Archive for the ‘Sexo en la oficina’ Category

Mi jefe me hizo su puta

Domingo, abril 21st, 2013

Me llamo Yecenia soy de baja estatura pero de piernas bonitas, buenas nalgas, pechos proporcionales a mi tamaño, labios sensuales. Me veo muy bien con tacones altos, me gusta usar ropa coqueta zapatos, vestidos cortos o pantalones tallados y ropa interior muy sexy. Soy casada tengo 20 años de casada, y 38 años de edad. He vivido una relación muy buena con mi esposo, y la hemos pasado bien en la cama.

Sin embargo debo admitir que en los últimos meses se ha enfriado mucho la relación y hacemos porco el amor. Lo que les cuento a continuación es totalmente cierto y los nombres que incluyo en este relato son los nombres reales mio, de mi esposo y mi amante.

Trabajo en un Banco de mi país. Soy secretaria ejecutiva de uno de los gerentes del Banco. Su nombre es Aldo. Es alto muy apuesto, elegante, y me ha coqueteado durante mucho tiempo. Esta interesado en mi, me lo ha mostrado muchas veces con palabras, regalos y por la forma como me trata por correo electrónico y por chat. El es casado tiene su esposa, tiene 25 años de casado y tiene dos hijos.

Yo me he sentido atraído por el, pero he tratado de evitar que la emoción y los sentimiento me ganen, he tratado de serle fiel a mi marido. Sin embargo en cierta ocasión, no me presente a trabajar, me sentía un poco indispuesta. Como a eso de las 10 de la mañana, yo estaba sola en mi casa, mi esposo Antonio se había ido a trabajar, y mis hijos a su colegio, tocaron el timbre de la puerta. Mi sorpresa… era mi jefe en persona, Aldo había vendo a verme preocupada por mi persona.

Lo recibi en mi casa, lo entré a la sala, con muchos nervios, pero lo hice de una manera casi inconsciente como cuando se recibe a cualquier visita. Le ofrecí un vaso de agua o un cafe,Aldo acepto un vaso con agua, y luego nos pusimos a conversar sobre mi indisposición, luego nos pusimos a conversar de cosas del trabajo y de temas en general. Todo empezó con una vista normal.

Yo estaba vestida como si fuera a ir a trabajar, ya que asi lo hice de buena mañana, tenia tacones altos de color negro, medias negras, vestido de una sola pieza, corto, caia a mitad de mis muslos. Y mi ropa interior era una tanga de color negro, muy sexy. Asi me vestía yo por mi misma, asi me gusta vestirme.

Estábamos conversando cuando note que se me quedaba viendo con un deseo increíble, de pies a cabeza, yo esta de frente a el sentada de pierna cruzada. Aldo me dijo, te ves muy sexy, te luce la ropa que traes puesta. Agradecí el comentario. Luego Aldo saco de una bolsa un paquete, me dijo: te traigo un obsequio pero promete que te lo pondrás en este momento. Sonrei, y luego de hacerme la difícil , acepte.

Entre a mi habitación, y destape el regalo, era un juego de ropa interior precioso de sostén, bikini y medias color piel. Me sentí muy avergonzada, pero al final me lo puse, me vesti y Sali de nuevo a la Sala de la casa. De pie frente a el, le dije : pues bien ya esta puesto, te lo agradezco. El sentado aún me dijo: te atreves a mostrármelo. Se me fue el mundo de los pies. Aldo me estaba pidiendo que me desnudara y me quedara en ropa interior. Me rehusé, le dije Aldo, soy casada agradezco tu gesto pero ahí no mas. Aldo se puso de pie se acerco, no hice por huir, me abrazo de frente y comenzó a besarme, yo consentí, no lo podía creer.

Me besaba apasionadamente, tenia sus manos en mi cintura, me acaricio la espalda, y luego bajo sus manos y me acaricio las nalgas sobre mi vestido. Me tocaba con mucha excitación, me deje llevar por el momento. De pronto tomo una de mis manos y la puso en su pene, sobre el pantalón. Me di cuenta que estaba excitado.

Comencé a acariciar su pene, luego el bajo la cremallera de mi vestido. Mi vestido cayo al suelo. Yo estaba en ropa interior besando a mi jefe. Sin pensarlo me agache, el saco su pene del pantalón, y me lo meti en la boca. Deslice mis labios en su pene una y otra vez, le acariciaba el pene con mis lengua, y con mis labios. Su pene era grande, mas grande que el de mi marido. Me lo metia todo en la boca, lo acariciaba con mis dientes, suavemente deslizando mis dientes y el pene de Aldo iba de adentro hacia afuera, de afuera hacia adentro. Aldo disfrutaba el momento. Luego me meti en la boca cada testículo de Aldo para chuparlo a mas no poder.

Luego Aldo, me empujó sobre un sillon de mi sala, me quito el bikini, y puso su cabeza entre mis piernas, me hizo sexo oral, con toda su lengua, me la metía adentro, me chupaba, me lamia la orillas, el clítoris, de arriba abajo y de abajo arriba. Yo disfrute el momento a mas no poder. Luego me levanto un poco más y me acarició con la lengua todo mi culo, yo empecé a gritar del placer. Dale Aldo, dale que rico me chupas le decía, al mismo tiempo que jadeaba del placer.

En eso una llamada inesperada entra a mi celular, interrumpí mi relación con Aldo, me recuper y vi en mi celular, sorpresa, era mi esposo. Conteste, en ese momento Aldo al enterarse que era mi esposo, se excito más. YO hablaba con mi esposo, Aldo me voltió, me puso en cuatro sobre el sillón de la sala y me penetro. Hablá con tu esposo me decía. Y Mientras Aldo me empezó a penetrar muy lentamente. Yo no lo podía creer yo estaba siendo penetrada por mi jefe en la sala de mi casa, yo estaba hablando con mi marido, con mucha dificultad porque sentía el placer que me daba el pene de Aldo.

Aldo empezó a cogerme mas fuerte, yo no podía sostener la conversación con mi marido, decidi despedirme de el y cortar la llamada. Entonces Aldo empezó a embestirme c on fuerza y velocidad. Senti la gloria. Dale Aldo , papacito, dale fuerte. Aldo me empezó a decir cosas que me excitaron más. Te adoro Yecenia, te quiero, te deseo. Quiero que seas mi amante, mi puta rica. Y me cogia con mucha fuerza. Si soy tu puta, soy tu cualquiera. Pero cógeme más rico, le decía yo.

Luego me voltió y me lo hizo de frente, yo estaba solo con sostén, medias y tacones, mientras me penetraba de frente me beso los zapatos y los pies, y me quito el sostén. Luego me excito mucho que mientras me penetraba me beso, me cargo se sento en los sillones, y yo estaba encima de Aldo. Yo estaba sobre Aldo moviéndome mientras el me besaba mis pechos. Ah ah ahahahah gritaba yo en cada puyada que me daba Aldo. Aldo me beso el cuello y el mentón, y mis pechos. Aldo estaba sudando y disfrutando el momento. Sus manos no paraba de acariciar mis nalgas.

Cogeme Aldo, cógeme, cógeme fuerte Aldo le decía yo. Si Yecenia, te voy a coger hasta que te desmayes, hasta hacerte sangrar, me contesto el.

De pronto entra otra llamada a mi celular, teníamos una media hora de estar chimando con Aldo. Era nuevamente mi esposo. Me puse de pie, me recupere, y conteste. En eso Aldo me cargo, y me subio cargada al segundo nivel. Yo con mi esposo en la línea. Busco mi habitación me puso en cuatro en la cama, y me penetró, mientras yo hablaba con Antonio mi esposo. No lo podía creer, Aldo me estaba pegando la cogida del siglo en la cama de mi casa donde yo dormia todas las noches con mi marido. Eso me excito mucho. Aldo me penetraba y me acariciaba las nalgas y las piernas. Me besaba la espalda, me tomaba del pelo, todo al mismo tiempo que me penetraba muy suavemente. Igual no aguante más y le colgué a mi marido.

Entonces aldo me recostó en la cama me levanto una pierna y me penetro de lado. Como me gusto, me tomo del tobillo, se agachaba para besarme con mucha pasión. Luego hizo algo que me éxito mucho. Teniendo todo su pene adentro de mi. Me quito las medias y se metido cada pie en su boca, me beso mis pies y me chupo mis dedos, me lamio la planta del pie al mismo tiempo que me cogia por mi vagina. Yo comencé a gritar de placer a más no poder.

Luego Aldo se detuvo y me pidió algo inusual. Me pidió que me pusiera el vestido que mas le gustara a mi marido. Yo sin preguntarle nada lo hice. Era un vestido negro muy corto. Para que quieres que haga esto le pregunte. Me voltió sobre la cama violentamente, yo estaba de pie volteada de mi cintura para arriba sobre la cama. Me levanto el vestido y me penetro. Aldo me estaba cogiendo en la cama matrimonial y yo tenia le vestido que mas le gustaba a mi marido.

En eso entro un mensaje de texto en mi celular, mi marido había regresado a almorzar pero había pasado a visitar a nuestro vecino. Mi marido estaba a la par de mi casa, en la casa de al lado. Mientras Aldo me pegaba la cogida del siglo en nuestra habitación.

Le dije a Aldo, amor mio, mi esposo esta por llegar terminemos esto. Aldo me quito el vestido me dejo otra vez desnuda. Me puso de espalada a la cama, y me penetro por el culo. Esto no me lo había hecho Antonio. Yo grite hasta más no poder, hale una almohada y la mordí, Aldo me penetraba lentamente por el culo, mientras me decía: rico tu culo Yesenia, quiero cogerte por el culo, eres una zorra puta, que rico cogerte por el culo, era mi deseo desde que te asignaron como mi secretaria. Me penetro con todo su pene, una y otra vez, y otra vez, yo solo mordía la almohada y gritaba del dolor y del placer.

Luego de unos veinte minutos de cogerme por el culo, ya no aguanto mas, me puse de rodillas frente a el y me derramo todo su semen en mi cara y en mi boca. Nunca me había hecho esto mi marido. No me había culeado ni me había probado su semen. Ahora Aldo me quitaba la virginidad anal y me hacia que saboreara y me tragara su semen.

Nos recuperamos, me vesti, Aldo bajo a la Sala, se vistió. Y estando en el garaje oíamos a mi esposo conversar con el vecino, ahí en el garaje, Aldo se despidió, me beso mientras me besaba me metió todos los dedos en mi vagina, yo tenia el mismo vestido corto, sin la ropa interior. Nos separaba de mi esposo una pared nada mas. Aldo se excito mucho se recupero me cargo contra la pared y me penetró con su pene unas veinte veces, cargada contra la pared, y acabo en mi vagina.

