Archive for the ‘En publico’ Category

La maestra Neni 6

Martes, marzo 24th, 2015

Desde el primer capítulo nos muestra como la maestra Neni fue evolucionando desde el exhibicionismo, la sumisión e infidelidad, una hermosa mujer educadora que encerraba en su interior una fiera del sexo, morbo y pasión.

En el capítulo anterior hicimos participar a Daniel del exhibicionismo de Neni, inclusive este no se conformó únicamente con ver esa belleza, también la abordo e inclusive llego a tocar su cuquita el tesorito que Neni lo tenía reservado únicamente para mí, un manjar de los dioses, que dentro de poco ya no sería el único quien lo disfrutaría.

Un fin de semana Neni y yo salimos a una disco, ese día mi amor Neni vestía una minifalda marrón muy ceñida una blusa escotada, sus piernas iban cubiertas con unas medias con silicona cogidas al muslo y sus maravillosos zapatos de tacón aguja, estaba para comérsela. La recogí de casa y abordamos un taxi, como siempre Neni no dejo de exhibirse mostrando sus bellos muslos al conductor tanto al momento de subir al auto como al bajar, le regalo una buena vista de sus encantos, una vez que ingresamos a la disco nos ubicamos en los lugares para parejas vip donde había poca gente y donde podría Neni exhibirse sin riesgo alguno, para eso fue a los servicios y se quitó sus bragas, al retornar a la mesa me entrego sus bragas con un grado de humedad consecuencia de su exhibición al conductor del taxi, nos sentamos y iniciamos una conversación amena con sus respectivos tragos, de rato en rato salíamos a la pista a bailar y cuando podía dejaba ver algo más de sus encantos a los asistentes de la disco, en verdad la estábamos pasando de maravilla, tragos, baile, exhibición hasta que la conversación se puso caliente comenzamos a recordar los momentos que vivimos su primera exhibición, lo ocurrido en el taxi, en mi oficina, lo de Barranco y por último la participación de Daniel, este último tema es que a Neni la sobrecalentó tanto así que comenzamos con el morreo y manoseo, comencé a introducir mis dedos en sus cuquita mojadita, le estaba haciendo una buena paja acompañada de varios orgasmos, algo sucedió que me dejo helado y confundido Neni en sus calentura me confeso que deseaba a Daniel que quería entregarse a él para que la coja como una puta, ese momento no sabía cómo reaccionar los celos comenzaron a consumirme internamente mi corazón duplico sus latidos pero al unísono mi morbo lo superaba ya que la idea de que Neni tenga la polla de otro dentro de su cuca ocasiono que tenga una erección de burro. Luego de un corto letargo le dije a Neni, está bien pero no podrá ser fuera de la escuela más aun yo estaré vigilante a que nadie los pesque, Neni me miro a los ojos, me abrazo y me dijo “solo a ti te amo a Daniel simplemente lo deseo, pero no dejare que su polla toque mi interior desnuda un condón aislara y evitara que el invada mi interior con su semen, ese hoyo es tuyo y solo tú lo puedes llenar de tus néctar”, sus palabras me trajeron mucha tranquilidad pero también tenía que aceptar que Neni me sería infiel y me haría un cornudo, pero la amaba así que estaba decidido y pusimos en marcha su encuentro con Daniel en la escuela, cabe resaltar que esa noche Neni estuvo increíblemente fogosa y multí-orgásmica fue una noche de placer que estuve a punto de reventarle su delicioso anito, pero eso es una historia que luego contare.

Bueno con Neni estuvimos planeando el día que entregaría su cuquita a Daniel y el día más indicado era los fines de ciclos académicos, ya que ahí todos se quedaban hasta muy tarde concluyendo con las calificaciones y en presentar el informe de progreso de los estudiantes. Para esto Neni los días anteriores a la fecha estuvo provocando a Daniel con su exhibicionismo acostumbrado, con miradas cómplices, caricias y cogidas de mano, me conto Neni que un día la arrincono en una de las aulas vacías y le metió mano por todo lados, saco sus teta la beso y mordió, metió su mano entre sus bragas y le introdujo sus dedos, Neni solo gemía y le decía que no haga eso que los iban a descubrir y eso la ayudo a desprenderse de Daniel y escapar, las cosas estaban por reventar Daniel estaba súper cachondo y Neni lista para concretar lo que deseaba.

Llego el fin de ciclo los maestros y administrativos repletos de trabajo comenzaron sus arduas labores, para luego disfrutar de una merecidas vacaciones de medio año, algunos se quedaban hasta muy tarde y otros simplemente llevaban las labores a su casa, llego el día de entrega de documentación y todos se apersonaron a mi oficina a entregar sus reportes excepto Neni que luego me comento que le había pedido a Daniel que se quedara ayudarla ya que se le había complicado llenar los formatos en la computadora. Ese día Neni iba con un vestido de una sola pieza el mismo del segundo capítulo, un vestido floreado verdoso con amplio vuelo que le llegaba a medio muslo sin medias con unas sandalias de tacón, estaba infartante mi amada Neni. Ya bastante tarde Neni me indica que se dirigía al laboratorio de cómputo donde se daría el acto de desenfreno y pasión entre dos amantes. Previamente les pasare a narrar lo que Neni me conto: Neni antes de dirigirse donde estaba ubicado Daniel se sacó el brasear y las bragas se acomodó el vestido y enrumbo hacia el laboratorio de computo, al ingresar Daniel la recorrió de pies a cabeza e inmediatamente se percató que esa hembra venia hacer poseída, Neni se sentó en una de las computadoras y se puso a concluir con sus labores que aún no terminaba, después de unos minutos Daniel se le acerco por detrás y sin reparo alguno metió sus mano por el escote del vestido y cogió una de la tetas de Neni la acaricio y apretujo cogió su erecto pezón y la presiono lentamente hasta que Neni lazo un gemido, es ahí que Daniel cogió con su otra mano el otro pezón de Neni e hizo exactamente lo mismo Neni aun sentada empezó a sentir dolor y gusto, sintió que su cuca estaba comenzando a lubricarse con una excitación que iba creciendo incontrolablemente, Daniel la cogió de los brazos la levanto y comenzó a morrearla, sus bocas y sus lenguas jugaban sin reparo, mientras las manos de Daniel urgían por las tetas, culo y cuca de Neni unas manos tan hábiles y rápidas que no se quedaban quietas en un solo lugar, ese accionar duro varios minutos entre besos y manoseos, mientras que yo en mi oficina comía ansias tanto así que el morbo y mis celos de macho cornudo, me impulsaron a ir donde estaba concretando Neni su acto de infidelidad, me pare y me dirigí al laboratorio me ubique al lado de una de las ventanas que a pesar de tener las persianas cerradas logre ubicar un sitio por donde ver que sucedía dentro de ese ambiente, mi Neni estaba sobre el escritorio de Daniel con las dos tetas afuera el vestido estaba con los tirantes abajo y recogido hasta la cintura que parecía un cinturón ella con las piernas abiertas de lado a lado y Daniel incrustado en la cuca de Neni dándose un festín con sus jugos y otorgándole una buena chupeteada de su rica cuca, Neni con los ojos cerrados se retorcía de placer con gemidos entre cortados y sus convulsiones indicaban que estaba teniendo varios orgasmos, luego de un buen rato Daniel saco su polla que no era largo en su dimensión pero sí bastante ancho le pidió a Neni que se lo mame ella cual posesa coge el miembro y se lo mete a la boca cumpliendo el deseo de su amante de turno, lo beso lamio y lo lleno de saliva cuando ya lo tenía bien duro Daniel le dijo a Neni que se pusiera a cuatro patas para metérsela, Neni cogió su bolso y saco un preservativo, esto ocasiono en Daniel un aire de fastidio pero algo le dijo Neni que se colocó el condón y continuaron con el acto sexual se la metió en una, sin pausa esto ocasiono que Neni emitiera un quejido fuerte ya que el grosor de esa polla era muy ancha y la cuquita de mi Neni no estaba preparada para tanto, comenzó el mete y saca, las estocadas eran fuertes y Neni luego del dolor continuo con el gozo, desde donde yo estaba podía ver que Neni estaba hipnotizada con esa gruesa polla que le estaba reventando las entrañas, así que llego el momento del éxtasis, Neni gruñía como un animal indicando que ya llegaba ese orgasmo que tanto esperaba y Daniel acelero sus acometidas, cada estocada hacia gritar a Neni de placer hasta que al mismo tiempo ambos terminaron, Neni se repuso se acomodó el vestido limpio los restos de sus fluidos y salió diciéndole a Daniel “esto estuvo muy bueno pero será la única vez que me cojas porque mi amor, mi mente y mi cuerpo pertenecen a otro”, le dio el último beso y salió del laboratorio yo la esperaba afuera, ella se sorprendió al verme y me dijo mirón, la abrace la acompañe hasta su aula y ahí la cogí por el culo y le clave mi polla que estaba por reventar de la excitación, la cogí en cuatro patas, sobre el escritorio, sobre una de las carpetas, Neni babeaba de tanta polla de tanto placer estaba ida, desubicada, pero completamente satisfecha al final ambos terminamos con un orgasmo inigualable.

