Archivo de la categoría: Famosas

Con Iggy Azalea en su estudio, matraca a full

Este Relato que les mencionare a continuacion es un relato ficticio, no paso realmente, aunque… a Quien no le gustaria que le pase algun dia??

Yo soy un productor musical (de Hecho realmente lo soy, produsco electronica), de distintos generos, voy de casa en casa ayudandoles a las personas que se inicien en esta carrera.. ya sea para cantar o para producir beats..

Una tarde paso un hombre por mi casa, pidiendome que valla a una direccion ya que habia una chica que necesitaba mi ayuda.. obviamente le dije que si, quedamos en que iria al dia siguiente al medio dia.

Al dia siguiente tipo 12:30 Hs, sali de mi casa para ir a la direccion que me dio el hombre.. era una casa lujosa, no tanto como las de hollywood pero para mi estado economico, era una mansion.
Al tocar la puerta abrio una señora vestida de mucama.. mu amable;

Yo: Hola, me llamo Ricardo, soy el productor, no se si le avisaron.
Mucama;Hola, sisi, adelante, La Señora de la casa no tarda en bajar, se esta duchando ya viene.
Yo; Buenisimo, muchas gracias.

Al ingresar a la casa, por fuera se veia bien, pero por dentro.. era como entrar a una casa futurista, muy lujosa y con toda la onda.

Sientese, ya le traigo algo para beber- Me decia la mucama.. Pese a ser muy amable, parece que los años no fueron amables con ella y ya le quedaba poca carne.
Sentado bebiendo agua ardiente que me trajo la mucama, siento que alguien atras mio salpica agua por gotitas.. al mirar hacia atras, no se veia bien ya que el pelo Rubio no dejaba ver nada.. cuando termino de sacudirse me di cuenta de quien era.. Iggy Azalea, Estaba como invitado en la casa de Iggy Azalea.. de pronto como que perdi la nocion del tiempo y no sabia lo que hacia.

Iggy se me acerca y desde ese momento comenzamos el dialogo del dia:

Iggy: Hola, Gracias por venir lo mas rapido posible.
Yo: (Aun en shok) D..de nada.
Iggy: Uff, muchisimas gracias, me agote bañandome, tengo un jacuzzi y estuve adentro como 1 hora (Risas)
Yo: jaja no te preocupes. Y dime, cual es el problema por el cual me contrataste?.
Iggy: Es que empece un tema y no se como hacer una transaccion de, la melodia, al inicio de la accapella.
Yo: no hay problema, es facil, yo te ayudo.
Iggy: Gracias!!, Ok, a trabajar entonces, vamos al estudio.

Caminamos por un pasillo laargo, ella siempre adelante, recuerdo que iba vestida de Camiseta manga corta rosada, Con el pelo recogido en cola de caballo, Pantalones de licra grises que hacian resaltar su exoberante culo, el cual daba mucho a la imaginacion, y de tacones de aguja..
Caminamos como 50 metros hasta llegar al estudio, Era algo pequeño, tenia todas las consolas muy amontonadas y no habia casi nada de lugar para movilizarse.

Iggy: Perdon por el desorde, si no es mucho pedir, me ayudarias a acomodar todo para si tener un estudio decente? luego de terminar el tema claro.
Yo: Por supuesto, te ayudo en lo que quieras una vez finalizado el trabajo.
Iggy: Great- dijo en ingles mientras se mordia las uñas.

Empezamos a trabajar y el tema estaba muy bueno, le pregunte como se llamaba, la respuesta fue Works, le hice un par de cambios hasta que quedo terminado, a ella le gusto y a mi tambien, al reproducirla me rodeo con los brazos y puso su cabeza junto a la mia.. me miro y yo la mire.. mi respueste fue un beso en la comisura de sus labios, a el cual ella se aparto y me dio las gracias por el tema.. Me dio mi dinero y un adelanto ya que me dijo que vuelva al dia siguiente para ordenar los equipos.

Llego el dia siguiente y yo iba con verguenza por lo sucedido el dia anterior. llege y me abrio como si nada, pero esta vez estaba vestida de una manera muy hot.. pelo suelto, labios rojos, una polera roja tambien, leggins negros y nuevamente unos zapatos de tacon.

Iggy: Hola, ven pasa, nos quema mucho que acomodar aun.
Yo: Hola, si, te parece si empezamos ahora?
Iggy: te iba a proponer lo mismo.

De camino al estudio, ella se gano delante mio y de pronto se agacho a sacar la llave que la habia dejado debajo de una baldosa.. tuve 5 segundos, me fueron suficientes para mirar con lujos de detalles ese culo que me tenia loco.. al ser su culo tan inmenso, la licra se estiraba demaciado y hacia transparente los leggins, pude divisar una tangita de color rojo.. me empalme al instante, ella se levanto y abrio el estudio, estaba igual que ayer pero a diferencia que varias cosas las habia bajado al piso.

Iggy: bueno, empezemos!
Yo: esta bien.

estabamos ya acomodando todo, faltaban unas cosas, al ser muy chico el espacio para moverse, estabamos muy apretados y siempre al pasar al lado de ella tenia que tirar mi paquete para atras para no apoyarla de forma descarada.. pero ella era quien luego de unos minutos, al pasar por el mismo lugar, me movia el ojete en circulos para, literalmente, tragarse mi verga con sus nalgas..
lo hacia de forma muy erotica, me empalme al instante, pero ella seguia normal, como si nada pasara.

luego era yo quien le pegaba la poronga en el ojete, en un momento ella se dio vuelta y dijo:

Estoy muy caliente, ese beso de ayer me detono la concha y necesita ser bien penetrada, no me importa como lo tengas, garchame toda papi!!

diciendo esto, me comio la boca de un beso, yo no entendia nada pero estaba re parada mi poronga, empece a besarla y a tocarle las tetas, que no son grandes como me gustan pero da igual, son las tetas de iggy azalea, quien no se las tocaria y chuparia hasta el cansancio.

luego de esto ella bajo hasta arrodillarse enfrente de mi poronga, con los dientes me bajo el pantalos hasta los tobillos.. luego subio y agarro con los dientes mi boxer, lo bajo y mi pija salto ya durisima y le pego en la cara, ella se rio y siguio bajando mi boxer.. luego sin agarrar mi chota, se la metio a la boca, y me miraba con esa cara de puta que tiene.. esa imagen era impresionante, me calentaba cada vez mas.

estuvo como 15 minutos chupandola de manera frenetica y pelliscandose sus pezones que ya estaban duros.. hasta que de pronto 5 chorros de leche saltaron en su cara, pelo, labios, y la mayoria enla boca.. la trago como la puta que es y me miraba..

Me encanto papi, ahora espero hasta que te empalmes y me garchas como un dios.

3 minutos despues ya estaba como un fierro.. no se dio cuenta ya que se estaba limpiando con una toalla la leche de su cara… la obligue a ponerse en cuatro, le baje los leggins y la tangita roja y le undi mi cara en ese culo, se lo chupe hasta que empezo a contraerse y a arquear la espalda y salio de su rajita, un orgasmo terrible, como si hubieran abierto una mangera y el agua callera al piso libremente.

HAAAAAAA!!!! MMMMM!! ASIII, CHUPAME TODAAAMMM!!, si chupas bien te doy otra recompensa!!

Luego, le comenze a succionar los jugos que caian por su pierna hasta chuparle la concha de una manera tan violenta que ya no gemia, gritaba.. no sabia como reaccionar si nos encontraba la empleada.. asi que le mande dos dedos en la zorra y los empece a menear de manera frenetica hasta que estallo en otro orgasmo, similar al anterior.

termino rendida en la consola, pero yo todavia queria mas, asi que ella me dijo que le pase el frasco de vacelina que estaba en el mostrador, lo utilizaban para reparar las perillas atoradas de las consolas.. se lo pase, se mando un trago a la boca y me empezo a chupar nuevamente de una manera irresisitible la pija, se la tragaba hasta el fondo, yo ya me venia cuando la aparte, le dije que queria hacerle la conchita!!

Iggy: si, partime corazon, haceme tuya!!

puesto que mi baston ya estaba demaciado lubricado, se la empece a meter por la zorra, no costo demaciado en entrar y en cuastion de minutos la bombeaba como un campeon.

Iggy: SII HAAAA ASI PAPI, LLENAME DE LECHeEE!!!

Sus palabras me calentaban al maximo y en un momento, explote en su interior.. ella tambien tuvo un orgasmo y quedo media desmayada en las consolas con las piernas abiertas y en posicion de perrito.. yo, aun no me explicaba lo que pasaba, me estaba cojiendo a iggy azalea como queria y ella no me lo negaba!!

asi, desmayada y en cuatro como estaba, le mande dos dedos directos en el culo y ella se empezo a retorces mientras gritaba como una loca.. me puteaba, me undia la cara contra su culito y yo chupaba lo que podia.

me pidio luego el lubricante y me dijo que me mande un trago en la boca, yo por supuesto que lo hice, en un momento ella me aparto, se acomodo bien y con ambas manos se estiro las nalgas para dejar al aire su concha abierta llena de leche y su culito ya dilatado por mis dedos.. me hizo escupir el lubricante en su ojete, justo en el agujerito, ella gemia y se mordia el labio..

Iggy: Ahora si.. Preparate!

como pudo se puso en cuatro con su culo en pompa, le undi mi fierro entero haciendola gritar, hay empece un mete y saca desenfrenado, con sus tetitas rebotando para todos lados y su culo balanceandose al compas de mis embestidas.. luego, cambiamos de pocicion, la sente en la consola y se la mande por el culo nuevamente, al quedar su concha al aire, se podia ver que habia tenido un orgasmo en ese segundo que la vi, saltaron sus jugos manchando mi pecho, cara y un poco en el techo mientras ella gritaba de placer..

luego de ese orgasmo me pidio un microfono que tenia en el mostrador para grabar, estaba conectado al amplificador, ella se lo metio en la concha entero, mientras que por los parlantes se escuchaba el ruido de sus jugos como cuando comes chicle, al oir eso que nunca habia escuchado me calente mas y le mande un matracaso por el culo, luego de diez minutos me tumbo en el piso y se sento de espaldas a mi cara, enterrandose mi verga en el ojete, estuvimos asi cinco minutos hasta que le dije que me hiba a correr:

Yo: ME CORRO IGGY, ME CORRO EN TU CULITOOOOO!!
Iggy: SIII, LLENAMEEE!!!

al finalizar la palabra estalle por completo, me quede seco y casi me duermo despues del semejante orgasmo que tuve.

nos quedamos asi medio segundo hasta que ella, con dificultad, se levanto lentamente desenterrandose mi verga de su ano roto, se levantaba lentamente hasta que se la saco y de su ano callo medio litro de leche en mi pija, cayo como si me arrojaran un balde con agua en mis huevos.

Iggy: HAAA!! Me encanto papi, esto hay que repetirlo!

luego se acosto al lado mio y nos besamos desnudos como estabamos, luego ella con un dedo sacaba toda mi leche de mi cuerpo y se lo llevaba a la boca.
al retirarme de su mansion ella me hablo al oido y me dijo que el fin de semana llegaba su hermana de 25 con su sobrina de 15.. que estaba invitado a ir cuando ellas estuvieran solas..

bueno, eso fue mi relato, si te gusto bien, sino, Iggy enviara a justin bieber a cantar a tu casa a las 3 de la mañana del viernes que viene.

Luego les cuento que sucede con su hermana y sobrina, Adios

Natalia Oreiro

Era viernes a la tarde y Natalia Oreiro estaba viajando sola por una carretera de montaña para ir a un desfile el domingo a la noche, y de pronto se le avería el auto, ella asustada ve a lo lejos una pequeña casa, Natalia se dirige a ella para ver si alguien la puede ayudar , justo en ese momento se genera una tormenta enorme, Natalia corre hasta llegar a la pequeña cabaña y golpea la puerta.