Terminamos, y le dije vete Aldo no mas por favor. Mi esposo nos va a descubrir. Aldo me dijo. TE pido que te pongas la ropa interior que te regale y úsalo con tu esposo. Espero que cuando estes cogiendo con el, te acuerdes de mi, te espero mañana en la oficina.

Asi termino mi idilio con mi jefe. Entre a mi casa, me puse la ropa interior que me había regalado, y el vestido que le gustaba a mi esposo, el que había usado con Aldo. Y espere a mi esposo quien entro a los quince minutos. NO lo podía creer recibia a mi esposo luego de que Aldo me cogio como por hora y media y acabo dos veces, en mi boca y mi vagina. Fue algo increíble.

Si alguien se quiere comunicar conmigo escríbanme a mi correo yeceniavillatoro@gmail.com

Mi diario mas intimo Soy Ana

Martes, noviembre 22nd, 2011

Lo que hoy les voy a contar me paso hace como una semana, la verdad es q tengo un nuevo trabajo en una empresa como digitadora (hago cartas y boletines….todo lo q tiene q ser pasado a computadora), mi jefe es un hombre sumamente atractivo es un moreno, alto, fuerte , todo un galán y muy simpático, siempre esta saludando y bromeando.

Un martes temprano había quedado en entregarle unos memorandos q el me solicito para algunos empleados, llegue a su oficina temprano prácticamente el entrando cuando pase estaba sentado en su oficina hablando por su cel., así q con gesto me invito ha sentarme para q lo esperara, me senté así q revise algunos de los memos en lo q el terminaba, al terminar me solicito q se lom dirá para el seguir chequeando (es decir para corregirlo) pero en lo q tenia mi cabeza así abajo revisando también note q el no miraba los papeles si no así mi lo mire y me pude dar cuenta q miraba mis senos q a pesar de q no son tan grande se habían salido de mi blusa ya q esta se desabrocho, al ver q me di cuenta este se sonrojo mucho, así q para no asustarlo me sonreí (no valla hacer q se me espantara el galán), y como para romper el hilo el me invito un tra, me brindo un whisky de un pequeño mini bar q tiene en su oficina, pensé q al servir volvería a su asiento de tras de el escritorio pero no fue así, se paro frente a mi delante de su escritorio y vi como se acariciaba la parte de alante de su pantalón donde se podía notar como crecía un pequeño bulto, así q tome la iniciativa de lo q seria obvio me pare vde mi silla me incline asía a el y lo bese el me tomo de la cintura me levanto asia su escritorio situándome en sima del escritorio, podía sentir el palpitar de su pecho , pero le aseguro q no latiamas q el mo por los nervios q tenia.

me arrebato la copa q aun sostenía en la mano, para así poderme acostar en su escritorio q fue lo q el hiso me lanzo hay, me termino de quitar la blusa y luego soltó mi sujetador, yo estaba tan caliente q solo podía dar pequeños gemido y a todo asistir con la cabeza, porque solo quería q me tocara q me produjera placer como o hacia, con sus dedos tocaba mis pezones como un vil juego para desesperarme, y sostenía la copa vertiendo en mis pezones whisky el cual lamia con delicadeza, eso me hiso emanar una gran cantidad de mi juguito sentía como choreaba mis tangas ya casi no aguantaba, así q se lo pedí le dije q mi huequito que sia q lo llenara q lo penetrara ya no podía soltar mas q iba a estallar si no me lo metía, así q procedió se de abotonar el pantalón y lo saco de su bóxer, mis ojos se engrandeciera al ver lo enorme q era esa cosa y como o sostenía, lo golpeo contra mi clítoris anchado como tres veces y lo inundo en mi jugo, así introduciéndolo de una sola envestida estaba tan dilatada q sentí como entr y me gusto pero no me molesto porq mis jugos los hiciera fluir con facilidad, era unan de las tantas sensaciones ricas q he tenido en mi vida, en peso el juego del entra y saca y el con su mano tapaba mi boca para q no pudiera la oficina escuchar todos mis gritos porq no me podía contener solo reaccionaba como una loca, hasta q por fin explote y sentí como su lechita se corría en mi era calmante sentir q ya estaba totalmente relajada.jejeje

así q me arregle la blusa y la falda y así como sin nada hubiese pasado allí, claro q nerviosa sentía q alguien, nos pudo haber escuchado, después me invito almorzar hablamos un rato y me propuso q me mudara con el, así sola mente con solo un revolcón y 1mes de conocernos, le pedí tiempo para pensarlo pero la verdad no quería dejar adri sola, así q a los dos días le conteste q no, le conté nada de esto adri claro q se va a enterar al verlo publicado pero ella me atenderá.

Un empleado negligente

Jueves, octubre 6th, 2011

Autor: Fanes

El joven ejecutivo estaba plantado delante de la puerta del despacho de la directora de su departamento, había recibido orden de presentarse allí urgentemente. Esperaba nervioso después de haber golpeado dos veces la puerta y se preguntaba el por qué de la urgencia, llevaba poco tiempo en la empresa y sabía que estaba a prueba, por lo que le preocupaba haber hecho alguna tarea incorrectamente.

–          Adelante – sonó una voz femenina, después de un largo y estudiado intervalo de tiempo.

–          Permiso – dijo al entrar – Me ha mandado llamar? Señora

–          Si, señor Jiménez, pase y siéntese.

La mujer ojeaba unos informes y apenas levantó la vista para saludarle. Los miraba atenta y con gesto serio. El hombre se sentó frente a ella, intrigado por el motivo de su presencia allí.

Mientras esperaba observó a la directora con disimulo. Era una mujer de mediana edad, más bien madura. Tenía una larga y bien arreglada melena rubia y su rostro denotaba firmeza, un cutis bien cuidado y radiante ligeramente bronceado, posiblemente de las sesiones de rayos UVA que ofrecía la empresa en su gimnasio particular, donde los altos ejecutivos iban a cuidar su aspecto. Y a juzgar por el de ella, era de las que lo utilizaba frecuentemente.

Llevaba un traje chaqueta a rayas finas y una camisa blanca impecable, rematando su atuendo con un broche pequeño sobre la solapa. De vez en cuando levantaba sus ojos para observarle, lo que hacía que se sintiera incómodo, sin saber qué decir.

Al cabo de unos minutos que se le hicieron eternos, la mujer alzó la vista de los documentos y dejándolos sobre el escritorio le miró fijamente.

–          Sabe usted por qué le he mandado llamar, señor Jiménez?

–          Er..no, señora – casi balbució – su mirada lo inquiría penetrante.

–          Ha confundido los papeles de la sucursal de Ginebra y ha enviado un informe erróneo a la central. Están muy disgustados, pues necesitaban esos informes sin falta para hoy. Por su culpa posiblemente no puedan cerrar una operación muy importante que debía realizarse mañana sin falta. Qué tiene que decir al respecto?

–          Oh señora..no sé. Estuve toda la noche terminando el informe, no sé qué puede haber sucedido. Tal vez la secretaria lo ha traspapelado y..

–          Perdón, Señor Jiménez – Cortó en seco su explicación – si hay algo que no soporto es que un ejecutivo eche la culpa de su ineptitud a una secretaria. Ella no es la responsable de mandar ese informe correctamente, sino usted. Y a de supervisar el trabajo de sus empleados, entiende?

–          Si, señora. Perdón, señora, tiene razón…yo…

–          Así que ahora mismo va a ir a su despacho y enviar los documentos correctos, y …ay de usted ¡! si se han extraviado o están incompletos, porque eso le costará muy caro. Así que no pierda el tiempo y vaya a cumplir con su trabajo.

–          Sí señora, ahora mismo lo haré

Salió a toda prisa y se dirigió a su despacho. Llamó a la secretaria y la obligó a revisar todos los papeles enviados, sin dejar de dar voces fuera de sí. No podía perder este trabajo, y menos por la incompetencia de sus ayudantes. Obligó a toda su sección a dar prioridad al informe y ni siquiera les permitió ir a comer hasta que lo terminaron. A media tarde el informe había partido por mensajero urgente y llegó a la Central antes de la hora de cierre.

Pero no respiró aliviado, pues sabía que, a pesar de haberlo enviado en tiempo, la dirección no permitía esos despistes en un ejecutivo de su categoría. Así que cuando recibió la llamada de conformidad del envío, se derrumbó sobre su sillón y quedó esperando, por si le llamaban de nuevo.

Estaba absorto en sus pensamientos cuando Lucy, su secretaria entró al despacho y le dijo:

–          Ha llamado la directora, quiere verle, señor Jiménez.

–          Er..si, si, ahora voy..

–          Ha dicho que vaya inmediatamente, señor..

–          Ya la he oído – dijo de malos modos – retírese

–          Bien señor Jiménez, desea algo más? Es la hora de cerrar ya.

–          No, gracias, perdone mis modales, estoy un poco nervioso, puede retirarse.

–          Gracias señor, hasta mañana.

Hizo acopio de valor y se dirigió al despacho de la directora. Temía lo peor, después de todo lo que había sufrido para conseguir ese puesto, ahora estaba a punto de perderlo y eso le agobiaba.

Toc.toc…llamó con sus nudillos a la puerta de la directora. No había nadie en ña oficina ya, todo el mundo se había ido y eso le puso todavía mas nervioso.

–          Adelante.

Abrió la puerta y entró con tiento, casi con miedo. La directora estaba sentada en su silla, jugueteaba con una especie de fusta y le observaba. Fue a tomar asiento, pero la mujer le dirigió una mirada severa y optó por quedarse en pie, delante su escritorio y con las manos cruzadas atrás.

– La Central me ha llamado. Han recibido los informes, pero con 5 horas de retraso, entiende lo que eso significa?

– Si…señora – dijo mientras agachaba la cabeza, se sentía mareado, inquieto – lo lamento mucho. No volverá a suceder.

–          Claro que no. Sabe? Me han recomendado que le despida hoy mismo. Están muy disgustados. Tiene algo que objetar al respecto?

–          No, señora, sé que he sido negligente y acepto mi responsabilidad. Si lo desea presentaré mi carta de dimisión para evitar un despido que a nadie beneficiará.

–          No tan deprisa, joven, He dicho que me han recomendado despedirle, no que vaya a hacerlo..al menos por ahora. No me gusta que me digan como he de dirigir mi oficina.

–          – Oh gracias señora , yo…

–          Silencio, no me interrumpa – sentenció mientras se levantaba de la mesa y se ponía a su lado y comenzaba a pasear alrededor suyo mientras hablaba- He dicho…por ahora. No tolero gente incompetente en mi oficina.

