Archivo de la categoría: Maduras

El día que me folle a la madre de mi compañero

Esto me ocurrió hace dos años, cuando tenía 19.

Comence a trabajar a los 18 años para poder cubrir mis gastos escolares y poder aportar en la casa. En aquel entonces yo trabajaba en un pequeño restaurante como mesero y deje de laborar en ese lugar a los 19 (casi mis 20 años).

Entre mis compañeros tenía un amigo llamado Tomas, con el cual me llevaba muy bien. Los fines de semana solía ir a su casa a tomar mientras veíamos algún partido, solía hacer fiestas o simplemente para ir a perder el tiempo.
Tomas vivía con su hermana mayor (la cual nunca pude follarme) y su madre. La señora ya me conocía y a los demás compañeros del trabajo, pero un poco más a mí ya que yo asistía más veces a la casa.
Durante una reunión en la casa de mi compañero pude notar que tenían un problema con una tubería de la cocina, yo sé un poco de todo ese ámbito y le pedí a la señora si me dejaba revisar mientras mis compañeros checaban a que bar iríamos esa noche. La señora me dijo que le sería de mucha ayuda y entonces me agaché para revisar si algo había tapado él tubo. Ese día la señora llevaba puesto un lindo vestido azul con negro y unos tacones negros. Estando en mi posición sin querer pude observar sus piernas y todo lo que cubría aquel vestido. Debido al paisaje no pude contener mi ereccion y la señora al parecer se percató de eso.

Después de eso ayude a arreglar la tubería, y fuí con mis compañeros al bar.
Estaba apenado porque la señora había notado mi ereccion. Sentía que no podía volver a tener la misma confianza en la casa de mi compañero.

Al siguiente fin de semana mi compañero me llamo porque estaban pintando la casa y necesitaban ayuda. No sabía si ir ya que todavía tenía pena, pero al final asistí y no me arrepiento.
Llegue y comencé a pintar el baño mientras mi compañero pintaba su cuarto. Pasó una hora aproximadamente cuando le llamaron a mi compañero sobre un asunto que tenía que atender. Dejó de pintar y se marchó.
Al ver que estaba yo solo mi pena aumento.
Después de media hora de que mi compañero se fue yo me sentía incómodo y opte por decirle a la señora que me tenía que ir, no sin antes saber si podría tomar una ducha en su casa. Debido a que el baño no se podía usar porque lo estaba pintando, tuve que usar uno que está en el cuarto de la señora.

Me quite la ropa, tome una ducha y salí para encontrarme con una sorpresa. La señora abrió la puerta sin que me diera cuenta y estaba yo sin ropa. Dí media vuelta y me tomó por sorpresa agarrando la toalla que me cubría.
Se acercó a mí y me dijo:
-“No creas que no pude notar tu bulto aquella vez… Tengo curiosidad por saber lo que tienes debajo de la toalla.”

El momento me puso caliente y mi verga se endureció rápido. La señor quito la toalla;
-“Vaya… Ya estabas listo para mi”. Y sin que se lo pidiera comenzó a chuparla.

Era una experta mamando. Yo la tome de la cabeza y empecé a meter mi verga fuerte en su boca mientras ella chupaba mi cabeza y con una mano me hacía una paja. Se saco las tetas y vaya que eran grandes. Mientras la tenía de rodillas me decía:
-“Que rica verga tienes, tan dura. Sabía que querías que te la mamara. Hace mucho que no tengo una vergota en la boca”.
La levante y la puse de espaldas a mi, le quite la falda que llevaba para poder comerle el coño, el cual estaba muy mojado y caliente. Sus gemidos me ponían más duro. Metía y sacaba mi lengua de su vagina una y otra vez. Me puse de pie y empecé a penetrarla en el baño.

Cada vez se la metía más y más fuerte mientras la muy puta gemía de placer mientras me decía:
-“Ay papi, que rico es tener una verga joven. Metemela toda, quiero que estés en todo mi coño”.
Su coño estaba muy caliente y apretado, estaba disfrutando follarme a la madre de mi compañero. Después de unos minutos de estar follandomela en el baño, la puta me dijo:
-“Ven Alex, ahora quiero cabalgar esa verga”.
Fuimos a su cama para seguir follando.

Se puso en cuatro:
-“Entra rápido, Alex, quiero tu verga en mi”.
Se la metí lento y ella soltó un enorme grito mientras me pedía que la follara muy fuerte. Se la fui metiendo más y más duro mientras ella decía mi nombre y lo mucho que disfrutaba mi pene.
Salí de su vagina para que ella pudiera cabalgar.
-“Nunca me había sentado en algo tan grande” decía mientras se metía mi verga.
Comenzó a hacer círculos con su enorme culo mientras gemía. Se movía como una diosa, sentía que estaba por venirme dentro de ella. Siguió dándose sentones sobre mi verga mientras le chupaba sus enormes tetas. Pude sentir cómo se vino mientras saltaba sobre mi pene, eso me calentó aún más.

La acosté a mi lado mientras me decía:
-“Uf, ¿todavía estás duro?, joder”. Se abrió las nalgas y me dijo “Puedes meterla aquí para satisfacerte”.
Esta vez se la meti toda de un solo movimiento y comencé a cogermela. La puta volteaba a verme mientras me pedía que la penetrara más rápido, lo hice y pude sentir cómo se vino por segunda vez.
No pude contenerme más. La levante para que me la mamara. Sus labios apretaban fuerte mi verga y su lengua no de baja ningún centímetro seco. Después de unos minutos solté un chorro de semen directo en su cara:
-“Mmmm, que rica leche. Tenía muchas ganas de que me cogieras y me echaras tu semen en mi cara. Espero lo hayas disfrutado, muchachito, esta no será la última vez que seas mío”.

Después tomo una ducha mientras yo me vestía y volví a mi casa.
Esa fue la primera de varias veces que me la he follado.

Profanando a mi vecina bien portada de 50 años, con tan solo 17 años !

Les contare lo que me sucedió cuando tenía 17 años, soy un chavo alto 1.90 mts que juega basquetbol y vivo en unos departamentos donde tengo infinidad de vecinos, entre ellas una señora que fue azafata en una línea de aviones, ella es de piel blanca, hermosos ojos color miel, busto grande fácil copa ¨C¨ y de un cuerpo espectacular, pues va al gym todos los días, a pesar de sus 50 años, la señora está muy bien de nombre Karina, siempre nos saludábamos, especialmente cuando organizaba sus cuestiones religiosas. Siempre me gustó mucho pero no tenía la mínima oportunidad pues es muy bien portada, hasta que idee un plan para poder estar con ella y profanar, corromper a esa señora tan bien portada, eso me prendía y me llenaba de lujuria, empecé con mi plan, primero le mostré mi cuerpo marcado por la ventana esperando que ella me viera y me vio, un día mi madre me mando cambiar el tanque de gas de la Karina, fui pero la verdad que con tan solo ir a verla tenía un erección la cual no oculte para nada esperando que ella se diera cuenta, empecé a cambiar el tanque de gas el cual deje flojo para que escapara su gas y regresar pronto, cuando me agache a recoger las llaves pude ver que llego por detrás mío y se me ocurrió voltearme violentamente, tratando de hacerla caer y en el camino agarrarla de la cintura para que sintiera mi erección, pues así lo hice, me volteo y al empujarla la agarre de la cintura pegándomela fuertemente al cuerpo, solo dije, perdón, perdón Karina no te vi y la solté, tratando de disimular el accidente, ella se puso roja, roja y abrió los ojos como diciendo, lo sentí todo, ella solo dijo no te preocupes hijo, solo pensé la semilla está sembrada.

Así pasaron los días y mi plan continuo con dejarme ver por la venta, un día que salí de bañarme pude ver que me observaba, hice como que el boxer que me puse no me gustaba y me lo quite sin pensarlo, me pene estaba erecto, lo toque en mi mano como acomodándolo y me coloque otro boxer, al mirar por la ventana su cortina estaba cerrada, evidentemente me vio desnudo, continúe con el plan, su actitud a hacia mi persona empezó a cambiar la empecé a saludar de beso y al hacerlo le ponía la mano en la cadera, ella se sonrojaba, continuaron pasando los días, nuevamente su tanque de gas se terminó y mi madre me mando, dijo revisa si no tiene fugas, ok, le dije, llegue a su departamento y le dije me mando mi mama a cambiar el tanque, ok, hijo, vamos y subimos, ella traía un vestido, largo al tobillo y su blusa manga larga, bien tapados todos sus grandes atributos, fuimos y cambie el tanque, le dije para mí que su tubería en el departamento tiene fugas, solo dijo no se de eso, porque no revisas en el departamento, ok, vamos le dije, llegamos al departamento, entramos, fuimos a la cocina y era un lugar pequeño, le dije apague su boiler, lo apago y dijo, salgo porque esta reducido, le dije si paso, y al pasar de tras de ella le arrime todo mi bulto, por el reflejo de la ventana pude ver como cerro los ojos de excitación y allí fue el momento de atacar.

La tome por la cintura, ella suspiro pero sabía que debía actuar rápido, levante su falda violentamente, metí mi mano hasta su ropa interior y metí un dedo en su vagina, ella solo suspiro, pude sentir como su vagina se humedeció, continúe metiendo el dedo para llevarla a un punto de no retorno, si no lo hacía así se arrepentiría, en ese momento ella decía si, si mi niño, hazme tuya, le levante la falda y me metí, buscando como loco su vagina, mi lengua estaba besando su vagina buscando su clítoris, lo cual ella facilito, lo encontré fácilmente pues su gemido me lo indico, solo decía, dios que lengua, mas, mas, mi niño, continuaba lamiendo como loco, mientas quitaba su falda, su calzón lo rompí de una pierna y dejo de estorbar, con una mano abrí su blusa, solo saque de su braseare sus grandes senos, los apretaba lo cual la ponían más excitada, continúe lamiendo su vagina como loco, sus jugos eran un manjar, yo estaba como loco, una vez que no aguante más, le di vuelta y empecé a morder sus nalgas mientras metía mi dedo a gran velocidad en su vagina haciendo circulos, estaba muy muy mojada, solo gemía de placer, con mi lengua besaba la rajita de sus nalgas metiendo la lengua más y más hasta que llegue a su ano, tibio y apretadito, ella se estremeció, mis dedos haciendo círculos dentro de su vagina y mi lengua en su ano, estaba como loca, cuando de repente, soltó un gemido de placer y una gran cantidad de fluidos salió de su vagina, no me importo y seguí, me baño la cara, allí supe lo que era un orgasmo, me pare, la empine y de un solo empujón la penetre todita, solo pego un gemido de placer impresionante, empecé a bombear como loco, solo quería rebotar en esa nalgotas, le apretaba las nalgas, la sujetaba de la cintura, agarraba su senos, los apretaba, jalaba su pezones, estaba como loco, solo pensaba en profanar esa señora tan bien portada, corromperla hasta mas no poder, la tenía donde quería estaba empinada en su cocina recibiendo mi pene de 19 cm de un joven de 17 años, 33 años más joven que ella, así estuve hasta que pude sentir como se venía su segundo orgasmo, sus gemidos incrementaban, en eso pude sentir como se venía, sentía contracciones en su vagina y no pude más, solo dije me vengo, solo dijo si mi niño, si, déjalos bien adentro papito, uff eso me prendió más, la sujete fuertemente esperando llegar al fondo de su vagina para descargar todo, basta decir que me vine a chorros, así quedamos un minuto, me salí de ella y le di vuelta, no quería mirarme, la bese, nos dimos un beso largo, ella me abrazo, no me soltaba entendí que quería sentirme pegada a su cuerpo, al separarnos, pude ver como de su vagina salía restos de semen, estaba goteando, ella solo dijo hay que pena, no hay problema mi vida le dije, tome su ropa interior rota y limpie parte del semen que le escurrió, tome una buena porción en mi dedo, lo acerque a su boca, solo dijo, no, no, no bebe, no, abrí su boca y metí mi dedo, pude sentir como empezó a chuparme el dedo con restos de semen y jugos de su vagina, respiro profundo y estando con los ojos cerrados ella, le coloque la falda, arregle su braseare y cerré su blusa.

