Archive for the ‘Gay’ Category

INTRANQUILO/1

Domingo, octubre 12th, 2014

Aquel curso fue el curso en que cumplí dieciocho años, siempre lo recordaré por eso y porque algunas dudas que me rondaban acabaron aclarándose. No era un buen estudiante, nunca lo he sido, aunque intentaba aplicarme, atender y hacer las tareas, mi cabeza prefería estar en otra parte. Era un chaval muy fantasioso, bueno, quizás ahora que ya tengo veinticuatro años lo siga siendo. Pero menos. Espero.
El caso es que ya llevaba dos años en un grupo reducido, no nos lo decían abiertamente pero estaba claro que aquella clase era el curso de los torpes. No me importaba demasiado, la verdad, al menos las asignaturas nos las hacían más fáciles. Si uno se puede ahorrar un poco de trabajo, pues mejor.
Aquel era nuestro segundo año como clase, ya digo que éramos pocos, doce, y nos llevábamos bien, más o menos, aunque yo no acababa de encontrar ningún compañero al que pudiera considerar un amigo. Pero eran buena gente, la mayoría.
En fin, no quiero hablar de mis compañeros, o al menos no eran ellos el objetivo de mi interés. Me gustaría hablar de un profesor, de mi profesor de Lengua. Su nombre, Javier. Tenía treinta y cuatro años, aunque no los aparentaba para nada. Se lo habíamos preguntado a la vuelta de una de aquellas excursiones que tanto hicimos durante el curso. A Javier le encantaba sacarnos del instituto y llevarnos a exposiciones, a obras de teatro, a visitar museos, disfrutaba con su trabajo y hacía que nosotros también lo pasáramos bien. Algunos, como yo, incluso muy bien. El caso es que, y vuelvo a lo de la edad, le preguntamos que cuántos años tenía, siempre hay un morbo especial por la vida de los profes, o al menos por la vida de los profes enrollados, de los otros mejor no hablar. Javier nos sonrió con esa sonrisa suya que parecía querer parar el mundo: treinta y cuatro, nos dijo, ya os lo dije el curso pasado ¿no os acordáis? Sí, claro, yo me acordaba, como me acordaba de todo lo que nos había ido contando a lo largo de aquellos dos años: la zona en la que vivía, donde solía comprarse la ropa, una ropa que me encantaba y que le sentaba genial, lo que le gustaba leer, la música que escuchaba, dónde había pasado el verano, y, lo que más nos impactó: que era gay.
Algo de eso me había figurado ya, no solo porque en el instituto se comentaba el tema sino porque había algo en él que me atraía bastante. Realmente yo no tenía muy clara mi orientación sexual, bueno, sí la tenía pero no quería aceptarla, no me aceptaba. Ahora con el paso del tiempo sí la he asumido, soy gay y como tal me reconozco, sin que me importen los comentarios de la gente, pero entonces, con diecisiete años y con dieciocho recién cumplidos, prefería decirme que era bisexual, de hecho tuve alguna historia con alguna chica, nada importante, lo normal: llamaditas, quedadas, algún magreo sin más… Pero en la intimidad de mi cuarto, cuando aquello se hinchaba y empezaba casi a dolerme, en quienes yo pensaba era en tíos, en tíos como mi profesor Javier, un tipo que a pesar de ser mayor que yo me resultaba muy cercano, un tipo muy atractivo, no demasiado alto, moreno, de rostro bien perfilado, con una nariz recta, ojos pequeños, y un cuerpo que cuidaba y trabajaba en el gimnasio y en la piscina.
Cuando nos dijo que era gay, se lo preguntó abiertamente Pedro, el chaval más lanzado del grupo, a quien habíamos nombrado delegado, recuerdo que todos, los doce que estábamos en el andén de la estación, esperando que llegara nuestro tren para volvernos a nuestras casas después de otra estupenda excursión, todos, digo, nos quedamos callados, esperando su respuesta, respuesta que salió con toda la naturalidad con la que este profesor parecía hacer las cosas: creí que ya lo sabíais, nos comentó, no es algo que tenga que ocultar, siempre lo digo cuando me preguntan, pues para eso está un profesor, para responder y aclarar las dudas.
Hubo un pequeño revuelo de comentarios, desde una de las chicas, Tamara, que se mostró sorprendida y, creo, decepcionada, hasta el de otro compañero, Antonio, que dirigiéndose hacia Lolo, un alumno bastante afeminado y un poco friki, le preguntó sin contemplaciones: tú también eres gay ¿no? Lolo, ante esta pregunta, se sintió como ofendido, y lo negó, diciendo que tenía novia, una tal Carmen, una chica que bien mirado, con lo que ya sé, era la típica novia de marica. Un apaño, vamos.
Cuando Javier, nuestro profesor, nos dijo que era gay,no sé por qué ,mientras los demás murmuraban, solté que yo era bisexual, y entonces noté cómo el corazón se me aceleraba y cómo me ponía colorado. Bajé la cabeza, como avergonzado, quizás suponía que todos estarían pendientes de mí y que aquella confesión me había delatado. Aunque realmente, ahora lo sé, aquellas palabras iban dirigida a Javier, era como si yo quisiera decirle: yo también soy un poco de lo que tú eres. A pesar de que creía que había soltado una bomba, nadie me miraba, todos tenían la vista fija en Javier, quien seguía dando algunas explicaciones: no, no tenía novio, aunque lo había tenido, sí, su familia lo sabía y sus amigos…
Bueno, tenía dieciocho años y las ideas poco claras. No se me podía pedir más.
Pasaron los meses y seguimos haciendo excursiones. En estas excursiones la relación con Javier se hacía más intensa, estábamos fuera del instituto y era normal que surgieran temas y conversaciones que no solían darse en clase. Recuerdo que me vestía con esmero para esas actividades. Era y soy bastante presumido, siempre me ha gustado la ropa y a pesar de mis inseguridades, cuando me miraba en el espejo del cuarto de baño y veía mi cuerpo delgado y que poco a poco iba adquiriendo unas formas más rotundas no podía dejar de excitarme y de gustarme, aquello invariablemente terminaba en unas pajas que manchaban el lavabo.
Era en estas excursiones cuando más disfrutaba de la cercanía con mi profesor. Notaba que él también tenía cierto interés en mí, en clase se sentaba a mi lado, no le gustaba ponerse en la mesa del profesor, habíamos colocado las mesas en forma de u, y él, desde el primer día se había situado entre Lolo, el chaval este que era muy afeminado, y yo. Entonce me podía recrear en su presencia cercana, y oler su perfume, y sentir el calor que su cuerpo desprendía y que hacía que yo, ya de por sí distraído, me distrajera más aún. A veces nuestras rodillas o nuestros codos se tocaban, y aquello me ponía mucho, lo sentía tan cercano…
Como digo, pasaron los meses y vino una época un tanto confusa. Tenía problemas en casa, sobre todo con mi padre. Yo pensaba que no me entendía, estaba dándome todo el día la tabarra con los estudios, había suspendido cuatro en la segunda evaluación y ya no tenía más oportunidades, no podía repetir más. Además, no sé por qué, empecé a tener celos de mi hermano pequeño, José Miguel; pensaba que mi padre le echaba más cuenta que a mí, claro, él era el hijo modélico: iba bien en los estudios y no le daba tantos problemas como yo. A eso se sumó que acabé peleándome con un primo mío con el que solía salir.
Este primo mío era dos años mayor que yo y ya estaba en la universidad. Me había presentado a sus nuevos amigos, chicos y chicas universitarios, con los que me lo pasaba muy bien, aunque eran mayores que yo y estaban viviendo una experiencia que estaba seguro que yo nunca viviría, me sentía aceptado y me veía como uno más de ellos. Ya digo que siempre he sido muy fantasioso, y por eso que me llegara a creer que yo formaba también parte de la vida que ellos llevaban en la universidad, a pesar de que yo seguía en 4º de ESO. Pero hubo un hecho que hizo que dejara de hablar con mi primo, y que me viera solo, sin amigos, y sin esa realidad que yo mismo había ido creando, un hecho desagradable, o al menos así lo viví, aunque quizás ahora, lo hubiera vivido de otra manera. Posiblemente. Entonces tenía dieciocho años y las ideas confusas. Ahora veinticuatro y las ideas muy claras. Lo que pasó fue lo siguiente:
Salimos un sábado por la noche como otros tantos sábados, hicimos botellona con sus amigos y lo pasamos muy bien. Bebimos bastante, bueno, yo al menos bebí mucho, no es que fuera una costumbre habitual, pero ya digo que las cosas en casa no iban bien, y tampoco en el instituto, me notaba raro, muy pasota y con pocas ganas de nada. . Acabamos en una discoteca de la que mi primo, que era un tipo muy abierto y que conocía a mucha gente, tenía pases. Como sabía yo que la noche podía ser larga, le había comentado a mis padres que no me esperaran, que me iba a ir a dormir a casa del primo. Mi padre protestó, pues siempre protestaba cuando yo salía, aunque al final, convencido por mi madre y por mi actitud, aceptó. Además el hecho de que yo saliera con mi primo y con sus amigos le daba cierta tranquilidad, pensaban que mi primo al ser mayor que yo me iba a cuidar.
Total, que salimos de la discoteca sobre las cinco de la mañana, bastante borrachos. Cogimos un taxi y nos fuimos a su casa. Aquel fin de semana mis tíos no estaban. A mi primo se le ocurrió decirle a uno de sus amigos, Juan, un tipo muy atractivo, algo pijo, estudiante de Derecho y tenista semiprofesional, con esa piel morena de los que practican deporte al aire libre, que se viniera a dormir con nosotros. A mí me pareció una idea estupenda. Ya digo que Juan era un tipo que estaba muy bien, además era agradable y solía darme charla cuando yo, que era el más pequeño del grupo, me quedaba un poco colgado.
Llegamos a la casa de mi primo, quien nos ofreció tomar otra copa. Yo estaba bastante borracho, ya lo digo, y ellos parecían estar algo más sobrios, pero no mucho más. Como no quería parecer el niño chico que no quiere beber más, acepté. Nos servimos un cubata cada uno y nos sentamos en el sofá del salón. Empezamos a charlar, bueno, mejor dicho, empezamos a decir tonterías, y a hablar de las tías de la pandilla. Juan estaba colgado por Nuria, una chica muy guapa también y muy simpática pero que tenía novio, pero dijo que quien realmente le ponía era Patri, otra chica del grupo que solía vestir una ropa mínima y muy ceñida, sabía cuál eran sus encantos, dos buenas tetas y un culo respingón, y los explotaba. Mi primo le dio la razón, era una tía tremenda a la que gustaba ponernos, así dijo, a todos calientes. Yo sonreí, como había sonreído Juan, no quería autoexcluirme de aquellas confidencias de machotes. Mi primo, animado por ese momento de complicidad tan hetero, empezó a describir el cuerpo de Patri de una manera bastante explícita: que si sus tetas tenían unos pezones pequeños y puntiagudos, que si sus labios seguro que sabían chuparla muy bien, que si el culo estaba pidiendo a gritos que se la metieran, que si tenía que tener el coño depilado y siempre mojado… Juan lo miraba divertido, estaba disfrutando, se le notaba, es más, en un momento dado le dijo, entre risas, que no siguiera, que se estaba poniendo cachondo. Yo permanecía en silencio, sonreía de vez en cuando y le daba sorbos a mi cubata, aunque ya el estómago se me estaba poniendo del revés.
Mi primo siguió con sus fantasías. Yo no sabía muy bien a dónde quería ir, no me gustaban sus comentarios pero no podía dejar de oírlos y sobre todo, no podía dejar de ver cómo Juan se iba excitando cada vez más, los vaqueros despintados se habían hinchado por la entrepierna, allí donde él, con descarados golpes, tenía puesta la mano, excitación que también compartía mi primo, que también parecía animarse, y también yo, más por la visión del bulto de Juan que por los comentarios de mi primo.
El caso es que, no sé muy bien cómo, ya digo que estaba bastante borracho, mi primo encendió la tele y en un momento en la pantalla apareció una tía que le estaba comiendo la polla a un tío. Mi reacción fue de sorpresa y de cierto aturdimiento: los efectos del alcohol se hacían cada vez más evidentes. Cuando vi que Juan y mi primo se habían sacado sus pollas y empezaban a pajearse, ya no supe si aquello era la realidad o estaba en medio de un sueño bastante extraño y caliente. Claro que yo también estaba excitado, pero por lo que podía ver a mi izquierda: el miembro gordo y moreno de Juan que no paraba de agitarse por el movimiento de su mano. Me tuve que quedar como un lelo, la vista fija en aquel trozo de carne tan apetecible, el segundo que yo veía así, del primero hacía ya casi tres años, empalmado, en directo, de verdad, tan cercano, aquella polla de la que yo no podía apartar la vista. En mi pantalón algo empezó a humedecerse y mi pecho a agitarse y mis labios a hincharse. Creí que no me podría aguantar y que en un momento dado me iba a lanzar con la boca abierta a chupar aquella polla que seguía con sus movimientos frenéticos. Juan, ya digo, seguía en su tarea, la mirada absorta en el televisor, la mano acariciando su verga oscura, se había llevado los dedos a la boca y ahora los pasaba suavemente por aquel capullo casi morado que como un faro seguía llamando poderosamente mi atención. Y mi primo… mi primo seguía también con sus movimientos, pero su mirada no estaba fija en el televisor, su mirada la notaba yo sobre mi rostro. . ¿Qué, Luis, te mueres por darle un bocado?, fueron sus palabras las que me sacaron de mi ensoñación.
En un principio no supe qué quería decir, tampoco que se refería a mí, ya digo que estaba aturdido por el alcohol y más aturdido por la visión del nabo de Juan y de su pecho, se había subido la camiseta y una mano recorría su torso, un torso atlético cubierto de ligeros vellos oscuros. De ahí, que mi primo, una sonrisa en su boca, volviera a decir, esta vez más fuerte: Anda, Luis, atrévete, chúpasela. Estás deseando.
No solo ya entendí lo que me estaba diciendo, sino que también lo entendió Juan, menos borracho posiblemente, y más consciente de lo que estaba pasando. Noté sus ojos en mí, y cómo había dejado de pajearse. No era una mirada complaciente, la verdad. Se volvió hacia mi primo, quien seguía meneándosela, como si aquella situación le excitara más que la se estaba produciendo en la pantalla, y de nuevo, fijó sus ojos en mí. ¿Te gusta?, me preguntó Juan echándole un vistazo a su polla que volvia a agitarse, ¿te gustan las pollas, putita?
Mi mirada iba de su nabo a sus labios y a sus ojos. Unos ojos en los que se reflejaba una tensión que no me gustaba nada. Mi corazón se había acelerado, y mi respiración se hacía ahora más dificultosa. En mi cabeza un montón de imágenes se agolpaban en un vértigo indescifrable: aquella tarde en el dormitorio de primo cuando le comenté más o menos lo de mis dudas sexuales en plan confidencia, la discoteca,, un tipo que me había echado una mirada intensa en los servicios de la discoteca, Javier, mi profesor, el ruido de la botellona, mi padre echándome una bronca … El caso es que aquello que tanto se había estremecido dentro de mi pantalón dejó de dar señales de vida y que una especie de miedo y vértigo empezó a subirme por el pecho. Sí, oí la voz de mi primo,a la pequeña le van las pollas, ¿no ves cómo te mira?, le preguntó a Juan con una sonrisa en la boca. Pues adelante, puto, cómetela entera, replicó Juan levantándose y dirigiendo su nabo enorme hacia mi boca.

(continuará…)

La Lección De Mi Primo

Martes, octubre 7th, 2014

Finalmente fuimos a Viña del Mar porque después de varios años mi papá había arreglado sus diferencias con su hermano mayor. Nos quedaríamos en su casa. No veía a mis tíos desde el funeral de mi abuela, años atrás. Como mi primo Lorenzo se había ido con unos amigos a La Serena, mis tíos me ofrecieron su pieza. Él también era hijo único como yo y de él si no me acordaba para nada.

Después de cenar subí corriendo a jugar con la Play 3 de mi primo. Me quedé dormido con la tele encendida. Desperté con un golpe. A los pies de la cama había un chico mirándome que supuse era mi primo. Enojado me preguntó quién era. Le dije que era Franco, su primo de Santiago. Se rió, me pidió disculpas y me dio la mano. Lorenzo tenía diecisiete años, moreno, de pelo negro crespo y corto, ojos verdes, alto y flaco aunque se notaba que ejercitaba porque tenía los músculos marcados, sobre todo en su estómago. Yo tenía doce años, alto para mi edad pero obviamente más bajo que mi primo; flaco, pálido; cabello rubio liso y largo, ojos celestes.

Me dijo “huevón ¿te corriste la paja? Ta pasao a moco aquí”, me puse rojo, le dije que no. La verdad, en ese tiempo yo no entendía muy bien qué era correrse la paja o pajearse. Intuía que era algo relacionado con sexo por lo que había escuchado en los baños del colegio, pero exactamente no sabía. Miré la hora, eran las 12:50 de la noche. Lorenzo empezó a sacarse la ropa. ¿Tú no estabas en La Serena? –le pregunté. Me contó que un par de amigos se intoxicaron con mariscos así que uno de los padres de los afectados los trajeron a todos de vuelta. Cagó la fiesta –dijo Lorenzo. Oye huevón, voy a bajar al jacuzzi ¿querí venir y nos tomamos unas chelas? –me preguntó. Acepté. Entré al baño a mear y al salir mi primo ya tenía su traje de baño puesto. Me dijo que me esperaba abajo y se fue. Me puse un traje de baño y bajé.

Mi primo me observó un rato mientras tomaba los primeros tragos de su cerveza y me dijo “tai muy flaco, huevón; tení que hacer más deporte”. No sé cómo adivinó que yo no jugaba ni taca taca. Sacó del refrigerador otra cerveza, me la pasó. Al seco –me dijo y así lo hicimos. Era la segunda vez que tomaba cerveza. Sacó otro par y nos dirigimos al patio. La noche estaba súper tibia para ser noviembre y el agua del jacuzzi estaba exquisita. Estuvimos como una hora metidos ahí, nos tomamos tres cervezas cada uno y subimos a acostarnos. Oye huevón vamos a tener que compartir cama ¿o preferí dormir en el suelo? –me preguntó. Me da lo mismo, igual tu cama es grande –le dije. Vale, duerme aquí no más entonces, espero que no ronques –me dijo, le aseguré que no. Los trajes de baños quedan colgados acá, en la barra de la ducha –me gritó desde el baño. Al salir lo vi desnudo. Su pene era grande, oscuro y grueso; tenía la cabeza afuera y su color rosado contrastaba con el resto de su miembro. Me llamó mucho la atención. Se metió a la cama. Caminé hasta el baño, me saqué el bañador, miré mi pene; lo sentí enano, le di una sacudida y caminé hasta la cama. Me quedé de pie ahí, con los brazos a los lados sin saber qué hacer. Mi primo me miró de arriba abajo. ¿No trajiste pijama?—me preguntó. No –le mentí. ¿Oye, cuánto mides? –me preguntó. Le respondí que no sabía. Salió de la cama y fue hasta el baño. Me dijo que fuera. Me mostró una cinta de medir que estaba pegada detrás de la puerta. Ponte ahí –me dijo y sosteniendo mi frente contra la puerta me dijo “un metro sesenta y cinco”. A ver tú –lo invité. Se puso en la misma posición, tomé un cepillo de dientes y lo sostuve en la marca porque yo no alcanzaba a verla. Se quitó y medimos un metro ochenta y dos. Eres un enano –me dijo riéndose burlesco. Demás que te alcanzo en dos años más –le dije. Lorenzo volvió a la cama. Me pidió que le llevara una regla que tenía en su escritorio. Se la pasé. Acuéstate no más –me dijo. Metió la regla debajo de las tapas y la sacó. Me dijo “mi pico mide catorce centímetros, toma y mídete el tuyo a ver”. Tomé la regla y marqué con un dedo dónde llegaba la punta de mi pene. Miré el número y le dije “ocho”. Soltó una carcajada. Le dije “ya para de huevearme huevón, tú eres cinco años mayor que yo, cuando tenga tu edad voy a tenerlo más grande que tú”. Sí claro, y eso que no me lo hai visto parado huevón –me respondió riéndose, se dio vuelta y apagó la luz. Me volteé hacia la ventana y me quedé dormido.

Desperté con un portazo. Mi primo había entrado al baño. Escuché sus pedos. Me estiré y me di cuenta que mi pene estaba erecto. Otra vez. Qué molesta sensación. No sabía qué hacer con él. Levanté las sábanas. Lo miré, lo apreté, no se bajaba. Decidí ponerme un short por si salía mi primo. Demasiado tarde. Mi primo salió del baño de nuevo en pelota. Me senté en la cama. Oye huevón, me voy a duchar y voy a bajar a la playa ¿querí ir? –me preguntó, le agradecí pero rechacé la oferta. Me fijé en su pene. Esta vez el glande estaba oculto. No entendí por qué hacía eso, yo sacaba el glande sólo al lavármelo. Cuando Lorenzo se fue, salí de la cama y me metí a la ducha. Al salir, me sequé bien, tomé mi pene y me eché el cuerito para atrás. Como siempre, se me corrió para adelante solo, volví a hacerlo y lo mantuve así con los dedos. Me miré en el espejo. Me sentí ridículo así que dejé de hacerlo.

