Archive for the ‘Gay’ Category

Descubri mi lado Bi, maravillosamente

Domingo, septiembre 14th, 2014

Se que suena trillado decir que el relato que voy a contarles es verídico, pero en esta ocasión así lo es. Ningún detalle ha sido agregado, si acaso algunos detalles no se señalan debido a que pasaron aquella noche tantas cosas que sería inacabable contarlo todo.

Quero decir que soy un hombre hetero, casado y con dos maravillosas hijas. Puedo decir que pleno y correspondido por mi esposa, y por si fuera poco con “algo” de pegue que me propociona en su momento suficiente “satisfacción sexual”. Sin embargo creo ser un experimentador del sexo y pues siempre he estado abierto a probar, auqnue no se me había presentado una oportunidad muy clara sio hasta hace poco tiempo. Hoy estoy cumpliendo 50, y solo hasta hace 3 años que me sucedió lo que aquí relato para ustedes.

Soy un hombre delgado, moreno, de 1.74 de estatura y 77 kg., bien parecido y medio tragaños, pues a decir de mucha gente aparento algo así como 40. Mi aspecto actitudinal y mi voz que es varonil y grave, me hacen creo, un hombre interesante, con el que ademas puede platicarse libremente de cualquier tema, pues tengo el placer de ser culto.

Habiendo hablado de mi, te comento que me dedico a dar capacitación a personal y que por condiciones de mi trabajo, tengo que viajar por diversos medios a toda la republica mexiana, loq ue me ha dado muy exitantes experiencias. En esta ocasión, en abril de 2009, tuve que viajar a Ixtapa a dar dos cursos de 5 días cada uno, por lo que estaría en ese lugar por dos maravillosas semanas. En el primero de los cursos concí a Jorge Carlos, un muchacho delgado moreno, de ojos marrón, cabello muy bien peinado y lacio en un maravilloso negro azulado. El usaba siempre una camiseta bien ajustada que hacia ver sus musculos no muy grandes pero suficientemente marcados, sonreía todo el tiempo y era en sus actitudes, muy amable, varonil y educado.

En realidad me llamó la atencion desde el principio, aunque nunca pensé que fuera a darse lo que sucedió, en parte también por la diferencia de edades, ya que el tenía en ese momento solo 25 años. Pero en fin, el primer dia al final del curso, que suelo terminar de manera muy emotiva, recuerdo que casi todos en el curso se acercaron a abrazarme antes de retirarse a sus habitaciones. Yo debo reconcoer que mañosamente, busqué el abrazo de Thelma, una mujer de escasos 22 años, pero una de las mas hermosas mujeres que he visto, una mujer preciso de hermosísimomcuerpo y no menos hermoso rostro, para mi beneplácito ella me abrazó de manera muy abierta y casi sentí todo su cuerpo pegado al mio; por mi mente pasaron muchas escenas y deseos de lo que podría ser una de las siguientes noches. Todos me abrazaban y llego el turno de Carlitos… me abrazo con fuerza y en un abrazo largo, había estado llorando un poco por la historia que conté, me dio las gracias, soltó algo de llanto y me abrazó de una manera que me hizo sentir algo que no había sentido antes, como si estuviera atrapado, como si quisiera dejarme ir. No puede incluso evitar sentir su exitación junto a mi pierna derecha y a mi vez exitarme un poco por eso.

Nos despedimos todos y pensé que hasrta ahi había quedado todo, pero cuando iba camino hacia mi cuerto, oí que me llamaban por mi nombre, volví la cabeza y descubrí que eran justamente Carlitos y Thelma, se acercaron a mi y me preguntaron cuales serían mis planes, y que me invitaban una copa en el bar. Me acomapañron a dejar mis cosas en la habitación, se sentaron en mi cama, mientras me refrescaba, y salismoshacia el bar. En la plática del bar se trataron muchos temas, que el curso, que yo, que ellos, que Thelma y su belleza… elcaso es que en determinado momento me invitaron a una fiesta que se llevaría a cabo esa misma noche, me dijeron que era una fiesta “open mind”, pero que con respeto, que si no quería participar en nada no lo haría, que habría de todo, pero muy abierto; así que decidí ir con ellos.

Al principio la fiesta parecía una fiesta como cualquier otra, bailes, bebidas, grupos amenos y hasta algunos “cachondeos” como el que estaba protagonizando Thelma con quien supuse sería su novio. Era una fiesta muuy animada, pero hasta ahí, y yo estaba en una muy interesante charla con Carlitos, Raúl y Román, estos dos, primos de Carlitos que en la misma fiesta me había presentado. Al cabo de un rato, sin saber como había empezado, volví a ver a Thelma en la acción, en esta ocasión estaba desnuda y teniendo un rico sexo con otra chica de la reunión, mas grande que ella y no tan bella, pero tampoco era de mal ver. algunos les animaban a seguir, otros se iban exitando y hacian lo propio, empezaban por un lado y otro a surgir parejas hetero en tremendos “fajes” por un lado y otro, pero el espectáculo del centro era Thelma y quizá una señora mayor, que luego supe era la “mamá” (laboral) de thelma, que estaba haciendole oral a un tipo negro alto con un pene monstruoso. Recuerdo haber dicho para mis adentros algo así como: y yo que pensé que solo habia de esos en las películas porno.

Bueno, yo me sentia en este ambiente, la verdad exitado… raro, pero exitado. Cuando me desconcentré un poco de lo que estaba viendo, me di cuanta de que las manos de Carlitos y Raúl, que estaban a mi lado, se encontraban an mis piernas. Los miré a los ojos, pero no dije nada. Carlitos entonces se acercó a mi oido y me dijo: “Hazme tuyo aquí, frente a todos, ¿si?”. Por supuesto me negué y bueno, supongo que no con mucha firmeza, pues le tomé la mano a Carlitos, pero no la quité de mi perna, solo le dije no, y acaricié su mano, así que supongo que no me creyó. Insistió dos a tres veces, cada ves pidiéndolo con mas ternura, lo que emezba ahacer efecto en mi; incluso, en una de ellas, se acercó tanto a mi que me dió un hermoso beso. Debe ser raro oirlo de un hétero, pero Carlitos besa hermoso y recibí el mas maravilloso de los besos que hasta entonces había recibido.

Por otro laado, Raúl también me dijo, dejame “cojerte cariño”, me exitas… y mi cabeza, sin obedecer mis razonameintos se movió de atrás para adelante… ¿Que estaba pasando?… ¿Estaba aceptando?…

esto animó mucho a mis acmpañantes… Carlitos siguió besandome y senti como varias manos empezaban a quitrme la cmaisa para que él, mi ya para ese mometno amado Carlitos pudiera acariciarme y besarme mejor. Correspondía a sus caricias, sentí su cuerpo msculoso, vi prefectamente brillar su piel morena y me exité muchísimo con ese par de nalgas tan hermosas que él tien y el más estético de los penes que haya visto nunca: No demasiado grande, no demasiado gordo, pero realmente bello y profundamente antojable, lo mismo que su paradito y perfecto trasero
Volví la vista, había dos hombres con Thelma y ella se meneaba como diosa del amor; uno de ellos era el negro aquel que había estado con su mamá, y otro Román. Entre tanto, Carlitos estaba ya lamiendo mi pene, engulléndolo y dandome el mas placentero oral… yo hice un verdadero esfuerzo por soportar sin venirme, a find e prolongar más y más el placer sentido; entonces llegó la solución pues Raúl se subió al sillón y acomodó su “cosita” en mi boca, pro lo que me pude concentrar en hacer gozar a Raúl y contenerme con el trabajo sublime de mi Carlitos. Entonces, Raúl pregntó: ¿Quieres ser mia, mmi nenita?, a lo que contesté: Si papito.

Quitó a Carlitos de entre mis piernas, así que él se puso a mi lado, donde podía besarme, acaricierme, relajarme (esto último muy importante por lo que estaba a punto de pasar). Sentí claramente como Raúl y alguien más, quizá dos mas, lubricaban mi ano; metían incluso dedos y alguno lo chupaba en una sensación desconcertante pero bella… estaban haciendo que deseara que alguien me penetrara urgentemente. Pronto vi de reojo como Thelma, que había terminado su labor, pero aun desnuda, colocaba a Raúl un presenrvativo. Entonces, sentí como el pene de Raúl se acercaba y lentamente empezaba a introducirse en mi.

¿Dolía?, si, mucho…., pero por nada del mundo quería que terminara esto, me sentía en el cielo realmente. Mi Carlitos me preguntó si dolía, afirmé con la cabeza y el me decía relájate, lo vas a disfrutar, y por favro papito, contente para mi… yo seré tuyo hoy, y me besaba. Pronto dejé de sentir dolor, o quizá sea mas correcto decir que empecé a disfrutar ese hermsoso dolor… lo sentia totalmente dentro de mi. Empezó un rico mete y saca, y después de bastante rato, se movió con frenesí y terminó dentro de mi…. Al salirse de mi ano, sobé su pene, le retiré el presenrvativo y luego con mi boca agraqdecí el maravilloso momento… lochupé, acaricié y besé con dedicación aunque mi pene estaba a punto de reventar de la exitación.

De lo dedicado que estaba, no me di cuenta de que detrás de mi se fraguaba una nueva embestida, y “alguien” a quien nunca identifiqué, me penetró una vz más… yo me dejé hacer, y disfruté la penetración. Cuendo este amante incógnito hubo termnado su labor, fuí puesto en el centro donde antes estuviera Thelma. Ahi se me cumplió uno de mis sueños, pues estaba aierta de piernas Thelma, esperando mi lengua que la hizo vibrar. Gimió sin gritar, porque en su boca estaba la vagina de su “mamá”, ahora ya desnuda y también de muy buen ver. Y detrás de mi, una, y otra y otra penetración. Raúl, Román, otros dos y una vez mas Raúl hcieron su trabajo y me penetraron de lo lindo y hasta que se cansaron.

En cierto momento, Carlitos me dijo: “¿Estas cansado papito?”, dije que no y me guió, tomandome del pene, escaleras arriba hasta una habitación en donde él y yo nos gozamos pro primera (de muchas veces que en su momento te podré contar si me contactas), me besó yme deje besar… me hizo un maravilloso oral, lo penetré un buen rato, me vine dentro de él, tres veces y seguia suficientemente erecto… luego sentado él de espaldas a mi, rodee su cuerpo y tomé supene, besé su espalda y comencé a masturbarlo a un tiempo, hasta que terminó en mi mano, y unté su semen en su vientre… termianmos a un tiempo, de muy bella manera, así que cundo terminamos, besé y lamí su vientre lleno de su esperma, y luego se recostó sobre mi pecho y casi dormido, me dijo algo así como: “Papito, desde hoy seré te nuvia, te amo…”

Asi mismo amanecimos y solo les digo por el momento que cada una de las noches en ese lugar, las pasé con Carlitos… Una o dos veces me regaló como premio extra el cuerpo de Thelma, quien por cierto, es unaprofesional en la materia y todo el tiempo fue contratada por mi Carlitos, lo msimo que su “mamá”.

Kuego de ello me declaro Bi y juego los roles que se presenten… así que si quieres vivir bellas experiencias conmigo, contáctame… q_kiss62@hotmail.com

Besos

Mi compadre y yo

Lunes, abril 22nd, 2013

Primero que nada me voy a presentar tengo 34 años me llamo Pablo soy fornido, cuerpo grueso, bien peludo. Mi amor se llama S…. tenia 30 es mi compadre, es fornido también 1.85 de alto, un pija de 28*7 y no tan peludo pero me gusta igual.

Todo comenzó hace 5 años cuando yo tenia 20 siempre que iba a su casa quería yo ver pelis pornos para acostarme en slip con el y eso pasaba. Yo quería que pasaran más cosas pero lo único que podía hacer ya que estaba su mujer una gorda obesa. También sucedía cosas en la playa cuando íbamos ya que llevaba a su hijo y el quería que lo triáramos al agua y el cuando nos agachábamos aprovechaba me tocaba con los pies mi pija y yo trataba de manosear la suya.

Eso pasó por unos años hasta que tuvo que trabajar para mí haciéndome unos arreglos

en una casa mía.

Esto paso hace unos meses atrás cuando yo todavía no había cumplido 25 años.