Pase a su baño me limpie para evitar el olor a los jugos del amor y salí a su sala, platicamos un rato, en eso le pregunte, estas escurriendo amor, solo dijo, así me dejaste canijo chamaco, en eso me dijo, esto no debe pasar, a lo cual le dije, si no me recibes en tu departamento, un día te voy a violar en el estacionamiento, en eso su cara se llenó de lujuria, solo respiro profundo y dijo, no me antojes bebe, me despedí, al salir ella me dijo, cuando vienes de vuelta mi niño, usted dígame cuando me enseñara más cosas, se sonrojo y dijo mañana mi niño, le di un beso y me fui.

Parte de mi cometido estaba cumplido, corromper, profanar a una señora bien portada, hacerla viciosa y adicta de un joven de 17 años y 33 años más joven que ella.

Continuara……

La amiga de mi vieja

Hey, qué tal? Este es mi primer relato y vengo a contarles todos los relatos de este ser tan pajero que aquí les escribe.

Antes que todo, “digamos” que mi nombre es Mike y tengo 27 años. No tengo un gran físico ni altura importante pero sí facha y buena onda, y por sobre todo una buena pija que la naturaleza me dio. Por otro lado soy biólogo, botánico y cheff, les cuento estos últimos detalles porque más adelante en mis futuros relatos tendrá importancia.

Hoy les vengo a contar lo qué pasó en el último cumpleaños de mi vieja y que cómo suele ser costumbre, lo festeja en la casa de unos amigos de mis padres. Mas que costumbre es comodidad ya que tienen tremendo rancho con terraza, jardín y todos los chiches en pleno San Isidro.

Los dueños de casa son una pareja (tan cheta que da asco), llamada Pedro de 45 y Sabrina de 40, ella todo un camión: rubia, flaquita, tetas chicas pero perfectas, una concha que siempre se le marca y una cola que te deja vizco si la miras demasiado. Y él, bueno, un boludo con plata y nada más.

No sé por por qué pero Sabri siempre tuvo una onda rara conmigo, y rara me refiero a demasiada buena onda desde que, no sé.. tenía 14-15 años. En esa época era tremendo pajero y ya le miraba las tetas y el papo sin tapujo alguno, imagínense que si yo tenía esa edad ella tenía 27-28, toda una bomba. Yo creo que la flaca se daba cuenta y le calentaba, porque siempre que me lanzaba a clavarle miradas indiscriminadas ponía cara de puta, incluso cuando hablábamos cara a cara.

Cada vez que los visitábamos siempre se aparecía con ropa liviana, sin corpiño, provocativa, sexy. Cualquier jean que se ponía le resaltaba el culo hermoso que portaba. Volvía loco a mi casa, el ratón más chico que tenía era del tamaño de un Mickey Mouse y las ganas de cogermela me enfermaban la cabeza.. pero claro, me ponía a pensar en la relación que tenía con mis viejos y pum: Mickey se suicidaba.

Los años pasaron y ya casi ni nos veíamos pero siempre me llegaba algun saludo de Pedrito y sobre todo de Sabri, volviéndose a instalar en mi cabeza.

Hace unos meses, estaba fumando un porro tranquilo en el balcón y me suena el celular. Me había olvidado del cumple y me estaban llamando que más tarde me pasaban a buscar.

Me perfume y salí re loco para allá, hacía tiempo no la veía y ya me estaba calentando antes de tiempo. Al llegar, todos nos saludamos pero faltaba ella.. inmediatamente la vi caminando por el pasillo en nuestra dirección, creo que todos nos quedamos idiotas con su look, tenía esos vestidos blancos ajustados que te dan ganas de arrancarlos con los dientes y el pelo suelto flotando en el aire.

Al instante me saludó con un énfasis terrible y me apoyó sus tetas puntiagudas en el pecho, acompañado de un: “Neneeee, cómo creciste!” y yo respondiendo un “Y vos estás como la última vez que te ví!” haciéndome el sutil, completamente fumado.

Pedro miraba la secuencia con una cara rara y yo pensaba: o este tipo es un pelotudo o se hace el boludo para safar la vergüenza. Porque vamos, si tu mujer está tan buena y la ves tan feliz y tan suelta, es inevitable que te pique el bicho de la duda y te muerda el dragón de los celos.

Pasaban los minutos y llegaban más invitados, pero notaba cómo Sabri se quedaba en mi grupo, pegada a mi lado a cada momento y tocándome el brazo cada vez que podía. A su vez, le relojeaba el culo cuando se daba vuelta y sus pezones marcados en la tela me robaban la atención todo el tiempo.

La fiesta seguía y entre champagne y otras cosas más, ya estaba medio entonado y distraído. Hacía rato no veía a la rubia despampanante y me estaba quedando sin bat, así que entre a la casa a buscar un cargador.

Abri la puerta que daba a la cocina y escuché justo una voz femenina: “… y vos viste lo que esta ese pendejo, lo dejo sin aire si lo agarro”.

Carraspie un “ejem” y me acerqué, dándome cuenta que eran la rubia y una amiga de ella cotorreando sin parar. La rubia se puso roja, dejó de hablar y le dijo a la otra: “Anda anda, busco una botella de vino y voy”.

Haciendome el boludo le pregunto que pasaba, me dijo que nada que eran cosas de viejas.
Le digo: “Que vieja? Si vos estás mejor que mi última ex”
“Callate nene, yo ya soy grande”
”No Sabri, vos estás perfecta”
”Jaja bueno bueno, vos que querías acá?”
”Un cargador, no tengo batería”
”Dame, yo te lo pongo” dijo sonriendo y acercándose como una leona. Agarró el celular y me pasó todo el culo por la pija, un movimiento totalmente descarado que me generó una erección como nunca antes.
”Necesitas algo más?”
”Si, a vos!” y le clave un beso desubicado, agarrándole bien fuerte el culo con las dos manos.
”Pará, acá no, después” y salió para el jardín como si nada.

Amigos míos, no lo podía creer, me había dejado con la verga durísima y lleno de incertidumbre. Me tomé un vaso de agua para enfriarme y salí a seguirla, mirando sin parar el culo de la rubia que se alejaba como desfilando. Se los describo: ni grande ni chico, tamaño pendeja de 20. Redondito y firme, mezcla de gimnasia y buena genética. Una locura para una cuarentona. Ella lo sabía y lo movía con orgullo. De un momento para el otro la había perdido entre la gente, intenté buscarla sin resultados y terminé bailando medio en pedo.

Sonaba la música al palo, giraba el alcohol por todos lados y mis ganas de mear aumentaban así que me acerqué al baño y justo la crucé saliendo apurada. Me manoteó la pija y dijo: “Cuando tomo no puedo parar de hacer pis…. y de calentarme” seguido de una risa muy cómplice.
”Sabri, no juegues con fuego” le dije con cara de sexopata.
”Tranquilo que no me voy a quemar, jajaja, venite en 5’ a la terraza bebé”
Ufff, no les puedo explicar las ganas de violarla ahí mismo. Incontenibles. Pero pensé bueno, unos minutos más y sueño cumplido, me acomodé la verga y entre al baño como pude.

Fueron los minutos más largos de mi vida, el tiempo se había detenido en mi contra y yo explotaba de leche. Subí desesperado a la terraza y la vi apoyada en la baranda, mirando la fiesta como una lady fumando un pucho. Me acerqué por detrás y sin dudar la apoyé fuerte mientras le tocaba las tetas jugando con sus pezones súper duros por el frío.
”Bésame el cuello” dijo entrecortada, soltando un suspiro y el cigarrillo.

No le hice caso y le levanté el vestido, bajando mi mano por sus nalgas hasta pasar los dedos por su tanga. Su lencería era tan fina que se le notaban los labios depilados, finitos y suaves por sobre la tela. La muy hijadeputa estaba completamente mojada y sólo con rozarla me había parado la pija nuevamente. Ya no me podía contener más.
Se dió vuelta, se agachó y me dijo: “Como te voy a comer la pija, pendejo”.

Abrió el cierre, me sacó el botón del Jean, bajo el bóxer y soltó la pija que salió empujada pegándole en la cara. Me miró con los ojos bien abiertos y sorprendida me dijo: “Que buena pija, es re grande”. No terminó la frase que ya se la estaba metiendo entera en la boca, sin raspar, haciendo succión y moviendo la lengüita en la punta de la cabeza como toda una profesional. Agarraba la pija con las dos manos y me pajeaba con furia, me estaba exprimiendo en un pete espectacular.

”Pará, me vas a sacar la leche” le dije como pude.
”Cogeme, dámela toda” me retrucó.

La di vuelta, le corrí la tanga al costado, le apoye la verga en la punta de la conchita y agarrándola de la cintura se la enterré como si fuese mi última cogida. Nunca había sentido una concha tan estrecha como la de Sabri, parecía la de una pendeja. A cada centímetro me apretaba y me mojaba más la pija, me volvía loco esa sensación de abrirla de a poco y sentir cómo me llenaba de flujo hasta las bolas.

”Ah ah ah, me duele me duele, cogeme, dale dale. No, pará. No. Si. Seguí seguí” la muy puta se contradecía de la calentura que tenía y a mi me volvía loco con su voz de pajera.
”Voy a acabar Sabri”
”Acabame adentro, llename la concha de leche”

No podía creer lo que estaba escuchando.. no solo me estaba re cogiendo a la amiga de mi vieja en su terraza frente a todos (que desde abajo no tenían ni idea de lo que pasaba) sino que la muy putita me pedía que la acabe toda.