Neni había hecho realidad su deseo de ser infiel, yo descubrí mi faceta de voyeur y cornudo, pero lo rescatable de todo esto es lo bien que estamos ambos, Neni y yo logramos algo que es difícil lograr en muchas parejas, amarse y compartirse.

Continuara…

La maestra Neni 5

Martes, marzo 24th, 2015

Luego de una morbosa exhibición en público Neni y yo nos dimos un pequeño relajo en nuestros encuentros exhibicionistas y nos centramos en buscar un cómplice en nuestro centro de trabajo, donde descubrí otra de las facetas de Neni.

Con la certeza de la sumisión de Neni y sabiendo que a ella le iba gustando cada vez más lo que hacía, es que planeamos encontrar entre los varones de donde trabajábamos, una víctima que con algo de complicidad disfrutaría de los encantos de Neni. Paralelamente Neni opto por mejorar su closet con vestimenta más atrevida que nos ayudaría a concretar nuestros planes. Así que las minifaldas con pliegues, ceñidas y cortas, las blusas con transparencia y escote algo exagerado, una lencería bastante sexy con unos brasear que elevan los bustos, bragas de hilo, medias que se usan con portaligas y aquellas que se adhieren al muslo con bordes de silicona fueron lo nuevo que Neni vestiría.

Bien todo estaba listo, así que pusimos manos a la obra, empezamos a seleccionar al primer candidato que sería seducido por Neni y con mucho cuidado elegimos al primero, el maestro de sistemas, un tipo bastante reservado, serio pero muy observador, su nombre Daniel, a quien en más de una oportunidad lo habíamos cogido observando a Neni con ojos de deseo. Elegido el candidato Neni hecho andar lo planeado, el día indicado ella vestía con una minifalda tableada que le daba a medio muslo, unas medias transparentes esas que se cogen con portaligas y por su puesto sus infaltables zapatos de tacón, en la parte de arriba vestía una blusa normal con un escote muy sutil que dejaban ver la parte superior de sus bustos el brasear que llevaba puesto resaltaba mejor su tetas y las hacia tentadoras a sacarlas para darles una buena mamada. Luego de la descripción, continuo con la historia, los alumnos de Neni tenían que dirigirse al laboratorio de cómputo donde deberían rendir examen y por disposición los maestros titulares de cada sección deben apoyar en dichas pruebas, es precisamente el momento indicado que aprovecharía Neni para entregar la visión de sus encantos a nuestro compañero de trabajo. Iniciada la prueba los alumnos de Neni quedaron concentrados todos en sus respectivos lugares, el maestro Daniel se ubicó en su escritorio y desde ahí el monitoreaba el desarrollo de la prueba, Neni por su puesto ocupo el lugar de apoyo desplazándose por los pasillos cuidando que no exista plagio o copia entre los alumnos, según transcurría el tiempo comenzaron las preguntas por parte de los alumnos esto fue aprovechado por Neni que casi siempre dando la espalda a Daniel que estaba en su escritorio asistía a sus alumnos e inclinándose le regalaba de esta manera a Daniel una buena vista de sus perfectas piernas y parte de su culito, que ese momento solo la cubría un diminuto hilo, esta actitud Neni la repitió en varias oportunidades e inclusive recogiendo objetos que se le caían a uno que otro alumno hacia el piso, donde sin doblar las rodillas seguía exhibiendo sus encantos. Mientras que Daniel en su escritorio se encontraba con una erección de caballo ante semejante espectáculo ya que no era en lo que estaba acostumbrado, más aun de semejante mujer que en esos momentos ahí estaba.

El sonido del timbre dio fin a la prueba y la exhibición de Neni, condujo a los alumnos hacia la salida del aula dejando la misma completamente vacía, Daniel solicito a Neni que la ayude apagar los equipos de cómputo y así dejar todo listo para el otro grupo Neni para cerrar con broche de oro su exhibicionismo, levanto un poco su minifalda, Neni se desplazaba entre los equipos apagándolos para tal efecto se agachaba sin doblar las rodillas, así entregaba una perfecta visión de su culito por lo corta de la minifalda, sus tetas inflamadas por la excitación asomaban por su escote, Neni estaba dando un espectáculo de película erótica, hasta que sintió que Daniel se paró detrás de ella mientras apagaba uno de los equipos, la cogió desde atrás y la atrajo hacia su pecho e hizo sentir su erección y le dijo a Neni “todo el momento del examen te has exhibido, he visto tus piernas, tu portaligas y tu delicioso culo, apenas cubierto por un hilo, además que tu cuca a mojado tus bragas, que quieres lograr, dime” Neni confundida por semejante reacción y excitada al mismo tiempo solo balbuceo una disculpa porque no se había percatado de lo hecho, Daniel la volteo bruscamente y la beso con una pasión indescriptible mientras que sus manos apretaban las nalgas de Neni por debajo de la minifalda, Neni al principio intento rechazarlo pero debido al morbo y excitación sucumbió al morreo de Daniel, inclusive éste metió su mano entre las bragas de Neni e introdujo sus dedos en su cuca hecha un charco, ya a un paso de la posesión de esa hembra, una llamada a la puerta del aula de parte de un alumno, corto bruscamente el momento de gran morbo, Daniel solo atino atender al jovencito y Neni aprovecho para huir de su acosador.