Cundo vino a buscar las cosas para arreglar lo lleve yo en mi auto y como su mujer e hijo no entraban fuimos juntos en el transcurso ya que teníamos como 30 minutos de viaje lo fui tocando en la entrepierna para que cuando llegáramos ya estuviera con su palo al mango lo ayude a bajar la cosa y en cuanto entro a la casa me le abalance pidiéndole que me cojiera y así lo izo pero antes me pidió que se la chupara así lo hice yo. En el momento de la cojida le dije de ir al baño para que fuera mas lindo y allí empezó a bombear de a poco diciéndome que orto tan lindo tiene jamás me lo hubiera imaginado y vos que bien cojes le decía yo tiene una berga tremenda aaaa si quejate mas me decía uauauaua decía el con sus jadeos hasta que empezó a bombear con fuerza y me termino llenado mi culo lleno de su leche que cosa mas placentera esa.

Después de esto nos vestimos y volvimos a mi casa.

La otra historia es cundo me trajo las cosas que le había encargado las tenia que amurar a la pared y vino solo un día horrible le dije yo te ayudo, nos fuimos a mi casa y allí empezó todo bien al principio ya que solo nos cambiamos juntos nos quedamos en slip ambos el se puso un short de Jean y yo me saque el slip y me puse solo el pantalón. Mientras lo ayudaba siempre hacia cosas como para que se rozaran nuestros cuerpos y paquetes. Al terminar con todo ya que habíamos estado con mescla le dije “no te queres bañar y nos bañamos juntos ya que siempre quise hacerlo con vos y nunca pude” por la puta de tu mujer y el accedió pero yo te ayudo a desvestirte y a abañarte le dije así fue como empezó.

Ya en al ducha los dos totalmente en pelotas y yo ya con mi pija hecha un palo me largue a su entrepierna y se la empecé a chupar primero la pija luego las pelotas y terminando en la pija para que luego él me dijera date la vuelta que te quiero coger ese culo tan divino que tenes allí empezó a bombear para adentro de a poco y con ganas hasta que me dice no aguanto más en al ducha vamos que la seguimos en tu cuarto si la seguimos pero siempre y cuando me prometas que después nos terminamos de bañar juntos OK OK OK lo hacemos bueno dale.

Al llegar al cuarto se la volvía chupar ya que se le estaba bajando yo con mi pija siempre tiesa. Después me dice túmbate en la cama que te la voy a dar allí empezó con mas ganas y yo le decía sigue mi amor lo haces muy bien si y tu te bancas bien mi pija con su tamaño la verdad ni mi mujer se la banca por la concha si dale dame mas mas mas mas así dale si toma toma dale que viene donde lo queres dale adentro como la otra vez que fue divino y así quedé todo lleno de leche en mi ojete nos fuimos a la ducha nos seguimos tocando un rato hasta que nos salimos y yo le dije espero algún día poder ir a un telo con vos ya que hay uno donde dejan ir dos tipos juntos.

Pero eso todavía no paso espero algún día me pase.

Mi mejor amigo hetero

Lunes, abril 22nd, 2013

Hola mi nombre es Andres, es mi primer relato y ocurrió hace unos años
todo comenzó cuando tenia unos 15 años al colegio llego un chico bastante lindo, era atlético alto moreno con un cuerpazo unas piernas y un trasero como jamas había habido en ese colegio .. el man lógicamente hetero era perseguido por muchas y envidiado al igual por otros …. en mi inspiraba un dese insaciable cada dia me lo imaginaba como seria tener algo con el como seria si pudiera saciar las ansias ke le tenia, un año mas tarde ya casi al graduarnos logre volverme muy buen amigo d el compartimos mucho el me contaba muchas historias y era de su total confianza hasta convertirse en mi mejor amigo .. la confianza era tal k se vestía y desvestía delante mio sin cero rollos ya luego d graduarnos me invito a una casa en tierra caliente que el y su padre tenían era cerca y accedí ir con ellos, nos kedariamos por una semana.

Luego d eso el sábado antes d volver a la ciudad salimos aun bar del pueblo a bailar y tomarnos unos tragos con un grupo d amigos al salir de la fiesta y regresar a casa el iba un tanto subido de copas y yo un poco menos, al llegar a casa su padre y sus invitados estaban durmiendo y en la habitación donde dormíamos, nos quedábamos el, su padre y dos amigos de su padre habían 4 camas, en ese momento me confeso que estaba muy excitado y que quera masturbarse …. yo en un tono irónico le dije que si quería le podía ayudar con eso, el se kedo callado y me dijo no mejor no ….. bueno luego fuimos a dormir y yo me dirigí hacia mi cama pero el en susurro me dijo no kedate con migo por k de pronto despiertas a las otras personas a mi me pareció muy normal y accedí a kedarme con el. Yo me voltee dispuesto a dormir cuando d repente el me llamo y sentí rozar al go en mi espalda, puse mi mano para ver que era y para mi sopresa era su gran pene erecto … yo le de dije k k keria hacer y me dijo silencio no hagas ruedo (pues en la cama de arriba estaba su pap ) asi k coji su enorme pene y decidido baje y me dispuse a mamarlo … era algo que por años habia querido y que no creia que por fin su pene estaba dentro de mi boca ,, paso mucho tiempo y cada vez a el aprecia gustarle mas, cogio mi cabeza y cada vez con mas fuerza empujaba mi cabeza hasta meter hasta lo mas profundo su gran verga mientras yo con mis manos apretaba su nalgas bien formadas .. la imagen era genial, mientras mamaba acariciaba todo eso k siempre quise coger besaba su huevos sus pocos vellos puvicos era delicioso el calor se sienta luego cuando su pene estaba lo suficiente mente humedo baje mis boxer y me voltee esta vez no apra dormir asi k que con sus manos cogió mi cintura y empujo con fuerza. la primera vez se sintio un dolor delirante pero al mismo tiempo un placer que lo recompenso todo y así dio dio y dio hasta que entre mis pernas sentí el húmedo caliente de su semen exhaustos kedamos dormidos hasta el otro dia.

ya luego ninguno comento nada pero en realidad creo k ha sido la mejor experiencia k he podido tener …. espero que les haya gustado mi correo es alxcastle@hotmail.com alli me pueden escribir o agregarme a facebook..

Chauu

Me desvirgo mi primo rene

Domingo, abril 21st, 2013

Esta es mi primera historia gay que quiero compartir con ustedes que saben cómo se siente tener su primera vez.

Tengo 16 años recién cumplidos el 5 de julio, esta historia se realiza en la ciudad de Loja una de las tantas provincias de ecuador, mi nombre en Mayco estoy usando mi nombre verdadero por razones de que ya no quiero seguir en el closet, estoy en vacaciones y el próximo año voy a quinto curso de secundaria o sea segundo de bachillerato, esta historia es verídica, estoy contando mi propia experiencia vivida en carne propia.

Por cierto soy de 1.67mtr de estatura y peso 65klos, para mi estura creo que estoy un poco grueso, pero soy test blanca o medio crema o sea ni muy blanco ni muy crema, de pelo ondulado cundo esta corto y con churos cundo esta largo, lo mejor de mi esta en mi parte baja, mi trasero bien formado, no musculoso pero si redondito y carnoso, y mis piernas creo que son las únicas que están bien musculas, ya que en cultura física siempre me preocupe por trabajarlas bien.

Bueno a lo que vinieron por una historia erótica, me pasó hace dos años, cuando perdí mi virginidad por culpa de mi primo, que por privacidad lo llamare René, él es un poco más alto que yo mide 1,70mtr de test blanca casi canela por el lugar donde vive, ya que el sol calienta mucho, con unos brazos gruesos y musculosos a igual que su estómago firme y con cuadritos, aunque no nos llevamos muy bien por lo menos mantenemos una relación de buenos primos, yo he sido gay desde que tengo uso de razón, creo que mi primera experiencia gay fue a los cuatro niños, cuando mi padre y madre aun vivían juntos , pues ahora están separados por cuestiones de infidelidad claro por parte de mi padre, bueno el caso es que ellos tenían piones o trabajadores que en estos caso se quedaban a dormir en mi casa, y a mí me tocaba dormir con uno de ellos ya que no habían muchas camas, una noche de esas yo estaba durmiendo, me había acostado de lado dando el culo, entonces tenía puesto solo una camisetita y un pantalón , cundo sentí unas manos en mi cuerpo que estaban abusando de inocencia, ubicándose en mi zíper lo bajo y luego me desabotono el pantalón y lo bajo hasta mis rodillas, y luego fue mi calzoncillo para después dejar al descubierto y aprovecho para enterrar su enorme falo de unos 20 x 5 y no se preocupen que no me penetro ya que me hura hecho gritar del dolor y se despertarían todos, solo me sobaba pero intentaba enterrármelo , esa sensación era nueva y excitante me gusta y aun cuando me hacía doler al intentar penetrarme me gustaba más y más, era una experiencia nueva y deliciosa, se sentía tan rico que esos cuatro días fueron los mejores y lo mejor era cuando me eyaculaba, amanecía como si me hubiera meado en los pantalones ya su semen era abundante y muy espeso, él se fue y ya no pude seguir sintiendo es enorme poronga en mi culito.

El viernes del 16 de agosto del 2010 mi padre llamo a mi madre para que fuera a trabajar acerrando con mi hermoso primo me alegro tanto que ya gritaba de la emoción, en los dos primeros días estuvimos un poco indiferentes pero después ya nos comenzamos a hablar , mi padre nos mandó a comprar más víveres para la semana y entonces nos fuimos pero comenzó a llover y nos empapamos, llegamos a la tienda de doña julia y compramos toda lo que nos dijo y me dijo que comprara una peli porno para la noche y rápido fui a comprar ,llegue a la casa donde nos íbamos a quedarnos, pero hasta que se fuera un hombre que había llegado preguntando por mi padre , este señor se fue entonces yo ya me había dado un baño y estaba listo para dormir , habían dos camas y me recosté sobre una de las cómodas camas, pero el perverso de mi primo me obligo a acostarme con él en la misma cama aunque yo me rehusé, yo estaba solo en con un bóxer negro muy bonito que hacia resaltar mi bulto que ya se estaba e rectando, él también sé que en un bóxer plomo que hacia notable su bulto ya erecto, media unos 17×5 era verdaderamente hermoso aquella cosa tan gruesa tan caliente, la verdad que me excitaba tanto que ya quería que me coja, él puso la peli porno y comenzó a sobarme mi bulto que a estaba a su mejor esplendor 16x 4.5 de grueso, yo me di la vuelta como interpretando que quería dormir pero el muy cachondo de 18 años me domino con sus manos, agarrándome por la espalda y apretándome fuertemente contra él y me bajo el bóxer suavemente con las yemas de los dedos era tan sensual aquella caricia que me sentía morir, después él también se quitó su bóxer quedando totalmente desnudo ese calor fue el más rico de toda mi vida, su verga estaba topando mi culo deliciosamente excitante comenzó a menear su culo atrás y adelante dándome una culeada sin penetración, después la cosa se tornó más complicada, lubrico su pene con mucha saliva más la mía y comenzó con la faena que estaba planeando desde un principio, cuando introdujo su cabeza tan gruesa y rozada en la entrada de mi ano tan cerradito me dolió tanto, que casi lloro pero me relaje para que entrara toda la quería dentro de mí, una vez a dentro me ardía pero después de unos minutos ese ardor había desaparecido convirtiéndose en un placer inexplicable que me gustó tanto que solo atina a menearme para que se introdujera más ese palo dentro de mí, lo metía y lo sacaba dándome el mejor placer anal de mi vida, después rene me cambio de posición, dejándome como perrito pero a diferencia que mi culito estaba den punta como una putita dando el culo a su amante jajá, me entraba tan rico que pedía más, eyaculo en mi como unas 4 veces cada una más rica que la otra y todas dentro de mi después de tanto éxtasis y sexo que duro desde las 11 de la noche has las cuatro de la madrugada yo aún no quería que se acabe, aunque no soy pasivo pero quería que me siga tirando, pero mi primo ya estaba cansado y decidimos dormir, a las 6 am nos levantamos como si no hubiera pasado nada, yo con mi culito adolorido por me la había partido ya que note un poco de sangre en la sabana pero simplemente habíamos tenido sexo bueno para el pero para mí era mi primera entrega verdadera con todas las de la ley, aunque no me arrepiento pero si hubiera querido que fuese más romántico, con besos caricias incluso mamadas pero eso no fue así, creo que la falta de experiencia en este ámbito no lo hizo posible, yo aun mantengo contacto con mi primo que vive en vilcabanba y sí, tenemos sexo cuando voy y siempre me parte el culito es que la tiene muy gruesa, es muy caliente, que incluso venía a buscarme para tener sexo pero hoy todo ha cambiado ya no viene ni se comunica con migo creo que ya tiene un nuevo amante ya que la otra vez que fui estuvo muy amistoso con un compañero de su colegio y al parecer sabían dormir juntos en el cuarto de rene, pero ahora estoy enamorado de un chico que esta como a mí me gustan, cabe destacar que siento también atracción por cierto tipo de chicas, rebeldes mandonas y graciosa ustedes que opinan, tal vez sea bisex, pero mi debilidad son los hombres fuerte altos no tan peludos y graciosos.