Le separé las piernas, me paró el culo y me acerqué lo mas posible enterrándola hasta el fondo y tirándole del pelo como un salvaje. Con la mano derecha le empecé a pajear el clitoris y a respirarle en la nuca endemoniado. Con la izquierda le separaba una nalga para penetrarla mejor. Aceleraba con fuerza, cada vez más violento. Ella gemía quejosa de la cogida que le estaba pegando.
No aguanté más y acabé varios chorros de leche dentro suyo. Me apretaba con fuerza la pija y sentía que me la iba a arrancar de un tirón.
Nos fundimos en un pequeño gemido y un gran orgasmo. Se acomodó la tanga y el vestido, me besó agitada y me obligó a bajar para que nadie sospeche de lo que había pasado.

Con las piernas casi temblando bajamos las escaleras y nos cruzamos al marido.
”Qué hacen?” Soltó con cara de póker.
”Subimos a sacar una foto desde la terraza, una panorámica de la fiesta” contestó Sabri rápidamente. La flaca hablaba con Pedro como si nada y tenía la concha llena de leche. Mi leche. Cuanto morbo.

La fiesta siguió hasta la madrugada, cruzando miradas cada dos por tres.. al terminar me saludó con un beso en la mejilla, bien cercano a la boca y por lo bajo me dijo: “Quiero repetir”.

Y así fue.
Repetimos varias veces más.
La próxima les cuento.

Saludos!

Marisela

Hola mi nombre es Marisela vivo en Caracas, Venezuela, tengo 20 Años, esto me paso hace dos semanas:

Una noche después de estar navegando en unas páginas eróticas, tenía unas ganas enormes de hacer el amor, pero a pesar de ser muy atractiva en los actuales momentos no tengo pareja. Me desnudé y me puse la ropa más sexy y excitante que tengo, me puse unos sostenes blancos casi transparentes en los cuales se notan mis pezones rozaditos, y están paraditos, tengo buenas tetas de buen tamaño y paraditas.

En la parte de abajo me puse un hilo dental muy sexy y pequeño del mismo color, el cual ya se encuentra mojado y huele a sexo, en el se marca mi cuca y el depilado una especie de bigotico alrededor de mi rajita, en la parte de atras es una tira que entra por la raja y un poquito más ancha en la entrepierna. Se ven muy sexys mis redonditas duras y paraditas nalgas, mi cuca con su corte. No sé si suena como pedante pero me veo súper bella y buena.

Empecé a masajearme los senos, se siente muy rico, los pezones se endurecen mucho más. Tenía los pezones completamente erguidos, como nunca me les había visto… siento que mi coño se va mojando y empieza a palpitar, cada vez se siente más rico, sigo bajando mis manos despacio, estoy en mi vientre, a medida que voy bajando lo siento más divino, sigo acariciando muy suavemente alrededor de mi cuquita, por encima del hilo, que ya está muy mojado, cada vez me excito mas, tengo que hacer un esfuerzo sobrehumano para no introducir mis dedos en la rajita, las yemas de mis dedos siguen tocándose los alrededores de mi rajita que anda a punto de estallar, también toco la parte interior de mis muslos, me es difícil controlarme, empiezo a jugar con mis pelitos que están todos mojados y la cuca sigue paltipando, comienzo acariciar mi rajita la cual esta súper mojadita, que rica sensación. Me llevo el dedo medio de mi mano izquierda a mi boca me imagino que este es un de esos ricos penes que minutos antes me habían excitado solamente viéndolos, y siento mas placer y suelto varios gemidos, abro un poco más mis piernas. Poco a poco me fui quitado la ropa sexy que me había puesto. Me imagino que me estas observando con tu gran pene a millón, con ganas de comerse a su coño, siento que voy a estallar, me llevo el dedo a mi rajita esta súper mojada como si fuera una sopa, al tocar mis dedos mi agujerito no puedo evitar soltar dos gemidos de placer, mi mente se imagina a tu pene, en el cual se destacan sus venas, y la punta brillando por tus jugos, deseándolo me excito mas, con mi mano derecha empiezo a agarrar mi clítoris que esta totalmente hinchado, lo voy maseajando. Yo seguía jadeando incapaz de ahogar mis gemidos… que son cada vez más profundos y prolongados, mientras con la otra mano empiezo a meterme un dedo, luego dos y hasta tres, pero al sentirlos gemí intensamente… Un espasmo de placer me hizo cerrar los ojos y las rodillas me temblaron… me arqueo,culebreo, salto, grito, me muevo cada vez mas, mi respiración se vuelve entre cortada por momento sentía tu presencia y lo hago más rápido imaginándome que eres tu que me estas dando la mas rica de las cogidas, siento en mi cuerpo cada vez lo hago mas rápido y voy soltando gemidos sin poderme controlar hasta que estallo en un gran orgasmo, grito de placer (espero no haber despertado a los vecinos) siento que mi coño palpita y aprieta mis dedos.

Luego de ese gran orgasmo pienso en ti, me llevo los dedos a mi nariz me huelen a sexo y me chupo mis dedos, pruebo mis propios jugos, me relajo y me quede dormida, desnuda con la luz encendida y la ventana abierta, hasta que sonó el despertador, a las 6:00 AM. Y me fui a bañar para ir a la oficina.

Cuando escribo esto siento que me mojo y ganas de hacer el amor y de masturbarme rico.

Como estoy en la oficina entro en el baño repito la operación anterior con la diferencia que mi dedo medio de la mano izquierda bien lubricado con saliva y con los jugos de mi vagina me lo introduzco en mi ano siento cuando este lo va apretando es muy rico un dedo en mi vagina y otro en mi ano, los cuales entran y salen, y lo disfruto cada vez mas, estoy un rato disfrutando voy jadeando y pegando gemidos y gritos, me tiemblan las piernas, cuando tengo el orgasmo pego un grito muy grande que pienso que se oyó en todo el edificio.

Han sido dos orgasmos muy placenteros.

Espero que este relato les guste si quieren hacer un comentario o enviarme sus relatos esta es mi dirección

marmarfi@terra.com.ve

La profesora de educacion fisica

Hace ya un montón de años una profesora del liceo donde estudié hacia que mis ideas se sonrojaran…

El lugar es el liceo donde estudié y estaba cursando el 4°medio. La mujer que perturbaba mis pensamientos era la profesora de educación física.

Casi todos mis compañeros se morían por el escote de la profesora de química y aunque igual me las arreglé para estar en el primer puesto frente a su escritorio, era la profe de educación física la que más me calentaba. Mis compañeros las comparaban: la de química busto de unos 95 cm (varios juraban que eran por lo menos 100 cm), la profe de educación física unos 85 pero firmes y bonitos. A veces pasaban juntas la profe de educación física (Nora) se veía muy delgadita, menudita, con senos pequeños y mis compañeros no la miraban mucho.

Sin embargo su sensualidad me atraía y las pocas veces que pasaba cerca la seguía con la mirada, pues en ese momento ni se me pasaba por la mente el hablarle aunque solo fuera para preguntarle algo. Pero un buen día el profesor que me hacia clases de educación física se enfermó y no había un suplente por lo que el destino hizo que Nora lo reemplazara por casi dos meses, dándome la oportunidad de conocerla mejor y mirarla mucho más.

Ella se dió cuenta desde el principio que la miraba siempre y que me esforzaba por estar cerca de ella. Por supuesto como mis compañeros sólo pensaban en las tetas de la profesora de química, y pocos querían quedarse a guardar los implementos de clases. Había que guardar balones, redes, colchonetas y a veces caballetes. Por supuesto fui voluntario para poder estar cerca de Nora.

Un buen día, la cuarta clase, Nora vestía una malla negra muy ajustada, que delineaba su cuerpo esbelto y ese día en uno de los recreos, con el corazón latiendo fuertemente, me acerqué a Nora y tras una vacilación le dije que se veía muy bonita, ella sonrió y me dio las gracias y juraría que en ese momento se enderezó un poco como para que sus senos se vieran mejor. Ella se sonrojó y me dijo que por favor no la mirara tanto… no supe que decir hasta que impulsivamente le dije que me gustaba mucho y… ella puso sus dedos en mis labios y me dijo: por favor no sigas, soy mucho mayor que tú… creo que me puse de todos colores y me quedé mudo, pero por lo menos feliz de haberle hecho saber que me gustaba y de saber que no se había enojado demasiado conmigo. Ese día no volvimos a conversar, pero las siguientes clases fueron distintas, pues sus ojos tenían otra forma de brillar o tal vez eran los míos los que la veían distinto, pero lo que más me calentaba era que en fugaces momentos me devolvía las miradas con una sonrisa muy leve, pero inconfundible.

Nora cambió su malla de gimnasia negra por una azul con un escote ovalado más amplio y casi me mata cuando algunos pelitos (apenas visibles) se le escapaban fuera de la malla entre sus muslos. Mis compañeros también se dieron cuenta del cambio y a pesar de uno que otro reparó en se veía muy rica, no abandonaron su afición por las tetas de la profesora de química.

Nora me retó una vez frente a mis compañeros por mirarla con demasiada insistencia, pero más tarde cuando la ayudaba a guardar los implementos me dijo que la podá mirar pero que fuera más disimulado. Nuevamente le dije que me gustaba muchísimo. Me dio las gracias y noté que se sonrojaba.

Lento, tal vez muy lento para un mundo en que los encuentros sexuales son más rapidamente tramitados y acabados, pero Nora y yó nos acercábamos poco a poco y cuando un día le tomé la mano (al terminar de guardar los implementos en una mal iluminada bodega) ella la tomó en la suya y guió mi mano hasta sus tetas, dejándome sentir su forma, su tamaño y aunque sólo la tocaba sobre la malla descubrí que ese día no usaba sostenes pues sus pezones estaban muy paraditos y duros. El beso fue largo y suave y mis manos recorrieron temblorosas sus tetas una y otra vez… casi no creyendo que la tocaba de verdad. Luego un beso más fuerte, con lengua y cada vez más fuertes caricias tanto las suyas como las mías… yo estaba con el equipo de gimnasia y en un momento dado ella rechazó un beso y casi con timidez puso su mano en mi pantalón. Yo tenía una gran erección desde el momento en que toqué sus tetas, pero cuando ella comenzó a sentir la erección bajo su mano, se puso tensa, muy nerviosa, traté de besarla de nuevo y su lengua deliciosa jugó con mi lengua juegos que una profesora no suele enseñarle a sus alumnos. Ese día marcó el inicio de una amistad y una relación por el puro gusto de disfrutar el sexo, ella siempre me deciá que era muy mayor para mí pero no impedía que mis caricias recorrieran su cuerpo.