En la tarde yo estaba en la piscina cuando llegó mi primo y de un salto se unió. Al rato subimos a su pieza a jugar Play. La mamá de Lorenzo nos avisó que “los grandes” irían a pasear y de ahí se pasarían al casino. Estuvimos jugando un par de horas hasta que bajamos a la cocina a calentar pizza. Mi primo dijo “me meo” y se empinó un poco en el lavaplatos y se puso a mear. Me reí y le dije “huevón cerdo”, él se rió y me dijo siempre hago esta huevada cuando no están mis viejos. Se sacudió su tremenda verga y se la guardó. Es liberante mear en esta huevada huevón, debería hacerlo algún día –me aconsejó. Sacó un par de cervezas, comimos y subimos. Tomábamos cerveza, jugábamos Play y mi primo fumaba cigarrillos. Me preguntó si yo fumaba. Le dije que no. Me preguntó si ya me pajeaba. Fui sincero –gracias a las cervezas supongo– y le dije “¿sabí qué? he escuchado esa mierda varias veces y no sé qué chucha es”. Mi primo se rió. Me dijo “es masturbarse po primito”, y qué es masturbarse –le pregunté. Puta el huevón perdido, ven pa’cá, te voy a dar la lección de las lecciones –me dijo acercándose a su computador. El se sentó y yo me quedé de pie a su lado. Empezó a poner unas fotos de chicas desnudas. Se me empezó a poner duro. Crucé las piernas. Mi primo giró hacia mi paquete y me dijo “ok, ya se te para al menos, a mí también” y se agarró el bulto del short. Ahora bájate el short e imítame. Puso un video porno, se bajó el short y su verga gigante saltó como un resorte. Le tocaba el estómago. Mi primo agarró su pene y empezó a frotarlo como limpiando un rifle. Mi corazón se puso a latir a mil. Mi primo veía el video y seguía en lo suyo. De pronto me miró y me dijo “pero huevón, haz lo mismo, esto es pajearse o correrse la paja o masturbarse o como querai decirle, vai a ver lo bacán que se siente” y diciendo esto me bajó el short. Una gota de líquido transparente salió de la punta de mi pico. La recogí con un dedo y me la limpié en la pierna. No huevón, no seai gil –me dijo– esa gota la esparces por la callampa y la usai como lubricante, así –mi primo subió el cuero de su pico lentamente y apretando fuerte y al bajarlo salió una larga gota transparente. La cogió con el dedo índice y la esparció por toda la cabeza. Mientras lo hacía me decía “así ¿ves?” y yo veía y sentí que otra gota salía así que eché el cuero para atrás y lo imité. Empecé el sube y baja más rápido. Comencé a sentir una rica sensación, como eléctrica. Mi primo revisó mi técnica y me dijo “tení que ir tapando y destapando la callampa, hasta atrás ¿o te duele?” Un poco –le dije, échale saliva –me dijo, y eso hice. Con el tiempo el cuero se te va a ir soltando –agregó. La electricidad en mi cuerpo aumentaba, la película estaba cada vez más caliente y mi primo se la estaba cascando a toda máquina diciendo garabatos y respirando fuerte. Sentí temblar mis piernas y dije “¡conchetumadre!” y de mi pico saltó un chorro de algo blanco y espeso. Cayó en la pierna de mi primo. Mi primo se impresionó un poco, aceleró sus movimientos, cerró los ojos, se apoyó hacía atrás en la silla y saltaron no uno sino varios chorros de lo mismo sobre su estómago. Exhaló fuerte, yo me sentí débil. En un gesto de complicidad mi primo estrechó su mano toda mojada con la mía y me dijo “esto es semen primito, es lo que sale de tu pico cuando estai en el placer máximo. También le dicen leche o moco. Bienvenido al club de los pajeros” dijo sonriendo algo exhausto. Sonreí. Fuimos a ducharnos. En la ducha me explicó la importancia del aseo personal y más cosas del sexo y del embarazo y de los condones. Nos revisamos los penes con atención mientras nos jabonábamos.

Después de eso, bajamos a comer algo y subimos a ver una película. Nos quedamos dormidos. Desperté y mi primo tenía sus brazos alrededor mío, estábamos acostados de lado. Me quedé dormido nuevamente.

Me impresiono mi padre

Lunes, septiembre 15th, 2014

Mis padres están divorciados desde que yo tenía cinco años ahora tengo veinte, vivo con mi madre y la relación que tengo con mi padre es muy buena es más bien como de amigos. Mi papá vive solo y yo paso los fines de semana en su casa.
Debo describir un poco como es mi papá, es súper relajado, muy comprensivo, buenísima onda muy educado y muy propio, aunque tiene su carácter, totalmente lo contrario a mi madre, físicamente es delgado, marcadito, moreno, ojos color aceituna, cabello castaño oscuro y ondulado, mide 1.75 m. y gracias a que se cuida mucho practica yoga y le gusta andar en bici aparenta unos treinta y cinco años cuando en realidad tiene cuarenta y tres, también debo mencionar que es muy atractivo.
Yo soy también delgado, 1.70m. piel clara, ojos café, cabello castaño claro, totalmente parecido a mi madre.
Trabaja en una empresa constructora aquí en la capital y debido a una obra lo mandaron a otra ciudad junto al mar por cinco semanas para que supervisara algunas cosas, pasaron las semanas y recibí su llamada anunciado su regreso para el sábado siguiente, que me tenía un regalo y que se había comprado una pantalla plana de cincuenta y dos pulgadas.
Resulta que llego un par de días antes los cuales aprovecho para que instalaran su pantalla, entonces le dije que me invitara a ver una película en su nueva televisión y quedamos de vernos el sábado para disfrutar una tarde juntos lo cual le pareció perfecto porque me dijo que quería descansar y no salir de casa.
Llegue, como yo tengo llaves de la casa entre sin anunciarme ni hacer ruido, mi papá tenía preparado queso, jamón, el sushi que me gusta, uvas y una botella de su vino favorito, cuando lo vi me quede sorprendido había cambiado su look ahora estaba rapado y con barba de candado, debido al sol de la playa donde estaba también tenía un bronceado de envidia, yo en alguna ocasión había fantaseado con mi papá pero al verlo no pude dejar de contemplar lo guapo que se veía, realmente quede impresionado.
Estaba acostado en el sillón me acerque para saludarlo, me senté en el otro sillón, mi papá lucia cachondisimo solo tenía puesta una playera de cuello muy pronunciado algo ajustada y unos pantalones de una tela muy delgada color blanco que parecían como los que usa cuando hace su yoga. El verle descalzo con los pies perfectamente cuidados como siempre lo ha hecho y apreciar sus brazos con los vellos con un tono color cobrizo por el agua de mar me estaba alterando.
Empezamos a platicar de cómo le había ido pero la verdad no podía concentrarme en lo que me contaba, una extraña sensación se apodero de mi, sentía mariposas en el estomago y de hecho hasta estaba nervioso al pasar los minutos me di cuenta, estada muy excitado y deseando a mi padre yo no lo podía creer pero era cierto.
Mi papá me dio a escoger la película que veríamos y de pronto se puso de pie para servirme un poco de vino y darme mi regalo, cuando lo vi parado me quede sin respiración la tela del pantalón era tan delgada que se transparentaba todo y pude apreciar que no tenia puesta ropa interior, muchas veces lo había visto desnudo pero con ese atuendo se veía tan sugerente, tan sexy, tan provocativo que sentía que se me salían los ojos.
Total que brindamos y nos pusimos a ver la película pero en realidad a quien veía era a mi padre, el deseo de abrazarlo, de sentir su piel fue más grande que cualquier vergüenza que pudiera sentir.
Me quite los zapatos y me acosté en el mismo sillón que él, mi papá se me quedo viendo como cuestionándose porque lo había hecho pero no dijo nada, para acomodarnos nuestras piernas se entrelazaron yo estiraba mi brazo para darle de mi sushi en la boca y respondió de la misma manera con lo que él comía. Después de un rato tome su pie y le empecé a dar un masaje, dijo que se sentía muy rico y puso su otro pie en mi pecho para que también fuera consentido de pronto el tomo los míos me quito los calcetines y también inicio un rico masaje como los que nos dan cuando me invita al spa, obviamente yo tenía una erección tremenda sin pensar lamí sus pies él los quiso retirar inmediatamente pero lo sujete fuerte sus pies son suaves mi lengua pasaba entre sus dedos y él con cara de total asombro termino simplemente con los ojos cerrados disfrutando de lo que estaba haciendo.
Me quite la camisa y le pedí que me diera masaje en los hombros, me senté dándole la espalda y empecé a disfrutar del placer que sentía al tener sus manos sobre mí, me pregunto que si todo estaba en orden yo solo reí afirmando, me recargue en su pecho tome sus manos colocando sus brazos para que me diera un fuerte abrazo y le dije que lo quería mucho, me respondió diciéndome que también me quería mucho. A pesar de que somos afectuosos me comento que no recordaba cuando había sido la última ocasión que me había dado un abrazo como ese que seguramente había sido cuando yo era un niño.
Así, yo recargado en su pecho, abrazados con nuestras piernas flexionadas, juntas y sintiendo sus pies sobre los míos continuamos viendo la película.
Un rato después me puse de pie y le pedí que se levantara, inmediatamente coloco un cojín en su regazo, se negó pero insistí, no quería que me diera cuenta que tenia la verga parada pero era evidente, al estar de pie no podía creer como se le marcaba la verga, de un jalón baje sus pantalones y esa hermosa verga morena, grande y cabezona provoco que me pusiera de rodillas para mamarla desenfrenadamente era la primera vez que la veía erecta, mi papá me lo impidió, estaba sin palabras solo escuchaba su respiración acelerada yo me levante y me quite los jeans tome su mano y la dirigí a mi verga que chorreaba a montones mi padre la sujeto como con miedo puse mi mano sobre la suya e inicie con movimientos suaves a masturbarme indicándole cómo hacerlo, el temblaba, yo tome la suya para hacer lo mismo, nos quedamos viendo y poco a poco acerque mi boca para que se unieran en un beso que nos hizo estremecer , nos abrazamos y sus manos acariciaban mi rostro, de pronto se separo y me dijo que no era correcto lo que hacíamos, lo abrase y le pedí que solo sintiera, que pensara que era la demostración de amor de un padre a su hijo, me abrazo nos besamos y me dijo lo mucho que me quería.
Lo tome de la mano nos dirigimos a la recamara nos acostamos en la cama y mi papá paso sus labios por cada centímetro de mi cuerpo cada uno de sus besos y sus caricias me estremecían, la delicadeza y el cuidado con que me acariciaba demostraba un cariño infinito pero al mismo tiempo tenían un aire lascivo, cada una de sus caricias, de sus besos, de los roces de sus labios en todo mi cuerpo fueron correspondidos de la misma manera yo me acomode para tener su verga frente a mi cara la tome con mi mano y la empecé a mamar, pasar mi lengua por su tronco, chupar sus huevos, saborear esa cabeza que no dejaba de producir ese liquido que era como un poción que me embrujaba a mi padre le producía un estremecimiento brutal sus gemidos me calentaban aún más.
De pronto cambio de posición y el también devoro mi verga que casi tiene las dimensiones de él podía sentir como le producía placer el hacerlo, chupaba mis huevos para luego pasar su lengua por el tronco, chupar la cabeza de mi pito y metérsela hasta la garganta, estando boca arriba tome mis piernas levantando el culo para dejarlo expuesto él sin dudar lo chupo, su lengua me subió al cielo puso mis piernas sobre sus hombros y coloco su verga en mi ano, lentamente me la fue metiendo, la verga de mi padre se fue abriendo camino hasta que estuvo totalmente adentro, el dolor que sentí nunca se comparo con el placer que me causo, el ritmo de mete y saca así como el choque de sus testículos en mis nalgas me hacían sentir como si una corriente eléctrica pasara por todo mi cuerpo, ese ritmo se aceleraba y disminuía y se volvía a acelerar le pedía que continuara de esa manera lo más posible, me acariciaba se inclinaba lo suficiente para besarme, el grito de mi padre indicaba que se venía, mi culo apretaba su verga él arqueaba la espalda para meterla hasta lo más profundo y podía sentir como su leche salía disparada dentro de mí, una vez que termino me la saco y me abrazo su cuerpo lleno de sudor me hacía sentir único, no paraba de decirme lo mucho que me quería.
Yo estaba en las nubes no daba crédito mi padre me había penetrado, la verga que me había dado la vida era mía, me quede dormido acostado sobre su pecho con mi pierna entre las suyas y el abrazándome, no sé cuánto tiempo nos quedamos dormidos por el cansancio pero rato después me despertó su mano que me estaba masturbando yo simplemente me deje, empezó a besarme su lengua pasaba por mi oreja y el cuello, bajo por mi torso y volvió a mamar mi verga, que placer sentía yo de nuevo al sentir su lengua y barba en mis ingles en la parte del vello en mi abdomen paro se me quedo viendo y me dijo que me hiciera a un lado se puso boca abajo y me dijo que quería sentirme dentro de él, mis ojos brillaron le chupe el culo que a cada lengüetazo paraba ofreciéndomelo, me rogo que lo no hiciera esperar, coloque la cabeza de mi verga en su culo y empuje poco a poco, me suplicaba que lo hiciera con cuidado que era la primera vez que sería penetrado, cuando dijo eso yo sentí algo indescriptible era yo quien se la metería por primera vez, mi pobre padre sentía dolor finalmente entro toda mi verga e inicie el bombeo, los gemidos de mi papá eran excitantes, su culo era calientito, apretadito, le pedí que cambiáramos de posición para poder ver su cara llena de placer, tenía sus piernas en mis hombros, metía y sacaba mi verga con fuerza y al mismo tiempo lamia sus pies, me di cuenta y de que mi padre tenía lagrimas en los ojos, pare y pregunte si lo estaba lastimando, el suplico que no parara, que no lloraba de dolor, que lloraba de felicidad y de placer.
Continúe metiéndosela tratando de no terminar así pasamos unos minutos hasta que le dije que estaba a punto de venirme se zafó y me la mamo hasta que me vine, chorros de semen salieron inundando su boca él me abrazo me beso de tal forma que sentía una comunicación que no requería palabras mi leche pasaba de una boca a otra, fue increíble, esto se convirtió en un pacto, el de demostrarnos desde ese día nuestro amor de padre e hijo de esta manera tan profunda.
Hoy día no quiero otra cosa más que estar con mi papá todo el tiempo posible de hecho me ha pedido que me mude a su casa ahora que mi madre tiene una pareja nueva y por supuesto que lo haré.

El amigo de mi primo

Lunes, septiembre 15th, 2014

Hola, a todos lee envío este relato de algo que me paso hace un año. a mi primo lo invitaron a un casamiento y como no quería ir solo me invito a que vaya con el. Se casaba un amigo y el hermano del novio invito a mi primo. Llegamos a la fiesta el amigo de mi primo nos saludo y fuimos a tomar algo hasta que sirvieran la cena, el acontecimiento se realizó en un salón de fiesta a las afuera de la ciudad. tomamos unos tragos y luego vino una chica y se puso a charlar con mi primo y luego se fueron, quede yo solo con su amigo. Les comento que si bien soy gay no soy para nada amanerado, pero por lo visto este chico llamado Juan se dio cuenta de mi condición. Tomamos varios tragos y luego tenia ganas de orinar así que le dije que me indicara donde quedaba el baño, el me dijo vamos!!! te acompaño. fuimos, entre al baño y mientras me miraba al espejo él entro, yo me asusté, el me dijo no tengas miedo no hará nada que no quieras, para ese entonces yo tenia 18 años y el 22. Me dijo yo se que te gusta la pija, yo con un poco de vergüenza le mire su verga que estaba ya al palo. se dio cuenta y me dijo quieres mamarla y yo avergonzado pero con ganas comencé a tocarle la verga. Luego me dijo que se había peleado con su novia y que estaba caliente con ganas de coger. Comenzamos a tocarnos, yo temblaba de nervios y calentura ya que era la primera vez que estaba con un chico. Nos besamos el me besaba el cuello, luego la boca, luego saco mi remera y pasaba su lengua por sus tetillas, yo le apretaba la verga. Luego me dijo que vayamos a la ducha y que nos sacáramos toda la ropa. Nos fuimos y grande fue mi sorpresa cuando saco de el bolsillo de su saco una tanguita y un corpiño, me dijo quiero que te los pongas, eran de mi ex novia y quiero que lo uses para mi, yo había usado lencería femenina pero en la intimidad. esa situación me calentó que accedí a su pedido. Luego me decía mi amor te quedan mejor que a Julieta (su ex novia). Yo me sentía una putita para ese entonces, Luego vestido de mujercita le mame la verga que no era tan larga pero si gruesa, el comenzó a gemir y me agarraba de la cabeza, me decía si mía mor chúpale la verga a tu macho y yo comencé a pasar mi lengua por su huevos, comencé a sentir el olor de sus bolas y estaba recaliente. Comenzó a tocarme las nalgas y eso me estremeció, entonces le decía quiero que cojas, pero despacito porque todavía no lo hice con nadie. Yo te voy a cuidar putita mía te voy a coger despacito y luego me vas a pedir que te la meta fuerte. Luego me hizo poder de cuatro pies, me corrió la tanga y comenzó a pasar la lengua por mi orto, yo ya estaba recaliente y le decía si mi amor cómeme el orto, mi vida, hacerme tu putita. Luego me corrió la tanga y sentí la cabeza de su verga en la puerta de mi orto que ya estaba dilatado. Costo que entrara sentía una carne dura y caliente entrando por mi orto, primero me dio miedo, pero al mismo tiempo me estremecía , era una sensación que nunca había tenido. Luego me comenzó a gustar y el comenzó a decirme que rico orto mamita es mas rico que el de Julieta, y yo le decía culiame mi Romeo y el entre risas y calentura me seguía cogiendo y me decía que lindo que sos, ahora no dejare que nadie te mire ni se te acerque, yo le decía soy solo tuyo papito. Estuvimos un rato así, hasta que salió de mi orto y se acostó boca arriba y me dijo que me sentara en su verga, yo estaba recaliente me senté despacito y el comenzó a tocarme las tetillas por sobre el corpiño, yo estaba recaliente y le decía que rico papito que sos y el me decía que linda putita me estoy cogiendo. alababa mi orto estrecho y lo rico que apretaba a su verga gorda, estuvimos así un tiempo hasta que el me dijo que diera vuelta que quería acabar en mis nalgas yo me acosté boca abajo y sentí su leche espesa y caliente corriendo por mis nalgas. Luego el me beso y me dijo que si quiera que nos podamos juntar otro día para probar otras posiciones, yo me reí y le dijo que si. luego nos lavamos y salimos a la fiesta, mi primo ya se había levantado a una chica y se fue, el resto de los invitados ya habían cenado, nos sentamos a tomar unos tragos y luego el me acerco a mi casa, nos despedimos con un beso y quedamos en vernos el fin de semana siguiente.
Espero que les haya gustado y luego les cuento de otros encuentros que tuvimos con Juan. Saludos

Descubri mi lado Bi, maravillosamente

Domingo, septiembre 14th, 2014

Se que suena trillado decir que el relato que voy a contarles es verídico, pero en esta ocasión así lo es. Ningún detalle ha sido agregado, si acaso algunos detalles no se señalan debido a que pasaron aquella noche tantas cosas que sería inacabable contarlo todo.

Quero decir que soy un hombre hetero, casado y con dos maravillosas hijas. Puedo decir que pleno y correspondido por mi esposa, y por si fuera poco con “algo” de pegue que me propociona en su momento suficiente “satisfacción sexual”. Sin embargo creo ser un experimentador del sexo y pues siempre he estado abierto a probar, auqnue no se me había presentado una oportunidad muy clara sio hasta hace poco tiempo. Hoy estoy cumpliendo 50, y solo hasta hace 3 años que me sucedió lo que aquí relato para ustedes.

Soy un hombre delgado, moreno, de 1.74 de estatura y 77 kg., bien parecido y medio tragaños, pues a decir de mucha gente aparento algo así como 40. Mi aspecto actitudinal y mi voz que es varonil y grave, me hacen creo, un hombre interesante, con el que ademas puede platicarse libremente de cualquier tema, pues tengo el placer de ser culto.

Habiendo hablado de mi, te comento que me dedico a dar capacitación a personal y que por condiciones de mi trabajo, tengo que viajar por diversos medios a toda la republica mexiana, loq ue me ha dado muy exitantes experiencias. En esta ocasión, en abril de 2009, tuve que viajar a Ixtapa a dar dos cursos de 5 días cada uno, por lo que estaría en ese lugar por dos maravillosas semanas. En el primero de los cursos concí a Jorge Carlos, un muchacho delgado moreno, de ojos marrón, cabello muy bien peinado y lacio en un maravilloso negro azulado. El usaba siempre una camiseta bien ajustada que hacia ver sus musculos no muy grandes pero suficientemente marcados, sonreía todo el tiempo y era en sus actitudes, muy amable, varonil y educado.

En realidad me llamó la atencion desde el principio, aunque nunca pensé que fuera a darse lo que sucedió, en parte también por la diferencia de edades, ya que el tenía en ese momento solo 25 años. Pero en fin, el primer dia al final del curso, que suelo terminar de manera muy emotiva, recuerdo que casi todos en el curso se acercaron a abrazarme antes de retirarse a sus habitaciones. Yo debo reconcoer que mañosamente, busqué el abrazo de Thelma, una mujer de escasos 22 años, pero una de las mas hermosas mujeres que he visto, una mujer preciso de hermosísimomcuerpo y no menos hermoso rostro, para mi beneplácito ella me abrazó de manera muy abierta y casi sentí todo su cuerpo pegado al mio; por mi mente pasaron muchas escenas y deseos de lo que podría ser una de las siguientes noches. Todos me abrazaban y llego el turno de Carlitos… me abrazo con fuerza y en un abrazo largo, había estado llorando un poco por la historia que conté, me dio las gracias, soltó algo de llanto y me abrazó de una manera que me hizo sentir algo que no había sentido antes, como si estuviera atrapado, como si quisiera dejarme ir. No puede incluso evitar sentir su exitación junto a mi pierna derecha y a mi vez exitarme un poco por eso.

Nos despedimos todos y pensé que hasrta ahi había quedado todo, pero cuando iba camino hacia mi cuerto, oí que me llamaban por mi nombre, volví la cabeza y descubrí que eran justamente Carlitos y Thelma, se acercaron a mi y me preguntaron cuales serían mis planes, y que me invitaban una copa en el bar. Me acomapañron a dejar mis cosas en la habitación, se sentaron en mi cama, mientras me refrescaba, y salismoshacia el bar. En la plática del bar se trataron muchos temas, que el curso, que yo, que ellos, que Thelma y su belleza… elcaso es que en determinado momento me invitaron a una fiesta que se llevaría a cabo esa misma noche, me dijeron que era una fiesta “open mind”, pero que con respeto, que si no quería participar en nada no lo haría, que habría de todo, pero muy abierto; así que decidí ir con ellos.

Al principio la fiesta parecía una fiesta como cualquier otra, bailes, bebidas, grupos amenos y hasta algunos “cachondeos” como el que estaba protagonizando Thelma con quien supuse sería su novio. Era una fiesta muuy animada, pero hasta ahí, y yo estaba en una muy interesante charla con Carlitos, Raúl y Román, estos dos, primos de Carlitos que en la misma fiesta me había presentado. Al cabo de un rato, sin saber como había empezado, volví a ver a Thelma en la acción, en esta ocasión estaba desnuda y teniendo un rico sexo con otra chica de la reunión, mas grande que ella y no tan bella, pero tampoco era de mal ver. algunos les animaban a seguir, otros se iban exitando y hacian lo propio, empezaban por un lado y otro a surgir parejas hetero en tremendos “fajes” por un lado y otro, pero el espectáculo del centro era Thelma y quizá una señora mayor, que luego supe era la “mamá” (laboral) de thelma, que estaba haciendole oral a un tipo negro alto con un pene monstruoso. Recuerdo haber dicho para mis adentros algo así como: y yo que pensé que solo habia de esos en las películas porno.

Bueno, yo me sentia en este ambiente, la verdad exitado… raro, pero exitado. Cuando me desconcentré un poco de lo que estaba viendo, me di cuanta de que las manos de Carlitos y Raúl, que estaban a mi lado, se encontraban an mis piernas. Los miré a los ojos, pero no dije nada. Carlitos entonces se acercó a mi oido y me dijo: “Hazme tuyo aquí, frente a todos, ¿si?”. Por supuesto me negué y bueno, supongo que no con mucha firmeza, pues le tomé la mano a Carlitos, pero no la quité de mi perna, solo le dije no, y acaricié su mano, así que supongo que no me creyó. Insistió dos a tres veces, cada ves pidiéndolo con mas ternura, lo que emezba ahacer efecto en mi; incluso, en una de ellas, se acercó tanto a mi que me dió un hermoso beso. Debe ser raro oirlo de un hétero, pero Carlitos besa hermoso y recibí el mas maravilloso de los besos que hasta entonces había recibido.

Por otro laado, Raúl también me dijo, dejame “cojerte cariño”, me exitas… y mi cabeza, sin obedecer mis razonameintos se movió de atrás para adelante… ¿Que estaba pasando?… ¿Estaba aceptando?…

esto animó mucho a mis acmpañantes… Carlitos siguió besandome y senti como varias manos empezaban a quitrme la cmaisa para que él, mi ya para ese mometno amado Carlitos pudiera acariciarme y besarme mejor. Correspondía a sus caricias, sentí su cuerpo msculoso, vi prefectamente brillar su piel morena y me exité muchísimo con ese par de nalgas tan hermosas que él tien y el más estético de los penes que haya visto nunca: No demasiado grande, no demasiado gordo, pero realmente bello y profundamente antojable, lo mismo que su paradito y perfecto trasero
Volví la vista, había dos hombres con Thelma y ella se meneaba como diosa del amor; uno de ellos era el negro aquel que había estado con su mamá, y otro Román. Entre tanto, Carlitos estaba ya lamiendo mi pene, engulléndolo y dandome el mas placentero oral… yo hice un verdadero esfuerzo por soportar sin venirme, a find e prolongar más y más el placer sentido; entonces llegó la solución pues Raúl se subió al sillón y acomodó su “cosita” en mi boca, pro lo que me pude concentrar en hacer gozar a Raúl y contenerme con el trabajo sublime de mi Carlitos. Entonces, Raúl pregntó: ¿Quieres ser mia, mmi nenita?, a lo que contesté: Si papito.

Quitó a Carlitos de entre mis piernas, así que él se puso a mi lado, donde podía besarme, acaricierme, relajarme (esto último muy importante por lo que estaba a punto de pasar). Sentí claramente como Raúl y alguien más, quizá dos mas, lubricaban mi ano; metían incluso dedos y alguno lo chupaba en una sensación desconcertante pero bella… estaban haciendo que deseara que alguien me penetrara urgentemente. Pronto vi de reojo como Thelma, que había terminado su labor, pero aun desnuda, colocaba a Raúl un presenrvativo. Entonces, sentí como el pene de Raúl se acercaba y lentamente empezaba a introducirse en mi.

¿Dolía?, si, mucho…., pero por nada del mundo quería que terminara esto, me sentía en el cielo realmente. Mi Carlitos me preguntó si dolía, afirmé con la cabeza y el me decía relájate, lo vas a disfrutar, y por favro papito, contente para mi… yo seré tuyo hoy, y me besaba. Pronto dejé de sentir dolor, o quizá sea mas correcto decir que empecé a disfrutar ese hermsoso dolor… lo sentia totalmente dentro de mi. Empezó un rico mete y saca, y después de bastante rato, se movió con frenesí y terminó dentro de mi…. Al salirse de mi ano, sobé su pene, le retiré el presenrvativo y luego con mi boca agraqdecí el maravilloso momento… lochupé, acaricié y besé con dedicación aunque mi pene estaba a punto de reventar de la exitación.

De lo dedicado que estaba, no me di cuenta de que detrás de mi se fraguaba una nueva embestida, y “alguien” a quien nunca identifiqué, me penetró una vz más… yo me dejé hacer, y disfruté la penetración. Cuendo este amante incógnito hubo termnado su labor, fuí puesto en el centro donde antes estuviera Thelma. Ahi se me cumplió uno de mis sueños, pues estaba aierta de piernas Thelma, esperando mi lengua que la hizo vibrar. Gimió sin gritar, porque en su boca estaba la vagina de su “mamá”, ahora ya desnuda y también de muy buen ver. Y detrás de mi, una, y otra y otra penetración. Raúl, Román, otros dos y una vez mas Raúl hcieron su trabajo y me penetraron de lo lindo y hasta que se cansaron.

En cierto momento, Carlitos me dijo: “¿Estas cansado papito?”, dije que no y me guió, tomandome del pene, escaleras arriba hasta una habitación en donde él y yo nos gozamos pro primera (de muchas veces que en su momento te podré contar si me contactas), me besó yme deje besar… me hizo un maravilloso oral, lo penetré un buen rato, me vine dentro de él, tres veces y seguia suficientemente erecto… luego sentado él de espaldas a mi, rodee su cuerpo y tomé supene, besé su espalda y comencé a masturbarlo a un tiempo, hasta que terminó en mi mano, y unté su semen en su vientre… termianmos a un tiempo, de muy bella manera, así que cundo terminamos, besé y lamí su vientre lleno de su esperma, y luego se recostó sobre mi pecho y casi dormido, me dijo algo así como: “Papito, desde hoy seré te nuvia, te amo…”

Asi mismo amanecimos y solo les digo por el momento que cada una de las noches en ese lugar, las pasé con Carlitos… Una o dos veces me regaló como premio extra el cuerpo de Thelma, quien por cierto, es unaprofesional en la materia y todo el tiempo fue contratada por mi Carlitos, lo msimo que su “mamá”.

Kuego de ello me declaro Bi y juego los roles que se presenten… así que si quieres vivir bellas experiencias conmigo, contáctame… q_kiss62@hotmail.com

Besos

Mi compadre y yo

Lunes, abril 22nd, 2013

Primero que nada me voy a presentar tengo 34 años me llamo Pablo soy fornido, cuerpo grueso, bien peludo. Mi amor se llama S…. tenia 30 es mi compadre, es fornido también 1.85 de alto, un pija de 28*7 y no tan peludo pero me gusta igual.

Todo comenzó hace 5 años cuando yo tenia 20 siempre que iba a su casa quería yo ver pelis pornos para acostarme en slip con el y eso pasaba. Yo quería que pasaran más cosas pero lo único que podía hacer ya que estaba su mujer una gorda obesa. También sucedía cosas en la playa cuando íbamos ya que llevaba a su hijo y el quería que lo triáramos al agua y el cuando nos agachábamos aprovechaba me tocaba con los pies mi pija y yo trataba de manosear la suya.

Eso pasó por unos años hasta que tuvo que trabajar para mí haciéndome unos arreglos

en una casa mía.

Esto paso hace unos meses atrás cuando yo todavía no había cumplido 25 años.

Cundo vino a buscar las cosas para arreglar lo lleve yo en mi auto y como su mujer e hijo no entraban fuimos juntos en el transcurso ya que teníamos como 30 minutos de viaje lo fui tocando en la entrepierna para que cuando llegáramos ya estuviera con su palo al mango lo ayude a bajar la cosa y en cuanto entro a la casa me le abalance pidiéndole que me cojiera y así lo izo pero antes me pidió que se la chupara así lo hice yo. En el momento de la cojida le dije de ir al baño para que fuera mas lindo y allí empezó a bombear de a poco diciéndome que orto tan lindo tiene jamás me lo hubiera imaginado y vos que bien cojes le decía yo tiene una berga tremenda aaaa si quejate mas me decía uauauaua decía el con sus jadeos hasta que empezó a bombear con fuerza y me termino llenado mi culo lleno de su leche que cosa mas placentera esa.

Después de esto nos vestimos y volvimos a mi casa.

La otra historia es cundo me trajo las cosas que le había encargado las tenia que amurar a la pared y vino solo un día horrible le dije yo te ayudo, nos fuimos a mi casa y allí empezó todo bien al principio ya que solo nos cambiamos juntos nos quedamos en slip ambos el se puso un short de Jean y yo me saque el slip y me puse solo el pantalón. Mientras lo ayudaba siempre hacia cosas como para que se rozaran nuestros cuerpos y paquetes. Al terminar con todo ya que habíamos estado con mescla le dije “no te queres bañar y nos bañamos juntos ya que siempre quise hacerlo con vos y nunca pude” por la puta de tu mujer y el accedió pero yo te ayudo a desvestirte y a abañarte le dije así fue como empezó.

Ya en al ducha los dos totalmente en pelotas y yo ya con mi pija hecha un palo me largue a su entrepierna y se la empecé a chupar primero la pija luego las pelotas y terminando en la pija para que luego él me dijera date la vuelta que te quiero coger ese culo tan divino que tenes allí empezó a bombear para adentro de a poco y con ganas hasta que me dice no aguanto más en al ducha vamos que la seguimos en tu cuarto si la seguimos pero siempre y cuando me prometas que después nos terminamos de bañar juntos OK OK OK lo hacemos bueno dale.

Al llegar al cuarto se la volvía chupar ya que se le estaba bajando yo con mi pija siempre tiesa. Después me dice túmbate en la cama que te la voy a dar allí empezó con mas ganas y yo le decía sigue mi amor lo haces muy bien si y tu te bancas bien mi pija con su tamaño la verdad ni mi mujer se la banca por la concha si dale dame mas mas mas mas así dale si toma toma dale que viene donde lo queres dale adentro como la otra vez que fue divino y así quedé todo lleno de leche en mi ojete nos fuimos a la ducha nos seguimos tocando un rato hasta que nos salimos y yo le dije espero algún día poder ir a un telo con vos ya que hay uno donde dejan ir dos tipos juntos.

Pero eso todavía no paso espero algún día me pase.

Mi mejor amigo hetero

Lunes, abril 22nd, 2013

Hola mi nombre es Andres, es mi primer relato y ocurrió hace unos años
todo comenzó cuando tenia unos 15 años al colegio llego un chico bastante lindo, era atlético alto moreno con un cuerpazo unas piernas y un trasero como jamas había habido en ese colegio .. el man lógicamente hetero era perseguido por muchas y envidiado al igual por otros …. en mi inspiraba un dese insaciable cada dia me lo imaginaba como seria tener algo con el como seria si pudiera saciar las ansias ke le tenia, un año mas tarde ya casi al graduarnos logre volverme muy buen amigo d el compartimos mucho el me contaba muchas historias y era de su total confianza hasta convertirse en mi mejor amigo .. la confianza era tal k se vestía y desvestía delante mio sin cero rollos ya luego d graduarnos me invito a una casa en tierra caliente que el y su padre tenían era cerca y accedí ir con ellos, nos kedariamos por una semana.

Luego d eso el sábado antes d volver a la ciudad salimos aun bar del pueblo a bailar y tomarnos unos tragos con un grupo d amigos al salir de la fiesta y regresar a casa el iba un tanto subido de copas y yo un poco menos, al llegar a casa su padre y sus invitados estaban durmiendo y en la habitación donde dormíamos, nos quedábamos el, su padre y dos amigos de su padre habían 4 camas, en ese momento me confeso que estaba muy excitado y que quera masturbarse …. yo en un tono irónico le dije que si quería le podía ayudar con eso, el se kedo callado y me dijo no mejor no ….. bueno luego fuimos a dormir y yo me dirigí hacia mi cama pero el en susurro me dijo no kedate con migo por k de pronto despiertas a las otras personas a mi me pareció muy normal y accedí a kedarme con el. Yo me voltee dispuesto a dormir cuando d repente el me llamo y sentí rozar al go en mi espalda, puse mi mano para ver que era y para mi sopresa era su gran pene erecto … yo le de dije k k keria hacer y me dijo silencio no hagas ruedo (pues en la cama de arriba estaba su pap ) asi k coji su enorme pene y decidido baje y me dispuse a mamarlo … era algo que por años habia querido y que no creia que por fin su pene estaba dentro de mi boca ,, paso mucho tiempo y cada vez a el aprecia gustarle mas, cogio mi cabeza y cada vez con mas fuerza empujaba mi cabeza hasta meter hasta lo mas profundo su gran verga mientras yo con mis manos apretaba su nalgas bien formadas .. la imagen era genial, mientras mamaba acariciaba todo eso k siempre quise coger besaba su huevos sus pocos vellos puvicos era delicioso el calor se sienta luego cuando su pene estaba lo suficiente mente humedo baje mis boxer y me voltee esta vez no apra dormir asi k que con sus manos cogió mi cintura y empujo con fuerza. la primera vez se sintio un dolor delirante pero al mismo tiempo un placer que lo recompenso todo y así dio dio y dio hasta que entre mis pernas sentí el húmedo caliente de su semen exhaustos kedamos dormidos hasta el otro dia.

ya luego ninguno comento nada pero en realidad creo k ha sido la mejor experiencia k he podido tener …. espero que les haya gustado mi correo es alxcastle@hotmail.com alli me pueden escribir o agregarme a facebook..

Chauu

Me desvirgo mi primo rene

Domingo, abril 21st, 2013

Esta es mi primera historia gay que quiero compartir con ustedes que saben cómo se siente tener su primera vez.

Tengo 16 años recién cumplidos el 5 de julio, esta historia se realiza en la ciudad de Loja una de las tantas provincias de ecuador, mi nombre en Mayco estoy usando mi nombre verdadero por razones de que ya no quiero seguir en el closet, estoy en vacaciones y el próximo año voy a quinto curso de secundaria o sea segundo de bachillerato, esta historia es verídica, estoy contando mi propia experiencia vivida en carne propia.

Por cierto soy de 1.67mtr de estatura y peso 65klos, para mi estura creo que estoy un poco grueso, pero soy test blanca o medio crema o sea ni muy blanco ni muy crema, de pelo ondulado cundo esta corto y con churos cundo esta largo, lo mejor de mi esta en mi parte baja, mi trasero bien formado, no musculoso pero si redondito y carnoso, y mis piernas creo que son las únicas que están bien musculas, ya que en cultura física siempre me preocupe por trabajarlas bien.

Bueno a lo que vinieron por una historia erótica, me pasó hace dos años, cuando perdí mi virginidad por culpa de mi primo, que por privacidad lo llamare René, él es un poco más alto que yo mide 1,70mtr de test blanca casi canela por el lugar donde vive, ya que el sol calienta mucho, con unos brazos gruesos y musculosos a igual que su estómago firme y con cuadritos, aunque no nos llevamos muy bien por lo menos mantenemos una relación de buenos primos, yo he sido gay desde que tengo uso de razón, creo que mi primera experiencia gay fue a los cuatro niños, cuando mi padre y madre aun vivían juntos , pues ahora están separados por cuestiones de infidelidad claro por parte de mi padre, bueno el caso es que ellos tenían piones o trabajadores que en estos caso se quedaban a dormir en mi casa, y a mí me tocaba dormir con uno de ellos ya que no habían muchas camas, una noche de esas yo estaba durmiendo, me había acostado de lado dando el culo, entonces tenía puesto solo una camisetita y un pantalón , cundo sentí unas manos en mi cuerpo que estaban abusando de inocencia, ubicándose en mi zíper lo bajo y luego me desabotono el pantalón y lo bajo hasta mis rodillas, y luego fue mi calzoncillo para después dejar al descubierto y aprovecho para enterrar su enorme falo de unos 20 x 5 y no se preocupen que no me penetro ya que me hura hecho gritar del dolor y se despertarían todos, solo me sobaba pero intentaba enterrármelo , esa sensación era nueva y excitante me gusta y aun cuando me hacía doler al intentar penetrarme me gustaba más y más, era una experiencia nueva y deliciosa, se sentía tan rico que esos cuatro días fueron los mejores y lo mejor era cuando me eyaculaba, amanecía como si me hubiera meado en los pantalones ya su semen era abundante y muy espeso, él se fue y ya no pude seguir sintiendo es enorme poronga en mi culito.

El viernes del 16 de agosto del 2010 mi padre llamo a mi madre para que fuera a trabajar acerrando con mi hermoso primo me alegro tanto que ya gritaba de la emoción, en los dos primeros días estuvimos un poco indiferentes pero después ya nos comenzamos a hablar , mi padre nos mandó a comprar más víveres para la semana y entonces nos fuimos pero comenzó a llover y nos empapamos, llegamos a la tienda de doña julia y compramos toda lo que nos dijo y me dijo que comprara una peli porno para la noche y rápido fui a comprar ,llegue a la casa donde nos íbamos a quedarnos, pero hasta que se fuera un hombre que había llegado preguntando por mi padre , este señor se fue entonces yo ya me había dado un baño y estaba listo para dormir , habían dos camas y me recosté sobre una de las cómodas camas, pero el perverso de mi primo me obligo a acostarme con él en la misma cama aunque yo me rehusé, yo estaba solo en con un bóxer negro muy bonito que hacia resaltar mi bulto que ya se estaba e rectando, él también sé que en un bóxer plomo que hacia notable su bulto ya erecto, media unos 17×5 era verdaderamente hermoso aquella cosa tan gruesa tan caliente, la verdad que me excitaba tanto que ya quería que me coja, él puso la peli porno y comenzó a sobarme mi bulto que a estaba a su mejor esplendor 16x 4.5 de grueso, yo me di la vuelta como interpretando que quería dormir pero el muy cachondo de 18 años me domino con sus manos, agarrándome por la espalda y apretándome fuertemente contra él y me bajo el bóxer suavemente con las yemas de los dedos era tan sensual aquella caricia que me sentía morir, después él también se quitó su bóxer quedando totalmente desnudo ese calor fue el más rico de toda mi vida, su verga estaba topando mi culo deliciosamente excitante comenzó a menear su culo atrás y adelante dándome una culeada sin penetración, después la cosa se tornó más complicada, lubrico su pene con mucha saliva más la mía y comenzó con la faena que estaba planeando desde un principio, cuando introdujo su cabeza tan gruesa y rozada en la entrada de mi ano tan cerradito me dolió tanto, que casi lloro pero me relaje para que entrara toda la quería dentro de mí, una vez a dentro me ardía pero después de unos minutos ese ardor había desaparecido convirtiéndose en un placer inexplicable que me gustó tanto que solo atina a menearme para que se introdujera más ese palo dentro de mí, lo metía y lo sacaba dándome el mejor placer anal de mi vida, después rene me cambio de posición, dejándome como perrito pero a diferencia que mi culito estaba den punta como una putita dando el culo a su amante jajá, me entraba tan rico que pedía más, eyaculo en mi como unas 4 veces cada una más rica que la otra y todas dentro de mi después de tanto éxtasis y sexo que duro desde las 11 de la noche has las cuatro de la madrugada yo aún no quería que se acabe, aunque no soy pasivo pero quería que me siga tirando, pero mi primo ya estaba cansado y decidimos dormir, a las 6 am nos levantamos como si no hubiera pasado nada, yo con mi culito adolorido por me la había partido ya que note un poco de sangre en la sabana pero simplemente habíamos tenido sexo bueno para el pero para mí era mi primera entrega verdadera con todas las de la ley, aunque no me arrepiento pero si hubiera querido que fuese más romántico, con besos caricias incluso mamadas pero eso no fue así, creo que la falta de experiencia en este ámbito no lo hizo posible, yo aun mantengo contacto con mi primo que vive en vilcabanba y sí, tenemos sexo cuando voy y siempre me parte el culito es que la tiene muy gruesa, es muy caliente, que incluso venía a buscarme para tener sexo pero hoy todo ha cambiado ya no viene ni se comunica con migo creo que ya tiene un nuevo amante ya que la otra vez que fui estuvo muy amistoso con un compañero de su colegio y al parecer sabían dormir juntos en el cuarto de rene, pero ahora estoy enamorado de un chico que esta como a mí me gustan, cabe destacar que siento también atracción por cierto tipo de chicas, rebeldes mandonas y graciosa ustedes que opinan, tal vez sea bisex, pero mi debilidad son los hombres fuerte altos no tan peludos y graciosos.

Si quieren mandarme sus comentarios a mi Facebook o Hotmail este en mi correo, solo que sean un poco discretos ya que en mi Facebook ten amigos de mi comunidad y no quiero tener complicaciones después gracias por todo: mayc-5@hotmail.com

No sean tan duros con sus comentarios los espero a y publiquen mi historia es otras páginas si les pare buena y si no mándenla al v….

Tengo más historias que compartir porque aun a mi edad he experimentado casi de todo soy un experto ahora, pero lo mejor fue mi primera mamada pero eso en otra historia chao ¡¡¡¡¡

Mi primera vez

Domingo, abril 21st, 2013

Hola espero les guste los que les voy a contar. Soy un chico alto de 1,86 metro de contestara fuerte, ojos claros de piel canela. Lo que les voy a relatar me sucedió hace poco tiempo mi esposa una mujer bella y con buen cuerpo estaba de viaje para Turquía yo me a vía quedado solo en casa ya tenia tres dias durmiendo con las comodidades que muchas veces nos encanta a los hombre, desnudos y a sus anchas en la cama y viendo películas de sexo entre otras cosas yo opte por ver las de sexo. Yo tengo como 6 meses que no tengo relaciones con mi esposa así que se podrán imaginar como estaba pero la verdad es que no me sentía con animo de estar con ella y no savia porque. El cuarto día de estar solo salgo del trabajo a mi casa el llegar a ella encuentro a mi cuñado sentado frente a la puerta del apartamento con un bolso de mano al verlo me dice que si podría pasar unos dias en mi casa porque se a vía peleado con su mujer yo como no tenia problema le dije que si que estaba bien, no quise preguntar nada de lo que le pasaba lo único que se me ocurrió fue ofrecerle un trago para obviar el tema pasamos a la casa yo me cambie de ropa le dije que podía dormir en un cuarto donde yo tengo una biblioteca, luego nos dispusimos a tomarnos un trago, al cabo de un rato empezamos a sentir las consecuencias de la bebida el comenzó a contarme que tenia tiempo sin tener sexo con su esposa y que le a vía reclamado por eso el se molesto y fue cuando se dirijo a casa yo le dije el tiempo que tenia con mi esposa sin tener relaciones entre la conversación yo le dije que sentía calor por causa de los trago , le dije me perdonará que me iba a refrescar un poco me dispuse a bañar me, cuando salí de la ducha me encuentro con mi cuñado sentado en el sofá de la sala semi desnudo y con el pene totalmente parado lo cual me llamo la tensión y no dije nada, me retire a mi habitación el se dispuso a bañarse también, al cabo de un rato estando yo en mi cuarto el me Pidió el favor de pasarle la toalla que la había dejado el bolso, cuando me dirigía a pasársela ya el tenia la puerta del baño abierta y para mi mayor sorpresa veo un pene de 19 centímetros en su pleno esplendor totalmente parado yo le dije que si quería podía traer le agua fría para que bajara la presión y para mi mayor sorpresa su respuesta fue que lo que quería era alguien lo ayudara a bajar esa ganas de tener sexo. Yo le dije que estaba loco y me retire a mi cuarto cerré la puerta pero sin poner el seguro puse una película de sexo y me a coste desnudo en mi cama, viendo la película me dio por pensar en el pene enorme de mi cuñado creía que yo me estaba volviendo loco me decía a si mismo que me acordara que era casado y que era un hombre apague la película y me dispuse a dormir pero se había metido en mi cabeza esa loca idea de pensar en el pene de mi cuñado en el cuerpo de ese moreno que estaba tal ves desnudo durmiendo o masturbandoce en el otro cuarto yo quería sacar de mi mente eso pero había algo que no me dejaba pasado el rato me pare para tomar agua porque me había dado un poco de sed al pasar por frente de la habitación donde dormía mi cuñado mire Asia adentro y vi que estaba totalmente desnudo dormido con su 19 centímetro bien parado y en ese momento no puede dejar de pensar en las ganas que me dieron de acercarme a verlo mas de cerca que era lo que me llamaba la tensión y porque, me dije a mi mismo que no que dejara la locura, fui por mi agua al regresar la mirada volvía a desviarse Asia donde el estaba y sentía que ese cuerpo me llamaba que su pene me decía que me acercara a el yo para ver que era lo que me pasaba me dije calma tu curiosidad y acerca te a ver que pasa. Cuando me fui acercando Asia ese gran trozo de carne morena mi piel se fue herizando poco a poco lo mire y empecé a sentir sensaciones extrañas que me decían que lo toca que jugara con el, yo me preguntaba que me estaba pasando, estando frente a el mis manos empezaron a sudar de los nervios pero a la ves me decían que lo tomara con ella yo no aguante mas y lo tome con mis manos de forma suave para que mi cuñado no despertara y empecé a acariciar lo mi cuerpo se estremeció lentamente y empezaba a sudar cuando quise retirar mis manos mi gran sorpresa fue. Que escucho una vos que me dice que siga que eso le estaba gustando el se estaba haciendo el dormido yo quise irme corriendo pero el tomo mi mano y la colocó sobre su pene y me dijo tranquilo que yo no voy a decir nada de lo que esta pasando pero yo que no quería que nada pasara mi cuerpo me decía otra cosa, el no soltaba mi mano y se masturbaba con ella, luego me dijo sigue que quiero acariciar te me soltó y comenzó a acariciar mis nalgas que estaba desnudas yo con mucha vergüenza pero a la ves con muchas ganas apretaba cada vez mas su pene y lo acariciaba. Sus caricias eran seductora mi piel se extremesia me decía que se lo chupara pero yo tenia miedo el tomo mi brazo y me acerco Asia el diciéndome, acerca te no ba a pasar nada solo colo calo en tu boca como un caramelo yo temeroso lo puse en mi boca y comencé a darle mamadas cortas el con su mano poco a poco intentaba introducirlo mas adentro cada vez yo al cabo de un rato estaba chupando como el quería mi cuerpo pedía que lo trataran con una hembra yo no sabia que hacer el se encargaba de ponerme en las posiciones que el quería. Hasta el momento en que comenzó a introducir me sus dedos en mi año yo virgen el ansioso, lo Asia de manera que no me molestara tanto el sabia que iba a romper un culo virgen yo me quejaba un poco pero el decía que lo disfrutará para que no me molestara tanto, al poco rato ya tenia todo el control de mi cuerpo yo seguía chupando, su pene cada vez mas duro yo sentía sus venas brotar mi boca caliente en su pene lo Asia guemir de placer, me movía cada vez más rápido el colo su mano en mi cabeza y empujo hasta el fondo que hizo que me lo tragará por completo me sentía ahogado cuando siento un chorro de leche caliente rodar por mi garganta yo intentaba de sacarlo de mi boca pero el no me dejaba cada vez me sostenía con mas fuerzas yo poco a poco me rendía ante el y dejaba que disfrutará lo que Asia, lo fue sacando lentamente de mi boca y me decía que me a vía portado bien que me preparara porque no se terminaba hay que ahora era que iba a disfrutar me tono de la cabeza y la cintura me dio la vuelta y me colocó en cuatro mientras yo le decía que recordara que era virgen él no dijo nada solo comenzó. A acariciar mis nalgas con su pene y mi espalda. Con sus manos yo sentía estremece mi cuerpo en poco tiempo fue introduciendo su pene en mi trasero de forma suave y lenta yo intentaba soportar lo que me venia pero sin pensarlo ya el tenia la mitad de su pene entrando en mi trasero yo intente moverme un poco pero el me tenia de la cintura lo cual izó que me lo penetrara mas yo sentía que mi trasero se reventaba el lo novia con suavidad y a la vez con lujuria yo me extremecia el empesaba a disfrutar lo que Asia y cada vez me lo metía con mas pasión me tomaba por los hombros para impulsar ce y penetrar me mas duro y mas adentro yo gúemia de dolor y de placer no savia que me pasaba sentía el sudor de su cuerpo caer sobre mi espalda, su respiración cada ves era mas fuerte, su gúemidos de placer mas constante, yo sentía que iba a estallar. El vaivén de su cuerpo era mas constante sentía sus bolas chocar con mis nalgas cada vez mas duro de repente tomo mis brazos y los colocó sobre mi espalda como si fuese una soga de carreta se tomaba de ellos y se impulsaba para penetrarme con fuerzas y rapidez cuando de pronto soltó un guemido fuerte de placer y metió su pene hasta el fondo yo sentía que estallar mi tracero el descargaba su leche caliente en el mientras se balnceaba sobre mi espalda dejando el calor de su cuerpo en mi junto a su sudor y su reparación, fue retirando su pene ya un poco flacido de mi tracero y dándome las gracias por ser su hembra de esa noche. Pasamos el reto de la noche durmiendo juntos. Ya de esto a pasado dos meses y hemos salido tres veces. Espero les halla gustado.

Después de la fiesta de cumple

Viernes, abril 19th, 2013

Me habían invitado a la fiesta de cumple años de mi mejor amigo en el cole hasta ahora cruzábamos noveno grado y asistí a la fiesta, una celebración normal de barrio chicos chiscas todos toman claro que como yo no estoy acostumbrado a tomar cerca de la media noche ya estaba listo y mi amigo me invito a quedar yo como ya era conocido en la casa pues fui el único en quedarme además me quede en su cuarto en su cama.

El siguió tomando la verdad no me di cuenta a qué horas se acabó la fiesta, ni a qué horas entro el pero recuerdo había bulla suave y cuando abrí los ojos es cuche la regadera que estaba en el baño de la pieza y no sé si él quería ser visto o suponía que yo estaba dormido no cerró la puerta así que lo vi estaba desnudo papacito él jugaba futbol y tenía unas piernas Wuoo, era mi amigo nunca me avía fijado bien en el pero tenía un “miembro” — además era moreno, era mi tipo ideal yo de una sentí como seme paro y para que el al acostarse no viera intente voltearme el miro Asia la cama y yo me hice como si estuviera dormido pero sabía que eso no se volvería repetir.

Seguí viéndolo, el momento que más me gusto es cuando se empezó a restregar el guevo guauuu, de repente vi como empezó a caminar frente a mi, cerre los ojos por un buen rato pero no sentí que saliera ni que apagara la luz del baño menos que se acostara en la cama así que volví abrir los ojos y lo vi sentado en la batería sanitaria y a que no adivinan se estaba masturbando guooooooo yo andaba a 100 con en guevo a reventar y creí que por los nervios cerré los ojos y de repente sentí que me toco y sacudió tuve que abrir los ojos y mi mirada se encontraba más abajo de su entre pierna está nervioso pude ver esas piernas bien trabajadas por el futbol quede con la boca entreabierta, claro que esto paso en segundos.

– él me dijo: ni creas que no te eh estado viendo, pero ósea que es verdad eres gay

-no, no: dije yo en una vos tartamudeando de los nervios y con la mirada en su miembro que supongo por la conversación no estaba bien erecto.

– ano entonces por qué me estabas mirando yo sé que te gusto lo que veías, pero si tú dices adormir “dijo él”.

Apago la luz y le dio la vuelta a la cama sentí que se acostó así nomás, sospeche que estaba desnudo.

-Y él me dijo- a todas estas usted se acostó sin bañarse, al menos quítese la ropa.

– a lo que yo respondí negativamente diciendo que así estaba bien.

-él dijo como embroma – si quieres te presto una pantaloneta si cree que te voy hacer algo y se rio (Jjajaja)-

Sentí que reparo la ropa que estaba en la horilla de la cama y agarro la pantaloneta que tenia de bajo del jean la cual se acababa de quitar me la tiro, así que me sentí intimidado y empecé quietarme la ropa, el como con todo planeado dijo.- mis panas dicen que coger con un hombre es baKno que el culo es más apretado- y pregunto lo típico – a ti no te duele.

-yo dije lo que siempre digo ante esta pregunta: pues soy gay a veces duele un poco pero me gusta.

-oiga y ustedes todos se chupan las tripas –Dijo-

-jajjajaj yo reí y ledy la explicación de activos, pasivos y versátiles, además agregue que a mí me gusta ver la cara de placer del macho me da placer.

-y me dijo -huy pana, epa y ce lo meten así sin condón y sin nada, pa’ sentirlo más, huy no dolor.

-cual dolor – dije yo – eso me gusta y lo disfruto restos.

-él dijo dos frases que me encantaros – que días lo iba hacer con un man pero no lo conocía bien, ahh bueno tengo unas ganas de culiar y usted viéndome medio pena y no me dejo pajear en paz.

-Yo con algo de nervios pero sospechando lo que él quería dije – si quieres remedio el error, Jeje!

– Como? Lo va a mamar o q? – me dijo –

– si quiere.- respondi-

-Hash pero usted quiere guevo y yo una cuquita.

-Umm hay si ni modo.

Con lo que me dijo después sentí nervios de excitación y supe lo que quería.

– pero y condones.

– Yo tengo, pero me tengo que duchar primero.

– Listo pero entonces yo coloco una peli porno para que me inspire Dijo.

Yo me fui a duchar lo más rápido y cuando salí él estaba sentado en la cama desnudo con la verga en la mano yo me quede en la puerta del baño admirando esa imagen con la que había soñado.

– y me dijo- desde aii no me vas excitar,

Me acerque y me arrodille con la cara frete a su verga el bajo una pierna yo lo mire pero el aún tenía la mirada en la película y una mano en la verga, mano que quito apenas sintió la mía, yo empecé a pajearlo lentamente pues aún no lo creía pero no dude en mandarle una chupada, al cabo de unos segundo y yo con el guevo dentro de mi boca lo mire y vi que me estaba viendo y su cara de placer lo que me éxito mucho, el al verse visto me dijo lo coño lo mamas mejor que una vieja. con ese alago me subí a la cama y seguí mamándoselo, pero de repente se paró en la cama y me jalo la mano como ordenándome que me sentara en la cama con la espalda al cabezote yo obedecí y el separo con el guevo en mi cara lo que quiere decir que ya no estaba viendo la peli mi mamada lo estaba excitando después de un rato me dijo que iba a terminar y no pudo evitar gemir fuerte de placer yo lo mire pero segundos después de ese grito desgarrador entendí por qué, pues unos chorros de semen llenaban mi boca el intento sacarlo pero yo con mi manos lo pegue más a mí su pe que el comprendió de una no se resistió y dejo que yo le chupara cada gota de semen el cual tuve que tragar pues se me iba regar él ni se dio cuanta pues cuando solté su pene y le dije guau..! Sorprendido dijo y lo regaste.

Estuvimos hablando de cosas me dijo que lo mamaba rico, que si algún día yo había penetrado a alguien y cosas así, mientras se juago en el baño, cuando salió vio en la tevé que dos chicos morenos penetraban una vieja y se pasó por encima mío a la cama y dijo esta es la parte que más me gusta esa vieja grita, me pregunto que si me habían penetrado dos y le dijo que no pero que si me gustaría mucho que aún no estaba listo para eso como no nos aviamos arropado ni nada vi cuando llevo su mano a su verga la cual empezaba a ponerse erecta de nuevo, el me seguía hablando de la peli y pues yo nada más veía su verga, claro el noto.

– y me pregunto – ¿ya quieres de nuevo?.

– yo respondí – si lo de antes fue un abre bocas,

-sonrió – y dijo – pues si eres capaz de pararla de nuevo.

Ja, ese reto me encanto y me fui de una a mamársela y fue en segundos que se paró esa verga con mi mamada y tal vez ayuda de la peli (Jjeje), el tomo la iniciativa quitándole a mi boca ese hermoso guevo.

-y me dijo – bueno como quieres.

Yo me coloque aun costado dela cama con los dos pies en el suelo y las manos en la cama le ofrecí mi culito pequeño y velludo mientras yo lo lubricaba con saliva él se puso el condón, yo hice la mano para atrás y le agarre su pene y lo dirige a mí, el intento meterlo de una pero no pudo ya que era grande. Lo intento dos o tres veces pero yo con mas saliva moje el orificio de mi culo, y de nuevo puse su pene en toda la entrada pero el HIJO DE SU M…… solo duro unos segundos para empujarlo con fuerza, fue tanto el dolor que caí a la cama él se tiro encima de mi espalda para no dejar sacar su verga yo Asia fuerza para sacarla y le decía que dolía mientras el con sus piernas bien formadas de futbolista me gano y no dejo sacarlo aun que con esta fuerza me decía.

-Rico se siente rico, no lo saques.

-Duele, Duele – respondía yo.

-pero me gusta aguanta, aguanta.

Al pasar unos segundos el sintió como aun acostado y boca abajo yo intentaba levantarle mi cola para que fuera suya él ni corto ni perezoso logro entender, sonrió y puso sus manos donde termina mi espalda y comienza mi cola, de una comenzó a sacarlo y meterlo algo lento lo que me daba placer porque aun sentía algo de dolor, pero tal vez al ver que le demostraba placer, de repente el mete y saca aumento de velocidad de una manera que yo sentía que no iba a poder parar fue magnifico, entre mi disfrute del momento escuche su vos algo entrecortada supongo que del pacer o de pena de ser los mejores amigos pero me dijo.

-Andreto tienes Un culo, aunque pequeño pero apretado que rico aunque también quiero ver como lo mueves.

– yo le dije me paro en la cama con las manos en la pared y tu detrás.

Fue de una él metió de nuevo su guevo, yo comencé a moverme pero al pasar poco tiempo sentí sus dos manos en mis hombros y bruscamente detuvo mi movimiento pangándome así el, yo me quede quieto y puede sentir como por su pene pasan van los chorros de semen y quería que esperara pero él lo saco de una, aunq ue no fue tan largo el momento él me dijo que le había gustado pero antes de yo decir algo apago la luz seco loco los bóxer y se dispuso adormir sin más ni más yo hice igual dormí.

Admito que es mi primer relato, siempre había querido escribir uno, que esto es todo imaginado, y que en el próximo les cuento algo real soy Andreto Jaimes de Cúcuta Colombia, en twitter/@AndretoJaimes.