Archivo de la categoría: Filiales

Chantaje Familiar III (De visitante)

¡Muy buenas amantes de los relatos! En esta ocasión llego con la 3ra parte de este relato en serie, en el cual ahora estoy en la casa de mis parientes, espero que les guste!

Aviso: En el relato se nombra la existencia de archivos (Fotos). Desgraciadamente no las puedo compartir con ustedes porque las he ido perdiendo por los cambios de memorias y el deterioro de las mismas.

Luego de la espectacular noche con mi tía en la ducha me fui a dormir y ella hizo lo mismo, satisfecha según se expresó. Me hubiera gustado que mis parientes se quedaran para año nuevo, mas que todo para poder disfrutar a mi prima, y ahora también, a mi deliciosa tía, pero luego de la cena mis padres discutieron. Temí que fuera por la infidelidad de mi padre con mi tía, pero en el pasar del tiempo descubrí que era porque la unión entre ellos se iba deteriorando, además de unos problemas económicos, y típicas cosas de pareja. Por el revuelo y la tensión que recorría la casa, mis parientes se volvieron al sur.
Todos los santos días extrañé que mi prima me bajara los pantalones sin preguntar y me chupara la verga… Extrañaba a mi tía, ya que habérmela cogido había sido lo más delicioso y me habían quedado las ganas de seguir haciéndolo.
No pasó mucho para que la calentona de mi prima consiguiera mi número y me mandara whatsapp’s con fotos de sus tetas, concha y culo, además de hacerme videítos y mandarme audios con esos deliciosos gemidos de nena para que yo me reventara a pajas recordando los buenos momentos que había pasado con ella.

A medida que iba pasando el año me echaba unos polvos con algunas amigas calentonas y me cogía a minitas que conocía en el boliche, que eran cosa de una noche. No lo disfrutaba, me las cogía imaginando que eran mi tía y mi prima, recordando ese hermoso par de polvos en la ducha con Jessica, su culo redondo y apretadito, los petes de Wanda y su concha peludita…
Desde que tengo memoria siempre me aburría de los mismos tajos y buscaba otros, por lo cual no podía tener novia, las pocas que tuve me duraban un par de meses, y las que quisieron seguir se tuvieron que comer los cuernos consentidos hasta que se cansaron. Pero con mi tía y mi prima fue realmente diferente. No se si la sensación incestuosa y el calor de estar cogiéndote a una parienta (Por mas lejana que sea) me excita tanto, pero lo disfrute a pleno.

¡Hasta que por fin llegó la época de las fiestas nuevamente!. Mis padres se habían separado a mediados de octubre y ninguno de los dos iría al sur, a mi me importaba tres pelotas, y fue mucho mejor con su ausencia. Con mi dinero compre un pasaje y me fui al sur, a la casa de mi tía, su novio y mis dos primos. Lo del novio de mi tía me descolocó cuando me lo contó mi prima, pero igual encontraría la manera de volver a revivir lo de las fiestas anteriores, con ambas.
Finalmente llegué a la casa y me recibieron con muchísimo afecto, Luciano me dio un afectuoso y fuerte abrazo, ya que es una bestia musculosa, mi tía me abrazó y me dio un beso diciéndome “Chiquito de la tía” como nunca antes me había dicho, como cambiaron las cosas…
Detrás de ella estaba su novio, un rubio, de tez blanca con barba de 3 días, muy alto. Me extendió la mano y luego me palmeo el hombro, un tipo distante pero ligeramente agradable. Wanda llegó última, corriendo hacia mí y abrazándome. Todos se quedaron atónitos con la actitud de ella, ya que es muy arisca la mayor parte del tiempo.
-Hola primita.- Le dije con una sonrisa.
Como llegue a la hora de almorzar prepararon plato para mi y mientras comíamos hablamos de cómo era todo en donde yo vivía y chismes, nos reímos un rato con un par de chistes y anécdotas graciosas del novio de mi tía. Mi prima no paraba de mirarme y morderse el labio inferior, ni tampoco de frotarme la pierna con las suyas por debajo de la mesa, le desvié la mirada temiendo que alguien se diera cuenta, a ella parecía no importarle eso.
Cuando ayudé a juntar la mesa levantando mi plato, a la pasada ella me apretó una nalga.
-¿Estas loca?- Le susurré.
-Voy a dormir la siesta, buscame en mi habitación más tarde. – Dijo ella riendo y mordiéndose el labio mientras subía las escaleras.
Esas actitudes eran las que me excitaban, una débil erección se me marcó en el pantalón y traté de disimularla.
En la cocina estaba solo mi tía lavando los platos, Gerardo (Su novio) se había ido a dormir y mi primo se había ido con algunos de sus amigos, me invitó, pero estaba muy cansado por el viaje.
-¿Así que se separaron tus viejos?- Me preguntó mi tía con una olla en la mano.
-Así es.
-¿No sabes por qué fue?
-Creo que por tema de plata y porque era mucha rutina ya.
-Ahh…- Dijo en un leve suspiro.
-¿Vos pensabas que era porque te garchaste a mi viejo?
-No me lo recuerdes.- Dijo agachando la cabeza.
-Pero así fue.- Le susurré arrimándomele.-Yo mismo te vi.
Ella retrocedió hasta ponerse contra la mesada, yo me acerqué a centímetros de su boca.
-Te extrañé Jessy.
-Tengo novio Agustín.
-Es una lástima. –Le susurré al oído.- Yo tenía la pija bien cargada para vos.
Le acerqué la mano para que rozara mi bulto.
-Por favor Agustín, soy una mujer nueva, no soy la atorranta que te cogiste en la ducha de tu casa.
-No podes negar que te encantó.- Le pasé la punta de la lengua por el cuello y salí de la cocina.
Agarré mis bolsos y subí las escaleras, una vez en el piso de arriba me encontré con Wanda, estaba con un shorsito y una musculosa.
-Por fin, ¿Cuánto ibas a tardar?.
-Estoy buscando la habitación de Luciano para dejar los bolsos, es la que tiene dos camas ¿No?.
Ella suspiró.
-Si, es aquella.- Me la señaló.
Me dirigí a la habitación y entré, había una cucheta y otra cama al lado.
-¿Acá dormis vos?- Le pregunté señalando la cama.
-¿Te pensas que voy a dormir en la misma pieza que mi hermano con las pajas que me hago? – Me preguntó algo agresiva.
Solté los bolsos y apreté a Wanda en mis brazos.
-¿Qué te pasa, querés pija pendeja?.
-Sabes que si hijo de puta, pelala ya.
La empujé en la cama y me desabroche el cinto, ella me quito las manos de ahí y me bajó los jeans agresivamente y se metió la pija en la boca con rapidez.
-Ay dios, no sabes lo que extrañaba esta pija, no te das una idea. – Le dijo mientras me pajeaba.
-Yo extrañaba como me la chupaba la putita de mi prima.
-Que ternura por favor…
-Callate y chupá.- Le metí la pija hasta la garganta.
Ella se ahogó y me empujó sacándosela, la baba le colgaba de la boca.
-Hace bastante que no chupo una asi de grandota, anda despacio pelotudo.
-No te quejes, si queres pija te la voy a dar a mi manera.
Se la metí de nuevo y comencé a bombearle la boca agarrándola del pelo, ella se metió desesperadamente la mano adentro del short y comenzó a masturbarse frenéticamente.
-Vamos a tu pieza.- Le dije sacándole la pija de la boca y subiéndome los pantalones como pude.
La cargué en mis brazos y la llevé hasta su pieza, cerre la puerta una vez adentro, corrí los peluches que estaban en su cama y la arrojé en el colchón. Le bajé el short junto con su bombacha y su concha semi peluda estaba bien mojada.
-Me encanta que te dejes los pelitos arriba.- Le dije metiéndole lentamente el dedo índice.
– Ay si… por fin te dignas a chupármela… vamos a ver si sos tan bueno como yo. – Me dijo empujándome la cabeza hacia su vagina.
Sentí su humedad en los labios y comencé a apretar mi lengua contra su clítoris, abriendo los labios de su conchita para poder lamerlo con mas comodidad.
-Ay esa lengua primito… que bien que lo haces dios…- Hundía los dedos en mi larga cabellera y tenía espasmos a causa de la sensibilidad de su sexo.
Le metí dos dedos y le absorbí el clítoris con mi boca, moviéndolo dentro de la misma con los movimientos rapidos y profundos de mi lengua. Ella jadeó y lanzó un profundo y extenso gemido que acompañó arqueando su espalda y llenándome la boca de flujo expeso y chicloso. En mi rápida reacción le tapé la boca.
-¡Ay dios como me hiciste acabarme la puta madre! – Sonrió jadeando y corriéndome la mano de su boca.
-Vos si que estas loca, ¿Y si nos escuchan?
-Tenés que dejar de preocuparte tanto, están re dormidos y Luciano no vuelve hasta la noche.
Se escuchaban golpes suaves y gemidos ahogados, guardamos silencio para poder escuchar mejor, abrimos la puerta y desde la habitación que estaba con la puerta cerrada se escuchaban los gemidos ahogados de mi tía, que parecía no poder aguantar.
-Me parece que no hay que preocuparse, ellos también hacen sus cosas.- Dijo mi prima de manera natural.
-Pareciera que quisiera reprimir sus gemidos…- Dije pensativo.
Ella me pegó una cachetada en el brazo.
-¿Estas analizando los gemidos de mi madre? – Me susurró violentamente. –No la culpo, no es nada fácil reprimir los gemidos con el cacho de verga que tiene Gerardo.
-¿Te cogiste al novio de tu madre? – Pregunté incrédulo.
-No boludo, pero una vez estaba por bañarse y dejó la puerta abierta, yo justo pasé y le colgaba tremenda chota…
-Si, pasabas casualmente.
-Bueno, se la quería mirar, con algo tenía que pajearme, no tenia tu pija para que me sacara las ganas… ¿Me vas a decir que te pusiste celoso?. – Dijo ella sonriendo.
-No, nada que ver…- Dije mirándola. – Ya me están empezando a doler los huevos, ¿Y si seguimos con lo nuestro?
Ella se mordió el labio y soltó una carcajada traviesa mientras se abría de piernas en la cama y me llevaba la pija hasta la entrada de su vagina.
– Cogeme como vos sabes…- Me susurró al oído y me lamió el cuello.
Moví mi cadera hacia delante lentamente y me abrí paso a través de la conchita de Wanda, ella me agarraba de los pelos suavemente. Le quité la musculosa y sus pechos comenzaron a moverse al ritmo de mi bombeo.
-Ay… Si… Dios… Como extrañaba esto, como te extrañaba primito… Extrañaba tener tu pija adentro mío… Ay seguí por favor…
Las increíbles tetas de mi prima me volvían loco, por lo cual les pegue una buena chupada mientras la bombeaba. Le deje un par de chupones en cada una.
-Así te vas a acordar de mí.
-Con las cogidas que pegás, ¿quien se va a olvidar de vos?
Me reí.
-¿Qué dije? – Preguntó ella de mala manera.
-Me parece que nos estamos poniendo tiernos eh…
-Callate la boca y cógeme, te voy a poner la cajeta en la boca así dejas las boludeces.
-Ah ¿querés que te coja bien zorrita?- Le dije aumentando el ritmo de mis bombeos.
-Ay dios… Ay.- El volumen de sus gemidos iba en aumento. – Ay no pares… Ay pará afloja que nos van a escuchar.
-¿Ahora vos te preocupas?- Le aumenté aún más el ritmo, arremetiendo violentamente contra ella e introduciendo mi miembro en su totalidad, la tomé de la cara y la puse frente a la mía.-¿Quién es el más pijudo?
-Ay… Vos primito.
-¿Tanto te gusta mi pija?
-Me encanta hijo de puta, rompeme toda, no aflojes ahora.
Volví al ritmo violento, notaba como el flujo se escurría desde dentro de su conchita y caía a las sábanas. Me clavó las uñas en la espalda y me rogó que no parara, al cabo de unos segundos un chorro de flujo emergió de su vagina, eso me calentó muchísimo, saqué mi pija rápidamente y me reincorporé, acabando gran cantidad de semen en sus tetas.
-Ay dios… Que rico que me cogiste… – Dijo Wanda jadeando y desparramándose el semen por sus tetas.
-Voy a ir a la habitación de Luciano así tu vieja no se da cuenta.
-¿Te pensás que no se dio cuenta ya?
-¿Te pensás que va a andar escuchando tus gritos mientras le meten un buen pedazo de carne, según vos, por la concha?
-No lo había pensado así… – Dijo vistiéndose.
Yo me vestí y fui hasta la habitación de Luciano, cerré la puerta y suspiré, serían unas hermosas fiestas, y aún faltaban varios días en los cuales pensaba seguirla pasando bien… muy bien.