Cada día fuimos más osados, en la bodega de implementos hicimos el amor por primera vez, aprovechando que las fiestas y un desfile cercano dejaron desierto el colegio y más solitario el rincón de la bodega de implementos deportivos. Ese día ella me besó en su oficina y yo acaricié sus pezones, luego echó el pestillo de la puerta y me pidió que chupara sus pezones. Con la malla hasta la cintura, pude besar sus tetas desde la base hasta la punta de sus pezones, chuparlos una y otra vez hasta sentirlos duros y paraditos. Creo que estuve chupando sus pezones por lo menos 15 minutos cada pezón sin dejar de chuparlos ni un instante. Sus tetas pequeñas pero firmes y sus pezones duros y paraditos me tenían loco y en un momento creo que chupé demasido fuerte y sentí un suave grito. Ella me abrazó y después de un beso me susurró: vamos a la bodega… Allí nos amamos con locura y fué la primera vez que la penetré y que gozamos juntos. El lugar no era muy cómodo pero eso no importaba. Las siguientes veces lo hicimos en su casa, con toda calma, sin apuro, jugando y calentándonos al máximo antes de unirnos… Esos años de cálida y muy caliente amistad con mi profesora, son años maravillosos que nunca se olvidan.

Librolejano@starmedia.com

Yo pense que me quería como sobrino pero…

Hola, me llamo Aldo, le cuento esto porque he querido desahogarme. Todo comenzo un dia cuando mi amigo Martin me dijo para ir a su casa porque tenia que saludar a sus tios que habian venido de visita (Martin es un amigo de cole), entonces el me dijo para ir a su casa, pa que lo acompañara y yo le dije : ya pues..!!.

Estuvimos conversando un buen rato hasta que sus tios le dijeron a Martin si el queria ir a visitar a sus abuelos que estaban en el hotel y que lo traerian a las 10:00 pm. Martin acepto.Martin siempre fue muy independiente por que era hijo unico y sus padres se separaron, su padre lo iba a visitar solo los domingos.El me dijo que nos veriamos mañana y yo le dije que ya.Cuando el se fue, su mama me invito a comer, yo era solo un chico de 16 y siempre Martin y yo hablamos de sexo, una vez Martin me dijo si a mi me gustaria hacer el amor con una señora y yo le dije que si se daba la oportunidad que si..
Entonces mientras comiamos comencé a pensar como seria hacer el amor con la mama de Martin, yo me comencé a excitar y mi pene se erecto. En eso a la mama de Martin (se llama Janet) se la cayo la cuchara y cuando la recogio mire su culo fijamente y me excite mas.Yo estaba totalmente excitado,en mi mente me decia : Aldo..!!! Es tu oportunidad, estan solos..
Yo no sabia que hacer ,cuando terminamos de comer janet y yo comenzamos hablar de un tema que yo no me lo esperaba.. De sexo.Ella me decia y tenia enamorada y si alguna vez habia tenido relaciones.. Por su puesto que yo le dije que no, ninguna de las dos cosas, entonces ella me comenzo a hablar de su hijo, ella queria que le cuente todo lo que hacia su hijo y por supuesto que le tuve que mentir muchas veces. Yo estaba derramando semen mientras miraba sus senos tan grandes y redondos. En eso me dijo si queria ver una pelicula porno,yo me quede mudo.
-que pasa??.. Te da verguenzza
-no es eso..es que nunca he visto una peliculas de esas con una persona mayor…
-pues.!! Sera la primera.

Cuando estabamos viendo senti que ella me miraba de reojo igual que yo, yo me sentia super excitado y a la ves incomodo, en eso:

-me dijo: alguna vez has besado una persona mayor que tu ..
-yo le dije: nunca pero me gustaria algun dia hacerlo.

Ella se comenzo acercar y me beso, por supuesto que yo segui, mientras me besaba me tocaba el pene y yo le tocaba sus preciosos senos. No se que paso por mi cabeza que le comence a quitar la blusa. En mi mente me decia: que haces..!!!??? Eres un chico y ella es una señora con mas de 40 años.
Pero estaba tan excitado que era capaz de hacer cualquier cosa, entonces ella me dijo: estas preparado???
-claro!!
-entonces desnudate…
-ya…

Mientras nos desnudabamos veia su preciosa vagina y sus enormes senos, ella se sento y me hizo lamer su vagina ,que estaba muy mojada.le comenze abrir su concha y meti mi lengua hasta el fondo,tanta fue mi excitacion que me comenze a tragar sus jugos.entonces vi que ella saco un tubo plateado y se lo comenzo a meter a su ano,pero yo seguia lamiendo su vagina.
-te gusta..!!???
-yo le decia :si..!!

Luego yo me sente y ella comenzo a lamer mi pene, primero me beso el glande y luego se metio mi pene hasta la garganta, derrame todo mi semen en su boca, ella me decia que hace tiempo que no sentia esta sensacion y lo le decia que siga no mas hasta que volvi a derramar otra vez semen.

Luego ella me dijo: penetrame.
Nos paramos y ella se puso en cuatro, yo tenia un poco de miedo pero ahi solo pensaba en penetrarla, la cogi de la caderas y le meti mi pene a su ano, ella grito de dolor y me dijo. Ahi no !! Meteme tu pene al otro hueco y yo solo hice lo que me indicaba.
Mientras se la metia le besaba la espalda y el cuello. Yo sentia que ella me enbarraba de un jugo de rico olor.

Estuve metiendosela como 10 minutos por la concha hasta que ella me dijo: hay que hacer otra pose.

En eso me tiro al sofa y ella se sento encima de mi pene, yo le comenzaba a sobar los senos y se los besaba, cuando terminamos de hacer el amor nos fuimos a su cuarto y nos comenzamos a besar.
Mientras estabamos en la cama ella me sobaba el pene y me lo chupaba, yo entraba en una excitacion maldita que agarre el tubo plateado y comenzase a meterselo a la vagina, mientras que yo le besaba el ano y le agarraba los senos.
Luego me arme de valor y la agarre fuertemente , la voltie y la penetre analmente, ella apretaba su culo fuertemente hasta que se dejo meter mi pene,yo no paraba hasta que la llene todita. Cuando vi que su ano y vagina estaban rojos decidimos vestirnos.

Desde ese dia cambio mi vida, siempre cuando se nos la oportunidad hacemos el amor, con ella perdi mi virginidad y no me arrepiento. A veces nos vemos a escondidas y nos comenzamos a besar.
A veces yo me sorprendo y me pregunto: porque se fijara en mi???s era que le gusto de verdad??.

Esto se lo cuento porque no aguantaba quedarme callado, hasta ahora sigo teniendo relaciones con la mama de martin, ya voy a cumplir 17. Se que le has causado una gran sorpresa pero es simplemente la verdad. Yo soy de Mexico y vivo en la ciudad de Mexico. bye

mmontoya19@telefonica.net.pe

Casada cansada

Mi nombre es Jose, tengo 38 años y vivo en Madrid, los ultimos años los he pasado viajando por toda españa por motivos de trabajo. Me separe de mi mujer hace tres años, siempre he llevado una vida golfa, me gustan mucho las mujeres y he de reconocer que tengo mucho éxito con ellas.

Un dia del mes de diciembre del 2002, recibi un extraño mensaje en mi movil, alguien que parecia conocerme me provocaba para quedar en una cita a ciegas. Yo reconozco que soy bastante imprudente y entre en su juego. Después de intercambiar varios mensajes con el telefono, decidimos quedar en la cafeteria del Hotel Husa Princesa a las 22:00 horas.

La imaginación y la cabeza que hizo pensar que la cita mereceria la pena, la verdad es que solo pensar en ello me puso bastante cachondo. Me dispuse a preparar la cita, sin tener ni idea de que es lo que me iba a encontrar. Me duche, me puse un buen traje, mis gemelos y una bonita corbata de loewe, me perfume y cogi mi bolsa de cuero del gim, donde guarde algunos objetos personales, (velas, aceite corporal, y algun juguete….), reserve por telefono una suite en el hotel y pedi un servicio de masajista “para mi mujer” a las 22:30.

Todo estaba preparado, quizas me habia precipitado, pero yo soy así. La verdad siempre me ha salido bien, tal vez por eso soy asi de osado.

Llegue al Hotel a las 21:00 horas, inmediatamente formalice la reserva y subi a la habitación. Puse la calefacción a tope, deje la ducha con el agua muy caliente saliendo para formar una gran cortina de vapor, y coloque unas velas encendidas encima de la mesa , puse el aceite corporal escondido entre la cama y la mesita y deje un consolador de silicona de un grosor espectacular encima de la cama.

Tenia el corazon a mil por hora, baje a la cafeteria y me pedi un Cardhu con mucho hielo, mientras mi imaginación jugaba a pensar como seria ella. Lo poco que sabia por sus mensajes es que se llamaba Mari Carmen, estaba casada y mi telefono se lo habian facilitado un par de buenas amigas mias llamadas Sonia y Eva.
El Hotel estaba precioso por ser navidades, el pianista que acostumbra a estar alli, estaba tocando ritmos divertidos y la gente estaba muy elegante y glamurosa en general. En la barra de la cafeteria habia una mujer que claramente no estaba acompañada, llevaba un vestido negro con medias y zapatos negros de tacón, estaba tomando una copa de vino tinto, era mas mayor que yo, le calcule unos cuarenta y cinco años. Sinceramente, pensar que fuera ella me puso muy cachondo.

Me acerque convencido, sonrei y antes de decir nada y ¿?? BINGO, ella exclamo ¡Jose!.

La situación estaba clara, ella pasaba un mal momento con su marido, nuestras amigas comunes sabian a quien estaban presentando, y los dos sabiamos que estabamos haciendo en aquel hotel y para que habiamos quedado.

Me aproveche inmediatamente, no cruce palabras y le di con una sonrisa la tarjeta/llave de la habitación, le dije que habia contratado un masajista durante treinta minutos, la dije que subiera, que disfrutara del masaje que yo subiria pasados unos minutos.

Vi en su mirada, que eso era exactamente lo que deseaba, tener una aventura loca. No dudo, subio a la habitación.

Yo estaba muy excitado, me tome otro Cardhu con hielo y pasados 20 minutos subi a la habitación.

Ella estaba tumbada, boca abajo y tapada con una toalla en la camilla portátil que habia instalado el masajista y este estaba finalizando ya el masaje. Yo me quite el traje, me di una ducha y sali con una toalla enrollada en la cintura.

El masajista ya se habia marchado, mi corazon latia a mil, ella se encontraba tumbada en la cama, se habia puesto las medias negras y el liguero, que evidentemente se habia quitado para recibir el masaje. Tenia dos tetas espectaculares con sus pezones de punta, muy bien puestas para su edad, el pubis muy arreglado sin estar totalmente depilado. La luz de las velas dejaba ver todo de forma muy sensual.