Si quieren mandarme sus comentarios a mi Facebook o Hotmail este en mi correo, solo que sean un poco discretos ya que en mi Facebook ten amigos de mi comunidad y no quiero tener complicaciones después gracias por todo: mayc-5@hotmail.com

No sean tan duros con sus comentarios los espero a y publiquen mi historia es otras páginas si les pare buena y si no mándenla al v….

Tengo más historias que compartir porque aun a mi edad he experimentado casi de todo soy un experto ahora, pero lo mejor fue mi primera mamada pero eso en otra historia chao ¡¡¡¡¡

Mi primera vez

Domingo, abril 21st, 2013

Hola espero les guste los que les voy a contar. Soy un chico alto de 1,86 metro de contestara fuerte, ojos claros de piel canela. Lo que les voy a relatar me sucedió hace poco tiempo mi esposa una mujer bella y con buen cuerpo estaba de viaje para Turquía yo me a vía quedado solo en casa ya tenia tres dias durmiendo con las comodidades que muchas veces nos encanta a los hombre, desnudos y a sus anchas en la cama y viendo películas de sexo entre otras cosas yo opte por ver las de sexo. Yo tengo como 6 meses que no tengo relaciones con mi esposa así que se podrán imaginar como estaba pero la verdad es que no me sentía con animo de estar con ella y no savia porque. El cuarto día de estar solo salgo del trabajo a mi casa el llegar a ella encuentro a mi cuñado sentado frente a la puerta del apartamento con un bolso de mano al verlo me dice que si podría pasar unos dias en mi casa porque se a vía peleado con su mujer yo como no tenia problema le dije que si que estaba bien, no quise preguntar nada de lo que le pasaba lo único que se me ocurrió fue ofrecerle un trago para obviar el tema pasamos a la casa yo me cambie de ropa le dije que podía dormir en un cuarto donde yo tengo una biblioteca, luego nos dispusimos a tomarnos un trago, al cabo de un rato empezamos a sentir las consecuencias de la bebida el comenzó a contarme que tenia tiempo sin tener sexo con su esposa y que le a vía reclamado por eso el se molesto y fue cuando se dirijo a casa yo le dije el tiempo que tenia con mi esposa sin tener relaciones entre la conversación yo le dije que sentía calor por causa de los trago , le dije me perdonará que me iba a refrescar un poco me dispuse a bañar me, cuando salí de la ducha me encuentro con mi cuñado sentado en el sofá de la sala semi desnudo y con el pene totalmente parado lo cual me llamo la tensión y no dije nada, me retire a mi habitación el se dispuso a bañarse también, al cabo de un rato estando yo en mi cuarto el me Pidió el favor de pasarle la toalla que la había dejado el bolso, cuando me dirigía a pasársela ya el tenia la puerta del baño abierta y para mi mayor sorpresa veo un pene de 19 centímetros en su pleno esplendor totalmente parado yo le dije que si quería podía traer le agua fría para que bajara la presión y para mi mayor sorpresa su respuesta fue que lo que quería era alguien lo ayudara a bajar esa ganas de tener sexo. Yo le dije que estaba loco y me retire a mi cuarto cerré la puerta pero sin poner el seguro puse una película de sexo y me a coste desnudo en mi cama, viendo la película me dio por pensar en el pene enorme de mi cuñado creía que yo me estaba volviendo loco me decía a si mismo que me acordara que era casado y que era un hombre apague la película y me dispuse a dormir pero se había metido en mi cabeza esa loca idea de pensar en el pene de mi cuñado en el cuerpo de ese moreno que estaba tal ves desnudo durmiendo o masturbandoce en el otro cuarto yo quería sacar de mi mente eso pero había algo que no me dejaba pasado el rato me pare para tomar agua porque me había dado un poco de sed al pasar por frente de la habitación donde dormía mi cuñado mire Asia adentro y vi que estaba totalmente desnudo dormido con su 19 centímetro bien parado y en ese momento no puede dejar de pensar en las ganas que me dieron de acercarme a verlo mas de cerca que era lo que me llamaba la tensión y porque, me dije a mi mismo que no que dejara la locura, fui por mi agua al regresar la mirada volvía a desviarse Asia donde el estaba y sentía que ese cuerpo me llamaba que su pene me decía que me acercara a el yo para ver que era lo que me pasaba me dije calma tu curiosidad y acerca te a ver que pasa. Cuando me fui acercando Asia ese gran trozo de carne morena mi piel se fue herizando poco a poco lo mire y empecé a sentir sensaciones extrañas que me decían que lo toca que jugara con el, yo me preguntaba que me estaba pasando, estando frente a el mis manos empezaron a sudar de los nervios pero a la ves me decían que lo tomara con ella yo no aguante mas y lo tome con mis manos de forma suave para que mi cuñado no despertara y empecé a acariciar lo mi cuerpo se estremeció lentamente y empezaba a sudar cuando quise retirar mis manos mi gran sorpresa fue. Que escucho una vos que me dice que siga que eso le estaba gustando el se estaba haciendo el dormido yo quise irme corriendo pero el tomo mi mano y la colocó sobre su pene y me dijo tranquilo que yo no voy a decir nada de lo que esta pasando pero yo que no quería que nada pasara mi cuerpo me decía otra cosa, el no soltaba mi mano y se masturbaba con ella, luego me dijo sigue que quiero acariciar te me soltó y comenzó a acariciar mis nalgas que estaba desnudas yo con mucha vergüenza pero a la ves con muchas ganas apretaba cada vez mas su pene y lo acariciaba. Sus caricias eran seductora mi piel se extremesia me decía que se lo chupara pero yo tenia miedo el tomo mi brazo y me acerco Asia el diciéndome, acerca te no ba a pasar nada solo colo calo en tu boca como un caramelo yo temeroso lo puse en mi boca y comencé a darle mamadas cortas el con su mano poco a poco intentaba introducirlo mas adentro cada vez yo al cabo de un rato estaba chupando como el quería mi cuerpo pedía que lo trataran con una hembra yo no sabia que hacer el se encargaba de ponerme en las posiciones que el quería. Hasta el momento en que comenzó a introducir me sus dedos en mi año yo virgen el ansioso, lo Asia de manera que no me molestara tanto el sabia que iba a romper un culo virgen yo me quejaba un poco pero el decía que lo disfrutará para que no me molestara tanto, al poco rato ya tenia todo el control de mi cuerpo yo seguía chupando, su pene cada vez mas duro yo sentía sus venas brotar mi boca caliente en su pene lo Asia guemir de placer, me movía cada vez más rápido el colo su mano en mi cabeza y empujo hasta el fondo que hizo que me lo tragará por completo me sentía ahogado cuando siento un chorro de leche caliente rodar por mi garganta yo intentaba de sacarlo de mi boca pero el no me dejaba cada vez me sostenía con mas fuerzas yo poco a poco me rendía ante el y dejaba que disfrutará lo que Asia, lo fue sacando lentamente de mi boca y me decía que me a vía portado bien que me preparara porque no se terminaba hay que ahora era que iba a disfrutar me tono de la cabeza y la cintura me dio la vuelta y me colocó en cuatro mientras yo le decía que recordara que era virgen él no dijo nada solo comenzó. A acariciar mis nalgas con su pene y mi espalda. Con sus manos yo sentía estremece mi cuerpo en poco tiempo fue introduciendo su pene en mi trasero de forma suave y lenta yo intentaba soportar lo que me venia pero sin pensarlo ya el tenia la mitad de su pene entrando en mi trasero yo intente moverme un poco pero el me tenia de la cintura lo cual izó que me lo penetrara mas yo sentía que mi trasero se reventaba el lo novia con suavidad y a la vez con lujuria yo me extremecia el empesaba a disfrutar lo que Asia y cada vez me lo metía con mas pasión me tomaba por los hombros para impulsar ce y penetrar me mas duro y mas adentro yo gúemia de dolor y de placer no savia que me pasaba sentía el sudor de su cuerpo caer sobre mi espalda, su respiración cada ves era mas fuerte, su gúemidos de placer mas constante, yo sentía que iba a estallar. El vaivén de su cuerpo era mas constante sentía sus bolas chocar con mis nalgas cada vez mas duro de repente tomo mis brazos y los colocó sobre mi espalda como si fuese una soga de carreta se tomaba de ellos y se impulsaba para penetrarme con fuerzas y rapidez cuando de pronto soltó un guemido fuerte de placer y metió su pene hasta el fondo yo sentía que estallar mi tracero el descargaba su leche caliente en el mientras se balnceaba sobre mi espalda dejando el calor de su cuerpo en mi junto a su sudor y su reparación, fue retirando su pene ya un poco flacido de mi tracero y dándome las gracias por ser su hembra de esa noche. Pasamos el reto de la noche durmiendo juntos. Ya de esto a pasado dos meses y hemos salido tres veces. Espero les halla gustado.

Después de la fiesta de cumple

Viernes, abril 19th, 2013

Me habían invitado a la fiesta de cumple años de mi mejor amigo en el cole hasta ahora cruzábamos noveno grado y asistí a la fiesta, una celebración normal de barrio chicos chiscas todos toman claro que como yo no estoy acostumbrado a tomar cerca de la media noche ya estaba listo y mi amigo me invito a quedar yo como ya era conocido en la casa pues fui el único en quedarme además me quede en su cuarto en su cama.

El siguió tomando la verdad no me di cuenta a qué horas se acabó la fiesta, ni a qué horas entro el pero recuerdo había bulla suave y cuando abrí los ojos es cuche la regadera que estaba en el baño de la pieza y no sé si él quería ser visto o suponía que yo estaba dormido no cerró la puerta así que lo vi estaba desnudo papacito él jugaba futbol y tenía unas piernas Wuoo, era mi amigo nunca me avía fijado bien en el pero tenía un “miembro” — además era moreno, era mi tipo ideal yo de una sentí como seme paro y para que el al acostarse no viera intente voltearme el miro Asia la cama y yo me hice como si estuviera dormido pero sabía que eso no se volvería repetir.

Seguí viéndolo, el momento que más me gusto es cuando se empezó a restregar el guevo guauuu, de repente vi como empezó a caminar frente a mi, cerre los ojos por un buen rato pero no sentí que saliera ni que apagara la luz del baño menos que se acostara en la cama así que volví abrir los ojos y lo vi sentado en la batería sanitaria y a que no adivinan se estaba masturbando guooooooo yo andaba a 100 con en guevo a reventar y creí que por los nervios cerré los ojos y de repente sentí que me toco y sacudió tuve que abrir los ojos y mi mirada se encontraba más abajo de su entre pierna está nervioso pude ver esas piernas bien trabajadas por el futbol quede con la boca entreabierta, claro que esto paso en segundos.

– él me dijo: ni creas que no te eh estado viendo, pero ósea que es verdad eres gay

-no, no: dije yo en una vos tartamudeando de los nervios y con la mirada en su miembro que supongo por la conversación no estaba bien erecto.

– ano entonces por qué me estabas mirando yo sé que te gusto lo que veías, pero si tú dices adormir “dijo él”.

Apago la luz y le dio la vuelta a la cama sentí que se acostó así nomás, sospeche que estaba desnudo.

-Y él me dijo- a todas estas usted se acostó sin bañarse, al menos quítese la ropa.

– a lo que yo respondí negativamente diciendo que así estaba bien.

-él dijo como embroma – si quieres te presto una pantaloneta si cree que te voy hacer algo y se rio (Jjajaja)-

Sentí que reparo la ropa que estaba en la horilla de la cama y agarro la pantaloneta que tenia de bajo del jean la cual se acababa de quitar me la tiro, así que me sentí intimidado y empecé quietarme la ropa, el como con todo planeado dijo.- mis panas dicen que coger con un hombre es baKno que el culo es más apretado- y pregunto lo típico – a ti no te duele.