Luego de la siesta merendamos los 4, menos Luciano, que se encontraba fuera de casa. Yo me levanté vestido, con la remera, el jean y las zapatillas, pero cuando bajé estaban todos en la mesa semidesnudos, mi prima llevaba la musculosa y el shorsito, como la había visto antes, pero Gerardo estaba en bóxers, considerablemente tenía su buen pedazo como me había dicho Wanda, y mi tía con un top que la hacia ver muy jovial, luciendo su abdomen envidiable por las demás mujeres, y un short bastante metido en el culo que me volvió loco ni bien lo vi, estaba teniendo otra erección que quise disimular.
-Ponete cómodo sobri.- Me dijo mi tía mientras preparaba la merienda para todos. –No es como en tu casa que no se podía casi ni mostrar el tobillo jaja.
Me entro una excitación leve que me recorrió el cuerpo.
-Bueno, ahora bajo, voy a dejar la ropa arriba.
-Ah no te preocupes, después yo la llevo, sacate todo dale que hace calor.
Los ojos de Gerardo y de Wanda estaban puestos en mi, esta ultima se reía disimuladamente.
Comencé por sacarme mi remera y dejarla sobre el sillón.
-Que lomo tenes loquito. – Sonó la voz gruesa de Gerardo desde la mesa. -¿Haces algún deporte?.
-Entreno por mi cuenta y de vez en cuando voy al gimnasio. –Le contesté desabrochándome el cinto. – Pero no me excedo porque viste lo que les pasa a los culturistas… Se les achica el muñeco.
-Y la verdad que si… Ese es el musculo mas importante jajaja.
Me estaba sacando los jeans y debajo llevaba un bóxer blanco, en ese momento llegó mi tía desde la cocina con las tazas de café.
-¡Que culo! – Exclamó Wanda, no se si lo dijo apropósito o se le escapó.
-¡Wanda! –Le levantó la voz mi tía. –¡Es tu primo!
-¡Mamá! Si tiene un buen culo, ¿Qué culpa tengo?
Yo me sonrojé ligeramente, no sabía si reirme o volver a vestirme para no armar líos.
-Es cierto Jessica. –Dijo Gerardo tranquilamente. – El muchacho tiene su buen orto y ella es una mujer, a las mujeres les encantan los ortos de los hombres.
-La verdad que sí, pero…
-¿Pero? Sabes que tu sobrino tiene un terrible culo, ¿o no es así?
-Si, es cierto, es un culo digno de admirar.
-Entonces deja que tu hija admire el culo de su primo en paz.
-Ella tiene novio…
-¿Ese pelotudo? No puede ser más pajero, la vez que vino a quedarse a dormir lo atajé a las 3 de la mañana viendo porno en el directv muy con la manito mientras tu hija dormía. – Se dirigió a Wanda. – ¿Cuándo le pensas cortar como habías dicho?.
-No he encontrado el momento, pero ya lo voy a hacer.
Según lo que veía Gerardo era el dueño de la casa y cabeza de la familia, pero era muy justo y un increíble padrastro.
Me senté al lado de Wanda y comenzamos a merendar, charlando lo más bien mientras todos estábamos semidesnudos a causa del calor. En mas de una ocasión mi prima me rozo el bulto con la mano y en otras lo toco y lo apretó disimulando a la perfección. Yo por mi parte le acariciaba la pierna a mi tía por debajo de la mesa, pero ella me miraba algo seria y se corría de manera que yo no la alcanzara.
Una vez todos acabamos con nuestras meriendas Gerardo y Wanda subieron a cambiarse, ya que el tenía que ir a trabajar y Wanda a entrenamiento de Hockey.
Ayudé a mi tía a juntar la mesa y a llevar todo a la cocina.
-¿Viste el novio que tengo? Esta muy fuerte… – Me comentó ella.
-Si, la verdad es muy buen tipo… y por lo que escuché te garcha muy bien.
-Realmente si, es un animal, discúlpame si te molestó escucharnos…
-No, esta todo perfecto, sabés que me encanta escucharte.
Ella se sonrojó ligeramente.
-El es actor porno, una amiga nos presentó hace 8 meses y bueno, acá estamos.
-¿Actor porno? Eso explicaba la matraca del tipo… – Dije alcanzándole una taza. – ¿Y no te molesta que se coja a otras minas?
-No, porque es parte de su trabajo… aunque siendo sincera me da un poquito de celos, pero me excita, es una mezcla rara.
-Es lo mismo que me pasó hoy con vos… – Le dije queriendo arrimarme a ella, pero en ese momento bajaba las escaleras Gerardo.
-Mi amor, ¿Querés que te acompañemos? Quiero llevarlo a Agustín a conocer tu trabajo.
-Si no hay drama, si el quiere… Capaz que te lo contratan al sobri jaja.
Subí a vestirme junto con mi tía, no pude sacar ventaja de nada ya que Wanda estaba vistiéndose también. Una vez abajo salimos todos juntos en el auto de Gerardo, rumbo a su lugar de trabajo.

Continuará…

Chantaje Familiar II (Mi querida tía)

“El chantaje es el objeto para dominar a cualquier persona, no importa cual sea su posición o su rol.”

Llegó finalmente el 24 de diciembre y estaba toda la familia un poco más unida , y cuando me refiero a la familia, no siendo egoísta ni creyéndome el centro del mundo, me refiero a la unión de mi prima y yo, tanto carnal como familiar se podría decir.
Luego de tener sexo con mi prima estuve con ella hasta que se durmió y luego fui a dormir también (obviamente a mi habitación para no levantar sospechas). Al otro día mi primo se enfadó conmigo por haberlo dejado plantado, pero igualmente mis amigos lo integraron y pasó una noche genial a pesar de no conocer a nadie. Le metí el cuento que había surgido la ocasión para cogerme a una amiguita y el me felicitó. Si tan solo supiera que a la que me cogí fue a su hermana…

Llegó la tardecita del día corriente y mis padres salieron a comprar las cosas al centro, todo a ultimo momento, como era de costumbre, así que la casa se volvió un revuelo. Mi tía se quedó preparando la cocina y mi primo fue al almacén del barrio a comprar frutas para las ensaladas.
Me iba a disponer a ayudar a mi tía que se la veía bastante atareada allá en la cocina, pero en el sillón estaba mi querida prima con un vestido cortito, que se levantó hasta la cintura, corrió su tanga y me enseñó su vagina frotándosela con sus delicados dedos y mordiéndose los labios. Casi inmediatamente empezó a brotar una erección que se notaban claramente en mis pantalones cortos. Wanda se puso de pie y enseñándome su cola entangada me invitó a seguirla por el pasillo, hice caso a esa orden al segundo y en menos de un minuto nos encontramos en mi habitación, cerrando la puerta a nuestro paso.

-No aguantaba más…- Me dijo ella agachándose frente a mi – Quería chuparte la verga.-Frotó mi pene por encima del delgado pantalón y luego me los bajó.
-Está tu madre en la cocina Wanda, mira si viene para acá.
-Calmate, esta re ocupada… Ay como me gusta tu pija…- Dijo dándole un chupón a la cabeza.
La lamía lentamente con toda tranquilidad y sus manos se deslizaban por el tronco de mi pene, se la metió en la boca y comenzó a acelerar el ritmo, moviendo su cabeza adelante y atrás, la pendeja me hacía suspirar de placer. Se la mandó hasta la garganta, metiéndose un poco más que la primera vez, estaba aprendiendo a hacerse una buena petera. La tomé del pelo, haciéndole una cola de caballo con las manos y comencé a bombearle la boca, sentía como me abria paso a través de su suave lengua y llegaba hasta la garganta, aceleré el ritmo hasta que las piernas me temblaron y me retiré hacia atrás, ella me agarró la verga y la retuvo en su boca, acabé dentro de ella y sin chistar se tragó toda la leche. Sin soltarme la verga me pegó un par de chupones en la cabeza para sacar la lechita que quedaba.
-Que primita que tenes eh.- Me dijo Wanda poniéndose de pie y pasándome la lengua por el cuello.
-Estas aprendiendo a chupar una verga de verdad.
-No te hagas el actorsito porno.
-Creo que te cogí como si fuera uno, y no podes negar que te encantó.
-Sabes que si hijo de puta, la próxima me la podes chupar vos.-Dijo abriendo la puerta.-Vamos a ayudar a mi vieja, así no levantamos sospechas.