Me acerque a la cama y me puse de pie junto a ella, nuestra respiración estaba claramente alterada. Sin cruzar una sola palabra y mirandonos muy excitados a los ojos, cogi el bote de aceite y la empape por completo, desde mi posición de pie, empece a tocas su cuerpo empapado en aceite, la pegue un repaso de caricias general, me empece a recrear especialmente con sus tetas.

Ella quiso quitarme la toalla y meterme mano en mi paquete. Pero yo no la deje y lleve su brazo hacia la almohada, indicandola que se relajara y disfrutara por el momento de mis tocamientos. Recorri sus tetas y su abdomen sin prisa, le toque los muslos sin llegar a tocar nada mas, estaba muy excitada, y levantaba su pelvis deseando que la tocara.

Por fin la pegue una pasada por su coño, como muy lijera y liviana, desde el ano habriendo sus labios vaginales y siguiendo dirección de nuevo a sus tetas, ella solto un gemido y jadeo ligeramente, entonces volvio a su intento y tiro de mi toalla.

En esta ocasión por supuesto que se lo permiti, yo tambien estaba cachondo perdido. Ella empezo a tocar mi polla, que parecia que iba a explotar, tengo un buen miembro, largo y grueso. Solo la deje tocarme unos segundos y volvi ha retirar sus brazos, estaba clarísimamente excitada, alterada y salida. Yo empece a meter mis dedos en su coño empapado de aquel mejunje de flujo vaginal, sudor y aceite, tras unos segundos de meter y sacar mis dedos, yo seguia de pie junto a la cama, en esa misma postura me acerque a su cara, ella inmediatamente se metio mi polla en la boca, mientras yo seguia metiendo y sacando mis dedos de su coño.

Mis piernas tiritaban por la postura y lo cachondo que yo estaba, ella seguia gimiendo mientras me la chupaba, yo empece a meter mi dedo corazon por su culo.
Fue entonces cuando ella hablo por primera vez desde que estabamos en el cuarto, con su voz alterada por la excitación me dijo que le dolia mucho por el culo, le pregunte si lo hacia anal, y me contesto que nunca jamas, que su marido estaba harto de pedirselo y nunca lo habia hecho.

Eso me puso mas cachondo todavía. Cogi el consolador y empece a pasarselo por el coño y por su clítoris, ella dijo que eso tan gordo no le cabia, mientras yo seguia de pie y ella seguia cogida fuertemente a mi polla y chupando. Empece a meter semejante polla de silicona en su coño, parecia mentira pero entraba, ella empezo primero a gritar y a levantar su culo de la cama, se corrio en menos de una metida, se quedo totalmente exhausta y recuperando su respiración. Yo saque con cuidado el consolador, ella pego otro pequeño grito entre dolor y placer, tenia el coño muy abierto. Sin dejarla descansar, tire de sus tobillos como si fuera a tirarla de la cama, hasta de deje su coño justo al borde del colchon, levante y doble sus rodillas y la invite a que se cogiera ella misma sus piernas para dejarme actuar a mi.

Con su coño abierto y todavía cansado, la pegue tres o cuatro lametazos con mi legua en su clítoris y desde mi posición de pie, empece a urgar su ano con la punta de mi pene. Eche otro gran chorro de aceite y empuje, ella grito e intento apartarme, pero ya era tarde, habia metido mi capullo dentro, me agarre a sus muslos flexionados y empece a bombear, ella paso unos segundos francamente mal, su cara de dolor y la forma de morderse sus propios labios la delataban, se agarraba a las sabanas como si las fuera a romper, pero se vino arriba y note como estaba disfrutando. Entonces, saque mi miembro de su culo y pase a tumbarme en la cama, mis piernas estaban dormidas de cansancio, le pedi que se sentara encima de mi y que se metira de nuevo el pene en el culo.

Lo tenia dilatado , la maniobra fue muy sencilla y empezo a cabalgar encima de mi, sus tetas se movian y yo estaba apunto de correrme dentro se su culo, pero ella me tomo la delantera y se corrio por segunda vez.

Estaba absolutamente desecha y eso me gustaba, me podria haber corrido en ese mismo instante en el interior de su culo, pero me gustaba verla gemir y no aguantar mas, por eso, decidi sacarsela y no correrme.

La cogi de la mano, la saque de la cama casi arrastras y la puse de rodillas en el suelo, se la veia totalmente cansada, satisfecha y dolorida.

Me fui en una carrera al baño, lave mi pene a punto de reventar, me aplique un poco de pasta dental en el capullo y fui inmediatamente al encuentro. De nuevo de pie y con ella de rodillas, empece a meter mi polla en su boca, ella empezo a chupar, solo paro un segundo y me dijo “por favor no te corras en mi boca”, yo la mire y asenti con la cabeza, empece a gemir y ha decirle lo mucho que me estaba gustando como la chupaba y lo cachondo que me tenia.

Yo estaba apunto de explotar, entonces separe sus manos de mi verga y la cogi por su cabeza, empezando yo con pequeñas embestidas a su boca. Ella insistio por segunda vez, “por favor no te corras en mi boca” a mi me apetecia muchisimo, aguante la pesion de mi leche, que notaba como iba a explotar, y en una de las embestidas, cogi firmemente su cabeza y me corri como un puto cabron en su garganta.

Ella no dijo nada, de echo siguió mamandomela, aunque permitia que el semen saliera por la comisura de sus labios.

Con una sonrrisa, me dijo, eres un hijo de puta, nunca nadie me ha hecho lo que me has hecho tu hoy. Nunca he dejado a mi marido que me de por el culo y jamas se le ha ocurrido correrse en mi boca. Acto seguido, no me pude contener y solte una leve carcajada que ella correspondio con otra, mientras veia sus labios con mi semen.
El resto sobra contarlo, descansamos un rato, charlamos mucho mas en media hora, de lo que habiamos charlado y mensajeado nunca antes de follar.

Me conto que estaba enamorada de su marido, no tenian hijos, y el llegaba casi todos los dias muy tarde a casa de beber y jugar a las cartas con sus amigos. Que nuestras queridas y comunes amigas le habian propuesto que se olvidara un poco de su matrimonio y que echara una cana al aire. Y le propusieron mi numero de telefono.

Esa mujer me hizo reflexionar muchisimo, por que yo tambien habia echo lo mismo con la mia y me costo mi matrimonio.

Ella me confeso que no habia gozado nunca tanto, nunca mas volvimos a follar. Pasados unos meses la llame y la invite a tomar unas copas por mi cumpleaños, nos vimos y me conto que se estaba separando de su marido y que se iba ha vivir a Almeria. Bueno, por si este relato llegara ti, lo recordaras como lo recuerdo yo. Un beso.

jose5365@hotmail.com

Vacaciones especiales

El chalet lo habíamos alquilado entre las dos familias con el fin de que saliesen mas baratas las vacaciones.

Claro que aquello redundaría simplemente en disminución de intimidad y aumento de incomodidades, pero yo en el fondo me alegraba mucho al pensar que de esta forma tendría la ocasión de ver de cerca de Paca, la hermana de la amiga de mi madre.

Esta Paca era una mujer bandera, con todo lo que eso significa, sencillamente era la mujer mas hermosa que yo conocía.

Se daba el caso de que yo la trataba como tía y ella a mi como sobrino, dada la gran amistad que unía a nuestras familias. Desde mi mas tierna infancia me tenía subyugado por su fragante hermosura y por la simpatía que derrochaba con todo aquel a quien conocía. Tendría, a ojo de buen cubero, unos cuarenta años. Era casi tan alta como yo, simpática y amable, siempre con una sonrisa en sus labios. Su melena castaña le llegaba hasta mas debajo de los hombros, casi hasta el nacimiento de los pechos, unos monumentos de la naturaleza, puestos en su sitio por alguien que sabía lo que se hacía. Los tenía hermosos, mas bien tirando a grandes pero sin exageración, además su esbelta figura hacía que pareciesen armónicos con el resto del cuerpo, una cintura estrecha y un trasero prominente y sugestivo, como una manzanita redonda .

Cuando llegamos con los coches delante de la casa, todo fueron gritos y carreras como si nos fuese la vida en terminar enseguida, por supuesto fui yo el peor parado, pues todos se creían con derecho para mandarme a mi, que era el mas joven, a hacer todas las cosas que a ellos no les apetecía. Bueno todos a excepción de Paca que me trataba con una deferencia muy reconfortante.

Cuando todo estuvo dentro y ordenado, se distribuyeron las habitaciones. Para mi suerte, mi cuarto era contiguo al de Paca, y mas aún, compartía con ella un balcón corrido que comunicaba ambos por la parte exterior.

Salimos a pasear los seis, mis padres, sus amigos, Paca y yo. Todos marchaban hablando de sus cosas, las cuales me las traían al fresco. Me fui retrasando unos pocos metros del grupo, lo cual me daba la inestimable oportunidad de apreciar desde cierta distancia el cuerpo de Paca. Era espléndido y se movía con tal cadencia que daba la impresión como si un son, oído solamente por ella sonase para acompasar su ritmo.

Paca volvió la cabeza y me miró sonriente, al verme solo, me hizo un gesto para que me acercase, yo inicié un movimiento de negación con la cabeza, se detuvo y permitió de esa forma que yo llegase a su altura.

“¿Que pasa Pedrito, te aburres ya para el primer día?” Ella siempre me llamaba con mi nombre en diminutivo

“No, si es que vais hablando de asuntos que a mi no me interesan y ya ves, yo prefiero mirar otras cosas.”

Sonrió picaronamente, pues cuando se había vuelto había sorprendido mi mirada fija en ella.

“Claro, somos todos demasiado mayores para ti, tendremos que buscarte alguna compañía.”

Que va, no es eso” , contesté rápidamente. “Es que no quería estorbar.”

“Que dices? Ya sabes que tu nunca sobras, al menos para mi, siempre es agradable contemplar a un guapo muchacho. ¿Cuantos años tienes?”

Yo carraspeé mi tos nerviosa para aclararme la garganta y contesté: ” Este Verano cumplo ya 18, seré mayor de edad.”

“¿Este Verano? Entonces habrá que celebrarlo como Dios manda. ¿Mayor de edad eh? Que edad mas buena, chiquillo, aprovecha ahora, que el tiempo pasa sin sentir.”

“No para ti,” contesté yo, mirándole a los ojos.

“Mira Pedrito, que adulador, parece que sabes como tratar a las mujeres, pillín.”

Los que marchaban delante se desviaron a la izquierda y en la puerta de un restaurante se detuvieron a esperarnos.

Pasamos y cenamos sin prisa, durante la cena mis ojos se encontraron varias veces con los de Paca , la cual siempre sonreía con picardía.

Como todos estábamos cansados por el viaje, decidimos retirarnos a casa para descansar y así estar dispuestos para disfrutar al día siguiente. Eso fue lo que hicimos.

Tras el consiguiente embrollo en los baños, solucionado por la decisión salomónica de mi madre, de que los hombres a uno y las mujeres a otro, todos nos fuimos a nuestros respectivos dormitorios y los ruidos se fueron apagando por si mismos.