Desde este momento la pureza de Neni fue explorada por otro sujeto, más aún que ella sucumbió al morreo y caricias de su acosador, avizoraba un aire de infidelidad que inclusive me convertían en un tolerante cornudo acompañado de celos y complicidad que elevaban mi morbo al tope. Al final del día Neni se acercó a la oficina donde yo realizaba diariamente mis labores y me conto con detalles todo lo sucedido, como manifesté, los celos y la tolerancia me convirtieron en un animal, no sabía si increpar su infidelidad, solo atine a cogerla de ambos brazos y la bese con pasión, jugando con su lengua y mordiendo sus labios, Neni al sentir que lo que había hecho yo lo estaba aprobando volvió a retomar lo que había dejado hace una horas, bajo hasta mi bragueta y saco mi venoso pene lo chupo y lo puso a punto del ataque, ella ya sabía cómo dejarlo erecto y poderoso, luego se puso nuevamente de pie y dijo “sabes me gusta lo que hice con Daniel, ahora quiero que me folles tu pero en mi mente estaré follando con Daniel, quiero que me llenes de semen y me hagas sentir la más puta”, la levante de su delicioso culo y la puse sobre la larga mesa que ahí estaba, la abrí de piernas aparte sus bragas, bese y chupe con pasión su cuca, hasta que soltó un orgasmo y cuando ya la tenía chorreante le clave mi pene con mucha fuerza, cual asesino le clava el puñal a su víctima, una y otra vez, Neni solo gemía y disfrutaba de la felación, pero hay algo que me saco del cuadro e hizo que atacara esa cuca con mayor fuerza, cuando dijo “que rico me coges Daniel, párteme la entrañas, soy tuya, soy tu puta”, comenzó a convulsionar, yo no pare, le clavaba mi pene a su cuca con mayor fuerza, hasta que ambos explotamos, tal fue la cantidad de semen que fluyo de mi rojizo y adolorido pene que resumió en la minifalda, en la mesa y en sus bragas que aun las tenía puestas, debido a semejante arrechura no me dio tiempo a sacárselas, ahora Neni iniciaba otra etapa, la de exhibición, sumisión e infidelidad.

Continuara…

La maestra Neni 4

Martes, marzo 24th, 2015

Después del capítulo 3 donde descubrimos con mi Neni las cosas que esta es capaz de hacer es que eche andar la imaginación buscando donde podría exhibir a mi sumisa Neni.

Ahora Neni obedecía indicaciones, así que tome las riendas de la relación y decidí llevar a mi exhibicionista Neni mas allá de lo habitual, para tal ocasión escogí un lugar donde había mucha gente, sobre todo parejas, que aquí conocemos con el nombre de Barranco. Para esta ocasión celebraríamos el primer mes de estar juntos así que le pedí que vista muy sexy, pero que no llegue a lo descarada, Neni escogió un conjunto de saco y una minifalda con pliegues que la hacía verse sensacional le pedí que llevara medias transparentes cogidos con unos portaligas y como siempre sus tacones que detallaban su hermoso cuerpo y resaltaban su delicioso culito.

El día esperado llego Neni estaba estupenda, súper sexy la recogí de su casa, para poder exhibirla y que varios tipos la repasaran con sus miradas de deseo y morbo la lleve en un bus publico ahí donde viaja gente de todo tipo, Neni se sintió extraña y temerosa por mi atrevimiento de exhibirla así, pero el morbo pudo más, así que algo asustada así como excitada acepto y sin más subió al bus. Desde que subió, la mirada morbosa del conductor la excito mucho ya que al levantar la pierna para trepar a la unidad de transporte dio una visión muy detallada de lo que llevaba debajo de su minifalda, yo subí detrás de ella y procedí a pagar los pasajes al conductor al entregarme mi cambio y los tickets dijo “pero que tal hembra que llevas ahí, está bien rica” con una mirada de complicidad y aceptando el piropo algo subido de tono moví la cabeza afirmativamente, mientras que Neni ingresaba dentro del bus y recorría los pasillos contoneándose con su caminar dejando alrededor unos aires de sensualidad, lo que ocasiono la mirada deseosa de los hombres que ahí estaban pero también la mirada de envidia de las mujeres. Durante todo el viaje las miradas no cesaban algunas más descaradas que otras tanto así que más de uno intento ver debajo de la minifalda de Neni, ella al ver lo que ocasionaba se acercó a mi oído “me siento desnuda con tantas miradas pero me gusta mucho tanto que estoy mojada”. Al descender del bus recibimos más de una silbatina y una que otra palabra vulgar de los tripulantes, Neni y yo lo tomamos de lo más gracioso y simplemente dibujamos en nuestros rostros una sonrisa de complicidad, nerviosismo y morbo, nos dirigimos hacia el puente de los suspiro, al cruzar la retuve a medio camino del puente y besándola la hice recostarse al lado de una de las barandas con esta actitud deje que los que se encontraban debajo del puente en ese momento disfruten de las bragas y piernas de Neni que más de uno no desaprovecho, luego continuamos caminando como siempre Neni iba dejando por donde pasaba varios boquiabiertos, nos metimos a uno de los bares que están instalados a los alrededores, escogí el más discreto pensando continuar con el exhibicionismo de Neni, ocupamos una de las mesas bi-personales, antes de sentarse Neni me dijo que se encontraba muy incómoda con sus bragas húmedas le dije que vaya a los servicios y se las sacara ella me miró fijamente dijo “estas seguro que quiere que me saque las bragas” le dije que si ella dio inmediatamente la media vuelta hacia los servicios y retorno con las bragas en la mano tome sus bragas y la guarde en mi bolsillo ya que el olor que emanaba de ellas era una fragancia exquisita, es cuando le di una orden explicita “no te sientas nerviosa ni cohibida juega con tus piernas desplázate como quieras ábrelas, sube tu minifalda enseña que no llevas bragas que el resto te vea y se corra un buen pajazo pensando en la putita del bar que no llevaba bragas, cáusame mucho morbo para así follarte como a ti te gusta”.