.- toc toc . hola hay alguien casa

sale un señor y dice:
si, que desea
Natalia dice:
rin hola señor se me rompió el auto puedo usar su teléfono
el señor dice:
siii (el pensó es Natalia Oreiro, pero no se animo a decirle) pase puede usarlo, pongase cómoda
Natalia dice:
gracias señor donde esta el teléfono
el señor dice:
ahí al frente de la recamara
(natalia)gracias, señor, levanta el tubo y dice el teléfono no funciona ¿será por la tormenta?
(señor)bueno tendrá q quedarse aquí hasta q pase la tormenta
(natalia)no pero no lo quiero molestar
(señor) no se preocupe no me molesta, al contrario me encanta q este aquí
(Natalia)gracias es muy amable
(señor)esta toda mojada, se puede enfermar por q no se da un baño caliente?
(Natalia) no gracias no lo quiero molestar la tormenta puede parar en cualquier momento
(señor): no este tipo de tormenta durara mucho, saquese ka ropa mojada no quiero q se enferme, vaya a darse el baño caliente , ahí hay unas toallas
(natalia) no muy convencida accede, bueno muchas gracias señor, y va para el baño , entra y cierra la puerta con llave
(lo que no sabe que el señor tiene una llave extra), natalia Orebro se va desvistiéndose lentamente, se despoja de la ropa mojada que ya le estaba molestando lo que no sabe que el señor la estaba espiando por la cerradura, cuando queda completamente desnuda se mete en la ducha caliente, a lo que el señor se desnuda rápidamente y abre la puerta lentamente sin hacer ruido y se dirige hacia la ducha donde esta natalia desnuda, ella no escucha por el ruido de la ducha, el entra en la ducha y esta justo parado atrás de natalia que todavía no sabia de su presencia, el señor no podía creer que justo delante de el desnuda estaba natalia Oreiro su idola
no podía parar de mirarle la hermosa cola que tiene natalia, en un momento el señor la agarra y rápidamente sin que ella pudiera reaccionar la da vuelta y le comienza a sobar los senos
natalia se sorprende y grita y lo empuja EH QUE HACE SEÑOR DEJEME, esta loco señorrrr
(señor) cállate estoy muy caliente con vos sos mi idola y también te voy a poner caliente a vos hermosa
(natalia) no dejemeee auxilioooo empieza a gritarr, y lo empuja para tratar de escapar
el señor la agarra fuertemente del brazo y dice quédate quieta
(natalia)no déjeme señorrr por favorrrrrr
el señor ya estaba muy caliente y dijo quédate quieta te golpeo puta, no se podía controlar y la mira completamente y dice q rica vagina , mm esta depilada.
Natalia aprovechando la distracción de el forcejea con las manos, grita ( déjeme) y lo empuja y escapa para la puerta del baño
El señor la empuja desde atrás y la tumba al suelo, y le da la vuelta y le abra las piernas
PREPARATE Q T VOY A COGER
(natalia)ahyy no dejemeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee
(señor) te lo voy a meter mmmmm q rico sientelo adentro te lo meteré todo
(natalia)nooooooooooooooooooooooooooooo déjeme soy natalia oreiro señorrrr
(señor)No me importa para mi eres una ramera
(natalia)nooooo basta señooorr no me haga daño
(señor) siempre pensé en estar con vos estoy recaliente te voy a romper la vagina
(natalia) ahhhyyy nooo por favor no me haga dañoo dejemeeee
(señor) el se pone encima de natalia y apunta su pene a la vagina de natalia y se mete y se deja caer sobre natalia ahhhh toma natalia toma sientes mi verga, natalia grita dl dolor toma natalia hasta el fondo toma te la clavo duro mamita
(natalia)aaahhyyyyy señorrr nooo dejemee ahyyyy me dueleeee
(señor)se q te duele disfruta, tómala toda el empezó a sacarla y meterla cada vez mas rapido ahhy natalia estoy a punto d venirme
(natalia)aaahyyyyyyyyy noooooo
(señor) me vengo, me vengo me vengoooooooooooooooo , aaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhhhhhç natalia casi no podía gritar hasta que el señor llego y le largo toda la leche en su interior , toma natalia hermosa sientes mi semen, ella sentía algo bien caliente en su interior y decía ahhhy noooo
, el señor saca su pene y veía como le salía su semen de la vagina y le dice ¿te gusto Natalia?
(natalia) ahhy ella llorando dice ahh señorr por que lo hizoooo, déjeme ya no me haga mas dañooo. A lo que señor que todavía seguí caliente le dice callate por q ahora voy por tu culo
(natalia) nooo por ahí no señor soy muy estrecha y trata de levantarse y escaparrr
el señor la tira de nuevo al piso y le abre las piernas, y la da vuelta esta vez natalia queda boca abajo, ella sigue tratando de escapar pero el la tiene bien sujeta, agarra una toalla y se la pone bajo su vientre y con una voz de calentura le dice natalia no lo puedo creer mi pene te lo meteré en el culo, (natalia)ahhhy dejemeee por favorrrr por ahi no me va a doler mucho, no me lo meta por ahí hare lo que me pida pero por favor déjeme, el señor no se podía controlar por la calentura y dice, cállate sucia prepárate que voy, no lo puedo creer te voy a desvirgar ese culo precioso que tenes natalia, no te vas a poder sentar por 6 meses natalia, voy a gozar mucho de tu hermoso culo. Prepárate que voy, natalia no podía saber el dolor que iba a sentir solo trataba de safarse pero no lo podia conseguir, (señor) voy mmm y apoya se pene en la entra del culo de natalia y empieza a empujar , su ene que era enorme no entraba en la cola de natalia la cual al sentir el enorme pene en la entra de su culo se asusto mucho por que sabia que si se lo metía en su culo iba a sufrir mucho y trato de escapar moviéndose , pero el señor la agarro fuertemente de las hermosas caderas y apoyando su pene en el agujerito (todavía era chiquito) anal de Natalia empezó a a empujar cada vez mas fuerte y también atraía las caderas de Natalia, la presion que hacia la cabeza del pene sobre su agujerito era enorme, y Natalia trataba de zafarse pero en esos intentos movía sus caderas, y con las presión que tenia en un momento calzo justo y entro toda la cabeza del pene en el culo de natalia
(natalia) aaaahyyyyyyyy pega un gritooooooo largo y profundoooy llora sin para y dice por favorr dejemeee me esta doliendo muchoo señorrr aHYYYY me siento llenaaa, me va a desgarrar toda, el señor la tenia agarrada fuertemente de las caderas y la cabeza de su pene en el interior de culo de natalia y dijo natalia
voy a dar el empujón y empujo fuertemente y mmmmmmmm ahyyyy nataliaaaa que hermoso culooo, nati sabes que ya esta todo adentro (natalia) ahhhhhhhhy natalia oreiro casi se desmaya del dolor casi no puede gritar (señor ) mmm natii la sientes toda adentro, mmm que rico culo tienes (natalia llora del dolor por tener enterado en su culo semejante pedazoo y se siente completamente llena, entonces el señor ahora la saca y la mete rápidamente (natalia)ahhhhyyyyyyyyyyyyy AHYYYYYY señor me esta matando y pensaba de cómo se iba a recuperar después de que el señor la partió en dos, después de estar cabalgándole el agujero anal a natalia, ya estaba mas abierto y era hermoso estar penetrándole el culo a natalia y el señor le dice, natalia prepárate q t llenare los intestinos d leche, me vendré en tu culo
(natalia) ahy no por favorrrrrrrrr noooo lo hagaaaaa, si natii decía el señor me vengo
:me vengooooooooooooooooooo, aaaahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh (natalia) nooooooahtyyyyyyyyyy ahyyyyyy aaaaaaahmmmmm
el señor se la manda hasta el fondo y le empieza a largar y descargar litros de semen dentro del culo de Natalia y la seguía cogiendo mientras se venia dentro de su culo
ahhhy natalia no podía hacer nada, estaba 100% sometida, solo llora y grita,
su culo nunca había sigo penetrado y menos por una pija tan grande le dolía todo el culo y sentía como se llena su culo de leche caliente, el señor saca la verga y del agujero que ahora era enorme salía la leche del señor, a todo esto ala tormenta ya había pasado y natalia esta en el piso tratando de recuperarse, toma su ropa y se empieza a cambiar despacio como puede.

El señor la ve y se empieza a masturbar natalia no lo mira solo se viste mirando el piso, se pone la bombachita, el corpiño, luego se pone de pie y se pone el pantalón y la remerita y con la cabeza baja y caminando con mucha dificultad, por el dolor que sentía en su culo empezó a caminar para la puerta del baño, el señor como se estaba masturbando la hace caer nuevamente al suelo y empieza a acabar sobre natalia, le llena la ropa toda de leche y (natalia)ahy no ya basta señor, déjeme ir por favor, se pone de pie de nuevo y va caminando para la puerta de salida, el la cruza en living y la tira sobre el sofá, forcejean pero natalia no tiene mas fuerzas, entonces el se pone sobre ella y le mete el pene en la boca (natalia) ahhhhgggggggg nooogglu, el señor la agarra del cabello y la empieza a coger por la boca y luego de un rato comienza a descargar mas semen, natalia trata de sacársela de la boca
pero el la tenia bien sujeta y le empuja la cabeza mientras ella traga semen, ella empieza a tener arcas por que casi o puede respirar pero el semen le llegar hasta el fondo de la garganta, el señor saca el pene de su boca y la acompaña hacia el auto y natalia dice si aquel es mi auto señorr, el señor lo mira y lo repara, ya lo repare, ya te puedes ir (natalia asustada dice gracias y intenta subir al auto pero el señor la agarra del brazo y dice recien pagaste una parte de la reparación, todavía falta una parte de la paga, y asi natalia estuvo pagando los arreglos del auto todo el fin de semana, cuando se fue en su auto y llego a su destino, justo el mismo día que tenia un desfile, solo dijo que tubo un inconveniente con el auto y por el tema de la tormenta se había atrasado y habia esperado hasta que la tormenta terminara para poder continuar su viaje y que no podía caminar bien por que se había torcido el tobillo, a la noche el señor vio el desfile por la tele y veía como natalia caminaba con mucha dificultad, y solo el y natalia sabían la verdad, luego natalia volvió por la misma ruta y el auto se le habrá averiado nuevamente?……