Yo no paraba de imaginar a Paca, en su proximidad, su cuerpo, con sus pechos surgiendo libres y trémulos de su sostén, y a ella mirándose en el espejo y acariciándoselos con sus blancas y largas manos. Solamente de pensarlo empecé a sentirme excitado, mi mano bajo a mi entrepierna y allí estaba la demostración de lo dicho, mi virilidad estaba a medio camino de la erección, la agarré y la retorcí un poco sintiendo un dolorcillo delicioso. Me desnudé, me puse el pantalón de un pijama corto y después de apagar la luz salí al balcón tan sigiloso como un fantasma. Me apoyé en la baranda y contemplé el mar en la lejanía. No me atrevía a mirar para atrás por miedo a descubrir lo que mas quería encontrar. Con la mano dentro de mi pantaloncito fui masajeando mi miembro ya totalmente erecto.

Por debajo del brazo miré a la habitación de Paca donde la luz se filtraba a través de las cortinas. Me acerqué y por la abertura que quedaba entre los dos tupidos cortinajes vi el tan ansiado e inolvidable espectáculo.

Justamente como yo la había imaginado, estaba Paca delante del espejo pasándose las manos por los pechos; la crema blanca que ella extendía sobre ellos los hacía aún mas excitantes. Sus manos bajaban desde su garganta hasta su cintura deteniéndose parsimoniosamente en los pezones a los que daba suaves pellizquitos con las puntas de sus dedos, de tal forma que se le estaban poniendo en punta y daban la impresión de estar endureciéndose considerablemente.

Yo estaba frenético, no sabía donde poner mis manos, ni mis pies, lo que era cierto es que mis ojos no podían despegarse de la visión. Por fin dio por terminada su sesión de masaje corporal, sacó una prenda de color rosáceo y semi transparente y se colocó con movimientos cadenciosos, ajustándolo a su cuerpo perfecto, haciendo mas atractiva, si es posible, la visión. Dio un paso hacia la cama y cuando llegaba a ella pareció pensarlo mejor, apagó la luz y se encaminó al balcón. Yo no sabía que hacer, si intentaba marcharme, me vería sin duda, si me quedaba, pensaría que le había estado espiando y quizás se sintiese ofendida.

Decidí quedarme al amparo de la penumbra. Solamente llegaba la tenue luz de la luna colgada en el cielo, y el reflejo de una farola lejana. Desde mi posición la vi llegar como una aparición, etérea, vaporosa, sin definir en sus límites, como un hada de cuento infantil. Se me hizo un nudo en la garganta mientras en mi interior algo como un puño cerrado estrujaba todo mi ser, haciendo difícil incluso respirar. Un aroma mezcla de cremas, perfume, y olor corporal llegó a mi fino olfato, haciendo que el puño de mi interior se apretase en mis entrañas. No pudiendo aguantar la tensión carraspee débilmente para aclarar mi garganta. Inmediatamente ella se volvió hacia mi.

” ¡Dios mío, que susto me has dado! ¿Eres tu Pedrito?”

“Si, soy yo, no temas, estaba mirando como se refleja la luna en el mar.”

“Pues chico, vaya. ¿ Eres romántico? ” Sin dejarme contestar siguió hablando casi en un susurro. “La verdad es que la noche está como para sentirse romántica, la temperatura es buena, la brisa marina trae aromas de lugares exóticos, y como si fuera un farolillo japonés, la luna colgando arriba como alumbrando al amor. En una noche así una podría enamorarse fácilmente si a su lado estuviese el hombre adecuado. ¿No te parece?”

No me explico de donde saqué valor para contestar, pero el caso es que lo hice.

“Si solamente necesitas a alguien al lado para sentir el amor, aquí me tienes a mi…………. si te sirvo………”

“!Pedrito!. Oye ya veo que te estas haciendo mayor, y yo pensando siempre en ti como en un bebe. Si, te has hecho todo un hombre y además muy guapo.” Hablaba con una voz un poco ronca, mientras su mano se adelantó hacia mi y con suavidad acaricio mi pelo. “Vaya que si.”

Di gracias a la noche que impediría se me viese el rubor que yo sentía ascender por mi rostro. Levanté mi mano hacia mi cabeza y llegué a tiempo de coger la suya que todavía permanecía como enredada en mi pelo. La sujeté suavemente y la fui bajando hasta llevarla a la altura de mi boca, entreabrí mis labios y deposité un beso suave en la punta de sus dedos.

“Que tierno eres Pedro, pero me da la impresión que eres mas sabio de lo que corresponde a tu edad. ¿Dijiste 18? ¡Que maravilla¡”

Por primera vez me llamaba Pedro, y eso me llenó de satisfacción.

Su mano descendió lentamente por mi cuello llegando hasta mi pecho; con un movimiento circular lo acarició tiernamente. Yo no sabía como corresponderle, así es que puse mis dos manos sobre sus hombros y la atraje hacia mi, ella se dejo llevar poniendo su cara a la altura de la mía.
Como sin proponérnoslo y sin precipitación, nuestras bocas se buscaron. Estaban donde debían estar y naturalmente se encontraron. Fue un beso largo, apretado por mi inexperiencia y ahuecado por su conocimiento. Lo que empezó siendo un simple contacto, terminó siendo una apasionada succión y un amasijo de lenguas y labios envueltos en mezclados y deliciosos jugos.

“¡Pedro!” dijo Paca con la respiración entrecortada. “Muchacho, eres un volcán, un volcán en erupción. Me has dejado sin aliento, Vaya pasión.”

Después de mirarme de cerca, se abrazó a mi con sus manos en mi espalda atrayéndome con fuerza hacia ella. Su hermosa delantera se aplastó contra mi pecho a través de la suave gasa de su salto de cama. Mis manos se deslizaron como si tuviesen vida propia a lo largo de su cuerpo, pase por el culito redondo y duro, subiéndolo un poco con mi presión y apretando su parte delantera contra mi órgano viril que estaba ya en posición firmes. Yo temía que ella pudiese retroceder al notarlo, pero hizo lo contrario, se acercó tanto que ni el aire podía pasar entre ambos, hizo palanca con una de sus piernas y la introdujo entre las mías. Sentí su sexo como una oleada caliente contra mi cuerpo. La dureza de mi miembro comenzó a dolerme, pareciendo que cobraba vida propia. Ella supo lo que me estaba ocurriendo al notar mi prominencia, y se restregó contra mi con movimientos ondulantes, los cuales me llevaban como movido por las olas.

Mis manos continuaron su exploración, subí hacia arriba, llegando a su cintura en la que me entretuve solamente lo imprescindible, ya que mi objetivo final eran esos hermosos pechos que yo había visto cuando ella se los acicalaba ante el espejo y con los que yo siempre había soñado. Lo que hasta ese día me habían parecido montañas inalcanzables, se convirtieron como por arte de magia en ondulados cerros asequibles. Mis manos se perdieron entre ellos, los toqué por arriba, por en medio, por abajo, los pezones parecían llamarme insistentemente, no pude resistirme y los pellizqué despacio, Paca me tomo por la cabeza y apretó despacio sobre ella haciéndola descender hasta que mi boca quedó a la altura adecuada, ella subió su camisoncito y mis labios se abrieron, para recibir la fruta mas jugosa que yo había paladeado en mi vida. Pase de uno al otro y del otro al uno sin cadencia ni ritmo, pero incansablemente, mientras ella jadeaba con su cabeza sobre la mía y las manos apretando de mi parte trasera para tenerme mas cerca.

Cuando sentí que me faltaba el aliento y la respiración se me hizo difícil y entrecortada, saqué la cabeza como el submarinista que busca aire para salvar su vida tras una larga inmersión. Jadeaba con tal fuerza que Paca se retiró hacia atrás diciéndome al oído:

“Despacio cariño, despacito que no hay prisa, tomate tu tiempo y deja que yo tome el mío. Anda ven.”

Me llevo de la mano como a un colegial obediente, pasamos la gruesa cortina del balcón y nos encontramos a los pies de la cama, entonces ella encendió la lamparilla de noche y nos vimos por primera vez, tenía el pequeño camisón sostenido por sus dos monumentales pechos que quedaban al aire como si fueran los de las figuras de la proa de un galeón. Por mi parte yo lucía mi vástago a medio salir por la cintura de mi pijama.

Nos sentamos en la cama y volvimos a besarnos, ya con la respiración normalizada, todo volvía a empezar. Le quité la poca ropa que llevaba y ella hizo lo mismo conmigo, quedando los dos como cuando vinimos al mundo pero con nuestros cuerpos latiendo de deseo.

La empuje con mis manos hacia atrás y fui en pos de ella, una de sus manos se fue directamente a mi entrepierna cogió mi falo turgente y lo acarició con sumo cariño.

“Verdaderamente que eres mayor de edad, niño mío, pero que muy mayor. Anda ven que hoy celebraremos esto como hay que hacerlo , deja que tía Paca te de la alternativa, matador.”

Bajo su cabeza y con la boca abierta me humedeció, luego fue chupando e introduciendo dentro de su boca a la vez que succionaba, pasaba repetidamente su lengua por mi glande, yo subía y bajaba de forma inconsciente, esto no podía durar, tanto placer yo no lo había sentido nunca, ni creía que pudiese volver a sentirlo, me dolían los testículos como si los tuviera cazados por un gran peso.

Repentinamente y casi sin esperarlo, me llegó el orgasmo, la eyaculación fue como un grifo, Paca puso mi miembro entre sus pechos y fue masajeándolo con fuerza. Yo me contraía como un poseso sintiéndome arrastrado por el placer.

No se el tiempo que duró, pareció ser eterno, al final sintiéndome desfallecer caí exhausto sobre la cama. Paca se quedo mirando desde arriba, todo su pecho estaba atravesado por unos chorretones blancos que le llegaban hasta la barbilla. Una sonrisa brillaba en su boca, se le veía contenta y satisfecha.
“¿Que tal Pedro, como te encuentras? Parece que tenías una buena reserva guardada para mi, mira como me has puesto. Espera un poquito mi amor, voy a limpiarme y vuelvo, ahora vamos a disfrutar los dos.”

Salió y al momento volvió limpia, sonriente y con una toallita en sus manos.

“Ven déjame que te limpie también a ti. Que hermoso eres, pareces un dios griego.”

Se vino hacia mi y comenzó a acariciarme de nuevo, yo estaba empezando a recuperarme, fui con mi mano hacia las estribaciones de su monte de venus, lo acaricié por encima, tenía un pelo sedoso y suave; fue abriendo las piernas invitándome a explorar, pase un dedo por su hendidura y la encontré húmeda y caliente, lo metí dentro y sentí como si todo su cuerpo se concentrase en ese punto, lo abrí y metí otro dedo, fui masajeándole la parte interior, descubriendo lugares remotos y desconocidos para mi. Descubrí su clítoris, diminuto y duro, noté que se estremecía mas y mas al frotarlo y me dedique a el con ahínco.