Llegaron los parientes restantes a la casa con casi todo preparado, con Wanda y Jessica (Mi tía) Estábamos acomodando las copas y los cubiertos para dejarlos ya listos hasta que notaron que faltaba lo más importante, el cordero. Mis viejos y mi tía estaban en la cocina y nosotros los jóvenes nos retiramos hacia el living.
-Bueno…-Dijo mi viejo – Con tu hermana vamos a ir a buscar el cordero y vos quedate preparando las ensaladas.
Sin esperar respuesta mi viejo y mi tía salieron, se subieron a la camioneta y arrancaron.
-¡Agus!- Me llamó mi vieja – Anda a alcanzar a tu viejo y decile que compre un pollo, le mande un mensaje pero no le llega, ¡apurate dale!.
Agarré el casco que estaba arriba de uno de los sillones y salí lo más rápido que pude, me subí a la moto y salí tratando de encontrarlos. Hice tres cuadras en el barrio, fui al almacen del barrio y no estaban, me fui un poco mas al centro y en la calle que se metía a uno de los barrios mas apartados vi la camioneta de mi viejo.
-¿Qué harán por aca?- Me dije.- Si por acá no hay nada.
Me decidí a seguirlos de lejos para que no me vieran y después de recorrer varias cuadras se detuvieron en un descampado. Apague el motor para que no vieran la luz de la moto, era difícil ver ya que no había postes de iluminación por ahí. Me acerqué lo mas que pude por detrás y vi algo que me sorprendió. Mi viejo tiró el asiento hacia atrás, recostándose, y mi tía le bajó los pantalones y comenzó a chuparle la verga muy apasionadamente, mi padre le agarraba la cabeza y la empujaba, metiéndole la pija hasta la garganta. No se me ocurrió mejor idea que sacar mi celular y comenzar a grabar todo, colocándome muy estratégicamente para que no vieran la luz del teléfono.
La acción paró un momento, mi tía bajó sus shorts y se quitó la remera junto con el corpiño, mi viejo su remera y luego se colocó el preservativo, acto seguido Jessica se subió sobre su verga, introduciéndola en su interior, su lenguaje corporal expresaba placer, se puso derecha y comenzó a saltar sobre la pija de mi padre, sus tetas, pequeñas pero firmes bailaban al ritmo de sus saltos, el las tomó en sus manos y las apretó, dándole mas velocidad al bombeo. Lo mantuvieron así unos 6 minutos y aflojaron, habían terminado y yo lo tenía todo grabado. Me alejé con la moto a tiro media cuadra y allí arranqué, rumbo hacia el almacén, donde compré el pollo y volví un momento más tarde a mi casa afuera estaba estacionada la camioneta.
Mi vieja abrió la puerta y me preguntó donde había estado, le contesté que no los había alcanzado y decidí comprar el pollo yo mismo, se notaba el nerviosismo que había entre los dos fornicadores, al menos yo lo percibía, más el de mi tía, que seguramente rogaba porque nadie los hubiera visto.
Comimos bastante en la cena de navidad, una vez llegada la hora brindamos y nos abrazamos como una familia feliz, me sorprendía como mi tía abrazaba a mi madre luego de haberse cogido a su marido horas antes. En el rejunte de parientes por abrazarse y brindar le apreté una nalga a mi prima, ella me miro de reojo con esa sonrisa pícara y me apretó en pene disimuladamente con su mano.
Tenía un plan muy bien ideado para pasar una noche espectacular.
Llegó la hora en la que iban a salir todos, mis viejos iban a hacer una salida romántica ya que mi tía tenía planeado ir a salir con amigas de la infancia, y mis primos salían al boliche, ahora era yo el que estaba “Descompuesto”.
Mis primos salieron primero rumbo al centro y luego mis viejos salieron en la camioneta. El corazón me palpitaba muy rápido y sentía un calor que me corría por todo el cuerpo por lo que iba a hacer.
Escuché que mi tía abría la ducha y una ola de excitación me corrió por el cuerpo, erectándome en el acto. Cuando escuché que la puerta del baño se cerró esperé un momento y salí de mi habitación, respiré hondo y con el celular en la mano abrí la puerta. Estaba sin remera y con un pantalón corto que marcaba mi bulto considerablemente, no llevaba bóxers, así que se marcaba mucho mas todavía. Tengo un cuerpo bastante atlético, buen pecho, espalda y abdomen, que mi tía nunca tuvo la ocasión de ver ya que mi madre me prohibía andar “en cuero” por la casa, ya que lo consideraba una falta de respeto y algo grosero.
Al entrar al baño me miré al espejo, este me reflejaba y mas atrás estaba la cortina, detrás de ella estaba mi tía Jessica, estaba desnuda y muy mojadita…
-Agus, ¿Sos vos?- Preguntó ella inocentemente.
-Si tía, soy yo.- Le respondí con excitación en la voz.
-¿Necesitas algo?
Desbloquee mi celular y puse el video que había grabado hoy mismo.
-Agustín… ¿Necesitas algo?.- Repitió mi tía con un tono más severo.
-Si tía.- Le respondí volteándome y abriendo la cortina de la ducha de par en par.-Necesito que me expliques que es esto.
Su reacción me tomo por sorpresa, casi se cae, quedó contra la pared de la ducha con las piernas cruzadas y tapándose los pechos con un brazo y su mano derecha en su vagina.
-¿Qué mierda haces pendejo?- Preguntó furiosa. –Le voy a decir a tu madre cuando venga degenerado, salí de acá.
-Respóndeme, ¿que es esto?- Le acerqué más el celular.
Acercó su cara a la pantalla y quedó pálida con lo que vio, el video estaba en marcha y ella saltaba encima de la verga de mi padre.
-S..S.. –No podía articular palabra – Sos un hijo de mil puta, nos seguiste, a mi me pareció…
-¿Soy yo el hijo de puta o vos sos la puta que se cogió al marido de la hermana? – Le respondí sabiendo el poder que tenia sobre ella en ese momento.
Jessica no era muy buena tía, siempre prefirió a otros sobrinos y a mi me despreció desde pequeño en varias ocasiones, pero eso no descartaba el hecho de que había fantaseado varias veces con ella, y ahora tenia la ocasión y eso me llenaba de adrenalina.
-Ay dios… por favor, no se lo muestres a nadie por favor, se bueno con la tía… – Suplicó.
-No sé… ya que soy un degenerado se lo voy a mostrar a mi madre, a tus hijos y a quien más… ¿A los abuelos?.
-¡Nooo!- Se desesperó.- Voy a hacer lo que vos quieras, por favor no hagas eso, ¿Cuánto querés, mil, dos mil? Decime cuanto querés y te los doy.
-Yo no quiero plata tía querida…
Ella tragó saliva.
-Y… ¿Qué es lo que querés?
Me hice el reflexivo como lo había hecho con su hija.
-Empezá por sacarte el brazo de las tetas, ya te las conozco.
-¿Qué me dijiste?
-¡Dale pedazo de zorra! ¿O querés ver el video en todo internet también?
Ella sin responderme agachó la cabeza, cerró la ducha y se quitó el brazo de las tetas, estaban mucho mejor de cerca, sus pezones rosados estaban bastante erectos, quizás estaba disfrutando la situación.
-¿Te tengo que decir todo?- Le pregunté de mala manera. –Sacate la mano de la concha.
Sin chistar ella lo hizo, tenía una delgada línea de pelo púbico oscuro sobre su rajita, y un abdomen plano admirable.
-Estas muy buena tía…- Le dije mientras me metía lentamente a la ducha.
Ella retrocedió unos pasos hasta que la pared la frenó.
-G…Gracias sobri…
-No, es cierto, siempre pensé eso.- La verga ya me estaba empezando a querer estallar de lo dura que la tenía.- Y siempre soñé con un momento así.
Me acerqué a ella y le pasé la lengua desde arriba de su pecho derecho, pasando por su cuello, hasta debajo de su oreja. Le agarré las nalgas con todas las ganas y la traje hacia mí, pegando su cuerpo al mío.
-Por favor sobri… no hagas esto, te doy hasta siete mil, cobre el otro día y…
-A ver putita, te dije que no me interesa la plata, ¿Se entendió? – Le dije levantándole el rostro con el dedo índice. – Agachate.
-Sobri…
-¡Dale!
Ella se agachó lentamente y quedó cara a cara con mi pene erecto, solo la delgada tela del pantalón corto lo detenía.
-¿Te gusta la verga ajena? Yo te voy a sacar las ganas putita.- Bajé mi pantalón y lo tiré fuera de la ducha con el empujón del pie derecho. La pija le quedó pegada a la nariz y ella la miraba con ojos gigantes y viscos.
Ella la tomó con su mano derecha desde el tronco y la miraba con la boca abierta.
-Eso… así vamos bien.- Le dije.
-Q-Que verga… las venas, la cabeza… – Dijo sin salir de su asombro. -¿Cómo es que tenes una pija así?
-Eso no te incumbe tía querida, ahora empezá a tragar que te estas muriendo de ganas.
Ella disimuladamente se mordió el labio inferior y se llevó la mano libre a la vagina y lentamente comenzó a metérsela a la boca. Daba tímidas lamidas y se quedaba quieta con el pene en la boca. Le saqué el pene de la boca y la agarré del pelo y del mentón.
-A ver… – Le dije poniéndome frente a su cara. –Así no se la chupabas a mi viejo, y no se la chupas así a ninguno de los tantos machos que tendrás, así que empeza a chupar bien porque te voy a hacer atragantar ¿Eh? Dale zorra chupá – Le escupí un gran hilo de saliva dentro de su boca y le metí un cachetazo, acto seguido le metí la verga hasta la garganta.
Jessica se desesperó, le gustaba que la cagaran un poco a palo, porque después de eso me hizo el mejor pete que nunca me hubieran hecho, se la tragaba hasta donde podía, los ojos le lloraban, cabeceaba de una manera espectacular, la saliva se le chorreaba por todo el cuerpo y caia al piso de la ducha, me la pajeaba, me chupaba los huevos, estaba hecha una bestia sexual.
– Ay por dios… ay por dios…- Jadeaba con la verga en la mano.
Le quité la mano con brusquedad, la agarré de los pelos y le mandé la verga entera, que retuve allí unos 10 segundos. Cuando ella se retiró para atrás la saliva le caía a chorros de la boca, estaba colorada, con los ojos brillosos.
Como ella es mas bien liviana la levanté y la di vuelta, quedando en un 69 parados. Me deleité un rato chupándole la conchita de la cual brotaba flujo a chorros, ella me chupaba la verga muy desesperadamente y gemía con las chupadas que yo le daba en la rajita.
La bajé al cabo de unos pocos minutos y ella se trepó a mi con mucha agilidad , yo ubiqué mi verga en la puerta de su conchita y se la mandé lentamente, ella jadeó y gimió como una verdadera zorrita, con sus gemidos me puso bien al palo y se la deje adentro en su totalidad, la llevé contra la pared y comencé a chuparle las tetas.
-Ay… Ay si, la tenes mas grande que tu papi, ay si…- Me agarraba de los pelos y me clavaba las uñas en la espalda.
Cuando dejé de chuparle las tetas tenía los pezones terriblemente erectos, la alejé de la pared y comencé a bombearla, le pegué unas terribles nalgadas en ese culo que me volvió loco durante tantos años.
-Ay dios, ¡SI! Pegame que me encanta, me encanta que me peguen, pégame, soy tu putita sobri, soy tu puta, cojeme, edúcame… soy una tremenda zorra… Pegame por portarme mal.
Me sorprendió la actitud de mi tía, tan tranquila y serena y así resultó ser en la cama, una zorra desatada con sed insaciable de verga, pero no desobedecí, le pegué cachetazos hasta que las nalgas le quedaron muy rojas.
Aflojé el bombeo y la puse en el piso nuevamente.
-Te quiero romper ese orto hace años, y hoy lo voy a hacer.
-Es todo tuyo, hacemelo.- Me dijo poniendo las manos contra la pared y sacando culo para afuera.
Con la mano derecha le busque la boca y le mandé los dedos hasta la garganta, ella tuvo una arcada y largo una saliva espesa que use para untar mi verga y entrarle por el culo a mi tía.
-Ay si, ay dios… ay me duele… nunca le di el orto a nadie pero te lo ganaste sobri… te ganaste el culo de la tía, hacemelo por favor no doy más, Ayy diossss
Le metí la mitad de la verga bien lento y con una arremetida moderada le mandé la mitad restante, la agarré de las tetas y desesperado la bombee como si fuera la ultima cojida de mi vida… No se la cantidad de gritos que pegó Jessica, pero algunos me dejaron sordo, aún asi me calentaban como un hijo de puta. Estuve 15 mins haciéndole el orto y cuando me venía la arremetí con todas las ganas y le llene el culo de leche. Ella gimió con un placer que le hizo temblar las piernas, la tuve que sostener para que no se cayera. La mantuve en mis brazos un rato y la deje de pié. Le di un tremendo beso de lengua y le agarré el orto con las dos manos, no había nada mas que decir, todo lo había dicho nuestros cuerpos. Cuando estaba por salir del baño ella me chistó.
– Ch ch… ¿No te vas a bañar conmigo gordi?- Me dijo guiñándome un ojo mientras retorcía la esponja, el jabón le caía a chorros sobre las tetas y el abdomen.
Cerré la puerta del baño y volví a la ducha.

¿Fin…?

Chantaje familiar (Prima Wanda)

“Un chantaje con elementos firmes domina a cualquier persona.” Yo lo comprobé.

Esto me paso hace unos años, cuando era un menor.

Vivía con mis padres en una casa muy amplia, con tres habitaciones, living,cocina comedor, extenso patio y quincho.
En la época de las fiestas, previo a navidad, llegaron mis primos y mi tía delsur. Mi prima tenía mi edad (17) y mi primo 19 años, mi tía tenía 37 peroestaba muy bien conservada, cualquier persona que la cruzara en la calle, máslos hombres que miran hipnotizados sus redondas nalgas, dirían que tiene unos26 años.
Llegaron mis parientes y todo fue muchos abrazos y besos, en mi caso algo decasi desconocidos con mis primos, ya que la última vez que nos vimos, fue pordebajo de los 5 años, yo ni siquiera lo recordaba.

Llegamos a mi casa y cada uno tomo su lugar en la casa y comenzaron a descargarlos bolsos, mi primo y yo en una habitación con dos camas, mi prima y mi tía enla habitación que tenía la cama marinera (Una cama individual que tiene otracama debajo) y mis padres en la cama matrimonial en su habitación.

La charla entre mis padres y mi tía era muy animada, recordando anécdotas ycontando algún que otro chisme. (Así que el de la secundaria, ese de rulitos,terminó con Sabrina, la rubia que nunca le daba bola… El que persevera triunfaal final… (Risas). Y todas esas boludeces que no me interesaban)

Mi primo era morocho, de tez quemada y bastante grandote, me contaba queterminó el secundario y ahora estaba haciendo algo de ingeniería, pero que nole convencía mucho, mientras que mi prima era morocha, pero de piel más blanca,con pechos proporcionales levantaditos, igual que la cola, que claramente laheredó de mi tía, aunque su actitud media agrandada y asquerosa no me gustaba,no hacía más que estar con el celular en el sillón desde que había llegado, sereía y se mordía el labio inferior sin sacar los ojos de la pantalla,seguramente tendría un novio en el sur, ya que disimuladamente apretó uno desus pechos, al ver que yo la había visto se levantó del sillón y se fue albaño, claramente el fulano la había excitado por mensajes.

Con mi primo Luciano nos habíamos puesto a jugar al pes en la ps2 mientrasseguían las risotadas de los mayores que se encontraban en la cocina. Estabaalgo desconcertado, seguía pensando en mi prima, y que no salía del bañodespués de un largo rato, en como se mordía los labios, en como se apretó lospechos, en lo que estaría haciendo ahí adentro… Tuve una erección recorriendoel camino de esos pensamientos, pero la disimulé ya que al lado estaba miprimo. El resultado fue un humillante 7 a 2 que el festejaba burlonamente, peroa mi no me importaba eso, tenía la cabeza en otro lado.

Pasaron dos días desde la llegada de mis familiares a mi casa, con Lucianoteníamos bastante buen trato, con mi tía, que era a la única que recordabadespués de tanto tiempo, teníamos una afectuosa relación, pero con mi primaWanda era difícil entablar conversación sin que hiciera gestos sobradores y quedemostrara desinterés de manera muy arrogante, sin descartar que tenía elcelular encarnado en las manos, ya que no hacia nada más que tocar la pantalla.

-Ah, esta embobada con el novio que tiene allá- Me contestó Luciano cuando lepregunté por el comportamiento de ella.

Al otro día mis padres salieron con mi tía a un supuesto bar que iban en susépocas juveniles. Luciano y yo íbamos a salir a ver que pintaba la noche einvitamos a Wanda, que rechazó inmediatamente nuestra invitación por unadescompostura que tenía “desde ayer” y se encerró en la habitación.
Los mayores de la casa se habían ido y luego nosotros estábamos saliendo atomar el bondi para que nos llevara al centro. Un par de amigos nos estabanesperando.
Al llegar a la parada (Que esta a unas 7 cuadras de mi casa) justo llegaba elinterno y mi primo estaba por subir, cuando tantee mis bolsillos y no tenía mibilletera, donde estaba la sube (Tarjeta del transporte) y todo mi dinero.