–          Si señora, entiendo.

–          Es usted un buen ejecutivo, pero es poco responsable con las personas a su cargo. Si hubiera usted estado pendiente de las comunicaciones esto no habría sucedido. Debe esforzarse más y hacer que sus empleados cumplan con su obligación.

–          Pero señora..usted me dijo que la culpa era mía y no debía echarla a nadie

–          Así es, y por eso va a conservar el empleo, porque ha reconocido su culpa… a pesar de que evidentemente esta anomalía se ha debido a su secretaria, usted es quien debe responsabilizarse del buen funcionamiento de su departamento.

–          Si, señora

–          No obstante, esta falta no puede quedar sin sanción. Una negligencia lleva aparejado un castigo. Y ya que usted no sabe reprender a sus empleados, tendré que ser yo la que se encargue de administrar el castigo correspondiente.

La mujer giró sobre sus talones y se dirigió a su mesa y se sentó con calma en su silla tapizada mientras proseguía con su monólogo

–          Un buen ejecutivo debe saber imponerse, pero sin dar voces y amenazando a su personal, y dejándolos sin comer para terminar lo que su negligencia ha provocado.

Se quedó con la boca abierta. Ella sabía lo que había sucedido en su departamento.

–          Por qué me mira así, señor Jiménez, cree que he llegado aquí sin saber lo que sucede a mi alrededor? Le queda mucho por aprender y yo me encargaré de enseñárselo. Tiene muchas cualidades, pero el orden y la disciplina no son dos de ellas, y aquí son necesarias para poder continuar en el cargo, entiende?

–          Si señora.

–          Antes de aprender a mandar, debe aprender a obedecer y aceptar sus errores- y mientras le decía esto le dirigió una mirada seria, pero que asomaba una mueca burlona – Así que empezaremos por pulir esos defectos que le impiden ser un ejecutivo respetable. Está de acuerdo, señor…como es su nombre de pila…roberto?

–          Alberto, señora. Si, lo que usted mande. Haré lo que usted me pida

–          Ah si..Alberto, que despiste el mío. Acérquese, por favor, póngase aquí, a mi lado.

El hombre obedeció, desde su altura divisaba su generoso escote y se fijó , casi sin querer, en el inicio de sus pechos redondos y firmes. Retiró la mirada bruscamente cuando ella alzó los ojos y se encontraron con los suyos. Ella hizo como que no se dio cuenta y le espetó

– Soy una mujer justa, me gusta que mis empleados gocen de cierta libertad, pero no soporto las negligencias en el trabajo,  Y éstas viene dadas normalmente por falta de atención, y entonces tengo que recordarles sus obligaciones de la mejor manera que escarmienten y sean más diligentes. Usted necesita una lección que le haga recapacitar y eso es justamente lo que voy a darle. Una lección que le sirva para que aproveche su talento

– Si , señora, gracias señora. Qué desea que haga?

– Quítese la chaqueta y bájese los pantalones, Alberto, es hora de que aprenda

El joven ejecutivo abrió unos ojos como platos. Qué tipo de lección iba a darle? Poniendo cara de incrédulo acertó a preguntar , casi susurrar

–          Perdone, señora, como ha dicho?

–          No me ha oído? Quiere que se lo repita? Quítese la chaqueta, déjela en la percha y vuelva aquí inmediatamente

–          Si, señora – no se atrevió a contradecirla. Su presencia era enérgica y no invitaba a llevarla la contraria.

Mientras se quitaba la chaqueta y la acomodaba en la percha, su cabeza era un mar de confusión. Qué pretendía su directora? No pensaría castigarlo como lo hacía su maestra en el colegio. No, no, eso era impensable. Así que obedeció y volvió a su lado.

–          Mire, Alberto, yo estoy en este puesto porque he sabido imponerme a hombres y mujeres con mucha valía. Ejerzo mi autoridad como estimo oportuno , depende de la falta y de la persona que la comete – mientras decía esto le miraba, esperando que cumpliera su orden. Como él se quedó quieto, en pie, sin decir nada y con cara de crío asustado, acercó sus manos a la cintura del hombre y empezó a desabrocharle la correa – y usted necesita una mano femenina, firme, que le haga madurar de una vez.

–          Si, pero… esto.. no sé qué tiene que ver con mi ropa, señora.

–          Todavía no ha adivinado el castigo que le corresponde por ser negligente Alberto? Vamos, creí que lo entendería en el acto.

Sus manos soltaron la hebilla del cinto y comenzó a desabrocharle los pantalones y bajó su bragueta.

–          Yo..yo…no pensará castigarme como a un crío, señora, no es apropiado dado mi edad y…

–          Ssshhhh….. señor Alberto, eso es exactamente lo que pienso hacer. Tiene falta de madurez. Y eso es porque nunca le han sabido imponer respeto. Nunca le han dado unos azotes en el culo..Alberto?

–          Nooo….esto..bueno..si, pero mi maestra, cuando iba al colegio, hace muchos años.

–          A que cuando se los daba usted luego hacía sus tareas sin rechistar?

–          ..a veces..era un poco rebelde.

La mujer bajó sus pantalones hasta las rodillas y se quedó contemplándole un instante satisfecha. No se había equivocado, su empleado merecía, es más, necesitaba, una buena lección sobre sus rodillas.

– Vaya vaya..así que rebelde..eh? pobre maestra, lo que tuvo que pasar con usted..

– Pobre? Ella? Si me dejaba sin sentarme dos días..jooo…

– Pues parece que no le dio lo bastante, porque sigue siendo rebelde. Pero no se preocupe, que eso lo voy a arreglar ahora mismo –hizo además de bajarle los calzoncillos, pero él se apartó y puso las manos cubriéndose

–          Noo, eso no, por favor, señora, eso nooo,, compréndalo, me da vergüenza

–          Ah si? Y no le dio vergüenza no cumplir con su obligación, verdad?

La mujer alargó la mano y le tomó la suya, tirando de él hasta que lo tuvo más cerca. Y entonces, lo jaló la oreja y lo  tendió sobre sus rodillas mientras él protestaba e imploraba que le cambiara el castigo, que haría lo que mandara, pero que no lo castigara de ese modo.

Ella se limitó a tenderlo sobre sus rodillas, levantó su camisa hasta la mitad de su espalda y rodeó su cintura con su mano derecha mientras la izquierda se encaminaba a tirar de su calzoncillo para abajo. El soltó su mano como pudo y la sujetó para evitar que dejara su culo desnudo. Luego se arrepintió de este acto, pues la mujer se enfadó y comenzó a descargar rápidos azotes con su mano sobre su desprevenido trasero. …Smaks….. Smaks….. Smaks….. Smaks….. …Smaks….. Smaks….. Smaks….. Smaks….. …Smaks….. Smaks….. Smaks….. Smaks…..

–          Prefiere que le despida? conteste, porque si es así, ahora mismo le suelto y puede irse, no quiero perder el tiempo en un joven que se cree adulto y no es más que un crío perezoso.

–          Noo, no me despida, por favor. pero…

–          No hay “peros”, baje la mano. Ahora!!

–          El avergonzado alberto bajó su mano y no contestó

–          Eso está mejor, señorito , y ahora quieto si no quiere que sea más dura

Todavía lo acomodó mejor sobre sus piernas, agachó su cabeza y le bajó el calzoncillo hasta las rodillas, dejando su trasero completamente expuesto a su mirada. Un murmullo de aprobación salió de sus labios. Su joven ejecutivo tenía un trasero realmente lindo, como a ella le gustaba. Blanquito, suave, casi sin el vello ese que tanto afeaba los culos masculinos delatando avanzada edad. Lo palpó con unas palmaditas, estaba duro, las nalgas prietas por el ejercicio……y porque él lo apretaba en un desesperado intento de endurecerlo contra su mano.

–          Relaje el culete, Alberto, no querrá que me haga daño mientras le castigo..verdad?

–          No noo, señora, es que estoy muy nervioso..ya, ya lo relajo

Dicho y hecho, los glúteos se soltaron dejando sus carrillos dispuestos para la azotaina. Momento que aprovechó la directora para reanudar su sesión de azotes.

…Smaks….. Smaks….. Smaks….. Smaks….. …Smaks….. Smaks….. Smaks….. Smaks….. esto es lo que usted necesita, Alberto …Smaks….. Smaks….. Smaks….. Smaks….. una buena lección sobre las rodillas de una mujer …Smaks….. Smaks….. Smaks….. Smaks….. …Smaks….. Smaks….. Smaks….. Smaks….. que sepa darle lo que merece cuando es necesario…Smaks….. Smaks….. Smaks….. Smaks….. …Smaks….. Smaks….. Smaks….. Smaks….. esto le enseñará respeto y diligencia, …Smaks….. Smaks….. Smaks….. Smaks….. …Smaks….. Smaks….. Smaks….. Smaks….. y espero que entienda que es por su bien …Smaks….. Smaks….. Smaks….. Smaks….. unos buenos azotes en el culo obligan a recapacitar y sirven de escarmiento para las malas acciones …Smaks….. Smaks….. Smaks….. Smaks….. …Smaks….. Smaks….. Smaks….. Smaks…..

El avergonzado ejecutivo iba preocupándose cada vez más de los azotes y dejando de lado el pudor, pues la directora no daba tregua a su dolorido trasero. Instantes después, observó con alivio que paró el correctivo y su jefa acariciaba su culo suavemente, pensó que había terminado su lección, pero pronto se dio cuenta de su error.

Giró su cabeza como pudo desde la posición indecorosa en la que se encontraba y vio como la mujer buscaba con su mano en un cajón y sacaba una especie de paleta de madera con la que restregó por sus nalgas, como acomodándola a la superficie.

Después, lo miró con una mirada entre maliciosa y maternal y le dijo:

–          Bien, Alberto, ahora que se ha calmado y aceptado su castigo, es hora de que pruebe la paleta. Relájese y no proteste si no quiere que me enfade

–          Pero señora, dijo con temor, eso debe doler..y ya tengo el culo ardiendo, no es suficiente?

–          Oh, mi pequeño ejecutivo, esto no ha sido más que el principio.

Y sin decir más, alzó  la paleta y comenzó a descargar más golpes sobre el hombre, que no pudo reprimir un gemido de dolor ..SlapS…….Auchhh.SlapS…… …SlapS… ……Así…tome….. …SlapS………. esto rebajará su soberbia y le hará ser más dócil …SlapS……. – – – Unos buenos paletazos en el trasero …SlapS…….le vendrán como anillo al dedo …SlapS……. …SlapS……. …SlapS……. …SlapS…….

La cadencia de los golpes era menos intensa, pero no su impacto, que arrancaban quejidos de la boca del ejecutivo y promesas de portarse bien y de haber aprendido la lección, rogando a la directora que parara de una vez. Como no obtenía el resultado deseado, intentó zafarse y apoyando sus manos en el suelo empujó hacia arriba para librarse del abrazo de la mujer.

Ella dejó la paleta sobre su espalda y le metió la mano entre las piernas, sujetando sus testículos, lo que hizo que frenara su escapada y tiró de ellos para tenderlo de nuevo en su regazo. Notaba la opresión en sus genitales y no quería hacer esfuerzos para no merecer una presión mayor

–          Ntch..ntch..eso ha estado muyyy mal, señorito Alberto y por ello le daré doce azotes más de los merecidos. Así aprenderá a no rebelarse – tomó la paleta de nuevo con la mano que sujetaba su cadera y sin soltar sus bemoles prosiguió la tunda – Esto por rebelarse …SlapS……. …SlapS……. jovencito desobediente …SlapS……. …SlapS……. levante el culo..vamos …SlapS……. no lo esconda o será peor…SlapS……. …SlapS…….

–          Auchhh..si señora..

El hombre obedeció, se agazapó en el regazo de su directora y se abrazó a sus piernas con una mano y la otra rodeando el trasero de la severa mujer. Ella no dijo nada, pero siguió el castigo con renovados bríos …SlapS……. …SlapS……. …SlapS…….

–          Ha de aprender a respetarme …SlapS……. y no intentar poner fin a su merecido castigo  a su antojo …SlapS……. …SlapS……. o sufrirá las consecuencias …SlapS……. …SlapS……. …SlapS…….

–          Si señora…Ayyy..Aauuu.. lo lamento..no volverá a suceder…Aauchhhh

–          Ve lo que sucede cuando desobedece? …SlapS……. …SlapS……. no crea que me tiembla el pulso cuando se trata de educar a un joven indisciplinado …SlapS……. …SlapS……. …SlapS……. …SlapS…….

El hombre no volvió a protestar, temiendo que prolongara su castigo y procuró sentirse confortable dentro de lo extraño de la situación, abrazándose al cuerpo de la directora

…SlapS……. …SlapS…….  mientras recibía el resto de sus azotes notó que la presión sobre sus genitales iba descendiendo, lo cual era de agradecer …SlapS……. …SlapS……. …SlapS……. había abierto sus piernas lo suficiente para que la mano no apretara y su tacto se hizo más ligero, hasta agradable …SlapS……. …SlapS……. Pensó que sería en premio por no intentar zafarse de nuevo y que si aceptaba la voluntad de la señora no sería tan severa …SlapS……. …SlapS……. …SlapS…….

Ella por su parte seguía azotando su trasero, pero con menor intensidad, mientras de vez en cuando le espetaba frases tales como… jovencito inmaduro… esto es para que aprenda…. se lo merece…ya era hora que alguien le pusiera en su sitio…

Después de unos instantes, paró de aplicarle paletazos y dejó el instrumento encima de la mesa, metió la mano de nuevo en el cajón. Ël ya no pudo resistirlo, cuando la vio meter la mano en el escritorio, posiblemente para tomar otra pieza para seguir castigándolo, aprovechó que ella estaba relajada y saltó de su regazo. Intentó subirse los pantalones a toda prisa y se dirigió a la puerta.

Ella se levantó como un resorte, lo tomó de la oreja y lo llevó a la mesa.

–          Donde se cree que va? Es que no ha aprendido nada?

–          Es que..ayy… no quiero que siga  …y usted iba a tomar otro instrumento…

–          Venga aquí, eso no es su problema. Su problema es que no ha aprendido y me ha obligado a ser más severa.

De la oreja lo llevó al escritorio y le hizo ponerse de rodillas sobre su silla. Subió su camisa y bajó los pantalones y los calzoncillos de nuevo, que estaban todavía a mitad de recorrido entre sus formados muslos y sus nalgas .

Y tomando una paleta de cuero, le obsequió con una nueva tanda de azotes con saña…..SlapS……. …SlapS……. …SlapS…….

–          Es que no aprende …SlapS……. …SlapS……. no escarmienta …SlapS……. …SlapS……. tome …SlapS……. y  a ver si se entera de una vez. …SlapS……. NO …SlapS……. SE …SlapS…….  LEVANTA …SlapS…….SIN …SlapS…….MI …SlapS…….PERMISO…SlapS……. …SlapS……. …SlapS………SlapS……. ENTENDIDO? …SlapS…….

–          Si siiii, perdoooon, no volveré a hacerlo  Aauchhh.. perdoooon

–          Bien, ahora…- lo tomó del brazo y lo llevó al rincón del despacho – se va a quedar ahí, recapacitando, cara a la pared, y con los calzoncillos bajados, si no quiere que empecemos de nuevo, Está claro?

–          Si señora, gracias señora, no me moveré

La mujer se quedó observándole mientras el permanecía en pie, con las manos en la nuca y mirando a la pared. Estaba satisfecha, había conseguido domar al presuntuoso ejecutivo y contemplaba su obra.

Después se sentó y ojeó unos informes, dirigiendo de vez en cuando una mirada a su subordinado para comprobar que estaba quieto donde le había ordenado.

Después de un largo espacio de tiempo y cuando estimó que ya había recapacitado le ordenó dejar esa posición y volver a su lado.

El hombre fue con dificultad, con los pantalones bajados su caminar era gracioso y se esforzaba por mantener la dignidad dentro de lo posible.

Una vez a su lado la directora le ordenó darse la vuelta, quería ver como estaba de colorado su trasero. Dudó, pero se dio la vuelta antes de que se lo tuviera que decir de nuevo. Notó como lo observaba y luego lo acariciaba, triunfante, mirando el efecto de su mano sobre él. Hubiera jurado que había notado un suave beso en sus posaderas, pero no se atrevió a volverse para no enojar a su directora.

–    Le duele?

–    Si, señora

–          Muy bien, así lo recordará durante mucho tiempo

–          Bien, señor Alberto, ha aprendido la lección?

–    Si señora

–          Va a ser más obediente y dócil?

–    Si señora

–          No discutirá en adelante ninguna orden mía y hará lo que le mande sin poner objeciones?

–    No señora

–          Bien, ahora lo veremos, dese la vuelta – obedeció, tapándose sus atributos con las manos. Ella lo miró divertida de verle avergonzado, luego le miró a la cara, que estaba casi tan colorada como su parte posterior ruborizado.

–    Y ahora…. tiéndase en mi regazo de nuevo

El hombre se espantó, no podía creer que todavía no estuviera satisfecha, pero no replicó, se tumbó mansamente en sus rodillas y se acomodó esperando un nuevo recital de su jefa.

Observó de reojo como la mujer buscaba en el temido cajón, pero no dijo nada. No sabía que nuevo instrumento de sumisión iba a sacar, pero no protestaría, había aprendido que la directora era quien decidía como y cuando debía obedecer.

Para su sorpresa, vio que lo que sacaba era un tubo de crema, no una herramienta maquiavélica y suspiró aliviado.

La mujer esparció gran parte de su contenido en su escocido culo y comenzó a esparcirlo con su mano. El frescor inundó su piel y agradeció el tacto de la mano, que ya no era agresivo, sino dulce, primoroso, restregando sus nalgas y aplicando con dedicación el ungüento que le calmaba .

– Si no hubiera sido tan desobediente se habría ahorrado la escena de la mesa. No iba a aplicarle ningún instrumento nuevo, querido, sino a calmar su dolor con esta pomada. Soy severa, pero no cruel, y no deseo prolongar su dolor más allá de lo estrictamente necesario para que adquiera buenos hábitos. Que le sirva de lección en adelante.

– Si, señora, lo recordaré

La mano se movía por sus doloridos carrillos con calma, empapando cada centímetro de piel. La juntura de sus nalgas también recibió el agradable ungüento, y sus genitales, notando la caricia de los movimientos circulares como una bendición después del mal trago.

Así pasó un tiempo que a él le pareció sentirse en una nube, sobre el regazo de su directora y recibiendo sus atenciones, se encontraba plácido y feliz. Por alguna extraña sensación, entendía que este castigo lo había merecido y que le ayudaría con su comportamiento en adelante.

–          Levántese, Alberto – el tono de la directora ahora era amable, casi cariñoso – esto ya está listo.

Obedeció y se incorporó frente a ella, quedando en pie con sus partes a la vista de la mujer, pero no le importaba, ella podía mirarlo y no se sentía violento ya ante su mirada. La mujer observó su miembro, que estaba ligeramente excitado y sonrió por primera vez desde que comenzó el día.

Se agachó y le subió el calzoncillo mientras el observaba inmóvil. Después hizo lo mismo con su pantalón, que abrochó sin prisas. Después se incorporó y le tocó el turno al cinto. Arregló su camisa, poniéndola bien colocada en el pantalón. Se apartó un poco y le observó, como queriendo ver si faltaba algún detalle.

Después, sacó unas toallitas de papel perfumado y le restregó la cara, algo que a él no le gustaba , pero no protestó, la dejó hacer. Le colocó un poco el pelo y depositó un beso en su mejilla. Esto pilló desprevenido al joven, que agradeció el tacto de sus labios en su rostro y, sin saber por qué, la devolvió el beso y la dijo

–          Gracias señora

Ella se limitó a sonreírle y le dijo

–          Bien, jovencito, ahora váyase a casa, que ya es tarde. Espero que esto le haya servido de lección. Y recuerde – añadió con una mirada pícara – si vuelve a ser negligente en el trabajo tendré que volver a llamarlo a mi despacho y  darle otra reprimenda. Y si vuelve a gritar a su secretaria en público, haré que ella contemple como le aplico su castigo, entendido?

–          Si señora, no se preocupe, no volveré a hacerlo

Después le puso la chaqueta, le dio la vuelta y con un azotito le mandó fuera del despacho.

Olga, mi compañera de trabajo

Viernes, enero 25th, 2008

Esta historia sucedió algunos años atrás, cuando yo estaba soltero con casi 40 años de edad. Vivía solo en un departamento que tenía un dormitorio, suficiente espacio para mí.

Tenía una compañera de trabajo, Olga, que a varios los tenía babosos, aunque, para se honesto, no era muy bonita. Sí tenía bonito cuerpo, aunque no se apreciaba con las ropas que usaba normalmente. Ella tenía una pareja, con quien convivía algunos días a la semana, pues ella vivía a más de 100km de la ciudad, y no viajaba todos los días.

Un día ella se peleó con su pareja y se le presentó el problema de un alojamiento, a lo que yo gentil y desinteresadamente, le ofrecí compartir mi departamento mientras ella resolvía su situación.

Lo primero que hizo fue comprar un sillón-cama más cómodo, pues el que yo tenía era bastante malo, así que se instaló en el living-comedor mientras yo dormía solo en mi habitación.

Un día tenía de invitado a cenar a un muy bien amigo, quien al despedirse después de la cena, afuera del departamento, no escatimó en indagar sobre Olga:

– ¿Qué hay entre ustedes?, preguntó.

– Nada –  contesté rápidamente.

– Pero, ¿por qué nada? Ni tú ni ella tienen compromisos. ¿Por qué no se lo metes? Pude notar que andaba sin sostenes – agregó.

– ¿En serio? No me di cuenta – le dije.

Nos despedimos y volví a mi departamento algo caliente con el comentario de mi amigo.

Con Olga nos lavábamos los dientes juntos en el baño, y esta vez no fue la excepción. Ambos estábamos ya con pijamas, listos para acostarnos. Como era verano, mi pijama era un pantalón corto y una polera de mangas cortas; el de ella era uno de dos piezas, largo, azul oscuro, de seda, que le tapaba brazos y piernas.

Como mi padre es dentista, le ofrecí revisar su técnica de cepillado, observando detenidamente su boca sensual, imaginando mi pene en ella. En esos instantes se produjo el siguiente diálogo:

–         Me siento muy observada, más aún, casi invadida. Creo que nunca me habían observado tanto la boca alguien que no es mi dentista – dijo ella.

–         Sólo quiero que mejores tu técnica de cepillado – respondí.

–         ¿Quieres que te haga un masaje? – agregué rápidamente, cambiando el tema.

–         Bueno, pero acostada en la cama – me contestó.

Ella se tendió boca abajo en mi cama y yo me senté primero a un lado de ella y comencé a masajear su espalda.

–         Mejor si lo haces por debajo de mi pijama – me dijo.

Entonces le subí la pijama hasta dejar al descubierto casi la totalidad de su espalda.

Ella era delgada, un poco más baja que yo (1,62mt aprox.) con unos pechos no muy grandes, pero de buen tamaño, de caderas más bien estrechas y un culito redondito. Un cuerpo de una joven de 20, teniendo ella unos 35.

Como estaba incómodo, me senté sobre ella, precisamente sobre sus nalgas, sin siquiera pedirle autorización, pero ella no reclamó. En mis movimientos de masaje me inclinaba hacia delante, cada vez más excitado, por lo que mi pene iba creciendo en tamaño por la evidente erección. En cada movimiento hacía que mi pene se colocara entre sus nalgas, lo que a esas alturas ya me tenía muy caliente.

–         Para masajearte la zona baja de tu espalda, es mejor que te apoyes en las rodillas, así esa zona quedará más extendida – le inventé para que se pusiera en 4 patas.

Ella levantó sus caderas y se colocó como yo le sugería, muy obedientemente.

–         ¿Así está bien? – me preguntó.

–         Sí, está muy bien. Cuéntame cómo se siente ahora – le dije, mientras rozaba mi pene por sus nalgas y mis manos se deslizaban por su espalda, pasando por sus costillas hacia sus pechos, rozando suavemente sus senos.

–         Se siente mejor – contestó.

Entonces mis roces eran cada vez más groseros, clavándola cada vez más fuerte con mi pene en su ano, siempre ambos con pijama y muy calientes

–         ¿Sabes? Creo que es mejor que utilicemos alguna crema o algo similar para que el deslizamiento sea más suave – agregué.

Me paré y fui al baño en busca de algo así, y encontré vaselina líquida. Ella mantenía su postura en 4 patas, con su culito bien parado y su espalda descubierta.

–         Esto servirá – le dije, mostrándole la vaselina.

–         Te voy a colocar un poco a ti primero – agregué.

–         No quisiera estropear tu pijama, así que te lo voy a bajar un poco – añadí.

Ella nada decía, Se notaba que estaba tan caliente como yo.

Procedí a bajar sus pantalones lentamente, claro que los bajé mucho más de lo necesario, y junto con sus calzones, dejando al descubierto ese exquisito culo, que torpemente yo no había notado antes.

Ella seguía sin decir palabra alguna, y mostraba su culo a plenitud, procurando incluso abrir sus nalgas para mostrar también su ano.

Tomé la vaselina y me coloqué en abundancia en mi dedo medio, el que comencé a deslizar desde la zona lumbar hacia abajo, hasta llegar a su ano. Luego le metí el dedo lentamente, hasta notar que quedaba bien lubricado. Repetí esta operación varias veces, primero con un dedo, luego con dos y hasta con tres dedos, para asegurar una buena dilatación y lubricación. Todo esto era combinado con un diálogo de indirectas, diciendo que era bueno que se “hiciera” bien lubricado, claro que ese “hiciera” no se refería precisamente al masaje, mientras con la otra mano me ayudaba abriéndole más las nalgas, convirtiendo el masaje en un evidente preámbulo de penetración anal.

–         Ahora me voy a lubricar mis dedos – le dije. Me bajé mis pantalones cortos y comencé a colocar vaselina en mi pene.

–         ¿Quieres ver cómo quedaron mis dedo? – le pregunté con el pene completamente erecto.

–         Bueno – respondió.

–         Pásame tu mano – le pedí.

Ella extendió su brazo hacia atrás y coloqué su mano en mi pene, el que comenzó a acariciar con movimientos de masturbación.

–         Quedaron muy bien – me dijo

–         Empecemos entonces – agregué, y me puse detrás de ella, con la punta de mi pene en su ano, listo para metérselo.

–         Antes de empezar, ¿cómo te gustan los movimientos? ¿Lentos o rápidos? Porque esto es a gusto del consumidor – le dije.

–         Me gusta con movimientos rápidos – contestó.

–         ¿Y te gusta de a poco, o con movimientos profundos desde un comienzo? – pregunté nuevamente.

–         Profundo desde el inicio – respondió.

–         ¿Te gusta que te hablen mientras tanto como estímulo o prefieres en silencio? – agregué.

–         Me encanta que me hablen. Es un muy buen estímulo.

No podía ser mejor. A mí me encanta el diálogo erótico mientras culeo y me encanta meterlo hasta el fondo a la primera.

–         Bueno. Entonces prepárate porque vamos a comenzar – le dije.

–         Ya estoy lista – respondió.

Y entonces empujé con fuerza y le clavé todo el pene en su rico culito. En cuanto entró se escuchó un “ssssssssssssssssssssss”, algo así como un quejido de placer.

–         – ¿Te dolió? – le pregunté.

Ella sólo movió la cabeza para indicar una negación.

–         Entonces te voy a seguir culiando, porque tu culo está muy rico – agregué, mientras le metía y sacaba el pico del culo, con movimientos rápidos, tal como ella lo solicitó, disfrutando de una vista panorámica espectacular de sus nalgas abiertas y mi pico perdiéndose por completo en su interior.

En un momento ella propuso cambiar de posición y se tendió de lado en la cama, con su espalda hacia mí. Yo le levanté una pierna para lograr mejor visión de su culo y empecé a meterlo nuevamente. Noté que en esa posición las metidas eran más profundas, pues nada quedaba afuera, mientras que al estar ella en 4 patas, sus nalgas impedían una penetración total.

Seguimos culiando así un buen rato, hasta que sentí que iba a acabar, lanzando un buen chorro de semen bien adentro de su culo.

Al terminar, se produjo el siguiente diálogo:

–         Creo que esta es una de las veces que he culiado con más erotismo. Fue un preámbulo exquisito – le dije

–         La verdad es que yo también estaba muy caliente. Me gustó mucho – agregó.

Para resumir lo que sucedió los días siguientes, voy a decirles que culiábamos 3 veces al día: una en la mañana, antes de irnos al trabajo; una al regreso del trabajo, como a las 19:00; y otra antes de dormir. Lo hacíamos en el baño, en la cocina, en el living, en todas partes. Había tardes después del trabajo en que decidíamos andar sin ropa, por lo que nos calentábamos rápidamente y teníamos que culiar casi de inmediato.

Esta historia duró un par de meses, pues después ella decidió volver con su pareja. Claro que se la devolví bien culiada, por todos lados, pues también me lo chupó y se tragó el semen, se lo metí por la vagina, pero la mayoría de las veces se lo hice por el culo, pues a ella y a mí nos gustaba más y decía “se siente más apretadito”. Y la verdad, es así: más apretadito. Hay que agregar que las veces siguientes no necesitaba dilatárselo, sólo un poco de vaselina, luego se lo metía entero y ella hacía siempre la misma exclamación de placer: “ssssssssssss”.

Mi amiga la laboratorista

Sábado, diciembre 8th, 2007
Que tal lo que voy a narrarles sucedio hace tres años.
yo medico recien egresado empezando mis primeras armas en un consultorio que esta a las afueras de la cuidad de buenos aires, entre las personas que atendiamos compartia el consultorio con una laboratorista , de 45 años siempre con las muestras de sangre y analisis, delgada, con unas piernas bien toneadas, una cintura deliciosa, y unos senos que invitan a mirarlos.
Fue una de esas tantas mañanas que luego de atender las ultimas fichas quedabamos solos, ahi en el segundo piso, varias veces le habia insinuado palabras provocativas hasta una vez le hice tocar mi verga dura, asi se dio que un sabado tardecita, cerramos la puerta, un poco con miedo por que nos descrubieran y sin evitar lo que se venia, la rodee con los brazos por su espalda, llegue a su cintura y con movimientos rapidos fui soltando su cinturon y bajandole el pantalon se me expuso ese culo imponente,  la apoye sobre la camilla  y  de un solo hecho le enterre  la verga, hasta hacerle sentir sollozo, tras sollozo, lo rico del sexo y la aventura, nuestros gemidos eran pausados y silenciosos para que no nos escuchen abajo, con movimientos ardientes sentia que iba a explotar , luego se da di por adelante mientras le salian sus jugos hasta que termine mientras ella se desvanecia, luego nos vestimos rapido y cada quien a sus cosas, pero cada ves que se da vivimos esa locura una y otra ves .cogiendo y en otras ocasiones me hecha unas mamadas  que les contare despues que rico.

La secretaria

Jueves, septiembre 27th, 2007

Vanina era una joven secretaria de 19 años con mucho por aprender. Era morocha y tenía un físico estupendo. Simplemente les diré que tiene perfectas lolas y una perfecta cola. Las palabras hermosa/s quedan chicas, por eso solamente diremos que sus tetas y su culo son perfectos. Su pelo es negro como ya dije, y lacio, con un flequillo muy sexy.

Trabajando era realmente muy eficiente y eficaz en todas las tareas que le encomendaban, pero se ve que esto no era lo que le interesaba, ni suficiente para su jefe, el arquitecto Fernández.
Un día, Vanina debía aprender una nueva tarea que no sabía realizar. Y que el arquitecto Fernández le tenía que enseñar. Era un martes a eso de las 10 hs. cuando el Sr. Fernández llamó a Vanina diciéndole: “Vanina, venga por favor a mi oficina que le voy a enseñar a utilizar el software para preparar las licitaciones”. A lo que Vanina respondió inmediatamente: “Enseguida voy”. Vanina se acercó a la oficina del Sr. Fernández y se paró en la puerta. “Pasé, adelante” dijo el Sr. Fernández. El Sr. Fernández permanecía en su silla al lado de la computadora. No había ninguna otra silla en la oficina. Vanina se acercó a la PC y se quedó parada al lado. El Sr. Fernández comenzó a apretar unas teclas en la computadora y a explicar simultáneamente algunas cosas referidas al uso del software a Vanina. Sin embargo al poquito tiempo, le dijo en tono de sugerencia: “¿Porque no se sienta?”. Vanina no veía a dónde y efectivamente no había a dónde. “Aquí” dijo el Sr. Fernández, al tiempo que con la palma de sus manos daba golpecitos en sus muslos, dando a entender perfectamente cuál era la “silla” que le esperaba a Vanina. Vanina dudó un instante que duró una eternidad para ambos. Y dijo: “No, gracias. Prefiero quedarme parada”. El Sr. Fernández no insistió y continuó explicándole el procedimiento. Al tiempo, unos quince minutos, volvió a insistir pero con más enfásis. Vanina volvió a dudar, pero esta vez el arquitecto la miró de una forma, que finalmente Vanina accedió, aunque sin pensarlo demasiado a sentarse en sus rodillas. Rápidamente el miembro del Sr. Fernández se empezó a erectar y Vanina comenzó a sentir en su culo, la apoyada del miembro del Sr. Fernández. Vanina trataba de no moverse, mientras el Sr. Fernández continuaba explicándole, pero a veces se hacía inevitable y a cualquier movimiento de Vanina, el Sr. Fernández se ponía aún más duro y erecto. Las explicaciones a nivel técnico cada vez eran peores y el Sr. Fernández parecía concentrado en otra cosa. Luego de otros quince minutos de explicaciones, le pidió a Vanina si podía pararse un segundo con la excusa de que le estaba sonando el celular. Vanina se paró y quedó delante del Sr. Fernández, con el culo prácticamente a la altura de su cara. Fernández atendió la llamada y una vez que finalizó cuando Vanina estaba volviendo a sentarsele encima, este muy rápida de reflejos y sin mediar palabra le subió la falda a la cintura, dejándola en tanguita al aire. La tanguita era blanca. Vanina se sentó en tanguita encima del Sr. Fernández, anonadada por la situación. Ahora sentía plenamente al Sr. Fernández que ya tenía una erección descomunal que no podía disimular. 
Por otro lado el Sr. Fernández tenía en su oficina, puesto el aire acondicionado en modo calor al máximo y la alta temperatura ya comenzaba a sentirse en el amibiente. Vanina que todavía conservaba puesto su saco del trajecito “sastre” tipo ejecutiva con el que había ido ese día a trabajar decide sacárselo. El Sr. Fernández la ayuda y esta queda en camisa. Sus pezones estaban bien erectos también. En varias oportunidades el Sr. Fernández se inclinaba hacia delante por encima del hombre de Vanina y echaba una buena mirada a su escote. Llegado un punto le pregunto: “¿No tiene calor? Déjeme ayudarla” y acto seguido sin dejar tiempo a que Vanina respondiera, le desabrochó los tres botones superiores de la camisa. Sus senos ya comenzaban a salir afuera. Su corpiño era muy ajustado y estaba a punto de estallar. Era blanco también. Los botones que faltaban de la camisa, se los desabrochó Vanina misma, ya que dada la situación actual, tres botones más o menos era lo mismo y realmente hacía “calor” en esa habitación. Por eso mismo, una vez desabrochada la camisa, se la sacó y la arrojó a un costado. Quedando en lo sostén. 
Ahí el Sr. Fernández le dijo: “A ver Vani, parece un segundito”. Vanina obedeció quedando nuevamente con el culo casi a la altura de la cara del Sr. Fernández. “Dese una vueltita” le pidió este último. Y ella así lo hizo. El Sr. Fernández aprovechó la ocasión para terminar de quitarle la pollerita que para ese entonces la tenía de cinturón. Quedando plenamente en ropa interior, el Sr. Fernández le dijo: “Vani, está no es la bombachita reglamentaria de la empresa. No tiene bordado el nombre como es obligación”. A lo que Vanina contestó: “Sí ya lo sé, es que la empresa se llama “Warsmarstein, Fernández, Baciteh & Asociados” y ese nombre tan largo no entra en las diminutas bombachitas que uso yo”. Fernández: “Bueno, puede ser, puede ser. Por esta vez está disculpada”.
“Bueno continuemos con la explicación” dijo el Sr. Fernández y Vanina volvió a sentarse ahora semi-desnuda encima de él. Claro que la situación era rara, pero ella quería conservar y destacarse en ese trabajo. El Sr. Fernández continuó explicándole hasta completar la explicación de todo el procedimiento. Al llegar al final le dijo: “Bueno vamos a practicarlo ahora. Si te equivocas una vez, te desabrocho el corpiño. Si te equivocas dos veces, te saco la bombachita. Si equivocas tres, bueno no sé todavía”. Vani empezó con el procedimiento venía muy bien, había hechó 10 de los 35 pasos sin equivocarse, pero en el nro. 11 se equivocó y sentadita en el Sr. Fernández esperó lo que se venía. El Sr. Fernández desabrochó su corpiño y sus pechos salieron hacia fuera como liberados. Continuó realizando el procedimiento, mientras el Sr. Fernández le acariciaba los pechos. Luego este se calentó aún más y comenzó a apretarlos fuertemente. Vanina continuó bien, pero al paso nro. 27 del procedimiento volvió a fallar y cumpliendo lo que se había dispuesto se paró delante del Sr. Fernández y espero paradita, que le sacaran la tanguita. Y así lo hizo el Sr. Fernández. Muy suavemente le bajó la bombachita y la dejó completamente desnudita en su oficina. Que pedazo de hembra tenía delante de sí. Cuánta líbido y lujuria le despertaba esta niña de 19 años. Que haría ahora se preguntaba, o hasta dónde llegaría. Vanina permanecía desnuda y parada frente a él, hasta que él dijo: “Bueno, de acá en más no importa cuánto te equivoques o no. Si haces el resto del procedimiento perfecto o no. Lo único que yo sé y que me importa es que me vas a chupar la pija, ¡Ahora!”. Vanina que ya estaba “jugada” se arrodillo y comenzó a mamarle la verga. Mamaba y lo miraba. Mamaba y miraba al Sr. Fernández. Al Sr. Fernández le encantaba que lo miraran mientras le chupaban la pija. Y la forma en que lo miraba Vanina, lo calentaba aún más, de manera especial. Cada tanto, Vani lamía los testículos del Sr. Fernández, cada tanto se metía la verga bien hasta el fondo de su garganta, cada tanto se ayudaba con una mano, ya sea para masturbarlo o hacerle “caricias”, pero nunca dejaba de mamar verga. Estuvo así, unos 15 minutitos chupando, y finalmente el Sr. Fernández acabó sin avisar, en la cara de Vanina que terminó tragando buena parte del semen. 
Vanina se limpió un poco y se paró. Amagó a vestirse, pero Fernández le dijo bien clarito: “Que hacés, no te vistas todavía nena, que tengo algunas cositas más por enseñarte”. Ese día por suerte no había más nadie en las oficinas de ese sector de la empresa. Por eso Fernández le ordenó a Vanina: “Anda a la cocina y traéte dos cafés”.

Vanina va desnuda a la cocina, prepara los cafés y los trae luego a la oficina Fernández. Se toman un café cada uno, mientras charlan de distintos temas, como si no hubiera pasado lo que acababa de pasar.
Una vez terminados los dos cafés, el Sr. Fernández decide que es el momento de volver a la acción. Fernández permanece sentado en su sillón, del que nunca se movió. Vanina camina hacia él y se le sienta siguiendo sus indicaciones encima. El Sr. Fernández comienza a penetrarla lentamente al principio. Vanina comienza a subir y bajar al ritmo cadencioso del Sr. Fernández. Vanina va sientiéndo como el pene del Sr. Fernández le entra bien adentro, erecto y hacia arriba. Ella como mujer, pone sus pechos bien a disposición de él, es decir, en su cara. Le pone sus dos tetas en la cara, para que este se vea obligado a lamerlos, cosa que le encantaba sentir a Vanina. La excitaba muchísimo que los hombres cayeran rendidos ante el poder de su poderosa delantera y le encantaba que sambulleran sus caras en sus senos. El Sr. Fernández continúa con su ritmo propio al penetrarla, pero comienza a lamer descontroladamente los pezoncitos de Vanina. Los mismos se erectan cada vez más, y Vani se excita cada vez más. Se humedece cada vez más. Las manos del Sr. Fernández, permanecían firme en el culo de Vani, pero de a poco este empieza a alternar y a tocarle un poco las tetas. Mientras tanto, Vanina subía y bajaba, recibiendo la penetración de su jefe. De tanto subir y bajar, subir y bajar, su jefe finalmente no pudo contenerse más y acabó dentro de ella. Ella también lo hizo jadeando y gimiendo casi al mismo tiempo que él. Se tomaron un momento los dos para gozar del punto máximo del orgasmo y luego, Vanina se bajó de encima de él.
Desnudita como estaba, estaba juntando sus ropas, que estaban desperdigadas por todo el suelo de la oficina. Cuando se estaba yendo, desnuda con su ropa en las manos, hacia el baño para cambiarse, escucha desde su espalda que el Sr. Fernández le dice: “Vanina, sos una gran empleada, seguro vas a hacer una larga y prometedora carrera en esta compañía”. Vanina no le contestó y salió de la habitación.
 
Si quieren enviar sus comentarios, escríbanme a:

julieta_s24@hotmail.com

Trabajando en el sotano

Viernes, junio 8th, 2007
No habían pasado ni dos meses desde que entre a laborar en una empresa,
cuando sucedió la experienia que les voy a contar.

Una compañera, con la cual había estado compartiendo el escritorio por falta
de espacio, me pidio que le ayudara a buscar unos documentos en el archivo
muerto. Acepté y como mi jefe no se encontraba, nos dirigimos al sotano de
un edificio continuo. Solicitamos las llaves a la encargada, entramos y nos
dispusimos a buscarlos.