Mientras tanto ella manoseaba mi miembro que volvía a endurecerse y a aumentar de volumen, lo hacia despacito, mientras me besaba el cuello y me mordisqueaba la oreja , yo también lo hice sin dejar en paz mi mano dentro de ella.

¡Que bien! ¡Que maravilla ¡ Nunca lo hubiese pensado. Nunca pensé que se podía llegar a este estado de nirvana.

Cuando Paca empezó a jadear yo aceleré mi mano, entonces ella me dijo:

“Sube, Pedro, sube por favor, hazme tuya cariño, no tardes.”

Me puse encima y ella que no había soltado su presa, la dirigió directamente hacia su cavidad.

“Despacio amor, hazme gozar.”

Yo fui entrando lentamente pero con seguridad, aquello era delicioso, navegaba ahora por donde mis dedos habían abierto camino y la sensación táctil era tal que parecía reconocer cada rincón y cada cresta. Me fui animando, cada vez llegaba a lugares mas ocultos, hasta donde no había llegado anteriormente, al fin estuve totalmente dentro de ella, nuestros movimientos se acoplaron, oíamos la misma música y a los acordes de los timbales sufrimos las primeras convulsiones, primero el allegro, el pichicato y por fin la apoteosis final. Violines ,trompas, tambores, viento y cuerda, todo llegó a la vez y todo respondía a la dirección de mi batuta. Me sentí maestro mientras tenía el mejor orgasmo que nunca he tenido ya en toda mi vida.

Mi tía Paca parecía ser presa de algún ataque de epilepsia, primero se quedó rígida y luego comenzó a temblar, apretándome sujetando mi cuerpo contra el suyo, mientras subía y bajaba su cuerpo a mi compás, susurrando palabras incomprensibles.

****

A la mañana siguiente vino mi madre a despertarme.

“Pedrito, Pedrito, arriba, estamos todos esperando para desayunar. Date prisa que nos vamos a la playa ahora mismo.”

Bajé y entre en el saloncito, en efecto allí estaban todos con el desayuno medio consumido.

Me miraron sin verme, solamente Paca se quedó con los ojos fijos en los míos.

“¿ Que tal ‘Pedro’, has dormido bien? Parece que se te han pegado las sábanas.”

“Hola , bien y tu ‘Paquita’ , ya ves, parece que si que se me han pegado las sábanas, es que he tenido un sueño maravilloso.”

“¡¡¡Ah!!! Ya me lo contarás.” Dijo dándose cuenta de que por primera vez le había llamado Paquita.

Era el primer día de un Verano muy especial.

PORPOCO

Conchita

Mi nombre es Julian soy originario de Tampico Tamaulipas aunque actualmente vivo en Salina Cruz, Oax. Mexico tengo 35 y les voy a contar una vivencia que hace poco me paso.

Soy militar y por lo cual tenia casa donde vivir pero después surgió la necesidad de habitar la nuestra y decidimos construir y en la esquina por donde vivo actualmente de siempre a vivido una persona llamada consuelo (mejor conocida por el rumbo como la maestra conchita), una persona de aproximadamente 60 años ya que actualmente ya esta jubilada del magisterio; cuando era pequeño ella me dio el parbulito (tipo kinder) y nunca le conoci persona alguna y una de esas veces me le escape de la clase y mientras ella tendia ropa en una barda yo desde abajo le miraba el bulto de pelos en su entrepierna. Actualemente sigue impartiendo el parbulito y por lo cual volvio a existir el contacto con la maestra consuelo para enseñar a mi hija de 5 años. Ella me dio clases de historia en la secundaria y la verdad tenia una nalgas bien ricas y sobre todo el morbo mio y de mis compañeros era sus pantorrillas llenas de pelo por lo cual muy poco usaba falda y nos deciamos si asi esta el ca! Mino como estara el pueblo.

Al llevarle a mi hija nacio esa amistad de nuevo por haber sido su alumno y ese morbo.

En vacaciones de semana santa pasado me la encontre y me dijo que queria platicar conmigo con respecto a mi hija y asisti.

Estando en casa despues de ofrecerme una cerveza o agua y decidi cerveza y ella tambien tomando como escusa la calor, me comento que mi hija era hiperactiva (cosa que ya sabia) y me lanzo la primera “piedra” diciendome que mi hija era asi por que muy seguramente la habia concebido asi” cosa que nos causo risa a ambos, despues la segunda piedra al comentarle yo que sabia que ella no bebia y me contesto que preferia probarla aunque sea por una vez y como le gusto lo iba a seguir haciendo y la tercera piedra y definitiva vino que al estar platicando prendio la television y pasaban un reportaje de rasputin el monje loco y comento que para recibir el perdon hay que pecar. Al recibir la tres rectas entendi sus intenciones y me aboque a que me platicara sobre su vida porque cuando era pequeño la iba a visitar mucho una persona; y me contesto:

– era una persona que queria tronarme los huesitos pero no se le hizo-

Y le preguinte – hasta ahorita no se los han tranado maestra conchita?-

No, no, lo he cuidado muy bien pero tampoco quiero que se lo coman los gusanos.

Ese comentario me puso supercaliente y le pedi que me dajara pasar a su sanitario, ya estando adentro me acomode bien la verga ya que al estar bien parada me jalaba los vellos.

Al regresar note que ambos ya habiamos tomado tres cervezas y la maestra conchita habia servido la caminera.

Para terminar me sugirio que brindaramos y se sento a mi lado y senti que noto que la verga la tenia bien parada y me comento la anecdota mia cuando le mire la concha y me dijo.

– crees que no me di cuenta, verdad?

La verdad si.

Te gustaria verla de nuevo?

Me sonrroje, traje saliba y le dije que si.

Se quita el shot y se queda en calzones blanco con escajes y veo atonito el tremendo bulto entre sus piernas y la cantidad de pelos pubicos que saltan del calzon y me dice lentamente al oido.

-pu puedes agarrarlo no te va a comer pero no te vayas a perder.

La paro lentamente y se abraza y la bajo el calzon dejando mi mano derecha sobre aquella concha descumunal de doña concha.

No me aguanto mas la desesperación y me bajo para verla de cerca.

La tenia a 10 cm de mi cara y veo una tremenda concha gordota y peluda y le comento.

Consuelita si que tiene una buena vagina.

Se riee y me dije – dilo como es ,que me caliento.

-concha tiene usted una super ponocha grande, gorda y sobre todo peluda.

Y comenta y el que se metio la ultima vez fue hace 35 años.

Acto seguido la acoste sobre su mesa y mame su conchota como loco y me decia senor julian ya metalela.

Se separa de la tremenda vagina y con dos dedos de mi mano derecha abri los pliegues vaginales de su ponocha y decidi tallarle mi verga sobre su clitoris y escuchaba como bramaba y vi como escurria liquido viscoso de su vagina y considere que era el momento de penetrarla.

Le dice-

Maestra concha abra bien su concha que le voy a meter mi verga y se la dejo ir con furia.

Senti como topo algo duro y cedio y aunque no hubo sangre (por la elasticidad que tienen una vagina ya adulta) estaba estrecha.

Arremeti con fuerza y le decia al oido sienpre soñe con cogerla maestra. Y ella me decia -yo vi en usted y persona decidida.

Y segui arremetiendo vigorozamente a esa fenemenal panocha y despues de un rato de estar cogiendo apasionadamente la deje caer todo mi semen al interior de su panochota.

Feliz regrese a casa y me pregunto mi esposa que que queria la maestra consuelo y le dije que queria que le arreglara un asunto, y nada mas.

La sigo viendo ocasionalmente para devorarme esa tremenda panocha peluda y gorda.

Pueden escribirme mujeres al correo shunco35sco@yahoo.com

Patricia

Bueno, luego de haber leído muchos de estos relatos en la web.. algunos muy buenos, otros muy mentirosos y los mejores, los ke te hacen flassear en serio!!! posta ke me encantan y excitan!!! He decidido contarles mi experiencia… obviamente mi nombre ser· Mateo de aquí en mas, el nombre de mi mejor amigo será Marcos y el de su madre Patricia… “Patricia la voluptuosa”… si se quiere… Patricia la karnosa!!! Bueno una vez aclarado, procedo a contarles como fue que vivÌ una experiencia alucinante junto a la madre de mi mejor amigo… porke no fue una tarde, ni una noche… fue en realidad una sola oportunidad aprovechada, como recompensa de un inmenso flaseo mental… con el ke me propinaba día a día varias pajas en su honor, durante años!!! Aqui les va… desde ke se me puso en la cabeza, hasta ke le puse la cabeza!!! y me senti en la gloria!!!

Mi amigo Marcos y yo, nos criamos juntos, nuestros padres se fueron haciendo amigos entre ellos tambiÈn, producto de la buena y profunda amistad ke teniamos, Marcos ha ido muchas veces de vacaciones con mi familia y otras tantas he ido yo con la de Èl… Recuerdo como empezó todo esto… fue en una de esas vacaciones… su familia me había invitado a la costa argentina en un enero de por demás de caluroso y una noche de esas, escucho como “Patricia la voluptuosa” gritaba los multiples orgasmos tratando de ser lo mas discreta posible… Marcos dormÌa arriba de la cama cucheta donde me encontraba… y la puerta del dormitorio estaba abierta por el calor que hacia, permitiendo que esas frases ingresaran como queriendo no ser oidas… pero mi oido las escuchaban y no podÌa parar de excitarme, estaba a full, mi polla no daba m·s, porque fueron unos 15 minutos intensos los ke oÌ y en eso con la imagen de Patricia en mi cabeza, empecÈ a masturbarme lentamente… hasta que me sorprendió el movimiento de la cucheta, por lo ke me detuve… pero el movimiento seguía… siii! mi amigo estaba propin·ndose tambiÈn una buena paja en honor a su madre… lo que me excitaba aun m·s… hasta que reventé! y manche toda la sabana, sin importarme las consecuencias!!! Tenia 14 años y no pensaba en otra cosa que en cojer!! y esa situación me superaba.

Al otro día, no podía dejar de mirar a Patricia en la playa… mi mente estaba obsesionada, me imaginaba garchandomela en distintas poses, todo el día, en diferentes situaciones…. y luego de una paja fundamental ke me hice al retirarme al baño para aliviar esos sentimientos… se me ocurriÛ que Marcos tambiÈn estarÌa mir·ndo a su madre con otros ojos!! y ke tambiÈn Èl deberÌa estar queriendosela cojer!!! Por lo ke decidÌ palpar la situaciÛn y sacar el tema… hablamos largo y tendido y efectivamente Marcos estaba calentÌsimo con su madre! pero querÌa minimizar la cuestiÛn.