-yo dije lo que siempre digo ante esta pregunta: pues soy gay a veces duele un poco pero me gusta.

-oiga y ustedes todos se chupan las tripas –Dijo-

-jajjajaj yo reí y ledy la explicación de activos, pasivos y versátiles, además agregue que a mí me gusta ver la cara de placer del macho me da placer.

-y me dijo -huy pana, epa y ce lo meten así sin condón y sin nada, pa’ sentirlo más, huy no dolor.

-cual dolor – dije yo – eso me gusta y lo disfruto restos.

-él dijo dos frases que me encantaros – que días lo iba hacer con un man pero no lo conocía bien, ahh bueno tengo unas ganas de culiar y usted viéndome medio pena y no me dejo pajear en paz.

-Yo con algo de nervios pero sospechando lo que él quería dije – si quieres remedio el error, Jeje!

– Como? Lo va a mamar o q? – me dijo –

– si quiere.- respondi-

-Hash pero usted quiere guevo y yo una cuquita.

-Umm hay si ni modo.

Con lo que me dijo después sentí nervios de excitación y supe lo que quería.

– pero y condones.

– Yo tengo, pero me tengo que duchar primero.

– Listo pero entonces yo coloco una peli porno para que me inspire Dijo.

Yo me fui a duchar lo más rápido y cuando salí él estaba sentado en la cama desnudo con la verga en la mano yo me quede en la puerta del baño admirando esa imagen con la que había soñado.

– y me dijo- desde aii no me vas excitar,

Me acerque y me arrodille con la cara frete a su verga el bajo una pierna yo lo mire pero el aún tenía la mirada en la película y una mano en la verga, mano que quito apenas sintió la mía, yo empecé a pajearlo lentamente pues aún no lo creía pero no dude en mandarle una chupada, al cabo de unos segundo y yo con el guevo dentro de mi boca lo mire y vi que me estaba viendo y su cara de placer lo que me éxito mucho, el al verse visto me dijo lo coño lo mamas mejor que una vieja. con ese alago me subí a la cama y seguí mamándoselo, pero de repente se paró en la cama y me jalo la mano como ordenándome que me sentara en la cama con la espalda al cabezote yo obedecí y el separo con el guevo en mi cara lo que quiere decir que ya no estaba viendo la peli mi mamada lo estaba excitando después de un rato me dijo que iba a terminar y no pudo evitar gemir fuerte de placer yo lo mire pero segundos después de ese grito desgarrador entendí por qué, pues unos chorros de semen llenaban mi boca el intento sacarlo pero yo con mi manos lo pegue más a mí su pe que el comprendió de una no se resistió y dejo que yo le chupara cada gota de semen el cual tuve que tragar pues se me iba regar él ni se dio cuanta pues cuando solté su pene y le dije guau..! Sorprendido dijo y lo regaste.

Estuvimos hablando de cosas me dijo que lo mamaba rico, que si algún día yo había penetrado a alguien y cosas así, mientras se juago en el baño, cuando salió vio en la tevé que dos chicos morenos penetraban una vieja y se pasó por encima mío a la cama y dijo esta es la parte que más me gusta esa vieja grita, me pregunto que si me habían penetrado dos y le dijo que no pero que si me gustaría mucho que aún no estaba listo para eso como no nos aviamos arropado ni nada vi cuando llevo su mano a su verga la cual empezaba a ponerse erecta de nuevo, el me seguía hablando de la peli y pues yo nada más veía su verga, claro el noto.

– y me pregunto – ¿ya quieres de nuevo?.

– yo respondí – si lo de antes fue un abre bocas,

-sonrió – y dijo – pues si eres capaz de pararla de nuevo.

Ja, ese reto me encanto y me fui de una a mamársela y fue en segundos que se paró esa verga con mi mamada y tal vez ayuda de la peli (Jjeje), el tomo la iniciativa quitándole a mi boca ese hermoso guevo.

-y me dijo – bueno como quieres.

Yo me coloque aun costado dela cama con los dos pies en el suelo y las manos en la cama le ofrecí mi culito pequeño y velludo mientras yo lo lubricaba con saliva él se puso el condón, yo hice la mano para atrás y le agarre su pene y lo dirige a mí, el intento meterlo de una pero no pudo ya que era grande. Lo intento dos o tres veces pero yo con mas saliva moje el orificio de mi culo, y de nuevo puse su pene en toda la entrada pero el HIJO DE SU M…… solo duro unos segundos para empujarlo con fuerza, fue tanto el dolor que caí a la cama él se tiro encima de mi espalda para no dejar sacar su verga yo Asia fuerza para sacarla y le decía que dolía mientras el con sus piernas bien formadas de futbolista me gano y no dejo sacarlo aun que con esta fuerza me decía.

-Rico se siente rico, no lo saques.

-Duele, Duele – respondía yo.

-pero me gusta aguanta, aguanta.

Al pasar unos segundos el sintió como aun acostado y boca abajo yo intentaba levantarle mi cola para que fuera suya él ni corto ni perezoso logro entender, sonrió y puso sus manos donde termina mi espalda y comienza mi cola, de una comenzó a sacarlo y meterlo algo lento lo que me daba placer porque aun sentía algo de dolor, pero tal vez al ver que le demostraba placer, de repente el mete y saca aumento de velocidad de una manera que yo sentía que no iba a poder parar fue magnifico, entre mi disfrute del momento escuche su vos algo entrecortada supongo que del pacer o de pena de ser los mejores amigos pero me dijo.

-Andreto tienes Un culo, aunque pequeño pero apretado que rico aunque también quiero ver como lo mueves.

– yo le dije me paro en la cama con las manos en la pared y tu detrás.

Fue de una él metió de nuevo su guevo, yo comencé a moverme pero al pasar poco tiempo sentí sus dos manos en mis hombros y bruscamente detuvo mi movimiento pangándome así el, yo me quede quieto y puede sentir como por su pene pasan van los chorros de semen y quería que esperara pero él lo saco de una, aunq ue no fue tan largo el momento él me dijo que le había gustado pero antes de yo decir algo apago la luz seco loco los bóxer y se dispuso adormir sin más ni más yo hice igual dormí.

Admito que es mi primer relato, siempre había querido escribir uno, que esto es todo imaginado, y que en el próximo les cuento algo real soy Andreto Jaimes de Cúcuta Colombia, en twitter/@AndretoJaimes.

Nuevas y bellas emociones

Jueves, abril 18th, 2013

Estoy escribiendo este relato, mientras mi hombre yace durmiendo junto a mí. Nos hemos amado de la forma más bella y al mismo tiempo libre que te puedas imaginar. He saboreado su sexo hasta hacerle derramar sobre mis labios su cálido jugo. Y después él lo ha tomado de mi boca compartiéndolo ambos en un profundo beso donde nuestras lenguas se lo disputaban como si fuese un espléndido manjar.

No fue fácil para mí aceptar que me gustasen los hombres, pero una vez que pude superar mi conflicto existencial, me alegró de haber luchado contra mis perjuicios que tanto daño y tanta frustración me estaba creando. Porque he descubierto que el amor unido al placer acompañados ambos de una gran dosis de comprensión y sin tabúes que lo obstaculicen nos llevan a un enriquecimiento personal, a un encuentro de la felicidad, ya sea en compañía de un hombre o una mujer.

Yo no estaba preparado, ¿y quién lo está? No me veía recibiendo las caricias de una persona de mi mismo sexo y mucho menos llegando al orgasmo con un hombre, al igual que tampoco me resignaba a hacer gozar a un chico, aunque no es fácil superar estas adversidades, es necesario luchar contracorriente, contra la doble moral que se nos quiere imponer, porque en el fondo mucho de estos moralistas actúan contra sus principios o si no lo han hecho le gustaría hacerlo.

Por eso pienso, que existe en nuestro interior una tendencia, si es que se puede denominar así, que permanece oculta, otros, tal vez, ya la descubrieron y prefieren obviarla reprimiendo sus sentimientos hacia una persona de igual sexo que ellas. Los que la hemos sacado del letargo, hemos descubierto que es maravillosa esa tendencia adormecida en nosotros y que al mismo tiempo nos enriquece como personas colmándonos de felicidad.

Por eso lector@, éste relato quiero que esté cargado de reflexiones, por si tal vez aún no has podido salir de esa caverna donde tan sólo existen las sombras que sobre la pared proyecta el fuego de la represión y que te impide ver otra realidad.

Tal vez, puedo ayudarte si aún eres de los que quieren aceptarse y por las circunstancias de nuestro entorno te esté costando. No sólo es un relato erótico es un camino abierto hacia la felicidad, un camino contra la represión y los perjuicios. En suma es un sendero abierto al amor, un sendero por el que se puede andar libremente sin limitaciones en el sexo, al placer obtenido con el amor de la persona amada.

Todo sucedió cuando la revista para la que trabajo como fotógrafo me encargó hacer un reportaje en Perú. Acostumbrado a trabajar de ésta forma (de un día para otro) la noticia no me agarró de sorpresa, más bien me agradó. Serían unos 15 días recorriendo el sur de Perú. Realizando el trabajo en colaboración con un periodista de allá.

Tras un vuelo de infinitas horas llegué al aeropuerto de Lima. Cargado con mi mochila y mis cámaras, pude observar como un chico moreno me aguardaba entre la multitud alzando una cartulina donde aparecía escrito mi nombre. Tras una rápida presentación se dio a conocer como Walter, era el compañero con el que trabajaría en la elaboración del reportaje.

Mi atracción hacia él en un principio fue nula, sería a medida que iban transcurriendo los días cuando se empezó a gestar en mí una “extraña” atracción hacia él. Mis relaciones siempre habían tenido un marcado carácter heterosexual. Pero su voz dulce, sus gestos pausados y esos rasgos indígenas tan bellos me convencieron de lo que empezaba a sentir por mi compañero iba más allá de una relación afectuosa.

Me costaba aceptar lo que me estaba sucediendo, es más no lo quería reconocer. Estas contrariedades que me invadían me desconcentraba de mi trabajo, incluso muchas veces en la noche acudía al cuarto de baño para masturbarme pensando en él, sin embargo, el tiempo transcurría y el trabajo estaba llegando a su fin. Tenía miedo de que al no mantener una relación gay me frustrase y dejara una laguna vacía en mi vida. Porque estaba seguro de que posiblemente me volvería a ocurrir con otro chico.

Una tarde mientras estábamos descansando en nuestro apartamento tomando un mate le pregunté acerca de su vida sentimental, pues tanto trabajo apenas sí no dejó tiempo para hablar de nosotros. No pensé que me fuera a dar una respuesta tan rápida, ya que él es muy celoso de su vida privada, sin embargo con un cierto pudor me confesó que sus relaciones habían sido siempre con hombres. Me sorprendió bastante, pero me alegró.

– Háblame de ti -me dijo. -Verás, yo al contrario que tú siempre mis relaciones han sido hasta ahora con mujeres. Pero en estos momentos estoy viviendo un momento de confusión, ya que me siento atraído por un chico, y es la primera vez que esto me sucede. Y tras una pausa le confesé que era él por quién me sentía atraído, desde que te conocí siento deseos de amarte, de hacer el amor contigo. Me gustas muchísimo. no sabía cómo decírtelo. Ahora ya lo sabes.

-¿Estás seguro de que quieres tener sexo conmigo? -me preguntó. -Claro que sí, quiero tener una experiencia homosexual contigo. -Voy a darme una ducha -me respondió- Te espero allá. No te demores cielo, porque yo también tengo ganas de tí.

Un fuerte pavor me invadió por completo mientras que el corazón me latía considerablemente. No demoré en desnudarme y encontrarme con él. Era el momento más esperado de mi estancia en Perú desde que empecé a sentirme atraído de forma “distinta” hacia él.

Cuando entré en el cuarto de baño, ya me estaba esperando. El agua recorría su cuerpo moreno hasta desembocar en una verga hermosa y circuncidada. Me recibió con un gesto obsceno y provocativo, pero que me excitó considerablemente. Pasándose la lengua por sus labios:

-Tranquilo, acércate, te voy a hacer unas cosas tan ricas y placenteras, que jamás te vas a olvidar de mí.

Me abrazó y empezó a comerme la boca, noté como su lengua se encontraba con la mía chupándola como si fuese un caramelo. Recorriendo mi cuello y descendiendo hasta que llegó a mi sexo. Se agachó introduciéndoselo en su boca, reteniéndolo dentro de ella durante algunos segundos. Hasta que se lo sacó para continuar nuevamente haciéndome una mamada alrededor del glande, no pude más y eyaculé acompañado de un fuerte gemido. Jamás me habían hecho el sexo oral de esta forma tan deliciosa.

Me agarró de la mano y nos dirigimos a la cama. Allí nuestros cuerpos, aun mojados, estaban sedientos de placer, cariño y entrega por parte de ambos. Ahora fui yo el que quería ser activo con él. Él permaneció de pie mientras yo me agaché para meterme su verga en la boca. Era la primera vez que hacía el sexo oral con un chico, sin embargo me excitaba recorrer su sexo con mis labios, sentirlos mojados con su líquido preseminal, fue una primera experiencia que en absoluto me desagradaba, es más me ponía muy caliente y más aún cuando veía que a él mis chupadas le llenaban de gozo, él permaneciendo de pie empujaba su verga dentro de mi boca, como si esta fuese un sexo femenino. Se sentó en la cama, sin embargo yo continuaba saboreando su rica verga, alternando la mamada con caricias con la mano en torno a su glande. Sin embargo llegó un momento en que teniendo su verga dentro de mi boca se corrió. Pudiendo sentir como su cálido semen se deslizaba por mi barbilla.

Tras un breve descanso lleno de abrazos y lascivas miradas, donde nuestras manos permanecían entrelazadas, nuestros cuerpos no sólo demandaban sexo, sino amor y especialmente vivir ese momento al máximo, ya que ambos sabíamos que nuestra relación no sería muy duradera, sino que más bien en cuestión de pocos días llegaría a su fin. Al cabo de unos momentos se levantó para regresar con un dildo y un bote de lubricante.

-¿Qué vas a hacer? – le pregunté. -Ya verás, ahorita colócate boca abajo.

Hice lo que me ordenó, estaba seguro que algo malo no me aguardaría, como así fue. El se situó encima de mi espalda, noté como su verga erecta se me clavaba entre mis nalgas y cómo su lengua se deslizaba por mi nuca y empezó a recorrer mi espalda hasta que se detuvo entre mis nalgas.

– Colócate a cuatro patas, mi amor, me dijo con su dulce voz.

Abriendo mis nalgas sentí como su lengua recorría mi orificio anal recorriéndolo sin cesar y dejando caer saliva dentro de él, lo lamía con ansia mientras yo me acariciaba mi verga. Después me coloqué boca arriba, me introdujo un dedo, y a continuación dos, para acabar penetrándome con el dildo. Me lo dejó dentro del orificio anal, mientras se dispuso a hacerme una nueva mamada, sin embargo dejó de hacérmela para continuar follándome con el juguete erótico, mientras que yo procedí a masturbarme. ¡Ahhh…! que deliciosa sensación la de correrme con el dildo.

Esa noche no me penetró, lo dejamos para el siguiente día, él fue mi primer hombre, quien me penetró enseñándome los placeres del coito anal, sin embargo me dolió al principio, pero ese malestar se disipó al ser sustituido por una sensación de felicidad, porque noté cómo él estaba dentro de mí y como él disfrutaba. Nos quisimos correr juntos, mientras él me penetraba yo me masturbaba evitando eyacular.

– Espérame cielo, tú me avisas cuándo te vayas a correr. Aguanta un poquito y lo hacemos los dos al mismo tiempo. -Ya, amor mío – me dijo y quitándose el preservativo los dos nos sacamos la leche conjuntamente pajeándonos al mismo tiempo. Caímos tumbados, el uno junto al otro, empapados de sudor y borrachos de amor.

La última noche que permanecimos juntos apenas si pudimos mantener la emoción como consecuencia de la partida. Permanecimos los dos abrazados en nuestro lecho de amor. Aquel que fue testigo de tantas y bellas emociones, de infinidad de caricias que desembocaron en orgasmos compartidos, donde el amor invitaba al sexo, donde yo era feliz proporcionándole placer a mi hombre, viendo como con mis caricias le hacía gozar. Esa última noche, yo lo penetré, dentro de él lo sentí mío, incluso un sentimiento de egoísmo y de dominación me invadió. Lo penetré como él me enseñó, como él me lo hacía a mí: despacio, sin movimientos fuertes, pero deliciosos. Pero especialmente con ternura, delicadeza y mucho amor. Me quité el preservativo y eyaculé junto a él emitiendo un fuerte grito de placer. Acabamos abrazados como siempre, y besándonos. Al cabo de unos momentos me dijo:

-Quiero que tengamos nuestro último gesto de amor: Verás, me gustaría que te tragaras mi semen y yo haré lo mismo con el tuyo, así llevaremos nuestra semilla siempre. – Cielo, por ti soy capaz de hacer cualquier cosa.-le dije.

Ambos nos colocamos adoptando la postura del 69. Le chupé su verga de la forma que a él le gustaba. Reteniéndola unos segundos en mi boca y sacándola, de forma que un hilo de saliva y líquido preseminal unían su verga con mis labios. Mordiéndole el glande, chupándoselo y derramando saliva sobre él. Nos conocíamos y cuando sentía que me iba a correr le daba una nalgada para que parase y poder aguantar la eyaculación. Era nuestra consigna para que en ese momento cesáramos de hacer el sexo oral durante algunos segundos y poder continuar nuevamente. Ambos llegamos a controlar nuestras eyaculaciones y corrernos juntos. Al cabo de unos momentos me tragué su semen y al igual que él hizo lo mismo con el mío.

Mi estancia en Perú fue maravillosa, porque conocí a una persona que me enseñó a descubrir otra sexualidad, la cual yo tenía adormecida.

encuentroeneltropico@hotmail.com

Mi pequeño Fredo

Miércoles, abril 17th, 2013

Como era costumbre mis clases iniciaban a partir de las siete de la mañana, solía ser un camino rutinario y como siempre al ser yo, un poco despistado solía llegar con cierto retraso a clases.

Jamás me importo los regaños que llegara a recibir, así pasaban mis días en aquella preparatoria, a la cual hoy aun extraño…

Todo solía ser tan cotidiano hasta que un día sin esperarlo, en un inicio de curso, le vi entrar por primera vez, aquel hermoso ángel que entraba por la puerta, para quedarse grabado en mi mente.

Sentí la necesidad de presentarme inmediatamente ante el, de preguntar su nombre, no es que en ocasiones anteriores no hubiese sentido emoción, pero esta era una experiencia extremadamente intensa, que no se compara con ningún otro sentir.

Por días, quise ocultar mi emoción, la primera señal que tuve fue que conocía a una chica, a la cual yo le hablaba, recuerdo que en aquella ocasión, pensé, debo llamar su atención por medio de ella, no sabia como pero sin mas me dispuse a hablarle, cualquier cosa era pretexto para estar ahí, yo solo deseaba que me presentara a tan hermoso chico que había robado mi atención.

Para mi sorpresa, no fue ella quien calmo mi deseo, sin esperarlo, el llego ante mi y con una sonrisa, me dijo… hola!! Un gusto soy fredo y tu?….. Al escuchar aquellas palabras enloquecí, era el deseo que yo había conservado por días, por fin podía hablarle…..

Conteste con gran timidez y dije hola soy Franco, sentí que cada parte de mi ser temblaba, el solo sonrió y sin mas me dijo, la verdad es que soy nuevo y no conozco mucho, crees que puedas darme algunos consejos para sobrevivir aquí?. Yo con un movimiento torpe y lento respondí que si, tenia la oportunidad de poder estar mas con el y no pude evitar sentirme lleno y pleno… intercambiamos información, teléfono, mail…. Bueno yo sentía que aquel día mi ser era extremadamente feliz.

Aunque era mi ultimo año en la escuela, jamás imagine que seria tan interesante, entre clases, nos fuimos haciendo mas y mas cercanos, amaba aquellas conversaciones q solíamos tener, reíamos por cualquier cosa y sin duda yo sabia que con una sola sonrisa el cambiaba mi día.

Mi mundo, mi espacio giraban alrededor de él, pensé que sospecharía pero jamás disimule, recuerdo que en una ocasión pude quedarme casi a solas con el, era el termino de clase, la mayoría de los chicos ya habían abandonado el aula y solo éramos el, yo y mi entrometida maestra…

El y yo platicábamos de lo bien que nos iba y en un momento entre risas, me dijo ¿sabes?, me encanta a que hueles, a lo cual solo pude sonrojarme, no sabia que decir , pensaba, no es lo que un chico debiera decirle a otro, que pasa?, no lo se pero adoro que lo haga, sin mas con el nerviosismo que a veces nos caracteriza, le agradecí, a lo cual por un impulso me dijo y tu… t gusta a que huelo? …

Respire profundamente y dentro de mi dije, si me encanta ……. Obviamente no le diría a él, por que quedaría expuesto solo me quede callado y reí, de repente él se acercó a mi, estaba muy cerca podía sentir que mis emociones estaban al borde, él me dijo puedes olerme, esta fragancia me gusta pero que tal a ti te gusta? … de aquel nerviosismo…. Pude aspirar su esencia la cual era enloquecedora pero sin duda el tenerlo tan cerca me hacia perder la razón, como yo no decía nada volvió a preguntar, te gusta? A lo cual respondí si, y de pronto sin darme cuenta de lo que ahí estaba por suceder, sentí su rostro muy cerca del mio, sentía aquella respiración un poco agitada, y la necesidad de llevar mi cuerpo hacia el suyo, sentí la agonía de tener sus labios y no poder hacer nada, sin querer nos fundimos en una mirada, y cuando yo sentí que finalmente podría derretirme en un beso, escuche una voz que hasta el día de hoy me perturba…. Chicos no pueden quedarse, retírense por favor….

Quien era?, mi maestra metiche, la cual terminaba mi casi pero hermoso sueño de aquel día. Nervios por o que pudiera decirme , solo tome mis cosas y abandone el salón, Fredo camino a toda prisa y me alcanzo, me dijo por que te vas? Es una lastima que no nos hallan dejado? Sonrió….. Y me dejo ahí…. Con el corazón mas que entusiasmado…

Aquel día entendí que no era solo yo, el deseaba que algo pasara entre nosotros, me daba temor pensar como sucedería, pero así continúe mis días, sin embargo no podía hacerme a la idea de que pasara algo, aun no me lo permitía.

Un buen día de Febrero iniciando el día, teníamos clase de natación, los vestidores eran un desfile de cuerpos jóvenes, algunos compañeros eran extremadamente atractivos, no existía el pudor, así que prácticamente se podía ver de todo en aquel lugar, nada ahí cautivaba mi atención, hasta que sin pedirlo nuevamente estaba el ahí, tenia un cuerpo verdaderamente hermoso, era un verdadero modelo, delgado y con cuerpo atlético, sonrojado y lindo a la vez, conservaba una ternura enloquecedora, que me hacia vibrar, sin esperarlo se acercó y se sentó a mi lado, sentí que moría, mi atracción ya no solo era por un beso, era necesariamente todo por el.

Con voz sexi y seductora me dijo no vas? No sabía a que se refería…. Pero lo seguí, podía ver su espalda, su lindo trasero y sus bien formados pectorales y abdomen , para ser un chico de apenas 17 años, realmente era un dios, no sabia como disimular mi deseo, y aunque lo trate en el momento que pude me sumergí en el agua, deseaba no seguirle viendo, aquello era una dulce agonía, podía mirar pero no podía llegar a mas de eso.

Las clases de natación solían ser de practica libre, por lo que aquel día me dispuse a hacer la misma rutina, aunque no contaba que tendría un matiz diferente, en esta ocasión debíamos trabajar en parejas, yo aun no podía sumergirme en la fosa porque tenia fobia, así que por ello debía trabajar con alguien, antes de que pensara en quien seria mi compañero, él se propuso, sinceramente no sabia que hacer, estábamos parcialmente desnudos únicamente con el traje de baño y el no dejaba mucho a la imaginación, mi deseo empezaba a ser mas y mas evidente.

El conocía mi debilidad así que se dispuso a enseñarme, una vez estando los dos bajo el agua, pude sentir el rose de su cuerpo contra el mio, era una sensación extraña, pero podía provocarme mil cosas, empecé a notar que me excitaba la manera en que su cuerpo y el agua interactuaban con mi piel, sin mas y sin quererlo al sumergirme nuevamente pude mirar que él estaba igualmente excitado, al ver que yo había notado lo que estaba pasando, y sin importar que no estuviéramos solos, empezó a acariciar mi entrepierna, poco a poco podía sentir sus lindas caricias, que me excitaban mas y mas, sentí que su cuerpo ardía y deseaba estar junto al mio, no dude mas y empecé a acariciarlo, con mis manos subí y toque una y otra vez aquel abdomen que tanto me gustaba, sus piernas temblaban y su cuerpo se tensaba a cada movimiento que mis dedos hacían sobre su piel.

Note que era evidente que su miembro y el mio estaban mas que preparados para terminar aquel acto de deseo, no me contuve y sin mas lo tome con mi mano, era un miembro firme, duro y que parecía estar aprisionado entre aquel trozo de tela, podía sentir su excitación y el la mía.

Darme cuenta de aquello que estaba ocurriendo y que sin importar nada, el y yo estábamos ahí me dio el valor para indicarle que debíamos ir al vestidor, el cual se encontraba solo, nos encontramos en la ducha la cual estaba vacía, sin nadie que pudiera ver lo que ahí pasaría.

Estábamos uno frente al otro, y sin mas sin decir nada nos fundimos en un primer beso, un primer beso que era tan deseado desde el momento en que le vi, me tomo con sus brazos y con una fuerza que no creí ,pudo levantarme, me sentó sobre el lavamanos y empezó a besarme, delicadamente pero con una pasión que encendía poco a poco mi deseo, mordía mis labios y sin darme cuenta hacia de mi placer algo sutil, mágico; Su respiración empezaba a agitarse lentamente y sentía claramente como su miembro hacia presión sobre el mio, era una sensación enloquecedora que no puedo describir, enseguida, le pedí que me dejara hacer lo que yo tanto deseaba, el quedo de pie, y yo poco a poco empecé por recorrer las marcas tan lindas que tenia en su abdomen una a una fue descubierta, pasar por sus pezones y ver que se excitaba con pequeñas mordidas me enloqueció, lo pedía a gritos …. Y yo lo deseaba, continúe hasta llegar a su ombligo, lo recorrí lentamente y sin mas me encontré con aquella parte que en momentos atrás había tomado entre mis manos, podía ver la excitación de Fredo, y antes de hacer lo que imaginas, decidí jugar delicadamente, pase mis labios por la suave tela del traje de baño, simule morderlo, y respondía de una manera increíble, el empezó a revolver mi cabello con sus manos, de alguna manera hacia cierta presión, me acercaba a él, cuando vi que estaba extasiado, le dije, quieres que lo haga? , y me respondió con un largo si….

Me levante poco a poco y lo bese delicadamente para bajar nuevamente, esta vez fui quitando poco a poco el traje de baño, lo retire con la boca, mientras exploraba aquel miembro maravilloso que estaba frente a mi, era muy lindo, mas que sorprendente, extremamente impresionante…

Por lo que no soporte y sin hacer esperar mas a mi chico, poco a poco empecé a recorrer nuevamente cada parte, cada línea, pase por su ingle, sus piernas, sus testículos, jugaba con la respiración y el gemía de placer, de pronto me dijo por favor no me hagas esperar mas, hazlo…

Lo tome delicadamente entre mis manos, y pase por aquel hermoso glande cada uno de mis labios, los cuales no pudieron resistir el deseo de abrirse poco a poco y dejar pasar a aquel intruso que pedía ser disfrutado….

En un principio creí que no podría contenerlo todo, pero increíblemente lo hice, poco a poco hasta tenerlo todo en mi boca, sentí una sensación maravillosa, él estaba dentro de mi boca, empecé ligeramente a saborearlo, con ligeras succiones, pero era tanta su excitación que empezó a embestir, era la primera vez que lo hacia, pero aunque creí que me seria complicado, no lo fue, sentí poco a poco como salía de mi boca y como nuevamente volvía a entrar, pude mirar su rostro, era un excitación plena, un goce enloquecedor…. El solo gemía.

Pero no todo termino aquí, le pedí continuar a lo que el contribuyo, puede decirse que me coloco en una posición en la cual tuvo acceso completo a mi trasero, lamio y mordió ligeramente mis nalgas, yo sentía una excitación total, y aunque no imaginaba que haría, me fundí en esa sensación, empezó a darme nalgadas cosa que me prendió, era una mezcla entre placer y ardor, era raro pero enloquecedor, sentí que el alma se me iba cuando sentí como su lengua se introducía por mi intimidad, sensación extraña que después se volvió en un increíble placer, entraba y salía y hacia succiones que me tenían al borde del mas exquisito placer….

Yo no sabia pero mi cuerpo se preparaba para recibirlo, sin mas no pude contener y le pedí, que me penetrara, era lógico que tuviésemos miedo, era la primera vez para ambos, así que sentí como nerviosamente lubricaba la entrada de mi ano , y bueno ya estando preparado sentí que recorría la línea de mi trasero, me recorrió la espalda una y otra vez con su miembro firme, y sin mas sentí que estaba por entrar en mi, le pedí que fuese delicado a lo cual me respondió con una sonrisa, sentí como poco a poco mi cuerpo se habría, es como si te partieran por la mitad, un dolor que en principio es insoportable, pero que una vez pasado se convierte en el mas exquisito de los placeres, el entraba y salía de mi, en principio con dificultad pero luego de manera mas fácil, en cada embestida podía sentir que estaba en el mas extremo sentir de los placeres humanos, de manera lenta y luego rápida no puedo describir todo lo que me hizo sentir esa vez..

Solo éramos el yo y la mezcla de hormonas de dos seres q se amaban a tal grado que su placer no poseía limite alguno, así continuamos por unos instantes,, en los cuales puedo decir q goce como nunca en mi vida, la emoción contenida en ambos cuerpos combinada con adrenalina y miedo a que alguien nos llegase a descubrir, volvió aquel encuentro prohibido, en el mas sutil y maravilloso de mis recuerdos.

Me tenia al filo de su placer, y jamás desee tanto como aquel día, cada embestida y el choque de sus testículos con mi trasero hacia una situación mas y mas candente, el placer obtenido era inmenso, tanto que sin disponerlo así, mi espalda se arqueaba a la entrada y salida de aquel intruso, que tantas veces desee y que al fin tenia.

La acción se volvía cada vez mas rápida y fuerte, mi respiración y la suya eran extremadamente agitadas, ambos sabíamos lo que seguiría y sin pedirlo, al mismo compas y ritmo, explotamos en la experiencia mas deliciosa que algún día imagine, te preguntaras que fue lo que sentí, su miembro entraba con una rapidez al compas de sensaciones extremas, sentí un ultimo embate, el temblar de su cuerpo, un beso apasionado, y un liquido tibio que inundaba mi interior, el cual estuvo acompañado de las siguientes palabras: Te amo Franco… me beso y casi al instante yo también llegue al orgasmo…

Y ahí estábamos tirados en el piso de las duchas de la prepa, sin miedo a que alguien pudiera vernos, ambos abrazados el uno al otro y bañados en sudor tibio y cálido por la experiencia tan mágica de haber perdido la virginidad…

Así mis recuerdos hoy evocan lo que aquel día …. Hizo de mi lo que soy ahora…. Y al recordarte solo pienso en lo afortunado que fue para mí haberte encontrado en mi último año Alfredo!!!

CHICOS ESTE ES EL PRIMERO DE MIS RELATOS, ESPERO LO HALLAN DISFRUTADO TANTO COMO YO UN DIA LO HICE….. COMENTEN Y DIGANME SI LES GUSTO O QUE OPINAN…. ESPERO RESPUESTA…

Ya sea aquí o al mail sander_ferreti@hotmail.com

ACLARO QUE ME GUSTARIA SEGUIR ESCRIBIENDO, ESTO SERA EN MEDIDA DE QUE USTEDES LO HAGAN POSIBLE!! SALUDITOS DESDE MEXICO :D ….

SIENDO PARA MI UN PLACER SE DESPIDE…. DartoX

Con Roberto y Alonso, unas peliculas porno, una buena paja y el primer sexo gay de nuestra vida

Miércoles, abril 17th, 2013

Hola.

Soy de Chile, tengo 28 años y quiero contarles mi iniciación en este vertiginoso mundo gay, que de un momento a otro, terminó por hacerme pasar los momentos más gratos de mi vida.

Hoy por hoy tengo 28 años, pero mi iniciación gay comenzó cuando tenía 9 años. Resulta que a esta edad, mi gran y único amigo, de nombre Roberto, de la misma edad que yo, siempre nos gustaba ir a un peladero de detrás de nuestras casas, donde había un árbol, gigante, siempre frondoso, de ramas gruesas y con una vista desde la copa, muy linda principalmente al resto de la parcela, que era muy linda además. Íbamos, a este árbol, en la tarde noche, subíamos y conversábamos de distintas cosas, hasta que abrigábamos la conversación, hablábamos del eventual sexo que queríamos siendo mas grandes en edad; y en lo que avanzaba la conversación terminábamos bajándonos los pantalones, acomodarnos en esas grandes y gruesas ramas, y masturbarnos, quizás de las manera mas placentera, por que sin tener ambiciones o pretensiones homosexuales –en ese momento al menos- era mucho lo que lo disfrutamos, y siempre era recurrente la idea de ir a ese lugar en especial, sabiendo que terminaríamos medio desnudos, masturbándonos, y es mas a veces. Yo masturbándolo a él y él a mí.

Esta situación se repitió por mucho tiempo, más de un año, era la idea de irnos para allá a hacer lo que siempre hacíamos y nos gustaba. Hasta que un día, una amigo nuestro, mayor que nosotros, nos invitó a su casa, a eso de las 19:00 (siete de la tarde), a ver una película a su casa. Pedimos los permisos correspondientes, y fuimos a ver la mentada película. Llegamos a ver la película, primero conversamos de muchas cosas, hasta que llegó e momento de ver la película. Y apaga la luz, pidió que nos acomodáramos, en un sillón grande, y muy cómodo además, para dar inicio a la película. Empezando la película, en sus créditos notamos que era una película XXX, y ante la intención de ambos de criticarlo, y pedirle que cambie la película, por que no era para nuestra edad, nos dijo –poniendo en pausa la película- que la viéramos, y que veamos si con ella, podíamos motivaros a hacer algo mas, cuando estamos en el árbol o después y, terminando eso no nos quedó mas que callarnos y ver la película, que en definitiva, vimos con mucho gusto y, les voy a explicar después.

Al reiniciar la película, nos pasó una frazada o manta, para cubrirnos, disque hacia frio. Y nos cubrió a los tres. Avanzando la película, y estando cada uno muy excitados, empezaron a notarse algunos movimientos por debajo de esta frazada. Suponiendo que esta mas que claro, que era lo que pudiésemos estar haciendo, uno cada uno con lo suyo. Ante esto que hace el mayor; Alonso se llama, levantó la manta y la arrojó al suelo y mirándonos, nos dijo claramente, “porqué se esconden si quieren pajearse, yo me pajéo siempre y cuando quiero, si estoy con amigos, así es que si quieren palearse, no se escondan, pero, háganlo para que tengan placer y les guste. Sáquense los pantalones, se pajean tranquilos y mejor… nos pajeamos juntos”. Y la verdad es que estábamos tan calientes, que no discutimos y no nos sacamos los pantalones, sino, que nos desnudamos completamente, para poder ver la película, y disfrutar de una masturbación con amigos, exquisita y sin tapujos.

Fue en ese momento en que de tanto movernos, empezaron a notarse ciertos roces entre todos, se rosaban nuestras piernas, nuestras manos y brazos, entre que nos dábamos vueltas, muchas veces quedamos mirándonos de frente, incluso tirándonos una que otra mirada picara y caliente. En eso empiezan también, los toques, era Alonso para incomodidad de nosotros quien ponía sus manos, en nuestras nalgas, nuestro pecho, nos arreglaba el pelo, sacaba el sudor… fue en ese rato cuando terminó la película, que no tomamos mucho en cuenta, pero que disfrutamos mas, vernos entre nosotros desnudos, masturbándonos e, incluso que Alonso nos tocara. Y nos mandamos una largada de leche que nos desparramamos entre nosotros a excepción de Alonso, quien se puso frente a nosotros, y casi instintivamente con acomodamos, tomados por la cintura, apegados, esperando esa eyaculación, y ver como sería que él acabara, siendo mas grande que nosotros. Cuando dejó caer su leche sobre nosotros, en la cara, el pecho, mientras pedía que le tomáramos las nalgas. En ese momento fue la primera vez, que sentí el olor en serio de la leche de un hombre que acabó luego de una paja exquisita. En eso nos pregunta, “que queremos hacer teniendo su verga delante, si había algo que quisiésemos hacer con esa verga erecta, en frente de nosotros, que lo hiciésemos”. Y atinamos casi de inmediato a tomársela, y masturbársela sin hacer nada mas hasta que volvió a acabar al rato después, nuevamente sobre nosotros, haciendo lo propio nosotros, que casi junto con el, acabamos nuevamente. Así quedamos cansados en este gran sofá, desnudos, sudados, pero, aun muy, muy calientes.

Viéndonos, Alonso, con otra idea, probablemente ya ideada… no pregunta si queremos ver otra película, pero mas acorde a lo que queríamos nosotros, en ese momento y que nos estaba llamando la atención, e inocentemente asentimos sin mas, y puso y empezamos a ver la película.

Era nada mas y nada menos, que otra película porno, pero esta vez, era una película porno gay. Esta película la vimos, igual desnudos, sudados, pero sin hacer nada, salvo hasta la mitad de la película, que empezamos a excitarnos, se pararon nuestras vergas, meramente al ver a dos o a veces tres hombres teniendo sexo, de una manera extraordinaria… fue en ese momento, en que Roberto, tomó mi verga, la masturbó un momento, me miró y se la metió a la boca, poniéndose en una posición de casi un 69, para que yo también se la mamara, cosa que hice casi sin pensarlo. Para después de una eyaculación mutua en la boca, nos diéramos un beso exquisito, para luego de despedirnos de Alonso nos fuéramos cada una a su casa, pensando toda la noche en lo que pasamos y vimos.

Pero bueno, este es el precedente para que mantuviéramos, sin más que una masturbación, una felación, abrazos, y besos, mientras estábamos solos, por años incluso hasta hoy que tenemos 28 años los dos.

Resulta que un día quedamos de juntarnos, después de que nos separamos para irnos a la Universidad, a tomarnos un trago, fumarnos unos cigarrillos, y conversar, pero también a recordar esos momentos que al hablar por teléfono, memoramos siempre. Fue vernos, cerrar la puerta de la casa (por que estábamos solos) y darnos un beso increíble, tirándonos al sofá, para decirnos cuanto, a pesar de las mujeres que pasaron por nosotros, nos extrañamos. y extrañamos hacer; ya no, solo sexo, sino que nos extrañamos tanto que ya no queríamos tener sexo, sino que queríamos hacer el amor, con todo lo que ellos significaba. Esa noche nos quedamos juntos toda la noche, dormimos desnudos abrazados, después de un beso rico y apasionado, juntos muy juntos sin separarnos en toda la noche, pero nunca a llegar a una penetración, por que entre hombres no lo conocíamos, aún.

Así nos fuimos llevando solo con uno o varios besos ricos, desnudarnos, una felación extraordinaria, todo esto a que volvió de una viaje de trabajo Alonso, mas viejo claro, pero pareciera que los años pasaron muy poco por el, se mantenía muy bien. Y nos vio y nos invitó a tomar algo a su casa, donde le conversamos de la relación que teníamos, a escondidas, pero que por el bien de ambos, estábamos en secreto, pero que le podíamos confiar a él. Alonso, sonrió y nos preguntó si nos queríamos quedar en su casa por esa noche, que esperaba a unos amigos, para tomar algo y conversar. Y bien era mucho tiempo el que no vimos y nos quedamos, cuando llegaban sus amigos, resultó que solo llegó uno, quien resultó ser nada mas y nada menos, que su pareja, por lo que nos conversó mientras pasaba la velada, como nosotros también conversamos lo nuestro con Roberto.

Llegó el momento de irnos a descansar, Alonso como es lógico con su pareja, y yo con Roberto, ahora mi pareja, oculta pero en ese momento podía ser mi pareja. En una habitación aparte. Resulta que en la noche me desato de Roberto y voy por un vaso de agua, para lo que debía pasar por la habitación de Alonso, la que no se porque, si era adrede o no, estaba con su puerta abierta, y veo a ambos teniendo relaciones sexuales o para ese momento ya entre nosotros haciendo el amor, donde Alonso era penetrado, por Carlos, para que luego Carlos sea penetrado por Alonso… eso fue una excitación impresionante, justo en eso Roberto se levanta, y se queda a mi lado, viendo lo que teníamos en frente y que nosotros nunca llegamos a hacer… después de que ellos terminaron de hacer lo suyo se acomodaron y se quedaron dormidos, y nosotros nos fuimos a nuestra cama, siempre desnudos, excitados, calientes, y con algo nuevo en la mente que nos perturbaba… llegamos a la cama, nos tomamos de la mano, nos besamos, y mirándolo, sin pensarlo me pide Roberto que le permita tener mi sexo dentro… y que lo llene mientras lo bese, acaricie, y así fue, todo mi sexo, entero, estuvo dentro de Roberto luego de meter mi lengua en su culo, igual como lo vi del sexo de Alonso y Carlos, desplegando gemidos, quejidos, gritos apagados por un rico beso, hasta dejarlo su culito lleno de mi leche, para que luego yo le pidiera que con sus manos abriera mis nalgas y metiera sus sexo en mi y me llene entero, empezando por abrir mis nalgas meter también su lengua dilatando tanto como yo a él, mi culo, para después penetrarme hasta estremecerme. Quedando complacidos, ricos de amor, saciados, siendo esta la forma de como aprendimos a hacer el amor plenamente.

Hoy ya mas desinhibidos, hacemos el amor, vivimos juntos, siempre en secreto, pero respetándonos, aunque por mantener apariencias, guardamos lo nuestro solo para nosotros, y dos amigos.

Espero que les haya gustado mi relato, cualquier comentario, escríbanme a siempre_caliente_putito@hotmail.com – con Cesar, de Chile.

Mi amigo virtual

Lunes, abril 15th, 2013

Siempre me ha gustado escribir relatos eróticos, lo considero como una especie de liberación el mero hecho de poder compartir mis experiencias con otras personas, que tal vez, puedan identificarse con lo que escribo. Incluso, puede que con mis relatos puedan encontrar un camino que los despoje de sus secretos más ocultos y que les ayude en la ardua tarea de entender el sexo, al menos de una forma más libre y humanizada. Considerándolo como un camino hacia su emancipación interior, como un disfrute pleno en compañía, sin que importe el sexo de nuestro amante, o en soledad. Sí, ¿por qué no . Una paz interior que nos aleje para siempre del tormento psicológico que ha crecido en nosotros como consecuencia de una educación que no consideraba la sexualidad como un medio de alcanzar el placer. En definitiva, un nuevo encuentro con nosotros mismos, que nos conduzca a la obtención de un placer demandado y conseguido a través de una relación sexual que rompa con el muro de lo prohibido y cuyos principales valores sean la sinceridad y el respeto. Atendiendo así a unas necesidades que, aunque se desean, aún no son demandadas ante el temor de ser etiquetados de “diferentes”, perturbados, o enfermos…en su entorno familiar o social. Bien porque emerja en la persona, incluso en la pareja heterosexual, sentimientos que empujan a compartir sus caricias con alguien del mismo sexo o el deseo de experimentar nuevas fantasías y que muchas veces ante el temor de la incomprensión no nos atrevemos a decir a nuestro cónyuge. Produciéndose un desconcierto emocional que de no ser superado puede desembocar en una terrible frustración.

No es fácil querer experimentar nuevas y bellas emociones y más, cuando nos adentramos con temor por caminos desconocidos para nosotros. Pero siempre, en medio de la nada, surge alguien que entiende nuestra confusión y que nos ayuda a salir de esa caverna donde permanecemos ocultos y de la cual deseamos salir sin atrevernos. Ese antro oscuro y frio en cuyas paredes se reflejan, como única luz los espectros de la inmoralidad, lo obsceno o lo prohibido….palabras que, al fin y al cabo, son sinónimos de daño interior y deterioro de emociones y sentimientos.

Cuando logras salir, descubres una nueva forma de entender la sexualidad. Participando y gozando de ella. Un placer desconocido que te llega a través de caricias que jamás has recibido y que nunca pensaste que recorrerían tu cuerpo…y que te estremecerán de gozo y que te harán gritar en el mayor de los orgasmos. Placer y caricias que siempre has querido recibir y que los tabúes y los temores te han impedido disfrutar.

 

Andrés

Jamás pensé que fuera a mantener una relación con uno de mis lectores. Siempre he desconfiado de las redes sociales, y aunque aún lo sigo haciendo, acabé por contestar a sus numerosos e insistentes e-mails. En poco tiempo mi indiferencia se tradujo en “dicción”, pues a medida que lo iba conociendo se fue estando en interior un desenfrenado deseo de entregarme sexualmente a él.

Por el contenido de sus correos descubrí a un Andrés, que así llamaremos a mi amigo virtual, confuso, cargado de fantasías irrealizables y al mismo tiempo acomplejado por el tamaño de su pene. A lo que había que añadir una cierta contradicción, pues, según él, se consideraba gay. Ya que quería experimentar el sexo anal. Sin embargo, le gustaban las mujeres:

Me gustan las mujeres delgadas y con grandes tetas. Esta noche tuve sexo con mi esposa. ¿sabes cómo es desnuda? Tiene grandes pechos y es alta…¿sabes? le gusta que la penetre por detrás …
¿Por qué te consideras gay? – le pregunté-
Quisiera hacer el sexo anal – me contestó- jugar un papel pasivo y ser penetrado. Una vez vi un video donde un tipo estaba siendo cogido por otro y eso me puso muy caliente. Desde ese momento es algo que quiero experimentar.
Andrés – le contesté nuevamente- El sexo anal no es una práctica exclusivamente de los homosexuales, también es una forma de sexo preferido por los heterosexuales.
Debes hablar con tu esposa a cerca de esta fantasía, y explicarle que tu ano no es una parte obscena, sino una parte misteriosa de tu cuerpo. Su conocimiento y exploración puede conducirte a placeres insospechados y sin límites. Sólo tienes que disfrutar de tu cuerpo. Cuando se estimula la próstata se intensifica la intensidad del orgasmo. Hoy venden muchos juguetes sexuales para estimular el ano. Además del goce, su uso con tu pareja enriquecerá la relación. Además a los hombres nos gustan los juegos anales.

-No, hombre, me contestó, Mi esposa no lo aceptaría. Una vez me pasó el dedo embadurnado de crema por el ano y como sentí rico se enojó. ¿Es que ahora te gustan los hombres?… Me sentí culpable, acusado de sentir placer por una caricia que descubrí por primera vez…No veo a mi mujer penetrándome con un juguete sexual…Me asusta la idea de que piense que soy gay o que la pueda dejar por un hombre.

-Andrés –le respondí- No creo que seas gay.

Al mismo tiempo de manera prudente fui respondiendo a sus preguntas:

– ¿Tienes pareja? – me preguntó en otra ocasión.

-Si -le respondí – me gustan las mujeres y también los hombres. Pero no me acuesto con cualquier persona.

– ¿Has experimentado el coito anal?

– Claro, me gusta hacerlo y que me lo hagan –le respondí.

– ¿y qué se siente? – Volvió a preguntarme- Tengo miedo a que si alguna vez lo hago me pueda doler. Esa parte de mi cuerpo aún se conserva virgen.

-Bueno, -le respondí- Un poco de dolor puede que sientas la primera vez, es normal. Pero desaparece, convirtiéndose en una sensación placentera durante el juego anal. Para evitar el dolor hay que estimular la zona anal suavemente y con delicadeza. Si lo haces así te producirá sensaciones muy agradables… Si te parece, a medida que nos vayamos conociendo y esta especie de “relación virtual” se estreche, si lo deseas puedo ayudarte.

A pesar de su entusiasmo, él también practicaba la prudencia. Sabía más bien poco de él salvo lo relativo a sus fantasías sexuales. Me hablaba de su intimidad sin pudor alguno, sin embargo evadía cualquier pregunta referente a su país de residencia o a qué se dedicaba. Entre nosotros existió una complicidad fraguada a través de internet. Ambos necesitábamos saber el uno del otro y el día en el que la bandeja de entrada del PC no tenía noticias de ninguno una terrible sensación de vacío surgía en nosotros. Nos enviábamos fotos y videos de categoría gay o de travestis y lo mirábamos con sumo detalle para llevar a la práctica esas escenas. Él me explicaba cómo se sentía, lo que quería, lo que le gustaría que le hiciese y de qué manera.

Hoy estoy muy caliente,- me apareció en unos de sus correos,- En estos momentos estoy metido en la bañera, mi verga está erecta y me voy a masturbar pensando en ti. Estoy viendo en el portátil como un travesti se está cogiendo a un tipo de complexión atlética. Los dos están gritando de puro gozo. Yo no puedo más ¿qué voy a hacer?..Hace dos semanas que no toco a mi mujer.
Andrés, no puedes vivir sumergido en el porno y masturbándote sin cesar, y tampoco descuides a tu esposa. No puedes vivir encerrado con tus “demonios”, no digo que no veas porno o que practiques el sexo en soledad. Pero no evadir tus problemas de esa forma. Los dos necesitábamos dar un paso más decisivo, dejar de vivir dentro de esa burbuja imaginaria que nos estábamos creando. Mira Andrés, Ambos nos estamos engañando. Nos calentamos confesándonos nuestras fantasías, enviándonos videos porno y después ¿qué? Todo se queda en una película, en un sueño irrealizable. Y ya somos suficientemente adultos para eso ¿no te parece? Si no quieres ser infiel con tu pareja, aunque ya creo que lo hemos sido desde el momento que hemos seguido continuando con esta “relación”, si no puedes llevar a cabo tus fantasías en tu lecho, tendrás que buscar otro donde sí las pueda llevar a cabo. Te invito a compartir mi cama, ya te lo he insinuado otras veces. Quisiera que lo hiciéramos juntos. Ser yo el primero que entre dentro de ti, como ya lo hemos hablado…Yo te deseo y creo que tú a mí también. Quisiera que descubrieras con -migo los secretos mágicos y placenteros del sexo anal. Esas caricias que tanto necesitas y que aún desconoces. Sabes que ambos nos necesitamos. Busquemos un lugar de encuentro, sin ningún tipo de compromiso, si lo prefieres sólo para hablar y si no surge entre nosotros ningún tipo de atracción ambos habremos ganado una hermosa amistad. Sin embargo, tenemos mucho que ganar y poco que perder. Si no arriesgas no conocerás la felicidad.

Mi relación con Andrés había sido de lo más reservada: Nada de teléfonos, fotos, de direcciones, nada de redes sociales, salvo el correo electrónico.

Nuestro encuentro se produjo de lo más discreto. En un hotel del centro. Sólo sabía el nombre del mismo y el número de la habitación. Cuando llegué vi en la cafetería a un individuo de rasgos sudamericanos, alto delgado ataviado con una camisa blanca, unos vaqueros y unas zapatillas deportivas. Estaba seguro de que era él. Un calambre me recorrió el estomago. De esos que le entran a uno en los momentos previos a un examen en la universidad. Nuestro encuentro yo no lo calificaría de frio, tal vez cargado de la timidez propia de una cita a ciegas. Sus rasgos hispanos y su voz dulce me gustaron mucho:

¿Eres Andrés?
– Sí…Te estaba esperando..

Le iba a tender la mano cuando este tímido y protocolario gesto se sustituyó por un fuerte abrazo. Su olor varonil impregnado en perfume caro me sedujo y empezó a calentarme.

– Ya estamos aquí – le dije como forma de iniciar la conversación- Te imaginaba diferente, pero eres guapo y me gusta tu imagen. ¿qué tal vas sobrellevando tu relación? ¿y todo eso que me has contado durante todo este tiempo? Yo creo que no eres gay, tal vez bisexual.

– Eso ya lo sé, pero quiero que en estos momentos seas mi hombre.

-¿Estás seguro?

-Sí –Me contestó-

Su afirmación fue rotunda y alejada de cualquier signo de duda o titubeo. Y tras una breve pausa subimos a su habitación. Yo llegué unos minutos después que él. Tan sólo tuve que empujar la puerta, pues Andrés la había dejado encajada. Era una habitación limpia, acogedora. A. se había asegurado de que tuviera una cama matrimonial. El corazón parecía que se me iba a salir del pecho, y mi estado emocional era una mezcla de deseo, tensión y ansiedad…Cuando entré A. se había despojado de su ropa apareciendo con un bóxer que ocultaban el grosor de una verga abultada. Lo abracé y lo empujé contra la pared, mi lengua no tardó en encontrarse con la suya. No mostraba ningún signo de inexperiencia besando, pues sus besos me calentaban de una manera exagerada. Sin pensarlo nos dirigimos a la enorme cama que nos estaba esperando y que sería testigo de todo el gozo que experimentaríamos.

El cuerpo de A. era bello, erótico, estaba íntegramente depilado. A él le excitaba depilarse. Acariciarlo sin prisas, me calentaba. Me coloqué encima de él besándolo, saboreando su lengua, sintiéndola dentro de mi boca, notando como su saliva se mezclaba con la mía…Descendí hacia sus diminutos y parduzcos pezones…Mordiéndolos delicadamente. Deslizando mi lengua por su estómago hasta encontrarme con su verga erecta. No tenia motivo para acomplejarse de ella. Era sensual, grande y acostumbrada, seguramente, a recibir grandes mamadas de la esposa de Andrés. Abrí ampliamente la boca, para que su verga me llegara a la garganta. Una vez dentro moví la boca de manera que el movimiento produjera un roce con todo el tronco de su miembro. Después mis labios emprendieron nuevamente el camino de regreso hasta su glande. Lamiéndolo con mi lengua con movimientos rápidos y suaves al mismo tiempo. Me excitaba saborear su líquido pre seminal, ya mezclado con algunas gotas de semen, que preludiaban el orgasmo que A. experimentaría en forma de un grito acompañado de una catarata de cálido y espeso semen. Quise recibir su jugo dentro de mi boca, sentir el placer que mi hombre había experimentado no solo a través de la eyaculación. Con mi boca, aún, llena de su miel, nos besamos disputándonos con nuestras lenguas el semen que A. había derramado dentro de mi boca. Sellamos nuestra amistad, nuestro secreto, compartiendo el resultado de su orgasmo del cual quedaban aún resto sobre mis labios.

Nuestro descanso fue breve, pues, aunque con calma, quería que A. gozase de otras sensaciones desconocidas todavía para él.

Mientras él permanecía Tumbado boca arriba comencé a deslizar mi lengua de un lado a otro de sus testículos…lamiéndolos y chupándoselos, tragándomelos.. A. cerraba los ojos ante tanta exquisitez.

-Ahora mi amor, te vas a poner a “cuatro patas”-le susurré-

-Es que me vas a penetrar?

– No, eso lo dejaremos para más tarde.

La verga de A. estaba erecta, babeando nuevamente. Eso me calentaba, porque era signo de que mi hombre recibía con agrado mis caricias. Empecé a lamerle el trasero. Era una forma muy íntima de explorar su ano. Antes de detenerme en sus nalgas lamí la raya y el contorno de su ano observando como A.. empezaba nuevamente a gozar, de una manera diferente.

-No había sentido nunca estas sensaciones…¡Ahhhh! Soy tu hombre ¿verdad?

Yo lamía y lengüeteaba, succionaba dentro y alrededor de su ano. Lamía a través de la piel anal…Húmedas lengüeteadas alrededor de la abertura…Una y otra vez…arriba y abajo…Moviendo rápido la punta de la lengua o introduciéndola hasta donde podía llegar. Restregaba excitado mis labios sobre el agujero lo succionaba abriéndole las nalgas introduciéndole y sacándole mi lengua. Simplemente quería que A. disfrutara. Ël disfrutaba y suspiraba ante tanto gozo.

-¿Cuándo me vas a penetrar? –Me preguntaba.

-Tranquilo todavía debes aguardar un poco, ya queda menos.

A. a pesar de haber eyaculado nuevamente, es muy caliente, de nuevo su verga volvió a ponérsele erecta. Le introduje un dedo embadurnado de lubricante y después dos, los cuales salían y entraban suavemente deslizándose bajo la suave capa de aceite. Poco a poco su cerrado y virginal orificio anal se iba dilatando por la entrada de los dedos. Le introduje un consolador liso y suavemente lubricado. Deteniéndome para que su esfínter se habituara a esta nueva sensación. Y mientras el objeto sexual estaba dentro de él metí la mano por su entrepierna y agarrar del revés su verga para acariciarla con la mano embadurnada de lubricante, lo que hizo que A. se corriera en mi mano entre sensaciones maravillosas.

-Ahora si voy a penetrarte- le dije mientras sacaba el objeto de su ano.

-Cuidado,..-Me dijo con un cierto temor.

En un principio encontré dificultades, pues a pesar de haberle introducido los dedos y el consolador no se estaba abriendo el orificio anal. Con paciencia volví a introducirle nuevamente los dedos, pero con más cantidad de aceite. Esta vez sí que pude entrar dentro de él. La primera vez no la pude meter entera, ya que él no estaba totalmente relajado.

-si no te relajas, la penetración no será placentera –le susurré al oído.

Mi verga iba entrando lentamente dentro de él. Empecé a empujar mis caderas adelante y atrás. Moviéndome dentro y fuera de su ano en una penetración que resultó ser profunda. El malestar que A. pudo sentir, como consecuencia de su primera vez, fue desapareciendo traduciéndose en una gran sensación de gozo.

-Estoy dentro de ti -le susurraba-… voy despacio…

– Por favor…que rico…-gritaba A.-

Un grito fuerte emergió de mi garganta como signo de que me había venido un fuerte orgasmo dentro de .A. Éste alcanzó seguidamente otro masturbándose, mientras yo lo penetraba. Los dos caímos desplomados a lo largo de la inmensa cama.

-Ahora, soy yo el que quiere ser penetrado -Le dije- tras un merecido y corto descanso. Fóllame como lo haces con tu esposa.

Y tendido sobre mi espalda me coloqué una almohada bajo mi pelvis. Levantando mis rodillas hasta su cuello y colocando mis piernas alrededor de sus hombros. La penetración fue profunda. Sentía cómo su verga embadurnada entraba y salía de mí interior. A medida de que él estaba llegando lo persuadí para que aguantase la eyaculación y corrernos los dos a la vez. Mi mano todavía embadurnada descendía sobre mi verga erecta y apunto de eyacular. A. Se quitó rápidamente el preservativo y poder aguantar lo suficiente como para expulsar un gran chorro de leche, al mismo tiempo que yo, que cayó sobre mi pecho, mientras que mi semen se derramaba sobre mi estómago. Andrés cayó sobre mí mezclándose su cuerpo delgado y depilado con mi cálida leche recién eyaculada. A ambos nos unía en ese momento una sonrisa de complicidad que acabó en un suave y tierno beso. El descanso no nos duró mucho, pues A. empezó a deslizar su lengua desde mi ano hasta mis testículos, los cuales lamia suavemente y apresaba con sus labios. A. sabía que ese camino que iba desde mi ano a mi verga estaba cargado de emociones y sensaciones placenteras que hacía que mi verga volviese a resurgir. Me succionaba la cabeza del glande. Empapándose el interior de su boca de una mezcla de saliva y líquido pre seminal. Mi verga debía saber a semen, pues no hacía mucho que había acabado de eyacular. Sin embargo deslizó su boca de arriba a bajo de mi miembro desde la punta a los testículos…Abrías y cerraba la boca con mi pene dentro dándome una sensación similar a la del orgasmo, el cual no tardaría de nuevo en llegar…Al ser la primera vez que me hacia una felación le dije, con una voz ahogada en placer, que dirigiese mi sexo hacia su mejilla, por si mi eyaculación le pudiera producir vómitos. No obstante, él prefirió sentir la calidez de mi ya escaso semen y compartirlo en un cálido beso como la primera vez que hicimos cuando él eyaculó en mi boca.

Los dos acabamos abrazados y extremadamente liberados, en concreto él, de sus fantasías irrealizables. Venciendo sus temores a veces infundados y descubriendo unas sensaciones que hasta ese momento no había sentido nunca.

Se marchó de la misma forma en que llegó, con discreción y en silencio. Afortunadamente continúa con su esposa. A los dos nos gustan las mujeres, aunque, a veces también es necesario estar con un hombre

FIN

encuentroeneltropico@hotmail.com