Despues de bajar cajas y no encontrar los documentos, mi compañera se sento
en una caja que había en el piso. Llevaba un falda azul larga, con una
abertura al lado, y la cual al sentarse se abrió y dejo al descubierto su
larga y esbelta pierna hasta el muslo. Aunado a ese panorama tan exquisito,
su blusa blanca dejaba ver por encima del primer botón desabrochado, una
buena parte de sus senos blancos, erguidos como dispuestos a enfrentar una
batalla.

Sin saber que hacer ante esa imagen tan excitante, me limite a pedrile que
se cubriera. Pero cual seria mi sorpresa, al contestarme que lo hacia para
que yo disfrutara de esos encantos; sabiendo que esto podria terminar con mi
siguiente comentario, asumi el riesgo y le aclaré que no me iba a conformar
con mirar. Contrario a mi primer pensamiento, se colocó de pie y dijo que no
sólo la pierna, sino todo lo que yo quisiera podía tocar.

No lo creía, esta mujer alta, delgada y que más allá de su físico, toda ella
me encantaba, me estaba invitando a disfrutar de todo ese cuerpo lleno de
sensualidad.

Debido a mi momentaneo silencio, me cuestiono si no me gustaba. Mi respuesta
fue que estaba equivocada, una mujer como ella era todo una encanto. Pero mi
respuesta, no fue lo sufientemente clara para ella. Con cara de desilusión
me dijo que si sólo eso me inspiraba. Quede sin palabras, la tome de los
brazos y la atraje hacia mí.

Sin decir palabra alguna la abrazé por la cintura y acerque mi boca a la
suya. Lo que se inició como un beso dulce y delicado, pronto se convirtió en
un morboso juego de lenguas, las cuales no dejaban de enredarze para
separarse y volver a juntarse.

La exitación comenzó a aumentar en ambos. Podía sentir sus senos frortandose
a mi cuerpo, lo cual aumentaba todavía más la exitación.

Baje mis manos hasta sus gluteos, eran como se veian: firmes y llenos, una
delicia. Me recargue en el anaquel y doble un poco las piernas para quedar
al nivel de su sexo. Su reacción fue la que esperaba, comenzó a pegar su
sexo al mio, era algo exquisito. Por debajo de su falda meti mis manos y
comenze a acariciar sus muslos, senti una diminuta prenda de vestir, que no
estorbaba para acariciar con todo gusto sus trasero respingon.

Ya no podía más la excitación, ambos habiamos llegado al climax…

Se dío vuelta sin dejar de besarme, y coloco su trasero pegado a mi sexo, se
movia con empujoncitos lentos, mi musculo ya listo para repeleer el ataque
lo disfrutaba al maximo. Subi mis manos a sus pechos y los acaricie por
encima de su blusa. Sin saber como, la blusa se desabrocho por completo, lo
cual aproveche para levantar el bra y poner al descubierto ese par de
monumentos. Sus pezones estaban como dos cerezas adornando un pastel.

Dejandome llevar por mis impulsos, la retire un poco, desabroche mi
pantalón, bajé el siper y saque mi miembro. Suponiendo ella lo que hacía,
paso una mano hacia atrás; al sentirlo, lo tomo con delicadeza y lo acaricio
como si fuera a masturbarme.

Con la otra mano levantó su falda e hizo a un lado su diminuta prenda.
Acerco su trasero y coloco mi miembro en su entrada. Estaba mas que mojada y
caliente. Un leve empujón bastó para que entrará en toda su cavidad. Tomó
mis manos y las colocó en sus pechos.

Así, acariciando ese par de jugosas carnes, iniciamos un candente vaiven de
caderas. A cada empujón mío un empujón de ella hacia que mi trozo de carne
chocara en lo mas intimo de su ser.

No tarde mucho en sentir un abundante liquido que brotaba de ella y escurria
hasta mis piernas. No conforme con eso, la retiré y me acomodé sobre la caja
donde se había sentado ella. La volté frente a mí y la hice colocarse sobre
mí. Mientras frotoba su clitoris contra mi miembro, yo me dedique a
disfrutar der sus pechos.

Antes de que disminuyerá la excitación, la invité a introducirse mi trozo de
carne, indicandole con mi manos que levantara sus nalgas. Con su mano la
puso en puerta y dejo caer todo su peso para clavarse literalmente todo mi
trozo de carne.

Comenzó a cabalgar como una loca, subia y bajaba como si estuviera sobre un
potro desbocado. Yo tomaba sus pechos para no perderlos de mi boca. Los
degustaba con la más inmenso placer.

No me quizé contener más y deje explotar mi miembro con todo el placer que
ello conducía. Al sentir mi última respuesta, dejó de moverse y disfruto del
contacto de ese líquido caliente que llenaba sus entrañas.

La encargada de las llaves, quien minutos antes habia entrado a
solicitarlas, de una manera considerada espero hasta el último momento para
no interrumpir nuestro delicioso encuentro e hizo hacer notar su presencia.

Mi compañera pretendió ocultar su rostro, recargando su cara sobre mi pecho.
Me limite a estirar mi mano para entregarle las llaves. Le ofrecí una
disculpa con una sonrisa, la cual respondió con una sonrisa de complicidad y
haciendo negativas con movimientos de cabeza, se dió media vuelta y salió.

Al oír el cerrar de la puerta, nos levantamos y nos apuramos a arreglar
nuestra vestimenta, la presencia de la secretaria nos hizo sentir una
sensación de peligro, que disimulamos mutuamente con una pequeña risa,
seguida de un corto beso.

Al salir, mi compañera trató de caminar aprisa para no tener que enfrentar a
la encargada, pero no resultó. Apenas dió dos pasos y la llamó por su
nombre, no le quedó más remedio que regresar. Sabiendo que la llamada era
sólo para ella, seguí mi camino al baño de los obreros. Entre y me revisé
buscando borrar toda evidencia de tan placentero encuentro. Limpie a mi
cansado compañero con un papel humedo para reducir el olor y verifique en el
espejo estar lo mejor ordenado posible. Ya listo, me diriji a mi lugar de
trabajo. Al parecer nadie había notado nuestra ausencia. Al poco rato
regresó ella, mejor arreglada que yo. La encargada le indicó que pasará a su
baño a asearse bien y a arreglarse.

Era de comer y salimos a disfrutar de una suculenta comida, la cual
acompañamos expresando mutuamente las emociones vividas apenas unos minutos
atras. Mi compañera, había hecho un pacto de confidencialidad con la
encargada de las llaves, por lo que nuestro secreto, estaba seguro…aunque
despues tuve la necesidad de afianzar esa confidelcialidad, haciendole una
visita a la encargada de las llaves….

AUTOR:PEGASO69
pasale69@hotmail.com

En el Taller caliente

Domingo, abril 22nd, 2007

Hola, mi nombre es Elisa y soy diseñadora, tengo un taller de serigrafía, soy chaparrita de 1.56, morena clara senos pequeños pero sabrosos, mi mayor atractivo es mi trasero y soy muy velluda. Me dedico a diseñar boxers eróticos para hombre, lo cual me calienta mucho.

Había tenido poca chamba y me hicieron un pedido urgente de boxers, tuve que hacer los originales a toda prisa y nos dispusimos a hacer el bomberazo. Al estar imprimiendo los primeros boxers manche mis jeans, son buenos y no podía permitir que se echarán a perder. Tenía que desmancharlos, la única manera era quitándomelos.

Después de pensarlo, pues tengo tres chavos trabajando conmigo, decidí quitármelos y quedar en pantis.

Los chavos primero me vieron con cara de sorpresa, pero se notaba que les gustaba lo que veían. Yo veía como me miraban y no pude evitar calentarme. Se ofrecieron a ayudarme a desmanchar mi pantalón. Pero les dije que yo podía sola. Se me quedaban viendo y yo más caliente.

Estábamos horneando y la temperatura era elevada, tenía ganas de tocarme y no pude evitarlo, ellos se dieron cuenta, Raúl el mas aventado de los tres se acerco y me acaricio el trasero, trate de rechazarlo, pero estaba muy caliente. Me bajo mi panti y comenzó a acariciarme mi panocha. No podía mas y me quite la camiseta, los otros dos se acercaron y me acariciaron los pechos y me besaron, estaba a mil y en cualquier momento podía entrar una persona.

Raúl hizo que se la mamara, Luis me la metió por el culo, fue delicioso, la tiene larga y delgada. Mientras René me acariciaba. Finalmente René se acomodó y me la metieron por mis tres orificios. El primero en venirse fue Raúl, yo tuve un rico orgasmo Luis se movía frenéticamente en mi culo hasta que me dio su leche. René me inundo la panocha.

Nos recuperamos, yo me limpie y seguimos imprimiendo en otro día mas de trabajo.

Fantasias de una secretaria

Miércoles, marzo 14th, 2007

Mi nombre es Laura, tengo 24 años y trabajo en una oficina de secretaria. Me gusta mi trabajo porque tengo mucha tranquilidad para hacer todo el papeleo, casi siempre estoy sola en la ofi, excepto de unas pocas veces que pasaban mis jefes con previo aviso.

Un día, que no tenía muchas ganas de trabajar, me metí en Internet y empecé a leer unos cuántos relatos eróticos, me gustaba la fantasía de practicar sexo con un extraño maduro, por ejemplo.

Y en mitad del relato, entró un chico preguntando con acento de búlgaro si le podíamos ofrecer trabajo en una obra, y le dije que de momento no necesitábamos a nadie, intenté todo para acortar su visita para poder seguir leer ese relato tan excitante que había dejado mi tanga mojado y a mi con unas ganas de tocarme los pechos y el clítoris que me picaba de tantas ganas.
Pero el chico no quiso, empezó a hacerme cumplidos, decía que le gustaría estar con una chica tan simpática como yo … vamos, que no se venció.

Le miré bien, y no me gustaba nada, era bajito, feo de cara y de cuerpo, demasiado desesperado, parecía que nunca había estado tan cerca de una chica como yo, me decía todo el tiempo que yo era la chica mas guapa que había visto jamás.

En ese momento pensé jugar un poco con el; ya no intenté acortar la conversación, al contrario. Quería pasármelo bien y empecé a tocarme el pelo, decirle que estaba muy sola últimamente, que ningún hombre me entendía, empecé a desabrocharme un botón de mi blusa y le miré con ojos de gatita.

El chico se quedó en blanco, pero con una sonrisa muy grande.

En ese momento le pregunté si realmente tenia ganas de estar con una chica como yo, y claro, me dijo que si.

– Que me harías? Que te gustaría hacer?

El: me gustaría tocar tus pechos.

Cogí su mano derecha y la metí bajo mi blusa, al principio se quedó perplejo pero a los 2 segundos empezó masajearme mis pechos con torpeza, lo que me excitó mas todavía. Entonces le pregunté de nuevo:

Que harías después de tocarme el pecho?

Me dijo que le gustaría tocar mi coño. – pensé, que morro tiene, pero voy a cumplir , a ver como reacciona.

Me abrí de piernas, subí mi falda y aparté el tanga para que salieran mis labios carnosos esperando alguna caricia. Me miró, no se lo podía creer, lo que me ponía más cachonda todavía. Se arrodilló delante mía y empezó a tocarme el coño con dos dedos con muchos cuidado pero igual de torpe y mirando cada detalle.

Incluso me preguntó si podía hacer una foto de mi coño, mis pechos para recordarlo todo mas adelante. Le dije que si pero para mas tarde, porque quería que me lamiera mis partes ya húmedas , cogí su cabeza entre mis manos y le apreté hacia mi sexo, después le aparté un poco, le cogí el dedo índice suyo y me lo metí dentro de mi coño, lo saqué y lo metí con mas fuerza… como a mi me gusta, repetí varias veces, y me encantaba. Empecé a ponerme mas cachonda tenía tantas ganas de ser penetrada ya pero me aguanté para alargar ese placer.

Le saqué su dedo y me cogí dos y me los metí de nuevo, y de nuevo, mmh… como disfruté con ese juego, después me metí sus tres dedos, mientras yo me tocaba mis tetas pellizcando mis pezones. De vez en cuando le tenía que subir la vista para que no se perdiera nada de lo que estaba haciendo yo.

Le enseñé como tocarme el clítoris, como penetrarme con su lengua, era fabuloso.. quien iba a saber que un chico tan feo se dejaba manejar tan fácil… no me arrepentí ni lo mas mínimo.

Entonces llegó el momento de bajarle yo los pantalones de la marca de la pava, sucios; yo arrodillada y el sentado en mi silla de secretaria.

Me encontré con una polla hermosa, bien grande y rígida, me acerqué lentamente, me humedecí los labios y empecé a lamerle la polla entera, me la metí con todas mis ganas en la boca, bien adentro, la saqué para acercarme a sus huevos durísimos, se los chupé enteros, y me ponía cada vez mas cachonda, me encantaba chuparle la polla a ese tío desconocido, le iba a dar una lección de lo que es capaz de hacer una chica guapa sentada todo el día en una oficina.

Y si, se lo demostré porque al poco tiempo empezó a retorcerse del gusto del orgasmo que le estaba pasando; y se corrió bien corrido en mi boca. Me tragué la mitad, la otra mitad la restregué en mis tetas…. Me daba tanto gusto sentir su leche encima de mi, que empecé a masturbarme delante de el, ya me había subido a la mesa- justo enfrente de el, y ahí estaba masturbándome como una loca, cachondisima, rogándole que me penetrara, y gracias a dios, hizo lo que le había pedido, con una fuerza tremenda, ya no sabia por donde sujetarme.

Me daba bien fuerte, y además con unos movimientos circulares, le sentí tanto, que solamente podía chillar del gusto que me daba ese tío.

Recordando ese encuentro con ese chico, la verdad es que no me acuerdo de las veces que me he corrido, pero fue mi mejor experiencia sexual.

Todavía utilizo esa experiencia para masturbarme con mi juguete. Espero que os pueda servir mi experiencia igual que a mi….

Tres secretarias calientes y buenas para el sexo en grupo

Domingo, marzo 11th, 2007

¡Hola!

Bueno, esta historia sucede hacia un año.-

Yo recién empezaba a trabajar, la verdad que con el cargo que tenia en una empresa de seguridad debía asistir de etiqueta, con corbata, camisa, tela, etc., y sinceramente la pinta era la mejor, en la primera semana, converse mucho, con la secretaria de gerencia, un mujer, mucho menor de edad que yo, (bueno 4 años menor, yo tengo 21) era hermosísima, unas nalgas redonditas, paraditas, una tetas gigantes acompañadas de un escote formal insinuante a muerte, era hermosa. conversaremos mucho, eran varias horas del turno que conversábamos. Una noche que terminábamos de trabajar, estábamos solos en la oficina, gerencia, y administración se habían retirado, quedaba la secretaria de gerencia y yo administrador jefe, ambos, antes de salir, le invite a tomar un café en la misma oficina, y a seguir conversando, en ese momento entró al baño a retocarse un rato, y cuando salió se dio un tropezón que casi se va de cabeza al suelo, en ese tropezón, la alcancé a agarrar, pero ese agarron fue mas de los ambos esperábamos, en mi intento desesperado por evitar que se cayera, lo primero que agarré fue una de sus tetas, y en el forcejeo, esa misma teta salió del scote, dejándola al aire, o a vista y paciencia del mas caliente con ella. ella no atinó a nada, y yo por evitar algo (no se que) me acerqué y le acomodé la teta que estaba afuera, ella solo mira como yo le tocaba su pecho y lo acomodaba, según ella caballerosamente, y al fin le digo, “vamos a mi oficina, que esta listo el café que quedamos”, fuimos ala oficina servimos el café, y me da por encender el televisor, en un canal X donde estaban dando un programa de educación sexual y placer sexual, sin tomar “mucho” en cuenta la televisión, conversamos y luego de harto rato de conversar, se me ocurre decirle que “tenia unas tetas increíbles, y que tenia ganas de tocarlas hace rato”, ella se sonroja, y su mano trata de acomodar algo debajo de su falda a la altura de su entrepierna, y por ultimo se acomoda las tetas. Seguimos conversando, deja luego su taza, en el escritorio, se pone detrás de mi y me dice al oído “así es que te gustaron mis tetas, y hace rato querías tocarlas” si le digo, muy confiado, y creyendo que me estaba molestando, cuando sale de atrás, se pone en frente y a sabiendas de que ya no vendría nadie mas a la empresa, se saca la blusa, con ese scote que me volvió loco todo el día, y dejó sus tetas a mi vista, y se puso en frente y me pidió que se las tocara, que eran mías.

Yo ni corto ni perezoso, me agarre de sus tetas, las tomé, las agarre, las chupe, y mientras las chupaba, le agarraba las nalgas, le bajé el cierre de la falda, la despojé de ella, le saque la tanga, ella me desnudaba también, al final terminamos ambos denudas, ahí, me di cuenta de que tenia a la mujer mas bella y caliente de la empresa a mi entera disposición, lista para abrir sus piernas tomar su clitoris, y guardar mi verga dentro del jugoso sexo de la secretaria de gerencia.

En el mete y saca de la verga dentro de la vagina de Catalina, escuchamos a alguien que estaba en el star de la oficina, yo me despego de mi sexo, me pongo algo del pantalon, y salgo y veo, a un secretaria del administrador de contratos, Daniela, hermosa, con menos culo, pero hermosa. Le pregunte, que hacia ahí, y me responde que se había devuelto al baño, y le pregunto para callado, si había escuchado algo de lo que había pasado allá adentro, ella me responde ” no se preocupe jefe, si o conozco a la Cata, yo me quedo callada”, esta bien, le dije en todo caso ya terminamos luego de la interrupción, y le dije si quería un café, mas que mal estaba fría la noche, ella aceptó, entro a mi oficina, y se da cuenta que Catalina estaba con solo una taza en las manos y nada mas, su ropa esta esparcida en mi oficina, además de estar de piernas abiertas, y con la entrepierna mojada, y yo con el puro pantalón, sin ropa interior, y se notó por sus pezones erectos, que también le gustaría estar debajo mío, con mi verga dentro de su culo. Yo le digo, ponte cómoda, ella se sienta, ¡no! le digo mas cómoda, y le acaricio las tetas y comienzo a desabrocharle la blusa, dejándola solo con sostenes, luego sin mas ella me besa, y empieza sacarse la falda, y queda en las mismas condiciones que Catalina, desnudas para mi solito, listas para seguir teniendo sexo, penetrándolas hasta mas no poder, y hacer lo que quiera con ellas.

El sexo fue lo mejor, dos mujeres a cuestas, esperando que se la meta o en el culo o en la vagina o en la boca, a Catalina la tenia boca arriba, con las piernas abiertas, y atravesada por el culo, con una verga grandota, mojada y jugosa.

Daniela de pie me acariciaba la cabeza y me entrega su vagina para que se la chupe, para que mi lengua juega desesperada en su vagina, y con una mano, jugaba con sus tetas, nos turnábamos en el sexo oral, las turnaba en las penetraciones, pero sin que les faltara a una de ellas, después con las cabezas juntas en una silla acariciándose las paginas, y jugando con su culo y ambas como podían chupando mi verga esperando uno de tantas eyaculaciones, que les di tanto en su culo, su vagina, su ombligo, espalda, esta vez fue en la boca de ambas.

Esa noche, Daniela se quedo en la oficina, al igual que yo y Catalina, bueno para cuando terminábamos, teníamos que ducharnos, y salir del turno, solo bastaba marcar tarjeta y retíranos.-

Pero de una vez, cada vez que nos quedábamos solos en la empresa, donde quedábamos, en el hall, en mi oficina, o en la oficina de quien queramos tener sexo, nos quedábamos.-

En la tercera vez que estuvimos en sexo en la oficina, se nos agregaron dos personas mas, una niña de 18 años, y una joven, pololo o novio de Valentina, ella delgadita, buenas tetas, buen culo, lo chupaba como diosa (comprobado esa noche), así empezamos a tener sexo entre 5, dos varones, tres mujeres que les gusta el sexo, que se te desnudan cuando quieren a la hora que quieren o quieres, derrepente en horario de trabajo, en medio turno de día, llegaban de a una a la oficina, se desnudaban, y se la metia, la follaba, le agarraba las tetas, se las chupabas, le chupabas la vagina, la culeabas, de todo, después se vestían, y salían como si nada, esperaban un rato, y llegaba la otra y lo mismo disfrutas, todo el día teniendo relaciones, sexo, calentura de la que quieras, con tres de las mujeres, mas lindas de la empresa, mas cuando Carlos tenias que hacer consultas sobre personal y las calentonas van llegando de a una, nuevamente y la orgía se arma. Nuevamente.
Bueno de mas esta decirles que mas de una vez nos descubrieron teniendo sexo en las oficinas y en orgías.-

Pero mientras mas nos pillaban, mas mujeres y hombres se unían a las orgías.-

Bueno.-

Esa es la historia, espero les guste.-

Adiós.-