-Me olvide la billetera la puta madre.- Le informé a Luciano. –Vos anda, en laparada van a estar un par de amigos míos, deciles que sos mi primo y que yavoy, porque si no se van a ir, nos vemos.

Llegué a mi casa, abrí la puerta y fui directo a mi habitación, la billeteraestaba en el jean que me había sacado y dejado arriba de la cama. Cuando estabapor cruzar el pasillo oí débiles sonidos desde la habitación en donde estaba miprima. La puerta estaba entreabierta y yo la abrí , sigilosamente, un poco más,y me quedé con la boca abierta con lo que vi. Ella estaba acostada en la camaboca arriba, con el celular en su mano, su musculosa levantada hasta el cuelloy sus pechos al aire, que apretaba con su mano libre, y con esa misma manotocaba su vagina cubierta por una delgada tanguita rosa.
El corazón me iba a mil, estaba muy buena, pechos del tamaño justo, un bronceadoespectacular, pezones perfectos, abdomen plano y trabajado, y las caritas deperra que ponía cuando se tocaba me enloquecían. Decidí sacar mi teléfono yfilmarla, se veía muy bien ya que la luz estaba prendida.
-¿Ahora que mas hago mi amor?- Le dijo al teléfono. Evidentemente estaba envideollamada con su novio, ojalá alguna de las novias que tuve me hubiera hechoun show así.
No alcancé a escuchar lo que dijo, pero ella respondió con que le daba cosa yvergüenza mientras apretaba sus pechos desnudos. Despues de un momento se veque la convenció, porque levantó sus piernas y se quitó su tanga muylentamente, luego separó sus piernas y dejó en vista una conchita preciosa,algo rosadita, con algo de pelo en la parte superior, tal y como a mi me gustan.Enfocó su entrepierna con el teléfono y le preguntó a su novio si le gustaba loque veía. A esa altura yo ya me había desprendido el pantalón y me estabaacariciando la verga con la mano libre, que se estaba poniendo muy dura.
Hubo un intercambio de palabras entre ellos que no escuché, ella sonrió y semordió el labio y tímidamente comenzó a acariciarse la vagina, acto seguidocomenzó a frotar su clítoris con dos de sus dedos y el placer de apoderó deella, levantó su cadera de la cama acompañando un fuerte gemido y aumentó elritmo de sus movimientos, gemía como una nenita y eso me puso al palo y no pudecontenerme más. Wanda frotó su clítoris aun mas rápido y un pequeño chorro deflujo salió expulsado de su vagina, sus piernas temblaron y ella no paraba degemir.
Me aseguré de que había capturado todo y guardé el video.
-Para estas cosas no estas descompuesta eh prima.- Le dije en tono burlón mientras abría la puerta y entraba en la habitación.
No puedo explicar su reacción, fue como si hubiera visto un fantasma,empalideció y no le salían las palabras de la boca, no pasaron 2 segundos quelanzo un grito de desesperación y se tapó con las sábanas.
-¿Q-qué mierda estas haciendo acá?- Gritó nerviosa.
-Calmate, todas las mujeres hacen lo que vos haces, o la mayoría.
-Sos una mierda, un degenerado, no podes estar espiándome, les voy a decir atus padres que me acosaste, y te va a ir feo.
Yo me reí y ella se empalideció aún más.
-Hace lo que quieras, pero yo le voy decir a tu madre y a tu hermano la razónpor la cual Wandita no salió, porque prefería quedarse en casa pajeandose paralos machos que tiene.
-Deciles, no te van a creer nada, porque soy la nena inocente de la familia.-Dijo sonriendo nerviosamente.
-¿Estas segura?- Le dije mostrándole el inicio del video en mi celular.
Ella se llevó las manos a la boca, reprimiendo un llanto, no de tristeza, sinode rabia e impotencia.
-No me hagas esto, somos primos, y muy buenos primos.
Yo ladee la cabeza de lado a lado.
-Me trataste mal desde que llegaste, te hiciste la no se que, ahora estas a mimerced.- Le dije acercándome a ella. –Me dejaste muy caliente con la pajota quete echaste zorrita.
-Por favor borra ese video, hago lo que vos quieras, pero por favor hacelo.
Me hice el reflexivo un instante.
-Hacete otra.
-¿Otra que?
-Otra paja pelotuda, adelante mío.
Se puso roja de furiosa e infló sus pulmones, pero largó el aire y se acostó enla cama nuevamente y comenzó a frotarse por debajo de las sábanas.
-¿Me tomas el pelo? Destápate, sácate toda la ropa, abrí bien las piernas ypajeate como lo hacías para tu macho.
-Por favor…
-Hacelo, si no querés que muestre esto a toda la familia.- Le dije de manerasobradora. – Ay Wandy querida, si hubieras sido mejor persona conmigo noestaríamos en esta situación, pero es algo que no puedo dejar escapar.
Lentamente Wanda se destapo, se quitó su musculosa y su tanga y comenzó amasturbarse tímidamente.
-Veo que esto no funciona.- Dije al cabo de un momento – Veni acá.
Ella vino tímidamente de rodillas a mi, que me encontraba al borde de la cama.Yo desaté mi cinto, bajé la cremallera, desprendí el botón de mi jean y lo bajéjunto con mi bóxer, mi verga parada dio un salto y casi le da en la cara a miprima, que se echó para atrás.
-Ay dios… no sabía… no pensé nunca que vos… ibas a tener una pija así. – Dijoella con los ojos bien abiertos.- Es más grande que la de mi novio, dios mío,mucho más.
-¿Y que es lo que vas a hacer?
-Chupársela a mi primo hermoso, obvio.- Dijo sonriendo perversamente.
-Es justo lo que te iba a pedir prima, ahora dale.- Dije metiéndosela de unsaque en la boca.
Ella se ahogó ligeramente, pero no se quejó y comenzó a frotarla con sus manosy llevarla a su boca, lamiendo el tronco, introduciéndosela hasta la mitad,saboreando la cabeza y pajeandola. La tomé de los pelos y comencé a cogerle su boquita. Ella opuso la mínima resistencia de sostenerme las piernas para frenarlas violentas embestidas de mi verga contra su garganta. Al cabo de unos minutos se la saqué de golpe de la boca y un grueso hilo de saliva cayó al suelo, la pintura de sus ojos estaba corrida por las lágrimas.

-Ahora tu primo te va a coger porque tiene la verga que le explota.
-Ay si métemela toda papito.- Me dijo poniéndose en cuatro y levantando bien el culo hacia arriba y agachando la espalda. La pendeja tenía algo de experiencia.

Le froté la pija por la conchita lentamente y ella suspiraba de placer, me eché un poco mas hacia adelante y le apreté las tetas, tenía los pezones durísimos.
Después de frotársela un buen rato me pedía a gritos que se la metiera y eso hice, se la mande lentamente y ella disfrutó cada cm que se iba abriendo caminomi verga por su interior. Gimió como toda una teen porno cuando aceleré elritmo y la bombeaba cada vez más fuerte.
-Ay si, ay si primito que bien me coges por dios… me encanta tu verga.
Esas palabras me calentaban cada vez más y llegué a darle un par de nalgueadas que a ella la pusieron como una bestia.
-Deja el videíto si querés, porque yo quiero seguir cogiendo con vos, que mecojas y me rompas toda, AY DIOSS.
Ese ultimo fue uno de los gritos de las 3 o 4 acabadas que tuvo en la noche.
Despues de un intenso bombeo a toda maquina de 5 minutos y pico le dije que mevenía, y como tan buena prima que se volvió de un momento a otro se arrodillófrente a mi y abrió esa boquita deliciosa que se dejó llenar de leche, meencantó como se la escupió en el pecho y se untó las tetas con mi semen.
-Me encantó que mi primito me chantajee.- Dijo riéndose aún de rodillas.

¿FIN…?

El chantajista hijo de puta, Cap 1

Mi nombre es Ignacio, vivo en Buenos Aires, en el barrio porteño de Las Cañitas. Tengo 16 años y la verdad es que me masturbo todos los dias, a veces una sola vez, a veces dos, tres, pero todos los dias seguro. Me encantan los videos y los relatos porno, y otras veces me pajeo recordando las cosas que vi en el día.

Hace unos meses mi madre entró a mi cuarto y me encontró, tirado en la cama, pantalón y calzoncillo por las rodillas, y yo masturbándome con la pija bien pero bien dura, justo me estaba apretando un poco para que la cabeza se ponga bien lustrosa y colorada, y ella justo abre la puerta y entra de una, me mira, se queda quieta, parada, mirando, yo claro tratando de taparme pero ella en vez de irse se me queda sermoneando

-MÁMA NO MIRES, COMO ENTRÁS ASÍ
-Ignacio, que te creés que es esta casa? Sos loco, vos?
-MAMÁA SALI DESPUÉS HABLAMOS PERO… – y era re dificil porque mientras ella me hablaba pavadas yo no sabía que hacer, para poder subirme los pantalones le tenia que mostrar de nuevo la verga que la seguia teniendo re parada, y taparme con las piernas tampoco tapaba del todo, asi que ella sermoneándome me estaba mirando igual y yo me mería de vergüenza

-Mirá Ignacio, en esta casa te contenés. Esto lo voy a hablar con tu padre
-NOOO Maa por favorr…

Y se fue.

Al final, mi padre habló en privado conmigo. Me dijo que me pajeara en el baño, y que si mi mamá me preguntaba, me había hablado de mal que hice y me habia castigado. El asunto pasó pero yo me quedé resentido con mi madre, humillado…

y empecé a fantasear con darle un castigo a la hija de puta.

A partir de entonces empecé a fantasear con mi vieja. A pajearme todos los dias, tres veces al día, pensando en ella. A veces, cuando ni mi papá ni mi mamá estaban, y encontraba en el lavadero unas bombachas o unos corpiños usados, me pajeaba oliendolos, adivinando el olor de las tetas de mi madre, y el olor de su concha y de su culo en los bombachas.

En fin, todavía uds no saben lo buena que está mi vieja.

No es joven, se llama Clara, todos le dicen Clarita, tiene 52 años, pero se mantiene muy linda de cara, es una morocha con unas tetas muy grandes, y un poco de pancita. Y que culo. Bien grande. No saben como fantaseo con abrirle los cachetes del culo a mi madre, quiero verle el agujero del ano que yo no sé, no creo que mi padre le entre por el culo, no creo que ni se la coja ya ese viejo de mierda, pero bueno, en fin, el caso es que es una señora que se mantiene muy bien, ni muy alta ni muy baja y de carnes generosas, digamos.

Bueno, cuestión que van pasando los meses, a mi en el colegio me iba cada vez peor, la verdad es que estaba todo el día pensando en pajearme, imaginando historias, todas masomenos calientes, calculando eso si que no se me pare la pija en el aula, y si llegaba a pasar, que sea lejos de los recreos, no sea cosa de tener que levantarse y quedar expuesto.

Un día me tuve que agarrar a piñas con un compañero. Por nada, porque no se que le dijeron que dije y bueno, hubo que pelear, no tuve opción, y ese día me castigaron, y como estaba realmente furioso, en una que pude me escapé por la ventana, y me fui a mi casa.

Ni bien entro, llamo a mi madre, sabiendo que a media mañana es la que está en mi casa ya que mi padre está fuera trabajando.

-¿Má, estás en casa? – Y como escucho un ruido en la cocina entro y veo a mi vieja desnuda vistiéndose, y a un tipo subioendose los pantalones.

-¿¿¿!!MAMÁ QUE HACÉS??!!!

El tipo casi sin vestirse se fue yendo hacia la puerta – Hablamos Clarita, chau – Se rajó de una.

Mi madre se puso el vestido y me dice

-Sentate Nachito, vamos a hablar

-¿Vamos a hablar de que? ¡Te lo estabas cogiendo!

-Bueno, eso es algo que no es para vos, no es cosa tuya. Vos no sabés como es mi relación con tu padre, así que te digo, de esto ni una palabra.

-Na, ¿que ni una palabra? ¿Vos no te acordás el día que entraste a MI cuarto? ¿Y que fuiste y le contaste a papá? YO VOY A HACER LO MISMO, TE JURO.

-NO! IGNACIO POR FAVOR… TE PIDO… POR FAVOR…

-Bueno. Vamos a hacer algo, te acordás de ese día? ¿Que vos me sermoneabas y yo estaba desnudo y vos me hablabas pero tambien me mirabas? Bueno, sacate el vestido, quiero que sientas lo que yo sentí ese día.

Mi vieja me miró, incrédula de lo que le pedía, estuvo a punto de decirme algo, pero se calló. Miró al piso y se sacó el vestido. No llevaba copiño. sus grandes tetas quedaron desnudas.

-La bombacha también

Y se sacó la bombacha.

Yo me acerque y saque la verga, bien dura, y tomándole la mano le dije

-Agarrala y pajeame.

Y se dejó llevar la mano, yo le ayudaba, apretandole la mano para que agarre mi verga, y pajeandome con su mano, y con la mano que tenía libre le amasaba las tetas.

Escriban comentarios de como quieren que siga el relato, y lo continuaré. Saludos

Ignacio, El chantajista hijo de puta

Me enamore de la cuevita de mi mamá II

El autor de este relato nunca envió la primera parte, y no responde a los mails. Si alguien la tiene, por favor la envia a sexycuentos@gmail.com

Por fin había llegado el viernes y nos íbamos a la playa mis padres y yo, en el bus trate de sentarme alado de mi mama y hacerme el dormido encima de sus pechos cada vez que podía respiraba profundo y soplaba sus pechos y eso hacía que ella tiemble y se estremezca, su piel se ponía de gallina, a lo que ella respondía pizcándome para que me “comporte”

Al llegar a la casa de mi tía fuimos directamente al cuarto, solo había una habitación y esta tenía dos camas en un iba a dormir yo y en la otra mi madre, pero solo por esa noche o así pensé. El día paso muy rápido yo solo esperaba que ya se vaya mi padre, entre arreglos que hacía de la casa mi madre y el futbol que veía mi padre nunca pudimos ir a la playa ese día pero al fin llego la noche, notaba como con cada minuto que pasaba se acercaba más el momento en que mi padre se vaya yo me ponía más emocionado pero mi madre más nerviosa (para mi decepción)

Cuando por fin mi padre se fue un ni bien el taxi arranco entramos a la casa y yo me abalance a mi madre, la agarre por atrás empecé a besar su cuello, metí como pude mi mano dentro de su short y justo cuando iba a alcanzar a frotar su vagina ella se aparto

– Andrés no por favor no puedo, no así!!!

Yo me desconcerté mucho y me enoje

– Mentiste dijiste que cuando mi padre se vaya me ibas a dejar tocarte

Ella entre lágrimas me respondió

– Lo sé, aun no nos vamos de aquí, mijito tenemos toda una semana, quiero que esto sea especial, no quiero que sea algo sin sentido o sentirme violada por ti mi amor, esta será tu primera vez y ha pasado tanto tiempo que para mí también lo será, pero mi amor yo ya se lo que tu sientes por mí y como me ves y es muy arriesgado, pueden pasar muchas cosas malas si alguien se entera y aparte es pecado, dame tiempo para poder acostumbrarme a la idea y para poder verte como un hombre que ya eres asi como tu me ves como una mujer, te prometo que antes de irnos sere tuya solo por una única vez pero deja que este lista.

Al escuchar eso no pude hacer más que abrazarla y besarla en la frente

– Está bien mami pero al decir que serás mía te refieres a que…

– Si mi amor voy a entregarme toda a ti por completo, solo por una vez pero deja prepararme para que sea especial y cierres esta etapa con broche de oro, te prometo que lo haremos antes de regresar.

Ante tal propuesta no podía rechazarla, no solo iba a dejar que la toque sino que iba a ser mía, iba a poder entrar a esa hermosa, húmeda y peluda cueva de donde Salí, valía la pena esperar!

– Está bien mami pero no voy a poder aguantar no tocarte hasta que estés lista

– Lo se mijito, puedes tocarme cuando sientas ganas pero cuando me empiece a sentir incomoda paras si?Yo también pondré mucho de mi parte para hacer esto lo más pronto posible y no tengas que esperar tanto.

– Está bien mamá, te amo, no tienes idea de lo especial que es esto para mi

– Y para mí también lo será mi tesoro

La cena paso normal entre nosotros, mi madre se quedó lavando los platos y yo fui a al cuarto a ducharme y ponerme la pijama, al rato mi mamá entro y saco de su maleta su pijama me dio un beso en la frente y me dijo que se iria a bañar, yo la detuve del brazo y le dije “Cámbiate aquí mami déjame verte” a lo que ella respondió “aun no puedo mi amor, lo que más vergüenza me da es que me veas desnuda”

– Pero mamá como te va a dar vergüenza si tienes un cuerpo hermoso

– No mi amor es muy feo y me da vergüenza

– Mamá me encanta tu cuerpo no encuentro mujer más hermosa que tú

– Gracias mi amor, te prometo que pronto voy a estar lista

Me dio un beso en la barbilla justo debajo de mis labios que me la puso durísima y entro al baño, pero puso seguro, mi mamita era muy astuta jeje aproveche para masturbarme y eyacule en unos calzones suyos que encontré en la maleta, luego volví a mi cama y la vi salir, inmediatamente me puse de piedra. Mi madre había salido con un babydoll rojo sin sostén, un encaje le tapaba las tetas y un calzon rojo pasión que no era hilo pero mostraba muy bien sus nalgas incluso las levantaba un poco y abajo mi hermoso tesoro, esa vagina sumamente peluda con los pelos brotándole afuera de ese calzon, su vagina era tan gordita que se le comia un poco el calzón y dibujaba su rajita.

Yo me puse como piedra, quería lanzarme a su vagina, tirarla de sus pelos púbicos y arrancar a mordiscos ese calzon, pero no, tenia que seguir sus reglas

– Wow mamá pero que hermosa te ves

Mi mamá solo estaba parada frente a mi con la mirada al piso totalmente roja y avergonzada y balbuceo un poco

– Te…te gusta… mijito?

– Estoy enamorado de verte asi mamá, puedo tocarte?

– Nnnn..no, aun no mi amor por favor, me da mucha vergüenza

– Vamos mamita solo un poquito

– No… por favor, ok hagamos algo mi amor, deja que mami se acueste en su cama y coja el sueño, cuando este dormida puedes verme o tocarme todo lo que quieras si mi amor? Pero si me despierto y me siento mal me dejas si vida?

– Esta bien mami

– Mami tratara de dormirse de una forma que te de una buena vista si mi niño?

Y así fue, pronto se quedó dormida de lado, en posición fetal dejando su culo brotado y su vagina apretada contra sus piernas, la vista era hermosa, los pelos que salían de su calzón eran tanto que la tela roja que los cubría estaba casi desaparecida dentro de sus labios y por sus velloscomencé a acercarme lentamente estaba recién bañada, su cabello aun mojado, olia riquísimo me acosté a su lado ella de espaldas a mi con todo su culo en pompa, la abrace, corri un poco su escote y deje escapar una teta, aun ella no se despertaba tenía pezones rosados que respondían al momento por que se pusieron tiesos luego me agache y centre su vista en su vagina aprisionada por sus piernas, me acerque tanto que mi nariz estaba a milímetros de su vaginaya percibía su olor que no era fuerte por que recién se la había lavado, olía un poco a jabón luego con una mano comencé a recorrer desde su pantorrilla hasta sus muslos para luego recorrer una de sus nalgas la redondee, la dibuje, quería morderla pero no quería despegar mi nariz de su vagina, de repente agarre una de sus nalgas fuertemente y ella despertó, de un salto se incorporó pero fue tan brusco que su vagina golpeo mi nariz y esta se aprisiono un segundo dentro de ella, inmediatamente ella se apartó cerro las piernas y se arrincono en la cama.

– Mijito estas bien, yo no quise… perdón me asuste… auuu, me dolió un poco

Se trató de cubrir la entrada de la vagina con una mano mientras se la sobaba, al punzar mi nariz dentro de su cuevita le hice un poco de daño, eso me mostraba que tanto tiempo sin ser penetrada por nada ni por nadie que su hueco estaba muy cerrado, yo sobándome la nariz le dije

– No te preocupes mami, te lastime? Puedo sobarte

– (ella entendiendo mi segunda) No mi amor ya paso, por quetenias tu nariz ahí?

– Quería saber a queolia

– No mi vida eso no se hace es muy cochino no lo vuelvas a hacer

– Pero mami me gusto tu olor aun lo tengo en mi nariz

– Andres no me digas eso, es muy cochino, por ahí hago pipi no vuelvas a hacer eso te dije que podias tocarme no eso ok?

– Ok mami, no lo vuelvo a hacer (por supuesto que lo volví a hacer pero mucho despues)

Al día siguiente me levante en mi cama y vi alado que mi mama seguía dormida con su culo apuntándome, no quise subir en su cama para no despertarme o que no me vuelvan a entrar las ganas de meter mi “nariz donde no me importa” asi que meti mi mando en el pantalón y empece a masturbarme viendo su culo, ella se despertó y me vio.

– Mi amor pero que haces???

– Perdon mamá no aguante

– Quedamos que no lo ibas a hacer!!!!

– Pero mama es que no aguanto, lo hago para no romper tus reglas, ya déjame tenerte por favor

– Paciencia mi amor por favor un poco más te pido vida, salgamos hoy, tengamos una cita en la playa si mi vida? Así me das más confianza.

– Está bien mami, lo hare, tendremos una cita mi hermosa Lorenita

– No mi vida dime mami, todavía dime mami, todo a su tiempo bebe

– Ok mami.

Desayunamos, ella se ducho y se puso un traje de baño de una sola pieza pero muy pegado a su cuerpo, casi no aguantaba sus tetas y que decir de su peluda vagina, puff parecía que no tuviera área de bikini, totalmente desaparecida, antes de salir fuimos al garaje de la casa y en una de esas duchas para lavarse los pies me dijo:

– Espérame casi me olvido de algo

Puso un pie encima del grifo y separo las piernas, acto seguido empezó a cortarse con una tijerita los pelos de la vagina que se le salían del traje de baño aunque era morbosisima la imagen la detuve antes que acabe con todo su bosque que buscaba escapar de ese traje de baño

– Mami déjate un poquito

– Pero que dices mijito? No pueden verme asi, que asco, me da mucha vergüenza

– Mami me gustan mucho tus pelitos de ahí

– Pero mijito no puedo salir

– Déjate esos ahí, casi no se te ven, tendrían que acercarse mucho alguien para notarlo y no lo dejare además estaremos la mayoría del tiempo en el agua y cuando se te mojen te los puedes acomodar además estamos en nuestra cita, nadie se te va a poder acercar lo suficiente, no lo permitiré

– Mi amor que vergüenza pero está bien mi rey solo no dejes que me vean.

Salimos y cuando llegamos a la playa buscamos unas piscinas que se formaban entre unas rocas cuando golpeaban las olas y ahí nos metimos, nos abrazamos, le trataba de dar un beso en la boca a mi mami pero me esquivaba, me decía que nos podían ver e iba a ser raro porque se nota la diferencia de edad estuvimos nadando un rato hasta que mi mama se acostó en la orilla de una de esas piscinas naturales el agua le daba solo hasta la nalga no le cubria la parte frontal de su cuerpo, se quedo dormida y yo me acosté alado de ella la bese en la mejilla y ella se acomodo en mi brazo

– La estas pasando bien mijito

– Contigo es imposible no pasarla bien mamita, eres hermosa y te ves mejor asi, deberías lucir ese traje de baño más seguido

– Mi amor que cosas dices, no tengo un lindo cuerpo, solo estoy asi por ti príncipe y por qué no estas dejando que la gente me vea asi

– No digas eso mamita tu cuerpo es perfecto

– No mi amor tengo celulitis y estrías y panza

– Y todo eso me encanta, eres una mujer real no como las que se operan en las fotos, las arrugitas que tienes en tus nalgas, tus pechos y tu cuello las pequitas de tu pecho,

Comencé a bajar mi mano libre acariciándole su barriga, metiendo uno que otro dedito en su ombligo y jugando con el mi mamá por fin estaba cediendo, su piel se puso de gallina y comenzó a respirar entre cortado

– Tu barriguita, pero sabes lo que más me gusta de tu cuerpo?

– Q…q..que mi Andresito?

Comencé a bajar mi mano, recorrí su barriga hasta la parte baja del abdomen casi llegando a la pelvis, salte a una de sus piernas sobe la parte interna de su muslo, ella ya excitadísima abrió la pierna y sus vellos saltaron fuera del traje de baño, fue ahí donde tome uno entre la unión de su pierna y su pelvis y lo enrolle en mi dedo, empecé a tirar de él y con mis otros dedos hacia cada vez más a un lado la tela de su traje de baño

– Me encanta lo que tienes entre tus piernas (no me atrevía a decirle vagina) y sobre todo tus pelitos, me traen loco, me quitan el sueño.

– Sss…si? Qqq que más mi amor?

– Déjame tocarte ahí mi mamita hermosa

– Aja….

Mi mamá ya se había dejado dominar, no había logrado, respiraba tan fuerte que era casi un gemido, como estábamos en el agua no podía notar lo mojada que estaba pero demo asegurar que era un diluvio de flujos. Justo cuando ya casi dejaba toda la entrada de su vagina libre de su traje de baño escuchamos un “Lorena!!!!” una amiga de mi mamá inoportunamente nos encontró, mientras se acercaba mi mama se acomodó como pudo y yo me metí al agua para ocultar mi evidente erección, charlaron casi 15 min y luego ella nos invitó a comer ceviches con su esposo, para mi mamá y para mi era sumamente incomodo estar ahí, cuando ellos se levantaron a pagar la cuenta mi mamá me dijo.

– Cuando regresen nos despedimos y nos vamos ya?

– Esta bien mami

Lo siguiente que me dijo me puso helado, nunca pensé que mi mama hablaría asi o usaría esa palabra. Pego su boca a mi oído y me dijo de una manera muy picara

– Quiero llegar a casa rápido para ducharme, tengo mucha arena en mi vaginita mi amor

Luego de eso me dio un beso en la mejilla, inmediatamente llegaron los amigos de mi mamá nos despedimos y nos fuimos a casa, efectivamente mi mamá caminaba con cierta molestia por la arena que había entrado en su vagina cuando le separe el traje de baño. Para mala suerte (en realidad no fue mala suerte) se nos habían quedado las llaves de la casa adentro, podía meterme por la ventana y mi mamá estaba ya con mucho malestar y picazón en su vagina

– Mijito me pica mucho ahí

– Ahí donde mami (quería que lo vuelva a decir)

– Ahí abajo Andresito

– Los pies?

– En mi vaginita, no seas cruel y puerco me pica mucho mi vagina y la tengo llena de arena.

– Me voy a demorar bastante hasta que entre por la ventana y encuentre las llaves

– ¿Y ahora?

– Limpiate en la ducha de aquí afuera

– Pero esa ducha esta aquí afuera y si alguien pasa y ve por el muro? No tiene ni cortinas,

– Yo te cubro mami

– Esta bien mi amor

Mi mama se metio a la ducha y yo me puse de frente a ella viéndola,

– Mi amor virate, me quiero desvestir

– No mamita esta vez no, te vas a limpiar delante mio sino yo me voy, te aguantas el malestar o te limpias corriendo el riesgo que alguien mas te vea

– Andres!!! No me amenaces!

– No es una amenaza mami

Despues de unos segundos de pensarlo acepto

– Pero igual no te saldrás con la tuya no me sacare nada

asi fue como cerro los ojos, abrió la llave de agua y empezó a meterse la mano por dentro de su traje de baño aun asi al meterla todo se desacomodaba y podía ver sus pezones rosados bien paraditos, primero la paso por sus tetas, su barriga y de ahí a mi premio, hizo un poco a un lado su traje de baño hizo una cucharita con la mano donde contuvo un poco de agua, abrió las piernas y paso a mandarse chorros de agua con la mano que la recogia en su vagina, era de lo mas morboso y exitante, yo inmediatamente me saque mi pene y empece a masturbarme, mi madre aun con los ojos cerrados metioun dedo en su vagina y lo empezó a meter y sacar, luego 2 y de ahí tres lo hacía muy rápido hasta que pego un grito y abrió los ojos me vio botar litros de semen se enjuago la vagina (todo esto sin sacarse el traje de bajo) y me dijo que no debió hacer eso

– Mi amor no sé qué me paso no debí hacer eso

– Mama no te disculpes fue hermoso

– No qué vergüenza mijito además te estoy incitando a que te toques eso no está bien

– Si no me quieres incitar mami ya hagámoslo, deja hacerte mía ahora

Me le acerque a la ducha le pase la mano por su vagina mientras le besaba el cuello pero ella me aparto.

– Mi amor ahora no, no aquí y así no, debe ser especial, no brusco

– Está bien mamá, pero ya estoy sin fuerzas para aguantar, lo que paso en la playa no podemos ignorarlo mamá

– No hablemos de eso aquí, deja que entremos a la casa

– Acepta que te gusto

– (Casi en un susurro) sss…si… si pero menos mal nos detuvo mi amiga, hubiese sido muy bochornoso.

– Dejate de eso mami, lo disfrutaste y eso basto así como disfrutaste meterte tus dedos ahí

– No…nnn.. me limpiaba

– Y por eso gritaste?

– …. Ya… entremos mi amor, no me pongas las cosas más difíciles

Me meti por la ventana abri la puerta y entramos. La tarde transcurrió tranquila, mi mama preparo caído el sol la cena y comimos uno frente al otro, empezamos a charlar.

– Te gusta la comida mijito

– Si mami y sabes que me gusta también?

– Que?

– Tu mami

– Ay mi niño que lindo

– Eres hermosa mami y muy dulce

– Tu también eres muy guapo y tierno mijito

– Me encanto pasar tiempo contigo hoy, te gusto nuestra cita?

– Si mi amor

– Aunque me hubiese gustado mas si tu amiga no nos interrumpia

– Ay hijito…

– A ti no mami? Dime la verdad a ti no te ubiese gustado? Seguirte diciendo cuanto me gustaba tu cuerpo y tus ojos y tus pelitos mientras te abria ahí abajito y te trtaba de tocar aquí…

Mientras le decía esto acarisiaba sus piernas y muslos con mis pies por debajo de la mesa ella abrió sus piernas puse mis pies en punta e inque un dedo de mi pie en la entrada de su vagina cubierta por el short que llevaba y sus calzones ella dio un repingo

– Andres estamos comiendo mi amor, ahora no

Yo ya no aguante mas me enfurecí, me levante y entre lágrimas le dije

– Entonces cuando? Mamá esto ya es cruel no dejo de pensar en tenerte y me has hecho tener esperanzas en vano? No te das cuenta que te amo? Y quiero que tu seas mi primera y única mujer no me puedo fijar en nada mas que en ti y en lo hermosa que eres y me parte que mi padre te trate mal, déjame amarte, déjame hacerte sentir una mujer deseada otra vez por favor!!!!

Ella solo sonrio, se acerco a mi, tomo mi cara, me seco las lágrimas, me miro a los ojos y me dio un beso en los labios.

– De verdad sientes todo eso mi amor?

– Si mami, quiero que tú seas mi primera y única mujer

– Tu única no puedo ser porque lo que haremos solo lo haremos una vez asi quedamos, pero tu primera mujer si, yo también quiero que seas mi primer hombre, el primero que me haga sentir amada y no abusada, acabo de darme cuenta lo mucho que también deseo esto mi amor. Vamos

Lo había logrado, íbamos a tener sexo!!! Me tomo de la mano y me llevo a la habitación.
Me dijo con una sonrisa cómplice que me siente en mi cama, que mejor era hacerlo ahí ya que estaba más lejos a la ventana y así nadie podía escucharnos por si nos “emocionábamos” mi madre estaba con una camiseta casera y un short no era precisamente el atuendo más elaborado como para una noche de sexo pero verla asi me exitaba mas que algo premeditado. Corrio todas las cortinas y cerro la puerta apenas unos cuantos rayos de luz de el aun anochecer nos daban pero eso era suficiente.

Se sento frente a mi en la cama y me dijo:

-Ahora vamos a hacer algo que se llama “hacer el amor” bebe y recuerda que solo lo haremos hoy, a diferencia de lo otro aquí lo disfrutaremos los dos como nunca pero te quiero pedir un favor sigue mis instrucciones si?

– esta bien mamita

Ella se acerco a mi, rodeo sus brazos por mis hombros, me miro a los ojos y me dijo “ahora te quiero besar mi bebito precioso” empezamos a besarnos suavemente, cada beso era lento, inofensivo pero cargado de deseo por parte de los dos poco a poco ella empezó a abrir massu boca y yo también hasta que comencé a morder su labio y ella el mio con mordiscos que mas eran caricias y nuestras lenguas se juntaron, todo muy despacito.

-Listo mi amor ahora besame donde se te antoje mientras yo te saco tu ropita pero tu aun no me saques la mia

Asi lo hice la bese por el cuello la frente y agarre sus tetas por encima de su camiseta cuando termine yo estaba ya desnudo y ella agarraba mi pene, lo sobaba de arriba abajo muy despacio y luego masajeaba mis testículos.

– Mi amor no sigo porquesi no vamos a acabar antes de empezar

Nos volvimos a besar cuando paro y me dijo

– Ahora sácame la camiseta mi amor pero no me besar

Ella se acerco a mi, rodeo sus brazos por mis hombros, me miro a los ojos y me dijo “ahora te quiero besar mi bebito precioso” empezamos a besarnos suavemente, cada beso era lento, inofensivo pero cargado de deseo por parte de los dos poco a poco ella empezó a abrir massu boca y yo también hasta que comencé a morder su labio y ella el mio con mordiscos que mas eran caricias y nuestras lenguas se juntaron, todo muy despacito.
-Listo mi amor ahora besame donde se te antoje mientras yo te saco tu ropita pero tu aun no me saques la mia

Asi lo hice la bese por el cuello la frente y agarre sus tetas por encima de su camiseta cuando termine yo estaba ya desnudo y ella agarraba mi pene, lo sobaba de arriba abajo muy despacio y luego masajeaba mis testículos.

– Mi amor no sigo porquesi no vamos a acabar antes de empezar

Nos volvimos a besar cuando paro y me dijo

– Ahora sácame la camiseta mi amor pero no me besar

Comencé a chupar y masajear sus tetas, lamia sus pezones y recorria con mi lengua todos sus senos, de vez en cuando le pegaba un pequeño mordisquito a sus tetas o pezones y ella solo decía “ay! Si mi amor pero cuidadito” ella empezaba a gemir muy despacito hasta que baje mi mano, ella abrió sus piernas y empece a sobar su vagina por encima de su short, enseguida el short se empapo, me lleve disimladamente la mano a mi nariz y la oli era embriagante inmediatamente la quise tumbar y sacale el short pero ella se reusó.

-No bebe aun no estoy lista para eso

– y entonces mamá como hacemos? No se puede hacer el amor sin yo volver a entrar ahí

– tranquilo, eso sí lo vamos a hacer pero no quiero desnudarme totalmente para ti, aun no estoy lista para eso perdóname amor me da mucha vergüenza

– pero como hacemos mami?

– tranquilo espera un rato

Se salio de la cama y busco en el cajón de su comoda una tijera

– Este short igual es muy viejo y lo guardare para recordar este día mi amor
Abrió sus piernas y me señalo

– Puedes cortar aquí en medio y correr mi calzoncito como en la playa pero sin hacer cochinadas, la vagina de mamita es solo para el pene de su hijito si? “No metas las narices donde no te importa” jajaja

– Si mami

Tome la tijera corte una línea y abri su short con mis manos, inmediatamente tire a un lado su calzon y antes que pudiera meterle un dedo en su mata de pelos me hizo incorporar y sentarme recto en la cama se acercomas a mi y se subio encima mio mientras me besaba en la boca.

– Ahora mami va a entrar en tu pene mi amor

Inmediatamente se sento en mi pene y empezó a subir y bajar primero con dificultad y algo de dolor (aunque estaba chorreando jugos a montón su vagina estaba muy cerrada por tantos años sin darle uso) pero luego comenzo con un sube y baja mas rápido y empezó a besarme en el cuello y clavarme sus uñas en mi espalda mientras us gemidos eran mas fuertes.

– AY si, si mi amor que rico, gracias por darme este placer bebe!!!! Te gusta Andresito?

– Si, me encanta como se siente tu cuevita

– Ayyyyy No. Di como se llama mi amor, dime dime “me gusta tu vagina” dimeloasi, se llama vagina, dimelo

– AHHH esta bien me gusta como se siente tu vagina, me encanta tu vagina LORENAAAA LORENITAAAA

– Ayyyyyysiii mi amor si pero dime mami, dime mamá no Lorena quiero tener presente que quien me esta haciendo sentir la mujer mas deseada y complacida del mundo es mi hijito

– AHHH esta bien me encanta tu vagina mama me facina, si eso sigue cabalgándome sigue mamita sigue tu vagina parece una piscina

Sus jugos ya habían inundado todas mis piernas y las sabanas, despedia un olor tan fuerte pero a la vez embriagante que me ponía mas a mil y el sonido cuando caia sobre mis piernas haciendo que mi pene entre lo mas profundo mientras sus jugos chapoteaban ufff…. Ya no podía aguantar mas me iba a correr.

– Mami estoy a punto de botar mi semen

– Ayyyy si si mijito esta bien hazlo dentro mio, quiero sentir que derramas todo tu semen dentro de tu mami quiero sentir tu amor ya mami no puede quedar embarazada igual si si mi vida yo también voy a tener un orgasmo ay el pene de mi hijo me va a hacer dar un orgasmoooooo!!!!! Ayyyyy BESAME BESAME MI AMOR MI HIJO

Comenzo a subir y bajar cada vez mas violento mientras nos besamos ya desacaradamente y con lacivia luego nos miramos a los ojos mientras ambos nos embestiamos y gritamos al mismo tiempo

AHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH

Indunde su vagina con litros y litros de leche y ella boto un chorro de un liquido que no era orina pero salio a presion, sin dejar de cabalgarme de tal manera que inundo la cama la sabana y el chorro reboto sobre nuestros sexo hasta darnos en la cara y el pelo terminamos mojados sudados y llenos de los fluidos del otro nos dimos un beso largo y quedamos rendidos en la cama. Nos quedamos dormidos asi, yo desnudo y ella con solo su short y calzones que habían quedado tan mojados por el sudor, mi semen y sus fluidos que se le pegaron a la piel, sus pelos de la vagina estaban desparramados era una imagen hermosa.

A la mañana siguiente nos levantamos, mi mamá tenia un semblante diferente, se la veía feliz y radiante, el cuarto estaba impregnado de un olor a semen y fluidos su vagina estaba indundada de una mezcla de nuestros dos fluidos y mi pene también los pelos de su vagina estaban embarrados y pegados, su short y calzon imposible de volver a usar al igual que la sabana, nos miramos a los ojos mi mama me dio un pico en los labios y se fue contoneándose a bañar.

Por supuesto que no fue la ultima vez que tuvimos sexo pero ya les contare cuando tuvimos sexo antes de irnos y por fin se desnudo totalmente para mi y el inicio de nuestra relación como pareja incestuosa al volver a casa.

Les dejo mi correo para que me escriban, si quieren chatear o por qué no ver y conversar conmigo y mi mamita.

Me interesaría especialmente conocer mas madres que hayan pasado por esto con sus hijos o que deseen a sus hijos y junto con mi mamá poder darles tips y fotos de nuestros encuentros

damianerazo88@gmail.com

Cogiendo con mis 2 primos

Hola amigos, Camila nuevamente con ustedes. Va el segundo relato de mi amiga. A disfrutarlo

Ya habiendo debutado con mi primo, estaba mas caliente aún. Me gusto mucho como lo vivi a pesar de que por Sebastian solo había una atracción física.
Habían pasado un par de meses desde entonces y lo hacíamos por lo menos 2 veces por semana pero de una manera tradicional por decirlo de alguna manera. Una noche me puse a prestarle mas detalles a los videos porno que sabía ver por internet. Así que en el proximo encuentro me atreví a montarlo yo, mientras que para el segundo polvo me puse a 4 pies para que me diera duro. Por lo general yo terminaba en su segundo o tercer polvo.
Un día observaba como las mujeres se comian grandes vergas y les terminaban en la boca. Como cada día quería mas, me atreví a mamarsela por primera vez. No estaba segura si me tragaría su leche pero cuando lo hicimos, terminó tan rapido que no me dio tiempo a quitarme, así que saboree su leche dulzona y acida. El hizo lo mismo conmigo, me lamió la concha hasta hacerme llegar al orgasmo.
A todo esto, no me habia percatado que mi primo Manuel, el mayor de ellos estaba sospechando sobre nuestra relación. Desde entonces, de forma sutil se me insinuaba cuando me cruzaba con el. Empezó a aparecer envuelto en toalla a donde estaba y siempre tenia una excusa. cuando me hablaba para preguntarme algo estaba con sus piernas separadas mostrandome su bulto que sobresalia de su pantalon, el que yo no dejaba de mirar.
Un día que estuve mamando la verga de Sebastian en el garage de su casa, él nos vió. Pasó como una semana cuando me encaró, justo salia yo del baño y me topo con él. Empezó con sus piropos a provocarme, algo que me gustaba mucho y por lo que yo ya le coqueteaba a él desde hacia rato. Entre charla y charla e insinuaciones me dijo que lo que vió, me puse muy nerviosa y con la intensión de comprar su silencio fuí yo quien le hizo la propuesta de que estemos juntos en cuanto se nos diera la oportunidad.
Pasó como una semana, Sebastián no fué a clases por estar enfermo y me aviso que por la tarde estaría en el médico, esta fué la oportunidad para ver a Manuel, quien se me adelanto y me citó para ir a su casa por la tarde pasadas las 5. Creo que de la calentura ya iba mojada en el camino, llegue como siempre, estacioné mi cuatri y en cuanto entré, el estaba esperandome en la cocina, recien salido de la ducha ya que regresaba de entrenar. Nos saludamos y mientras charlabamos el me cargó en sus fuertes brazos y me llevo a su habitación. Empezamos a besarnos apasionadamente, me desvistió y nos recostamos, no hizo falta que me dijera nada, sabía lo que quería así que baje directamente a mamarsela. Su verga estaba dura, para lo que conocía y habia visto en las películas, tenia buen tamaño. Con esta herramienta podía poner mas en practica lo que aprendí en las pelis y estaba ansiosa por hacerlo. De a poco le fuí dando lengüetazos e introduciendomela de a poco hasta lograr metermela toda y con mas ritmo. Así me tuvo cogiendome la boca hasta que termino en mi garganta.
Con su verga dura y yo super mojada, lo monte de inmediato metiendomela toda de un solo movimiento. El me tomo de mis nalgas y llevo su boca a mis tetas para chuparmelas de una forma fenomenal haciendome llegar al poco tiempo. Me quitó y me puso boca abajo, se cargo sobre mi para penetrarme y darme duro hasta que me lleno de nuevo.
Despues de descansar un rato me volvió a clavar apoyados sobre la pared donde logramos venirnos juntos. Manuel me hacía pasarla mucho mejor que Sebastian, y creo que era por el tamaño de su verga, ya que con su hermano estabamos aprendiendo mucho juntos. Así que de a poco le fuí dedicando mas tiempo a Manuel y alejandome de Sebastian, quien seguia teniendo el gusto de ser el primero en cada aprendizaje que encarabamos. Al poco tiempo en empezó a noviar con una vecina así que esto me permitio alejarme sin ningun tipo de escenas o celos. Desde entonces me empezó a gustar mas estar con chicos mayores que me dieran mas placer.

Debutando con mi primo a los 14 años

Hola amigos, soy Camila. Esta ves quiero compartir los relatos de una amiga de aventuras que se animó a contar sobre su vida sexual. Les pasaré varios relatos que me fué enviando por mail. Espero lo disfruten.

Hola, les quiero contar como me inicié sexualmente. En noviembre de este 2016 cumplo mis 21 años y les puedo decir que probé casi de todo, me encanta disfrutar del sexo y lo hago en cada oportunidad que tengo. Soy una chica que por lo general me exito con detalles en particulares de una persona y no siempre por su belleza física. Me encantan coger con viejos y tambien me satisfago con mi perro (y uno que otro animal a disposición).
Vivo a las afueras de una ciudad pequeña en tamaño pero importante economicamente donde actualmente voy a la universidad. Mi familia tiene una estancia y desde la secundaria que me trasladaba ya sola hacia la escuela, así que siempre tuve bastante libertad para moverme a pesar de ser la mayor de 5 hermanos.
Cuando cumpli mis 13 años mis padres me regalaron un cuatriciclo, y desde entonces viajaba junto a mi madre que tambien tenía uno. Me acompañaba hasta la escuela y luego ella seguia con sus cosas. Al año siguiente, simplemente llegabamos a la ciudad y cada una seguia su camino. Tan solo estabamos a 20 minutos de la ciudad y por un camino poco transitado, así que los viajes no eran molestos.
Como tengo familiares en la ciudad y uno de mis primos es mi compañero de curso, varias veces me quedaba a estudiar y hacer trabajos en su casa junto con otros compañeros, e incluso a casas de otros, por lo general por la tarde ya que siempre regresaba a casa a almorzar y volvía por la tarde para hacer otras actividades deportivas.
Mis tios son comerciantes, asi que por lo general no estan en su casa, se la pasan en su corralon. Tienen 5 hijos, 2 mujeres las mayores y el resto varones que para esta epoca tenián 19 Manuel, 17 Ricardo y 14 igual que yo Sebastian.
Desde chica fui muy curiosa con el sexo, y con varios primos, pero Sebastian principalmente, crecimos juntos en este aspecto, con decirles que a los 12 años lo encontre mientras se masturbaba y eyaculara por primera vez. Desde entonces casi siempre que empezabamos con juegos de manos terminabamos manoseandonos a tal punto que varias veces lo hice terminar yo con mis manos, experiencia que nunca antes había podido sentir yo a pesar que varias veces el tambien me masajeo mi clitoris haciendome mojar mis bragas.
A esta edad mi cuerpo se había desarrollado bastante, y por ser alta tenía bien marcada mis curvas, así que era muy deseada en el colegio y me permitía coquetearle a varios chicos. Aunque últimamente en nuestros juegos de compañeros había mucho manoseo, no pasaba a mayores. Pero una siesta de mayo, llego como a las 15 hs a casa de mis tios, me dirijo directamente a la habitación de Sebastián por que llegaba helada por el frio, él estaba despierto tapado hasta la cabeza y se asusta cuando entro. Con solo verle la cara de asustado me doy cuenta de que se estaba haciendo una paja, curiosidad, ansiedad, intriga, deseo, varias sensaciones tuve en ese momento al ver a mi primo con quien varias veces nos tocamos. Mi cuerpo entro a reaccionar solo a mi cabeza, le dije que me quería recostar para tomar calor, me invito a recostarme con él y lo hice de inmediato pero aún con ropa puesta. El me daba la espalda, me pregunto si tenía mucho frio y cuando le conteste que sí, giro y me abrazo, al instante empecé a sentir su calor mientras su brazo empezaba a acariciar mis piernas. Mi respiración aumentó, pero seguia quieta, luego el pasó su mano por bajo mi ropa para tomar mis pechos y apretarlos. En ese momento mi calentura hizo que deslizara mi mano hacia su verga que estaba muy dura y empecé a pajearlo mientras él comenzaba a desprender mi ropa. Lo ayude y nos quedamos totalmente desnudos.
Le hice unos masajes mas mientras me chupaba los pesones y me acabó en la mano, pero yo seguia con mis movimientos y su verga seguia dura así que se subio sobre mí y me penetro bruscamente.
Como su verga no era tan grande solo sentí un ardor que desapareció casi al instante a medida que su verga se lubricaba mas con mis jugos. Yo lo apretaba mas tomandolo de sus nalgas y al rato su cuerpo de contrajo hasta llenarme de leche.
Como su habitación tiene baño privado me fui a higienizar y luego lo hizo él. Recostados nuevamente, nos besamos apasionadamente, su verga se puso rigida de nuevo y lo volvimos a hacer, pero esta vez duro mas, tanto que por fin pude conocer un orgasmo. Era la primera vez de ambos, así que con miedos y dudas nos cuidamos esa tarde para pasar un hermoso momento. Luego nos cambiamos y nos fuimos a realizar nuestras tareas pensando cuando y como sería nuestro nuevo encuentro.

Mi abuelo materno I

Como te dije estimado amigo Juan, voy a relatarte algunas de las azotainas que suelo recibir aun hoy día, pese a mis 23 años de edad. Empezare por mi primera azotaina y la que más me marco, aparte de que mi vida dio un cambio de 360º.

Yo entonces contaba con la edad de 14 años, y vivía con mi madre de 28 años. No sabía porque mi madre había abandonado la casa de mis abuelos, (sus padres) pero ahora 15 años después volvíamos a su casa, yo estaba muy feliz por ver a mis abuelos por primera vez. En cambio mi madre estaba muy triste y consternada, ella jamás hubiera vuelto si no fuera por mí, se había quedado sin trabajo y nos habíamos tenido que ir de la casa en donde vivíamos, en la cual había trabajado sirviendo desde antes de tenerme a mí, los señores habían decidido vender la casa e irse a vivir con sus hijos a Alemania los años restantes que les quedase de vida. Viajamos en autobús hasta un pequeño pueblo escondido en los picos de Europa, Asturias.

Nos hospedamos en una pensión del pueblo hasta que el abuelo bajara a recogernos, según mi madre tardaría aun unas dos horas. Una vez en la habitación mi madre me hizo desnudar del todo, yo no comprendía nada, y menos aun cuando empezó a vestirme con unas bragas de niña pequeña de algodón, blancas con unos ramilletes de flores de margaritas amarillas. Le pregunte porque…

-. María hija no preguntes y deja que te ponga estas ropas de niña, ya sé que tienes 14 años y que eres muy mayor para estas ropas, pero créeme es mejor para ti mi niña, que el abuelo crea que eres una niña inocente, no lo vas a pasar nada bien cuando averigüe las calificaciones que has sacado este trimestre, se fuerte y no respondas al abuelo como sueles hacer habitualmente, o lo lamentaras y no te puedes hacer idea de cómo.

Me fue vistiendo ella misma, primero aquellas horribles bragas, que me llegaban por debajo del ombligo, luego me paso por la cabeza un vestido blanco con adornos voladizos como volantes, que no me tapaba casi las bragas, luego unos calcetines cortos blancos también, y los zapatos. Luego comenzó a peinarme haciéndome dos coletas con un lazo azul, cuando me mire al espejo parecía que tenía 10 años. Minutos después llamaban a la puerta, abriéndola mi madre, ante el umbral apareció un hombre como de 60 años con el rostro congestionado, se le veía muy enfadado.

-. Padre…

-. Esta es tu hija?

-. Si…Padre…es tu nieta… María.

-. Pequeña sal fuera, tu abuela y yo debemos de hablar con tu mama, no tardaremos mucho.

Salí hacia el pasillo, al pasar por delante del abuelo, este llevaba en la mano un viejo cinturón muy grueso de cuero, y la abuela en la mano llevaba una vara como de un metro de larga, luego sabría que era de avellano. Al salir yo entraron los abuelos y yo me quede en la puerta, antes de que la cerraran vi, que mi madre se desabrochaba la falda y como esta caía al suelo a sus pies. Me quede en el pasillo y a los pocos minutos empecé a oír sonidos como si estuvieran sacudiendo una manta, no puedo decir que eran aquellos sonidos, eran extraños para mí, pero poco después supe que eran azotes, mama gemía después de oírse aquel sonido, y poco después empezó a gritar y llorar, para minutos después solamente la escuchaba sollozar y todo quedo en silencio.

No sé el tiempo que paso, pero se abrió la puerta y salieron los abuelos, con nuestras maletas en la mano, la abuela ya no llevaba la vara y el abuelo si llevaba una maleta y su feo cinturón en la otra, entonces vi a mama secándose las lagrimas de los ojos y corrí a abrazarme a ella. Salimos de la pensión y en la puerta había un auto, mi madre se subió adelante con el abuelo que era quien conducía, y la abuela me hizo subir atrás con ella, vi la cara de dolor de mi mama cuando se sentó en el asiento, el coche se puso en movimiento.

-. María, tu madre nos conto por carta que habías suspendido el curso, eso está muy mal, pero tu abuela te va arreglar pequeña sinvergüenza, Isabel encárgate de que aprenda la lección!!!

No me lo esperaba, mi abuela me agarro del lóbulo de la oreja y me lo retorció, y tiro de ella, no pude hacer otra cosa que levantarme y en ese instante me tiro boca abajo sobre sus rodillas, y empezó a darme azotes sobre mi culo fuertes, era la primera vez que me pegaban. Y enseguida empecé a llorar pues dolían mucho, aunque llevara las bragas puestas. Me estuvo dando azotes hasta que se paró el auto, el culo me ardía horrores entonces paro.

Bajamos del coche y entramos en la casa, antes de que yo pudiera acceder al interior, me agarro el abuelo de los hombros con ambas manos y me dijo;

Ahora jovencita vamos hablar tu y yo sobre esas notas, cuando me quise dar cuenta me llevaba bajo su brazo izquierdo en volandas, se sentó en una silla al tiempo que me colocaba sobre su rodilla izquierda y pasaba su pierna derecha sobre las mías, me levanto el corto vestido, y note como introducía sus dedos por la cintura de mis bragas, bajándomelas hasta las rodillas me dijo mientras yo rompía a llorar de nuevo.

-. Tu madre a intentado engañarnos vistiéndote de niña, pero tu abuela y yo no nos chupamos el dedo, y sabemos qué edad tienes realmente, por lo tanto vas a probar el cinturón que ha probado tu mama antes de venir para a casa…

Y en seguida sentí como me quemaba el cinturón en mi culo desnudo, no sé cuántos azotes me dio, pero para mí fueron muchísimos, cuando me dejo en el suelo, la abuela me agarro y apenas me dejo subirme las bragas, que sentí un nuevo azote en el culo, de mi abuela esta vez.

-. Acompáñame niña. Vamos a tu cuarto.

Yo seguía escuchando en mis oídos los chasquidos del cinturón, me volví y vi a mi madre sobre las rodillas del abuelo, con el trasero al aire y como el abuelo la azotaba de nuevo con el cinturón.

El culo me dolía horrores, lo sentía arder como si tuviese fuego encendido en él, la abuela me hizo subir casi a arrastras al piso de arriba, apenas podía caminar, la abuela me llevaba de una mano y yo la otra la tenia sobándome el culo, esta fue mi primera azotaina de las muchas que he ido recibiendo de los abuelos, hasta el día de hoy…

De; juanspanker88@hotmail.es

Me masturbo para mi suegra

Esta historia sucedio durante el verano de 1996, en ese entonces yo tenia 21 años y estaba de novio con una chica muy linda , la relacion tanto con ella como con su familia era excelente a tal punto que sus padres me invitaron a compartir las vacaciones con ellos y con su otra hija, tres años mayor que ellla.
Como imaginaran , al compartir la casa cinco personas , las oportunidades de tener sexo con mi novia eran escasas y solo habiamos podido hacerlo dos veces en los 14 dias que hasta el momento llevabamos ahi. Yo veia todo el tiempo no solo a mi novia y su hermana en bikini, sino que la playa era un verdadero desfile de bellezas y debo confesar que por primera vez vi a mi suegra con otros ojos y comprobe que a sus 48 años se mantenia muy bien gracias a que dos veces por semana concurria religiosamente al gimnasio.
Esa misma noche decidi masturbarme para calmar un poco mi calentura, pero no queria hacerlo a las apuradas,entonces espere a que todos durmieran y fui hasta el baño sin encender las luces para no despertar a nadie y apenas entorne la puerta para no hacer ruido. Una vez sentado en el inodoro empece con mi tarea pensando en todas las cosas que veia a diario pero de repente vi algo que me llamo la atencion : el cesto de la ropa sucia, de imediato me puse a buscar ahi y lo primero que encontre fua una tanguita blanca muy chiquitita que reconoci en el acto, era de mi novia y al llevarmela a la nariz hizo que se endurezca aun mas mi pija, pero segui buscando y encontre otra tanga, negra que por su tamaño pequeño y al no ser de mi novia supuse que seria de mi cuñadita, repeti la operacion y a esa altura mi calentura era impresionante…Pero segui buscando y vi una bombacha algo mas grande que las otras, de una tela muy delicada , transaparente en la parte delantera, muy linda…
Me la lleve a la nariz senti un olor un poco mas fuerte que en las anteriores y me encanto, a tal punto que le pase la lengua por la parte manchada para sentir un delicioso gusto a concha mientras no dejaba de pajearme.
Hasta que de repente entro al baño mi suegra que venia a mear y me vio en esa situacion y antes de que yo pudiese reaccionar me dijo “anda para el jardin del fondo que vamos a hablar vos y yo “, obviamente acomode todo y sali del baño con toda la verguenza del mundo y dispuesto a pedirle disculpas y que por favor no le cuente nada a mi novia, cuando llegue ella me esperaba sentada en una reposera, intente disculparme y ella me dijo ” no tengo nada que disculparte , masturbarse es lo mas normal del mundo , todos lo hacemos, disculpame vos que te interrumpi” yo realmente no podia creer la situacion que estaba viviendo con mi suegra, hablando de sexo con total naturalidad mientras su esposo , mi novia y mi cuñada dormian.
“con todos nosotros aca te debe costar encontrar el momento para coger, no? te lo digo porque a mi tambien me pasa…” le dije dije que si, que por eso habia decidido masturbarme y me quede helado cuando me dijo ” Y mi bombacha te inspiro? me alegro de que te haya servido para tener un rato de placer…” mientras me guiñaba un ojo. Yo le dije que con la sorpresa, el miedo y la verguenza que me habia generado la situacion no habia podido llegar al final y me dijo ” entonces te quedaste asi….con la leche…? asenti con la cabeza mientras ella se paro y me dijo “esperame aca” , volvio enseguida con esa bombacha que me habia “inspirado” en la mano y me dijo “toma, te molesta si te miro?”
La situacion era increible yo estaba ahi masturbandome oliendo esa prenda usada por mi suegra que me miraba sin decir nada, de mas esta decir que no tarde demasiado en acabar….despues seguimos hablando un ratito y nos fuimos a dormir cada uno por su lado.
Hoy , mas de 10 años despues y aun habiendo cortado mi relacion con su hija nos seguimos viendo con mi suegra cada tanto para repetir ese ritual que nos encanta, ambos nos masturbamos pero sin tener relaciones, esa es la condicion, nos comentamos nuestras experiencias, me muestra toda la ropa interior que se compra y dice que todo esto le sirve para mejorar su vida sexual.

La madre de mi novia

Mi novia veranea en Galicia, con su familia, y allí voy yo a visitarla en mis vacaciones. Yo no había deparado en los encantos de su madre, siempre he sido morboso, pero ella no me decía nada, hasta un día en que fui a la playa con mi novia y su madre. La madre es de las de antes, no la agrada que tenga el menor gesto de cariño hacia su hija en publico (ni en privado) hasta que no estemos casados, de hecho solo ve bien que vayamos de la mano. Estando ya en la playa, mi novia me hace ver la necesidad de que me de crema para el sol, pero la madre la dice que ya me la pone ella.

Yo me tumbé boca abajo para que no se me notara el cabreo, y entonces empezó a extenderme la crema por la espalda, al principio yo estaba frío, pero ella lo hacia de una manera tan sensual que cuando empezó a untarme en las piernas ya me puse a tope. Ella quería que me diera la vuelta para darme crema por el pecho también, dudo mucho que no notara que estaba excitado, me siguió dando la crema como quien no tiene prisa, bien extendida, por el pecho, y luego por el vientre, así hasta que estuve bien grasiento. Mi novia se fue a pasear, la playa es larga, yo no la acompañe, porque estaba cansado, además de seguir con un buen calentón dándole vueltas a lo de la crema. Cuando mi novia estaba en el otro extremo de la playa, la madre me dijo que quería quitarse el bikini mojado y ponerse uno seco, y que la sujetara la toalla para que no se la viera. Así, cogí la toalla y se la puse alrededor del cuerpo. Ella se quito con asombrosa habilidad la parte de arriba, pero la estaba costando mas la braga, yo miraba disimuladamente a ver que veía, y allí estaba ella, con esos pechos, grandes, y bastante firmes para su edad, y un culito muy bien conservado, una rubia melena mojada y una cintura bien cuidadita, era la primera vez que la veía como a una mujer. Una vez en la casa, mi novia marcho a comprar y yo quede a solas con la madre. Esta, que ya estaba claramente lanzada, apareció ante mi cubierta únicamente con una toalla.

Me quede un poco paralizado, ella me dijo que necesitaba un masaje. Yo no dude un instante, la tumbe en la cama y la puse la toalla de manera que tapara solo el culito. Empecé por los hombros, iba poco a poco, con calma,bajando, y mas, y mas, dejaba deslizar, como quien no quiere la cosa, los dedos por debajo de la toalla, un poquito, luego un poquito mas, para tantearla, luego iba a sus costados y hacia lo mismo con sus pechos, la rozaba de lado un poquito para ver su reacción, ella estaba excitada, como yo, y ansiosa, como yo. De repente, se quito la toalla, no dijo nada, de hecho ninguno de los dos decía nada, no había nada que decir, la empecé a lamer los pezones, con suavidad, mientras la acariciaba el clítoris muy suavemente. Ella buscaba mi pene, y cuando lo encontró me lo agito, con la torpeza de quien lleva muchos años sin sexo, pero de una manera tal que a mi me excitaba sobremanera, trato al poco de conducirme a su vagina, pero yo la quería ahí, ansiosa, la di la vuelta y empecé a lamerla el culo, gozaba, se veía que nunca había sentido esta experiencia, seguí un buen rato, hasta que ella estaba tan excitada que decidí parar y volver a dejarla con las ansias de mas, entonces fue cuando la penetre la vagina, con suavidad, poco a poco pero hasta el fondo, por primera vez la bese, con firmeza, metiéndola la lengua hasta encontrar la suya, y entonces empecé a follarla con ritmo, cada vez mas, y con fuerza, salvajemente, aguante sin correrme bastante, porque pensé que no lo lograría, hasta que ella llego al orgasmo. Ella creía que se había terminado todo, pero no era así, quedaba el plato fuerte, la di la vuelta y la penetre por detrás, previa preparación con aceite Jhonsons y metiendo bien los deditos, y ahí gritaba, de placer y de dolor, pero yo no pare, y seguí y seguí hasta que me corrí…¿te ha gustado?… si… eso fue lo único que hablamos, y desde entonces es como si nada hubiera pasado… pero a mi que me quiten lo follao.