Sodomizando a Steffi Graf

Por empezar esta es una fantasía por que esta mujer me vuelve y espero que nadie se enoje
Voy a ver una final de tenis donde va a jugar steffi graf, y siempre me calentó mucho, entonces me logro pasar como un periodista mas y esperarla para verla de cerca y poder tocarla o pedirse un autógrafo, en un momento los fotógrafos se amontonan en un rincón y llega un auto, se habre la puerta y baja steffi, yo la miro y aprovechando la confusión me dirijo para la zona de los vestuarios para poder pedirle el autógrafo mas tranquilo, en eso veo gente de seguridad y me escondo en un armario, steffi baja del auto y después de dar algunas notas ,decir lo importante que es el partido de hoy, que viene a jugar sola sin ayudante ni entrenador y se va para su vestuario.
Ella ingresa y cierra la puerta con llave, la casualidad quiso que yo este en un armario dentro de su camarín, y empiezo espiar.
Ella venia con pantalón deportivo largo y una remerita, deja su bolso en un banco, lo abre y saca sus cosas, entre ellas una toalla, yo habri un poco la puerta del armario y la miraba , ella esta sentada de espalda a mi, entonces steffi se saca la remera y el pantalón y queda en corpiño y bombacha y para mi suerte ella se estaba por dar un baño, no lo podía creer steffi graf la tensita que mas me había calentado esta en ropa interior frente mío y se estaba por desnudar para ducharse, mi pene se estaba poniendo duro y quería salir del pantalón.
Steffi se puso de pie, y pude ver su gran fisico y sobre todo su hermosa cola que tanto me calentaba ver en los partidos de tenis con su pollerita.
Se desabrocha el corpiño y se baja la bombachita, mmm yo ya no aguantaba mas y me desabroche el pantalón y saque afuera mi pija que no daba mas, me quede inmóvil mirando su culo tan perfecto y desnudo, steffi se va para las duchas y verla caminar desde atrás como movía su cola era hermoso y mi aparato esta a mas no poder, ella a abrió las duchas y se metió, se puso de costado y pude ver como sus tetas colgaban, eran una cosa divina, se mojo el peloy se empezó a enjabonar el cuerpo, yo seguía inmóvil y no podía creer los que estaba viendo, ella pasaba su jabón por sus tetas y empezó a bajar hasta su conchita que hasta ahorra no se la podía ver, luego ella se dio vuelta y se enjabono sus preciosas nalgas, ella siguió un rato mas, hasta que cerro las duchas y se puso la toalla. Una en la cabeza y otra en su cuerpo.
, en eso suena el teléfono a lo que ella contesta muy enojada:
-. Ya que mis ayudantes no vinieron no quiero que me molesten, voy a salir 5 minutos antes del partido.
A todo esto yo ya me había olvidado que estaba ahí por el autógrafo mire el reloj y faltaban casi dos horas para que comience el partido, lo que me gusto mucho por que iba a estar dos horas mirando a mi idola steffi. Pero a esta altura yo tenia mi pene en la mano y steffi se puso su ropa interior y su uniforme de jugar (una minifalda blanca y una remerita ajustadita). Y se recostó sobre el banco y se puso una toalla en la cara.
yo podía ver sus tetas como se marcaban en la remera ajustada y espere un ratito,
Abrí la puerta del armario y agarre del piso un tubo de plástico que había ahí y me acerque despacio hasta donde estaba ella, yo tenia la respiración a full y mi pene lo metí adentro de mi pantalón, y sin querer patie el banco y ella reacciono y se saco la toalla de la cara y cuando me vio se quedo quieta sin palabras, entonces le dije discúlpeme vengo a que me de una autógrafo, ella se sienta en el banco, yo no podía dejar de mirarla, ella me pregunta .- ¿te pasa algo? ,.-no, es que sos mi idola y aparte de eso estas muy buena y no doy mas de la calentura y me bajo los pantalones y el calzoncillos y le muestro mi aparato que estaba muy duro, ella quedo sin palabras entonces yo me acerque la agarre la cabeza y le apunte mi palo a su boca , ella la tenia cerrada , se la pasaba por los labios lo que me hizo calentarme muchísimo y casi estallo en ese momento y le digo .- dale abrí la boca.- ella medio que reaccionó y trato de ponerse de pie, pero yo como la tenia agarrada bien fuerte de su cabeza no se pudo poner de pie, entonces le dije, .- mira te filme mientras te bañabas y si no me la chupas lo publico en internet.- steffi se asusto por que estaba dominada y abrió un poco los labios y cuando lo hizo le apunte mi glande, steffi lo agarro con sus manos y le empezó a dar besitos en la punta lo cual me volvió loco de placer y le dije.- dale pásale la lengua y metetelo todo.- steffi abrió su boca y empezó a pasarla lengua por la cabeza y lo chupaba como si fuera un chupetín estuvo un ratito hasta que abrió su boca y se lo empezó a meter, lo metía hasta la mitad y lo sacaba a esto yo me agarre mas fuerte de su cabeza y cuando ella lo metía , le atraje la cabeza hacia lo que provoco que mi grande se meta entero en la boca de steffi, la cual espeso a tener arcadas , entonces yo la soltaba y ella la sacaba y cuando la volvía a meter hacia lo mismo para metersela hasta la garganta, estuve así un rato hasta que empecé a acabar cuando se la estaba metiendo, se la saque y le largue toda la leche en la cara, la mayor parte fue a su boca la cual quedo llena de mi leche, la agarre fuerte del pelo y le dije .- trágatelo todo que te va a hacer bien para el partido de hoy, tomala toda mi lechita steffi.- ella se lo trago todo y le dije .- límpiame con la lengua.- , lo cual ella respondió sacando su lengua hermosa y lamiendo mi palo de arriba hasta abajo.
Cuando terminamos ella se puso de pie y le dije .- mira tu remera y pollerita esta toda manchada, no podes ir así al partido, sacate toda la ropa y date una ducha.-
Steffi dudo y se quedo quieta y yo dije .- dale no tengas vergüenza si ya te vi desnuda, dale te voy a ayudar.- me acerco a ella, le saco la remera y digo .- date vuelta que te saco el corpiño.- se da vuelta y no podía dejar de mirarle la cola tan divina que tenia.
Y agarro el cierre que tenia atrás la pollerita y se lo bajo tocándole sus nalgas lo que me producía un placer nunca pensado. Y la pollerita se le cayo hasta los tobillos, y le baje también la bombachita, yo estaba a mas no poder con la calentura y le digo .- dale andate a la ducha.- steffi se va caminado hacia la ducha y pude ver su tan deseado cuerpo desnudo, que lindo que movía su culo desnudo cuando caminaba.
Steffi abrió la canilla y se metió en la ducha, a todo esto o no daba mas y sin pensarlo me desnude completamente y fui hacia la ducha y me metí con ella, steffi me vio y no dijo nada , ella estaba caliente y también quería gozar.
Steffi se mojaba el pelo, su cuerpo tan divino, y agarro el jabón y sus primeras palabras fueron .- queres que te enjabone?.- ¡ bueno dale ¡! No podía creer este momento steffi me pasaba sus manos enjabonadas por mi pecho, fue bajando hasta mi pija, se puso de rodillas y empezó a enjabonarla junto con los huevos, eran divinas sus carisias , también me dio vuelta y me enjabono la espalda y mis nalgas, me doy vuelta y dice .- enjuágate.- y le respondo .- bueno ahora me toca a mi.-
Ella se pone de pie y era hermoso tener a steffi adelante mío desnuda, me enjabono las manos y acerco mis manos a su pecho y se los tocos(tiene unas tetas divinas) y empiezo a pasar mis manos enjabonadas se las toque un rato y luego baje hasta su pancita , tenis la piel muy suave, me arrodille y steffi abrió un poco las piernas y le enjabone la conchita le alcance a meter un dedo y ella suspiro.-mmmmmm y dijo .-bueno ahorra la espalda.- me pongo de pie y steffi se da vuelta y le empiezo a pasar el jabón por la espalda y fui llegando hasta sus nalgas que son hermosas y se la empiezo a manosear despacio, me pongo de rodillas y tengo el culito tan divino de steffi en mi cara, lo que le digo.- steffi inclínate un poco que te voy a lavar bien el orto.- ella se inclina un poco y apoya sus manos en sus rodillas y queda todo su culito para mi, le empiezo a pasar el jabón por sus nalgas y me acerco despacio a su raya, le abro los cachetes un poco y veo su agujerito anal tan chiquito y hermoso y empecé a pensar en como te lo voy a romper, seguí pensando eso tan chiquito va aguantar mi pija, te lo voy a penetrar y apoye un dedo en su agujerito, era hermoso y le paso varias veces el jabón por la raya del culo, lo que hace mucha espuma y bajo hasta sus piernas, agarro sus caderas y le pongo su cola bajo la ducha. Le digo steffi ponele el tapón a la bañera así se llena, steffi se agacha y aprovecho y la agarro de las caderas y le paso la lengua por sus nalgas, por sus raya y se lo manoseo todo, ella cerro el agua de la ducha abrió una canilla con una manguera, steffi se acuesta en la bañera boca arriba y dice .- veni acostate arriba mío.- con cuidado le hago caso y cuando estoy arriba de steffi la empiezo a besar, era hermoso ella respondió a mis besos y abrió su boca y nuestras lenguas se encontraron, no parábamos de besarnos, yo saque mi lengua de su boca y se le empecé a pasar por su cara, a steffi le gusto y pasaba su lengua por mi cara, steffi reacciona y dice .- bésame las tetas y mi conchita por favor.—empiezo a bajar, primero su orejitas , su cuello , sus divinas tetas que aparte de pasarle la lengua, se la agarre y chupaba como para sacarle leche, steffi suspiraba , seguí bajando hasta legar hasta su conchita, se la empecé a chupar era hermoso, ella suspiraba ahhhhyy , le paso la lengua de arriba a abajo y se la meto adentro, seguí chupandosela y le metí un dedo a lo que staffi respondió .- ahh sii veni arriba mío.- ella estaba muy caliente y quería sentir mi grande adentro suyo. Me acuesto arriba otra vez y nos besamos nuevamente, ella agarra mi pija con sus manos y la pone a la entrada de su conchita súper mojada, ardiente y con muchas ganas de recibir mi glande, me dejo caer sobre su cuerpo y mi glande se va introduciendo en la cálida cueva steffi era una sensación que no tenia palabras sentir mi pija entrando en la conchia de steffi, a lo que cerro los ojos y habría cada vez mas sus piernas hasta que mi aparato entro hasta el fondo, se la saque un poco y se la volví a meter rápido steffi logro decir .-amhhyyy ummmm , se la saque nuevamente despacio y se la metí despacio, disfrutaba eso como loco, seguí así un rato mas a lo que steffi empezó a suspirar y su respiración se acelero, yo seguí abrazando fuerte y besando por toda la cara a steffi, movia mis caderas arriba y abajo, no podía creer que lo estaba haciendo con steffi, era muy hermoso follarmela, a lo que acelere el ritmo a lo que steffi decía .— ahhy que lindoooo seguiiii masss mmmm aahh seguí aumentando el ritmo y steffi pego un fuerte suspiro, su cuerpo tembló, movía la cabeza (había tenido su orgasmo) .— ahhhhhh mmmmmmmm yo seguí un ratito mas hasta que acabe adentro de steffi, fue muy lindo, nos quedamos lo dos abrazados tratando de recuperar la respiración. Nos besamos y steffi me mira y dice .- que lindo que fue.—le contesto .—queres que te chupe la conchita y te la limpie.- steffi: .- bueno dale.- yo.- pero date vuelta mejor, ponete en cuatro como los perritos así la chupo desde atrás.- (lo que no se esperaba steffi era que quería su culito), se dio vuelta y se puso como perrita y quedo su hermoso culito enfrente mío, me arrodillo y se lo cupo nuevamente, le paso la lengua por su raya, le manoseo sus nalgas tan bien formadas y agarro la manguera que antes habíamos conectado y le tiro agua en su cola, le abro las nalgas y veo nuevamente su divino orificio anal, también le tiro agua ahí, le paso la lengua por su raya y la acerco a su orificio, le paso la lengua despacito por su agujerito , alo que steffi respondió con un suspiro largo, pero dice .- ahí no me gusta, chupame la conchita, yo bajo con mi lengua asta su conchita, yo ya estaba que no podía mas nuevamente y agarre mi glande, y se lo pase por la raya de su culo para que lo deseara, un par de veces cuando bajaba se lo insertaba en su conchita, y en una de las subidas me detuve a la entrada de culo y lo apoye en su orificio anal de steffi, la agarre de sus nalgas y se las abrí lo mas que pude, era hermoso sentir la cabeza de mi glande tocar la entra de su culo, empecé a hacer presión y el agujerito anal de steffi rechazaba mi glande, ella dijo .- para que por ahí no quiero me va doler, nunca lo hice..- yo conteste .- pero relájate y disfruta te va gustar mucho que te la den por el culo steffi, move tus caderas y déjate llevar por el gozo.- la tenia agarrada fuertemente de las caderas y no se podía mover, le empecé a mover sus caderas despacio y forma de círculos, empuje nuevamente, no quería entrar pero aumente la presión y le dije .- dale abrí mas las piernas steffi.- el agujerito de steffi se iba abriendo despacio y mi glande se introducía ahí, la mira a steffi y tenia la cara llena de dolor, pero se notaba que estaba caliente, empezó a gritar y suspiraba, con una mano alcance una toalla y se la di para que la muerda no se escuchen sus gritos, mordió la toalla y gozaba como loca, algunas palabra se le alcanzaban a entender .- ahhy me esta doliendo muchísimo uhhhyyy me siento toda llena , me duele el culo ahhhyyyy.- , me agarre fuerte de sus caderas y mi pene iba entrando lentamente en canal anal, me costaba muchísimo la tenia súper dura y se me doblaba cuando se la metía, le daba golpes, estocadas fuertes y mi glande entraba de apoco, steffi gozaba por tener enterada en su ano mi glande, su canal anal era cálido y súper estrecho lo cual me apretaba mucho mi polla , así seguí un rato agorándola fuerte de su caderas y empujando de apoco hasta que llegue al final, tenia mi pija enterada entera en el culo de steffi, se la deje un ratito ahí metida entera y con una mano le manosie la conchita, a lo que steffi tubo un orgasmo muy fuerte, fueron como contracciones y se puso nerviosa y dijo .- ahhy sacamela por favor.- , yo tenia mi polla clavada completamente en el culo de steffi, trate de sacarla pero no podía, ella se puso nervioa y cu culito se cerro y apretó aun mas mi polla, mi polla se fue poniendo un poco blanda adentro de su canal anal le digo .- relájate steffi sino no la puedo sacar, goza como antes.- y me agarre de nuevo fuerte de sus caderas y empecé a empujar de nuevo, mi polla empezó a tomar el tamaño de antes , steffi gritaba con la toalla en la boca y gozaba, se la saque hasta la mitad y se la metí de golpe hasta el fondo , steffi pego un grito fuerte y quedo medio desmayada, en ese momento la empecé a cabalgar se la sacaba hasta la mitad y se la volvía a meter hasta el fondo, justo cuando se la estaba metiendo ella tubo otro orgasmo y cerro tanto el culito que fue hermoso sentir su canal anal apretarme la polla, su cola era cálida esponjosa. seguí metiendosela por el culo a steffi y su agujerito ya era agujero y seguí abriéndose para recibir con menos dolor mi glande, era hermoso y no podía creer que me estaba cabalgando por el culo a steffi, Steffi estaba en posición de perrita, la tenia agarada de sus caderas y podía ver como mi glande entraba y salía del interior de su culo, .- ahh toma steffi tómala toda mmm te gusta no perrita, como te estoy gozando que hermoso es tu culito steffi .- me incline un poco mas y la agarre del pelo y la cabalgaba sin parar, steffi no paraba de quejarse y gozar .- ahhhy me estas destrozando por dentro, me siento toda llenaa mmm ahhhy me duele muchooooo.—yo seguí metiendosela hasta el fondo, luego cambie de su pelo a sus tetas, me agarraba de sus tetas para enviarle mi glande hasta el fondo, seguí un rato mas así hasta que me agarre nuevamente sus caderas y con una manos le pegue dos o tres veces en sus nalgas a lo que ella respondió parando como podía un poco mas culito, a esta altura su culito ya no apretaba tanto la polla, se estaba abriendo, steffi estaba abriendo su culito para recibir mi glande, me agarre fuertemente de sus caderas y se la mandaba para adentro cada vez con mas fuerza, la sacaba un poquito y la mandaba hasta el fondo, mis huevos golpeaban en sus nalgas, cuando la tenia metida entera seguí empujando como meterle también los huevos, se la quería sacar or la garganta, seguí cabalgándola estuve un rato muy largo por que ya abrí acabado dos veces antes, cuando estaba por llegar para un ratito y después seguí, no quería que esto termine nunca, ver a steffi en cuatro patas siendo mi perrita, después de aproximadamente 35 minutos de estar gozando se su hermoso culo hasta que tuve un orgasmo tremendo adentro de su ano, creí que me iba en leche, le largue muchísima leche adentro de su culo, steffi ya estaba sin fuerzas y sus manos no podía aguantar su cuerpo y cayo sobre su pecho, después que termino de salir mi ultima gota de mi leche adentro de su ano, me deje caer sobre sus espaldas, seguí con mi pija insertada en su culo, me quede un rato disfrutando ese momento, cuando me levante se la saque de su culo, podía ver lo abierto que había quedado su culo , por el salía mi leche que antes yo había insertado ahí, al rato ella reacciono y nos fuimos para los bancos para que ella se cambie para el partido la miraba como caminaba desnuda y con mucha dificultad, por tener el culo roto, no podía creer que le habría roto el culo a steffi, le hice la cola. La ayude a cambiarse, ella decía que a pesar del dolor había gozado muchísimo y quería repetirlo, le dije bueno dale salí a ganar el partido de hoy y como recompensa te la meto de nuevo por el culo, y si pierdes también vas a ser mi esclava, y salió a jugar. En el partido yo la miraba y no podía creer lo que le había hecho y como en algunas jugadas se movía con dificultad ella le dijo a presa que tenia un dolor en la espalda. Si fueran a saber que era un poco mas abajo jee
Si le gusto esta fantasía escríbanme y le relatare que paso después de este partido o si quieren díganme a que famosa le gustaría que yo invente una fantasía mi correo es emilope821@hotmail.com – -gracias

