modelos, y perdimos rápidamente la cuenta de la cantidad de cervezas que nos tomamos. Comenzamos a hablar sobre la libertad de la mujer, y de cómo debía de aprender a gozar el sexo sin tabúes, y de lo fuerte que es la pareja cuando no tiene ataduras. Al regresar a casa, inventamos cualquier excusa tonta, con tal de seguir la conversación, que ya a esa hora eran sobre las fantasías que teníamos, y si teníamos o no valor de hacerlas realidad. Cuando de improviso Julian, que asi se llama nuestro vecino le dijo a Lola, su esposa:
-Sácate el brasier y enséñanos tus tetas.
-Hay, papi- le dijo Lola.- estate tranquilo que vas a molestarlos.
– Eso te molesta? -le pregunto a mi esposa.
Inmediatamente nos miramos y conteste yo en su lugar:
-Enséñale tu tetona mami!
Mi mujer, sin mucho remilgo y con mucho morbo, se saco una sola por encima de la blusa, luego Lola hizo lo mismo y nosotros parecíamos un abanico, mirando atónitos de una a otra, ya puesta a enseñar, mi mujer saco la otra y comenzó a moverlas y a sobárselas con las manos mientras miraba descaradamente como Julian se sobaba la pinga por encima del pantalón. Luego continuamos conversando ya ellas con las tetas afuera y nosotros con las pinga en la mano masturbándonos.
Ellas se quitaron las bragas y con las piernas abiertas nos enseñaban su chocha empapada. Con miedo a continuar mas lejos, comenzamos a comernos cada uno el bollo de nuestras esposas allí en la oficina, sin parar le lamiamos el bollo simultanéate, mirándonos y sin soltar la pinga y acariciándole las tetas con la otra mano pero sin tocar a nuestros vecinos, pero yo quería ver mejor, así que me levante :
-Chúpame la pinga, mi puta, chúpamela rico mientras miras como se la folla….
– Ayyy si papi, si, dámela- y comenzó a lamerme las bolsas desde abajo sin prisas, mirándolos y buscando que la miraran, su lengua subía y baja entre mi glande y las bolsa, repetidamente, hasta que me comenzó a chupar de costado la pinga, yo estaba gozando en la gloria y le apartaba el pelo, para que Julian y Lola la pudieran ver mejor. En eso mi vecino se desnudo completo y recostó a Lola de espalda contra la pared totalmente encuera. Entonces se acostó sobre la mesa y se abrió las piernas dejándoles ver su precioso bollo con pelos rojizos empapados, luego me halo y se metió su pingona, yo ni presto ni perezoso, la agarre por la cintura y comencé a follarla hasta lo profundo de su bollo, con fuerza y persistencia, haciéndola arquearse de placer y locura, su orgasmo llego rápido, con fuerza, haciéndome escurrir al mismo tiempo mi leche en ella y cesar de gemir junto a su boca. Fue tan rico nuestro orgasmo que los vecinos se vinieron junto a nosotros oyéndonos.
Luego ella se paro de la mesa y escurriéndose la leche se la mostro a Julia, con las caras de ambas rojas de lujuria…
Bien hasta aquí esta historia real, que debería de haber sido la primera que publicara, luego les iré contando en otras como poco a poco fui volviendo mas PUTA a mi esposa, hasta convertirla en la Vorágine Masturbadora que es hoy, alternare esta trama principal, con los relatos que me hace todos los días de sus proezas con increíbles juguetes que inventa para llenarse el bollo mientras se masturba.
Las parejas swinger que quieran saber mas de nosotros, que nos escriban a freeview1976@gmail.com, si continúan leyéndonos, verán que aun no somos expertos, pero si muy aventureros y quisiéramos conocer a otras parejas que compartan experiencias reales iguales a las nuestras. Les esperamos

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax