Archivo de la categoría: Padre e hija

relatos de incesto entre padre e hija

Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

“El buen padre” 4ta parte

Esa semana, que Aayla no estuvo, no la pasamos de lo más divertido Inés y yo, durante todo el fin de semana y dos días seguidos, no dejamos de tener sexo en toda la casa, no miento si digo que durante todo ese tiempo Inés hizo que me corriera más de 15 veces y es que no la pasamos jugando al juego de “aquí te pillo, aquí te mato” lugar donde se nos antojaba, lugar en donde lo hacíamos y cada vez en posiciones y haciendo cosas más osadas. Durante todos esos días nos olvidamos de todo lo que había allá afuera, era como estar drogado y mi dosis era su cuerpo, era ella. En 4 días todo había vuelto hacer como en los primeros de casados, Inés y yo nos llevábamos mejor que nunca, a ella se le veía de un Feliz que iluminaba la casa entera, incluso habíamos vuelto a tocado el temas de tener un hijo propio, se le prendían los ojos de solo decirlo, estábamos como locos y todo parecía ir de maravilla, sin embargo, al quinto día, la nostalgia me vino de menos a más y esa misma noche, esperando a que mi mujer se durmiera, no pude seguir fingiendo, me levante de la cama y fui directo a su cuarto para buscar refugio, hacía tiempo que no entraba ahí, muchas cosas habían cambiado otras tantas se mantenían pero en definitiva era cierto lo que Inés decía de Aayla, ella ya no era una niña, me costaba decirlo pero era cierto, se había convertido en toda una mujer, una mujer a la cual yo deseaba, aun que no quisiera reconocerlo.
La semana transcurrió, todavía un día antes de que Aayla llegara, Inés, preparo algo muy especial para mí. Mientras yo me excusaba y suplicaba en mi trabajo, para que no corrieran, por no haber ido en tantos días a trabajar, ella había salido al centro y se había comprado un conjuntito de mucama muy sexy, que, según le había dicho el dueño del lugar, era de “mucama hentai” me quede mirándola extrañado y no pude evitar reír.
-¿De qué? ¿qué es eso?
-No sé, así me dijo el dueño
-¡A! y aparte el que te lo vendió era hombre.
-Si, ¿tú crees? lo mejor de todo fue cuando me lo vio puesto, se le cayó la baba y la boca al suelo y dejo que me lo llevara sin pagar
-¿Que, como te lo vio puesto?
Ella soltó a carcajada.
-Calma hombre no seas celoso, sabía que ibas a reaccionar así por eso te lo dije, pero para nada cariño yo soy solo tuya, y este trajecito lo pagaste tu con tu dinero así que trata de disfrutarlo mientras yo misma hago lo propio.
Se me monto en las piernas y empezó a besarme sobre el cuello, la oreja, me tenia tomado por la quijada y parte de la nuca mientras sus caderas se movían tallándome las nalgas en el pantalón, el ambiente se iba encendiendo de un momento a otro y no hacia si no calentarse más hasta que, el recuerdo de cuando Aayla insinuándoseme por primera vez me sacudió del trance.
-Espérame Inés, (tomándola de los hombros y moviéndola hacia atrás)
-¿Qué, que pasa?
-No nada, no pasa nada, es solo que hoy… hoy no puedo, me dijeron que mañana me quieren temprano y bien despierto en la oficina, por favor discúlpame.
-¿Estás seguro o es que… el traje no te gusto?
-No, no, para nada ¿cómo dices eso? si el traje está muy bien y a ti te viene que ni mandado hacer, de verdad, pero es que si mañana vuelvo a faltar, por más que me necesiten en la oficina, ahora si me corren.
Ella se me quedo mirando de frente y después de un momento se levanto de mí sin decirme mas, yo sabía que lo que más le molestaba en esta vida a Inés era sentirse rechazada, lo sabía, porque desde hacía 22 años atrás que la conocía, nadie se le había podido negar. Desde siempre había sido una mujer espectacularmente hermosa, con porte y con la clase que hasta cierto punto eso mismo te da, acostumbrada a que todo el mundo le aventara flores al pasar, no venía de una familia acomodada ni mucho menos, pero eso no le impedía que los viejos lobos de mar, esos que cagan el dinero y se creen dueños del mundo, la pretendieran. Cuando yo la conocí se encontraba trabajando de bailando en un cabaret de por allá en Sudamérica, recuerdo haber preguntado al tipo de la barra por el nombre de aquella chica, el solo movió la cabeza y me dio un consejo que a pocos rasgos y tan corto parecía también una amenaza “esa mina no te conviene, tiene linda cara y que culo, pero esa ya está marcada, ahí ni para que meterse” no sabía muy bien a qué se refería con eso, pero de cualquier forma omití su consejo de mis acciones y cada que podía, viajaba hasta donde Inés para visitarla y expresarle mi interés por ella, pasaría un años y 7 visitas mas para que ella se atreviera adarme el sí y solo otras 5 visitas, es decir 2 años enteros después de que la conocí, para proponerle matrimonio y un hogar en mi país natal, ella me acepto y junto Aayla, de 3 años, regresemos a México.
-Inés, de verdad, discúlpame, yo se que preparaste todo con mucha ilusión pero…
-“El deber es el deber” no te preocupes lo entiendo (salió de la sala mientras se iba quitando todo en el camino al baño)
Al otro día fue peor de que me esperaba, una montaña de papales y obligaciones cubrían mi escritorio, tuve que pagar horas extras y ni así pude terminar con la mitad del papeleo, lo bueno era que al otro día volvía ser fin de semana y podía despejarme momentáneamente de todo el trabajo.
Llegue a la casa, abrí la puerta y antes de saber quien estaba, la voz de David me daba las buenas noches.
-Hola David, oye ¿y qué haces por acá, he? (dirigiendo mas la pregunta hacia a Aayla que se encontraba sentada a alado suyo)
-A bueno es que a su hija se le antojo comer pizza ya que veníamos de regreso y yo propuse que fuera para llevar para compartirla con ustedes señor.
-Hay pero que chico más atento es David, ¿no crees? (Inés refiriéndose a mí y alabando al idiota de David )
-Si, ya lo creo (y después de un momento) bueno mujer yo estoy muerto, me baño y me voy a la cama. David te quedas en tu casa y Aayla (posando mis ojos sobre ella y conteniéndome por no irla a abrazar) bienvenida casa.
Pero ella ni siquiera volteo a verme.
Una hora después de que yo me fuera a la cama Inés me seguiría y otra hora pasaría para que la puerta de afuera se escuchara serrar y la del baño abrir, me pare, me acomode las sandalias y salí del cuarto en busca de Aayla.
-Aayla (mientras ella salía del baño y con el cepillo de dientes en la mano) ¿podemos hablar?
Pero ni siquiera me hizo caso, siguió caminado y a punto de abrir la puerta de su cuarto
-Aayla por favor (tomándola del hombro)
-Suéltame no te quiero ver
-Yo sé que es extraño y créeme para mí lo es más, pero por lo menos déjame decirte algo.
-¿Qué me vas a contar? que te calentaste primero conmigo para después de que me fuera, cogerte a mi mama ¿es eso? no estoy sorda los escuche y no creo que nadie en media cuadra pudiera decir lo contario, además ¡bravo! déjame felicitarte, porque si lo que querías era que yo me alejara de ti, ya lo tienes y lo conseguiste de una manera muy fina.
-Yo solo quiero que sepas que te quiero.
-Aja, si como tu hija, ya lo sé y no necesito que me lo repitas
-Te equicovocas, estos últimos días que no estuviste te extrañe como no tienes idea, venía a tu cuarto por las noches, abrazar tu almohada, buscándote, pensando que eras tú
-Cállate no quiero escucharte mas (y cerró la puerta)
Al día siguiente, según me entere, ella y David tenían pensado salir a ver una obra de teatro por la tarde, solo que Aayla se encontraba indispuesta, al parecer tenía fiebre o algo así, a si que al final, para que no se perdieran los boletos, David invito a mi mujer y en menos de una hora ya estaba lista para irse con él, todavía los acompañe a la avenida, ya que tenía que comprar unos antibióticos a Aayla, para que le baja la supuesta fiebre. Cuando llegue a la casa y entre en su cuarto la encontré descansando en su cama, así que sin despertarla le acomode las medicinas a un lado, le di un beso sobre la frente y me salí para dirigirme al mío, estando en mi cama tenía poco de haberme acostado, me encontraba conciliando el sueño y a nada estaba de consumarlo cuando unos dedos sutiles se deslizaron sobre mi pecho, no tuve ni que abrir los ojos.
-Aayla ¿te encuentras mejor? (envolviendo su mano con la mía)
-A tu lado si (recostándose a un lado)
-Sabes que te quiero ¿no es cierto?
-Como tu niña
-No, como mi niña no (sorprendiéndome incluso a mí de lo fácil que lo dije)
-lo de ayer, es decir, lo que me estás diciendo ¿es enserio?
No tuve que explicarme más, deje que mis labios le transmitieran en carne viva lo que yo sentía. Sin embargo al tomarla por las mejillas pude darme cuenta que lo de la calentura, es decir la enfermedad, no había sido una treta que se había invitado para quedarse con migo a solas
-Aayla, te siento muy caliente
-Ay papá, ¿pero no hacía falta decirlo? (ruborizándose y sonriéndome)
-No hij.. digo Aayla, no hablo de eso, hablo de que tienes fiebre.
-Si un poco pero no importa (plantándome un beso, ahora ella a mi)
Me fue llevando de espaldas a la cama y montada sobre mí me fue buscado por la oreja hasta encontrarme en el cuello por un buen rato. Todo se sintió más caliente, el ambiente, el correr de mi sangre, sus labios, mi cuello, su tacto, despertaba del sueño en el que me tenia para entrar directo a otro, empecé a agradecerle con mis manos por el largo de sus piernas encogidas, le metía los dedos por adentro de los límites del short, ella reparaba solo de vez en cuando, cuando sentía que mis puntas rosaban algo más allá, que solo la piel de sus piernas.
No me detuve, poco a poco fui ensanchando los límites de sus ropas, metiéndome más adentro, hurgando, socavando, hasta alcanzándole a empalmar un dedo, el más largo, por sobre el surquito liviano de su vagina. El sobresalto fue mágico, mientras yo iba sintiendo como entraba, ella daba pequeños saltitos con la cadera hacia arriba, a ese dedo le sume un amigo, el de junto, y los dos como si fuera yo el maestro y ellos mi batuta hacíamos de Aayla un concierto de esbozos y uno que otro gemido.
Cuando sentí que por fin cedía de mi cuello y dejaba caer la cabeza a un lado de la mía, Intente irme dando vuelta, de manera que fuera yo el que quedara arriba y ella tendida sobre la cama, la tenia de frente a mí y podía verla gustosa revolver los gestos, abría la boca exclamando su placer por tener mis dedos metidos, reconociendo dentro de ella. Me fui haciendo de sus senos, con la mano libre que aun me quedaba, le fui recorriendo la blusa hasta dejarlos desnudos, los dos eran como un pequeño manjar, como un postre que con la boca degustaba y saboreaba con toda ternura.
-Papi ¿Te gustan mis pechos?
-Me encantan linda
-¿Más que los de mamá?
Por supuestos que no, con los de Inés no tenía como competir, a pesar de los años, los de Inés seguían siendo como de certamen, eran grandiosos, redondos como las dos mitades de un melón enorme, en cambio los Aayla, bueno, los de ella eran pequeños, incluso podía tomarlos casi por completos con las palmas de las manos, pero también eran redondos, eran tiernos, se sentían más suaves y firmes que los de Inés, tan suaves como la piel de un durazno sobre tu mejilla, además, como si fueran los dos un par de puntas de batido de crema con nieve, los adornaban dos lindos pezoncitos color cereza, paraditos y muy excitados.
-Me gustan los tuyos, son preciosos.
-Pero…
-Nena, no tienes porque compararte con ella, tu madre es linda a su manera y tu eres tremendamente hermosa por donde lo veas, las dos son ejemplo vivo de la belleza, pero si me pides que las compare, que escoja entre tú y ella, obviamente te escojo a ti.
Me sonrío, no me imagino que fuera esa la respuesta que esperaba, pero por lo menos le estaba diciendo la verdad, ella se veía no conforme pero si agradecida por hacerlo.
Reanudamos las acciones, aun que en realidad mi mano en ningún momento había dejado de moverse entre sus piernas y con sus pezones saboreándolos en entre mi boca la iba sintiendo estremecerse mas y mas, pronto empecé a sentir que los dedos se me humedecían y una gota recorrerme por la contra palma de la mano, pensé, que era demasiado pronto como para que Aayla ya se estuviera empapando de esa manera ¿o no? tal vez ella era más sensible a ese tipo de estímulos de lo que era Inés, trate de averiguarlo, quite toda la atención que tenia sobre senos para concentrarme por completo en su vagina, le baje el short, las bragas, hasta medial altura de las piernas y utilizando los mismo dedos se los fui pasando por el vientre bajando mas y mas hasta llegar a su pubis, una pequeña frotadita previa ante su entrada y ella se revolvía sobre las sabanas de la cama, creo que eso era lo que me daba más placer en ese momento, saber que la tenia totalmente comiendo de mi mano, no retrase más las cosas, le volví a meter los dos dedos haciendo que estos le pasaran rosando el botoncito botado de clítoris insistentemente.
Aayla se convirtió en un mar de indecisiones, no dejaba de juntar las piernas para de pronto abrirlas y después de un segundo volverlas a cerrar, con su cara era lo mismo, no sabía si apretar los labios o simplemente seguir jadeando, el tiempo fue pasando y yo fui amentando la velocidad.
Tenía entonces ya un solo propósito en la cabeza, hacerla sentir al máximo todo lo bien que pudiera, no parar para que ella no parara.
Sus reacciones no se hicieron esperar y en pocos minutos su cara pasó de un rojo fuego a incendiarse por completo, abría la boca y prefería tragarse la saliva para no gritar, sus piernas las juntaba aprisionándome por momentos la mano sin dejármela mover.
-Ya, ya sácala papá, saca tu mano
– No, hazlo con ella a dentro
-No, no por favor sácala, no me hagas esto por favor, sácala
-Tu aguanta nena, aguanta hasta que ya no puedas mas
-No por favor sácala, te lo ruego por favor.
No discutí mas con ella simplemente no quite mi mano y escalando hasta su oído no deje de susurrarle “Retenlo nena, retenlo y solo hasta que no puedas mas, déjalo salir”
Las contracciones vinieron de menos a más y a veces vareaban, ella empezó a elevar la pelvis soportándose de la nuca, espalda, tobillos y palmas de la mano sobre la cama. Parecía como si estuviera poseída, movía el colchón de la cama de una forma como si estuviera temblando.
Entre sus contracciones hubo una que sentí escurrírseme muy fuerte entre los dedos, no perdí tiempo, acelere el movimiento, ella apretó la cara fuertemente, y de un segundo a otro lo siguiente que vino fue un baño de un liquido transparente, viscoso que saltaba feliz mojando hacia a todas direcciones, sus gemidos se escuchaban más alto, agónicos y no daban señal de que estos fueran a cesar rápido, con las manos solo tenía oportunidad de amasar fuertemente los puños entre las sabanas y entre sus sonidos aun me dirigía todavía suplicas para que yo la dejara descansar, en ningún momento lo hice, incluso después de que todo bajara de intensidad, se los seguí metiendo con un movimiento más calmo y suave para no parar.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Mi hijastra el comienzo….

Hola gente…. ya no doy mas… y necesito contar eso que me esta sucediendo… todo comenzó hace más de 3 años y medio cuando mi hijastra embarazada se fue a vivir con nosotros, ella es petisa 1.60 menudita pelo lacio negro un culo redondo y casi sin tetas… la pendeja calentona con bombo y todo se me insinuaba… al principio creí que era por cariño paternal que le faltaba…. hoy se que no… después de nacer su bb todo comenzó a ponerse más heavy… ya había rozones algún que otro abrazo de más cariñoso y por ahí se dejaba ver en paños menores. … luego empezó a buscar trabajo y como para ayudar le di el lugar de limpieza en donde trabajo… al principio era día por medio luego se hizo a diario… y es ahí que se complicó… ya tenerla en casa era difícil y donde trabajo fue que cambio todo…. un día llegamos tmprano al trabajo no recuerdo el motivo… en fin… estaba sentado en mi oficina esperando la hora de apertura y vino como gata en celo… primero un beso de agradecimiento xq no recuerdo luego el típico abrazo la apoyada y la manoteada… y ahí cague… se arrodilló frente a mi y abrió mis pantalones y sacó mi pene… se que debí frenará pero mi maldito morbo me llevo más allá… estaba muy caliente para frenar todo y empezó a succionar casi sin experiencia… pero con dedicación… era una pendeja de 18 años arrodillada frente a mi mirándome mientras me chupaba el pene… no podía hacer nada más que dejarme llevar…. me raspaba con sus dientes en ocasiones lo cual me hizo demorar algo lo inevitable… y ahí estaba yo… largando borbotones de semental en su garganta lo cual se ahogó un poco y trago todo… tarde en caer en lo sucedido… me daba besos en mis huevos…. y se me volvió a parar…. y allí se desató la locura…. la agarre de los pelos y la tire hacia una silla… se dejó dominar…. ya no era quien buscaba pija… ya la había conseguido…. la di vueltas le baje bruscamente el pantalón su bombacha y empecé a devorarle la conchita que estaba con poco bello púbico .. saque muchos líquidos de allí saque varios temblequeos de ese cuerpo ya después de haber tomado tantos fluidos la empecé a penetrar con fuerza ella en la silla culo parado y yo dando bomba… se mordía y gemía… le di como loco. .. estaba sacado de mi… empecé a meter mi pulgar en su culito virgen… era tanto el placer que no lo notó… después saque mi pene y lo puse en la puerta del culito y me puso una mano frenandome y diciendo por ahi nunca lo hice en otro momento …. pero fue en vano… empuje y entro con facilidad la cabeza ya que estaba dilatado por mi pulgar… aguanta le dije y empuje más y luego más. .. y entro toda deje que se acostumbrara y empecé a meter y sacar empezó a quejarse de dolor y luego a gozar termine como hacía mucho no lo hacía. … le llene el culito virgen de leche… salía leche sangre y caca… se tocó y vio los restos y salio corriendo al baño… y ahí dije que hice!!!… me limpie con un pañuelo y me cambie…. al salir ella estaba como niño con juguete nuevo… había disfrutado cada cm. Cada gota… era toda una puta… se reía levemente y desde entonces a da vez que se me para el pene en mi trabajo esta mi hijastra para sacarme la leche…

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

El buen padre; 3ra parte (Inés)

En general nada en la casa había cambiado tanto como para que mi esposa se diera cuenta de que no era así, yo me trataba de contener lo más que podía al ver Aayla y es que con solo darle los buenos días y mirarla a la cara, recordaba, de aquella noche, el momento justo en que ella despegaba la lefa de la pared, para llevársela a la boca, era cuestión de recordar y en menos que lo que cantaba un gallo ya la tenía hasta arriba otra vez. Frecuentemente me tenía que estar agachando o salir de escena para hacer que Inés, mi mujer, ni si quiera lo advirtiera, Aayla, en cambio, se daba cuenta de todo y se reía de mi cada vez que tenía que salir corriendo a ocultarme en el pasillo o cambiar de posición las piernas para disimular un poco. Inés, solo nos observa desde lejos, muchísimo más lejos de lo que ella misma creía, y con una sonrisa en la boca nos preguntaba el nombre del chiste para reírse ella también.
No, en general nada en la casa había cambiado, eran, tan solo, los pequeños detalles que Aayla y yo podíamos ver.

Habían paso ya más de 7 días desde la última vez en que había llamado a Aayla por el mote de hija, sinceramente cada vez que por costumbre se me salía decirle así, prefería morderme la lengua antes de hacerlo. Sucedió entonces que una noche, al llegar de trabajar, igual como la noche anterior. Me la encontré acostada a todo lo largo sobre el mismo sillón, traía un suéter ancho, tejido y unos calzoncitos a rayas, blanco con rosa, que apenas y le cubrían bien las nalgas, pensé en pasar de largo sin voltear a ver la más, pero la escena era la misma que cuando años atrás, me la encontraba rendida sobre el sillón, dormidita por esperarme a verme llegar, al escuchar el sonido de la puerta cerrar, se paraba de inmediato, tallándose los ojos y, todavía adormilada, corría hacia a mí lo más rápido que podía, aventándoseme a los pies para que yo la cargara, le diera un beso y después de muchos mimos en el cuello llevarla a la cama para arroparla y decirle “dulces sueños”.
Me senté a un costado de ella, sin tan siquiera pensarlo bien, y empecé, en forma de caricias, a crearle surcos sobre su cabello, su pelo era tan liso y sedoso que fácilmente se partía al contacto de mis dedos, el movimiento de su cabellos entre mis manos hizo emanar de ellos un adorable aroma a lavanda que inmediatamente empezó a impregnar el espacio, reconocía el olor, era el mismo que respiraba aquella noche después de haber hecho lo que hicimos, me embriaga la emoción de solo pensarlo pero tampoco podía dejar de lado el sentimiento de ternura que me había producido hacia menos de dos minutos. Quite la mano de ella sin dudarlo y quise retirarme lentamente del sofá, sin crear ruido alguno y con mucho cuidado para no hacerla despertar, pero fue muy tarde, al estar por despegarme completo del asiento, me sujeto de la mano.
-Hacía mucho que no me acariciabas así la cabeza.
-Aayla, suéltame por favor.
-¿Por qué Papá, a que le tienes miedo? (en forma recriminatoria)
-A ti.
-No Papá, te tienes miedo a ti mismo, le tienes miedo a quererme como me quieres, a verme como me ves, a sentirme (deslizando su dedos sobre en medio de mi espalda) como la última vez.
Ese pequeño desliz sobre mi espalda hizo sacudirme las ideas, me hizo temblar el cerebro y todo el cuerpo.
-Me dices que ya no sigas, pero mira como te pones. (pasando el mismo dedo solo que esta vez por encima del pantalón) apuesto que lo quieres incluso más que yo
-¿Por qué yo Aayla?, es decir, habiendo tantos hombres, el mismo David por ejemplo
-Por eso mismo porque con ninguno de ellos sería lo mismo, ya te lo dije, yo te amo.
De un impulso irresponsable, a vente el portafolios hacia un lugar que no supe cual y me abalance sobre mi hija, besando sus labios imprudentemente. Ella, desde su posición y sobreponiéndose a mi ritmo me correspondió de la misma forma, tratándose de acomodar mejor a mí. Era tanto el acaloramiento entre nosotros que en un pequeño parpadeo su cara pasaba de un tono a otro, sus mejillas se realzaron, sus ojos se engrandecieron y su corazón, su cuerpo, latían y se inquietaban, estremeciendo al mío por igual.
-¿Estás segura?
-Por favor no dudes mas, yo no lo hago.
Volví a sus labios, simplemente ya no tenía porque seguir retardándolo más, de un memento a otro mis manos se empezaban a mover por si solas, ya no eran mías y sin embargo invadían gusto propio por debajo sus muslos, de sus piernas sintiendo la textura algodonosa de su prenda interior, la tome de entre las piernas con la mano y mientras los otros cuatro dedos se daban vuelo con su trasero, hincaba el pulgar sobre la tela de sus bragas haciendo que se le notar los labios de la vagina sobre esta, después de un rato, ella no pudo aguantar más, se desprendió de mi boca y comenzó a jadear incontrolablemente haciendo su estomago inflarse y desinflase cual bolsa de papel con un asmático, me encantaba la estampa que tenia, los ojos los había cerrado apretándolos fuertemente, la cara total mente roja, sus labios rosados hinchaditos y el cuello denotando algunos huecos sobre los hombros y la base de este producto del esfuerzo de contenerse para no estallar en gritos.
-¿estamos solo? Es decir ¿Inés …
-Esta ahaaa, está en su cuarto.
-¿Qué? (apartándome de encima)
– Descuida está durmiendo.
-Y eso que, está en la casa y eso es lo que importa.
-No, lo que importa es que por fin fuiste sincero con tus deseos, lo demás me da igual.
-Aayla es tu madre, mi esposa y tu mi hija lo que estamos…
-Shhh, pará con eso, que los dos sabemos muy bien como termino la última vez.
Acababa de decir eso cuando oímos la puerta del cuarto abrir, como pude me tire al suelo bajándome del sillón y lo único que se me ocurrió hacer, en esa posición, fue simular arréglame el pantalón de los tobillos.
-¡A! ya estás aquí (sonando la voz de Inés a mi espalda)
-Este, si acabo de llegar apenas.
– y tu niña que haces ahí en el sillón y con esas fachas
De inmediato voltee hacia donde Aayla temiéndome lo peor, nada simplemente se había dado la vuelta sobre el sillón quedando de cara al respaldo haciéndose la dormida.
-¿Qué? (fingiendo apenas haberse despertado)
-Que por que estas en esas fachas en sala, no ves que ya llego tu papá, además por qué aun no te has parado a darle de comer.
Aayla y yo nos volteemos a ver y con una sonrisa cínica pero más que cínica perversa, y dijo:
-Claro mami, en eso estaba.
-“En eso estaba” mejor vete a dormir a tu cuarto que aquí no es lugar para hacerlo, y usted señor (volteándome a ver a mi) a lavarse las manos que ya va cenar.
Se escuchaba un poco molesta, pero no sabía en realidad porque, al volver del pasillo Aayla ya se había ido y solo Inés se encontraba parada enfrente de la estufa calentando la comida, me acerque por detrás de ella dándole un pequeño beso en la mejilla.
-¿Solo un beso en la mejilla?
-¿Estuvo mal?
-Bueno no, tanto como mal no, pero no era el inicio que esperaba. (acercándose hacia mi)
-¿El inicio, de qué?
Ahí mismo en la cocina, volteándose hacia mí, me zafo el cinturón, el botón y por último el cierre del pantalón, desnudándome por la cintura y sosteniendo sobre su mano el pedazo de carne que me colgaba de las piernas
-¿Qué haces Inés?
-Nada, solo que como hace rato te la vi paradita, pensé que era mi deber como tu mujer aliviártela un poco.
-¿Cómo que hace rato, de que hablas?
-Si, si, hace rato cuando supuestamente acababas de llegar y la niña estaba en sillón dormida.
Me quede frio, incluso Inés lo noto en la repentina reducción de tamaño de lo que tenía entre las manos.
-Inés, discúlpame de verdad yo no…
-Hombres, si lo sabré yo, (empezando a sacudir la muñeca para dejármela nuevamente en forma) ya sé que no te gusta que hablemos de estas cosas, pero solo digamos que sé de buena fuente cómo se comportan ustedes, machos, cuando están calientes y en especial tu mi amor, a si que no te disculpes te comprendo, llegaste, abriste la puerta y viste a la niña con el trasero a medio vestir y al aire, antes de darte cuenta ya la tenias parada, lo comprendo créeme, además por si fuera poco el cuerpo de Aayla no es el mismo que el de hace tres años, yo misma lo he notado, no estoy siega, lo único que te pido, cuando te pase eso, es que recuerdes, que es tu hija y que ella te adora y te respeta como tal.
Yo desde hace rato que la había dejado de escuchar lo único que podía sentir eran manos frotando sobre mi verga y es que en cuestiones de pajas ella era la mejor, sabía que me volvía loco que lo hiciera, incluso había ocasiones en que podía jurar que se aprovechaba de eso para conseguir de mi lo que se le antojaba.
-Me escuchaste
-Si, si (entrecortando la palabras)
-Bueno por ser tan bien portado, mamá va dejar que papá le ponga un poco de su pánquecito en la boca.
Y entonces hizo lo que nunca, se inclino y sosteniéndola a lo largo de la palma de su mano, se la metió completa a la boca de una sola arcada. No podía explicarlo, en mi cerebro fue como si dos cables que siempre estuvieron sueltos se encontraran por primera vez y esa misma energía generada me estuviera estallando alrededor del cuerpo y de pies a cabeza. Mientras ella la contenía en su boca, podía sentir como la punta rosaba el hondo de su lengua, su paladar y aun no conforme con eso ella seguía esforzándose por que le entrara más adentro, cada vez que su boca iba por más, las piernas se me hacían dos tiras de papel que contrabajos me sostenían.
-Aaa… ¿te gusto?, recuerda mi amor que aun tengo muchas habilidades que tú no has visto (levantándose y volteándose hacia la estufa)
-Inés que haces, sigue, sigue por favor.
-Si pero la comida, se va a quemar (quitando el sartén de la flama)
– ¿ y a quién diablos le importa comer ahorita? (tomándola por el cuello y bajándola directo al lugar de donde había despegado hacia apenas unos momentos)
– Oye, basta, no seas tan brusco.
-Chúpala Inés, por favor chúpala (metiéndosela casi por la fuerza en la boca)
Y es que si en algo tenía razón mi mujer era en lo irracional que me ponía cada vez que teníamos sexo, apenas el primer indicio de eso y yo me convertía en un bruto, en un animal, un verdadero troglodita obsesionado por poseerla, mis demás parejas, antes de casarme, siempre se quejaban de eso pero con Inés fue diferente, ella nunca se molesto al contrario los dos siempre compartíamos un libido mas allá de lo normal, unas ganas por tenernos que hasta en estos tiempos hubiera parecido insano, sin embargo habían cosas que no me atrevía a experimentar con ella, una de ellas, por ejemplo las mamadas, siempre tuve la curiosidad de saber que se sentiría que mi esposa me diera una, pero me detenía el pensar que ella se molestaría sintiendo que yo estaba haciendo algún tipo de a lución a su pasado.
-Sigue Inés, a si mi vida, a si (con las manos puestas sobre su cabeza y haciéndola mover)
No sé cuánto tiempo estuvimos así solo sé que cuando por fin mi mujer pudo despegarse de mi me dejo la pija escurriendo de baba y ella sin poder respirar, inflando el pecho y las enormes tetas que tenia.
-Ven (tendiéndole la mano para levantarla)
-Tonto por poco y me muero, desde hace rato que no podía pasar aire y tu no dejabas de ahhaaa (esparciéndose el grito en toda la casa)
Y es que, después de que la levantara, la lleve hasta la mesa, que no estaba lejos, la abrí de piernas y de espaldas ella se la clave por el orificio de la vagina de una sola estocada hasta lo más hondo. Para ese entonces mi verga ya estaba bien lubricad por ella misma y su conchita se sentía tan calientita y tan mojadita, que por dentro de Inés yo resbalaba de lo lindo, sus nalgas empezaron a sonar en mi haciendo el clásico Clac, clac, clac… yo estaba como poseído simplemente no podía dejarla ni respirar. Esa noche mi mujer vestía una de sus batas para dormir, de esas que parecen vestidos, que se sostienen de dos tirantes, sin mangas y que le llegaban de largo poco arriba de la mitad de las piernas, con una mano le saque por el escote la derecha de sus tetas mientras se las masajeaba y ponía entre mis dedos su delicioso pezón.
-Vamos para el cuarto, aquí Aayla nos puede ver.
Qué curioso, pensé, a la madre le importa mucho que la hija nos encuentre, mientras que la hija hace un rato le importaba un rábano que la madre lo hiciera.
No la deje, cuando esta por jalarme a la recamara, la tome de la cintura y la subí sobre la mesa, dejándola de frente a mí. Esta vez con más delicadeza que la vez anterior se la fui metiendo por el mismo lugar aumentado la velocidad de 1 a 2 y de 2 a 3 y así sucesivamente, fue la primera vez que la vi en toda la noche preocuparse solo por gozar en lugar de pensar en otras cosas, cada vez que se la hundía, ella, se movía hacia mi reculando las nalgas sobre la mesa y haciendo rechinar está como madera vieja, poco a poco yo mismo me fui acercando hasta quedar sin más que recorrer, no tardo mucho en colgárseme al cuello y amarrarme sus piernas alrededor de la cintura lo cual hizo que la cargara mientras la penetraba. Eso ya era otra cosa, por supuesto que me costaba cargarla y alzarla, sin embargo la recompensa bien valía la pena, al momento de dejarla caer he ir midiéndola con las manos también hacia que se fuera encajando poco a poco en mi tronco, la sensación era doble cuando llegaba al punto en donde la deja de sostener con las manos para dejarle el peso a mi pelvis, en eso momento ella tenía que apretar mejor con las piernas para no caerse de mí, eso hacía que yo, por dentro, sintiera todo más estrecho y ajustado, no obstante y gracias a la gloriosa fuerza de gravedad ella tenía que seguir resbalando hasta quedar bien ensartada a mí, no tenía modo de poderme mirar la pija en esos instantes, pero podía sentir como sus paredes vaginales se pegaban a mi pellejo jalándomelo a hacia abajo y desenfundándomela por completo, dejándome la punta del cabezón mas roja y caliente que braza de lumbre.
-Dale Inés no pares, sigue así.
-Me vengo cariño, me vengo, ya no aguanto, no dejes que lo haga aquí por favor llévame al baño, rápido, al baño (mientras me terminaba de encajar sus uñas en la espalda)
No sé si a ustedes les ha pasado, pero ya de por si es difícil el hecho de tener que correr a contra reloj mientras cargas a una persona por enfrente, de más 70 kilos, ahora a eso auméntenle que tienen la verga dentro de ella y que cada movimiento grande o pequeño, minúsculo o exagerado te va estar estimulando el camino. Lo inevitable sucedió.
Apenas alcance llegar a la puerta se me doblaron las piernas haciendo que los dos nos calleáramos dentro del piso del baño, no bruscamente pero tampoco tan suave como para que Inés no amaneciera con un ligero dolor de espalda, haciendo que en el transcurso se me saliera el pedazo y me vinera encima de Inés, ella en contra de los pronósticos, fue la que aguanto más y solo se vino cuando estábamos los dos acostados en el piso, aquel mega orgasmo que salió de ella pero que los dos vivimos por igual, fue hermoso, de por si durante el trayecto ya venía temblando pero una vez estando dentro del baño ya no supo controlarse más, se abrazo nuevamente a mi cuello y escondiendo la cara sobre mi hombro alcanzo a opacar, solo un poco, el sonido de sus gemidos y como una fuente empezó a chorrear de la vagina sin control alguno.
Al día siguiente no podía ni levantarme, no obstante lo hice, pero no antes de que dieran las doce y media y cuando lo hice no fue sino para enterarme que Aayla se había salido de la casa y estaría afuera por lo menos durante el fin y toda la semana venidera.
-¿Te dijo a donde iba? (preguntándole a Inés)
-Si ya me había comentado que David le había invitado a pasarse unos días con él y sus papás en una casa que iban a rentar cerca del campo.
-Pero 7 días es mucho no crees, ¿que nadie tiene que ir trabajar y la universidad?
-Hey, está bien de vez en cuando, además ya no es una niña.
-¿Crees que nos habrá escuchado ayer?
Con una sonrisa de oreja a oreja, se volteo a mí y me dijo.
-Ayer, (dando se una pausa) ayer seguramente hasta los vecinos nos escucharon.

 

Gracias por leerme de nuevo y nos vemos hasta la 4 parte.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

El buen padre; 2da parte

-hija por favor…
-no Papá, por favor tu, (exaltando un poco la voz y dejándome inmóvil por un momento) tiempo después de asimilar todo lo que mi mamá me contó, empecé a cuestionarme sobre el papel que tu ocupabas en mi vida, así que empecé a observarte, desde los 15 hasta los 17 siempre te vi preocuparte por mi incluso más que propia madre, durante ese tiempo me dejaste muy claro que tus intenciones conmigo eran solo las del mejor padre hacia una hija y, cuando por fin entendí eso, me hiciste sentir única, especial, me hiciste sentir la niña mas amada de este planeta, así que decidí que si yo tenía el mejor padre del mundo, sin serlo, yo te daría a la hija perfecta que tu siempre quisiste tener.

Ella hablaba mientras me seguí jalándome el pene, desde hace rato que yo me recargaba en la pared con los codos y la frente puestas en esta, estirándome los cabellos de la cabeza con las manos mientras ella no dejaba el juego de muñeca dentro de mi pantalón, de hablarme al oído sintiendo sus palabras entrecortarse cada vez que yo me reprimía por no esbozar mi placer.
-Termine la prepa con honores por ti, entre la universidad por ti, hiciera las cosas bien o mal, me esforzara o no, tu siempre me decías estar orgulloso de mi y quererme igual o más que el día anterior ¿y sabes que era lo que más me molestaba de eso? Que me seguías tratando como a una niña, aun cuando yo misma me veía las tetas crecerme mes con mes, lo peor no fue eso, lo peor vino cuando a los 19, descubrí, que ya no me iban a crecer más, explícame esto ¿Cómo a penas un copa “b” le iba hacer frente a una inmejorable copa “C” 38 que es la de mi mamá.
Sin embargo, pensé, yo tenía la completa ventaja de ser nueva, no como ella, que ya estaba más usada que un baño público, decidí ,entonces, inclinarme mas por la opción ponerme en forma, por hacer de un cuerpo y de unas nalgas que ningún hombre dudara en voltear a ver, ni siquiera tu. Me monte en la bicicleta y aproximadamente 6 meses fue lo que tardo el dueño del lugar en proponerme un trato “membrecía gratis por el resto del año mas toda la bebida rehidratante que yo quisiera con tal de que fuera por lo menos tres veces a la semana y portando el uniforme oficial del lugar” ¿te acuerdas cuando te enseñe el shortsito de licra que iba a usar? Se te saltaron los ojos de las cuencas y por instante creí que ibas a babear, créeme no te juzgue, al contrario, te di razón, y es que cada vez que lo usaba me quedaba tan apretado que tenía miedo de que la tela no aguantara, sobre todo cuando me agachaba, sentía que me volvía a redefinir el espacio entre mis nalgas y los labios del pubis.

Yo con todo y lo excitado que me encontraba por su mano, me daba el tiempo, y no sé cómo, de seguir las cosas conforme las iba contando. Por supuesto que me acordaba del dichoso uniforme, por ese tiempo pocas eran las veces que se veía en casa y cuando estaba se la pasaba metida en el baño y del baño a su cuarto, tenia meses de no hablar con ella cuando de pronto un día, mientras leía el periódico en la sala, escuche su dulce voz llamarme “Papá” en seguida baje el periódico esperando, gustoso, su abrazo siempre bienvenido, cuando de la nada y enfrente, un hermoso culito se me presentaba moviéndose de un lado a otro yo lo empecé a seguir con la vista casi como por inercia, y es que los limites del shorts habían sido adredemente jalados hacia arriba, de forma que aquello parecía más una tanga que otra cosa, dejando al descubierto casi las dos nalgas completas seguidas de dos largas piernas estilizadas, torneadas y bien definidas, lo mejor de todo no era eso, entre las piernas, donde se supones su vagina, se encontraba totalmente mojada como si acabara de haber hecho ejercicio, eso fue lo que más me calentó e hizo que se me empezara a parar, el momento se corto cuando nuevamente su linda voz resonó preguntándome mi opinión, compuse la vista mirándola a la cara y luchando contra mí mismo para no bajarla de nuevo, al llegar a sus ojos pude darme cuenta que ella había notado toda mi reacción, seme subieron los colores al rostro y volví a subir el periódico para impedirme que ella me mirara a la cara, atinando solo a decirle que se veía muy linda.
-Esa noche, Papá, no podía dormir, me tenias súper extasiada, la expresión de tu cara, el bultito en tu pantalón que se había formado por mí, con tan solo mirarme, me empecé a masturbar, a meterme los dedos de la mano dentro de mi vagina depositando, en la punta cada uno, tu mirada, tu reacción, inventadme que esa noche entrarías a mi cuarto y sin decir nada, te echarías sobre mi penetrándome, hasta el fondo, primero dócil, discreto, pues te recordaría que esa era mi primera vez y tu, como el buen hombre que siempre has sido, me tomarías todas la consideraciones del mundo, después de que mi vagina ya se hubiera acostumbrado bien a la presencia de tu pene dentro de ella, no aria falta que yo te lo dijera con palabras, mis pequeños chillidos aun como niña, se irían sofocando de poco en poco para darle lugar a mis primeros gemidos como mujer, tu irías aumentando el ritmo y te detendrías por momentos cuidando de no hacerme gritar de mas, pero sería inevitable, una cosa es tener tu miembro solo descansado dentro de mi vagina y otra muy distinta cuando la empezaras a mover. Entonces, procurándome todavía, tu tratarías de desviar mi atención, que yo tenía sobre mi vagina, acariciándome los pezones, pasándome tu mano abierta por sobre mi torso, mi obligo, mi vientre y volviendo nuevamente sobre mis senos, mis hermosos y perfectos senos, porque así me lo harías ver, empezarías a besarme la espalda, mis hombros, el cuello mientras tus bolas seguían rosando por entre las piernas y entonces ahora sí, y de espaldas a ti, te tomaría por el costado y con las puras yemas de mis dedos te incitaría a entrar cada vez más y más dentro de mi (ella paro de hablar por un momento y después prosiguió) Papá, fue ahí cuando por primera vez pude sentirme mujer, al principio estaba tan ocupada imaginándote en mí, me tiendo me los dedos, que no me daba cuanta pero de poco en poco el temblor en mi cuerpo empezó hacerse más impulsivo, mas fuerte y las sensaciones en mi se iban multiplicando por mil acaparándome palmo a palmo, por sobre piernas, mis manos, el pecho, los hombros, el cuello, en mi cara, era como un torrente que se movía salvaje dentro de mi buscando por donde salir ¿y que crees? Al final lo encontró.
Yo no podía mas, tenía todo el peso del cuerpo puesto sobre la cabeza que seguía rodándola por sobres la pared, ella no había parado ni por un instante con la mano de estarme bombeando las pelotas que las tenia explotar, por eso y por todo lo que me contaba, ¡ya no podía más! Ya no. Con un chillido a medio hogar deje soltar las piernas dejando salir aprensión todo el semen acumulado, saliendo esté para pegarse en la pared y cayendo parte al piso. Ella sin decirme más exprimió de mi cosa hasta las últimas gotas que un guardaba, haciendo que me volviera a tragar el gemido, se aparto de mi espalda y en un instante se coloco en cuclillas debajo de mí, yo la veía desde arriba borrosa, por lo exhausto que me encontraba, cuando de pronto vi pasar su dedos por sobre la superficie de la pared donde escurría mi leche y de ahí querérsela llevar a la boca, la tuve, como pude, le detuve la mano agarrándola de la muñeca, haciendo que un poco de lo que lleva le cayera sobre una pierna, a orillas de tocar la tela de su falda.
-No lo hagas (agitado y con el ultimo hilo de voz que me pudo salía)
Ella deslizo su mano de entre mis dedos y, haciendo caso omiso a mis palabras, se lo acabo metiendo, partiendo por en medio sus labios y quedando un poco de blanco sobre de ellos, esa acción me hizo todavía latiguear por instante el palo que ya empezaba a poner a media asta, volví a mirarla y me sonrió colgándoseme del brazo e inclinado su cabeza sobre mi hombro, me dijo…
-Te amo papi.

Saludos y felices sueños.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

El buen padre; 1ra parte (mi debut)

-Hey familia ya estoy de vuelta (pero nadie responde)
Me dirijo al refri, lo abro y saco una lata de las cuatro que aun me sobran, la destapo y me siento en medio del sillón grande con los brazos extendidos sobre todo el respaldo, echando la cabeza hacia atrás y cerrando los ojos. No sé cuánto tiempo pasa hasta que siento que alguien me quita la cerveza de la mano, el sonido de que la deja sobre la mesa de centro, y se acurruca la cabeza sobre mis piernas llevándose uno de mis brazos sobre el pecho, abro los ojos y miro sobre mi regazo, mi hija de lado, recostando la cabeza sobre en medio de mis piernas.
Bajo la otra mano y le empiezo hacer cariñitos sobre cabello
-Nena yo pensé que no había nadie en casa ¿y tu mamá? ¿Ya comieron?
Pero no hay respuesta solo el sonido de sus gimoteos y una pequeña lagrima rodando por sobre el rabillo de su ojo.
-¿Qué tienes hija? ¿te pasa algo? ¿Por qué lloras?
Y es que desde hace ocho años que mi nena empezó con eso de la menstruación, cada 23 días es el mismo cuento, si no está de malas es porque se pone de un sentimental y viceversa, rara la vez que anda tan alegre y tan normal como es su carácter.
-Venga hija sabes que a Papá le puedes contar lo que sea, anda dime o es que ¿ya no me tienes confianza?
-Es que ¿porque todos los hombres son iguales?
-¿Por qué dices eso hija?
-Es que Laura mi amiga me acaba de enviar una foto de David besándose a una put…
-Hija de mi vida, sin groserías por favor.
-Ay papá es que ¿Por qué?, mira míralo por ti mismo.
Incorporándose sobre el sillón y desenvolviendo el celular de la mano, la foto era la siguiente: David besando y apretando las tremendas nalgas de una chica que estaba de espaldas a la cámara pero que si tenía el frente tan bueno como el trasero, la verdad es que daba para envidar al maldito escuincle.
-Ay hija y ya viste que si él, aparte de que la foto esta medio movida yo no le encuentro mucho parecido a David con el muchacho de la foto.
-Ves lo que te digo, todos los hombres son iguales incluso hasta tu lo estas tratando de tapar.
-No nena a ver, yo solo digo que antes de acusar a alguien de algo, hay que estar seguros para que después de que vaya y le rompa toda la cara al geta ese al final no resulte que el ofendido es él y no nosotros.
-Papa ¿de verdad tú harias algo así? ¿tú estarías dispuesto de llegar hasta los golpes con alguien solo por mí?
-Hija (limpiándole con el pulgar la lagrima que escurría por su mejilla) eso no tienes ni que dudarlo, yo por ti estaría dispuesto a dar hasta mi propia vida.
Ella comienza a mover su mejilla sobre mi mano como agradeciéndome
– Nena nunca dudes, ni siquiera por un segundo de mi cariño por ti, porque yo te quiero y te adoro con todo mi alma.
Ella se detiene secándose las últimas lágrimas y flexionando las rodillas en el piso, junta las manos, la barbilla sobre de ellas y con una enorme sonrisa, nuevamente su cara sobre mi regazo
-¿Me quieres mucho Papi?
-Mucho nena, mucho (apresurándome a decir)
-¿De verdad? ¿Y no quieres a nadie más, más que a mí?
– A nadie mi amor a nadie
-¿y qué hay de mama? (Arqueando un poco la ceja derecha)
Entonces inclinándome hacia ella y al oído
-Nunca se lo digas a mama esto, pero el cariño que siento por ella no le llega ni de lejos a este inmenso amor que siento por ti.
Apunto estoy de incorporarme cuando se me ocurre por ultimo sellar mis palabras sobre la mejilla de mi hija y en eso estoy cuando ella, de improviso, gira la cabeza y me planta un beso sobre los labios, de momento quiero creer que ha sido un simple accidente trato de alejarme rápido pero ella no me lo permite, con los brazos me jala nuevamente y vuelve a besarme en los labios esta vez metiendo la punta de su lengua dentro de boca. Como puedo, me rehago aventándome hacia el respaldo del sofá, ella no pierde el tiempo y de un salto queda con las rodillas clavadas al sillón, dejándome a mí en medio de sus piernas abiertas, en esa posición queda un poco más alta que yo así que puedo ver de frente el escote de sus senos.
-¿te gusta lo que ves Papi?
-Oye pará ¿qué estás loca?
-No te enojes papi yo solo quiero que tu sepas lo mucho que yo también te quiero.
-Si hija pero yo soy tu padre como crees que… ahaaa
Se me escapa de la boca y es que antes de terminar lo que iba diciendo su falda empieza hacer fricción y a rozar insistentemente sobre el cierre de mi bragueta, que no tarda en hinchárseme
-Dime que no te gusta esto papi, dime y dejo de hacerlo ( tomándome con sus dos manos parte de la mandíbula y la nuca)
Por supuesto que iba a decírselo pero cada vez que me decidía hacerlo algo dentro de mi me paraba.
-Verdad que se siente rico, anda papá di que te encanta (castigándome más el palo) dilo y te prometo que lo que viene va estar mucho más bueno
El sonido de las llaves entrando por la cerradura me hace recobrar la conciencia, a mi hija la tomo por la cintura aventándola hacia un lado y casi al tiempo cruzo las piernas para disimular el bulto.
-¡Ay cariño! Discúlpame por llegar tan tarde y no tenerte la cena aún pero lo que pasa es que como me faltaban algunos ingredientes fui de rápido al súper, y como aquí la niña anda deprimida y no quiso ir. Pero no te preocupes en menos de 20 minutitos ya la tengo lista.
-¿Te ayudo mami?
Gire de inmediato la cabeza hacia donde la había aventado y ella estaba sentada justo lado mío
-¡Aaa! ya se te bajo lo triste, bueno está bien, empieza a picar tu esto mientras yo voy guisando lo damas
-Oíste Papá, Picaarrrr(diciéndomelo en voz baja y a lado del oído) te espero ya mas noche en el pasillo, pa-pii.
Sin aun reponerme de lo ocurrido le doy un trago hondo a mi cerveza, que aun que y está un poco tibia por lo menos sigue más fría que yo, me levanto y me voy directo al baño a echarme agua sobre la cara.
Toda la comida mi esposa se la pasó hablando sobre esto y aquello mientras yo apoyaba los codos sobre la mesa fingiendo escucharla con la cabeza gacha, mi hija comía tan tranquilamente de su plato mientras que por debajo de la mesa no dejaba de pasar la punta del pie por sobre mi entrepierna.
Ya mas noche, cuando todos nos habíamos ido a acostar, me encontraba mirando el techo desde mi cama mientras mi esposa dormía plácidamente a mí lado. Tenía la boca seca y desde hacía rato que quería ir a la cocina por un vaso con agua pero no lo hacía por miedo a que en el pasillo estuviera mi hija. Deje pasar más de media madrugada para salir, con mucho cuidado gire la perilla de mi puerta y cerré de igual forma, mire hacia el fondo del pasillo y no logre ver a nadie, más tranquilo me eche andar hacia la cocina pero justo iba por el tercer paso cuando la puerta del cuarto de ella se abrió, salió y mirando hacia donde yo estaba, comenzó a caminar. De inmediato la idea de entrar de nuevo al cuarto con mi espesa me cruzo por la cabeza pero decidí no hacerlo y zanjar este asunto de una vez y para siempre con mi hija.
Ella seguía viniendo a mí, descalza, llevaba la misma falda y la misma blusa de hace rato. Al estar por llegar conmigo extendió su brazo abriendo los dedos y la palma de su mano.
-Pobre tan qué bien se sentía hace rato, que lastima, pero no te preocupes que yo misma me encargo de ponértela igual o más dura que antes. (Mientras me tentaba las bolas bajo el pantalón de la pijama)
-Aayla, ¿por qué haces esto? Tú sabes bien que no es correcto, yo soy tu…
-¿Padre? Venga ya, dejemos ese chiste para después, se perfectamente que no soy tu hija, mi mama me conto todo después de que cumpliera los quince, también sé que ni siquiera naci en este país que si aparezco como Mexicana es porque cuando mi mama te conoció y le hiciste el favor de recogernos a las dos, pagaste para que me quitaran el otro apellido y me pusieran el tuyo y sabes me alegro mucho de que lo hicieras aunque me hubiera alegrado mas si también me hubieras quitado el de esa Puta.
-¡Aayla! No digas eso (moderando mas mi tono de voz) yo solo sé que cuando la conocí me enamore de la mujer que vi y de la preciosa nena que cargaba sobre sus brazos, de su pasado o lo que haya hecho, antes de conocerla, para sobrevivir me importa una pura y dos con sal.
Y después del silencio, un tanto largo…
-Entiendo que después de lo de hoy y de saber, pues, todo lo que sabes, me retires el titulo como tu padre pero sábete que yo no voy a dejar de quererte igual o más que si hubieras nacido de mi.
Me doy la vuelta y a punto de tomar la puerta.
-El problema aquí no es solo que te vea o no como mi padre sino que también te deseo como hombre, y yo sé muy bien, que aparte de quererme ver solo como una hija me deseas también como mujer. (abrazándome por la espalda y tomándome nuevamente del trozo)
Hasta aquí la primera parte si te gusto ya sabes comenta y deja tu opinión para que poco a poco me vaya puliendo mejor.
Saludos a todos y nos leemos en la segunda parte.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

El viaje con mi nena

Buscando nuevas experiencias decidimos planificar un viaje hacia el Noroeste del país. Ya con las reservas en los hoteles por dónde íbamos a pasar se nos descompuso la camioneta, con las mini vacaciones ya organizadas, decidimos comprar dos pasajes de micro y emprendimos el viaje.
Por supuesto esto agregó un condimento más a nuestras experiencias sexuales ya que a Lorena y a mí se nos cruzaban muchas ideas para divertirnos en el viaje.
Salimos desde la terminal de Retiro en un micro de doble piso pero pedimos asientos en la parte inferior y por supuesto atrás de todo, salimos una noche antes de lo planeado y en un horario nocturno previendo que de esa forma viajara menos gente, ya que ambos sabíamos que nos íbamos a portal mal.
Desde hace ya un tiempo, con mi hija vivimos como una pareja y nos comportamos como tal pero para la mayoría que nos ven y no tienen idea que somos padre e hija, creen que solo se trata de un hombre mayor que sale con pendejas o una pendeja que le gusta vivir de arriba, por lo que en la plataforma esperando que saliera el micro, nos miraban como bichos raros, cosa que nos divierte mucho.
Al subir al micro nos acomodamos y empezamos a observar a quienes nos iban a acompañar, pero la mayoría del pasaje subía e iba directamente al piso de arriba, solo una chica de unos 28/30 años compenetrada en la música de enormes auriculares, se sentó unos asientos más adelante y del lado contrario al nuestro. Al principio nos emocionó mucho que fuera ella la que viajaría cerca nuestro ya que era una linda mujer de cabello morocho, largo, con muy lindas piernas y si bien de poco busto, su vestido dejaba entrever que tenía una linda cola redondita, pero nos dimos cuenta que teníamos pocas posibilidades ya que al subir ni siquiera nos tomo en cuenta y enseguida se acurrucó en el asiento se tapó con una pequeña frazadita y se mantuvo atenta a lo que escuchaba y no a lo que pasaba en el micro.
La gente siguió subiendo y delante de la chica se sentaron dos hombres uno muy joven y el otro de unos 40 años y adelante nuestro un hombre mayor de unos 65/70 años, todos si bien nos vieron no repararon mucho en nosotros y se acomodaron en sus asientos.
El micro arrancó y enseguida pusieron una película, miramos la peli mientras comimos el refrigerio y si bien la película era entretenida, Lore extrajo de su mochila la Notebook y nos pusimos a ver una de las películas porno que había guardado en la memoria.
Como todas las veces que miramos éstas películas, Lorena me dice cosas al oído que hacen que la pija se me ponga como una roca, e inmediatamente comenzó a tocármela sobre el pantalón.
-Te gusta papi como la chica le chupa la pija? Te gustaría que te la chica te la chupe a vos o… te gustaría que te la chupe yo?
– Ella es muy linda, pero vos sos real, asique prefiero mil veces que me la chupes vos.
– Sos un degeneradito papi.
– Sabes que si, pero… te gusta.
Continuamos el viaje viendo la película, tacándonos y diciéndonos cosas sucias, pero se ve que nuestra vos fue en aumento ya que en asiento de adelante se sentía cierta incomodidad ya que la persona que estaba allí se movia como tratando de escuchar mejor o de llegar a ver algo de lo que pasaba con mi hija.
A esa altura yo estaba ya muy caliente con el manoseo de Lorena a mi verga con lo que me desabroche el pantalón para que la pudiera sacar y hacer con ella lo que quisiera, y comencé a tocarle la conchita sobre los shorts, cuando meti mi mano allí ya se notaba que Lore tenía la concha mojada ya que se sentía su humedad, enseguida llevé mis dedos por la pierna hasta llegar a su tanguita, jugué un rato con ella y luego llegué a su conchita, ella se depila toda con lo cual sus flujos, que a esa altura ya eran muchos, facilitó el trabajo para que pudiera introducirle los dedos para luego poder saborear el sabroso jugo de su concha.
Paso un rato de nuestros juegos, cuando vimos que entre los asientos se asomaba un ojo indiscreto… era el viejo, que, ya no aguantando su calentura no tuvo ningún reparo en darse vuelta y mirar lo que hacíamos, esto nos estimuló más y Lorena ardió en llamas y ya no solo me masturbó sino que tomo mi verga y empezó a chupármela con el objetivo que nuestro espectador tuviera un buen espectáculo, luego se acercó a mi oído y me dijo:
– El abuelito está muy caliente, voy a ayudarlo un ratito y vuelvo, te parece papi?
– Por supuesto hijita, ayuda al abuelito a que este más relajado.
Lorena se levantó del asiento y se sentó al lado del viejito y empezó a manosearlo mientras lo besaba, el viejo no daba más y enseguida sacó su pija, era una pija gordita pero aún estaba flácida, Lore lo pajeó y comenzó a chupársela, yo desde atrás y ya asomado por sobre los asientos me deleitaba con lo que veía, mire a mi alrededor y pude ver que la chica que estaba en los asientos del otro lado ya no estaba tan concentrada en su Ipod sino que ya se había dado cuenta de lo que pasaba a su alrededor y mirando de reojo y tapada con la frasada se podía ver que se estaba tocando, al ver que yo la había visto disimuló estar dormida por lo que entendí que solo quería mirar y lejos de ella estaba prenderse en algún tipo de juego conmigo, por lo que le saqué la vista de encima para permitirle que siga disfrutando a su manera.
Volviendo a Lore, ya le había bajado los pantalones al abuelito para realizarle un tratamiento especial para hacer que la pija se le pare y se le ponga dura como roca, levantándole las piernas al viejito y sentada en el piso delante del asiento comenzó a chuparle el culo (si nunca se lo hicieron les recomiendo que le pidan a sus esposas, novias o hijas que se lo hagan, es indescriptible la sensación de una lengua jugando en su ano) y una vez que lo tuvo bien lubricado comenzó a introducirle un dedo haciéndole un masaje prostático que hizo que esa pija sectagenaria se parara como seguramente hacía años que no lo hacía, el viejo comenzó a gemir de placer mientras Lore le chupaba los huevos, recorría con su lengua todo el largo de la pija para llegar a la cabeza para ir bajando introduciéndosela toda en la boca mientras introducía el dedo en su culo, el espectáculo que yo podía ver era único ya que ella levantaba la vista y me miraba con cara de nena traviesa. Cuando el viejo llegó al orgasmo había juntado tanta leche que Lorena recibió mucha en la boca pero tuvo que sacar esa pija dejando que parte le cayera sobre el rostro y el pelo (igual es un baño que a ella le encanta recibir) acto seguido se acercó y le dio al viejito un beso mojado en leche, luego se levantó y mirándome con la cara y boca llena de espeso semen me mostro como lo tragó y se fue al baño a limpiarse, no sin antes de mirar hacia la joven que se masturbó durante todo el espectáculo, mostrándole el maravilloso espectáculo que da una mujer con la cara llena de leche.
Al volver del baño pudo ver que los hombres sentados más adelante habían escuchado lo que sucedió asientos atrás ya que por sus miradas se veía que estaban muy excitados pero no se habían animado a mirar.
Continuamos el viaje y llegamos a un parada y bajamos para comer algo y estirar las piernas, por supuesto las miradas de éstos hombres nunca dejaron de estar encima nuestro, al subir nuevamente la chica ya no estaba y la tensión era aún mayor ya que nos habían visto con buena luz, sobre todo a mi hijita.
Cuando el micro se puso en marcha, el hombre más grande se sentó cerca nuestro y como Lore estaba del lado del pasillo empezó a entablar una conversación, al principio relacionadas con el viaje, la película que pasaron, etc, cosas sin importancia como para romper el hielo, hasta que la conversación se empezó a tornarse más erótica, el hombre comenzó a hacernos preguntas como cual era nuestra relación y tamaña fue su sorpresa cuando le dijimos que éramos padre e hija, al principio no nos creyó pero poco a poco le fuimos demostrando nuestra relación, cuando se dio cuenta que realmente es así amagó a irse pero luchando contra su moralidad continuo haciendo preguntas cada vez más picantes, En un momento Lore le dijo, – Te gustaría saber cómo nos divertimos con mi papi?, con brillo en los ojos el hombre asintió sin decir palabra, Lore se sentó en sus piernas y comenzó a besarlo, él inmediatamente comenzó a tocarle la concha y el culo y a desabrocharle el pantaloncito, le chupaba las tetas con desesperación, el tipo estaba realmente caliente, cuando la tuvo totalmente desnuda la tiro boca arriba en el asiento comenzó a chuparle la concha que a esa altura ya estaba muy mojada.
El otro tipo más joven que viajaba con él se empezó a acercar y con mi aprobación se sacó los pantalones y se acomodó para que mi nenita le chupara la pija, cosa que no se hizo esperar, instantes después el mayor se la empezó a coger con fuerza, ella no podía dejar de jadear de placer mientras tenía una verga clavada en la concha y otra en la boca.
El vejete que hacía un rato se había deleitado con Lore se paró y comenzó a pajearse cerca de ellos (se ve que todavía tenía leche para dar) al ver esa situación Lore se arrodillo en el estrecho pasillo y empezó a chuparle las pijas a los tres, cosa que es su debilidad.
Los tres degenerados tomaban del pelo a mi hijita y hacían que se introduzca las pijas hasta el fondo generando mucha saliva y después les chupaba los huevos y le resfregaban las vergas por toda su carita, era una imagen muy exitante por lo que comencé a pajearme mientras disfrutaba del show.
La situación continuaba mientras que de la cabina, a la cual se tenía acceso desde el sector donde íbamos nosotros, apareció uno de los choferes y tamaña fue su sorpresa al ver la orgia que se llevaba a cabo en su micro, pero lejos de detenerla se arrimó para participar.
A Lorenita la sometían entre todos cambiando de posiciones, la pusieron paradita contra los asientos y mientras uno parado sobre un asiento le hacía chupar la pija otro la cogía con fuerza desde atrás haciendo chocar los huevos contra la conchita de Lore y así fueron pasando todos por la boquita y conchita de mi nena por más de una hora, después llegó el momento de la doble penetración y así volvieron pasar todos por su colita, ella disfrutaba tanto teniendo todas esas vergas a su disposición que no paraba de acabar llenando de flujo caliente a las pijas, manos y bocas que pasaban por su conchita depilada.
Llegó el momento de que ellos acabaran, entonces Lorenita se arrodillo y mientras yo le sostenía la cabeza apoyando mi pija en su frente, empezaron a acabarle en su boquita, el primero fue el más joven descargando unos pocos chorros de semen, luego fue el turno del chofer quién se ve que hacía mucho que estaba de viaje porque su descarga fue descomunal, le llenó la boca y salpicó su carita angelical, ella mantenía el semen de ambos en su boca mientras me miraba, al verla con la leche en la boca se descargó nuevamente el vejete dejando bastante semen espeso y casi al unísono le acabó el más grande de los amigos quién largó unos chorros de leche caliente que terminaron de llenar su boquita y dejaron su cara con una buenas manchas de semen blanco, las cuales se limpió con sus dedos llevando toda esa leche al interior de su boca, la saboreo como un exquisito manjar y mirándome con carita cómplice se tragó toda la leche calentita, inmediatamente le introduje mi verga y ella chupó hasta que me sacó toda mi leche como una buena nena obediente.
Luego nos vestimos y cada uno se fue a su lugar, dormimos y a la mañana siguiente llegamos a destino, nos saludamos todos como buenos amigos con la promesa de encontrarnos nuevamente para una orgía como la vivida.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

El nuevo papi de Carla. Aprendizaje anal.

La separación de los padres de Carla había sido difícil, y ella estaba ciertamente trastornada, cierto es que había encontrado consuelo en un noviecito que la protegía, y que se la culeaba, ya sea por el orto o por la boquita.
Con el tiempo su madre había traído a otro hombre a casa, se llamaba Roberto y le había pedido que le diga “papá”. si bien ese extraño hombre era bueno con ella, no se sentía cómodo y extrañaba a su real padre. Pero no por mucho tiempo…
Carla había llegado temprano a casa y sigilosamente entró, se quitó sus zapatos inmediatamente luego de entrar porque le dolían los pies, y enseguida fue a su cuarto. Lo que vió la impresionaría inmensamente:
Su nuevo papi estaba en su cuarto viendo su netbook, viendo fotos y videos que ella le había enviado a su novio (y a otros amiguitos especiales), su papi nuevo estaba viendo su ojete bien abierto en aquél video en el que ella estaba en cuatro pajeándose la cola, video que le había pedido su novio. Roberto veía consternado ese video, e inevitablemente, se estaba pajeando su enorme verga frente a su netbook.
— ¿¿¿Qué hacésRoberto??? Salí de mi pieza, mmm, ufa…
— Uh, pará Carlita, pará, no es lo que pensás! Es que vine a arreglar tu ventana, y…
— No mientas, estás espiando mis cosas, le voy a contar a mi mamá y ahí vas a ver, enfermo! — dijo Carla sin dejar de ver la tremenda masa de carne que era esa vergota. y quizás notando la curiosidad de la jovencita y para retrucarla, dijo su nuevo papi:
— Si vos le contás a tu mamá yo le muestro estas fotos y verá lo puta que sos, y no te va a creer las pavadas que decís de mí, jajaja, no te va a dejar salir de casa por 1 año, así que ojo con faltarme el respeto, nena, que soy tu padre!. — dijo Roberto sin dejar de pajearse y sonreír, ahora mirando a la estúpida que tenía como hija ahora.
— No, no! No le muestres esos videos a mamá, Roberto, si querés no le digo nada, y te digo Papi a vos, por favor no le digas nada, por favor… papi. — dijo Carla, por vez primera para alegría de Roberto.
— Hija mía, cómo me alegra que me digas Papi al fin, vení conmigo, abrazame.
— Pero Rob…Papi, la tenés muy grande, no puedo abrazarte, además estoy nerviosa ¿me prometés que nunca le contarás de esos videos y fotos a mami?
— Sí, tonta, sera un secreto entre papi y su nena. Y tenés razón, tengo la verga hinchada, muy dura y tiesa, qué bronca, y todo por tu culpa, por ese magnífico ojete que tenés, encima está por venir tu madre y no sé qué va a pensar si me ve así.. dios mío. — dijo el padre compungido tomándose de la cabeza.
— Uh, ufa… si querés te la ordeño, papi, y si me prometés nunca decirle a nadie, podés hacerme el amor por la cola, pero rápido, que ya viene mami…
— Hija, hija, te juro que no querría hacer esto, pero sí, tendré que culearte, princesita…
Y Carla se quitó el uniforme de colegiala, la camisa y la ropa interior, se puso cremita en el ojete, y se puso en cuatro.
— Dale, papi, que ya viene mami!
Enternecido, Roberto, tomo a Carla de los hombros y luego de sus caderas y acostándose en la cama de Carla, le digo que cabalgue a su papi, que es su deber de nena malcriada.
— Sí, papi — dijo Carla, y gimiendo como puta nueva, sintió como si le desvirgaran la cola por segunda vez.

Y papi le bombeó el ojete a su hija, dificultosamente porque su verga era ciertamente mostruosa, pero al fin pudo culeársela como es debido mientras la jovencita gritaba como puta enloquecida. “Qué hermosa pija tenés, papiiii”, “quiero ser tu puta siempre, papi” decía.
“Sí, puta sucia, siempre serás mía”, decía Roberto.
Amor paternal.
Y luego de ese bombeo anal, Roberto puso de rodillas a su hija adoptiva y le pidió que luego de limpiar su verga ensuciada por su culo de puta sucia, que abriera grande la boca, que él le iba a regalar mucha leche para que se alimente.
Carla tragó todo, ordeño toda la verga, y transpirada y rota, se fue a bañar.
Roberto recibía a la madre de Carla con el almuerzo listo, contento de haber hecho las paces y lo correcto con su nueva hija y su señora.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

Para que tomen ganas y valor

Tengo 25 años y hasta la fecha no he tenido ninguna relación sexual con algún hombre, mis deseos me los quitó yo misma, trabajo medio tiempo y estoy por graduarme de abogada, mi papi ha sido de mucha ayuda en todo, es un hombre muy comprensivo y bastante trabajador.

He tenido deseos sexuales con mi papi, sueño que estoy en la cama con él y me hace el amor de todas formas, lo miro más que como mi papá como un hombre, se como ha tratado a mi mamá y como ella se refiere a él como todo un hombre, por lo que me imagino que eso incluye la cama.

Busco la forma de verlo desnudo para apreciar su cuerpo y lo que más busco verle es su pene, algo que no se porque pero me llama mucho la atención vérselo y más cuando tiene una erección, algo que es muy fácil, pero busco la forma de verlo con disimulo en el baño.

Algunas veces los he visto cuando hacen el amor con mi mami, algo que me excita mucho y tengo que masturbarme muy seguido para poder quitarme las ganas, he platicado con algunas amigas de forma muy disfrazada sobre el tema para ver quien me cuenta algo parecido, a pesar del tabú que existe, una mi vecina le contó a una mi amiga que ella había tenido relaciones sexuales consentidas con su papá y que prefería coger con él y no con cualquier hombre, ya que el era tierno, dulce y cariñoso con ella, la trataba de una forma diferente que a su mamá, pero así vivían bien.

Era tanta la obsesión por mi papi, que anhelaba estar con él y ser su mujer; en una oportunidad después de llegar de una fiesta, iba bastante tomado, tanto que mi mami ya no pudo llevarlo hasta su cuarto que quedaba en el segundo nivel y lo dejo en el cuarto de huéspedes, que quedaba en final del pasillo por donde quedaba mi habitación, oí como mi mami con dificultad lo llevo a acostarse, yo sin hacer ruido me quede esperando a que ella se retirara, como tenia la luz apagada podía ver de adentro para afuera, vi que mi mami también iba con unas copas de más pero más cuerda que mi papi.

Espere casi una hora, subí a ver a la habitación para cerciorarme si mi mami dormía, baje rápidamente hasta el cuarto de huéspedes, allí estaba mi papi medio acomodado, mi mami solo le había quitado los zapatos y había comenzado a quitarle el pantalon pero no termino.

Trate de acomodarlo para que durmiera bien, pero fue un poco imposible; cuando lo estaba moviendo me di cuenta que no respondía y al subirlo, el pantalón que lo tenia a medio quitar se le bajo un poco más, de inmediato mi vista se fijo en el bulto que hacia su pene en el calzoncillo y como era algo que a mi me llamaba la atención de él, se lo empece a tocar encima del calzoncillo sintiendo ese trozo de carne que estaba dormido, como no había reaccionado le baje el calzoncillo quedando su hermoso pene al aire, estaba flácido algo que me propuse reactivar. lo tome entre mis manos para palparlo bien se lo jugaba muy suavemente, sintiendo como cambiaba de tamaño, cuando se empezó a poner duro y a crecer, se lo besaba y pasaba la lengua desde los testiculos hasta el glande.

Mientras más se lo chupaba más se hacia grande y duro, no podía creerlo que mi mami me lo había dejado allí para que yo cumpliera mi deseo, ella sin saber que pasaría se fue a acostar tranquilamente.

Logre ponérselo duro mientras el balbuceaba pero no sabia que pasaba por su estado algo que a mi me favoreció, pues por fin podía tener ese hombre para mi y me estaba deleitando chupándole el pene y tocándome la conchita, era tanta mi excitación que no habian pasado dos minutos y ya la tenia mojada y deseosa de metermela, no podía esperar más, mi papi estaba noqueado de tanto licor que había ingerido, pero su pene estaba listo para la acción.

Como dormía con camisón de algodón sin brasier solo con calzoncito, rápidamente me quite el calzoncito mientras le chupaba el pene a mi papi, cuando me acomode sentada encima de él, dirigí su tremendo pene con mi mano adentro de mi conchita y empece a cabalgar, me lo metía y sacaba como una niña quien había deseado tanto un juguete y que al fin lo tenia y no sabia que hacer con el, me moví con tanto frenesí y excitación que me vine en pocos minutos, sentía como le mojaba el pene a mi papi y mis líquidos le escurrían por su pelvis y testiculos; no podía desperdiciar ese pene duro que por fin lo podía disfrutar y que me cogiera, me lo estaba tragando todo sin que nadie me interrumpiera, y mi papi parecía estar despierto porque hacia unos movimientos al compás mio, pero que no sabia perfectamente con quien estaba o si estaba haciendo el amor seria con mi mami, entre su embriaguez sabia que hacia el amor pero no con quien, me agarraba las piernas y hablaba entre dientes, no me importaba, mientras su reacción no fuera violenta, lo estaba gozando, estaba disfrutando con mi papi metiéndome el pene o simplemente yo me lo metía, pero lo mejor era que estaba duro, largo y grueso, algo que me producía un poco de molestia, pero por la costumbre de no tener sexo esa era la reacción.

Me movía con más fuerza pues ya sentía que me venia otra vez, en lugar de hacerlo de brincar sobre el, lo hice de un lado para otros, sentía como su pelvis me topaba en el clítoris y sus testiculos con mis nalgas, sentía su pene por toda mi vulva haciendo remolinos, así estaba cuando tuve otro orgasmo, de repente sentí que su pene se le ponía más grueso, le palpitaba, se empezó a mover más rápido, sabiendo lo que venia me saque su pene de mi vulva, lo empece a masturbar y a chupársela cuando expulso una gran cantidad de semen adentro de mi boca, sentía que no acababa de echar la leche, tenia un sabor como a cloro y muy caliente, la mayoría quedo en mi boca, me la trague casi toda, seguía con la mano sacandole hasta la ultima gota, cada gota que salia me la comía, hasta que dejo de salir, vi como regreso a su tamaño normal, con mi camisón se la limpie, le subí su calzoncillo y complacida me fui a dormir plácidamente, habiendo logrado tener a mi papi o ser de él.

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

MI hija se aprovecha de mi situación

Hola mi nombre es Julio y les contare la aventura que vivo con mi hija
Yo soy un padre de familia cualquiera con una esposa y una bella hija, pero empese a tener problemas con mi esposa ya que ella ya no quería tener sexo con migo, yo estaba muy frustrado no sabia que hacer
Un día llego mi hija Andrea una chica muy sexi de 19 años y me pidió que le prestara el auto para salir con sus amigos, yo no se lo di ya que era un padre muy estricto, también me pedía dinero y que le comprara cosas pero yo no se lo daba por mas que me rogara
Ella sabia el problema que tenia con mi esposa ya que me sacaba la información de poco a poco pero yo me preguntaba ¿porque quería mi hija saber el problema con mi esposa?
Un jueves después de llegar del trabaja a casa recordé que mi esposa no estaría en casa por alguna razón que la verdad ya ni me importaba, cuando de repente oigo a mi hija llamarme, yo subí a su cuarto y vaya fue mi sorpresa al ver a mi hija con unos pantalonsillos muy ajustados, un camiseta que casi no le cubría nada marcando perfectamente sus pezones y acostada en la cama en una posición tan sensual que a pesar de ser mi hija me exite de solo verla
HIJA.-Hola papi te vez muy cansado, ven a sentarte con migo siiiiii
Al sentarme en su cama al lado de ella, fue muy incomodo ya que trataba de ocultar mi enorme erección
PADRE.-bueno hija aquí estoy, ¿para que me llamabas?
HIJA.- es que sabes papi yo tengo muchas dudas acerca del sexo
En ese momento mi cuerpo se paralizo y me sentí muy nervioso
PADRE.-bueno hija tu ya tienes 19 años, ya deberías saber sobre eso
HIJA.-claro que no papi yo quiero que tu me enseñes porfi para no cometer alguna estupidez
Yo acepte y empezamos a hablar, yo claro, no sabía cómo hablar sobre eso y fui un poco torpe ya que no había hablado con mi hija de eso nunca y lo único que se me ocurrió fue la típica historia de la semilla que crece en la madre y etc.
Cuando termine de hablar mi hija me dice
HIJA.-guau papi no sabía que sabias tanto sobre eso pero dime porque cada vez que veo tus fuertes manos siento ganas de hacer algo con ellas
PADRE.-pero que tienes ganas de hacer hija
HIJA.-papi o te vayas a enojar eee
De pronto mi hija toma mis manos rápidamente y las pone encima de sus lindos senos, yo no sabia como reaccionar ella solo reía y yo solo reí y ya, pero me sentía muy bien ya que hace mucho tiempo que no tocaba unos senos tan perfectos y podía tocar claramente sus pezones
PADRE.-guau hija veo que has crecido mucho
HIJA.-gracias papi, pero dime, el pene de el hombre es necesario en el sexo verdad?
PADRE.-claro hija
HIJA.- mmmm y crees que podría ver el tuyo
Solo imaginen la cara que puse, fue una sorpresa total
PADRE.-bueno hija creo que esta bien ya que debes estar muy bien preparada
Entonces empeze a sacar mi pene poco a poco, pero casi no lo podía sacar por tan erecto que se encontraba, cuando lo saque parecía un palo enserio, creí que iba a explotar
HIJA.-guau papi es enorme y se ve muy lindo…..y rico
PADRE.- jajaja tu sí que sales con tus ocurrencias no hija
HIJA.-puedo tocarlo papi porfis
Yo aun no decía ni si, ni no pero ella ya lo tomo rápidamente y comenzó a masturbarme, yo sabía que estaba incorrecto pero me sentía en las nubes, yo veía para arriba para no mirar a mi hija y de pronto siento húmedo mi pene……mi hija había comenzado a hacerme sexo oral, se sentía riquísimo, no le dije nada porque me gustaba y quería que lo siga haciendo luego de u rato se levanta y se ríe y me empuja hacia atrás para que me acueste, me mira sonríe de nuevo y se pone encima de mí, y se saca la camiseta, sus senos eran espectaculares, eran blancos y con pezones rosados, luego puso su vagina frente a mi cara y se saco su pantalonsillo y no traía puesto nada, por lo que pude ver en todo su esplendor su hermosa vagina
HIJA.- Chupala todita papi se ve que te mueres de ganas
Cuando comense a chuparla mi hija de inmediato empezó a gemir muy lentamente y yo estaba igual ya que su sabor era único, algo exquisito
Luego de un rato me puse de pie y me saque toda la ropa y esta vez fui yo quien la empujo y nos empezamos a besar muy apasionadamente, no nos importo que nos habíamos hecho sexo oral solo nos besamos y empese a meter mi pene en su vagina se sentía verdaderamente delicioso, luego de varios minutos los dos gemíamos fuertemente y ella gritaba te amo papi te amo ahahaha asii que ricoooo, ella soltó un fuerte gemido y dijo gracias papi te amo, yo como aun no me corría puse mi pene en su boca y me corrí en esa bella boca tan sensual, y su boca estaba llena de mi semen. Luego nos bañamos y nos cambiamos de ropa y le dije
PADRE.-hija espero que guardes el secreto muy bien de acuerdo
HIJA.-claro papi todo esto lo hice por ti sé los problemas que tienes con mi madre
Y ahí estaba la razón de todo, fue muy astuta ya que al día siguiente sin que ella me dijera nada me fui a hacerla despertar y le dije que se vistiera rápido que le tenía una sorpresa, ella se cambio rápidamente y fuimos en mi auto, no conversamos nada de lo ocurrido anoche pero yo sabía que quería ella, cuando llegamos la lleve tapándole los ojos y cuando los abrió, le dije ¡vamos muñequita escoje cualquier ropa que quieras!, cuando se lo dije ella quedo impactada ya que como dije yo era un padre estricto y acepto que bastante tacaño y solo le compraba la ropa necesaria y la más barata.
Ella entro a la tienda y escojio la ropa más cara que había, y para mi no era problema el dinero. Ella estaba muy contenta, tomo mi mano y dijo ven acompañame a probármela y ahí en los vestidores se quito la ropa enfrente mío y en esa soledad del pequeño vestidor de nuevo tuvimos sexo a lo grande ahí de pie fue increible, e incluso lo hicimos analmente, y claro de nuevo me corrí en su bello rostro.
Y hasta ahora seguimos con lo mismo, incluso me divorcie de mi esposa y nos fuimos a vivir a otro lado con mi hija, claro que yo sabía que ella tenía otros novios y eso pero no me importaba ya que mi hija me dio los mejores orgasmos de mi vida

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax


Crea tu cuenta gratis y disfruta de una semana de videos de primera calidad en PornHub Premiun

La nena (puta) de papá. capitulo final.

Mientras fumaba el primer cigarrillo observaba todo a mi lado, debajo del balcon la vista era de una solitaria calle cerrada, de piso adoquinado y autos aparcados, no habia una sola persona, era una altura bastante considerable, pero tampoco muy intimidante, la noche era calida y no hacia frio, a pesar de eso noté que mis pezones estaban erectos y se marcaban sobre la blusa de algodon. Al fondo del largo balcon habia otra puerta igual a la puerta por la que habia salido al balcon, note que estaba abierta, papá me habia pedido que no llamara la atencion de nadie pues ambos habiamos entrado en el edificio de forma prohibida.
Me acerque un poco a aquella puerta al oir ruidos de risa, eran risas de hombres y al parecer eran varias, derrepente a medio camino decidi darme media vuelta y regresar a la oficina de papá antes de que alguien me notara, hasta que alguien me detuvo…
– eyyy!!!
Voltee asustada ante aquella voz varonil, quienquiera que fuera me habian descubierto. Voltee y vi a un hombre que no alcanze a distinguir bien, pero llevaba puesto un uniforme azul que le cubria todo el cuerpo, evidentemente era uno de los tipos de limpieza, que estaba parado en el otro extremo del balcon, ademas alcance a distinguir otras tres cabezas masculinas asomadas por la puerta, volteando a hacia mi…
– eyyy, quien es usted??
– no, no, yo solo vine por algo que olvide en mi despacho, pero ya me voy, no se preocupe
Yo me quede parada a medio camino entre balcon y balcon contestando a lo que decia aquel tipo, que ya se acercaba hacia mi, ya de frente vi que era un hombre joven, como de 25 años, mulato y rapado, al quedar cerca de mi porfin pudo notar mi cuerpo y quedo embobado, sobre todo por la provocativa ropa que vestia…
– no se preocupe joven, es que olvide algo en mi despacho, pero ya voy de salida
– asi?? Y donde queda su despacho??
Dijo mirandome pervertidamente de arriba a abajo
– aqui, detras de esta puerta al fondo
– pues no se quien la dejo entrar, pero sera mejor que se vaya, tenemos la orden de que nadie que no tenga uniforme de limpieza o de guardia puede estar aqui tan noche
– si no se preocupe que ya me voy
Y me di vuelta dejandolo ahi parado solo, luego me sugirio acompañarme para que nadie me viera, trate de insistirle que no pues despues de todo yo estaba mintiendo, pero fue tan insistente que finalmente accedi, por un momento crei que lo hacia de buena fe, mas tarde me daria cuenta que planeaba algo. Llegamos hasta el elevador y tube que mentirle…
– solo dejeme sacar una ultima cosa de mi oficina antes de salir
– ok, la espero
– no no hace falta…
Vio lo nerviosa que estaba, la verdad me daba lo mismo que me sacaran del edificio, pero mi preocupacion real era meter en lios a papá, derrepente note algo de serenidad en su mirada, como si supiera que hiba a hacer algo, y entonces el tipo cambio su discurso y se torno mas amable…
– ok, vaya a su oficina y tomese su tiempo señorita
– gracias, pero…..voy a tardarme un poco, no es necesario que me espere
El solto una sonrisita, como si hubiera escuchado algo que queria oir
– yo ya me voy no se preocupe, la dejo sola…
Dijo eso pero se quedo parado viendome mientras recorria el pasillo rumbo a la oficina de papá, voltee a verlo al habrir la puerta, y vi que aun me miraba sonriendo sinicamente, vi tambien que sus ojos estaban clavados en mi trasero que estaba cubierto por una tela negra de spandex que lo hacia un blanco irresistible a la mirada de cualquier hombre; por un momento recorde que antes de que me pasara todo esta aventura en casa de papá, lo mucho que odiaba a los hombres; una no podia salir a la calle con una falda, escote o pantalon pegado, porque esos cerdos siempre estaban ahi para acechar, quiza con toda la fiebre sexual que habia vivido en estas ultimas semanas lo habia olvidado, pero la verdad es que seguia odiando a esos malditos hombres…
Me meti en la oficina con el corazon retumbandome por el temor de ser atrapada, me recoste en el catre para calmarme; pasaron quiza como 5 minutos mas y escuche que tocaban la puerta, me levante corriendo creyendo que era papá y sin pensarlo mas habri la puerta quitando todos los seguros, al habrir me impacte de lo que vi: 5 hombres vestidos de traje azul parados ante mi, quiza mi reaccion debia ser de azotarles la puerta para protegerme, pero quede paralizada, 4 hombres entraron y uno se quedo afuera , el tipo con el que habia hablado antes de dirigio a mi cuando su amigo afuera se dedico a cerrar la puerta…
– oiga señorita tenemos que decirle algo
– que p p pasa??
Dije asustada, los otros tres me miraban morbosamente…
– bueno, es que acabamos de hablar con el guardia, y nos confeso que dejo entrar a usted y a su amante…
– y???
– bueno que eso puede causarnos problemas a todos, sabe??
– lo se, pero, que los ha traido aqui?? ( no debi preguntar)
– lo sabe??…lo sabe??, si lo supiera no hubiera entrado, puede meterse en problemas legales y a nosotros de paso, tambien nos puede costar nuestros empleos lo sabe??
– lo siento mucho, de verdad, pero contestenme que hacen aqui??
En eso todos rieron levemente, uno de ellos se acerco a mi, era gordo y calvo, con una aureola de cabello alrededor de su calva como un fraile, era de piel blanca y lentes, el tipo se acerco a centimetros de mi tomandome por la cintura…
– tranquila…solo queremos jugar…
Todos los demas soltaron una carcajada, yo estaba aterrada, tenia a cuatro hombres a solas de frente a mi, en medio de un edificio abandonado, no habia a donde huir…
– si preciosa, solo queremos divertirnos un rato, que dices??
Decia el gordo sin soltarme de la cintura y viendo directo a mis pechos, yo me dirigi al chico joven de nuevo…
– q q que quieren??, a que se refiere??, por favor ya vayanse…
El mas joven separo a su amigo de mi y mas sereno me explico…
– mire señorita, para no marearla tanto, vamos directo al punto, si usted no nos obedece vamos a denunciarla a usted y a su amante y no tiene idea de lo que le puede pasar, asi que va a tener que jugar con nosotros esta noche
Pense en papá….
– jugar??
Todos rieron
– mire señorita, no creo que usted no comprenda de lo que hablamos
En eso el terror me invadio por completo, senti lagrimas resbalar por mis mejillas, por supuesto que sabia lo que venia…
– no me hagan daño porfavor…
– claro que no, solo queremos que juegue con nosotros, si lo hace y obedece nuestros caprichos, no la lastimaremos, ni la denunciaremos…
– que quieren exactamente??
– mire, mis amigos y yo acabamos de pensar en un juego realmente excitante, y lo unico que pedimos es que usted juegue con nosotros
– es algo sexual??
Pregunte llorando.
Uno de los hombres interrumpio riendo…
– pues claro preciosa….
– entonces acepta o no??
No conteste a su pregunta, solo exhale y acepte lo que vendria dentro de mi cabeza, el chico mas joven parecia amable y educado, no me quedo mas que confiar en el…
– esta bien…de que se trata??
En eso me tomo de la cintura y me condujo hasta el catre para sentarme, los demas se habrieron paso quedando tras de nosotros, esuche que decian…
– mira nada mas que culo…
– si, me lo acababa a mordidas
Se sentaron los cuatro en el piso en cunclillas, uno de ellos encendio la luz antes, luego sacaron dos botellas, una botella larga y transparente de tequila, y otra botella igual pero vacia, yo me sente entre dos de ellos; con la luz encendida por fin pude verlos, uno era el chico joven que ya habia conocido, otro era el gordo que se habia dirigido a mi antes, otro era flaco, moreno y timido, y el ultimo simplemente era horroroso, era un anciano como de 70 años, canoso, lleno de arrugas, solo poseia algunos dientes en su dentadura, y ademas los que quedaban eran amarillos como el maiz, pero lo que mas llamaba la atencion de su malvado rostro era que uno de sus ojos era blanco y podrido, seguramente habia perdido la vista de ese organo en algun accidente. Me sente entre el joven y el gordo, entre los 5 formamos un circulo en el piso, el gordo me apreto una teta y dijo…
– mamita…pero que chichotas!!
El anciano interrumpio…
– a mi me gusta mas su culo
Y todos se carcajearon, mientras el gordo no dejaba de apretarme la teta por encima de la blusa, yo no le decia nada solo tenia mi cara de fastidio, luego el mas joven interrumpio…
– ya ya ya, vamos a empezar el juego, mira guapa yo creo que no te tengo que explicar, vamos a jugar botella, al que le salga la base de la botella le ordena al que le salga la boca de la botella, bastante claro no??…
Dijo frotandome la espalda
– si.
Dije resignada y volteando hacia otro lado con mi cara de enojada, el gordo no dejaba de acariciarme la teta, el joven le dijo…
– ya dejala wey!!!, ahorita se las agarras…
Y el gordo me solto, entonces comenzo el juego, el joven giro la botella que estaba enmedio del circulo y la boca de esta quedo de frente al gordo que se froto las manos emocionado, la base quedo de frente al anciano, que entonces hablo…
– empiezas tu ” morongas” ( era el apodo del gordo)…
Luego el gordo se dirigio a mi preguntandome…
– que eliges guapa?? Prenda o castigo??
Yo no entendia y le dije molesta…
– de que hablas?? A mi no me tocó..
Todos rieron y el joven me explico…
– lo que pasa es que el juego es sexual…y como eres la unica mujer pues…
El gordo interrumpio…
– si, no inventes preciosa, ni modo que nos besemos entre nosotros. Pero ya apurate, castigo o prenda??
– me imagino que te refieres a que me quite una prenda, o te haga una cochinada….no??
– hahahahaha!!! Obvio nena….
Luego el joven me explico…
– mira la cosa es asi, al que le salga la boca de la botella es al que le vas a cumplir el castigo, y al que le salga la base es el que va a escoger que castigo…lo unico que tu decides es si quieres castigo o prenda…
Luego dije resignada
– bueno pues escogo prenda
El anciano debia escoger que prenda y me pidio que me quitara la blusa, cosa que hize asi sin ponerme de pie, ellos aplaudian y silbaban mientras me sacaba la blusa, cuando por fin me la quite, me cubri las tetas con el brazo, aunque era imposible cubrirlas por completo debido a su tamaño, por lo que bastante carne asomaba por los lados, luego el anciano dijo…
– pero dejanos ver pinche vieja…
– ya ya; dejenla, de todos modos ahorita nos las va tener que enseñar…
Interrumpio el joven
El siguiente en girar la botella fue el gordo, casualmente la botella volvio a quedar igual que antes, el gordo dijo…
– ayy que suerte….que escoges ahora??
Dado que las dos ultimas prendas que me quedaban eran el pantalon y las bragas y no queria quedar desnuda ante ellos, escogi castigo, entonces el anciano pido su capricho… – yo quiero que le derrames tequila en sus tetas y que luego le tome a la botella
El gordo dijo…
– haha, esa es buena
El gordo tomo la botella de tequila, pero antes se la paso a sus amigos, cada uno le dio un trago y luego llego otra vez a manos del gordo quien pidiendome retirar mi brazo, vacio un poco de tequila sobre mis pechos, cuando quite el brazo todos quedaron babeando viendome las tetas, el chico flaco y timido dijo…
– madre mia…son las mejores tetas que haya visto!!!
Luego de vacearme el tequila encima, el gordo me acaricio las dos tetas untando y esparciendo el liquido sobre ellas, con su pulgar golpeteo mi pezon mostrandoselo a sus amigos, diciendo…
– miren nada mas, que pezoncito tan perfecto
Luego el anciano interrumpio…
– ya ya , apurate que ya quiero que me toque a mi…
Me volvi a cubrir las tetas con el brazo, el gordo se habia olvidado de ofrecerme el tequila en la boca, tal vez por la excitacion de verme; Luego el anciano giro la botella y el maldito tubo la suerte de que la boca de la botella diera directamente hacia mi y la base hacia el, yo pase saliva, al ver como el viejo aplaudia y vitoreaba por su suerte, seguro tramaba algo muy cerdo. Me pregunto…
– castigo o prenda??
– pues…….
Los demas gritaban exigiendo que eligiera prenda, no les hize caso y elegi castigo, el viejo dijo…
– muy bien ramera…yo quier…..
En eso lo interrumpi furiosa…
Oiga viejo estupido, yo no soy ninguna ramera!!
Los demas solo hicieron un….
– uuuuuuhhhhh!!
Luego el viejo dijo sarcasticamente…
– disculpe usted madam…
Todos se carcajearon
– bueno ya!!! Que es lo que quiere??
Grite molesta, luego el viejo dijo lo que queria…
– bueno yo quiero darle unas buenas nalgadas, si no es mucho pedir mi lady…
Seguia burlandose con su sarcasmo, me dio la impresion de que esos cerdos realmente pensaban que yo era una cualquiera…
– de acuerdo maldito, pero dese prisa…
Me puse de pie y el se acerco a mi, me giro para que yo quedara de espaldas a sus amigos, luego se inco y cruzo su brazo izquierdo hasta sujetar mi cadera por enfrente, y su brazo derecho se alzo, hasta que su mano gorda y aspera me acaricio el trasero con la palma abierta diciendo a sus amigos…
– pero miren nada mas…este si es un señor culo, no como el de mi señora
Tambien restrego su rostro contra el y hasta un beso le dio, el tipo era un verdadero depravado.
Luego me dijo…
– inclinate un poco mamacita
Me empine un poco y fue cuando senti una primera nalgada, no muy fuerte, luego otra y otra, cada que me palmeaba decia vulgaridades…
– ay mamita, me encanta como te tiemblan cuando te azoto, daria lo que fuera por tener este joven culo en mi casa…
Al final me dio como 10 nalgadas, hasta que sus amigos lo interrumpieron diciendo que ya les tocaba…
Volvieron a girar la botella y esta vez le tocaba al joven escoger castigo, y al chico timido cumplirlo…
– vaya vaya, que escoges castigo o prenda? Dijo el joven moreno
– uff, castigo
– bien, quiero que le bailes a mi amigo y le…
– no Lucho…
Interrumpio el chico timido
– mejor algo que tenga que ver con sus tetas, que me encantan…
– uff…que sera…..
Pensaba el joven (Lucho) dubitativo.
En eso los demas comenzaron a sugerir…
– que le chupe las tetas!!!
– neee mejor una rusa!!…
El joven dijo…
– esa es buena idea…hahaha hazle una buena rusa
– y luego me haces una a mi…
Dijo el gordo
– no seas tramposo cabron, hasta que te toque…
Dijo el anciano Luego Lucho dijo…
– ya cabrones, es al que le toque, si no que sentido tiene jugar
Luego se dirigio a mi…
– ya guapa, no creas que es broma…hazle la rusa a mi amigo
El joven timido ya se habia quitado el overol azul y habia quedado en camiseta y boxers, los cuales no se quito, pero si saco su enorme miembro listo para ser masturbado, recargandolo en el resorte de su prenda interior
– a que se refieren con una rusa??
Pregunte haciendome la inocente, por supuesto que sabia lo que era, en eso el gordo se acerco y me apreto las tetas con sus dos manos y dijo…
– lo que quiere decir, es que con estas dos chichotas que te cargas lo masturbes…
Queria responderle algo, pero el joven flaco ya estaba parado frente a mi sacudiendo su verga con una mano y con la otra mano puesta en la cintura, me dijo…
– oraleee que no hay mucho tiempo
– p p pero…no te vas a correr en mi cara verdad??
Dije realmente preocupada…
– que no!! Pero ya apurate…
Me incorpore para incarme, mis tetas quedaron perfectamente a la altura de su verga, no quize tocar su miembro con mis manos y lo termine sujetando con mis dos atributos, desde mi perspectiva sola veia su pequeño prepucio siendo asfixiado por dos gigantescas masas de piel blanca y tersa como lo eran mis tetas, rapidamente comenze a masturbarlo de arriba a abajo, apretando mis pechos con mis dos manos para sujetar buen su miembro. De pronto voltee a los lados y vi que el morongas y Lucho ya se estaban desnudando, al que no veia era al viejo, hasta que senti una mano abierta que me tocaba el trasero por encima del pantalon, luego eran dos manos, que me acariciaban con desesperacion, como si fuera la primera vez que tocara a una mujer, me di cuenta que era el anciano cuando escuche su voz diciendo…
– ay mi cielo…que rico culote!! Jamas habia tocado a una vieja asi…
Ese viejo me daba asco, pero pense que ya no valia la pena decirle nada, el viejo tambien acariciaba mis piernas, y luego paso su mano por enfrente hasta meterla en mi triangulo del sexo y apretarlo fuerte y acercandose a mi oido a susurrarme…
– me dan ganas de comerme todo tu cuerpo…pinche puta…
En ese momento mis tetas soltaron la verga del flaco y me acomode para empujar a ese maldito viejo, no es que me calaran sus palabras, (lamentablemente estaba acostumbrada a escuchar ese tipo de vulgaridades), si no que a cada fibra de mi ser le repgunaba ese viejo asqueroso. El viejo cayo al suelo de pompas por el empujon, entonces Lucho y el morongas se acercaron alarmados, el gordo me sujeto, mientras el lider me decia…
– oye que te pasa nena, habiamos quedado en que llevariamos la fiesta en paz
– no quiero que ese viejo me toque!!
Grite alarmada, mientras el gordo me inmovilizaba de brazos, en eso el anciano se levanto furioso y me abofeteo, luego se desabotono los jeans, se deshizo de su mugrosa y desgastada truza y dijo furioso…
– ahora si vas a ver pinche puta…agarramela morongas, que no se mueva!!!
El morongas ya deporsi me sostenia de brazos, pero al ver que el viejo me acercaba su pene flacido a la altura del rostro, empeze a patalear y moverme gritando…
– no porfavor eso no!!
Entre los otros tres fueron y me sujetaron fuerte; el gordo por los brazos, el timido por los muslos, y Lucho tomo mi barbilla para inmovilizarme el rostro, entonces entendi lo que hiba a hacer, pense que queria que se la chupara, pero por la forma en que me habian inmobilizado, sobre todo del rostro, era para otra cosa, luego comprobe de que se trataba, el viejo acerco su verga a 10 cm de mi cara y comenzo a masturbarse; lo que el cerdo queria era correrse en mi cara… Esta vez no solo lloraba, si no que lloraba y suplicaba con todas mis fuerzas, no habia cosa que me diera mas asco que el olor agrio proveniente de la verga de un hombre, sobre todo de uno tan anciano, sucio y descuidado como ese; note que los vellos puvicos del viejo eran canosos y tenian bolitas blancas como caspa, poco a poco la verga del tipo que era muy pequeña comenzo a ponerse erecta y a engrosarse, luego hecho la cabeza hacia atras y empezo a gemir mas fuerte, supe que se hiba a correr y cerre los ojos con todo y lagrimas, aprete los labios y trate de pensar en otra cosa, escuche que Lucho dijo…
– avisame si te vas a venir wey, para quitar la mano, no me vayas a salpicar
Como?? Tu mano no y mi cara si??? Pense con impotencia
En eso el viejo grito…
– ahh ya me vengo wey, me vengo…..
Lucho quito su mano y yo aproveche para tratar de girar mi rostro hacia la izquierda, y de cierto modo resulto efectivo, pero no tanto, senti una gran cantidad de sustancia viscosa y caliente dibujar una linea en mi mejilla derecha, senti semen en los labios, cejas, barbilla, y en mi ojo derecho impidiendome habrirlo, tambien senti que me salpico en el cuello, mas que enojo senti asco, un enorme asco que apenas empezaba a asimilar cuando se oyo un portazo, senti como el gordo me solto y me dejo caer, quize saber que pasaba pero mi ojo derecho estaba nublado por la corrida del viejo, solo con mi otro ojo abierto pude escrudiñar que los cuatro hombres me habian dejado sola tirada en la alfombra casi al lado del catre y estaban.parados desnudos a un lado de la puerta haciendo movimientos con sus piernas, no distingui bien que hacian, pero parecia como si pisotearan cucarachas, aunque despues lo comprendi al escuchar un tremendo grito de dolor
– ahhhhhhhhhh!!!
Era papá!!! Aquellos tipos lo estaban pateando en el piso, entonces de verdad senti miedo, con todo el asco del mundo tuve que retirar con mi mano la enorme corrida de mi rostro y me lanze a defenderlo, pero en eso un gordo que no habia visto se me lanzo tirandome a la alfombra a besuquearme como loco, era el tipo que se habia quedado afuera, yo pataleaba y gritaba mientras el tirado encima de mi pasaba sus manos por todo mi cuerpo y me besaba, el maldito trataba de meterme su lengua en mi boca pero yo me movia desesperada y no le permitia hacerlo, tal vez papá se dio cuenta de que aquel cerdo estaba encima mio, porque lo escuche gritar…
– hija nooo!!! Dejenla porfavor
Papá acababa de cometer un error tremendo, habia gritado que era su hija…por supuesto los demas reaccionaron, el gordo que me besaba se incorporo para decirle a sus amigos…
– aaahhh cabron, esta puta es su hija!!
– hahahahaha mira nada mas, nada pendejo el wey
Dijo el morongas
– no chingues!!!, hahaha, se anda pisando a la hija este cabron
Dijo Lucho
– de que se asustan pendejos..??, si yo tubiera una hija asi de buenota yo tambien me la cogia. Apoco no??
Concluyo el viejo
El gordo que me besaba volvio a lo suyo, esta vez se lanzo a besar y manosear mis pechos, con mi rostro despejado pude ver que papá ya tenia una mordaza en la boca, y entre el morongas y el chico flaco lo ataban a una silla, pude ver como papa tenia la camisa blanca salpicada de sangre, igual que su labio superior y su nariz, papá lloraba de impotencia y cuando nuestras miradas se cruzaron, yo tambien llore…
Tambien quize voltear a buscar al viejo y a Lucho, lo que el otro marrano que estaba encima de mi le hacia a mis tetas, ya me daba lo mismo. Vi que el viejo urgaba incado en cunclillas dentro una bolsa de papel como buscando algo, el era el unico de los 5 que ya estaba completamente desnudo, por lo que le veia el culo peludo y negro; Lucho por su parte estaba parado al pie del escritorio desnudandose, quedando en instantes comletamente desnudo, lamentablemente eso solo significaba una cosa, de nuevo comenze a llorar…
Luego de quedar desnudo, Lucho, el tipo flaco, y el Morongas se acercaron a mi, le indicaron al otro gordo que se apartara…
– ya wey, quitate que ya nos toca…
ordeno Lucho
– esperate cabron….todavia ni me lo cojo…
Contesto el gordo que me chupaba los pechos
– no es mi problema imbecil…ya tuviste un chingo de tiempo
Finalmente el gordo se aparto maldiciendo, yo me levante e intente correr pero mas adelante me tope con el viejo, quien me abrazo y luego me empujo al suelo, Lucho se inco a la altura de mi cara y llorando le suplique…
– porfavor…sniff!!!, dijiste que no me harian daño….sniff!!!
– si no te vamos a hacer daño….nada mas te vamos a cojer…
Dijo en tono burlon, y los 5 se carcajearon, luego levanto a la vista y les dijo a sus amigos…
– bueno…quien va primero??
Todos se peleaban por ser el primero en follarme, yo solo lloraba tirada en el suelo, a papá ni lo quize voltear a ver para no sentirme peor, luego el Morongas dijo algo extraño…
– mejor antes de cojernola, hay que hacerle un bukakke
– aaa vale, eso si me gusta!!
– buena idea pinche Morongas!!
Yo no sabia a que se referian con eso de bukakke, esperaba que no fuera una de esas practicas sexuales extrañas en las que se introduce objetos dolorosos por el culo o algo asi, aunque fuese lo que fuese seguro no me gustaria…
Como yo me habia tirado en el suelo cubriendome el rostro con las manos y llorando, no me di cuenta de lo que organizaban, la verdad me sentia totalmente derrotada, no habia forma de escapar de esa incomoda situacion, nisiquiera valia la pena gritar, porque no habria quien nos auxiliara; derrepente el viejo me levanto tirando dolorosmente de mi cabello, dejandome incada, luego me dijo…
– habre tu puta boca zorra!!!…
De los 5, el viejo ( al que apodaban el pirata) no solo era el mas asqueroso, si no tambien era el mas agresivo hacia a mi, a partir de que lo habia empujado seguramente…
Habri la boca sin saber para que me lo pedia y metio la botella de tequila para que le diera un buen trago, sinceramente bebi bastante y cuando retiro la botella tube que toser e incarme porque me estaba ahogando, no me dio tiempo de recuperarme del todo porque Lucho me levanto de los hombros, mucho mas amablemente que su compañero, cuando me levante vi ante mi algo que me lleno de miedo…los 5 estaban parados ante mi formando un circulo, todos completamente desnudos ondeando sus vergas con las manos, habia penes gordos, largos, cortos, flacidos, y solo un par ya erectos; Lucho no tardo en acercarse a mi y acercar su pene a mi boca, yo me voltee, cerre la boca y los ojos, el anciano se molesto y dijo…
– aaa no….ni lo pienses puta….
Me apreto la nariz impidiendome respirar, hasta que no pude mas y tube que habrir la boca, no paso ni una milesima de segundo cuando Lucho ya habia metido su verga en mi boca, luego empezo a moverse de atras a adelante follando mi boca, se detubo para decir…
– esta vieja no chupa….
Luego me reclamo…
– que no sabes mamar o que???
Negue levemente con la cabeza
– no nadamas es metertela, la tienes que lamer mamita…usa tu lengüita y tus labios
No le conteste con palabras, pero si con hechos; comenze a meterla en mi boca moviendo mi cabeza de adelante hacia atras, el ya no hacia mas que gemir, puso sus brazos detras de la cabeza y hecho la cabeza hacia atras y dijo…
– ohh si que rico!!…mucho mejor que mi esposa…
De pronto me vi sujetandole el miembro con mi mano y chupandoselo como si lo disfrutara, pero no era asi, todo lo hacia era debido a que estaba aterrada y queria acabar pronto, luego Lucho se hizo hacia atras para sacar su miembro, alze la vista para ver el porque y vi al morongas acercarce a mi boca con su pequeño pene flacido, porsupuesto que no queria chuparsela, pero sabia que de no hacerlo habria consecuencias, asi que tomandolo con mi mano lo meti en mi mano y comenze a mamarlo freneticamente, el gordo comenzo a decir…
– ooohh si puta, que bien la chupas
Escuche que el otro gordo dijo….
– se ve que es re puta la vieja
El anciano le contesto…
– claro….si hasta se coje a su padre, imaginate…esta zorra a de ir brincando de verga en verga…
Instantes despues, el morongas tambien se salio de mi boca, habriendo paso a el otro gordo que ya tenia la verga erecta, este no espero a que yo se la sujetara, si no que la metio por si solo a mi boca y luego sujeto mi nuca con sus dos manos y sumio mi cabeza recargandola en su puvis, senti sus vellos por toda mi cara, ademas de su verga rozandome la campanilla, me dejo asi varios segundos mientras se burlaba de mi y me apretaba contra su cuerpo para que no me safara, me sentia asfixiada, le golpeaba las piernas para que me soltara, y despues de un rato lo hizo, dejandome tirada jalando aire. El gordo me volvio a levantar, tomandome del cabello, ahora queria que se la chupara segun el como debia ser, empeze a chuparsela igual a como se lo habia hecho a los otros, despues siguio el chico timido y por ultimo el viejo, todos se salieron de mi boca antes de correrse, hasta que se acerco el viejo y dijo…
– yo quiero que me la chupes pero como debe de ser zorra…me entendiste??
No le conteste…eso le molesto porque me tiro fuerte del cabello y volvio a preguntarme… – me entendiste??
– auuu si, si, ya entendi….suelteme porfavor…
Me avento al piso y luego me pidio que le lamiera las pelotas, quize negarme pero seguro su reaccion seria violenta, asi que mejor prosegui, conforme acercaba mi rostro a sus genitales hiba percibiendo un olor horrible, de entre tantos vellos canosos saque su bolsa escrotal, vi como mis lindas y blancas manos sostenian aquella bolsa marron arrugada y apestosa, senti un asco tremendo, pero el tipo volvio a gritarme que me diera prisa, asi que acerque mi boca y empeze a succionar, luego el me golpeo la cabeza…
– dije lameme las bolas, no que me las chupes pendeja!!
Saque la punta de mi lengua y comenze a lamer, sus bolas sabian rancio!!! , luego otra vez se molesto y dijo…
– saca toda tu puta lengua, quiero ver tu lengua saboreandome, anda perra!!!
Saque mi lengua y le di un lengüetazo lento a sus testiculos, luego otra y otra vez, el ya parecia convencido…
– asi perra!!, asi!!!
Pase bastante rato lamiendo sus bolas hasta que me pidio que ahora le lamiera su verga, fue cuando el viejo les dijo a sus amigos…
– ya cabrones…vayanse preparando…
Me pregunte a que se referia, cuando habri los ojos y vi que los otros cuatro ya formaban un circulo alrededor cerrandome la vista con sus cuerpos desnudos, los cuatro se masturbaban solos y apuntaban con sus vergas hacia mi, mientras tanto el viejo tomo su prepucio con sus dedos y levanto su pene enhiesta y de frente a mi, estando asi me pidio que le diera lamidas lentas con mi lengua bien de fuera y recorriendole todo el tronco, cosa que repeti varias veces, saboreando su hedor a viejo en cada lamida, luego me pidio que le lamiera solo la puntita, para ello tube que sostener su cosa con mi mano derecha y di pequeños golpecitos de lengua a su hongo que sabia horrible y olia peor, esa parte fue cuando el viejo se sentia mas excitado, de pronto escuche que el chico timido dijo algo…
– oohhh si me vengo, me vengooo….
Como tenia los ojos cerrados no distingui donde se ubicaba cada uno, pero en ese momento senti que algo caia sobre mi cabello, mi cien, y mi ceja, era la corrida del chico; asqueada habri mis ojos, solte la verga del viejo y me dispuse a reclamarles…sin embargo habia cometido un terrible error ya que lo primero que recibi totalmente de frente y con la boca abierta que jalaba aire para reclamar, fue una gigantesca corrida perteneciente a Lucho, la corrida golpeo secamente ( aunque no me dejo muy seca que digamos) todo mi rostro y lo peor es que me habia caido en mi boca abierta, luego alarmada y aun incada en el piso les grite….
– hijos de puta!!! Hijos de puta!!! Eso no se hace!!!!
Nisiquiera se inmutaron, enseguida senti otra corrida mucho mas numerosa caerme en mi otra mejilla, era la corrida de el Morongas que estaba a mi izquierda, mi cara estaba repleta, inundada, llena de semen espeso y caliente, yo permanecia con los ojos cerrados debido a la corrida que escurria desde mi frente, con mis manos moviendose como en busca de algo que sujetatarse, como quien busca algo a tientas en la oscuridad, no tarde en sentir a un cuerpo acomodarse detras de mi y recargar su verga en mi cabeza, para dejar caer toda la corrida hacia mi cara como un grifo de agua, mi rostro se sentia como una cascada, sentia el semen gotear de mi nariz hacia mis labios, tambien resbalar por mi cuello, luego un par de manos del hombre que se habia colocado detras mio,se acercaban a mis pechos pasando por debajo de mis axilas, aquellas manos se colocaron bien abiertas y extendidas acariciando mis bultos, luego otras manos que venian de mi derecha tocaron mi sexo por encima del pantalon, y una mano solitaria proveniente de mi izquierda se acercaba a mi trasero y sujetaba mi braga estirando el resorte, despues un par de manos me desabotonaban el pantalon; yo me sentia humilladisima, estaba ahi incada enmedio de 5 cerdos, con el rostro cubierto de fluido humano, mis ojos cerrados al igual que mi boca sin poder moverme , ver o hablar y sintiendo muchas manos que se aprovechaban para manosearme, no podia gritar porque eso implicaba habrir mi boca y sentir como resbalaba todo hacia adentro, pero tube que habrirla al sentir que el viejo levantaba mi barbilla y me exigia habrirle la boca, tube que hacerlo y enseguida volvi a sentir su miembro caliente adentro que enseguida disparo otra corrida pero adentro de mi boca, el viejo me exigio….
– tragatela, quiero ver que te la tragues!!!…
Quize negarme, pero cuando le vi el rostro supe que no me convenia hacerlo, ese tipo lanzama llamas por los ojos. Me pase casi todo y senti mucho asco, luego el viejo apreto mis mejillas con sus dedos para que habriera la boca, lo hize y luego saque la lengua, lo que el maldito queria era corroborar que me lo habia tragado, al hacerlo de nuevo se torno amable conmigo, me acaricio el cabello y dijo…
– ya ves como si puedes ser una niña buena…que se me hace que te voy a llevar a mi casa y voy a hechar a la gorda de mi vieja a la calle…
Al morongas le dio mucha risa aquello…
– hahahahaha!!! no te pases de verga pinche pirata, tu si que estas bien loco cabron…
El “pirata” respondio…
– que wey?? No me digas que no quicieras tenerla en tu casa??
– no pues si….a esta si la mantenia y hasta le hacia 10 hijos
Le respondio el morongas. Por cierto me puse a pensar porque le decian asi al pirata, seguramente por su ojo tuerto..Mientras yo me tire en el piso, aquellos tipos dejaron que me recuperara, luego escuche que arrastraban una silla y de pronto senti a alguien caer a mi lado, habri los ojos y vi a papá amordazado y tirado a mi lado, tambien estaba atado de manos y pies, yo aterrada lo abraze…
– papá!! papá!!! Porfavor haz algo!!…
Vi que incluso papá movia su cabeza para que no le acercara mi rostro que estaba lleno de semen, fue cuando peor me senti…
El morongas nos separo y me lanzo un paquete de pañuelos para que me limpiara, cosa que hize; luego jalo mis pantalones hacia abajo, luego jalo mi braga; yo no puse resistencia a nada, papá se retorcia en el suelo de coraje como queriendo defenderme pero solo se oia algo asi como…
– hummmm!!! Hummmmmm!!!…
Al deshacerce de mi prenda interior el morongas quedo mudo y luego dijo algo en tono sorprendido…
– ay wey….mira nada mas que lindo moñito…
Se referian a mi tatuaje, luego el otro gordo dijo…
– tssssss… esta pendeja ya adelanto mi cumpleaños
Todos se carcajearon hasta las lagrimas, de pronto vi que ya discutian sobre quien me follaria primero, incluso lo discutian mediante un piedra papel o tijera, haciendome sentir como un objeto.
Entonces el viejo los interrumpio…
– dejenme a mi primero…
El otro chico gordo y el morongas inmediatamente le reclamaron…
– como por que tu primero cabron??
– si, no chingues, a ti ya ni se te para pinche pirata
El pirata respondio muy tranquilamente…
– pues se me tiene que parar si o si, que una vieja asi de buena no se ve todos los dias, ademas; todavia tengo que acabar de limpiar las ventanas de la planta alta y ustedes pendejos ya acabaron de hacer sus cosas
Lucho le dijo…
– y eso que cabron?? Eso es tu problema
– mira, ustedes dejenme metersela primero, y luego me largo y se las dejo para ustedes solos…
El Morongas ya se disponia a discutir con el pirata, cuando Lucho lo detubo aceptando el trato del viejo, incluso le dijo a los demas…
– dejen que el pirata se la coja primero
Los demas aceptaron, sin decir nada, al parecer respetaban mucho a aquel joven, yo yacia tirada en el piso boca arriba, tapandome la cara con las manos sollozando, mi pierna derecha estaba reclinada y la izquierda totalmente estirada, luego el viejo se inclino hacia a mi separandome las piernas con facilidad, asi tirado volteo sobre el hombro a decirle a sus amigos…
– si quieren saquen la botella o hagan otra cosa, porque me voy a tardar..
Yo me preocupe de lo que dijo, aunque por otro lado no intentaba hacer nada; ese viejo rancio se acostaria conmigo y no habia nada que pudiera hacer, escuche que Lucho dijo que iria por golosinas a la maquina, y lo vi salirse asi desnudo, tambien salio el chico timido y el otro gordo moreno, que incluso le arrebato la billetera a papá burlandose, solo se quedo el Morongas que se enfilo hacia el baño de la oficina, por lo que el viejo me tubo para el sola, ademas de que papá estaba a lado; el viejo se acerco a mi quitandome las manos del rostro para acariciar mi cara y luego a besarme lento mordiendome los labios, me decia…
– que ricura de vieja, siempre quize cojerme a una jovencita buenona como tu…
Yo comenze a temblar y a suplicar llorando…
– porfavor..sniff sniff, no lo haga, dejeme…
El viejo ya no era rudo conmigo, ahora m hablaba tiernamente, me decia mientras me acariciaba el cabello…
– no mi amor, no tienes porque sufrirlo, tan solo gozalo..
Me siguio besando metiendo su lengua en mi boca, mientras que sus manos acariciaban mis brazos lentamente, despues se fue bajando hasta mi busto y empezo a magrear mis pechos y a chuparlos y acariciando mi pezon con sus dedos, la verdad sabia hacerlo bien porque mis pezones se pusieron duros y ya sentia un cosquilleo en la entrepierna, empece a cerrar las piernas y a frotarlas una contra otra de la excitacion, mi cuerpo me traicionaba, el viejo se dio cuenta…
– vaya vaya….y decias que no eras una ramera….
Luego deslizo su mano hasta mi entrepierna y metio sus tres dedos de enmedio en mi vagina, haciendome soltar un suspiro, para acomodarse mejor el viejo se bajo de mi y se coloco tirado en el piso a mi izquierda y seguia metiendo sus dedos, con dos de ellos oprimio mi clitoris haciendo que expulsara un largo…
– ammmmm!!!
Mientras seguia moviendo sus manos con la otra mano dirigio sus dedos a mi boca haciendo que se los chupara, lo hize gustosa esperando que aquello me distrayera de el placer que sentia abajo, no porque no fuera rico, si no porque no queria demostrarle mi excitacion a ese viejo. Vi que el viejo retiro sus dedos de mi boca y los bajo hasta su pene pasandolos por la cabeza de este para volverlos a meter a mi boca untados con su liquido preseminal,, tambien tomo mi mano y la puso sobre su cosa y me acomodo para que lo masturbara luego acelero su movimiento en mi vagina, yo me mordia los labios hasta que no pude mas y grite…
– a a a a a a aaahhh!!! Me corroooo….!!
El me pregunto…
– te quieres correr linda??
– si i i i!!!
Repentinamente saco su mano dejando mi orgasmo a medias, lo vi que se empezaba a acomodar para penetrarme; su pene entro tan facil gracias a que yo estaba mojada y entonces comenzo el coito entre ambos, era increible pero yo sentia bastante rico, el estaba mas excitado que un burro porque acerco su rostro al mio, saco su lengua y me lamia la cara diciendome vulgaridades mientraa sollozaba de la excitacion…
– me encantas mi reina, me encantas, quiciera tenerte para mi solito, te cojeria en la noche, mañana y tarde hasta quedarme seco mamita linda…
Yo no podia creerlo, me habia cuidado tanto toda mi vida, para que ahora ese viejo nauseabundo me lo hiciera, y ademas me dijera cosas, me puse a pensar en todos los chicos lindos que habia rechazado, incluso ni yo misma me permitia tocarme porque me hacia sentir culpable…
No podia negar que yo tambien lo disfrutaba porque gemia como loca, poco mas tarde me corri en medio de un exquisito orgasmo, el viejo enseguido lo hizo tambien; senti todo su liquido caliente inundarme por dentro, el quedo exhausto tirado encima de mi para despues levantarse, yo no pude mas con el remordimiento de haber gozado de lo que me hacia aquel viejo y asi en el piso me arrastre para abrazar a papá, diciendole…
– perdonameee sniff!! Snifff!!
Pense que el viejo habia terminado, pero despues de unos minutos se acerco de nuevo a mi y trato de jalarme hacia el, yo otra vez no puse resistencia, hasta que me susurro…
– volteate guapa…
Y pataleando y manoteando le gritaba…
– no eso no, porfavor no…
Desafortunadamente para mi, el morongas ya habia salido del sanitario y le ayudo a su amigo a voltearme, quedando totalmente boca abajo, el morongas ponia presion en mi espalda baja sentandose en mi, el viejo se inco y empezo a besarme los gluteos y a abofetearmelos, al morongas le provocaba mucha risa aquello, tanta que el mismo me quizo palmear tambien, me nalgueaba sentado encima de mi estirando su mano derecha para golpearme con fuerza y decirme mientras se reia…
– quien es niña mala?? quien es niña mala??
Yo gritaba porque el me nalgueaba con una fuerza tremenda, ademas de que sus manos eran grandes y gordas como las de un obrero, su amigo no hacia caso de aaquello porque ya se habia bajado hasta mis muslos para besarlos y hacerme chupetones, su amigo se lamio su mano y luego prosiguio a nalguearme, no las veia, pero seguro que mis nalgas estaban rojizimas.
Luego el morongas se quito, al parecer por ordenes del viejo, cuando menos senti ya me metia un dedo en el ano con cierta facilidad, se sorprendio de ello y le dijo a su amigo….
– que se me hace que esta vieja ya no es virgen
– pues claro, si te la acabas de coger, hasta en el baño se oian sus gemidos, hasta me la tube que jalar…
– no seas pendejo…hablo del ano idiota!!
– aaaaaaahhh….
El Morongas dijo eso porque no estaba poniendo atencion, ya que estaba urgando en algunos cajones buscando que robar. El pirata por otro lado al ver la dosilidad de mi orificio, empezo a meter su verga, yo grite de dolor a pesar de que el pene del viejo era muy pequeño, en eso el morongas se acerco y se inco para que le chupara el miembro, ya lo hiba a meter enmi boca hasta que su amigo lo interrumpio…
– no cabron…hazte!!!
– pero si nada mas quiero que esta puta me la chupe…tranquilo pirata!!
– que te la chupe despues..dejame solo con ella, ya habiamos quedado
El morongas se paro molesto y se fue de nuevo hacia los cajones del escritorio
Ya con su verga adentro el viejo dibujo un circulo con ella adentro y entonces el pirata empezo a bombear, a mi me dolia tanto que no podia ni moverme, senti fuego en todo mi cuerpo porque el pirata era muy brusco, lueho se molesto…
– muevete pendeja!! Parece que estoy cojiendo con una piedra
Con tal de que no se molestara empeze a hacer movimientos de cadera, para ayudarlo a follarme, el mas excitado entonces, comenzo a decir…
– ayy si que rico!!!. que rico es sentir tus nalgas y metertela al mismo tiempo ricura…
Yo solo me quejaba y hacia muecas de dolor, papá empezo a llorar y cerraba los ojos como si tambien sintiera el dolor, el morongas gritaba desde la lejania del escritorio
– eso eso !!! acabatela pirata!! Partele el culo haber si asi deja de andarlo ofreciendolo la muy puta…
El viejo no dejaba de metermela, me besaba la espalda y los hombros, y me daba nalgadas tambien me susurraba muy despacito…
– mi amor, pero que culito tienes!!
Poco a poco fue acelerando mas, hasta que finalmente se corrio, esta vez no compartimos el orgasmo, yo acabe desecha con mi orificio irritado y llorando de la impotencia; el viejo solo se paro y minutos despues le aviso al morongas que ya se hiba, conmigo solo se inco para mostrarme algo que llevaba en la mano, vi que papá se retorcia como loco y luego vi porque; El tipo tenia en la mano una esclava de oro con mi nombre escrito en ella, al parecer era el supuesto regalo que papá planeaba regalarme, la estiro para mostrarmela y luego dijo…
– Olivia…asi que ese es tu nombre…me llevo esto para siempre acordarme del nombre de la perra que gimio mientras me la cojia, si quieres que te la devuelva vas a tener que buscarme
Luego tomo mi bolso y saco otra cosa que no vi bien, pero se la guardo en el bolsillo, quiza dinero, pense
Me dio muchisimo coraje todo lo que dijo, y tambien que se llevara el regalo que me pensaba dar papá, solo me quede ahi llorando, luego ya senti al morongas acercarse a mi, en eso llegaron los demas, escuche que le preguntaban al morongas…
– y el pirata?? Donde anda??
– ya se fue el wey…disque tenia prisa
Sin mas ni mas el morongas me volteo y me penetro por la vagina, los otros se acomodaron por ahi. Con toda la maratonica cojida que habia tenido con el viejo ya no me quedaban energias, pero el morongas me exigia que lo complaciera, luego gritaba…
– ayyy sii que rico!!…que rica concha tiene esta ramera
El me violaba teniendo a papá a lado que contemplaba todo, papá solo se retorcia y lloraba de la impotencia sin poder hacer nada, yo apretaba mis ojos llorando y diciendo…
– no no no….no ya no mas, porfavor dejenme…
El burlonamente me decia….
– si si si ….. como de que no perra…
No tardo mucho en corrrerse dentro de mi, luego se levanto y el otro gordo al que apodaban el ” Porky” , fue el siguiente en tomar su turno, metiendomela en la misma posicion, solo que este gordo me follaba mas despacio tomandose su tiempo, levantaba sus pompas en el aire sacando su miembro de mi vagina, para luego dejarlo caer con furia, aquel golpeteo de su puvis al caer, me dolia demasiado, me besuqueaba con besitos pequeños por todo el rostro, me hacia para atras el cabello y luego metio su lengua en mis fosas nasales, era todo un depravado,luego el marrano casi susurrando frente a mi rostro me preguntaba….
– te gusta??
Yo no le contestaba, solo lloraba con los ojos entrecerrados volteando hacia otro lado, me volvio a preguntar…
– te gusta??….yo se que te gusta mi amor, no fingas..
Luego dirigio la vista hacia mi padre que yacia tirado a centimetros de el, le preguntaba…
-que tal coje esta perra ehh compadre??
Papá soltaba lagrimas y sollozos de impotencia, que se enmudecian por la mordaza…
– te gusta como le meto mi vergota a tu hijita??, porque a ella le encanta….es mas compadre….mira como me lo pide…
El gordo se dirigio hacia mi, aun penetrandome…
– pideme que te coja puta…
No le respondi solo lloraba…
– vamos…pidemelo que tu papi te quiere oir…
No le hize caso, de pronto bajo su cabeza y me mordio el pezon muy fuerte, yo solte un grito gigantesco de dolor…
– si no me lo pides, te arranco tu pezon a mordidas puta…asi que mejor dilo…
Tratando de olvidarme del dolor de la mordida masculle un pequeño…
– cogeme…
– no no no, fuerte!!!
– cogeme
Dije un poco mas alto
– mas fuerte!!! o me como tu pezon…
Entonces senti muchisima adrenalina recorriendome el cuerpo y la saque en un grito…
– cogeme!!! cogeme!!! Maldita bola de grasa, cogeme!!!
El sonrio y luego dijo…
– suplicamelo – cogeme!!, cogeme!!
-Te lo suplico cogeme!!
– si asi puta, sigue diciendo..
Empezaba a acelerar el gordo…
– cogeme!! cogeme!! Porfavor cogeme!!! Llename con tu puta leche caliente gordo infeliz!!, como si fueras un jodido hombre!!…
El gordo no pudo resistir la excitacion y se corrio, estubo un rato tumbado sobre mi mi, recargado mejilla con mejilla, cuando se levanto se burlo de papá diciendole…
– ni modo compadre…que conste que tu putita me lo pidio….
Luego pasaron los otros dos tipos, repitiendo el misno patron, solo que ellos no buscaban humillarnos, solo cogerme, note que solo pasaron el flaco y Lucho. Despues me levantaron y me pusieron empinada con las manos y pies en el piso, Lucho se puso detras mio, pase saliva al imaginarme que me penetraria analmente, pero senti relativa calma cuando con sus dedos habrio mis labios vaginales, luego se carcajearon y escuche que algo se secreteaban, entonces el morongas se me acerco a la altura de la cara y me lanzo un reto…
– se nos ocurrio algo puta
Yo no le conteste, seguia llorando tanto que con la boca abierta me escurria un hilo de saliva
– mira, mi compa el Lucho va a jugar con tu conchita, si logras aguantar 10 minutos sin correrte nos vamos y te dejamos para que cojas a gusto con tu papito, que dices??
No respondi, hasta que me lo volvio a preguntar, solo alcanze a mover la cabeza afirmativamente; casi inmediatamente senti los dedos de Lucho entrar y salir levemente, tambien senti otro dedo en mi ano dandome vueltas, cuando senti las manos de Lucho extendidas para separar mis gluteos, fue cuando deduje que entonces el dedo de mi ano era de algun otro chico, empeze a sentir ya la lengua de Lucho, y a la primera que la metio,expulse un largo grito de placer, los gordos se rieron y se acercaron hacia mi rostro, el morongas me dijo
– un besito si putita??…
No hize caso porque me estaba empezando a retorcer y tambien a gemir, el morongas burlandose de mi decia…
– o me das un beso puta, o te meto mi verga en la boca, tu decides
Entre gemidos le conteste…
– no no eso no…
– entonces para trompita..
No me quedo mas que parar mis labios sintiendome ridicula, enseguida me empezo a besar de una forma asquerosa, metiendo su lengua para lamerme hasta los dientes, por la comisura de mis labios escurria gra cantidad de saliva, era la suya y la mia mesclada, atras Lucho urgaba dentro mio con maestria, y el dedo de mi ano habia desaparecido y ya acariciaba mis nalgas con la palma abierta, era obvio que era el chico timido, porque el morongas me besaba, y el otro gordo estaba al lado de el, pasando su mano por debajo para acariciar mis pechos, mientras el morongas me besaba fue cuando me llego el orgasmo, tube que dejar de besar al morongas para poder gritar, al hacerlo los dos gordos metieron sus dedos a mi boca para que se los lamiera,entrando y saliendo, ya no aguante mas y me corri, la verdad habia sido muy rico, vi que Lucho se levanto y choco las palmas con el morongas y el otro gordo, asi sin agacharse Lucho me advirtio…
– ni modo nena…no fueron ni tres minutos
El gordo al que apodaban Porky se froto las manos y dijo…
– pues entonces hay que castigarla por guarra
Luego me levantaron, el porky se acosto en el piso y pidio que me acercaran a el, entre el flaco y Lucho me sentaron sobre gordo que yacia en el piso, clavandome en su falo, luego Lucho y el chico flaco se pusieron cada uno a un lado mio, y tomaron mis manos dirigiendolas hacia sus respectivos penes para que los masturbara, de pronto comenze a brincotear sobre el Porky y a masturbar a los otros dos muchachos, alguien me daba fuertes y violentas nalgadas, y tenia que ser obvio que era el morongas, Lucho golpeteaba una de mis tetas pausadamente, mientras que el otro chico me la acariciaba toda, el porky se volvio a correr dentro mio y luego cambiamos de posicion, esta vez Lucho estaba en el piso boca arriba y a mi me clavaron en su falo volteando hacia el, Lucho sugirio…
– alguien aproveche su otro agujero, ya para largarnos…
Los ojos se me habrieron del miedo, pero se me habrieron mas al sentir la verga del morongas entrar por mi ano, su cosa entro con relativa facilidad y entonces el Porky se me acerco para metermela en la boca, ahi estubimos los tres durante largo tiempo, uno ocupaba mi ano penetrandome lentamente y diciendo…
– aahh si ahh si puta muevete…que rico te mueves….desde que te vi con ese pantaloncito te la quize meter…
El otro me penetraba por la vagina, sin decir nada mas que gemir y tomarme por la cintura; y el otro ya me habia sacado la verga de mi boca y ahora se dedicaba a abofetearme con ella, la sacudia y al mismo tiempo me golpeaba el rostro, luego me pidio habrir la boca y sacar mi lengua y se inco para besarme…de verdad que no se porque, pero yo le correspondi al beso de forma pasional, metiendo mi lengua en su boca y permitiendo que el la metiera en la mia, de pronto la de la iniciativa era yo, mordiendole sus labios con pasion, la mano de el le daba vueltas a mi pezon haciendome sentir excitada, quiza muy inconcientemente eso era lo que me hacia devolverle el beso, me sentia excitada una vez mas.No se cuanto tiempo paso hasta que los dos tipos que me la metian soltaron su leche dentro de mi, y el Porky masturbandose el solo dejo caer su gran corrida sobre mis pechos, para despues untarlo alrededor con sus manos, ya el otro chico no estaba, asi que solo quedaron trea, todos tirados exhaustos descansando.Poquito mas tarde los tres se vistieron, yo tirada en el suelo me arrastre hacia papá hasta abrazarlo, luego Lucho y el Morongas salieron sin decir nada, solo Lucho volvio a entrar para decirle a su amigo…
– ya vamonos…pinche Porky
El porky se acerco a mi y me dio un papel con su telefono, me dijo…
– porfavor llamame…quiero volver a estar contigo…
El pobre tipo penso que me habia enamorado de el o algo asi. Y de pronto los 5 tipejos nos habian dejado solos a papá y a mi, yo desate a papá y los dos nos abrazamos a llorar hasta el amanecer. Como a las 6 de la mañana salinos del edificio, papá le agradecio a Freddy y este se le quedaba viendo a las heridas de papá en el rostro, papá me habia tapado con su abrigo por lo que esta vez Freddy no pudo voltear a verme el trasero, nos dirigimos a casa donde lloramos y hablamos todo el sabado, papá me pedia perdon por haberme dejado sola e insistia en llevarme al hospital, yo tambien le insistia en que nada habia sido su culpa y que me sentia bien.
Al parecer otra cosa que le habia molestado a papá era que esos tipos nos habian robado el regalo que el me pensaba dar, la esclava de oro con mi nombre, segun el, la habia comprado para mi desde que yo tenia 10 años, pero no me la pudo dar porque fue en esas fechas cuando mamá lo habia hechado de la casa,el la guardo por mas de 20 años y significaba mucho para el, y ahora tambien para mi.
Finalmente el domingo, papá me llevo al aeropuerto y me despidio, llorando le dije que lo amaba y que jamas dejaria de visitarlo, el me dijo lo mismo, luego nos despedimos con un beso apasionado que hizo que las demas personas nos vieran extraño, especialmente dos ancianitas que estaban sentadas junto a nosotros, ambas se incomodaban al ver la forma en que nos besabamos, pero cuando realmente se sorprendieron fue al escuchar las siguientes frases…
– adios hija,
– adios papi
Ya subida en el avion hubo algo que me hizo sentir mucho miedo, al revisar mi bolso me percate que me faltaba algo….entonces me vino a la mente cuando el viejo, despues de violarme habia urgado en mi bolso….pero claro!!!…..el maldito habia tomado no solo varios billetes de a $100, si no que se habia robado mi credencial de ciudadano, la que contenia mis datos personales, como mi direccion por ejemplo. La pregunta era: me iria a buscar?? Me violaria otra vez??……no lo se, pero si es posible recuperare la esclava de oro de papá, no importa lo que me cueste….
FIN

Mejora la calidad y duracion de tus erecciones con Vigrax