Erika Mitdank

Yo era un empresario y tenia a mi secretaria Erika, era muy hermosa, pero nunca me avía fijado en ella esta el día que entro a mi oficina con una camisa que le dejaba ver el escote de esas hermosas y grandes tetas y una pollera diminuta que casi se le veían los cachetes del culo.

Me dice “le dejo estos papeles en el escritorio”. yo no le prestaba atención a lo que ella me decía solo podía mirar su hermoso cuerpo, si erika perdona déjalos ahí le respondí cuando pude dejar de mirarla.

Antes que salga le digo “que hermosas estas erika” me responde “muchas gracias señor” me mira se sonríe con una sonrisa picara, estaba muy excitado apenas salio empece a masturbarme. pasa un tiempo y ella entra

ERIKA – que esta haciendo señor!! se esta masturbando? lo excito de la manera que vine vestida?
YO -sinceramente si sos muy hermosa y tenes un cuerpo increíble, me calentaste.
mientras ella venia caminando hacia mi me dice “a mi también me calienta usted me vestí así especialmente para vos ”

Llega al lado mio y empieza a besarme mientras yo me seguía masturbando , empece a tocarle las tetas con la otra mano.”que tetas mas grandes tenes” le dije

ERIKA- te gustan, me las queres chupar?

se las empece a chupar ,tenia los pezones bien duros,mientras ella me masturbaba y mano por debajo de la pollera le tocaba la concha, ella me besaba el cuello y gemía.
después paso por debajo del escritorio y me la empezó a chupar.

ERIKA- que verga mas grade me la voy a comer toda

ninguna mujer me la había chupado como lo estaba haciendo ella después empezó a hacerme una turca, no lo poda creer ella gemía mientras lo hacia y aveces me chupaba la cabeza de la verga entre sus tetas.

Después la levante le baje la tanga y se sentó encima mio a cabalgar.

Como se movía era increíble nunca avía tenido sexo con una mujer tan lujuriosa entregada a mi, gemíamos los 2 yo le agarraba las tetas y se las chupaba, después me dijo

ERIKA- dame por el culo papi.

nos levantamos de la silla le baje la pollera y se la metí por el culo grito apenas se la metí

ERIKA- AHHHHHH mmmmmm si papi
YO- te gusta bebota?
ERIKA- si papi me encanta

Apoyó la cabeza en el escritorio y se dispuso a disfrutar, despues la acoste en el escritorio boca ariba y le hice sexo oral, como disfrutaba esa mujer dios mio
para termianr me dijo acabame en las tetas amor

Me puse encima de ella y le deje todas las tetas llenas de leche, miestras miraba como gozaba.

Espero que les haya gustado espero comentario.

jack_elpirata

La noche de Viviana Canosa

El siguiente es un relato ficticio, inspirado en una persona real, lo que de ninguna manera quiere decir que esto haya ocurrido. Es mas, esto no ocurrió jamas, salvo en la imaginación del autor del relato, y debe ser entendido como una situación ficticia.

Viviana Canosa se miró al espejo y sonrió satisfecha. Ella se consideraba a sí misma una diosa y se cuidaba como tal. Como toda reina, disfrutaba intervenir en la vida de los demás. Le complacía saber que bastaban unos minutos en su programa de chimentos para destruir parejas, hundir carreras y revolcar por el suelo a cuanto famoso se le pusiera a tiro.
Disfrutaba especialmente pegarle a todas esas turritas siliconadas, que se creían estrellas por pintarse el pelo de amarillo y pasearse en bolas por los canales de televisión.

– «Yo sí soy una diosa» – pensaba contemplando su imagen desnuda frente al espejo. Su figura delgada, de piernas largas, sus caderas y sus muslos perfectos, los pechos altos y firmes, coronados por delicados pezones rosados que ya se le estaban poniendo duros, porque hay que decirlo, a la Canosa le excitaba contemplar su propia belleza. Por sobre todas las cosas le encantaba su piel tersa, suave perfecta de un blanco inmaculado.
Con un revoleo de su melena de fuego, se obligó a dejar de acariciarse y terminó de vestirse. Ya iba a tener tiempo para gozar con la salida que había arreglado para aquella noche.

Todo había comenzado cuando miraba el programa de Mariana Fabbiani. Observó que la flaquita caminaba renga e inmediatamente reconoció la causa, principalmente porque ella misma había andado así alguna vez…después de todo, había que romperse el culo para triunfar en televisión y en eso Viviana no era la excepción. Cuando pensaba en las chanchadas que había tenido que hacerle a esos dos viejos degenerados de Rial y Ventura, se le revolvía el estómago.

Su profesión era enterarse de las cosas y no le costó mucho trabajo que la Fabbiani le confesara, llorando, la terrible experiencia que había tenido con Jeff Trunkstone «la anaconda del Bronx»

Jeff Trunkstone era un negro enorme, jugador profesional de básquetbol que había tenido que dejar Estados Unidos en cirscunstancias poco claras.
Marianita le contó con lujo de detalles su violenta experiencia, los desmesurados atributos del negro y la violencia con que los usaba, lo que explicaba porqué había hecho su programa rigurosamente de pie durante la última semana.

La imaginación de la Canosa se disparó. No podía visualizar a una ratoncita como la Fabbiani manejando a ese bestia. Pero en cambio ella, que se consideraba una diosa del sexo se preguntaba si sería cierto que existía un hombre con tanto centimetraje. Cuando Mariana terminó su relato, Viviana descubrió que su entrepierna estaba húmeda. Tenía que conocer a ese tipo y domarlo, ya mismo.

Es que a la colorada le encantaba garchar. Era insaciable y había pocos hombres que pudieran seguirle el tren. Pero mas que nada, a la Canosa le gustaba dominar a los hombres. Hacerlos sumisos, subirse arriba de ellos y hacerlos acabar cómo y cuando ella quería. La posibilidad de encamarse con una bestia como la que describía Fabbiani le seducía y no perdió el tiempo. Le prometió guardar el secreto a la flaquita y esa misma tarde llamó al manager del negro. Le explicó que quería una cita con Jeff esa misma noche. De lo contrario, iba a contar en su programa lo que le había hecho a la dientuda y ahí sí que se pudría todo.

Así que exactamente a las tres de la mañana un taxi dejó al negrazo ante la puerta de un lujoso chalet. El negro no entendía mucho la cosa pero cuando le hicieron comprender que tenía que clavarse a una mina, salió disparado. Estuvo un rato sentado en aquel dormitorio en penumbras, cuando se abrió de golpe una cortina y entró ella.

Viviana Canosa avanzaba por la habitación. Los tacos de sus altas botas de cuero resonaban en el suelo de madera. La mirada del negro se elevó sobre aquellos largos muslos blancos y se detuvo un momento en la diminuta tanguita de cuero negro para seguir hasta el ombligo de su cintura perfecta y llegar hasta el corpiño, también de cuero que tenía dos cortes circulares por donde se desbordaban sus blancas tetitas. El cuello, largo y delicado estaba rodeado por un ajustado collar negro erizado de tachas cromadas. Llevaba la melena colorada atada en una cola de caballo. Le sonreía de manera cruel y sus ojos azulgris lo miraban desafiantes. En la mano derecha llevaba un látigo.

– «¡Desnudate, negro marica!» – le ladró la colorada. El tipo, obedeció esbozando una sonrisa. Cuando Viviana miró lo que el negro tenía colgando entre las piernas, quedó más pálida todavía. Había visto centenares de porongas en su vida pero nunca nada como aquello.

Lentamente, se acercó fascinada y dejando caer el látigo se agachó y rodeó con las manos el miembro enorme, como preguntándose por dónde empezar. El negro la ayudó a decidirse agarrándola por el pelo y metiendole media verga en la boca. La Canosa empezó a chupar despacio, como la experta que era, metiéndosela cada vez mas adentro hasta sentir que le llegaba a la garganta. Ahí se la sacaba, le lamía un poco la cabeza, respiraba y se la tragaba de nuevo. El negro gozaba como loco, sentado al borde de la cama. Nunca le había tocado una mina tan puta como aquella. Sin dejar de chupásela Viviana se había tendido sobre las rodillas del negro. – «¡Pegáme, negro maricón!» – «¡Haceme gozar!» – le ordenó. – «¡SPANK ME, NOW!» –

El negro entendió lo que le pedían y con una sonrisa de degenerado, levantó su manaza y la dejó caer con fuerza sobre aquel precioso culo blanco ¡PLAF! resonó – «¡AYYYYY!» – gritó la Colo ¡PLAF! ¡PLAF!¡PLAF! El negro se había entusisamado y la Canosa chillaba con cada palmada agarrándose con fuerza a la verga del negro como un marinero que se agarra del palo durante un temporal. Con el último golpe el negrazo descargó un rio de leche en la boca de Viviana, que se desbordó y se abrió paso por su nariz de gatita…
– «¡AHHHHHHHHHH!» – roncaba el negro, que parecía que no terminaba nunca de acabar.

Tosiendo y escupiendo leche, con los ojos llenos de lágrimas la Canosa se puso lentamente de pie. Se colocó de espaldas y se miró en uno de los tantos espejos. Fascinada vió que su culo de seda, antes de un blanco perfecto tenía estampadas a fuego las marcas de las manos de aquel bruto como si fueran tatuajes y las nalgas le ardían como si se hubiera sentado en un brasero. De repente, verse a sí misma de espaldas, con las piernas separadas enfundadas en las botas altas, las manos en la cintura y el culo tan colorado como le melena que le caía por sus hombros la puso caliente. Despacito, sin dejar de darle la espalda al negro se bajó la tanguita de cuero que brillaba con la humedad que le mojaba la entrepierna. – «Dale maricón, rompeme el culo…» – le desafió la Canosa, agachándose.

El negro no se hizo rogar. Los ojillos de animal contemplaron un instante el sexo delicado de Viviana y enseguida con sus gruesos pulgares le separó las blancas nalgas hasta descubrir el agujero del culo, apenas rosado. Ahí mismo le apoyó la cabeza de la verga y sin compasion le mandó para adentro una buena porcion de carne – «¡AYYYYYYYYYYY!» – gritó ella, aullando de placer y de dolor. El negro con una sola de sus manazas le sujetaba las muñecas y con la otra la agarraba del pelo mientras aceleraba el ritmo y serruchaba con fuerza.
La Canosa se retorcía, tratando de resistir las embestidas de aquel animal. Sentía todo el culo como una masa de dolor, desde la piel ardiente hasta la dura barra de acero que se sacudía adentro de ella pero nada de esto le impedía gozar como una perra. Cuando sintió el calor de la leche del negro que se derramaba en su interior ella explotó de placer – «¡AYYYY!¡SIIIIIII!¡ASI, HIJO DE PUTA!» – «¡OH, SHIT!» – aullaba a su vez el negro.

Lentamente la colorada se enderezó. Se quedó quieta un buen rato agarrada a la pared, mareada y sintiendo cómo el semen del negro le chorreaba del culo brutalmente dilatado y se le deslizaba por las piernas que no le paraban de temblar…

————————————————————————————————————————

Al otro día sus compañeros del piso la notaron feliz. Pensaron que el nuevo brillo que se veía en los ojos de Viviana Canosa se debía a que por primera vez los números decían que le estaba ganando a Rial. Y aunque no se notó tanto por la televisión, los que estaban ahí habrían jurado que hasta había perdido su palidez de siempre.

El guardaespaldas de Emma

Hace 3 años que trabajo en el terreno de la seguridad privada. A penas concluí la secundaria me enrolé en la Marina Real, pero me dieron de baja (por motivos que no viene al caso detallar). Después ingresé en una empresa de seguridad, y terminé por mi cuenta como guardaespaldas.

Nunca me faltó trabajo. Un buen porte (mido casi 7 pies), antecedentes militares y un aspecto temible son cartas seguras a la hora de las contrataciones. Sin embargo durante los 2 primeros años no me sentí a gusto. Siempre debía andar cuidándoles el culo a millonarios paranoicos, políticos corruptos o mafiosos. Todo cambió cuando ingresé al mundo del espectáculo, es decir, cuando fui contratado por  los Estudios Warner (en su sede londinense). Allí le tomé gusto a mi profesión. Lujo, alfombras rojas, celebridades, mujeres hermosas, fiestas, todo eso me encanta; tanto como darle una buena patada en los huevos a un fan que se acerca demasiado o romperle la cámara en la cabeza a un paparazzi.

Nunca pensé, sin embargo, que mi trabajo me iba a dar otro tipo de satisfacciones mucho más envidiables. Estoy hablando de sexo. Entendí rápidamente que podía aprovecharme fácilmente de mi cercanía con las estrellas, más aún al comprobar que muchas están realmente trastornadas y son extremadamente vulnerables.

Este relato es sobre mi “aventura” con una chica famosa, más precisamente con Emma Watson, la Hermione de las películas de Harry Potter.

Después de trabajar por unos meses en los estudios se corrió la voz de que Emma estaba siendo acosada por un fan, mejor dicho, por una “anti-fan”. Hacía más de un año había pasado algo parecido, y los tabloides se habían encargado de ventilar la cuestión, pero era una tontera. El tipo era completamente inofensivo. Esta vez era diferente, había amenazas de muerte de por medio, y no querían que el asunto trascendiera. Fue el padre de Emma, un viejo pelado, el que me llamó para que protegiera a su hija. Yo acepté inmediatamente.

Una vez que estuve a cargo de la seguridad pude corroborar que la amenaza parecía ser seria. La supuesta “anti-fan” había enviado un par de videos inquietantes que demostraban un amplio conocimiento sobre la vida de Emma: su domicilio, sus movimientos, sus amistades. Las amenazas estaban cargadas de un odio irracional contra la actriz, y parecían estar hechas por una persona muy determinada a hacerle daño.

Mi trabajo iba a ser full time: acompañar a Emma en todas sus salidas, y además debía mudarme a su departamento de Oxfordshire (donde vive con su madre y su hermano), para brindarle protección en todo momento.

Nunca olvidaré el momento en que me la presentaron. Yo ya la había visto en algunas premieres, pero al contemplarla de cerca quedé impactado por su fresca belleza adolescente, y sentí unas ganas terribles de besarle los labios, de acariciarle las nalgas, en fin…

Ella, sin embargo, me trataba con una frialdad exasperante. Parecía temerme más que a su acosadora, y sólo me dirigía la palabra cuando era necesario.

En sus apariciones públicas Emma tiene una eterna sonrisa dibujada en el rostro y es muy extrovertida, pero en su vida diaria digamos que no derrocha simpatía, y riñe constantemente. Por eso mismo la deseaba cada vez más, me gusta ese tipo de chicas.

La acompañé a un sinnúmero de lugares. Yo conducía el auto y ella se sentaba mi lado sin dirigirme la mirada, muda. Al principio quería sentarse atrás, pero le dije que no era conveniente por motivos de seguridad, ya que en caso de que fuera atacada me iba a costar mucho más protegerla. Aceptó a regañadientes.

Las cartas y videos seguían llegando. No había forma de saber quién las enviaba. Me puse a estudiar los clips, y me di cuenta de que las tomas eran realizadas con teleobjetivo óptico siempre desde aproximadamente los mismos sitios. Decidí empezar a registrar los alrededores de los lugares donde Emma había sido filmada. Uno de ellos era la entrada del colegio.

Los hechos se sucedieron rápidamente. Al día siguiente la acompañé justamente al colegio, el Headington School (una escuela cara, sólo de chicas), e increíblemente,  descubrí a la acosadora. Mientras Emma descendía del auto alcancé a ver algo brillante entre unos arbustos. La joven actriz emprendió camino hacia el antiguo edificio central y yo me quedé esperando dentro del coche, con la vista enfocada en el lugar de donde provino el brillo. Después de unos minutos algo se movió y me acerqué sigilosamente. Efectivamente, detrás de la vegetación había una chica, una morocha de pelo corto bastante apetecible, que portaba una cámara digital con teleobjetivo. Se la arranqué de las manos y la sujeté de los cabellos a la altura de la nuca. La chica, de unos 17-18 años estaba muy asustada. Le di un par de bofetadas y retrocedí la cinta. Me di cuenta al instante de que era la acosadora, ya que las imágenes previas tenían el mismo estilo de enfoque que las que había recibido Emma por correo. No era prueba suficiente, pero a mí me alcanzaba. La obligué a confesar apuntándole a la sien con mi pistola y lo hizo sin titubear. Dijo que en verdad ella no era una anti-fan ni nada parecido, sino que había conocido a Emma en una fiesta de Chanel hacía dos meses, y habían mantenido una relación lésbica. Me aclaró que Emma es bisexual. Después tuvieron otro encuentro amoroso en el propio departamento de la actriz. Laura (así se llamaba la acosadora), creyó que podía ser el comienzo de una relación “seria”, pero Emma no pensaba igual y decidió ignorarla (no quería comprometer su relación con su “novio” Jay, que de todas formas terminó poco después). Al día siguiente del encuentro en el departamento, Emma no contestó ningún llamado suyo. Laura se quedó con bronca y decidió vengarse de alguna forma. Pensó en chantajearla, pero no tenía ninguna prueba de las relaciones lésbicas, así que optó por asustarla. Dijo que no quería que Emma pensase que podía deshacerse de ella fácilmente.

Le propuse un trato. Yo no quería quedarme sin el trabajo, no mientras no lograra culiarme a Emma. Le dije que no la denunciaría si ella me hacía ciertos favores. Laura creyó imaginar qué clase de favores le estaba pidiendo, y comenzó a desprenderse la camisa. Le aclaré que no era eso lo que pretendía, sino que siguiera mandando videos y cartas mientras me ayudaba a chantajear a Emma. Aceptó. Lo pensé mejor: “Y la verdad que una mamadita me vendría bastante bien” le dije mientras me desabrochaba el pantalón. La chica comenzó a chupármela deliciosamente. Aproveché el tiempo para detallarle lo que debía hacer. Ella asentía con los ojos. Cuando estaba cerca de llegar al coito tomé su cabeza por detrás y la penetré hasta la garganta. Casi la ahogo con mi leche. Laura se fue con los ojos llorosos, tosiendo y escupiendo. Se lo merecía por zorra.

Con la acosadora de mi lado, me dediqué exclusivamente a espiar a Emma. La pendeja maldita cada vez me trataba peor, más aún cuando llegaba una nueva amenaza. Ella me odiaba en parte porque creía que sus padres habían contratado un guardaespaldas no para protegerla, sino para vigilarla. Faltaba muy poco para que cumpliera los 18 años y yo estaba seguro que después de esa fecha sería despedido. Ya lo había escuchado de su boca en varias peleas con su madre. Además creo que también sabía perfectamente quién la estaba amenazando y por qué, pero no podía contarlo. Debía apurarme.

El plan se puso en marcha. Laura le mandó un mensaje a Emma por celular que decía:

“Voy a contar lo nuestro. Tengo fotos. 100.000 libras a cambio de silencio”

Emma la llamó inmediatamente, sin saber que la conversación estaba siendo grabada desde el teléfono de Laura.

-Hola? Laura? Te has vuelto loca?

-No te vas a deshacer de mí tan fácilmente, voy a hablar. El lunes posterior a tu cumpleaños quiero que deposites 100.000 libras en la cuenta R- FD-45032-788 del Citybank, o todo el mundo sabrá que eres lesbiana y puta.

-No soy lesbiana, estúpida. Además… no tienes ninguna prueba. Eres una mentirosa. Es tu palabra contra la mía. No se por qué piensas que alguien va a creer tu historia.

-Tengo fotos.

-Mentira!! Es imposible!!

-Bueno, está bien, tu ganas, no tengo ninguna foto, pero lo que sí tengo es la grabación de esta charla. Es suficiente. Adiós Emma.

La actriz se puso pálida. Debía ir al estudio a filmar y dijo sentirse descompuesta. Seguramente se estaba regañando a sí misma por haber caído en un truco tan viejo y estúpido.

Se encerró en su cuarto nuevamente. Por suerte tomé la precaución de colocar un micrófono allí (casi me descubren al instalarlo, mientras Emma se bañaba).

Lo primero que hizo fue llamar a una de sus amigas, Amy Vaver (una morocha de ojos verdes muy bonita). Llorando le contó lo que le había pasado:

“-…es una zorra, cómo pude ser tan tonta. Ahora me tiene agarrada del cuello. No se va a conformar con ese dinero, me va a pedir más. Me odia. No se cómo voy a hacer para explicarle a mi papi esa transferencia.”

“-No se que decirte. Si no le pagas puede que tu carrera se ve a afectada, pero ella va a quedar muy mal.”

“-¿Me estás jodiendo? Me van a dar una patada en el culo. Me van a echar. Voy a perderlo todo. Qué me importa cómo quede ella. Tengo miedo.”

“-No se, quizá si le pagas no te vuelva a molestar. No creo que se arriesgue a tanto. Es demasiado dinero. Deberías regatearle un poco.”

“-Puede ser, pero esto no me gusta, estoy jodida, soy la persona mas tonta del mundo. A partir de ahora no confiaré en nadie más.”

Había llegado la hora de darle a Emma la estocada final. No quería contarle todo en seco, así que comencé a demostrar mi lujuria en forma ostensible.

Esa noche iba a asistir a un evento de moda y no había terminado de arreglarse. Golpeé la puerta de su cuarto.

-¡Ya voy, ya voy!, gritó desde dentro.

Al salir estaba hermosa, aunque demasiado pintarrajeada. Llevaba un vestido corto negro que dejaba su bella espalda descubierta, acompañado de medias también negras y zapatos plateados que hacían juego con su chaqueta y cartera. Mientras la acompañaba al auto le acaricié la cintura y le dije: “tienes un culo hermoso”.

Me miró como si le acabara de dar una puñalada.

-Imbécil, no voy a tolerar otro comentario como ese. Le voy a avisar a mis padres.

-Está bien Emma, no más comentarios sobre tu lindo culito, le dije, y acto seguido le metí la mano debajo de la falda agarrándole una nalga con fuerza. Intentó darme una bofetada, pero la detuve.

-¿Qué mierda te pasa? Yo no voy a ir contigo a ninguna parte. Voy a llamar a la policía. Extrajo su celular y comenzó a mercar, pero se lo quité. Me escupió, miró desesperada a su alrededor y se preparó para gritar, pero en ese momento apareció Laura. Se quedó muda.

-Entremos al auto, que debemos solucionar algunos negocios, dije cínicamente.

Laura se puso a contar sobre el acuerdo al que habíamos llegado. Emma la escuchaba con cara de estar muriéndose.

“-Deberías ver el lado positivo del asunto. No vas a tener que desembolsar tanto dinero. Yo solo quiero 5.000 como indemnización por todo lo que me has hecho pasar. Es lo que vale uno de tus malditos vestidos. Pero ya sabes, deberás hacerle algunos favorcillos a mi amigo aquí presente” (le guiñé un ojo con una sonriendo repugnantemente).

-Eres la peor basura que existe sobre la tierra, una rata, pedazo de mierda, no te vas a salir con la tuya.

-Si lo voy a hacer, y tú harás lo que yo diga. Tendremos sexo la noche misma de tu cumpleaños, es decir, pasado mañana. Quiero que tomes una pastilla anticonceptiva, porque no voy a usar condón. Ha, y más vale que vengas bien vestidita, y con ropa interior transparente, me fascina. Al día siguiente yo renunciaré, olvidaremos todo, y seremos felices ¿No?

Emma bajó del auto hecha una furia, pero a penas se encontró con los flashes desplegó una enorme sonrisa y siguió como si nada. Yo la acompañé durante el festejo. Se puso a beber champagne, varias copas. Al volver estaba destruida. Detuve el auto y la besé furiosamente en los labios, hedía a alcohol. Ella se dejó llevar, ya estaba entregada. Antes de despedirla le dije al oído que la noche del cumpleaños la quería sobria.

Finalmente llegó el momento tan esperado. Estaba hermosísima, nuevamente de negro. Lamentablemente no pude impedir que unos paparazzis la fotografiaran al bajar del auto. La estúpida no cerró las piernas y los tipos son verdaderamente expertos en el arte de fotografiar por debajo de las faldas. Para colmo llevaba la bombachita transparente que le había pedido. Las fotos de su concha peluda se difundieron rápidamente por Internet. La mayoría de los artículos comenzaban con el juego de palabras boludo de “Hairy Potter”. De todas formas el pequeño escándalo me hizo sentir orgulloso, porque todos los imbéciles debían contentarse con mirar, en cambio yo fui el que le rellenó el agujero.

Al terminar la fiesta fuimos a la casa de Amy (la había ofrecido de mala gana al enterarse del oscuro pacto que su amiga debía cumplir). Esa noche la casa iba a estar vacía, exceptuando a la propia Amy, que acompañaría a Emma en su desgracia.

A penas llegamos la acaricié rudamente y le comí la boca. Ella no quería mostrar ningún signo de excitación, sentía que la estaba violando, y en parte era así, pero bueh…

Me desnudé rápidamente, tenía la pija parada a full. Me senté en la cama y le exigí que me la lamiera. Comenzó a hacerlo tímidamente, con cara de asco. Le acaricié sus rubios cabellos, brillantes, suaves.

-Chúpamela bien, puta, vamos, no te hagas la inocente, que lo has hecho muchas veces.

Siguió sin entusiasmo hasta que le di un sopapo y reaccionó. El resto de la mamada fue excelente. Su lengüita recorría mi verga con deleite, la introducía en su boca, succionaba, salía, entraba y volvía a salir toda cubierta de baba, formando hilos que unían el tronco de mi pija con sus delicados labios.

De todas formas yo no tengo mucha paciencia para estas cosas, así que la agarré de la cabeza y le di como un taladro, hasta el nacimiento de la lengua. Terminé ahí nomás. Un verdader río de leche inundó su boca y quiso escupir, pero le advertí levantándole la cabeza desde el mentón: Trágatela toda. Lo hizo, y después vomitó sobre la cama.

-Eres una cochina, mira lo que has hecho, PAF! Otro sopapo en la mejilla. Le quedó colorada, y se puso a llorar.

Tardé poco en excitarme de nuevo. Todavía ella estaba completamente vestida, no se había sacado ni la chaqueta. Me esperaba de pié al lado de la cama, con una sonrisa extraña, casi enfermiza. Pensé que se había vuelto loca, pero era algo peor. Me acerqué y ZAZ, me largó una puñalada al estómago. No se de dónde mierda había sacado el cuchillo, (uno grande, de cocina). Por suerte alcancé a contraer la panza, y solo me provocó una herida superficial. Intentó achurarme de nuevo, pero le quité el cuchillo con facilidad y lo usé para destrozarle el vestido. En pocos segundos quedó en bombacha y corpiño, con algunos cortecitos a la altura del ombligo y en las piernas.

-Ahora vas a ver, puta traicionera!

La tomé del cuello y le arranqué el corpiño. Sumergí mi nariz entre sus tetas, pequeñas pero bien formadas, con pezones oscuros. A pesar de que parecía estar sufriendo como loca, los tenía duros, al igual que el clítoris, que apreté fuerte con las yemas de mis dedos. Chilló como un cerdo. Seguí disfrutando de sus tetas, que desprendían un olor especial, muy excitante. Por fin parecía que ella la estaba pasando bien. Se le escapó un leve gemido de placer cuando le metí la lengua en la concha, bien olorosa y bastante peludita. El fluido vaginal comenzó a aparecer en forma muy abundante y la penetré. Fue algo extremadamente placentero, su carita rebosaba de gozo, ya no reprimía los gemidos. Incluso comenzó a dar unos grititos agudos que me pusieron la piel de gallina.

En eso escuché pasos detrás. Me di vuelta y era Amy, completamente desnuda. Parece que se había mandado unas cuantas líneas de cocaína y se había excitado. Emma la miró extrañada, pero siguió disfrutando.

Sentí los duros pezones de la hermosa amiguita de Emma en mi espalda, y me acarició con sus suaves y finas manos. Seguí dándole, cada vez más duro. Los gemidos de Emma crecían en intensidad, estaba agitadísima, transpiraba. Cuando llegamos al climax me salió un aluvión de esperma que rebalsó su vagina y me alcanzó también para salpicar a Amy al darme vuelta. Un chorro blancuzco cayó sobre su ombligo. La hermosa morocha untó sus manos en el viscoso licor y se las llevó a la boca.

La hermosura de las hembras que tenía rendidas a mis pies hizo que la excitación me volviera muy rápido. Amy desprendía sexo por todos sus poros y se tumbó sobre el lecho con las piernas bien abiertas. Me lancé sobre ella como una fiera y la cama empezó a chirriar tanto que parecía a punto de destartalarse. Mis manos sujetaban las nalgas de Amy al tiempo que mi verga se deshacía de placer dentro de su apretada conchita. Después me puse boca arriba y montó con unos movimientos dignos de una contorsionista electrocutada. Se calmó un poco cuando uno de mis dedos  se introdujo en su ano, y luego de un delicioso “AHHH!” se mojó tanto que algunas gotas llegaron hasta el suelo. A todo esto Emma volvió a la carga aplastando mi boca son su concha y me puse a lamérsela con desesperación. Los tres terminamos casi al mismo tiempo en medio de un coro de gritos y aullidos, y una nueva profusión de fluidos. Emma casi me ahoga.

Estábamos exhaustos. Nos tomamos un tiempo para descansar. Amy trajo varias líneas de coca preparadas sobre un espejo, y una botella de vodka. Los tres nos pusimos al palo. Aparentemente Emma no tenía mucha experiencia con la cocaína, todavía no estaba a la altura de una Lindsay Lohan o una Brithney Spears (tampoco con respecto a la fama y el dinero). Una sola línea bastó para quedar durísima, y al  minuto volvió a la cama de nuevo, completamente sacada.

-Vamos chicos, (dijo en un tono enfermizo), que esta noche quiero perder mi virginidad anal.

Amy la miró sorprendida.

-.¿Pero no me habías dicho que con Tom?…

-Mentí, nunca lo he querido hacer, porque me parece que me va a doler. Pero esta noche es especial, ya no tengo nada que perder.

Esas palabras funcionaron como un trampolín para mi líbido. No podía perderme algo tan hermoso como el desvirgar ese culo.

-Vamos! Dijo Emma al tiempo que se ponía en cuatro apuntando el culo hacia mí.

Nuevamente hecho una fiera, me le acerqué por detrás le di un beso húmedo entre sus nalgas, las separé suavemente con mis dedos y escupí varias veces para lubricarlo bien.

La verdad que lo tenía muy estrecho, y al principio me costó. Lo intenté una primera vez, pero me dijo que parara, que le estaba doliendo mucho. A la segunda, con más lubricación logré meter el glande, pero gritó de nuevo. Entonces le di un beso en la boca, acaricié todo su cuerpo, y le dije: te va a doler pero debes hacerlo, y la penetré bruscamente. Dio un grito fuertísimo, súper agudo, pero yo seguí hasta meterla entera y le di bien fuerte. Chilló, lagrimeó, me insultó, pero al poco tiempo le tomó el gusto a la cuestión, y terminó pidiéndome que le diera más fuerte, y más. Mi excitación fue extrema, era como estar en el paraíso. Desflorar a Emma fue uno de los placeres más grandes de mi vida, incluso me gustó mucho el hecho de que la hice sangrar un poco, pero terminó agradeciéndome envuelta en lágrimas, vaya a saber uno porqué.

Amy a todo esto se había quedado dormida, pero la desperté y me la culié también.

En fin, fue una hermosa noche. Yo renuncié al otro día y es probable que nunca más vuelva a ver a Emma, pero es seguro que no la voy a olvidar, y pos supuesto, ella tampoco me va a olvidar. Aunque sólo sea por la manera en que la hice sufrir, y por cómo le dejé el culo. Mi conclusión es que la chica es un poco masoquista, y la conclusión que habrán sacado los pocos que hayan leído este largo y aburrido relato es que su autor es un sádico pervertido de mierda, que tiene fijación con las adolescentes. Y no estarán equivocados.

Natalie, el Enmascarado y yo

Como todos los viernes, yo era un asiduo concurrente a las carreras de perros en el galgódromo del DF. Mis ilusiones eran escasas, puesto que sólo quedaba una carrera y había gastado todo mi dinero en malas apuestas y ceniceros descartables (un vicio desenfrenado).
En el momento en que estaba mirando la pizarra de anuncios, sentí por la espalda una dulce voz con tono inglés, específicamente de la soleada California. Me di vuelta, y la bella NATALIE Portman se asomaba bajo un sombrero de lana negro. La saludé, y ella hizo señas de que no gritara su nombre. Entonces habló: ¿El número ocho es un buen perro?. Entonces yo, como todo mejicano de ley, rápido y vivaz le contesté: “Aquí la única perra eres tú, y además estás muy chévere.”
La inocente Natalie se sonrojó, pero atendiendo a sus instintos de ninfómana agarró fuertemente mi bulto y me invitó al hotel Ritz, donde dijo que un “enmascarado” nos acompañaría en nuestra violenta y sexualmente despiadada velada.
Ya en la habitación, Natalie ingresó al ÑOBA. Salió hecha una princesa, vestida de encaje negro y perfumada con un Cristian Lacroix de ORO PURO. En ese instante me ofreció un “Breeder´s Choice” al tiempo que me desvestía.
“Este es un excelente scotch”. El emascarado había entrado en la habitación misteriosamente. Estaba totalmente en pelotas. Es así, que enseguida puede adivinar su identidad. Esa terrible VERGA no dejaba dudas de quien se trataba: Darío Grandinetti

había ingresado a la habitación, y sonreí al pensar que nos íbamos a enfiestar a Natalie de una manera increíble.
El sexo ANAL fue el predominante en la velada. La GARCHA de Grandinetti eran de magnitudes bíblicas, con decir que el excelente actor debía ponerse peso en la espalda para contrarrestar a su peso natural que lo inclinaba hacia adelante.
La PENETRÓ de manera sorprendente. Me daba la impresión que con esa PORONGA podia atravesar las paredes de la Reserva Federal de un golpazo.
La pobre Natalie sufría pero a la vez gozaba. Con Darío nos entendíamos muy bien. Parecíamos como dos pilotos que se conocían de toda la vida.
A las 4 de la MATINA en punto, Darío me miró fijamente a los ojos y dijo una frase que cambiaría el sentido de mi vida para siempre: “Las cosas son como son, yo si quiero cambio las reglas del juego”.
Y ahí, los dos liberamos una sonrisa cargada de escepticismo e ironía, dejando entender un final abierto, pero a la vez librado a la suerte.

Avril y Yo

Cuando Avril Lavigne vino a Mexico, tuve la oportunidad de ir a uno de sus conciertos, y como en muchos otros shows, suelen escojer algunas pocas personas para que convivan en camerinos con el artista (en este caso Avril).

Por fortuna, me escogierona mi, entonces fui conducido detras del escenario, con otras 2 chicas. Nuestra felicidad era enorme, imagina estar enfrente de tu actris o cantante favorito (a), simplemente MARAVILLOSO.

Por fortuna, otravez, yo fui el ultimo en entrar a su camerino, traia puestos sus clasicos péscadores negros, top negro tambien, y unos tennis “converse” rojos. Cuando entre me sente y ella me dijo:
HOLA CHICO!!!; me quede congelado, la mire a los ojos y le dije:
HOLA AVRIL, ES UN HONOR PARA MI EL ESTAR AQUI; finalmente salio algo de
mi boca, y ella dijo: AL CONTRARIO, TE GUSTO EL CONCIERTO??
le dije: MUCHO, ME GUSTO MUCHISIMO, AUNUQE ME GUSTA MUCHO EL
HEAVY METAL, ME ENCANTA TU MUSICA, TU ESTILO, Y SOBRE TODO TU!!!.
y pense: DIOS MIO!!!, COMO PUDE DECIR ALGO ASI!!!, y cuando pense que
iba a sentirse ofendida o que me iba a reclamar… Sucedio!!!.

Entonces me dijo: SABES, CUANDO ESTAS DE GIRA, ES DIFICIL DEJAR DE HACER LAS
COSAS QUE ACOSTUMBRAS, HAY COSAS QUE EXTRAÑAS, COMO DORMIR PROFUNDAMENTE
(esto lo dijo riendo), COMER TU COMIDA FAVORITA, ESTAR CON TUS SERES QUERIDOS,
y despues, con su mirada de “niña inocente” dojo: Y SENTIR EL CARIÑO Y EL
AMOR DE UN CHICO.

Y cuando termino de decir esto, se acerco a mi Y ME BESO!!!.

Nunca senti algo similar, no sabia que hacer, pense: QUE TAL SI LLEGAN
LOS DE SEGURIDAD Y NOS ENCUENTRAN… ASI!?!?.

Pero antes de que pudiera decir nada, bajo su mano y me toco la verga!!!,y pense: TOTAL, QUE PUEDE PASAR!, y entonces, estire mis manos, y agarrando su culito de princesa, la acerque a mi y la segui besando de una forma, que no pude
evitar que mi verga empezara a despertar, seguiamos fajando y ella sintio el bulto, volvio a dirigir su mano hacia aya, y busco la forma de sacarlo, entonces, cuando lo tuvo en su mano empezo a agitarlo con un delicioso ritmo.

Ya sin pensar, busque el broche de su pantalon y empese a bajarlo lentamente, mientrastanto, ella se quitaba el top, mostrandome su hermoso par de tetas, muy blancas y redonditas, empeze a chuparselas, lo cual le encantaba, pues
respiraba de forma interrumpida, lo que mostraba su excitacion; en eso, se separo de mi y termino bajandose los pantalones, quedando asi solo en pantaletas, entonces me quite mi playera y abri completamente mis jeans, le dije: VEN PARA ACA CHIKITA; enseguida se poso encima de mi, yo la separe un poquito e hice de lado sus pantaletas y le meti mi verga,
entonces dijo: YEAH COME ON, otravez no pude evitar besarla, y otravez la agarre de las nalgas y la empese a mover encima de mi cadenciosamente.

Ella se movia como pez en el agua, y con su cara de niña buena exitada me calentaba cadavez mas, era una experta, disfrutaba cogermela y besar sus tetas, en eso abri sus nalgas y empece a acariciar su hoyito, no quizo que lo metiera,
pero le gustaba que jugara con el, no decia nada, solo restregaba su cuerpo contra el mio. Ya tenia sus pesones bien rosados de estarlos chupando, y luego me besaba freneticamente, parecia volverse loca, pero en eso, hizo una pausa,
se quito de encima de mi, se puso de rodillas, y me dijo: PUEDO??.

Me puse un poco nervioso, pero senti mas exitacion que nada, cuando la vi que agarro mi verga y la empezo a chupar!!, se nota que tenia experiencia, pues ademas que le gustaba mucho, lo hacia muy bien; mientras con una mano me la agarraba, con la otra se masturbaba metiendola en su deliciosa vagina, la cual ya estaba bastabte humeda, mientras que yo acariciaba su cabello y ambos gozabamos de una manera realmente extraordinaria.

En eso creo que recordo que tenia que seguir de gira, y entonces me dijo:
MIERDA, EL TIEMPO SE CABA. BUENO, ME AYUDAS A TENER “MY HAPPY ENDING”(mi final feliz)?.

Entonces me la chupo de tal manera, que no lo pude evitar y solo pude decir,:
AQUI VOY CHIKITA!! y ella solo movio su cabeza diciendo y gimiendo YEAH!,
entonces solte un chorro de esperma como nunca en mi vida, senti que estaba en otra dimension, y a ella parecio encantarle, lo saboreaba y dejaba escurrir un poco por sus labios, buscando mis ultimas reservas de exitacion, pero yo ya no podia mas, me vine todo lo que tenia, un poco cayo en sus tetas, y el resto se lo trago.

Siguio de rodillas un momento pequeño, dejando mi verga totalmente seca y feliz, despues, se levanto, limpio sus labios, se sento un momentito en mis piernas y me dijo:

ME GUSTO MUCHO, NUNCA OLVIDARE ESTE MOMENTO, PERO POR FAVOR, TEN CUIDADO
A QUIEN LE DICES LO QUE HICIMOS, OK?.

Y le dije: CLARO, NO TE PREOCUPES POR ESO, Y DEVERAS, !MUCHAS GRACIAS AVRIL!.

Me beso, se vistio, y cuando pense que era el final, me dijo,: OYE, ESPERA UN MINUTO,
NO QUIERES TOMAR UN BAÑO???.

Finalmente, y por peticion de ella, solo de ella(jejeje), nos bañamos, y pues… total, nos despedimos, y solo espero ancioso su regreso a Mexico. espero sea pronto.

La hipnosis de Marta Sánchez

El siguiente es un relato ficticio, inspirado en una persona real, lo que de ninguna manera quiere decir que esto haya ocurrido. Es mas, esto no ocurrió jamas, salvo en la imaginación del autor del relato, y debe ser entendido como una situación ficticia.

Marta Sánchez paseaba tranquilamente por su camerino esperando que la llamaran para entrar. Iba a participar en el programa “Crónicas marcianas” promocionando su nuevo álbum. Estaba acostumbrada a esto: cantaría su canción, contestaría a algunas preguntas de Xavier y después vuelta al hotel. Le encantaban estos momentos, el rugir de la multitud, la adulación y el sentirse el objeto de deseo de la gente. Estas eran una de las mejores cosas de ser una estrella de la canción.

Marta estaba sentada cuando la puerta se abrió y un joven entró. Tendría veintitantos, el pelo oscuro, ojos azules y una complexión normal. Vestía simplemente con una camiseta y unos tejanos.

– ¿Señorita Sánchez? -dijo- Dentro de diez minutos Xavier terminará con Galindo, unos anuncios y luego entra usted. Por cierto, mi nombre es Ricardo.

– Gracias Ricardo -dijo Marta sonriendo. Sus ojos se fijaron en un colgante alrededor del cuello de Ricardo. Eran una doble cadena unida a un cristal- Vaya, esto no es lo que esperaba que llevara un ayudante de plato.

– ¿Esto? -dijo Ricardo- Oh, es un regalo de mi novia. Insiste en que lo lleve puesto en todas partes. Creo que me queda muy bien. ¿Tú que piensas?
Se quitó el colgante y sostuvo el cristal a pocos centímetros de los ojos de Marta.

– Creo que es preciosa la manera en que brilla a la luz, la manera en que destella. Quiero decir, míralo. Tan solo míralo. Mantén tu mirada fija en él y podrás ver todo tipo de pequeñas luces. Sin moverse, sin balancearse, sin girar. Solamente sentarse y dejar a la luz tranquilamente rebotar dentro y fuera de tus ojos.

La mirada de Marta estaba totalmente fija en el cristal, su boca desairadamente abierta. Sabiendo que tenía su atención, Ricardo continuó hablando con voz baja y monótona.

– Mantén tu mirada en el cristal, Marta. Sigue mirándolo fijamente, cada vez más y más dentro de él, justo al centro. El centro del cristal, el secreto de su belleza. Sigue mirándolo. Mientras miras profundamente dentro del cristal, comienzas a sentirte cansada. Muy cansada. Sientes todas las presiones de tu gira, tan agotadoras. Te sientes muy cansada y somnolienta. Mantén tu mirada fija en el cristal, mirando el centro y te sientes muy cansada. Todo lo que quieres hacer es descansar. Solo descansar. Te sientes tan cansada que quieres cerrar los ojos. Cuanto más miras el cristal, más cansada te sientes. Solo mantén tu mirada cansada más y más tiempo mirando el cristal y siéntete mas y más somnolienta. Te sentirás muy bien si cierras los ojos. Cerrar los ojos, descansar y entregarse. Confía en mí y cierra tus ojos. Cierra tus ojos y relájate.

Los ojos de Marta se cerraron pestañeando y cayó pesadamente sobre el asiento. Después de colocarse el colgante en el cuello Ricardo puso una mano en la pierna de Marta. Vestía un ajustado vestido de una pieza con un buen escote. Movió su mano sobre su muslo y ella suspiro en respuesta. Sabía que solo tenia unos momentos antes que Marta fuera llamada al plato, así que tenia que actuar deprisa.

– Marta, escúchame muy cuidadosamente. Solamente me has conocido pero te sientes muy atraída hacia mí. Crees que estoy bueno, ¿verdad?

– Sí… -susurró Marta.

– Piensas que soy sexy, ¿no es verdad, Marta?

– Sí…

– Cuando estés en el plato, pensarás en mí. Cuando se acabe la entrevista, pensarás en mí y en cómo sería hacerme el amor, tener mi polla dentro de ti, tenerme besando tus senos. Pensaras en mí y soñaras conmigo, ¿no?

– Sí…

– Ahora, en un momento, voy a chasquear mis dedos y despertarás. No recordarás haber estado dormida o de qué hemos hablado. Sin embargo, si me ves sosteniendo este maravilloso cristal, volverás a caer en este maravilloso sueño. Y cuando estés dormida soñarás que te estoy dominando, soñarás que quieres que te haga el amor siempre que yo quiera. Lo quieres, lo necesitas y te encanta. ¿Entendido?

Marta asintió. Poniéndose de pie, Ricardo chasqueó sus dedos y vio cómo los ojos de Marta se abrían. Ella lo miró, su fascinante cara enmarcada por el ondulado pelo rubio.

– Es la hora, Señorita Sánchez -dijo Ricardo en su tono de voz normal.

– Será mejor que vayamos, es la hora del show -dijo Marta mientras salía.

Ricardo sonrió. Iba a divertirse con un show privado mas tarde, esa misma noche.

Era poco más tarde de las dos de la madrugada cuando Marta llegó a su habitación en el hotel. Había estado ocupada firmando autógrafos y concediendo una entrevista a una revista, después de una cena rápida. Había dado instrucciones para que nadie la molestara, así que se sorprendió cuando oyó un golpe en la puerta. Abrió la puerta y vio a Ricardo allí de pie, todavía vestido con su camiseta y sus tejanos. Antes de que pudiera pedirle explicaciones sobre qué estaba haciendo allí, Ricardo, levantó el colgante. En el instante en el que sus ojos se posaron en el cristal, se cerraron y Marta se balanceó en el porche.

– Déjame entrar, Marta -ordenó Ricardo.

Ella obedeció echándose a un lado para que él pudiera entrar, cerrando la puerta tras él. Ricardo miró a la hipnotizada cantante y sonrío, complaciéndose de que la cosa hubieran salido tan bien.

– Marta, esto es lo que habías soñado todo el día. Estás dormida y teniendo un sueño maravilloso donde yo te domino. Quieres divertirte con este sueño hasta su plenitud. Ahora, quítate la ropa.

Marta lentamente abrió la cremallera de su vestido y lo dejó caer al suelo. Sus grandes senos salieron al aire, dándole a Ricardo el deseo de asaltarla. Ella se inclinó para desprenderse de sus bragas negras y de sus medias mientras Ricardo también se desnudaba.

– Marta, creo que tú y yo vamos a tomar una ducha. Relax después de un largo día.

Tomando a su hipnotizada esclava de la mano, Ricardo la introdujo en el baño y abrió el grifo de la ducha. Luego se introdujo en ella y ayudó a Marta a meterse. La abrazó mientras el agua caía sobre ellos, enviando un hormigueo por toda su piel. Podía sentir sus senos presionar sobre su pecho y la besó. Ella respondió lentamente, lamiendo sus labios. Le echó la cabeza hacia atrás para que el agua le cayera sobre el pelo y comenzó a besarle los pechos. Ella arqueó su cuerpo hacia atrás y suspiro al sentir la boca de Ricardo sobre sus pezones, enviando descargas de placer a través de todo su cuerpo.

Ricardo tomó una pastilla de jabón y lentamente la frotó contra el pecho de Marta, masajeando sus senos mientras la enjabonaba. Le dio la vuelta y deslizo la pastilla por su espalda. Enjabonó su culo, moviendo la pastilla en una nalga mientras palmeaba la otra, introduciendo sus dedos en el agujero y obteniendo un gemido de Marta. Le dio la barra a ella.

– Marta, arrodíllate y enjabona mi polla.

Marta obedeció, frotando la pastilla y sus bien cuidadas manos a lo largo de la polla de Ricardo. Le costó unos segundos ponerse erecta, el jabón y el agua mezclados con el esperma que comenzaba a gotear.

– Chúpala, Marta -ordenó Ricardo- Métetela en la boca.

Marta acató la orden sin rechistar, poniendo su boca sobre la punta de la dura flecha. Pronto comenzó a chuparla, su lengua lamiendo la punta mientras ponía la polla dentro y fuera de su boca, chupándola de ida y vuelta. Agarrándose en el cristal de la puerta de la ducha, Ricardo gemía de placer mientras su hipnotizada esclava continuaba chupándosela. Dio un salto y comenzó a salir, su paquete expulso el semen a la famosa garganta de Marta.

Los dos salieron de la ducha y se dirigieron a la cama de matrimonio. Ricardo se puso sobre la cama y puso a Marta sobre él. Se besaron de nuevo, y esta vez Marta puso más pasión. Bajó por el cuerpo de Ricardo hasta que se encontró con su polla, se sentó sobre ella y la introdujo en su coño. Lentamente comenzó a balancearse sobre su amo, moviéndose de arriba abajo, meciéndose dulcemente para que la polla de Ricardo pudiera penetrarla cada vez más profundamente. Las manos de Ricardo se movieron al pecho de Marta, aferrándose a sus grandes tetas, apretándolas y empujándolas hacia Marta. Esta gemía lentamente sintiendo el placer que le llegaba de sus tetas y de su coño. El pellizco que Ricardo le dio, pareció empujarla a balancearse más y más rápido sobre la polla de su amo hasta que este eyaculó, emitiendo un sonoro grito. La cantante cayó sobre Ricardo con la respiración entrecortada. Ricardo pasó su mano a través del rubio pelo mojado mientras pensaba en las noches de placer que iba a pasar. Parecía fácil persuadir a Marta para que él se uniera al equipo de la gira. Esto le daría a Ricardo un “pase V.I.P.” soñado por muchos hombres.

Yo lleve a Flavia Miller al orgasmo

Aún no lo podía creer, tenía el teléfono de Flavia Miller en mi agenda… y aún no me animaba a llamarla. Tenía miedo de que fuera mentira, de que tanta ilusión que yo me hacía terminara desvaneciéndose en la nada. Tantas fantasías, tanta lujuria dispuesta a estallar junto a su cuerpo, y aún existía la posibilidad de que todo fuera un engaño.

Es difícil creerlo cuando te aseguran que una famosa ejerce la prostitución. ¿No se tratará de alguna mujer que, aprovechando un parecido físico, se hace pasar por ella? Eso era lo que mas me temía. Y sin embargo, no podía dejar pasar la oportunidad de estar con ella. Ese martes me tomé la tarde libre en el trabajo, y la llamé.

— Hola. —debo decir que cuando escuché su voz el corazón comenzó a galopar desesperadamente, realmente era la voz de Flavia, mi ilusión iba en franco aumento.
—Hola… ¿Flavia?
—Siii…
— ¿Flavia Miller?
— Así es… ¿quién habla?

Me presenté, explicando que un amigo me había dado su teléfono. Recelosa, me preguntó el nombre y apellido de quien había facilitado ese contacto, hasta que al fin dijo conocerlo muy bien. Hasta ese momento yo, pesimista por naturaleza, había tenido la sensación de que, a pesar de tratarse efectivamente de Flavia Miller, simplemente estaba teniendo un contacto telefónico y que sería imposible avanzar mas que eso, imposible acostarse con una famosa como ella.

— Bueno Flavia, yo te llamaba para saber si es posible tener un… contacto… con vos…
— Claro, pero tiene que ser acá, en mi departamento.
— Si, si, perfecto, ¿puede ser hoy mismo?
— Mirá… tenés suerte, hoy te puedo hacer un espacio, pero otra vez me tenes que avisar con más tiempo.
— Y… ¿cuánto me va a salir? — Hubiera preferido no hacer nunca esa pregunta… sufría imaginando una cifra prohibitiva que me impediría aprovechar la oportunidad de estra con ella… estaba dispuesto a pagar lo que sea por un momento de lujuria junto a Flava, pero debía tener al menos un parámetro de cuanto me iba a salir echarme el polvo mas esperado de mi vida.
— Cien pesos
— Voy para allá, Flavia… ¿me decís la dirección?

en menos de cinco minutos ya estaba en mi auto, demasiado pronto para la cita. Me dirigí al barrio de Flavia y pasé por el edificio, corroborando la dirección, y acto seguido fui hasta un bar que quedaba en la esquina a tomar un café y hacer un poco de tiempo. Casualmente sobre el mostrador estaba un ejemplar de una conocida revista de la farándula. Me lo llevé a la mesa y me dediqué a ojearlo. No tardé en encontrar unas fotos de Flavia relatando algunos episodios que habían tenido lugar en la pantalla de televisión.

Cerré la revista… ya no podía mas del suspenso, pensar que la iba a tener frente a mi… y desnuda… eso era demasiado, eso era demasiado para mí… Extasiado como estaba en mis pensamientos, no advertí que ya era casi la hora en que había quedado encontrarme con ella, apuré el café y fui hasta el edificio de Flavia. Toqué el portero y su inconfundible voz fue la que atendió. Me hizo subir.

Tras la eternidad —o al menos eso fue lo que me pareció a mí— que tardó el ascensor en recorrer los cinco pisos hasta el departamento, por fin estaba frente a la puerta esperada. Toque dos timbres cortos, y esperé. Unos pasos de tacones altos se escuchaban del otro lado, acercándose a mí. La puerta se abrió y efectivamente, para mi indescriptible alegría, la mujer que estaba del otro lado era la misma que aparecía en las revistas y en la televisión.
— Hola, ¿cómo estás? —me dijo dándome un beso en la mejilla e invitándome, con un gesto, a pasar a su departamento.
— Fantástico— respondí con plena sinceridad.
— Bueno, primero arreglemos lo de la plata— me dijo sin titubeos y profesionalmente.
— Claro —respondí, buscando la billetera en mi bolsillo y buscando el dinero… y de pronto…

¡HORROR! Lo mas inesperado, lo que nunca debería haber sucedido, estaba ocurriendo. Como en esas pesadillas, como si en ese momento yo comenzara a caer en un abismo sin fin, observé que en mi billetera había 20 pesos, y unos 130 patacones (*). La miré suplicante, avergonzado, aterrado por mi propia pregunta… —¿Aceptas patacones?

— Si, claro.

Respiré aliviado. Le entregué el dinero, que ella enseguida guardó en un cajón, y me dejé guiar de su mano hasta un cuarto con cama matrimonial.

— Entonces… ¿Qué querés hacer? — me dijo.

La obesrvé de arriba a abajo. Tenía un escotado vestido blanco que le marcaba las enormes tetas, y un tajo que recorría sus piernas, desde las propias caderas hasta los tobillos. Aún con tacos altos, era un poco mas bajita de lo que la había imaginado, pero lo que realmente me interesaba eran sus pechos.

— Quiero que te desnudes — le dije, recostándome sobre la cama.

Su vestido cayó rápidamente al piso, dejando a una Flavia Miller completamente desnuda, sin ropa interior. Sus grandes y firmes pechos se movían de un lado a otro mientras ella se sacaba los zapatos y se subía a la cama. lo que mas me llamaba su atención, de todas formas, era su entrepierna, completamente depilada. Apoyó su mano sobre mi bulto y me dijo

— ¿Y ahora?

No esperó respuesta. Me desabrochó el cinturón y en un abrir y cerrar de ojos me despojó de mis pantalones y de mi slip. Tomó mi pene, erecto hasta la desesperación, y de un bocado se lo metió en la boca. Pronto me di cuenta de que intentar reprimir la eyaculación sería una tarea imposible para mi en esas circunstancias, e inmediatamente descargué mi esperma dentro de su boca. A pesar de haber acumulado litros de leche durante los cuatro días que esperé hasta llamarla, ella no derramó ni una gota de mi semen, y se lo tragó gustosa y relamiéndose.

De todas formas mi pene estaba muy lejos de encontrar la paz… aún estaba erecto, y no necesitaba de un descanso. Le pedí que se pusiera encima mío como si fuéramos a hacer un 69, y que me lamiera las pelotas, mientras yo, dándome todos los gustos, le separaba las generosas nalgas y llegando a su preciado agujerito, le introducía un dedo dentro su ano, completamente depilado.

Sentía como ella se retorcía de placer, apoyando sus grandes pechos sobre mi pelvis, haciéndome gozar hasta lo indecible. Entonces le pedí que se pusiera boca abajo, y separándole las piernas, apoyé mi pene en su dilatada y húmeda vagina, y lentamente la penetré. Me recosté sobre ella, y me dediqué a la tan soñada y esperada tarea de lamerle los pezones.

Sé que llegó al orgasmo. Años de frecuentar burdeles y tener cientas de amantes hacen que engañarme en eso sea imposible. Flavia llegó conmigo a tener un orgasmo increíble, que me arrastró junto con ella a esa cumbre del placer, volviendo a depositar mi semen en el interior de su cuerpo.

Nos quedamos un largo rato en esa posición, abrazados. Sentir sus manos recorriendo mi espalda y mis nalgas era estar en la gloria. Al fin, me levanté para ir al baño, y cuando volví la encontré vestida. Nos despedimos dándonos un piquito en los labios y deseándonos lo mejor hasta un próximo encuentro.

Pero ese encuentro nunca llegó. Esa semana un programa de televisión pasó al aire unas cámaras ocultas con las que denunciaban la actividad de Flavia, y la semana siguiente, cuando la llamé para concretar un nuevo encuentro, me encontré con que nadie respondía a mis llamados. Pero aunque sea una vez, una vez en la vida, yo me di el gusto de hacerle el amor a Flavia Miller.

(*): Letra de tesorería de curso legal en la Argentina, de idéntico valor al peso pero de menor aceptación.