Asi fue ke a partir de esas vacaciones vi a Patricia con otra onda, desde ese entonces me ratonee y masturbe, cuantas veces pude… ella era la dueÒa de mis afrechos!!! Buscaba cualquier excusa para quedarme a dormir en la casa de Marcos, la espiaba de a ratos tratando de ke Marcos no se diera cuenta, la deseaba tanto!! hasta ke un dÌa, 2 aÒos despuÈs de esas vacaciones, empecÈ a sentir ke yo le gustaba… o ke al menos se daba cuenta de cÛmo yo la miraba, porque en una noche de esas en las ke me quede, su esposo habÌa viajado y durante la cena a Patricia se le cae el pan al suelo y al levantarlo, me quede duro de la perspectiva ke tenia para verles semejantes tetas!!! me quede atontado, como Marcos mirando la estupida televisiÛn! tan atontado ke no saque la vista!!! y fue entonces cuando veo que Patricia me mira a los ojos y con un gesto de cordura y señora, se acomoda y levanta. Mi sonrojo era tal ke se me podÌa confundir con los tomates de la mesa… Pasado el mal momento, y la cena, Marcos acusa tener sueÒo y se retira invitándome a acompañarlo a la pieza… soliamos ver porno por el codificado! pero ese dÌa y después de lo ocurrido le dije… – Ya voy, quisiera terminar de ver el programa, mientras me fumo un pucho… Obviamente lo unico ke querÌa era ver el hermoso trasero de su madre mientras lavaba los platos!!

Paso a describir a Patricia… es una mujer de unos cuarenta años, pero que a pesar de tener todo en abundancia, lo tiene en su merecido lugar, con su merecida proporciÛn y con una dureza en sus carnes realmente no propia de su edad… Mide cerca de 1,80 metros y es de contextura, es realmente una yegua… tiene unas grandes y redondas bolas de carne sexual ke nunca pasarÌan desapercibidas y un trasero bien paradito y abundante!!! ni hablar de las piernas! macizas! Como recorrÌ esos lugares eternamente durante esos pocos 20 minutos!!! lo recuerdo como ayer y disculpen amigos, pero tomarÈ una pausa para PAJA en honor a ella y a mis recuerdos!!!

DecÌa antes ke preferÌ quedarme viendo como lavaba los platos, deleit·ndome con su culote de aquÌ para all· producto de los exagerados movimientos de Patricia… y fue entonces cuando mi mente empezó a irse y mi pija iba creciendo a pasos agigantados! ya no podía disimular, no sabia ke posición adoptar! hasta ke logicamente fui capturado por segunda vez… lo ke dio como resultado el acercamiento de Patricia y el lógico monologo… – No te aflijas Mateo, se ke es normal ke pasen estas cosas… hay una edad en la ke uno se ratonea con cualquier cosa, todos fuimos jóvenes y en algún sentido algunos todavía lo somos… (con gesto de madre en un principio y luego de cómplice). Prosigió:

– Yo se ke hacen uds. cuando se juntan a dormir… Miran en la TV programas para adultos y se masturban… toda madre lo sabe…

y luego de unos minutos explicativos, yo no entendÌa nada!!! no sabia si me estaba insinuando, si me lo decÌa de madre “abierta” y moderna ke es, o si simplemente no quería ke me persiga. La cuestiÛn es ke en un momento dado largo la frase:

– Se ke hace unos años atrás, en las vacaciones manchaste todas las sabanas… y hasta me animo a decirte ke cuando me di cuenta sentÌ una confusión de sentimientos, por un lado me daba verguenza porque evidentemente yo había sido la motora de todo eso… y por otro lado me excitaba imaginarme como te masturbabas en aquella situación… incluso llegué a pensar en la masturbación de Marcos… pero automáticamente me frene allÌ… te pregunto… Marcos estaba despierto esa noche?

Obviamente no iba a darle en bandeja a Marcos a su madre… primero debería pasar por mi!!! Asi ke decidí casi inconscientemente decir ke Marcos dormía, para no darle motivos de ratoneo alguno!!! y proseguí:

– Mira Patricia, la verdad es ke no se ke decir…

A lo ke interrumpiéndome dijo:

– No estoy exigiendo nada, pero tu sabes ke mi relación con Carlos no marcha muy bien, además yo se ke cuando el viaja me es infiel.

Yo sabía ke las cosas no andaban bien entre los padres de Marcos, pero esta confesión obviamente tenía un doble sentido!!! Porque estaría contándome esto a mi, si no era su intención provocarme?? Me pregunte… Y al no encontrar respuesta ke me detenga, automáticamente seguí adelante tirando un par de halagos y haciéndole saber que su esposo era un imbecil por desaprovechar lo ke tenía… incluso le llegue a decir ke ella deberÌa de hacer lo mismo si tuviese ganas.

En ese momento Marcos me vuelve a llamar, por lo ke no me quedo otra opción ke ir… Una vez en la pieza y luego de ke Patricia se acueste, Marcos puso el canal porno como era costumbre, y empecé a excitarme, pero casi ke no miraba la TV sino ke simplemente pensaba en su madre todo el tiempo!!! Por lo ke decidí ir mas all·… luego de un rato, le digo a Marcos que debería ir al baño porque no querÌa manchar las sabanas… Pues para llegar al baño hay que atravesar por el pasillo la habitación de Patricia. Al llegar justo enfrente me detuve… e intente mirar por la cerradura, y al verla aun despierta, me atreví a golpear la puerta… y entré… mi sorpresa fue verla desesperada intentando cambiar el canal porno!!! Por lo ke sonreí y sin decir nada me retiré… quizás por el miedo a la situación, quizás porque Marcos podría venir… no se… pero me fui… al llegar al baño, toda esta situación ya me había echo gotear leche sobre mis boxer… por le ke decidí limpiarlos con papel higienico, y en ese momento se asoma Patricia y mirándome la pija me dice… estuve pensando lo ke me dijiste asi ke te espero después de ke Marcos se duerma…

No se en ke momento se retiró…. pero yo no salÌa del asombro!!! todos mis fantasía iban a convertirse en realidad!!! Estaba como loco!!! Me moje la cara y volvi a la pieza anhelando encontrar a Marcos ya dormido!! Pero no fue así… Marcos estaba re-caliente y a plena paja! Debo reconocer que Marcos tiene una polla enorme, heredada de su padre, envidia de todos los vagos del grupo… y es por ello ke es el ke más minitas ha ganado en los ultimos tiempos, por haberse echo la fama de pijudo!

Ya estaba entredormido, cuando decido verificar si Marcos dormía… la TV se había apagado hacia más de media hora según mis cálculos, así ke constate ke mi amigo duerma y rápidamente me fui para la pieza de Patricia. Al llegar estaba dormida boca abajo, asÌ ke ingrese muy despacio a su cama y empecé a observarla detenidamente, imaginando todo lo ke le iba a hacer!!! Comencé tocándole las piernas alucinantes ke tiene y lentamente fui subiendo hasta llegar a su gran y duro trasero… seguí metiendo apenas mi mano sobre la raya de su culo, hasta ke se despertó y cabezeando de lado me dice: “- Casi llegas tarde” y dándose vuelta automáticamente agarro mi tiesa pija y comenzó a tocarla suavemente… mientras se ponía en posición para un 69!!! Pude darme cuenta enseguida de lo ke pretendía, asi ke empezé a lamerle los labios vaginales primero suavemente y luego introduci mucho mas mi lengua mientras ella mordisqueaba la cabeza de mi pija… Yo tenÌa una vista espectacular de su papo y de su hermoso y virgen orificio negro… parecía un botoncito fruncido, por lo ke decidí tirar algunas lamidas espaciadas… y ella respondía con m·s mordisquitos en mi pija, diciéndome de esta manera ke quería guerra!!!

Seguí lamiendo hasta ke estuve a punto de explotar!!! Y ella dándose cuenta insistió hasta tragarse toda mi leche… y obligándome a ke no me detenga tuvo su primer orgasmo… ke ricuraaa, ke oloooorcitooo, estaba en el paraÌso!!! pero no se detuvo… dándose vuelta empezó a decirme cosas al oÌdo, mientras me acariciaba el pecho… cosas tan zarpadas y cachondas ke inevitablemente como por arte de magia mi pija empezó a pararse nuevamente… y allÌ abrió sus gambas invitándome a pasar… cosa que hice de inmediato. Fueron varios bombeos hasta que cambiamos de posiciÛn ya que parecÌa no disfrutar mucho. Paso ella a estar arriba y ahÌ si pudo cabalgarme a lo loca!!! Como suspiraba y gritabaaa!!! Yo pensaba en Marcos por momentos… si se despertaba podrÌa pudrirse todo… pero en realidad en ese momento no me importaba mucho, tocaba sus tetas y las lamÌa a mas no poder… los pezones estaba tan duros y grandes!!! Y cabalgando llega su segundo orgasmo… fatal, fatal mal!

Yo habÌa quedado con ganas por no haber acabado y por hacer realidad todas mis fantasÌas, por lo que le dije ke le darÌa unas buenas caricias en su culote…y asÌ comencÈ a pasar mi dedo rodeando el orifico una y otra vez… y ella relajándolo hace ke comience a dilatarse mientras me dice ke era virgen, ke nunca le habÌa entregado el orto a su marido por miedo a ke le haga daÒo ya ke era muy bien dotado… y ke me dejarÌa tener el privilegio a mi… ImagÌnenseeee yo estaba como loco y estaba como hipnotizado por ese botoncito fruncido, asÌ ke pase la lengua sin importarme nada e introduje despuÈs mi cabeza… puerte un momento de arriba hacia abajo rozando mi glande con su cola y lentamente lo fui introduciendo… ke placeeer!!! estaba en la gloria!!! comencé un pequeño vaivén a lo ke ella respondía acompañándome y quebrando la espalda para darme mas capacidad… me excitaba mucho mirandome al espejo del placard como me la estaba culeando a la madre de mi mejor amigo… y mi mente se fue.. y acabe enseguida sin poder estirar el polvo… pero sinceramente es lo mejorrrr!!!

Una vez sucedido esto nos dimos unos besos, los únicos, y me fui al baño me limpie bien y regrese a dormir… obviamente me costo dormirme… no podÌa entender lo ke habÌa pasado… el sueÒo se me habÌa echo realidad!!!

Bueno, esta fue mi experiencia, m·s adelante les contaré en ke ando, porque después de esa noche no he tenido oportunidad de repetirlo, ya sea por la falta de situaciones y porque me puse de novio… pero recientemente Patricia se separó y a mi me ha agarrado ganas de tenerla nuevamente entre mis brazos, asÌ ke comencÈ a hacer un trabajito fino para obtener lo ke deseo…

Saludos y espero ke lo hayan disfrutado al igual ke yo cuando lo recordaba y escribía…