El tiempo fue pasando los tragos llegaban uno tras otro Neni estaba ya mareada y seguía dando un exhibicionismo de una experta sus piernotas, su cuca sin bragas, mojada y reluciente, otras parejas disfrutaban del espectáculo ofrecido por Neni, muy excitados salimos del bar para coger un taxi y dirigirnos a un hospedaje para dar rienda suelta a nuestra pasión y desenfreno, pero el licor, el morbo hizo su efecto y decidimos regresar en un servicio público “bus”, como ya era tarde estaba oscuro y a unas cuadras quedaba el paradero inicial de los buses decidimos tomarlo ahí, subimos a uno, identificamos los asientos del fondo del bus nos ubicamos y aprovechando que los asientos delanteros tenían los respaldares altos y ambos estábamos que ardíamos, comenzamos el morreo, besos, caricias, manoseo, la calentura, los toqueteos y el alcohol hizo su efecto, Neni toco mi pene por encima del pantalón y como verifico que este estaba a punto de explotar lo saco lo tomo entre sus manos se lo llevo a la boca iniciando una mamada indescriptible, pero yo sabía que no podría contener semejante mamada y explotaría en su boca en cualquier momento, así que la tome de los cabellos a Neni la mire a los ojos y le ordene que se suba sobre mi venoso miembro, Neni sin pensarlo dos veces levantó su minifalda y de una estocada se introdujo mi miembro comenzando con la danza del mete y saca, de los movimientos de caderas, libero una de sus tetas de ese brasear ajustado que se había puesto y lo puso en mi boca, le propine una mamada de un lactante acompañada de las respectivas mordidas, a los minutos, Neni convulsionaba con un gran orgasmo al unísono mi pene le llenaba las entrañas de mi semen, Neni se quedó unos segundos sin razón cautivada y satisfecha luego de unos segundos ambos reaccionamos, acomodamos nuestras ropas y continuamos con el viaje que para esos momentos el bus había iniciado su recorrido, no sabemos si los 2 únicos tripulantes del bus nos habían oído o si fueron cómplices de semejante polvo, ahí únicamente cabía que ambos estábamos felices de lo que había pasado y fue el pacto de nuestro amor, exhibicionismo y sumisión.

Continuara…

La maestra Neni 3

Martes, marzo 24th, 2015

Luego de este excitante momento de exhibición, logre descubrir en Neni la mujer caliente que vivía en ella, por supuesto no le comente a Neni de lo que hicimos en el taxi y como había participado el conductor ya que necesitaba seguir sacando y descubriendo más de ella aquello que llevaba guardado por mucho tiempo.

En el transcurso del año lectivo tuvimos una sorpresa en la dirección de la escuela, cambiaron al director que ya había cumplido su etapa en su reemplazo colocaron un director más joven y con otra visión empresarial, tanto así que las cosas mejoraron mucho se dejó de lado el feo uniforme y el trabajo se hizo mayor lo que nos obligaba a quedarnos más tiempo hasta completar las labores. Dicho esto pasó a detallar lo que paso uno de esos días donde me quedaba hasta más tarde.

Tenía que terminar una presentación urgente así que me encerré en la oficina avanzar todo lo que podía ese día no salí como lo hacía diariamente a recibir a mi sumisa Neni, así que no sabía cómo llego vestida ese día ya que desde que suspendieron los uniformes ella venía diferente diariamente sin dejar de lado sus cortas minifaldas que me hacían divagar en el tiempo observando su belleza y deseándola cada vez más. Ya la tarde había caído por completo yo pensé que me encontraba solo en la escuela con la única compañía del portero que a esas horas estaba tomando su siesta como era de costumbre, cuando sentí unos golpes en la puerta de la oficina y cuando me pare abrir dicha puerta Neni estaba ahí como siempre impresionante con un vestido floreado que apenas le cubría el inicio de sus ricas nalguitas acompañada de una chaqueta sus zapatos de tacón y unas hermosas piernas en su color natural sin nada que las cubriera la verdad que era todo un putón de mujer. Al ingresar me dio una exhibición de su figura se sentó en una silla y con su habitual cruce de piernas me dio una exuberante visión de su figura, cuando me interrogo “Te falta mucho es que mira como he venido vestida ya es tarde y me da miedo salir así” le dije que terminaba en unos minutos más y que saldría con ella acompañarla hasta su casa volví a mi computadora pero no podía concentrarme ya que a mi lado la tenía a Neni mostrando más de lo debido, Neni sabía lo que tenía tanto así que repentinamente abrió las piernas y me mostró su húmedas bragas inmediatamente clave mi mirada donde estaba ella y salió una orden directa de mi “sácate las bragas y muéstrame esa deliciosa cuca” pensé que había sido muy tosco y repentino esperaba una negativa reacción, pero o sorpresa ella se paró y comenzó a retirarse las bragas inmediatamente al ver su reacción le di otra orden “siéntate sobre el escritorio y pon tus pies a los lados y dame una visión más profunda de lo putita que eres” ella se reincorporo y se sentó sobre mi escritorio y abrió las piernas de lado a lado, la visión era espectacular una cuquita limpia y bien depilada con los jugos de su arrechura escurriendo hacia su delicioso ano me acerque y repase mi lengua de abajo hacia arriba por ese tesoro ella dio un pequeño brinco y un gemido que anunciaba que había tenido un orgasmo, así que me dedique los próximos minutos a disfrutar de ese manjar de cuca haciendo que Neni tenga varios orgasmos hasta dejarla completamente extasiada y casi sin sentido, la limpie muy bien con mi boca y mi lengua la ayude acomodar su ropa y salimos rumbo a su casa.

Continuara…

La maestra Neni 2

Martes, marzo 24th, 2015

Hola amigos lectores, luego de la exhibición que me regalo mi querida Neni y su comportamiento correcto en plena celebración me llevo a una conclusión, que era yo quien motivaba sus deseos de exhibicionista y más adelante de sumisión.

Los días pasados no pude disfrutar de sus encantos ya que el uniforme que exigía la escuela constaba de un sastre de pantalón holgado y saco, pero como siempre en todo calendario existen las celebraciones así que otro evento se acercó y como siempre todos a vestir de la manera más elegante, atractiva y por su puesto yo esperaba con ansias ver a Neni hermosa y reluciente.

El día llego, cual impresionante fue ver a Neni con una blusa negra con un escote que detallaba muy bien sus hermosas tetas, una minifalda a cuadritos como las escocesas como siempre a medio muslo, sus bellas piernas estaban cubiertas de unas medias canela con unos tacones de punta de metal o aguja que la hacían ver súper sensual. Semejante visión me puso súper acalorado y cachondo, lo que paso en la celebración fue de lo más habitual ceremonia y esas cosas, lo mejor vino después, todos pasamos aun salón donde habían preparado unas mesas para la disfrutar la comida ella se sentó a mi lado pegada al muro para evitar observadores y curiosos. Al sentarse Neni la minifalda que era bastante ceñida se le subió exageradamente y más aun con la cruzada de piernas que se dio, me quede ahí observándola en la plenitud de su belleza su tetas sus piernas eran de locura yo estaba con una erección increíble y temblaba de la emoción Neni tomo la iniciativa y me dijo al oído “Te gusta como vine hoy” le dije que me encantaba ella tomo mi mano la llevo directo a su muslo y me dijo “Tócalas y me dices que sientes” recorrí sus bellos muslos de un lado al otro hasta llegar a la altura de las ingles donde comprobé que llevaba portaligas y al tocar sus bragas esta se encontraba húmeda por los jugos que fluían de su bella cuquita.

La cena se dio de lo más normal solo Neni y yo estábamos muy distraídos con los manoseos y frases picaras a los oídos que hacía que nos calentáramos cada vez más, hasta que tragos van y vienen, ella estaba algo mareada me pidió que la llevara a su casa ya que no se sentía bien salimos de la escuela cogimos un taxi rumbo a su casa, en el camino ella me dijo que se sentía muy excitada me pidió que la besara y que no la dejara de tocar como en la cena yo seguí con mis caricias y morreos levantando su minifalda e introduciendo mis dedos a su lubricada cuquita tanto así que nos olvidamos del conductor que muy sutilmente había acomodado el espejo retrovisor para no perder detalle alguno del bombón de mujer que viajaba atrás yo lo observe de reojo y con una mirada de complicidad le permití que siga observando lo que ambos hacíamos, el tipo iba con una mano en el volante y la otra sobre el pantalón conteniendo su excitación mientras mi Neni le daba una exhibición bien detallada de sus piernas y jugosa cuquita que en esos instantes ya había inclusive mojado el asiento con sus fluidos cuando llegamos a su casa nos despedimos con un último manoseo y beso muy ardiente. El taxista simplemente me dijo que el viaje no me costaría ya que le había alegrado la noche y había disfrutado mucho de la que sería desde ese momento mi sumisa maestra.

Continuara…

La maestra Neni 1

Martes, marzo 24th, 2015

Hola lectores mi nombre es Edy las excitantes historias que les relataré y que serán de varios capítulos son muy reales y no sacadas de la fantasía, aunque parezcan imposible pero se dieron en varios lugares de la ciudad donde en vivía en esos momentos en Lima-Perú haya por la década de los 90.

Era un día especial donde ingresaba a trabajar a una escuela privada en el área de administración y como es de costumbre por estos lares dar la bienvenida es un acto común así que el personal docente, administrativo y directivo se encargaron de eso, pero hay algo que me puso en sobresalto una joven docente, atractiva y muy guapa llamo mi atención que al momento de recibir el respectivo beso y abrazo de ella sentí una energía especial acompañada de una mirada muy picara que me dejo muy inquieto al respecto.

El tiempo fue trascurriendo y entrando en mayor confianza con mis compañeros y los docentes, yo con 23 años estaba en la plenitud de mi juventud súper activo y no era mal parecido. Hasta que llego un día de celebración en la escuela y todos en general deben vestir muy elegantes y sacar a relucir sus mejores trajes y encantos por su puesto.

Ese día mi maestra favorita cuyo nombre es Neni estaba realmente radiante con un conjunto de blusa blanca semi transparente que detallaba muy bien sus hermosos pechos con una minifalda de paño negra que le llegaba hasta mitad de los muslos con un maquillaje y peinado que la hacían ver súper sexy. Por su puesto Neni era la atracción ese día y ningún compañero ni padre de familia dejo de darle una buena repasada visual a semejante bombón de mujer.

Pero aquí viene lo interesante, Neni al parecer tuvo un pequeño incidente donde el dobladillo de su minifalda se des costuro y necesitaba urgente ayuda ya que estábamos a minutos de los inicios de dicha celebración, así que muy astuta y rápida solicito mi ayuda, me tomo de la mano he ingresamos a una aula vacía inmediatamente ella jalo una silla pequeña se sentó y cruzo las piernas, verla así sentada mostrándome sus bellas y bien formadas piernas inclusive hasta mostrándome parte de su bragas hizo que me pusiera bastante nervioso y lograr que tenga una erección. Después de unos segundos impávido por semejante exhibición y recuperándome del trance me acerque donde Neni y con un engrapador comencé a engrapar el dobladillo de la minifalda según iba acomodando la tela veía que la minifalda se le subía más y más hasta llegar a visualizar que sus perfectas piernas estaban cubiertas de una medias transparentes cogidas por unas porta ligas y una bragas de color blanca que apenas cubría su deliciosa cuquita, bien cuidadita y al parecer bien depilada ya que no se veía vellosidad en sus alrededores. Luego de unos segundos hipnotizado recupere la razón y Neni me observaba con mucha picardía yo atine únicamente a pedir disculpas por mi insolencia, Neni me pregunto “Te gusta lo que vez Edy” yo asistí con la cabeza mudo ya que aún no recuperaba el habla ante semejante espectáculo, Neni me tomo de la barbilla y me dio un beso diciendo “Si eres un buen chico veras muchas cosas más”, se paró se acomodó la minifalda me dio las gracias y salió del aula dejándome ahí incrédulo y muy excitado.

Continuara…

Pamela, Capitulo 4: Castigada por partida doble

Lunes, enero 12th, 2015

Calzas negras que se adhieren a su culo y a sus piernas sin dejar nada a la imaginacion, top blanco que no llega a cubrir la cintura, y zapatillas deportivas. De este modo, Pamela estaba siendo una vez mas, y como cada dia que asiste a entrenar, el centro de las miradas de todo el gimnasio. Comenzo su dura y exhaustiva rutina corriendo en la cinta y a causa de esto generando que sus gigantes tetas reboten al ritmo de sus movimientos, prosiguio levantando mancuernas para mantener sus brazos firmes, luego una sesion de casi media hora de abdominales, y en este preciso momento le tocaba el turno a sus tan preciados gluteos, que los hacia trabajar con una serie de sentadillas con barra. Era realmente sacrificado, pero sin dudas semejante exigencia fisicarendia frutos en el cuerpo de Pamela Suarez, que confirma tener el mejor cuerpo de todo Villa Freak al mirarse al espejo y contemplar aquella figura de escandalo: largo cabello brilloso y sedoso, de un color castaño oscuro, brazos tonificados, abdomen plano y marcado, piernas fuertes y voluminosas, y sobre todo, lo mas destacable de su cuerpo: esos senos naturales del tamaño de dos pomelos, y el culo grande, firme y duro que mas de una modelo, vedette o actriz envidiaria…A sus 43 años ella tiene pleno conocimiento que mantiene una figura envidiable.
Pamela arqueaba su espalda para flexionar suavemente las rodillas haciendo que los muslos queden paralelos al suelo, a la vez que mantiene el peso de la barra. Pamela entrenaba con disciplina y dedicacion, obviando los comentarios lascivos que la rodeaban alli dentro.
Axel la miraba fascinado. No habian vuelto a concretar un encuentro desde la ultima vez, en la que Pamela termino corriendo desnuda por la calle. Axel deseaba con locura el cuerpo de Pamela, pero las cosas con su ex no estaban claras aun, y en este momento habian vuelto a estar juntos, o al menos estan intentando una reconciliacion.
“Te extraño. Extraño esa cola”. Axel enfatiza sus dichos con un leve chirlo en la nalga de Pamela. “Estoy entrenando Axel, ademas la ultima vez las cosas no fueron del todo bien, tu ex o tu actual o lo que sea es una pendeja desquiciada”.
“Pido disculpas por eso, pero soy sincero, yo quiero estar con vos Pame, la experiencia que tenes no la tiene Romina. Dame una chance, ella no se va a aparecer…” Pamela observo al experto orador de pies a cabeza, lleva consigo una musculatura digna de un fisicoculturista. Por otra parte Pamela ama a su marido, pero hay momentos en los que ella siente que no puede refrenar el impulso sexual que en ella habita. Finalmente cedio: “Hablemos afuera Axel”
En las afueras del gimnasio no habia nadie que opacara la tranquilidad que ellos necesitaban. Sin maspreambulos, Pamela dejo que Axel le robe un sentido beso en su carnosa boca, para despues descansar sus enormes manos en los gluteos de la madre mas sensual de Villa Freak.
“Hey! No tengo 15 años, si queres algo conmigo busquemos un lugar bien tranquilo, aca pueden vernos.” Axel le dio la razon a esa afirmacion tan frontal de Pamela y respondio:”¿Qué te parece esta noche en mi casa?”
“Hecho!” Aceptando la invitacion, Pamela abandono el gimnasio con una caminata decidida, pero la sorprendio ver un auto que la seguia: “Debe ser algun viejo baboso para ofrecerme dinero” penso. Nada de eso, lo que le esperaba era aun mucho mas grave… Romina, la ex de Axel se encontraba dentro de ese automovil junto con dos amigas: “Esta zorra va a aprender a no meterse con los hombres de los demas.¡ Chicas, ataquemos!”
La orden de Romina se hizo efectiva, entonces sus dos amigas bajan del coche junto con ella, y toman por sorpresa a una confundida Pamela, que es forzada a entrar al auto: “Pero que hacen pendejas? Esto es un secuestro! AUXILIO!” Una vez adentro del auto, sus gritos son silenciados por una sonora bofetada de Romina.
“Te vi besandote con el, sos una vieja perra. Pero esta vez te voy a dar tu merecido!”. Romina y sus amigas entonces, empiezan a desvestir a Pamela, que intenta evitarlo pero es superada en numero, trata de soltarse pero ellas la sostienen fuertemente mientras Romina le quita las zapatillas, las calzas, el top, y el corpiño.
“Nooo!!! No, devuelvanme mi ropa por favor! No me quiten la bombacha!!!” Precisamente eso es lo que hicieron, y dejandola completamente desnuda, abrieron la puerta del automovil, y de un patadon la dejaron en el medio de la calle y sin una sola prenda para cubrir su exageradamente exhuberante cuerpo.
“Oh Dios! Oh Dios!”. Pamela se cubria con sus manos, o al menos lo intentaba, pero los transeuntes ya habian advertido la presencia de semejante diosa al desnudo, y comenzaron los gritos: “ME CASO!!!” “MIREN! ES PAMELA, Y ESTA EN BOLAS!!!” “Quiero tocar esas tetas!” “AMO ESE CULO!” “Se le ve toooodo!!!!” “WOOOOOOOOO” “Mira como se mueven esas tetotas!!!!!”
Los labios de Pamela temblaban nerviosamente, mientras distinguia las erecciones de todos los hombres que la rodeaban. Al parecer nadie le iba a tender algun abrigo para cubrirse, entonces opto por correr lo mas rapido posible, pero tampoco sirvio, pues los hombres totalmente excitados seguian fielmente sus pasos, y cuando intento tomar el camino que la llevaria irremediablemente a su edificio, se topo con una decena de personas que tomaban fotos capturando aquella situacion lamentable para ella, pero inmejorable para los hombres y sus penes parados.
Siguio corriendo, mientras los flashes de las camarasseguian disparando contra ella, hasta que finalmente se encuentra frente a frente con la iglesia.
“Supongo que esto es una especie de ayuda divina, Dios me guio hasta aca, para que la iglesia sea mi refugio…” Penso la abrumada Pamela. Por desgracia, la puerta de entrada estaba cerrada, pero al lado, la pequeña ventana estaba abierta, acaso la unica manera de adentrarse en dicho refugio. En ese momento tan limite, Pamela no advirtio que esa ventana se componia de unos escasos metros de ancho, y jamaspodria meter su formidable cuerpo ahí dentro, por lo tanto cometio ese error. Milagrosamente, la mitad de su cuerpo hasta un poco debajo de sus pechos logro entrar, pero la cintura, el culo y las piernas quedaron del lado de afuera. “Estoy atorada!!!” Los gritos de Pamela unicamente generaban risa en los testigos, mientras ella se movia para poder adentrarse completamente en la iglesia. Mientras luchaba para meterse, pudo dilucidar que el resto de las ventanas eran mucho mas amplias que la que en ese momento la tenia prisionera, y todas se encontraban abiertas. “Que mala suerte!” Penso, mientras dejaba caer su largo pelo encima de su rostro. “Esto no puede ser peor…” Desafortunadamente para Pamela, podia ser peor, y de hecho lo fue, pues en el medio de los bullicios de hombres excitados, de chicos sacandole fotos, pudo advertir una voz que le sonaba conocida: “PERO QUE VERGÜENZA! QUE ES ESTO!?” El publico callo ante semejante grito de indignacion. Pamela con mucho esfuerzo logro girar su cabeza, para encontrarse nada mas y nada menos que con doña Josefa. “NO! Dios mio, no puede ser!” Grito quejosamente la pobre Pamela.
“No menciones a Dios, desvergonzada! Te dije que no vuelvas a la iglesia, y te encuentro en la ventana mostrando todo eso! Sucia, atorranta, chiruza!!! Ahora vas a ver!”. Pamela una vez mas estaba tratando de impulsar su cuerpo hacia dentro de la iglesia, pero sus futiles intentos no lograron escapar del castigo de doña Josefa, que empezo a propinarle unas sonoras nalgadas con su arrugada mano derecha en todo su enorme culo: CHAS CHASCHASCHAS!
El clon de Sofia Vergara se quejaba constantemente, se retorciafutilmente en la ventana, mientras experiementaba un dolor insoportable en sus firmes nalgas:”!AAAY! OW OWOWOW! POR FAVOR BASTA!!!!Ayyyy!!!! Nooo!!! Awww!!!! Ayudenmeee!” La gente alli aglutinada, se asomaba a las ventanas de la iglesia para ver las ridiculas expresiones que Pamela hacia mientras recibia chirlos como si fuese una nena de 10 años: El dolor en su culo hacia que ella abra la boca en una perfecta forma de O, por momentos apretaba sus dientes, moviafreneticamente sus brazos, abria los ojos como dos huevos, y sus gigantes pechos se bamboleaban desesperadamente, como intentando pedir auxilio. Doña Josefa sera anciana, vieja(muy vieja, cuenta la leyenda que tiene casi 90) y en apariencia fragil, pero sabia como administrar unas buenas nalgadas a muchachas desvergonzadas como Pamela, que se encontraba sumida en un llanto desonsolado, sus lagrimas le habian corrido todo el maquillaje, ahora cayendo sobre sus mejillas, su culo estaba tomando un color rojizo, y en apariencia se encontraba bien caliente. Asi y todo, la anciana parecia no detener su castigo ante la mirada de los alli presentes, algunos atonitos y otros riendo de la situacion y disfrutando, con sus erecciones a flor de piel. La hermosa madre sentia como su dignidad se desvanecia con cada chirlo, hasta que finalmente la perdio por completo, al avizorar a Romina y sus amigas que se encontraban comodamente apoyadas en el auto en el cual Pamela fue despojada de su costosa ropa, mientras reian a carcajadas.
Para dar enfasis a sus crueles nalgadas, doña Josefa regañaba a Pamela al ritmo de los incesantes chirlos en el culo: “Sos lo peor que le paso a este barrio! Toma! Desvergonzada, ahora vas a aprender! Irrespetuosa! Te adverti sobre andar desnuda!!! TOMA!”
Pamela no soportaba mas el dolor, y la humillacion. Jamas se habia sentido tan miserable. Estaba realmente agotada. Finalmente, el castigo llego a su fin. Doña Josefa miro a su victima con una mirada de desaprobacion, su trabajo habia estado bien realizado, cruzo los brazos triunfalmente y volvio hacia la pobre Pame: “Ahora vestite chiruza, y no te quiero ver nunca mas por la iglesia!” Con estas palabras, la anciana se retiro del lugar abriendose paso entre la muchedumbre, la mayoriaaplaudia y arengaba a doña Josefa, sin borrar la sonrisa de sus rostros, mientras Pamela Suarez yacia colgando sobre ese diminuto espacio de la ventana, llorando, adolorida, con el culo rojo y humillada totalmente:”Buu…duele tanto!…snif!”.
“ABRAN PASO!”. A lo lejos, y a paso decidido, se acercaba un atractivo hombre en direccion a Pamela; era nada menos que el jardinero del barrio, Dario, que al ver que ninguno atinaba a ayudar a la indefensa mujer, por el contrario disfrutaban enormemente ese espectaculo, se adentro en la iglesia desde una de las ventanas mas amplias (no precisamente en la que la mujer se encontraba atrapada), y de un jalon la libero de esa lamentable posicion en la que estaba. Tomando a la desnuda mujer en sus brazos, trataba de consolarla: “Tranquila, tranquila, ya paso. Me presento soy Dario el jardinero, se que sos una vecina nueva. Siento mucho lo que ocurrio.” Pamela en tanto intentaba secar sus lagrimas y limpiar el rimel de su rostro, mientras con la otra mano se frotaba las doloridas nalgas. Dario entonces, la ayudo a ponerse de pie, le ofrecio su abrigo para taparse, y la llevo con su vehiculo hasta la casa. Durante el viaje, Pamela observo detenidamente a su salvador, y advirtio el evidente atractivo fisico del jardinero, entonces sonrio: “No hay mal que por bien no venga.” Penso, mientras llegaban a destino.
FIN

 

Max

Mi novio me exhibía con sus amigos

Jueves, noviembre 27th, 2014

Recuerdo ahora con mucho morbo las increíbles aventuras que me hacia pasar mi novio en la década de los 90’s, cursaba yo entones la universidad UVM SAN RAFAEL y mi galán al cual llamare Jorge era un caliente de marca, no se cómo lograba convencerme de que hiciera realidad todas sus fantasías, yo era, como en la actualidad, bastante nalgona y de aureolas notablemente grandes ( circunstancias que volvían loco a Jorge ) planeado y de mutuo acuerdo en una ocasión en casa de un amigo suyo fingió que de manera accidental tiraba una bebida sobre mi, de manera que me propuso echar en la lavadora mi vestido, yo tenía que negarme de manera muy coqueta y juguetona pero tenia que terminar por acceder, el caso es que me hizo encontrarme en ropa interior ( calzón y bra con copas de encaje en color blanco ) y permanecer en la sala con el y su amigo conversando y bebiendo mientras él no dejaba de toquetearme y hacer comentarios alusivos a mi cuerpo el cual su amigo podía disfrutar a detalle, otra ocasión daba una fiesta en su casa y acordamos que yo me encontraría en una habitación planchando un vestido en ropa interior con la puerta abierta de manera que cualquiera al pasar por el corredor pudiera verme en tanga de hilo y bra de media copa y así me tenía por horas! Le encantaba que tooodos sus amigos me conocieran todita! situación que por supuesto no me hacia nada popular entre las novias de estos, otra ocasión y después del triunfo que fue convencer a mis padres viajamos a Cancún acompañados de tres de sus amigos, el caso es que me hizo usar sólo la parte de abajo del bikini en la playa y sus amigos uno a uno fueron llegando a donde nos encontrábamos, me quería morir de la pena pero al mismo tiempo me resultaba agradable excitante la situación, ya me habían visto antes en ropa interior pero ahora mostraba descaradamente mis senos !! claro las erecciones debajo de sus tangas no se hicieron esperar y mucho menos disimular, se les marcaba tooodo y Jorge decía, convirtiendo todo en un juego bastante peligroso, – mira lo que hiciste – a la vez que reía y sus amigos miraban descaradamente mis tetas, luego les hacia comentarios acerca de sí notaban como tenía un pezón ligeramente más grande que el otro lo que motivaba pudieran mirarlos aún más descaradamente y después entre juego y juego y al calor de las cervezas y elevada temperatura del lugar los retaba a que no se atrevían a tocármelas y así uno a uno fueron tocándome primero con suavidad y vergüenza y pasando después a apretarlas cual pelotitas de goma, Jorge a cada rato se retiraba por cualquier pretexto dejándome a merced de sus amigos los cuales estaban fascinados con el espectáculo que ofrecía y una de las veces que regresó les dijo – ya no se hagan se mueren por chupárselas así que por mi no hay fijón – y primero uno y después dos a la vez los tenía uno en cada teta succionando como si algo les fuera a salir, la situación claro que me tenía a mil!!! Por si fuera poco Jorge llevaba una cámara Polaroid ( de las que te daban la foto ) y tomaba fotografías del grupo ( yo en topless ) y se las obsequiaba a sus amigos así que a la fecha ellos, donde quiera que estén tienen fotos mías mostrando mis pechos.

Esto sería todo por esta ocasión pero próximamente les relatare más de las innumerables anécdotas de aquellos tiempos

Su amiga. REBECCA

Perversiones con Anaís

Martes, abril 23rd, 2013

La red es un pañuelo. Me vuelvo a encontrar en el inframundo virtual con Hetaira. Ya no es Hetaira, ahora es Anaís. Yo tampoco soy yo. La gente cambia. Los prófugos se mudan a cada rato de nombres y de lugares. Nuestras mentes perversas viven en la clandestinidad. Nunca está demás escaparse, aún de un lugar anónimo como internet.
Finalmente nos vamos a concer en persona. La cito donde empiezan o terminan los bosques de Palermo, en la calesita abandonada de Pampa, llegando a Figueroa Alcorta. La veo venir. Viene con calzas y una pollerita deportiva cubriéndole el culo. ¿Habrá hecho lo que le pedí?¿Habrá considerado que valía la pena arruinar unas calzas haciéndole agujeros solo por mí? Nos abrazamos como dos viejos amigos que se reúnen después de una eternidad de no haberse conocido nunca. Un beso en la mejilla está bien. La invito a caminar, a relevar el terreno. Vamos en silencio, no hace falta hablar. Me toma de la mano y me gusta. Somos dos noviecitos degenerados. El tiempo está asqueroso, nublado, negro, en cualquier momento se larga. Pero está bien, el parque está casi desierto. Cada tanto pasa algún maniático de la vida sana que no abandona su rutina ni aunque caigan macetas del cielo. Nos sentamos bajo un árbol. El pasto está húmedo. Nos besamos calientes, recalientes. Nos conocemos de toda la vida. Ella separa las piernas. Su concha rosada aparece por la ventana de las calzas negras. Hermosa. Está tan caliente y yo tengo las manos frías. Se estremece. De a poco se me van calentando los dedos en el caldo de su agujero. Respiramos fuerte, entrecortado, mientras nos comemos las lenguas. Ella ya está frotando mi verga dentro del pantalón. Me baja el cierre y la saca. Cada tanto relojeamos a ver si viene alguien. Cada tanto viene alguien y no nos importa. Le digo que se siente arriba mío. Entro por primera vez a su concha. Me recibe con calor de hogar. Es como volver a casa. Nos quedamos quietos. Pasa gente y no sospecha nada. La pollerita resguarda la argolla de mi amada de las miradas indiscretas. Anaís aprieta sus músculos vaginales. Los domina perfectamente. Aprieta y afloja succionando mi verga con su concha. Chorreamos. No quiero acabar. Le doy unos golpecitos en el culito y le digo: Vamos. Se desencanta pero confía en mí. Seguimos de la mano. Buscando algún buen escondite para garcharnos como Dios manda. Un pibe que pide plata se acerca por unas monedas. Te doy diez pesos si le mostrás la pija a mi hermana. Anaís arquea las cejas con una sonrisa leve. Le gusta ser mi hermana, es más perverso. El pibe se ríe, es tímido. En serio te digo. Mi mamá no la deja tocar pijas y yo la quiero ayudar pobrecita. Acepta. Lo llevamos contra un árbol. Nuestros cuerpos frente a él hacen de carpa. Anaís lo entusiasma: Dale, no tengas miedo que nadie te ve. Yo le levanto la remera y le desnudo una teta. Saco con mis dedos los pezones escondidos de mi hembra. El pibe sigue indeciso, se ríe vergonzoso. Anaís le palpa el bultito. Yo le amaso la teta. Chupásela. El pibe se prende. Le bajo el pantalón y aparece una pija de nene. Parece de catorce años pero seguro que es más chico, apenas tiene sus primeros pelitos. Está dura y babosa. Anaís lo masturba con amor de madre. Dame la lechita mi amorcito. Dale la lechita a mami. El pibe está a mil, los ojos se le abren, la panza se le tensa. La leche se le escapa entre los dedos a Anaís. Le doy los diez pesos. Seguimos de la mano. Se larga una tormenta de la puta que lo parió. Corremos de la mano como esos pelotudos de las películas romanticonas. Nos cagamos de la risa. Buscamos refugio, no hay. De pronto me doy cuenta que la gente desapareció. Nadie a cientos de metros a la redonda. Me quedo en pelotas totalmente. Anaís también. No hay nadie. Se prende de mi verga como un ternero mamón. Nos tiramos al piso. Los pastos mojados se nos pegan al cuerpo. Le chupo la concha, hambriento. Suenan truenos. Si nos parte un rayo en este instante, por mí está bien. Me la cojo furioso. Me pide que le haga el orto. Se lo hago. El ojete de Anaís tiene mil batallas, se abre como una flor, me deja entrar enseguida. Es divino. Se lo cojo. Aguanta todo. Se lo lleno de leche. Mi puta hermosa y degenerada.

Apretada en el microbús

Martes, mayo 8th, 2012

Tenemos 16 años de matrimonio, mi esposa es menor que yo en casi 8 años, ella tiene 45 años, pero se encuentra en perfecto estado de conservación gracias a su dieta y a los ejercicios de gimnasia que hacemos a diario en casa.

Era un soleado día de verano, salimos con mi esposa del estudio donde trabajamos a visitar a un cliente en un distrito cercano; ella estaba ese día vestida con un pan-talón jean apretado que hacía resaltar perfectamente sus hermosas nalgas y torneadas piernas, así como de una blusa amarilla con amplio escote que dejaba ver los inicios de sus turgentes senos níveos; estaba tan atractiva que todos los hombres dirigieran su mirada hacia su hermoso cuerpo en especial del bello trasero, lo que me excitaba de sobremanera.

Siempre he tenido la fantasía de que otro hombre disfru-tara de su cuerpo, con sutiles roses primero y después con sexo total en mi presencia, haciéndola bramar de placer sin ningún reparo y verla llegar a varios orgasmos espectaculares, para luego hacerle yo sus masajes corpo-rales con toda ternura. Pero la vez que se lo comenté se sintió confundida y rechazó de plano la idea, así que nunca más volví a tocar el tema.

Esa, tarde esperábamos el microbús para desplazarnos, pero no llegaba el carro, así que ya nos íbamos a otra avenida para encontrar otro carro, cuando en eso apare-ció nuestro microbús, pero estaba completamente lleno, así que cruzamos de la peor manera la pista y nos subi-mos rápidamente, nos quedamos casi en el estribo, ella un poco más arriba y yo abajo en el primer escalón del estribo, avanzando unos metros más, deteniéndose otra vez para que subieran más pasajeros, pero estaba tan lleno que solo pudieron subir dos jóvenes, uno se puso atrás mío y el otro le permití que se colocara justo detrás de mis esposa, quién estaba agarrada del pasamanos lateral, el joven se colocó de tal manera que rozaba las preciosas nalgas de mi mujer con su pecho y al agarrarse del mismo pasamano del que estaba asida mi esposa, hizo contacto plenamente con su hermoso trasero con el antebrazo, levantándolo notoriamente hacia arriba, lo cual me produjo una excitación inesperada, poniéndose erecto mi órgano masculino inmediatamente.

El viaje demoraba más de lo esperado por el tráfico y mi esposa se acomodaba un poco mejor y el joven también, aumentando el contacto corporal con todo el culo de mi mujer, especialmente su antebrazo, comprimiéndolo un poco más que antes, yo totalmente invadido por la excitación, discretamente empujaba al joven para que el contacto entre ambos fuese mejor, consiguiendo mi objetivo; el joven ni corto ni perezoso se acomodó mejor para el contacto con su antebrazo con el medio del precioso trasero de mi mujer, que eran levantadas deliciosamente, banqueteándose con ellas. Y a mí, me daba la impresión de que ella disfrutaba rico, pues no se movió (no se podía tampoco con tanta apretadera) para evitar el tocamiento, estaba sonrojada por el calor o por la excitación, no decía absolutamente nada, hasta que comenzó a bajar la gente del bus y quedando más espacio terminando el excitante espectáculo.

Finalmente nos bajamos del bus en nuestro destino, le comenté a mi esposa, lo apretados que vinimos, sonroja-da y sonriendo me dijo que sí, efectivamente yo estuve bien apretada.

Esa noche gracias a ese extraño suceso, le hice el amor a mi mujer hasta saciarla totalmente. Yo particularmente mejoré mi rendimiento evocando el recuerdo del mi-crobús y por supuesto agarrando su hermoso trasero durante toda la fornicación.